El diario de Shelby

Noviembre 10

¡Vaya!, ha pasado un tiempo desde la última vez que escribí. Creo que estos últimos, eh, tres años, ¡han pasado realmente rápido! (Y solo para que conste, por mi última entrada, ya no me asustan más los globos de agua. Solo los payasos)

Estoy escribiendo hoy porque, bueno, hay una nueva chica aquí en La Escuela de La Costa. En realidad, es mi compañera de habitación. Y ya sabemos que no soy muy buena compartiendo. Justo había acabado de limpiar mi habitación de todas las malas vibras (mi bolsa de hojas de salvia por fin llego de la tienda Canyon Country), cuando llega caminando esta humana llena de malas vibras

Lucinda Price

Solo ha estado aquí, como, un día, pero ya estáinvadiendo mi espacio« y ya me he comportado con ella como una horrible perra.

Digamos que la vieja Shel no se está adaptando muy bien al cambio. No me refiero a que la odie todo el tiempo. Es solo que ella es tan indefensa e ingenua y«

Está bien, ¿La verdad?

Conozco al chico con el que está saliendo. ¿Recuerdas a Daniel Grigori? ¿La perfección rubia con ojos grises que puedo jurar que en ocasiones eran violetas? (Si no, mira de las paginas doce hasta la veintidós de este libro.) (Lo sé. ¡Lo sé! Escribí mucho sobre el luego del único encuentro que tuvimos, el cual termino en una muy poco romántica visita a la cárcel, pero Daniel fue muy amable conmigo. No puedo evitarlo.) (Creí que teníamos una conexión. Fui estúpida. No fue nada. Estaba equivocada.)

No era más que una de esas personas raras que también resultaban hermosas. El tan solo me encontró en un mal momento y juro que no conocía la historia que tenía conLucinda Price. No es que yo estuviera en ese entonces en La Escuela de La Costa, donde apenas puedes estornudar sin caer en chismes de alguna de las chicas femeninas sobre lo romántico que es su historia de amor.

Lucinda y Daniel Lucinda y Daniel Vomito.

Como sea. Supongo que es puro karma que la chica terminara siendo mi compañera de habitación. Tal vez no es tan mala. No es que le vaya a dar una oportunidad. Se presentó aquí, de la nada. Voy a tratar de ser más amable. Tal vez mañana. Tal vez si ella lo hace primero«

¡Vaya, me tengo que ir! ¡Mi nueva compañera de habitación acaba de entrar!

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful