Está en la página 1de 2

LA FUNCIÓN SOCIAL DE LA ESCUELA

Por: Lina María Ríos Ramirez C.C 39190358

Coincidimos con Dewey en sus planteamientos acerca de la importancia que tiene el ambiente como dinamizador de procesos de socialización, crecimiento individual y constitución de una comunidad. Sin embargo y llevado al contexto más próximo de nuestras prácticas educativas, es necesario precisar algunas reflexiones que permitirían evidenciar como en la cotidianidad, dichos planteamientos se ven condicionados por transiciones y factores de orden coyuntural que inciden directamente sobre la función social de la escuela, en tanto sobrepasan la intención del docente y los propósitos planteados en una propuesta pedagógica. La imposibilidad de separar el aprendizaje individual del contexto de socialización es evidente. La importancia de la experiencia y la biografía personal en todo proceso de aprendizaje, determina en forma alguna las posibilidades de interacción y constitución de la comunidad a la cual se pertenece, condicionando además el sentido moral y ético de hacer parte de ésta, de adquirir un sentido de identidad y resignificar a través de la educación algunas experiencias o estructuras que lo condicionan, de manera que se propenda por el desarrollo en colectivo. El proceso de acercamiento de niños y niñas al conocimiento por ejemplo, se ve influenciado por condiciones personales propias de las experiencias otorgadas en el ámbito de la familia o el ambiente social más próximo, de los hábitos y de la formación del sentido ético y estético individual; de manera que al participar de un proceso de aprendizaje, dichos elementos pueden ser renovados hasta el punto de generar rupturas, replantear hipótesis y generar nuevas reflexiones en torno a lo pre-concebido o a la mirada que sobre la realidad y el contexto se tenía establecido. De esta forma, la función de la educación cobra especial relevancia, en tanto ésta no debe limitarse a una transmisión de contenidos en forma superficial, sino que debe motivar y elevar su carácter formador, en el sentido de aportar a niños y niñas oportunidades para establecer mediante la autonomía rutinas y hábitos que les doten de mejores habilidades para la vida, para la convivencia y para su participación en comunidad, bajo los principios del diálogo, la libertad y el respeto por los otros.

influyen directa o indirectamente en los procesos educativos. además de reconocer que a nivel de su estructura cualquier alteración o movimiento genera un efecto de resonancia a nivel individual. . redimensionando sus discursos y creando rupturas con viejos paradigmas. Esto nos lleva a pensar en la cualidad de la ³masa´ en tanto cohesiona e incide en las formas de pensar y actuar. niñas y jóvenes se encuentran inmersos en un ambiente cargado de códigos de información y de pares culturales que inciden en su formación. lo que permite develar la manera en que la familia. identidad y contextos del proceso educativo. La escuela tiene por lo tanto la tarea de coordinar las diversas influencias de los diferentes ambientes sociales en los que se introduce. no solo se considera a la educación desde el ámbito institucional. Y no siempre se puede confiar en su benevolencia. De todo lo anterior puede concluirse que la educación en su papel de dinamizador de las transformaciones sociales que un ambiente determinado exige. si se tiene en cuenta que en dicho ambiente prevalecen rasgos perjudiciales para el desarrollo político. moral y ético de los individuos y del colectivo. debe replantear sus contenidos y propósitos.Ahora bien. de manera tal que a través de estos. recreando sus energías individuales y colectivas. permitiendo a los sujetos que participan del proceso de aprendizaje hacer consciente su realidad y las condiciones o factores que le amenazan o aportan a su configuración. su papel activo como gestores del cambio y negociación cultural. pueda formar en valores y responsabilidades éticas. para que los educandos comprendan la incidencia de sus acciones en la comunidad. Que niños. el respeto por la vida y la transformación de circunstancias desfavorables para el crecimiento y desarrollo humano. toda práctica educativa implícita o explícitamente debe preguntarse sobre la naturaleza. al encontrarse el sujeto sumergido en este conjunto. del conocimiento y de las formas de socializarlo. En toda práctica educativa se expresa por lo tanto. Por ello. dado que los sujetos y en especial los niños. como parte de su misión holística y mediadora de aquellas relaciones y vicios de poder que atentan contra toda libertad que exalta el valor moral de la vida y de la formación consciente de los educandos. los medios de información. de manera consciente o inconsciente una concepción de los sujetos. niñas y jóvenes puedan enfrentan sus problemas recuperando sus historias. para configurar comunidades donde prevalezca la dignidad. los amigos. las nuevas tecnologías y la industria cultural que permea toda comunidad humana.