Está en la página 1de 7

Universidad de El Salvador Facultad de Ciencias y Humanidades Departamento de Filosofía

Materia: Filosofía Medieval

Docente: Licenciado Jorge Antonio Montenegro

Tema: Juan Escoto Eriúgena.

Alumna: Atziluth Netzah Ramírez Sandoval

Carrera: Licenciatura en Filosofía

Carnet: RS09038

Ciclo: 01-2011

Fecha de entrega: pendiente

Juan Escoto Eriúgena:

(c. 810-?, c. 877) fue un destacado filósofo del renacimiento carolingio, teólogo, profesor irlandés, y poeta. Bueno realmente se sabe poco respecto a su procedencia solo se sabe que era de Irlanda por lo que su nombre es igual a decir "Juan el irlandés de Irlanda". Los contemporáneos de Eriúgena se refieren invariablemente a él como Joannes Scottus o Joannes Scottigena. En los manuscritos del siglo décimo y en los siglos subsecuentes se encuentran las formas Eriúgena, Ierugena, y Erigena. De éstos, la forma más antigua y más aceptable, desde la filología, es Eriúgena, el cual, quizás porque a veces se escribía Erygena, se cambió a Erigena. Scoti era el nombre genérico usado en la Edad Media para referirse a los gaélicos en general (fueran irlandeses o escoceses) y Erígena o Eriúgena viene de Erin que es como se denominaba en el Medioevo a Irlanda. Se trasladó a Francia hacia el año 850, para dirigir y enseñar en la escuela palatina de Carlos el Calvo, y donde marco una gran influencia en Erico de Auxerre y su escuela monástica de Auxerre. Participó en la controversia predestinacionista sostenida entre Godescalco por una parte y los obispos Rabano Mauro y Hincmaro de Reims por otro. Tradujo del griego las obras del Pseudo Dionisio y las de Gregorio de Nisa con lo que enriquece el horizonte teológico latino con las aportaciones de estos autores orientales.

Entre sus obras se encuentran:
• • •

Sobre la división de la naturaleza. Su obra más importante. Sobre la predestinación. Motivada por la controversia predestinacionista. Exposiciones sobre la jerarquía celeste. Basada en La jerarquía celeste de Dionisio.

Su filosofía es el neoplatonismo en cuanto al platonismo y la teología negativa, mas Eriúgena explica la realidad con un sistema racional y unitario que se contraponía al dualismo de la religión, (Dios-mundo son dos realidades diferentes) y también así los dogmas relativos a la voluntad divina y a la creación. Es interesante como Eriúgena acepta como validas razón y fe dentro del conociendo verdadero, razón por la cual menciona que no pueden ser opuestas, aunque cabe mencionar que el sostenía que si en un dado caso estas se contradecían debía prevalecer la razón sobre la fe. Con esta afirmación junto a la teoría del panteísmo y el panteísmo (sostiene su explicación sobre la división de la naturaleza) se ganó una condena eclesiástica por herejía pero la pudo eludir gracias a la protección real. Su gran tesis del cristianismo; Sobre la división de la naturaleza, y que ésta está subdividida en 4 especies: (1) “La Naturaleza que crea y que no es creada” – o sea Dios, la Fuente y Principio de todas las cosas; (2) “La Naturaleza que es creada y crea” – esto es el mundo de causas primordiales o ideas (Platónicas); (3) “La Naturaleza creada y que no crea” – esto es, el mundo de los fenómenos, el mundo de las contingencias, el de las cosas percibidas por los sentidos; (4)”La Naturaleza que ni crea ni es creada” – esto es Dios, el Término hacia el cual todas las cosas retornan 4 , fue inspirada siguiendo esquemas neoplatónicos y por el Pseudo Dionisio, Boeccio y Areopagita, afirma el creer en la existencia de Dios mediante las teofanías (manifestaciones divinas otorgadas a las criaturas-hombres) Escoto menciona que en el simple hecho de mencionar algo de Dios al decir Dios es bueno, se le esta autolimitando y que Dios esta mas allá del entendimiento, de la razón humana, porque desde el momento que se le atribuye una esencia se lo piensa en el plano del ser, se

lo determina y limita. “Ni aún Dios mismo podría comprender su esencia” pues se estaría reflejando en su propia creación y se limitaría a eso cuando según Eriúgena Dios está por encima del ser y de la razón humana, la teoría sobre la existencia de Dios lo hace valida mediante el respaldo de decir que naturaleza es sinónimo de realidad y de Dios entonces se da por hecho que todo lo que existe ya sea dentro del mundo de las ideas o el mundo físico o de cualquier otro fenómeno se encuentra la existencia de Dios. “El ser de todas las cosas es el ser supremo de Dios" (esse omnium est superesse Divinitatis) es una expresión que nunca se cansa de citar de los trabajos de Pseudo Dionisio. Los errores que cometió Eriúgena fueron graves, muchos y serios, podemos ver que el aborrece la herejía y castiga a los herejes de una forma bastante fuerte claro es el ejemplo en sus críticas sobre Gotteschalk, ( en su libro la predestinación donde hace alusión que el demonio no existe) se consideraba así mismo como el hijo de la iglesia, había descubierto que los trabajos atribuidos a Dionisio el Areopagita eran ciertas filosóficamente y teológicamente aceptables, pues eran respaldadas por San Pablo. Sus contemporáneos los acusaron de tener tendencias más aproximadas a los griegos y realmente fue así pues los Padres Griegos fueron sus autores favoritos, especialmente Gregorio el Teólogo, y Basilio el Grande, es importante mencionar que a San Agustín lo ve en lo más alto de los latinos. Cuando Escoto menciona que la esencia divina es perfecta, sigue respaldando la idea de que Dios es algo superior, pues él no podría colocarse dentro de alguna de las categorías del pensamiento pues el esta por encima de el pensamiento, estamos más seguros afirmando lo que él no es, que aventurándonos a afirmar lo que él es. La Creación es el acto que ejecuta un creador desde su esencia, podemos aceptar el decir que “hace las cosas de la nada”, debemos entender que Dios “hace” el mundo desde Su propia Esencia, la cual, debido a su incomprensibilidad, podría decirse de la “nada”.

Eriúgena comparte la idea de Aristóteles de que el hombre es el compuesto de idea y materia, alma y cuerpo, así comienza el proceso del retorno de todas las cosas hacia Dios. Él es imagen de la Trinidad en la medida en que se une en un ser con alma, sabiduría y amor. La razón, intuición y contemplación son designadas por Eriúgena como sentido interno (dianoia), intelecto (nous), raciocinio (logos). Tomados en cuenta como los tres grados de perfección mental que el hombre debe alcanzar si él debe liberarse de la esclavitud en la cual él ha sido arrojado por el pecado, y alcanzar esta unión con Dios en que consiste la salvación. No solo el hombre, de todas formas, sino todo lo demás en la naturaleza está destinado a retornar a Dios. Esta resurrección universal de la Naturaleza es el sujeto de la parte final del trabajo de Eriúgena, en el que trata de “La Naturaleza que ni crea ni es creada”. Esto es Dios, el Término final, o Meta, de toda existencia. Cuando Cristo se vuelve hombre, Él toma en Sí mismo el cuerpo, alma, sentidos, e intelecto, y cuando ascendió a los Cielos, Él toma éstos consigo, y no solo el alma del hombre sino sus sentidos, su cuerpo, la Naturaleza animal y vegetativa, y aún los elementos son redimidos, y el retorno final de todas las cosas a Dios, comenzó. Ahora, como enseña Heráclito, las vías ascendente o descendente son las mismas. El retorno a Dios sigue en un orden inverso a través de todos los escalones que marcan el curso descendente, o el proceso de las cosas desde Dios. Los elementos se transforman en luz, la luz se vuelve vida, la vida, la vida se vuelve sensible, lo sensible se transforma en razón, la razón se vuelve intelecto, el intelecto se vuelve ideas en Cristo, la Palabra de Dios, y a través de Cristo retorna a la identidad de Dios del cual todos los procesos de la Naturaleza comienzan. Esta “incorporación” en Cristo tiene lugar por medio de la Divina Gracia en la Iglesia, de la cual Cristo es la cabeza invisible. La doctrina del retor-no final de todas las cosas a Dios muestran muy claramente la influencia de Orígenes. En general, el sistema de pensamiento recién subrayado es una combinación del misticismo neoplatónico, del emanacionismo, y panteísmo al cual Eriúgena pretende en vano reconciliar con el empirismo Aristotélico, el creacionismo Cristiano, y el teísmo. El resultado es un cuerpo de doctrinas laxamente articulado, en el cual predominan elementos místicos e idealistas, y el cual hay mucho de irreconciliable con el dogma Católico.

Dentro del pensamiento teológico

la doctrina de Eriúgena fue restringida por la

condenación dirigida a sus doctrinas de la predestinación y de la Eucaristía, las cuales fueron sometidas por los Concilios de Valencia (855), Langres (859), y Vercelli (1050). El Concilio de París (1225) unió la condena de los trabajos de Eriúgena con las condenas previas (1210) de las doctrinas de Amalrico de Chartres y David de Dinant, y no existen dudas que los panteístas de esa época usaban los tratados de Eriúgena. Mientras los grandes maestros Escolásticos , Abelardo, Alejandro de Hales, San Bonaventura, Santo Tomás y Alberto el Grande no conocían, aparentemente, nada de Eriúgena y su panteísmo, ciertos grupos de teólogos místicos aun tan tempranamente como en el siglo trece, estaban interesados en sus trabajos y extrajeron sus doctrinas de los mismos. Los Albigenses también hallaron inspiración en él. Más tarde, los Místicos, especialmente Meister Eckhart, fueron influidos por él. En tiempos recientes los grandes idealistas trascendentales, especialmente los alemanes, reconocen el él un alma gemela y hablan de él en los más altos términos.

Glosario:
Gaélica: o goidélica es el nombre dado comúnmente a los pueblos célticos de Irlanda y a su lengua. Erico de Auxerre o Heiric d'Auxerre: (841 - 876) fue un monje oblato en el monasterio benedictino de Saint-Germain de Auxerre (Auxerre, Borgoña, Francia) en el momento de la edificación de la nueva cripta por Conrad. El neoplatonismo: es un sistema filosófico que nació en la Alejandría del siglo III, y que fue enseñado en diferentes escuelas hasta el siglo VI. Es la última manifestación del platonismo antiguo, y constituye una síntesis de elementos muy distintos, con aportes de las doctrinas filosóficas de Pitágoras, Aristóteles, Zenón y, sobre todo, Platón, unidas a las aspiraciones místicas de origen hindú y judío.1 El panteísmo es una creencia o concepción del mundo y una doctrina filosófica según la cual el Universo, la naturaleza y Dios son equivalentes. La ley natural, la existencia y el universo (la suma de todo lo que fue, es y será) se representa por medio del concepto teológico de "Dios". La palabra está compuesta del término griego πᾶν (pan), que significa todo, y θεός (theos), que significa Dios; así se forma una palabra que afirma: todo es Dios. El pandeísmo (del griego: πάν (pan), "todo" y el latín deus, "dios") es una corriente religiosa que proviene de la combinación del panteísmo y del deísmo.1