Está en la página 1de 3

1 Los problemas filosóficos clásicos que aborda la trilogía Matrix son el problema de lo real y el problema de la libertad.

Para ver cómo muestra The Matrix el problema de lo real es necesario remitirse a su argumento. La película está ambientada en el futuro (año 2199 aproximadamente). Hay una guerra entre humanos y máquinas. Las máquinas han sometido a los humanos manteniéndolos dormidos en unas cubetas, conectados a un mundo onírico y falso procedente de un programa informático llamado Matrix. En el mundo real sobrevive una colonia de humanos libres, Sión, que intenta liberar a los que están en las cubetas. Para ello han formado un ejército cuyos soldados deben entrar en Matrix en busca de aquellas personas que sospechan que Matrix existe. Así es como encuentran a Neo, el protagonista. Neo duda, no sabe qué mundo es real y qué mundo es Matrix. Deberá seguir las enseñanzas del capitán Morfeo y los consejos del soldado Trinity para averiguarlo. En cuanto al problema de la libertad, ya aparece esbozado en The Matrix, pero se convierte en la base filosófica de The Matrix Reloaded y The Matrix Revolutions. La libertad puede ser estudiada desde su vertiente externa (los humanos de las cubetas no son libres porque están inmóviles dentro de ellas) o desde su vertiente interna: ¿es el ser humano libre de elegir su futuro, su vida, o hay un destino que predetermina todo lo que va a ocurrir? Esta es la gran pregunta en la que se debate Neo a lo largo de toda la trilogía, ya que se le dice que él es El elegido, el salvador de la humanidad. Es el viejo dilema de la filosofía cristiana entre el destino o providencia y el libre albedrío... CUANDO LA REALIDAD SUPERA A LA FICCIÓN La polución del ruido es, actualmente, el elemento más crucial de polución que existe. En las grandes junglas de cemento altamente pobladas, es muy, muy difícil encontrar silencio. Entonces lo que tenemos que hacer es aprender a encontrar silencio en el ruido. Y necesitamos encontrar paz en el caos. La gente piensa que para encontrar paz, soledad y calma, tiene que ir y buscar un amplio pedazo de tierra salvaje donde no esté pasando nada, y esté en paz. Y eso es amoroso, es hermoso. Pero vivimos en el mundo como es, por lo que tenemos que encontrar soledad, paz y calma mientras todo el infierno se esté soltando a nuestro alrededor. Y es crítico que hagamos esto. Si uno ve y observa a la gente encontrará que vivimos en diferentes prisiones mentales, emocionales, de culpa, de miedo, de frustración, de resentimiento, etc. Y más aún, si tenemos a millones de personas que están viviendo en su propia prisión interna, sus propias prisiones individuales, luego colectivamente no pueden hacer otra cosa que manifestar una prisión colectiva, una versión colectiva de eso... Trabajar sobre nosotros mismos es también trabajar en el mundo, porque somos el mundo, y el mundo somos nosotros. El caos está en el ojo del espectador, en realidad. Vamos hacia un período de caos, pero ¿qué es el caos? Caos se confunde a menudo con transición. Cuando algo está rompiendo lo que necesita ser roto, entonces habrá un período de caos aparente. Pero lo que sucederá no es más caótico que si las cosas se desarrollan como se necesita, porque este sistema tiene que caer antes de que algo mejor lo pueda reemplazar, de lo contrario el sistema mismo sofocará y suprimirá lo que busque

En muchas situaciones que podemos encontrarnos a lo largo de nuestra vida pueden llevarnos a un estado de inmersión en nosotros mismos hasta el punto de que nos desconectamos de la realidad que nos rodea. Pasamos a tener una relación de dependencia tecnológica. Desde las famosas etiquetas RFID (Radio Frequency IDentification) que contienen antenas para permitirles recibir y responder a peticiones por radiofrecuencia desde un emisor-receptor RFID.reemplazarlo. Algunos consejos es que se puede realizar pruebas como lastimarse a uno mismo y analizar que no nos duele. y también sabemos que las figuras históricas incluso si nunca los hemos conocido personalmente eran personas reales. hasta la vigilancia por satélite. 2 La mayor parte de las personas pueden diferenciar fácilmente la realidad de la fantasía. móviles (celulares). Es este tipo de sensación de estar desvinculado del resto del mundo la que ha inspirado muchas de las películas que tratan el fenómeno de una falsa realidad en la que un individuo o grupo de individuos se dan cuenta de que están viviendo una vida que no es la suya. se podría terminar en esta situación. una Matrix en la cual cada uno de sus individuos son monitoreados por cámaras. A pesar de que la diferencia puede ser muy obvia. sin embargo los científicos conocen muy poco sobre los mecanismos cerebrales específicos que son responsables de nuestra capacidad de distinguir entre eventos reales y ficticios. más no imposible. o que todo lo que habían dado por seguro no es más que una ilusión. al igual que con todo. la civilización actual está implementando lentamente un sistema de control. Sabemos que los personajes de las novelas y las películas son ficticios. 3 La tecnología avanza constantemente a un ritmo vertiginoso. y un sin fin de artilugios que detrás del disfraz de la seguridad. GPS. lo cual nos daría la pauta que estamos soñando. chips. Por lo que si se sigue desarrollando toda la tecnología a la velocidad actual. control y comunicación podrían ocultar intereses . Por lo que es dificil lograr diferenciar el sueño de la realidad. si se abusa de ello es sumamente nocivo. por los datos personales que se ingresan en Internet. Por lo que no deberíamos enfocar demasiado en el caos como una cosa necesariamente mala. A pesar de ser algo natural en el hombre. En general para distinguir se debe de tratar de producir sucesos no logicos para ver y cuestionar el porque esta sucediendo y así lograr despertar.

muy oscuros. al oído. la tarea se hace dificil más no imposible. . el que posee la información y los medios adecuados tiene el poder. en un futuro podríamos llegar a engañar a la vista. POR LO QUE SI SE PODRÍA A DESARROLLAR TECNOLOGÍA DE ESTE TIPO. la explicación es que una raza de máquinas controla nuestra mente desde el nacimiento para obtener de nosotros lo que quieren. Como siempre. tenemos que fijarnos en la industria informática y electrónica para intentar obtener una respuesta. Si entramos en uno de los simuladores más avanzados del momento. vemos que los esfuerzos por mejorar la simulación hoy en día se centran en obtener unas imágenes lo más reales posibles y una lectura precisa de los movimientos de algunas partes del cuerpo. Hasta el momento. en la actualidad. hasta sonidos. si añadimos la espontaneidad innata del ser humano. la única forma no invasora de manipular el cerebro es una técnica llamada estimulación magnética transcraneal que utiliza los campos magnéticos para inducir corrientes en el tejido cerebral y así estimular las células del cerebro. Así. Siguiendo con la aplicación del término Matrix a las tecnologías actuales encontramos ejemplos como un dispositivo (cuya idea patento la compañía Sony) que lanzará pulsos de ultrasonido hacia la cabeza para modificar la forma en que se comportan las neuronas en determinadas partes del cerebro con el objetivo de crear experiencias sensoriales que van desde transmitir imágenes en movimientos. En The Matrix . pasando por gustos. Y es que si ya es complicado recrear una realidad con unos parámetros controlados. Después de todo. como los que utiliza la NASA para los entrenamientos de los astronautas cuando tienen que salir fuera de la nave. como sí podría hacerlo el ultrasonido. Expertos independientes indicaron que no desestimaban esta reciente idea. y quizás al olfato. Pero los campos magnéticos no pueden enfocarse en pequeños grupos de células del cerebro. La simulación de una realidad a todos los niveles sensoriales lleva a pensar a los que viven en dicha realidad simulada que no existe nada fuera de lo que están viviendo. pero siempre en unos entornos muy controlados y preprogramados en los cuales no se produzcan acontecimientos fuera de una serie de acciones a los que el programa pudiera responder. aunque advirtieron sobre la seguridad a largo plazo del método propuesto.