Está en la página 1de 5

CIENCIA SIN SESO, LOCURA DOBLE

Marcelino Cereijido INTRODUCCIÓN Cuando oigo que en nuestro vapuleado tercer mundo1 un científico maduro trata de convencer a un joven de que se dedique a la investigación, evoco, por supuesto, los amables consejos de los maestros que me iniciaron en la profesión de investigador: una de las más fascinantes que el ser humano puede desempeñar. Pero cuando le oigo hacer las consabidas referencias a Galileo, Darwin, Pasteur y Einstein y, sobre todo, cuando asevera que su país necesita investigadores, no puedo evitar entonces una sensación de abochornada culpa ante la involuntaria estafa que se perpetra, pues sé muy bien que no le explicará al joven en qué consiste la profesión científica en el tercer mundo, cuál será su integración al resto del quehacer local una vez que haya completado su formación, ni en qué condiciones económicas deberá vivir y trabajar. Es el momento en que llamaría aparte a ese joven, lo invitaría a tomar un café... y yo también trataría de convencerlo para que se dedique a la ciencia -actividad que, de nacer de nuevo, yo volvería a elegir-, pero sin ocultarle otros aspectos de nuestra profesión. Lo haría con muchísimo cuidado, evitando que mi conversación lo disuadiera, pues los científicos latinoamericanos somos demasiado proclives a desgarrarnos las vestiduras; pero también con todo respeto, tomándolo como una persona sensata que está por consagrar nada menos que su vida a una tarea que desconoce, y no como a un futuro sabio que comienza su carrera cometiendo la estupidez de dedicarse a ella sin saber de qué se trata. En realidad, he tomado tantos de esos cafés, que hoy se me ha ocurrido redactar un texto, este texto, con mis puntos de vista sobre los temas que surgen con más frecuencia en esas charlas. Pero ¿no hay acaso miles de libros que narran la historia de la ciencia y de cada una de sus lumbreras? ¿No hay ya tratados enteros sobre su filosofía, su estructura, su política y su economía? ¿No hay suficientes manuales detallando carreras, becas e instituciones? ¿No hay oficinas repletas de solicitudes, pliegos de condiciones, fechas de presentación y directorios? ¿No hubo ya ejércitos enteros de sabios eminentes que escribieron sus memorias? ¿Para qué un texto más? La respuesta es que, para empezar, la mayor parte de los tratados mencionados se refiere al primer mundo; en cambio, uno de los puntos en los que insistiré en este texto es que nuestra situación no se describe con sólo desteñir un poco esos esquemas, como si sólo difirieran cuantitativamente en cierta suma de dinero. En segundo lugar, porque en mi función de evaluador en el Sistema Nacional de Investigadores de México a lo largo de los últimos años, he revisado varios miles de solicitudes e informes, y acabé por convencerme de que sólo un pequeño porcentaje de los investigadores que fallan lo hacen por falta de inteligencia y originalidad y que, en cambio, la enorme mayoría de los rechazos se debe a una falta de profesionalismo. Abunda entre nosotros el investigador ultraespecializado, que sabe hacer las medidas que le enseñaron, obtener datos, analizarlos estadísticamente, pero que ignora la trama conceptual de la ciencia en la que su tema está engarzado; el que se esfuerza individualmente, o como subsidiario de su ex mentor en el primer mundo; el que luego eterniza el estudio de ese tema ocupándose de detalles triviales, porque no
1

Aunque la situación internacional ha cambiado y, en rigor, ya no existe un tercer mundo al desaparecer el segundo (los países socialistas), se han utilizado a lo largo del libro estos términos porque han adquirido un estatuto convencional propio.

nuestros industriales deberían. Veamos tres situaciones que ilustran esta afirmación: Primer ejemplo. b] Nos resulta muy difícil desarrollar un aparato científico en nuestras naciones del tercer mundo y. sino la increíble ineficiencia burocrática con que se lo usa que. e ir al cine? Hoy es difícil ser un investigador profesional en el tercer mundo. porque cada investigador latinoamericano es esencialmente un lobo solitario: el trabajo grupal interdisciplinario es casi desconocido entre nosotros y. debemos trabajar en el seno de culturas que no están preparadas para albergar un aparato científico-técnico-productivo moderno. y sobre todo la forma de organizar la tarea científica que dictan quienes administran el dinero. El problema económico es grave. creativo. comprarles ropa. hemos acabado por convencernos de que la dificultad para desarrollar la ciencia y la tecnología en el tercer mundo es de índole económica. en consecuencia con sus posturas. que ayer regresó de su beca posdoctoral en Columbia o Heidelberg. sobre todo. qué duda cabe. nuestros investigadores figuran en los planteles de Harvard y Cornell. para caracterizar una cultura determinada. ni a encender la luz. ni a ir al cine. obtener dinero para costear sus proyectos. fotocopiadoras y cámaras de calidad tal que pudieran competir en el mercado internacional con los Mercedes-Benz. digamos la del Hombre de Cro-Magnon. o cuáles eran sus esquemas astronómicos. si utilizaban el bronce. productivo. fabricar coches. estuvieran dispuestos a dejar de usar anteojos y no volver a leer por el resto de sus días. d] Nuestra cultura en general parece no incluir a la ciencia y a la tecnología modernas en su esquema constitutivo. no alcanzo a imaginar que la ignorancia sea el mejor medio para resolver problema alguno. sostener su hogar. francamente. Atribuimos tales dificultades a la supuesta endeblez de nuestra ciencia. llevar sus hijos al dentista. cuando se practica. aviones. la que tenemos hoy en día en el tercer mundo. su caracterización suele reducirse a la política.2 tiene autonomía para abrir un campo nuevo. Xerox y Nikkon. sino en nuestra visión del mundo. por el contrario. la cretense. Si bien a veces sólo nos han llegado unos pocos rastros de su arte. de Cambridge y del Max Planck. c] Por aceptar obedientemente los diagnósticos monetaristas. Por el contrario. la sociología. no los científicos. Pero cuando se trata de nuestra propia cultura. requiere de conocimiento pues. ni fundamentos para inventarse un enfoque propio como si la ciencia ya estuviera a punto de conocerlo todo. incluido el famoso Premio Nobel. y ahora debe mantenerse informado. vincularlo con el aparato productivo. tal como si. pero la dificultad central que tenemos con la ciencia no se origina en ella. entre otras cosas. o la olmeca. revienten de dolor y mueran de peritonitis. no es raro que resulte penalizado por las instituciones. quita a los investigadores de los laboratorios para abocarlos a tareas contables y administrativas. sobre todo. para equipararse. Pero ¿dónde y cómo se enterará un joven de qué demonio es la profesión científica en nuestra postergada región? ¿Con qué información podrá hacer el ejercicio de suponer que ya se ha graduado. los artículos científicos que producimos se publican en las mejores revistas internacionales. tal y como si alguna vez hubieran estado modernizados. Así. uno de nuestros principales productos de exportación son los excelentes investigadores que producimos. yo estoy convencido de que. Incluso dentro del aspecto económico. Pocos advierten que la famosa "fuga de cerebros" es un claro pero ominoso índice de que. nuestros sabios logran todo tipo de distinciones. sin advertir que. Boeing. y se presentan los siguiente problemas: a] Sumándose a ciertos coros posmodernistas.y. porque si bien ya tenemos las condiciones para formar investigadores tan buenos o tan malos como los del primero. tratamos de averiguar si conocían la rueda. los productos de nuestra ciencia alcanzan un nivel de excelencia con el que por ahora nuestra industria no puede ni soñar. gracias a nuestra comunidad científica. o a resignarse a que las muelas se les pudran en la boca y aceptar que si a sus hijos se les inflama el apéndice cecal. algunos personajes de Latinoamérica se han puesto a despotricar contra la ciencia y la tecnología. por lo menos. ni a usar el teléfono. la gran dificultad no es únicamente por la parquedad del aporte de dinero. se hubieran agotado los grandes problemas y sólo quedaran por resolver detalles. un cargo de profesor. que ya le destinaron un laboratorio. si habían desarrollado el concepto de cero. . si hay alguna solución a los problemas que afligen al llamado tercer mundo.

pero no menos tenebrosos. Me han convencido de que si yo fuera gerente y quisiera evitar la bancarrota no tendría otra alternativa que operar del mismo modo. la literatura. nervios y arterias del lomo con una lanza. que al llegar al cerebro. dichos comercios no tienen ninguno de los libros escritos por divulgadores y ensayistas científicos locales. si seguir esos pasos nos permitiera alcanzar el nivel de comodidad del que gozan en el primer mundo. se sigue soñando con la cultura europeoestadounidense. Tercer ejemplo. ocho intelectuales discutían sobre el "honor" y "orgullo" del toro de morir luchando en un ruedo. que esas vías parten de receptores con afinidad estereoquímica por trasmisores específicos exactamente iguales a los nuestros. De modo que. En un programa de televisión. se les arponea con lacerantes banderillas y se les clava una espada. que afirma poder doblar cucharas con la fuerza de su pensamiento. pues ignoraban lo que en los institutos y universidades del tercer mundo cualquier estudiante sabe: que los toros tienen vías nerviosas completamente análogas a las del ser humano. y me han explicado que ellos evalúan el costo de cada metro cuadrado de su tienda. sojuzgamiento. En cambio. para tratar de manejar el conocimiento que tenemos en el tercero. opino que el panorama intelectual de esos caballeros era propio de la Edad Media. las convulsiones y otras manifestaciones de sufrimiento de los animales torturados. así como las preferencias de los compradores y. uno de ellos llegó a explicarme: "A un perfume usted debe ponerle un nombre francés. sobre esa base. pues esta escandalosa situación no es causada por el afán de lucro de un puñado de empresarios rapaces. invariablemente encuentro libros de un tal Uri Geller. o sobre el Triángulo de las Bermudas. un Franco. f] Incluso en esos raros y felices momentos en los que nuestras sociedades destinan dineros para la . La ciencia no figura en la lista de componentes. temo que no nos molestaría en lo más mínimo repetir esa historia y cometer similares atrocidades. En suma: que cuando se les deshace los músculos." Así nos ve nuestra propia sociedad. deciden cuáles libros conviene ofrecer y con cuáles otros perderían espacio. eran intrascendencias comparables al tañido del inerte carillón de un reloj. nomás en lo que va del siglo. un fascismo. las neuronas de esas vías hacen sinapsis con núcleos similares a los del cerebro humano. por las que se transporta información algésica muy exquisita. la ciencia y la tecnología del primer mundo. Thomas. y a un vino una marca que evoque viejas abadías y casas señoriales. Segundo ejemplo. He conversado con vendedores y encargados de dichos comercios. En el sector dedicado a la ciencia. la visión del mundo con que se mueven algunos líderes intelectuales. de un señor Phillipot que asegura que el cáncer se cura comiendo ajo. la desesperación. de cada centímetro de escaparate. las escuelas filosóficas. es frecuente que se usen sin más las conclusiones que les son propias. así como la explotación. por ejemplo. Haciendo gala de comprensiva bonhomía. además. tiempo y dinero. los toros por supuesto sienten dolor. parece haberse quedado trabada allá por el siglo XVII. se los sangra. no tienen los de la colección "La Ciencia Desde México". un Stalin. limón y cebolla. En el fondo. De modo que la colección 'La Ciencia Desde México' lleva un título por demás infortunado. es de una estridente candidez suponer que debemos (y es posible) transitar los mismos pasos. y ha generado una bomba atómica. cincuenta años de riesgo atómico. Obviando aquí el aspecto moral. deforestación. además de varios otros escritos por excelentes divulgadores primermundistas (Asimov. venta. y contaminación del resto del planeta. Aun en el caso de que los esquemas logrados tras estudiar al primer mundo fueran válidos.3 la economía. las artes plásticas y los bailes regionales. esa cultura ha provocado dos guerras mundiales. un nazismo. cuando Rene Descartes enseñaba que los gritos. otra de napalm. un Salazar y una pléyade de matasietes menores. que reúne libros excelentemente escritos por lo más granado de la comunidad científica mexicana. un Hitler. aun cuando. Gould. Curiosamente. a una academia de karate uno japonés. Gamow). hasta medianoche se han transformado en bocas de expendio de libros de todo tipo. un Mussolini. Ciertas casas comerciales que permanecen abiertas. e] Después de estudiar la cultura. pero que en realidad los animales no sentían dolor alguno. sino por la exacta comprensión de las preferencias y expectativas culturales de nuestra sociedad.

teléfonos inalámbricos y supercomputadoras que. filósofos por otro. filósofos. sacerdotes y estudiantes. idiotas y prisioneros que por supuesto nadie necesita. tal como la practicamos hoy en el tercer mundo. ellos también pensaron que si uno pone el mapa de Nueva York sobre las calles de Buenos Aires. a los investigadores de las ramas biológicas se nos fuerza para que nos concentremos en temas tales como el hambre y el alcoholismo. el plan de este libro consiste: 1] en describir ciertos aspectos de la naturaleza de la ciencia. pues como decía Montaigne: "Nadie está libre de decir estupideces. Por ejemplo. juego. moda. sino sobre la investigación profesional." Recalco: éste no es un libro sobre la ciencia. Para dar tres ejemplos: puse tanto ardor en explicarle mis puntos de vista a un taxista haitiano en Nueva York que. y por lo tanto mi competencia se reduce a una minúscula parcelita de la realidad. desde aislar un antibiótico hasta fabricar un lápiz. A veces.4 tarea científica. con el amateurismo de quien. me permitieron advertir que debían estar mal redactados. sin que "invente" absolutamente nada. lo grave es decirlas con énfasis. Vista con dicha óptica. de caridad hacia los investigadores. como si tales flagelos se debieran al desconocimiento del metabolismo de las proteínas o del etanol. ha pasado por períodos en los que fue novedad. docentes por un tercero. Se ignora además que el conocimiento debe ser confiable y que. en suma. también hubo quienes discreparon con mis puntos de vista y hasta los que incluso objetaron la respetabilidad de mis progenitores. tornillos ni hospitales. también se necesita de esa confianza cuando se autoriza a una empresa transnacional a que venda fármacos a nuestros habitantes o introduzca un nuevo pesticida en nuestros campos. trabajo social. la ciencia no sería más que una proveedora de superconductores. o se esperara que curemos el cáncer antes de que lo lleguemos a entender. Pero de todos modos me atreví a hacerlo. tarde o temprano encuentra a Wall Street. h] Se da por sentado que el conocimiento es parcelable y. error. Algunos me han corregido una fecha. sin ser cartógrafo. no me parece superfluo alertar a quien lea estas líneas a que tome cum grano salís lo que he de exponer. espero. para ayudarte a contestar me he visto en la necesidad de desarrollar algunos tópicos que caen fuera de mi campo específico de trabajo. porque eso era justo lo opuesto de lo que yo había querido decir. Todos los puntos que abordo han sido temas de largas discusiones con amigos y colegas investigadores. ferreteros y médicos). te ayuden a responder esas preguntas. así como se necesita que un amigo abogado o arquitecto revise el contrato que hemos de firmar o la casa que estamos por adquirir. Por eso se me ha ocurrido preguntar a nuestros jóvenes: ¿estás seguro de que te quieres dedicar a la investigación científica aquí en el tercer mundo? ¿Sabes en qué te metes cuando tomas esa decisión? ¿Cómo harás para orientarte? Por eso. o me aclararon un concepto epistemológico fundamental que yo siempre había usado equivocadamente. chiste. formalmente semejante a la inversión en hospitales y personal para internar drogadictos. g] En el tercer mundo se suele creer que el mayor aporte de la ciencia reside en "el invento". o bien no se necesitan. o bien. Tuve también experiencias sorprendentes. la sintaxis de un párrafo. asignar sueldos y subsidiar algunos proyectos. en su momento. al comentarme pasajes del manuscrito. que es posible tener científicos por un lado. no es insólito que lo hagan para acceder a reclamos de los investigadores (como si en realidad nadie necesitara pan. artistas. explicaría el camino que conviene tomar para llegar al centro de la ciudad. pero que en el fondo representa un lamentable malgasto. las instituciones y los personajes científicos que creo imprescindibles considerar para ser científico profesional. por lo tanto. disputa. empresarios. no pasa de ser un acto de benevolencia social. políticos. Como soy un investigador profesional. identificado con mis argumentos. Por lo tanto. que es posible hacer una ciencia aplicada sin desarrollar primero una ciencia que se pueda aplicar. Se ignora que toda tarea y logro humano. cohetes teledirigidos. el . y 2] usarlos para hacer alguna síntesis que. la investigación. o bien serán comprados al primer mundo cuando llegue el momento. con la buena y cándida intención con que trataron de orientarme mis maestros cuando. y que con gusto y alivio verían desaparecer de sus presupuestos. exageración. objeto de exploración. pero así y todo se los fabricara y construyera para tener contentos a panaderos. desde plantar un vegetal hasta encender fuego.

como parte esencial. Elizabeth Del Oso. Noé Jitrik. pág 11-19. que quedé convencido de que la formación de todo científico debería incluir.. Mario Bunge. sus observaciones sobre textos y discursos. o que dedicaron más tiempo a mis manuscritos: Larissa Adler-Lomnitz. ¡primero me llevó a comprar el libro! Hubo colegas que me facilitaron la comprensión de un aspecto detestable de la profesión científica. cuando entregué el manuscrito de este libro al escritor y teórico literario Noé Jitrik. y aquí empieza la ingratitud. Lorenza González-Mariscal. Fanny BlanckCereijido.. Margarita y Fabián Cereijido. Marcos Kaplan. María Eugenia Modena. Siglo XXI Editores. con todo. Rolando V. imaginando que se limitaría a pulir mi redacción. Ciencia sin seso. sino por algo mucho más fundamental en nuestra profesión: para aprender a discurrir. en lugar de llevarme directamente al aeropuerto. Por dichas razones. Frida Saal. Finalmente. Cereijido M. 1994: México. Sergio y Clara Bagú. Herminia Pasantes. Juan José Giambiagi. no puedo evitar mencionar algunos de los nombres de los más sabios. García. un curso de literatura. Gregorio Selser.. en manos de Noé. Rodney. sistemática y milenaria represión premeditada del conocimiento africano y. Hugo Aréchiga. agradecer esos enriquecimientos resulta automáticamente injusto con multitud de personas. porque ellos mismos lo encarnaban a las mil maravillas. . Jesús Valdés.5 hombre me recomendó un libro (W. así como acerca de las diversas vertientes de la creación intelectual fueron tan profundas y originales. aguerridos o perseverantes a lo largo de años. Néstor Braunstein. How Europe underdeveloped África) sobre la brutal. el análisis de un texto es una ciencia exacta. Refugio GarcíaVillegas. no tanto para apreciar la belleza en la obra de los grandes escritores. locura doble..