Está en la página 1de 27

Poder Judicial de la Nación

JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 3


CFP 2487/2022

///nos Aires, 04 de octubre de 2022.­
Autos y vistos
Para   resolver   en   la   presente   causa   nro.   2487/2022, 
caratulada  “Herz,   Claudio   Pedro   s/   amenazas   e   intimidaci ón  
pública”   del   registro   de   la   Secretar ía   nro.   6  de   este   Juzgado 
Nacional  en lo Criminal  y Correccional  Federal  nro. 3 a mi cargo;  y 
respecto   de   la   situaci ón   procesal   de   Claudio   Pedro   Herz ,   de 
nacionalidad   argentina,   titular   del   documento   nacional   de   identidad  
(DNI)   nro.   12.447.434,   con   fecha   de   nacimiento   el   23   de   julio   de 
1958,   con   domicilio   particular   en   Avda.   ruta   23   nro.   6587,   Moreno, 
provincia   de   Buenos   Aires,   con   domicilio   constituido   junto   a   su 
defensor, en Comodoro Py, 2002, piso 5 °, de esta Ciudad. 
Y Considerando
I. Inicio y conexidad de las denuncias
1) Causa nro. CCC 38.433/2022
La   causa   nro.   38.433/22   se   inició   el   25   de   julio   pasado 
a   razón   de   la   denuncia   presentada   ante   la   Excma.   C ámara   Nacional 
en   lo   Criminal   y   Correccional   por   la   Sra.   Fiscal   M ónica   Cuñarro, 
oportunidad   en   la   que   denunci ó   las   amenazas   y   la   intimidaci ón 
pública   en   perjuicio   de  la   Sra.   Vicepresidente   de   la   Naci ón   Cristina 
Fernández   de   Kirchner   que   habr ían   tenido   lugar   la   tarde   del   d ía   21 
de   julio   pasado,   en   la   puerta   del   Instituto   Patria,   sito   en   Rodr íguez 
Peña   80   de   esta   Ciudad,   resultado   sorteado   para   intervenir   el 
Juzgado   Nacional   en   lo   Criminal   y   Correccional   nro.   5,   Secretar ía 
nro. 116.
Así,   el   Ministerio   P úblico   Fiscal   a   trav és   de   su 
representante,   la   Sra.   Fiscal   a   cargo   de   la   Fiscal ía   Nacional   en   lo 
Criminal   y   Correccional   nro.   16,  Dra.  M ónica   Cuñarro,   formuló   “…
denuncia   penal   contra   el   autor   y   todo   aqu él   que   haya   intervenido  
en   los   hechos   de   p úblico   conocimiento   que   tuvieron   lugar   el   d ía   de  
ayer,   21   de   julio   de   2022,   en   horas   de   la   tarde,   frente   al   Instituto  
Patria,   sito   en   Rodr íguez   Peña   80   de   esta   ciudad.   En   la  
oportunidad,   mientras   un   grupo   de   personas   se   encontraban  
manifestando en la calle, frente al mencionado Instituto,  un hombre  
cuyos datos se desconocen, de pelo canoso, vestido con un pantal ón  
claro,   zapatillas   negras   con   tres   l íneas   blancas   y   con   una   especie  

#36840561#344267407#20221004101539775
de   delantal   blanco,   profiri ó   a   través   de   un   megáfono,   reiteradas  
frases amenazantes, de gravedad y de tenor intimidatorio a Cristina  
Fernández de Kirchner…”.
De   las   tareas   desarrolladas   en   el   marco   de   dicha 
pesquisa   por   parte   del   Departamento   de   Inteligencia   contra   el 
Crimen   Organizado   de   la   Polic ía   Federal   Argentina   se   logr ó 
identificar   al   imputado   como   Claudio   Pedro   Herz   quien   para   ese 
entonces   residía,   en   el   hotel   denominado   “Tit án”,   ubicado   en   la 
calle  Moreno 3056, habitaci ón  “23” de esta Ciudad. Y, con fecha 04 
de   agosto   pasado,   el   Juzgado   de   Instrucci ón   actuante   ordenó   el 
allanamiento   del   mismo,   logr ándose   la   identificar   fehacientemente 
al nombrado. 
Ahora   bien,   luego   de   una   disputada   de   competencia 
negativa   entre   el   Sr   Fiscal   y   el   Sr.   Magistrado   a   cargo   de   la 
investigación  en el fuero criminal  y correccional,  la Excma.  C ámara 
de   dicho   Fuero   orden ó   que   dichos   autos   fueron   remitidos   a   este 
Tribunal   en   virtud   de   la   conexidad   objetiva   y   subjetiva   existente 
con los presentes, cuya acumulaci ón se dispuso por decreto de fecha 
19  de  septiembre  del   corriente,  tal   como  se desprende  de  lo  actuado  
en este expediente digital.
2) Causa nro. CFP 2487/2022
Esta causa, reconoce su inicio  en la denuncia formulada 
el   día   26   de   julio   pasado   ante   la   Excma.   C ámara   Nacional   en   lo 
Criminal   y   Correccional   Federal   por   el   Dr.   Fernando   Javier 
Castiglioni, en su car ácter de apoderado del Instituto Patria.
Conforme   se   desprende   de  su   presentaci ón,   incorporada 
al   expediente   digital   en   esa   misma   fecha,   formul ó   “…d enuncia  
penal   por   la   posible   comisi ón   de   los   delitos   de   intimidaci ón   y  
amenazas   de   muerte   en   perjuicio   de   Vicepresidenta   Cristina  
Fernández   de   Kirchner ,  daños   a   la   propiedad   e   incumplimiento   de  
los   deberes   de   los   funcionarios,   en   virtud   de   los   hechos   ocurridos  
durante   la   tarde   del   d ía   21   de   julio   de   2022   en   la   puerta   del  
Instituto   Patria,   sito   en   la   calle   Rodr íguez   Peña   80   de   la   Ciudad  
Autónoma de Buenos Aires… ”.
Dicha   presentación   fue   acompañada   por   video 
filmaciones   de   los   sucesos   denunciados,   los   cuales   se   encuentran 
incorporada   en   el   sistema   Lex   100   en   la   carpeta   “ Documentos  

#36840561#344267407#20221004101539775
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 3
CFP 2487/2022

digitales ”
Acorde   lo   adelantado   precedente,   recibida   en   esta   sede 
la   causa   CCC   38433/2022,   se   dispuso   por   decreto   de   fecha   19   de 
septiembre   pasado   la   acumulaci ón   material   a   estos   actuados,   la 
citación   a   declaración   indagatoria   de   Claudio   Pedro   Herz,   para   el 
día   27   de   septiembre   del   corriente   y   la   realizaci ón   de   una   pericia 
respecto de los aparatos electr ónicos secuestrados.
II. Elementos de prueba
1) Declaración testimonial de Javier Hern án Vogel
El 29 de julio del corriente a ño, en el marco de la causa 
CCC   38433/2022,   se   recibi ó   declaración   testimonial   al   periodista 
Javier   Hernán   Vogel;   por   tratarse   de   quien   hab ía   captado   mediante 
algunos   de   los   registros   f ílmicos   que   se   encuentran   incorporados   a 
este   expediente,   el   momento   en   que   se   produc ía   el   hecho   que 
conforma el objeto de esta investigaci ón. 
Sobre   la   manifestaci ón   que   tuviera   lugar   el   d ía   21   de 
julio   pasado   frente   al   Instituto   Patria,   el   deponente   relat ó  “…el   día  
21   de   julio   de   2022   a   las   17:15   horas   aproximadamente,   cuando   se  
dirigía   a  la  obra  social   ubicada  en  la   Avenida   de  Mayo  N °  1209  de  
esta   Ciudad,   paso   por   la   esquina   de   la   Av.   Rivadavia   y   Rodr íguez  
Peña,   allí   escucho   varios   ruidos,   bocinazos   gritos   y   es   as í   que   me  
dirigí   hasta  Rodríguez  Peña   frente   al  Instituto   Patria.   All í   vio   a  un  
grupo   de   gente   de   no   m ás   de   15   personas   que   estaban  
manifestándose   y   algunos   de   ellos   tiraban   bolsas   de   basura   en   la  
puerta de dicho instituto,  Despu és observo que en el lugar no hab ía  
presencia   policial.   Es   as í   que   saco   mi   teléfono   celular   y   pude  
grabar algunos videos de lo sucedido. Despu és de retirarme y luego  
de   unos   15   minutos   volv í   a   ese   lugar   y   esta   vez   por   la   calle  
Bartolomé   Mitre,   en   ese   momento,   el   tr ánsito   estaba   cortado   y  
continuaban   los   cantos   y   segu ían   tirando   basura,   mientras   una  
persona  que   se   encontraba   trepada  a   la   ventana   que   era  morocha   y  
pelo   corto   de   color   negro   con   rulos.   Seguidamente,   entre   la  
manifestación  observé a una policía mujer  que estaba hablando por  
teléfono,   me   acerco   y   le   pregunt é   si   iba   a   intervenir,   peo   me  
respondió  que estaba llamando a sus compa ñeros. Luego, de unos  2  
minutos   aproximadamente,   aparecieron   dos   polic ías   más   desde   el  
lado   de   la   Av.   Rivadavia   de   esta   Ciudad   y   los   tres   fueron   a   la  

#36840561#344267407#20221004101539775
puerta   del   instituto   intentado   mediar   con   la   gente   para   que   retiren  
del   lugar.  Yo  segu í  grabando  me  acerque   y  pase  por   la  puerta  para  
registrar   el   estado   de   la   puerta   y   continu é   grabando   desde  
Rodríguez Peña hacia Bartolom é Mitre de la CABA…”. 
En   lo   que   respecta   al   imputado,   Vogel   expuso   “ …
inmediatamente   apareci ó   en   la   manifestaci ón   un   hombre   canoso,  
con   rulos   de   unos   60   a ños   aproximadamente   de   edad,   que   vest ía  
con  un  piloto  de  lluvia   y empez ó  hacer  un  discurso  agresivo   con un  
megáfono en sus manos que dec ía «la única salida que te queda es la 
horca,   hiciste   mucho   »,  […]  Yo   ahí  seguí   grabando  y   el   hombre   del  
megáfono continuó con las amenazas diciendo  «Los vamos a matar a 
todos,   vamos   a   venir   con   ametralladoras   y   los   vamos   a   liquidar   en 
donde   los   encontremos   ac á   en   la   puerta   del   Patria     enfrente   del 
Senado»…”  (ver   declaración   glosada   al   expediente   digital   en   fecha 
03 de agosto pasado lo siguiente).
Por   último,  y  a   la  pregunta  que  se  le   efectuara  para   que 
dijera si el hombre con meg áfono era el  único que estaba efectuando 
amenazas   en   el   lugar,   indic ó:   “…estaban   agitando   varias   personas  
y las amenazas de muerte solo el hombre del meg áfono”. 
En   oportunidad   de   declarar,   Vogel   aport ó   los   videos 
tomados   el   día   del   hecho,   los   que   fueron   guardados   en   un   pendrive 
que   la   Secretaria   N°   116,   del   Juzgado   Nacional   en   lo   Criminal   y 
Correccional   N °   5,   remitió   a   este   Tribunal   el   pasado   20   de 
septiembre, cuyo contenido fue extra ído e incorporado al expediente 
digital   en   esa   misma   fecha   (ver   solapa   “ documentos   digitales ” 
archivo   “Pendrive   aportado   por   el   JNCC   5,   S.   116   TESTIGO ”)   y   el 
pendrive reservado en la caja fuerte de la Secretaria. 
2) Registros fílmicos
Tal   como   fuera   adelantado   precedentemente,   el   testigo 
Javier   Hernán   Vogel   aportó   una   serie   de   videos,   los   que   se 
encuentran   incorporados   a   este   expediente   digital   en   la   solapa 
“documentos digitales ” en fecha 20 de septiembre del corriente.
Por su parte, el denunciante Fernando Javier Castiglioni 
aportó, tanto en el marco de esta causa (CFP 2487/2022) como en la 
causa   CCC   38433/2022   m ás   videos   los   que   se   encuentran 
incorporados   al   expediente   digital   en   la   solapa   “ documentos  
digitales ”   de   la   siguiente   manera:   en   fecha   26   de   julio   pasado, 

#36840561#344267407#20221004101539775
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 3
CFP 2487/2022

“video   1   (aportado   por   denunciante)”   y  “video   2   (aportado   por  


denunciante)”;    en   fecha   28   de   julio   pasado,   un   total   de   once   (11) 
videos   que   rezan   “Video   manifestación   1”,   y   así   del   1   al   11; 
incorporados   al   expediente   digital   en  esa   misma   fecha   bajo   el   t ítulo 
“Pendrive   aportado   por   el   JNCC5,S.116,   videos   aportados   por  
Castiglioni ”.        
Específicamente,  de   la   compulsa   de   los   videos 
aportados   como   prueba   del   hecho   denunciado   a   lo   largo   de   esta  
investigación surge lo siguiente: 
•   Del   “Video   1   (aportado   por   denunciante) ”,   el   cual 
luce   glosado   al   Sistema   Inform ático   del   Fuero   “lex   100”  en   fecha 
26   de   julio   del   corriente   a ño,   se   observa   a   un   grupo   de   individuos, 
aproximadamente   entre   diez   a   quince   personas,   las   cuales   se 
encuentran   manifestando   frente   a   las   instalaciones   del   “Instituto  
Patria:   Pensamiento,   Acci ón   y   Trabajo   para   la   Inclusi ón  
Americana”,  sito   en   la   calle   Rodr íguez   Peña   80   de   esta   Ciudad. 
Algunos   de   ellos   aplauden,   hacen   ruidos,   tiran   basura   y  gritan   entre 
otras   cosas  “no   queremos   Cuba” .   Que   se   observa   a   una   mujer   –de 
cabello   rubio,   vistiendo   una   campera   negra   y   una   bandera   de 
argentina  flameando  sobre su espalda­ portando un meg áfono en sus 
manos   repitiendo   a   viva   voz   “no   queremos   Cuba” ,   la   que   luego   de 
unos   instantes   le   proporciona   el   mencionado   meg áfono   a  un   hombre 
­de   aproximadamente   60   a ños,   canoso,   de   anteojos,   vestido   con   una 
especie de sobretodo blanco, quien, que de las tareas de inteligencia  
desarrolladas   por   parte   del   Departamento   de   Inteligencia   contra   el 
Crimen  Organizado  de la  Polic ía  Federal  Argentina  efectuadas  en el 
marco   de   la   causa   nro.   38433/2022   vinculada   a   este   expediente,   se 
identificó   como  Claudio   Pedro   Herz.   De   tal   modo,   surge   del 
mencionado   video   que   el   nombrado   manifiesta:   “…ya   es   tarde   para  
que   te   vayas   a   Cuba,   ahora   viene   la   horca,   la   horca,   te   vamos   a  
sacar   a   patadas   en   el   culo   Cristina,   te   vamos   a   ahorcar   porque   ya  
hiciste   demasiado,   te   la   mandaste   con   toda   la   poblaci ón  
argentina”.   •  Del  “Video   2   (aportado   por  
denunciante )”,   el   que   luce   agregado   al   expediente   digital   en   fecha 
26   de   julio   de   2022,   se   observa   a   lo   lejos   a   un   grupo   de 
aproximadamente   diez   manifestantes,   los   cuales   gritando   a   viva   voz 
refieren “Cristina, cornuda, vos sos la dictadura”. 

#36840561#344267407#20221004101539775
•  Del  “Video   manifestación   1”   de   fecha   28   de   julio   de 
2022,   se   advierten   alrededor   de   quince   manifestantes,   respecto   de 
los   que   se   desconoce   su   identidad,   con   banderas   de   argentina, 
realizando   ruidos   varios   con   trompetas   y   lo   que   parecer ían   ser 
cacerolas,   profiriendo   gritos   los   cuales   no   se   logran   interpretar.  
Asimismo,   se   observa   a   una   mujer   colgada   de   una   de   las   ventanas 
del   Instituto   Patria,   mientras   que   su   fachada   luce   violentada   con 
carteles  varios y basura. 
•  Del  “Video   Manifestación   2”,   glosado   al   expediente 
digital   en   fecha   28   de   julio   de   2022,   se   observa   a   una   se ñora   –
vistiendo   campera   negra,   con   una   bandera   flameando   en   su   espalda,  
de   cabello   color   marr ón­   entablando   una   conversaci ón   con   otra 
señora a la cual no se logra ver.
•  Del  “Video   manifestación   3”   agregado   al   Sistema   de 
Gestión   Judicial   en   la   fecha   mencionada   precedentemente,   se 
observa   a   unas   seis   se ñoras   de   aproximadamente   65   a ños   de   edad, 
cortando la calle y haciendo ruidos varios. 
•  Del  “Video manifestación  4” se visualiza  en un primer 
momento   la   fachada   del   Instituto   Patria   llena   de   cajas,   papeles, 
bolsas,   residuos,   los   cuales   fueron   arrojados   por   los   propios 
manifestantes.   Asimismo,   se   observan   carteles   que   rezan,   entre 
otros:  “CFK   ladrona”,   “Tirana”,   “La   argentina   de   los   vivos  
terminó”,   “Fuera   kukas”,   “van   a   correr   en   culo   todos”,   “Instituto  
Anti   Patria”,   “Chorra”,   “Fuera”.   En   un   segundo   momento,   se   ven 
entre   quince   a   veinte   manifestantes,   los   cuales   cantan   a   coro   “no  
queremos   cuba”  (Cfr.   expediente   digital   en   fecha   28   de   julio   del 
corriente) . 
•  Del  “Video  manifestación  5”, se observa a quien fuera 
identificado   como   Claudio   Pedro   Herz   gritando   a   trav és   del 
megáfono:  “…te   pasaste   con   toda   la   poblaci ón   argentina,   y   aparte  
nos   mataste   con   la   vacuna,   con   el   agua,   con   los   alimentos  
multiprocesados,   con   las   gaseosas”;   “…   nos   hiciste   caer   en   una  
trampa   con   la   vacunaci ón   vip,   no   hiciste   nada   para   protegernos” ; 
“…   ahora   te   toca   la   horca,   el   único   camino   para   deshacernos   de  
vos,   de   todos   tus   c ómplices,   tu   hijo   y   toda   la   basura   que   nos  
gobierna,   eso   es   lo   que   te   vamos   a   hacer,   te   vamos   a   sacar   a  
patadas   en   el   culo”   y  “te   vamos   a   ahorcar   ac á   adelante   del  

#36840561#344267407#20221004101539775
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 3
CFP 2487/2022

Instituto   Patria   o   sino   delante   del   Senado”.   Luego   de   unos 


instantes,  continua con su accionar  y con el mismo  meg áfono, el Sr. 
Claudio   Pedro   Herz,   se   lo   observa   referir   “…nosotros   somos   auto  
convocados”, “…las fuerzas armadas, las fuerzas de seguridad, van  
a   tener   que   decidir   si   van   a   defender   al   pueblo   o   a   estos  
criminales”,   “…esto   se   va   a   propagar,   los   vamos   a   buscar   con  
ametralladoras   para   liquidarlos   en   el   momento   y   ahorcarlos,  
ahorcarlos   por   todo   lo   que   nos   hicieron,   durante   a ños,   estamos  
padeciendo   desde   el   2003   a   estos   hijos   de   mil   puta”,   “…entonces  
para   que   no   suframos   m ás,   los   vamos   a   sacar   de   las   ratoneras,   de  
las   cuevas   donde   se   ocultan,   porque   en   las   calles   ya   no   pueden  
estar”,   “…los   vamos   a   ahorcar   ah í   mismo   donde   los   encontremos.  
Entonces,   les   queda   poco   tiempo,   los   vamos   a   matar   a   todos,   a  
todos   los   vamos   a   matar   porque   son   unas   ratas   inmundas”   (cfr. 
“Video   manifestación   5”   glosado   al   expediente   judicial   en   fecha   28 
de julio de 2022) .
•  Del  “Video   manifestación   6”   glosado   al   Sistema 
Informático   del   Fuero   “lex   100”   el   d ía   28   de   julio   de   2022,   se 
observa   a   aproximadamente   quince   manifestantes,   uno   de   ellos, 
arrojando   basura   y   objetos   varios   hacia   la   fachada   del   Instituto 
Patria, realizando da ños en puerta del instituto mencionado.
•  Del  “Video   manifestación   7”   agregado   al   expediente 
digital en fecha 28 de julio de 2022, se observa a lo lejos a un grupo 
de   aproximadamente   quince   manifestantes,   los   cuales   gritan   a   viva 
voz  “…hijos   de   puta” ,   como   así   también   se   ve   a   un   hombre   ­de 
aproximadamente   35   a ños,   campera   marrón   con   capucha   puesta­   el 
que arroja basura frente a la puerta del  “Instituto Patria”.
•  Del  “Video   manifestación   8”   de   fecha   28   de   julio   de 
2022,   surge   a   la   vista   a   aproximadamente   quince   manifestantes   los 
que   cantan   a   coro   “ándate   a   Cuba   la   puta   que   te   pari ó”,  uno   de 
ellos con megáfono. 
•  Del  “Video   manifestación  9”,   “Video   manifestación  
10”   y   “Video   manifestación   11”   se   observa   a   un   grupo   de 
aproximadamente   quince   manifestantes,   profiriendo   insultos,   cantos 
varios,   realizando   ruidos   con   cacerolas   y   trompetas.   Que   una   mujer 
luce   trepada   a   la   ventana   del   Instituto   Patria   (cfr.   videos   señalados 

#36840561#344267407#20221004101539775
glosados  al   Sistema   Inform ático  del   Fuero  “lex   100”  en  fecha   28  de 
julio de 2022) . 
▪   De   la   compulsa   de   los   videos   obrantes   en   la   solapa  
documentos   digitales   incorporados   en   fecha   20   de   septiembre 
pasado   titulado   “Pendrive   aportado   por   el   JNCC5,   S.116  
«TESTIGO»”  se   observa   idéntico   contenido   que   el   precedentemente 
detallado.
▪  Lo mismo sucede con los videos obrantes en la solapa  
documentos   digitales   incorporados   en   fecha   20   de   septiembre 
pasado   titulado   “ Pendrive   aportado   por   el   JNCC5,   S.116   «videos  
aportados   por   Castiglioni»”,   puesto   que   de  su   compulsa   se   observa 
idéntico   contenido   que   el   precedentemente   detallado.   Puede   verse 
asimismo que los 4 primeros fueron captados desde otra  óptica, pero 
no muestran  elementos  distintos  a los  que  logran visualizarse  de los 
restantes videos glosados al expediente.
3) Tareas de inteligencia
En   el   marco   de   la   causa   CCC   38433/2022,   se 
encomendó   al   Departamento   de   Inteligencia   contra   el   Crimen 
Organizado   de   la   Polic ía   Federal   Argentina   la   realizaci ón   de 
discretas   tareas   de   campo   tendientes   a   establecer   los   datos   en   torno 
a aquella persona que cometiera los sucesos denunciados. 
Que,   acorde   se   desprende   de   las   constancias 
incorporadas   a   las   citadas   actuaciones,   el   Dr.   Fernando   Javier 
Castoglioni   remiti ó   a   la   casilla   electr ónica   de   la   Fiscalía   Nacional 
en   lo   Criminal   y   Correccional   nro.   16,   tres   capturas   (una   de   una 
cuenta   de   Instagram   correspondiente,   en   principio,   a   Claudio   Pedro 
Herz   y   las   otras   dos   de   un   grupo   de   WhatsApp   llamado 
“Nacionalismo”,   surgiendo   de   una   de   ellas   un   mensaje   reenviado 
por   una   tal   Luz   “ Volvemos   a   ir   al   I.   Patria   este   Jueves   28.07.  a   las  
15.30   h!   Las   Fuerzas   ya   No   responden   a   este   Gobierno!!!  
Arremetemos   con   Todo!   Para   acelerar   Su   Justo   Castigo!   Convoca  
Claudio Pedro Herz Traje Blanco ”.
El   28   de   julio,   el   Ministerio   P úblico   Fiscal   orden ó   que 
dichas   capturas   sean   agregadas   como   informaci ón   a   las   tareas   de 
campo encomendadas al D.I.C.O.  
Acorde   se   desprende   de   las   actuaciones   sumariales 
elevadas   a   través   del   correo   electr ónico   de   esa   sede   fiscal,   glosadas 

#36840561#344267407#20221004101539775
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 3
CFP 2487/2022

al   expediente   digital   en   fecha   23   de   agosto   de   2022,   la   D.I.CO. 


informó   que   “a   partir   de   la   informaci ón   aportada   por   la   Fiscal ía  
actuante,   el   personal   policial   procedi ó   a   efectuar   una   búsqueda   en  
el   sitio   web   www.   sudamerica.com.ar   utilizando   como   patr ón   de  
búsqueda el nombre « Claudio Pedro Herz»”.
Con   los   datos   obtenidos   se   obtuvo   del   Registro 
Nacional   de   las   Personas   una   fotograf ía   facial,   cuya   visualizaci ón 
permitió   establecer   la   coincidencia   de   las   caracter ísticas 
fisonómicas con el autor de los hechos investigados. 
Producto   de   esa   actividad   investigativa,   se   determin ó 
que   la   persona   que   aparec ía   en   los   videos   incorporados   a   este 
expediente   amenazando   a   la   Sra.   Vicepresidenta   de   la   Naci ón   el 
21/7/22   en   la   puerta   del   Instituto   Patria   sito   en   la   calle   Rodr íguez 
Peña   N°   80   de   esta   Capital,   es   Claudio   Pedro   Herz,   domiciliado   en 
el   hotel   denominado   “Tit án”   ubicado   en   la   calle   Moreno   N °   3056, 
habitación “23” de esta Ciudad.
Ello   se   desprende   de   las   actuaciones   sumariales 
elevadas   por   la   dependencia   policial   encomendada,   mediante   nota 
nro.   2352/2022,   relativas   a   dichas   tareas,   las   que   lucen   glosadas   al  
expediente   digital   CCC   38433/2022,   vinculado   a   las   presentes 
actuaciones desde el 16 de septiembre pasado.
4) Allanamiento
Como   consecuencia   de   las   tareas   de   investigaci ón 
ordenadas   en   el   marco   de   la   causa   CCC   38433/2022,   actualmente 
vinculada   a   esta   pesquisa   en   virtud   del   instituto   de   la   conexidad,   el 
Juez a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional  N ° 
5, ordenó el allanamiento del domicilio de Claudio Pedro Herz, sito, 
para   ese   momento,   en   el   Hotel   “ Titan”,   ubicado   en   la   calle   Moreno 
N°   3056,   habitación   “23”,   de   esta   Ciudad,   que   tuvo   lugar   el   d ía   04 
de   agosto   pasado.   Como   resultado   de   dicho   procedimiento   se 
procedió   al   secuestro   de   “…un   (1)   celular   marca   Samsung,   modelo  
Galaxy   A20,   con   N °   IMEI   355616102214008/01,   tarjeta   SIM   con  
inscripción   Movistar   N°   8954079144033978596,   sin   tarjeta   de  
memoria [...] cuatro (4) pendrive, uno de color azul sin inscripci ón,  
uno   de   color   negro   sin   inscripci ón,   uno   de   color   gris   y   plateado  
con   inscripción   “Loesch   Pack”   y   el   último   de   color   negro   y  
plateado   con   inscripci ón   “WD”,   un   batolín   descartable   de   color  

#36840561#344267407#20221004101539775
blanco,   el   cual   el   masculino   manifest ó   que   suele   utilizar   cuando   se  
dirige   a   las   manifestaciones   [...]  quince   (15)   carteles   y   cartulinas  
en   contra   del   Gobierno   y   de   las   farmac éuticas   y   vacunas,   que   el  
masculino   manifest ó   que   utiliza   en   las   manifestaciones...”   (ver 
actuaciones   sumariales   nro.   547­71­000.312/2022   “ Actuaciones  
complementarias   Srio.   296/22… ”   incorporadas   al   expediente   digital 
en fecha 23 de agosto pasado ).
5) Peritaje
Por   decreto   de   fecha   19   de   septiembre   pasado,   se 
encomendó   al   Departamento   de   Tecnolog ía   Forense   de   la   Polic ía 
Federal   Argentina   un   estudio   pericial   respecto   del   teléfono   y   los 
pendrives   secuestrados,   el   cual   a   la   fecha   no   se   encuentra 
concluido.
III. Declaración indagatoria
En   virtud   de   los   elementos   de   cargo   recolectados,   los 
cuales   permitieron   conformar   el   cuadro   probatorio   necesario 
requerido   por   el   artículo   294   del   C.P.P.N.   como   para   escuchar   en 
tales   términos   al   imputado   en   autos,   se   cit ó   a   Claudio   Pedro   Herz   a 
prestar declaración indagatoria.
  En   dicha   ocasión   el   nombrado   hizo   de   uso   de   su 
derecho a no declarar.
IV. Temperamento a adoptar
1) Situación procesal
A   modo   de   introducci ón,   debo   señalar   que,   a   fin   de 
evaluar   la   situación   procesal   del   imputado,   tendr é   en   cuenta   que   la 
etapa   procesal   que   se   transita   requiere   de   un   juicio   de   probabilidad  
sobre   la   existencia   del   hecho   delictivo   y   de   responsabilidad   que   le 
corresponde   a   los   imputados.   Es   decir,   se   requiere   la   concurrencia  
de   elementos   probatorios   suficientes   para   producir   probabilidad, 
aún   no   definitivos   ni   confrontados,   pero   que   sirven   para   orientar   el 
proceso   hacia   la   acusaci ón,   vale   decir,   hacia   la   base   del   juicio 
(conf.   Clariá   Olmedo,   J.A.,   Derecho   Procesal   Penal,   Lerner 
Córdoba, 1984, t. II, p ág. 612).
Llegado el momento de resolver la situaci ón procesal  de 
Claudio   Pedro   Herz,   entiendo   que   existen   elementos   probatorios   de 
convicción   suficientes   para   procesarlo   a   tenor   de   lo   dispuesto   en   el 
art.   306   del   C.P.P.N.,   toda   vez   que   se   ha   logrado   acreditar,   con   el 

#36840561#344267407#20221004101539775
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 3
CFP 2487/2022

grado   de   probabilidad   requerido   para   esta   etapa   del   proceso,   la  


materialidad   de   los   hechos   atribuidos   al   imputado,   y   la 
responsabilidad penal que en ellos le cupo.
Pues   de   la   observación   de   los   videos   del   d ía   de   los 
hechos   investigados,   se   advierte   que   Claudio   Herz   con   sus   dichos 
­los   cuales   fueron   precedentemente   rese ñados­   profirió   amenazas   a 
la   Sra.   Vicepresidente   de   la   Naci ón   Cristina   Fernández   de   Kirchner 
e incitó a la violencia colectiva.  
En   efecto,   ha   quedado   acreditado   que   Herz   configur ó 
con su actuar las conductas previstas en los art. 149 bis 1 ° párrafo y 
212 del Código Penal de la Naci ón.
2) Calificación  legal
El   hecho   traído   a   estudio   –por   el   cual   habr á   de   ser 
procesado  Claudio   Pedro Herz ­ encuadra   en  los  delitos  de  amenazas 
(art.   149   bis,   1°   par.     del   C.P.N.)   e   incitaci ón   a   la   violencia 
colectiva (art. 212 del C.P.N.).
A   continuación,   se   dará   trato   a   cada   una   de   las   figuras 
legales   en   cuestión;   también,   a   las   reglas   del   concurso   de   delitos 
que aplican a estos sucesos.
2.a) Amenazas
Las  amenazas  se encuentran previstas  en el art ículo  149 
bis   del  C.P.,   que   establece:   “…será   reprimido   con   prisi ón   de   seis  
meses   a   dos   años   el   que   hiciere   uso   de   amenazas   para   alarmar   o  
amedrentar a una o m ás personas…”.
De   tal   modo,  “...las   amenazas   pueden   ser   definidas  
sencillamente como el anuncio a otro con palabras o con gestos que  
se le va a pegar, a matar o a hacer cualquier  da ño  […] Se trata del  
anuncio   en   hechos   o   expresiones   de   causar   a   otro   un   mal   que   debe  
ser   serio,   real   y   perseverante   de   tal   forma   que   ocasione   una  
repulsa   social   indudable   […]  debe   ser   utilizado   con   el   fin   de  
generar   temor,   sorpresa   o   miedo,   alterando   la   paz   y   tranquilidad  
en   que   se   desenvuelven   el   sujeto   o   los   sujetos   pasivos…”   (cfr. 
Baigún,   David   y   Zaffaroni,   Eugenio   Ra úl:   “Código   Penal… ”,     t.   5, 
Ed. Hammurabi, Bs. As., 2008, p.  546/7).
Tal   como   explican   los   citados   autores   y   sostiene   la 
doctrina   mayoritaria,   “… resulta   imprescindible   afirmar  
objetivamente   la   peligrosidad   de   las   expresiones.   Esto   se  

#36840561#344267407#20221004101539775
corroborara   cuando   las   amenazas   tengan   visos   o   apariencias   de  
veracidad,   y   sean   id óneas   para   hacer   peligrar   la   libertad   de  
decisión   y   el   sentimiento   de   tranquilidad.   El   mal   anunciado   debe  
ser   posible,   veros ímil,   aun   cuando   el   sujeto   activo   haya   mentido,  
pues   debe   estarse   a   la   idoneidad   de   la   amenaza   para   producir  
temor  […]  es   mediante   un   an álisis   objetivo   e   imparcial   del  
juzgador   que   debe   analizarse   la   idoneidad   de   las   expresiones   para  
encuadrar   en   el   tipo   penal   las   amenazas.   No   es   preciso   que   la  
amenaza   llegue   a   intimidar   al   amenazado,   sino   que   basta   con   que  
objetivamente   sea   adecuada   para   ello…”   (cfr.  Baigún,   David   y 
Zaffaroni, Eugenio Ra úl: ob. cit., p. 548/50).
A   ello,   debo   agregar   que   “…[l] a       seriedad       tiene  
directa   relación   con   el   da ño   anunciado, debiendo ser  éste, al  
menos,   de   posible   realizaci ón   –que   pueda   ocurrir­.   Tambi én   se  
exige,   como   arriba   mencionamos,   lo   que   se   ha   llamado  
‘gobernabilidad   del   da ño’,   es   decir   que   tiene   que   mostrarse   como  
dependiente   de   la   voluntad   del   sujeto       activo…La       gravedad       en  
las   amenazas   est á   presente   cuando   el   mal amenazado posee  
entidad   suficiente   para   producir   una   efectiva   vulneraci ón   de   la  
libertad…”     (conf.   Andrés   José   D’Alessio   y   Mauro     A.       Divito: 
Código     Penal     de     La     Naci ón     Comentado     y Anotado , La Ley, 
2010, 2ª ed., T: II de Parte Especial, p ág. 497). 
Por   otra   parte   dichos   autores   se ñalan   que   la   amenaza 
debe ser injusta, es decir que  el   mal   amenazado   no   tiene   que 
ser   soportado     por   la     v íctima     y   en     cuanto     a   la   idoneidad   de   la 
misma,   ésta   debe   tener   capacidad   suficiente   para   crear   el   estado   de 
alarma o temor requeridos por el tipo (cfr.  D’Alessio   y Divito: ob. 
cit. pág. 498).
En   este   mismo   orden   de   ideas   la   jurisprudencia   sostuvo 
que:   “…siendo   ello   as í,   las   amenazas,   para   ser   t ípicamente  
relevantes,   y,   por   ende,   para   poseer   la   suficiente   entidad   para  
lesionar   el   bien   jur ídico   de   referencia,   deben   en   primer   lugar   ser  
graves,   serias   y   posibles.   Han   de   tener   una   naturaleza   tal   que   las  
torne idóneas para provocar en el sujeto pasivo un fundado temor a  
que   ocurra   el   mal   anunciado   por   su   agresor,   afectando   la   libertad  
en   los   términos   ya   aludidos.   Dicha   idoneidad,   sin   embargo,   no  
puede   ser   establecida   en   abstracto,   en   un   juicio   normativo   o  

#36840561#344267407#20221004101539775
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 3
CFP 2487/2022

valorativo   que   tenga   en   cuenta   exclusivamente   el   car ácter  


intrínseco   de   las   expresiones   vertidas.   Ese   entendimiento   contrar ía 
claramente los principios de lesividad y ultima ratio, en cuya virtud  
se   consagra   la   necesidad   de   que   la   conducta   desplegada   afecte   al  
bien   jurídico   protegido   por   la   norma   t ípica,   para   que   pueda  
resultar   jurídico   penalmente   relevante,   justificando   la   intervenci ón  
del   Derecho   Penal.   En   consecuencia,   y   a   efectos   de   asegurar   el  
respeto   de   los   mentados   principios,   el   contenido   de   idoneidad   de  
las   amenazas   debe   ser   definido   con   estricta   referencia   al   contexto  
dentro   del   cual   fueron   expresadas,   es   decir,   tomando   en   cuenta  
específicamente   las   circunstancias   de   tiempo,   modo   y   lugar   en   las  
que   se   profirieron   las   mismas,   las   que   determinar án   la   concreta  
lesividad   de   dichas   expresiones   con   relaci ón   al   bien   jur ídico  
protegido   por   la   norma   que   las   incrimina.   Esto   no   implica   que   el  
carácter   lesivo,   y   por   ello   t ípicamente   relevante   de   las   amenazas,  
dependa   exclusivamente   del   efecto   que   generen   en   la   v íctima,   pues  
bien   puede   ocurrir   que   ésta   no   se   vea   afectada   por   dichas  
expresiones,   en   raz ón   de   ser   una   persona   absolutamente  
desaprensiva,   descuidada   o   ingenua.   Dicha   cualidad   debe   ser  
establecida   en   funci ón   de   las   propias   expresiones,   pero  
consideradas   dentro   del   contexto   espec ífico   en   que   fueron  
exteriorizadas, siendo  éste el que, como se dijo, permite determinar  
la   concreta   potencialidad   da ñosa   que   las   dota   de   la   mentada  
idoneidad,   justificando   su  punici ón.  (Tribunal   de Casaci ón   Penal  de 
la   Provincia   de   Buenos   Aires,   Sala   II,   causa   Nro.   17.682   , 
caratulada "C., J. C. s/ recurso de casaci ón", Rta. 17/8/06).
Hecha   estas   apreciaciones,   vale   resaltar   que,   en   el   caso 
de autos, la idoneidad de la amenaza  se ha visto corroborada por las 
consideraciones  que habr án de efectuarse a continuaci ón:
→  Claudio   Herz   se   present ó   en   uno   de   los   lugares   de 
trabajo   de   la   Vicepresidenta   de   la   Naci ón   y   en   un   contexto   de 
violencia   rodeado   de   personas   que   gritaban,   que   arrojaban   basura   y 
que   se   colgaban   de   una   ventana;   la   amenaz ó   en   plena   calle   con   un 
megáfono   con   expresiones   tales   como”   ahora   te   toca   la   horca,   el  
único   camino   para   deshacernos   de   vos,   de   todos   tus   c ómplices,   tu  
hijo   y   toda   la   basura   que   nos   gobierna,   eso   es   lo   que   te   vamos   a  
hacer, te vamos a sacar a patadas en el culo”, “te vamos a ahorcar  

#36840561#344267407#20221004101539775
acá   adelante   del   Instituto   Patria   o   sino   delante   del   Senado”,   “los  
vamos   a  buscar  con   ametralladoras   para  liquidarlos   en  el   momento  
y   ahorcarlos”   y   “…los   vamos   a   ahorcar   ah í   mismo   donde   los  
encontremos. Entonces, les queda poco tiempo, los vamos a matar a  
todos…”.
→  la   posibilidad   concreta   de   que   el   resultado   fuera 
llevado a cabo, para lo cual debo recordar que Herz para amenazar a  
la   Vicepresidenta   de   la   Naci ón   concurrió   hasta   el   Instituto   Patria   y 
megáfono   en   mano,   para   asegurarse   que   su   mensaje   llegue   a   su 
destinataria,   expres ó   una   serie   de   amenazas   concretas,   las   cuales, 
por   su   contenido,   forma   y   modo   de   expresi ón,   es   evidente   que 
generan un claro amedrentamiento.
→  las   dos   denuncias   que   se  vincularon   con   la   actividad 
desplegada   por   el   imputado   reflejan   el   grado   de   afectaci ón   que 
causó en la víctima.
La   primera   de   ellas,   presentada   por   la   Fiscal   M ónica 
Cuñarro   en   la   cual   la   propia   Vicepresidenta   de   la   Naci ón   se 
presentó   como   parte   querellante,   lo   cual   refleja   el   estado   de   alerta  
causado   a   la   nombrada   por   el   hecho   que   la   damnifica,   y   la   segunda,  
por   las   propias   autoridades   del   Instituto   Patria   quienes   reclamaron 
el esclarecimiento de dichos sucesos.
En   definitiva,   entiendo   que   la   conducta   desplegada   por 
Herz   tiene   la   entidad   e   idoneidad   suficiente   para   crear   un   estado   de 
alarma   y   de   temor   en   la   destinataria   de   las   amenazas,   pues   debe 
tenerse   en cuenta   para  ello  la  magnitud  de  la  violencia  de  las   frases  
utilizadas   y   que   el   nombrado   se   constituy ó,   para   proferirlas,   en   el 
Instituto   Patria,   que   no   es   sino   uno   de   los   lugares   donde   la 
Vicepresidenta  de la Naci ón desempeña  sus labores, para asegurarse 
con   ello   que   las   mismas   sean   escuchadas,   que   cumplan   de   esta 
manera   con   el   objetivo   de   amedrentar,   debi éndose   tener   en   cuenta 
que   asimismo,   fueron   magnificadas,   mediante   el   empleo   efectivo   de 
un megáfono.
La   entidad   e   idoneidad   de   la   amenaza,   es   condici ón 
necesaria en el marco del an álisis  que, en la tipicidad objetiva, debe 
realizarse   del   principio   de   lesividad,   pues   tales   cualidades   habr án 
de determinar la afectaci ón o no, de un determinado bien jur ídico.
En   tal   sentido,   trat ándose   de   un   tipo   penal   relacionado 

#36840561#344267407#20221004101539775
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 3
CFP 2487/2022

con   un   bien   jurídico   individual   como   es   la   libertad,   no   caben   dudas 


de   que   el   objeto   de   ataque   de   la   conducta   es   un   bien   tangible 
susceptible   de   ser   da ñado,   pues   vale   tener   en   cuenta   que   entre   los 
bienes   jurídicos   individuales   (o   personales),   que   son   aquellos   cuyo 
uso   y   goce   (disponibilidad),   el   ordenamiento   jur ídico   reconoce 
respecto   de   cada   persona   humana,   se   encuentra   la   libertad;   y   que   la 
conducta   desplegada   por   el   aqu í   imputado   ha   tenido   la   aptitud   para 
generar la afectación de dicha relación de disponibilidad. 
Nuevamente   corresponde   resaltar   que   la   entidad   de   las 
amenazas   se   hace   visible   al   tenerse   en   cuenta   su   contenido,   ya   que 
como   se   observa   a   partir   de   las   actuaciones,   no   s ólo   alertaron   a   la 
propia   Vicepresidenta   y   a   las   autoridades   del   Instituto   Patria,  
quienes  inmediatamente  judicializaron  el hecho  con la  finalidad  que 
se   investigue,   sino   que   la   magnitud   de   las   mismas,   provoc ó   que 
distintos   medios   de   comunicaci ón   hicieran   eco   de   la   noticia,   y 
tomaran nota de las frases emitidas por Herz.  
Ahora   bien,  en   lo   que   respecta   al   an álisis   del   aspecto 
subjetivo de la tipicidad del delito en cuesti ón, éste requiere para su 
configuración la acreditación de un dolo directo.
Lo   que   se   exige,   entonces,   para   su   configuraci ón   es   el 
conocimiento   de   estar   amenazando   y  querer   hacerlo,   pero   con  el   fin  
específico   de   alarmar   o   amedrentar,   tal   como   se ñala   la   norma   bajo 
análisis,   descartándose   de   tal   modo   la   existencia   de   la   figura   de 
amenazas  culposas.
Al   respecto   explican   Baig ún   y   Zaffaroni:   “…se 
requiere   dolo   directo   exclusivamente   entendido   como   la   exigencia  
de   que   el   sujeto   activo   conoce   y   quiere   asustar   o   atemorizar   a   la  
víctima.  Es  un dato  esclarecedor  el  verbo t ípico  de  la figura « hacer 
uso   de   amenazas »,   lo   que   quiere   decir   que   el   sujeto   las   emplea   con  
el   fin   de   producir   en   el   sujeto   pasivo   un   estado   de   temor,  
intranquilidad   o   desaz ón   espiritual.   Hay   una   direcci ón   final   de   la  
acción   bien   marcada   que   debe   ser   material   y   conocimiento,   y  
voluntad   para   poderse   predicar   el   dolo… ”  (cfr.  Baigún,   David   y 
Zaffaroni, Eugenio Ra úl: ob. cit., p. 556/57).
Pues   bien,   en   el   caso   de   autos,   no   caben   dudas   que   el 
imputado   tenía   pleno   conocimiento   que   su   conducta   constitu ía   una 
amenaza   y   que   deseaba   hacerlo,   pues   el   tenor   de   las   frases,   el 

#36840561#344267407#20221004101539775
empleo   de   un   meg áfono   y   el   lugar   donde   fueron   proferidas 
demuestran cuál era la intención de Herz.
  En   vista   de   lo   expuesto   me   encuentro   en   condiciones 
de  afirmar  que se ha superado el  filtro  de la  tipicidad  tanto objetiva 
como   subjetiva   respecto   de   la   figura   en   an álisis,   que   no   existen 
causas de justificaci ón y por tanto que el imputado configur ó con su 
actuar   el   delito   de   amenazas   previsto   en   el   art.   149   bis,   primer 
párrafo, del Código Penal de la Naci ón.
2.b) Incitación a la violencia colectiva
La   incitación   a   la   violencia   colectiva   se   encuentra 
prevista   en   el   artículo   212   del   C.P.,   que   establece:   “Será   reprimido  
con   prisión   de   tres   a   seis   a ños,   el   que   públicamente   incitare   a   la  
violencia colectiva contra grupos de personas o instituciones  por la  
sola incitación”.
En   lo   que   hace   a   la   tipicidad   de   la   conducta,   el   delito 
previsto por el citado  art ículo  requiere para su configuraci ón  que se 
incite   a   la   violencia   colectiva   contra   grupos   de   personas   o 
instituciones, por la sola incitaci ón. 
Al   respecto,   se   ha   sostenido   que:   “... esta   clase   de  
delitos   no   tiene   como   consecuencia   un   da ño   o   lesión   concreta,   sino  
que   crean   un   peligro   con   real   afectaci ón   en   el   ánimo   de   quienes  
integran   la   comunidad,   tendiendo   las   disposiciones   que   regulan   su  
punibilidad   a   la  prevenci ón   de   otros   delitos   que   s í   son   susceptibles  
de causar lesión...” (cfr. D’Alessio, Andr és José: ob. cit., p. 1060).
No caben  dudas  que las  expresiones  utilizadas  por Herz 
sí tienen entidad suficiente para «incitar» a la violencia colectiva.
Se   observa   de   ellas,     una   expresa   y   concreta   referencia 
a   un   colectivo   de   personas   con   ideas   pol íticas   determinadas   y   lo 
que,  según Herz,  debe hacerse  con ellos:   “…ahora te toca  la horca,  
el único camino para deshacernos de vos, de todos tus c ómplices, tu  
hijo   y   toda   la   basura   que   nos   gobierna,   eso   es   lo   que   te   vamos   a  
hacer,   te   vamos   a   sacar   a   patadas   en   el   culo”   y  “te   vamos   a  
ahorcar   acá   adelante   del   Instituto   Patria   o   sino   delante   del  
Senado…”  y   “…estamos   padeciendo   desde   el   2003   a   estos   hijos   de  
mil   puta,  entonces   para  que   no  suframos   m ás,  los   vamos   a  sacar  de  
las   ratoneras,   de   las   cuevas   donde   se   ocultan,   porque   en   las   calles  
ya   no   pueden   estar,   los   vamos   a   ahorcar   ah í   mismo   donde   los  

#36840561#344267407#20221004101539775
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 3
CFP 2487/2022

encontremos...”,   “…las   fuerzas   armadas,   las   fuerzas   de   seguridad,  


van   a   tener   que   decidir   si   van   a   defender   al   pueblo   o   a   estos  
criminales.   Esto   se   va   a   propagar,   lo   vamos   a   buscar   con  
ametralladoras para liquidarlos en el momento y ahorcarlos...”.
No   quedan   dudas   que   el   contenido   de   las   expresiones 
bajo   análisis,   además   de   tener   un   innato   significado   violento, 
permiten   inferir   una   concreta   convocatoria   p ública   por   parte   del 
imputado  a  personas  indeterminadas   a generar   «violencia   colectiva» 
contra   un   grupo   de   personas   e   instituciones,   sin   perjuicio   de   que 
efectivamente el imputado no logre su cometido.
Sobre   este   punto,   se   ha   dicho   “... la   tranquilidad  
pública   es   una   situaci ón   subjetiva:   sensaci ón   de   sosiego   de   las  
personas   integrantes   de   una   sociedad,   nacida   de   la   confianza   de  
que   pueden   vivir   en   una   atm ósfera   de   paz   social,   puesto   que   sus  
individuos  ajustar án sus conductas a las reglas fundamentales de la  
convivencia...   Para   ser   t ípica   la   incitación   tiene   que   realizarse   de  
un   modo   que   posibilite   su   captaci ón   por   un   número   indeterminado  
de individuos (Núñez), aunque, en concreto, no se haya alcanzado a  
lograr   ese   conocimiento   masivo...   El   texto   vigente   tambi én   declara  
la   punibilidad   de   la   conducta   por   la   sola   incitaci ón   que   aquí­no  
estando   la   figura   en   relaciones   de   conflicto   con   la   instigaci ón­   no  
puede   tener   otro   significado   que   el   de   remarcar   el   car ácter   de  
delito   de   peligro   que   aquella   asume,   y   determinar   su   momento  
consumativo   en   su  mera  realizaci ón,   sin  requerir   resultado   alguno;  
ni   el   de   un   peligro   concreto   de   obtener   éxito,   ni   siquiera   que   haya  
alcanzado   la   publicidad   efectiva   sobre   sus   destinatarios ...”.   (cfr. 
Creus,   Carlos   y   Buompadre,   Jorge   Eduardo:   Derecho   Penal   Parte  
Especial 2, 7 edición actualizada y ampliada, Editorial Astrea, p ágs. 
115 y 139).
Ello   así,   toda   vez   que   de   los   mensajes   proferidos   se 
infiere una incitaci ón pública por parte del imputado a apoyar el uso 
de violencia en contra de un grupo de personas determinadas.
Vale   destacar,   que   conforme   surge   de   los   videos 
obrantes   en   la   causa,   es   evidente   que   los   sucesos   analizados 
ocurrieron   en   el   contexto   de   una   protesta   signada   por   la   violencia, 
pues   además   de   las   amenazas   que   profiri ó   Herz,   la   Justicia 
Contravencional   se   encuentra   investigando   los   da ños   que   sufrió   el 

#36840561#344267407#20221004101539775
Instituto   Patria   por   las   pegatinas   y   basura   que   fuera   arrojada   al 
mismo. 
La figura bajo análisis se encuadra dentro de los delitos 
de   peligro;   es   decir,   para   su   comisi ón   es   suficiente   la   amenaza   real 
al   bien   jurídico   “tranquilidad   p ública”,   sin   que   sea   necesario   que   la 
incitación   logre   los   efectos   deseados.   A   contrario   de   la   figura 
analizada   en   primer   t érmino,   se   compromete   un   bien   jur ídico 
colectivo,   que   se   reputa   indispensable   para   el   desenvolvimiento   de 
la   sociedad   en   su   conjunto.   De   all í   que   la   disponibilidad   de   este 
tipo   de   bienes   jur ídicos   no   esté   delegada   en   cada   uno   de   los 
ciudadanos   o   asociados,   sino   que   tiene   car ácter   colectivo,   lo   que   a 
su   vez   trae   como   consecuencia,   la   imposibilidad   de   que   el   bien   sea  
susceptible   de   ser   da ñado   en   sentido   jur ídico   penal,   siendo   posible 
únicamente   su   puesta   en   peligro,   dando   lugar   a   lo   que   se   califica 
como delito de peligro.
    Por   su   parte,   y   en   cuanto   a   la   publicidad  exigida   para 
su   configuración   en   el   caso   investigado   s í   se   verifica   el   car ácter 
“público” de las manifestaciones hechas por Herz.
Como   afirma   D´Alessio,   las   manifestaciones   ser án 
públicas   “…cuando   existe   la   posibilidad   de   que   la   instigaci ón   sea  
conocida   y   recibida   por   un   destinatario   indeterminado   o   por  
alguien   «no   personalmente   convocado ».   El   concepto   de   « pública»  
no  se  refiere   a  que  la   instigaci ón   se  dirija  a  muchas   personas,  sino  
a   que   no   exista   una   consciente   limitaci ón   en   el   círculo   de  
destinatarios   que   venga   a   establecer   una   relaci ón   personal   entre  
éstos y el instigador...”  (cfr. ob. cit., p. 1061 y 1022).
Siguiendo   esta   lógica,   cabe   afirmar   que   el   contexto   de 
violencia   callejera   en   que   las   manifestaciones   fueron   expresadas 
resulta   suficiente   para   que   se   compruebe   su   publicidad.   Vale   en   el  
caso tener en cuenta  que las  mismas  tuvieron  escenario en plena v ía 
pública,   frente   al   Instituto   Patria,   con   testigos   y   medios   de 
comunicación   filmando   las   manifestaciones,   alzando   la   voz, 
megáfono  en  mano,   con  el   claro   prop ósito   de  influenciar   al   resto   de 
la población hacia el camino de violencia.
Ahora   bien,   acerca   del   aspecto   subjetivo   de   la   figura 
bajo   análisis,  “…el   hecho   es   doloso.   Ni   la   negligencia   ni   la  
imprudencia,   por   temerario   que   sea,   pueden   satisfacer   las  

#36840561#344267407#20221004101539775
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 3
CFP 2487/2022

exigencias   del   tipo.   El   dolo   del   que   incita   debe   abarcar   las  
consecuencias   de   su   acci ón…”   (cfr.  Baigún,   David   y   Zaffaroni, 
Eugenio Raúl: ob. cit., T. 9 p. 474).
El dolo exigido surge de manera evidente de las propias 
manifestaciones   de Herz  quien  sab ía  que  sus   dichos   ten ían  la  fuerza 
de   incitar   a   la   violencia   colectiva,   pues   el   tenor   de   sus 
manifestaciones   ya   citadas   a   lo   largo   de   esta   resoluci ón,   en   las 
condiciones   de   modo,   tiempo   y   lugar   dadas,   estaban   dirigidas   a 
generar   violencia,   circunstancia   que   se   evidencia   en   las 
características   en   las   cuales   se   desarrollaron   los   hechos 
denunciados.
En   vista   de   lo   expuesto,   me   encuentro   en   condiciones 
de   afirmar,   que   se   ha   superado   el   filtro   de   la   tipicidad,   tanto 
objetiva   como   subjetiva,   respecto   de   la   figura   en   an álisis   y,   por   lo 
tanto,   que   el   imputado   configur ó   con   su   actuar   el   delito   de 
incitación   a   la   violencia   colectiva   previsto   en   el   art.   212,   del 
Código Penal de la Naci ón.
2.c) Del concurso de las figuras atribuidas
Llegado   a   esta   instancia   corresponde   me   expida   sobre 
el concurso de las figuras atribuidas a Herz.
Tal   como   se   vio   a   lo   largo   del   presente,   la   conducta 
desplegada   por   Claudio   Pedro   Herz,   encuadra   t ípicamente   en   dos 
figuras   distintas,   las   contenidas   en   los   art ículos   149   bis,   1 °   parr.   y 
212   del   Código   Penal   de   la   Naci ón,   las   que   concurren   idealmente 
entre   sí,   de   conformidad   con   lo   establecido   por   el   art ículo   54   del 
ordenamiento de fondo. 
Se   trata   de   una   única   acción   que   encuadra   en   los   dos 
tipos   penales   analizados,   que   no   se   desplazan   entre   s í,   sino   que 
concurren de forma ideal.
Entonces,   acorde   lo   expuesto,   corresponde   dictar   el 
procesamiento   de   Claudio   Pedro   Herz   en   orden   al   hecho   imputado, 
que   encuentra   encuadre   jur ídico   en   el   delito   previsto   y   reprimido 
por   el   artículo   149   bis,   primer   p árrafo,   del   Código   Penal   de   la 
Nación   en   concurso   ideal   con   el   art ículo   212   del   mismo   cuerpo 
legal.
2.d) Acerca de la libertad de expresi ón
Lo   expuesto   precedentemente,   acredita   que   las 

#36840561#344267407#20221004101539775
manifestaciones   efectuadas   por   Claudio   Pedro   Herz   fueron 
suficientes   para   configurar   el   delito   de   amenazas   contra   la   Dra. 
Cristina   Fernández   de   Kirchner,   su   hijo   y   dem ás   gobernantes   e 
incitar   a   la   violencia   colectiva,   por   lo   que   de   ning ún   modo   se 
encuentran   amparadas   por   las   garant ías   constitucionales   a   la   libre 
expresión.  
En  esta  dirección,  cabe  destacar   que  “… el  derecho  a la  
libertad   de   expresi ón   no   es   un   derecho   absoluto,   este   puede   ser  
objeto   de   restricciones,   tal   como   lo   se ñala   el   artículo   13   de   la  
Convención   en   sus   incisos   4   y   5.   Asimismo,   la   Convenci ón  
Americana,   en   su   artículo   13.2,   prevé   la   posibilidad   de   establecer  
restricciones a la libertad de expresi ón, que se manifiestan a trav és  
de   la   aplicación   de   responsabilidades   ulteriores   por   el   ejercicio  
abusivo   de   este   derecho,   los   cuales   no   deben   de   modo   alguno  
limitar,   más  allá   de  lo   estrictamente   necesario,  el   alcance   pleno   de  
la   libertad   de   expresi ón”   (Corte   I.D.H.,   Caso   Herrera   Ulloa. 
Sentencia de 2 de julio de 2004. Serie C No. 107, p árr. 120).  
Es en esta inteligencia  que el legislador decide reprimir 
las   conductas   atribuidas   a   Herz,   en   el   entendimiento   que   el   Estado 
no   puede   reconocer   un   derecho   absoluto   a   la   libertad   de   expresi ón, 
en   tanto   su   ejercicio   abusivo   puede   poner   en   riesgo   otros   bienes  
jurídicos   también   establecidos   por   nuestra   Carta   Magna,   como   son 
los   derechos   a   la   libertad   y   el   orden   p úblico,   como   en   el   caso   que 
nos   ocupa.   En   tal   sentido,   es   que   considero   que   intentar   caratular 
los   dichos   del   imputado   bajo   el   r ótulo   de   su   derecho   de   libertad   de 
expresión, no justifica su proceder por el contenido y alcance de sus 
manifestaciones,   toda   vez   que   a   partir   de   las   mismas   se   han 
traspasado ­de manera evidente­ los l ímites de dicha garant ía. 
En   este   sentido,   debo   afirmar   que   el   derecho   a   la 
libertad   de   expresión   y   a   la   protesta   se   encuentran   amparados 
constitucionalmente  (cfr.  art.  14bis  y  cc  C.N.,    25 y  cc  DUDH)  y su 
respeto   es   esencial   para   el   funcionamiento   del   Estado   de   Derecho, 
sin   embargo   las   conductas   delictivas   analizadas   a   lo   largo   de   la 
presente   resolución   exceden   los   límites   de   una   protesta   o   de   la 
expresión   de   ideas,   sino   que   son   acciones   tipificadas   por   el 
legislador   que   vulneran   bienes   jur ídicos   individuales   (tal   el   caso   de 
amenazas) y colectivos (tal el caso de la incitaci ón a la violencia).

#36840561#344267407#20221004101539775
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 3
CFP 2487/2022

Por   último,   quiero   citar   expresamente   un   dictamen   del 


Fiscal   General   Javier   De  Luca   en   una   investigaci ón   relacionada   con 
los   mismos   tipos   penales   aqu í   investigados.   “… el   derecho   a   la  
libertad   de   expresión   (arts.   14,   32   y   43   CN,   art.   13   CADH)   se  
distingue   por   proteger   acciones   que   normalmente   afectan   a  
derechos   de   terceros.   Es   un   derecho   eminentemente   perturbador,  
que   se   da   de   bruces   con   conceptos   formalistas   de   orden.   Si   una  
expresión   fuera   inofensiva,   quedar ía   dentro   del   ámbito   de   reserva  
de   los   habitantes,   el   Estado   no   podr ía   reglamentarla   ni   tendr ía  
sentido   que   lo   hiciese   (art.   19   C.N.),   y   mucho   menos   que   nos  
anunciasen   nuestro   derecho   a   la   libertad   de   expresi ón.   El   artículo  
13   de   la   Convención   Americana   sobre   Derechos   Humanos   prev é   un 
amplio   grado   de   libertad   de   expresi ón   al   garantizar   el   derecho   a 
“buscar   recibir   y   difundir   informaciones   e   ideas   de   toda   índole”   El 
artículo   13   protege   esta   libertad   al   proscribir   la   censura   previa   y  
las   restricciones   indirectas,   y   permitir   únicamente   la   posterior  
imposición   de   responsabilidad   en   un   conjunto   peque ño   y   definido  
de   excepciones,   como   las   destinadas   a   proteger   la   seguridad  
nacional,   el   orden   p úblico   y   los   derechos   y   la   reputaci ón   de   los  
demás. Este amplio manto de la libertad de expresi ón, sin embargo,  
no   es   absoluto.   La   Convenci ón   Americana   –al   igual   que   numerosos  
pactos  internacionales  y regionales­ declara que las  expresiones  de  
odio   quedan  al  margen  de  la  protecci ón  del  artículo   13  y  exige  que  
los Estados Partes proscriban esta forma de expresi ón”.
Al  mismo   tiempo,  se  expuso  en  tal  dictamen:  “ coincido  
con   el   tribunal   en   cuanto   tipific ó   expresiones   o   exteriorizaciones  
que superan la barrera del art. 19 de la Constituci ón Nacional pues  
lesionan los  derechos de terceros, pero no s ólo en el sentido que lo  
hace   cualquier   incriminaci ón   penal,   sino   porque   en   el   caso  
concreto   revistió   el   plus   de   incitaci ón   a   la   violencia     [...]  No   se  
trató de la criminalizaci ón de meros  pensamientos  o de expresiones  
inocuas, sino de una acci ón que infundió un temor público concreto  
[...]  desde   la   libertad   de   expresi ón,   no   corresponde   trazar   ning ún 
tipo   de   distinción   entre   expresiones   y   actos,   porque   esa   libertad  
también   ampara   las   llamadas   “conductas   expresivas ”  [...]  en   el  
desarrollo   de   la   libertad   de   expresi ón,   quedaron   fuera   de  
protección   algunas   manifestaciones   como   los   discursos   de   odio   o  

#36840561#344267407#20221004101539775
las   incitaciones   a   la   violencia   o,   como   lo   recoge   el   art.   212   CP,   el  
que  públicamente  incitare  a la violencia  colectiva  contra grupos  de  
personas   o   instituciones,   por   la   sola   incitaci ón.   La   idea   proviene  
de la observación clásica de John Stuart Mill, que ense ña que no se  
pretende   que   las   acciones   sean   tan   libres   como   las   opiniones,  
porque   aun   las   opiniones   pierden   su   inmunidad   cuando   las  
circunstancias   en   que   ellas   son   expresadas   son   tales   que   su  
expresión   constituye   una   instigaci ón   positiva   a   alg ún   acto  
ilegítimo. 
A   continuación,   expone  el   Dr.  De  Luca:   “los   delitos  de  
odio  [...]  son   los   cometidos   por   razones   de   intolerancia   con   el  
diferente   o   contra   él.   Sus   motivos   son   ideol ógicos,   religiosos,   de  
raza, orientación sexual, etnia, opini ón política, discapacidad, etc.,  
y   se   caracterizan   por   una   extremada   brutalidad   y   terrible   impacto  
sobre   las   víctimas,   a   quienes   estigmatiza   y   somete   a   golpes  
psicológico­emocionales.   Normalmente   el   delito   cometido   por   odio  
emite un mensaje de alarma al resto de los miembros pertenecientes  
a   la   comunidad   de   la   v íctima,   intimidando   a   todo   el   grupo   como  
consecuencia   de   la   victimizaci ón   de   uno   de   sus   miembros.   [...] 
Obviamente,   debe   tenerse   cuidado   con   la   represi ón   indiscriminada,  
porque   la   sobreprotecci ón   de   personas   e   instituciones   mediante  
interpretaciones   coyunturales   y   ef ímeras   puede   conducir   a  
legitimar   la   represi ón   estatal   de   los   discursos   generalmente   no  
ortodoxos de determinadas  minor ías por ser considerados de odio u  
ofensivos   para   la   cultura   dominante   y,   con   ello,   en   realidad,  
bloquear   la   comunicaci ón   de   sus   ideas   y   reclamos,   y   de   otras  
manifestaciones de su cultura, religi ón, etc. 
Expuso   luego:   “En   el   caso   de   autos   [...]  la   pretensión 
de   no   subsumir   este   hecho   en   el   art.   212   del   CP   o   en   alg ún   otro  
contra   el   orden   p úblico   (tranquilidad   p ública)   en   el   que   finalmente  
pudiera   ser   encuadrado   despu és   del   debido   debate   y   producci ón   de  
pruebas,   implicar ía   dejar   en   letra   muerta   las   disposiciones   del  
Título que protege ese bien jur ídico [...]
las   expresiones   que   constituyen   est ímulos,   acciones   inmediatas,  
incitaciones   directas   a   las   acciones   lesivas   de   terceros,   o   que   son  
generadoras de peligros inminentes para los derechos de los dem ás,  
son   perfectamente   punibles   (FCB   8585/2020/2/RH1   del   registro   de 

#36840561#344267407#20221004101539775
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 3
CFP 2487/2022

la   Sala   II,   caratulados:   “Recurso   de   queja   Nro.2   –   Denunciado: 


Prestofelippo Eduardo Miguel s/amenazas  e incitaci ón a la violencia 
colectiva”)
V. Libertad provisional
Corresponde   aclarar   que   la   única   interpretación   del 
instituto   de   la   prisi ón   preventiva   compatible   con   el   principio   de 
inocencia   es   aquella   que   lo   postula   como   una   medida   excepcional 
fundada,   exclusivamente,   en   el   peligro   de   que   los   imputados   se 
fuguen o entorpezcan el accionar de la justicia.
En   consecuencia,   s ólo   será   justificada   la   privaci ón   de 
libertad   del   imputado,   “…cuando   es   posible   fundar   racionalmente  
que   el   imputado,   con   su   comportamiento,   imposibilitar á   la  
realización   del   procedimiento   o   la   ejecuci ón   de   una   condena  
eventual   (peligro   de   fuga)   u   obstaculizar á   la   reconstrucción   de   la  
verdad   histórica  (peligro   de   entorpecimiento   para   la   actividad 
probatoria);  para   evitar   esos   peligros   es   admisible   encarcelar  
preventivamente,   siempre   y   cuando   la   misma   seguridad,   en   el   caso  
concreto,   no   pueda   ser   alcanzada   racionalmente   por   otro   medio  
menos   gravoso…”   (cfr.  Maier,   Julio   B.  J.:   Derecho   Procesal  Penal.  
I.   Fundamentos ,   Editores   del   Puerto   S.R.L.,   Buenos   Aires,   2004,   3ª 
reimpresión, págs. 522/3 y sgtes.).
  Todos   estos   conceptos   doctrinarios   y   jurisprudenciales 
se han condensado en el Plenario nro. 13 dictado el 30 de octubre de 
2008   por   la   Cámara   Nacional   de   Casaci ón   Penal,   en   oportunidad   de 
expedirse   en   la   causa   caratulada   “Díaz   Bessone,   Ram ón   Genaro   s/  
recurso   de   casación”,  estableciéndose   a   través   del   mismo,   que   no 
basta   en   materia   de   excarcelaci ón   o   eximición   de   prisión   para   su 
denegación,   la   imposibilidad   de   futura   condena   de   ejecuci ón 
condicional,   o   que   pudiere   corresponderle   al   imputado   una   pena 
privativa   de   la   libertad   superior   a   ocho   a ños   (arts.   316   y   317   del 
C.P.P.N.),   sino   que   deben   valorarse   en   forma   conjunta   con   otros 
parámetros   tales   como   los   establecidos   en   el   art.   319   del 
ordenamiento   ritual   a   los   fines   de   determinar   la   existencia   de   un 
riesgo procesal.
Tales   parámetros   actualmente   han   sido   receptados   por 
los   artículos   220,   221   y   222   del   C ódigo   Procesal   Penal   Federal, 
aprobado   por   ley   27.063,   en   donde   se   detallan   las   pautas   para 

#36840561#344267407#20221004101539775
evaluar   la   existencia   de   los   mismos,   concretamente   el   peligro   de 
fuga y de entorpecimiento para la averiguaci ón de la verdad.
De   esta   forma,   son   diversos   los   motivos   que   permiten 
evaluar   la   presencia   de   dichos   riesgos   procesales,   cit ándose   de 
modo   general,   la   existencia   de   un   domicilio   cierto,   el   arraigo   del 
imputado   a   la   comunidad   mediante   una   familia   o   un   trabajo,   las 
circunstancias   y   naturaleza   del   hecho,   as í   como   el   comportamiento 
del imputado durante el procedimiento en cuesti ón. 
Analizada   la   situaci ón   de   Claudio   Pedro   Herz   a   la   luz 
de   tales   extremos,   tengo   en   cuenta   que   la   pena   prevista   para   las  
conductas  que se le atribuyen no superar ía el máximo establecido en 
el   art.   316   del   C.P.P.N.­,   y   a   la   vez   se   estima   posible   que   la  
eventual   condena   permita   su   ejecuci ón   condicional   en   los   t érminos 
del art. 26 del C ódigo Penal (art. 221 C.P.P.F. inc. “b”).
Aunado   a   ello,   no   existe   un   peligro   fundado   por   el   cual 
se   sospeche   que   el   nombrado   intentar á   eludir   el   accionar   de   la 
Justicia,   sustray éndose   a   la   presente   investigaci ón,   ni   entorpecerla, 
ello   por   cuanto   no   s ólo   posee   arraigo,   sino   que   adem ás   no   restan 
medidas de producci ón susceptibles de ser obstaculizadas.
También   se   valora   positivamente   que   el   nombrado   ha 
comparecido ante el primer llamado del Tribunal.
Por   lo   expuesto,   a   la   luz   del   principio   de   inocencia,   y 
de   las   garantías   constitucionales   plasmadas   tanto   en   el   art.   2   del 
Código   de   Forma,   como   en   el   art.   7   de   la   Convenci ón   Americana 
sobre   Derechos   Humanos   (Ley   23.054),   es   que,   no   se   encuentra 
correspondencia   con   los   extremos   normados   en   los   arts.   312   y   319 
del   Código   Procesal   Penal   de   la   Naci ón,   como   así   tampoco   en   los 
arts. 220, 221 y 222 del C ódigo Procesal Penal Federal para adoptar 
una   medida   cautelar   que   restrinja   la   libertad   ambulatoria   de   los 
encartados.
VI. Del embargo
En este punto, el ordenamiento  ritual en el art ículo 518, 
manda   al   juez   de   primera   instancia   que,   al   dictar   el   auto   de 
procesamiento:   “… ordene   el   embargo   de   bienes   del   imputado   o,   en  
su   caso,   del   civilmente   demandado,   en   cantidad   suficiente   para  
garantizar la pena pecuniaria, la indemnizaci ón civil y las costas ”.

#36840561#344267407#20221004101539775
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 3
CFP 2487/2022

La  medida  cautelar,  que  la  ley  impone   al  Juez  que  dicta 


un   auto   de   procesamiento,   no   implica   óbice   alguno   para   que   el 
Magistrado, no cumpla con su funci ón esencial  dentro de un sistema 
republicano de gobierno, esto es: el control de constitucionalidad. 
En   tal   sentido,   como   garante   de   la   Constituci ón 
Nacional,   el   Juez   debe   realizar   una   cuidadosa   contraposici ón,   entre 
los   fines   que la  medida  cautelar  busca  resguardar,  y el  l ímite   que  la 
garantía  de inviolabilidad  de la propiedad privada ­consagrada  en el 
art. 17 de la Constituci ón Nacional­, impone.
  Dicha   dicotomía,   asigna   al   Magistrado   la   obligaci ón   de 
realizar   un   pormenorizado   an álisis   de   la   presencia   en   el   caso   en 
concreto,   de   los   elementos   que   justifican   ­incluso   frente   a   la 
inocencia   del   encausado   que   a ún   no   ha   sido   desvirtuada­   que   se   le 
aplique una medida cautelar que afecta su derecho de propiedad.
Así,   la   jurisprudencia   de   manera   uniforme   tiene   dicho 
que “…la naturaleza cautelar  del auto que ordena el embargo tiene  
como   fin  garantizar   en   medida   suficiente,   la   eventual   pena  
pecuniaria,   la   efectividad   de   las   responsabilidades   civiles  
emergentes   y   las   costas   del   proceso ”   (cfr.   CCCFed.,  in   re: 
"Giuseppuci",   reg.   62,   rta.:   del   25/01/00,   en   un   mismo   sentido   ver 
CCCFed.,  in   re:  “Amaya,   Nicolás   s/monto   de   embargo",   N °  15.398, 
rta.:   11/05/99;   CCCFed.   in   re:  "Dukarevich,   Pablo   s/embargo   "   N ° 
42.495, rta.: 28/05/09).
En este sentido podemos  afirmar  que "[e] l   embargo   es  
medida     cautelar   de   tipo   econ ómico,   destinada   a   asegurar     la  
ejecución     de   la   pena   pecuniaria   y   el   cumplimiento,   por     parte     del  
procesado,     de     las     obligaciones   emergentes   del   delito "   (cfr. 
CNCC., in re: “Bergese, Luís Andrés”, N° 18.365, rta.: 30/08/02)
Al   respecto   la   Corte   Suprema   ha   establecido   como 
mínimo   para   la   determinaci ón   del   embargo,   el   monto   de   la   tasa   de 
justicia   que   alcanza   la   suma   de   mil   quinientos   pesos   ­$1.500­   (cfr. 
art. 6 de la Ley 23.898 y Acordada 41/2018 CSJN).
A partir  de este mínimo, otros  factores  pueden elevar  el 
monto   del   embargo   a   trabar,   como   ser:   las   eventuales 
responsabilidades   civiles,   los   honorarios   de   los   procuradores   y 
letrados,  las  pericias  realizadas,  los  gastos   del   proceso,  el   ánimo  de 
lucro   con   que   se   cometieron   los   hechos   y   el   aseguramiento   de   una 

#36840561#344267407#20221004101539775
posible   pena   pecuniaria   (cfr.   arts.   518   y   533   del   C.P.P.N.   y   CFCP., 
in re:  “Esteban, Eduardo A. s/rec. de casaci ón”,  N° 1990.13.2., rta.: 
15/11/13).
En   virtud   de   lo   expuesto,   habr é   de   analizar   las 
variables presentadas en el caso bajo estudio. 
Al   respecto,   cabe   destacar   que   Claudio   Pedro   Herz 
cuenta con defensa oficial .
También,   a   la   hora   de   fijar   la   suma   del   embargo,   he   de 
tener en cuenta que en autos se ha llevado a cabo un estudio pericial  
–pericias   realizadas   por   el   Departamento   de   Tecnolog ía   Forense   de 
la   Policía   Federal   Argentina,   en   relación   a   los   pendrives   y   tel éfono 
celular secuestrados en el domicilio de Herz ­.
Como   he   señalado,   otro   de   los   aspectos   a   tener   en 
consideración   para   determinar   el   monto   del   embargo   a   fijar   es   la 
eventual  aplicación  de una pena pecuniaria,  cuando el tipo  penal as í 
lo estipule.
Sumado   a   ello,   el   art.   22   bis   del   C ódigo   Penal   de   la 
Nación   autoriza   a   quien   dicta   una   sentencia   condenatoria   a   que, 
cuando   el   hecho   haya   sido   cometido   con   ánimo   de   lucro,   adicione   a 
la   pena   privativa   de   la   libertad,   la   imposici ón   de   una   multa,   ya   sea 
cuando el tipo penal la prevea en forma alternativa, como cuando no 
esté   especialmente   prevista   en   el   tipo   penal   aplicado,   en   cuyo   caso,  
no podrá superar los noventa mil pesos. 
Al   respecto,   es   necesario   recordar   que   los   tipos   penales 
en   los   que   encuadra   la   conducta   de   Claudio   Pedro   Herz   no   prev é   la 
imposición   de   pena   pecuniaria   y   que   el   hecho   atribuido   no   fue 
cometido con ánimo de lucro.
Es por ello, en virtud de los argumentos expuestos que, 
Resuelvo  
I.  Decretar   el   procesamiento   sin   prisión   preventiva 
de  Claudio   Pedro   Herz ,   de   las   restantes   condiciones   personales 
obrantes   en   autos,   con   relaci ón   a   los   hechos   por   los   que   fuera 
indagado,   por   considerarlo   “ prima   facie”   autor   penalmente 
responsable   del   delito   de   amenazas   en   concurso   ideal   con   el   delito 
de   incitación   a   la   violencia   colectiva   –art.   149,   primer   p árrafo,   art. 
212 y art. 54 del Código Penal de la Naci ón; artículos  306 y 310 del 
Código Procesal Penal de la Naci ón­. 

#36840561#344267407#20221004101539775
Poder Judicial de la Nación
JUZGADO CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL 3
CFP 2487/2022

II.  Mandar   a   trabar   embargo   sobre   los   bienes   de 


Claudio   Pedro   Herz   hasta   cubrir   la   suma   de   pesos   cuatrocientos 
mil   ($400.000.­)  librando   a   tales   fines   el   correspondiente 
mandamiento   que   deber á   ser   diligenciado;   “ad   hoc”  por   el 
secretario   del   Tribunal   (art.   518   del   Código   Procesal   Penal   de   la 
Nación).
  III.  Notifíquese;  mediante   cédula   de   diligenciamiento 
electrónica.

Ante mí:

En la misma fecha se cumpli ó con lo ordenado. Conste.  

Signature Not Verified Signature Not Verified


Digitally signed by SERGIO Digitally signed by DANIEL
ALFREDO RUIZ EDUARDO RAFECAS
Date: 2022.10.04 10:16:17 ART Date: 2022.10.04 10:18:02 ART

#36840561#344267407#20221004101539775