Está en la página 1de 7

Barrio: sentimiento y razón

Augusto “Tito” Ypas

Sentimiento y razon.indd 1 25/8/2022 11:05:26


Ypas, Augusto
Barrio : sentimiento y razón / Augusto Ypas. - 1a ed. - Ciudad Autónoma de Buenos
Aires : Fundación CICCUS, 2022.
96 p. ; 23 x 16 cm.

ISBN 978-987-693-911-9

1. Relatos Personales. 2. Memoria Autobiográfica. I. Título.


CDD 808.883

Primera edición: Septiembre 2022

© Ediciones CICCUS - 2022


Moreno 2640 (1094) CABA
ciccus@ciccus.org.ar
www.ciccus.org.ar

Mural de la foto de tapa: Toto Ilustrador. Ig:@Toto_Ilustrador / www.totoilustrador.com


Diseño de tapa: Andrea Hamid
Corrección: Véronique Celton
Coordinación: Alejandra Teijido
Diseño y producción editorial: Andrea Hamid

Hecho el depósito que marca la ley 11.723.


Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este libro en cualquier
tipo de soporte o formato sin la autorización previa del editor.

Impreso en Argentina
Printed in Argentina

Ediciones CICCUS re- Ediciones CICCUS ha sido


cibió el Diploma de merecedora del recono-
Honor Suramericano cimiento Embajada de
que otorga la Fundación Paz, en el marco del Pro-
Democracia desde su yecto-Campaña “Desper-
Programa “Formación en Valores en tando Conciencia de Paz”, auspiciado
el Mercosur y la Unasur”. por la Organización de las Naciones
Círculo de Legisladores, Unidas para la Ciencia y la Cultura
Honorable Congreso de la Nación. (UNESCO).

Sentimiento y razon.indd 2 25/8/2022 11:05:26


a Guillermo Rivera, a los amigos y las amigas,
los vecinos y las vecinas que me arroparon con su calidez.

a Rafita, “Pipotín”, el menor de mis primos,


que se fue tan rápido.

Sentimiento y razon.indd 3 25/8/2022 11:05:26


La imaginación rescata las zonas grises del recuerdo.
Sylvia Iparraguirre

Esto es el barrio porteño, barrio que todos, reos o inteligentes,


llevamos metido en el tuétano.
Roberto Arlt

Saavedra de murgón,
placita y corazón,
hay otros barrios, pero están en este.
Raimundo Rosales

Sentimiento y razon.indd 5 25/8/2022 11:05:26


Adelanto al lector

Hace más de diez años, con Camiseta, bombo y delantal sentí el


impulso de traer al presente –a través de la escritura– vivencias
propias y ajenas de las que fui testigo, comentarios y anécdotas
de los que fui escucha, con el margen de error propio de lo que le
acontece a la memoria, a la imaginación o a la fantasía, principales
fuentes bibliográficas consultadas.
Hoy, con Barrio: sentimiento y razón –con el mismo apego a
lo vivido– vuelvo con mi orden de trabajo habitual: primero el pa-
pel, luego el teclado. Así, cual avalancha que cae desde lo alto de
un cerro, fueron apareciendo de un modo casi incesante persona-
jes anónimos y algunos más o menos famosos que siguen vivos en
mí, expresiones culturales, estilos de vida, sucesos personales o co-
lectivos –más o menos lejanos– que aún marcan la existencia de
nuestro país. Instituciones, algunas vigentes aún hoy y otras pre-
sentes sólo en nuestra memoria, que modelaron una comunidad.
Acontecimientos que me depararon alegrías y tristezas; algunos que
cambiaron lo que parecía iba a ser el rumbo de mi vida o, quizás,
respondieron a un destino prefijado, como fue el caso de mi carrera
médica hospitalaria a partir de ser declarado por la dictadura cívi-
co-militar-eclesiástica de 1976 “real o potencialmente subversivo”.
Me sirvió también para la reflexión y el reencuentro con viejos
amigos y para homenajear íntimamente a aquellos que ya no es-
tán. Para sembrar hoy semillas de amistad en el terreno de com-
pañeros de andanzas de la juventud y de mayores que yo en aquel
entonces, cual tarea de catador de vinos –que reconoce sabores y
aromas– que en este caso me permite apreciar valores que justi-
fican profundizar una relación. Y también para honrar profunda-
mente a aquellos que ya no están.
Mientras escribía, no podía dejar de comparar la actual Buenos
Aires, cada vez más impersonal –producto de la demolición de cons-
trucciones históricas que expresa un desdén por nuestra cultura y
muestra un sometimiento de lo nuestro unido a un afán de lucro sin
límites–, con aquella Buenos Aires cada vez más lejana, de cafés y

Sentimiento y razon.indd 7 25/8/2022 11:05:26


Augusto “Tito” Ypas

restaurants con predominio de madera en sus fachadas e interior


–hoy reemplazada por mucho vidrio, con un perjuicio en materia
de calidez e intimidad–. Café, bar, billares de entonces, que hoy
podrían ahorrarse el último anuncio. Ausencia de “Reservados” en
los cafés de la actualidad, que eran espacios propicios para encuen-
tros románticos, a veces furtivos, dignos de Raúl González Tuñón,
Roberto Arlt o del Hombre que está solo y espera. En esa línea, el
poeta Héctor Negro escribía en la contratapa de Camiseta, bombo y
delantal: “…entre tantas cosas que hoy contemplo nostálgicamente
[está] la desaparición de aquellos potreros y canchitas que fueron
inapreciables escuelas de nuestra adolescencia y juventud”.
Estos relatos también son los de esos amigos y conocidos a tra-
vés de sus recuerdos y testimonios y que, además de provocar el
derrame de una lágrima, pueden generar una siempre bienvenida
carcajada; lágrimas y risas que irrumpieron en mí súbitamente
en varios momentos de la escritura. Crónicas que son el producto
de la valoración de nuestra cultura nacional y popular, del con-
vencimiento del sentido de la solidaridad, la amistad y el amor en
comunidad, convicciones que en un momento de mi vida desem-
bocaron en la decisión de iniciar una militancia social y política y
que anidan la ilusión del regreso de costumbres propias de lejanas
épocas de gran felicidad.1
Potenciales destinatarios son mis pares generacionales que
quizás puedan sentirse identificados y aquellos que, más jóvenes,
puedan verse estimulados en el placer de la lectura y conocer –ante
la lógica de no haber vivido la Argentina de entonces– especialmente
aquella porteña ciudad y a mi querido barrio de Saavedra.

1 El último día del año 2021, cuando el anochecer se avecinaba sobre las calles desiertas
de Saavedra, producto seguramente de que sus habitantes ultimaban los preparativos de la
cena de Fin de Año, prendiendo el fuego para el asado o dejando lista la mesa o en trance
de emperifollarse, tuve la emocionante sorpresa de comprobar que esas aspiraciones que
algunos tenemos de revivir momentos de dichas compartidas en comunidad son posibles.
Sobre la vereda par de la calle Correa, casi al llegar a Roque Pérez, en la puerta de la casa
de mi locrera de las fechas patrias, estaba presta la mesa para recibir al 2022, con todas
las galas posibles. Me detuve inmediatamente, coincidiendo con la salida del esposo de la
dueña de casa:
—¡Feliz año! ¡Me alegro de ver esa mesa!
—¡Gracias! ¡Hace mucho calor adentro!
Mientras la música tropical animaba la escena y los menores ya festejaban, la familia se
había apoderado de la vereda.

Sentimiento y razon.indd 8 25/8/2022 11:05:26


Índice
Adelanto al lector......................................................................7
El corralón de los Miranda.......................................................9
La terraza de Conesa 4360..................................................... 13
De la Peabody al llanto........................................................... 16
Hacia los cuatro puntos cardinales........................................22
¡A secar los platos!..................................................................26
Mi tío Rafa y su Studebaker....................................................29
La tía Coca...............................................................................33
El lechero................................................................................37
El Mono Greco........................................................................39
Mano de knockout..................................................................43
La noche en el barrio de los Toritos.......................................47
Deber cumplido......................................................................50
Instructor................................................................................52
El pasillo del Pirovano: Ingreso.............................................54
El pequeño 10.........................................................................56
La sal de la vida.......................................................................59
El pasillo del Pirovano: Salida................................................63
El sol del 25............................................................................ 68
¿Milongas?... ¡las de antes!.....................................................70
El batacazo..............................................................................72
“El Colmao”.............................................................................75
Abuelo..................................................................................... 77
Leoncito..................................................................................79
Hebilla milonguera.................................................................81
El rincón de Antonito............................................................ 84
Con y sin preposición..............................................................87

Sentimiento y razon.indd 93 25/8/2022 11:05:29

También podría gustarte