Está en la página 1de 2

Emprendedores

Emprendedores

Es emoción y es alma
Hemos entrado en el mundo del exceso: más consumo, más donde elegir, más ocio, más miedo, más confusión. La distinción entre productos y servicios se desvanece. La producción y el consumo se unen. Desaparece la separación entre placer y trabajo. El progreso de la tecnología y las necesidades de los clientes lleva a reducir el tamaño de los lotes y a diversificar los productos de los fabricantes.
Por Javier Carballo Antiguo Alumno de ESIC, Fundador de Micropolix, Premio Aster al Mejor Emprendedor, Premio Aster de Investigación Comercial

Micropolix

se convierte entonces en destino contra el cual toda la estrategia y las decisiones se miden.

micropolix, rEfErEntE dE Educación y ocio
Dentro de este concepto, con una sociedad necesitada de referentes compartidos, es donde quise ubicar Micropolix: un revolucionario parque temático de entretenimiento y aprendizaje con más de 9.000 m2, abierto en Madrid en 2008, donde los niños pueden desarrollar su potencial creativo y su capacidad para imaginar y jugar interactuando con otros niños. En esta fragmentada sociedad global del conocimiento el primero de los nuevos tipos de segregación y de los que derivan muchos

otros es la educación. La distancia que separa a las personas con formación (entendiendo esta como la capacidad para relacionarse en sociedad asumiendo valores positivos e integradores) de las que no la tienen, se agranda sin parar. En un mundo basado en la mente es preciso cambiar la definición de educación y formación. No consiste en llenar de datos la cabeza de la gente. Es emoción y es alma. Es personal y dura toda la vida. Las necesidades de educación cambiantes ya están produciendo instituciones educativas también cambiantes. Las escuelas del futuro no serán

solo edificios. Como gran parte de los conocimientos son tácitos y difíciles de comunicar, el aprendizaje no puede limitarse a un aula. La distinción entre aprender, trabajar y vivir ha desaparecido... Es por ello que, durante varios años, adapté y desarrollé el concepto hasta conseguir que una de las características diferenciadoras de Micropolix fuera su marcado carácter educativo, con la idea de convertirse en referente de ocio y educación (edutainment).

Jugar a sEr mayorEs
Desde siempre, uno de los juegos favoritos de los niños ha sido y es, sin duda, el jugar a ser grandes. Es decir, representar el mundo de los adultos imitando lo que ellos hacen. Hemos visto a nuestros hijos entrar en la meta a doscientos kilómetros por hora sobre una bicicleta estática, operar de urgencias a sus primos con un lápiz y una goma de borrar, hacerse millonarios vendiendo piedras de río al vecino de abajo y celebrar ante cien mil espectadores enfervorizados el gol de su vida... Hoy estos hombres y mujeres del mañana manejan ordenadores y video-consolas, ven decenas de canales digitales y se envían convulsivamente mensajes

E

n un mercado mundial, la oferta de proveedores aumenta y seguirá aumentando. Y si nos fijamos en la publicidad, factores como el aumento de la saturación, la disminución de la relación coste/eficacia en los soportes tradicionales, la fragmentación y proliferación de medios, las posibilidades de los consumidores de evitar la publicidad, la erosión de los mercados de masas, la tendencia hacia la personalización...., han modificado la forma de emprender negocios. Todo es más difícil.

la partE Emocional dE los consumidorEs
En esta sociedad del excedente el cliente es el rey y los emprendedores –cuando imaginan sus empresas– tienen que esforzarse para captar su atención, atraer a la parte emocional de los consumidores y de los propios empleados apelando a sus sentimientos e imaginación y no centrarse en la parte racional. Si se limitan

a razonar, tendrán que lidiar con la racionalidad económica del consumidor exigente y del compañero calculador. El resultado será la falta de beneficios porque competirá con un sinfín de empresas similares. La forma de lograr instalarse en el mercado es dejar la cabeza y centrarse en el resto del cuerpo: en el corazón, el estómago, para conseguir su afecto, su intuición y su deseo. Los nuevos emprendedores habrán de demostrar interés por sus clientes con actos reales, entreteniéndoles y manteniéndoles contentos. Tendrán que crear “costes de cambios emocionales” ofreciendo productos que sean compatibles con sus valores, que estén en su misma onda. El cliente, saturado de información, medirá a las empresas más por lo que hacen que por lo que dicen. Por su coherencia y lo que les aporten al establecer una vinculación que trascienda lo meramente comercial. Por como las empresas reflejan los valores que más les importan...

la importancia dE los valorEs
Para bien o para mal, los valores condicionan nuestros pensamientos y nuestros actos. Marcan nuestras relaciones con el trabajo, con la tecnología y con las personas. Tienen un gran poder y son omnipresentes. Estamos condicionados en nuestra vida diaria a crecer y a pensar en una forma determinada. Aceptamos reglas no escritas sobre lo que es bueno y malo, bonito y feo. Una cantidad de creencias, percepciones y perjuicios que pueden esconder una realidad diferente. Cuestionadas, nuestras percepciones cambian y nuevas posibilidades aparecen. De la misma forma, muchas reglas que gobiernan las dinámicas de un mercado determinado están abiertas a cuestión. El hábito es responsable de muchos de estas reglas. Otras están marcadas por los líderes del mercado para su ventaja y nunca han sido cuestionadas por el resto de jugadores. Son convencionalismos que mantienen el statu quo en el mercado. Y que se deben identificar y retar para descubrir nuevas posibilidades. Partiendo de estos convencionalismos llegamos a una ruptura, una idea fresca, rompedora, atrevida, que desafía el mercado y las reglas, forzando un realineamiento en la oferta de una empresa hacia una visión. Esta visión

Micropolix posee un marcado carácter educativo, con la idea de convertirse en referente de ocio y educación edutainment)
[10]
marzo/10

[11]
marzo/10

Emprendedores

Tanto para emprender como para vivir en un mundo en que se improvisa es preciso cuestionarse todo
SMS, casi al mismo tiempo que aprenden a andar, hablar o escribir, pero siguen jugando a lo que jugábamos nosotros, nuestros padres y nuestros abuelos. De esta manera, los niños descubren y comprenden los mecanismos que mueven la compleja sociedad en la que vivimos. Bajo estas premisas, en Micropolix se recrean fielmente algunos de los establecimientos comerciales y de servicios más importantes y característicos de una ciudad contemporánea reproducidos a lo largo de varias calles y plazas. Los módulos están construidos a su propia escala, y entre los más representativos están: el banco, el supermercado, el hospital, las estaciones de bomberos y policía, la escuela, la panadería, el teatro, la galería de arte, el salón de belleza, la estación de servicio y muchos más. En ellos, los pequeños pueden protagonizar algunos de los principales roles que los adultos desempeñan cotidianamente dejando volar su imaginación más allá de un entorno que les ofrece un nivel de realismo importante. O pueden participar en las múltiples actividades y juegos que los monitores han desarrollado para ejercitar al niño en actividades sociales que le permitan una sana convivencia, tanto con sus compañeros como con sus padres y demás miembros de la comunidad en un ambiente de diversión, aprendizaje y seguridad. El concepto Micropolix estructura su oferta y su filosofía de pensamiento marcándose como

misión crear una experiencia mágica lúdicopedagógica orientada a ilusionar a todos los implicados para que se sientan cómodos y disfruten: los niños porque se divierten, los padres porque educan a sus hijos y los educadores porque tienen una herramienta más para ayudarles a inculcar valores universales y positivos a los pequeños. Valores como la ecología, la tolerancia, la educación, la igualdad, la salud, las actitudes positivas.... Hoy los niños son muy activos y sorprendentemente maduros y habituados al cambio. En su corta vida han conocido un mundo donde los ordenadores están presentes en todos los ámbitos de la vida y donde la oferta de entretenimiento es mayor que nunca. Son un grupo muy distinto a cualquier otro. No es el líder quien marca el rumbo, sino las interacciones entre sus miembros. Es por ello que aquellos emprendedores que quieran conectar con ellos necesitan establecer relaciones transparentes, colaborar en su formación como adultos, ayudarles directamente... Se trata de relaciones éticas muy profundas que requieren un esfuerzo mayor por parte de las empresas. De no mantenerse el diálogo corren el riesgo de ser rechazados por el niño.

cuEstionarsE todo
Somos actores en una época convulsa en la cual nuestras funciones no tienen guiones previamente establecidos. Tanto para emprender como para vivir en un mundo en que se improvisa es preciso cuestionarse todo. Hay que conocerse muy bien y saber cuales son los objetivos que queremos rijan nuestra existencia. Definirse es la única forma de conseguir una vida grata. Pero a la velocidad a la que se producen los cambios cada vez es mas difícil tener referentes válidos. Sólo aquellas relaciones basadas en valores éticos inalterables en el tiempo podrán mantenerse y ser beneficiosas para todas las partes implicadas. Así lo espero.

[12]
marzo/10