Está en la página 1de 3

La Vocación

Dios por pura bondad creo al hombre para que tenga parte de su Bienaventuranza y por ello siempre se manifiesta cerca del hombre llamándolo y ayudándolo a buscarle, conocerle y amarle convocándoles por medio de la Iglesia median a su Hijo amado. Por medio de Cristo y en Cristo, todos los hombres somos llamados a ser hijos de Dios y herederos de su vida bienaventurada. Por este misma llamado que hemos recibido es que estamos invitados a ser propagadores de esta vida en Dios.

El Espíritu Santo es quien realiza la vocación del hombre
Por Cristo Dios manifiesta al hombre al propio hombre y le descubre la grandeza de su vocación que es la santidad en Dios y por Dios como puro regalo de su amor. Por el bautismo todos somos santos y nuestra tarea es mantenernos en eso que ya Dios nos ha regalado. Desde su concepción la persona humana está ordenada a Dios y a su bienaventuranza eterna. La razón más alta de la dignidad humana consiste en la vocación del hombre a la unión con Dios. La vocación no es proyecto prefabricado por Dios para cada hombre, sino que posee una estructura dialogal que permite a cada ser humano construir su propio destino (no es imposición de Dios ningún tipo de llamado específico en la Iglesia) Si hay un llamado debe haber necesariamente alguien que llama y que posee un proyecto (no una imposición preestablecida) para el ser llamado el cual posee la libertad de escuchar y acoger ese proyecto presentado. La vocación es un dato propiamente bíblico porque solo el Dios de la Biblia dirige explícitamente al hombre un mensaje que es también una vocación. En el lenguaje bíblico Dios es aquel que llama y su palabra y obra de salvación desarrollada en la historia es básicamente un llamado . Así, los relatos más impresionantes de la Biblia se refieren a llamadas vocacionales particulares: Abraham (Gn 12, 1ss), Moisés (Ex 3,4), Samuel (1Sm 3,4), Isaías (Is 6. 49,1), Jeremías (Jer 1,2-10), Juan Bautista y los Apóstoles (Mt 4,21; Jn 1,35ss), Pablo (Hch 9,1-22; 22, 1-21; 26) Estos textos nos permiten vislumbrar una gran riqueza en el tema del llamado o vocación por parte de Dios y la variada posibilidad de respuesta por parte del hombre. Es importante hacer mención que la llamada de Dios es algo totalmente misterioso, gratuito, constante, personal. Pero todas las vocaciones tienen razón de ser en el servicio a la comunidad, al pueblo de Dios y así se ve claramente remarcada en los diversos textos vocacionales de las Escrituras. La misma creación viene a significar un llamado, porque ser creados es ser llamados a la existencia.

Nuestra Vocación a la Bienaventuranza
1) Las bienaventuranzas
Lee Mt 5,3-12 Las Bienaventuranzas manifiestan todo un proyecto de vida en nuestro caminarcristiano, iluminan las acciones y las actitudes características de la vida cristiana y responden al deseo de felicidad que tiene un

Hacemos el bien.4-7): se consideraba indigno del llamado de Dios por su juventud. En función al primer aspecto.1): fue llamando. entendido como una invitación y oferta por parte de Dios. pero el no se consideraba digno de ese llamamiento y misión que Dios le daba. dejó la bolsa del dinero y se fue con Jesús. Igualmente nosotros. etc. Para Reflexionar ¿Con cuál de los ejemplos bíblicos vocacionales me identifico más? ¿Por qué? Confronta también otros ejemplos bíblicos que encuentres. Ante esta posible confusión la Iglesia es la que nos puede ayudar a clarificar este llamado de Dios en nuestra vida. Esta búsqueda está orientada a un ideal de vida. en virtud del segundo aspecto. Jeremías (Jr 1. personal. de búsqueda. el hombre responde en la fe. poder verle tal cual es participando de la naturaleza divina por pura gracia de Dios. no porque si hacemos el mal Dios nos manda al infierno. el llamado a la santidad. la Iglesia. lo llama y lo envía a una misión. igualmente la santidad. sino más bien algo en lo que debemos mantenernos porque este es un don precioso que ya Dios nos regalo en el bautismo. Esa es nuestra vocación. Dios no llama por nuestro mérito. 1-10): escuchaba la voz de Dios que le llamaba pero la confundía. Respuesta del Hombre El hombre responde a Dios desde su libertad. está en función de la misma vocación como creación y elevación. ésta es la santidad pero la santidad no vista como algo que debemos ganar. La respuesta en las opciones libres. Jesús lo llamó e inmediatamente se levantó. el hombre responde a la llamada al realizarse a si mismo decidiendo desde el ejercicio de su libertad. plantea fuertes exigencias espirituales de una actitud de disponibilidad. 2. Mateo (Lc 5. 27-28): su respuesta fue pronta. bajo el impulso de la acción de la gracia. sino porque Él decide llamarnos por puro amor. 3. Moisés (Ex 3. Estos llamados. de ofrecimiento y de realización. 1. pueda que escuchemos la voz de Dios en nuestra familia. hago el bien no para alcanzar la santidad. Su respuesta libre. iluminadas por la fe. pese a ser joven. Dios. implica: un aspecto natural y uno sobrenatural(trascendente). 4. Ante el llamado que Dios nos hace a participar en Él se pueden prever algunas actitudes sacadas de algunos personajes bíblicos. sino porque amamos a Dios y porque el nos ama sin medida. Entonces las bienaventuranzas nos describen cuál es la vocación a la que Dios llama. el trabajo. ¿Por qué llama x o y personas? Sólo Él lo sabe. sino porque Dios ya me dio ese gran regalo que yo debo mantener y cuidar. pero no logramos reconocerla. y . Se porto rebelde y puso peros a su misión mas al final obedeció al llamado. de los muchos que encontramos en las Escrituras. la universidad. Su maestro le ayudó a descubrir y reconocer esa voz de Dios en su interior. son unos breves ejemplos de las maneras en que Dios llama. Samuel (1Sam 3.origen divino y que es puesto por Dios en el corazón del hombre siendo Dios mismo el único que puede satisfacer este deseo. La bienaventuranza a la que Dios llama es llegar a su Reino. porque en su proyecto de amor está contemplado el que podamos participar de su vida y de su reino.

¿Has respondido? ¿Has puesto peros a tu respuesta? ¿Has confundido la voz de Dios? ¿Has dado una respuesta pronta a ese llamado que Dios te ha hecho? Toda tu vida está enmarcada en la historia de Dios. (Lee Rm 8. Reconoce que Dios te llama desde tu realidad y tu historia sin importar cómo fue. Has una autobiografía y busca en ella la huella de Dios enfatizando tu historia de gracia y de pecado (hazlo con toda tranquilidad y confianza porque será material únicamente para tu reflexión personal y no para compartirlo en entrevista. 29-30 después de realizar tu autobiografía) .y y y y ¿He logrado reconocer cuál es el llamado que Dios me hace? Todo ser humano está orientado a Dios ¿En cuál vocación específica consideras que puedes llegar a encontrar a Dios? ¿Por qué? Revisa tu vida e intenta descubrir en ella los momentos en que Dios te ha hecho un llamado. a no ser que desees hacerlo).