Espacio, Tiempo y Forma, Serie II, H.' Antigua, t. 7, 1994, págs.

401-428

La música y la danza en el antiguo egipto
PILAR GONZÁLEZ SERRANO *'**

El presente trabajo es parte de otro más amplio expuesto en varias de las conferencias que di, en los dos pasados cursos académicos, en la Facultad de Geografía e Historia de la U.C.M., dentro del seminario de «Estudios del Próximo Oriente y Egiptología» que, durante tres años consecutivos, ha impartido el Área de Arqueología de dicha Facultad. Así pues, son varias las veces que en estos dos últimos años he hablado sobre «música y danza en el Antiguo Egipto», en ocasiones de modo sistemático, conforme a un programa temático y cronológico, como fue en el caso del citado seminario en otras, de forma más concreta y puntual, como hice en la conferencia pronunciada en la UNED el 13 de enero de "1994, dentro del curso monográfico que bajo el título de «Guerra y Religión en el Próximo Oriente y Egipto», dirigió el Dr. García Moreno y coordinó la Dra. Vázquez Hoys, y al cual me cupo el honor de ser invitada a participar. En dicha ocasión traté sobre la evolución de las orquestas en la antigua civilización egipcia en función de los cambios que se produjeron como consecuencia de la llegada a Egipto de princesas asiáticas con sus correspondientes séquitos, lo que aconteció, sobre todo, en el transcurso del llamado Imperio Nuevo. Tales cortejos, instalados en los harenes reales y casas principescas cambiaron en buena parte, como era de esperar, no sólo los hábitos sociales, sino también las celebraciones religiosas y cortesanas. Gomo material gráfico aporté toda una serie de ilustrativas imágenes, no sólo referentes a los muchos instrumentos musicales que hasta nosostros han llegado y que se conservan en los principales museos del

Profesora Titular de Arqueología. Universidad Complutense de Madrid. Ciclo: Guerra y Religión en el Próximo Oriente y Egipto.

401

PILAR GONZÁLEZ SERRANO

mundo, sino también a las escenas representadas en las pinturas y relieves estucados de las tumbas reales y privadas, donde se encuentran las más detalladas crónicas de la vida y costumbres de los antiguos egipcios. En esta ocasión, mi propósito no es otro que el hacer una breve síntesis de los muchos e interesantes aspectos que este tema presenta para ofrecer una visión general del mismo. Música y danza son unas de las manifestaciones más expresivas de la espiritualidad humana, y en ellas intervienen las facultades más complejas que regulan nuestra psicomotricidad. A lo largo de los siglos, tal vez desde el momento mismo en que el hombre fue hombre, es decir, desde que fue capaz de cantar, en vez de gritar, y de bailar, en vez de saltar, ambas han caminado tan estrechamente unidas que es imposible estudiarlas por separado. En cada cultura, los signos de identidad más dinámicos y emotivos continúan siendo la música y el baile, hasta el punto de que actúan como activos resortes de solidaridad y tácito acuerdo entre individuos y colectivos humanos, no sólo en el plano político y social, sino principalmente en el religioso y patriótico, de suerte que unos compases o unos determinados pasos de danza pueden llegar a tener mayor poder de convocatoria que la más ardiente de las arengas, porque en ellos se concentran los rasgos esenciales de una larga tradición, o de una toma de postura concreta, en un determinado momento. A nivel individual, sabido es, asimismo, que los momentos más significativos de la vida de una persona suelen asociarse a la música que, en cada momento, les sirvió de marco, consciente o inconscientemente, hasta tal punto que al escuchar una determinada melodía se suscita la evocación de vivencias asociadas, «su edición en pantalla», que diríamos en términos actuales. La música es el arte de la expresión anímica a través del ritmo y de los sonidos. Por danza se entiende el movimiento acompasado del cuerpo, marcado por los movimientos de los pies y manos, acompañado por el batir de palmas o por el canto. A su vez, el canto es la ejecución de una melodía vocal y monódica por medio de la laringe —el primero y principal de todos los instrumentos musicales— y las vibraciones de la voz. Las personas pueden hablar, gritar, lamentarse, pero sólo cantan cuando emiten sonidos armónicos y acompasados, por medio de los cuales pueden expresar, mejor que con la palabra, sus emociones, pesares, alegrías y duelos. Desde tiempos prehistóricos el hombre manifestó sus estados de ánimo personales y colectivos por medio de danzas y ceremonias mágico-simpáticas en las que, a juzgar por los testimonios gráficos que se han conservado, no faltaron los adornos, máscaras e incluso disfraces de carácter ritual. Danzas guerreras, de propiciación para la caza y para la fecundidad 402

pero. En cuanto a los de cuerda hay que decir que su desarrollo debió de correr de forma consecuente al empleo generalizado del arco en el Magdaleniense y en el Epipaleolítico. Con ella se documenta la presencia de instrumentos de viento desde fechas tan remotas. en la actualidad. Dicha ópera se escribió por encargo de Ismael Pacha. De todas estas cuestiones se ocupa. es decir a la famosa expedición napoleónica al Valle del Nilo (1799) y a la no menos célebre de Champollion (1828-30). una nueva e interesante ciencia encargada de estudiar el folklore de los pueblos primitivos actuales y de rastrear los «sonidos perdidos» de las viejas culturas que nos dejaron constancia de su música a través de los instrumentos que han llegado hasta nosotros. Posteriormente. El inicio de los estudios de Musicología egipcia se asocian a los de la propia Egiptología. Es muy probable que la propia vibración de la cuerda tensa (fabricada con tendones de animales) sugiriera la idea de aumentar su número y sus condiciones vibratorias.La música y la danza en el antiguo egipto debieron de ser las principales. un buen número de instrumentos musicales que fueron depositados en el Louvre. que los instrumentos idiófonos o de percusión precedieran en el tiempo a los membráfonos. como es el caso de la flauta de Pair nonPair (Francia) fechable en el Gravetiense (Paleolítico Superior). sin la menor anotación sobre sus claves de ejecución. quien compuso la música. construido por el ingeniero y diplomático 403 . entre múltiples y variadas piezas arqueológicas. virrey de Egipto y fue estrenada en el Cairo la Nochebuena de 1871. Junto a las escenas de danza que nos han llegado en las pinturas rupestres. ya que en el transcurso de las mismas se adquirieron. y de las imágenes en las que se ven ejemplos de su utilización. y para tales fechas hay que suponer ya en uso los más primitivos instrumentos musicales pertenecientes a las grandes familias citadas. hay que destacar la labor de Mariette quien fue quien realizó los primeros estudios sobre la evolución orquestal y sociológica de la antigua música de Egipto. y el musical. se encuentran algunos instrumentos testimoniales. el autor del libreto de Aida. En ellas el acompañanimiento rítmico sería el batir de palmas o en entrechocar de palos primero. aerófonos y cordófonos. como bien se ha dicho. en torno al 20. por desgracia. Fue el propio Mariette quien junto con Du Lóele asesoró a Antonio Ghislanzoni. la entonación de salmodias o cánticos rituales interpretados en grupo o con la alternancia del «sólo».000 a. Lo más probable es. y al propio Verdi. la «Etnomusicología». y la del coro formado por los participantes al acto. con motivo de la inauguración del Canal de Suez.C. De esta forma. a cargo chamán o hechicero. ya que marcar el ritmo por medio del palmeo sigue siendo un acto instintivo desde la propia infancia. de crótalos y tambores más tarde.

Más tarde. actividad que durante mucho tiempo conservó el carácter numinoso y elitista del que gozó en épocas paleolíticas y epipaleolíticas. Lo que si hizo fue utilizar con gran profusión los elementos de viento y cuerda. desde las etapas iniciales del Neolítico. susceptibles tan sólo de ser evocados con las claves de la intuición y la fantasía. a grandes colectivos en una tarea común. en un acto de fe. en la «sagrada nodriza del faraón». sus sonidos seguirán siendo «sonidos perdidos».PILAR GONZÁLEZ SERRANO Fernando María de Lesseps (1805-1894). con la compuesta por Verdi para la citada obra. por más que nos acerquemos a su realidad. el gran público. como protectora 404 . las raíces más profundas de su música y danzas hay que buscarlas en el desarrollo de dos actividades fundamentales para su economía y supervivencia: la agrícola. En El Egipto antiguo. así como las consagradas al culto de Hathor. en el que el talento y el oficio fueron siempre a la par. recuerdo de la gran diosa madre prehistórica. para llegar a tocar un instrumento de viento egipcio: «No crea que aborrezco a ese charlatán porque me ha estado cansando. y la de la caza. como asegura en su Historia de la Música ¡Qué bribón! Así se falsea la historia y los tontos aumentan sin que se desmienta el engaño». asimismo. en este caso para acompañar a las celebraciones rituales relacionadas con el mundo de la muerte y de la resurreción. Es más. pero el caso es que. Como era de esperar. sigue asociando la música egipcia. consciente de que nada tenía que ver con la realidad histórica. en la que las labores de cosecha y siembra reunían. De la sutil perspicacia de Verdi son testimonio sus propias reflexiones. la vaca sagrada. como entendió Verdi. algunos de los cuales figuran en la bibliografía básica que aparece al final de este trabajo. serían las ceremonias funerario-religiosas en honor de Osiris otra de las grandes fuentes de inspiración musical. reservándose su práctica a reyes y nobles. convertida con el tiempo en divinidad nutricia.» fue venerada. tuvo muy presente lo difícil y absurdo que podía resultar el intentar parodiar un pasado aún mal conocido. Desde el siglo pasado hasta el momento actual no han faltado serios estudios sobre la música y la danza en el antiguo Egipto. expresas en una carta al conde de Arrivebene. ya que en ella podían y debían demostrar su arrojo y buena forma física. como músico genial. con tal sonoridad y acierto que a partir del estreno de tan célebre ópera. en la que criticaba las tentativas hechas por un tal Fetis. También llamada «señora del sicómoro. sino porque un día me metió de cabeza en el Museo de Florencia para inspeccionar un tubo en el cual pretende haber descubierto el sistema de la antigua música egipcia. Verdi hizo una versión romántica de la corte faraónica. autor de una Historia de la Música.

Dichos palos son muy semejantes a las actuales «claves» presentes en las orquestas cubanas. para acompañar a ios llamados «cantos de siembra y siega». en las cuales aún siguen vibrando los acentos «afros» (fig. Su leyenda era semejante a la del Lityerses frigio y el Bornes bitinio. que en el 405 . antes de ser utilizados para marcar los ritmos que acompañaban a los cantos entonados mientras se realizaban las faenas agrícolas. « _ » _ _ fWV _ » — -. surgieran los primeros instrumentos musicales. Tocador de «palillos de entrechoque". se usasen para ahuyentar a los pájaros o a los insectos de los sembrados. Tumba de Menturherkhepechef El canto de siega se conocía con el nombre de «canto de Mañeros». De suerte. en última instancia. presentes en todas las culturas agrarias. Mañeros se identificaba. por lo tanto. nombre de quien se tenía por el hijo único del primer rey de Egipto. con el propio Osiris y. La inundación anual de los campos y la posterior retirada de las aguas del Nilo. Con ellos se supone que. Figura 1. con el espíritu del grano ociso por la hoz del segador. asociada.La música y la danza en el antiguo egipto del amor y. en consecuencia. obligaban a los egipcios a sumar sus fuerzas en las labores de siembra y cosecha en los períodos previstos. en la Baja Época. y es muy probable que fuera en este ambiente donde. 1). los más primitivos de cuantos se conocen: los palos o bastones de entrechoque. con la AstartéTanit púnica y la Afrodita griega.

convirtiéndose en instrumentos de percusión. Más tarde. En otras ocasiones se tallaron en forma de manos. de las gargantas de los campesinos que segaban las doradas espigas de los campos. Figura 2. Generalmente eran dobles. C (fig. Hueso (17 cm. de altura). y se tocaban por parejas con ambas manos. Figura 3 Crótalos en forma de antebrazo y manos. marfil (colmillos de hipopótamo) o de hueso. el grito de ¡Mañero!. unidos entre sí por un cordel. adquirieron diversas formas. eran menos largos que los palillos. fechables hacia el 3200 a. antropomorfas. una acanaladura con el fin de poder obtener sonidos más timbrados (fig. hacia 3200 a. Los crótalos («mainit»). se utilizaron en las danzas de crótalos o palillos que. debieron de mantener su carácter ancestral y primitivo. incluso. Museo Británico. Dinastía III.PILAR GONZÁLEZ SERRANO tiempo de cosechas. Posteriormente. ritmando el trabajo. Finamente trabajados. Tocadora de crótalos. Primero se fabricaron con cañas. presentaba. 3). 406 . no decorada. Los palos de entrechoque aparecen ya en las manos de figuritas de danzantes que adornan las paredes de los vasos de cerámica pintada (DWare) del período de Nagada II.Detalle de la decoración de una vasija de la cultura de Nagada II (D-Ware). 2). brotaba ai unísono. o de antebrazos rematados por manos de largos dedos. se remataban con figuras zoomorfas e. La cara de percusión. con madera y hasta con tierra cocida. que. a lo largo del tiempo. a veces.C. Londres. a la vez significaba ¡vuelve a casa!.

Utilizados para los acompañamientos rítmicos no llegaron a desplazar. 4).La música y la danza en el antiguo egipto Los crótalos que han llegado hasta nosotros son muy numerosos y de formas muy variadas. de modo ininterrumpida. que no suelen faltar. en un instrumento de entrechoque y percusión que llevaban en las manos los bailarines de la llamada. Danza hatórica con acompañamiento de crótalos rematados por cabezas antropomorfas. En la paleta escutiforme de la «cacería del león». se convirtió. a los grupos de palmeros o de chasqueadores de dedos. palmero y chasqueadora de dedos. en los cantes y bailes de Andalucía. los cazadores. 5). «danza del boomerang». en las escenas de música y danza. concretamente en los crótalos rematados por cabezas antropomorfas o por simples cazoletas partidas (fig. 407 . Tumba de Amenemhat Imperio Medio Por otro lado. como necesarios jaleadores. además de arcos y flechas empuñan este tipo de armas (fig. En cuanto a la «castañuela». tras experimentar una larga evolución en sus distintas modalidades. repartidas entre el Museo Británico y el de El Louvre. hace referencia a su peculiar diseño. sin embargo. hasta la Baja Época. Aparecen ya en las tumbas de época tinita y su presencia se mantiene. fragmentada en dos partes. su uso se generalizó en época griega. asimismo. cuyo nombre latino«castanea». algunas de las cuales se pueden rastrear en el propio Egipto. cabe decir que de origen probablemente fenicio. Figura 4. utilizada tanto en la guerra como en la caza. el boomerang. por esta razón. al igual que sucede. la peculiar arma arrojadiza de ¡da y vuelta (en el caso de no atinar en el blanco). por poner un ejemplo. generalizándose su uso en época griega y romana.

y en la de los participantes en la ya citada danza (figs. «Danza del boomerang». Paleta protodinástica procedente de Hierakómpolis. su nombre se hace derivar de los vocablos «seistron» (lo que se agita) y «sistrum». quienes se hicieron representar en sus tumbas dedicados al noble deporte de abatir patos en los pantanos. Museo de El Louvre. 6 y 7).PILAR GONZÁLEZ SERRANO Figura 5.) De entre todos los instrumentos musicales de Egipto. en sus orígenes fue el sonajero del 408 .C. quizás ninguno tan peculiar como el sistro. Figura 6. hacia 3100 a. con los que se aludía a lo que. Relieve del templo sola de Niusire (2453-2422 a. Londres. Museo Británico Más tarde. París. su uso será frecuente en manos de los nobles tebanos.C. Difundido en el ámbito griego y latino.

8.). su culto se extendió por toda la cuenca mediterránea y con él el uso del sistro en las procesiones celebradas en su honor. en los más recientes. «sehem» (fuerza). en sus orígenes. además del trono. que fue su tocado original (figs. apareciendo siempre asociada a las celebraciones religiosas de carácter hatórico. En ellas. ya que Isis asumiendo la esencia de la propia Hathor.La música y la danza en el antiguo egipto Figura 7. se ensañaban en sus tiernas carnes siendo la causa de innumerables y hasta mortales enfermedades. debió de ser nada más que un haz de ramas de papiros que. aludía al ruido que hacía al ser agitado y con e! cual se suponía que se ahuyentaban todos los maleficios que pudieran acechar el crecimiento del joven dios. Tumba de Nakht. Imperio Nuevo «divino niño» (Horus. el de librarles de las picaduras de los insectos que. Harpócrates. a la vez. Probablemente. producían un doble y beneficioso efecto: el de entretenerles y. etc. Ihy. 9 y 10).Su nombre. coronada por el disco solar y los cuernos sagrados. símbolo de su propio nombre. Como es sabido. 409 . al igual que hoy sucede en tierras africanas. en los tiempos más antiguos. en egipcio. La presencia de esta singular sonaja está documentada desde mediados del III milenio a. la presencia de las «sistrata turba» era una de sus rasgos más característicos. o isíaco. sino también en una «mater lactans».C. Cacería de patos salvajes con boomerang. claramente onomatopéyico. al ser sacudidas por las madres ante los niños lactantes. acabó convirtiéndose no sólo en una « kourotrophos» (portadora del niño).

En ellas se usaba. En general. un instrumento muy semejante a la actual carraca (o matraca). Al parecer. Tanto el sistro. que mordido por un escorpión fue 410 . hijo de Hathor quien lo alumbró en el «mammisi» (sala del nacimiento) del templo de Dendera. como ya se ha dicho. cobijaba la cabeza de Hathor. En la Baja Época se asoció con Harpocrátes o el Horus niño. coronado por una especie de templete que. asimismo.PILAR GONZÁLEZ SERRANO Figura 8 La diosa Hatlior Figura 9. principalmente. Lleva en la cabeza el signo gráfico de su nombre Figura 10. hijo de Isis. como los aparecidos en la tumba de Tutankamón hacen gala de una gran sencillez de diseño. desde antiguo. en las ceremonias dedicadas a dicha divinidad. y el naoforme o «naos sistrum» («sheseshet»). Estos últimos sólo fueron utilizados en Egipto y. razón por la cual también se les ha denominado «sistros hatóricos». Isis 'dactans». al culto de la diosa y al de su divino infante. coronada con el tocado de Hathor y el suyo propio Aunque la forma del sistro es inconfundible. ya que estaba fornriado por un mango y una lámina curva de metal (a veces de oro y de plata) arqueada y cerrada. localidad consagrada. funcionaban ritualmente como ahuyentadores del mal. La diosa Isis. en ocasiones. atravesada por varillas metálicas provistas de sonajas. otros son auténticas piezas de lujo. se distinguen dos modalidades esenciales: el sistro simple («sehem»). mientras algunos. como la carraca. lo cierto es que varió sus modelos según la época y el contexto social en que fue utilizado. tenido como patrón de la música y de los músicos. Así. difundido con el culto a Isis por todos los países mediterráneos. el primer portador del sistro fue el dios niño Ihy.

de esta forma.La música y la danza en el antiguo egipto curado milagrosamente por su madre. Orquesta femenina: arpistas. El sistro simple o «sehem» Figura 12. Asimismo. con los que constituía la tríada menfita. portador del sistro también fue Nefertum. en el « dios del santo remedio» contra los animales venenosos. 11. palmeras. 12 y 13). Tumba de Ameni 411 . Figura 11. El sistro hatórico (o naoforme). y del cual había brotado el sol a la mañana del mundo (figs. convirtiéndose. llamado en egipcio «shesesiiet» Figura 13. tocadora de sistro y tocadora de carraca. el hijo de Ptah y de Sekhmet. Nefertum era venerado como la personificación del loto primigenio del cual respiraba Ra su perfume.

C . es decir los «tympana». Es de forma cilindrica. como es sabido. Tocadoras de tambores redondos y rectangulares. un instrumento militar. El ejemplar más antiguo de cuantos se conservan procede de Beni-Hassan. en torno al año 2000 a. sobre todo a partir del Imperio Nuevo y por influencia asiática (fig.t»). el tambor fue. partir de entonces. tai vez porque. procedente de Hierakómpolis (Kom el-Ahmar) se conserva en el 412 . Entre los instrumentos aerófonos. semejante a los de Sumer. documentada desde época predinástica. cónicos. C). de la V dinastía (2453-2422 a. se generalizó en tiempos de la dominación de los hicsos y. excepción hecha del gran tambor representado en uno de los relieves del templo solar de Neusere. aparece con frecuencia en todo tipo de actos y bajo formas muy variadas. En realidad. Imperio Nuevo. Tenemos documentados tambores rectangulares. como puede apreciarse en la paleta de esquisto (43 cm. se usaron. r^\ Figura 14. 14). de alto) que.PILAR GONZÁLEZ SERRANO Los membráfonos o tambores («ser») no aparecen documentados en Egipto hasta el Imperio Medio. la música egipcia fue más melódica que rítmica. en un principio. alcanzó una gran prosperidad y cierta independencia en el Imperio Medio. el más antiguo de todos los conocidos fue la flauta oblicua o larga («ma. en sus orígenes. de madera de palmera y con sus extremos cubiertos de piel bien tensada. no solía aparecer en las escenas de música y danza. Los circulares y con aro circundante. bicónicos y en forma de «barrilete». por lo que. sobre todo. Tumba de Neferhotep. El uso del tambor. localidad que.

Este instrumento. En ella. y otros de aspecto fantástico. tocando una flauta larga (fig. En las orquestas aparecía junto con el arpa. tapando. de forma adecuada los distintos huecos. incluido un «protogrifo». de longitud y tenía entre dos y seis orificios. medía unos 90 cm. siendo la terminación «t>> el indicador de su género femenino. Figura 15. pervive en el mundo islámico. en el Imperio Antiguo y Medio. de altura). aparece un personaje. 16). 413 . Figura 16.C. con el nombre persa «nay» y el árabe «qasaba». En la actualidad. Orquesta del Imperio Antiguo. Esquisto (43 cm. Tumba de Debhen. a partir del Imperio Nuevo (fig. y con el arpa y el laúd. El clarinete doble («ma'met») se documenta. Ashmolean Museum. al menos desde la V dinastía ( en torno al 2. Compartía el nombre de «ma. Oxford. Se hacía con dos tubos de caña paralelos. El sonido se producía soplando por el extremo libre superior y las distintas notas. Paleta de afeites protodinástica de hacia el 3100 a. 15). cubierto con una máscara de cánido.400 a. junto animales de la estepa.t» con el clarinete y el oboe.La música y la danza en el antiguo egipto Ashmolean Museum de Oxford.C).

con lo cual se conseguía un timbre especial en cada uno de ellos. es heredera directa de este tipo de instrumentos. aparecen grabadas la figura del faraón. En el ámbito mediterráneo y griego se conocería con el nombre de «doble aulós». Tumba tebana anónima. Incluso se han conservado delicados estuches destinados a guardar tan frágiles y delicados instrumentos (fig. Orquesta del Imperio Nuevo. tocadoras de oboe. suelen aparecer en parejas. con pabellón y boquilla. que animaban las fiestas durante el Imperio Nuevo. Se componía de un tubo cilindrico de metal.17). una tiene el pabellón de bronce y la otra de plata. n-° 129 En cuanto a la trompeta. El oboe y doble oboe. por lo general era tocado por mujeres. para insuflarle la vida eterna. En el primero. Estos tubos tenían una ligera diferencia de afinación entre sí. como sucede con las halladas en la tumba de Tutankhamón. Tañedoras de arpa. En el segundo. quien le acerca hasta su nariz el signo del «ankh». y. con el fin de obtener una lengüeta simple. La llamada «zumarra». junto a las divinas de Ptah. los motivos ornamentales son flores de lotos combinados con 414 . Se decía que su inventor había sido el propio Osiris y su uso se limitaba a las ceremonias militares y funerarias. componentes de las orquestas o grupos musicales de carácter cortesano. lira y tambor rectangular. Re-Harakte y Amón-Ra. de longitud. Por lo general. de unos 30 cm.PILAR GONZÁLEZ SERRANO en los que se practicaba una hendidura en la parte superior. en el Egipto actual. puede decirse que su presencia se remonta a tiempos de la V dinastía. se fabricaba con cañas muy finas. De estas dos singulares piezas. de origen asiático. Figura 17.

conviene recordar que en la antigüedad se 415 .C). aunque su origen haya que buscarlo en tierras de Mesopotamía. Sin embargo. con el cual se alude. Tumba de Nebamón. en Egipto.t». a diversos instrumentos de cuerda.C). Tocador de trompeta. 16 y 19). hay que pensar que. la letra «t>>. intercalados entre los sépalos. Flavio Josefo la cita como «tó buní». indica su género femenino). Figura 18. si se hace caso a Plutarco. efectivamente. Imperio Nuevo De la familia de los cordófonos.La música y la danza en el antiguo egipto los cartuchos del nombre del faraón. destacó el arpa («bin. En sánscrito se la conoce con el nombre de «vina». asimismo. aparecieron entre las piezas que componían los suntuosos ajuares de las necrópolis reales de Ur I (primera mitad del III milenio a. lo que dio origen al término erróneo de «tebuni» utilizado por los historiadores de la música del siglo XIX (figs. donde ejemplares de una singular belleza de diseño. eran muy distintas a las que Verdi hizo sonar en Alda (fig. Anteriormente. usada con profusión ya desde el Imperio Antiguo (IV dinastía. era semejante al rebuzno de un burro. ya se ha dicho.18). además de una escena en la que Ptah recibe a Amón-Ra y Re-Harakte. capaz de sugerir la manipulación de tales sonidos. hacia el 2600 a. quien aseguraba que el sonido de las trompetas egipcias. que su génesis debe relacionarse con las vibraciones de las cuerda del arco. A este respecto.

ya que. se apoyaban. A juzgar por las representaciones de orquestas que hasta nosotros han llegado. con singular efectismo. con cuerdas dispuestas verticalmente y que se tañe con ambas manos. Tumba de Ukhotep solía hablar del «arpa de Eolo». en un soporte en forma de «nudo de Isis». expuesta a una corriente de aire. Para tocarla bien se precisa de un excelente oído y de una particular delicadeza. al parecer. naviformes o en forma de arco. provista de seis u ocho cuerdas afinadas en un mismo tono y en la cual. se suele asociar la figura del arpista con la del músico ciego.PILAR GONZÁLEZ SERRANO Figura 19. Después se generalizaron las llamadas arpas de «pala o remo». Orquesta del Imperio Medio. de tamaños muy variables. se encuentre en los prototipos de los arpistas egipcios (fig. por una caja sonora. en época helenística. es en realidad un instrumento musical de figura curva o triangular. Solían ser de madera. Las más grandes eran las «de pie». desde tiempos muy remotos. El arpa. compuesta. puede observarse que. Tocador de flauta oblicua. ya que eran tañidas por los músicos. Es probable que la fuente de inspiración de la imagen del Homero ciego. De esta forma se les convertía en seres útiles para desempeñar un oficio en la corte y en los templos. 20). Las arpas. debió de fomentarse entre ellos las enseñanzasa musicales. en dicha postura. y el número de cuerdas era variable y estaba en función de su tamaño. En las representaciones más arcaicas. Tañedora de arpa de pala y cantante. Las «de hombro» tenían el aspecto de un salterio y se tocaban 416 . a veces. de mayor o menor tamaño. en Egipto. acuñada. se producían unos agradables sonidos. dada la especial sensibilidad de los invidentes. los arpistas suelen aparecer sentados en el suelo. llegando incluso a tener diecisiete.

algunas de las cuales fueron de gran tamaño. apoyadas en la mencionada parte del cuerpo. Arpistas de la tumba de Antefoker. 21 a 24). semejantes en su forma a la «sambuca» siria. sobre todo en época ramésida (figs. Músicos ciegos. hechas de tripas o tendones de origen animal y algunas llevaban inscrito en su mástil el nombre de su propietario y una jaculatoria en honor de Amón. Imperio Medio 417 . Tumba de Merire i. Tenían entre tres o cinco cuerdas. También fueron frecuentes las «arpas de cuchara». Figura 21.La música y la danza en el antiguo egipto Figura 20.

Arpa de iiombro o salterio. tocadora de crótalo. tocadora de oboe y palmera. Tumba de Paheri Figura 23. 418 . Orquesta femenina. Tañedora de lira de pie.PILAR GONZÁLEZ SERRANO Figura 22.

de origen sirio. afortunadamente. es el «arpa angular». ya que su uso se generalizó en el Imperio Nuevo. y de época más tardía.La música y la danza en el antiguo egipto Figura 24.c. en el del Louvre. Figura 25.) Por otro lado. en Paris. Tañedora de arpa triangular y tañedora de lira de brazos simétricos. Tumba de Nakhtamun. Imperio Nuevo 419 . Arpistas de la tumba de Ramsés III (1198-1166 a. hasta nosotros han llegado tres magníficos ejemplares conservados en el Museo Metropolitano de Nueva Yorl<. y en el Museo de Berlín (fig.25). La caja de resonancia era de madera recubierta de cuero y. al igual que la lira.

también de origen asiático.) 420 . «ginera». en copto) aparece en un Figura 26. 26). Tañedora de laúd. llamado «gumbri» en Marruecos y Senegambia (fig.C. cuando en el trono de los faraones aún se sentaban los hicsos. en árabe) fue otro instrumento de cuerda. En cuanto a la lira. se generalizó en Egipto a partir del Imperio Medio. «kinnara».PILAR GONZÁLEZ SERRANO El laúd (alud. Citada con el nombre semita de «k.r» («kinnor». pueblo de origen asiático de discutida filiación.nn. siendo su caja de resonancia de madera o de concfia de tortuga en los ejemplares más pequeños y manejables. que se generalizó a partir de la dinastía XVII. en árabe. Tumba de Horemheb (1348-1320 a. en hebreo. Se tañia con plectro y era el instrumento ideal para músicos y músicas solistas que cantaban y bailaban al mismo tiempo. originario del Próximo Oriente. Se fabricaba de muy diversos tamaños. Ecos de antiguo laúd egipcio es el «gunibri» del mundo árabe.

con una simple ojeada.) desde el Imperio Nuevo. la llegada de princesas de origen oriental ( hititas. El cambio de usos y modas se advierte. En el Imperio Nuevo se caracterizó por tener una caja de resonancia de forma cuadrada y poco profunda. se aseguraban en un soporte colocado en el frente de la caja. Imperio Nuevo Como ya se ha dicho. C. Tañedora de arpa de pie y tañedora de lira de brazos simétricos. Figura 27. fue el factor decisivo.C. 25 y 27). llegó. tañidas con plectro. dos brazos divergentes y asimétricos y un travesano oblicuo. Las cuerdas. babilonias. de brazos simétricos y paralelos y travesano dispuesto en ángulo recto (figs. Tumba de Paser. a las pinturas que en las tumbas tebanas reproducen escenas de música y 421 . asimismo de tierras del Próximo Oriente. etc. lo cierto es que en la evolución de la orquesta y de los componentes de su elenco. la lira pequeña. A partir del año 1000 a. mitanias.La música y la danza en el antiguo egipto papiro fechable hacia el 1300 a.

c. formada en su mayoría por jóvenes intrumentistas. etc. pasaron a convertirse en danzas regidas por el ceremonial de ios templos. pero que reflejan. de suerte que sus senos. Ataviadas con vaporosos vestidos plisados y luciendo elegantes pelucas. coronadas por conos de perfume sólido y ceñidas por coronas florales o bellos lotos azules. se pasó a la del Imperio Nuevo. hay escenas en las que sus siluetas pueden. de flexible anatomía. como es y ha sido frecuente en este tipo de manifestaciones rítmico-artísticas. oboe. confundirse con la de muchachos. por lo general. es bien cierto. muy pronto. Orquesta del Imperio Nuevo. Por otro lado.incluso. pero en ellas se observa que las actitudes. animadas por los «cantos de Isis y Neftis». se da el hecho curioso de que las bailarinas son. lira. 28). laúd. sin la menor duda. compuesta por músicos. hay que decir que las escenas en que se representan a bailarines de ambos sexos son muy numerosas. Acompañadas por los instrumentos de percusión y relacionadas con el mundo agrario y el de la caza aparecen documentadas las «danzas de palillos o crótalos» y las «danzas del boomerang». Probablemente porque. que muestran sus cuerpos cubiertos tan sólo por un faldellín corto y ajustado. poco desarrollados. muchachas muy jóvenes. también adolescentes.) En cuanto a la danza se refiere. Figura 28. exclusivamente. las celebradas en actos civiles y cortesanos de ese «más acá» que con tal fuerza amó el egipcio que su único deseo fue el de disfrutar de él eternamente. al mundo del más allá. quedaban al descubierto. pasos y gestos son poco variados. Escenas que hacen referencia. Así. expertas en el manejo del arpa. Así. cantantes y bailarinas.PILAR GONZÁLEZ SERRANO danza. se interpretaban 422 . de la orquesta oficial del Imperio Antiguo y Medio. En el gran santuario de Heliópolis. Época de El Amarna (1379-1362 a. constituyen una de las galerías de personajes femeninos más atrayentes del antiguo Egipto (fig.

Figura 29. siendo contestado por los coros de voces masculinas o femeninas que bailaban en corro y con los brazos arqueados sobre las cabezas. En su transcurso se recitaban poemas. Taumba de Khentll<aus 423 . Mediada la ceremonia. marcaban con sus palmeos el ritmo y los cambios de pasos (figs. «Danza del boomerang" interpretada por jóvenes bailarinas. de forma lenta y acompasada. En todas las escenas de música y danza. según otros. recordando. Dinastía V Figura 30. un «chantre» o sacerdote. los cuernos de la diosa Hathor. los jaleadores.La música y la danza en el antiguo egipto las «danzas cosmogónicas» dentro del ritual de carácter funerario vinculado con la muerte y resurrección de Osiris. 29 y 30). en este caso. o el arco de la bóveda celeste. en opinión de algunos tratadísticas. al tiempo que las filas de los bailarines se cruzaban o giraban. casi siempre presentes. Baile de los segadores con «palillos de entrechoque». celebrado en el templo de Isis. y al cual se solían consagrar cinco días. con alternancia de voces masculinas y femeninas. Los pies se movían. entonaba un canto en honor de Osiris.

Aquí. cuyo principal centro de enseñanza se encontraba en la escuela oficial de música y danza. Figura 31. 12 y 31). de tal suerte que los profesionales que en ella se formaban. se vieron sometidas al rigor de un aprendizaje académico. se establecieron las normativas procesionales y ceremoniales. aneja al templo de Dendera. más tarde. En un principio fueron de carácter acrobático y festivo. canto y danza. se convertían en personal adscrito al templo. donde maestras rigurosas corregían las posturas y pasos de sus alumnas en las que debían ser duras sesiones de aprendizaje y ensayos (fig.PILAR GONZÁLEZ SERRANO Las representaciones de las«danzas hatóhcas» son las más frecuentes y variadas. Tumba de Ahanakt 424 . 32). Curiosas escenas recogen el ambiente de estas escuelas. " ^ ^ . todos los grandes templos tuvieron su propia escuela de música. acrobática. 4. Escuela de danza. Templo de Luxor en Tabas Por otro lado. ^ ^ Figura 32. bajo el patrocinio de la dios Hathor e su hijo Ihy. pero. llamadas a tener una larga pervivencia en todo tipo de celebraciones religiosas y funerarias (figs.

de la erección de un pilar sa grado(«djed»). 33 y 34). como es en el caso del traslado de estatuas. Danzas interpretadas durante el transporte de estatuas de Kenamun 425 . Figura 34. . 7ít>^i( n /A WTTÍ TksSSMhM WST.La música y la danza en el antiguo egipto Las danzas con las que se amenizaba el desarrollo de los. etc (figs. Ceremonias y danzas en el transcurso de la erección del pilar «djed» Tumba de Kheruf ^^e *TJ klfii yi?: t#.^ 'iñ^^Mkrú..^ Figura 33. actos oficiales de cierta importancia también se conservan ampliamente documentadas. o de un obelisco. de la recepción de embajadas procedentes de cortes extranjeras.

Tampoco faltaron las danzas mágicas y propiciatorias. las escenas bélicas y de exaltación de las victorias del faraón frente a sus enemigos. De entre ellas. mientras eran entretenidas con los cantos y danzas de sus esclavas. Son célebres las maquetas. donde las damas ilustres dedicaban sus ocios a su cuidado y embellecimiento personal. con ascestrales rituales de fecundidad y. capítulo especial merecen las manifestaciones de El Amarna. expertas en el arte de la interpretación musical. sus arcos y flechas. Impresionantes son.C. con el aspecto de un enano barbudo. Sin embargo. muestran sus desesperación oficializada ante la muerte del faraón o cortesano de alcurnia. un ulular semejante al que emiten hoy las mujeres del norte de África. cabe destacar la «danza de Bes». tales como las que decoran algunos paneles del templo de Luxor. asociadas con el renacer agrario. en Egipto. tan eficaz en muchos pueblos y culturas. como por los caminos conducentes a su última morada. debía de estremecer la tierra a lo largo de todo el recorrido de la pompa mortuaria. en casos de desgracia o duelo. en cambio. en las que aparecen representados los ejércitos de infantería egipcios con todo realismo. mientras que se prodigan. tanto a lo largo del río. pisan la oscura tierra egipcia con sus pies. que en compactos grupos. las escenas que en los cortejos funerarios evocan las ruidosas manifestaciones de duelo por parte de las plañideras. divinidad deforme. sorprenden por la indefensa desnudez de lo tostados cuerpos de los soldados. ya que en la corte de Akenatón y Nefertiti tuvieron cabida las más refinadas expresiones de todas las artes. En realidad. ya hemos dicho. no se percibe el eco frecuente de danzas de guerra. que sin más impedimenta que sus faldellines cortos. Tal vez el hecho de que. a partir del año 3000 a. De las danzas cortesanas y de harén. incluso. Se suponía que se divertía bailando y cantando aires populares y haciendo muecas de burla 426 . en Tebas. en consecuencia. y otras espadas y escudos. sin el menor indicio de un acompañamiento de música de trompetas. En ellas se dejó constancia cumplida del dulce vivir en el interior de los gineceos. en su mayoría. hizo innecesario la exaltación patriótica por medio de la expresión enardecedora. que existe un nutrido repertorio en las pinturas de las tumbas tebanas. Dentro del Imperio Nuevo. El llanto desgarrador o. también desnudos. hasta la saciedad. relacionadas. a veces. de piernas torcidas.PILAR GONZÁLEZ SERRANO Curiosamente. de carácter popular. no faltan algunas representaciones de «danzas guerreras». la unificación del pais hiciera del Estado un único e indiscutible instrumento de poder. fechabíes en el Imperio Medio. al que se le consideraba genio de la fecundidad y protector de la mujer y de la infancia.

36 y 37). tal vez por su carácter de encantamiento o de magia negra (figs. en alguna forma. Por último estaban las «danzas de brujería o de hechizo». destacaba la llamada de «los brujos». el dios enano y contrahecho. Figura 35. que se ven obligados a ganarse la vida en espectáculos grotescos o crueles charlotadas. Tal vez. por lo que solía llamársela «nublas» o «libias». Danza libia. Danza nubla. de las cuales tampoco faltan los testimonios gráficos y literarios. la desgracia que todavía arrastran muchos enanos.La música y la danza en el antiguo egipto con las que hacía reir a grandes y pequeños. Templo de Ermant Figura 36. se las consideraba fuera de las normas establecidas para las propiamente egipcias. no sea más que una herencia del cometido del cometido del que se ecargaba Bes. En general se las consideraba danzas de carácter extranjero. Templo de Deir el-Baharl AZI . por sus extravagancias y excesos. 35. De este tipo de danzas. Esto indica que.

C: Historia Universal de los instrumentos Musicales. 364 yes.: Ancient Egyptian Musical Instruments. Sin embargo dos fueron los focos más importantes. p. 428 .. 83 y ss. Munich.J. p. 1956.22 y ss. VANDIER. GÁSTELO. En el segundo. M. vol IV. Études sur l'evoiution de l'art musical dans l'Egypte ancienne. 1947.PILAR GONZÁLEZ SERRANO Figura 37. se produjo un sincretismo receptivo y permeable a toda suerte de innovaciones dinámicas. Madrid.: Musicologie pharaonique. Y LÓPEZ. Orient. en el Delta.34. abierto al Mediterráneo. Paria.: Historia General de la Música. MANNICHE. 1964. H. El Cairo. Danza de los brujos. 1989. dentro del cual se pueden distinguir varias modalidades. en Manuel d'Archéologie egyptienne. la dense et les jeux». Sachs. Buenos Aires. Capilla de Bebel Silsileh A partir de la época ptolemaíca.: «La musique. tomo I. n. a partir de entonces y como ya había sucedido en épocas de crisis anteriores: el del Alto Egipto y el del Bajo Egipto. L.: Instrumentos musicales egipcios. En el primero se concentraron las corrientes tradicionales. Esp. Müncher Egyptologische Studien. 1972.. iniciándose un nuevo y singular capítulo.. la música egipcia recibió los influjos de la griega. ROBERTSON A. R. D. BoL Asoc. p. Año XXV. HicKMAN. J. Madrid. llamadas a tener una larga proyección en su futuro. 1975. BIBLIOGRAFÍA. y STEVENS.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful