Está en la página 1de 144
TEOLOGIA SISTEMATICA Wayne Grudem entiende que todo cristiano «hace teclogia, que la docrinainevitablemente | halla aplicacién en la vida del creyente Escrito con daridad, ete bro demuestra que el autor | valoa la rica diversidad de traiciones dentro del cuerpo de Cristo y ala ver nos recuerda que Testa fe tiene rales en verdades cristanashistricam», Chuck Colson, Prison Fellowship Ministries «Si esperaba hallar un texto de teologia para estudiantes que tratara de dar formacién espiri- tual ala par de formacion intelectual, felicidades. Wayne Grudem ha escrito exactamente lo ‘que usted buscaba, y por cierto de manera muy competente». Ju. Packer, Regent College ‘La Teologia Sistematica de Wayne Grudem es un texto de teclogia sistematica sin prejuicios, el mejor que he visto en afios recientes en términos de apropiada organizacion, claridad disposicion a abordar los mas sobresalientes tépicos de hoy. Es una admirable amalgama de enudicién y elementos de inspiracién que pocas veces se logra en libros académicos» Paige Patterson, Southeastern Baptist Seminary «eologia Sistematica es sobresaliente por sus extraordinarias yuxtaposiciones. Es penetrante pero no confunde; franco y claro pero no irreflexvo ni exagerado; de facil ectura pero no su- pprficial; enraizado en la Biblia, hasta saturado de Biblia, pero no descuidado con el texto ni Tocuaz; evoto y reverente pero no fat de sentido critico ni ingenuo; practico pero no en pos de Ia moda ni sentimental; amplio pero sin exagerar en pequeneces; un libro para la iglesia ‘pero no localista ni sectario. Espero estar acudiendo a él por décadas». John Piper, Bethlehem Baptist Church, Minneapolis En todo sentido un logro magnifico que merece que se use ampliamente entre los evangé- Ticos». Gerald Bray, Beeson Divinity Schoo! «Grudem ha abierto las ventanas para que el aire fresco se lleve el husmo y permita que el Es- piritu Santo infunda una teologia evangélica bien bibliea con nueva vida y poder». Jack W. Hayford, The Church on the Way, Van Nuys, California Wayne Grudem es profesor de investigaciones biblicas y teologia del Seminario Phoenix: | en Scottsdale, Arizona. Antes ensefé durante veinte afios en el Trinity Evangelical Divinity | School de Deerfield, linois. Es graduado de Harvard (Licenciatura en Letras), del Westmins- | ter Seminary (Maestria en Divinidades y de Cambridge, doctorado en filosofia). Es autor de ‘umerosas obras y editor de Are Miraculous Gifts for Today? De 1998-1999 fue presidente de la Sociedad Evangélica de Teologia. I ill «Bl libro de Grudem ... encaja perfectamente en la tradicin reformada histrica en los principales tOpicos de la teologfa, incluyendo la doctrina de las Escrituras, la doctrina de Dios y la doctrina de la salvacién.... Quizis la caracteristica mis fuerte de este libro es su accesibilidad, Grudem no diluye lo esencial de la eologia, Pero al reducie al minimo el uso de terminologia técnica y al incluir himnos, preguntas e indicaciones en cuanto a aplica ‘i6n, hace que la teologia sistemntica sea mucho mas accesible yvigorizante para una am- plia gama de lectores crstianos». Vem S. Poythress, Seminario Teolégico Westminster La gfesia enter eat en deuda con Wayne Grudem portna reffescante presentaciin de crisanismo evangélico....Aunlos que no comparen ss. ieassobre lerts pcos se ven enrquecidos por as claas decaraciones de teologi evangia bisa y sus muy ‘les referencias cruradas con otras ideas teldgicas fundamentals, De particular valorlo tucho que se fis ena aplleacion de la docrna aa vida yministero de ada no y dela iglesia, Para Grudem, no e pueden separa los concepts teclgcos dela experiencia dl Allen Coppedge, Seminario Teologico Asbry La Teologia Sistematica de Wayne Grudem es teologia clisica para la iglesia de hoy. ‘Mis que la mayoria de las obras teologicas, Grucem se dirige a la doctrina de la vida, en pensamiento, prictica y adoracin, Aunque no todas estaran de acuerdo con todas las con- lusiones de Grudem, este ha regalado a aiglesia un tesoro de ensefianzas iblicasy teolé- _gicas en una s6lida y conservadora tradicién evangélica». ‘Robert L. Saucy, Escuela de Teologia Talbot «Lanueva obra del Dr. Grudem se caracteriza por su profundidad exegética, su claridad de expresién y su relevancia comtemporénea. Merece amplia aceptacion como texto de teologia sisteméticas ‘John Jefferson Davis, Seminario Teol6gico Gordon-Conwell «La Teologia Sistemética de Wayne Grudem se drige aser un clisico. Guia asus lectores através de las cuestiones mas controversialesy dificil de Ia teologia con una claridad que no tiene igual. .. Esta obra es capaz de llevar a un principiante a un proceso de reflexion teolégica madura ala vez que exhortary deleitaral eélogo veterano, Nunca he disfrutado tanto una teologia sistematica como esta» Jack Deere, autor y conferencista «Grudem edifica a una maravillosa teologia evangélica personal sobre un profundo. compromiso con la verdad y aucoridad de las Escritura que honra las mejores tradiciones de la ortodoxia protestant. .. Este libro ayudari alos evangélicos a captar la importancia de la doctrina ala vez que nos alienta hacia un muy necesitado consenso evangelicov. Gerry Breshears, Seminario Western, Portland, Oregén «Escrito de forma clara, esta es una publicacién teoldgica que es digna de estudio serio de parte de todos. Baptist Standard «Lo ensefiard, lo exhortari, ampliara sus pensamientos y dara calora su corazén. Bl w6- Jogo, el pastor y elaico por igual se beneficiarin grandemente de esta muy bien elaborada obra, Brota del corazén y la mente de uno de las mejores siervos de la iglesia y uno de los mis cuidadosos y capaces eruditose. James A. Borland, Universidad Liberty ‘se vez en cuando uno encuentra un libro en el cual algunas declaraciones son tan pre- cisas que uno tiene deseos de decit: “Ojald yo hubiera escrito eso”. La Teologia Sistematica cde Wayne Grudem es uno de esos libros! No esti recargada de términos tecnicos que lo ‘wuelvan dificil de entender, aunque Tos términos téenicos ... los ha explicado para que el lector pueda conocerlos. Escé muy bien organizado y presenta una posicion bien evangeli a, Donde los evangélicos no concuerdan, ofrece Una justa evaluacién de los diferentes puntos de vista. Tiene valiosos pirrafos de aplicacion, significativos pasajes biblcos para aprender de memoria, y un apéndice con importantes credos y confesiones de fe. Roger Nicole, Seminario Teologico Reformado, Orlando, Florida UNA INTRODUCCION A LA DOCTRINA BIBLICA O Beovosia SISTEMATICA | Lamisin de Eorronia Vipsespro- | | porcionar los recursos necesarios afin de alcanzar a las personas para Jesuctisto y | ayudarlas a crecer en su fe. | ‘THOLOGIA SISTEMATICA (© 2007 EDITORIAL VIDA ‘Miami, Flotida Publicado en inglés con el titulo ‘Systematic Theology ppor Inter-Varsity Press, Gran Bretafta,y The Zondervan Corporation, USA © 1994 Wayne Grudem ‘Teaducci6n: Miguel Mesias, José Luis Martine, Omar Diaz de Arce Edicion: juan Rojas Mayo, Rojas & Rojas Editores, nc. Disefio de cubierta: Cristina Spee Disefo interior: Rojas & Rejas Editors, Inc. Reservados todos los derechos. A menos que se indique lo contrario, el texto biblico se tomé de la Santa Biblia Nueva Version Internacional. © 1999 por la Sociedad Biblica Internacional ISBN-10: 08297-4627-7 ISBN-13: 978.0:8297-4627-3 Categoria: RELIGION / Teologia crstiana / General Impreso en Estados Unidos de América Printed in the United States of America 07080910 10987654321 Este libro esté dedicado a ocho personas que Dios en su soberanta trajo ami vida: Arden y Jean Grudem, mis padres, quienes me ensefiaron a creer en la Biblia, confiar en Dios _yhablar y escribir con claridad; A. Kenneth Ham, mi pastor bautista, quien desperté en mi amor por la teologiasistematica enseando wna clase de doctina cistiana ‘cuando yo tenia trece aos, ‘yauuien me enseo a creer caila palabra de as Bsritura; amund Clowney, John Fame y Vert Poythress, profesores del Seminario Westminster y amigos, {quienes influenciaron en mis conceptas teolégicos ‘mds que cualquiera otra persona, ‘y quienes me ensearon telogia rformada en humilite sumision a cada palabra de ta Biblia; xy Harald Bredesen y John Wimber, astores y amigo, quienes, mas que cualquiera otra persona, ‘me ensefaron sobre el poder y la obra del Espiritu Santo, Contenido ABREVIATURAS, PREFACIO Capitulo 1 Capitulo 2: Capitulo 3: Capitulo 4: Capitulo 5: Capitulo 6: Capitulo 7: Capitulo 8: Capitulo 9: Capitulo 10: Capitulo 11: Introduccién a la teologia sistematica Qué es teologia sistemutica? Por qué ls creyentes deben estu- iarla? «Teologia biblicar tiene un significado técnico en los estudios teol6gicos. Es la categoria mas amplia que contiene la teologfa del Antiguo Testament y la teolo- aa del Nuevo Testamento, segrin las hemos definido arriba, La teologia biblica da atenci6n especial alas enseftanzas de autores individualesy secciones de la Biblia, y el lugar de cada ensefianza en el desarollohistrico de la Biblia," Ast que uno pudiera preguntar: «Cudl es el desarrollo hist6rico de la ensefianza en cuanto @ la oracién segiin se ve a través de la historia del Antiguo Testamento y después del Nuevo ‘Testamento?™» Por supuesto, esa pregunta es muy parecida a esta: «Qué nos 2 Gondon Lewis y Bruce Demarest in acufado un nueva fate: telogi integradotan, para referee ae teologa surmitca en ese mis rplo sentido; vane nu excelent obra en es womens, eve These (Zondervan, Grand Reps 198794) Encada doctrines analiza atesnatias strieasy pasjesbibeos pe "ene, an un oman coherente des doctrn, respond a bjeiones Bsc y dan apes pacts. Chats Hodge dc: «The Serres conan al the Facts of Theology [Las Ferra contenen too de tosde ls eologia seu de sei en Sytematic Ths, 1-15) Arguye gue las eas ques adguten por Intec, observacon o experiencia son vidas en eos sl scuentan con respao de a enue fines de Bi, “El término stelogiabiblicae puede parecer natural yapropiado peel proceso que he Iamado tealgia ste temic Sm embargo, uso en eso telcos pare refer alse de dsarllos hetrics de doc rasa través dela Bs est demasiado bien esablecio, as que empezar a usar shor el tein ela Wie pars refers alo que yo he Ismado sags neni resis et confi, 1: INTRODUCCION A LA TEOLOGIA SISTEMATICA 23 ‘ensefia a Biblia hoy en cuanto alla oracién?» (Lo que seria teologiasistematica sein nuestra definicién). Se hace entonces evidente que las lineas limitrofes entre estas ‘arias disciplinas a menudo se superponen en los bordes, y partes de un estudio se combinan con el siguiente, Sin embargo hay con todo tna diferencia, porque la teologia biblica rastrea el desarrollo historico de una doctrina y la manera en que el Tngar de uno en algin punto en ese desarrollo histérico afecta la comprensién ¥ aplicacion de uno en cuanto a esa doctrina en particular. La teologia biblica tam- bién enfoca la comprensién de cada doccrina que los autores biblicos y sus oyentes olectores originales tenian. La teologia sistematica, por otro lado, hace uso del material de la teologia bibli- cay a menudo edifica sobre los resultados de la teologia biblica. En algunos pun- 10s, especialmente en donde se necesita gran cuidado y detalles en el desarrollo de una doetrina, la teologia sistematica usara incluso un método teolégico biblico, analizando el desarrollo de cada doctrina mediante el desarrollo histérico de la Bi- bia. Pero el enfoque de la teologia sistemiética sigue siendo diferente: su enfoque esla recoleccién y luego un sumario de la ensefianza de todos los pasajes biblicos ‘un pasaje sobre un tema en particular. Ast, la teologia sistemética pregunta, por ‘jemplo: «zQué nos ensefia hoy la Biblia entera en cuanto a la oracién’» Procura resumir las ensefianzas de la Biblia en una declaracién breve, comprensible y cuidadosamente formulada, 2, Aplicacién a la vida. Ademis, a teologia sistematica se concentra en hacer un, resumen de cada doctrina como deberian entenderla los creyentes del dia presen- te, Estoa veces incluiré el uso de términosee incluso conceptos que en si mismos no fueron usados por ningtin autor biblico individual, pero que son el resultado apro- piado de combinar las enseiianzas de dos 0 mas autores biblicos sobre un tema en particular. Los términos Trinidad, encarnacién y deidad de Cristo por ejemplo, no se hallan en la Biblia, pero constituyen un resumen itil de conceptos biblicos. Definir la teologia sistematica para incluir elo que toda la Biblia nos ensefia hoy» {implica que la aplicaci6n a la vida es una parte necesaria del correcto empefio de la teologia sistemética, Por tanto, una doctrina bajo consideracién se ve en términos de su valor préctico para vivirla vida cristiana. En ninguna parte de la Biblia halla- ‘mos doctrinas que se estudian por estudiarlas o aisladas de la vida. Los escritores biblicos siempre aplicaban a la vida sus ensefanzas. Por consiguiente, cualquier cristiano que lee este ibro debe hallar su vida cristina enriquecida y profundizada durante este estudio; ciertamente, sie! crecimiento espiritual personal no ocurre, autor no ha escrito apropiadamente este libro, 0 l lector no lo ha estudiado co- sectamente. 3. Teologia sistemitica y teologia desorganizada. Si usamos esta definicién de teologia sistemtica, se verd que la mayorfa de los creyentes en realidad hacen teolo- ‘ga sistematica (0 por lo menos declaraciones teologicas sistematicas) muchas veces por semana, Por ejemplo: «L.a Biblia dice que todo el que eree en Cristo sera salvor. «La Biblia dice que Jesueisto es el tinico camino a Dios». «La Biblia dice que Jesis viene otra vez». Todos estos son resiimenes de lo que la Biblia dice y, como tales, son afirmaciones teoldgicas sisteméticas. ls més, cada vez que el creyente dice a4 1: INTRODUCCION A LA TEOLOGIA SISTEMATICA algo en cuanto a lo que dice toda la Biblia, en un sentido esta haciendo «teologia sistematica, conforme a nuestra definiciOn, al pensar en varios temas responder a Ja pregunta: «(Qué nos ensefia toda la Biblia hoy?" sCémo difiere entonces este libro de la «teologfa sistemstica» que la mayoria de los cristianos hacen? Primero, trata los temas biblicos de una manera cuidadasamente organizada para garantizar que todos los temas importantes reciben consideracién cabal. Tal organizacion también provee cierta verificacién contra un anilisis ine- xacto de temas individuales, porque quiere decir que todas las otras doctrinas que se tratan pueden ser comparadas con cada tema por uniformidad en metodologia yy ausencia de contradicciones en las relaciones entre las doctrinas. Esto también. ayuda a asegurar una consideraci6n balanceada de doctrinas complementarias: la deidad de Cristo y su humanidad se estudian juntas, por ejemplo, asi como tam- bién la soberanfa de Dios y la responsabilidad del hombre, de modo que no se deriven conclusiones erradas de un énfasis desequilibrado en solo un aspecto de la presentacién biblica completa De hecho, el adjetivo sistematica en teologia sstemitica se debe entender signi- ficando algo como «organizada cuidadosamente por temas, en el sentido de que se verd que los temas estudiados encajan siempre, e incluyen todos los principales temas doctrinales de la Biblia, Asi que «sistemitica» se debe tener como lo opuesto de «arreglada al azar» o edesorganizada». En la teologia sistematica los temas se tratan de una manera ordenada 0 «sistemitica», Una segunda diferencia entre este libro y la manera en que la mayoria de los cristianos hacen teologia sistemitica es que trata los temas con mucho mayor detalle que lo que lo hacen la mayorfa de los creyentes. Por ejemplo, el creyente prome- dio como resultado de la lectura regular de la Biblia puede hacer la siguiente afr macién teolégica: «La Biblia dice que todo el que cree en Jesucristo serd salvo. Ese es un sumario perfectamente cierto de una doctrina biblica principal. Sin embargo, en este libro dedicamos varias paginas para elaborar més precisamente lo que quiere decir ecreer en Jestcristo»,y doce capitulos (capitulos 32-43) se dedicardn a explicarlo que quiere decir «ser salvo» en todas las muchas implicaciones de esa ex- resin. Tercero, un estudio formal de la teologia sistemitica haré posible formular suumarios de las ensefianzas biblicas con mucha mayor exactitud que a la que los creyentes normalmente llegarfan sin tal estudio. En la teologia sistematica, los su: marios de ensefianzas biblicas se deben redactar precisamente para proteger con- tra malos entendidos y excluir ensefianzas falsas, Cuarto, un buen andlisisteol6gico debe hallar y tratar equitativamente todos las pasajesbiblicas pertinentes a cada tema en particular, y no solo algunos o unos pocos de los pasajes pertinentes. Esto a menudo quiere deci que debemos depender de Sober Reymond, The jsieaton of Theology wit 3 Spel Aplcaon o Contemporary Chiso- logy, en Nigel M. Camron, e, The Calo of vege! Tsay: sayin Approach ent Methad(Rherford House, Edimburgo, 1987) pp. 82-104 eta vanes empos del Nuevo Testamento de esta case de bisqueds por toda la Biblia pars demontar conclusions doctrinal Jess en Le 24:25 2 (yen otos huge) poles en Hc 128; el concllo de Jerwslen en Hch 1; y Pablo en Hoh 17:23 227; y todo Ro, A eva ita ne pcos aad Heb (cbr ln condin de Hijo divine gue ene Crt, Heb 1 sobre a natura de erdaders fy en ‘hor otto pastes des Epson Vase cpio 35; pp. 744757, sobre a fe quest 1: INTRODUCCION A LA TEOLOGIA SISTEMATICA as los resultados de cuidadosa exégesis (o interpretacién) de la Biblia con la que con- ‘uerden en general los intérpretes evangélicos o, en donde haya diferencias signifi- ‘ativas de interpretacién, la teologia sistemitica incluird exégesis detalladas en certos puntos. Debido al crecido niimero de temas que se abordan en un estudio de teologia sistematica, y debido al gran detalle con que se analizan esos temas, es inevitable que alguien que estudie un texto de teologia sistematica o esté tomando un curso de teologia sistematica por primera vez. vea muchas de sus propias creencias per sonales cuestionadas 0 modificadas, refinadas o enriquecidas. Es de extrema im- portancia, por consiguiente, que toda persona que empieza tal curso resuelva firmemente en su mente abandonar como falsa cualquier idea que se halle que la censefianza de la Biblia claramente contradice. Pero también es muy importante que toda persona resuelva no creer ninguna doctrina individual simplemente por- que este libro de texto o algiin otto libro de texto o maestro dice que es verdad, a ‘menos que este libro o el instructor de un curso pueda convencer al estudiante par- tiendo del texto de la Biblia misma. Es s6lo la Biblia, y no «la tradicién evangélica conservadora» ni ninguna otra autoridad humana, la que debe funcionar como autoridad normativa para la definicién de lo que debemos creer, 4. {Cuales son doctrinas? En este libro la palabra doctrina se entender de la si- guiente manera: Una doctrina es lo que la Biblia entera nas ensefia hoy en cuanto a un tema en particular. Esta definiciOn se relaciona directamente con nuestra definicion anterior de teologfe sistemtica, puesto que muestra que una «doctrina» es simple- ‘mente el resultado del proceso de hacer teologia sistematica con respecto a un tema en particular. Entendidas de esta manera, las doctrinas pueden ser muy am- pliaso muy reducidas, Pocemos hablar de «la doctrina de Dios» como una catego- sfa doctrinal principal, incluyendo un sumario de todo lo que la Biblia nos ensefia hoy en cuanto a Dios. Tal doctrina seria excepcionalmente grande. Por otro lado, podemos hablar mas limitacamente de la doctrina de la eternidad de Dios, 0 de la Goctrina de la Trinidad, o de la doctrina de a justicia de Dios.” Este libro esta dividido en siete secciones principales segtin ls siete «doctrinas» o aspectos de estudios principales: Primera Parte: La doctrina de la palabra de Dios Segunda Parte: La doctrina de Dios ‘Tercera Parte: La doctrina del hombre (Cuarta Parte: Las doctrinas de Cristo y el Espiritu Santo (Quinta Parte: La doctrina de la aplicacién de la redenci6n Sexta Parte: La doctrina de la iglesia Séptima Parte: La doctrina del futuro "apalib dagne exunsindnimo aproximado para daring, peronolahe wea en extelibro, Degas unt ‘ino que un mea menudo los eblngos cation romanonynterancs, yl ino fccuentemene se rebire {rina que tienen el endoso ofl de get. Teg dogma elo mao que tag ste 26 1: INTRODUCCION A LA TEOLOGIA SISTEMATICA Dentro de cada una de estas categorias doctrinales principales se han seleccionado ‘muchas mas enseflanzas espeeificas como apropiadas para incluirlas. Generalmen- te estas tienen por lo menos uno de los siguientes tres criterios: (1) son doctrinas que se enfatizan bastante en la Biblia; (2) son doctrinas que han sido las mas signifi- cativas en toda la historia de la iglesia han sido importantes para todos los cristia nos de todos los tiempos: (3) son doctrinas que han llegado a ser importantes para Jos creyentes en la situacion presente de la historia del cristianismo (aunque algu- nas de estas doctrinas tal vez no hayan sido de tan gran interés anteriormente en la historia de la iglesia). Algunos ejemplos de doctrinas en la tercera categoria son la doctrina de la inerrancia de la Biblia, la doctrina del bautismo en el Espiritu Santo, la doctrina de Satanis y los demonios con referencia particular a la guerra espi tual, la doctrina de los dones espirituales en la edad del Nuevo Testamento, y la doctrina de la creacién del hombre como hombre y mujer en relacién a la com: prensién de las funciones apropiadas de hombres y mujeres hoy. Debido a su pert neneia a la situacion contemporanea, doctrinas como estas han recibido mis énfasis en el presente volumen que en la mayoria de los textos tradicionales de teologia sistemética. Finalmente, zcusl es la diferencia entre teologia sistematica y ética cristiana? Aungue hay inevitablemente algiin traslapo inevitable entre el estudio de la teolo- ‘gia y el estudio de la ética, he tratado de mantener una distincién en énfasis. Elén- fasis de la teologia sistemitica recae en lo que Dios quiere que creamos y sepamas, cen tanto que el énfasis de laética cristiana es lo que Dios quiere que hagamos y cus- les actitudes quiere que tengamos, Tal distincién se refleja en la siguiente defini- ci6n: La ética cristiana es cualauier estudio que responde a la pregunta: «Qué nas exige Dios que hagamos.y qué actitudes exie que tengamas hoy?» con respect a alguna situa- cién dada, La teologia, pues, se enfoca en ideas en tanto que la ética enfoca las cir- cunstancias de la vida. La teologia nos dice cémo debemos pensar en tanto que la ética nos dice emo debemos vivir, Un texto de ética, por ejemplo, consideraré te- ‘mas tales como el matrimonio y el divorcio, mentiry decir la verdad, robary tener algo en propiedad, el aborto, control de nacimiento, homosexualidad, la funcién del gobierno civil, disciptina de los hijos, pena capital, guerra, cuidado de los po- bres, discriminacién racial, y temas por el estilo. Por supuesto que habré alguna su- perposicién: la teologia debe aplicarse a la vida (por consiguiente a menudo es ética hasta cierto punto); y la ética se debe basar en ideas apropiadas de Dios y su ‘mundo (por consiguiente es reolbgica hasta cierto punto). Este libro hace énfasis en la teologia sistemstica, aunque no vacilaré en aplicar la teologia a Ja vida en donde tal aplicacién vaya bien, Con todo, para un trata- ‘miento exhaustivo de la ética cristiana, seria necesario otro texto similar a este en aleance. B. Presuposiciones iniciales de este libro Empezamos con dos presuposiciones o cosas que damos por sentado: (1) que la Biblia es verdad y que es, en efecto, nuestra sola notma absoluta de verdad; (2) que el Dios de que habla la Biblia existe, y que es quien la Biblia dice que es: el Creador del cielo y la tierra y todo lo que hay en ellos. Estas dos presuposiciones, por 1: INTRODUCCION A LA TEOLOGIA SISTEMATICA a supuesto, siempre estin abiertas para ajuste, modificaci6n o confirmacién mas honda posteriormente, pero en este punto estas dos presuposiciones forman el punto desde el cual empezamos. C. :Por qué deben los cristianos estudiar teologia? Por qué deben los cristianos estudiar teologia sistemética? Es decir, spor qué debemos empefiarnos en el proceso de recoger y hacer un sumario de las ensefian- zas de muchos pasajes individuales de la Biblia sobre temas en particular? Por qué ro es suficiente simplemente seguir leyendo la Biblia en forma regular todos los dias de nuestras vidas? 1. Laraz6n basica, Se han daclo muchas respuestas a esta pregunta, pero demasia- doamenudo se deja la impresidn de que la teologfa sistemitica de alguna manera puede «mejorar» lo que dice la Biblia al hacer un mejor trabajo en organizar sus en- seflanzas y explicarlas més claramente de lo que la misma Biblia las explica. Ast po- demos empezar negando implicitamente la claridad de la Biblia (vea capitulo 6) 0 lasuficiencia de la Biblia (vea capiculo 8). Sin embargo, Jestis ordené a sus discipulos y nos ordena ahora ensefar alos cre- yentes a que observen todo lo que él ordené: Por tanto, vayan y hagan discipulos de todas as naciones, bautizindolos en el nom bre del Padre y del Hijo y del Espiricu Santo, enseftandoles a obedecer todo lo que les hhemandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hata elfin del mundo (Mt28:19-20), ‘Ahora, ensefiar todo lo que Jesis orelené, en un sentido limitado, es simplemente cnsefiar el contenido de la ensefianza oral de Jestis segtin se registra en las narrati vas de los Evangelios. Sin embargo, en un sentido més amplio, «todo lo que Jestis ordené» inchuye la interpretacién y aplicacion de su vida y ensefianzas, porque en cllibro de Hechos se implica que contiene una narracién de lo que Jesis continud haciendo y ensefiando por medio de los apéstoles despues de su resurreccién (né- tese que 1:1 habla de «todo lo que Jest comenzé a hacer y ensefiar) «Todo lo que Jest orcend» también puede incluir las Epistolas, puesto que fueron escritas bajo Ja supervisin del Espiritu Santo y también se consideraron como un «manda- tiento del Sefior» (1 Co 14:37; véase también Jn 14:26; 16:13; 1 Ts 4:15; 2 P 3:2; y Ap 1:1-3) Asi que en un sentido més amplio, «todo lo que Jess ordenés incluye todo el Nuevo Testamento, Todavia més, cuando consideramos que los escritos del Nuevo Testamento en- dosaron la confianza absoluta que Jesis tenia en la autoridad y confiabilidad de las Escrituras del Antiguo Testamento como palabras de Dios (vea cap. 4) y cuando nos damos cuenta de que las Epistolas del Nuevo Testamento también endosaron esta perspectiva del Antiguo Testamento como palabras absolutamente autoritativas de Dios, se hace evidente que no podemos ensefiar «todo lo que Jestis orden6> sin in luirpor igual todo el Antiguo Testamento (entendido apropiadamente en las varias maneras en que se aplica ala edad del nuevo pacto en la historia de la redencién). 28 1: INTRODUCCION A LA TEOLOGIA SISTEMATICA Lattarea de cumplir la gran comisi6n incluye, por lo tanto, no s6lo evangeliza- cién sino también ensefianza, y la tarea de ensefiar todo lo que Jestisnos ordené es, enuun sentido amplio, la tarea de ensefiar lo que la Biblia entera nos dice hoy. Para ensefiarnos a nosotros mismos efectivamente, y ensefiara otroslo que la Biblia en- tera dice, es necesario recoger y resumir todos los pasajes biblicos sobre un tema en particular. Por ejemplo, si alguien me pregunta: «(Qué ensefia la Biblia en cuanto al etor- no de Cristo?, yo podsfa decir: «Simplemente siga leyendo la Biblia y lo hallard>. Pero si el que pregunta empieza a leer en Génesis 1:1 pasaré largo tiempo antes de que halle la respuesta a su pregunta, Para entonces habré muchas otras preguntas que necesitan respuesta, y su lista de preguntas sin fespuestas empezar a verse ‘muy larga en verdad. Qué ensefia la Biblia en cuanto a la obra del Espiritu Santo? {Qué ensefia la Biblia en cuanto a la oraci6n? ;Qué enseiia la Biblia en cuanto al pe- cado? Simplemente no hay tiempo en toda nuestra vida para leer Ia Biblia entera ‘buscanclo una respuesta por nosotros mismos cada vez.que surge un asunto doctri nal. Por consiguiente, para que aprendamos lo que la Biblia dice es muy itil tener el beneficio del trabajo de otros que han investigado todas las Escrituras y han hallado respuestas a estos varios temas. Podemos ensefiar mas efectivamente a otros si podemos dirigirlos alos pasajes ‘ms pertinentes y sugerir un sumario apropiado de las ensefianzas de esos pasajes. Entonces el que nos pregunta puede inspeccionar esos pasajes ripidamente por si ‘mismo y aprender mucho mis répidamente cudl sla enseiianza biblica sobre ese tema en particular, Asi que la necesidad de la teologfa sistematica para ensefiar lo que la Biblia dice surge primordialmente porque somos finitos en nuestra memo- ria y en la cantidad de tiempo que tenemos disponible Larazén bisica de estudiar la teologia sistematica, entonces, es que nos permi- te ensefiarmos @ nosotros mismos y a otros lo que toda la Biblia dice, cumpliendo asi la segunda parte de la gran comision, 2. Los beneficios para nuestra vida, Aunque la razén basica de estudiar la teolo- aie sistemitica es que es un medio de obediencia al mandamiento de nuestro Se- fior, hay también algunos beneficios adicionales que surgen de tal estudio. Primero, estudiar la teologia nos ayuda a superar nuestra ideas eras. Sino hu: biera pecado en nosotros, podriamos leer la Biblia de tapa a tapa y, aunque no aprenderiamos de inmediato todo lo que dice la Biblia, con mucha probabilidad aprenderiamos silo cosas verdaderas en cuanto a Dios su creacién. Cada vez.que la leamos aprenderemos més cosas ciertas y no nos rebelariamos ni rehusariamos aceptar algo que hallamos escrito alli, Pero con el pecado en nuestros corazones retenemos algo de rebelién contra Dios. En varios puntos hay, para todos noso- tros, ensefianzas biblicas que por una raz6n u otra no queremos aceptar. Elestudio de teologia sistemtica nos ayuda a superar esas ideas rebeldes. Por ejemplo, supéngase que hay alguien que no quiere creer que Jest vuelve personalmente a la tierra, Podriamos mostrarle a esta persona un versiculo o tal ‘vez dos que hablan del retomo de Jesis a la tierra, pero la persona tal vez todavia halle una manera de evadir la fuerza de esos versiculos o leer en ellos un significa- do diferente. Pero si recogemos veinticinco o treinta versiculos que dicen que 1: INTRODUCCION A LA TEOLOGIA SISTEMATICA 29 Jesis vuelve a la tierra personalmente, y los anotamos en tn papel, nuestro amigo que vacilé en creer en el retorno de Cristo con mayor probabilidad se persuadira ante la amplitud y diversidad de la evidencia biblica para esta doctrina. Por supues- to, todos tenemos cuestiones como esa, temas en que nuestro entendimiento de la censeianza de la Biblia es inadecuado. En estos temas es titil que se nos confronte «om el peso total de la ensefianza de la Biblia sobre ese tema, para que seamos mas facilmente persuadidos incluso contra nuestras inclinaciones erradas iniciales. Segundo, esmndiar teologia sistematica nos ayuda a poder tomar mejores deciso nes mds adelante sobre nuevas cuestiones de doctrina que puedan surgir. No pode- mos saber cuales nuevas controversias doctrinales surgiran en las iglesias en las cuales viviremos y ministraremos de aqui a diez, veinte o treinta afios,siel Sefior no regresa antes. Estas nuevas controversias doctrinales a veces incluirén asuntos que nadie ha enfrentado con mucha atencién antes. Los cristianos preguntarén: ‘Qué dice la Biblia entera en cuanto a este tema?» (La naturaleza precisa de la ine- rmancia biblica y el entendimiento apropiado de la ensefianza biblica sobre los do- nes del Espiritu Santo son dos ejemplos de asuntos que han surgido en nuestro siglo con mucha mayor fuerza que nunca antes en la historia de la iglesia), Cualesquiera que sean las nuevas controversias doctrinales en afios fururos, los que han aprendido bien la teologia sistematica serin mucho més capaces de res- ponder a las otras preguntas que surjan, Esto se debe @ que todo lo que la Biblia dice de alguna manera se relaciona a todo lo demas que la Biblia dice (porque todo encaja de una manera congruente, por lo menos dentro de la propia comprensi6n 4e Dios de la realidad, y en la naturaleza de Dios y la creacién tal como son). Asi «que las nuevas preguntas tendréin que ver con mucho de lo que ya se ha aprendido Ge la Biblia, Mientras mejor se haya aprendido ese material anterior, mas capaces seremos de lidiar con esas nuevas preguntas. Este beneficio se extiende incluso mas ampliamente. Enfrentamos problemas alaplicar la Biblia 2 la vida en muchos mas contextos que debates doctrinales for males. ).” Podemos tolerar una paradoja (tal como «Dios estres personas y sélo un Dios») porque tenemosla confianza de que en iltima ins- tancia Dios sabe plenamente la verdad en cuanto a si mismo y en cuanto a la "ea pas tmbién a sdopro del profesor Jon Frame, del Wessister Seminary (ap 2. "SE Amerie Heritage Dismay fe gh Language, Willam Moris(Hougow lili, Boston 1980, 2.950 (primera definexin).Esccaimente el smo nigrca lo ape el Orford Blk Diconry ed 91, 450 el Contue Onin Dionay (ed. 198, p 742) el Random Howse Calg Dctonty ed. 1979, p96 ‘haters Tweet Cony Deon p 740), aunque todos Sotn qu pads ambien puede gc on ‘rien ungue en frina menos comin, compre I Ecjelpeia of Plophy, Pal awards (Macri Ind ad the Free res, New York, 196), 548 9 toe arco Logical Paradenes (-Paradous case) de Jim van Heijenooren las pp. 451 del mimo vlumen qe propane solcioness machas de ls paradoss ‘ascn la stor des lost. Spar signin scontradicti, tes slucones ean imposes) (Coando sao pala parades em cl nena pimario que deinen eto dsconaron hoy me doy cuenta de sedierenalguna medida conclanicilosParaiom (Parade) KS. Kantoerin DT, e8 Wale lel pp {227 quem prado par sgniaresencalmente sconce). in erbargo, uso paadajen elses ‘xara del ingles que er conocido e flo, Me paece ue D0 hay Ssporible ninguna otra palabra mejor Ate aie para eee fo que parece ser una contadicciny nolo cxen calidad ays embeg gina lta de orien clu dl ino palsy untrmino reaionado: anon 36 1: INTRODUCCIGN A LA TEOLOGIA SISTEMATICA naturaleza de la realidad, y que para él los diferentes elementos de una paradoja quedan plenamente reconciliados, aunque en este punto os pensamientos de Dios son mis altos que los nuestros (Is 55:8-9), Pero una verdadera contradiccién (como €l que «Dios es tres personas y Dios no es tres personas») implicaria contradiccion cenla comprensidn que Dios tiene de si mismo y de a realidad, y esto no puede ser. Cuando el salmista dice: «1.a suma de tus palabras esla verdad; tus rectos juicios ppemmianecen para siempre» (Sal 119:160), implica que las palabras de Dios no s6lo son verdad individualmente sino también cuando se ven juntas como un todo. ‘Vistas colectivamente, su wsuma» es también «verdad. En tltima instancia, no hay contradiccién interna ni en la Biblia ni en los pensamientos de Dios. 4, Debemos estudiar teologia sistematica con la ayuda de otros. Debemos estar agradecidos de que Dios ha puesto maestros en la iglesia («En la iglesia Dios ha puesto, en primer lugar, apéstoles; en segundo lugar, profetas; en tercer lugar, ‘maestros;...» [1 Co 12:28)). Debemos permitir que los que tienen estos dones de en- sefianza nos ayuden a entender las Escrituras. Esto significa que debemos usar teo- loglas sstematicas y otros libros que han escrito algunos de los maestros que Dios eha dado ala iglesia en el curso de su historia. También significa que nuestro estu- dio de teologia incluira hablar con otros cristianos en cuanto las cosas que estamos estudiando, Entre aquellos con quienes hablamos a menudo estarén algunos con dones de ensefianza que pueden explicar las ensefianzas biblicas claramente y ayu- darnos a entenderlas mis ficilmente. De hecho, algunos de los aprendizajes mis cefectivos en los cursos de teologfa sistematica en universidades y seminarios a me- ‘nudo ocurren fuera del salén de clases en conversaciones informales entre estu- diantes que intentan entender por si mismos las doctrinas biblicas. 5. Debemos estudiar la teologia sistematica recogiendo y comprendiendo to- dos los pasajes de la Biblia pertinentes a cualquier tema. Mencioné este punto en nuestra definicién de teologia sistemitice al principio de este capitulo, pero aqui hay que describir el proceso en sf. Como realizar uno un sumario doctrinal de lo que todos los pasajes de la Biblia ensefian sobre cierto tema? Para los temas que se cubren en este libro, muchos pensar que estudiar los capitulos de este li- bro y leer los versiculos biblicos anotados en los capitulos basta. Pero algunos ‘rredebusevangice consemporines. Lapalabs anno sha ado wees pars uplicaa alo que aqui ‘i pareja, cx deci, lo ue parecen ser afrmaciones contactors que un embargo amas on verdad (ra porejemplo, Jah Jelferson Das. Thasoy Prin (Baker rand Raps, 1981] p18) Tal sentido de anne [nd respaldo en un bro ampiamente leo Pangan andthe Svereguy of Go, por) Packer iter Vary Pres, Landes, 11), Ens pp. L-22 Packer define aninomia como una spina de conse (peo ad smitcenlap. 18 que et defini dere del Shner Oxford Disonay) problema en cuanto as antinori ‘neste sentido cei a para stan poco canoid el inglés ondnario que implements namints laa ‘termine temices de locratinne tienen que aprender finde entender alos elegy oda mal set ‘dona lo respaa ningnodelos ccna tos aris, todos lox cuales defen enc en else co tmudecine pore, Oxf EglohDatonay 1371 El problema noes seo, pro ayudar as commuicadion Jos evangecor pdr conver en un seo riforme pars estos tring "Una paadoja por cleo es aepable en a teoogla steric, yl parades son eschoe inevitable sempre qu tengamos ura cmmprenin dfn dealgin tema ello Sn embargo emporatereconocer que la {eologaciiaa nonce debe amar ona sconradcine (an enjunte de dos sfimacones, una de sees ‘legals ot Una contrac seria «Dae tes personas y Deno estes personas fn donde el érmino pone ene el miso sentido en amas mites dea or 1; INTRODUCCION A LA TEOLOGIA SISTEMATICA 37 querran estudiar més la Biblia sobre algiin tema particular o estudiar algtin nuevo tema no cubierto aqui. ¢Cémo puede un estudiante usar la Biblia para investigarlo que ensefian sobre algiin teria nuevo, tal vez uno que no se ha discutido explicita- mente en ninguno de sus textos de teologia sistemética? El proceso seria asi: (1) Buscar todos los versiculos relevantes. La mejor ayuda eneste paso es una buena concordancia que le permita a uno buscar palabras clave yhallar los versiculos en que se trata el tema. Por ejemplo, al estudiar lo que signi fica que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios, uno necesita buscar todos los versiculos en los cuales aparece simagen», «semejanza» y «crear». (Las pa- labras chombre» y «Dios» ocurren con demasiada frecuencia para que sean tiles para una biisqueda en la concordancia). Al estudiar la doctrina de la oracién se po- dvian buscar muchas palabras (oracidn, orar, inteceder, peticign, splica, confésar, confsién, alabanza, dar gracias, accién de gracias, et al.),y tal vez la lista de versiculos serfa demasiado larga para ser manejable, asf que el estudiante tendrfa que revisar ligeramente la concordancia sin buscar los versiculos, 0 la bitsqueda se podria pro- bablemente dividir en secciones, o limitarse de alguna otra manera. También se puede hallar versiculos al pensar en la historia global de la Biblia y buscando las secciones donde pueda haber informaci6n sobre el tema a mano; por ejemplo, el que quiere estudiar sobre a oraci6n tal vez.querra leer pasajes como la oracion de {Ana por un hijo (en 1 § 1), la oracién de Salomén en la dedicacién del templo (en 1 R8), la oracién de Jestis en el huerto del Gersemani (en Mt 26 y paralelos), y ast porelestilo. Luego, ademés del trabajo en la concordancia y de leer otros pasajes que uno pueda hallar sobre el tema, revisar las secciones relevantes en algunos li bros de teologia sistemética a menudo trae a la luz ottos versiculos que uno pue- dan haber pasado por alto, a veces porque en estos versiculos no se usa ninguna de las palabras que se usaron para la busqueda en la concordancia." (2) El segundo paso es leer, tomar notas y tratar de hacer un sumario de los puntos que hacen los versiculos relevantes. A veces un tema se repetiré a menudo yelsumario de varios versiculos sera relativamente facil de hacer. En otras ocasio- nes habra versiculos dificiles de entender, y el estudiante necesitaré dedicar tiempo para estudiar un versfculo a profundidad (simplemente leyendo el versiculo en su contexto vez tras vez, o usando herramientas especializadas como comentarios y diccionarios) hasta que se logre una comprensién satisfactoria (3) Finalmente, las ensefianzas de los varios versiculos se deben resumir en uno mis puntos que la Biblia afirma en cuanto a ese tema. El sumariono tiene que te- ner la forma exacta de la conclusion de otros sobre el tema, porque bien podemos ver en la Biblia cosas que otros no han visto, otal vez organizamos el tema en for ma diferente, 0 enfatizamos cosas diferentes. Por oto lado, en este punto es también titi leer secciones relacionadas, si se puede hallar alguna, en varios libros de teologia sistemética. Esto prove una veri- ficacion util contra errores o detalles que se hayan pasado por alto, y a menudo "pele una cansdad de ensiyos de estdlanrer que len que el Bvangelo de usn.no dice nad en cuanko chev os reyentesdeben ore, por eeroplo porque al examina una cncordancahallaron quel palabra ne ‘sn no aparece en fan, yl palabra ovr abl parece custo veces en referencia aesrorandoen an 4 1617 Paro por st cl ech de que an contene varios versus importantes en donde seust a palabra pdiren, [garde a palabra orn 13 14: 1897 65083) 38 1: INTRODUCCION A LA TEOLOGIA SISTEMATICA hhace que uno se percate de perspectivas y argumentos alternos que puedesn hacer- 1nos modificar o fortificar nuestra posici6n. Si el estudiante halla que otros han ar gumentado a favor de conclusiones fuertemente divergentes, entonces hay que indicar correctamente esas otras perspectivas y luego contestarlas, A veces otros i- bros de teologia nos alertarin a consideraciones historicas o filoséficas que han surgico antes en la historia de la iglesia, y estas proveeran nociones adicionales 0 advertencias contra el error El proceso bosquejado arriba es posible para cualquier cristiano que puede leer su Biblia y puede buscar las palabras en una concordancia. Por supuesto, las perso- nas serdin cada vez.mas giles y mas precisas en este proceso con el tiempo, la expe- riencia y la madurez cristiana, pero sera una tremenda ayuda para la iglesia silos creyentes generalmente dedicaran mucho més tiempo a investigar los temas de la Biblia por sf mismos y derivar conclusiones segiin el proceso indicado arriba. El _g0zo de descubrir temas biblicos sera ricamente recompensador. Especialmente los pastores y los que dirigen estudios biblicos hallaran frescor adicional en su comprensién de la Biblia y en su ensefianza, 6. Debemos estudiar teologia sistematica con alegria y alabanza. El estudio de teologia no es meramente un ejercicio tedrico intelectual. Es un estudio del Dios viviente, y de las maravillas de sus obras ena creacién y en la redencién. jNo pode- ‘mos estudiar este tema desapasionadamente! Debemos amar todo lo que Dios es, todo lo que él dice, y todo lo que él hace. «Amal Seftor tu Dios con todo tu cora- 6m» (Dt 6:5). Nuestra respuesta al estudio de la teologia de la Biblia debe ser la del salmista que dijo: «(Cun preciosos, oh Dios, me son tus pensamientos!» (Sal 139:17). En el estudio de las ensefianzas de la Palabra de Dios no debe sorpren- dernos si a menudo hallamos muestros corazones irrumpiendo espontineamente cen expresiones de alabanza y deleite como las del salmista Los preceptos del Sefior son rectos: traen alegria al coraz6n (Sal 19:8). Me regocijo en el camino de tus estarutos mas que en todas las riquezas (Sal 119:14). Cuan dulces son a mi paladar tus palabras! Son ms dulces que la miel a mi boca! (Sal 119:103).. ‘Tus estarutos son mi herencia permanente; son el regocijo de mi coraz6n (Sal 119:111), ‘Yo me regocijo en tu promesa como quien halla un gran botin (Sal 119:162). Amenudo en el estudio de teologia la respuesta del cristiano sera similarala de Pablo al reflexionar sobre el prolongado argumento teol6gico que acababa de completar al final de Romanos 11:32. Irrumpe en alabanza gozosa porlas riquezas de la doctrina que Dios le ha permitido expresar: 1: INTRODUCCION A LA TEOLOGIA SISTEMATICA 39 Qué profundas son las riquezas de la sabiduria y del conocimiento de Dios! Qué indescifrables sus juicios e impenetrables sus caminos! «Quin ha conocido la mente del Seftor, ‘ quién ha sido su consejero?» (1 Co 22:14). Sin la obra del Espiritu de Dios, una persona no reci- bird verdades espirituales y en particular no recibiré ni aceptaré la verdad de que las palabras de las Escrituras son en realidad palabras de Dios. ero enlas personas en quienes el Espiritu de Dios esta obrando hay un recono- cimiento de que las palabras de la Biblia son palabras de Dios. Este proceso es es- trechamente andlogo a aquel por el cual los que creen en Jestis saben que sus palabras son verdad. El dijo: «Mis ovejas oyen mi vor; yo las conozco y ellas me si- ueno (Jn 10:27). Los que son ovejas de Cristo oyen la voz de su gran Pastor al leer Jas palabras de la Biblia, y se convencen de que estas palabras son en realidad palabras de su Sefior. Es importante recordar que esta conviceién de que las palabras de la Biblia son palabras de Dios no resulta aparte de las palabras de la Biblia ni en adicién alas pala- bras de la Biblia, No es como si el Espiritu Santo un dia susurrara a nuestro oid «ges esa Biblia sobre tu escritorio? Quiero que sepas que las palabras de esa Biblia son palabras de Dios». Es mAsbien que conforme los individuos leen la Biblia oyen la vor de su Creador habléndoles en las palabras de la Biblia y se dan cuenta de que ellibro que estan leyendo es diferente a cualquier otro, que es en verdad un libro palabras de Dios que hablan a su corazén. 3. Otra evidencia es titil pero no definitivamente convincente. La seccién pre- via no tiene el propésito de negar la validez. de otra clase de argumentos que se puedan usar para respaldar la afirmacion de que la Biblia es la Palabra de Dios. Es ‘itil que aprendamos que la Biblia es histSricamente exacta, que es internamente congruente, que contiene profecias que se han cumplido cientos de afios mis tar- de, que ha influido en el curso de la historia humana més que cualquier otro libro, que continuamente ha cambiado la vida de millones de individuos en toda su his toria, que por ella las personas hallan la salvaci6n, que tiene una belleza majestuo- say profundidad de ensefianza que ningiin otro libro iguala, y que afirma cientos de veces que son palabras del mismo Dios. Todos estos argumentos, y otros, son tiles para nosotros y eliminan los obstaculos que pudieran interponerse para que creamos la Biblia. Pero todos estos argumentos, tomados individualmente o en conjunto, no pueden ser definitivamente convincentes. Como dice la Confesion Westminster de fe en 1643-46: El testimonio de Ia iglesia puede impulsamos e inducimnos a una estimacion mis alta y reverente de las Sagradas Escrituras. Lo celestial del asunto, la eficacia de la docttina, la majestad del estilo, el consentimiento de todas partes, el alcance del todo (que es, dar toda gloria a Dios) la plena revelacién que hace del énico camino de salvacin para el hombre, las muchas otras excelenciasincomparables, y la per- feecién entera consiguiente, son argumentos por los que en efecto da evidencia de sera Palabra de Dios: sin embargo, nuestra persuasion completa y seguridad de la verdad infalible y consiguiente autoridad divina, brota de la obra interna del SV ening los dons del api de Dowex ms resrcvoen materia de auntoquelo que las palabras ea lesjusiicarian,y por cero gue el eontesto no lo exge 80 4: LAAUTORIDAD DE LAS ESCRITURAS Espiritu Santo que da testimonio a nuestros corazones por la palabra de Dios y con Ja palabra de Dios (cap. 1, para. 5) 4. Las palabras de la Biblia son autoatestiguadoras. Asi que las palabras de la Bi- blia son sautoatestiguadoras». No se puede «probar» que son palabras de Dios ape- Jando a una autoridad més alta, Porque si se apelara a una autoridad més alta (digamos, precisin historica o congruencia logica) para probar que la Biblia es la Palabra de Dios, la Biblia en si misma no seria nuestra autoridad mas alta o absolu- ta; estaria subordinada en autoridad a aquello alo que apelamos para probar que es Ja Palabra de Dios. Sien ltima instancia apelamos ala raz6n humana, ol logica, a la exactitud histérica, oa la verdad cientifica, como la autoridad por la cual se demuestra que la Biblia es la Palabra de Dios, damos por sentado que aquello a lo que apelamos es una autoridad mis alta que la Palabra de Dios, y mas verdadera y mis confiable. 5. Objecién: Esto es un argumento circular. Alguien podria objetar que decir que la Biblia demuestra por si misma que es la Palabra de Dios es usar un argumen- to circular: creemos que la Biblia es la Palabra de Dios porque ella misma afirma setlo; y creemos sus afirmaciones porque esla Palabra de Dios; y creemos que es la Palabra de Dios porque afirma serlo, y asi por el estilo. Hay que reconocer que este es una especie de argumento circular. Sin embar- 0, €50 no invalida su uso, porque todos los argumentos a favor de una autoridad absoluta deben en titima instancia apelar a esa autoridad como prueba; de otra ‘manera su autoridad no seria absoluta ni seria la autoridad més alta. Este problema no ¢s exclusivo del creyente que afirma la autoridad de la Biblia. Todos, bien sea implicita 0 explicitamente, usan algiin tipo de argumento circular al defender su autoridad suprema en cuestiones de fe ‘Aunque estos argumentos circulares no siempre se hacen explicitamente y a ‘veces se ocultan detras de prolongados debates, o simplemente se dan por sentado sin prueba, los argumentos a favor de una autoridad suprema en su forma més bi- sica hacen una apelacién circular semejante @ la autoridad en sf misma, como ‘muestran los siguientes ejemplos: «Mi razén es mi suprema autoridad porque me parece razonable que sea asi. «La congruencia ligica es mi autoridad suprema porque es légico que lo sea» «Lo que descubbren las experiencias sensoriales humanas son la autoridad suprema para descubrirlo que es real y lo que no loes, porque nuestros sentides humanos ja- mas han descubierto ninguna otra cosa; asi que la experiencia sensorial humana me dice que mi principio es verdad», «Sé que no puede haber una autoridad suprema porque no sé de ninguna autoridad suprema que lo sea 4: LA AUTORIDAD DE LAS ESCRITURAS 3 En todos estos argumentos por una norma suprema de verdad, una autoridad absoluta para lo que se cree, interviene un elemento circular.” 3Cémo escoge el creyente, o cualquier otra persona, entre las varias afirmacio- nes de autoridad absokuta? Alfiny al cabo la veracidad de la Biblia se recomiendaa simisma como mucho més persuasiva que otros libros religiosos (tales como el Li bro de Mormén o el Cordn), 0 que cualquier otra construccién intelectual de la men: te humana (tal como la légica, la razén humana, la experiencia sensorial, la ‘metodologia cientifica, etc). Serd mas persuasiva porque en la experiencia real de Ja vida todos los otros candidatos a autoridad suprema parecen incongruentes 0 tienen limitaciones que los descalifican, en tanto que se ve que la Biblia esta en pleno acuerdo con todo lo que sabemos respecto al mundo que nos rodea, nosotros mismos y Dios, La Biblia seria persuasiva en esta manera: si pensamos como es debido en cuan- toalanaturaleza dela realidad, nuestra percepcidn de ella y de nosotros mismos, y ‘nuestra percepcién de Dios. El problema es que debido al pecado, nuestra percep: ‘i6n y anilisis de Dios y la creacién es defectuosa. El pecado en tiltima instancia es irracional, y el pecado nos hace pensar incorrectamente en cuanto a Dios y en cuanto a la creacién. Por consiguiente, en un mundo libre de pecado la Biblia con- vvenceria a todos de que es a Palabra de Dios; pero debido a que el pecado distor- siona la percepcién que las personas tienen de la realidad, no reconocen a la Biblia porlo que es en realidad, Por consiguiente, se requiere de la obra del Espiritu San- to, que este supere los efectos del pecado y nos permita persuadimos de que la Biblia en verdad es la Palabra de Dios, y que lo que afirma respecto a si misma es verdad. Asi que en otro sentido, el argumento en cuanto a la Biblia como Palabra de Dios y como nuestra autoridad suprema no es un argumento circular tipico. El proceso de persuasién tal vez es mejor verlo como una espiral, en la cual el conoc- miento creciente de la Biblia y una creciente comprensién correcta de Dios y la creacién tienden a suplementarse una a otra de una manera armoniosa, y cada una tiende a confirmarla exactitud de la otra. Esto no es decir que nuestro conocimien- to del mundo que nos rodea es una autoridad mas alta que la Biblia, sino mas bien {que tal conocimiento, sies un conocimiento correcto, contintia dando una seguri- dad cada vez mayor y una conviecién mis profunda de que la Biblia eslatinica ver- dadera autoridad suprema, y que todas las demas afirmaciones que compiten por a autoridad suprema son falsas. ‘6. Esto no implica que el dictado de Dios haya sido el ‘inico medio de comuni- cacién. Toda la parte previa de este capitulo ha sostenido que todas las palabras de la Biblia son palabras de Dios. En este punto es necesaria una palabra de precau- ‘i6n. El hecho de que todas las palabras de la Biblia sean palabras de Dios no debe levamnos a pensar que Dios dict a los autores humanos toda las palabras de las Escrituras ‘te punto lo hace bien jon M, Frame, «God and Wii Language: Transcendent and iamanence, en ‘Gas Inmet Word e jn Warwick Montgomery (Minneapolis: Bethany Fellowship. 1978) p. 152.7. Vea ‘umbidnen |. Moreland, he Radonality of Belefiainerancp, Zin 7 (088), 7-86, expan il de Inmanera de legara coniccone sore auntorJesigiacm ponepal en muetra ida 2 4: LA AUTORIDAD DE LAS ESCRITURAS ‘Cuando decimos que todas las palabras de la Biblia son palabras de Dios, esta- mos hablando del resultado del proceso de hacer que la Biblia llegue a existi. Le- vantar la cuestidn del dictado es preguntar en cuanto al proceso que condujo a ese resultado, o a a manera en que Dios actud a fin de asegurar el resultado que él se proponia.” Hay que recalear que la Biblia no habla de sélo un tipo de proceso ni s6lo de una manera por la que Dios comunicé a los autores biblicos lo que queria, ‘que se dijera. Ess, hay indicaciOn de una amplia variedad de procesos que Dios us6, para producir el resultado deseado. Unos pocos casos esporidicos de dictado se mencionan explicitamente en la Bi- blia. Cuando el apéstol juan vio en una visién en la isla de Patmos al Sefior resuci- tado, Jestis le dijo: «Escribe al éngel de la iplesia de Efeso» (Ap 2:1); «Bscribe al angel de a iglesia de Esmirna» (Ap 2:8); «Eseribe al angel de la iglesia de Pérgamo» (Ap 2:12). Estos son ejemplos de dictado puro y directo. Bl Sefior resucitado le dice a Juan que escriba, y Juan escribe las palabras que oy6 de Jess. Algo afin a este proceso se ve probablemente en forma ocasional en los profe- tas del Antiguo Testamento. Leemos en Isaias: «Entonces la palabra del Sefior vino a lsafas: «Ve y dile a Ezequias que asf dice el Seftor, Dios de su antepasado David: “He escuchado tu oracién y he visto tus lagrimas; voy a darte quince afios mis de vvida. ¥atiy a esta ciudad loslibraré de caer en manos del rey de Asiria. Yo defende- ré esta ciudad» (Is 38:4-6). El cuadro que se nos da en este relato es que Isaias oyé (es dificil decir si fue con su ofdo fisico o mediante una impresi6n muy contunden- te en su mente) las palabras que Dios quiso que le dijera a Ezequias; e Isaias, ac- tuando como mensajero de Dios, tomé esas palabras y las dijo tal como se le instruyé. Pero en muchas otras secciones de la Biblia tal dictado directo de Dios cierta- ‘mente no fue la manera en que las palabras de la Biblia llegaron a existr. El autor de Hebreos dice que Dios les hablo a nuestros padres por los profetas «muchas ve- ‘ces y de varias maneras» (Heb 1:1). En el extremo opuesto del espectro del dictado ‘tenemos, por ejemplo, la investigacién histérica ordinaria de Lucas para escribir su Evangelio. £l dice: Muchos han intentado hacer un relato de las cosas que se han cumplido entre noso- tro, tal y como nos las transmitieron los que desde el principio fueron testigos pre- senciales y servidores de la palabra. Por lo tanto, yo también, excelentisimo “Tebfilo, habiendo investigado todo esto con esmero desde su origen, he decidido eseribirtelo ordenadamente... (Le 1-3) Claramente esto no es un proceso de dictado, Lucas us6 procesos ordinarios de conversar con testigos oculares y reunir informacién historica a fin de poder escri- birun relato preciso de la vida y ensefianzas de Jestis, Hizo su investigacién histor- aa cabalidad, escuchando Jos informes de muchos testigos oculares y evaluando "Wen alpina elon demi ee proces pore al Dion un autores humax par exci po as palabra lll od de inspiaconm Yo na he wade exa erminologien ext bo, puesto que nop {eecser una fase fcimente extendible hoy 4 + LA AUTORIDAD DE LAS ESCRITURAS 83 con todo cuidado la evidencia. El evangelio que escribié martilla lo que é1 pensé importante recalcar y refleja su estilo caracteristico al escribir. Entre estos dos extremos de dictado puro y sencillo por un lado, y la investiga- ‘id histérica ordinaria por el otro, tenemos muchas indicaciones de varias maneras pporlas que Dios se comunicé con los autores humanos de la Biblia. En algunos ca- 505 la Biblia nos da indicios de estos varios procesos: habla de suefios, visiones, de frla voz de Dios, de estar en el concilio del Sefior; también habla de hombres que estuvieron con Jestis y observaron su vida y oyeron su ensefianza, hombres cuyo recuerdo de estas palabras y obras fue hecho acertado por completo porla obra del Espiritu Santo al recordarles todas estas cosas jn 14:26). Sin embargo, en muchos otros casos simplemente no se nos dice la manera que Dios us6 para producir el re- sultado de que las palabras de la Biblia fueran sus propias palabras, Evidentemente se usaron muchos métodos diferentes, pero no es importante que descubramos precisamente cudles fueron en cada caso. Encasosen que intervino la personalidad humana ordinaria y el estilo de redac- cién del autor en forma prominente, como parece ser el caso con la mayor parte de Ja Biblia, todo lo que podemos decir es que la providencial supervision y direcci6n, {de Dios en a vida de cada autor fue tal que sus personalidades, su trasfondo y edu ‘cacién, su capacidad de evaluar los acontecimiento del mundo que los rodeaba, su acceso a informacion hist6rica, su juicio respecto ala exactitud de la informacién, yy sus circunstancias individuales cuando escribieron,” fueron exactamente lo que Dios queria que fueran, de modo que cuando llegaron al momento preciso de po- nerla pluma sobre el papel, las palabras fueron plenamente sus palabras pero tam. bin plenamente las palabras que Dios queria que escribieran, palabras que Dios afirmaria que eran las suyas propias. B. Por consiguiente, no creer o desobedecer alguna palabra de la Biblia es no creer o desobedecer a Dios 1a secei6n precedente afirma que todas las palabras de la Biblia son palabras de Dios. Consecuentemente, no creer o desobedecer alguna palabra de la Biblia es no «excer 0 desobedecer a Dios mismo. Asi, Jesits puede reprender a sus discipulos por no creer las Eserituras del Antiguo Testamento (Le 24:25). Los creyentes deben ‘guardar y obedecer las palabras de los discipulos (Jn 15:20: «Si han obedecido mis ‘ensefianzas, también obedecerin las de ustedes») A los creyentes se les anima a re- cordar «el mandamiento que dio nuestro Sefior y Salvador por medio de los apés: toles» (2 P 3:2). Desobedecer lo que Pablo escribe era acarrearse la disciptina ceclesiéstica, tal como la excomunién (2 Ts 3:14)y el castigo espiritual (2 Co 13:2-3), incluyendo castigo de Dios (este es el sentido evidente del verbo pasivo «ser reconocido» en 1 Co 14:38). En contraste, Dios se deleita en todo el que «tiemblar a su palabra (Is 66:2). En toda la historia de la iglesia, los grandes predicadores han sido los que han reconocido que no tienen autoridad en si mismos y han visto su tarea como la de cexplicarlas palabras de la Biblia y aplicarlas claramente a la vida de sus oyentes. Su. "eo ambi nian a nlaencia de un sera tcnicament lamdo amansense) en eda. ‘fn den ibe ven el iad de Tero en Ro 1622, 4 4: LA AUTORIDAD DE LAS ESCRITURAS predicacién ha derivado su poder no de la proclamacién de sus propias experien- cias cristianas ni de las experiencias de otros, ni tampoco de sus propias opiniones, ideas creativas o habilidad retérica, sino de las palabras poderosas de Dios.” Esen- ‘ialmente se pararon en el pilpito, sefalaron el texto biblico, y en efecto le dijeron a la congregacién: «Esto es lo que significa este versiculo. {Ven ustedes también ese significado aqui? Entonces deben creerlo y obedecerlo de todo corazén, por- que Dios mismo, su Creador y Sefior, ise lo esté diciendo hoy mismo!» Sélo las pa- labras eseritas de la Biblia pueden dar esta clase de autoridad a la predicacién. La veracidad de las Escrituras 1. Dios no puede mentir ni hablar falsedades. La esencia de la autoridad de la Bi- blia es que puede obligamos a creerla y a obedecerla y a hacer que tal creencia y obediencia sean equivalentes a creer y obedecer a Dios mismo. Debido a que esto es asi, es necesario considerar la veracidad de la Biblia, puesto que creer todas las palabras de la Biblia implica confianza en la completa veracidad de las Escrituras fen que creemos. Aunque se considerard este asunto mas completamente cuando consideremos la inerrancia de la Biblia (vea capitulo 5), aqui daremos una breve consideracién, Puesto que los escritores biblicos repetidamente afirman que las palabras de la Biblia, aunque humanas, son palabras de Dios, es apropiado buscar versiculos bi- blicos que hablen del cardcter de las palabras de Dias y aplicarlos al caricter de las pa- Jabras de a Biblia. Especificamente, hay una serie de pasajesbiblicos que hablan de la veracidad de lo que Dios dice. Tito 1:2 habla de «Dios, que no miente», 0 (tradu- ‘ido més literalmente) «el Dios sin mentira». Debido a que Dios es un Dios que no puede decir «mentira», siempre se puede confiar en sus palabras. Puesto que todas las Escrituras son dichas por Dios, todas las Escrituras deben ser «sin mentira, tal ‘como Dios mismo lo es; no puede haber falsedad en las Escrituras.” Hebreos 6:8 menciona dos cosas inmutables (el juramento de Dios y su prome- sa) «en las cuales es imposible que Dios mientay. Aqui el autor no dice solo que Dios rno miente, sino que no es posible que mienta. Aunque la referencia inmediata es s6lo ajuramento y promesas, si es imposible que Dios mienta en estos pronuncia- ‘mientos, ciertamente es imposible que él mienta jamais (porque Jestis con rigor re- prende a los que dicen la verdad s6lo cuando estin bajo juramento: Mt 5:33-37; 23:16-22). De modo similar, David dice de Dios: «Ti eres Dios, y tus promesas son Jfielesl» (2.8 7:28). "No enay negando que ls buena capaci para hablar crest, os ncn de experiencia persons Jes, engan ugar ela prediacén, orga ena predicacin inci vdo exo [ea Pr 1621.28) Logue soy