Está en la página 1de 5

NOMBRES: CLAROS ROCHA YESSICA

LUNA AGUILAR INES LEONELA


TEJERINA SERANO KATTYA YOLANDA
ESPECIALIDAD: EDUCACION PRIMARIA COMUNITARIA VOCACIONAL
DOCENTE: LIC. EDWIN CALZADA TICONA
AÑO DE FORMACION: 5TO AÑO DE FORMACIÓN

TITULO DEL ARTÍCULO:

Las Escuelas Clandestinas

RESUMEN:

Las escuelas clandestinas son espacios creados de manera provisional en casa. Se conforman
de grupos pequeños. Familias y maestros organizan contenidos y horarios propios tratando de
seguir lo más cercanamente posible el plan que tendría la secretaría de educación de su
localidad si tuvieran clases presenciales.

En cuanto al altiplano andino, zona de influencia aymara, un siglo después de “liberarse” de los
españoles y hace casi un siglo desde el momento que se escriben estas líneas, los indios
tenían prohibido aprender a leer y escribir. Los que osaban transgredir esa norma no escrita lo
pagaba con su vida, la situación colonial se mantenía intacta, solo que se había cambiado de
mandos y de bandera.

Esto no fue impedimento para que los indios tuvieran la iniciativa de hacerlo, pues, siempre
fueron aguerridos, así fue como se crearon las escuelas clandestinas, a continuación, se realiza
un análisis del paso de la historia, explicando el cómo, el por qué y la manera en que dejaron de
ser escuelas clandestinas en aquel entonces.

PALABRAS CLAVES:

 Warisata
 Educación
 Indígenas
 Clandestinas
 Ambulantes
 Ayllu
 Escuelas
 Comunitario
 Comunidad
 Sometimiento

INTRODUCCIÓN

Las escuelas clandestinas fueron una salida y oportunidad que se encontró para la liberación
del indio a través de la educación, en un tiempo donde aun con el avance y la civilización,
pueblos indígenas eran relegados de sus tierras y considerados con menos derechos.

La alternativa de brindar educación en forma de escondidas se debió a la discriminación del


indio, la oposición de los terratenientes y el criterio hasta entonces colonizador que se mantenía
aún.
Con el deseo de superación y liberación del indio es que se siguen sumando las escuelas
clandestinas hasta que en el gobierno de Montes mediante decreto se promulga la ley de la
creación de las escuelas ambulantes para las comunidades indígenas.

Posteriormente gracias a Elizardo Pérez y Avelino Siñani es que se marca el hito de verdadera
revolución educativa donde la educación del indio y para el indio no solo queda en las zonas
rurales, sino que se forma una base para el cambio de la educación boliviana para todos.

ANTECEDENTES

A fines del siglo XIX y principios del XX, sin apoyo alguno, los indígenas crearon escuelas
clandestinas para aprender a leer y escribir, conformando espacios de resistencias comunitarias
frente a los gobiernos liberales de turno y a la expansión del latifundismo, estos esfuerzos
fueron reprimidos por latifundistas, terratenientes, autoridades y vecinos de los pueblos.

Una de las consideradas como clandestinas fueron las escuelas ambulantes que eran para las
comunidades indígenas en el gobierno de Montes en el año 1905.

El ministro Daniel Sánchez Bustamante, consideraba que lo importante era educar al indio en
trabajo manuales, castellano, calculo, moral, patriotismo y solidaridad.

En 1910 Franz Tamayo publicó la creación de la pedagogía nacional, donde hace una crítica de
la copia y preparación de la pedagogía extranjera y europea donde descuida la identidad de los
bolivianos no considerando a los indios y sumarlos en el adoctrinamiento trasatlántico como el
define a la pedagogía del exterior.

En el año de 1910, en cumplimiento de su rol de supervisor de escuela indígenas es que


Elizardo Pérez conoce a Avelino Siñani en Warisata, donde se sorprende por observar a un
docente que no hablaba muy bien el castellano y sin dominar por completo el alfabeto era
capaz de enseñar de una forma significativa en su escuela a pesar de contar con demasiados
recursos donde su mayor objetivo era liberar a los indígenas por medio de la educación.

En el año 1937 se funda por Elizardo Pérez la primera escuela que capacitaba a maestros
indígenas para que puedan enseñar a estudiantes indígenas

DESARROLLO:

Desde los inicios de la educación en Bolivia, siempre estuvo la constante batalla y la tan notoria
diferenciación de clases sociales, si la educación era bien dotada para los hijos de familias
acaudaladas quienes recibían la educación correspondiente, se los educaba los futuros
heredero de los grandes señor que algún día seguirían al mando de los negocios de sus
progenitores, eran educados para llevar esa gran responsabilidad y vida bien acomodada.

Sim embargo para el “indio “se lo educaba desde muy pequeño, como aquel quien seguiría
ordenes de estos futuro señores, la educación para ellos estaba prohibida si la diferencia social
era bien grande y se les negaba muchos derechos a los indios ,la educación fue uno de los
primeros que se le negó por completo.

De ahí nace la lucha constante por conseguir una educación de calidad, para el campesino, una
educación guiada y adaptada según a su contexto y que se los eduque según su vocación que
decida desarrollar para su futuro, de ahí nacen “LAS ESCUELAS CLANDESTINAS” pero ¿Qué
es una escuela clandestina? son aquellos espacios creados de manera provisional en casa. Se
conforman de grupos pequeños. Familias y maestros organizan contenidos y horarios propios
tratando de seguir lo más cercanamente posible el plan que tendría la secretaría de educación
de su localidad si tuvieran clases presenciales.

A fines del siglo XIX y principios del XX, sin apoyo alguno, los indígenas crearon escuelas
clandestinas para aprender a leer y escribir, conformando un espacio de resistencia comunitaria
frente a los gobiernos liberales de turno y a la expansión del latifundismo. Así tambien las
escuelas clandestinas contaban con sus maestros, aquellos que impulsados por la vocación de
enseñar a todos de manera igualitaria con los mismos beneficios pero adaptados a su
contexto, impulsando siempre la educación comunitaria entre todos los estudiantes.

Es así como se da inicio a “WARISATA” una de las primeras escuelas indígenas, se podía
considerar como una de las escuelas clandestinas en Bolivia. En 1931 Lizardo Pérez y Avelino
Siñani impulsaron la educación indígena, al fundar la Escuela Ayllu de Warisata que además de
constituirse en un proyecto educativo, fue una respuesta audaz en beneficio de las
comunidades indígenas y un modelo de lucha contra la exclusión, explotación y sometimiento.

La “comunidad educativa” la conformaban maestros, amawtas, niños, niñas, jóvenes, abuelos y


abuelas, y sus actividades educativas estaban vinculadas a la vida, el trabajo y la
producción8.Esta experiencia configuró una estructura social-comunitaria de educación y se
constituyó en un paradigma educativo de liberación9 que trascendió las fronteras
internacionales, aplicándose en países como México, Perú, Ecuador y otros.

Desde el punto de vista pedagógico, Warisata promovió los fundamentos de una escuela única
basada en una enseñanza con enfoque técnico y productivo. Un escrito dejado por Lizardo
Pérez rememora el encuentro con el pedagogo indígena Siñani. “Corría el año 1917. En mi
carácter de inspector de La Paz, visitaba las escuelas del distrito, incluyendo las indigenales de
Saracho; ahí conocí la región de Warisata, donde funcionaba una humilde escuela fiscal. Mi
visita no hubiera tenido ninguna trascendencia, si no hubiera encontrado, en la misma zona,
otra escuelita particular, dirigida por un indio llamado Avelino Siñani”.

El que luego sería el primer Ministro de Educación sostiene que, en otro medio o en otra
época, Avelino Siñani hubiera sido honrado por la sociedad, pero nació y vivió en el ambiente
feudal del altiplano. “No importaba que apenas dominara el alfabeto y su castellano fuera
elemental: su cultura no residía en los ámbitos de occidente; era la cultura de los viejos
amautas del incario, de los indígenas de antaño, capaces de entrar en el misterio de la
naturaleza y de espíritus humanos”.

Si bien, en aquel escrito ELizardo Perez no describe lo que es una escuela clandestina un
pequeño espacio para los campesinos en el cual su objetivo era aprender a escribir y leer
desde una perspectiva según su contexto de cada uno de los estudiantes de aquella
comunidad. “Desde el inicio Warisata fue envuelta por la lógica de la estructura política que
siempre fue dirigida por sus amautas; ellos estuvieron presentes en la educación y hoy lo hacen
también con la misma fuerza de antaño, a pesar de estar en otra época”.

Esa enseñanza nació con Siñani, quien obligado a gravitar en su pequeño mundo, abrió una
escuelita, pobre pero de ambiciosa mira, pues se propuso nada menos que la liberación del
indio por medio de la educación. Había que capacitar a la gente, iluminarla con el fuego
sagrado, prepararla para futuros días.

Y es así como nace la iniciativa, la lucha constante que continuaría a través de los años, con el
objetivo de brindar una educación de calidad a los estudiantes indígenas, más adelante
mostrarían otro tipo de problemas .aquellos espacios dejaron de ser escuelas clandestinas y
empezaron a formarse como una escuela comunal.
El complemento para que ese propósito sea ejecutado lo dio Elizardo Pérez, idealista y
dedicado a la causa de la educación indígena. Su misión era fundar una escuela rural y fue en
Warisata donde tuvo el apoyo de la comunidad. Con el correr de los años, la población se
convirtió en el núcleo de 70 escuelas individuales. Así y todo, Pérez no estaba satisfecho, pues
los maestros en su escuela eran indígenas, pero pertenecían a la clase media y tenían
dificultades para relacionarse con los estudiantes.

Esto impulsó a Pérez a fundar, en 1937, la escuela destinada a capacitar a maestros indígenas
para estudiantes indígenas. De ahí en adelante, la Normal fue el símbolo de la resistencia
aymara. Escuelas indigenales y Escuela Ayllu de Warisata

Paralelamente a las escuelas indigenales, desde el Estado se establecieron otro tipo de


escuelas dedicadas a la enseñanza de la lectura y escritura. En 1905, el gobierno liberal de
Montes promulgó una Ley que establecía la creación de Escuelas Ambulantes para las
comunidades indígenas. En este tipo de escuelas los maestros tenían derecho a una
recompensa pecuniaria por alumno de cualquier sexo, que llegue a leer y realizar las cuatro
operaciones de aritmética, conocer la doctrina cristiana y hablar español.

A partir de 1914, los caciques se ocuparon de gestionar ante las autoridades la instalación de
escuelas indigenales que debían ser sostenidas por el Estado o por las propias comunidades.
Resultado de ello, en 1920, Marcelino Llanqui destacado cacique y profesor ambulante instala
dos escuelas indigenales en Jesús de Machaca.

Asimismo, en 1930 Eduardo Leandro Nina Quispe, funda la Sociedad República del Qullasuyu,
llegando a dirigir ocho escuelas indigenales en diferentes cantones del Departamento de La
Paz. En la provincia Umasuyus, el cacique apoderado Rufino Willka, se ocupó de instalar
escuelas indigenales en la región lacustre de Achacachi, de las cuales surgió la Escuela Ayllu
de Warisata. Paralelamente a Warisata, Caiza “D” en Potosí, aportó con el enriquecimiento del
concepto y procedimiento del sistema Nuclear, Seccional y la Formación de educadores de
extracción campesina, que se plasmaría en la célebre normal indígena.

Las escuelas indígenas cumplieron funciones sociales como: la reproducción de la vida


comunitaria, su vinculación a la escuela; el fortalecimiento de la identidad a través de un
aprendizaje activo, reflexivo, creativo y transformador. Desde la formación de los indígenas,
hasta los mismos maestros que sean de su misma cultura que pueda producir un aprendizaje
significativo en los estudiantes, actualmente se avanzó bastante en los aspectos sociales y
pensamiento critico, la educación es algo innegable y no siempre depende de recursos para
producir una educación de calidad.

CONCLUSION

En conclusión, podemos reconocer y retribuir las agallas que tuvieron los indios para seguir
luchando por aprender a leer y escribir a pesar de las amenazas de los gobiernos de ese
entonces, ya que, su iniciativa, fue el primer paso hacia las escuelas ambulantes ya
reconocidas por el mismo gobierno.

Avelino Siñani juega un papel muy importante en la educación indígena, pues, fue quien
impulsó dichas escuelas clandestinas, al igual que Elizardo Perez, quién desde su lugar logró
establecer normas y leyes con las gestiones correspondientes para las escuelas ambulantes.
Así mismo, Warisata no fue la única escuela indígena, con ella había más alrededor del país,
esto hizo que se fortalezcan juntas y logren sus objetivos.
Consideramos que las fuerzas indígenas y las enseñanzas de sus escuelas son de vital
importancia actualmente, en una sociedad en la que se están perdiendo los valores y principios
comunitarios, de todas formas, Warisata es una gran lección de vida para quienes leemos sobre
su historia y su paso por la educación.

BIBLIOGRAFIA:

 Video educativo sobre las escuelas clandestinas: https://youtu.be/cWamdkWSOK8


 http://edu-bol.blogspot.com/2012/11/escuelas-indigenales-y-escuela-ayllu-de.html?
m=1#:~:text=A%20fines%20del%20siglo%20XIX,y%20a%20la%20expansi%C3%B3n
%20del%20latifundismo
 https://www.bolivia.com/noticias/autonoticias/DetalleNoticia16364.asp
 http://edu-bol.blogspot.com/2012/11/escuelas-indigenales-y-escuela-ayllu-de.html?m=1

También podría gustarte