Kcreatinn

Creación y más
____________________________________________________________________________
Año V, Vol. 1, N° 8 | Cajamarca, II semestre de 2011 - Colaboraciones: kcreatinnorg@yahoo.es

E S P E C I A L: JAMES JOYCE
Cómo acercarse a Dios a través de un orgasmo [Arturo Prado Lima]---------------------------------------------------------2 Roberto Lañas & la silla eléctrica [Harold Alvarado Tenorio]--------------------------------------3 H i s t o r i a d e K r a m p u s […]----------------------------6 Carta de Nicolás Maquiavelo a su amigo Francesco Vettori [Nicolás Maquiavelo]----------------------------------8 S i l o q u i s m o s [Jack Farfán Cedrón]------8 Collage poético del Retrato del Artista Adolescente [James Joyce] -----------------------------------------------------8 F r a c t a l [Héctor de León]-------------------------------8 “I Remember” [Anne Sexton]----------------------------------9 A Story with Translation or the Man Who Never Drank Champagne [Javier Farfán Cedrón]-------------------------10 HÉCTOR VIEL TEMPERLEY. VIEL TEMPERLEY: ESTADO DE COMUNIÓN [Sergio Bizzio]-------------------------------11 HAROLD ALVARADO TENORIO [Francisca Noguerol]--13 A F I N I D A D E S S E L E C T I V A S------------------------16

ARTÍCULOS
Cómo acercarse a Dios a través de un orgasmo
Arturo Prado Lima [España]
24 Octubre de 2010 | Crónicas emigrantes | Madrid (España)

D

ice García Márquez que lo malo del matrimonio es que se termina todas las noches después de hacer el amor y hay que reconstruirlo al otro día con el desayuno. Este es precisamente un acto instintivo que no puede acercar a nadie al momento supremo de la creación. Le he escuchado a Eduardo Galeano decir que siente una profunda tristeza por Jesucristo, porque es el único Dios en el mundo que no conoce la experiencia sexual. Lo que el escritor uruguayo omite es que Jesucristo fue fecundado por el Espíritu Santo. De allí su inmortalidad, pues todo lo que es engendrado a través del sexo muere. Es su condición natural. En el mismo momento de ser engendrado empieza a morir. La muerte no está, como se cree, al final de la vida. Está a lo largo del camino. Nosotros somos hijos del sexo. Cada célula de nuestro cuerpo es sexual. Sólo Jesucristo no es hijo del sexo. De allí que no tendría, pienso, necesidad de sexo. Habría trascendido esa condición humana, de la misma manera que ha escapado a la muerte. Según la mitología cristiana, ha resucitado en cuerpo y alma al tercer día. Así que Eduardo Galeano no debería sentir pena. Pena habría que sentir por nosotros, los mortales, que acabamos con el amor después de hacer el amor y, seguramente, no todo el mundo será capaz de recomponerlo al otro día con el desayuno, como lo sugiere García Márquez. La mayoría termina viviendo su infierno conyugal sin esperanza alguna. Para llegar a Dios, se han inventado muchas religiones. Muchos métodos. Muchas ideologías. Ninguna de ellas, a excepción del Tao, ha utilizado el sexo como método para acercarse a Dios, para vislumbrar su presencia. Es más, para ser 2

consciente de que es parte de ése Dios lejano y muchas veces perverso que nos han presentado los cristianos para salvarnos del infierno, donde, precisamente, uno de los pecados fundamentales es el sexo por fuera del matrimonio. Sus sacerdotes están obligados a practicar el celibato. De allí la gran cantidad de pederastas religiosos en el mundo. Sus sacerdotes están obligados a no practicar el sexo siendo ciento por ciento sexuales. A diferencia de Jesús, ellos han sido engendrados en un acto sexual, y eso los hace sexuales irremediablemente. Los hace mortales. Pero están obligados a la abstinencia total. Tanto García Márquez como Eduardo Galeano están muy lejos del misticismo o lo sagrado del acto sexual. El uno con su pena y el otro con su reconstrucción en el día después. Veamos. Los pocos segundos que dura un orgasmo es la plenitud del ser humano. En ese momento, el hombre y la mujer son lanzados fuera de la mente. En ese instante no existe el mundo, los problemas. En ese instante la mujer y el hombre se funden en uno solo y es el momento de la comunión con la eternidad. Sólo en ese momento los seres humanos son capaces de crear vida. Sólo en ese momento fugaz los seres humanos se parecen a Dios. Forman parte de él porque son capaces de crear vida. Ser consciente de ello es otra cosa. Por lo general, la mujer está pensando en un embarazo. El hombre en otras cosas muy distintas a la creación y al amor. Por eso, después de hacer el amor, el amor termina. Es la lógica de los tiempos. La criminalización del sexo por parte de algunas religiones no contribuye en nada a tomar consciencia de este acercamiento a la posibilidad de la creación. Un orgasmo vivido en perspectiva creadora de vida es la posibilidad más inmediata al paraíso que nos narra la biblia y no al apocalipsis destructivo. Otra cosa son las condiciones materiales, políticas y culturales de la población, de la pareja, del individuo. Las políticas de natalidad, los forcejeos de la mente frente a este espectacular fenómeno de la vida cotidiana. Debido a todos estos tropiezos no hay conciencia de este bello fenómeno del amor. Debido a la derrota de la sensibilidad hay violadores y profanadores del sexo. Negociantes del sexo. Vendedores y compradores de sexo. Compraventa de amor en las vitrinas del mundo. El instante que desaparezcan los labios y sólo queden los besos. El momento en que desaparezcan los ojos y sólo quede la mirada. El momento en que desaparezcan los sexos y sólo

quede el orgasmo, infinito, eterno, sólo en ese momento la condición humana se eleva a la categoría de Dios y una nueva vida es posible. Un nuevo ser humano ha sido creado. Y una vida tiene mil posibilidades. Miles de caminos. El sexo practicado en medio de la selva de leyes como las de aborto, de control poblacional; las tentativas de detener los embarazos prematuros e irresponsables no permiten, no permitirán acercarse al poder de creación del hombre y la mujer de una manera consciente. Y es una lástima. Habría que dedicar varios espacios como este para reflexionar sobre estos temas. Por ahora, a lo que me refiero es a la conciencia de un acto sexual. Todo lo que esté por fuera de la consciencia no 1. podrá experimentar esta plegaria a la eternidad que es el instante supremo de la existencia humana: el orgasmo que además de sacudirnos los huesos, la carne, el corazón y el alma, nos convierte en dioses creadores de vida humana. Vaya maravilla…
http://www.soyperiodista.com/cronicasemigrantes/nota-4466acercarse-a-dios-a-traves-de-un-orgasmo

Roberto Lañas & la silla eléctrica
Harold Alvarado Tenorio [Colombia]

F

ue Amira de la Rosa quien reveló los secretos de Roberto Lañas. Según su relato, Roberto, que había nacido en Cali en 1908 y era uno de los nietos de Policarpo Vallecilla y Josefa Salas, había hecho la primaria con los hermanos maristas en una 3

escuelita del barrio San Antonio, luego el bachillerato con los hermanos franciscanos en el Colegio Seráfico y como quisiera ser cura inició el noviciado en La Porciúncula de la capital. Con una beca medio erótica y medio franciscana fue a Roma a estudiar al Instituto Sapienza donde se haría sacerdote, una de las profesiones que la iglesia depara a los hijos de las buenas pero pobres familias. Allí aprendió inglés, griego, latín, alemán, francés e italiano hasta el día en que, de tanto trasegar por las calles romanas, el rubio y alto vallecaucano de ojos azules y cabello ondulado se enamoró de un siciliano de cabellos negros y colgó los hábitos. Según Ladislas Farago, que cita como fuente de sus noticias en EL JUEGO DE LOS ZORROS, a Gregorio Prieto, el pintor postista que vivía esos años en Roma de la mano de Ramón del Valle Inclán, Lañas, al renunciar a su vocación y verse presionado por la iglesia al haber roto sus compromisos sagrados regresó a Cali con su amante de apellido Montiele y trabajó como recepcionista en el Hotel Alférez Real pero inesperadamente volvió a París para estudiar Ciencias Políticas en la Sorbona, de donde, en 1938 se trasladó a Ginebra para desempeñarse como traductor en la Oficina Internacional del Trabajo. Fue allí, en un cabaret de travestidos, donde entró en contacto con los reclutadores de espías nazis, tan perseguidos por las agencias de contraespionaje norteamericanas que según Farago, para comienzos de los años cuarentas, Alemania sólo tuvo seis espías en la costa oeste de los Estados Unidos: “El hombre singular del sexteto —dice Farago en su famoso libro— era el lingüista colombiano Roberto Lañas Vallecilla, que llegó a los Estados Unidos en septiembre de 1940 bajo los auspicios del Amt Ausland/Abwehr im Oberkommando der Wehrmacht, el servicio secreto alemán. Le fue muy bien como lingüista, como espía e incluso como soltero atractivo, combinando las tres vocaciones en beneficio de sus empleadores”. Luis Zalamea Borda ha dejado en sus memorias el registro de cuando conoció a Lañas en New York, en plena actividad como espía nazi. “En un acto conmemorativo del 20 de Julio en el Consulado de Colombia, dice, conocí a Roberto Lañas, un caleño fascinante de unos 35 años de edad. De formación jesuita y fácil palabra, exponía tesis fundadas en la lógica aristotélica en defensa de su posición abiertamente pro alemana en la guerra, adoctrinando a un grupito de jóvenes que lo emulaban y rodeaban embelesados con sus

ideas, entre ellos los "playboys" criollos Abraham y Diego Domínguez Vázquez, adinerados nietos del General Alfredo Vázquez Cobo, uno de los viejos jefes del conservatismo en el Valle del Cauca. Como otro gesto de rebeldía y desafío al establecimiento, yo pronto ingresé a aquella cofradía de germanófilos. Nos reuníamos en el lujoso apartamento de Lañas, que despilfarraba dinero sin tener fuentes visibles de ingresos, y allí escuchábamos por la Radio de Berlín los triunfos de la Wehrmacht de Hitler a través de las estepas de Rusia, Bielorrusia y Ucrania hacia sus objetivos principales de Moscú, Kiev y Sebastopol.” En sus años de New York Lañas fue un dandi y un febril enamorado al servicio del nazismo. Vestía preciosos trajes oscuros de corte y paño ingleses que combinaba con camisas y mocasines a medida comprados en las exclusivas tiendas de Oxford Street en Londres. Bebía poco y muy fino, con cierta adicción a los brut españoles, posaba de filólogo, jurista, cronista y académico. Sheila Roldán, una historiadora del nazismo en la España de la postguerra que ha seguido la huella de Lañas en New York, dice que tenía un encanto personal hipnótico que le permitía hacer amistad con gentes muy refinadas, y le abría las puertas de los sitios más exclusivos. Según la señora Roldán, las aventuras de Lañas en los Estados Unidos apenas son comparables con aquellas de otro colombiano, Carlos Palau, en la España de la transición, cuando llegó incluso a pretender a las dos herederas del trono en un baile de máscaras en Las Vistillas de 1. Madrid, fue amante de varias actrices de moda como Ángela Molina, que le obsequió uno de sus hermosos Morris Minor y el Rey Juan Carlos le llevaba en su moto alemana hasta los Alpes suizos en busca de chicas colombianas de pro. Uno de los primos de Roberto Lañas, cuenta la señora Roldán, relata cómo en una fiesta a la que asistieron, al ver que no bailaba y le preguntara por qué no lo hacía, éste habría respondido: “La última vez que bailé, lo hice con Su Alteza Serena Sofía von Hohenberg de Austria.” Nadie sabe a ciencia cierta qué tipo de espionaje realizaba Lañas. Las acusaciones apuntan a que informaba sobre la producción de armas y sus estructuras a través de contactos que tenía en Lisboa y Barcelona, pero lo cierto es que pudo ser 1. investigado por los organismos secretos gracias a las denuncias que una bella modelo llamada Audrey Roncovieri, a quien Lañas había contratado como asistente pero cuyas pretensiones amorosas había rechazado, lo vendió al FBI diciendo que era 4

el organizador de una red de espías y concupiscentes nazis. Lañas fue perseguido por más de dos años, entre 1941 y 1943, hasta que una de sus novias, hija de un contralmirante de la marina norteamericana, despechada por haber sido también víctima de un engaño sentimental, encontró una carta escrita con tinta invisible que su pretendiente quería hacer llegar a Lisboa, donde informaba que entre Julio de 1940 y Marzo del 41 se habían fabricado unos 7000 aviones, 4000 de ellos despachados a Inglaterra. La carta, escrita en español, pretendía ser una nota amistosa donde se contaba al confidente que quien escribía no había podido obtener una visa para visitar los Estados Unidos y estaba firmada con un Tuyo hasta la muerte. Fue entonces cuando la hija del contralmirante vino a saber que Gabriel Reyes se llamaba Roberto Lañas y era un colombiano al servicio del nazismo con una red de la que hacían parte Alberto Gonzalez Acevedo, Juanito Boix y Gretna Berkowitz antisemitas y ex religiosos vinculados con sectas secretas del catolicismo que iba a elegir al Cardenal Eugenio María Giuseppe Giovanni Pacelli Graziosi como Papa Pio XII. “Sus actividades llamaron por primera vez la atención de las autoridades federales en la primavera del 41, cuando se recibió información de una alta fuente europea”, dice el informe del agente Edward Mooney del Departamento de Justicia de los Estados Unidos que le detuvo en el 43. Fue capturado en la misma casa de la muchacha de quien Lañas se despedía cada tarde con un sweet dreams, my darling mientras escuchaban canciones de Big Crosby y Édith Piaf que tanto gustaban. Lañas fue condenado a la pena capital en la silla eléctrica. Abandonado por los nazis, asumió su defensa demostrando que la información que contenía la carta interceptada era un resumen de las noticias que aparecían en los periódicos sobre las armas yanquis. Incluso, durante el juicio, uno de sus parientes atestiguó que el acusado lo único que en verdad hacía era engañar a los alemanes vendiéndoles incluso mentiras para ganarse unos dólares de más para sus exorbitados gastos de gigoló y buena vida. Otras de las recientes investigaciones sobre las actividades de Lañas indicarían que él como su grupo de apoyo eran en verdad seguidores de Wilhelm Franz Canaris, un anti-nazi que planeó varios de los atentados contra Hitler, incluyendo el del 20 de Julio de 1944, y lo que hacían en New York era colaborar con la expatriación desde

Europa de ricos judíos influyentes que escapaban a través de Alemania pasando por España y Portugal hasta llegar a América. Se dice también que ese grupo fue el que persuadió a Francisco Franco para impedir que las fuerzas alemanas pasaran a través de España e invadir Gibraltar. Lañas y sus abogados convencieron a la justicia norteamericana que se trataba, en su caso, más de un pícaro colombiano que un verdadero espía del nazismo, y con la intervención del ex presidente López Pumarejo fue deportado, tras el indulto de la pena de muerte, a Colombia en 1948 donde comenzó desde cero como subdirector de la oficina de aseos municipales, luego inspector de policía, secretario de la oficina de circulación y tránsito y por último, durante dos décadas, un empleado de confianza de los sectores más recalcitrantes de la Universidad del Valle, donde fue profesor de filosofía, jefe de relaciones públicas y secretario general. Nada se sabe de la vida secreta de Roberto Lañas durante los años que trabajó en la Universidad del Valle, pero según las confidencias que hizo a un empleado de la curia caleña apodado El Gordo Roldán, ofreció al Milagroso de Buga la promesa de que si le daba larga vida sería casto. Lo cierto es que Lañas actuó en la Universidad del Valle 1. durante todos los años en que esa institución de educación superior fue un instrumento satélite para la implementación del llamado Plan Básico, o “Plan Atcon” (1960 y 1970), "Plan Karachi", en Asia (1959-60) o "Plan Addis Abeda", en África, (196061), ideados en el departamento de estado norteamericano por Rudolph Atcon para desmovilizar la universidad crítica creada en Rosario y convertirla en tecnocrática, sumisa a los dictados del neoliberalismo eliminando las carreras humanísticas. En Colombia destruyeron la historia y borraron de la memoria los debates 1. políticos partidistas. Al jubilarse, Lañas volvió a España, donde le encontré aquella fría mañana de Noviembre, conversando animadamente con Felicidad Blanc-Panero y Pepe Hierro. Lañas se movía a sus anchas entre la elite de colombianos que gozaba de los privilegios del tardo franquismo. Y aun cuando detestaba entrar al Chicote, era un habitual de cafés como Miami, Zahara y la Manila, su preferida, porque desde el segundo piso podía observar la multitud hasta las tres o cuatro de la mañana. Pero sus mejores ratos los pasó sin duda en las terrazas de Fuima e Iruña, cerca de Plaza de Callao. Otra de sus pasiones fue el cine, que veía en Coliseum, Luchana, Palafox o Cid Campeador. Yo le 5

acompañé en varias ocasiones a los estrenos de algunos filmes de la época. Luego de ir a una pequeña capilla cercana a su casa en el barrio de Salamanca, donde orábamos a la Virgen del Pilar, muy recamada ella en oro y plata, Roberto Lañas me invitaba a ver filmes como Canciones para después de una guerra , de Martin Patino, o La semana del asesino (1972) de Eloy de la Iglesia. Los últimos años de su vida los pasó como portero de La Cartuja de Jerez de la Frontera, cerca a Cádiz, donde invitó en varias ocasiones a poetas como Eduardo Carranza o al futuro director del Instituto Caro y Cuervo, el Doctor José Ignacio Chaves Cuevas, también Secretario Perpetuo de la Real Academia de la Lengua Colombiana, que gustaba mucho de los anisados y platillos que preparaban los hermanos cartujos. Como se sabe, los cartujos tienen por lema la frase Stat crux dum volvitur orbis, algo así como: “mientras la cruz permanezca, que el mundo dé vueltas”, una suerte de consigna budista según la cual sólo la contemplación, la búsqueda del nirvana, salva de la angustia de vivir y nos libra de la codicia por el dinero y la gloria. Vivir aislado en una celda libera de la soledad del mundo y concilia con la multitud del ser, los miles que somos en nosotros. En varias ocasiones trató de convencerme hiciera votos de eremita y viajara con él a la Cartuja. Incluso contaba que había pasado varias temporadas en compañía de un par de poetas dipsómanos, Jaime García Mafla y Germán Posada, levantándose muy temprano, orando y labrando la tierra, sin jefe alguno o plan previsto, leyendo en algunos libros, incluso las novelas eróticas de García Márquez o los poemas patrióticos de Carranza, que no podía compartir con nadie, pues la orden les prohíbe la conversación y los diálogos entre ellos. Roberto Lañas murió de un Infarto del Miocardio el 28 de Noviembre de 1988, ochenta años cumplidos. Al enterarme de su muerte volví a ver ese pequeño óleo de Zurbarán que colgó durante años en su cuarto de soltero en el barrio de Salamanca y aquel chiste, que repetía, sobre dos cartujos que a las cinco de la mañana continúan cavando su tumba mientras recitan el mantra: hermano, hermano, de morir tenemos; y de repente una voz desde lo alto les responde: claro marranos, si no comemos.
Nota: este texto hace parte de las memorias del poeta Harold Alvarado Tenorio, previstas para su publicación al cumplir sus setenta años, esté vivo o muerto.

oxidadas que usa para asustar con su presencia. Su apariencia es representada por una criatura parecida al Íncubo, con un rostro diabólico acompañado de una larga lengua roja, con cuernos en la frente y mirada enfermiza. Su cuerpo está cubierto por un oscuro y tupido pelaje, sus patas son similares a las de un fauno. En muchas imágenes es ilustrado con una canasta en su espalda, donde lleva los niños malos para después llevarlos al infierno.
Fuente: Pablo Pombero http://www.facebook.com/profile.php?id=857329059#!/peterfran ksdiamonds

Foto: Roberto Lañas con la historiadora María Cristina Navarrete y el ingeniero Alejandro Salazar, en Madrid.

H i s t o r i a d e Krampus

rampus, es un demonio, sirviente de San Nicolás, que se encarga de castigar a los niños malos en las vísperas a Navidad, y meterlos en su saco. Les enseña que el mal siempre se inclina ante el bien. Es proveniente de Europa y muy común en las aldeas de los Alpes. Europa tuvo una gran variedad de “demonios navideños”, producto de sus raíces paganas. Krampus, es uno de ellos. Recibe su nombre de una palabra que quiere decir “gacela”, por sus largos cuernos. Su larga lengua roja, incrementaba el miedo. En la edad media, la navidad se parecía a las fiestas de Halloween, ya que la gente se disfrazaba de “demonios navideños”, y pedían comida y bebida en las calles. La palabra Krampus proviene del antiguo alemán “krampen”, que significa garra. Es conocido 1. también como: Knecht Ruprecht , Klaubauf, Pelzebock, Schmutzli. Éste demonio aparece en la tarde del 5 o 6 de diciembre, merodeando las calles durante dos semanas, haciendo sonar campanas y cadenas 6

K
1.

CORRESPONDENCIA
Carta de Nicolás Maquiavelo a su amigo Francesco Vettori
Nicolás Maquiavelo
“Por la mañana me levanto con el sol y voy a un bosque que hago talar; allí permanezco dos horas repasando el trabajo del día anterior y empleando el tiempo con los leñadores que siempre andan con una disputa, bien entre ellos o con los vecinos (…) Desde el bosque me voy

después a una fuente y de allí a mis puestos de casa. Llevo conmigo un libro, ya sea de Dante, Petrarca o de poetas menores como Tibulo, Ovidio u otros; me sumerjo en la lectura de sus pasiones, de sus amores, recuerdo las mías y me divierto un buen rato en estos pensamientos. Más tarde me dirijo a la posada del camino, discuto con los que llegan, les pido nuevas sobre los países, escucho no pocas cosas y observo la diversidad de gustos y caracteres humanos. Así llega la hora del almuerzo, momento que comparto con toda la gente de mi casa los alimentos que me permiten mi pobre granja y mi escasísimo patrimonio. Tras almorzar vuelvo a la posada, en ella normalmente encuentro al posadero, un leñador, un molinero y dos caleros. El resto del día me encanallo jugando a las cartas o a las tablas reales con estas gentes, juegos ambos que originan mil protestas e innumerables disputas e insultos. Por lo general la apuesta no supera el Quattrino, pero se nos oye gritar hasta en San Casiano. Así repantigado en esta pocilga, es como desentumezco el cerebro y desahogo el daño que me ha causado la fortuna, aceptando que me humillen de este modo por ver si termina avergonzándose. Al atardecer vuelvo a casa y entro en el gabinete donde trabajo. En el umbral me despojo de la vestimenta del día cubierta de barro y mugre, y me visto unas ropas dignas de cortes reales y pontificias. De este modo, convenientemente vestido, me traslado a las cortes Antiguas, entre hombres de la Antigüedad; y acogido afectuosamente por ellos, me sustento con el único alimento que me agrada y para el cual he nacido. No siento ningún pudor al conversar con ellos y al preguntarles las razones de sus actos; y ellos, con toda humanidad, me responden. Entonces, durante 7

cuatro horas, no siento el más mínimo aburrimiento, olvido todas mis preocupaciones, no temo a la pobreza, la muerte no me espanta: fluyo por entero en ellos. Y como Dante dice que comprender sin retener no hace ciencia, he consignado por escrito lo que he recogido en mis conversaciones con ellos y he compuesto un opúsculo, De Principatibus (El Principe), en el que profundizo como mejor sé en mis reflexiones sobre este tema: argumento de lo que es el principado, de cuántas clases de principado hay, del modo que se obtiene, del modo cómo se conserva y de las razones de cómo se pierde. Y aunque jamás una elucubración mía os haya complacido, ésta no debería desagradarlos. Debería, asimismo, ser bien acogida por un príncipe, sobre todo por un príncipe nuevo, razón por la cual le dedico al Magnífico Juliano (de Médicis)”

Fuente: http://www.facebook.com/?ref=logo#!/n otes/alvaro-campos/carta-denicol%C3%A1s-maquiavelo-a-su-amigofrancesco-vettori/449767528808

POESÍA
S i l o q u i s m o s
Jack Farfán Cedrón [Tragazilandia]

Allí estaba él, su nombre y su residencia Dónde se terminaba Antes de que la nada comenzase Podría haber allí una línea muy delgada Muy delgada Alrededor de todas las cosas Era algo inmenso Todas las cosas todos los sitios Sólo Dios podía hacer eso El verdadero nombre de Dios era Dios Muy lejos al otro lado del mar

iulietta es mi Musa impredecible, con ella nos dejábamos lamer las orejas, y si nos virábamos bien, podía que nos arqueemos las quijadas, de tan embelesados que nos fijábamos los molares izquierdos con las prístinas y viscosas puntas de las lenguas rozadas. Pero más nos relamía un regusto por reescribir esas líneas concentradísimas que JOYCE acertó en Retrato de un artista adolescente1; o, a más tardar, cerrábamos la muralla de ciprés colindante a nuestro paso medio por el sol arribado en dos reflejo. 1.

G

FRACTAL
Héctor de León [Argentina]
me tendiste una red entrecruzando curvas y líneas libres o continuas la geometría de tu cuerpo donde acumulabas besos y los atabas a los carros de la noche amarrando también la carne hirviendo chispas de miel girabas a través de la piel trompo veloz golpeado en cada pulso de mi boca en cada impulso de mi cuerpo te despeñabas una y otra y otra y otra vez con tus lenguas en fuego a aniquilar volcanes rueda de guerra aplastando hundiendo yendo viniendo desde tu centro mismo apareciendo más cerca de lo cerca y derramada en la armonía final gloriosa exuberante cálida explosiva del caracol sagrado de tu sexo 8

COLLAGE POÉTICO DEL RETRATO DEL ARTISTA ADOLESCENTE
James Joyce
La tierra giraba siempre Sin acordarse de lugar de América Abrió la Geografía para estudiar la lección Sitios diferentes nombres diferentes Situados en distintos países Y los países estaban en continentes Y los continentes estaban en el mundo Y el mundo era el Universo Pasó las hojas de la Geografía La guarda En ella leyó lo que él había escrito allí
1

'Retrato del artista adolescente' (A Portrait of the Artist as a Young Man, en inglés) es una novela semiautobiográfica escrita por James Joyce, publicada en formato de serial en la revista The Egoist, entre 1914 y 1915, y como libro en el año 1916. Es la historia de un muchacho llamado Stephen Dedalus, que es el álter ego de Joyce, por lo que en ella aparecen muchos eventos basados en la vida real del escritor. El apellido del personaje hace clara referencia a Dédalo, el arquitecto y artesano de la mitología griega; dédalo, en castellano, es también “laberinto”. El Retrato había conocido una versión anterior, datada en 1905, que no llegó a ver la luz: Stephen el héroe. [http://es.wikipedia.org/wiki/Retrato_del_artista_adolescente]

“I Remember”
Anne Sexton
[U.S.A]

Photo by Edouard Boubat

By the first of August the invisible beetles began to snore and the grass was as tough as hemp and was no colour--no more than the sand was a colour and we had worn our bare feet bare since the twentieth of June and there were times we forgot to wind up your alarm clock and some nights we took our gin warm and neat from old jelly glasses while the sun blew out of sight like a red picture hat and one day I tied my hair back with a ribbon and you said that i looked almost like a puritan lady and what i remember best is that the door to your room was the door to mine.

9

F I C C I Ó N
A Story with Translation or the Man Who Never Drank Champagne
Javier Farfán Cedrón
“I am dying,” said the man. He closed his lips tight and stared at his hands. He had not bathed in a week and his face was pale, yellow and sad. Then he said, “My body is a cage”. He could hear the cars driving by; he could hear the tires over the wet asphalt, and his throat would tighten; swallowing was difficult. “I am dying,” said the man, and thought of ordering champagne, but then closed his fists, and then wept. –Estoy muriendo –dijo el hombre. Cerró los labios y se miró las manos. No se había bañado en una semana y su cara estaba pálida, amarilla y triste. Luego dijo: “mi cuerpo es una jaula”. Él podía oír pasar a los carros; podía escuchar las llantas sobre el asfalto húmedo, y su garganta se cerraba; le era difícil pasar saliva. “Estoy muriendo,” dijo el hombre, y pensó en mandar pedir champagne, pero luego cerró los puños, y luego lloró.

10

(E N T R E) V I S T AS
HÉCTOR VIEL TEMPERLEY. VIEL TEMPERLEY: ESTADO DE COMUNIÓN
Sergio Bizzio [Argentina]
éctor Viel Temperley nació en Buenos Aires en 1933. Con su primer libro, a los 23 años, obtuvo la Faja de Honor de la SADE. Entre ese libro y el último volaron 30 años. Sus lectores, pocos, hablan de Viel como uno de los mejores actuales. Ahora —el presente vale— llega de una sesión de rayos y está en la cama, una frazada prolijamente doblada a la altura del pecho. —Ojóó— hace, sonriendo, y en el piso suena el teléfono. Por todas partes hay pequeños cuadros pintados por él o por Luisa, su mujer. Hay una biblioteca fina y alta rodeada de fotografías y un Cristo azul acosado por un bosquecillo de plantas sin flores. Viel no es un poeta de cuchicheo mallarmeano. No dice “un texto por fin real que será la explicación órfica de la tierra”, ni “un Cosmos organizado bajo el signo de la belleza”. Él dice: “lo mío tenía que ser todo un mundo”. (Tiempo atrás, hojeando la novela de un sabio, rozado yo por el eco de su éxito, se me ocurrió que la percepción de la belleza tiene que ver más con las sensaciones que con el juicio — lábil ocurrencia, pero me gusta esa antigüedad. ¿No hay un dios que desaparece automáticamente si se lo toca demasiado?). Y si habla de sus libros —en este caso Legión Extranjera (1978), Crawl (1982) y Hospital Británico (1986)—, hace justamente lo contrario de las gentes que, diría Arreola, caen unas en brazos de otras sin detallar la aventura. 11

—Desenchufá —pide—. No quiero que me interrumpan. Le digo que parece que hubiera entrado en escena de golpe, en este último año, cuando tiene nueve libros editados. —Creo que eso es culpa mía. No hice ningún movimiento para acercarme. No estuve en ningún grupo. Siempre rehuí las presentaciones. Y hasta Carta de Marear, que apareció en 1978, había publicado cinco libros... pero yo tenía la intención de romper mi poesía; la notaba demasiado rígida, como atada a un molde, un principio, un medio, un fin: sabía qué iba a decir. Después pasé a decir, a ver, empezó a interesarme la poesía que me permitía no solamente esconderme sino evadirme y hacer un mundo, tener un mundo. —¿Evadirte de qué? De lo excesivamente claro. Yo me destrozo en cada imagen para esconderme, pero dejo (por ejemplo en Legión Extranjera) citas y personajes que hacen de distintos poemas un solo poema. Así que después de esto, cuando tuve oportunidad de mandar todo al diablo, me encierro con un título, Crawl, y la intención de dar un testimonio de mi fe en Cristo, al que nunca había nombrado: decía “Dios”; un dios panteísta, no el hijo, el hombre. Y el hecho es que me encuentro con mi poesía al no saber cómo hacerla. Termino explicando cómo se nada, cómo poner una mano al nadar... Pero descubro que para escribir Crawl tengo que aprender a rezar, y empiezo a tener una relación distinta con la oración y con el aliento. Y al fin de todo consigo mencionarlo como “éste” o “ése”, con minúscula, porque en aquel momento de mi vida espiritual hubiera sido una mentira poner reiteradamente “Jesucristo”. A lo largo del libro lo nombro una sola vez. Yo no era dueño de ese nombre.

H

—Más que la búsqueda de El Nombre parece la búsqueda de un nombre. ¿O pensás que sos un poeta religioso? —¿Un poeta religioso? No. De ninguna manera. Seré un místico, un poeta surrealista, cualquier cosa, pero no religioso. Hablo de marineros y de nadadores. Jesucristo aparece a través de un rufían, de un vago, de un bañero. Pongo “Besarme el rostro en Jesucristo” queriendo decir que Cristo me había llevado a besarme a mí mismo en él. En él, pero a mí mismo, eso es lo que me interesa. No me dirijo a él dejando de lado mi amor por esa chica al lado de la lámpara: lo busco ahí. Me bastó con haberlo puesto una vez. Di testimonio. Macanudo. Ya después me copo con la tapa, con el marinero de la caja de cigarros John Player®... Yo creía que existía. Me lo había presentado un tío en una pieza empapelada con flores. Y recuerdo que lo quise. Pero ahí dejé de verlo y no volví a encontrarlo hasta mucho tiempo después en un atado de cigarrillos. Había soñado con él, y lo tomé como la cara de Cristo. Dios es idéntico a un marinero, tal vez un marinero judío, por la mandíbula tan fuerte, cuadrada. En lugar de un salvavidas, entonces, le pedí a un amigo que dibujara una corona de espinas. Finalmente, se me ocurrió acompañarlo con la diagramación. Si mirás “Crawl” arriba es como un cuerpo que va nadando. Yo desplegaba el poema en el suelo y me paraba en una silla para ver dónde había algo que se saliera del dibujo. Me pasaba horas arriba de la silla fumando y mirando, y corrigiendo para que tuviera esa forma. Incluso trato de que las estrofas no tengan puntos hasta la tercera parte, porque quería que fuera un respirar, quería que cada brazada fuera una respiración. Solamente al final, cuando habla con otros hombres, hay puntos y cortes. Pero donde es pura natación, son estrofas. —¿Y en cuanto al leit-motiv “Vengo de comulgar y estoy en éxtasis”? —Eso sucedió un día en que estaba terriblemente angustiado y me metí en el Santísimo, la iglesia que está acá atrás del El Kavanagh . Sin embargo no soporté estar ahí adentro. Salí, me senté en el pasto, en la plaza, y tuve de pronto una sensación de éxtasis extraordinaria... Y me dije que ese era el motivo para empezar cada parte. Y en la primera sigue “aunque comulgué como un ahogado”. Eso, como un ahogado... Otra vez, yo venía caminando por el puerto, y entre una fila de plátanos sentí un ataque de Dios, el golpe de Dios, y me puse a llorar. 12

Hay un plátano en “Crawl”. También recuerdo que cuando yo era muy chico vivía en Vicente López, y todas las mañanas mamá me llevaba al río, cargado en la espalda. Yo todavía no sabía caminar. Y un día me caí al agua. Recuerdo que estaba sentado debajo del agua en paz, sin extrañar absolutamente la vida, la respiración, el mundo. Lo único que sentía era el éxtasis de ver una pared color tierra cruzada por el sol: era un manto anaranjado que yo tenía ante los ojos. Y era feliz. —En El Nadador escribís “...agua tan azul que el hombre / entraba en ella y respiraba”. —Respira el cielo. Por eso en “Crawl” me quedo tranquilo hasta que un día nublado estoy en una playa y al cerrar los ojos sale el sol y veo dos figuras blanquísimas, y me dije que iba a escribir acerca de esos dos tipos haciendo guardia en la arena. Ese libro sería Hospital Británico. Yo estuve en el Británico. Caí enfermo cuando vi a mamá que quería morirse, y murió cuatro días después de que a mí me trepanaran. Habíamos pasado tres meses los dos tirados en la cama. Bueno, me operan del mate y a los dos o tres días salgo al jardín. Iba del brazo de mi mujer. Nos sentamos delante de un pabellón, al que llamo Pabellón Rosetto. Volaban unas mariposas y había unos eucaliptus muy hermosos, nada más que esto, y fui rodeado y traspasado por una sensación de amor tan intensa que me arruinó la vida en el mundo. —¿Cómo? Sí, la sensación de estar rodeado por cielo, y de que ese cielo me tocara como carne, y que podía ser la carne de Cristo y que al mismo tiempo lo tenía a Cristo adentro... Yo era amado con una intensidad que estaba en el límite de lo soportable. Eso duró una semana. Cuando volví a casa me tiré en el living y abrí la ventana para que el viento moviera la enredadera y estuve hasta el amanecer tratando de recuperar ese estado de comunión, pero no apareció nada. —Bueno, apareció Hospital Británico. —El libro de un trepanado. El que escribió ese poema no existe más. Yo, en aquel entonces (no sabía que iban a darme rayos) salí volando con la cabeza abierta: iba a escribir. Se me ocurrió la solución de las esquirlas, lo ordené, escribí lo que habla de la muerte de mamá... y el resto en el estado de un tipo que se había salido de la realidad

porque tenía un huevo en la cabeza. Después, sí, después tienen que darme rayos. ¿Quién carajo armó todo eso? No tengo idea. Llega gente, vienen a visitarme, caen cartas, pero lo que yo tengo que HAROLD ALVARADO TENORIO ver con el efecto de ese libro es muy poco. No soy el autor de eso como de “Crawl”. Hospital Británico es algo que estaba en el aire. Yo no hice más que Francisca Noguerol [España] encontrarlo. Hospital Británico me permite creer que me salí del mundo y no sé para qué. El cielo De la Universidad de Salamanca estaba en la enfermera que pasaba.... 1. 2. Es un placer para mí presentar hoy en el XI Entrevista aparecida en Revista Vuelta Sudamericana Encuentro de Poetas Iberoamericanos al profesor, N° 12, Julio de 1987, Buenos Aires. ensayista y reconocido crítico colombiano Harold Alvarado Tenorio, polémica figura de las letras por sus siempre controvertidas declaraciones sobre el mundillo literario, los cenáculos y la espectacularización de las artes. Así, resultan de sobra conocidas sus diatribas, incluidas en libros de ensayo y difundidas últimamente a través de la revista Arquitrave, publicación que cuenta sólo con 300 ejemplares impresos pero que Alvarado, como responsable de la misma, ha tenido la intuición de lanzar al mundo en edición virtual para contribuir a su espectacular difusión. 1. Apasionado y dotado de una hipersensibilidad que lo hace escudarse con frecuencia tras la máscara de la mordacidad, su buen gusto queda probado en su admiración por figuras como Jorge Luis Borges —sobre quien presentó en los años setenta una tesis doctoral en la Universidad Complutense de Madrid—, Luis Cernuda y Octavio Paz. Asimismo, ha traducido con sensibilidad a autores como Kavafis, T. S. Eliot o diferentes poetas eróticos chinos, que reunió en la antología Poemas chinos de amor y que, de alguna forma, dan cuenta de los incontables viajes — reales y literarios— del autor. En su vertiente crítica, destacó su ensayo sobre los poetas españoles de los cincuenta —de Barral a Gil de Biedma (figura titular de Arquitrave), de Caballero Bonald a González o Brines (cuyo Premio Reina Sofía celebramos este año)— y sobre su generación en la lírica colombiana, a la que supo tildar con acierto de “desencantada”.

R E S E Ñ A S

De él ha dicho con acierto Luis Antonio de Villena: “Oscilando entre Borges y Kavafis — menos incompatibles de lo que creería un lector no avisado— sus ardientes y sabios poemas (que también recorren muchas geografías) son ejemplo de la mejor poesía

13

del siglo XX. Inquieto, inquietante y heterodoxo, desde el sexo a la política”. Culto y admirador de los clásicos, de los que hereda una desinhibida vocación por la vida y el placer, de su pluma han salido títulos como 1. Pensamientos de un hombre llegado el invierno (1972), En el valle del mundo (1977), Libro del extrañado (1980), Recuerda cuerpo (1983), El ultraje de los años (1986) —con el que obtuvo el Premio Internacional de Poesía Arcipreste de Hita—, Espejo de máscaras (1987), Summa del cuerpo (2002), Ultrajes (2005), y 25 (2010).

infancia y la juventud—; y la muerte, equiparada a la pérdida física, pero, también, a lo que pervierte al hombre de su humana condición: el poder, la riqueza y la persecución del prestigio. En este sentido, y en la línea de los grandes satíricos, Alvarado cincela demoledores poemas contra la ambición, la avaricia y la mezquindad, por lo que se convierte en poeta cívico e, incluso, recupera la tradición bíblica de los Proverbios. Buen ejemplo de este hecho lo ofrecen algunos demoledores versos extraídos del durísimo y desencantado “Loma castellana”:

…Ni huesos ni polvo de huesos quedará de nuestra soberbia, vuestra vanidad, nuestro apetito, vuestra ruindad, nuestro rencor vuestra indecente codicia de ser peor que los otros es decir, nosotros.

1.

Tras los ardores de la juventud —único momento de salvación posible en una existencia marcada por “el infierno de los otros”—, al poeta sólo le queda el refugio kempisiano de recluirse in angulo cum libro o, lo que es lo mismo, de desear lo que ha sabido decir maravillosamente Juan Antonio González-Iglesias en un poemario reciente: “un ángulo me basta”. De hecho, podemos leer entre sus versos esta melancólica confesión:

Los títulos de sus obras dan buena cuenta de su poética, marcada por los grandes temas del amor —de ahí la preeminencia de nociones como “deseo” y “cuerpo”—; el tiempo —siempre ineluctable en su avance, lo que provoca la mirada maravillada del sujeto lírico ante los instantes fugaces de plenitud, el canto al Carpe Diem y la nostalgia por lo que ya fue, con especial incidencia en los deslumbrantes periodos vitales de la 14

Los héroes siempre murieron jóvenes. No te cuentes entre ellos, y termina tus días

haciendo el cínico papel de un hombre sabio.

De ahí su reivindicación de una lírica reflexiva, producto de un oído siempre atento a la música verbal. Como destaca en su reciente Cartagena de Indias; Circa, 2009”, tan cercana a “Canto de amor a la poesía”:

Harold Alvarado, poeta rebelde e independiente, entre el hedonismo y el estoicismo que provoca saberse víctima del estrago de los años — recordemos en este sentido su fervor hacia la palabra “ultraje”—, se muestra, en definitiva, como un creador vitalista e intenso, por lo que deseo terminar mi presentación con algunos de los versos, tomados de En el valle del mundo, que, en admirable paradoja, mejor lo definen:

…Haber perdido las buenas formas y el calor: (…) Sólo y que las cuatro cosas que más he odiado se las palabras, hayan apoderado de mí: urdidas y ordenadas La tos y el olvido, con silencio la enfermedad y el dolor. en una perenne soledad, resuenan Haber gritado qué fuimos una vez. oliendo un capullo purpúreo de violeta, Repítelas. los tonos escarlatas de la anémona, Entonces volveremos. el encendido rubor de las rosas…

15

A F I N I D A D E S S E-

LECTIVAS
Esta bitácora recoge tribunas periodísticas y, de momento, briznas. Fernando del Val ha publicado poesía (Amanecer en Damasco (2005); Espuma de alquitrán (2009) y Orfeo en Nueva York (2011); ensayo, El secreto azul. Viaje por la Castilla de Miguel Delibes (2010); y relato, incluido en la antología La vía láctea (2011). cuadernodehoras@hotmail.com

http://www.elmal pensante.com/index.php?doc=display_contenido&id=18 72&pag=3&size=n 1.

La Comuna de los Desheredados
“Revista digital, enormérrima, con delirios de grandeza”, como conviene a los pasos literarios que trata de ofuscar la censura, muy poco exitosa en acallar esa luz que nunca se apaga – y que nunca será suficiente- como el resto de literatura a cuya revisión se trasminan los lectores de revistas online, lanzas en un viaje que no acaba de redimir la distancia rara vez encontrando a quien llega, el lector impaciente, del sello cínico y común, que nos deshereda del InMundo (por alguna sinrazón).

Revista de Letras es una revista literaria que intenta analizar el mundo del libro y sus pormenores, atendiendo, de esta manera, a una exigencia que los creadores nos hemos puesto como norma, a saber, difundir la literatura y todo lo que la envuelve de la mejor forma posible. Siendo la Letra cada uno de los signos con que se representan los sonidos de un idioma, la forma que se les da al escribir y el modo particular de escritura, Revista de Letras pretende incluir, a través de internet y en la medida de nuestras capacidades, todos los signos que representan los sonidos de una época y su literatura. Establecida en Madrid, dirigida actualmente por Josep Antón Muñoz. Co-fundador, Diego Giménez. Dedica sus legajos electrónicos a la crítica literaria, reseñas, entre otros textos tan sesudos y legibles, tal los premiados, ni menos.

Bienvenidos a la tierra verde de hielo: bienvenidos a la Revista Groenlandia, de Literatura, Opinión y Arte en General. Este proyecto nació en Córdoba (España), con la intención de crear un espacio para la libertad de expresión y para publicar diversas modalidades artísticas: cómic, poesía, relatos, poemas visuales, fotografía. Por eso, en nuestra publicación digital encontrarán ensayos de los más variados temas: filosofía, cuestiones sociales, arte, música, literatura, etc, etc; también hallarán obras de nuestros colaboradores, que son los habitantes y los visitantes. Las revistas son totalmente gratuitas. Os animamos a que participéis y hagáis posible la existencia de Groenlandia como un bonito proyecto de artistas, destinado a artistas y a todos los públicos. Si queréis saber cómo participar, cuáles son los participantes groenlandeses o queréis leer las revistas y los especiales, pinchad en los cuadros correspondientes.

Revista Literaria Nuestramericana, Dirige la poeta Gladys Mendía. La idea del Movimiento Nuestroamericano Los Poetas del 5 nace en Santiago de Chile, en otoño del 2004, con el propósito de motivar y dar a conocer la creación literaria emergente de nuestros países, a través de una revista trimestral gratuita y el sitio web www.lospoetasdelcinco.cl

Senderos retorcidos
Un blog establecido en la madre patria; madrileño, pero con el dengue centroamericano de sabrosa estirpe caribeña; su narrador, Pedro Crenes, oriundo de Panamá, encandila una voz tendiente al paradigma narrador de una América con una y todas las voces hermanadas por el lenguaje de lo sorpresivo, que a diario cala en la cultura de esta parte del mundo sabroso, Sudamérica.

::
EL HABLADOR :: REVISTA VIRTUAL DE REVISTA LITERARIA AZUL@RTE
Azul@rte
Longueuil, Québec, Canada

LITERATURA

16

Por el Editor y Poeta Chileno, Jaime SEREY http://jaimeserey.blogspot.com/ & http://revistazularte.blogia.com/ Y su musa francesa, Dominique GASIEWICZ

Letras Hispanas

Revista destiempos - Grupo destiempos
Revista de curiosidad cultural Artículos-ensayos-reseñas-entrevistas-narrativa-poesía http://www.destiempos.com/

La Comunidad Inconfesable » Literatura digital
Quiénes somos Seremos breves. El exceso oculta a la palabra desnuda. Hacia ella vamos. Nuestras colaboraciones oscilarán entre nueve y noventa y nueve palabras. El resto será un enlace para “leer más”. Al marcarlo se llegará a una página vacía, quizá porque ya se ha dicho lo esencial. Es un discreto homenaje al cuento de Martínez Estrada, “Marta Riquelme”, por su línea final: Todo lo que sigue es sencillamente estupendo. Y, a continuación, nada. Sin embargo, clique siempre el enlace. Algún día esa palabra resonará, a lo mejor se extienda. Por ahora seremos breves. Esperamos no ser fugaces.” Magdalena Martínez R. (La comunidad inconfesable, número 1, abril de 2009)

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------Las opiniones vertidas en los textos firmados son de exclusiva responsabilidad de cada uno de sus autores y no necesariamente reflejan las opiniones y juicios de la Revista Kcreatinn. Todo el material escrito y publicado en estas páginas es de propiedad intelectual de cada uno de sus autores. Todos los derechos reservados de acuerdo a ley. COPYRIGHT © 2011 Kcreatinn a.c.s.f.d.l. Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú Nº 2008-02377 Producción: Kcreatinn: Asociación Cultural sin fines de lucro. Escritura pública Número Tres Mil Novecientos Sesenta y tres, registrada en la partida N° 11004907, título N° 00005356 del registro de personas jurídicas de la SUNARP. EQUIPO: OPERACIONES: Silvia Farfán Cedrón, Bachiller en Lengua y Literatura; Administradora de Empresas. PUBLICIDAD Y MARKETING: Eduardo Farfán Cedrón, Administrador de Empresas. PROYECTOS LITERARIOS: Jack Farfán Cedrón, Escritor. FINANZAS Y GESTIÓN EJECUTIVA: Javier Farfán Cedrón, Máster en Administración y Organización de Negocios; Escritor.

mediaisla | Puente de palabras vivas
más que un grupo o comunidad cerrada, constituye hoy por hoy una modesta sala de lectura donde convergen una serie de personas interesadas en la construcción de un puente de doble vía, a través de la reflexión y el ameno intercambio de información interesante.

|Director:

Jack Farfán Cedrón |

Viñetas: Graffitti en Taller

leñateros, México.

Letralia, Tierra de los escritores en Internet. Se de mayo de 1996 Jorge Gómez Aragua, Venezuela

de Letras, la revista hispanoamericanos publica desde el 20 y es editada por Jiménez en Cagua,

17

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful