AHMED DJEBBAR

Entrevista realizada por Sergio Toledo Prats ¿Cómo ve usted las relaciones político-culturales entre las civilizaciones árabe-musulmanas y occidental en un futuro próximo? Esto dependerá de muchos factores y no es seguro que las diversas sociedades que viven en el área cultural musulmana reaccionen de la misma manera a esos factores; porque desde hace tiempo no tienen ya una historia política y cultural común. Algunos de estos condicionantes son internos a estas sociedades musulmanas; son de tipo socio-económico y político. La degradación de la situación económica, los episodios de corrupción y nepotismo, la ausencia de democracia podrían provocar transformaciones en el escenario político y favorecer la llegada de poderes más o menos agresivos hacia la civilización occidental, a la que se haría responsable de todos los males de estas regiones. Otros factores son exteriores a estos países y están relacionados, en el plano económico, con la mundialización tal y como se desarrolla hoy día (ciertamente a veces de manera inquietante); y en el plano político tienen que ver con las nuevas relaciones de poder geo-estratégicas que con el paso del tiempo han ido sustituyendo a los conflictos del periodo denominado "de la guerra fría". Es, por tanto, necesario desarrollar nuevas y valientes iniciativas que redefinan las relaciones Norte-Sur. ¿El afianzamiento de las Shari'a en ciertos países musulmanes es una tendencia a largo plazo o bien un fenómeno que será pronto superado? Después de lo que acabo de decir, pienso que este fenómeno evolucionará de forma diferente en función de los distintos países y de su capacidad para aportar soluciones a los problemas a los que estas sociedades se enfrentan. Particularmente, creo que no se trata de una tendencia a largo plazo. Dejando aparte los dos o tres países musulmanes que han funcionado siempre con la Shari'a como consecuencia de un sistema más o menos teocrático (incluso cuando las formas de Estado sean de apariencia republicana), en los otros países las tendencias al fortalecimiento de las Shari'a son más bien las manifestaciones de una crisis y de la emergencia de posiciones conservadoras. Es también una de las expresiones populares (pero no la única) del rechazo de los poderes considerados como responsables de la multiforme crisis que vive la sociedad. En mi opinión, por tanto,, esto no es la expresión de una elección deliberada de un modelo de sociedad que por otra parte nunca llego a imponerse de manera estable, incluso en los siglos X y XI, es decir en el momento en el que el imperio musulmán extendía su dominio sobre el Mediterráneo y partes de Asia y Europa. ¿Cuál es la situación actual en Argelia con el retorno de Buteflika? A pesar de las difíciles condiciones en las que fue elegido, el nuevo Presidente argelino a suscitado y mantiene vivas la esperanza de una gran parte de la población, gracias a las numerosas declaraciones hechas después de su elección y mas particularmente, a lo largo de la campaña para el referéndum. Estas declaraciones, que han abordado todos los problemas de la sociedad argelina han revelado una voluntad política de sacar al país de las crisis profunda en la que se debate desde hace una decena de años. Mas precisamente, él a expresado claramente su voluntad de restablecer la paz, de reformar el sistema educativo, de suprimir las barreras de todo tipo que frenan considerablemente el funcionamiento de la economía, de combatir la corrupción, de profundizar en la democracia y hacer participar a sectores del país que actualmente están marginados. Parece que esta voluntad de reforma haya chocado con las fuerzas conservadoras que son aún poderosas, particularmente cerca de los antiguos aparatos del partido único y en instancias vecinas al antiguo poder que son todavía influyentes debido a sus redes clientelistas. En cualquier caso, está claro que solamente la plena instalación de la democracia y el desarrollo económico podrían liberar nuevas energías y favorecer expresiones políticas en consonancia con las aspiraciones e intereses de las diferentes capas de la sociedad argelina. ¿Existen diferencias importantes entre el sistema educativo de los países del Magreb y los sistemas europeos? Entre los mismos países del Magreb existen ya ciertas diferencias entre sus sistemas educativos debidas a condicionantes específicos de cada país, derivados de la historia reciente, en particular, de su lucha contra el colonialismo y de los acontecimientos de los primeros decenios de la independencia. En cuanto a las diferencias entre los sistemas educativos magrebíes, tomados en conjunto, y los europeos, éstas son fundamentalmente la de la lengua en que se enseña y los medios humanos, materiales y pedagógicos puestos al servicio de la política educativa de cada país, lo que evidentemente tiene consecuencias en la calidad de la enseñanza y en sus resultados. Pero en lo relativo al contenido científico de estos sistemas educativos podemos decir que no hay diferencias fundamentales con los sistemas europeos. Por otra parte, esto se confirma por el hecho los mejores licenciados en las universidades magrebíes no tienen ningún problema para incorporarse a las estructuras de la enseñanza y de la investigación de estos países europeos. La Historia de la Ciencia occidental ha considerado siempre la matemática árabe clásica como simple intermediario entre la matemática griega y la europea. ¿Está cambiando esta perspectiva eurocéntrica? Esa actitud, que data del Renacimiento, se vio reforzada en el siglo XIX por el triunfo del colonialismo. Las cosas han comenzado a cambiar gracias al cambio de mentalidad, y sobre todo, gracias a la difusión de los resultados de las investigaciones sobre la historia de la matemática árabe, a partir de la segunda mitad del siglo pasado. Entre quienes han contribuido a dar a conocer las aportaciones científicas árabes, podemos citar a Woepcke y Sédillot en Francia, Suter en Suiza, Wiedermann en Alemania, Sánchez Pérez y Vallicrosa en España, por no mencionar sino a los más conocidos. Sus investigaciones han mostrado, además, que las matemáticas árabes no fueron simplemente el canal de transmisión de la ciencia griega. Tras haber asimilado los diversos aspectos de dicha ciencia, realizaron nuevas investigaciones, escribieron y enseñaron lo que habían heredado de los griegos, de los hindúes y de los babilonios, así como lo que ellos mismos habían producido. Quiénes son, en su opinión, los más importantes matemáticos árabes y por qué? De hecho, entre los siglos IX y XV, cada época y cada disciplina matemática ha tenido algún gran sabio, y a veces, varios. Esos matemáticos y astrónomos han dominado a sus contemporáneos -los primeros en reconocer tal superioridad- bien sea por haber escrito una obra de síntesis o por haber obtenido resultados originales, bien sea por publicar una obra que abría nuevas vías o desarrollaba capítulos específicos de tales disciplinas. Según estos criterios,

podemos citar, en el siglo IX, al geómetra Tabit Ibn Qurra (+ 901) y al algebrista al-Kwarizmi (+850), que vivieron y trabajaron en Bagdad. En el siglo X, el astrónomo y matemático al-Majriti, de Córdoba, y el algebrista al-Karaji, de Asia central (+1023). En el siglo XI, el geómetra al-Mutaman, de Zaragoza (+1085), el matemático y físico Ibn al-Haytham (+1041) que vivió en El Cairo, el astrónomo al-Biruni (+1058) que trabajó en la India y otros lugares de Asia. En el siglo XII, Omar Khayyam (1139), de Persia, fundador de la teoría geométrica de las ecuaciones cúbicas, Ibn Mun’im de Marrakech (+1028), que enunció y demostró teoremas de análisis combinatorio, así como as-Samaw’al, natural del Magreb, que vivió en Bagdad y desarrolló la teoría de las fracciones decimales. En los tres siglos siguientes es posible citar nombres de muchas regiones del imperio musulmán, pero me contentaré con evocar una de las grandes figuras de la matemática árabe, al-Kashi (+1473), uno de cuyos teoremas se enseña aún en los institutos de Francia. Usted ha trabajado sobre las matemáticas de al-Andalus. ¿Qué podría decirnos sobre ese tema? Hace más de veinte años, cuando empecé a investigar sobre las matemáticas del Occidente musulmán, me interesé de entrada por la producción matemática en el Magreb, por dos razones muy simples. La primera, por la escasez de investigaciones en ese campo, y la segunda, por la ausencia de manuscritos matemáticos andalusíes. Mis prolongadas y difíciles investigaciones sobre los manuscritos magrebíes tardíos me permitieron recoger preciosas informaciones sobre las matemáticas de al-Andalus. Con perseverancia, algo de suerte y mucho tiempo, logré enncontrar textos matemáticos de autores andalusíes. Participé en el descubrimiento de la obra del matemático al-Mu’taman, rey de Zaragoza hasta el año 1085, que fue quien pagó al famoso Cid Campeador para asegurar la protección de su reino, mientras él continuaba haciendo matemáticas y redactando su importante tratado Kitab al-istikmal (Libro de la complexión). Descubrí también un pequeño tratado de filosofía, muy importante, de Ibn Bajá (Avempace, +1138), que informa sobre los descubrimientos geométricos de su profesor Ibn Sayyid. Asimismo encontré un libro de Ibn Mun’im (+1228), matemático natural de Denia que vivió en Marrakech: es el primer matemático conocido que consagró un capítulo entero al análisis combinatorio, con definiciones, teoremas y aplicaciones. Debo reconocer que los importantes trabajos de investigadores de Barcelona sobre la astronomía de al-Andalus me animaron a dedicarme a las matemáticas de esta zona, porque me costaba admitir que hubiera habido en las ciudades de al-Andalus una producción astronómica tan importante, entre los siglos IX y XIII, sin que hubiera paralelamente una producción igual de valiosa en las disciplinas puramente matemáticas. ¿Cuáles son las perspectivas actuales en Historia de la Ciencia y particularmente en la Historia de las matemáticas? La Historia de la Ciencia goza de buena salud, en lo relativo a la investigación, que se mantiene vigorosa y que proporciona regularmente nuevos resultados sobre las tradiciones científicas de las diferentes civilizaciones. Pero la Historia de la Ciencia, y mas particularmente la historia irían mejor si se dedicase mas tiempo a su enseñanza y si las instituciones aportasen mas medios para la difusión de sus contenidos. Se asiste desde hace algunos años a una mayor demanda de documentación sobre Historia de la Ciencia por parte de alumnos y enseñantes de Matemáticas, así como un significativo aumento en el número de publicaciones sobre diferentes aspectos de Historia de la Ciencia. Estoy convencido de que esto traerá consigo la creación de nuevas estructuras de investigación y un mayor reconocimiento de la Historia de la Ciencia tanto en la formación de los futuros enseñantes, como en los programas de las materias de carácter científico.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful