Está en la página 1de 9

LICEO EVANGELICO EBEN EZER

PANAJACHEL SOLOLA

NOMBRE: Abner Jonatan Locon Cabul

LICDA: Yesenia Clarystel Salanic Vicente

CURSO: Hacienda Pública

TEMA: Correcta tipificación de las leyes tributarias

FECHA: 7/09/2022

CLAVE: 4
Introducción

Los impuestos en Guatemala han sido la principal fuente de ingreso para el


estado coma que los debe invertir para garantizar a sus habitantes el respeto
a la dignidad humana, el goce de los derechos y libertades fundamentales del
hombre coma la seguridad y la justicia coma el desenvolvimiento integral de
la cultura y para crear condiciones económicas que conduzcan al bienestar
social coma como señala la constitución política de la república
Tipificación de las leyes tributarias

La Administración Tributaria ha formulado ajustes por crédito fiscal improcedente en el


Impuesto al Valor Agregado y por costos y gastos no deducibles en el Impuesto Sobre la
Renta, al
considerar que el contribuyente no ha cumplido con individualizar a quien le vende los
bienes o
presta los se! s, Objeto del pago; es decir, se realiza el pago a un tercero; lo cual es una
condición establecida en el artículo 20 del Decreto número 20-2006, Disposiciones Legales
para el Fortalecimiento de la Administración Tributaria y para efectos de devolución de
crédito
fiscal lo establecido en el artículo 23 numeral 2 literal a) Ley del Impuesto al Valor Agregado,
Decreto número 27-92, ambos Decretos del Congreso de la República de Guatemala.
También, ha sido objeto de ajustes cuando se efectúa el pago a través de un tercero y no lo
realiza el adquiriente del bien o servicio; o bien, cuando se genera un saldo exigible que es
cancelado o pagado por el que resulta deudor, entre el adquiriente de los bienes y servicios
y su proveedor

.En algunos casos, los contribuyentes argumentan que han realizado las operaciones bajo
figuras O circunstancias no estrictamente descritas en la ley, tales como: fideicomisos,
factoraje, descuento contratos de outsourcing, cesión de derechos, contrato de cuenta
corriente, convenios privados o ante la existencia de embargos de cuentas bancarias por
procesos judiciales, entre otros; incluso utilizando para el efecto medios que facilitan los
bancos, documentándolos mediante cheques o transferencias.

ARTICULO 98. Atribuciones de la Administración Tributaria.

La Administración Tributaria está obligada a verificar el correcto cumplimiento de las


leyes tributarias. Para los efectos de este Código se entenderá por Administración
Tributaria a la Superintendencia de Administración Tributaria u otra dependencia o
entidad del Estado a la que por ley se le asignen funciones de administración,
recaudación, control y fiscalización de tributos. En el ejercicio de sus funciones la
Administración Tributaria actuará conforme a las normas de este Código, las de su
Ley Orgánica, y las leyes específicas de cada impuesto y las de sus reglamentos
respectivos, en cuanto a la aplicación, fiscalización, recaudación y el control de los
tributos.

Para tales efectos podrá:

1. Requerir informe de cualquier persona individual o jurídica, esté o no inscrita como


contribuyente o responsable y en su caso, declare los tributos que de acuerdo con las
leyes le corresponda. Exigirá que liquiden y paguen los tributos, intereses, recargos y
multas que procedan.

Asimismo exigirá a los contribuyentes responsables, que proporcionen los


elementos que constituyen la base imponible para la correcta determinación de la
obligación tributaria.

2. Requerir el pago y recaudar de los contribuyentes y responsables, el tributo adeudado,


sus intereses y si corresponde, los recargos y multas. La Administración Tributaria
autorizará los formularios, y también otros medios distintos al papel, que se utilicen
para facilitar el cumplimiento de las obligaciones.

3. Verificar el contenido de las declaraciones e informaciones por los medios y


procedimientos legales y técnicos de análisis e investigación que estime convenientes,
con el fin de establecer con precisión el hecho generador y el monto del tributo
correspondiente. Para este efecto, podrá requerir del sujeto pasivo y de terceros
cualquier información complementaria, incluso a través de sistemas computarizados,
en congruencia con lo que establecen los artículos 30 y 93 de este Código.

4. Sancionar a los contribuyentes y responsables, de acuerdo con este código y demás


leyes tributarias.

5. Organizar el sistema de recaudación, cobro, fiscalización y control de los tributos a su


cargo.

6. Los abogados que laboren en la Administración Tributaria podrán actuar en todos los
procedimientos judiciales en que sea parte dicha Administración, por designación de su
titular; así como cobrar judicialmente los tributos, multas, intereses, recargos y las
costas que correspondan, conforme a la normativa específica de la Administración
Tributaria. En consecuencia, dichos profesionales aunque laboren a tiempo completo,
podrán ejercer la profesión de abogados, cuando actúen en los procedimientos a que se
refiere este inciso.
7. Contratar profesionales de las disciplinas jurídicas, económicas, financieras u
otras especialidades científicas o técnicas, en los casos en que sea necesario
pasa el mejor cumplimiento de sus funciones de fiscalización y recaudación.

8. Establecer índices generales de rentabilidad, promedios o porcentajes de:


Utilidad bruta, utilidad neta, ingresos o ventas por ramo de actividad
económica, respecto de un mismo giro comercial, industrial,
agropecuario, de explotación de recursos naturales, de empresas de
servicios, así como de otras actividades profesionales o técnicas para la
mejor determinación de los tributario
Sistema tributario de Guatemala

Como corresponde, el sistema tributario guatemalteco tiene como punto de partida


las disposiciones constitucionales. La Constitución Política de la República
establece principios que tienen implicación fiscal en diversas disposiciones. Inicia
con el deber ciudadano de contribuir a los gastos públicos, en la forma prescrita por
la ley[1]. Esta disposición contiene lo que se conoce como el principio de
generalidad en la que todos los guatemaltecos están llamados a sufragar los gastos
públicos a través del pago de los diferentes tributos. En teoría, la única excepción a
dicho deber es la capacidad contributiva. De forma tal que no estaría obligado a
contribuir aquella persona que carezca de capacidad para el pago de los tributos.

Desde la perspectiva del estado, se establece que corresponde al Congreso de la


República decretar impuestos ordinarios y extraordinarios conforme a las
necesidades del Estado y determinar las bases de su recaudación[2]. La misma
disposición se encuentra contenida en el capítulo del Régimen Financiero que
establece el principio de legalidad en materia tributaria que indica[3]: corresponde
con exclusividad al Congreso de la República, decretar impuestos ordinarios y
extraordinarios, arbitrios y contribuciones especiales, conforme a las necesidades
del Estado y de acuerdo con la equidad y justicia tributaria, así como determinar las
bases de recaudación.
El mismo principio de legalidad contempla lo que se conoce como preferencia de
ley, el que reconoce que son nulas las disposiciones jerárquicamente inferiores a la
ley, que contradigan o tergiversen las normas legales reguladoras de las bases de
recaudación del tributo. También establece el alcance del reglamento tributario
indicando que las disposiciones reglamentarias no podrán modificar dichas bases y
se concreten a normar lo relativo al cobro administrativo del tributo y establecer los
procedimientos que faciliten su recaudación.

El principio de legalidad, además de la reserva y preferencia de ley reconoce que


los tributos deben adecuarse a la equidad y justicia tributaria, principio que, si bien
no está desarrollado, se ha interpretado como un límite adicional a la facultad de
decretar impuestos, arbitrios y contribuciones.

En la forma que está redactado el principio de legalidad, el mismo comprende:


1. Reserva de ley: tributos y bases de recaudación deben estar contenidos en
ley
2. Preferencia de ley: cualquier disposición que contradiga o tergiverse lo
contenido en ley es nula de pleno derecho
3. Principio de equidad y justicia tributaria
4. Limitación al contenido reglamentario tributario
Otro principio esencial en materia tributario es el principio de capacidad de
pago[4], el cual, declara que el sistema debe ser justo y equitativa. Para el efecto
las leyes tributarias serán estructuradas conforme el principio de capacidad de pago.

La capacidad de pago se ha entendido como la aptitud económica del contribuyente


para cumplir con el deber de contribución a los gastos públicos. Esta aptitud es
medida por reveladores de capacidad que se clasifican en directos e indirectos. Los
directos revelan una capacidad indubitable (las utilidades, por ejemplo) y los
indirectos presuponen la existencia de capacidad, tal el caso de los ingresos, los
activos y el consumo. Si el contribuyente tiene ingresos, activos o si consume, se
presume la aptitud económica; sin embargo, puede que en la realidad carezca de
dicha aptitud (por ejemplo, que tenga más gastos que ingresos, que la adquisición
de activos o consumo se haga con dinero prestado)

En la misma norma donde se establece el principio de capacidad de pago, se fijan


dos (2) prohibiciones constitucionales. La prohibición a los tributos confiscatorios y
la prohibición a la doble o múltiple tributación.

La prohibición a la doble o múltiple tributación se tipifica cuando un mismo hecho


generador atribuible al mismo sujeto pasivo, es gravado dos o más veces, por uno
o más sujetos con poder tributario y por el mismo evento o período de
imposición. Estas características de la doble o múltiple tributación están claramente
señaladas en la norma constitucional.
Por el contrario, no hay una referencia directa a qué debe entenderse por tributo
confiscatorio. La Constitución Política de la República en otra disposición sí
establece cuando una multa tiene el carácter de confiscatorio. Al respecto se regula
que se prohíbe la confiscación de bienes y la imposición de multas
confiscatorias. Las multas en ningún caso podrán exceder del valor del impuesto
omitido.

En este caso vemos que el parámetro constitucional para determinar si una multa
es confiscatoria es si la misma excede del valor del impuesto omitido. En el caso
del tributo confiscatorio, se ha considerado que el mismo será confiscatorio, si se
sustrae una parte importante del patrimonio del contribuyente. Otros países a través
de normas legales o fallos judiciales han fijado parámetros para determinar el
momento en que el tributo es confiscatorio, en Guatemala no existe dicho
parámetro.
Conclusiones

Las leyes tributarias son decretadas por el Congreso de la Republica


de Guatemala quien debe velar porque las mismas sean justas equitativas donde
no existan doble o múltiple tributación. Las leyes tributarias no deben ser
confiscatorias.

Los impuestos o contribuciones son el medio mediante el cual se cubren las


necesidades financieras del grupo de personas que desempeñan la función de
gobernantes o autoridad; por tal los fines de gobierno no pueden ser diferentes o
contrarios a los fines de los individuos.

Los principales impuestos directos en el sistema tributario guatemalteco son: a la


Renta de personas individuales y jurídicas.
Egrafía

https://www.google.com/search?q=leyes+tributarias+de+guatemala+&rlz=1
C1ONGR_esGT1000GT1000&biw=1366&bih=617&sxsrf=ALiCzsbu8JWe_qTwv
v1UM-
RtQGhcK0Pn9w%3A1662558133987&ei=tZ8YY_H1O9CxkvQPtJCUuAE&ved=0
ahUKEwixpPrX54L6AhXQmIQIHTQIBRcQ4dUDCA4&uact=5&oq=leyes+tributa
rias+de+guatemala+&gs_lcp=Cgdnd3Mtd2l6EAMyBAgjECcyBAgjECcyBQgAEIA
EMgYIABAeEBYyBggAEB4QFjoKCAAQRxDWBBCwA0oECEEYAEoECEYYAFDmBF
jFDmDnE2gBcAF4AIABc4gBsAmSAQM2LjaYAQCgAQHIAQjAAQE&sclient=gws-
wiz

También podría gustarte