Está en la página 1de 11

ESCUELA ELEÁTICA

Mientras algunos autores afirman que Parménides fue el fundador de la escuela Eleática, otros sostienen que fue Jenófanes
el verdadero fundador.  Sin embargo, hay consenso en que Parménides es el filósofo más representativo de dicha escuela.

PARMENIDES DE ELEA: fue un filósofo presocrático fundador de la escuela eleática y considerado el padre de la
metafísica. Sus enseñanzas y aportes se han reconstruido a partir de fragmentos de su obra principal Sobre la naturaleza.
Además, influyó en el pensamiento de Platón y Aristóteles. Parménides pensaba que el movimiento, el cambio y la variedad
de las cosas existentes eran solo algo aparente y que solo existía una realidad eterna («el Ser»). Se trata del principio de que
«todo es uno».

No existen registros del todo confiables que den fe del día en el que nació Parménides, aunque se cree que este filósofo
griego nació hacia el año 515 antes de Cristo. Estos datos tienen relación directa con la fundación de Elea. En cualquier
caso, puede afirmarse que Parménides nació en Elea, lugar ubicado en la costa de Campania, al sur de lo que actualmente es
Italia.

Desde hace muchos años, los filósofos griegos habían estado reflexionando sobre el origen de todas las cosas, y a ese
elemento originario lo llamaron arjé. Cada filósofo asociaba este arjé con un elemento en particular: para algunos se trataba
de un único activador y para otros se trataba de una conjunción de elementos.

Para Parménides, el arjé no era un elemento externo, sino la misma capacidad de ser, de existir, que era una característica
común de todos los seres. Esta aproximación fue novedosa, dado que las otras interpretaciones del arjé estaban supeditadas
a elementos exteriores, provenientes de la naturaleza.

En cambio, lo que propuso Parménides fue ubicar ese origen de las cosas, que es igual en todos los seres, desde una visión
mucho más racional, dejando de lado la visión naturalista tradicional en aquella época.

Entonces, Parménides indicó que todo lo que existe, es; en cambio, lo que no existe (como la oscuridad o el silencio) no es.
Según Parménides, aquello que existe resulta eterno e inagotable, y que no puede provenir del no-ser, debido básicamente a
que este no existe.

El hecho de “ser” implica que todas las unidades del ser son iguales; Parménides argumentó que solo el no-ser puede ser
diferente entre sí, porque es el que crea discontinuidad e interrupciones dentro de sí mismo. El ser no puede crear estas
discontinuidades, porque entonces se convertiría en no-ser.

Además, Parménides estableció que el ser, en esencia, no puede moverse ni cambiarse, porque de hacerlo se trataría
entonces de un no-ser. Por ello, este filósofo considera que el ser es inmutable.

La filosofía de Parménides tiene un enfoque bastante racional, lo que le convirtió en uno de los primeros filósofos en
aproximarse al pensamiento basado en la razón.

Uno de los principales pilares del pensamiento de Parménides es que el ser real podía percibirse solo a través de la razón y
no por los sentidos. Es decir, que solo podía accederse de forma efectiva y verídica al conocimiento verdadero a través de la
racionalidad, no por medio de las sensaciones.

Gracias a esta concepción se considera que Parménides fue el filósofo que dio origen al idealismo propuesto por Platón.
Según Parménides, el ser es permanente y único. Este filósofo indica que la contradicción interna impide el pensamiento
direccionado hacia la búsqueda del ser.
ESCUELA ELEÁTICA

Parménides: biografía, pensamiento


y aportes
Por
 Juan Esteban Vasquez

Parmenides de Elea (514 antes de Cristo) fue un filósofo presocrático fundador de


la escuela eleática y considerado el padre de la metafísica. Sus enseñanzas y aportes
se han reconstruido a partir de fragmentos de su obra principal Sobre la naturaleza.
Además, influyó en el pensamiento de Platón y Aristóteles.

Parménides pensaba que el movimiento, el cambio y la variedad de las cosas


existentes eran solo algo aparente y que solo existía una realidad eterna («el Ser»).
Se trata del principio de que «todo es uno».




ESCUELA ELEÁTICA

Busto de Parménides, filósofo griego


Índice [Ocultar]
 1 Biografía
o 1.1 Vida política
o 1.2 Influencias
 2 Pensamiento (filosofía)
o 2.1 Vías para llegar al conocimiento
o 2.2 La razón como base de la percepción
o 2.3 El ser como algo eterno
o 2.4 Indivisibilidad
 3 Concepto de arjé
 4 Obras
o 4.1 Sobre la naturaleza
 5 Aportes
o 5.1 Desarrollo de la escuela eleática
o 5.2 Discusiones filosóficas
o 5.3 Materialismo
o 5.4 Influencia sobre la filosofía de la negación
 6 Referencias

Biografía
No existen registros del todo confiables que den fe del día en el que nació
Parménides, aunque se cree que este filósofo griego nació hacia el año 515 antes de
Cristo. Existen otras interpretaciones que indican que Parménides nació más bien
hacia el año 540 antes de Cristo.

Estos datos tienen relación directa con la fecha de fundación de Elea, pues las fechas
asociadas a estos personajes antiguos estaban a su vez vinculadas con las de la
creación de las ciudades. En cuanto a Elea en específico, se cree que esta ciudad se
fundó entre los años 540 y 530 antes de Cristo.
ESCUELA ELEÁTICA

En cualquier caso, puede afirmarse que Parménides nació en Elea, lugar ubicado en
la costa de Campania, al sur de lo que actualmente es Italia.

Se sabe que su familia era adinerada, y que vivía en una situación privilegiada;
algunos registros indican que el nombre de su padre era Pires. Sus miembros
familiares ostentaban cargos de la nobleza, así que desde muy joven se vio vinculado
con varios aspectos del ámbito político que constituían su contexto.

Parménides fue discípulo de Jenófanes, filósofo que es considerado en la historia


como el primer pensador en plantearse la incógnita de Dios y su significado; por esto
se le ha considerado el primer teólogo de la historia.

Vida política

Como discípulo de Jenófanes, Parménides estuvo en contacto directo con el manejo


de situaciones políticas de la ciudad de Elea, incluso formó parte activa de varios
cambios y propuestas.

Parménides llegó a realizar propuestas concretas en el ámbito de la legislación en su


natal Elea, incluso algunas fuentes indican que fue él quien escribió las leyes de esta
ciudad. Esto tiene sentido debido a que Parménides provenía de una familia poderosa
e influyente, por lo que pudo tener acceso a esas posiciones de poder.

Muy pronto, los habitantes de esta ciudad vieron con buenos ojos las proposiciones
de Parménides, dado que consideraban que era él quien había creado la atmósfera de
abundancia, prosperidad y armonía que existía en Elea en aquel entonces.

Su visión en este sentido tuvo tanta repercusión positiva en los ciudadanos, que
incluso se generó un término asociado al estilo de vida de Parménides: “vida
parmenidiana”. Este concepto se convirtió en un ideal que deseaban alcanzar los
ciudadanos de Elea.

Influencias
ESCUELA ELEÁTICA

A pesar de no haber mucha información certera sobre este personaje, hay registros
que indican que Parménides pudo haber sido discípulo de Anaximandro de Mileto,
geógrafo y filósofo griego que quedó como sustituto de Tales y siguió sus
enseñanzas.

Asimismo, es posible que Parménides haya seguido las enseñanzas de Aminias, un


pitagórico. Incluso hay informaciones que dan fe de que Parménides construyó un
altar para Aminias una vez este murió.

Este filósofo griego también tuvo discípulos; entre estos destacan Empédocles de
Agrigento, que fue médico y filósofo, así como Zenón, que era solo un tanto menor
que Parménides y que también había nacido en Elea.

Con Zenón, Parménides viajó a Atenas cuando tenía 65 años, y hay ciertos registros
que indican que, estando allí, Sócrates le escuchó hablar.

Según indica el historiador griego Plutarco, el político Pericles también iba a sus
lecciones de forma constante, y se mostraba muy interesado en sus enseñanzas. Se
estima que Parménides murió en el año 440 antes de Cristo.

Pensamiento (filosofía)
La filosofía de Parménides tiene un enfoque bastante racional, lo que le convirtió en
uno de los primeros filósofos en aproximarse al pensamiento basado en la razón.

Uno de los principales pilares del pensamiento de Parménides es que el ser real podía
percibirse solo a través de la razón y no por los sentidos. Es decir, que solo podía
accederse de forma efectiva y verídica al conocimiento verdadero a través de la
racionalidad, no por medio de las sensaciones.

Gracias a esta concepción se considera que Parménides fue el filósofo que dio origen
al idealismo propuesto por Platón. Según Parménides, el ser es permanente y único.
ESCUELA ELEÁTICA

Este filósofo indica que la contradicción interna impide el pensamiento direccionado


hacia la búsqueda del ser.

Vías para llegar al conocimiento

El pensamiento de Parménides subraya que existen dos formas de llegar al


conocimiento; la vía de la verdad, denominada alétheia; y la vía de la opinión,
denominada dóxa.

Parménides establece que la única forma de llegar al conocimiento es a través de la


primera vía, e indica que la segunda vía está repleta de contradicciones y de
conocimiento que no es real, sino que solo aparenta serlo.

La vía de la opinión tiene su punto de partida en el no-ser; es decir, en elementos no


reales, no verídicos, que no existen. Según Parménides, tomar la vía de la opinión
implica aceptar el no-ser, lo que considera fuera de lugar.

En cambio, la vía de la verdad busca constantemente hacer referencia al ser,


nombrarlo y darle toda la importancia necesaria. Debido a esto, Parménides indica
que esta es la única vía para aproximarse al conocimiento real. Entonces, el filósofo
estipula que el pensamiento y la realidad deben coexistir armónicamente, sin
ninguna contradicción y objeción.

La razón como base de la percepción

Para Parménides, solo deben considerarse las percepciones basadas en la razón, que
son las que permiten acercarse al conocimiento de manera más fructífera.

Parménides indicó que cuando las percepciones responden a los sentidos, solo será
posible conseguir elementos desestabilizadores, porque estos solo hacen eco de un
contexto que está en constante transformación.
ESCUELA ELEÁTICA

Entonces, la realidad que se muestra como resultado de la percepción a través de los


sentidos realmente no existe, es una ilusión. Es solo una apariencia de la realidad,
pero no se trata de la realidad como tal.

El ser como algo eterno

Parménides también establece que el concepto de ser está asociado necesariamente


al concepto de eternidad. El argumento para explicar esto es que si el ser se
transforma en otra cosa, entonces ya no es, deja de ser, por lo que se convierte en
un no-ser, y esto es imposible.

Entonces, según Parménides el ser no cambia ni se transforma de ninguna forma,


sino que simplemente es, siempre igual en toda su extensión y constitución.

Con relación al nacimiento del ser, Parménides reflexiona sobre esto estableciendo
que el ser no pudo haber sido creado, porque ello implica que hubo un tiempo en el
que no existía, y si algo no existe, no es.

Por el contrario, Parménides brinda al ser un carácter eterno, imperecedero,


perdurable, que no puede nacer ni morir, porque ello implicaría que dejaría de ser.

Indivisibilidad

Asimismo, según Parménides el ser es indivisible. Para este filósofo, la división


implica la existencia del vacío; es decir, del no-ser. Por ello, es imposible que el ser
sea divisible, sino que tiene que considerarse una sola unidad.

Para explicar este concepto, Parménides define al ser como una esfera, en la que
todos los espacios están conformados por lo mismo, tienen el mismo tamaño y los
mismos elementos constitutivos. Entonces, puede apreciarse como algo que no
puede separarse y que es igual a sí mismo en todas sus áreas.
ESCUELA ELEÁTICA

Otro elemento importante de esta esfera es su limitación. Parménides establece que


existen unos límites que engloban al ser, como consecuencia de la noción de que el
ser no está sujeto a cambios y transformaciones, sino que corresponde a una unidad.

Concepto de arjé
Desde hace muchos años, los filósofos griegos habían estado reflexionando sobre el
origen de todas las cosas, y a ese elemento originario lo llamaron arjé. Cada filósofo
asociaba este arjé con un elemento en particular: para algunos se trataba de un
único activador y para otros se trataba de una conjunción de elementos.

Para Parménides, el arjé no era un elemento externo, sino la misma capacidad de


ser, de existir, que era una característica común de todos los seres. Esta
aproximación fue novedosa, dado que las otras interpretaciones del arjé estaban
supeditadas a elementos exteriores, provenientes de la naturaleza.

En cambio, lo que propuso Parménides fue ubicar ese origen de las cosas, que es
igual en todos los seres, desde una visión mucho más racional, dejando de lado la
visión naturalista tradicional en aquella época.

Entonces, Parménides indicó que todo lo que existe, es; en cambio, lo que no existe
(como la oscuridad o el silencio) no es. Según Parménides, aquello que existe resulta
eterno e inagotable, y que no puede provenir del no-ser, debido básicamente a que
este no existe.

El hecho de “ser” implica que todas las unidades del ser son iguales; Parménides
argumentó que solo el no-ser puede ser diferente entre sí, porque es el que crea
discontinuidad e interrupciones dentro de sí mismo. El ser no puede crear estas
discontinuidades, porque entonces se convertiría en no-ser.

Además, Parménides estableció que el ser, en esencia, no puede moverse ni


cambiarse, porque de hacerlo se trataría entonces de un no-ser. Por ello, este filósofo
considera que el ser es inmutable.
ESCUELA ELEÁTICA

Obras

Sobre la naturaleza

La única obra conocida de Parménides fue su poema filosófico titulado “Sobre la


naturaleza”.  En este poema, Parménides trata diversos temas como el ser, la
verdad, el origen de los dioses y la naturaleza misma.

La mayor novedad del poema fue la metodología de su argumentación, la cual


Parménides desarrolló con rigor. En su argumentación Parménides realizó una
discusión de principios que sientan axiomas específicos y persiguen sus
implicaciones. 

Aportes

Desarrollo de la escuela eleática

Entre sus aportes estuvo el desarrollo de la escuela eleática. Allí, Parménides se


involucró en una actividad filosófica que pretendía dar razones que explicaran la
forma en que se catalogaba al ser desde las ideas de esta escuela.

Mientras algunos autores afirman que Parménides fue el fundador de la escuela


Eleática, otros sostienen que fue Jenófanes el verdadero fundador.  Sin embargo, hay
concenso en que Parménides es el filósofo más representativo de dicha escuela.

Discusiones filosóficas

Entre las contribuciones de Parménides, puede contarse sus críticas a Heráclito, el


cual expresaba los principios de transformación e ilustraba que no existía un ser
inmóvil que permaneciera siendo el mismo.
ESCUELA ELEÁTICA

Según Parménides, Heráclito hacía todo imposible cuando hablaba de que todo fluía y
nada permanecía. Esta discusión entre presocráticos ha sido uno de los pilares del
desarrollo de la filosofía y muchos autores aún trabajan sobre estas ideas. 

Materialismo

Parménides en su obra desarrolla ideas cercanas al materialismo y que han


propiciado el desarrollo de esta corriente del pensamiento.

Las consideraciones de Parménides sobre el movimiento y la permanencia del ser son


catalogadas por algunos como ideas del materialismo. Esto basado en que dichas
ideas niegan un mundo ilusorio de cambio y movimiento y se centran en lo material,
existente e inamovible. 

Influencia sobre la filosofía de la negación

Algunos filósofos han basado su trabajo en lo que consideran como la negación del
mundo sensible por parte de Parménides. Dicha consideración ha llevado al
desarrollo de la filosofía idealista, a pesar de que dicha negación no se encuentra
expresada literalmente en la obra de Parménides.

Diversas interpretaciones de la forma en que escribió su poema “Sobre la


naturaleza”, aseguran que Parménides no solo negaba la existencia del vacío como
un vacío físico, sino que negaba la existencia del mundo sensible como tal.

Referencias
1. Boodin J. E. The Vision of Parmenides. The Philosophical Review.
1943; 64(3): 351–369.
2. Davidson T. Parmenides. The Journal of Speculative Philisophy.
1870; 2: 183–203.
3. Kirk A. G. S. Stokes M. C. Parmenides’ Refutation of Motion. Phronesis.
1960; 5(1): 1–4.
ESCUELA ELEÁTICA

4. Siegel R. E. Parmenides and the Void. Philosophy and Phenomenological


Research. 2016 22(2): 264–266.
5. Speranza J. L. Horn L. R. A brief history of negation. Journal of Applied
Logic. 2010; 8(3): 277–301
6. Stannard J. Parmenidean Logic. The Philosophical Review. 1960; 69(4):
526–533.

También podría gustarte