Lima, 12 de julio de 2011

Señora SUSANA VILLARÁN Alcaldesa Municipalidad Metropolitana de Lima Presente.Asunto: Argumentos a favor de la ordenanza que promueve el derecho a la igualdad y no discriminación por razones de identidad de género y/u orientación sexual promovida por la Municipalidad Metropolitana de Lima

De mi consideración. Le escribo en mi condición de director del Equipo de Incidencia en Derecho de IPRODES, y sobre todo con el enorme título de ciudadano de Lima. Con la convicción de que los derechos humanos son el núcleo de la civilización; con la seguridad de que todas y todos tenemos el derecho a la libertad y dignidad en condiciones de igualdad; con la satisfacción de saber que la ciudad de Lima es generosa y tiene vocación de pluralidad y diversidad; y, con el honor de ser aliado –hermano, diría mejor- de seres humanos orgullosos de ser lo que son: lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersex (LGTB), espontáneamente dignos y rebeldes, vocacionalmente resistentes, que ejercen el derecho a ser diferente, como parte de la comunidad y la condición humana. En una palabra, seres que enriquecen la fantástica pluralidad del género humano.

Sobre el derecho a la igualdad Como parte de la comunidad limeña la población LGTB tiene derecho a la plena igualdad, que “se desprende directamente de la unidad de naturaleza del género humano y es inseparable de la dignidad esencial de la persona, frente a la cual es incompatible toda situación que, por considerar superior a un determinado grupo, conduzca a tratarlo con privilegio; o que, a la inversa, por considerarlo inferior, lo trate con hostilidad o de cualquier forma lo discrimine del goce de derechos que sí se reconocen a quienes no se consideran incursos en tal situación de inferioridad”1. Mientras el goce de los derechos de las personas y ciudadanos LGTB no sea una realidad en la ciudad de Lima, corresponde a todas y todos –autoridades y ciudadanoscombatir la segregación, la marginalización que sufre, que la condena a vivir en

1

Corte Interamericana de Derechos Humanos. Opinión Consultiva OC-4/84 del 19 de enero de 1984.
Equipo de Incidencia en Derechos - IPRODES Hipólito Unanue 379 – Callao – Teléfono: 6521267

condiciones de injusticia y violencia2. Por ello, la Ordenanza que promueve el derecho a la igualdad y no discriminación por razones de identidad de género y/u orientación sexual, cuya propuesta ha sido puesta en debate por la Municipalidad Metropolitana de Lima, representa un hito que es necesario resaltar.

Sobre los compromisos del Estado para combatir la discriminación Los derechos humanos fueron un asunto ajeno a la comuna metropolitana en la última década, pero usted señora alcaldesa ha decidido comprarse el pleito y liderar la lucha contra la discriminación –ese mal crónico que envenena cotidianamente nuestra sociedad–, comenzando por los derechos de una comunidad especialmente marginada y escarnecida como la comunidad de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersex. Es decir, ha empezado por lo más difícil, por lo que genera más resistencias, como una clara señal de toma de posición y de que se va a desarrollar en el futuro una política seria e integral de derechos humanos. Combatir la homofobia –del mismo modo que enfrentar el racismo, el sexismo y otras formas de discriminación basadas en el prejuicio– es una obligación del estado a todo nivel: nacional, regional y local. Esta obligación surge de la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención Interamericana de Derechos Humanos y otras normas fundacionales de la normatividad internacional promovidas y suscritas por el Perú. Los Principios de Yogyakarta ratifican con detalle la obligación de los organismos estatales de todo nivel de luchar contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género.

Sobre el rol del Gobierno Municipal La Municipalidad Metropolitana de Lima es un organismo estatal; por tanto, debe cumplir esta obligación. Compréndase bien: combatir la discriminación basada en la homofobia no es un capricho personal de la alcaldesa, sino una obligación del Estado, que también debería asumirse con decisión a otros niveles, empezando por el gobierno central. Lamentablemente los políticos, en su gran mayoría, no entienden esto; de allí su menosprecio hacia este tema, sus risitas nerviosas y sus bromas desatinadas, cuando no su abierta y brutal homofobia al reclamárseles una posición ante él. La finalidad de la norma municipal es simplemente que todos seamos tratados con igual respeto a nuestra dignidad de seres humanos, ni más pero tampoco menos, y que esto ocurra sin importar la orientación sexual e identidad de género de cada quien, que es un asunto estrictamente individual. Se trata de afirmar –como alguna vez leí en una sentencia argentina- que el derecho a la igualdad supone previamente el derecho a ser quien se es, y la garantía de que el Estado sólo intervendrá para proteger esa
2

Véase Informe Anual sobre derechos humanos de personas trans, lesbianas, gays y bisexuales en el Perú 2010. Red Peruana TLGB y Promsex. Junio del 2010, Lima; e Informe anual 209-2010. Derechos humanos. De los conflictos del presente a los desafíos del futuro. Coordinadora Nacional de Derechos Humanos. Junio del 2011, Lima.
Equipo de Incidencia en Derechos - IPRODES Hipólito Unanue 379 – Callao – Teléfono: 6521267

existencia y para contradecir cualquier fuerza que intente cercenarla o regularla con severidad. Y se trata de que no haya en nuestra ciudad personas condenadas a vivir en los inhumanos límites de la marginación, como si estuvieran encerradas en leprosorios o guetos, pues esa es la dura realidad de muchos –demasiados– habitantes de Lima, que no es posible seguir ocultando, y que llevó en su momento al poeta César Moro, egregio limeño homosexual, a calificarla lapidariamente como “Lima, la horrible”. Esta gestión demuestra tener algo muy valioso, que sus antecesoras no consideraron ni asumieron como prioridad: la voluntad de defender la dignidad humana, de llevar adelante una política de desarrollo humano, que vaya mucho más allá del cemento y el asfalto para hacer viable una sociedad a la medida de la dignidad del ser humano.

Señora alcaldesa: Con la propuesta de ordenanza que promueve el derecho a la igualdad y no discriminación por razones de identidad de género y/u orientación sexual, la Municipalidad Metropolitana de Lima aborda con convicción y sustento doctrinario la compleja problemática de derechos humanos existente en nuestra sociedad. Ante esta iniciativa quisiera resaltar:  La promesa de una nueva cultura en la gestión municipal Quiero resaltar muy especialmente este aspecto. Los derechos humanos parecían ser un asunto ajeno a esta comuna metropolitana, la primera del país por su magnitud y su categoría de capital del Estado. Hasta ahora, los alcaldes de esta gran comunidad, con la ya lejana y señera excepción de Alfonso Barrantes, se limitaron a ser meros agentes de limpieza pública y promotores de la albañilería y el asfalto, y ni siquiera en eso fueron buenos y transparentes. Y en todo lo que pudiera referirse a las condiciones de vida y los derechos de los sectores sociales que sufren discriminación, en todo aquello que pudiera representarles un compromiso de lucha contra un orden injusto, decidieron ser sordos y ciegos.  El liderazgo del Municipio Metropolitano, pese a los posibles costos El rol de liderazgo del alcalde al servicio del buen vivir comunitario –que tal es el significado originario de la política– es mucho más que eso y tiene que ver, en primer lugar, con la defensa de la dignidad humana. Esa es la dimensión que la Municipalidad Metropolitana de Lima está recuperando ahora con esta propuesta de ordenanza: la dimensión humana, y con ello abre camino a una política municipal de promoción de los derechos humanos, con particular acento en la lucha contra la discriminación, que hasta ahora no ha existido. El 2 de julio, usted señora alcaldesa de Lima participó en la X Marcha del Orgullo junto con los colectivos de ciudadanos y ciudadanas LGTB. Esto tampoco tiene precedentes y tiene que ser reconocido y resaltado porque rompe radicalmente con un pasado muy reciente en el cual la autoridad municipal dejaba de ser muda en este tema solo para expresar prejuicios.
Equipo de Incidencia en Derechos - IPRODES Hipólito Unanue 379 – Callao – Teléfono: 6521267

 La opción por los marginados y la fraternidad Por cierto, los críticos enceguecidos que hoy asedian a la Municipalidad Metropolitana de Lima minusvaloran esta dimensión humana de la política. A ellos les tiene sin cuidado la situación de decenas de miles de personas, habitantes de esta ciudad enorme y dura, desigual y violenta, que se reconocen en una orientación sexual y en una identidad de género distinta del patrón establecido arbitrariamente por el prejuicio y que sufren por ello una discriminación que es tan brutal como cotidiana. Ciudadanos y ciudadanas de Lima y en Lima que, justamente por esa discriminación, se ven obligados a permanecer invisibles y a negar quienes son realmente. Cómo si desconocieran que el sistema internacional de derechos humanos –en concreto, el Preámbulo de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre- impone el “deber de fraternidad” como pauta básica de convivencia entre los seres humanos; y que, en esa dirección “No es fraterno condenar a nadie a vivir en placares, ni figurados, ni detrás de otros brutalmente reales. No son fraternas… las púas de los alambres. No es fraterno humillar a un ser humano, ni obligarlo a ser lo que no es, ni privarlo de vivir con alegría lo que es… No es fraterno aniquilar derechos de quien siente diferente, ni lo es escudarse en expedientes de prejuicio e incomprensión”3.  Resaltar la ordenanza y su contenido Contra viento y marea, por fin los derechos humanos empiezan a ser reivindicados y asumidos en esta gran comunidad metropolitana. Por eso regocija leer la propuesta de ordenanza, cuando en su parte considerativa repasa e invoca los fundamentos normativos de los derechos humanos, empezando por la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Convención Americana sobre Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica, presuponiendo también el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, todos los que contienen cláusulas contra la discriminación que incluyen ya sea el sexo o un clasificador “abierto” cuya atenta lectura permite incluir los criterios de orientación sexual e identidad de género; repasa e invoca también los últimos avances en esta materia, tal como la Resolución de Naciones Unidas sobre “Derechos humanos, orientación sexual e identidad de género” (junio de 2010); y, toma en cuenta que los conceptos de “orientación sexual“ e “identidad de género” gozan de amplia aceptación en el marco de los organismos internacionales. De la propuesta de Ordenanza se advierte que los derechos humanos son de todas y todos, en condiciones de igualdad, y sin excepción alguna; y emerge el contrasentido de una realidad en la que los derechos se predican como universales pero dejan a un grupo de personas excluido de su goce.

3

Juzgado de Primera Instancia en lo Contencioso Administrativo y Tributario Nº 13 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. “Canevaro, Martín y otro c/ GCBA s/amparo (Art. 14 CCABA)”, Exp. Nº 36410/0, Resolución de 19 de marzo de 2010
Equipo de Incidencia en Derechos - IPRODES Hipólito Unanue 379 – Callao – Teléfono: 6521267

 Alcanzar aportes para su argumentación La exposición de motivos de la Ordenanza propuesta siempre puede ser mejorada y precisada, pero así como está resulta amplia, conveniente y suficiente. Tal vez, acaso invocar el artículo 2.2 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, conforme a la Observación General 20, del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que en su parte pertinente establece que: “En ‘cualquier otra condición social’, tal y como se recoge en el artículo 2.2 del Pacto, se incluye la orientación sexual. Los Estados partes deben cerciorarse de que las preferencias sexuales de una persona no constituyan un obstáculo para hacer realidad los derechos que reconoce el Pacto”; y que, “la identidad de género también se reconoce como motivo prohibido de discriminación. Por ejemplo, los transgénero, los transexuales o los intersexo son víctimas frecuentes de graves violaciones de los derechos humanos, como el acoso en las escuelas o en el lugar de trabajo”4 Tal vez, invocar también la resolución 2653 (XLI-0/11) recientemente aprobada por la Asamblea General de la OEA, con ocasión del cuadragésimo primer período ordinario de sesiones, y con el concurso del estado peruano, que resuelve condenar la discriminación contra personas por motivos de orientación sexual e identidad de género; y que, insta a los estados de la región –léase gobierno central, gobiernos regionales y gobiernos municipales- a adoptar una política pública enderezada a la prevención, sanción y erradicación de la discriminación5. Las referencias que obran en la mencionada exposición de motivos amplían decisivamente el horizonte de un funcionariado municipal que sucesivas administraciones se han esmerado en adocenar. De aquí en adelante, el desafío es que estas normas ya no sean referencias exóticas, ajenas a las coordenadas que rigen el modo de pensar y actuar de estos funcionarios, sino más bien que los impregnen y cuestionen a fondo en cuanto al modo de asumir y ejercer su rol como servidores públicos. Pero sobre todo estas referencias normativas amplían el horizonte espiritual de la enorme comunidad humana que es esta gran ciudad. Por primera vez la Municipalidad Metropolitana de Lima invoca los derechos humanos como fundamento de su acción y esto es un acontecimiento de importancia histórica. Y como todo paso dado en contra de un orden injusto, basado en prejuicios tan arraigados como absurdos e inhumanos, esta ordenanza nos pone a prueba a todas y todos, como individuos y como comunidad.

4

Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, Observación General Nº 20, “La no discriminación y los DESC”, 2009. 5 Pueden verse también las siguientes resoluciones: Resolución de la Asamblea General 2435 del 3 de junio de 2008, .Resolución de la Asamblea General 2504 del 4 de junio de 2009 y Resolución de la Asamblea General 2600 del 8 de junio de 2010.
Equipo de Incidencia en Derechos - IPRODES Hipólito Unanue 379 – Callao – Teléfono: 6521267

 Destacar la decisión pese a los costes en imagen Porque no será fácil aplicar esta ordenanza. Debemos ser conscientes de esto. Aún no ha sido aprobada y ya se manifiestan contra ella, bajo los más diversos pretextos, que promueven la permanencia de viejas divisiones jerárquicas y discriminadoras y que tratan de provocar que en la gente afloren sentimientos de temor irracionales y por ello mismo enormemente peligrosos. Ser conscientes de esto, nos obliga a reconocer que tenemos por delante una tarea muy difícil pero ineludible de persuasión, explicación y educación entre la ciudadanía. En ese sentido, y estando presente en el Palacio Municipal el día martes 5 de julio en razón de llevarse a cabo una audiencia en el proceso de consulta de la ordenanza, me preguntaba ¿Dónde están los políticos laicos y religiosos que se oponen a esta ordenanza?. Quienes si estuvieron presentes en el Palacio Municipal fueron algunos ciudadanos de Lima, para quienes la discusión sobre la ordenanza propuesta no era un tema de derechos, de derechos humanos, sino de defensa de una postura religiosa. Lo que ellos no entendían es que nuestro Estado es pluralista y no confesional, que la afirmación de los derechos de las minorías sexuales no constituye una afrenta a su fe, y que las ideas y los sentimientos religiosos no pueden ser opuestos al goce –y a la propia delimitación- de los derechos de otros.  Destacar y exigir que esta ordenanza sea el inicio de una política integral de la Municipalidad Metropolitana de Lima contra la discriminación y por los Derechos Humanos No dudo, y lo repito, que esta propuesta de ordenanza representa un primer paso de una política municipal de derechos humanos que tendrá ecos en otros aspectos de la vida social de nuestra ciudad y más allá de ella. Hoy es la defensa de los derechos de la comunidad LGTB; sucesivamente deberán asumirse los derechos de otras comunidades igualmente marginadas y violentadas en su dignidad más elemental. Estoy seguro de que con ello se le hace el mayor servicio a nuestra ciudad porque nadie ignora que la discriminación en todas sus odiosas variantes es el mayor mal que aflige y divide a nuestra sociedad. Combatir la homofobia, el racismo, el sexismo, el clasismo, es más importante que cualquier obra material, sin menospreciar el lugar que ésta tiene en una acción de gobierno. Todos los que no están enceguecidos por el ánimo de destruir a esta administración municipal saben que ella tiene un importante plan de obra material que además, por primera vez en varias décadas, se busca enmarcar en planes de desarrollo de la ciudad hacia los años 2021, 2035 y 2050. Termino esta comunicación no sin antes reiterar que a diferencia de administraciones anteriores, esta gestión demuestra tener además algo muy valioso, que sus antecesoras no consideraron ni asumieron como prioridad: la voluntad de defender la dignidad humana, de llevar adelante una política de desarrollo humano, que vaya mucho más allá del cemento y el asfalto para hacer viable una sociedad a la medida de
Equipo de Incidencia en Derechos - IPRODES Hipólito Unanue 379 – Callao – Teléfono: 6521267

la dignidad del ser humano. Es así como entiendo esta propuesta de ordenanza que, estoy convencido, debe ser aprobada por la Municipalidad Metropolitana de Lima, porque la ciudad, nuestra ciudad no alienta la perpetuación de conductas homofóbicas y, muy por el contrario, promueve la remoción de todos los obstáculos que impidan el pleno desarrollo de la persona y la efectiva participación en la vida política, económica o social de la comunidad. Finalmente, la aprobación de una ordenanza específica contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género responde a un interés legal legítimo, es una acción positiva necesaria –de alto valor político y simbólico- para compensar a la valiosa comunidad LGTB por las postergaciones e injusticias sufridas a través de la historia de Lima, contribuye a la visibilización de sus derechos, salda en parte una vieja deuda de todos aquellos que nos reconocemos como limeños y, por supuesto, legitima la permanente lucha de los y las LGTB por su inclusión ciudadana. Atentamente,

Ronald Gamarra Herrera DNI 08725115

Cc Señor regidor Manuel Cárdenas Comisión de Juventud y Deportes Municipalidad Metropolitana de Lima

Contactarse con: Ronald Gamarra Herrera: 988553790 José Carlos Agüero: 985573681

Equipo de Incidencia en Derechos - IPRODES Hipólito Unanue 379 – Callao – Teléfono: 6521267

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful