SECRETARÍA DE MEDIO AMBIENTE, RECURSOS NATURALES Y PESCA

PROGRAMA DE DESARROLLO REGIONAL SUSTENTABLE

REGIÓN DE LA SIERRA DE MANANTLÁN,
ESTADOS DE JALISCO Y COLIMA

Elaborado por

Instituto Manantlán de Ecología y Conservación de la Biodiversidad Centro Universitario de la Costa Sur Universidad de Guadalajara

Autlán de Navarro, Jalisco Noviembre de 2000

CRÉDITOS
Director del Instituto Manantlán de Ecología y Conservación de la Biodiversidad M.C. Luis Eugenio Rivera Cervantes Coordinador del estudio M.C. Enrique J. Jardel Peláez Coautores Dr. Eduardo Santana Castellón Biól. Luis I. Íñiguez Dávalos M.C. Sarahy Contreras Martínez M.C. Ramón Cuevas Guzmán Ing. Manuel Ramírez Romero Biól. Juan Carlos Chacón Mathieu M.C. Luis Manuel Martínez Rivera M.C. Olivier Robert Bardes M.C. Sergio Graf Montero* Colaboradores M.C. Jesús Rosales Adame M.C. Oscar G. Cárdenas Hernández Dr. Bruce F. Benz Ing. Nora M. Nuñez López Ing. Luis Guzmán Hernández Ing. Francisco J. Santana Michel Ing. Enrique V. Sánchez Biól. Irma Rúan Tejeda Ing. Gerardo Cruz Sandoval Lic. Gabriel García León* Lic. Alonso Zamora Villaseñor* Ing. Juan José Llamas* Apoyo técnico Leticia Espinoza Manzo Raquel Alvarez Rodríguez Citlali Cortés Montaño María Magdalena Ramírez Martínez Hugo Orozco Jiménez Oscar Enrique Balcázar Medina Lucio Ancira Sánchez Gerardo Vélica Zúñiga Fabiola Castillo Navarro Araceli Guerra *Dirección de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán, SEMARNAP

CONTENIDO
Pág. 1. INTRODUCCIÓN...........................................................................................................1 2. ANTECEDENTES DE PROGRAMAS REGIONALES...........................................................4 2.1. PRODERS como elemento integrador en la gestión ambiental y la planificación del desarrollo regional.........................................................................................4 2.2. Contexto nacional................................................................................................4 2.3. Contexto estatal...................................................................................................8 2.4. Planes y programas regionales...........................................................................10 3. DIAGNÓSTICO............................................................................................................11 3.1. Localización y límites........................................................................................11 3.2. Condiciones naturales........................................................................................11 3.2.1. Condiciones físico-geográficas...............................................................11 3.2.2. Relieve.....................................................................................................12 3.2.3. Clima.......................................................................................................12 3.2.4. Hidrología...............................................................................................14 3.2.5. Geología..................................................................................................14 3.2.6. Geomorfología y suelos...........................................................................15 3.2.7. Vegetación...............................................................................................20 3.2.8. Diversidad biológica...............................................................................41 3.3. Condiciones socioeconómicas...........................................................................47 3.3.1. Aspectos socio-demográficos..................................................................47 3.3.1.1.Esbozo histórico del proceso de marginación en el contexto regional.............................................................................................47 3.3.1.2.Evolución reciente de la zona de influencia.....................................52 3.3.2. Aspectos económicos..............................................................................63 3.3.3. Indicadores socioeconómicos.................................................................66 3.3.4. Tenencia de la tierra...............................................................................68 3.3.5. Patrimonio cultural.................................................................................70 4. ANÁLISIS DE LA PROBLEMÁTICA REGIONAL..............................................................74 4.1. Sistemas de producción agropecuaria y forestal................................................74 4.1.1. Evolución en el patrón de cultivos en la Región.....................................74 4.1.2. Distribución de la tierra: ejidos, comunidades, propiedad privada y las unidades de producción..........................................................................79 4.1.3. Características de la estructura agraria en la superficie de labor por municipio.................................................................................................80 4.1.4. Clasificación e intensidad del uso del suelo...........................................88 4.1.5. Superficie de riego..................................................................................90 4.1.6. Población ganadera y su valor en la Región de la Sierra de Manantlán...............................................................................................91 4.2. Problemática ambiental.....................................................................................93 4.2.1. Bosques, flora y fauna silvestres.............................................................93 4.2.2. Terrenos agrícolas y pastizales...............................................................95 4.2.3. Sistemas fluviales....................................................................................95 4.2.4. Asentamientos humanos..........................................................................96 4.3. Contexto social y problemática de desarrollo...................................................97

............. ESTADOS DE JALISCO Y COLIMA 2.......................... Desarrollo social y condiciones económicas.........5.. MONITOREO DEL CAMBIO DE COBERTURA VEGETAL Y USO DEL SUELO EN LA REGIÓN DE LA SIERRA DE MANANTLÁN.2..........106 5............ 3........................115 5............. ANEXO FOTOGRÁFICO..... MANEJO Y CONSERVACIÓN DE LA CUENCA DEL RÍO AYUQUILA.......................... Análisis de los actores en torno a proyectos de conservación y desarrollo Agroforestal de la Sierra de Manantlán.. CARTOGRAFÍA DE LA SIERRA DE MANANTLÁN.... ESPECIES DE VERTEBRADOS ENDÉMICOS........97 4................................ Líneas de acción estratégicas..100 4. RARAS.......... Limitantes físicos para la producción agropecuaria y forestal. INFORMACIÓN SOCIODEMOGRÁFICA E INDICADORES DE MARGINACIÓN DE LA REGIÓN DE LA SIERRA DE MANANTLÁN..... EN PELIGRO DE EXTINCIÓN............4. AMENAZADAS O QUE REQUIEREN PROTECCIÓN ESPECIAL DE OCHO MUNICIPIOS DENTRO DE LA REGIÓN COSTA SUR DEL ESTADO DE JALISCO Y DOS DEL ESTADO DE COLIMA...................... Objetivos generales......................... ESTADOS DE JALISCO Y COLIMA.......... 5.........................115 BIBLIOGRAFÍA...............115 5. PRESENTES EN LA REGIÓN DE LA SIERRA DE MANANTLÁN.......i ANEXOS 1........3..................4...... .........3... 4......3. AMENAZADOS O QUE REQUIEREN DE PROTECCIÓN ESPECIAL.............. Comunidades indígenas de la región. MONITOREO DEL CAMBIO DE COBERTURA VEGETAL Y USO DEL SUELO EN LA REGIÓN DE LA SIERRA DE MANANTLÁN............................................... ESTADOS DE JALISCO Y COLIMA. 7.....98 4... 6..........1... ESTRATEGIAS Y ACCIONES.... EN PELIGRO DE EXTINCIÓN........................... AMENAZADAS Y EN PELIGRO DE EXTINCIÓN PARA EL PROGRAMA DE DESARROLLO REGIONAL SUSTENTABLE DE LA REGIÓN SIERRA DE MANANTLÁN...........2............................. LISTADO FLORÍSTICO DE ESPECIES DE PLANTAS VASCULARES ENDÉMICAS.......................... RAROS....................1......................100 4....... ANÁLISIS Y RECOMENDACIONES SOBRE LA CONSERVACIÓN DE AVES ENDÉMICAS.........3................. 8... Tenencia de la tierra.............................

PRODERS Sierra de Manantlán. b) Elaborar una propuesta de estrategias y acciones programadas para el desarrollo regional incorporando criterios ambientales e involucrando a los diferentes actores sociales regionales. las condiciones sociales de pobreza y marginación de la población rural. aprovechando de manera sustentable los recursos naturales. El enfoque de los PRODERS considera que la región es un espacio adecuado para la articulación de las políticas institucionales. como condición básica para la superación de la pobreza (PEJ 1996). Dando seguimiento a este planteamiento. municipal y comunitario. 1 1. se considera que los PRODERS pueden contribuir al fortalecimiento de los programas y proyectos en marcha. para la puesta en marcha de un PRODERS. INTRODUCCIÓN El Plan Nacional de Desarrollo 1995-2000 estableció entre sus objetivos el de lograr un desarrollo social compatible con las aptitudes y capacidades ambientales de cada región. A través de los PRODERS se pretende lo siguiente: a) Contar con estudios técnicos y diagnósticos regionales de los problemas relacionados con el desarrollo social y la gestión del ambiente y de los factores limitantes y potencialidades para un desarrollo orientado a la sustentabilidad. y la existencia de un área natural protegida de relevancia nacional e internacional. la existencia de áreas significativas de espacios silvestres. a nivel nacional. Nivel Regional. La región circundante a la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán (RBSM) en los Estados de Jalisco y Colima. . Recursos Naturales y Pesca (SEMARNAP). que fortalezcan la capacidad de gestión local y la participación de los municipios y las comunidades. se encuentran los Programas de Desarrollo Regional Sustentable (PRODERS). para el seguimiento de las acciones y la observación continua de indicadores sociales y ambientales de desarrollo. Los criterios de selección fueron las condiciones naturales de alta diversidad biológica. c) Establecer sistemas de información que sirvan como base para la planeación a nivel regional. con antecedentes de programas y proyectos que buscan la integración de objetivos de conservación ecológica y desarrollo social. estableció una serie de políticas y acciones tendientes a inducir nuevas formas de planeación regional para el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales y el ordenamiento ecológico del territorio. la Secretaría de Medio Ambiente. fue seleccionada por la SEMARNAP como una de las regiones prioritarias. En este contexto. donde se pueden impulsar procesos de descentralización y participación social que reorienten la inversión pública y se pongan en práctica acciones de manejo de los recursos naturales que armonicen el desarrollo social con la conservación ecológica. Entre las medidas impulsadas por la SEMARNAP.

PRODERS Sierra de Manantlán. Nivel Regional.

2

incorporando una perspectiva regional y promoviendo una mayor participación de las comunidades locales, autoridades municipales, dependencias gubernamentales federales y estatales, instituciones académicas, organizaciones sociales y otros actores importantes en la región. La Región de la Sierra de Manantlán está delimitada por las cuencas de los Ríos Marabasco, Purificación y parte del Ayuquila-Armería. Considerando la división políticoadministrativa, y para fines operativos, incluye a 8 municipios del Estado de Jalisco (Autlán, Casimiro Castillo, Cuautitlán, El Grullo, El Limón, Tolimán, Tuxcacuesco y Zapotitlán de Vadillo) y 3 del Estado de Colima (Comala, Minatitlán, y Villa de Álvarez), si bien en el análisis espacial el presente estudio se extendió a otros municipios circundantes (ver mapa base de la región). Desde el punto de vista físico-geográfico es difícil definir a esta región, ya que en realidad se encuentra en un espacio de contacto y transición entre dos de las provincias fisiográficas de México (Jardel 1994a): la Sierra Madre del Sur, a la cual corresponde la Sierra de Manantlán, y el Eje Neovolcánico, del cual forman parte la Sierra de Amula y la Sierra del Nevado de Colima. Incluso puede considerarse que estas provincias entran aquí en contacto con la Sierra Madre Occidental, y que se trata de una región de transición, desde el puntos de vista geomorfológico y geotectónico (Ferrusquía-Villafranca 1993). Además desde la perspectiva biogeográfica, se observa también la transición entre las provincias Volcánica Transversal y Nayarit-Guerrero (de acuerdo con González-Quintero 1974). Se puede definir como región a un territorio en el cual existe una interacción a través de procesos naturales (por ejemplo el flujo hidrológico, intercambio de energía y materiales, movimientos de la fauna) o sociales (como el aprovechamiento de recursos naturales, las relaciones económicas, sociales, políticas o administrativas). También es importante como la población de un territorio se reconoce a sí misma como una entidad regional, con lazos sociales, económicos, culturales e históricos, y como es también reconocida por los habitantes de otros lugares como una región diferente. La región objeto de este estudio se centra en torno a la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantán, lo cual le confiere ciertas características peculiares, ya que el macizo montañoso que conforma el área protegida es el parteaguas de tres regiones hidrológicas distintas – Costa de Jalisco y Armería-Cohauayana --, y forma parte de dos entidades federativas, Jalisco y Colima. Esto significa que, tanto desde el punto de vista fisiográfico como desde la perspectiva político-administrativa el área de estudio está en un punto de confluencia de diferentes regiones. El elemento integrador que nos permite hablar de región es la existencia de un área protegida con un programa de gestión que integra objetivos de conservación ecológica y desarrollo social. La región en este caso se integra por procesos hidrológicos, por la dinámica de uso de los recursos, por la existencia del área protegida y los programas gubernamentales en torno a esta, y hasta cierto punto, por las relaciones sociales y económicas, y los elementos culturales comunes que se han desarrollado a lo largo de la historia en esta zona limítrofe entre Jalisco y Colima.

PRODERS Sierra de Manantlán. Nivel Regional.

3

Adoptamos el enfoque de gestión territorial de las reservas de la biosfera para el presente PRODERS. Una reserva de la biosfera se divide en diferentes zonas de manejo: las zonas núcleo dedicadas a la conservación de la naturaleza en sentido estricto, y las zonas de amortiguamiento que las rodean, donde el territorio se dedica a actividades productivas, de investigación y de restauración, que complementan la protección de las zonas núcleo. Además el concepto de reserva de la biosfera considera una zona de transición o cooperación, que no forma parte del espacio protegido, pero donde se busca impulsar acciones de aprovechamiento sustentable de los recursos naturales y de desarrollo social compatibles con la conservación (Batisse 1986). En sí las reservas de la biosfera constituyen un experimento de gestión del ambiente y los recursos naturales que pretende generar experiencias que puedan extenderse y aplicarse más allá del área protegida (Jardel 1992). El PRODERS de la Región de la Sierra de Manantlán se orienta hacia la integración del manejo de la Reserva de la Biosfera con la gestión de la zona de transición o región de influencia del área protegida. El presente documento está compuesto de seis capítulos. El primero corresponde a la introducción y en el segundo se dan los antecedentes sobre los programas gubernamentales de alcance regional. En el tercer capítulo se presenta un diagnóstico general de las condiciones naturales y sociales que caracterizan a la región de la Sierra de Manantlán, seguido en el cuarto capítulo de un análisis integrados de los problemas ambientales y sociales regionales. El quinto capítulo presenta una propuesta de estrategias y acciones para el desarrollo regional orientado a la sustentabilidad, y por último se presentan las conclusiones.

PRODERS Sierra de Manantlán. Nivel Regional.

4

2. ANTECEDENTES DE PROGRAMAS REGIONALES

2.1. PRODERS como elemento integrador en la gestión ambiental y la planificción del desarrollo regional Como se señaló en la introducción, la región se centra en torno a la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán, y el PRODERS constituye un instrumento integrador del manejo de la Reserva con la gestión del territorio y el ambiente regionales. En este sentido, el PRODERS regional deberá buscar la concertación de las estrategia y acciones que se deriva por una parte de los programas gubernamentales de desarrollo a nivel estatal, regional o municipal, y por otra, de los programas de manejo de la Reserva de la Biosfera y de las comunidades agrarias incluidas dentro de esta. Las figuras 2.1 y 2.2 ponen en contexto al PRODERS de la Sierra de Manantlán. La RBSM constituye el eje integrador donde coinciden el Programa de Manejo del área protegida (IMECBIO 2000), y los planes de desarrollo de los estados de Jalisco y Colima. En el caso de Jalisco, se han elaborado Planes de Desarrollo Regional, de acuerdo con la regionalización del estado, que divide a la Sierra de Manantlán en tres regiones: Costa Sur (municipios de Autlán, Casimiro Castillo y Cuautitlán), Sierra de Amula (municipios de El Grullo, El Limón y Tuxcacuesco) y Sur (municipios de Tolimán y Zapotitlán de Vadillo). El Estado de Colima cuenta con su propio Plan de Desarrollo Estatal. Así la Sierra de Manantlán se ubica en la confluenia de cuatro regiones diferentes desde la perspectiva de la planificación del desarrollo en los niveles estatal y municipal (Fig. 2.1). Por su parte, la Sierra de Manantlán, como área natural protegida de interés de la Federación, es objeto de un Programa de Manejo. En el nivel de las comunidades agrarias y predios (privados, ejidales o comunales) existen o están en proceso de elaboración planes comunitarios de manejo de recursos naturales, así como programas de manejo de recursos específicos (madera, recursos forestales no maderables, fauna silvestre, etc.). El PRODERS deberá funcionar como un elemento integrador entre estos diferentes niveles de planeación, y fortalecer la vinculación entre la Reserva de la Biosfera y su región de influencia o zona de transicón (Fig. 2.2.). A continuación se presentan elementos para ubicar la importancia de la región en el contexto nacional y en el nivel estatal.

2.2. Contexto nacional. México es uno de los cinco países del mundo con mayor diversidad biológica: ocupa el 14° lugar en superficie y el 3° en biodiversidad (Mittermeier 1988). Su flora está compuesta por aproximadamente 30,000 especies (21,600 especies de plantas con flores, de las cuales un 50% son endémicas); posee 449 especies de mamíferos (142 de ellas endémicas), 1,026 especies de

Nivel Regional. Hábitats como los bosques de pino y de encino son ricos en endemismos. es también un país con una grave problemática ambiental originada por un crecimiento económico distorsionado y desequilibrado. Hábitats como el bosque mesófilo de montaña presentan mezclas únicas de especies de plantas y animales representativos de ambos reinos biogeográficos (Rzedowsky 1978. cultivadas y silvestres. La ubicación latitudinal del país y su historia geológica dan lugar a condiciones únicas desde el punto de vista biogeográfico: el territorio mexicano es un área de transición —que se extiende hacia Centroamérica— entre los reinos Neártico y Neotropical. una urbanización e industrialización desordenadas. La biota mexicana también es única por la presencia de una alta proporción de elementos endémicos. 285 especies de anfibios (45% endémicos). Si bien México es un país privilegiado por su rico patrimonio natural. convencionalmente se consideran como marginales. 693 especies de reptiles (53% endémicos). la marginación y el subdesarrollo de amplias regiones. se señala que existen más de 25.PRODERS Sierra de Manantlán. con una notable riqueza de germoplasma de maíz (el segundo cultivo en importancia mundial). se considera entre la más pobre y marginada. sus bosques han sido mal aprovechados y han sufrido un severo deterioro. México es un centro de origen de cultivos agrícolas. 1993). Ramamoorthy et al. El conocimiento etnobiológico y la riqueza de especies y variedades de plantas útiles. Además de la diversidad natural. y de sus usos. La situación de las áreas forestales es particularmente crítica. 5 aves (Escalante et al. Toledo et al. 1993). Gómez-Pompa 1985. 1993). lo cual forma parte también del patrimonio cultural nacional (Alcorn 1984. 1985. las selvas bajas caducifolias. La población en las áreas de bosques y selvas del país. México es notable por la diversidad de especies y hábitats asociados a las actividades humanas. Las políticas de gestión de los recursos . 1993). sino también por una gran variedad de ambientes que incluye desde zonas marinas y costeras hasta altas montañas. 1993). Actualmente se estima que se están perdiendo anualmente por la deforestación entre 600.580 de abejas (Ramamoorthy et al. además de tener una alta presencia de endemismos. estimada en unos 17 millones de personas. chile. Bye 1993. Rzedowsky 1993). 2. Además existe aún un rico conocimiento de la flora y fauna. representa un importante potencial para la producción sostenible en ambientes que por su relieve accidentado o por exceso de humedad o de sequía. sugiriendo que este territorio ha sido durante mucho tiempo un activo centro de evolución (Ramamoorthy et al. La diversidad en México está representada no sólo por un elevado número de especies. calabaza y amaranto. y en particular a la agricultura tradicional. Hernández X.000 especies de mariposas y 1. entre otros. Hay centros de endemismo distribuidos por todo el país. A pesar de que México tiene un importante potencial para la producción silvícola.000 especies de peces y. son las más diversas entre los bosques tropicales secos del mundo (Gentry 1988. y una alta tasa de crecimiento demográfico. frijol. y desde zonas áridas hasta bosques tropicales húmedos.000 hectáreas (Poder Ejecutivo Federal 1995). por parte de la población indígena y campesina.000 y 800. como datos representativos de la diversidad de los insectos.

Si bien existen avances muy positivos en la protección de áreas silvestres y la conservación de recursos naturales en México. han sido problemas característicos de los parques y reservas mexicanas durante la mayor parte de su historia. Actualmente. aunque México tiene largos antecedentes de políticas de conservación que se remontan a fines del siglo pasado con la protección de áreas como el Desierto de los Leones y El Chico. Chapela y Lara 1995) que han sido la base del desarrollo de comunidades rurales. los campesinos poseedores de los terrenos forestales y las empresas. que han oscilado entre los extremos de una explotación inmoderada y un conservacionismo ingenuo. la actualización de los ordenamientos legales. las medidas de conservación que no han tomado en cuenta las necesidades de la población local. los planes gubernamentales y la legislación vigente reconocen la importancia de la conservación del patrimonio natural para el desarrollo equilibrado del país. Chapela 1996). su apropiación clandestina incontrolada y su destrucción (Alcérreca et al. También. la gestión de los parques nacionales y otros tipos de reservas ha sido deficiente. Salvo unos pocos ejemplos exitosos de buen manejo forestal (Alatorre 1991. la reorganización de la administración pública federal y la creación del Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas (SINAP). la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza sólo reconocía poco más de un millón de hectáreas bajo protección (0. Vargas 1984). han dado lugar también a serias contradicciones entre la administración gubernamental. El Plan Nacional de Desarrollo 1995-2000 (PND) hace referencia explícita a los problemas ambientales y señala que entre sus prioridades la protección y restauración del medio ambiente. 6 forestales. 1988. la sobreposición de atribuciones de las dependencias gubernamentales. equivalentes al 30% del territorio nacional. la indefinición de la tenencia de la tierra y la exclusión de la población local en el manejo. Guerrero 1988. Derivado del PND. la baja representatividad de la diversidad de ambientes naturales del país. la participación de centros de investigación y de organizaciones no gubernamentales ha sido muy importante en la promoción y ejecución de acciones de conservación.PRODERS Sierra de Manantlán. muchas veces con un importante componente de trabajo comunitario para el desarrollo local. Nivel Regional. sin embargo. y tiende a agravarse en el contexto de la crisis económica y la apertura comercial (Castaños 1985. arbitrario e ineficiente.5 % del territorio nacional) en 30 unidades de conservación. En lo que se refiere a la protección de áreas silvestres. aún queda mucho por hacer. la ausencia de protección efectiva en el terreno. la ausencia de mecanismos operativos para la administración de las unidades de conservación. privadas o paraestatales. En particular. En 1980. Jardel 1985. el panorama forestal de México es desolador. concesionarias de los permisos de aprovechamiento. han sido no sólo ineficientes sino que han provocado también la desvalorización de los recursos naturales. La situación de las áreas protegidas en México ha venido cambiando en los últimos diez años gracias a una redefinición de las políticas gubernamentales. las cifras oficiales se referían a 295 unidades de conservación que sumaban más de 60 millones de hectáreas protegidas. Jardel 1990. La falta de una definición clara de objetivos y planes de manejo. además de señalar que los proyectos de desarrollo deben adoptar criterios ecológicos. el Programa de Medio Ambiente 1995-2000 define como una estrategia prioritaria la conservación de la biodiversidad y señala a las áreas naturales .

el fortalecimiento de la participación y corresponsabilidad social. en lo que se refiere al aprovechamiento integral y sostenible de los recursos forestales. organizaciones civiles e instituciones académicas. la puesta en práctica de nuevas estrategias de financiamiento. además de las agencias gubernamentales. lo que ofrece la oportunidad de fortalecer el tejido social y de construir nuevas formas de participación y corresponsabilidad". la protección de las cuencas y suelos. el establecimiento de zonas prioritarias de protección y restauración del equilibrio ecológico. el desarrollo de estructuras organizativas internas e instituciones locales vinculadas al manejo de las unidades de conservación. que merece la atención prioritaria de la sociedad y el gobierno. el papel de los bosques en la conservación y el desarrollo. que son particularmente importantes para el manejo de la Región de la Sierra de Manantlán. El Programa de Áreas Naturales Protegidas de México 1995-2000 establece las estrategias específicas para el manejo de las diferentes unidades de conservación del país y la aplicación de los diferentes instrumentos de gestión. el uso de las áreas protegidas como medios para la educación y capacitación. La legislación en materia ambiental y de recursos naturales constituye parte esencial del marco de referencia nacional de este Programa de Manejo. Dicho planteamiento reconoce que el manejo de las áreas protegidas debe basarse en la participación y colaboración de pobladores locales. Un aspecto central es el planteamiento de que "en su manejo y administración [de las áreas protegidas] concurren distintos sectores de la sociedad local. la conservación de suelos y el aumento de la producción alimentaria. Un documento fundamental para la implementación del PRODERS es el Programa de Manejo de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. La Ley Forestal vigente reconoce explícitamente como metas la conservación de los recursos y la biodiversidad de los ecosistemas forestales. La Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán está considerada entre las 25 áreas piloto para la consolidación de sistemas de manejo del Programa de Áreas Naturales Protegidas de México. Además de señalar que es necesario reconocer la importancia de los bienes y servicio ecológicos que genera la biodiversidad y que constituyen un elemento esencial para el desarrollo nacional. Este documento representa un avance significativo en la definición de un planteamiento oficial a nivel nacional sobre las áreas protegidas. la coordinación interinstitucional. regional y nacional. se establece que las áreas protegidas son un instrumento fundamental para la conservación. mismo que actualmente se . la actualización de las declaratorias de áreas protegidas existentes. 7 protegidas como un instrumento fundamental para esta tarea. Otro programa sectorial que establece estrategias y líneas de acción relevantes para el presente PRODERS es el Programa Forestal y de Suelos 1995-2000.PRODERS Sierra de Manantlán. Nivel Regional. Las estrategias del Programa de Áreas Naturales Protegidas de México. la creación de sistemas de información que retroalimenten el manejo y la integración de parques y reservas en el marco de programas de desarrollo regional orientados hacia la sustentabilidad. y el manejo sostenible de los recursos forestales para el desarrollo socioeconómico. la lucha contra la erosión. incluyen la consolidación de los sistemas de manejo. el cuidado de los recursos genéticos y la conservación de la flora y fauna. La Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente señala que se considera de utilidad pública el ordenamiento ecológico del territorio nacional.

el aspecto de los recursos hidráulicos es particularmente importante. El relieve montañoso y la extensión relativamente menor de los valles. la Reserva de la Biosfera de Chamela-Cuixmala y las zonas de protección forestal y refugios de fauna silvestre de la Sierra de Quila y El Jabalí. La Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán (RBSM). Para Jalisco representa el 65% de la superficie de áreas protegidas y el 70% para Colima. siendo las áreas de mayor desarrollo económico. Nivel Regional. además de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. Los valles intermontanos y la estrecha planicie costera han albergado desde la época prehispánica a los principales centros de población. separados entre sí por las cadenas montañosas. Desde el punto de vista del desarrollo regional.3. Vázquez et al. Contexto estatal La región objeto de este estudio forma parte de los estados de Jalisco y Colima. En ellos se ubican actualmente las ciudades y las áreas de producción agrícola intensiva. y esto se justifica sobre todo con criterios ecológicos. Los ecosistemas de la Sierra son también esenciales para la conservación de la diversidad biológica a una escaa que trasciende a la región (Hernández 1991. 2. . 8 encuentra en proceso de consulta. 1995) . muestran las limitantes que el medio físico ha ofrecido para el desarrollo social en la región desde tiempos antiguos. particularmente en lo que se refiere a los recursos forestales tanto maderables como no maderables (Jardel 1992). ya que el abastecimiento de agua de los asentamientos humanos y el sostenimiento de las actividades productivas dependen de la función protectora de los bosques en las cuencas hidrográficas. que es el área natural protegida más extensa y con mayor biodiversidad del Occidente de México (Hernández 1991). Íñiguez y Santana 1993. En la región existen. Desde el punto de vista físico-geográfico. que contienen asentamientos dispersos y albergan a una población que subsiste en condiciones de pobreza. presentando los índices de marginación más altos tanto de Jalisco como de Colima. Palomera et al. La Sierra de Manantlán constituye el eje en torno al cual se ha definido la región. La Sierra es también una fuente potencial de importantes materias primas.PRODERS Sierra de Manantlán. que fundamentan la importancia del papel de los ecosistemas de la zona montañosa en el control de procesos hidrológicos y biogeoquímicos esenciales para las condiciones ambientales de los valles y zonas costeras aledaños (Jardel 1994). Se requiere un enfoque regional de gestión de estas áreas protegidas para integrar un sistema que contribuya eficazmente a la conservación de la diversidad biológica y al mantenimiento de procesos ecológicos y servicios ambientales que son vitales como soporte de un desarrollo regional orientado con la perspectiva de la sustentabilidad. 1994. además de otras zonas con potencial para la conservación (Hernández 1991). otras áreas naturales protegidas: el Parque Nacional Nevado de Colima. El contraste es marcado con las tierras montañosas. la región se caracteriza por el predominio de un relieve montañoso y un mosaico de valles intermontanos y llanuras.

el sobrepastoreo y la generación de incendios forestales. que en términos de producción alimentaria y bajo las condiciones tecnológicas actuales. de fertilizantes y plaguicidas. y el aporte de sedimentos arrastrados de las áreas erosionadas de las cuencas. Dado el predominio de un relieve montañoso y de suelos con limitantes para la producción agrícola. la desviación de agua para riego y consumo humano. ha alcanzado el límite de la capacidad de carga y comienza a atravesar el umbral del deterioro ecológico. la erosión del suelo y la baja productividad agrícola. Las sierras bajas que se extienden hacia la costa y el pie-de-monte de las Sierras de Manantlán y Cacoma. constituyen los problemas ambientales más críticos. así como la mina de hierro de Peña Colorada). La actividad agrícola ha implicado el uso. presentan problemas ambientales que tienden a agudizarse. Un aspecto también importante desde la perspectiva de la producción agrícola es la tendencia de crecimiento de los asentamientos humanos sobre las tierras de cultivo. la contaminación acuática por el desalojo de aguas residuales y desechos domésticos e industriales (principalmente de los ingenios azucareros José Ma. actividades que paulatinamente van acabando con la cubierta forestal compuesta por bosque tropical caducifolio. El desvío de agua para irrigación y para abastecimiento de los centros de población ha alterado severamente a los sistemas fluviales y la dinámica hidrológica regional. generando problemas de contaminación de suelos y agua. Morelos en Casimiro Castillo y Melchor Ocampo en Autlán.PRODERS Sierra de Manantlán. los ecosistemas fluviales (los ríos Ayuquila-Armería. Las ciudades de la región. Nivel Regional. están dedicadas a la agricultura de ladera y la ganadería extensiva. En los valles. además de la utilización de las laderas de montaña en la agricultura de ladera o coamil. y los centros urbanos. y la generación creciente de desechos sólidos. Los principales problemas ambientales de los valles de la región se asocian a la agricultura y las ciudades. en el momento actual prácticamente todo el terreno apto para la agricultura (clases I a III en los mapas de uso potencial de CETENAL. Los más críticos son el abastecimiento de agua potable. 1976) se encuentra ya incorporado al cultivo. aunque relativamente pequeñas. Minatitlán-Marabasco y Purificación) constituyen los ambientes más severamente alterados y amenazados. 9 El paisaje de los valles está dominado por los cultivos agrícolas. y ocasionalmente problemas de salud pública. bosque de encino caducifolio y matorrales. Cualquier incremento futuro de la producción agrícola regional sólo podrá lograrse mediante un mejoramiento de la organización productiva y la adopción de tecnologías más eficientes que sean ecológicamente apropiadas y económicamente viables. por la contaminación agrícola y urbana. con una importante superficie irrigada. muchas veces indiscriminado. . En estas áreas. que en el contexto regional deben considerarse como un recurso escaso. Prácticamente ya no existe una frontera agrícola en la región.

Jalisco Ordenamiento Ecológico del Territorio del Estado de Colima Programa de Manejo de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán Estos documentos oficiales fueron tomados en consideración en la elaboración del presente estudio. 10 2. Planes y programas regionales A continuación se enlistan los planes o programas regionales relacionados con el desarrollo regional y la gestión ambiental. que son antecedentes de este PRODERS: (a) (b) (c) (d) (e) (f) (g) (h) Plan Estatal de Desarrollo del Estado de Colima Plan Estatal de Desarrollo del Estado de Jalisco Plan de Desarrollo Regional de la Región Costa Sur Plan de Desarrollo Regional de la Región Sur Plan de Desarrollo Regional de la Región Sierra de Amula Ordenamiento Ecológico del Territorio de Costa Alegre. .4.PRODERS Sierra de Manantlán. Nivel Regional.

La Sierra Madre del Sur se formó por procesos tectónicos que dieron lugar al elevamiento de un batolito (rocas ígneas intrusivas) y pisos marinos (rocas calizas) durante el Cretácico. Minatitlán y Villa de Álvarez en Colima. como en la Sierra del Tuito y en la cuenca del Tepalcatepec. y Cihuatlán. se considera como parte de la misma zona. Ciudad Guzmán. bosques de pino-encino e incluso bosques de .PRODERS Sierra de Manantlán. Corresponde a una franja montañosa de unos 100 km de anchura en promedio.2.1. pero para fines del análisis geográfico. Sobre estas rocas sobreyacen afloramientos de rocas ígneas extrusivas del Terciario. dan lugar a una gran variedad de condiciones ambientales. Colima. El clima es cálido subhúmedo con algunos bolsones secos en las partes bajas. que es la zona de mayor complejidad geomorfológica y litológica. Cuahutemoc y Manzanillo en el Estado de Colima. Jardel 1994a).1. Las coordenadas extremas de la región son: 19°04’48” a 19°59’03” de latitud norte y 103°17’24” a 105°00’00” de longitud oeste. Condiciones naturales 3. La vegetación incluye bosques tropicales caducifolio y subcaducifolio. La Sierra de Manantlán se ubica dentro de la sección noroeste de la provincia fisiográfica de la Sierra Madre del Sur. Cuautitlán. encinares caducifolios. La amplitud altitudinal —cercana a los 3000 m— y la complejidad geomorfológica. Las coordenadas ortogonales (UTM 13-N) son 500 – 670 km E y 2110 – 2210 km N. En algunos sitios. 11 DIAGNÓSTICO 3. Ejutla. En áreas pequeñas. Tuxpan. 3. Tolimán. Sayula. las estribaciones de la Sierra llegan hasta el mar. Tonila. Nivel Regional. Venustiano Carranza y Villa de Purificación en el Estado de Jalisco. y en términos generales presenta los afloramientos rocosos de mayor antigüedad (FerrusquíaVillafranca 1993). Dado que la franja costera es muy estrecha. que corre desde Puerto Vallarta hasta la desembocadura del Río Balsas. El Limón. Esta área comprende los municipios de Autlán. que corresponden a metamórficas del Jurásico.2. y presenta una altitud de 200 a 2900 m. Tonaya. Esto completa el cuadro de una geología muy variada y compleja (FerrusquíaVillafranca 1993. Casimiro Castillo. Condiciones físico-geográficas. los mapas elaborados para el sistema de información geográfica regional cubren adicionalmente parte de los municipios de Armería. Unión de Tula. Coquimatlán. y en las partes altas es templado húmedo y subhúmedo. El Grullo. bosque mesófilo de montaña. y Comala. considerados como a región propiamente para la propuesta de estrategias y acciones de desarrollo regional y conservación. La Huerta. se encuentran los afloramientos de rocas más antiguas de esta Sierra. Tuxcauesco y Zapotitlán de Vadillo en Jalisco. Localización y límites El área definida como región para el presente estudio se localiza en los Estados de Jalisco y Colima en el Occidente de México.

El clima de la región está influido por varios factores. Relieve. como es el caso de Tomatlán. (3) los volcanes Nevado de Colima y de Fuego que presentan las mayores altitudes (hasta 4. Estas condiciones contribuyen a la complejidad fisiográfica y la diversidad biológica de la región. El límite con el Eje Neovolcánico (Sierra de Tapalpa. Cerro de Enmedio y la Sierra de Tuxcacuesco. Clima La Región de la Sierra de Manantlán se encuentra en el extremo norte de la región intertropical.3. 12 oyamel. y constituye una de las regiones más marginadas del país desde el punto de vista económico. Ameca y Autlán. Marabasco. Se divide en cinco grandes unidades fisiográficas: (1) la Sierra de Manantlán y la Sierra de Cacoma. Nevado de Colima) está más claramente definido por el cambio en la litología. Los sistemas lagunares-estuarinos son de pequeña extensión. 3.240 m sobre el nivel del mar).PRODERS Sierra de Manantlán. Purificación y La Huerta. Nivel Regional. Esto da lugar a condiciones de variación ambiental que explican en parte la elevada biodiversidad regional y la presencia. La Sierra presenta una baja densidad poblacional. Es en esta zona donde es notoria la transición biogeográfica de los reinos Neotropical y Neártico (Udvardy 1975). y presenta una alta diversidad biológica. y los valles del Río Purificación (5) y del Río Ayuquila – Armería (6) Esta unidad puede dividirse en tres porciones: el Valle de Autlán – El Grullo. (4) las serranías costeras de El Perote y El Tigre. la Sierra de Manantlán forma parte de la Sierra Madre del Sur.2. como señalamos líneas arriba. Biogeográfica y culturalmente. Aunque. La planicie costera es muy estrecha y está formada por llanuras y lomeríos. se ubica en medio de una región donde la provincia fisiográfica señalada entra en contacto con la Sierra Madre Occidental al noroeste y el Eje Neovolcánico al norte y este.2. hasta altitudes cercanas a los 600 m. No es posible definir netamente los límites entre las dos grandes sierras que entran en contacto en el área comprendida entre Puerto Vallarta. La Región de la Sierra de Manantlán presenta un relieve complejo y accidentado. (2) las montañas de origen calcáreo que forman Cerro Grande. La compleja geomorfología y litología de esta zona de transición no ha sido suficientemente estudiada aún. el Llano Grande y la Llanura de Colima. como son la cercanía a la costa. la zona presenta muchas afinidades con el resto de la Sierra Madre del Sur de Guerrero y la Cuenca del Balsas. Las tierras relativamente planas y aptas para la agricultura —donde se han localizado desde el pasado los principales centros de población— se ubican en la costa y en los valles que penetran hacia las estribaciones de la Sierra. Tepic.2. el efecto del relieve —sombra orográfica— y la amplitud del gradiente altitudinal. en un espacio relativamente . Cihuatlán. además de su ubicación latitudinal. Armería y Coahuayana. que forman el eje montañoso que ocupa el centro de la región. 3.

PRODERS Sierra de Manantlán.6° C. la Región de la Sierra de Manantlán presenta dos grupos climáticos: A y C —cálidos y templados subhúmedos— y seis subgrupos climáticos: A. con temperaturas medias anuales de 4° . El mes más seco es abril. El período de lluvias es de aproximadamente cuatro meses. Ca y Cb. (1991). que cortan los vientos alisios provenientes del Golfo de México. con valores mayores a 28° C cerca de Casimiro Castillo. La Región de la Sierra de Manantlán presenta. (A)Cb. el mes más lluvioso es septiembre. Si bien la información sobre el clima del área de estudio está limitada por la falta de estaciones meteorológicas arriba de los 1. dentro de los municipios de Autlán.700 mm— corresponde a las áreas comprendidas en el suroeste de la Región de la Sierra de Manantlán (Cuautitlán y parte de la subcuenca de Cuzalapa). con valores menores a 800 mm. (A)Ca. en donde se presentan valores que llegan a los 26° C. una temperatura media anual que va de 16° a 22° C. al norte y noreste. la zona más caliente corresponde al área comprendida entre los poblados de Casimiro Castillo. En Casimiro Castillo se presenta la temperatura media más alta con 27. por la Sierra de Tapalpa y el Volcán de Fuego y el Nevado de Colima. con excepción de la zona suroeste. Tuxcacuesco. Venustiano Carranza. Las Piedras y Venustiano Carranza se presenta en marzo. éste corresponde al mes de julio. y el estiaje ocurre entre febrero y mayo. las temperaturas oscilan de los 14° a los 20° C. En enero. de numerosas formaciones vegetales que incluyen desde bosques tropicales hasta los de clima templado-frío. Tolimán y Zapotitlán. La Cofradía.500 m de altitud. En las partes altas de las sierras de Cacoma y Manantlán. Nivel Regional. coincidiendo con la época de mayor influencia de ciclones. mientras que para las ubicadas hacia la costa y en las partes altas de la Región de la Sierra de Manantlán. disminuyendo hasta abajo de los 600 mm en los dos últimos municipios. De acuerdo con Martínez-Rivera et al. las temperaturas medias se encuentran entre 10° y 16° C. de mediados de junio a principios de octubre. aunque en Apazulco. En la carta de climas se observa que la mayor precipitación —arriba de 1. y en la cima del Nevado de Colima se presenta un clima semifrío subhúmedo. El mes más lluvioso se presenta de manera diferente de acuerdo con la zona. Hermenegildo Galeana y Tecomates. se pueden hacer inferencias a través del uso de datos de las estaciones existentes y del cálculo del gradiente altitudinal de variación en las variables climáticas. A(C). Para las estaciones climatológicas ubicadas al norte y noreste de la Región. Con respecto a la temperatura. con una fuerte oscilación diurna. Durante junio las temperaturas medias oscilan entre 20° y 26° C. El mes más caliente corresponde a junio y el más frío a enero. que interceptan las corrientes provenientes del Pacífico y. en términos generales. 13 restringido. Esta zona es un área rodeada al sur y suroeste por las sierras de Manantlán y de Cacoma. . y la comprendida al suroeste de la Sierra de Cacoma (entre Purificación y Alcihuátl). La zona seca se localiza al norte de la Región de la Sierra de Manantlán.2° C. El Grullo.

la cuenca del Río Marabasco.2.2. dentro de las cuencas de los ríos Ayuquila-Armería. 14 3. 3. aún en épocas de sequía. Cihuatlán y Minatitlán.5% y 8% de la producción total de agua. llega hasta los cauces superficiales o subterráneos. (1987) y la SPP (1985). La humedad captada por la masa forestal se condensa y. Ayotitlán y Manantlán aportan. principalmente en los valles bajos por la aportación constante de grandes volúmenes de agua. .4. Mucha humedad llega a la sierra. El Grullo y El Limón—. Lazcano (1988). La importancia de la Sierra como abastecedora de agua se ve resaltada si se considera el número de personas que se benefician directamente. y otras localidades en dichos municipios obtienen agua de la Sierra de Manantlán. Marabasco y Purificación.PRODERS Sierra de Manantlán. en cuyos trabajos se 1 Información SARH. que nace en la Sierra. A lo interno de la Sierra se subdivide en 15 subcuencas en las que se presentan aproximadamente 2. Quintero et al. no presenta cauces de agua superficiales.000 para el año 2010— se benefician del manantial de Zacualpan. De acuerdo con Guevara y Martínez (1991). 180. excepto por algunos arroyos intermitentes en las laderas bajas. las cabeceras municipales de Casimiro Castillo — incluyendo el ingenio azucarero ahí localizado. Sin embargo. por ser de naturaleza kárstica. a los que las cuencas de Cuzalapa. Además. Alrededor de 43 comunidades dentro y fuera de la Región de la Sierra de Manantlán utilizan el agua de la Sierra para uso doméstico. que surge en las faldas de Cerro Grande. provee totalmente a los municipios de Cuautitlán. y parcialmente a los de Manzanillo y Armería. El agua que nace en la Sierra de Manantlán sirve entonces a aproximadamente 430. se estima que la producción de agua de la Sierra es de alrededor de 13 millones de metros cúbicos anuales.000 habitantes en su región de influencia. Hidrología La Sierra de Manantlán tiene enorme significancia para toda la Región. En las ciudades de Colima. 721.000 personas —cifra que se pronostica será de 300. por la incidencia frecuente de nubosidad. Villa de Álvarez y Comala.5. Nivel Regional. en forma de precipitación indirecta. Distrito de Desarrollo Rural no.440 corrientes.5 ha destinadas a la agricultura son irrigadas dentro y en la zona aledaña a la Sierra1 . que es considerada como la provincia morfo-tectónica más compleja y con mayor diversidad de tipos de rocas en el país (Ferrusquía-Villafranca 1993). Además. La diversidad litológica y la complejidad geomorfológica son factores de la conformación del paisaje que influyen a su vez en la variedad de hábitats y la biodiversidad. La Región de la Sierra de Manantlán está enclavada en las regiones hidrológicas 15 y 16. donde son aprovechados en los valles aledaños antes de desembocar finalmente en los tres ríos de la región. La geología del área de estudio ha sido descrita por el Consejo de Recursos Mineros (1988). 5. sólo 34 son caudales permanentes: 18 en la parte norte y 16 en la sur. respectivamente. Por ejemplo. Munguía (1989). el macizo montañoso de Cerro Grande. 12. De éstas. Geología La Región de la Sierra de Manantlán refleja la complejidad geológica de la Sierra Madre del Sur. el 39%.

que son geológicamente los terrenos más jóvenes de la Sierra. toba y brecha volcánica) en las partes altas. los procesos erosivos dieron lugar a la formación de rocas sedimentarias. que entra en contacto con la Sierra al este. tanto los movimientos tectónicos como el vulcanismo siguen influyendo en el modelado actual de la región. basalto. Geomorfología y Suelos La descripción de los suelos del área de estudio se basa en las cartas edafológicas 1:50. Dado el nivel de generalización de dichas cartas.PRODERS Sierra de Manantlán. continúa aún activo y según Lazcano (1988). ocupando la mayor superficie. junto con los procesos tectónicos. en donde se observan tobas y areniscas originadas en las erupciones y la erosión posterior de las faldas del Nevado de Colima. riolita. y por rocas ígneas extrusivas (ácidas. 19). El Volcán de Fuego. Ésto. que forman actualmente la base de la Sierra de Manantlán. empujándola y provocando su levantamiento. hacia el margen del Río Ayuquila-Armería. . El origen de la Sierra Madre del Sur durante el Cretácico. producto de la erosión de las laderas de las montañas. a la actividad de la Trinchera Mesoamericana localizada a 80 km de la costa —un abismo marino de 4 a 5 km de profundidad donde la placa del Pacífico se sumerge debajo de la placa Mesoamericana—. hace más de 60 millones de años. y a los suelos aluviales de los valles. Este proceso dio lugar al afloramiento de las rocas ígneas intrusivas (originadas por la solidificación del magma bajo la corteza terrestre). El mapa edafológico (Fig.5 millones de años antes del presente). que forma parte del complejo volcánico del Nevado. particularmente. Durante el Terciario (60 a 1. A finales del Terciario y durante el Cuaternario (desde hace 1. dio lugar a un mayor levantamiento altitudinal de la Sierra.5 millones de años hasta el presente). En los valles se encuentran materiales aluviales. Nivel Regional. la actividad volcánica provocó la formación de las rocas extrusivas —derivadas de erupciones— que cubren actualmente la mayor parte de la Sierra. En la porción oriental predominan las calizas con arenisca-conglomerado y suelos aluviales. andesita.6. como las areniscas entre Cerro Grande y el Río Ayuquila-Armería. las 2 Para la descripción de las unidades de suelos véase CETENAL (1976). La porción occidental está formada por rocas ígneas intrusivas (ácidas. y al levantamiento de las rocas sedimentarias marinas que forman a Cerro Grande y Cerro de Enmedio. 15 basa esta sección.000 de CETENAL (1976). Por otra parte.2. En la parte oeste de Cerro Grande las calizas entran en contacto con las rocas ígneas de la Sierra de Perote (Fig. intermedias. 3. intermedias y granito) en las laderas bajas hacia el sur y norte. 20) presenta los tipos de suelos de acuerdo a la clasificación FAO-UNESCO2 . se explica a través de los procesos de levantamiento de la corteza terrestre asociados a la deriva continental y. se desarrolla el Eje Neovolcánico Transversal.

1996c. Debe señalarse que la caracterización utilizada en este documento requiere aún de una validación con estudios de campo detallados. a suelos calcimagnésicos muy húmicos de la clasificación de Duchaufour (1978) cuyas características fisonómicas del perfil del suelo son similares a las de los andosoles. 5 y 6. 21) a partir de la sobreposición de mapas temáticos de geología y suelos (CETENAL 1976). interpretando las geoformas sobre un mapa topográfico derivado de un modelo digital de elevación del terreno y apoyándose con una imagen de satélite Landsat TM impresa en falso color (RGB) utilizando las bandas 4. 3 . Martínez-Rivera et al. 1995). Se elaboró un mapa de unidades geomorfoedafológicas (Fig. como los de la Meseta de Cerro Grande (Jardel 1992). Algunos estudios se han realizado para el caso del área de Las Joyas (Jardel et al. el material parental y las características de los suelos.PRODERS Sierra de Manantlán. sino también las relaciones entre el relieve. El mapa fue verificado mediante recorridos de campo. 1993) y Cerro Grande (Jardel. probablemente. Nivel Regional. los suelos mapeados por CETENAL (1976) como "andosoles" corresponden. por la formación de un horizonte con materia orgánica resistente a la descomposición. consideramos conveniente adoptar un enfoque geomorfoedafológico (véase Tricart y Killian 1979) como base para una caracterización más detallada. que refleje no sólo la complejidad fisiográfica. En este caso. Estas limitaciones son obvias por ejemplo en los suelos derivados de calizas. 16 limitaciones de la clasificación de suelos utilizada3 y la complejidad de esta zona montañosa.

IK4. IK1. Corresponde a terrenos formados por la emergencia de un batolito durante el Cretácico. y corresponde al basamento de la Sierra. terrenos al sur del municipio de Cuautitlán. Corresponde a afloramientos de rocas sedimentarias del Cretácico (caliza y dolomita interestratificadas. la porción de tierras entre el arroyo de La Yerbabuena y el arroyo Manantlán al norte de la Sierra (Municipio de Autlán) y la falda noreste de la Sierra que desciende hacia el río Ayuquila (Municipio de Tuxcacuesco). Nivel Regional. Corresponde principalmente a las Sierras de Perote y El Mamey (municipios de Cuautitlán y Minatitlán) y a afloramientos de las rocas intrusivas al oeste de los cerros de La Lanilla y Changavilán (Municipio de Casimiro Castillo). Montañas bajas (<1500 m) y laderas complejas. con suelos someros (litosoles y regosoles ). lixiviados. Asociado a la unidad anterior. correspondiendo a laderas bajas complejas. con suelos con capa superficial rica en materia orgánica (feozem). con pendientes suaves a moderadas (10-25 %). con geoformas predominantemente cóncavas. IK2. Son los terrenos geológicamente más antiguos del área. IK. y cubierta por suelos forestales de perfil diferenciado. 17 A continuación se describen las unidades geomorfoedafológicas de acuerdo con el mapa de la figura 21 del Programa de Manejo de la RBSM. formadas por rocas ígneas intrusivas del Cretácico. Pequeñas llanuras con lomeríos. predominantemente convexas y valles de ríos pequeños y arroyos. Cada unidad (en el mapa y en el texto) está designada con dos letras que corresponden al material geológico (tipo de roca y periodo geológico de origen) y un número correspondiente a la unidad definida por las geoformas predominantes y el tipo de suelo. Asociada a las unidades IK1 e IK2. con horizonte B argílico (acrisoles). de la Formación Morelos) en la meseta de Cerro Grande (meseta compleja con altitud entre 1800 y 2500 m)4 y la Sierra de Tuxcacuesco (montañas 4 Véase Jardel 1995b para una descripción más detallada de la geomorfoedafología de la porción central de Cerro . marcadamente disectadas. Montañas bajas (<1500 m) y laderas complejas. pendientes suaves a moderadas (5-25%). Se encuentra principalmente en los alrededores de Ayotitlán y de El Pedregal. asociada a la unidad IK3. Sierras bajas complejas y "pie-de-monte". IK3. con pendientes de moderadas a fuertes (25-75%). con predominio de geoformas convexas pronunciadas. SK. con suelos forestales de perfil poco diferenciado (cambisoles principalmente y "andosoles"). con pendientes de moderadas a fuertes (25-75 %). y partes altas de la cuenca del río Minatitlán (Marabasco). Corresponde a terrenos en la parte este del valle de Cuzalapa (faldas del Cerro de San Miguel).PRODERS Sierra de Manantlán. y los valles de El Tecolote (Municipio de Casimiro Castillo) y los arroyos de La Yerbabuena y Manantlán (Municipio de Autlán). la parte central del Ejido Ayotitlán.

Mesetas con relieve complejo de lomeríos. fuertemente disectadas. <1500 m). "andosoles" en la carta de CETENAL. y a las faldas del Nevado de Colima al noreste del área de estudio. SK4. mezclados con litosoles en las cimas y parteaguas y luvisoles en las depresiones y valles. Laderas de montaña complejas. de perfil diferenciado. Pequeñas llanuras y lomeríos sobre afloramientos de calizas. Corresponde a la Sierra de Tuxcacuesco y las laderas de Cerro Grande y el Cerro de Enmedio. y otros pequeños lomeríos aislados. SK2. Nivel Regional. con pendientes fuertes a muy fuertes (50 a 100 %). SK5. escarpaduras y laderas de montañas medias. en las faldas de la Sierra de Tuxcacuesco y de Cerro Grande (al noreste de Toxín) y en el Llano Grande. Grande. pendientes moderadas a fuertes (10-50%) con suelos forestales pardos. Corresponde a las partes medias y altas de la Sierra de Manantlán y de las Sierras de Perote y El Mamey. . ricos en materia orgánica (probablemente suelos calcimagnésicos muy húmicos. predominantemente convexas. y montañas bajas ( 1000-1700 m). pedregosos (regosoles) o con afloramientos rocosos (litosoles). Laderas complejas. IT1. "resumideros" y lapiaces). Se encuentra en la meseta de Cerro Grande y la cima del Cerro de Enmedio. con suelos forestales pardos calcáreos. con suelos someros. marcadamente disectadas. Montañas medias (1500-2500 m. con terrenos inestables susceptibles a deslizamientos de suelo. porosos. 1976). formadas por rocas ígneas extrusivas del Terciario. con horizonte B argílico (luvisoles). fuertemente disectadas. con suelos forestales de desarrollo incipiente. SK1. con suelos someros con afloramientos rocosos (litosoles). máximo 2860 m). pendientes moderadas a suaves (5-25%) y pequeñas llanuras. mezcladas con pequeñas depresiones kársticas. la cima del Cerro Jumpiche (Municipio de Villa de Alvarez) y la cima del Cerro Los Mezquites (Sierra de Tuxcacuesco). El material geológico corresponde a rocas ígneas extrusivas del Oligoceno y Mioceno. predominantemente convexas. Porciones de mesetas con relieve complejo (asociada a la unidad SK3). Sierras bajas complejas. 18 bajas. SK3. convexas o rectas. asociados a las Sierras del Mamey y Perote. con pendientes fuertes de montañas medias y bajas. de perfil poco diferenciado (cambisoles principalmente y "andosoles"). IT. Corresponde a la meseta de Cerro Grande.PRODERS Sierra de Manantlán. complejas. con fuerte desarrollo kárstico (presencia de dolinas. con geoformas convexas predominando. con pendientes suaves (5-10%) con suelos con capa superficial rica en materia orgánica (chernozem o castañozem). con geoformas predominantemente convexas.

geoformas complejas predominantemente cóncavas. con pendientes suaves a moderadas (5-20%). acrisoles en laderas y ultisoles en valles y llanuras cóncavas)5 .1996c para una descripción más detallada de los suelos y la geomorfoedafología de esta unidad en el área de Las Joyas. de acuerdo a la taxonomía de suelos norteamericana. Corresponde a una porción en el centro de la Región. sobre afloramientos de toba andesítica del Mioceno (probablemente el material geológico más reciente de la Región de la Sierra de Manantlán). valles y laderas bajas de montañas y lomeríos. predominantemente material de aporte derivado de la erosión de las montañas circundantes). con horizonte B argílico (acrisoles) y suelos incipientes (cambisoles y regosoles) asociados. Corresponde a la meseta central de la parte más alta de la Región de la Sierra de Manantlán (entre el Llano de San Miguel. la parte alta de la cuenca del arroyo Manantlán (La Cumbre. conglomerado y suelos aluviales. en la parte noreste del área de estudio. geoformas convexas (parteaguas y pequeñas mesetas redondeados). Piedra Bola y Alto Las Yeguas). con suelos de llanura ricos en materia orgánica (feozem. al noreste de Las Joyas (cerros de La Yerbabuena. relativamente ácidos y de baja fertilidad. IT4. Cimas de montañas y parteaguas. con pendientes de suaves a moderadas (5-20 %). con suelos forestales de perfil poco diferenciado. sobre rocas sedimentarias del Cuaternario (arenisca-conglomerado. con pendientes moderadas (10-25 %). con suelos forestales lixiviados. Sancampús). SC. el valle del río Tuxcacuesco. La Lupe o Los Jardines y la Mesa del Chayote). sobre rocas ígneas extrusivas del Mioceno y material piroclástico del Cuaternario. 5 Veáse Martínez-Rivera et al. SC1. IT3. Nivel Regional. el área de Las Joyas y la cuenca media del arroyo El Tecolote. en esta unidad se observa una catena de suelos con inceptisoles en cimas y parteaguas. Laderas de montaña ("pie-de-monte" del Nevado de Colima) y llanuras con lomeríos. 19 IT2. Corresponde al Llano Grande.PRODERS Sierra de Manantlán. porciones del Llano Grande y del valle de Minatitlán. relativamente fértiles (cambisoles principalmente. Terrenos aluviales de llanuras. Mesetas y valles con lomeríos y pequeñas llanuras en depresiones ("joyas"). Corresponde a la unidad predominante en las laderas bajas de la Región de la Sierra de Manantlán y Cerro Grande en los terrenos circundantes del río Ayuquila-Armería. Lomeríos con suelos pedregosos o rocosos (regosoles y litosoles) sobre areniscaconglomerado. 1993 y Jardel et al. con pendientes suaves (5-10 %) y algunos planos. . chernozem y pequeñas áreas de vertisoles asociados a la cima de lomeríos y pequeñas mesetas).

Veamos como ejemplo algunos datos correspondientes a Jalisco. Corresponde a los valles de Cuzalapa. gleysol en sitios donde existen lagunas temporales o permanentes) sobre diferentes tipos de roca. 1996c). esto es. Cuzalapa y Minatitlán. partes del valle de Cuautitlán y Tequesquitlán. Valles y llanuras con lomeríos. son el marco de una alta diversidad de sistemas ecológicos y de especies biológicas (Jardel 1994). Jalisco contiene una flora de alrededor de 7. la historia geológica y la variedad de condiciones climáticas. Con 14 tipos de vegetación. con vertisoles sobre suelos aluviales.PRODERS Sierra de Manantlán. con suelos de llanura con capa superficial rica en materia orgánica (feozem). el valle de Autlán. Nivel Regional. SC3. con suelos forestales de perfil poco diferenciado (cambisoles principalmente. y mayor que el de las floras de Texas (4. que explica en gran medida su diversidad de condiciones ecológicas.6. valles de los arroyos La Yerbabuena. Las condiciones fisiográficas descritas se relacionan también. SC4. Valles y márgenes de ríos y arroyos. Rzedowski 1993. como se verá más adelante. la litología. 20 SC2. dentro de la Región de la Sierra de Manantlán. Valles y llanuras. Manantlán. Jardel et al. aunque predominando suelos aluviales y arenisca-conglomerado. que .000 especies de plantas vasculares. relacionadas con la variación de los tipos de vegetación asociados (Jardel 1995b. La complejidad del relieve. Se trata de pequeños manchones dispersos en el valle del río Tuxcacuesco y. y porciones del Llano Grande. con pendientes menores al 5%. Jardel y Hernández 1991). Cuautitlán y Minatitlán. Corresponde al valle de La Resolana (Casimiro Castillo). SC5. centro de la región que nos ocupa y que es considerado como uno de los seis estados mexicanos con mayor riqueza biológica (Flores y Gerez 1988). predominantemente semiplanas (la pendiente no pasa del 5%). con los patrones de uso y las aptitudes del suelo. cuya geografía presenta marcados contrastes.800 especies) o Francia (3800 especies. 3. los suelos.2. andosoles y acrisol-luvisol en menor grado). el valle de Manantlán (Municipio de Autlán) y partes del Ejido Los Mezquites o el Camichín (Municipio de Tuxcacuesco). Tal número de especies equivale al 25% de la flora de México. en la desembocadura del arroyo La Yerbabuena en el río Ayuquila. Vegetación El Occidente de México es un área bastante heterogénea. con terrenos inundables y suelos formados por material de aporte (predominantemente fluvisol. un número de especies vegetales similar al de Guatemala. Llanuras aluviales. sobre material geológico de suelos aluviales y arenisca. con planos o pendientes menores al 10%. La variedad de condiciones geomorfoedafológicas descritas da una idea de la complejidad fisiográfica del área de estudio.

Saldaña y Jardel 1991. Santiago y Jardel (1993). 1996c. matorral subtropical. Vázquez et al. bosque tropical subcaducifolio. Jardel 1991. bosque mesófilo de montaña. como desde la perspectiva de la planificación del manejo de la Región.) y la sucesión. Por otra parte se cuenta ahora con un mayor número de trabajos que han incrementado el conocimiento sobre la vegetación del área de estudio. López-Castillo 1987. se han estudiado los bosques de encino (Figueroa 1995. 1991. Los bosques donde se presenta el género Abies han sido descritos por Figueroa (1991) y Ramos (1991) y el bosque mesófilo de montaña por Jardel et al. 1995. Olvera y Moreno 1991). Varios trabajos han sido realizados sobre la vegetación de la Región de la Sierra de Manantlán. De acuerdo a los datos reportados en la literatura. En el ejido El Terrero y zonas vecinas del ejido Toxín en Cerro Grande. ha sido descrita en trabajos previos por Cuevas y Nuñez (1988). (1995) reconocen 13 tipos de cubierta vegetal. Olvera 1995. el bosque tropical caducifolio (selva baja) del sur de Jalisco es el más rico en especies de plantas leñosas entre los bosques tropicales secos del mundo (Gentry 1988). Muñoz (1992) y Santiago (1992). Algunas formaciones vegetales de la región presentan una notable diversidad de especies de plantas. (1995) y se cuenta con cartografía de vegetación y uso del suelo escala 1:50. estas caracterizaciones de la vegetación son demasiado generales e incompletas. 1995). Pineda-López et al. Jardel (1992) y Vázquez et al. García (1992) describió el bosque tropical subcaducifolio de la parte baja de Cerro Grande. bosque de Abies. Olvera 1990. Sin embargo. En el área de Las Joyas se ha caracterizado la vegetación (Cuevas 1994. Sánchez-Velásquez y García-Moya 1993). Jardel (1992) y Vázquez et al. que han sido . bosque de Quercus (subdividido en caducifolio y subperennifolio). ni su relación con las condiciones ambientales que determinan la estructura y composición de la vegetación. Rosales 1992) y se han estudiado la dinámica del paisaje y la influencia de perturbaciones antropogénicas en la vegetación (Hernández et al. (1993) presentan datos sobre la composición de bosques tropicales caducifolio y subcaducifolio y bosque mesófilo de montaña. no refleja adecuadamente la variedad de unidades de vegetación presentes en el área de estudio. (1993). tanto desde el punto de vista de su conocimiento científico. dinámica de rodales y regeneración de bosques de pino-encino y mesófilo de montaña (Jardel 1987. bosque de galería. 21 es una de las más ricas del mundo (Toledo 1984). La vegetación de la Región de la Sierra de Manantlán. La vegetación asociada a Zea diploperennis ha sido estudiada por Benz et al. bosque de Pinus.000 (CETENAL 1976) que cubre toda el área de estudio. la composición florística en gradientes altitudinales (Vázquez 1995) y las relaciones entre las condiciones físico-geográficas y la vegetación del área (Jardel 1995b). (1990) y Pérez (1991). Guzmán (1985). 1995. Jardel et al. vegetación sabanoide de Byrsonima y Curatella. agricultura y áreas erosionadas o "sin cubierta vegetal". La vegetación del Nevado de Colima ha sido descrita por Madrigal (1963). Jardel 1991. Nivel Regional.PRODERS Sierra de Manantlán. basándose para su denominación en los trabajos de Rzedowski y McVaugh (1966) y Rzedowski (1978): bosque tropical caducifolio. bosque de Pinus y Quercus. Muñoz et al. pastizales. La clasificación de la vegetación de la Región de la Sierra de Manantlán utilizada en trabajos anteriores (Jardel 1992.

y un tercero que corresponde a unidades de vegetación fisonómico-florísticas (Jardel 1993). definidas a escala del país. Bosque Muy Húmedo Montano. Otro aspecto de la clasificación adoptada es que puede relacionarse fácilmente con la clasificación de la vegetación de México de Rzedowski (1978). En esta clasificación de vegetación orientada a nuestra área de estudio. La figura 12 presenta las zonas de vida y el cuadro 1 una lista de localidades de la Sierra de Manantlán y su región. y puede aplicarse para interpretar las unidades de vegetación en los mapas de CETENAL (1976). A continuación se describen las unidades de vegetación. clasificadas de acuerdo con el sistema de Holdridge.1. sobre todo en América Latina. en el área de 6 Este sistema de clasificación bioclimática ha sido ampliamente utilizado. considerando géneros dominantes. Para conservar la diversidad biológica o aprovechar de manera sustentable los recursos naturales de un área determinada. utilizamos el criterio de dividir el área en las dos unidades fisiográficas principales (zona centro-oeste de la Sierra de Manantlán y Cerro Grande). partiendo de una revisión de la literatura sobre el área de estudio y observaciones de campo (Jardel 1993). Si bien es esquemático y general. ya que la caracterización de la vegetación para toda la Región de la Sierra de Manantlán a este nivel aún está por completarse. Bosque de Pinus-Quercus-Abies. en la parte central de la Sierra. pero no fue utilizado aquí. La equivalencia de las unidades de vegetación utilizadas con la clasificación de Rzedowski (1978) aparece en el cuadro 3 y con las cartas de CETENAL. si las consideramos en relación al piso altitudinal o zona de vida correspondiente a nuestra descripción. se indica en el texto. Zona centro-oeste de la Región de la Sierra de Manantlán. otro correspondiente a la zona de vida (Fig. A. utilizaremos tres niveles de clasificación: uno correspondiente al complejo de vegetación en las unidades fisiográficas mayores. . Un nivel jerárquico inferior puede considerarse en función de asociaciones florísticas (Jardel 1993). 12).1. Las especies del género Abies no forman. sus aspectos particulares y su variación. consideramos aquí otros criterios para clasificar y describir la vegetación de la Región de la Sierra de Manantlán. Así. Esta formación se encuentra en altitudes mayores a 2500 m. Dentro de cada unidad fisiográfica. y está caracterizada por la dominancia de coníferas de los géneros Pinus (pinos) y Abies (oyameles o pinabetes) con mezcla de Quercus (encinos). Por lo tanto. Nivel Regional. nos sirve de referencia para fines de comparación con otras zonas del mundo. A.PRODERS Sierra de Manantlán. basada en unidades muy generales. A. 22 descritas por los trabajos citados en el párrafo anterior. definimos categorías correspondientes a las zonas de vida del sistema Holdridge (1978)6 y dentro de estas categorías diferenciamos unidades menores basándonos en criterios fisonómicos y de composición florística. requerimos de información que refleje las condiciones locales. y nos permite identificar pautas de relación entre la composición de la vegetación y las condiciones climáticas.1. la figura 22 y el cuadro 2 presentan las unidades de vegetación de acuerdo a Rzedowski (1978).

2. Ramos 1991). son probablemente bosques de segundo crecimiento. duranguensis. laurina. Abies religiosa y Cupressus lusitanica aparecen ocasionalmente. En el sotobosque se observa la regeneración de los pinabetes y encinos. brechas de saca.PRODERS Sierra de Manantlán. crassipes) arriba de los 2500 m. Q. Perturbaciones como el fuego y el pastoreo de ganado son factores que retardan el proceso sucesional.1. Esta estructura se interpreta como resultado de la explotación maderera. Las evidencias de estos factores. se encuentran rodales puros o dominados por P. que abrió claros extensos favorables al establecimiento de especies heliófilas como los pinos. sobre terrenos rocosos o con suelos someros y pedregosos. Este pinar puede . según Cuevas y Nuñez 1988). pseudostrobus. McVaugh (1972) hace mención de la explotación maderera en el área. por lo que suponemos un patrón similar de respuesta a las perturbaciones y consideramos que la asociación Pinus-Quercus es sucesionalmente secundaria y que la asociación descrita en A. La asociación de Abies religiosa-Pinus pseudostrobus-Quercus laurina es la vegetación característica de los sitios altos de la Sierra en la parte central. Figueroa 1991. Además de las referencias de pobladores sobre la explotación del bosque. rugosa. Estos bosques del área fueron explotados para la extracción de madera de coníferas. como el Cerro de Las Capillas. Abies religiosa. en sitios expuestos a vientos constantes. En el parteaguas de la Sierra. duranguensis) con mezcla de encinos (Q. Veracruz (Jardel 1986). rodales puros y extensos como en el Eje Neovolcánico.1. dejando algunos árboles residuales de la corta que ahora aparecen como emergentes. martinezii. Quercus laurina y Q. sino que son componentes del bosque codominantes o simplemente presentes con los pinos y encinos (Cuevas y Núñez 1988. A. Los rodales dominados por pinos (P. Nivel Regional. tolerantes a la sombra. resultado de la explotación forestal y los incendios. 23 estudio. que indican la posibilidad de que a través de la sucesión el bosque vuelva a la condición anterior a la tala. Bosque de Pinus (Quercus). En las inmediaciones de las ruinas de los aserraderos de El Guízar y La Lupe. duranguensis (sinónimo de P.2. como las ruinas de aserraderos. Estas tres últimas especies aparecen también como regeneración avanzada. Se encuentran también Cupressus lusitanica y P. El impacto de la explotación forestal y la sucesión en bosques similares fue estudiado en el Cofre de Perote. cicatrices de fuego y carbón en los troncos de los árboles. tocones. son conspicuas. corresponde a etapas serales avanzadas (Jardel 1987). pueden observarse rodales dominados por árboles jóvenes de Pinus pseudostrobus con árboles emergentes de la misma especie. P.

a las cuales corresponde su fisonomía: acículas cortas y duras. vientos fuertes constantes). A. característico de zonas altas. con menor diversidad de especies que el bosque mesófilo de alturas medias (Jardel et al. En las cartas de CETENAL (1976) esta asociación aparece como bosque mesófilo de montaña. douglasiana es . y en sitios relativamente más cálidos o secos (por su exposición o posición topográfica) P.1.2.2. pseudostrobus y ocasionalmente Abies religiosa y Oreopanax xalapensis. el bosque está dominado por Alnus jorullensis. Pinus douglasiana. correspondiendo al piso montano bajo y a la provincia húmeda. Estos rodales se encuentran en sitios con suelos pedregosos y bien drenados. La dominancia de P. 24 considerarse una asociación determinada por las condiciones de un ambiente de alta montaña (oscilación extrema de la temperatura diurna. troncos gruesos. El fuego y la tala han sido también factores de perturbación de esta asociación.PRODERS Sierra de Manantlán. En cañadas. P. y la zonación del bosque de pinos y encinos y el bosque húmedo latifoliado (bosque mesófilo de montaña) (Jardel et al. Santiago y Jardel 1993). douglasiana como la especie dominante. con Ostrya virginiana. algunos con copas de bandera. A. oocarpa. pudiendo distinguirse asociaciones diferentes de pinos y encinos. A. Bosque Húmedo Montano Bajo. 1996c). apareciendo con ella Quercus praineana. Salix paradoxa. árboles menores a 20 m de altura. posición topográfica y material parental) y otros factores como la exposición. o bien en lugares donde la corta selectiva ha disminuido la cobertura de pinos. con materia orgánica superficial abundante. Nivel Regional. Se encuentra P. Aunque comparte algunas especies con este bosque. relativamente secos. 1993. sombra orográfica y drenaje del suelo producen diferentes condiciones de humedecimiento.1.2.3. A. La complejidad de la geomorfología ocasiona la variación en las condiciones de suelo (determinadas por la geoforma. Bosque de Pinus-Quercus. Bosque de Quercus-Pinus. Esto da lugar a su vez a la variación en la composición de la vegetación. Q. Esta formación se encuentra entre los 1500 y 2500 m de altitud. Arbutus xalapensis y P. Bosque de latifoliadas (Bosque mesófilo de montaña de altura).2. En esta unidad la dominancia de los encinos es mayor que la de los pinos (60-90% de la cobertura de copas). herrerae. Quercus laurina. Los géneros dominantes en estos bosques son Pinus (60-90% de la cobertura de copas) y Quercus (10-40 % de la cobertura de copas). aquí lo consideramos como un tipo diferente. scytophylla. laderas cóncavas protegidas y depresiones del terreno.

obtusata y otros. (1995).2. oocarpa A. Q. herrerae en geoformas cóncavas con suelos húmedos. En rodales dominados por P. Nivel Regional. El fuego y la tala intensiva provocan condiciones similares (Jardel 1991). Clethra vicentina. con consideraciones sobre el bosque mesófilo de montaña a nivel nacional.3. 1992. Este tipo de perturbaciones debe ser más frecuentes en cimas de cerros.). A. Aparecen también Arbutus xalapensis. Bosque de Latifoliadas (Bosque mesófilo de montaña). Sánchez-Velásquez y García-Moya 1993). (1993). douglasiana en el área de Las Joyas. Pineda et al. (1993). . Saldaña y Jardel 1991. Muñoz et al. 25 sustituida por encinos como Quercus praineana. Santiago (1992) y Santiago y Jardel (1993). Es uno de los tipos de vegetación que ocupa menor extensión pero que mayor interés ha despertado por su diversidad. 1988. Q. Q. Saldaña y Jardel (1992) y Sánchez-Velásquez y García-Moya (1993). estos trabajos se resumen en Jardel et al. Persea hintonii. Fraxinus uhdei e Ilex brandegeana.2. sus características peculiares de mezcla de especies con afinidades holárticas y tropicales. herrerae y P. Aspectos de su dinámica sucesional han sido abordados por Jardel (1991). Q. se observa un sotobosque dominado por latifoliadas como las ya señaladas y otras como Dendropanax arboreus. Este bosque ha sido descrito para el área de estudio por Muñoz (1992). y por el hecho de considerarse amenazado a nivel nacional . crestas y laderas pronunciadas. Wyant et al. Bosque de Pinus-Quercus/Latifoliadas. Esta formación corresponde al bosque mesófilo de montaña de Rzedowski (1978). douglasiana con Quercus candicans. 1996c. Ramos (1991) y Rosales (1992). Carpinus tropicalis. Otros trabajos que describen a este bosque en el área de estudio son los de Figueroa (1991).PRODERS Sierra de Manantlán. praineana. Swanson et al. ha sido interpretada considerando el historial de perturbaciones antropogénicas como un indicador de un proceso sucesional en el cual los pinos se establecen en claros grandes y al cerrarse el dosel se establecen bajo ellos las latifoliadas tolerantes a la sombra (Jardel 1987. 1991. Q. scytophylla. La asociación aquí descrita persiste en sitios sujetos a perturbaciones naturales que abren claros extensos y forman un mosaico de claros de "grano grueso" (como ciclones que provocan la caída de árboles o deslizamientos de suelo). Jardel et al. Jardel et al.4. 1991. Zinowiewia concinna. scytophylla. Romme y Knight 1981. 1996c. Cornus disciflora. López-Castillo (1987). según puede apreciarse en el terreno y según lo muestran diferentes estudios sobre el tema en otras regiones (Basnet 1992. La presencia de regeneración avanzada de especies características del bosque latifoliado bajo el dosel del pinar de P. donde también se encuentran dispersas latifoliadas características del bosque húmedo latifoliado como: Magnolia iltisiana. xalapensis y P. relativamente fértiles. P.

). En el sotobosque son comunes arbustos como Parathesis villosa. Jardel et al. Ficus. La composición de especies y la diversidad de estos bosques varían con la altitud. En los claros abundan las melastomatáceas (como Conostegia volcanalis) y compuestas (por ejemplo Podachaenium eminens).9) similares a los de bosques templados. Nivel Regional. Carpinus. cañadas y laderas cóncavas. Inga. Se considera que estos bosques.PRODERS Sierra de Manantlán. que aparecen fragmentados como resultado probablemente del cambio climático en el pasado geológico. Guarea. Algunos géneros como Cedrela. o Sebastiania hintonii. . 1993. La altura del dosel alcanza 25-30 m. Comparando con bosques tropicales. Vitis sp. El dosel está dominado por géneros de afinidad holártica característicos de los bosques deciduos de zonas templadas del hemisferio norte. Toledo 1982 y Wolfe 1985). Trophis y Trichilia se comparten con el bosque húmedo premontano latifoliado (bosque tropical subcaducifolio). más extendidos en el pasado y actualmente fragmentados y reducidos a refugios microclimáticos (Axelrod 1975. pero se presentan también géneros de afinidad tropical como Persea. 1993. Sin embargo. son un relicto de los bosques húmedos del Terciario. Oreopanax. estos bosques presentan índices de diversidad relativamente bajos (1. Esta heterogeneidad y el hecho de que tres cuartas partes de las especies arbóreas aparecen con baja frecuencia y densidad. Zanthoxylum. Dendropanx. Cornus. tiene importantes implicaciones para la conservación biológica: si se quiere mantener una muestra representativa de la biodiversidad del bosque húmedo montano bajo de latifoliadas.. Prunus. Muñoz 1992 y Santiago 1992). la variación de la composición entre rodales (diversidad ¾) es alta. 26 Es una formación dominada por latifoliadas de hojas membranosas. pero también debido a la influencia antrópica (Jardel et al. con algunos componentes esclerófilos. mesófilas. relacionados florísticamente con los bosques deciduos del este de Norteamérica (Miranda y Sharp 1950). Presentan una estratificación compleja y hay presencia de bejucos (Cestrum sp. como Quercus. Cinnamomum. A mayor altitud disminuyen tanto la riqueza de especies como el índice de diversidad de Shannon. Rapanea y Clusia. Tilia y Juglans. La heterogeneidad de la composición de estos bosques —que ocupan el 4% de la superficie de la Región de la Sierra de Manantlán— da lugar a que contengan alrededor del 40% de las especies arbóreas reportadas para el área de estudio. aunque la diversidad aparece con índices bajos. Euphorbia schlechtendalii. con suelos húmedos y ricos en materia orgánica.9 a 2. Estos bosques se encuentran asociados a valles. Clethra vicentina y Dendropanax arboreus son las especies más frecuentes. Rondelettia spp. será necesario proteger la mayoría de los rodales.

Tilia mexicana. Salix humboldtiana y Ostrya virginiana. Consideramos aquí que se trata de una asociación dentro del bosque de latifoliadas. 1996b). por ser una especie rara de distribución disyunta (Jardel et al. (1995). En el área de Las Joyas las especies características de este tipo de bosque son: Magnolia iltisiana. Nivel Regional. Cerro Alto de San Miguel) y en el valle del arroyo Manantlán. Bosque de Quercus (Robladas). Meliosma dentata. Sebastiana hintonii e Inga hintonii (Santiago 1992). Bosque Húmedo Montano Bajo transición a Seco. Styrax ramirezii e Ilex brandegeana. Symplococarpon purpusii. xalapensis y Q.3. Municipio de Autlán). Clusia salvinii. La Cumbre. En el sotobosque las especies arbustivas más comunes son Parathesis villosa y Euphorbia slechtendalii. Cinnamomum pachypodum. Rapanea jurgensenii. Dendropanax arboreus. Abies guatemalensis es un componente importante del bosque húmedo latifoliado (Ramos 1991. (1995) y Jardel (1992).1. extensiones considerables del bosque húmedo montano bajo de latifoliadas han sido desmontadas para la agricultura. candicans. Zinowiewia concinna. en la que se encuentran también Clusia salvini. Están dominados por el género Quercus y constituyen uno de . A. es considerada como bosque de galería por Vázquez et al. Las especies que la caracterizan son interesantes por ser la primera una endémica mesoamericana y la segunda por pertenecer a un género característico de los bosques andinos. Persea hintonii. El uso agrícola prolongado y el pastoreo de ganado conducen a la persistencia de praderas y matorrales por períodos prolongados. Los encinos más comunes son Q. Localmente se les denomina "robladas" o "robledales". Una interesante asociación de Matudaea trinervia y Podocarpus reichei se presenta en cañadas de la vertiente sur. 27 Debido a que los suelos donde estos bosques se desarrollan son los más fértiles en términos relativos a las condiciones del área montañosa. entre otros componentes del bosque húmedo montano bajo latifoliado. Fraxinus uhdei. Se encuentran también Fraxinus uhdei. A. Es interesante también la presencia de Acer skutchii en una pequeña área cercana a Corralitos (Ejido de Ahuacapán. Estos bosques corresponden al bosque de encino caducifolio de Jardel (1992) y Vázquez et al.PRODERS Sierra de Manantlán. Una asociación dominada por el aile (Alnus acuminata). Se observan algunas variantes del bosque mesófilo en el parteaguas de la Sierra a 1900-2300 m de altitud (Escarbadero de los Toros. por encontrarse siempre en los márgenes de arroyos permanentes.3. Santiago 1992). Clethra vicentina.

Lysiloma acapulcense. oocarpa en estos encinares. se observa una alternancia con el bosque seco (selva baja o bosque tropical caducifolio): este último se presenta en las laderas con exposición sur. las copas de los árboles no son afectadas por el fuego. gentryi. los incendios y el pastoreo de ganado. lo cual se relaciona con la estacionalidad del clima. En las partes altas presentan una transición con el bosque montano bajo de coníferas y latifoliadas. En algunos sitios es común Q. La presencia de Pinus maximinoi y P. En sitios bajos. se establece esta asociación. En cañadas relativamente húmedas. En las partes bajas. Nivel Regional. se presentan rodales dominados por Quercus aff. que reciben mayor radiación solar. Estos encinares se extienden entre los 400 y 1500 m de altitud. Además del hábito caducifolio. rodeadas por encinares.. Los encinares son explotados para la extracción de leña combustible y postería. relativamente más frías y húmedas. Son utilizados también como terrenos de pastoreo. Ésta última se hace dominante en sitios desmontados y sujetos a sobrepastoreo. La asociación de Quercus resinosa-Q.PRODERS Sierra de Manantlán. Son bosques bajos. En algunos sitios aparece mapeado como bosque mesófilo de montaña (CETENAL 1976) y corresponde a la variante de bosque mesófilo de sitios más secos y de baja altitud descritos por Muñoz . y en algunas áreas se encuentran significativamente alterados por este factor. Los incendios forestales son muy frecuentes y los encinos parecen estar bien adaptados a este fenómeno por sus cortezas gruesas y resistentes al fuego y la capacidad de sus plántulas para producir rebrotes cuando se quema su parte aérea. debido probablemente a los efectos combinados de la tala selectiva. ocupando el 27% de la superficie de la Región de la Sierra de Mananatlán (Jardel 1992). cuyos componentes arbóreos alcanzan alturas de 4 a 10 m y pierden sus hojas durante la temporada de sequía. es dispersa y poco abundante. Debido a que durante la sequía se encuentran sin hojas. Croton wilburi e incluso elementos de los bosques húmedos montano bajo y submontano latifoliados. las hojas de los árboles son marcadamente esclerófilas. cuyos componentes arbóreos llegan a alcanzar alturas de 20 m e incluso 30 m en el caso de los árboles del género Ficus. 28 los tipos de vegetación más extendidos del área de estudio. aparecen también Lysiloma acapulcense y Acacia pennatula. ocupando los ecotopos más secos. en las faldas de los cerros de La Petaca y La Lanilla y al sur cerca del valle de Cuzalapa y en Telcruz. Aparecen también Inga spp. castanea. y los encinares se encuentran en laderas orientadas al norte. magnoliifolia es la más típica de este bosque al oeste. junto con los encinos. Oreopanax peltatus.

Una asociación de Byrsonima crassifolia-Curatella americana-Quercus castanea se localiza en Barranca de la Naranjera. Es necesario un estudio más detallado de esta asociación en la Región de la Sierra de Manantlán. oocarpa que llegan hasta los 600800 m de altitud. e indican que queda por dilucidar cuál es el factor ecológico que la determina. Los mismos autores comentan la relación de esta vegetación con una comunidad similar para Cuba y Trinidad. tala y pastoreo en el lugar donde se le encuentra. como una formación sabanoide caracterizada por praderas con árboles dispersos.2. Esta vegetación es descrita como un tipo aparte por Rzedowski y McVaugh (1966) y considerada por Guzmán (1985). al norte de Casimiro Castillo. y en los sitios más cálidos y húmedos Pinus maximinoi. Para el occidente de Cuba. oocarpa o P. devoniana. lo cual consideran típico de las sabanas. se encuentran rodales de P. predominan rodales coetáneos o de dos edades dominados por pinos (Jardel 1991. Rzedowski y McVaugh (1966) señalan que los encinos llegan a ser un componente importante de la vegetación sabanoide. Jardel (1992) y Vázquez et al. Nivel Regional.3. lo cual es muy probable por el historial de incendios. la asociación de Byrsonima-Curatella. ya que no se presenta en suelos planos con drenaje deficiente. La explotación forestal y los incendios han sido factores de perturbación frecuentes en los sitios donde se observa esta asociación. Se encuentran también varias especies del género Quercus. entre los 700 y 1000 m de altitud. y exposiciones sur que reciben alta radiación solar). (1995). A. es considerada como una vegetación derivada de la degradación del bosque de Pinus caribaea y Quercus oleoides (Samek y Del Risco 1989). En este caso la incluimos como una asociación dentro del bosque submontano subhúmedo de latifoliadas esclerófilas por su ubicación en la misma zona de vida y por considerarla relacionada a los encinares. donde hay un buen drenaje. 29 (1992). En sitios relativamente más cálidos y secos que los que ocupa el bosque de Pinus douglasiana (laderas convexas. Olvera 1991). Bosque de Pinus-Quercus. Hacia el sur de la Sierra. de baja fertilidad. En sitios donde se realizaron cortas intensivas. Se localiza en una porción restringida al oeste de la Región. pendientes pronunciadas con suelos pedregosos. y con suelos ácidos. en la parte central y oeste de la Sierra. con una fisonomía sabanoide (denominada localmente "peralejal").PRODERS Sierra de Manantlán. en el Ejido Ayotitlán. para determinar si se trata de una vegetación derivada de perturbaciones antropogénicas y relacionada con los encinares. . y que su asociación con Byrsonima y Curatella llega a formar bosques densos. la especie dominante de pino puede ser P.

barcino (Cordia eleagnoides).PRODERS Sierra de Manantlán. Hura polyandra. Se considera que esta vegetación aparece abajo de los 1000 m de altitud. por lo que este bosque se considera semicaducifolio y nunca se ve totalmente defoliado. Enterolobium cyclocarpum.4. parota (Enterolobium cyclocarpum)— es muy apreciada y ha sido intensamente explotada. y lo consideraban la formación vegetal más amenazada de la región. pero su límite con el bosque montano bajo húmedo (bosque mesófilo de montaña) no ha sido definido con claridad. Trophis racemosa y Swietenia humilis. y se asemeja fisonómicamente y comparte varias especies con éste. rosa morada (Tabebuia rosea). caoba (Swietenia humilis). Bursera simaruba. Tabebuia spp. Brosimum alicastrum. se encuentra un bosque con componentes arbóreos latifoliados. Nivel Regional. 1978). primavera (Tabebuia chrysantha). A.. (1963). Bosque Húmedo Basal. claros y sitios perturbados es Cecropia obtusifolia. Es . Guarea glabra. Este tipo de vegetación ha sido uno de los más alterados por la influencia humana.. La madera de varias de sus especies —cedro rojo (Cedrela odorata. Su fisonomía es exuberante y contrasta marcadamente con los bosques secos que lo circundan. En sitios alterados por desmontes y fuego. C. La especie arbórea típica de bordes.4. Podemos suponer que la temperatura es el factor crítico. Entre las especies más características del bosque húmedo submontano. Ya en su estudio de la vegetación Rzedowski y McVaugh (1966) hacían referencia a la destrucción del bosque tropical subcaducifolio de la costa de Jalisco. pueden observarse pastizales inducidos con regeneración de algunas especies arbóreas del bosque. Al parecer existe una transición gradual de la composición de especies entre ambas formaciones. Bosque de latifoliadas subcaducifolio (Selva mediana) En las partes bajas de la Región de la Sierra de Manantlán. Extensas áreas han sido deforestadas y sustituidas por pastizales y cultivos agrícolas. Ficus spp. Cedrela odorata. Calophyllum brasiliense. con precipitación pluvial mayor a 1400 mm o en cañadas húmedas. se encuentran Aphananthe monoica. Esta hipótesis debe ser comprobada. y que corresponde al bosque tropical subcaducifolio de Rzedowski (1978) o selva mediana subperennifolia de Miranda y Hernández X. La mayoría de los elementos arbóreos pierden sus hojas por períodos cortos durante la sequía.1. que alcanzan entre 20 y 30 m de altura. y que las especies de afinidad neotropical comienzan a disminuir en proporción respecto a las especies holárticas al pasar la isoterma de los 16-18° C que corresponde a la "línea de escarcha" del diagrama de Holdridge (1947. 30 A. salvadorensis).

Bosque de latifoliadas caducifolio (Selva baja). Esta unidad de vegetación corresponde al bosque tropical caducifolio. muchas veces abiertos. Nivel Regional. aparecen varias especies de Ficus y especies de la selva mediana como Enterolobium cyclocarpum. Aparece en esta zona de vida como una asociación edáfica. Sobre suelos aluviales profundos se encuentran Salix bonplandiana y Astianthus viminalis.5.5. en zonación con el bosque caducifolio que ocupa los valles y suelos húmedos. Véase A. mango.PRODERS Sierra de Manantlán. Brosimum alicastrum forma rodales que fisonómicamente pueden asignarse a este tipo de vegetación de galería..1. selva baja caducifolia o bosque tropical seco. En algunos lugares perturbados.5. algunas de ellas espinosas.3 Bosque de galería. etc. Cercidium praecox. Bosque Seco Basal. Cochlospermum vitifolium. A. y a veces aparecen mezclados con los componentes naturales del bosque especies de frutales como mamey.2. A. en suelos pedregosos de laderas convexas y parteaguas. 1993). Brosimum alicastrum forma rodales casi puros.4. Se trata de un bosque bajo. y probablemente ha sido favorecido por la tala selectiva de otras especies asociadas. Entre las especies más comunes se encuentran Amphipterygium adstringens. El estrato arbóreo del bosque húmedo submontano es mantenido también como sombra para cafetales. selva baja caducifolia o bosque tropical seco. Celtis caudata. anona. Ceiba pentandra. con componentes arbóreos de 3 a 10 m de altura. Jacaratia . Bursera spp. dominado por latifoliadas caducifolias. ha sido una de las razones para conservarlo. Guaiacum coulteri. A. En algunos valles estrechos. A. Heliocarpus terebinthinaceus. 31 notoria en algunos sitios la presencia de la palma Acrocomia mexicana. frutos y semillas de este árbol como forraje. Este tipo de vegetación corresponde a bosques asociados a los márgenes de ríos y arroyos permanentes. Sobre rocas. Fouquieria formosa. y no existen elementos aún para diferenciar asociaciones. Bosque de latifoliadas caducifolio (Selva baja). El valor que se le da a la hojarasca. El bosque húmedo submontano ha sido también poco estudiado (García 1992. Muñoz et al.4. Esta formación corresponde al bosque tropical caducifolio.

es que la mayoría de los asentamientos humanos del área de estudio se encuentran en las partes bajas. el índice de diversidad de Shannon para el estrato arbóreo. Superficies considerables de estos bosques presentan condiciones de deterioro y han sido mapeadas como selvas secundarias en las cartas de CETENAL (1976). (1987) para la cercana Estación Biológica de Chamela. Aunque estos bosques ocupan una cuarta parte de la superficie de la Región de la Sierra de Manantlán. respecto . microphyllum. La presencia de rodales dominados por el pitayo —Stenocereus queretaroensis— ("pitayeras"). Según los resultados de Lot et al. los desmonte para la agricultura y la siembra de pastos. dentro de un sitio permanente de investigación de 1 hectárea. En sitios severamente perturbados. con otros elementos dispersos característicos de bosques secos submontanos. 32 mexicana.. la ganadería extensiva y la extracción de recursos forestales.). Pithecellobium acatlense y Pseudobombax ellipticum. alimenticias y forrajeras. postería y material para construcciones rústicas. pers. Una de las razones de su alteración. En el área de estudio.08) y basal (3. desde leña. (1993) encontraron 211 especies de 61 familias. hasta diversas plantas medicinales. com. más alto que el de sitios similares dimensiones de bosque húmedo latifoliado montano bajo (2. siendo el tipo de vegetación más extendido después del bosque submontano subhúmedo de latifoliadas esclerófilas. los bosques tropicales secos de esta región costera de Jalisco son los que presentan valores de diversidad más altos entre los bosques tropicales secos del mundo (Gentry 1988).PRODERS Sierra de Manantlán. el bosque seco es substituido por matorrales de Acacia spp. ("huizacheras").53) Los bosques secos submontanos han tenido una fuerte presión antrópica a través del uso del fuego. Siguiendo la discusión que presentan los trabajos citados en el párrafo anterior. puede ser resultado también de la influencia humana. El bosque seco es la vegetación con mayor diversidad florística en el área de estudio. fue de 3. a través de la selección deliberada de esta especie utilizada por su fruto (Benz. Nivel Regional. L. Rzedowski y McVaugh (1966) describen un tipo de vegetación al cual denominan "matorral subtropical". Stenocereus queretaroensis y Neobuxbaumia mezcalaensis (Vázquez et al. 1995). el cual aparece también en los trabajos de Cuevas y Nuñez (1988) y Jardel (1992).56. y corresponde por su composición florística a los matorrales de Acacia spp. Muñoz et al. Se encuentran también cactáceas arborescentes como Pachycereus pecten-aboriginum. Lysiloma acapulcense. han sido muy poco estudiados y actualmente se conoce muy poco a patrones de diversidad y distribución de las especies que lo componen.

con un sotobosque dominado por Ternstroemia lineata y manchones de especies del bosque mesófilo.1. 1995.1. B. (1995) como bosque de encino subperennifolio. candicans y Q. . Rugosa en laderas y Q. y considerando las observaciones realizadas en campo. particularmente Oreopanax xalapensis. 33 al posible origen del matorral subtropical en la alteración del bosque tropical caducifolio. Se encuentra en laderas o cañadas y en terrenos semiplanos con depresiones kársticas. castanea en parteaguas y cimas. Bosque de Latifoliadas (Bosque mesófilo de montaña). En las cartas de CETENAL (1976) aparecen como bosque de encino-bosque mesófilo de montaña. B. B. rugosa. exposición (predominantemente hacia el norte) y la ocurrencia de inversiones térmicas en las cañadas de la parte alta de Cerro Grande. laurina. se caracteriza por la presencia de Abies religiosa. Olvera y Moreno 1991). son considerados una etapa seral del bosque húmedo latifoliado (Jardel et al. que se mantiene debido a perturbaciones recurrentes de fuego y desmonte. En los sitios relativamente más húmedos de la meseta de Cerro Grande predomina un bosque de encinos dominado por Quercus laurina en los sitios más altos o exposiciones norte.1 y B. Styrax ramirezii y pinos (P. así como Abies guatemalensis. candicans con regeneración de especies como T. pseudostrobus) son dominantes. Rodales de Q. Q. pseudostrobus. Este tipo de bosque mixto de pinos y encinos. (1995) describen como matorral subtropical. B. Styrax ramirezii y Oreopanax xalapensis. que en algunos sitios llega a ser codominante.3. Bosque de Pinus-Quercus-Abies (Bosque de pinabete). Garrya laurifolia y Salix paradoxa. sobre "andosoles" o luvisoles. Bosque Húmedo Montano Bajo7 .1. Bosque de Quercus-Latifoliadas (Bosque de encino-mesófilo de montaña). Los pinos (Pinus montezumae y P. Ilex tolucana. Q. o que constituye una etapa seral en el reestablecimiento del bosque. el encino oreja de ratón (Quercus crassipes) es abundante y en ocasiones aparece como codominante. lineata.1. este corresponde más bien a la vegetación secundaria que se observa en el bosque húmedo montano bajo de latifoliadas. Respecto a lo que Vázquez et al.2. P. leiophylla) aislados. Zona este (Cerro Grande). B. El bosque de pino-encino-pinabete está asociado con los sitios más fríos.2 está basada en Jardel 1995b. debido a su altitud (>2300 m). Q. laurina o Q. Otras especies presentes son Alnus jorullensis. en el presente trabajo consideramos que el matorral subtropical es una vegetación derivada de la alteración del bosque seco submontano.PRODERS Sierra de Manantlán. Nivel Regional. P. 7 La descripción de las unidades B. y en Jardel (1992) y Vázquez et al. montezumae.1.

(1995) y Jardel (1992). consideramos que esta asociación representa un bosque mixto de pinos y encinos alterado por la explotación forestal. Han sido estudiados por Olvera y Moreno (1991).. B. mientras que Ternstroemia lineata es la especie más común en el subdosel y en claros de sitios perturbados. Q. Symplocos citrea. Otros componentes son Arbutus xalapensis. denominados bosque de encino subperennifolio en Vázquez et al. Este tipo de bosque presenta una composición de especies similar a la del bosque de pino-encino-pinabete. leiophylla) aparecen aislados en estos bosques. pseudostrobus) se encuentran dispersos y Abies religiosa aparece solo ocasionalmente. Oreopanax xalapensis. Otras especies presentes son Alnus jorullensis. se encuentran bosques dominados por encinos (Q. se presenta un bosque dominado por Quercus crassipes (encino oreja de ratón).. Abies guatemalensis es un componente de algunos rodales (Figueroa 1991).5. Nivel Regional. y secas debido al drenaje del suelo. Bosque de Pinus. Tomando en cuenta que el área ha estado sujeta a explotación forestal. Bosque de Quercus-Pinus. castanea. laurina). En la parte central de la meseta de Cerro Grande (ejidos El Terrero y Toxín). B.6. laurina.1. Ostrya virginiana. En el área de Toxín se encuentran rodales con abundancia de Cornus disciflora. La especie dominante absoluta en el dosel es Cupressus lusitanica. se encuentran en sitios que corresponden a parcelas de cultivo abandonadas o lugares afectados por incendios forestales.PRODERS Sierra de Manantlán. Bosque de Cupressus (Cipreseras). crassipes. B. pseudostrobus. Zinowiewia concinna y Dendropanax arboreus (Santiago 1992). Q. rugosa). Q.1. Arbutus xalapensis y Prunus serotina. Pineda y Sánchez-Velásquez 1992). ha dado lugar a un aumento de la dominancia de los encinos. candicans y Q. Alnus jorullensis y Prunus serotina. En valles con depresiones kársticas. Rodales puros de Pinus pseudostrobus. puede suponerse que la corta selectiva de pino a la que hacen referencia antiguos cortadores de madera del área. Persea sp. Los pinos (P.4. Ilex tolucana. La diferencia con este es que Quercus crassipes constituye la especie dominante. leiophylla. que son el componente dominante en el dosel. comúnmente conocida como cedro blanco y en el área de estudio como ciprés. Otras especies características son Clethra sp. 34 En Cerro Grande la composición del bosque mesófilo de montaña está caracterizada por la abundancia de encinos (Q. a veces mezclados con P. P. los pinos (Pinus leiophylla y P. En rodales con árboles altos de ciprés (>20 m de altura) se observa . Esto ha sido demostrado en otros bosques de México (Negreros y Snook 1984.1. P. Por lo tanto. generalmente con condiciones frías debido a inversiones térmicas durante el invierno. devoniana.

y algunos sitios en geoformas cóncavas. Mimosa galeottii. Los análisis de clasificación y ordenación muestran que es difícil diferenciar al bosque de encino colorado del bosque de pino-encino. Bosque de Pinus-Quercus. En sitios abiertos puede mezclarse con Pinus y con madroño (Arbutus xalapensis). Las arbustivas dominantes en claros y bosque abierto. Sin embargo no hay evidencia conclusiva al respecto para los rodales maduros. leiophylla aparece con menor frecuencia. Como especies asociadas aparecen Pinus pseudostrobus.3. donde aparece también Symplocos citrea. Calliandra. Es probable que. y el membrillillo. B. Con el segundo tipo de bosque. y la primera llega a ser codominante en algunos sitios. quedando como un arbusto del sotobosque. aparece en claros. En sitios donde los pinos son escasos. ya sea a través de la plantación o de la apertura de claros. B. Q. siendo desplazado cuando se cierra el dosel de pinos. lineata y A. Ternstroemia lineata es frecuente como árbol bajo o arbusto. B. Nivel Regional. El jazmincillo. El gato. la diferencia es la fisonomía (véase B. los pinos son dominantes en rodales jóvenes (<40 años de edad promedio). además de diferencias en las condiciones de sitio. La composición de este bosque es similar a la del bosque de pino-encino y a la del encinar caducifolio o bosque de encino colorado-roble de Cerro Grande. hay indicios de que se efectuó tala selectiva. con Ternstroemia lineata y encinos (Q. en sitios afectados por incendios forestales superficiales.2.1. en las mismas condiciones que el bosque de encino-mesófilo de montaña. En algunos sitios la dominancia de los pinos es mayor. Quercus castanea. pero no crece mucho. En desmontes abandonados. su densidad aumenta en sitios relativamente húmedos. . Bosque Húmedo Montano Bajo transición a Seco.2. particularmente en sitios húmedos (formas de relieve cóncavas). 35 un estrato arbóreo bajo o arbustivo. obtusata y Arbutus xalapensis son comunes en este tipo de bosque. Ternstroemia lineata es común en el sotobosque.2. siendo más abundante en los sitios más altos o en exposiciones más frías. rugosa. P. Q. P. Quercus obtusata (roblillo) y Arbutus xalapensis. Se consideró como una vegetación azonal. xalapensis. Bosque de Quercus castanea-Pinus (Bosque de encino colorado).PRODERS Sierra de Manantlán. montezumae se encuentra también. laurina).2. son el timbe. Ceanothus coeruleus. influya el historial de manejo. El bosque de encino colorado se caracteriza por la dominancia de Quercus castanea. La especie dominante es Pinus pseudostrobus. posiblemente originada por la influencia humana que ha favorecido su propagación. Se encuentra en lomeríos y parteaguas. generalmente con árboles dispersos.1) y la presencia de los pinos. La diferencia con el primero es la dominancia de los encinos y la mayor densidad de T.

Bursera simaruba. Pueden aparecer otras especies características de los encinares caducifolios (Vázquez et al. Bosque Húmedo Montano Bajo transición a Seco Basal.PRODERS Sierra de Manantlán.5. denominados localmente "otateras". Bosque de latifoliadas subcaducifolio (Selva mediana). El encino colorado (Quercus castanea) es la especie dominante.1. B. B. B. con pendientes pronunciadas y suelos someros. Q. Estos bosques prácticamente no han sido estudiados. Las especies mas comunes son Brosimum alicastrum. Cecropia obtusifolia es común en claros.3. Se diferencia fisonómicamente del bosque de encino colorado por el porte de los árboles. y fisonómicamente son más bajos. Bosque Húmedo Basal. magnoliifolia. No se presentan cauces de agua permanente en esa ladera. aparecen rodales extensos de Otatea acuminata ssp.4.3.2. En sitios que en un tiempo fueron desmontados y quemados. se presentan manchones de este bosque en laderas rocosas. Jardel 1992).5. Nivel Regional. 1995. B. el período en que pierden sus hojas es más prolongado. 36 B.5. En las faldas sur y oeste de Cerro Grande. mezclado con roble (Quercus obtusata). B. presentan condiciones de menor precipitación pluvial que los de la parte norte y sur. Bosque de latifoliadas caducifolio (Selva baja). Las condiciones de fuerte drenaje dan lugar a un ambiente seco. El bosque aparece bastante fragmentado y perturbado. En sitios perturbados se encuentra Mimosa galeottii. y por lo tanto no aparecen bosques húmedos. a pesar del clima relativamente húmedo. conocidas como robles (Q.1. En las partes más bajas (1600-1800 m de altitud) entra en transición con la selva baja caducifolia y se encuentran Ipomoea cuernavacensis y Lysiloma acapulcense.1. peduncularis). Bosque de latifoliadas caducifolio (Selva baja). siendo estos más ramificados y torcidos. Bosque de Quercus (Roblada). Los pinos están ausentes en este tipo de vegetación. . Bosque Seco Basal.4. que es más bajo. aztecorum. El bosque de latifoliadas subcaducifolio de Cerro Grande está severamente perturbado y reducido a pequeños manchones en terrenos de los ejidos de Platanarillo y Campo Cuatro. B. Los bosques secos submontanos de la parte noreste de la Región de la Sierra de Manantlán (faldas de Cerro Grande).

kikuyu (Pennisetum clandestinum). En las laderas de la Sierra se observan cultivos agrícolas de ladera. bufel (Cenchrus cilians). Definimos a este paisaje como un complejo de vegetación. en el ejido Ayotitlán. Pastizales inducidos. Dentro del complejo de agricultura-matorrales-pastizales puede ubicarse a las praderas de Zea diploperennis del área de San Miguel. estrella africana (Cynodon nlemfluensis). y que tienen un uso temporal.5. Sobre suelos aluviales profundos se encuentran Salix bomplandiana y Astianthus viminalis. sino considerando que se trata de un sistema que.). que en algunos casos han substituido a los coamiles.3. el ródex (Chloris gayana). 37 B. se mantiene relativamente estable. Nivel Regional. Bothriochloa sp. ya que el sobrepastoreo y la sucesión de plantas leñosas tienden a limitar el tiempo de uso de los potreros. denominados coamiles. El terreno es utilizado durante dos. quemados y sembrados principalmente con maíz.. y luego dejado en barbecho por un período de tiempo similar. Consideramos aquí también a los terrenos con pastizales inducidos. C. Parte . la janagua (Hyparhemia rufa). C. Estos terrenos son desmontados. utilizando coa o bastón plantador y en ocasiones arado. para dedicarlos al pastoreo de ganado. tres o más años para el cultivo. encontrándose entre las más comunes el zacate guineo (Panicum maximum). pará (Urochloa mutica) y algunas especies nativas como el pataixte o zacate grullo (Ixophorus unisetus). cuyo manejo en asociación con el cultivo de maíz ha sido descrito por Benz et al. Este tipo de vegetación corresponde a bosques asociados a los márgenes de ríos y arroyos permanentes. Complejo de agricultura de ladera-pastizal-matorral. el "agropogon" (Andropogon sp. C. no sólo para facilitar su cartografía. La agricultura permanente en el área de estudio incluye los terrenos que se mantienen año con año bajo cultivo.1. Vegetación cultivada y asociada a terrenos desmontados para fines agropecuarios. C.PRODERS Sierra de Manantlán. Bosque de galería. Agricultura permanente. chilacayote o frijol.3. (1990). en conjunto. principalmente en los terrenos planos en la cuenca de Cuzalapa o en las márgenes del río Ayuquila en San Pedro Toxín. Pastos sembrados o inducidos en terrenos desmontados. En la composición de estos pastizales predominan especies introducidas —muchas de ellas de origen africano—.2. a veces asociado con calabaza. Esta agricultura con ciclo de barbecho da lugar a un paisaje en el cual se alternan los terrenos cultivados con la vegetación en diferentes etapas serales.

Nivel Regional. . El maíz y frijol son los cultivos predominantes. También se encuentran huertas de frutales. 38 de estos terrenos cuentan con riego.PRODERS Sierra de Manantlán.

T: biotemperatura media anual (°C). Manantlán Las Joyas+ El Terrero Tapalpa Neverías& Las Capillas& A 3 28 35 40 145 320 340 450 494 600 625 900 952 970 1013 1220 1276 1280 1331 1580 1950 2100 2100 2500 2770 T 26.0 16.4 24.2 23.1.4 23. 1993).5 23.7 25. Las estaciones corresponden a las citadas por García (1973). de Tula R.7 26.0 24. Localidad Manzanillo Armería Tomatlán Tecomán Cihuatlán Coquimatlán C. P: precipitación pluvial anual (mm). → indica transición.PRODERS Sierra de Manantlán.6 27.0 10. Nivel Regional. 39 CUADRO 3. IMECBIO) y con &.5 21.8 25.6 15. Determinación de las zonas de vida para las estaciones meteorológicas de la Región de la Sierra de Manantlán y su región de influencia (basado en Jardel.4 18.4 P 1070 710 905 660 1049 868 1638 1936 861 495 1500 1602 852 1310 729 878 718 796 787 1356 1727 1400 849 >1500 >1500 Zona de vida Bosque seco* Bosque muy seco → seco* Bosque seco → muy seco* Bosque muy seco* Bosque seco* Bosque seco* Bosque seco → húmedo* Bosque húmedo* Bosque seco* Bosque muy seco* Bosque húmedo Bosque húmedo Bosque seco Bosque húmedo → seco Bosque seco Bosque seco Bosque seco Bosque seco Bosque seco Bosque húmedo → montano bajo Bosque húmedo montano bajo Bosque húmedo montano bajo Bosque seco montano bajo Bosque muy húmedo montano Bosque muy húmedo montano .3 23. el asterisco (*) indica transición a tropical.0 23. A: altitud (msnm).5 23. Castillo Purificación Colima Tolimán Comala Ayotitlán El Grullo Cuahutémoc Autlán Ejutla V.1 21.5 26. Carranza Tecolotlán U.9 26. Todas corresponden a la región latitudinal subtropical.6 26. inferido a partir del cálculo del gradiente altotérmico. excepto las marcadas con + (registros del Instituto Manantlán de Ecología y Conservación de la Biodiversidad.3 21.8 12.7 24.

Nivel Regional.04 0.275.3 1.7 690.939.901.10 10.01 100.8 298.131.1 194.78 17.3 310.71 0.56 5.0 36.29 0.642.12 1.0 87.2 247.3 230.1 415.012.931.47 0.282.504.8 8.6 9.00 .PRODERS Sierra de Manantlán.17 11.7 360. 40 CUADRO 3.214.7 18.500.131.902.23 0.4 12.7 30.7 171.4 4.096. de acuerdo con la cartografía de INEGI escala 1:250.07 18.914.47 24.04 0.01 0.43 0. Superficie por tipo de vegetación en la Región de la Sierra de Manantlán.15 0.56 2.1 742.7 % 0.000 Tipo de vegetación Bosque de oyamel Bosque de pino Bosque de pino-encino Bosque de encino-pino Bosque de encino Bosque mesófilo de montaña Selva mediana subperenifolia Selva baja caducifolia Mezquital Bosque de galería Manglar Tular Palmar Sabana Vegetación dunas costeras Vegetación halófila Matorral subtropical Pastizal Agricultura Area sin vegetación Total general Superficie (ha) 2.29 1.490.02 0.0 3.700.2.

1. Bosque de Pinus-Quercus-Abies B.1.2.2.5. Bosque de Pinus B.2.2.000.3.2.4.1.3. Bosque de latifoliadas subcaducifolio A. UNIDADES DE VEGETACIÓN A. Bosque de Quercus-Pinus A. Zona centro-oeste de la Región de la Sierra de Manantlán A.1.5.3. Bosque de Quercus-Latifoliadas B. Bosque de galería RZEDOWSKI 1978 Bosque de Abies Bosque de Pinus Bosque mesófilo de montaña Bosque de Pinus Bosque de Quercus Bosque de Pinus Bosque mesófilo de montaña Bosque de Quercus Bosque de Pinus Bosque tropical subcaducifolio Bosque tropical caducifolio Bosque de galería Bosque tropical caducifolio Bosque de Abies Bosque de Quercus Bosque mesófilo de montaña Bosque de Quercus Bosque de Pinus Bosque de Cupressus Bosque de Quercus Bosque de Pinus Bosque de Quercus Bosque tropical caducifolio Bosque tropical subcaducifolio Bosque tropical caducifolio Bosque de galería C.3. Bosque Húmedo Montano Bajo B.PRODERS Sierra de Manantlán. Bosque Seco Basal A.1. Bosque de Pinus (Quercus) A.3.1.5.1.1. Bosque Húmedo Basal A. Bosque de Pinus-Quercus A.1. Bosque de latifoliadas caducifolio B. Agricultura permanente -- .2.6.3. Bosque de latifoliadas A.4.1.4.2.5. Bosque de Pinus-Quercus/Latifoliadas A.1.1. Bosque de Pinus-Quercus-Abies A.2.5.2. Bosque de latifoliadas caducifolio B. Vegetación cultivada y asociada a terrenos desmontados para fines agropecuarios C.3. Bosque de Cupressus B.4. Bosque Húmedo Montano Bajo A.4.5.1. Bosque de latifoliadas caducifolio B. 41 CUADRO 3. Bosque de Latifoliadas B. Unidades de vegetación de la Sierra de Manantlán (IMECBIO 2000. Bosque de Pinus-Quercus B. Bosque Húmedo Basal B. Bosque de Quercus A. Bosque de Quercus B.2.1.3.1.3.2.4.3. Bosque de Pinus-Quercus A.1.2. Bosque de Quercus-Pinus B. Bosque de Latifoliadas A. Bosque Seco Basal B.2. Zona este (Cerro Grande) B. Bosque Húmedo Montano Bajo transición a Seco B.1.1.2. Complejo de agricultura de ladera-pastizal-matorral-bosque -fragmentado C. basado en Jardel 1993 con modificaciones) y su relación con los tipos de vegetación de México de Rzedowski (1978) y las unidades del mapa de vegetación 1:250.1.4. Nivel Regional.5.2. Bosque Muy Húmedo Montano A.1. Bosque de latifoliadas caducifolio A. Bosque Húmedo Montano Bajo transición a Seco A.3. Bosque de Quercus-Pinus B.4. Bosque Húmedo Montano Bajo transición a Seco Basal B. Bosque de galería A. Pastizales inducidos -C.1.3.1.2. Bosque de latifoliadas subcaducifolio B.

En la región de estudio. y en su territorio evolucionó la flora más diversa del planeta (Raven y Axelrod 1974. como el Himalaya o Indonesia. Mientras que Norteamérica tuvo conexiones importantes con Eurasia.2. Benz y Jardel 1989). Sudamérica y Norteamérica se habían acercado lo suficiente para que hubiera cierto intercambio biológico a través de cadenas de islas. Estas condiciones únicas y notables se observan en muy pocos lugares del mundo. Norteamérica y Sudamérica fueron continentes separados. La combinación de los procesos geológicos y de los fenómenos de dispersión y evolución de la biota dieron lugar a la formación de lo que Halffter (1987) ha denominado Zona Mesoamericana de Transición Biogeográfica. Otro elemento importante es la historia geológica. Marshall 1988). Hace unos 7 millones de años. Bye 1993. 1993. la tala y desmonte. 1993). El Occidente mexicano es un área donde aún persiste . y en pocos kilómetros es posible transitar desde zonas cálidas cubiertas por bosques tropicales hasta montañas cubiertas por bosques de coníferas. Los seres humanos han sido creadores de nuevas variedades de plantas a través de la domesticación y selección de los cultivos. Gentry 1982). amenazados a su vez por nuevas transformaciones ecológicas inducidas por cambios socioeconómicos y culturales (Hernández X. y que esto incluye especies y variedades que representan importantes recursos genéticos. que está formado por especies de plantas que representan un relicto de la flora del Terciario del hemisferio norte. complejidad orográfica e historia geológica. muchas especies de plantas y animales encuentran su límite de distribución geográfica hacia el norte o el sur del continente. en donde es posible observar el paso de las selvas tropicales a los bosques templados y las zonas semiáridas y la presencia de comunidades bióticas únicas como el bosque mesófilo de montaña. predominan condiciones climáticas subtropicales. Gentry 1982. lo abrupto de la topografía y la amplitud altitudinal dan lugar a una sucesión de climas y tipos de vegetación. como consecuencia de su ubicación latitudinal. 41 3. Sudamérica estuvo casi totalmente aislada del resto de los continentes durante 60 millones de años. cuyas biotas evolucionaron independientemente. El Occidente mexicano se encuentra en un extremo de esa zona de transición biogeográfica. Si bien esto ha sido un factor de extinción o extirpación de algunas especies y comunidades.7. A lo que podemos considerar la diversidad ecológica natural se suma la diversidad de condiciones creadas por factores antropogénicos (Jardel 1994a). Diversidad biológica Además de su gran riqueza biológica. hasta que 3 millones de años antes del presente emergió Centroamérica. formando un puente a través del cual ha ocurrido un interesante fenómeno de intercambio de plantas y animales (Raven y Axelrod 1974. debido a la deriva continental. es cierto también que se ha producido diversidad asociada al hombre. Crosby 1988). el uso del fuego y la explotación de especies particulares (Anderson 1955. donde se presenta una notable mezcla de plantas y animales de diferentes orígenes biogeográficos. la domesticación. la región de estudio es notable también por sus características biológicas únicas: se encuentra dentro de una región de transición biogeográfica. y de nuevas comunidades de plantas y animales a través de la transformación de las comunidades naturales por la introducción de especies exóticas. Jardel et al. A la latitud en que se encuentran Jalisco y Colima (18° a 23° de latitud N). mezcladas con especies de los trópicos del Nuevo Mundo (Rzedowski 1978. Nivel Regional.PRODERS Sierra de Manantlán.

Rzedowski 1978). 44 géneros y alrededor de 200 especies (Nieves 1989). deslizamientos de suelos. Es importante considerar el hecho de que algunos hábitats marcadamente influidos por perturbaciones antropogénicas (pinares.) y la influencia humana a través del uso del fuego y la explotación de los recursos naturales durante varios siglos. la historia geológica de Mesoamérica y el gradiente altitudinal. aún está en proceso de estudio. se presenta un interesante fenómeno de transición biogeográfica y una mezcla de especies con afinidades con la flora de las regiones Holártica y Neotropical. pero puede señalarse que unas 30 especies de plantas vasculares han sido reportadas hasta ahora únicamente para la Región de la Sierra de Manantlán (véase más adelante). muchas de ellas endémicas (como Zea diploperennis). Su flora vascular está compuesta por más de 3000 especies pertenecientes a 281 géneros y 187 familias. Las plantas cultivadas representan un componente muy importante de la flora de la Región de la Sierra de Manantlán. 1979). pariente sivestre del maíz cuyo descubrimiento llamó la atención sobre el valor de la Región de la Sierra de Manantlán para la conservación de la biodiversidad. y es un proceso activo de intercambio de material genético (Louette 1994). es probable que un 50% de las especies presentes en el área de estudio puedan considerarse endémicas al territorio nacional. Jardel 1991. matorrales secundarios y pastizales. tormentas. 1995). tanto en términos de diversidad de especies como de diversidad genética. En cuanto al endemismo local. presentan un potencial para la recuperación de áreas degradadas o bien son fuente importante de recursos forestales (Jardel 1992). Nivel Regional. que son fuente importante de recursos naturales (Benz et al. Tanto la riqueza de especies como otros aspectos de la flora de la Región de la Sierra de Manantlán pueden considerarse únicos. 1993) albergan una alta diversidad de especies. La diversidad de tipos de vegetación y condiciones de hábitat está determinada por un conjunto de factores físico-geográficos e históricos. El manejo de las variedades de maíz tradicionalmente cultivadas juega un papel muy importante en la conservación de recursos fitogenéticos. la Región de la Sierra de Manantlán forma parte de una zona de transición biogeográfica (Halffter 1987. 3. etc.7. 1990. como factor determinante en la . Además de la frecuencia de elementos endémicos que caracteriza a las zonas montañosas (Kruckeberg y Rabinowitz 1985).2. 42 una alta diversidad de plantas cultivadas y de recursos silvestres conocidos y utilizados por la población local. introduciendo presiones selectivas en la evolución de las especies. han contribuido también a la variedad de condiciones de hábitat y a la conformación del paisaje actual.PRODERS Sierra de Manantlán. En hongos se han reportado 32 familias. Por la ubicación latitudinal de la Región de la Sierra de Manantlán. Vázquez et al. El régimen de perturbaciones naturales (ciclones. 1994). que representan alrededor del 40% de la flora vascular del Estado de Jalisco y aproximadamente el 10% de la de México (Cuevas et al. Si consideramos los niveles de endemismo reportados para México (Rzedowski 1991 y 1993). 2000. Entre los endemismos más notables se encuentra el teocintle diploide perenne Zea diploperennis (Iltis et al. encinares. El papel de la influencia humana a lo largo de la historia.1 Flora La variada y compleja cubierta vegetal de la Región de la Sierra de Manantlán alberga una gran riqueza florística.

en peligro de extinción o que requieren protección especial. que constituyen el 58% de las reportadas por Mickel (1992) para la Nueva Galicia. Nivel Regional. y las otras dos a bosques secos y húmedos de tierras bajas. .4. Destacan como especies endémicas locales Cheilanthes pellaeopsis y Elaphoglossum manantlanense. y como endémicas del Occidente de México Adiantum mcvaughii y Anemia multiplex.7 1. debe de ser considerado como un elemento central en la definición de la estrategia de conservación de la biodiversidad del área. Biológica Los Tuxtlas Géneros 929 862 828 672 362 434 473 Especies 2611 2640 1907 2065 695 754 752 Proporción spp/gen 2. La Región de la Sierra de Manantlán es hasta la fecha el único lugar conocido del Estado de Jalisco donde se encuentran helechos arborescentes. véase el trabajo de Vázquez et al.3 3. aunque esta última corresponde a bosques subtropicales de montaña.9 1. Rzedowski 1993 y Vázquez et al. Ibarra y Sinaca 1987. al igual que en otras partes de México (Bye 1993. Hernández X. mexicana (Cuevas y Nuñez 1994).1 2.PRODERS Sierra de Manantlán. Para un listado completo de la flora vascular conocida de la Sierra de Manantlán. Este grupo está representado por 18 familias. Lot 1985. raras. Región Sierra de Manantlán Baja California Península de Yucatán Valle de México Estación Científica Las Joyas Estación. (1995).1 1. la introducción de especies y las presiones selectivas a través del régimen de perturbaciones y el manejo de los recursos naturales). 52 géneros y 163 especies. 43 riqueza y diversidad de la flora de la Región de la Sierra de Manantlán (a través de la manipulación directa de las plantas cultivadas. 1995). Biológica Chamela Est. de las especies Cyathea costaricensis y C. A continuación se señalan algunos aspectos notables de diferentes grupos de la flora de la Región de la Sierra de Manantlán. Comparación de la riqueza de la flora fanerogámica conocida de la Sierra de Manantlán con otras regiones de México (basado en Cuevas 1994.8 3. 1993.6 (a) Helechos y plantas afines. amenazadas. CUADRO 3. véase también Anderson 1957). En el cuadro 3.4 se compara la riqueza de la flora fanerogámica de la Sierra de Manantlán con la de otras regiones de México y se presentan también datos comparativos de dos estaciones biológicas de tamaño similar al de Las Joyas. El anexo 3 presenta el listado de especies de plantas endémicas.

3. Se presentan 140 familias. Desde el punto de vista tanto biológico como económico. Encyclia (18) y Oncidium (16). Digitaria paniculata. Sobresalen como endémicas locales Agrostis novogaliciana. incluyendo un gran número de especies maderables (ca. Muhlenbergia (21). El género Quercus (al que corresponden los robles y encinos) es particularmente importante desde el punto de vista utilitario como fuente de madera de aserrío y combustible (leña y carbón). La familia Gramineae es la más diversa con 221 especies. Entre los valores principales del área destacan. con interesantes implicaciones biogeográficas. medicinales y con otros usos diversos (Benz et al. González 1991). 1994. De este grupo se han registrado 19 familias. 716 géneros y 1968 especies. 1996b). 100 especies). Leguminosae con 221 y Euphorbiaceae con 100. Tillandsia (19). Este grupo se encuentra representado por 4 familias. 208 géneros y 629 especies. Entre las dicotiledóneas se encuentran importantes recursos fitogenéticos. incluyendo 2 especies de Abies y 11 taxa infragenéricos del género Pinus (9 especies. Se han encontrado también especies de distribución disyunta. Rondeletia manantlanensis. y un gran número de especies alimenticias. Fauna silvestre La fauna silvestre es uno de los componentes importantes de la alta diversidad biológica de la Región de la Sierra de Manantlán. (c) Dicotiledóneas. Salvia (36 especies). cifra que corresponde al 40% de las especies reportadas para Nueva Galicia (McVaugh 1992). Los géneros con mayor número de especies en este grupo son Cyperus (25). Desmodium (34 especies) y Quercus (33 especies). Tradescantia burchii y Zea diploperennis. . Populus guzmanantlensis (Vázquez y Cuevas 1989). leguminosas con potencial forrajero y como abonos verdes. en peligro de extinción o con valor de uso. 44 (b) Gimnospermas. sus características biogeográficas únicas. y le siguen Orchidaceae y Cyperaceae con 181 y 54 especies respectivamente. resalta el importante número de taxa de pináceas. Nivel Regional. Cevallos 1991. la presencia de especies endémicas. además de la gran riqueza de especies. Sobresalen por su rareza la cicadácea Zamia loddigesii y un árbol característico de los bosques andinos que en los bosques mesófilos de México encuentra su límite de distribución latitudinal al norte: Podocarpus reichei.2. así como fuente de alimento para la fauna silvestre. 1995). como Magnolia iltisiana (Vázquez 1994). DeNiz 1989. una forma y una variedad) distribuidos en un amplio rango de condiciones de altitud y humedad (Cuevas y Nuñez 1988). Es notable la presencia de especies arbóreas desconocidas hasta hace poco para la ciencia. Picrasma mexicana y Tapura mexicana. (d) Monocotiledóneas. Es notable la diversidad de algunos géneros como Eupatorium (42 especies).7.2. Las familias con mayor número de especies son Compositae con 333. 5 géneros y 14 especies. Paspalum (25).PRODERS Sierra de Manantlán. como Acer skutchii (Jardel et al. Bernardia santanae y Triumfetta gonophora (Vázquez et al.

8%. Se tienen reportadas 344 especies de aves. Veintiséis especies son reportadas con algún uso por los pobladores de la Región de la Sierra de Manantlán (Santana C. ornato.PRODERS Sierra de Manantlán. Por lo menos 10 especies están en peligro de extinción o sus poblaciones se encuentran amenazadas: la nutria (Lutra longicaudis). Íñiguez y Santana 1993). Se tienen reportadas hasta la fecha 85 especies de reptiles y anfibios pertenecientes a 15 familias. el garrobo o iguana negra (Ctenosaura pectinata). Se consideran como especies en peligro de extinción al choncho o cojolite (Penelope purpurascens). el ocelote (Leopardus pardalis). el leoncillo (Herpailurus yagoaroundi). Se han reportado 525 especies de aves (50. el tigrillo (Leopardus wiedii). lo cual representa el 70% de las especies de aves terrestres en el estado de Jalisco y el 36% de las especies terrestres en la República Mexicana. Se tienen reportadas hasta la fecha 110 especies de mamíferos pertenecientes a 21 familias en la Región de la Sierra de Manantlán. curasoae. et al. Destaca la presencia de dos subespecies endémicas de la Región de la Sierra de Manantlán: el ratón Microtus mexicanus neveriae y la tuza Cratogeomys gymnurus russelli. (a) Mamíferos. 45 En cuanto a fauna silvestre. en el contexto mesoamericano. 5.9% de las aves de México. En Jalisco se encuentran 173 especies de mamíferos (39 % de las reportadas para México y 4 % de la mastofauna mundial. El 21% de las especies de mamíferos de la Región de la Sierra de Manantlán son endémicas de México. Para el grupo de vertebrados acuáticos se reportan 209 especies. La comunidad de aves de la Región de la Sierra de Manantlán incluye 36 especies endémicas de México. Los pobladores de la Región reportan el uso de 15 especies como alimento. (b) Aves. Nivel Regional. la diversidad de la región también es notable. el jaguar (Panthera onca). que se incrementa a 36 % si se considera la región mesoamericana. la musaraña (Megasorex gigas) y cuatro especies de murciélagos nectarívoros (Leptonycteris nivalis. crustáceos e insectos. la guacamaya verde (Ara militaris). Respecto a fauna acuática. aunque se sabe que existen 13 especies endémicas para la región occidente y centro de México: la serpiente de cascabel (Crotalus basiliscus). se encuentran 94 especies de invertebrados acuáticos incluyendo moluscos. Esto representa el 64% de las especies en el estado de Jalisco y el 25% de las especies de mamíferos mexicanos. símbolo nacional de México. siendo los peces los más numerosos (Guzmán-Arroyo 1990). de las cuales el 63% son residentes y 37% migratorias (Palomera et al. Este grupo ha sido poco estudiado. (c) Reptiles y anfibios.8% de la avifauna mundial). el lince rojo (Lynx rufus). 1990). 1994). 1990). el porcentaje de aves endémicas de la Región de la Sierra de Manantlán es de 12. mascotas o para comercialización (Santana C. L. y la rana (Shyrrhopus modestus). pertenecientes a 44 familias. et al. la cotorra serrana (Amazona finschi) y el águila real (Aquila chrysaetos). el puma (Puma concolor). Musonycteris harrisoni y Choeronycteris mexicana). En la Región de la Sierra de Manantlán se encuentran 4 especies consideradas amenazadas o en peligro de .

Rivera-Cervantes. Los crustáceos son utilizados como alimento. endémicas. Nivel Regional. Aunque estos grupos han sido poco estudiados. en la Región de la Sierra de Manantlán se han encontrado unas 30 especies de insectos nuevas para la ciencia (L. Diversidad de la fauna de la Región de la Sierra de Manantlán: número de especies conocidas. (e) Artrópodos. Trece especies son nativas. Ocho taxa son reportados con algún uso. Clase Mamíferos Aves Reptiles y anfibios Peces Región de la S. de afinidad neotropical. Crotalus lannomi (endémica reportada únicamente para el área del Puerto de Los Mazos). en peligro. de afinidad neártica. entre paréntesis número de especies endémicas y porcentaje respecto a la fauna de Jalisco y México que representan. 46 extinción: Boa constrictor.E. (d) Peces. com.de M. Se tienen reportados hasta la fecha 31 órdenes y 238 familias de insectos. pers.). CUADRO 3. El anexo 4 presenta el listado de especies de fauna silvestre raras.5. e Ictaluridae y Catostomidae. Ctenosaura pectinata y Heloderma horridum. Se tienen reportadas hasta la fecha 16 especies de peces pertenecientes a 8 familias. Prácticamente todas las especies son consumidas por los pobladores de la Región. La Región de la Sierra de Manantlán y su región de influencia es el límite biogeográfico para tres de las ocho familias de peces de la región: Characidae. 7 órdenes de arácnidos y 9 géneros de crustáceos.PRODERS Sierra de Manantlán. 110 (22) 336 (36) 53 (13) 16 (4) Jalisco 65% 69% --México 24% 36% 5% 4% . y cuatro de éstas son endémicas a la región. amenazadas o que requieren protección especial en la región.

3. La provincia de Amula que a su vez estaba dividida en dos regiones -Amula Occidente y Amula Oriente.comprendía la mayor parte de la superficie de la zona. 1994). 47 3. que comprendía lo que ahora es el valle de Autlán-El Grullo era considerado como una región de alta cultura. Esta provincia contaba con dos centros urbanos y un alto nivel de vida. 1990). Esto también jugo un papel importante en la disminución continúa de la población indígena de la región (Romero. Medina-Luna. al. no fue sino hasta el final de este período cuando las inequidades se hacen más evidentes. Tepetitango. las cuales presentaban una gran heterogeneidad en relación a los niveles de desarrollo entre sus pueblos. el nivel de desarrollo económico y cultural de esta provincia era considerado como pobre ya que se situaba en una zona con topografía montañosa.1. Sin embargo. Así. durante la colonia la región sur de Jalisco y Colima estuvo marcada por un continúo proceso de despojo de la tierras indígenas (Muench et. 1990). 1994. debido ante todo a la poca importancia minera de la mayor parte de la zona y a su virtual incomunicación con el resto del Estado. Sin embargo.1.. dependiente de la agricultura intensiva con un alto nivel de producción. y su zona de influencia estaba políticamente dividida en 5 provincias (Amula. Condiciones socioeconómicas 3.3. Milpa. Meyer. Fuentes como La Suma en 1925 y La Visita de 1545. Por su parte la provincia de Milpa.3. indican que en el momento de la conquista existía una complejidad política. Nivel Regional. mientras que lo que hoy es el Estado de Colima . creada en XVII. observándose un cambio poblacional significativo en el conjunto de la región (Laitner y Benz. Según las estimaciones de Kelly (1949) y Sauer (1948) la población de la región se redujo en el período de 1525 a 1540 entre un 65 % y 78 % de la población total (Laitner y Benz. con pocos valles altos y sin tierras planas. por lo que las actividades agrícolas estuvieron limitadas a los cultivos de temporal. A pesar de la orden real de que se respetase la propiedad raíz de los indios. mencionadas en Laitner y Benz (1994). en la mayor parte de la región el riego a gran escala no era posible. en contraste con la provincia de Amula. 1995) A lo largo de la colonia se da un diferenciación económica al interior de la región. destacando principalmente las de Amula y Milpa.1. Cihuatlán y Espuchimilco). lo cual se reflejaba en una mayor densidad poblacional y en la presencia de mercados en diferentes pueblos del valle (Laitner y Benz. sin embargo. 1992. la cual llego a extenderse hasta el Estado de Colima (Medina-Luna.PRODERS Sierra de Manantlán. la región de lo que hoy ocupa la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán (RBSM). De esta manera los españoles se fuero apoderando de las mejores tierras comenzándose a formarse las haciendas y los ranchos. 1994). 1986). Aspectos socio-demográficos 3. Esbozo histórico del proceso de marginación en el contexto regional En la época precolonial. agrícola y comercial entre las provincias. la parte correspondiente al Estado de Jalisco sufre un fuerte estancamiento económico. en pocos decenios después de la conquista las subsecuentes epidemias provocaron una disminución drástica de la población indígena. entre las que se destacó la de Ahuacapan.

la Ley de Lerdo (1856) llega en la región de Zapotlán y Autlán al final del proceso de despojo. al. El Saúz y la hacienda de Cerro Grande en Minatitlán (Jardel.. ya que a diferencia de otros Estados (como Michoacán y Oaxaca). al.PRODERS Sierra de Manantlán. Por su parte. gracias a una importante dinámica comercial resultado del desplazamiento de la actividad portuaria a Manzanillo (Ortega.000 1.000 2. . 1988). la vida de la región giro en torno a las haciendas y los ranchos. la Colima Lumber. A lo largo de este siglo florecieron haciendas importantes.447 836 257 660 Disminución estimada por Kelly Sauer 34 % 83 % 78 % 65 % 63 % 500 1. lo que permitió plantear desde un principio el reparto (Meyer. En esta última.611 ó 3. 1995. San Pedro en Tolimán.6..500 3. Sin embargo. 1992. las haciendas de Platanarillo. en el Estado de Colima. las pocas tierras propiedad de comunidades indígenas fueron lotificadas y posteriormente integradas a los grandes latifundios a partir de la promulgación de la ley de Lerdo de 1856 (Muench et. 48 presentaba mejores condiciones de desarrollo.000 4. 1992). 1986). que fueron promulgadas a partir de la década de 1830 (Orozco. Graf. De esta manera durante el siglo XIX. Nivel Regional. el proceso de concentración territorial por los grandes propietarios se había materializado desde el período colonial debido al fuerte despoblamiento indígena que la zona había sufrido (Cochet.00 87 % 84 % 78 % Media Fuente: Laitner y Benz. 1993). en Jalisco la población no era mayoritariamente indígena y la aculturación estaba adelantada. se inicia en la región un proceso temprano de desamortización de bienes comunales a través de leyes locales.200 Interpretación Suma de 1540 por Sauer Borah y Cook 9. Disminución de la población en 4 localidades de la región de la RBSM Pueblos en Visita 1525 Autlán Tecomatla Ayoquila Mylpa Hombres adultos 1. 1994 72 % Poco después de la proclamación de la Independencia. Rosales y Bussink.400 Interpretación de Kelly 4. 1986). Cuadro 3. 1975 citado por Meyer.600 2. 1992). como la de Ahuacapán e Ixcuintla en el municipio de Autlán. una compañía norteamericana. El Zapotillo y La Resolana en Casimiro Castillo. Muench et. 1995. 1993). De esta manera. instaló una vía férrea a principios de este siglo (1910) que le permitió explotar intensivamente los bosques de la meseta de Cerro Grande (Graf. algunas de las cuales controlaron terrenos dentro de la Sierra de Manantlán. la hacienda Cuautitlán que abarcaba terrenos de lo que hoy es Cuzalapa en el municipio de Cuautitlán.

7. Cantón Autlán 1 2 24 5 5 57 297 Cantón Zapotlán 1 3 22 2 43 100 Cuadro 3.245 1. 1982.73 0. 1982.00 2. Cuadro 3.62 67. San Antonio y La Salada en el municipio de Minatitlán y La hacienda la Magdalena en Coquimatlán. las haciendas de El Zacate-Grullo en lo que es ahora el municipio de El Grullo.337 67.96 50.882 24.173 57.279 112 250 549 28.PRODERS Sierra de Manantlán. entre otras. 1982.00 Habitantes % de la Población . 49 En la zona de influencia destacan. 1983. Para 1858. Martínez. 3. Jalisco (1858) Cantón Autlán Autlán Cuautitlán Cuzalapa Amilpa En 28 pueblos En Haciendas y Ranchos TOTAL Zapotlán Tuxcacuesco Tolimán Totzin Teutlán En 22 pueblos En Haciendas y Ranchos TOTAL Fuente: Longinos Banda.20 0.943 1. donde se concentraba el 42 % de la población del cantón de Autlán (Cuadro 3.585 221 421 47. Categoría de las localidades en 1858 Categoría Ciudades Villas Pueblos Congregaciones Minerales Puertos Haciendas Ranchos Fuente: Longinos Banda.522 5.35 0. Barcena.45 42.7).33 0.88 2.63 24. en los Cantones de Autlán y Zapotlán que comprenden lo que actualmente es la zona de influencia de la Reserva en Jalisco.015 16.8. Población en los Cantones de Autlán y Zapotlán. 1982).20 100.8) y poco más del 24 % de la población del cantón de Zapotlán (Banda.23 100. se contaba con 100 haciendas y 397 ranchos (cuadro 3. Nivel Regional.44 0.

86 4. la palma de coco. junto con el puerto de Manzanillo en la costa (Oceguera.078 5.58 4..PRODERS Sierra de Manantlán. ya que al ser .80 60. tuvo como resultado la destrucción acelerada de los bosques comunales. así como la actividad ganadera (González Alfonso 1962. Rosales y Bussink. 1992).. el café. y la superficie cubierta por pastizales representaba el 22. 1992). sin embargo.27 % de la población del Estado. Distribución de la población en el estado de Colima. 1967 citado por Muench et. según el censo de población de 1871.000 38. 1992) En esta época la producción agrícola se basaba principalmente en maíz y frijol..6 % se encontraba en la zona costera (Muench et. Nivel Regional. ya que este último presenta un mayor desarrollo económico consolidado por la presencia del ferrocarril y una creciente actividad portuaria en Manzanillo.225 63. censo de población (1871) Localidades Cd de Colima Villa de Alvarez En 13 pueblos Población urbana En 86 congregaciones En 12 Haciendas En 25 ranchos Población rural TOTAL Habitantes 23.065 16.75 7.7 % de la superficie de Colima y de éstos.14 25. En segundo término. lo cual facilitó el acceso tanto al mercado nacional como internacional. citado por Muench 1992.08 15. Cuadro 3. 50 Por otro lado en el Estado de Colima. el arroz. la caña de azúcar. que se consolida desde entonces en el centro del desarrollo de la región.486 10. Por otra parte. los cultivos más dinámicos en la región eran el algodón. En este período se observan dos niveles de diferenciación socioeconómica: la primera de carácter regional entre las comunidades de Jalisco y Colima. al.290 % de la población 37.86 100.00 Fuente : (Juan Oceguera.191 3.956 25. mientras que la mayor parte (44 %) de la población vivía en la zona urbana Colima-Villa de Alvarez. el 96.579 4. la lotificación de terrenos comunales y su posterior apropiación por las haciendas. existían 12 haciendas y 25 ranchos donde se concentraba sólo el 14. 1995).9. al.41 39. al. generando una importante diferenciación social entre la población de la región. 1967 citado por Muench et. la consolidación de las haciendas y los ranchos provocó una concentración excesiva de la tierra en pocas manos. Cabe destacar la importancia que desde entonces tenía la ganadería. la cual en el estado de Colima a principios de siglo ocupaba el tercer lugar en cuanto al valor de la producción agropecuaria.

la guerra cristera. 1992). De esta manera. . marcada por la lucha social por la tierra. principalmente en aquéllos situados en los valles irrigados como Tecomán. Sin embargo. las haciendas se mantuvieron hasta la década de los 50’s (cuadro 3. 1988). Nivel Regional. Con el movimiento armado que estalla en 1910 se inicia una nueva fase en la historia del desarrollo de la región. no se podían producir sino hasta después de su eliminación (Molina Enríquez. La evolución en el número de haciendas y ranchos en la región nos muestra cómo en este período en la mayoría de los municipios. aunque conmocionó profundamente a la región (principalmente desde una perspectiva demográfica). Es de hacer notar que el reparto agrario en la región fue menor al promedio establecido a nivel nacional (Muench et.. a la comunidad indígena de Suchitlán que había sido despojada de sus terrenos durante el siglo XIX (Muench et. durante este período en el cual se afectaron algunas propiedades de la zona costera. 51 divididos en parcelas.PRODERS Sierra de Manantlán. 1992).. 1992). De hecho. pareció no afectar en lo inmediato la estructura productiva de la mayor parte de los municipios. Si bien el reparto agrario en la región se inicia al termino de la revolución. al. la primera dotación de tierras se da el 8 de abril de 1916 en el municipio de Comala. las grandes haciendas siguieron produciendo principalmente cultivos comerciales con vistas al mercado de exportación (Muench et. Villa de Alvarez y en la Zona del Llano Grande (San Gabriel y Tuxcacuesco). Las primeras dotaciones de tierras se ubican en las zonas militares más conflictivas de la región (el norte del Estado de Colima).. que para entonces seguía girando en torno a las haciendas y los grandes ranchos.10). las que sentaron las bases que consolidaron en la región una estructura territorial fundada en ejidos y pequeñas propiedades. al. 1979). Autlán. fue el triunfo de las guardias agraristas durante la cristiada y la posterior política agraria del cardenismo. que modificó profundamente las relaciones sociales de producción (Boglio y Ramírez. al.

S . incluyendo los .10. * Para los municipios del Estado de Colima no se obtuvo la información de 1950. 5 22 3 17 ALVAREZ* TOTAL 112 637 90 793 35 580 FUENTE: Censos Generales de Población y Vivienda. ZAPOTITLÁN 2 29 1 12 1 21 VAD.2.3. Evolución reciente de la zona de influencia (a) Crecimiento y distribución de la población Según el XI Censo General de Población y Vivienda 1990 (INEGI).PRODERS Sierra de Manantlán. Haciendas y ranchos de 1930 a 1950 1930 1940 1950 HACDA RANCHO HACDAS RANCHO HACDAS RANCHOS S. AUTLÁN 9 51 10 75 7 63 CASIMIRO CAS. 1 26 CIHUATLÁN 3 32 4 33 24 CUAUTITLÁN 1 42 EL GRULLO 1 8 1 6 29 EL LIMÓN 1 5 1 4 1 5 EJUTLA 6 49 6 49 4 37 LA HUERTA 1 26 SAN GABRIEL 11 50 11 41 11 45 TOLIMÁN 4 6 4 18 19 TONAYA 6 29 1 12 2 25 TUXCACUESCO 9 18 8 8 3 17 UNIÓN DE 5 28 48 1 41 TULA VILLA DE 6 153 5 321 2 160 PURIF. MUNICIPIO 3.1. Nivel Regional. 52 Cuadro 3. ARMERIA* COLIMA* 14 46 14 51 COMALA* 3 19 3 14 COQUIMATLÁN 3 5 4 6 * MANZANILLO* 11 38 2 36 MINATITLÁN* 2 8 TECOMÁN* 13 49 10 34 VILL. la población de la región de influencia de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán (23 municipios. S .

Casimiro Castillo.4 % y 3. pasando de 2.42 % por año. como es el caso de Coquimatlán. constituido por los municipios de Armería.49 % en la década de los cuarentas a una tasa anual de 3. Autlán-El Grullo-El Limón. incluso desde la década anterior. Tecomán y Unión de Tula.863 en 1930 a 622. ampliamente documentado por Cochet (1988).PRODERS Sierra de Manantlán.5 % por año. hemos agrupado los municipios en 5 subregiones: • • • • I. 3. 5. Coquimatlán. En este período la población de la región creció a un ritmo anual de 2. Zapotitlán de Vadillo. IV. cuya población formaba parte del municipio de Manzanillo. observándose una fuerte inmigración. Así podemos observar como el municipio de Manzanillo ve aumentar su población de una manera importante. La población correspondiente a los 23 municipios pasó de 141. La región presenta transformaciones importantes en lo que respecta al crecimiento de su población. la Zona Metropolitana de Colima-Villa de Alvarez y los Valles internos.95 %. con excepción de Manzanillo.76 % de la población nacional. que comprende los municipios de Tonaya. Comala. II. debido principalmente a que en estos municipios fue donde se consolidaron las posiciones agraristas y se da la primera etapa del reparto agrario. El Litoral. incluso proveniente de fuera del Estado. La Zona de Montaña formada por los municipios de Minatitlán. y el 0. y por otro lado al hecho de que Manzanillo fue uno de los pocos municipios de la región donde durante el cardenismo se consolido el régimen de propiedad ejidal. debido por una parte al desarrollo portuario. cuando la población del conjunto de la región creció a una tasa anual de solo 1. Los Valles. La Zona Metropolitana Colima-Villa de Alvarez. El Llano Grande. Podemos identificar varias etapas en la dinámica poblacional de la región. Nivel Regional. . la primera. En el Litoral. Cabe señalar que en la década de los 60’s el crecimiento registrado es bajo.9 %. Una segunda etapa. Existen diferencias considerables en los cambios demográficos entre cada uno de los municipios de la región. Esto representa una tasa de crecimiento del 2.85 % de la población de los estados de Jalisco y Colima juntos.69 %.061 habitantes en 1990.05 % respectivamente). Tuxcacuesco. la guerra cristera afectó a la gran mayoría de los municipios. San Gabriel.18% en las dos décadas siguientes. Coquimatlán y Comala los cuales presentaron tasas anuales de crecimiento poblacional muy altas (5. ya que en este período se constituye el municipio de Armería. 53 que conforman la Reserva) representa el 10. Tolimán y Villa de Purificación. la población creció durante el mismo período a una tasa anual superior al promedio de la región.2 % respectivamente. • V. marcada por un importante crecimiento demográfico. Manzanillo. y Ejutla. Cihuatlán y la Huerta. período en el cual se consolidan importantes centros urbanos (centros regionales). Como señalamos anteriormente. se da entre 1940 y 1970. Cuautitlán. III. durante la década de 1930-1940. Con el fin de comprender mejor la dinámica poblacional del área de estudio. mientras que la población de los estados de Jalisco y Colima crecieron a una tasa de 2. dotado de infraestructura de riego.

Nivel Regional.PRODERS Sierra de Manantlán. cabe destacar el marcado cambio poblacional en el municipio de Cuautitlán. 1995). En esta zona se destacan los municipios de Tecomán y Casimiro Castillo. Este fenómeno se debió básicamente a la presencia de aserraderos que operaron en la Sierra de Manantlán durante este período. No obstante. mientras que en la localidades tradicionales del municipio como Cuzalapa. 54 Por su parte. en donde los trabajadores principalmente provenían del Estado de Michoacán. En efecto. así como la mejoría de las vías de comunicación en Casimiro Castillo y el desarrollo del cultivo del limón en Tecomán.17 % entre 1950 y 1960. 1992. El bajo crecimiento demográfico en estas dos zonas se debió principalmente a que con el crecimiento poblacional. donde el reparto agrario fue muy tardío tuvieron. Rojas. con algunas excepciones. cuya tasa anual de crecimiento demográfico fue de 5. cuya población aumentó entre 1950-1970 a un ritmo anual de poco más de 6 y 4 % respectivamente. los ejidos y comunidades no podían absorber a las nuevas familias que se constituían debido a la falta de tierras disponibles. perteneciente a esta subregión durante la década de 1930-1940. se da un fuerte impulso a la ganadería y la fruticultura en los municipios antes mencionados. De manera contrastante. de tal manera que en la década siguiente la tasa anual disminuyó a 2. Pero sobre todo. denominado “Marcha al mar” (Ortega. consecuencia del freno al reparto agrario impuesto por los gobiernos postcardenistas y la inexistencia de empleo no agrícola a nivel local. el municipio de Villa Purificación presenta una tasa negativa entre 1940 y 1950. En la zona de Montaña. sin embargo. ya que una proporción importante de su población pasó a formar parte de los municipios recién creados como la Huerta. un ritmo de crecimiento poblacional muy bajo. presenta tasas de crecimiento poblacional altas (5. los municipios situados en la Zona de Montaña y principalmente aquellos ubicados en la Zona del Llano Grande. ligadas principalmente a la finalización de la “guerra . 1995). es importante señalar que las altas tasas de crecimiento poblacional en realidad corresponden al establecimiento de un centro de población asociado a un aserradero. Las tasas anuales promedio de crecimiento de estos municipios durante el período 1940-1970 fue de 1.54 % y pasó a -1. gracias a la implementación posterior de los programas de desarrollo.69 %). como resultado del impulso económico que da el gobierno a la zona a través del programa de desarrollo de la costa sur de jalisco. En esta misma subregión. Coquimatlán. Cihuatlán y la Huerta presentan tasas de crecimiento muy elevadas a partir de la década de los 50’s.77 % en los municipios del Llano Grande. Cuautitlán y Casimiro Castillo.83 % para los municipios de la Zona de Montaña y de solo 0. la población se redujo posteriormente al retirarse éstos. que por sí misma genera una derrama económica importante a través de la generación de empleos directos en su construcción y de manera indirecta a través de la generación de una multiplicidad de servicios asociados.04 % anual en el período 1970-1980 (Jardel. permitieron que estos dos municipios se consolidaran como polos de atracción de mano de obra. Ayotitlán y Chacala. las tasas de crecimiento se mantenían bajas siguiendo la misma dinámica del conjunto de la zona. Las tasas de crecimiento poblacional en la zona de los Valles internos durante este período son también muy elevadas. incluso proveniente de fuera de la región. En 1941 se inicia la construcción de la carretera Autlán-Barra de Navidad. la extensión del cultivo de caña y la instalación del ingenio José María Morelos (en los 60’s).

así como el desarrollo de la industria del aceite esencial de limón en el valle de Tecomán-Armería y el desarrollo del turismo en la Zona del Litoral (Manzanillo-Barra de Navidad). que significó una inversión de recursos federales sumamente importante a principios de la década.8 y 3.47 %. dando como resultado una intensificación de la agrícultura. Casimiro Castillo. En la década de los 1980’s se observa una desaceleración general en el ritmo de crecimiento de la población. durante los años 40’s se desarrolla en la región la actividad forestal y durante las décadas de 1950-1960 y 1960-1970 (3. El Grullo y Minatitlán. de tal manera que los centros urbanos regionales como Autlán. Cabe mencionar la excepcionalidad del municipio de Villa de Alvarez. Esto provoca una fuerte migración.93 %. No obstante. debido principalmente a la nueva fase del reparto agrario y la llegada de nuevos inmigrantes. lo que se explica por el inicio de la explotación de mineral de hierro en Peña Colorada. favorecida por la revolución verde de estos años. La crisis económica que sufre el país a partir de 1982 afecta de manera importante al sector turístico y agropecuario de la región.36 % respectivamente. generación de conflictos graves y de deterioro ambiental en la región (Boglio y Ramírez. con respecto a los municipios de las Zonas de Montaña y Llano Grande. cuya tasa de crecimiento poblacional durante esta década es superior al 6 % anual.17 y 2. mientras en el Estado de Jalisco fue de 2. . presentándose en el período 1970-1980 una tasa de crecimiento anual de 2. la Zona Metropolitana Colima-Villa de Alvarez y los Valles internos. a diferencia del resto de los municipios de su zona.6 % respectivamente. Tecomán.82 y 1.68 % por año. situado en la Zona de Montaña presentó entre 1970-1980. Este último. El Grullo. Este último se constituiría en poco tiempo en rector del crecimiento económico regional. 55 cristera” y la llegada de inmigrantes a la región provenientes de Jalisco y Michoacán en busca de tierras y trabajo. y en Colima de 3. 1988). se mantiene el fuerte contraste entre los municipios del Litoral. lo cual se puede explicar por la expansión de la ciudad de Colima hacia el territorio de este municipio. A partir de 1970 se observa una desaceleración del ritmo de crecimiento demográfico en el conjunto de la región. repectivamene) la región vuelve a presentar un impulso en el crecimiento poblacional. Tecomán. cuya población dependía del trabajo temporal y semi-permanente que ofrecía la agricultura comercial en la Zona de los Valles y el empleo en la industria de la construcción en la zona del litoral. las diferencias al interior de la región se debieron principalmente al desarrollo del sistema de riego y la puesta en marcha del Ingenio Melchor Ocampo en el valle de Autlán-El Grullo. Posteriormente. una tasa anual superior al 4%. principalmente hacia la zona fronteriza y los Estados Unidos de Norteamérica. Nivel Regional. Villa de Alvarez. Durante este período. Manzanillo y Armería no pueden absorber la creciente mano de obra proveniente de los municipios más desfavorecidos. que presentaron durante la década de los 70’s tasas de crecimiento superiores al 3 % anual. pero también como el principal factor de diferenciación social.2 % y 0.PRODERS Sierra de Manantlán. cuyas tasas anuales de crecimiento poblacional fueron de 1. Durante esta década los municipios que vieron incrementar su población de una manera importante fueron Manzanillo.82 % y disminuyendo en la década siguiente a sólo 1. presentándose en la mayoría de los casos tasas de crecimiento poblacional muy bajas e incluso negativas.

Es importante señalar que el 58.8 % de las localidades (> 2. ya que no existen otras alternativas que ofrezcan esos volúmenes de empleo y demanden poca calificación técnica como lo hacía la construcción (Boglio y Ramírez. El 77. Tecomán (9.1 % de la población municipal.9%) y la Zona Metropolitana de ColimaVilla de Alvarez (22.5 %).500 habitantes). 1988). se observa que en la zona conurbada de Mananzanillo-Cihuatlan (Litoral).79 % de la población. el 20.1 % de la población regional. concentrando sólo el 3. la población urbana representaba ya en 1930 el 46. mientras que en 1930 ésta representaba solamente el 40 %. Cihuatlán (2. 56 El turismo llegó a un punto crítico de contracción en la región.500 habitantes).41 %).PRODERS Sierra de Manantlán.000 habitantes: Casimiro Castillo (1. En los últimos 40 años se observa un cambio contundente entre la proporción de la población rural y urbana. El desempleo es pues. El Grullo (2. donde la población rural representaba el 100 y 80 % respectivamente. Autlán (5.1 %). Manzanillo (10. (c) Estructura ocupacional El cambio en la distribución de la población modificó a su vez su estructura ocupacional.7 %).499 habitantes. reside el 17. por su parte la ciudad de Colima.4 %).9 %).03 % de la población.2 % no especificado). la Zona Metropolitana Colima-Villa de Alvarez y los Valles representa el 82.4 % de la población de los municipios de Colima y Villa de Alvarez. de tal manera que para 1990 la población urbana representa el 73. donde existe una gran diversidad de servicios. lo que significó el despido masivo de trabajadores indirectos.7% % del total de la población. (b) La relación Ciudad-Campo en el desarrollo desigual En 1930 y hasta 1950. mientras que el 73. consolidada desde el siglo XIX como centro de desarrollo regional concentraba el 75. El alto porcentaje de población ocupada en el sector de los servicios se debe principalmente a la estructura ocupacional de los municipios de la Zona Urbana ColimaVilla de Alvarez (64. Nivel Regional. donde una parte importante .7 % de la población total habita en sólo el 1. De acuerdo al XI Censo General de Población y Vivienda 1990 (INEGI). 9 % en el sector terciario (6.8 % de la Población Económicamente Activa (PEA) en la región se ocupa en el sector primario.1 % en el secundario y 44.1 % del total de las localidades de la región se encuentra en el rango 1-99 habitantes. En el lado opuesto se encuentran los municipios de la zona de montaña y el Llano Grande.03 %) y Cihuatlán (46. principalmente Manzanillo (51. la población urbana en los municipios de las subregiones del Litoral.8 %). Si analizamos la evolución de la población urbana y rural entre las sub-regiones. de tal manera que en la actualidad sólo el 28. Armería (2. así como en la Zona Litoral. En las localidades. se concentra el 3.8 %). en aquellas que tienen de 1000-2. mientras que en los municipios de la Montaña y el Llano Grande la población urbana representa sólo el 35.5 % de su población total. afectando directamente a la industria de la construcción. que van de 100 a 499 habitantes.3 % de la población radica en 8 localidades grandes de más de 10.5% de su población total. la mayor parte de la población vivía en asentamientos rurales (< de 2. un problema de lo más crítico hoy en día.9 %).

menos desarrollados desde el punto de vista turístico. con niveles de calificación casi inexistentes en la región y que además concentran excesivamente las ganancias en un reducido grupo de inversionistas. y se puede decir que en su mayoría son mejores que los promedios . en los municipios de Casimiro Castillo. donde se concentró la mayor parte de la inversión gubernamental a partir de la década de los 70’s.1 %). 57 de la población trabaja en la prestación de servicios ligados al turismo y a los servicios portuarios en Manzanillo. sobre todo en los municipios más urbanos como El Grullo (42. Sin embargo. determinado principalmente por la presencia de la mina de Peña Colorada. la agroindustria asociada y principalmente al desarrollo turístico del Litoral. En los Valles Internos la población ocupada en el sector terciario es también importante (38. se ha dado merced al sacrificio de los requerimientos de inversión y apoyo oficial a actividades que sustentarían un mayor empleo y propiciarían una mejor distribución del ingreso. Unión de Tula y El Limón la ocupación en el sector de los servicios es menos importante. Esta diferenciación se observa al interior de los municipios donde se han desarrollado los centros urbanos regionales.8 %). pero se observa más drásticamente en el contexto regional si los comparamos con las condiciones de bienestar en el resto de los municipios. cuya cabecera se encuentra a solo 6 Km. se puede observar en términos generales que los principales indicadores de bienestar no son muy diferentes a los de los estados de Jalisco y Colima. En base a los datos censales de 1990 de INEGI. la agricultura de temporal. el Consejo Nacional de Población (CONAPO. Autlán (45. ha ocasionado un desarrollo ilusorio o un crecimiento con pobreza. Nivel Regional. mientras que en el municipio de Comala. como es el caso del turismo. En efecto. siendo ésta de 25. En lo que respecta a los municipios de la Zona de Montaña cabe destacar los situados en el Estado de Colima. de la industria de la construcción y de la industria de transformación. mantienen una importante proporción de su población dedicada al sector primario. predominantemente rurales. donde la existencia de la Pequeña Industria Mezcalera (por lo menos en Tonaya) permite que cerca del 50 % de la PEA se dedique a actividades de transformación y servicios. la silvicultura comunitaria o el turismo popular (Boglio y Ramírez. (d) Bienestar social Los centros urbanos se han desarrollado gracias a una fuerte inversión pública directa o a través de sistemas de financiamiento destinados a la agricultura comercial.PRODERS Sierra de Manantlán. cerca del 35% de la PEA se ocupa en el sector de los servicios. principalmente a la agricultura y la pesca (47 y 45 % respectivamente). 31 y 28% respectivamente. mientras que más del 40 % de su PEA se ocupa aún en la agricultura. En los municipios de las Zonas de Montaña y Llano Grande. tal es el caso de Tonaya y San Gabriel situados en la Zona del Llano Grande. 1990) elaboró el índice de marginación a nivel municipal. algunos municipios presentan condiciones particulares.8 %). el municipio de Minatitlán presenta el 36 % de su PEA ocupada en el sector secundario. como son la pesca. la canalización de enormes volúmenes de inversión hacia una rama de actividad que demanda poco empleo. 1988). la PEA se ocupa primordialmente en el sector primario. Sin embargo. Sin embargo. ya que el progreso de este sector.2 %) y Tecomán (37. Por su parte los municipios de Armería y la Huerta. En estos municipios los servicios están ligados principalmente a la agricultura comercial y la agroindustria. de la ciudad de Colima.

incluyendo cocina. (e) Población y distribución La RBSM se extiende sobre terrenos de 29 comunidades agrarias. existe una importante diferenciación intraregional en lo que respecta a las condiciones de ingreso y bienestar social. La población de la Sierra de Manantlán incluye no sólo a quienes habitan en su interior.500 habitantes y 44. De acuerdo a este criterio la población total de la reserva. El 21. La población de la reserva representa el 4. Por otra parte.9 % de la población de la Región de Influencia y 0. principalmente situados en las Zonas de Montaña y el Llano Grande como son Cuautitlán. mientras que el promedio regional es del 86% y 74 % respectivamente.5 % viven en dos localidades urbanas (Casimiro Castillo y Piedra Pesada con 10. donde se concentra el 97 % de la población. pertenecientes a los municipios de Autlán. es en estos municipios considerablemente mayores al promedio regional. Es importante señalar que tan sólo en el Ejido Ayotitlán se 8 Estas corresponden a las localidades de más de 2 viviendas registradas por INEGI.PRODERS Sierra de Manantlán. Tolimán y Tuxcacuesco en el Estado de Jalisco y Minatitlán y Comala en Colima. Tolimán y Villa Purificación. es de aproximadamente 30. Tuxcacuesco. el servicio de electricidad existe sólo en el 56 % de las viviendas de Cuautitlán. Sin embargo. Casimiro Castillo. Nivel Regional.8 y 10. 1990. Zapotitlán de Vadillo. en las partes altas. 33. sino en general a los habitantes de las comunidades agrarias (ejidos y comunidades indígenas) y pequeñas propiedades con territorio incluido total o parcialmente dentro de los limites de la reserva (Jardel. El promedio de viviendas con uno y dos cuartos. la proporción de la población mayor de 15 años sin escolaridad rebasa en casi un 2 % a la población analfabeta y ésta presentan valores superiores al 21 %.990 habitantes respectivamente).8 % respectivamente. de hecho se encuentran entre los 20 municipios más marginados en el Estado de Jalisco. La distribución de la población es bastante dispersa.540 y 2. Estos municipios son los que presentan el mayor rezago educativo. 1992). la población se concentra principalmente en la meseta de Cerro Grande. según los datos de INEGI (1990).6 % vive en 9 localidades de 500 a 2. en tanto el promedio regional es de 89 % de las viviendas con este servicio. En los municipios de Cuautitlán y Tuxcacuesco sólo el 62 % de las viviendas cuentan con servicio de agua potable y sólo el 30 % tienen drenaje.53% del total de los habitantes en los estados de Jalisco y Colima. 54 % en San Gabriel y 57 % en Zapotitlán de Vadillo. la mayor parte de los poblados se encuentran en las partes bajas de la Sierra. . Cuautitlán. Las comunidades agrarias del municipio de Cuautitlán concentran el 58 % de las localidades y el 23 % de la población de la reserva.393 personas distribuidos en 79 localidades8.9 % de la población vive en 64 localidades de menos de 500 habitantes (lo que representa el 86. que presentan las condiciones más desfavorables.5 % del total de localidades). 58 nacionales. En este sentido destacan algunos municipios. siendo que el promedio en la región es de 12.

A lo largo del Río Ayuquila vive el 12.393 habitantes en 1990.393 6. Por otra parte sólo 6 localidades (7. al.6 % por año. Si comparamos las cifras del total de la población de los últimos treinta años. y entre 1921 y 1930 la población se redujo drásticamente (Muench et.2 % del total de las localidades) pertenecientes a 5 comunidades agrarias de los municipios de Tuxcacuesco.6 % de la población) distribuidas en 7 comunidades agrarias pertenecientes a los municipios de Minatitlán. En la meseta y la vertiente oeste de Cerro Grande viven 1.3 % de la población (3. Comala y Tolimán.399 personas (4. 59 concentra el 43 % de las localidades de la reserva. Población de la Región de Influencia Pobladores de la Sierra de Manantlán Población dentro de la Reserva Fuente: Censos Generales de Población y Vivienda 458. 1992.PRODERS Sierra de Manantlán. . distribuida en 12 localidades (15. la victoria agraria en la región durante y después de la guerra cristera. Jardel. lo que representa una tasa de crecimiento poblacional de 1.3% de la población. situación que se prolongó durante la década de los 30’s cuando la tasa de crecimiento del conjunto de la población de los municipios de la reserva y su zona de influencia fue de sólo 1. Por último. determinadas principalmente por las diversas condiciones agroecológicas y la calidad de los recursos existentes en cada comunidad. con la consecuente consolidación de las posesiones territoriales obtenidas por los agraristas (reparto de tierras y creación de los ejidos) permitieron al parecer a un incremento poblacional a partir de 19309 . Población de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán y su zona de influencia (1990). 1992). Cuadro 3.2% de la población de la reserva. el establecimiento de los aserraderos en la parte central de la Sierra. en las localidades pertenecientes a 5 comunidades del municipio de Casimiro Castillo.5 % de las localidades) pertenecientes a las 5 comunidades agrarias situadas en el municipio de Autlán concentran el 12.11. donde vive el 12.109 habitantes en 1960 a 30.766 30. pasando de 18. No obstante. Sin embargo. se observan dinámicas poblacionales diferenciadas entre las comunidades agrarias que conforman la Sierra. Tolimán y Comala.754 (f) Desarrollo y cambio poblacional Como señalamos anteriormente. podemos observar que ha habido un incremento en términos absolutos de aproximadamente el 60%.749 habitantes)..72 % para el período. Nivel Regional. el desarrollo agroindustrial en los Valles de 9 La mayoría de los municipios que conforman la Reserva presentan tasa de crecimiento poblacional positivas entre 1930-1940 (Cuadro 7). habita el 47 % de la población de la reserva. la rebelión de los cristeros conmocionó a toda la región.

60 Casimiro Castillo y Autlán-El Grullo y los efectos de las políticas agrarias y de desarrollo agropecuario implementadas en la región. entre 1960 y 1970. Cabe destacar el caso de los ejidos de El Terrero. sin embargo. tenía según el censo de 1960. Como señalamos anteriormente. los aserraderos que operaron en la parte central de la Sierra jugaron un papel importante en la dinámica poblacional de la Reserva (Jardel. situados en la Zona de Cerro Grande. los que perdieron en su conjunto una tercera parte de sus habitantes durante este período.47 % en esa década. Sin embargo. período en el que se estableció y operó a plena capacidad un aserradero.34 %. a través del crédito. la población de las localidades de la reserva pertenecientes a este municipio crecieron a una tasa anual de 5. y la otra en las comunidades del municipio de Minatitlán (El Terrero y Platanarillo) en el estado de Colima.349 personas en 1970. El aumento poblacional en estas localidades permitió que entre 1960 y 1970 el conjunto de la población de la Sierra de Manantlán creciera a una tasa anual de 2. podemos distinguir dos situaciones contrastantes: la primera en el municipio de Cuautitlán. las comunidades del municipio de Casimiro Castillo presentan un crecimiento de la población muy elevado. perteneciente al municipio de Tolimán. 1993). diferenciándose del resto de las comunidades de la Sierra de Manantlán. que como señalamos anteriormente. 1995). las comunidades del municipio de Autlán y la mayor parte de las localidades situadas en los municipios de Tuxcacuesco y Tolimán presentan tasas de crecimiento negativas o nulas durante este período. crece durante esta década a una tasa anual superior al 4 %. Tan sólo en la localidad de Manantlán.7 %. De esta manera. 1992). 456 habitantes.(Rosales y Bussink. la población pasó de 98 personas en 1960 a 1. su población disminuyó drásticamente con el paro de las actividades en los aserraderos que operaron durante la década anterior. gracias al desarrollo del sistema de riego y la fuerte inversión gubernamental para el impulso de la agricultura comercial. principalmente para el desarrollo de la ganadería. durante esta década. donde la población aumentó a una tasa anual de 3. Así mismo. Lagunitas.87 % anual para el conjunto de la sierra. Así. Corralitos. b) la distribución de tierras a la totalidad de los avecindados del ejido Platanarillo a través de la ampliación otorgada en los años 1970’s. el ejido de San Pedro Toxin. ahora lo ocupan sólo dos familias. Toxín y La Laguna. la Comunidad Indígena de Cuzalapa y el ejido Ayotitlán en el municipio de Cuautitlán. Platanarillo.PRODERS Sierra de Manantlán. disminuyendo a 54 personas en 1980. Otro poblado nacido en torno a un aserradero. c) al impulso del sector ejidal en el Estado de Colima. El desarrollo de la industria azucarera a partir de 1963 permitió que este municipio (principalmente su cabecera municipal) se convirtiera en un polo de atracción de mano de obra incluso proveniente de fuera de la región. Entre 1970 y 1980 se observa un incremento general de sólo 0. Así mismo. representó el 63 % del aumento poblacional total en la Sierra de Manantlán. el incremento poblacional de estas comunidades. Por su parte. Este aumento se debió a cuatro factores principales: a) la promoción del desarrollo forestal en El Terrero. Nivel Regional. la mayor parte de las comunidades agrarias de la reserva tuvieron un crecimiento nulo o negativo. y d) a las posibilidades de empleo a proximidad (principalmente para el ejido Platanarillo) que permitió la apertura de la mina de Peña Colorada a principios de esta década (Graf. .

una política forestal que beneficio a un pequeño grupo de empresarios forestales externos. Las comunidades pertenecientes al municipio de Autlán mantienen tasas negativas. donde se instaló una industria forestal comunal. Si hacemos una comparación entre la evolución demográfica intercensal y la evolución demográfica basada en el saldo natural (nacimientos-defunciones) de una comunidad tipo nos podemos dar una idea de la magnitud del fenómeno migratorio en las comunidades de la Reserva. debido principalmente a la estabilización de la oferta de empleo permanente del sector agrícola comercial. De 1980 a 1990 la población de la Sierra de Manantlán aumentó a una tasa anual de 1. continuó creciendo a una tasa anual superior al 3 %.PRODERS Sierra de Manantlán. esto es un 45 % de la población de Cuzalapa que salió hacia otros lugares. temporal o definitivamente. en busca de trabajo hacia los centros urbanos importantes como Colima. acompañadas de un continuo proceso de concentración de la tierra. la escasa capacidad de empleo del sector agrícola comercial y la concentración de la inversión publica en algunas localidades (principalmente las cabeceras municipales).1. (g) Migración La Sierra de Manantlán es un reflejo del desarrollo desigual en la región.5 % (12 % de la población en valores absolutos). el crecimiento demográfico. Guadalajara y algunasciudades de Norteamérica. Los movimientos migratorios son importantes.078 personas. mientras que localidades como El Terrero. así como la falta de empleo local provocaron una degradación continua del saldo migratorio de la mayoría de las comunidades en la Sierra de Manantlán. Por ejemplo. en la localidad tipo (Cuzlapa) el saldo migratorio acumulado en los últimos 30 años fue de . la población de la Sierra y sus inmediaciones emigra. Las políticas de desarrollo rural implementadas por el Estado a partir de 1940. las comunidades agrarias de Casimiro Castillo y el ejido San Pedro Toxin presentaron durante este período una desaceleración en su ritmo de crecimiento. destinadas principalmente al desarrollo de la agricultura comercial en las zonas de riego. Manzanillo. el freno al reparto agrario. 61 Por su parte. Autlán. De esta manera las tasas de crecimiento poblacional en la mayoría de las comunidades que conforman la reserva han sido muy bajas comparadas con las de la región. Nivel Regional. .

140 Si calculamos el saldo migratorio para la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán en base a la tasa de crecimiento natural de la comunidad tipo (Cuzalapa). Migración de la población en la Reserva en base a la comunidad tipo POBLACIÓN TC INTE. emigran principalmente a las ciudades de Colima y Guadalajara.296 . Platanarillo.75 23.985 personas. Cuzalapa entre otras.184 0.384 1557 . los pobladores de Ayotitlán que viven en localidades altamente marginadas dependen fuertemente del empleo temporal en las zonas de cultivo comercial (Tecomán.47 3. y en Estados Unidos Los Ángeles.058 2.13. un 28.12.017 3.13). MIGR. SALD.646 1970 1980 1990 1.639 33.953 3. Chicago y Portland.373 23. 62 Cuadro 3. esto es.393 2. Mientras que la población de localidades como Ahuacapan.90 Tasa de cambio natural 3. SALD.264 1641 . Autlán-El Grullo) y en la industria de la construcción en la zona turística Manzanillo-Barra de Navidad. Nivel Regional. El Terrero.308 2. Migración de la Comunidad de Cuzalapa (1960-1990) Censo Población Tasa intercensal % 0. % Com.391 11. POBL .965 7.784 ACUMULADO 3.599 1. CENSO Cuadro 3.58 30.10 21.948 1.264 32.545 6. Casimiro Castillo.232 0.20 10. Los movimientos migratorios (destinos) de la población varían en función de las comunidades de la reserva y de las condiciones socioeconómicas de los individuos pertenecientes a estas. Por ejemplo. TC NATU.90 POBLACION CALCULADA SALDO SALDO MIGRATORIO INTERCENSAL % 1960 1. tipo INTER.2 % o lo que es lo mismo 1 de cada 4 pesonas aproximadamente emigra de la Reserva en busca de nuevos horizontes (Cuadro 3.497 1.639 1604 ACUMULADO . tenemos que el saldo migratorio acumulado en estos treinta años es de 11.330 1.PRODERS Sierra de Manantlán. CAL.785 0. % 1960 1970 1980 1990 18.00 .384 25.87 25.409 24.1078 18. El Chante.

El Grullo e incluso de Colima. Gerritsen. El trabajo asalariado temporal. Rosales y Bussink. el 21. Cuautitlán. asciende a 8. En menor proporción existen terrenos llamados de yunta.65% de la PEA se ocupa en el sector primario. La mayor parte de la superficie de cultivo en la sierra se encuentra en terrenos con pendientes muy pronunciadas. que no cuentan con ganado propio. dichos contratos se llevan a cabo en condiciones desfavorables para el productor local. Platanarillo y la C. la agricultura es la base de la economía local ya que la mayor parte de la población se dedica. En la mayor parte de la Sierra de Manantlán los cultivos comerciales están fuertemente limitados por las condiciones ecológicas. en la actualidad se encuentra en crisis debido principalmente a la modificación en las practicas culturales (uso generalizado de fertilizantes químicos y herbicidas. en algunos casos con una alta pedregosidad. San Pedro Toxin y en menor medida El Chante existe una agricultura comercial basada en el cultivo de la caña. 1993. San Pedro Toxin y Barranca de la Naranjera (en la montaña) representan una proporción importante de las tierras de cultivo (Jardel. Cuautitlán. además del deterioro de los recursos naturales. 1992). Aspectos económicos A nivel general para la Reserva. hortalizas y frutales. pero en muchas ocasiones esta es la única posibilidad para formar un hato propio (Jardel. proporciona en muchos casos la mayor parte del ingreso monetario. 63 3. generando. cerdos y ganado mayor complementan la economía familiar.24 % en el sector secundario o industrial y 20. La recolección de plantas silvestres o partes de éstas (palma. otate.003 habitantes (26. 1995. una diferenciación social interna y serios conflictos por el uso de los terrenos comunales. al menos parcialmente a esta actividad. Por lo general. Solo en los ejidos de Casimiro Castillo. en todas las comunidades de la Sierra de Manantlán la mayor parte de la población trabaja en el sector primario . la población económicamente activa (PEA). establecer contratos de mediería para la cría de reses con ganaderos de lugares como Casimiro Castillo. ya que constituye la mejor alternativa de capitalización y ahorro en las unidades familiares de producción. La ganadería ha cobrado una importancia mayor en los últimos años.32 % del total de la Reserva). donde se practica el sistema de cultivo de coamil o de desmonte. heno. la recolección de plantas silvestres y la cría de algunas aves de corral. 1992. reducción del período de barbecho) y en los patrones de cultivo (concurrencia por el cultivo de pastos). y se orientan a productos como frutales y café. principalmente al cultivo de maíz y frijol. Graf. 1996). Autlán. Gerritsen.PRODERS Sierra de Manantlán. 1992. con escasa inversión en manejo y mano de obra. Rojas. la fabricación de carbón y la artesanía son actividades que .32 % en el terciario o de servicios. Sin embargo. Los huertos de solar.3. de Cuzalapa (Jardel. que bajo ciertas circunstancias esta adaptado a las condiciones ecológicas de las zonas de montaña. cortezas y raíces de diversas especies). 1995. Los terrenos de riego o rieguitos son bastante reducidos y solo en las comunidades de Cuzalapa. 1995. En efecto. Minatitlán. Este sistema tradicional de cultivo del maíz. frutos y flores. esta actividad se practica en forma extensiva.I. En el conjunto de la RBSM el 53. fuera del área. Bussink. Es importante señalar que con excepción de Casimiro Castillo. 1995).2. este último cultivado a pequeña escala en los ejidos Ayotitlán. con pendientes más moderadas y mejores suelos. donde la mayor parte de la PEA se ocupa en la industria y los servicios (70 %). Nivel Regional. Es común observar productores.

sin embargo. Por su parte. la contaminación de éste importante río provocada por las descargas de aguas residuales del Ingenio Melchor Ocampo y las ciudades de Autlán y El Grullo han mermado considerablemente su capacidad productiva. Decombe et. con un empleo de mano de obra local relativamente bajo y con una demanda económica limitada en términos de beneficios a las comunidades locales (Jardel. Sin embargo. que por lo general son terrenos que se encuentran en las laderas. 1993. sino también entre los productores de una misma comunidad. 1995). Los principales factores que determinan esta diferenciación son: la propiedad de la tierra (en términos de calidad y cantidad).al. • Las unidades familiares de subsistencia Estas unidades se caracterizan por tener pequeñas parcelas. Graf. misma que es considerada entre la más marginada de la región. 1989.PRODERS Sierra de Manantlán. Graf y Bedoy. La gran diversidad de condiciones agroecológicas y la variedad de procesos sociopolíticos a través del tiempo han determinado varias formas de como las unidades familiares de producción se relacionan. 1992). Vázquez. Graf. Gerritsen. ****. por un lado con la naturaleza y por otro con los mercados. afectando la economía de la población ribereña. no solo entre las comunidades existen diferencias. 1987. esta actividad ha sido irregular. Muench. 64 para las familias campesinas más pobres representan la única fuente de ingreso durante períodos considerables del año (Benz et. sin embargo. Por lo general estos productores venden a ganaderos locales o foráneos los residuos del cultivo y un número creciente de estos campesinos cultivan pastos en sus parcelas con el fin de mejorar la calidad forrajera y obtener un mayor ingreso económico por la renta de sus parcela. 1993. Rosales y Bussink. 1995. 1995). en cuanto al volumen de extracción de madera realizado. la función del ganado al interior de la unidad de producción y las actividades no agrícolas (Leger. Estos productores siembran sus granos básicos a medias en parcelas de ejidatarios o pequeños propietarios de la zona. Rosales y Bussink. . principalmente para las poblaciones ribereñas del Río Ayuquila. En muchos de los casos. la actividad forestal comercial ha sido importante en la región. En la actualidad solamente una comunidad (Ejido El Terrero) cuenta con una empresa forestal y una organización propia para el aprovechamiento de sus recursos forestales. 1986. La pesca es también una actividad productiva importante. este tipo de unidades establecen acuerdos con ganaderos quienes les permiten sembrar en sus terrenos durante dos o tres años a cambio del desmonte de la parcela y de los residuos agrícolas de cada ciclo. han surgido diferentes modos de gestión del territorio entre las comunidades de la sierra. al. Rojas.. En función de estos factores podemos distinguir cuatro principales tipos de unidades familiares de producción : • Las unidades familiares sin tierra Comprenden básicamente a los hijos de ejidatarios y sus familias que no tienen derechos agrarios (avecindados). 1990. Nivel Regional.. En otras palabras. el número de aserraderos que operaron y al movimiento de población que ocasionó. 1994. 1994. principalmente situada en terrenos con pendientes pronunciadas donde cultivan maíz y frijol para autoconsumo.

etc. en la Comunidad Indígena de Cuzalapa el 67 % del hato es propiedad del 8 % de los comuneros que a su vez cuentan con más de 60 ha. Comúnmente. pescan chacales (langostinos). En este grupo el jefe de familia raramente emigra. • Las unidades familiares que se dedican a la agricultura y la ganadería a pequeña escala En estas unidades. restaurantes. Como señalamos anteriormente es común encontrar productores que establecen contratos de mediería con grandes ganaderos de la región. de tal manera que el ganado cumple una función de capitalización de la unidad de producción.) o para el cumplimiento de compromisos sociales (matrimonio. etc. mientras que 37 % de los comuneros tienen menos de 10 ha. sin embargo. Por citar solo unos ejemplos. elaboran y venden artesanías y se emplean temporalmente fuera de su comunidad como jornaleros agrícolas en los valles de Tecomán. Armería.). principalmente en los centros urbanos de la región como la Cd. Colima. con el fin de ir conformando su propio hato.) o incluso algunos están vinculados a actividades ilícitas como el clandestinaje de madera o el narcotráfico. En el ejido El Terrero cinco productores tienen en propiedad 53% del ganado de la comunidad (Graf y Bedoy. 1989). cada uno y poseen solo el 4 % del ganado (Gerritsen. de tal manera que la venta de uno o dos animales les permite contar con dinero en efectivo para cubrir necesidades de emergencia (enfermedad.PRODERS Sierra de Manantlán. Por último es importante señalar dadas las precarias condiciones económicas en la zona. • Unidades familiares grandes que se dedican principalmente a la ganadería Estas unidades se caracterizan por contar con superficies considerables de tierra que pueden llegar hasta 300 ha y hatos de hasta 500 cabezas.80 % del ganado es propiedad de solo cuatro productores que tienen en propiedad parcelas por más de 70 ha. los ganaderos más grandes se dedican a otras actividades comerciales (ferretería. etc. 1995). trabajan como jornaleros en las parcelas de ejidatarios o comuneros de su comunidad. los productores se dedican básicamente a la producción de maíz en parcelas de pequeñas a medianas y que cuentan con pequeños hatos de ganado bovino. mientras que en el ejido de Barranca de la Naranjera el 28. en propiedad cada uno. 1993). Por ejemplo. recolectan y venden productos forestales no maderables. se observa frecuentemente que alguno de los hijos trabaja fuera de la comunidad. 65 La mayoría de los productores perteneciente a estos dos grupos tienen una estrategia de diversificación de sus actividades con el fin de obtener ingresos monetarios y poder satisfacer sus necesidades básicas. Nivel Regional. . San Pedro Toxín y Autlán-El Grullo. litigio. Casimiro Castillo. bautizo. o como peones de la construcción en los principales centros urbanos de la región. La distribución de los medios de producción (la tierra y el ganado) es bastante desigual entre los productores de una misma comunidad. Estos productores están fuertemente vinculados a los mercados. La función del ganado en estas unidades es principalmente de ahorro. (Rosales y Bussink. carnicerías. de Colima o en muchas ocasiones a los Estados Unidos de Norteamérica. tales como el clandestinaje de madera y el cultivo de mariguana y amapola. ha habido un espacio propicio para las actividades ilícitas.

y se puede decir que en su mayoría son mejores que los promedios nacionales. se ha dado merced al sacrificio de los requerimientos de inversión y apoyo oficial a actividades que sustentarían un mayor empleo y propiciarían una mejor distribución del ingreso.PRODERS Sierra de Manantlán. mientras que el promedio regional es del 86% y 74 % respectivamente. Sin embargo. 1988). El promedio de viviendas con uno y dos cuartos. es en estos municipios considerablemente mayores al promedio regional. la proporción de la población mayor de 15 años sin escolaridad rebasa en casi un 2 % a la población analfabeta y ésta presentan valores superiores al 21 %.8 % respectivamente. el servicio de electricidad existe sólo en el 56 % de las viviendas de Cuautitlán. ha ocasionado un desarrollo ilusorio o un crecimiento con pobreza. En los municipios de Cuautitlán y Tuxcacuesco sólo el 62 % de las viviendas cuentan con servicio de agua potable y sólo el 30 % tienen drenaje. Estos municipios son los que presentan el mayor rezago educativo. . donde se concentró la mayor parte de la inversión gubernamental a partir de la década de los 70’s. como es el caso del turismo. con niveles de calificación casi inexistentes en la región y que además concentran excesivamente las ganancias en un reducido grupo de inversionistas. siendo que el promedio en la región es de 12. de la industria de la construcción y de la industria de transformación. Esta diferenciación se observa al interior de los municipios donde se han desarrollado los centros urbanos regionales.8 y 10. la agroindustria asociada y principalmente al desarrollo turístico del Litoral. En base a los datos censales de 1990 de INEGI. incluyendo cocina. Nivel Regional. la agricultura de temporal. como son la pesca. En este sentido destacan algunos municipios. principalmente situados en las Zonas de Montaña y el Llano Grande como son Cuautitlán. Sin embargo. en tanto el promedio regional es de 89 % de las viviendas con este servicio. ya que el progreso de este sector. que presentan las condiciones más desfavorables. se puede observar en términos generales que los principales indicadores de bienestar no son muy diferentes a los de los estados de Jalisco y Colima. la silvicultura comunitaria o el turismo popular (Boglio y Ramírez. existe una importante diferenciación intraregional en lo que respecta a las condiciones de ingreso y bienestar social. 1990) elaboró el índice de marginación a nivel municipal. el Consejo Nacional de Población (CONAPO. 54 % en San Gabriel y 57 % en Zapotitlán de Vadillo.3 . Tuxcacuesco.Indicadores socioeconómicos (a) Bienestar social Los centros urbanos se han desarrollado gracias a una fuerte inversión pública directa o a través de sistemas de financiamiento destinados a la agricultura comercial. Zapotitlán de Vadillo. de hecho se encuentran entre los 20 municipios más marginados en el Estado de Jalisco. la canalización de enormes volúmenes de inversión hacia una rama de actividad que demanda poco empleo. 66 3.3. pero se observa más drásticamente en el contexto regional si los comparamos con las condiciones de bienestar en el resto de los municipios. Tolimán y Villa Purificación. Por otra parte.

mientras que otras. como señalamos en el contexto regional. Viviend.30 54.33 5. quedando en su mayoría incomunicadas durante la temporada de lluvias. Barranca de la Naranjera -ésta última formando parte de la cabecera municipal de Casimiro Castillo-. El Chante.90 9. con Viviend.00 4.40 Sin embargo.30 89. así como las localidades de El Vigía. 3. solo que con una variante por presindir de los indicadores de ingreso y población en localidades de menos de 5. 67 (b) Indicadores socioeconómicos y niveles de bienestar Los niveles de vida en los poblados de la Sierra de Manantlán son variables.80 75. haciendo un análisis de las condiciones de marginación y pobreza las comunidades más marginadas son las que se encuentran más adentro de la sierra.31 12. con agua drenaje electricidad RBSM REG.70 80. En base al XI Censo General de Población y vivienda 1990 (INEGI). . como Ahuacapan. las condiciones son en general mucho mejores.00 80. 15. despues de encontrar la componente principal se establcen rangos para agrupar las localidades que por su valor sean considerados como semejantes. el Ejido Tecopatlán en el municipio de Autlán y El Parotal en el de Casimiro Castillo.000 habitantes. 1995. En estas comunidades.50 86. INFL. las localidades de Rincón de Manantlán y Manantlán en el ejido Guayabillas. se elaboraron 7 indicadores básicos a nivel de localidad.44 10. JALISCO COLIMA 18.30 5. Los poblados con mayor grado de marginación son La Laguna en la parte alta de Cerro Grande. todas estas en el municipio de Cuautitlán. de Cuzalapa. con estos indicadores se realizó un Análisis de Componentes Principales (cuyo objetivo es encontrar una relación entre los indicadores utilizados. lo cual provoca problemas de abastecimiento de alimentos y de diversas mercancías. La Rosa y Canoitas pertenecientes a la C.70 79.88 11.20 92. La Huertita.40 11. que refleje el fenómeno de marginación).30 21. el Ejido El Rodeo y Toxín en el municipio de Tolimán.28 83. la porción de la Sierra correspondiente al municipio de Tuxcacuesco (Zenzontla con 5 localidades. Ejido Mezquites con 3 localidades). mientras que las comunidades en los municipios de Casimiro Castillo y Autlán.48 74.03 91. el Ejido Ayotitlán (35 localidades). los problemas de comunicación son marcados debido a la topografía accidentada y a la dispersión de la población. Tolimán y Cuautitlán. Indicadores sociodemográficos básicos Analfabetas Sin Instruc.80 8. ocup/vivien.I. Prom. al. Esta metodología es semejante a la utilizada por CONAPO (1990). con Viviend.18 5. y San Pedro Toxín tienen mejores condiciones de vida. elaboraron un índice de marginación a nivel de localidades para la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. Nivel Regional. las condiciones de pobreza y atraso son más marcadas en las comunidades de los Municipios de Tuxcacuesco. Rosales et.46 89.PRODERS Sierra de Manantlán.

solo el 82. El Parotal y Toxín no cuentan con energía eléctrica ni agua entubada. La atención médica es insuficiente. 3. El analfabetismo entre la población adulta de la reserva es alto (18. que se complementan con el trabajo asalariado temporal en la cosecha del jitomate.y por el ausentismo en las temporadas de trabajo agrícola. En el ejido Ayotitlán solo hay dos pequeñas clínicas (Ayotitlán y Telcruz) que no logran dar servicio a toda la población. ni siquiera a proximidad. El 21. lento aprendizaje. Sin embargo. el aprovechamiento escolar es en general bajo.79 % de la población infantil asiste a al escuela y. El nivel de hacinamiento en las localidades más marginadas es significativo. la mayor parte de la población habita en viviendas de uno y dos cuartos. y El Parotal con 29 % . parasitosis. predominando las actividades agropecuarias de subsistencia. En el Ejido Ayotitlán en 1990 solo el 2 % de las viviendas contaban con electricidad y el 3 % con agua entubada. La educación preescolar es prácticamente inexistente en la mayor parte de las poblaciones de la Sierra. El Aserradero Viejo y Toxin en el municipio de Tolimán y las comunidades de la zona de Tuxcacuesco no cuentan con servicios de salud. como es el caso del ejido El Terrero en el municipio de Minatitlán.PRODERS Sierra de Manantlán. llegando a ser de hasta 8 personas. etc. (Rojas et. padecimientos de las vías respiratorias. Nivel Regional. el Ejido Mezquites con 37 %. el Ejido Zenzontla con 31 %. 1992). influenza. Mezquites. con un promedio de ocupantes por vivienda de más de 5 personas. En el caso de algunas comunidades que cuenta con una clínica de salud. El Rodeo.4. deserción escolar y discontinuidad hacia estudios medios y superiores. picaduras de alacrán. el servicio es muy irregular ya que no cuentan con un médico residente. Localidades como La Laguna. Tenencia de la tierra La creación de la RBSM no modifica las formas de tenencia de la tierra existentes. presentándose en mayor grado en el Ejido Ayotitlán con 41 % de la población de 15 años y más. dengue. al. Tecopatlán. ni establece restricciones para los cambios de propiedad. enfermedades infecciosas.. 68 Los ejidos de La Laguna.3. 1987 citado por Jardel.31 % de la población mayor de 15 años no tiene instrucción primaria y la mayor parte de la población con cierta escolaridad tiene en promedio hasta el tercer grado de primaria. El Rodeo. Las causas de morbilidad y mortalidad están asociadas a condiciones de vida precarias: enfermedades gastrointestinales. Zenzontla. la caña de azúcar o los frutales en los valles agrícolas o por trabajo como braceros en Estados Unidos. el Ejido El Rodeo con 46 %.4 % de la población total de 15 años y más en todas las comunidades de la sierra). por problemas de lento aprendizaje -como consecuencia de la desnutrición. anemia. El nivel de ingresos monetarios es bajo. por otra parte. el decreto de la reserva prohibe la creación de nuevos centros de población en la zona núcleo y establece restricciones para la . La escolaridad es baja y existen problemas de ausentismo temporal.

en la Sierra de Manantlán subsista el problema de irregularidad en la tenencia de la tierra y el rezago agrario. pero posee terrenos dentro de la Reserva) y 2 Nuevos Centros de Población Ejidal (NCPE). Es significativo que después de 67 años de reforma agraria. más de la mitad de las 48 ejecuciones de las resoluciones presidenciales tuvieron o tienen conflictos con otras comunidades agrarias o con particulares. 19 se han incorporado al programa. 1996). 1992). Es un problema añejo y sumamente complejo. la Comunidad Indígena de Chacala con particulares del municipio de Minatitlán. Graf. existen conflictos. de las cuales 29 son ejidos y 2 son comunidades indígenas (No se incluye Teutlán por no estar reconocida legalmente. en la reserva se han dado los siguientes avances: de los 29 núcleos agrarios legalmente constituidos en la RBSM. La problemática de tenencia de la tierra es una de las principales limitantes para el desarrollo local y la conservación de los recursos naturales en la reserva. León y Gutiérrez. 1996). 1992). 1996). de estos solo 7 ya concluyeron los trabajos y certificaron sus tierras. 39% pequeña propiedad y 1 % propiedad estatal o federal (Jardel. Así mismo los conflictos entre los solicitantes de dotación del ejido Guayabillas con pequeños propietarios en la parte central de la Sierra (Jardel. 1992. En la Sierra de Manantlán se encuentran 33 comunidades agrarias. DRBSM-INE. Por otra parte. como conflictos al interior de los ejidos y comunidades indígenas por la apropiación de parcelas. 8 conflictos de linderos entre núcleos agrarios y un despojo de terrenos ejidales. el resto suspendieron los trabajos del programa a causa de los conflictos existentes (DRBSM-INE. 69 creación de nuevos centros de población en la zona de amortiguamiento. comunal y NCPE. los conflictos entre los ejidos Lagunitas y El Terrero.380 hectáreas. faltando entregar una superficie aproximada de 21. Las irregularidades en la dotación de tierras evidencian una fuerte manipulación del reparto agrario. así como el establecimiento del Programa de Certificación de Derechos Ejidales y Titulación de Solares Urbanos (PROCEDE). A partir de las reformas al artículo 27 constitucional y su ley reglamentaria. Aproximadamente el 60 % de las tierras de la reserva son de tipo ejidal.PRODERS Sierra de Manantlán. y 6 ejecuciones parciales tenían en 1988 problemas legales o administrativos (Jardel. En la actualidad existe un conflicto por límites entre Estados: hay nueve rezagos agrarios por falta de resolución del tribunal Superior Agrario. tanto por la definición de linderos entre comunidades agrarias y estas con pequeños propietarios. entre los que cabe destacar los del ejido Ayotitlán con el ejido El Rodeo. tres conflictos internos de organización en 3 núcleos agrarios. 1993. Estas irregularidades han ocasionado fuertes conflictos por linderos. en la zona de Cerro Grande. 12 rezagos administrativos de los cuales 6 son por ejecuciones parciales. Nivel Regional. . y los solicitantes de ampliación de este último con el ejido La Laguna y con los solicitantes de dotación del Aserradero Viejo. Por otra parte existen 6 resoluciones ejecutadas parcialmente. En 1990 había aun 14 resoluciones presidenciales pendientes de ejecución. además de cerca de 5 mil hectáreas en conflicto por limites entre ejidos y entre éstos y pequeñas propiedades (DRBSM-INE. León y Gutiérrez. 5 por falta de plano definitivo y uno por no estar ejecutada la resolución presidencial.

Aún existen restos arquitectónicos de haciendas en Ahuacapán. Este contexto es quizá mejor reconocido a través de las narraciones de los eventos y acontecimientos. La población de la Región de la Sierra de Manantlán y su zona de influencia aún es poseedora de una acervo cognoscitivo de los recursos y experiencia en su manejo. las construcciones históricas y los restos arqueológicos de las culturas anteriores a la conquista. y en prácticas cívico-religiosas en las comunidades de la unidad de conservación. así como de los participantes y sitios en donde tales hechos transcurrieron. la conquista. animales. las costumbres. como son alimentación. que sirven de ejemplo. son los colorantes como el añil y la grana. durante la conquista. producidos en Autlán. y los documentos y materiales dejados en sitios habitados por los antepasados. Cuzalapa. Tales usos forman parte de todas las actividades necesarias para el sustento de la población. Las riquezas naturales y culturales han sido reconocidas desde la Colonia. No se . aún persisten rasgos de tal patrimonio en la taxonomía. elaborado desde tiempos prehispánicos. 70 Los conflictos por tenencia de la tierra existen prácticamente en todas las zonas de la reserva y su solución constituye un factor determinante para asegurar el desarrollo de las comunidades agrarias de la reserva. La historia cultural se refiere a la descripción de los acontecimientos culturales en épocas pasadas detectadas a través del estudio de la sociedad actual. así como para proporcionar alimentos a sus animales domésticos. suelos. y el mezcal. Así pues. et al. la región formó parte de los terrenos sobre los cuales se sostuvo el conflicto entre Nuño de Guzmán y Hernán Cortés. construcción y elaboración de enseres domésticos. tradiciones y obras transmitidos a través de la palabra hablada o escrita. Nivel Regional. A pesar de la extirpación de hasta 95% de la población indígena de la región durante el primer siglo después de la entrada de los españoles. La población de la Región reporta usos para más del 50% de 900 especies vegetales estudiadas hasta 1991 (Benz et al.5. por lo menos. En los siguientes párrafos se presenta una breve historia cultural de la Región de la Sierra de Manantlán. 3. manipulación y uso de plantas. 63 especies de vertebrados y cinco taxa de artrópodos (Santana C. La Región también fue afectada por los cambios de los sistemas productivos que las haciendas produjeron durante los siglos XVIII y XIX. Patrimonio cultural El patrimonio cultural se refiere a los conocimientos. la riqueza de los recursos naturales presentes en el área y la capacidad de la población en aprovecharlos ha sido de mucho interés desde. Algunos productos regionales de importancia económica durante la Colonia.3. y Zenzontla que evidencian los enfoques de la producción de ganado y de caña de azúcar. Dicho conocimiento ha proporcionado un medio de manuntención que la población utiliza como alternativa mientras se integra completamente a las actividades de la economía nacional. salud. Así mismo.PRODERS Sierra de Manantlán. 1994). La Región de la Sierra de Manantlán está inmersa en un contexto histórico cultural que le da un carácter propio. así como para la conservación y el manejo adecuado de sus recursos naturales. 1990). siendo las razones por las cuales los franciscanos establecieron unos de los primeros sitios de evangelización en el Occidente (en Autlán y Chacala) en el primer siglo después de la conquista.

Este conocimiento científico se complementa con el . fomento del conocimiento y respeto de este patrimonio es responsabilidad del Instituto Nacional de Antropología e Historia en colaboración con el Instituto Nacional de Bellas Artes y en coordinación con las autoridades estatales. A través de su estudio. una conciencia conservacionista compartida y de distribución equitativa de los costos y beneficios de su uso. la historia y prehistoria de la Región de la Sierra de Manantlán son conocidas en cuanto a la cronología y los cambios culturales ocurridos a partir del primer milenio a. la industria forestal y la restauración y conservación de suelos. en particular cuando están asociados con vestigios de ocupaciones humanas prehispánicas. La influencia humana en el pasado aún se manifiesta en la estructura de la vegetación actual y en la disponibilidad de recursos vegetales. aunque no intensivas. tales restos nos proporcionan las bases para describir y entender la historia. y a partir del reconocimiento de superficie y trabajos de rescate en 1990 llevados a cabo a través del entonces Laboratorio Natural Las Joyas en colaboración con el INAH. edificios. el patrimonio cultural podría fungir como base sobre la cual se desarrolle una gestión de los recursos naturales por parte de la población local. la persistencia de poblaciones de plantas espontáneas como los teocintles Zea diploperennis y Z. De hecho.C. 71 debe perder de vista la posibilidad de que el conocimiento que existe acerca de estos recursos podría satisfacer necesidades de la población mundial en los ámbitos de alimentación y salud humana y animal. Poco estudiadas de manera sistemática. Además. El patrimonio arqueológico se refiere a la totalidad de los restos dejados por los antepasados durante su estancia o tránsito por el Occidente del territorio nacional. algunas poblaciones de especies espontáneas. Nivel Regional. La manifestación de los conocimientos empíricos de sociedades ahora extintas sobre el uso del entorno natural. mays ssp. Con ella se puede entender cómo la sociedad se ha enfrentado o adaptado a las condiciones deterioradas que otras sociedades anteriores dejaron. y las interacciones e interrelaciones de la sociedad con su entorno biofísico en un área dada. en conjunto con los registros paleoecológicos. y aprovechar este conocimiento en la elaboración de programas de experimentación para evaluar su sustentabilidad bajo condiciones actuales. La protección. hechas en la década de 1930 por Isabel Kelly (1945). municipales y los particulares (Nalda 1993). y en la sobrevivencia de variedades tradicionales de cultivos como el maíz y frijol. monumentos y sitios históricos— para entender cómo los sistemas sociales y productivos han evolucionado y se han adaptado. destaca la relevancia de conservar el patrimonio cultural y natural en forma conjunta. parviglumis y el tomatillo Physalis philadelphica en sitios expuestos a una manipulación antrópica desde tiempos prehispánicos. los cambios o la continuidad cultural. en la que se retomen aspectos tradicionales de organización cívico-religiosa para fomentar con ello. como fuentes potenciales para el diseño de alternativas productivas de los recursos naturales. las relaciones económicas y políticas. Por ejemplo las poblaciones altamente productivas de pitayas (Stenocereus queretaroensis) en terrenos asociados a sitios arqueológicos.PRODERS Sierra de Manantlán. Lo que se sabe se deriva de investigaciones sistemáticas. los medios de subsistencia. Asimismo puede ser utilizada para fomentar la apreciación colectiva de la historia cultural —ahora visible en las variedades tradicionales. En su conjunto. es conveniente reconocer que los registros arqueológicos e históricos. proporcionan la única fuente de información respecto a las coyunturas ecológico-sociales. tales tradiciones y prácticas son de interés prioritario de investigación y análisis concertado con la misma población. investigación.

PRODERS Sierra de Manantlán. Nivel Regional.

72

estudio de colecciones privadas, cuyo origen es principalmente de material saqueado. Cabe señalar que el 90% de los sitios encontrados en los últimos años muestran huellas de saqueo. A pesar de éso, existe interés, por lo menos en la mayoría de los municipios cuyos terrenos están incluidos dentro de la unidad de conservación, en crear museos locales para educar al público y fomentar una conciencia del patrimonio histórico y arqueológico. El reconocimiento y descripción de las manifestaciones arqueológicas dependen en parte del estudio del material cultural (los "bienes muebles": figurillas y fragmentos de cerámica, vasijas, piedra —lascada o pulida— y huesos o conchas utilizados para fabricar herramienta); además del estudio del sitio, su localización, tamaño, y la distribución dentro del mismo de los restos arquitectónicos (los "bienes inmuebles": pirámides, montículos, tumbas, canales o pozos de agua, cimientos y pisos de casas, y depósitos de basura). Aunque ambos tipos de bienes proporcionan información básica por sí solos, es importante describirlos y registrarlos en conjunto para poder descifrar los cambios y relaciones culturales a través del espacio y tiempo. Por lo tanto, aunque Kelly (1945, 1949, 1980) recibía y compraba piezas aqueológicas de colectores y saquedores locales, tales materiales no fueron utilizados en manera aislada sino en conjunto con otros, coleccionados en su localidad de origen, y realizó una descripción de los restos inmuebles in situ. Fue así que Kelly pudo reconocer y describir tres fases de ocupación prehispánica en el valle de Autlán: Autlán (1200-1520 d.C.), Mylpa (900-1200 d.C.) y Cofradía (600-900 d.C.); otras tres en la zona de Tuxcacuesco-Tolimán: Tolimán (1200-1520 d.C.), Coralillo (600-900 d.C) y Tuxcacuesco (a.C. 300-300 d.C.); y siete en el estado de Colima: Periquillo (1300-1500 d.C.), Chanal (1200-1300 d.C.), Armería (600-? d.C.), Colima (400-600 d.C.), Comala (300-400 d.C.), Ortices (a.C. 300-300 d.C.) y Capacha (ca. 1500 a.C.). Datos derivados de trabajos sistemáticos en la costa de Colima y en el valle de El Grullo proporcionan datos sobre la presencia prehispánica en la región: Morett Tardío (300-600 d.C.) y Morett Temprano (ca. 600-100 a.C.). Las fases Autlán, Tolimán, Periquillo y Chanal pertenecen al período Mesoamericano conocido como Postclásico Tardío y se refieren esencialmente al material y los restos inmuebles de localidades que fueron ocupadas antes de la llegada de los españoles en 1525. Muchos de estos sitios se encuentran en, o cerca de, centros de población aún habitados. Tales sitios arqueológicos son relativamente grandes, ubicados principalmente a lo largo de la parte occidental del valle de Autlán y por las orillas del Río Armería. Éstos tenían, o aún tienen, restos arquitectónicos (pequeñas pirámides y plazas), y presentan cerámica roja o pintada de blanco sobre rojo. Según los documentos proporcionados por los visitadores españoles de aquel entonces (Suma de visitas, Lebrón de Quiñones 1775, Ponce 1873), tales sitios fueron rodeados por huertos frutales, tenían mercados y la gente hablaba náhuatl u otomí, y se vestían con mantas de algodón o fibra de maguey. Las estructuras monumentales organizadas —pirámides y plazas— nos permiten inferir la existencia de una organización social y política compleja. La fase Mylpa, definida por la presencia de sitios en el valle de Autlán y asignada al período Mesoamericano Postclásico Temprano (más o menos contemporáneo de Tula y Chichén Itzá), parece anteceder a la fase denominada Autlán, aunque en varios sitios el material cultural de las dos se encuentra mezclado. Algunos sitios de esta fase mostraron evidencias de montículos no muy altos, algunos distribuidos alrededor de una plaza. La cerámica es principalmente roja o negra, pero ésta consistentemente se asocia con un tipo de cerámica anaranjada sobre blanco y rojo. Tales sitios se encuentran principalmente en el valle de El Chante y a orillas del Río

PRODERS Sierra de Manantlán. Nivel Regional.

73

Ayuquila. Aunque se desconoce si esta fase antecede por completo a la fase subsecuente, es posible que los sitios referentes a Mylpa sean una manifestación meramente local y contemporánea; las diferencias de los congregados de cerámica solamente se refieren a grupos culturales distintos. Sitios asignados a las fases Cofradía, Coralillo y Armería, y al período Clásico Tardío (contemporáneo con los últimos años de Teotihuacán y de las culturas de la zona Maya en el Petén), también presentan evidencias de restos arquitectónicos en forma de montículos no muy elevados y ubicados alrededor de una plaza, y es la época mejor conocida por las tumbas de tiro. La cerámica es principalmente roja o café sobre café, rara vez pulida e infrecuentamente incisada. La evidencia de sitios asignados a las fases de Colima, Morett Tardío y Comala ha sido recabada principalmente del área al sureste de la Región de la Sierra de Manantlán y en la costa del estado de Colima. Es durante estas fases, en especial la Colima, cuando aparecen las primeras plazas formales, a veces con varias de éstas contiguas, rodeadas por montículos bajos. La cerámica, aunque muy simple, se destaca por la aparición de molcajetes y tapaderas. Previas a las mencionadas arriba, se reconocen las fases Ortices y Tuxcacuesco en las regiones del mismo nombre en Colima y Jalisco respectivamente. Éstas dos, conjuntamente con la evidencia de los depósitos tempranos de Morett y el sitio El Colomo, en el valle de El Grullo, nos dan una visión de la existencia de una población dispersa con pueblos no muy grandes localizados a grandes distancias entre sí. La cerámica es muy distinta, el acabado es bruñido e incisado o grabado y pintado en policromo, sobre todo con el color púrpura. La arquitectura es principalmente doméstica, aunque hay pistas de pocos sitios con arquitectura monumental (el único reportado ha sido casi totalmente arrasado con la construcción del sistema de riego en el valle de Autlán-El Grullo). La fase Capacha está pobremente definida por materiales encontrados en el sur de Colima. Tales sitios no demuestran restos arquitectónicos y la cerámica presenta diseños cuyos atributos demuestran semejanzas solamente con complejos del noroeste de América del Sur. Material de esta fase está presente en colecciones privadas de los municipios de Autlán, El Grullo y los del sur del estado de Colima. La localización exacta de los sitios de los cuales provienen tales materiales es aún desconocida. También se desconoce cómo era la organización socio-política referente a estas épocas de ocupación humana. Por lo anteriormente mencionado, es un hecho que los terrenos de la propia Región cuentan con un larga e importante historia de habitación humana que ha legado un rico y único patrimonio cultural arqueológico. El valor y la importancia de conservar el patrimonio cultural, referente a los monumentos y zonas arqueológicas, está expuesto en la "Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos". Su protección y conservación está regulado por la legislación y los programas nacionales. La destrucción del patrimonio histórico-cultural implica una pérdida irreversible. Desafortunadamente, la protección de los monumentos arqueológicos en la región ha quedado olvidada y no existen acciones concretas que eviten la destrucción de este patrimonio a causa del saqueo, el crecimiento urbano, la construcción de carreteras y obras públicas, así como

PRODERS Sierra de Manantlán. Nivel Regional.

74

por los cambios del uso del suelo y la intensificación de la agricultura. Como lo señala la ley, la investigación, protección, conservación, restauración y recuperación de los monumentos arqueológicos, artísticos e históricos en la zonas de monumentos es de utilidad pública. Además, es responsabilidad del INAH vigilar y hacer cumplir los mecanismos de custodia y protección que marca la ley, mediante recorridos periódicos a las zonas.

PRODERS Sierra de Manantlán. Para el valle de Autlán-El Grullo-El Limón este cultivo fue importante en la época de las haciendas. por lo que es importante observar la tendencia en el patrón de cultivos en la Region de la sierra de Manantlán. por debajo del limón y de la caña de azúcar. mientras que en los demás municipios ha dejado de ser un cultivo importante. pero a mediados de los 50's la caña de azúcar es sustituida por el cultivo del algodón. Posteriormente el arroz mantuvo una buena evolución en cuanto a rendimientos.1992). -Arroz. las técnicas del uso de los suelos son también importantes en el mantenimiento o aumento de su capacidad productiva. Este cultivo tuvo un papel efímero en los sistemas de producción en la región de los municipios de Colima. Durante el año de 1958 se sembró una superficie considerable en los municipios del Edo.1 Evolución en el patrón de cultivos en la Región El uso del suelo determina en cierta forma su cuidado o deterioro. durante los años de 1925-39 esta fue dañada por la crisis mundial y el movimiento cristero. Para el año de 1991 solo en los municipios de Colima y Coquimatlán cuentan con una superficie cultivada considerable. principalmente en el Estado de Colima. de este cultivo pero 3 años después el Ingenio al cual se vendía la caña quebró y desaparecio de esta región (Muench et al. . para los años de 1935-39 representa el cuarto lugar en los municipios que lo producian.. teniendo un reducción hasta del 56%. debido a una desvalorización en este producto. Durante los años de 1940's se dio un crecimiento constante en la agricultura. aunque los rendimientos no fueron negativos. Durante la época de las haciendas el arroz fue el cultivo comercial más importante.1.1988). ANÁLISIS DE LA PROBLEMÁTICA REGIONAL 4. Nivel Regional 74 4. no solo se incremento la producción de alimentos si no que también la producción de cultivos comerciales (Van der Zaag. sin embargo en cuanto a rendimiento mostró valores positivos. Así durante la época de 1940-1960 los pricipales cultivos fueron la caña de azúcar y el algodón (Van der Zaag. sin embargo su producción decae al colapsarse el sistema de haciendas de la época. ya que en todos los años desde 1977-1981 se tuvo un amplio superávit con respecto a la demanda local manteniendose como un cultivo de exportación pero sin la importancia de las décadas anteriores. Sistemas de producción agropecuaria y forestal 4. de Colima. en algunos casos como en el municipio de Coquimatlán su cultivo disminuyó debido a la falta de agua para su riego (Cochet.1. sin embargo después este cultivo mostró una tendencia descenciente en todos los terrenos. 1994). 1992). En el área de El Grullo durante este tiempo había 7 trapiches para la producción de piloncillo. -Caña de azúcar.

1992). a)Limón. por lo que se crean nuevas plantaciones. la producción se concentra en las zonas costeras debido a su mayor rentabilidad y los lugares más alejados abandonan las plantaciones. para el año de 1991 el municipio con mayor superficie plantada es Armería con una cantidad no mayor a 60 ha. especialmente en el propio municipio de Casimiro Castillo. A mediados de ese año la compañia FIDEFRUT.PRODERS Sierra de Manantlán. En los años de 1950-1970 el limón es el principal cultivo.100 ha plantadas mientras que las tierras sembradas con otros cultivos acupaban 2. Actualmente este cultivo ha tomado un papel importante principalmente.300 ha y para 1988-89 se tenían 6. para el año de 1993 su superficie sembrada aumenta considerablemente. Cuautitlán y La Huerta. y en La Villa de Purificación. esto generó un aumento en la superficie dedicada a la caña. de Colima. Asi durante este tiempo.400 ha. desplazando a algunos cultivos como el jitomate. su producción es casi contínua durante todo el año. Nivel Regional 75 En el año de 1970 se construye el Ingenio Melchor Ocampo entre los municipios de El Grullo y Autlán.U. Así para el año de 1984 la comercialización estaba bien organizada y el productor no tenía que preocuparse por la venta de su cosecha. y se empieza a plantar de nuevo caña de azucar. la cual compraba el limón en esta época cierra sus áreas de recepción y programa un establecimiento de cuotas límite. -Frutales. A partir de 1978 se incrementa el precio y se siembran nuevas variedades. así para el año de 1977 la caña de azúcar reemplaza a varios cultivos. Durante estos años se situa en segundo sitio solamente por debajo del maíz. se aproximaba una crísis de sobreproducción (Cochet.. Actualmente el limón no es un cultivo protegido y su papel en la acumulación campesina se dificulta cada vez más. 1988). En se establece el ingenio José María Morelos en el municipio de Casimiro Castillo. En 1972 la bacteríosis provoca el rechazo de la mercancia en E. esto debido a la gran cantidad de tierras dañadas por plagas (Dorien. la caida de los precios y la destrucción de varias plantaciones. b)Plátano. esto debido a una serie de factores como son: facilidad para su establecimiento. Puede observarse que la caña de azúcar ha proliferado en los municipios donde existe distritos de riego y que tienen una relativa cercania a los Ingenios Melchor Ocampo y Jose María Moreslos. a mediados de los 30's el limón aumenta su importancia debido a que el conjunto de la agricultura presentaba serias dificultades. La propiedad privada en este tiempo acapara el 78% de la superficie sembrada con arboles frutales. . en los municipio que lo cultivaban principalmente los pertenecientes al Edo. para el año de 1987 se tenían plantadas 5. sus ingresos representan una economía segura para la familia y tiene un periodo de recuperación corto (3 años). además contaba con un una buena organización de los mercados y se industrializaba. Aunque se comienzó a sembrar otros cultivos hortícolas pero durante este tiempo se alcanza la máxima superficie sembrada con caña. En los años de 1930-34 este cultivo tiene un notable incremento.

5% y después en un 42. su producción se mantuvo constante incrementando en un 19. En cuanto a los cultivos perennes la mayor parte de la superficie sembrada siguio correspondiendo a la palma de coco. después continua la baja y al alza en la producción. Para el año de 1993 los cultivos como la sandía y el melón han reducido su superficie sembrada en los municipios donde anteriormente era importante como es el caso de Autlán y El grullo y El Limón. Su consumo percápita se vio incrementado a partir de 1978. guanabano. esta se mantuvo con sistemas de riego mediante pozos. En el año de 1969 en el municipio de Autlán había grupos de pequeños propietarios que utilizaban agua de un manantial de la sierra para sembrar hortalizas (González. Nivel Regional 76 Este cultivo tuvo su auge durante la década de los 40´s. platano. sin embargo la producción disminuye al siguiente año desplazada por cultivos como la caña de azúcar. 1992). Se tienen datos de que en 1969 en el municipio de El Grullo una compañia agroexportadora norteamericana comienza a sembrar melón y jitomate (Gonzalez.3% su valor de producción. limón y plátano. tamarindo etc. En los años de 1950-60 en los municipios de La Huerta. naranja. mangos y papaya). -Otros frutales. 1994). Este producto tuvo un notable crecimiento en 1980-81 después de recuperarse de un momentaneo declive en 1979. pasando de sembrarse 270 ha durante 1967-68 a 2000 ha durante 1970-71 en temporada de riego. aguacate. 1994). Para los agricultores con posibilidad de pagar muchos jornales para la cosecha estacionaria. -Hortalizas. 1994). los cultivos perennes son más remunerables. así mientras que el año de 1970 se tenían sembradas 2000 has para los años de 1972-75 la superficie sembrada disminuye a 1000 has. .PRODERS Sierra de Manantlán. sin embargo la siembra de frutales y hortalizas no fue muy benéfico para las productores locales ya que en muchos casos eran engañados por productores y compradores extrangeros (González. Villa de Purificación y Cuautitlán contaban con considerables superficies sembradas de sandía. tamarindo. aunque muchos frutales han tomado un fuerte impulso como es el caso del mango. Durante este tiempo estos cultivos fueron de gran importancia como cultivos de exportación. En los últimos años siguen otras plantaciones frutales que representan aproximadamente 340 has. c)Melón y Sandía. Las ventajas de estos cultivos son los mismos que en el año de 1960: margen bruto y precios más altos. Para 1970 en la región del Valle de Autlán-El Grullo y El Limón la mayor parte de la superficie sembrada pertenecía a el cultivo de hortalizas. La producción y siembra de hortalizas tiene una serie de altibajos. además de que se inicia la construcción de una empacadora de melón. Durante los 3 primeros años que se cultivo el melón a gran escala (1969-73). sin embargo en los municipios pertenecientes al estado de Colima aún existe una considerable superficie sembrada. (cocotero. En el panorama actual la producción frutícola y comercial cuentan con una mecanización casi al 100% concentrandose en los municpios de Técoman y Armería (Muench et al.

-Maíz. sin embargo algunos municipios lo siguen cultivando. En el año de 1974 se incrementa la superficie sembrada de maíz debido a un aumento en el precio. En el año de 1979 en los municipios de Colima la cosecha disminuyó debido a los factores climáticos ante los cuales el maíz es susceptible por ubicarse en terrenos de temporal. ya que puede observarse en la mayoría de los casos una tendencia a la baja en cuento a superficie sembrada. en el caso de algunos municipios duplicando y casi triplicando dicha superficie. -Sorgo. lo establecen como cultivo básico al lado del maíz por encima de los demás cultivos. debido a su alto costo de inversión estos cultivos son sembrados por los agricultores privados capitalistas. su volumen y su valor de producción. Este cultivo durante la década de los 80's era relativamente importante en cuanto a la . 1. Para el año de 1991 este cultivo parece que ha dejado de ser considerado como uno de las más importantes. Para el años de 1993 puede observarse una clara tendencia de aumento en la superficie sembrada de maíz. observandose este comportamiento en todos los municipio de la región estudiada. durante varios años el precio del maíz aumentó más rapidamente que el indice general de precios. durante 1985-86 se sembraron 1. A pesar de los incrementos relativos en el precio del maíz este sigue siendo el menos remunerativo. durante estos años se contaba con cultivos como el chile y el jitomate. Actualmente la producción de hortalizas no representa gran importancia a excepción del cultivo del jitomate. Para el año de 1984 se inicia la siembra de hortalizas en el municipio de Coquimatlán. pero las superficies que se incrementaron en 1974 bajaron rapidamente al nivel de 1973. Mostrando la tendencia que anteriormente se señaló. Nivel Regional 77 Durante los años de 1985-87 el jitomate se producía a gran escala habiendo entre 1000 y 1700 ha registradas solo en el distrito de riego de El Grullo-Autlán.PRODERS Sierra de Manantlán. aún se sigue cultivando. -Frijol. 1992). Durante los años de 1925-1939 el maíz fue el cultivo más importante tanto en participación como en superficie sembrada. (Van der Zaag. es importante mencionar que el sistema de riego con pozos representa una cantidad de tierras sembradas considerable por ejemplo. En el cultivo de el chile se observa una leve tendencia a incrementar la superficie sembrada. que si bien no cuenta actualmente con una gran superficie sembrada como en los años 84-85. con alzas y bajas. Durante los años de 1925-1939 el cultivo de frijol ocupa el segundo lugar en cuanto a superficie cultivada. Este incrementó su producción. de estas. sin embargo a mediados de este mismo año se reduce el precio y las has sembradas. rentando la tierra a ejidatarios y explotando una mano de obra abundante en la región. podría considerarse que la producción obtenida en la mayoría de los casos es para autoconsumo y muy pocos productores lo usan como cultivo comercial.300 ha fueron sembradas con jitomate mientras que en el distrito de riego solo se sembraron 380 has. Si bien se observó un descenso de 1930-34 este no fue significativo y su producción se incrementó a partir de 1936.800 ha con pozos profundos. Para la mayoría de la unidades de producción el maíz es uno de los pocos cultivos que pueden darse en época de temporal y se destina prioritariamente a autoconsumo.

1992). Con créditos bancarios los ganaderos cercan cercan sus parcelas y los ejidatarios puede aprovechar su propio rastrojo. 1992).3% en superficies boscosas.7% de superficie en llanuras y cerros y 30. 1988). La ganadería para la producción de carne es fomentada por el crédito. La calidad del ganado en esta época era de un bajo nivel.U.PRODERS Sierra de Manantlán. debido a la descapitalización. . Hasta 1973 los animales en esta región andaban libres en pastoreo. se da un impulso también al ganado porcino y las aves. et al. Colima. predominando el ganado criollo. et al. Así para estos municipios la gandería se dislumbra de la siguiente manera: en Comala y Minatitlán 22%. un ejemplo claro es la comunidad de Cruz de Piedra perteneciente al municipio de Coquimatlán donde se desmontaron 170 ha de 500 que forman el ejido (Coech. Se inician programas gubernamentales para desmonte con la finalidad de sembrar praderas por medio del grupo PIDER. Así en la decada de 1940-50 el papel del gobierno fue. Colima y Coquimatlán. sin embargo para el año de 1993 la mayoría de los municipios muestran una baja en su superficie sembrada.5% y la producción de leche muestra una tendencia descendente. Minatitlán. esto provoca una intensificación de la ganadería dándose un proceso mas bien intensivo que extensivo.. en los municipios de Colima (Muench. de creador de condiciones generales para el dearrollo de la ganadería en escala amplia en todos los sentidos. El PIDER para los años de 1982 a traves del programa ganadero logra beneficiar a muchos productores en los municipios de Villa de Alvarez. En los municipios del Edo. Coquimatlán y Villa de Alvarez 49% y Manzanillo y Tecomán 30% (Muench. la ganadería había desaparecido. en los últimos 10 años el auge de la ganadería se debe al sector ejidal. Además del impulsar el ganado bovino. 1992). Al iniciar la revolución. Los animales jóvenes son vendidos para ser engordados en el norte del país para su posterior venta a E. En el año de 1953 la SARH trató de impulsar el mejoramiento especialmente el la zona de Colima tanto para ganado productor de carne como para ganado productor de leche. las razas introducidas fueron Jersey. En 1940 se dieron aumentos en el valor de la producción ganadera en general. de Colima la ganadería ocupa 69. Holstein y Pardo Suizo (Muench. 1988). Nivel Regional 78 superficie sembrada y el volúmen producido. La cría extensiva ya no existía y las familias contaban con 1 vaca y/o 1 mula o nada (Coech. Tanto las causas históricas de la acumulación campesina como el desarrollo de créditos para la ganadería durante los años 70s provocó un auge considerable en la ganadería. De 1982 a 1984 la producción de carne de cerdo aumentó 60% y la producción de carne de aves 10%. La producción de carne bovina se incrementa un 6. -Ganadería. Mientras en el año de 1950 la ganadería era exclusiva del sector privado. Para 1950-70 la ganadería cobra importancia con el pastoreo para la produción de carne y secundariamente para la producción de leche.

Armería. Se puede apreciar la distribución de la tierra por ejidatario y comunero. ya que estos abarcan más de la mitad del territorio nacional y a la gran mayoría de las áreas naturales protegidas. siendo esta diferencia de 10 has.42 y 12. 4. Cihuatlán y Tolimán con un promedio entre 15 y 16 has.68 has por UDP y la menor presión es en los municipios de Villa de Purificación con 76. por lo que no es de extrañar que ocupe . el promedio más alto en cuanto a superficie de labor se encuentra en los municipios de La Huerta. Observando individualmente la presión humana de las UDP. siguiendo en orden descendente los porcinos y los ovinos. El Grullo.1 has por productor.49 has por habitante.32 has y Ejutla con 61. Tecomán y Villa de Alvarez tienen una presión poblacional de menos de 1 ha por habitante.4 y 3. Estos datos muestran que a nivel de la Region el promedio es de 0. ¡Error! Marcador no definido.67 has por habitante. donde los municipios con menor presión humana son Villa de Purificación y Ejutla con 9. estos datos nos indican una margen amplio de has entre el municipio con mayor cantidad de has de bosque por productor a los municipios que ocupa el segundo lugar (Villa de Purificación y Tolimán). Manzanillo. Otra cifra que nos indica la presión humana sobre la tierra son las Unidades de Producción (UDP) en la zona. El Limón. Para este año se observa un aumento en la cantidad de aves de corral (gallinas) para producción de carne y huevo. sin embargo los municipios como Autlán. es decir menos de media ha por habitante en promedio. Tonaya y Ejutla.Distribución de la tierra : ejidos. En lo referente a las tierras de agostadero. comunidades. En el caso de las tierras con bosque o selva (forestales) podemos observar que el municipio de Zapotitlán de Vadillo muestra el más alto promedio de dicha superficie con un promedio de 20 has.5 has por habitante respectivamente. los municipios de Armería y El Limón muestran la mayor presión con 12. Armería. El municipio de Colima es que muestra mayor presión poblacional con 0. Para este año el municipio de Villa de Purificación es el que cuenta con la mayor cantidad de ganado bovino y porcino. mientras que la menor superficie por ejidatario en promedio es para los municipios de Villa de Purificación y Villa de Alvarez con 2.1.8 has por UDP. siguiendo de este los municipios de Colima y Manzanillo en cuanto a ganado bovino. Es importante analizar los ejidos y comunidades agrarias debido a la importancia que tienen a nivel nacional. propiedad privada y las unidades de producción ¡Error! Marcador no definido. Nivel Regional 79 Los animales gordos son sacrificados en Colima y la falta de un canal colector de leche frena el desarrollo de la gandería lechera.2.PRODERS Sierra de Manantlán. En 1993 los bovinos ocupan el mayor número de cabezas. con pastos o monte el municipio de Cuautitlán es que mayor promedio por ejidatario reporta con 28.83 y 9.4 has. Existen algunos municipios de la zona de influencia que no cuentan con superficie forestal como son: El Grullo.

Manzanillo. Analizando de manera general y analizando por subregiones. podemos observar que no existen diferencias muy marcadas y la mayoría de los municipios está alrededor del promedio.2%. a nivel de regiones la zona del Llano Grande es la que presenta la mayor superficie en propiedad privada con 62.7%. existen ejidos pequeños en relación al número de ejidatarios o bien ejidos o comunidades con grandes extensiones de terreno de baja calidad. donde en promedio se tienen 5.9%.23 has distribuidas entre 1827 unidades de producción (UDP).553.2% de su superficie de labor. En el tipo de tenencia ejidal la región del Litoral nos indica un 84. Contrario a esto el municipio de Comala es el que muestra el menor promedio de has de este tipo.8%. además más de la mitad de las UDP tienen una superficie de entre 5 y 20 has. Los municipios que tienen el mayor porcentaje de superficie ejidal son La Huerta. además los regímenes de propiedad son una de las instituciones que mayor influencia tienen sobre el uso y destino de los ecosistemas naturales.. Sin embargo. Sin embargo no podemos hacer una aseveración total a esto ya que existe una distribución desigual en las comunidades y los ejidos. Nivel Regional 80 el segundo sitio en cuanto a cantidad de ganado bovino en los municipios de la Region. aunque no se puede generalizar debido a la gran variación en los datos por zona y municipio. 4. es decir.3 Características de la estructura agraria en la superficie de labor por municipio. Es importante conocer la situación agraria de estos municipios debido a que los regímenes de propiedad son la expresión de las relaciones sociales y a su vez condicionan las formas de organización social.PRODERS Sierra de Manantlán. Cihuatlán y Cuautitlán con un promedio de 85% de su superficie de labor y Zapotitlán de Vadillo muestra el menor porcentaje de este tipo de superficie con 14. Municipio de Autlán.2 y 79.3% de superficie de labor. mientras que el municipio de La Huerta es el de menor superficie privada con 11% de su superficie de labor.9% de la superficie ejidal de labor. En cuanto a la distribución de la tierra en cuanto a el tipo de tenencia. Analizando de forma global la Región y observando el promedio general los datos nos indican que predomina la tenencia de tipo ejidal con 59. los municipios de Ejutla y Tonaya son los que cuentan con el mayor porcentaje de superficie en propiedad privada con 74. mientras que la propiedad privada cubre el 35.4% de la superficie de labor es superficie ejidal. Podemos observar que el 53% de las UDP cubren el 68. El 50. En esta sección se analizará la estructura agraria que presentan los municipios de la Región de la Sierra de Manantlán. .9 has por UDP.1. Este municipio cuenta con una superficie de labor de 18.

tanto en la tenencia ejidal como en la propiedad privada. sin embargo podemos apreciar que el 42. El 46% de las UDP tienen un terreno que va de 5 a 20 has.2 has.19 has por UDP. mientras que la superficie en propiedad privada es del 13.7%. El municipio de Cuautitlán cuenta con una superficie de 27. Municipio de Casimiro Castillo. sin embargo. Municipio de Cihuatlán.7% de la superficie de labor es de tenencia ejidal.9 has por UDP.4 has por UDP. De la superficie en propiedad privada se tienen un promedio de 25.2% de las UDP se distribuyen en el 39% de este tipo de terreno. Aquí no existe una desigualdad muy marcada en cuanto a la distribución del terreno. teniéndose un promedio de 12. teniéndose un promedio de 31. En cuanto a la superficie ejidal el 68. el reto es mixta.3% es superficie ejidal y el 12.7% de las UDP se reparten el 35.4 has de las cuales el 83. El 69. La superficie en propiedad privada cubre 22.3% de esta superficie está concentrada en el 13% de las UDP.2% de las UDP teniendo estos en promedio 94 has por UDP.2% de la superficie de labor y en promedio hay 57.PRODERS Sierra de Manantlán. podemos notar que el 43% de las UDP están distribuidas en solo 10. Este municipio cuenta con 26533.9% de esta superficie.3 has por UDP. ya que 4 UDP tienen el 26% de la superficie de labor con un promedio de 171 has por UDP. distribuidas en 1507 UDP con un promedio de 12. Este municipio cuenta con una superficie de labor total de 18. La mayor parte de los ejidatarios tienen entre 5-20 ha de superficie de labor.4% es propiedad privada.672.3% de esta superficie mientras que el 11.8 has por UDP.28 has. Nivel Regional 81 En lo relacionado a la propiedad privada se tiene se tiene un 45% de la superficie de labor. donde en promedio general se tienen 16. El 36% de las UDP cuentan con una superficie que fluctúa entre 5 y 20 has. De manera general se observa una distribución desigual del terreno de labor. el 33.364. La superficie ejidal de este municipio abarca un 85% de la superficie de labor. siendo más marcada en esta última. El municipio de Cuautitlán. se podemos observar una tendencia a la distribución desigual del terreno de labor.72 has de superficie de labor. El promedio general de número de has por . Más de la mitad de los productores (68%) tienen entre 5 y 20 has. mostrando así una clara distribución desigual.7% de la superficie de labor está distribuida en solo el 14.

3%) se distribuye en 9. contrario a esto 74 UDP cuentan con el 89. mostrando en promedio 21. sin embargo.6 has por UDP.2 has por UDP.396. si observamos la mayor y menor distribución tenemos que el menor número de has promedio es de 4 y el mayor es de 104 has.9 has por UDP. El promedio de has por UDP es de 87 has para la superficie en propiedad privada.274.4 has por UDP. El 48% de las UDP cuenta con terrenos entre 20 y 50 has.209 has de superficie de labor.986.9 has por UDP. donde en promedio se tienen 18 has por UDP. con un promedio de 38. ya que mientras en el extremo inferior hay productores con menos de 1 ha.9. donde la mayoría de estas (40. Este municipio cuenta con 4.3%) se distribuyen con solo 5. Un dato importante es que la mayor parte de las UDP en este tipo de tenencia cuentan con superficies que varían entre 100 y 1. por otro lado 516 UDP cubren el 47. Municipio de La Huerta.8% de la superficie de labor en régimen de propiedad privada. el menor promedio es de 1.43 has por UDP y el mayor 100. . mostrando una clara desigualdad en la distribución de la superficie ejidal.294. En lo que respecta a la superficie ejidal el promedio es de 8.. En lo referente a la superficie ejidal. teniéndose un promedio de 12. La superficie ejidal es ocupada por el 97% de las UDP.2%. en el extremo contrario se tienen 375 has por UDP.68%).5 has con un promedio de 1. existen 37 UDP que cuenta con menos de 1 ha en promedio. 523 UDP se distribuyen en 730.8%).2 son propiedad privada (12.2 son de superficie ejidal.3% y 5.7% de la superficie de labor ejidal.9%). Observando los extremos. la mayor parte de la superficie de labor es propiedad privada (74. Municipio de Ejutla. Este municipio cuenta con 48. En lo referente a la propiedad privada en promedio se tienen 72 has por UDP.17 has (40. donde la mayoría de las UDP (46. En este tipo de tenencia el 44% de las UDP tienen entre 30 y 100 has.3 has de superficie de labor de las cuales 43. mientras que para la superficie es de 18 has. sin embargo.03 has por UDP.9 has por UDP. el promedio es de 5. es decir el 88. Una vez más podemos observar la distribución desigual del terreno ejidal.4 has por UDP. Nivel Regional 82 UDP es de 9. Este municipio ocupa el primer sitio en cuanto a superficie de labor en los municipios de la Reserva y la zona de influencia.1% de la superficie de labor en este tipo de tenencia. El promedio de superficie en propiedad privada es de 18. mientras que la superficie ejidal ocupa el 22.PRODERS Sierra de Manantlán.000 has. las cuales se distribuyen en 332 UDP. existiendo una gran diferencia.

donde estas cuentan con un promedio de 7 has.5 has.010 UDP.3 por UDP. . La superficie total de labor de este municipio es de 33. En la superficie ejidal la mayoría de las unidades de producción tienen entre 5 y 10 has.7% de esta superficie es propiedad ejidal y el 17.428 has es decir.6% de las UDP ocupan 83. sin embargo el promedio general es de 15.2 has divididas en un 50% para la superficie en propiedad privada y 50% para la tenencia ejidal. Municipio de El Limón. La superficie ejidal consta de 3. la cual está distribuida en 1. El promedio de has es de 6. donde la mayoría de las UDP tienen entre 50 y 100 has. Municipio de Tolimán.7 has por UDP.4% de la superficie de labor se distribuye en 25% de la UDP. el 27% de la superficie de labor en propiedad privada.947. y otra UDP 52 has.9% es propiedad privada. La superficie que cubre este municipio es de 7. es decir 81% de la superficie de labor de este régimen está en manos de el 37% de las UDP.721.5% de esta superficie. la mayoría de las UDP tienen entre 5 y 20 has de este tipo superficie.5 has por UDP.8 has ya que el 49. Municipio de Villa de Purificación. podemos observar que 1 UDP ocupa 1.3% de las UDP ocupan casi el 80% de la superficie. existiendo una gran diferencia en cuanto a la distribución del terreno.249. donde el 62. mientras que el 63% de las UDP se distribuyen en solo el 19% de la superficie de labor. el resto es mixta. El 35% de las UDP tienen entre 20 y 50 has. La superficie de labor de este municipio es de 6. 22 UDP (35%) ocupan el 54% del terreno. La propiedad privada está distribuida en 368 UDP. donde el 76. En la referente a la propiedad privada 77. sin embargo. el 50% es superficie ejidal y el 34% es propiedad privada.46% de las superficie de labor está distribuida en 45% de las UDP.PRODERS Sierra de Manantlán.439 has de superficie de labor.7 has. podemos ver que el 33.7 has por UDP. teniéndose un promedio de 30. teniendo la mayoría entre 5 y 20 has. Nivel Regional 83 La propiedad privada está distribuida en 62 UDP. la mitad de este tipo de superficie está dividida entre el 46% de las UDP. donde la mayoría de las UDP tienen entre 5 y 20 has. El promedio de superficie ejidal es de 7. podemos observar que 1 UDP ocupa 163 has. La superficie en propiedad privada en promedio muestra 28.

3 (63. Para el caso de la superficie ejidal el promedio de has por UDP es de 6.621 has distribuidas entre 1. Cuenta con 1. El 23% de las UDP ocupan el 74% de la superficie de labor privada.PRODERS Sierra de Manantlán. Podemos observar que la mayor parte de la superficie de labor es propiedad privada.764.669.787. la mayor parte de las UDP tienen entre 5 y 20 has. El promedio general de distribución del terreno de labor es de 13. .23 has. con un promedio de 137.1 has distribuidas entre 139 UDP . contando estas con 216.3 has en promedio. La superficie de labor de este municipio consta de 12.6 has de estas el 79% muestran el régimen privado y el 15. Nivel Regional 84 Municipio de Tonaya.9 has. El 79% de la superficie de labor se encuentra en manos de productores privados. La superficie ejidal está ocupada por 302 UDP. la mayor parte de la UDP cuentan con un terreno donde una superficie entre 5 y 20 has.7%) es propiedad ejidal.7 has. distribuida en 20% de las UDP..4% de la superficie. Este municipio cuenta con una superficie de labor de 16. de estas el 60. teniendo estas un promedio de 90. con un promedio de 8.15% es de régimen ejidal y el 26. y la mayor parte de estas (92%) tienen entre 5 y 20 has.309. La propiedad privada es ocupada por 132 UDP de las cuales el 25% ocupa el 65.2 has de las cuales 4.5% son propiedad ejidal.2.2% es de régimen privado.5 has. Municipio de Unión de Tula.5 has.431 UDP.7%) son propiedad privada y 2. teniendo estas en promedio 43.6 has. con un promedio de 95 has.8 (35.6 has. las cuales tienen en promedio 8. Observándose un claro acaparamiento de terreno de labor en pocas manos. El promedio general de superficie por UDP es de 36.306. La propiedad privada ocupa la mayoría de la superficie de labor y esta dividida en 99 UDP. Podemos observar que el 33% de las UDP ocupan el 74% de la superficie de labor. La superficie en propiedad privada ocupa 13.2 has.41.8 has.224 UDP. Municipio de Tuxcacuesco. La superficie ejidal es de 7. contando estas con un promedio de 6. Este municipio cuenta con una superficie de labor de 6.

El promedio de has por UDP es de 26. La mayoría de las UDP (41%) cuentan con una superficie que varia entre 5 y 20 has. La superficie ejidal cubre el 59.6. En lo referente a la superficie de labor ejidal el promedio general s de 11. sin embargo. Un dato importante es que la mayoría de las UDP (77%) se ubican en la superficie con tenencia ejidal. La superficie en propiedad privada muestra un promedio por UDP de 8.7 de las cuales en promedio por UDP se tienen 6. Municipio de Colima.15% de este tipo de superficie.7 has. con un promedio entre estas de 35 has por UDP.7% de las superficie de labor. Se tiene un promedio de 8.5 has. En el régimen de propiedad privada podemos observar que el 53% de la superficie de labor esta distribuida en el 20% de los productores. 18. Municipio de Zapotitlán de Vadillo. el resto de la superficie es mixta. en promedio la superficie de labor ejidal por UDP es de 8. .7 has de las cuales aproximadamente la mitad (51.1 has de superficie de labor de las cuales el 83. El promedio en la distribución del terreno es de 18. esta distribuida en 88 UDP (34. Este municipio cuenta con 7. La superficie de labor de este municipio consta de 18. podemos observar que el 41. donde el 68.7%) cuentan con 38.692.098.004.1%) es de tenencia ejidal y el 40% de esta superficie es propiedad privada. La superficie en propiedad privada representa el 35.82 has. donde la mayor parte de las UDP cuenta con una cantidad de has que varia entre 5 y 20 has. La superficie ejidal es de 1.4% de la superficie de labor esta dividida en 6 UDP (0.4 has.2% de esta superficie. 1616 has se distribuyen en 14 UDP teniendo en promedio 115 has. el 70% de esta superficie se encuentra dividida en 94 UDP.5 has por UDP. Podemos observar que los productores que cuentan con ambos tipos de tenencia (mixta). con un promedio de 95 has por UD. Nivel Regional 85 Municipio de San Gabriel. La superficie de labor de este municipio es de 28.7 has donde la mayoría de las UDP (34.2 % es propiedad privada.7%).6% es superficie ejidal y el 14.9 has por UDP.7% de las UDP ocupan el 77. las cuales están concentradas en 1537 UDP teniendo estas un promedio de 11.1 has por unidad de producción.1% del terreno.9% de la superficie de labor.83%).313. las cuales tienen en promedio de 5 a 20 has. la mayoría de las UDP tienen entre 5 y 20 has.PRODERS Sierra de Manantlán.

En este tipo de tenencia 31% de las UDP cuentan con una superficie que va de 5-20 has. además podemos ver que el 62% de la superficie de labor en este tipo de tenencia esta en manos de el 15% de las UDP donde estas en promedio cuentan con 245 has.4 has por UDP. La propiedad ejidal esta distribuida en 326 UDP (59.7%) cuenta con régimen privado de tenencia de la tierra y el 24.4% de las UDP que cuentan con este tipo de tenencia. que cubre la mayor parte de la superficie del labor muestra que la mayoría de las UDP (55%) tienen entre 5 y 20 has con un promedio de 11.1 has donde el promedio general es de 11.4 has. sin embargo 3 UDP .2 has. Municipio de Manzanillo.4 has por UDP donde el 61% de las UDP tienen un terreno que varía entre 5 y 20 has y estas a su vez muestran un promedio de 10. La mayor parte de las UDP se distribuyen en el régimen de propiedad ejidal (95%) teniendo estas un promedio de 59 has.1%) es ejidal y solo el 14.971. sin embargo un dato importante es que el 37.% de la superficie es propiedad privada.1 has por UDP. Para el año de 1991 este municipio contaba con una superficie de labor de 10.1%) con un promedio de 7.8% es tenencia ejidal.9 has teniéndose en promedio 18.3% es superficie ejidal. La propiedad privada consta de 6. En cuanto ala superficie mixta un dato sobresaliente es que una UDP cuenta con 122 has y 3 UDP se reparten 11.6 has donde en promedio se tienen 31 has por UDP en este régimen de propiedad podemos observar que el 50% de la superficie esta concentrada en solo 31 UDP (14%) lo que da en promedio 107 has por UDP.3 has. mostrando además en promedio 129.9 has de superficie de labor ocupando el segundo sitio en cuanto al tamaño de dicha superficie en los municipios de la Reserva y la zona de influencia. Este municipio cuenta con 46.8% de la superficie de labor es de tenencia en propiedad privada y el 45. La superficie ejidal muestra en promedio 7. La mayor parte de la superficie de labor (65. La superficie ejidal. en promedio se tienen 17. La superficie en régimen privado muestra es promedio 28. Este municipio cuenta con una superficie de labor de 14.9% de la superficie de labor esta dividida en solo el 6. La mayor parte del terreno de este municipio (85. Municipio de Villa de Alvarez.158.447. El 30% de las UDP en la superficie privada cuentan con terreno que va de 5 a 20 has. la mayor parte de estos productores cuentan con terrenos que varían de 5 a 20 has.605. El 47. Nivel Regional 86 Municipio de Cómala.PRODERS Sierra de Manantlán.8 has observándose una clara diferencia en la distribución del terreno.1 has por UDP.278 UDP.7 has distribuidas entre 1.7 has por productor.

La superficie ejidal es ocupada por el 91. El 8. el promedio de has en general es de 22.2 has.4 has por UDP. Municipio de Coquimatlán. 38 UDP (33. el promedio general de has por UDP es de 7.878. así estas cuentan con 333. La superficie de labor de este municipio es de 13. La superficie privada a muestra en promedio 39. Nivel Regional 87 cuentan en promedio con 134. un dato importante es que 2 UDP se reparten 295 has.5 has por UDP.4% es superficie ejidal.9 has de las cuales el 53. Este municipio tienen una superficie de labro que consta de 15. de estas 36. sin embargo este rango varias de 5 a 20 has. el promedio correspondiente a estas es de 9. este municipio muestra 14.343) de este municipio.2%) tienen el 31% dela superficie de labor privada.1 has.3 has donde en promedio se tienen 62.9% es de tenencia privada y 60. Municipio de Armería.6% de las UDP cuentan con superficie privada.PRODERS Sierra de Manantlán. La superficie ejidal es ocupada por el 89. el 72% de las UDP cuentan con una superficie entre 5 y 20 has.9%) cuentan con una superficie de labor que va de 20 a 50 has. La superficie ejidal consta de 1. estas UDP tienen en promedio 9. donde el 38. estas se encuentran distribuidas en 6. con un promedio de 176.9 % de las UDP cuentan con una superficie que varia entre 20 y 50 has y se tiene en promedio para dichos productores 39.6 has por UDP. El promedio general es de 10. Aquí se puede observar un claro acaparamiento de terreno. así mismo este grupo de productores ocupa el 30. ya que el 72% de este tipo de tenencia se encuentra distribuida en solo el 13% de las UDP.3 has de superficie ejidal mostrando una marcada diferencia en la distribución del terreno.455.9 por UDP. en las cuales la mitad de las UDP de este tipo de tenencia cuentan en promedio con 10. la mayor parte de las UDP en tenencia ejidal (62.9.022 has donde el 26.5% es propiedad privada y 69. además podemos observar que 7 UDP (6.6 has.7% de las UDP de este municipio.7 has. La superficie total de labor de este municipio es de 17.3%) .6% es privada.453.984 has y en promedio se tienen 35.5% de las UDP (1.5% de esta superficie.4 has en promedio.5 has en promedio por UDP. Municipio de Minatitlán. además es importante señalar que el 54% de la superficie de labor es este tipo de tenencia esta distribuida entre el 20% de las UDP (31) teniéndose en promedio 104.05 has por UDP. La superficie en propiedad privada consta con 3.2 has por UDP.470 has.5 has.3 has por UDP.4% es ejidal.8% es propiedad ejidal y el 42.

además el 44% de la superficie de labor en este tipo de tenencia es ocupada por el 11.687.9% de las unidades de producción de la zona de estudio y el resto que cuenta con un régimen ejidal se reparte el 58% de la superficie de labor (aprox.8 has.8 % es ejidal. El promedio municipal para este tipo de tenencia es de 11.. Nivel Regional 88 cuentan con una superficie que varía entre 5 y 20 has.9% de las UDP. así el 19.8% de las UDP cuenta con terrenos que fluctúan entre 20 y 1000 has. aproximadamente el 42% de la superficie de labor de los municipios mencionados es propiedad privada (106. como son deforestación.687 has). agostaderos y monte.4 has por UDP.7 a nivel municipal. las cuales cuentan en promedio con 49.1. La superficie de labor de este municipio consta de 39. además el 1. y erosión. y en muchos casos estas superficies son dedicadas a la explotación ganadera. De manera general podemos observar que existen grandes extensiones con propiedad privada distribuidas en pocas unidades producción. puede apreciarse que en la mayoría de las zonas es del 50%.PRODERS Sierra de Manantlán. 267. así estas últimas cuentan con 185 has en promedio.7 has) y esta dividida en solo el 16. La superficie en propiedad privada es ocupada por el 30% de las UDP.5% de las UDP de la zona de estudio cuentan con una superficie entre 100 y 1000 has. el 64% de la superficie de labor es superficie privada y el 32.7% de estos municipios cuentan con una superficie de labor donde la mayor parte de esta es propiedad privada.5% de las UDP cuentan con superficies que varían entre 50 y 100 has y el 2. si a esta superficie le agregamos la .7%) de estas el 73% cuentan con superficies entre 5 y 20 has.4 Clasificación e intensidad del uso del suelo El uso que se le da a la tierra en la región de la Sierra de Manantlán. Así por ejemplo analizando los municipios de la Región de la Sierra de Manantlán en conjunto. sin embargo podemos observar que un número relativamente alto de UDP (105) cuentan con una superficie entre 20 y 50 has. 4. esto es sin tomar en cuenta a las unidades de producción que tienen ambos grupos de superficie (mixta). desequilibrios hidrológicos. Municipio de Tecomán. El desarrollo de la ganadería sin manejo técnico en la región. ha traído consigo resultados negativos. y ha tenido como consecuencia un menor nivel de empleo rural que lo que pudiera generar la agricultura. La superficie ejidal es ocupada por la mayor parte de las UDP (67. El promedio de has por UDP es de 8.602. y la disminución en la producción de alimentos básicos. Otro dato de interés es que el 34. Dentro de los municipios de la Reserva y la zona de influencia ocupan el tercer sitio en cuanto a la extensión de su superficie de labor.7 has. Un dato que destaca en esta información es la cantidad de superficie con pastos naturales.

Tolimán y Tonaya tienen entre 42 y 47% de dicha superficie. Cihuatlán.393 has un 5.404 has. En lo referente a la superficie de labor con monte. Cómala y Tolimán cultivaron más del 85% de esta superficie. en un año determinado. pastos naturales y agostadero. Sin embargo en el municipio de Casimiro Castillo no sembró el 40% de esta superficie.9% de su superficie total. En este caso la zona de estudio se dividirá en subregiones para un mejor análisis de los datos. El municipio de Villa de Purificación cultivó el 70% de su superficie de labor.2% de superficie en ejidos y comunidades agrarias. Nivel Regional 89 superficie forestal observamos que estas cubren la mayor parte de la Región. En cuanto a al superficie con bosque o selva Zapotitlán de Vadillo es el municipio con la mayor cantidad de este terreno con 5. podemos observar que el municipio de Autlán y El Grullo cultivaron toda su superficie laborable. Cuautitlán y Villa de Purificación son los municipios con mayor superficie de este tipo con 76 y 78% de su superficie total. algunos municipios como El Grullo. con excepción del último municipio mencionado. mientras que Zapotitlán de Vadillo es el que menos superficie de este tipo tienen con 6. En la zona de los Valles Internos. Estos datos muestra una relación entre las tierras de labor y las tierras cultivadas. Refiriéndonos a la superficie en los municipios y realizando la suma antes señalada podemos ver que el 72% de la superficie de la Sierra de Manantlán aún cuenta con una cubierta vegetal con pastos o bosque. así podemos observar la superficie de labor que es cultivada y la intensidad con que se usa el terreno. es importante mencionar que este municipio cuenta con una superficie de temporal de casi el 88%. un 75% de su superficie laborable. aproximadamente un 63-70% de la superficie. Analizando de manera individual el municipio de Armería es el que cuenta con la mayor cantidad de superficie laborable con un 65. Casimiro Castillo. esto en relación al tamaño del ejido. por otro lado los municipios que cultivaron caso toda su superficie de labor fueron Unión de Tula y Tecomán con más del 90% de la superficie laborable.PRODERS Sierra de Manantlán. En la región de la Sierra podemos verificar que el municipio de Cuautitlán el único que cultivo en su totalidad la superficie de labor. mientras que los municipios de Minatitlán. . El municipio con menor superficie es Villa de Purificación con 5. Es importante conocer la intensidad del uso que se le da a el suelo en una cierta región ya que este parámetro junto con algunos otros explican en gran medida la transformación a gran escala de los ecosistemas en la zona. podemos decir que en esta región se da un uso intensivo del suelo.6% de su superficie de total. En cuanto a las tierras laborables estas ocupan de 29 a 37 % de la superficie total de los ejidos y comunidades agrarias.

Nivel Regional 90 Para el caso de la zona del Litoral los municipios de Manzanillo.1. que el uso que se le da a el terreno de labor es intensivo y pocos municipios (Colima. San Gabriel y Zapotitlán de Vadillo se sembró la totalidad de las tierras de labor para el año de 1990.3 has) y Tolimán (3. esto no refleja la realidad en los municipios de manera individual.7 has en propiedad privada respectivamente. Tonaya. con una leve inclinación hacia la propiedad privada. los municipios como Zapotitlán de Vadillo y Cuautitlán solo cuentan con UDP que tienen superficies de riego ejidales y mixta (ambos tipos de tenencia) observándose así una desigualdad muy marcada en la superficie de terreno con la que cuentan las UDP ya que el promedio general en la Reserva y la zona de influencia es de 34.6 has por UDP y en este caso no existe una marcada variabilidad ya que el promedio más alto se encuentra en los municipios de C. .5 Superficie de riego. San Gabriel y Tecomán cuentan en promedio con más de 50 has por UDP en propiedad privada. Armería. contrario a esto existen municipios como La Huerta. Castillo) no cultivaron muy intensivamente las tierras de labor en el año respectivo. aproximadamente la mitad es propiedad privada y la mitad es superficie ejidal. Un dato sobresaliente es que en los municipios de la Region. Tuxcacuesco. contrario a esto existen municipios como Minatitlán y El Limón que cuentan con UDP que tienen en promedio 3. sin embargo Armería cultivo menos de la mitad de dicha superficie (45%). sino que son con ambos tipos de tenencia. De manera general podemos observar. Al observar los promedios de el número de has por UDP se aprecia que los municipios como La Huerta. En al zona metropolitana el municipio de Villa de Alvarez utilizó casi al 100% su superficie de labor para cultivar. Ejutla. Castillo. El Limón y Manzanillo donde en promedio el 85% de su superficie de riego es de régimen ejidal. Villa de Purificación y Minatitlán más del 80% de la superficie de riego es propiedad privada. del total de la zona de riego. En lo que respecta a la superficie ejidal el promedio general es de 7. sin embargo. a diferencia del municipio de Colima donde aproximadamente el 48% de la superficie laborable no se cultivo. La Huerta. C. Cihuatlán y La Huerta cultivaron casi la totalidad de su superficie de labor.5 y 3.9 has por UDP. que en los municipios de Villa de Alvarez. Para el caso de la zona Llano Grande que comprende a los municipios de Tonaya.PRODERS Sierra de Manantlán. Podemos observar por ejemplo. 4..9 has) mientras que el municipio de Colima no cuenta con UDP que tengan superficies de riego únicamente ejidales. Manzanillo y Tecomán con alrededor de 9 has y el menor promedio es los municipios de Minatitlán (1.

después de la agricultura en la región de estudio. para este año existían 503. Otro dato importante es que la mayoría de las UDP 78. cuentan con una superficie casi nula de riego y en su mayor parte. sus terrenos son de temporal.5% de la superficie de labor de los municipios de la Region es de temporal y solo el 22. Nivel Regional 91 Podemos observar también que el municipio de Tecomán es el que mayor superficie de riego tiene con 23. es decir las mejores tierras de cultivo (o de labor) están en régimen de tenencia privada.1. La ganadería es la segunda actividad agropecuaria de importancia. Los datos reales de superficies con riego y temporal se observa en estos datos que en promedio el 77. Además otros datos importantes son que más de la mitad de los municipios (56%) cuenta con terrenos donde más del 80% de su superficie de labor es de temporal y solo Tecomán y Armería cuentan con superficie de labor que en su mayoría es de riego (73.4% se ubican en la superficie ejidal con el 44.5% respectivamente).7% es propiedad privada y el 21. Tonaya .1 y 76.6 Población ganadera y su valor en la Region de la Sierra de Manantlán. 4. con 190. Es necesario aclarar que estos datos son subestimados ya que solo se tomó en cuenta las UDP que en los censos de INEGI cuentan con solo superficie de riego y no se tomaron en cuenta las UDP con ambos tipos de terreno.3% de la superficie de riego. Comala y La Huerta.2%). siendo el municipio de Villa de Purificación el que cuenta con la mayor cantidad de este tipo de ganado. es decir de riego y de temporal.044 cabezas.PRODERS Sierra de Manantlán.5% es de riego.601 cerdos donde nuevamente el municipio de Villa de Purificación es que mayor número de animales tiene (42%) seguido de el municipio de Autlán (10%). ocupando un 10% de la población total. Los municipios como Zapotitlán de Vadillo. Los bovinos son la principal especie ganadera de la región. Podemos observar así que la mayor parte de la superficie de riego (52.2%) ocupan el 52.305. En el año de 1993 la población ganadera se encontraba de la siguiente manera. . El ganado porcino es la segunda especie con mayor población. mientras que las UDP con propiedad privada (20.2%).4 has de las cuales el 76.5% de esta superficie.3 es propiedad ejidal y la menor cantidad de superficie de riego se localiza en los municipios de Zapotitlán de Vadillo (7 has) y Minatitlán (21. le siguen otros municipios como Colima (8%) y Manzanillo (7. acaparada por solo el 20% de las UDP a nivel general.5 has).

973 aves (para carne y huevo) donde el municipios de Cómala contaba con el 26. este es del doble (14.5%).3%) y por último los caprinos (1. En los municipios de la Región la producción animal se destina en un 93% a la venta dentro del país ya sea local o a otros estados y el 6. el ganado bovino predomina en la mayoría de los municipios a excepción de los municipios de El Grullo y Villa de Purificación donde predomina con una mayor población.1 y 12. así para los municipios dentro de la Reserva los bovinos ocupan el primer sitio con el 55.9 y 10. podemos ver que las aves actualmente tienen un lugar importante siendo la tercer especie en importancia en la región.629.443 cabezas donde las municipios de La Huerta y Autlán tienen al 10.1%). El cuadro G2 nos indica el Volumen de la producción de carne en canal en la Region.PRODERS Sierra de Manantlán.914. el ganado porcino.2 toneladas respectivamente.2% del total de la Reserva y la zona de influencia.5%) mientras que la producción destinada a la venta es del 85.5% de la población total de la reserva y la zona de influencia . En cuanto a el ganado ovino este cuenta con una población relativamente reducida en relación a las especies antes mencionadas para el año mencionado se tenían 35.4% y el municipio de Coquimatlán el 15% del total de la población.391. aportando 3. Los municipios de La Huerta y Cuautitlán ocupan el segundo lugar en producción de carne de res en canal con 2.9%) y ovinos (0. en cuanto a la carne de cerdo El Grullo y Autlán ocupan el segundo sitio en cuanto a Volumen producido de carne con una producción de 10.8 toneladas respectivamente.5 toneladas. . De manera general podemos observar una cierta especialización ganadera es la Reserva y la zona de influencia ya que en las especies mayores.272. ya que hay un incremento en el autoconsumo. aves (20. El valor de la producción nos indica la importancia de una especie en un una determinada región. En la actualidad las aves ocupan un lugar importante en la región ya que existían 1. El municipio de Villa de Purificación es que produce la mayor cantidad de carne de res y de cerdo en canal. Sin embargo en los municipios de la Reserva esta situación es diferente.7 y 20.2% del valor de la producción siguiendo en orden descendente los porcinos (22.392 animales de los cuales los municipios de Tecomán y Manzanillo acaparaban el 32. siendo los que tienen el mayor número de ganado cabrío. Esto puede ser una consecuencia de los apoyos otorgados por el programa PIDER a estos municipios durante los años de 1982-84. Tecomán produce la mayor cantidad de carne de ovino con 53 ton y La Huerta y Autlán muestran la mayor producción de carne caprina con 63 toneladas cada uno. En lo referente a la carne de ovinos y caprinos.5 y 5052.5%.8 y 2122. Nivel Regional 92 En lo que respecta a la especie caprina se contaba para este año con 104.533.7% es para autoconsumo.

Jardel et al. de tenencia de la tierra y del marco jurídico-administrativo. flora y fauna silvestres. 1989. provocados por quemas agrícolas en coamiles y potreros. donde una de las causas señaladas en los reportes de incendios es el origen del fuego en quemas para establecer cultivos ilegales. ya que los diferentes subsistemas están interrelacionados. El Grullo. y sus recursos naturales han estado sujetos a muchas de las presiones que son comunes en regiones forestales de México. pinabetes. Jardel 1992.1. Casimiro Castillo y La Huerta. flora y fauna silvestres 4.1. Problemática ambiental y recursos naturales La Región de la Sierra de Manantlán presenta muchos de los problemas característicos de las áreas protegidas en zonas de montaña. pinos) en la zona central de Cerro Grande. La frecuencia de los incendios genera la degradación paulatina de los ecosistemas forestales. y a maderas duras preciosas o semipreciosas tropicales o de bosque mesófilo en las laderas de la Sierra en Casimiro Castillo y Cuautitlán principalmente (y en menor grado en los otros municipios). agrupando bloques de problemas en relación con los diferentes subsistemas en que puede dividirse al área protegida: bosques. A lo interno de cada bloque. se presentan en forma de lista.2 Reducción de la calidad y existencias de los recursos maderables por la tala comercial clandestina. En esta y las siguientes secciones. y asentamientos humanos. 4.2. los problemas se presentan en orden de prioridad.3 Explotación de especies arbóreas y arbustivas para la obtención de leña . 1996a. 4. Es difícil separar estos bloques. 4. los principales problemas identificados en relación a los aspectos ambientales. al uso de los recursos naturales.1. La problemática ambiental y social de la Reserva ha sido discutida en varios trabajos (Graf et al. dirigida principalmente a coníferas (ciprés. Para los problemas de gestión ambiental y manejo de los recursos naturales.6) y analizada en diferentes talleres y reuniones de trabajo (véase Anexo 10.7). para abastecer carpinterías y madererías en Colima. se hizo una subdivisión. Autlán. Tecomán.2.1 Bosques. modificando las condiciones de hábitat de la fauna y dañando áreas cubiertas por renuevo.PRODERS Sierra de Manantlán. Estos incendios afectan principalmente las laderas de la Sierra y su efecto ha sido particularmente crítico en la parte alta de la porción central de la Región. 1995. A cada uno de los problemas planteados corresponden acciones específicas. ver Anexo 10. ríos y arroyos. 4. cultivos agrícolas y pastizales. 1992. Manzanillo.2. las condiciones sociales.1 Incendios forestales frecuentes en las partes altas de la Región de la Sierra de Manantlán.2.2. Nivel Regional 93 Esto nos indica que en los municipios de la Reserva un porcentaje considerable de carne se consume entre los mismos pobladores.

orquídeas.) que constituyen factores de presión sobre los terrenos forestales. 4.1.6 La presión sobre el bosque es particularmente crítica en áreas donde se pretende el establecimiento o expansión de asentamientos humanos asociados a nuevos centros de población ejidal como Las Montañas en Autlán y el Aserradero Viejo (Cañadas Vanas) en Tolimán.2.2. ya que influyen aún sobre las condiciones de hábitat.9 Introducción de especies y variedades de árboles para los programas oficiales de reforestación —como el PRONARE— sin adecuada planificación ni control de procedencias.1. tierra de hoja. al introducir especies o variedades que no forman parte de la vegetación natural de la Región. y desde el punto de vista productivo no se tiene seguridad de obtener buenos crecimientos y rendimientos de productos forestales con planta de procedencia desconocida. otate. Col. semillas y frutos de especies arbóreas. 4. se estimaba que 11.5 Presión sobre poblaciones de plantas por la explotación de recursos forestales no maderables como palma de tepejilote. establecer bancos de materiales para caminos en puntos localizados en la zona de amortiguamiento y explotaciones mineras en las inmediaciones de la Región de la Sierra de Manantlán (principalmente Peña Colorada. sucesión) y las posibilidades de aprovechamiento de los bosques (el predominio de bosques secundarios jóvenes y las grandes extensiones de bosques degradados o "descremados" reduce la rentabilidad de su utilización). Nivel Regional 94 combustible.4 Tendencias a la deforestación por la conversión de bosques a pastizales para la ganadería (principalmente en la cuenca de Cuzalapa y en la porción de la Sierra correspondiente al municipio de Casimiro Castillo) y por los desmontes para agricultura de ladera (en el noreste de la Región). 4. 4. presiones para realizar prospección minera en la Región. paiste o heno.7 Se presentan también.2. sino que además representan un riesgo de introducción de plagas y enfermedades. musgo y bromelias para adornos navideños. La situación de la demanda de leña no está determinada (en 1980.2. postería para cercados y vareta para cultivos. procesos biogeoquímicos.1.1. Los efectos de la explotación comercial de los bosques de la Región en el pasado (particularmente en el período de 1940 a 1985) deben ser tomados en cuenta para planificar la estrategia de manejo. El efecto negativo de la falta de control de la calidad de la planta no sólo afecta la conservación del germoplasma local. y hay zonas donde se observan problemas de abastecimiento. 4.674 viviendas en la región de influencia utilizaban leña.8 Degradación paulatina de los bosques debido a la combinación de incendios forestales. como en algunos caseríos del Ejido Ayotitlán o en el Ejido Los Mezquites. Jardel 1992) pero parece ser importante.1.2. postería y madera para construcciones rústicas y herramientas (a nivel de autoconsumo o comercialización a pequeña escala). .2. 4. cactáceas endémicas.1. eventualmente. en el municipio de Minatitlán. ganadería extensiva y tala selectiva. la dinámica ecológica de largo plazo (productividad. carbón.PRODERS Sierra de Manantlán.

En la mayoría de los casos.1 Los sistemas tradicionales de cultivo agrícola han sufrido una marcada transformación en la mayor parte de la Región de la Sierra de Manantlán.2. 4. . los suelos y la calidad del paisaje. agua y productos agropecuarios por el uso indiscriminado de agroquímicos. el uso inapropiado de los agroquímicos no sólo no resuelve los problemas de fertilidad de suelo y control de plagas. Los coamiles tienden a ser manejados de manera extensiva.2. 4. particularmente para las labores de deshierbe. 4.2. invasión de especies leñosas o no palatables.1.10 Impacto de infraestructura y obras públicas como caminos y carreteras.4 Expansión de poblaciones de especies exóticas (introducidas de manera deliberada o accidentalmente) en pastizales inducidos. Las huertas de traspatio han dejado de ser manejadas.2.2. antenas de radio y TV y líneas eléctricas en la hidrología.) sin control y con posible sobreexplotación de sus poblaciones.2.2. 4. se afectan las cuencas por el arrastre de sedimentos y se genera una presión para desmontar nuevos terrenos para la agricultura.2.5 Degradación de los pastizales inducidos por la compactación del suelo debida al pisoteo por el ganado. palomas y choncho. cada vez en sitios más marginales y más susceptibles de deterioro. La baja calidad forrajera de los agostaderos se traduce en baja productividad de la ganadería.2. jabalí. o los mismos cultivos tienden a ser substituidos por pastos para el ganado. en lugar del uso de la coa. con la introducción del uso de agroquímicos.1.2. 4.2 Terrenos agrícolas y pastizales 4. coyotes. entre otras) o fauna considerada "nociva" (por ejemplo grandes felinos.2. cultivos agrícolas y a lo largo de caminos. 4.6 Presencia de plagas agrícolas que afectan el rendimiento de los cultivos. debido al cambio en las técnicas de cultivo (por ejemplo roturado con arado.2. 4.2.11 Cacería furtiva dirigida a especies con valor alimenticio (venado cola blanca. erosión del suelo.2.1.2. Además de la pérdida de fertilidad del suelo que afecta al rendimiento de las cosechas.2.12 Captura de aves canoras y de ornato para comercialización. Nivel Regional 95 4.3 Contaminación de suelos.2 Los terrenos de agricultura de ladera se ven afectados por crecientes problemas de erosión. 4. El germoplasma de los cultivos tradicionales tiende a ser substituido por variedades comerciales en algunos casos. se van abandonando y por lo tanto van declinando.PRODERS Sierra de Manantlán. sino que representa un costo de producción elevado. que ha sido favorecido por programas oficiales de extensión y de financiamiento de la agricultura. reducción de la cubierta vegetal del suelo por el uso de herbicidas) o al acortamiento o eliminación del período de barbecho. etc.

Nivel Regional 96 4.3. El cambio en los patrones de consumo de alimentos y otros satisfactores.4 Asentamientos humanos 4. siendo la mayoría pequeños caseríos.6 Expansión de poblaciones de especies exóticas de peces (tilapias.3.4 Posible sobreexplotación de organismos acuáticos como chacales (Macrobrachium spp.PRODERS Sierra de Manantlán.1 Contaminación de ríos y arroyos por las descargas de aguas residuales de los centros de población.3. 4.2. sobrepastoreo en algunos sitios.3. y del ingenio azucarero Melchor Ocampo.3 Sedimentación de cauces y disminución de la calidad del agua por el aporte de la erosión de suelos en terrenos agrícolas y forestales. industrias y granjas. 4. que compiten y desplazan a las especies acuáticas nativas. 4. y fuera de ésta en el arroyo El Tecolote). 4. Su dispersión en la zona montañosa limita las posibilidades para dotarlos de los servicios e infraestructura convencionales. explotación de manantiales y construcción de infraestructura (puentes. pero el problema es generalizado en la región. en zona federal. bagres.5 Establecimiento de cultivos agrícolas. En los primeros la erosión es una consecuencia del cultivo en pendientes sin prácticas de conservación de suelos. provoca la mortalidad indiscriminada de organismos acuáticos.2.2.2.) y trucha (Agonostomus monticola) y utilización de venenos y explosivos en la pesca. y los procesos erosivos en los caminos actualmente en uso y el gran número de brechas de saca abandonadas que existen en el área. ha conducido a una creciente generación de desechos sólidos que no son biodegradables. En los bosques la erosión es provocada por el efecto de incendios forestales. Se presentan también . vías de comunicación. desalojo de desechos sólidos.2 El estado de los sistemas fluviales se ve agravado por la desviación de agua para su utilización en riego agrícola y consumo en centros de población e industrias (situación crítica en el río Ayuquila dentro de la Región. Dentro de la Región de la Sierra de Manantlán el problema afecta principalmente al río Ayuquila.2. La disminución del caudal de ríos y arroyos afecta severamente a la biota acuática y favorece la concentración de contaminantes. y agroquímicos arrastrados en la escorrentía de las tierras agrícolas.1 En el interior de la Región de la Sierra de Manantlán se encuentran numerosos centros de población.3 Sistemas fluviales 4.3.2. carpas).4. 4. lo cual además de representar un riesgo sanitario para los consumidores de productos pesqueros.3. y al aumento de la acumulación de basura en los alrededores de los centros de población. La mayor parte carecen de servicios básicos como agua potable o electricidad.2. que recibe las aguas residuales de las ciudades de Autlán y El Grullo. tomas de agua) en los márgenes de ríos y arroyos.2.2. 4.

que hacen aún más complejas las actividades productivas y el desarrollo de las comunidades humanas de la sierra.1. y a lo interno de las comunidades los procesos de diferenciación social han llevado a una distribución desigual de . todo esto en el marco de una prolongada crisis económica que afecta particularmente a las zonas rurales de México (Gerritsen 1994. Jardel et al.2.3. así como el valor escénico del paisaje. pedregosidad.2. 4. 4. pendientes fuertes. El Terrero. Graf 1992. Ahuacapán. y problemas de tenencia de la tierra. subdividiéndolos en tres apartados: limitantes físicos para la producción agropecuaria y forestal.PRODERS Sierra de Manantlán. y márgenes del río Ayuquila. La mayoría de las comunidades agrarias de la Región de la Sierra de Manantlán recibieron sus dotaciones en sitios marginales para la agricultura.2. barrancas de La Calera y El Tigre. Los problemas sociales en la Región son enunciados esquemáticamente a continuación. por la combinación de incendios forestales. la posibilidad de resolverlos. que provocan deposición de partículas en asentamientos humanos y afectan la calidad del aire.1 Limitantes físicos para la producción agropecuaria y forestal 4. Puerto de los Mazos. Contexto social y problemática de desarrollo Si asumimos que la mayor parte de los efectos ambientales de las actividades humanas y los patrones de uso del suelo y los recursos están determinados por los procesos que ocurren a lo interno de la sociedad (Gallopin et al. procesos de diferenciación social y conflictos en torno a la apropiación de los recursos naturales y la tenencia de la tierra. 1989.4 Tiraderos de basura en orillas de carreteras (principalmente en la carretera AutlánBarra de Navidad. 1989). por ende. 4. quemas de caña y humo de los ingenios azucareros.3. 4.4. 1992).3. escasez de agua y precipitaciones erráticas. 4.3 Contaminación con desechos sólidos y deterioro de sitios de visita pública en márgenes de ríos y arroyos y áreas boscosas en Juluapan. en el tramo que atraviesa la Región de la Sierra de Manantlán) y en las afueras de centros de población. problemas de desarrollo y condiciones socio-económicas. es entonces en la configuración de los sistemas sociales donde encontramos la explicación de los problemas de deterioro ecológico y.4. Nivel Regional 97 problemas sanitarios por las condiciones de vivienda. fecalismo al aire libre y contacto con animales domésticos.1 La marginación y pobreza de la población local tiene características propias que se acentúan debido a las condiciones físicas ambientales como baja fertilidad del suelo.2 Se presentan problemas de emisiones de contaminantes atmosféricos durante la temporada de sequía. Jardel 1995. La situación social en la Región de la Sierra de Manantlán es compleja y está caracterizada por la pobreza.4.

3.1. 4. Jardel 1996). sin desarrollar un sistema productivo asentado localmente. ésto representa una limitante para la extracción de madera. En estas condiciones. b) En el sector de la actividad forestal: predominio de la producción basada en empresas privadas.2 Si bien la biodiversidad representa un importante potencial de recursos naturales y la base de una posible estrategia de desarrollo comunitario (Toledo et al. transfiriendo ganancias a otros sectores y regiones y .3 Una limitante física actual para la producción forestal es el estado de los bosques como resultado de su historial de explotación por las compañías madereras y la degradación paulatina por los incendios forestales frecuentes. Las compañías madereras operaron bajo condiciones de economía de enclave.PRODERS Sierra de Manantlán. han tenido consecuencias tanto en las condiciones ambientales como sociales.3.1. crédito) en las zonas de agricultura irrigada y los centros urbanos o en actividades como la ganadería. ganado y cosechas agrícolas y para su comercialización eficiente. pero generalmente marginados del aprovechamiento forestal comercial. 4. y representa un lastre para el arranque de proyectos productivos forestales. no existen en el momento actual alternativas productivas probadas que permitan un aprovechamiento sostenible de esa biodiversidad en las condiciones socioeconómicas prevalecientes.3. con caminos en mal estado. como sucede también en otras regiones de México. 1985). reducidos en el mejor de los casos a rentistas.4 La mayoría de las comunidades de la Región se encuentran mal comunicadas. los recursos silvestres que tenían un valor de uso se van desvalorizando y el potencial que representa la biodiversidad permanece subutilizado. muchos de los bosques del área presentan condiciones de baja calidad de los recursos maderables y su valor comercial es bajo (Jardel et al. Las técnicas y conocimientos tradicionales se han ido perdiendo. desde el punto de vista económico y de producción maderera es relativamente alto. el pastoreo de ganado y la tala selectiva para autoconsumo o comercialización clandestina.1.3. realizado sobre terrenos con indefinición de la tenencia de la tierra o en proceso de dotación a ejidos o restitución a comunidades indígenas.1 Las políticas de desarrollo adoptadas por el gobierno a nivel nacional y regional. 1985. El manejo necesario para rehabilitar estos bosques. inversión.3. 4. Nivel Regional 98 los recursos productivos. sin una integración efectiva de los campesinos poseedores de bosques. 4. Algunas de estas consecuencias han sido las siguientes: a) Diferenciación social debido a la concentración de la inversión pública (infraestructura. en la Región de la Sierra de Manantlán.2 Desarrollo social y condiciones económicas 4.2. y marginación de la población de las áreas montañosas o de agricultura temporalera.

así como la deficiente impartición de justicia (Gutiérrez 1992). principalmente en las áreas más aisladas de la Región (Rojas 1987). la expansión urbana sobre tierras productivas. 4. deterioro de los términos de intercambio de los productos agrícolas y forestales en relación a los insumos y los bienes de consumo y falta de empleo. Nivel Regional 99 contribuyendo a la degradación de los recursos forestales y al mantenimiento de condiciones de pobreza. la substitución de técnicas de manejo de los recursos naturales basadas en el factor trabajo por el factor capital.7 Violencia asociada a los conflictos sociales arriba señalados y a actividades económicas ilegales (cultivo de narcóticos. d) Deterioro de las condiciones ambientales y pérdida del capital natural —agotamiento de la base de recursos naturales para el desarrollo— por la degradación de suelos agrícolas. contaminación de suelos y agua. basados en relaciones autoritarias y clientelares (caciquiles).2. debido por una parte a los bajos niveles educativos y la falta de . modificación de la estructura y composición de los bosques. 4.3. 4.2. han predominado mecanismos no democráticos.3.2. la modificación de las estrategias de los productores agrícolas. 4. 4. alteración de condiciones hidrológicas.8 Existe una falta de recursos humanos calificados para emprender proyectos de desarrollo comunitario. 4.5 La violación de derechos humanos ha sido un problema común en la Región.3.3.PRODERS Sierra de Manantlán. y las principales causas de mortalidad y morbilidad están asociadas a las condiciones de pobreza. apropiación ilegal de tierras).2. a lo cual se suman problemas críticos de endeudamiento. por los procesos de diferenciación socioeconómica y por actividades de partidos y grupos políticos. clandestinaje de madera. abigeato.4 En la gestión de los asuntos comunitarios. La desnutrición es un problema crítico en la población infantil.2.2. c) Presiones generadas por la transformación de la economía local con consecuencias en la organización de las comunidades.3.3. generada por la intromisión de intereses privados relacionados con recursos como la madera o los pastos. particularmente en la zona sur de la Región (municipio de Cuautitlán).3 Las condiciones de salud son deficientes. extinción local de especies o disminución de poblaciones debido al deterioro de hábitats o presiones directas de explotación.2. 4. y aumento de los flujos migratorios con la consecuente pérdida de recursos humanos para la producción. que han recrudecido los conflictos en torno al uso de los recursos naturales y la tenencia de la tierra.3.6 Existen condiciones de conflictos y división interna en algunas de las comunidades.2 Las condiciones de crisis económica prolongada han generado una disminución de los ingresos reales.

apropiación individual de tierras o recursos comunales.1 Uno de los factores más críticos para una gestión racional.PRODERS Sierra de Manantlán. Aunque en la zona montañosa la presión demográfica ha sido mitigada por los altos índices de emigración. debido a altas tasas de crecimiento poblacional. la cual no logró asimilar a la cultura indígena ya presente (Bonfill 1994). complicada por la apropiación privada de los recursos de las comunidades (particularmente recursos forestales. Comunidades indígenas de la región En la región de la Sierra de Manantlán se encuentran localizadas las comunidades indígenas Cuzalapa. Además. Zacualpán y Chacala. reconocimiento de derechos agrarios individuales. las tasas de crecimiento natural son elevadas y potencialmente existe un riesgo de alto crecimiento. Rojas 1996). 4. La lucha por la tierra en la Sierra de Manantlán ha sido conflictiva. De manera general. se van perdiendo conocimientos y experiencias importantes para la gestión de sus recursos naturales. Jardel et al. parcelización interna en ejidos y comunidades.3. se ha observado un desplazamiento cultural fuerte.3.3. Actualmente existe un importante rezago en los procedimientos agrarios. son cada vez más restringidas. Ayotitlán. haciendo de esta región en su conjunto la más relevante en cuanto a la población indígena en el estado de Colima y la segunda en importancia en el estado de Jalisco. Nivel Regional 100 capacitación. particularmente en los centros urbanos.9 La presión demográfica comienza a ser un problema a nivel regional. además de sufrir la discriminación por parte de la población no indígena 4.2. es la situación de la tenencia de la tierra. Teutlán. lo cual se suma a los problemas de despojo de tierras y recursos naturales. y solicitudes de ampliación de ejidos.2. marginación. causado por la penetración de la cultura mestiza en los últimos siglos. mineros y pastos para la ganadería) y alargada por procedimientos ineficientes y amañados de reparto agrario (León y Gutiérrez 1988. Jardel 1996. con la desaparición de las personas de mayor edad en las comunidades. Por lo tanto. y diferenciación social. Por otra parte. después de la Sierra Huichola. y por otra parte a la emigración de personas en las etapas más productivas de su vida.3. 4. se ocasionaron procesos de desplazamiento cultural y hoy día encontramos las expresiones culturales de estos pueblos sobre todo en las .10 A través de un largo proceso histórico.4. así como conflictos de tenencia de la tierra por linderos entre predios de comunidades agrarias y propiedades privadas. las comunidades indígenas que habitan la Región de la Sierra de Manantlán han ido perdiendo varios elementos de su cultura e identidad. 4. las alternativas de emigración a los Estados Unidos o a las zonas urbanas. de los recursos naturales de la Región de la Sierra de Manantlán.3 Tenencia de la tierra 4.3. sustentable. 1992.

. Además. lo que hace prioritario el impulso a proyectos de desarrollo.).PRODERS Sierra de Manantlán. las comunidades de origen Nahuatl en la región mantienen un número de costumbres y conocimientos tradicionales que son importantes para el desarrollo de esquemas productivos sostenibles y para el rescate cultural. debe considerarse que la población indígena vive en condiciones de pobreza y marginación social (ver cuadro 4. Sin embargo.1. Nivel Regional 101 fiestas religiosas.

Por lo tanto.PRODERS Sierra de Manantlán. se describe de cada comunidad mas en especifica su problemática socioeconómico y ambiental conocido. o acompañando los aserraderos forestales que explotaron los bosques de la Sierra en los años 40 hasta 70 (Jardel 1992). o el manejo de ganado para doble propósito. aceleraron el proceso en lo cual los nativos perdieron gran parte de sus expresiones culturales (van den Bosch 1996).500 habitantes (Graf y Rosales 1996) y con 220 comuneros. mientras los indígenas se dedican principalmente a la siembra de maíz y frijol. una población de 1. y que la comunidad indígena de Ayotitlán se encuentra en condiciones mas precarias que las demás comunidades. et al. sembrado en las aguas y en la temporada de las secas. y comprende un territorio de aproximadamente 24.1. Como consecuencia. Nivel Regional 102 Cuadro 4. A continuación. . Marginación y comunidades indígenas en la región Sierra de Manantlán (Rosales. existe una creciente actividad de ganadería extensiva. sin embargo. La comunidad indígena de Cuzalapa La comunidad indígena de Cuzalapa se encuentra en el sur de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. La actividades productivas principales son el cultivo de maíz y frijol. • Alcoholismo. podemos observar los siguientes problemas sociales: • Falta de fuentes de trabajo. La ganadería es practicada casi en su mayoría por los mestizos. La población es de origen Nahua. inédito). Además. bajo las modalidades de yunta de lluvia. se desprende que existen diferencias entre las comunidades indígenas. Comunidad Cuzalapa Ayotitlán Teutlán Zacualpán Chacala Índice de marginación Baja/Muy baja Alta/Muy alta Baja Baja ? De la Tabla 1. la explotación forestal comercial en el pasado. y la apropiación ilegal de los bienes comunales por los ganaderos. una gran parte de ella es mestiza o mestizada Los mestizos llegaron a la comunidad al principio de este Siglo en búsqueda de terreno. en el Municipio de Cuautitlán. coamil y yunta de riego. Además.000 has. caracterizada por el uso de grandes extensiones de terreno por grandes hatos. observamos un división interna muy marcada que hace difícil cualquier acción por parte de actores externos (Gerritsen 1995). Existen fuertes problemas sociales en la comunidad por el caciquismo.

000 has. Existen fuertes contradicciones políticos entre los tres organizaciones locales (SSS. Falta de fuentes de financiamiento. y en algunas organizaciones políticas de la comunidad. como el consejo de ancianos. la ganadería no juega un papel importante en el ejido. Cuautitlán.551 ejidatarios. y de Cuzalapa. La actividad productiva que domina en el ejido es el cultivo de maíz y frijol. Contrario a la comunidad de Cuzalapa. El ejido de Ayotitlán. Existe una minoría de campesinos que tiene ganado. y donde se siembra en colectivo. Existen problemas sobre linderos estatales y parcelarios. una población de 3. podemos observar los siguientes problemas socioeconómicos: . • Perdida del conocimiento tradicional sobre el uso y manejo de recursos naturales. se encuentra las expresiones culturales sobre todo en las fiestas religiosos. falta de organización de productores y factores ambientales. por ejemplo.PRODERS Sierra de Manantlán. por lo cual ha podido rescatar más de sus expresiones culturales que. Por lo tanto. y por inundaciones. Los problemas ambientales con que se enfrenta la comunidad son: • Presión por el cambio de uso de suelo sobre los bosques por desmontes para ganadería y agricultura. y actualmente. y comprende un territorio de aproximadamente 53. así como con la mina Peña Colorado. Cuzalapa. han perdido gran parte de sus creencias y costumbres. • Erosión en tierra de ladera por desmontes. la pastura se vende a ganaderos. precios bajos de productos.. en el Municipio de Cuautitlán. CNC y Unión de Pueblos). Sin embargo. sin embargo. sin embargo. La población tiene orígenes Nahua. como por ejemplo la llegada de la vírgenes en febrero (Justo 1989). acelerado por la transformación de los sistemas de producción.800 habitantes (Graf y Rosales 1996) y 1. El ejido de Ayotitlán se encuentra en el sur de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. prácticas de cultivo e incendios forestales. por lo general la venta de la pastura genera conflictos entre los pobladores y los ganaderos externos (Rojas 1996). Nivel Regional 103 • Limitaciones a la producción por: altos costos de insumos. • Erosión y disminución de fertilidad de suelo por prácticas deficientes de la labranza y fertilización. sobre todo de la cabecera del Municipio. bajo la modalidad de coamil. • Incendios forestales frecuentes en las secas por la quema de pastos y coamiles. Además. • Clandestinaje de madera. • Demanda de leña para uso domestico y madera para construcciones rústicas y posterías (IMECBIO 1997). no residen mestizos dentro de los limites de la comunidad. lo que dificulta sumamente cada intervención. mecanismos de comercialización.

prácticas de cultivo e incendios forestales. Falta de fuentes de financiamiento. Alcoholismo. acelerado por la transformación de los sistemas de producción. y comprende un territorio de aproximadamente 4. • Erosión en tierra de ladera por desmontes. mecanismos de comercialización. Los problemas ambientales con que se enfrenta la comunidad son: • Presión por el cambio de uso de suelo sobre los bosques por desmontes para ganadería y agricultura. por parcelización y derechos individuales. Limitaciones a la producción por: altos costos de insumos. • Erosión y disminuición de fertilidad de suelo por prácticas deficientes de la labranza y fertilización. • Limitaciones a la producción por: altos costos de insumos. • Demanda de leña para uso domestico y madera para construcciones rústicas y posterias (IMECBIO 1997). Falta de fuentes de trabajo. • Perdida del conocimiento tradicional sobre el uso y manejo de recursos naturales. La comunidad indígena de Teutlán se encuentra en el este de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. y a lo interno. • Perdida del conocimiento tradicional sobre el uso y manejo de recursos naturales. Falta de fuentes de financiamiento. Los problemas ambientales son los siguientes: • Presión por el cambio de uso de suelo sobre los bosques por desmontes para ganadería y agricultura. La comunidad indígena de Teutlán. Tiene una población de 862 habitantes (Graf y Rosales 1996) y el censo conoce 56 comuneros. precios bajos de productos.470 ha por ley y 850 ha en posesión. • Incendios forestales frecuentes en las secas por la quema de pastos y coamiles. falta de organización de productores y factores ambientales. Nivel Regional 104 Alto grado de marginación y pobreza. • • • • . mecanismos de comercialización. falta de organización de productores y factores ambientales. Podemos observar los siguientes problemas sociales: • Falta de fuentes de trabajo. precios bajos de productos. • Conflictos agrarios con particulares y con otras comunidades agrarias por cuestiones de linderos. en el Municipio de Tolimán. • Clandestinaje de madera. y por inundaciones. acelerado por la transformación de los sistemas de producción.PRODERS Sierra de Manantlán. • Infraestructura y servicios públicos insuficientes. • Técnicas agrícolas inadecuadas para la producción.

mecanismos de comercialización. Conflictos de tenencia de la tierra. acelerado por la transformación de los sistemas de producción. • Infraestructura y servicios públicos insuficientes. La comunidad indígena de Chacalaa se encuentra en el sur de la zona de influencia de la .438 habitantes (Graf y Rosales 1996) y 63 comuneros. en el Municipio de Comala. Los problemas ambientales con que se enfrenta la comunidad son: • Presión por el cambio de uso de suelo debido a la explotación forestal no planificada. falta de organización de productores y factores ambientales. • Incendios forestales frecuentes por la quema de coamiles y pastos. y comprende un territorio de aproximadamente 5.950 ha. • Tala clandestina y extracción de tierra de monte • Cacería sin control. Saqueo de piezas arqueológicas y destrucción de sitios históricos Limitaciones a la producción por: altos costos de insumos. Nivel Regional 105 • Incendios forestales producidos por la quema de pastos. La comunidad indígena de Zacualpan. Carencia de corrientes superficiales para abasto de agua. • Contaminación del Río Ayuquila por desechos domésticos. La comunidad indígena de Zacualpan se encuentra en el sureste de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. y por caminos (IMECBIO 1997). Podemos observar los siguientes problemas sociales: • • • • • • Conflictos por la zonificación de la Reserva. ganadería extensiva y agricultura. precios bajos de productos. Falta de fuentes de financiamiento.PRODERS Sierra de Manantlán. captura de fauna y extracción de flora y productos silvestres no maderables con fines comerciales • Deterioro de sitios de visita publica por turismo sin control • Erosión de suelo por actividades agrícolas y ganaderas. industriales y agroquímicos (IMECBIO 1997). • Perdida del conocimiento tradicional sobre el uso y manejo de recursos naturales. La comunidad indígena de Chacala. una población de 1. Falta de fuentes de trabajo.

• Limitaciones a la producción por: altos costos de insumos. falta de organización de productores y factores ambientales. De lo anterior. (d) Las alternativas para revertir tanto los problemas socio-culturales como ambientales. podemos concluir de manera que existe una perdida fuerte de la cultura e identidad de todas las comunidades indígenas en la región Sierra de Manantlán. en el Municipio de Cuautitlán. Podemos observar los siguientes problemas sociales: • Falta de fuentes de trabajo. Nivel Regional 106 Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. y por inundaciones. se desconoce la naturaleza exacta de los procesos. prácticas de cultivo e incendios forestales.303 ha.PRODERS Sierra de Manantlán. Sin embargo. Además. (b) La naturaleza exacta de los procesos ambientales y sociales (c) Las respuestas campesinas ante de los problemas con que se enfrentan sus comunidades. precios bajos de productos. Discusión y conclusión. y comprende un territorio de aproximadamente 23. . • Erosión y disminución de fertilidad de suelo por prácticas deficientes de la labranza y fertilización. acelerado por la transformación de los sistemas de producción. • Erosión en tierra de ladera por desmontes. una población de habitantes y 265 comuneros. Por lo tanto. Los problemas ambientales con que se enfrenta la comunidad son: • Presión por el cambio de uso de suelo sobre los bosques por desmontes para ganadería y agricultura. • Perdida del conocimiento tradicional sobre el uso y manejo de recursos naturales. se recomienda investigar los siguientes temas: (a) La naturaleza de los procesos de desplazamiento cultural sobre las comunidades indígenas. • Incendios forestales frecuentes en las secas por la quema de pastos y coamiles. las comunidades indígenas en la región Sierra de Manantlán se caracterizan por un número de problemas sociales y ambientales similares que podemos encontrar en las comunidades marginadas en el campo Mexicano. mecanismos de comercialización. • Demanda de leña para uso domestico y madera para construcciones rústicas y posterías IMECBIO (1997). Falta de fuentes de financiamiento.

ya que el aprovechamiento forestal en la zona se debe de dar de forma organizada. Se excluyen los pequeños propietarios de este grupo y se considera que el actor es el grupo de silvicultores en cada ejido o comunidad y no los individuos separado. ¿Cuales son los actores primarios en torno al manejo de recursos naturales? ¿Cuales son los actores primarios en torno a procesos de desarrollo? ¿Cuales son los actores alrededor de cuestiones de poder? ¿Cuales son los actores secundarios? Actores primarios en torno al manejo de recursos naturales. hongos. Nivel Regional 107 4. colectores de plantas. Se identificaron los actores a nivel regional principalmente en la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán y zonas aledañas. comerciantes. • Ganaderos: estos corresponden a los ejidatarios o comuneros con hatos que manejan bajo libre pastoreo. grupo de personas. grupos de proyectos productivos. 4. . y Mejorar la calidad de vida de los pobladores. Análisis de los Actores en torno a proyectos de conservación y desarrollo Agroforestal en la Sierra de Manantlan. traficantes de animales y productos ilegales. 2. ◊ Los que llevan a cabo las acciones del proyecto. prestamistas. intermediarios. pescadores. • Usuarios de productos no-maderables: cazadores. productores de horticultura. Actores primarios en torno a procesos de desarrollo. coyotes. • Intermediarios: madereros. apicultores.5. • Ganaderos que usan tierras comunales para ganado privado. cuyos dos principales objetivos son: Lograr un buen manejo de los recursos naturales. estos corresponden sobretodo a los ganaderos con hatos grandes. manejadores de animales domésticos. artesanos. medianos productores. Se hizo el análisis alrededor de cuatro preguntas: 1. • Agricultores: agricultores. • Empresas extractivas: empresas que actualmente buscan la prospección biológica y minera en la reserva. Por lo que los actores pueden ser: ◊ Los que se perjudican o benefician de un proyecto de conservación-desarrollo.PRODERS Sierra de Manantlán. En una primera fase se centró la caracterización en lo relativo a programas de desarrollo agroforestal en las zonas más marginadas de la región. frutas. • Agricultores con poco ganado: sistema de producción mixto sin uso ilegal de tierras comunales. 3. Los actores se entienden como Individuos. • Usuarios del agua. o una institución afectada positivamente o negativamente por los proyectos. • Silvicultores comunitarios: propietarios de terrenos forestales que aprovechan la madera o son susceptibles de hacerlo con la aprobación de un plan de manejo de su bosque. • Explotadores clandestinos: productores de cultivos ilegales. así como cualquier grupo que tiene intereses en los proyectos.

médicos. • SEMARNAP. caudillos sociales. Jóvenes. Antorcha campesina. El Grullo) • Dependencias relacionadas a la infraestructura social: SEP. PRD. estatal. • IMECBIO: jefes históricos y promotores. Actores secundarios. DRBSM. Asociación de usuarios del distrito de riego 7 (Autlán. Emigrantes. • Ejidatarios y/o comuneros. como avecindados. Partidos y organizaciones políticos: PRI. Líderes locales: caciques. Organizaciones campesinas locales productivos: comités generales. investigadores. • Asociaciones de productores rurales: asociaciones ganaderas. • Gobierno: municipal y ayuntamiento. • Solicitantes de tierra. CNC. negativo (-). 3. • Dependencias relacionadas al manejo de recursos: SAGAR. CNPR. • Unidad de Apoyo para las Comunidades Indígenas (UdeG) • Universidad de Colima. asociaciones de cazadores. Organizaciones locales campesinas sociales-políticas: CIC. INI. Grupos indígenas. los cuales se encuentran en el sur de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. • Pequeños propietarios.1 Intereses de los actores. CNC. federal. PAN. SEDESOL. Iglesia católica. DIF. líderes sociales. • Financiadores: DFID. fundaciones nacionales yextranjeras • Industrias rurales: Peña Colorada. SEMARNAP. ingenios azucareros. Unión de Pueblos. Asociación Jaliscience de Derechos Humanos. Comité Río Ayuquila. SEDER. indiferente (0). impacto. tanto hijos de ejidatarios o comuneros. Se caracterizaron los actores de acuerdo a: ◊ El impacto del proyecto sobre los intereses de cada actor: positivo (+). importancia y poder. Banco Mundial. PGR.PRODERS Sierra de Manantlán. Nivel Regional 108 • • • • • • • • • • • Prestadores de servicios sociales: maestros. • Unidad administrativa de seguridad: SEDENA. Actores en torno a la tenencia de la tierra. Barzón. y: no se sabe (?) ◊ La importancia del actor como grupo meta para el proyecto (1-5. asociación cafeticultura. • Avecindados. Mujeres. SSS.5. Ancianos. SRA. CNA. FIRCO. 1: nada de .

. 1: nada de poder. Actor 1. la posesión de conocimientos especializados. • + • 4 • 1 1. La pregunta generadora es la influencia que pudieran tener los actores sobre el proyecto. Puede cambiar a mas largo plazo con un cambio de actitud del actor) • 1 • 3 • • Expectativas del actor Intereses en conflicto Expectativas en el proyecto Recursos comprometidas Permisos forestales Normas ecológicas y de organización social rigurosas Manejo sustentable. 2. Nada Permisos de aprovechamiento Normas ecológicas y de organización social rigurosas Manejo sustentable. Este poder o influencia pueden estar ligados a : la jerarquía legal. el control de recursos estratégicos para el proyecto. La pregunta generadora fue la siguiente ¿Con quienes deberíamos trabajar para cumplir con los objetivos del proyecto? Considerando que el proyecto tiene como objetivo el manejo sustentable de los recursos naturales y la mejora de la calidad de vida de los pobladores de la reserva la importancia se atribuyó según el impacto (+ o -) que tienen sobre los recursos de la RBSM o sus necesidades en cuanto a calidad de vida ◊ El poder de cada actor para promover o perjudicar el proyecto. 5: mucha importancia). la autoridad de liderazgo. la organización. Usuarios de productos no-maderables 3. (1-5. político o económico. la influencia informal a través de vínculos con otros actores o la dependencia de otros actores A continuación. Grandes ganaderos que utilizan tierras comunales • Ahora: -: (El Plan de manejo de recursos. Nada Aumento área y calidad de pastoreo. materiales gratis. 3. el consenso y liderazgo. con toma de decisión comunal. apoyos financieros. Importancia 3. Nivel Regional 109 importancia. la posición negociadora. Poder 1. Impacto 2. • • • • • • • • • • 2. 5: mucho poder). estudios técnicos. apoyos financieros. en las siguientes tablas se presentan los resultados: ACTORES PRIMARIOS. 4. la organización de los pequeños ganaderos forman un contra poder para evitar el uso ilegal de tierras comunales. mayor numero de cabezas de ganado y control de más tierra Estrategia extensiva ganadera contra la estrategia intensiva del proyecto y estrategia de ampliación de cambio de uso del suelo contra estrategia de congelamiento del uso actual Uso más efectivo de zonas de pastoreo Limitación en la libertad de decisión sobre el uso de su bosque : en que momento y cuando meter ganado.PRODERS Sierra de Manantlán. estudios técnicos. el status social. Silvicultores comunitarios • + (más permisos de aprovechamiento) • 5 • 4: recursos forestales son de uso comunal. materiales gratis.

PRODERS Sierra de Manantlán. Nivel Regional

110

Actor

1. Impacto 2. Importancia 3. Poder • • •

4.Agricultores con poco ganado

5. Agricultores (sin ganado)

• • •

6. Explotadores clandestinos

• • •

7. Empresas “extractivas”

• • •

8. Compañías madereras • privadas de la región • • • • •

9. Intermediarios

10. Usuarios de agua

• • •

1. Expectativas del actor 2. Intereses en conflicto 3. Expectativas en el proyecto 4. Recursos comprometidas +: Estrategia del proyecto se adapta a • Aumento área de pastoreo y coamil y esta categoría: intensificación de la de la producción por ha. producción, poca área, organización. • Cambio uso de suelo (desmonte para 5 pasto o coamil) contra no-cambio (mejor uso) 2 • Uso y manejo más efectivo pecuarioagrícola • Compromete menos que los ganaderos porque tienen menos tierra + • Tierra para la producción para autoconsumo y el mercado. 4 • Cambio de uso de tierra y extensión 2 de parcelas • Apoyo para intensificar la agricultura • Nada • Obtener ganancias para ir a los centros botaneros 1 • Privación de la actividad 3 • Obtener permiso o bloquear Reserva de la Biosfera • Si tienen recursos o dinero (por las ganancias) 0: Prospección biológicas o minera • Explotar recursos para obtener ganancias 1 • Posibilidades de explotación 1 • Bloquear la Reserva de la Biosfera para poder extraer. • Dinero +/• Explotar terrenos boscosos en la Reserva 1 • Explotación sin plan de manejo 2 • Ninguno • Recursos forestales • Ganancias y proveedores y compradores seguros 1 • Red de compradores 1 • Ninguno • Dinero, un impulso de comercialización rápida + • Mucha agua, a bajo costo y limpia 1, Cuzalapa San Pedro Toxín 2 • Pago justo (aumentado) por el uso del agua 1 • Mantenimiento de la cobertura vegetal y agua limpia • Aumento pago agua

ACTORES PRIMARIOS Actores • Impacto

• Expectativas del actor

PRODERS Sierra de Manantlán. Nivel Regional

111

• • 11.Organizacio- • nes campesinas • locales políticas •

Importancia Poder 2 4

12. Organizaciones campesinas locales productivas 13 Partidos y organizaciones políticas 14 Líderes locales 15. Iglesia católica

• + • 5 • 4 • + • 2 • 2 (Cuautitlán: 3) • • • • • • • • • • • • • • • + 1 4 0 1 1 (Ayotitlán: 2) + (generación de empleo) 0 1 0 (- en el caso de Rincón de Manantlán, a través del programa agroforestal beneficiando a campesinos sin tierra) 1 2 + (su beneficio: mejorar los recursos) 5 4, considerando la asamblea

• Intereses en conflicto • Expectativas en el proyecto • Control sobre los recursos naturales y humanos y reconocimiento • Nuevas organizaciones que pueden implicar perdida de poder • Recursos humanos y materiales • Control sobre los recursos naturales y humanos y reconocimiento • Apoyo para ellos • Recursos humanos y materiales • Aumentar y sostener clientela y afiliados • +: Facilitar el desarrollo del proyecto • -: Politización de los proyectos • Legitimar liderazgo o programas • +: Facilitar el desarrollo del proyecto • -: Politización de proyectos • Sostener su primacía • -: Buscar el control sobre los proyectos • +: Facilitar el desarrollo del proyecto • Lograr su bienestar fuera de la comunidad • +: Desarrollo social • Sostener su propiedad y los beneficios de ella • -: Ganadería extensiva • +: Alternativas de manejo • Sostener el uso de los recursos en su comunidad • +: Plan comunitario de manejo de recursos naturales • -: Ganadería extensiva • Obtener reconocimiento sobre la tierra que detenga o acceder al derecho a la tierra como comunero o ejidatario • -: Limitar el uso de recursos • +: Alternativas productivas • Obtener la dotación • -: Limitar el uso de los recursos naturales • +: Alternativas de manejo • +: Consolidar beneficios para la comunidad • Expectativas del actor • Intereses en conflicto

16. Emigrantes

17. Pequeños propietarios

18. Ejidatarios/ comuneros

19.Avecindados • +, ya que se esta trabajando con ellos • 5 • 1

20. Solicitantes de tierra

• 0 (+ en Rincón de Manantlán, ya que el programa agroforestal consolida su propiedad) • 1 • 1

Actores

• Impacto • Importancia

PRODERS Sierra de Manantlán. Nivel Regional

112

21. Prestadores de servicios sociales

• • • •

Poder 0 1 2

22.Marginados

• ? • 5 • 1 • +: reforzar su capacidad económica, organizaciones indígenas: fortalecer sus estrategias propias • Ahora el aspecto indígena es prioridad nacional y regional ; nunca tenía lugar explícita, prioridad política, formalizarlo ahora. No se contempló antes como prioridad. Indígena por ser marginado, pero no por ser indígena. En la nueva etapa importancia: 5 • Poder : 2 • Cuzalapa (bordado), Ayotitlán (cooperativa) + • ?: En general • 5 • 2 • (?: análisis), personas que son un fuente de información, y tienen peso en la toma de decisión. • 1 • 2: Ayotitlán, consejo de ancianos • + manejo de recursos naturales y desarrollo (los papas no han terminado sus tierras) • 2 largo plazo sustentable, si empiezas con los jóvenes, pero no son dueños de los recursos, ni por ser joven • 1

• Expectativas en el proyecto • Desarrollo de programas institucionales • +: Apoyar el desarrollo del proyecto • -: Interferir el desarrollo de los proyectos • ?

23. Indígenas

• Reconocimiento de sus derechos individuales y colectivos • -: Desplazamiento cultural más acentuado

24. Mujeres

• Asegurar el sustento económico de la familia • +: Alternativas Productivas • -: Conflictos familiares • Seguir siendo parte activa de su comunidad • +: Recuperación de sus conocimientos • -: Acentuación de su marginación • • • • Tener oportunidades de desarrollo +: Alternativas de desarrollo +: Preservación del patrimonio -: La maduración de los procesos es a largo plazo

25. Ancianos tercer edad “sabios”

26. Jóvenes

Interés de la administración en turno de impulsar proyecto político Riesgo: Este es el nivel de conflicto potenciales en el proyecto +/-: Actor más en el municipio Incremento de la productividad y desarrollo +: Alternativas -: Esquemas contradictorios +/-: Actor más puede facilitar las cosas o perjudicar. INI. CNA. Nivel Regional 113 ACTORES SECUNDARIOS. quitando en el enfoque +: Potenciar recursos humanos para asegurar del enfoque de proyectos productivos • + • 5 • 5 • Desarrollo sustentable de la región . FIRCO. INI competencia de proyectos dan un recurso fuerte. SRA.PRODERS Sierra de Manantlán. Conservación de los recursos . SEP. SDR. Manejo y conservación de la Reserva . Actores Secundarios a) Gobierno Federal • • • • • • Impacto Importancia Poder + 1 1 • • • • • b) Gobierno Estatal • + • 1 • 1 • +• 2 • 3 • • • • c) Gobierno Municipal • • • • • • • • d) Dependencias para el manejo de recursos: SAGAR. Obras Públicas. Subsecretaría de Participación Social. impulsar la participación local (Consejo Técnico Asesor) • -: Competencia de recursos humanos • +: Refuerza el trabajo y potencia de recursos existentes • Riesgo: proyectos paralelos si no hay un buen enlace entre DfIDSEMARNAP . SEDUE. SS. CFE. decentralización +: Potenciar proyectos de inversión Combate de pobreza Decentralización +: Potenciar proyectos de inversión Interés y responsabilidad creciente en el desarrollo local. DIF. Conservación de los recursos naturales: mayor responsabilidad a los municipios. SEMARNAP e) Dependencias para la infraestructura social: SEDESOL. SCT f) SEMARNAP/ DRBSM • + • 2 • 3 • + quieren se implementan proyectos productivos menos inversión • 2 • 3 Expectativas del actor Intereses en conflicto Expectativas en el proyecto Combate a la pobreza.

Quitar movimientos subversivas +: Contexto menos delictivo - • 0 • . • Presencia institucional imagen • +: Posibilidades de colaboración • -: Diferentes visiones y estrategias. pero 0 o + el actor cambió. pero tienen mucha .) • 3 • 3 k) Unidad de Apoyo a • 0 Comunidades Indígenas (UdeG) • . aumento de costos o generación de conflictos sobre ello. no permitió que excluyeron la UdG. desarrollo. PGR.) • 1 • 1 l) Financiadores • + • 5 • 5 • Fomentar proyectos de desarrollo • -: Competencia por dinero (del DfID) • +: Posibilidades de colaboración • -: Diferentes visiones y estrategias.PRODERS Sierra de Manantlán. no permitió que excluyeron la UdG. La política es incluirlos.historia : quitó espacio. -: Valorización costos agua Combate al narcotráfico y al cultivo de enervantes . investigación de la Reserva +: Presenta estrategia de trabajo y compromiso de la implementación -: Desviar hacia aspecto de investigación académica en vez de desarrollo -: Múltiples intereses compiten con el proyecto Adquirir mayor transferencia de costos a la sociedad (externalizando los costos sociales y ambientales) -: Ambientes inestables y incertidumbre en relaciones con ayuntamientos. Nivel Regional 114 Actor • Impacto • Importancia • Poder • + • 5 • 5 g) IMECBIO • • • • • • • • h) Industrias (Mina Peña Colorada Y ingenios) • • 1 • 1 • • i) Unidad administrativa seguridad. DSP. • Imagen institucional • Fomentar el desarrollo y la conservación El analisis de la importancia. pero 0 o + el actor cambió. SEDENA j) Universidad de Colima • ? • 1 • 1 • • • • Expectativas del actor Intereses en conflicto Expectativas en el proyecto Recursos comprometidos Conservación. el poder y el impacto de proyectos sobre los actores se desprenden los siguientes resultados generales : ◊ Hay cinco actores primarios que no tienen poder o muy poco.historia : quitó espacio. La política es incluirlos.

Ganadería y Desarrollo Rural Secretaría de Comunicación y Transporte Secretaría de Defensa Nacional Secretaría de Desarrollo Rural Secretaría de Desarrollo Social Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología Secretaría de Medio Ambiente. UdeG-IMECBIO). los ganaderos grandes y los explotadores clandestinos. Recursos Naturales y Pesca Secretaría de Educación Pública Secretaría de Reforma Agraria Seguro Social Sociedad Social Solidaria Unidad Agropecuaria Industrial de Mujeres Unidad de Apoyo a las Comunidades Indígenas. ◊ De los actores primarios que el proyecto perjudica. Nivel Regional 115 importancia para proyectos de desarrollo agroforestal : los indígenas. los marginados y agricultores sin ganado. los avecindados. ◊ De los actores primarios que tienen mucha importancia en el proyecto. tres actores tienen mucho poder y 7 tienen poco poder. dos actores tienen bastante poder (pueden ser amenazas para el proyecto). British Government. UdG. Los tres con mucho poder e importancia son los ejidatarios y comuneros. las organizaciones de productores y los silvicultores comunales. ◊ El balance de poder al nivel institucional es bastante estable. tienen tambien poder (DRBSMSEMARNAP. Ellos pueden ser el motor para impulsar proyectos de desarrollo en las comunidades si mantienen su posición de poder. Universidad de Guadalajara Universidad de Colima . Dirección de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán Departamento de Seguridad Pública Fideicomiso de Inversiones de Riesgo Compartido Instituto Manantlán de Ecología y Conservación de la Biodiversidad Instituto Nacional Indigenista Partido de Acción Nacional Plan Comunitario de Manejo de Recursos Naturales Procuraduría General de la República Partido de la Revolución Democrática Partido Revolucionario Institucional Programa Nacional de Reforestación Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán Secretaría de Agricultura.PRODERS Sierra de Manantlán. porque los actores con mucha importancia y beneficio del proyecto. Siglas utilizadas: CFE CIC CNA CNC CNPR DIF DFID DRBSM DSP FIRCO IMECBIO INI PAN PCMRN PGR PRD PRI PRONARE RBSM SAGAR SCT SEDENA SEDER SEDESOL SEDUE SEMARNAP SEP SRA SS SSS UAIM UACI UdG UdC Comisión Federal de Electricidad Consejo Indígena Campesino Comisión Nacional del Agua Confederación Nacional Campesina Confederación Nacional de Pequeños Propietarios Desarrollo Integral de la Familia Department for International Development. las mujeres.

Integrar y concertar las acciones de los tres órdenes de gobierno y las organizaciones sociales en torno a metas comunes de desarrollo regional orientado a la sustentabilidad. Fortalecer la aplicación del Programa de Manejo de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. Líneas de acción estratégicas. La agricultura ha sido y seguirá siendo la base de la economía regional. así como del análisis de la problemática regional. integrándolo con la gestión ambiental y los programas de desarrollo en la región de influencia o zona de transición – cooperación del área protegida. existe un importante potencial para la producción de recursos forestales maderables y no maderables. I. • • • 5. para lograr una distribución de las actividades productivas y los asentamientos humanos acorde con las potencialidades y limitantes del territorio. dadas las condiciones ambientales regionales. DESARROLLO DE SISTEMAS DE PRODUCCIÓN AGROPECUARIA Y FORESTAL SUSTENTABLES. 5. Sin embargo es necesario superar los problemas que impiden que la producción agropecuaria y forestal sea sustentable. Debe de impulsarse un proceso de organización de la producción y de reconversión tecnológica que permita que las actividades agropecuarias y forestales se basen en métodos de manejo y técnicas ecológicamente apropiadas (adaptadas a las condiciones ambientales locales.2. Poner en práctica el ordenamiento ecológico del territorio de la región.1. Objetivos generales • Impulsar en la región de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán un estilo de desarrollo social basado en el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales. que aprovechen de manera diversificada los recursos sin agotarlos. ESTRATEGIAS Y ACCIONES En esta sección se presentan de manera general los objetivos de desarrollo regional orientado a la sustentabilidad. y que tengan bajo .PRODERS – Región Sierra de Manantlán 115 5. asegurando la protección de espacios silvestres críticos para la conservación de biodiversidad y el mantenimiento de servicios ambientales. y la restauración de áreas degradadas. Por otra parte. sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer sus necesidades. que permita el mejoramiento de las condiciones y calidad de vida de la población. y las estrategias y líneas de acción que se derivan de estos objetivos y a partir del diagnóstico de las condiciones naturales y sociales.

plaguicidas. incluyendo un fuerte componente de conservación de suelo y agua en el contexto de las pendientes de ladera. La conservación de la germoplasma. Esto reactiva la economía local reduciendo la dependencia de mercados externos como el de Guadalajara. cultivados con pocos insumos externos (orgánicos o semi-orgánicos). fertilizantes y agroquímicos en general para disminuir los costos de producción.PRODERS – Región Sierra de Manantlán 116 impacto ambiental). y que sean económicamente viables. exportación internacional. b) Estabilización y mejoramiento de la agricultura de ladera y desarrollo de la agroforestería. La agricultura de temporal en zonas de ladera (agricultura de coamil) representa un componente importante de la producción agrícola de la región. fuente genética para el mejoramiento de cultivos. producido con tecnología ecológicamente apropieada. Esto último forma parte de una estrategia general de racionalización del uso de herbicidas. Se requieren incentivos económicos y asesoría para impulsar la diversificación productiva de cultivos y disminuir así la vulnerabilidad económica de una zona dependiente de unos pocos productos. Esto último a tres niveles. así como incentivos y apoyos para la comercialización de los productos. depende del mantenimiento de sistemas agrícolas tradicionales. de bajos insumos. si no también el mejoramiento de la calidad de agua. Si bien la producción por hectárea es baja. es justamente la que mantiene una alta diversidad de razas y variedades de maíz. de estas prácticas. y creando una conciencia de consumir productos saludables. como pudiera ser la creación de un mercado local para productos frescos de la agricultura tradicional. La organización permite la vinculación con otros sectores de la sociedad local que genera nuevos espacios de vinculación. que sean socialmente justas (que contribuyan al mayor bienestar de la gente con criterios de equidad y justicia. También. a) Mejoramientode la agricultura comercial en los valles. especialmente en las regiones más marginadao Este tipo de agricultura tradicional. . el tratamiento debe ser tal que permita que el agua utilizada regrese a los río y a los mantos freáticos sin contaminantes. y otras especies de cultivos que se han extinguido de los valles donde se han implementado “paquetes agrícolas” de altos insumos externos. y comercialización a nivel nacional y local. Un plan regional para la conservación de suelos tiene impacto positivos en varias áreas incluyendo no solo el aumento de la producción agrícola. y cuya adquisició aporta directamente al desarrollo económico de la región. mediante la investigación científica. es central para el desarrollo sostenible de esta actividad. en comparación con la agricultura de riego con altos insumos de agroquímicos y tecnología. calabaza. y que respeten los derechos agrarios y laborales de la gente). Para impulsar una agricultura sustentable en los valles se requiere asegurar un uso eficiente del agua que permita extraer los menores volúmenes posibles para mantener otras alternativas de uso de este líquido vital. la agricultura de ladera es la fuente principal de alimentos para la población campesina y una entrada importante de ingresos. La organización de los productores para eficientizar el consumo. así como los daños a la salud humana y al medio ambiente. Por lo tanto el rediseño. frijol. la producción y la comercialización es importante para fortalecer el componente económico de esta actividad.

PRODERS – Región Sierra de Manantlán

117

c) Mejoramiento de la producción ganadera. La ganadería es una de las actividades productivas principales de la región, que se desarrolla en la zona de interfase entre las zonas agrícolas y las zonas boscosas. El cambio de bosques a pasto para la producción ganadera es una de las causas del cambio de uso del suelo en zonas boscosas. Muchas zonas boscosas, que no son aptas como agostadero, se utilizan como tal ya que es el uso más redituable desde el punto de vista de los propietarios. A nivel regional se debe establecer los lineamientos para el manejo sustentable de los agostaderos, previniendo la degradación de los mismos para la producción pecuaria, y además asegurando que el impacto de la ganadería no reduzca la diversidad biológica de los bosques. Se plantea la implementación de prácticas silvo-pastoriles que permitan combinar la producción forestal con la producción de ganado, generando así un valor adicional para las areas boscosas utilizadas como agostaderos. Para lograr un uso más eficiente del territorio para la producción ganadera, y disminuir los impactos negativos en ecosistemas forestales, se requiere la adopción de sistemas más intensivos de producción que incluyan el procesamiento y almacenamiento de forrajes. Por lo tanto la producción ganadera, bajo las condiciones particulares de esta región, se debe plantear como una actividad integrada tanto a la producción silvícola como a la producción agrícola.

c) Aprovechamiento sustentable del potencial forestal. Sin duda el elemento más característico de la región es la persistencia de una extensa superficie de bosques distribuidos en terrenos montañosos. Puede decirse que la “vocación” de la región es eminentemente forestal. Se requiere adoptar un enfoque de gestión integral de los bosques con criterios de uso múltiple, que permita desarrollar el potencial de la producción de madera, fibras, forrajes, leña combustible, plantas medicinales y alimenticias, fauna silvestre, miel, forraje y otros productos forestales no maderables, al mismo tiempo que se mantiene el aporte de servicios ambientales como la protección de cuencas y la producción de agua, la conservación de biodiversidad, la captura de carbono atmosférico, y la oferta de espacios para la recreación al aire libre y paisajes atractivos para el turismo orientado a la naturaleza. Se deberá impulsar la elaboración de programas de manejo forestal en los predios con potencial productivo para la producción de recursos maderables o no maderables, la organización y capacitación para el manejo forestal comunitario, y el desarrollo de infraestructura de para la extracción, procesamiento, industrialización y comercialización de los productos.

II. CONSERVACIÓN Y RESTAURACIÓN DE ECOSISTEMAS FORESTALES DE MONTAÑA Y ECOSISTEMAS FLUVIALES, PROTECCIÓN DE CUENCAS, CONSERVACIÓN DE BIODIVERSIDAD, AGUA Y SUELOS, Y MANTENIMIENTO SERVICIOS AMBIENTALES.

a) Protección de áreas silvestres, corredores biológicos y hábitats amenazados. Por estar enclavada en una de las zonas de mayor diversidad biológica del país, el manejo de áreas naturales protegidas es una de las actividades preponderantes en la región. La región está considerada como una de las Regiones Prioritarias para la Conservación de

PRODERS – Región Sierra de Manantlán

118

Diversidad Biológica en el país, una de las Areas de Importancia para la Conservación de Aves en América del Norte, y uno de los centros de diversidad de germoplasma vegetal en Mesoamérica. Actualmente las principales áreas naturales protegidas en la región son la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán, el Parque Nacional Nevado de Colima, la Estación Científcia Las Joyas, la Reserva de la Biosfera Chamela-Cuixmala y la Reserva El Jabalí. El manejo de estas áreas se debe implementar como parte de una estrategia de desarrollo regional en la cual estas presten no solo servicios ambientales y recursos naturales a la población de la zona (agua, suelo, clima, biodiversidad, madera, plantas comestibles y medicinales, fauna silvestre, peces, materiales de construcción, etc.) si no también como espacio de recreación y esparcimiento para la población local, y como atractivo para visitantes externos a la región. Las ANP cumplen la función como espacios de experimentación participativa sobre nuevos métodos y tecnologías de uso de recurso naturales, así como nuevas formas de organización y cooperación basados en procedimientos administrativos o de implementación de políticas públicas que, de ser exitosos, se pueden implementar en el resto del territorio. El manejo exclusivo de las áreas protegidas no asegura el mantenimiento de la diversidad biológica de la zona ya que la mayoría se encuentra fuera de las áreas protegidas. Por lo tanto, una línea estratégica de trabajo para lograr la conservación de la naturaleza en la región, es la implementación de políticas publicas, como la creación de corredores forestales entre las áreas protegidas o la protección de hábitas frágiles o amenazados, que se impulsen mediante mecanismos de regulación del uso del suelo y de incentivos económicos a los propietarios de dichas áreas. Destacan como hábitats especiales en la región el bosque mesófilo de montaña, bosque tropical subcaducifolio, bosque tropical caducifolio, bosque de galería y cauce de ríos, y los humedales.

b) Manejo de fuego y restauración de areas afectadas por incendios forestales. Si bien el fuego es un componente natural de los ecosistemas forestales y se requiere para el desarrollo adecuado del bosque, el aumento en su frecuencia por causas humanas no es natural y afecta de manera negativa muchos componentes de los bosques, incluyendo no solo la flora y fauna, sino también el valor productivo y económico del bosque cuando está bajo un programa de aprovechamiento. El fuego también afecta la calidad del agua en arroyos. El manejo del fuego y las restauración de las áreas afectas incluye un programa de prevención mediante la educación ambiental, la calendarización de quemas agrícola, y la capacitación en el uso y control de fuego como herramienta de manejo. Estas iniciativas están vinculadas a un programa de combate de incendios con la participación de los tres niveles de gobierno, los dueños de los predios forestales y los beneficiarios de la actividad forestal en general. En muchos casos se establecerá la necesidad de aplicar una quema controlada en un predio forestal para lograr un mejoramiento de las condiciones del bosque (reducción de material combustible, fertilización del suelo, etc.) y dichas quemas se implementan por el debido cuidado. La restauración de las áreas degradadas por incendios busca establecer condiciones del bosque similares o mejores a las que existían antes del incendio, e incluye el mejoramiento de las condiciones del suelo, control de la cobertura de especies indeseables y promoción de la regeneración de especies deseables.

PRODERS – Región Sierra de Manantlán

119

c) Restauración de ecosistemas fluviales. La región incluye cuencas consideradas prioritarias a nivel nacional para su manejo y conservación. Por su características como vínculos entre todos los procesos de una cuenca, los ríos y arroyos son muchas veces los componentes de un ecosistema que primero sufren la degradación ambiental. La restauración y el saneamiento de un río se mide en primera instancia por la calidad del agua que por el fluye, y también incluye las condiciones de hábitat en el propio rió y su entorno inmediato. La calidad del agua se debe monitorear constantemente identificando los contaminantes y la fuente de los mismos que afectan el funcionamiento del ecosistema fluvial. Implica aquellos que provienen de una descarga específica de fuentes fijas como las descargas de aguas negras de una ciudad, o las aguas residuales de una industria, así como aquellos cuya fuente está difusa en la cuenca ( fuentes de contaminación no fijas) como lo son el arrastre de sedimentos de laderas agrícolas expuestas o los pesticidas que llegan al manto freático por su uso inadecuado en campos agrícolas. Las medidas correctivas en ambos casos requieren de enfoques diferentes, ya que la primera implica una responsabilidad que se puede corregir mediante regulaciones sobre el uso del agua, mientras que la segunda requiere de un plan más amplio de ordenamiento y manejo de la cuenca mediante regulaciones sobre el uso del suelo. Adicionalmente a la contaminación, los hábitats riparios en torno a los ríos y arroyos son generalmente de los más frágiles de un paisaje, y muchas veces los más modificados por actividades antrópicas. La remoción de vegetación de las orillas, la canalización del cauce, la remoción de piedras y troncos del lecho son todas actividades que alteran la estructura del hábitat natural del río ocasionando las pérdidas de especies, desestabilización del cauce y las orilas del río y la disminución de la diversidad biológica. Por lo tanto los programas de restauración incluye el mejoramiento de la calidad de agua, el reestablecimiento de los hábitats naturales destruidos, y la recomposición paisajística del río con fines no solo funcionales desde el punto de vista ecológico, sino también de recreación y atractivo turístico. Por las características particulares del funcionamiento de una cuenca, donde las acciones en la parte alta tienen repercusiones para la poblaciones en la parte baja, los programas de gestión y restauración de una cuenca deben enmarcarse en un contexto intermunicipal, con participación estatal y federal, que permita abordar los problemas desde su origen hasta sus efectos en la cuenca, y también reduzca los costos de gestión, al ser estos absorbidos por todos los municipios que comparte y son responsables de la gestión del territorio en su porción de la cuenca.

c) Impulso a la educación ambiental y a la valoración del patrimonio natural y cultural de la región. La forma en como una sociedad o una comunidad trata a su medio ambiente, depende en gran parte de su entendimiento de los procesos ecológicos de los cuales depende para sustentar la vida así como los valores éticos que la rigen. Por lo tanto el cambio hacia un uso sustentable de los recursos naturales incluye un programa de educación ambiental que induzca a una discusión amplia sobre aspectos ecológicos, económicos, sociales y éticos sobre la naturaleza y el desarrollo. La educación ambiental debe abrir espacios de reflexión y análisis sobre el funcionamiento de los ecosistemas, la problemática ambiental y las concepciones de desarrollo, para generar cambios de actitudes y valores que transformen los estilos de vida y enfoques de percibir el entorno natural para asegurar la conservación de los procesos ecológicos que son la base del desarrollo en la región. Los procesos de globalización

basada en un bienestar concebido como la acumulación y consumo de bienes materiales. grupos sociales. Unidades creadas para la cacería de fauna silvestre. CONTROL Y MITIGACIÓN DE LOS IMPACTOS AMBIENTALES DEL DESARROLLO URBANO. ganadera y forestal. y la población en general. incluye de una manera más directa la generación de ingresos económicos que contribuyan directamente a la economía familiar.PRODERS – Región Sierra de Manantlán 120 económica promueven una ética social que se caracteriza por su visión individualista. la pesquería o acuicultura. La planificación urbana pretende controlar el crecimiento desmedido de una ciudad o pueblo. Dicho programa se debe implementar a todos los niveles escolares. así como el crecimiento demográfico. el aprovechamiento de la especies de plantas no maderables de un bosque. la visión a largo plazo. competitiva. por ser la región eminentemente montañosa. de ser “consumidas” por el crecimiento urbano sin dirección. terremotos o a deslizamiento de suelos. Tomando en cuenta la limitación en la disponibilidad de tierras agrícolas. incluyendo sus ecosistemas y comunidades humanas. d) Desarrollo de actividades económicas compatibles con la conservación a través de Unidades de Conservación. y una actitud de humildad ante la naturaleza de cuyos procesos se depende la sociedad. manejo y aprovechamiento sustentable de la vida (UMAs) y ecoturismo.LA MINERÍA Y LA AGROINDUSTRIA. y con una actitud de arrogancia hacia la naturaleza. Esto desarrollo un sentido de orgullo. la complementariedad y ayuda mutua. El valorar los recursos naturales de un ecosistema no se limita a un proceso de reconocer los servicios ecológicos que estos prestan. así como en otros contextos con productores. también . El concepto de valorar para conservar. incluye el desarrollo de unidades productivas en las cuales el aprovechamiento de los recursos naturales se basa en planes de manejo elaborados por los propietarios de los terrenos donde se realiza el aprovechamiento. mediante un proceso de planificación se establezcan reservas territoriales en la periferia de las ciudades y pueblos que protejan estas áreas de producción agrícola. aprender prestando un servicio a la comunidad y aprender en nuestra comunidad. a) Planeación del desarrollo urbano. Los altos costos en sufrimiento humano y costos económicos de desastres productos del establecimiento de asentamientos en zonas naturalmente propensas a inundación. y asegurarse que el crecimiento que ocurre sea acuerdo a los sitios y los parámetros deseados para asegurar el eficiente funcionamiento de la ciudad y la calidad de vida de sus moradores. Aprender haciendo. y la visita pública y turismo a lugares escénicos o espacios naturales. se debe impulsar un proceso de planificación para un desarrollo urbano racional y “compacto” en el cual. III. Se deben generar las oportunidades para transformar la ética dominante en una más amplia que valore la interdependencia entre las personas. con metas a corto plazo. de valoración y de amor hacia la región donde se vive. profesionistas. son todas formas de generar una actividad económica que ofrezca empleos e incentivos para invertir en el manejo racional de los recursos naturales. aprender en la naturaleza (no en un aula). el valor de la calidad de vida. que incluye entre otras cosas el monitoreo constante del estado del recurso para asegurar su conservación.

La necesidad de bombear agua para uso agrícola y de autoconsumo de pozos cada vez más profundos es cada vez más difícil de costear para los ayuntamientos por el alto insumo de electricidad que requiere. aún cuando la construcción de las plantas sean cubierto en su totalidad por los gobiernos estatales o federales. tratamiento de aguas residuales. elevando así la calidad de vida y promoviendo una comunidad socialmente más unida y comprometida con su entorno. electricidad. etc. y está disminuyendo. y por lo tanto los costos de operación disminuyen. agua. etc. Los objetivos principales del desarrollo urbano implican. Los espacios urbanos deben estar entremezclados con espacios naturales y culturales (parques. De igual manera la operación de plantas de tratamiento de aguas contaminadas es prácticamente imposible de costear po los ayuntamientos. En esta línea los pobladores de la región deben tener un conocimiento cabal del problema al cual se van a enfrentar como factor limitante al desarrollo. La conservación del patrimonio histórico y cultural es una parte fundamental del desarrollo ya que crea vínculos emocionales y de compromiso entre los ciudadanos y con su pueblo o ciudad. educacional. desechos sólidos. reducir costos y aportar a la economía regional.) y disminuir sus costos. deportivo. las autoridades no tienen el compromiso de ofertar servicios públicos como transporte masivo o agua. Pero aún cuando el costo se pudiera cubrir. y racionalizar el uso del agua para asegurar su disponibilidad a largo plazo y reducir los costos de extracción. para disminuir el uso del automóvil que crea problemas adicionales relativos a la contaminación. También. el espacio para estacionamiento. el agua disponible no es ilimitada.) que permita cubrir la necesidad humana de comunicación y de interactuar con los vecinos de la comunidad. y recreativo de la población. Estas regulaciones en uso del suelo pueden ir acompañadas de incentivos y penalidades fiscales asociadas al uso del suelo para promover un desarrollo ecológicamente apropiado de la ciudad. La distribución del trazo urbano debe contemplar el permitir e inducir el desplazamiento peatonal y en bicicleta. b) Desarrollo de planes y regulaciones en el uso racional del agua. plazas. y también a los costos que implica el solventar esos problemas. mantener los valores culturales e históricos. así como el uso de materiales de la región en los diseños arquitectónicos. o en medios de transportación masiva.aumentar o mantener la densidad poblacional en la zona urbana para liberar de presión los terrenos circundantes. Más allá de los límites establecidos para el desarrollo urbano de una ciudad. Por lo tanto. El abastecimiento de agua y su saneamiento representan uno de los mayores retos en la región en los años siguientes. disminuir los riesgos ambientales en el trazo de las nuevas áreas urbanas. para mantener la identidad cultural. jardines. eficientizar la prestación de servicios (transportación. que eviten que el agua sea contaminada en primera instancia. etc. y crear espacios amenos para el desarrollo cultural.PRODERS – Región Sierra de Manantlán 121 crea la necesidad de zonificar el crecimiento urbano para que nos se construya en dichas zonas. Se requieren diagnósticos sobre las fuentes de contaminación. es más importante prevenir la contaminación del agua para reducir los costos de su saneamiento. se debe incorporar aspectos de cultura e historia local. Son fundamentales los planes a largo plazo que cubran no solo las . y por lo tanto es un componente importante de los desarrollos urbanos. congestionamientos. seguridad. y programas educativos y regulatorios. La disminución de los mantos freáticos y el empobrecimiento de la calidad de agua ha tendido a ser el patrón general. así como la infraestructura para el abastecimiento de agua.

es una de las líneas principles de desarrollo regional. Sin embargo. y ambientales que ocasionan. Los beneficios de dicha actividad no han pasado desapercibidos por otros municipios que plantean iniciar actividades similares. económicos. transformando las formas del relieve y los suelos. El cumplimiento de las leyes federales en materia de contaminación debe ser estricto para asegurar la salud de los ecosistemas de la región. La contaminación del agua en nuestra región genera repercusiones sociales. La región es pionera en el Estado de Jalisco al implementar los primeros programas municipales de separación y reciclaje de desechos sólidos. acopio y reciclaje de desechos sólidos. los talleres automotrices. es decir como ser un consumidor inteligente para no generar basura. Las actividades agrícolas e industriales que pueden ser un motor económico de la región tienden a ser las más contaminantes. d) Control de la contaminación acuática y atmosférica generada por establecimientos industriales. su nutrición y su economía. son traspasados a la sociedad en general. si no también la red de distribución urbana.PRODERS – Región Sierra de Manantlán 122 fuentes de abastecimiento de agua. pero en algunos casos por la magnitud del problema programas intermunicipales. eliminando la cobertura vegetal y generando desechos contaminantes y sedimentos que modifican significativamente la calidad del agua y . que vinculados a las dependencias estatales y federales responsables. Uno de los servicios principales de los ayuntamientos es el tratamiento de la “basura” y este servicio se está convirtiendo en uno de los más conflictivos debido a los problemas de salud pública. c) Control de la contaminación por desechos sólidos. la agricultura con usos de substancias tóxicas son algunas de las actividades que causan mayor contaminación. mantengan un monitoreo constante de la calidad de las emisiones de aire y agua por las industrias en la región. y a los grupos más necesitados en específico. La costumbre de separación de los desechos sólidos. sector que no se beneficia de la derrama económica que genera la actividad productiva causante de la contaminación. así como de la población humana que de ellos depende. e) Restauración de áreas afectadas por la minería a cielo abierto. ya que muchas veces la población que se ve más afectada por la contaminación (en su salud o en su trabajo) tiende a ser el sector más pobre y marginado de la sociedad. Estos se han implementado mediante programas de educación ambiental que además promueven la construcción de compostas caseras para la producción orgánica de tierra. La minería es una de las actividades que generan mayores impactos sobre el ambiente. se puede lograr mucho más a través de un análisis y capacitación relacionada al consumo y compra de productos. Los ingenios azucareros. El impulso de programas intermuncipales de separación. la regulación y pago de sus usos. Se da una condición de “injusticia ambiental” en la cual los costos de la contaminación causados por entidades privadas. las granjas porcinas. ha sido la base para que emerjan nuevas microempresas asociadas a la comercialización de productos reciclables. y el cultivo de hortalizas caseras como actividad que ayuda a la consolidación de la familia. en el cual los ayuntamientos que se incorporen a ellos cuenten con incentivos fiscales. Se requieren programas municipales. y el tratamiento de la misma antes de que se devuelta a los cauces naturales. las industrias mineras.

a partir de los estudios de diagnóstico y la caracterización de las condiciones físico-geográficas. Se deberán implementar medidas de prevención y mitigación de su impacto ambiental negativo. Deberán ponerse en marcha acciones de restauración de minas a cielo abierto y de control de los escurrimientos de estas áreas hacia los cuerpos de agua. IV. es cierto también que es una actividad que a nivel local genera pocos beneficios. ORDENAMIENTO ECOLÓGICO DEL TERRITORIO Y PLANIFICACIÓN COMUNITARIA DEL MANEJO DE RECURSOS NATURALES. En la región existen importantes explotaciones mineras y un potencial por explotar. como parte tanto del PRODERS regional como del Programa de Manejo de la RBSM. Esta propuesta aparece en el mapa “ordenamiento territorial propuesto” en el anexo cartográfico (anexo 1). . generado a través de los estudios del PRODERS de la región Sierra de Manantlán. es decir. Se elaboró una propuesta de ordenamiento territorial de la región. que desde la perspectiva de un desarrollo regional orientado a la sustentabilidad deben de tener primacía. sino de los criterios concensados de los pobladores locales. Si bien la minería ha contribuido al desarrollo económico nacional. Consideramos que este es el nivel en el cual se puede dar efectivamente una gestión del territorio. Esta propuesta es de carácter indicativo general. La minería debe regularse de tal manera que no afecte las actividades de conservación ni la producción agropecuaria o forestal. genera impactos ambientales de largo plazo. y como marco de referencia para programas de manejo de los recursos naturales más específicos. e impulso al ordenamiento territorial a nivel municipal. se trata de un esquema de planificación territorial que puede servir como una primera aproximación al diseño de políticas y acciones regionales. basadas e evaluaciones de impacto independientes de las empresas mineras. Además.PRODERS – Región Sierra de Manantlán 123 los hábitats acuáticos. a partir no solo de las propuestas técnicas. se han iniciado los procesos de ordenamiento territorial comunitario en al menos 5 comunidades agrarias de la Reserva. La tabla siguiente describe las categorías de ordenamiento territorial propuestas y presenta los datos de superficies absolutas y relativas de cada categoría en la región. a) Gestión del ordenamiento territorial propuesto. Esta propuesta de ordenamiento refuerza las ya existentes para la región llamada "Costa Alegre” y en los programas de manejo de las áreas naturales protegidas de la región. y no es una actividad sustentable a largo plazo desde el punto de vista económico.

pino-encino.4 P.8 NO_INFO Area sin información disponible (fuera de los municipios de la región) 1.1 C. bosques de galería y cabeceras de cuencas cuya proteccón es indispensable para la dinámica hidrológica regional. donde es necesario recuperar 131. 4.5 Areas propuestas para conservación en humedales. Centros de población 47.4 FOR III bosques de pino.6 CONS hábitats con vegetación herbácea o arbustiva.PRODERS – Región Sierra de Manantlán 124 Ordenamiento territorial propuesto para la Región de la Sierra de Manantlán en función de los usos recomendables del suelo Categoría Descripción Superficie (ha) % Producción agropecuaria 5.5 Z. Producción forestal no maderable en selvas bajas caduciflias.132.487.RBSM Zonas núcleo de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán 7. Corresponde a bosques de pino.266. 10.276. o 94. 78. 1.610.1 3.2 Bosques de protección. 79. encino y encino-pino. Produccion forestal no maderable en bosques de encino caducifolio 223.5 0. bajo 5.0 13.2 FNM-B Areas propuestas para conservación como áreas naturales protegidas Corresponde a bosques de pino.964. 108.390. Se incluyen aquí bosques en terrenos con FP pendientes fuertes y hábitats amenazados o con alta diversidad. Areas de restauración ecológica.6 Producción agrícola intensiva de alta productividad 95.6 2.765. encino y encino-pino. Son sitios potenciales para el establecimiento de áreas protegidas. donde se requiere adoptar medidas de conservación. En principio son áreas que deben conservarse.7 Producción forestal maderable con restricciones por la pendiente en 6.0 FOR I Corresponde a bosques de pino.503.7 96.3 4. encino y encino-pino.305. o en bosques considerados amenazados o compuestos por especies de difícil regeneración (bosque mesófilo de montaña y selva mediana subcaducifolia).5 0.322. encino o encino-pino. Producción forestal maderable en terrenos de productividad media.7 REST cobertura forestal.N.VNC Parque Nacional Nevado de Colima Otros Cuerpos de agua. pino-encino.0 Total .0 AGR III en terrenos que requieren medidas de conservación de suelo y mantenimiento de cobertura vegetal continua. 173.5 100. pero donde existe posibilidad de producir madera de manera sustentable.6 FOR II alta con restricciones por la pendiente.370. pino-encino.319. Son sitios potenciales para el establecimnto de áreas naturales protegidas. manglares o 0. Areas Naturales Protegidas existentes bajo régimen de protección estricta 41. mejoramiento o restauración de suelos. ya sea con fines de conservaión o de rehabilitación productva.N.607.0 10.1 FNM-A (robladas).700.5 AGR I Agricultura con productividad media en terrenos con limitantes por 91.8 5.2 21. 50.0 AGUA criterios de manejo sustentable y aprovechamiento racional de los recursos acáticos.8 2.6 Producción agrícola con cultivos perennes o en sistemas agroforestales.8 7.4 RBCHCX Reserva de la Biosfera Chamela-Cuixmala 7. pino-encino. 360.7 SILVPAS Producción pecuaria en sistemas silvo-pastoriles Producción forestal Producción forestal maderable en terrenos de alta productividad.4 AGR II pendiente o fertilidad de suelos.839.9 0.041. POBL.971.461.2 5.496.

La socialización y análisis de los resultados de los PRODERS servirán como base de discusión para establecer prioridades de inversión pública. el 14.4 % (584. estatales y federales para que sean incorporados a los planes de inversión publica. Las áreas naturales protegidas bajo régimen de protección estricta (esto excluye a la zona de amortiguamiento de la RBSM) suman 56.8 % de la Región) con lo cual en conjunto el área protegida alcanzaría un 14.266. estatales y municipales de desarrollo.PRODERS – Región Sierra de Manantlán 125 En resumen.8 ha.638. el 20.929. El esfuerzo de planificación participativa implementado para generar los Programas de Desarrollo Regional Sustentables a niveles regional y comunitario deben estar integrados a los programas federales.2 ha) a la producción forestal no maderable. Los programas de las diferentes dependencias de gobierno deben estar coordinados entre sí para complementarse en su inversión y aplicación de proyectos en una misma región para lograr las metas establecidas. lo cual es una superficie significativa (en conjunto se acerca a la superficie total de la RBSM). Para esto se requiere que los representantes e interesados participen también en las reuniones de planeación para el desarrollo que inician ahora un nuevo ciclo con los cambios de administración en los tres niveles de gobierno.8 ha deberían implementarse acciones de restauración ecológica o de rehabilitación productiva de áreas degradadas.1 % de la superficie regional.3 % de la Región (344. b) Seguimiento a la puesta en marcha de los Planes Comjunitarios de Manejo de Recursos Naturales elaborados como resultado del PRODERS-Regional. Se considera que la superficie de áreas naturales protegidas bajo categorías de manejo de protección estricta (equivalentes a la categoría I de UICN). En 131. e impulso a la planificación comunitaria en otras comunidades de la región.0 ha) se dedicaría a la producción agropecuaria. .311. deberían ampliarse en 183.9 % (253.647. y 34.347. INTEGRACIÓN DEL PRODERS Y LOS PLANES COMUNITARIOS CON LOS PROGRAMAS FEDERALES. La implementación de los planes de desarrollo comunitarios ya concluidos deben pasas por una etapa más de consulta y acutalización. esto es tan sólo el 3.6 ha) a la producción forestal maderable comercial (sin excluir otros usos del bosque compatibles y complementarios bajo un enfoque de uso múltiple).3 % de la región. La experiencia en las cinco comunidades pilotos será muy util para impulsar procesos similares de autodiagnóstico y estudios técnicos para la V.5 ha (el 10. y posteriormente presentado ante las autoridades municipales. De esta manera se refuerzan los programas de desarrollo de los diferentes sectores y se evita que trabajen hacia objetivos divergentes o hasta opuestos. La zonificación y los programas priorizados de desarrollo deben ser presentados y discutidos en las asambleas. ESTATALES Y MUNICIPALES DE DESARROLLO REGIONAL.

M. PÉREZ-GIL. G. ALCORN. CONSEJO. DE NíZ L.). antropología. D. R.F. BENZ. y D. D. Developing and focusing the biosphere reserve concept. L. México. JARDEL. Washington. Fundación Universidad XXI. REYES y V.. 1975. 115-120. (Ed. (1994). CEVALLOS. 1988. La empresa social forestal. III Taller de análisis de experiencias forestales. Evolution and biogeography of Madrean-Tethyan sclerophyll vegetation. J. BENZ. Programa Pasos.F. 1990. UICN y Banco Interamericano de Desarrollo. BENZ. GUTIÉRREZ. M. O. M. HENTSCHEL. PINEDA L. Development policy. ALCÉRRECA. y E.). 1992. 1992. 1991. D. Parques y progreso: áreeas protegidas y desarrollo económico en América Latina y el Caribe. Ayuntamiento de Zapopan. R. K.I. L.F. BASNET. (Coord. E. B. SÁNCHEZ-VELÁSQUEZ y F. Characterization of meztizo plant use in the Sierra de Manantlán. B. ALATORRE. .B. SANTANA-MICHEL. S. Nature and Resources 22(3): 1-10.. BATISSE. BONFIL B.. México. BARZETTI. AXELROD. B. F. Parks 3(1):4-8. D. D.C. 189 pp. Editorial Grijalbo. Jal.. Annals of the Missouri Botanical Gardens 62: 280-334. 1994. C. México profundo. 1989.). SÁNCHEZ-CORDERO. México. Economic Botany 38: 389-406 ÁVILA-PALAFOX. México.F. JaliscoColima. H. HERZIG.J. SANTANA-MICHEL. J. AHMEND.PRODERS Sierra de Manantlán. Effect of topograhy on the pattern of trees in tobonuco (Dacroydes excelsa) dominated rain forest of Puerto Rico. 1993. Conservación de teocintles y maíces criollos: perspectivas sobre el futuro del maíz. Biotropica 24 (1):31-42. J. Fauna Silvestre y Áreas Naturales Protegidas.J. Second Edition. i BIBLIOGRAFIA AHMEND. Human occupation in the national parks of South Africa: a fundamental problem. Una civilización negada. ROBLES H. V.F. El Occidente de México: arqueología. J. Pp.R. Ethnobiology 14:23-41. R. forests and peasant farms: reflections on Huastecmanaged forests contributions to commercial production and resource conservation. Ecology and ethnobotany of Zea diploperennis: preliminary investigations. historia.G. 1989. Primer Simposium Nacional "El Maíz en la Década de los 90". 1989. Maydica 35:85-98. y T. J. Nivel Regional. 141 pp. (Ed. FLORES. 1986. Editorial Universidad de Guadalajara. 1984.

Serie sociedad y política.F.J. V. Gaceta Ecológica 38:27-39. En: Davis. Panorama del sector forestal en México. C. A. 437 pp.F. Taxonomía de los pinos de la Sierra de Manantlán. Fondo de Cultura Económica. Jalisco. Cuadernos para una silvicultura sostenible. F. 1988. BENZ y E. Concejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible. R.. BROWN. 1997. 1992. Jalisco.C.. Universidad de Guadalajara. 133 pp. Fa (Eds. 1988. LARA. O. 707-732.. Hamilton (Eds. México. CONSEJO DE RECURSOS MINERALES.). En: Ramamoorthy. Residencia Jalisco.). R. Nivel Regional.. Jal.PRODERS Sierra de Manantlán. Alianza Editorial. Nuestro futuro común. S. y N. Tesis de licenciatura. Países Bajos. CUEVAS-GUZMÁN. JARDEL P. B. On the horns of a dilemma. 104 pp. BYE. Guadalajara. . Facultad de Agronomía. Velp. tiene la razon’. Bye. Los bosques y su papel en el desarrollo. Nueva York.R. México. 1985. 1. México. D. Sierra de Manantlán region and Biosphere Reserve (México). Universidad de Guadalajara. J. Información geológica minera del estado de Jalisco. Tesis de Licenciatura. Facultad de Ciencias Biológicas. CASTAÑOS. NÚÑEZ L. municipio de Autlán. Colegio de Postgraduados. Lott y J. ‘El que tiene dinero. 1988. Mexico. 1988. CUEVAS. ii BOSCH. WWF-IUCN. CHAPELA. Wageningen. 1996. L. CHAPELA. El papel nutricional de los quelites en la dieta de algunas comunidades de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. L. 148-152. Processes of acculturation in the indigenous community of Cuzalapa.C. 1993. Tesis de maestría. Villa-Lobos y A. J. CEVALLOS E. VAN DER (1996).C. Jalisco. R. A. D.H. R. Guadalajara. COMISIÓN MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE Y DEL DESARROLLO (CMMAD). CUEVAS G. A. M. The evolution of cattle breeding and natural resources management in Barranca de la Naranjera ejido. y Y. Tesis de maestría. Volume 3: The Americas.J.G. HerreraMacbryde. Zapopan. Montecillo. México. Pp. España. Informe técnico. Thesis Social Research. y anexos. Flora de la Estación Científica Las Joyas.M.D. 1995.P. R. México D. A. Wageningen Agricultural University. Larenstein International Agricultural College. The role of humans in the diversification of plants in México. 1995. El estado del mundo I. The Netherlands. Centres of plant diversity. Biological diversity of México: origins and distribution. Madrid. Jal. no.F. Pp. IX Congreso Mundial Forestal. 1994. T.F. El papel de las comunidades campesinas en la conservación de los bosques. 82 pp. Department of Sociology of Rural Development. Heywood. y Estudios Rurales y Asesoría. BUSSINK.. Oxford University Press.

P. Universidad de Guadalajara.. T. 1991. Gobernador Constitucional del Estado por el cual se coloca bajo la protección y vigilancia del Departamento de Agricultura y Ganadería del Estado el predio propiedad de la entidad.. 1982. Sierra de Manantlán. Universidad Autónoma de Aguascalientes.). P. México. Contribución al conocimiento de las plantas medicinales de la Sierra de Manantlán. Aguascalientes. 99 p. 1984. A. Masson. Lott y J. R. D. Facultad de Ciencias. UNAM. Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. Wageningen Agricultural University. vegetación y uso del suelo. Ags. V. GENTRY. 1013-1014. Jal. Análisis estructural del componente arbóreo del bosque tropical subcaducifolio en Cerro Grande. Tesis de maestría. 1989. Instituto de Geografía. DIARIO OFICIAL DEL ESTADO DE JALISCO. Geology of México.C. iii DENIZ L. 1995. Ecology of mixed-oak forests in Cerro Grande. Guadalajara. A. en Cerro Grande. Nivel Regional. 1978. 1993. Jalisco. G. Países Bajos. Tesis de licenciatura. FIGUEROA R. GALLOPIN. 1988. Bye. municipios de Tolimán. Jalisco. Modificaciones al sistema de clasificación climática de Köppen. En: Ramamoorthy. Annals of the Missouri Botanical Garden 75:1-34. R. Précis de Pédologie. 1992.. México. B. DUCHAUFOUR. 1973. FIGUEROA R. FERRUSQUÍA-VILLAFRANCA. Pp. México.H.H. Biological diversity of México: origins and distribution. . París. 1988.. Pleistocene climatic fluctuactions. INIREB-Conservación Internacional.. 1989. sustainable development and the environment: a conceptual approach. y P. Colima. D. A. Institute of Social Science Journal 121:375-397. I. Tesis de licenciatura. Global impoverishment. 246 pp. Conservación en México: síntesis sobre vertebrados terrestres. 103 pp. Pp. 8 de diciembre de 1984. GARCÍA.L. Jalisco y Minatitlán.L. Estructura y distribución de las poblaciones de Abies sp. Nueva York. B. MALETTA. GUTMAN y H. or an accident of the Andean orogeny?.. GEREZ. Neotropical floristic diversity: phytogeographical connections between Central and South America. Acuerdo del C. 3-108. Annals of the Missouri Botanical Garden 69:557-593.O. Facultad de Ciencias. 64 pp. FLORES. Tesis de licenciatura. GARCÍA S.F. E. GENTRY. Fa (Eds. Facultad de Biología.P. Universidad de Guadalajara.PRODERS Sierra de Manantlán. Oxford University Press. Changes in plant community diversity and floristic composition on environmental and geographical gradients.

The case of the Mexican community of Cuzalapa.D. Wageningen Agricultural University. Ecología. (1995).. Tesis de maestría. Escurrimientos superficiales en la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. INIREB-Alhambra Mexicana. P. GRAF M.W. SEMARNAP-IMECBIO. Recursos bióticos de México. and J.. P. Informe interno.. Autlán. R. política y cultura 2(1): 5-13. Laboratorio Natural Las Joyas. S. Diagnóstico socioeconómico del ejido El Terrero.F. 1995. Victoria. S. madera y capital. y V.R. iv GERRITSEN. Gestion des ressorces naturelles et organisations paysannes. y B. BEDOY. Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán: estudio descriptivo. GRAF M. 55-60. Circle for Rural European Studies.M. 1988. E. S. Dirección de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. VII Congreso Nacional de Manejo de Pastizales. El Grullo. Universidad de Guadalajara. JARDEL P. S..H. SANTANA C. Facultad de Ciencias. Guadalajara. 1992. Países Bajos. Nivel Regional. GONZÁLEZ G.F. 1991. GUZMÁN M. G. GUEVARA G. Wageningen. Wageningen Studies on Heterogeneity and Relocalization 1. E. Jal. The case of the Mexican community of Cuzalapa. Centro Universitario de la Costa Sur. Tiempos de Ciencia 1: 10-26 . GERRITSEN. 1989. La Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán: un balance de 8 años de gestión.. Tpas. Revista de la Universidad de Guadalajara. M. J. BENZ. Diagnóstico sociodemográfico de la Sierra de Manantlán y su región de influencia. Styles of Farming and Forestry. Jal. y ROSALES-ADAME. GÓMEZ-POMPA. Centre National d'Etudes Agronomiques des Régions Chaudes/École Nationale du Génie Rural et des Eaux et Forêts. 1985. Jal. número especial: La conservación biológica en México.. MARTÍNEZ R. A. R. Instituto Nacional de Ecología/Instituto Manantlán de Ecología y Conservación de la Biodiversidad. Agricultural University Wageningen. GRAF M. Cd. Análisis sociodemográfico de la reserva de la biosfera Sierra de Manantlán y su región de influencia. Pp. Estado. Réserve de la Biosphere Sierra de Manantlán. Universidad de Guadalajara.) en la Estación Científica Las Joyas de la Sierra de Manantlán. ROSALES (1996). 1995.J. Wageningen. Tesis de licenciatura. 1985.E. Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán.PRODERS Sierra de Manantlán. GRAF M. 1992..J. Francia. Styles of farming and forestry. The Netherlands.. D. 1995. y L. S. Montpellier. Reporte inédito. GUERRERO. GRAF M. Circle for Rural European Studies. México.J. Evaluación y aprovechamiento de la zarzamora (Rubus spp...

Nivel Regional. PAZY. Tesis de licenciatura. Programa de manejo de la Reserva de la Biósfera Sierra de Manantlán. Nueva York. Tesis de licenciatura. vegetación.F. HOLDRIDGE.H. HERNÁNDEZ L. El concepto de Reserva de la Biosfera. H. México. A. R. G. Ecología basada en zonas de vida. Autlán. Facultad de Ciencias. 733-755. Análisis y evaluación de las Áreas Silvestres Protegidas en Jalisco y Colima. División de Ciencias Biológicas y Ambientales. Biogeography of the montane entomofauna of Mexico and Central America. (Ed). una aproximación a la problemática de sus estudio y conservación. Aspects of plant domestication in México: a personal view En: Ramamoorthy. Costa Rica. DOEBLEY. 1996. Instituto Manantlán de Ecología y Conservación de la Bidiversidad/Secretaría de Medio Ambiente. G. E. Instituto de Ecología. C. Ambiente Natural y Humano. Tiempos de Ciencia 20: 1-46. México. Science 225: 186-188. L. Determination of world plant formations from simple climatic data. de Ecología. 32: 95-114. J. VII. G. 1987. Estudio integrado de los recursos. G. 19-44. México City: UNAM. Reservas de la biósfera del estado de Durango.). Inst. suelo y agua en la Reserva de la Biosfera Mapimí. Biological diversity of México: origins and distribution. Acta Zoológica Mexicana (ns) 5: 1-50. La fauna acuática de la Nueva Galicia. Inst. Zapopan. Universidad de Guadalajara. Universidad de Guadalajara. HOLDRIDGE.R. En: Montaña.R.. 198 pp. IMECBIO (1997). SINACA C.P. Science 105:267-368. HERNÁNDEZ V. y S. Documento para consulta. Veracruz. HALFFTER.R. M. Zea diploperennis (Gramineae): a new teosinte from Mexico.. 216 pp. 1991.. Las reservas de la biosfera: conservación de la naturaleza para el hombre. Fa (Eds. Guadalajara. ILTIS. D.. 1987. 1988. HALFFTER. Bye. Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias. Recursos Naturales y Pesca. 1979. Annual Review of Entomology. Jal. Estructura de edades de bosques de pino y su relación con el historial de aprovechamiento forestal en la Sierra de Manantlán. IBARRA M. Publ. F. Centro Universitario de la Costa Sur. 1993. . HALFFTER.. 1978. T. 4. Pp. L. R. HALFFTER. 1982. Listados florísticos de México. y B.PRODERS Sierra de Manantlán. HERNÁNDEZ X. 1990. 1947. v GUZMÁN-ARROYO. 1984. Biol. Pp. IICA. GUZMÁN. Estación de Biología Tropical Los Tuxtlas.. Jal. M. G. I. Lott y J. L. No. Oxford University Press. San José.

1990. número especial: La conservacion biológica en México.J. Memorias del Primer Simposium Internacional de Fauna Silvestre. 1985.. 1996b. Ceballos (Eds. R. Patrones de distribución y riqueza de especies de los mamíferos del occidente de México.J. Guadalajara. HERNÁNDEZ I. 23-36. Colima. Estrategia para la conservación de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. Reunión Satélite IX Congreso Mundial Forestal. Estudios Jalisciences 16:14-26. JARDEL P.): En busca del equilibrio perdido: el uso de los recursos naturales en México. México. Unidad Productora de materia prima Forestal y Derivados de la Madera del Ejido El Terrero-IMECBIO/UdeG. JARDEL P. JARDEL P.. El Grullo. pp. 209-235. Pp. E. vi ÍÑIGUEZ.I. Informe final para el plan de subvenciones de investigación para jóvenes científicos MAB-UNESCO. JARDEL P. Avances en el estudio de los mamíferos de México.). JARDEL P. 662-677. Pp. Editorial Universidad de Guadalajara. Asociación Mexicana de Mastozoología. 1992a. E. E. E. El Terrero. Universidad de Guadalajara. (Coord. 1995a. y E. Conservación ecológica de la costa de Jalisco. E.L. E. Conservación y uso sostenido de recursos forestales en ecosistemas de montaña. Laboratorio Natural las Joyas..J. Diversidad ecológica y transformaciones del paisaje en el occidente de México. L. 1995b..C.J. M.). E. SANTIAGO P.. ELIZABETH MUÑOZ M y J. The Wildlife Society de México A.J. (Ed. ARAGÓN D. E. JARDEL P. Pp. JARDEL P. E. En: R. (Coord. SANTANA C. CUEVAS G. D. E. Nivel Regional. En: Ávila-Palafox. municipio de Minatitlán. Las áreas protegidas en la práctica: una discusión sobre conservación biológica y desarrollo sustentable. y L.PRODERS Sierra de Manantlán. JARDEL P. E. Jal. Ecología y conservación de bosques subtropicales de montaña en la Sierra de Manantlán. 1993.J. Conservación de áreas silvestres y conflictos en el aprovechamiento de los recursos naturales.. A. 13-39.. La diversidad biológica en el estado de Jalisco: problemas y necesidades de conservación. Editorial Universidad de Guadalajara. Transformaciones mayores en el Occidente de México. JARDEL P.J... Reporte inédito.).. Medellín y G. JARDEL P. El Grullo. Colima. Guadalajara.J. México.). 1994a. 1993. 1994b. Programa de manejo forestal del ejido El Terrero... A. Revista de la Universidad de Guadalajara. 65-86. JARDEL P. Efectos de la actividad humana sobre la vegetación en dos regiones forestales: el Cofre de Perote y la Sierra de Manantlán.F.J. Editorial Universidad de Guadalajara. R. 315 pp. En: Rojas. 1987. 1991.C. Jal. Pp. R. Jal. X Congreso Mexicano de Botánica.-SEDUE.J. Nueva localización y características de la población de Acer . Jal...J. (Coord.

129-135. 1986. y MUÑOZ M. Las áreas naturales protegidas de México. Marroquín (Ed. I: The Autlán Zone. Jalisco.J.. 1991. M. University of California Press.J. 1993. En: J. Jalisco. (1989). JARDEL P. P. Tiempos de Ciencia 22:9-26. Ibero-American 26.. The Sierra de Manantlán Biosphere Reserve: conservation and regional sustainable development..J.. Conservación de la diversidad biológica y problemática agraria en la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. The archaelogy of the Autlán-Tuxcacuesco Area of Jalisco. E. Perturbaciones naturales y antropogénicas y su influencia en la dinámica sucesional de los bosques de Las Joyas. y S. SANTIAGO.J. SANTIAGO P.. Veracruz.. CRUZ. 1996a. Berkeley y Los Angeles. 1995. I. E. Biótica 11(4): 247-270. SALDAÑA.).J. JARDEL.R.L.E. México. LEÓN C. RAMÍREZ y P. E. Jalisco y Colima. E. G. GRAF. CUEVAS. JARDEL. LEÓN C. Nivel Regional.. Botánica de México. 1989. L.. Editorial Universidad de Guadalajara-ORSTOM (en prensa). 1996c. E. 1945. IMECBIO-U. MARISCAL L. vii skutchii Rehder en la Sierra de Manantlán. EZCURRA. México. . Tiempos de Ciencia 30: 20-28 JUSTO E. JARDEL. R. R. E..J. E. 1996. M. M. Conservación y manejo de los encinos en el bosque mesófilo de montaña de la Sierra de Manantlán. Efecto de la explotación forestal en la estructura y regeneración del bosque de coníferas de la vertiente oriental del Cofre de Perote.. 285-300. E. 1. Anaya (Ed. pp.).J. E. D. SÁNCHEZ-VELÁSQUEZ y J. TÉLLEZ. En: A. LEÓN C. E. 1992. Memorias del III Seminario Nacional sobre Utilización de Encinos. Universidad Autónoma de Nuevo León. Universidad de Guadalajara.J.. A. JARDEL. Conservación y aprovechamiento de los recursos forestales de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán.J. y P. A. de G. Cal.L. Tiempos de Ciencia 16:18-24 JARDEL P. R..PRODERS Sierra de Manantlán. Laboratorio Natural Las Joyas. GUTIÉRREZ N. Efectos ecológicos y sociales de la explotación maderera de los bosques de la Sierra de Manantlán. Recorrido de las imagenes peregrinas. Reporte Científico no. Parks 6(1): 14-22. JARDEL.S. L. Sierra de Manantlán. Pp. IV Coloquio Internacional de Occidentalistas. SANTANA C. El bosque mesófilo de montaña de la Sierra de Manantlán. México. SEDUE-Soc. JARDEL. PINEDA-LÓPEZ. JARDEL. Informe técnico. El Grullo. E.F. Acta Botánica Mexicana 35:13-24. R. KELLY. A.A. Patrones del paisaje y sucesión en el bosque de pino-encino y mesófilo de montaña en la Sierra de Manantlán. Facultad de Ciencias Forestales.

LOT. Tesis de doctorado. GUTIÉRREZ. y R. La Estación de Biología Chamela. Guadalajara. Universidad de Guadalajara. Universidad de Guadalajara. A. R. 1988. Listados florísticos de México III.PRODERS Sierra de Manantlán. Biological aspects of endemism in higher plants. Nature and Resources. 1985. 61 pp. 1987. Ediciones de la Junta Auxiliar Jalisciense de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. I.. MAB-UNESCO. LEÓN C. D. viii KELLY. 1980. Universidad de Guadalajara. LÉGER. Facultad de Ciencias. E. D. Relación breve y sumaria de la visita hecha por el Lic. Ar. 20(4): 1-12. París. Jal. 144 pp. México.R. 47 pp. Tesis de licenciatura. Francia. Jalisco. Berkeley y Los Angeles. E. Jalisco. 1985. BULLOCK. LEBRÓN DE QUIÑONES.J. LOT. Laboratorio Natural Las Joyas. Diagnostic agro-écologique préalable à la définition d'aménagements sylvopastoraux dans les zones montagneuses séches de l'etat de Colima (Mexique). y SOLÍS-MAGALLANES. 1991. 1988.A. F. UNESCO. Laboratorio Natural Las Joyas. Francia. The archaeology of the Autlán-Tuxcacueso Área of Jalisco. 1984. estados de Jalisco y Colima. RABINOWITZ. 37. II: The Tuxcacuesco-Zapotitlán Zone. MAB-UNESCO. LAZCANO S. Annual Review of Ecology and Systematics 16:447-479. Instituto de Biología. Biotropica 19:228-235 LOUETTE. KELLY. 1994.. 1974.J. y D. P. La reforma agraria en la Sierra de Manantlán. Task force on: criteria and guidelines for the choice and establishment of biosphere reserves.F. University of California Press. Anthropological Papers of the University of Arizona no. 1995. J. KRUCKEBERG. . 1949. Las cavernas de Cerro Grande. I. Lorenzo Lebrón de Quiñones. [1775] 1951. Action plan for biosphere reserves. 9: 1-123. Cal. LÓPEZ-CASTILLO. MAB-UNESCO. Gestion traditionnelle des variétés de maï s dans la Réserve de la Biosphere Sierra de Manantlán et conservation in situ des ressources génétiques de plantes cultivees. C. 1987. Oidor del Nuevo Reino de Galicia. Universidad de París VI. Tesis de doctorado. 22.H. por mandato de su Alteza. 198 pp. Análisis de tres métodos de muestreo en tres diferentes tipos de vegetación en la Sierra de Manantlán. Estrategia de Sevilla. Ecole Nationale Supérieure Agronomique de Montpellier. Montpellier. MAB report series no. Floristic diversity and structure of a tropical deciduous forest of coastal Jalisco. L. Ceramic sequence in Colima: Capacha an early Phase. UNAM.. 105 pp. Ibero-American 27. Reporte interno. S. Jal. Guadalajara. Nivel Regional. Tucson.

Characteristics of the vegetation in certain temperate regions of eastern México.. GUEVARA.. SHARP. J. Ecology 31:313-333. En: Wilson. L.A. 467 pp.T. MICKEL. 1990. MacKINNON.J. 1992. GARCÍA y W. from 1790 to the present time. 1992.. MEADOWS y J. MARTÍNEZ R.A. 120-431. Parks for life: Report of the IVth World Congress on National Parks and Protected Areas. MILLER. Pp. Conserving the world's biological diversity.-The World Bank. México. G. 1950. E. Suiza. WERNER.F. Gland. D. MARTÍNEZ R.. MIRANDA. Pp.). I. Boletín de la Sociedad Botánica de México 28:29-179. SÁNCHEZ P.D. W. McVaugh. La . MIRANDA.C.C.R. 1963. Vol. 17. V. J.A. C. J. Vol. Nivel Regional. McNEELY J. L.O. J.A. Suelos de la Estación Científica Las Joyas de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. MITTERMEIER. MILLER. y A. SANTOYO. RANDERS.B. UICN. COVARRUBIAS G. Washington. Mich.L. Suiza. UICN-WRI-CI-WWF U. 355 pp. University of Michigan Herbarium. Washington. DELGADO e I.. National Academy Press..E.. Aguilar Mexicana. En: R.S.PRODERS Sierra de Manantlán. FLORES. Primate diversity and the tropical forests: case studies from Brazil and Madagascar and the importance of megadiversity countries.H. Gland. D. Gland. D. R. El clima en la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán y su área de influencia. K. Ann Arbor.A. Los tipos de vegetación de México y su clasificación. 1972. 1992.V.. Balancing the scales: increasing biodiversity´s chances through bioregional management. ROMERO P. K. F... 1995. R. J. C. HERNÁNDEZ S. R.R. 145-154. MUENCH N. Flora Novo-Galiciana (Gymnosperms and Pteridophytes). Ann Arbor. L.. THORNSHELL. Más allá de los límites del crecimiento. University of Michigan Herbarium. MEADOWS.M. 1988. MITTERMEIER y T. F. fern allies. K. McVAUGH. Biodiversity. CHILD y J. D. R. REID. Agrociencia serie agua-sueloclima 2(4): 107-119. D.J. ix MacKINNON. 1993.R. HERNÁNDEZ X. y R.M. 1993. 1991. Mich.. 17. SANDOVAL L. 1990. World Resources Institute.H. Suiza. (Ed. México. RAMÍREZ M.. R. y E. 1992. Pteridophytes. Botanical exploration in Nueva Galicia. P. Flora Novo-Galiciana (Gymnosperms and Pteridophytes).M. Agrociencia serie aguasuelo-clima 4(1): 105-115. UICN-PNUMA. Contributions of the University of Michigan Herbarium 9:205-359-484. Manejo de áreas protegidas en los trópicos. McNEELY. McVAUGH.

1986. K. México. 1983. Texcoco. D.): El Patrimonio Cultural de México. Dirección de Centros Regionales en el Estado de Colima. Wageningen Agricultural University. MORENO L. D. 1989. PINEDA. NOSS.. y L. OLVERA. Mérida. Informe técnico. Fondo de Cultura Económica. Listado micológico de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. Países Bajos. M. OLVERA. Tesis de licenciatura. E. Análisis del efecto de la intensidad de corta sobre la regeneración natural de pinos en un bosque mixto de pino-encino. de México. Nivel Regional. Análisis estructural de rodales sobresaturados de Pinus oocarpa Schiede en la Sierra de Manantlán. y S. SANTANA M. 1984.E. G. Ciencia Forestal 9(47):48-61. Washington. WILLOVE.F. 90 p. Consejo de Recursos Minerales zona centro.. Botánica de México. Universidad Autónoma de Chapingo. M. R. Florescano (Comp. Jal. SNOOK. 1993.E. 1992. BENZ. Tesis de licenciatura. Yuc. 1989. WILCOX. Sc. Resúmenes del XII Congreso Mexicano de Botánica.L.S.W. J. ROSALES y R. NALDA. Universidad de Guadalajara. OLVERA V. . M. Dirección de Centros Regionales de la Universidad Autónoma de Chapingo. MUNGUÍA. NORSE.. 65 p. 285 pp. Facultad de Ciencias Biológicas. A growth model for mixed-oak forests in Cerro Grande Sierra de Manantlán Biosphere Reserve. P. Soc. Conserving biological diversity in our national forests. CEVALLOS. F. The Wilderness Society. Laboratorio Natural Las Joyas. NEGREROS. ROSENBAUM. MUÑOZ.A. W. ROMME. Jal.. Méx. 116 pp.F. B. Estructura de encinares en Cerro Grande. Universidad de Guadalajara. JOHNSTON y M. Memorias del 1er foro de manejo forestal integral. MUÑOZ. D. x producción agrícola en el estado de Colima. Edo. Chapingo. 1995.. Facultad de Agronomía. Notas sobre la flora de Manantlán I(15):95-103. Guadalajara. En: E.L. E. D. J. thesis. Composición flortística y diversidad de tres tipos de vegetación en la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán.R. Universidad de Guadalajara. 1993. BioScience 33:700-706. 1991. Elementos para la elaboración de una política de conservación del patrimonio arqueológico.C. 1990. A regional landscape approach to maintain diversity. M. Zapopan. B. Informe geológico potencial de los recursos minerales del estado de Colima.F. M.PRODERS Sierra de Manantlán. STOUT.A. Distribución de especies arbóreas del Bosque Mesófilo de Montaña en la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. M.H. NIEVES H.

A. xi ORTEGA. Patrones de distribución de la avifauna en tres estados del Occidente de México. C. Jalisco. LOTT Y J. Nivel Regional.F. número especial: La conservación biológica en México. Impacto de la explotación maderera e incendios forestales sobre la estructura de los bosques de Las Joyas. Descripción general de Cerro Grande. Madrid. 177 pp. M. Biological diversity of México: origins and distribution. R. Tesis de licenciatura. PODER EJECUTIVO FEDERAL. sierra de Manantlán. México..J.PRODERS Sierra de Manantlán. Nueva York. 648 p. Revista de la Universidad de Guadalajara. Programa forestal y de suelo 1995-2000. 1873. AMPARÁN-SALIDO.F. B. PALOMERA-GARCÍA. 1977. 1996a. Plan nacional de desarrollo 1995-2000. Conservación de recursos naturales. Jal. A. PODER EJECUTIVO FEDERAL. México. El Grullo.F. Jal. SANTANA C. Informe interno. O.. Notas sobre Cuencas y Suelos. INESEMARNAP. 1995. Universidad Nacional Autónoma de México. E. Tiempos de Ciencia 27:69-77. M. de G. Relación breve y verdadera de algunas cosas de las muchas que sucedieron al Padre Fray Alonso Ponce en las Provincias de Nueva España. 41-48.. México D. 1994. Pax. Sierra de Manantlán. A. Oxford University Press. E. D. Guadalajara. Universidad de Guadalajara. Universidad de Guadalajara. PÉREZ S. . sus compañeros. y R. BYE. 1991. 102 pp. 1987. 1995. R. Jalisco.P. Tesis de Licenciatura.). INESEMARNAP. D.. 1996b. A. Jalisco. Facultad de Ciencias Biológicas. FA (Eds. OWEN.S. RAMAMOORTHY. T. México. Sierra de Manantlán. Pp. Estudio fitosociológico de Zea diploperennis en la Estación Científica Las Joyas. Anales del Instituto de Biología. Jal. Efecto de la corta selectiva sobre la estructura de un bosque subtropical de pino-encino (Pinus-Quercus). El desarrollo socioeconómico de la costa de Jalisco: perspectiva de recursos naturales. 79 pp. QUINTERO.F. PODER EJECUTIVO FEDERAL. 1995.T. R. Programa de medio ambiente 1995-2000. 1992. México. JARDEL y V. D. M.R. Ed. RICO-GRAY. II. A. Guadalajara. 328 pp.. Escrita por dos religiosos. PINEDA-LÓPEZ. y L. Vol. Facultad de Ciencias Biológicas. Laboratorio Natural Las Joyas. Serie Zoología 65(1): 137-175. Universidad de Guadalajara.J. 1993. SÁNCHEZ-VELÁSQUEZ. PINEDA-LÓPEZ. IMECBIO-U. Estudio de la distribución del género Abies en la Sierra de Manantlán. PONCE. RAMOS H. 1991.

PÉREZ. Vegetación de México.C.H. MÁRQUEZ. RZEDOWSKI. ORTEGA. R. MÁRQUEZ. Washington. RZEDOWSKI. Keeping options alive: the scientific basis for conserving biodiversity. 1991. Diversity and origins of phanerogamic flora of México. Guadalajara. 1996. H. 432 p. 277 pp. GRAF (not dated). Universidad de Guadalajara. M. 1996. Limusa. xii RAVEN. La comunidad y sus recursos: Ayotitlán ¿desarrollo sustentable?. Facultad de Ciencias Biológicas.A. MILLER. D. ROSALES. ORTEGA. RZEDOWSKI. 1978. Nueva York. 1993. W. J. J. Angiosperm biogeography and past continental movements.C. J. M. W. Universidad de Guadalajara/Insituto Nacional Indigenista. Acta Botánica Mexicana 35:25-40. 1981. . Municipio de Cuautitlán. Municipio de Cuautitlán. Difusión Científica. Acta Botánica Mexicana 15:47-64. El Grullo. y A. PALOMAR. MIRAMONTES. y K. La vegetación de Nueva Galicia.J. J.H. PALOMAR. 1992. PÉREZ and A. Editorial Universidad de Guadalajara-INI. México. Ecology 62(2):319-326. SANDOVAL. KNIGHT.). Nivel Regional. G. J. MARTÍNEZ. RZEDOWSKI. Descripción cuantitativa de los bosques de la Estación Científica Las Joyas de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. J.H. R. Fire frecuency and subalpine forest succession along a tropographic gradient in Wyoming. Contributions from the University of Michigan Herbarium 9(1):1-123.C. RZEDOWSKI. McVAUGH. ROJAS.. Caracterización integral del ejido Ayotitlán. C.). ROJAS. J. Oxford University Press. REID. 1974. (coord. La comunidad y sus recrusos. ALCOCER. Jalisco. Pp. G. MIRAMONTES. P. E. ROMME. 1987. ROSALES. J. Fa (Eds. SANDOVAL (1996).). En: Ramamoorthy. Obtención de un índice de marginación social por localidad en la Reserva de La Biosfera Sierra de Manantlán utilizando métodos multivariados. Instituto Manantlán de Ecología y Conservación de la Biodiversidad. R. Bye. AXELROD.A. Análisis preliminar de la flora vascular de los bosques mesófilos de montaña de México. E. 1993. Lott y J. I. ROSALES and S. ROJAS. Jalisco. A. y D. 129-145. 1966. D. C. FAJARDO. El endemismo en la flora fanerogámica mexicana: una apreciación analítica preliminar. y R. MARTÍNEZ. (Coord. H.V. J.H. R. Ayotitlán ¿desarrollo sustentable? Caracterización integral del ejido Ayotitlán. .R. y D. M. Annals of the Missouri Botanical Gardens 61:539-673.P.. FAJARDO. Universidad de Guadalajara. I. J. Tesis de licenciatura.L. Universidad de Guadalajara. D. Biological diversity of México: origins and distribution.PRODERS Sierra de Manantlán. ALCOCER. 1989.P. T. World Resources Institute.

Biotam 5(2):13-26 SEMARNAP. 1989. xiii SALDAÑA-ACOSTA. KRATZ. 1991. Springer Verlag. Columbia University Press. 1982.T.. N. BioScience 38(2) 92-98. F. Colorado. Estes Park. (Ed. TOLEDO. .S. Los pinares de la provincia de Pinar del Río. V. 1993. A.J... La Habana. Nueva York. SWANSON. 1985. La utilización de la fauna silvestre por los moradores de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. Pp. JARDEL P. Jal. Síntesis Geográfica de Jalisco.L. Landform effects on ecosystem patterns and processes. Biotam 3(3):36-50 SAMEK.D. Pp. Academia. ÍÑIGUEZ y S. L.J. V.WOODMANSEE. 1993. Park Service. Cuba.. 1988. En: Gregg. WONDZELL y G. México. R. Estudio sinecológico. Krugman y J. 1990. A. 1996. A.. L. DEL RISCO. En: Hansen. Agrociencia serie recursos naturales 3(1): 7-26. Landforms. D. Pp. G. FRANT. y F.): Proceedings of the Symposium on biosphere reserves. of the Interior. SANTANA C. JARDEL.). México..G. E. Sucesión forestal en la Sierra de Manantlán. Facultad de Ciencias Biológicas. 1989. 138 pp. México: estudios preliminares. Programa de áreas naturales protegidas de México 1995-2000. D. Estructura y composición del bosque mesófilo de montaña de la Sierra de Manantlán. Landscape boundaries: consequences for biotic diversit and ecological flows. Atlanta. SÁNCHEZ-VELÁSQUEZ. 1987.L.J. Natl. y E. Dept. Pleistocene changes of vegetation in tropical México. SANTIAGO P.P.. A. Georgia. Nivel Regional. Estudio fitosociológico del bosque mesófilo de montaña de la Sierra de Manantlán. di Castri (Eds.. F.J. U.K. Wood (Eds. Tesis de Licenciatura. Secretaría de Programación y Presupuesto. Universidad de Guadalajara. S. Tiempos de Ciencia 18: 36-43. SANTIAGO P. 212-222. 58 p. GUZMÁN M y E. 1992. y E. México: bosque mesófilo de montaña y bosque de Pinus.. T. SPP. E. SANTANA C. y GARCÍA-MOYA. JARDEL.I.. Regeneración natural del estrato arbóreo en bosques subtropicales de montaña en la Sierra de Manantlán. CAINE y R.J. disturbance and ecotones. The Sierra de Manantlán Biosphere Reserve: the difficult task of becoming a catalyst for sustained development. Jalisco.R.PRODERS Sierra de Manantlán.J.M. Nueva York. In: France. 304-323. S. y E. 1992.F.): Biological diversification in the tropics.F. 93-111. SEMARNAP.M. SWANSON. NAVARRO. IV World Wilderness Congress. W.E.L.

Morges. 1995. UICN-PNUMA-WWF. 1994.. UDVARDY. IUCN ocassional paper 18. 1989. 21. Magnolia (Magnoliaceae) in México and Central America: a synopsis. D.A. VÁZQUEZ G. WOLFE. . A. J. United Nations Department of Public Information. 1985. VÁZQUEZ G.J. M.M. TOLEDO. Gland. J. Aztecorum Guzmán.F. Gland. Ecología y autosuficiencia alimentaria. UNCED (UNITED NATIONS CONFERENCE ON ENVIRONMENT AND DEVELOPMENT). Estrategia mundial para la conservación. SIDA. of Texas-Universidad de Guadalajara-Univ. Washington. A classification of the biological provinces of the world. S. J. Municipio de Minantitlán. H. CUEVAS-GUZMÁN. México. 1988. COCHRANE. Universidad de Guadalajara.A. C.PRODERS Sierra de Manantlán. (Ed. D. Suiza. 13.of Wisconsin-Madison-CONABIO. 1975. 1995. Geographical Monograph 32:357-375. IUCN. México. D. Parks for life: Reports of the Ivth World Congress on National Parks and Protected Areas. Nueva York. 1993. CARABIAS. National Academy Press. UICN-UNEP-WWF.. IUCN. Una nueva especie tropical de Populus (Salicaceae) de la Sierra de Manantlán. Jalisco. 312 pp. In: The Carbon cycle and atmospheric CO2: natural variations Archean to Present. 1985. Colima. 1980. Res. y Sod. the United Nations programme of action from Rio. MAPES y C. Inst. GUZMÁN H. Distribution ofmajor vegetational types during the Tertiary. M. Acta Botánica Mexicana 8:39-45. Siglo XXI. 521 pp. Estudio etnoecológico del aprovechamiento del otate (Otatea acuminata [Munro] Cald... CUEVAS G. Cuidar la tierra: una estrategia para la vida sustentable. E. División de Ciencias Biológicas y Ambientales. 1984.M. F. Zapopan.). Instituto de Investigaciones Económicas. y R. Suiza. Nivel Regional.H. WILSON.. F. T. Parques nacionales de México y reservas equivalentes. A. 1992 Agenda. Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias. 260 pp. 118 pp. UICN. VÁZQUEZ G. UICN.. Suiza. Tesis de licenciatura. Botanical Miscellany no. Bot.O. UNAM. México. SANTANA M. R.C. Flora de Manantlán. xiv TOLEDO. VÁZQUEZ L. J. 42 pp. ILTIS. Biodiversity. Sbsp. y L. V. Brittonia 46:1-23. 1991. J. VARGAS. Jal. UICN (UNIÓN INTERNACIONAL PARA LA CONSERVACIÓN DE LA NATURALEZA Y DE LOS RECURSOS NATURALES).F. Anaya y Santana) en el ejido Platanarillo. J.

J. D. Nivel Regional. 1992. BECHTOLD.J.C. R. G. UNEP (UNITED NATIONS ENVIRONMENT PROGRAMME). Forest Ecology and Management 41:1-19. dirturbance and species composition in North Carolina coastal plain forests. WYANT.PRODERS Sierra de Manantlán.. Physiographic position. Washington. xv WRI (WORLD RESOURCES INSTITUTE). 1991. IUCN (THE WORLD CONSERVATION UNION).A. ALIG y W. Global Biodiversity Strategy. .

geología.000 Localidad Casimiro Castillo El Chante Venustiano Carranza La Huerta Minatitlán Comala Clave de la carta E13-B-22 E13-B-23 E13-B-24 E13-B-32 E13-B-33 E13-B-34 Tipo de carta Uso del suelo. geología . geología. xvi Cartografía utilizada CETENAL 1976 esc.PRODERS Sierra de Manantlán. uso potencial del suelo Uso del suelo. uso potencial del suelo Uso del suelo. Nivel Regional. edafología. edafología. geología. edafología. geología. edafología. uso potencial del suelo Uso del suelo. 1:50. edafología. uso potencial del suelo Uso del suelo. uso potencial del suelo Uso del suelo. geología. edafología.

III Taller de análisis de experiencias forestales. CONSEJO. Ecology and ethnobotany of Zea diploperennis: preliminary investigations. JARDEL. 1992. ROBLES H. 1986. Editorial Grijalbo. BONFIL B. H. J.F.I. Primer Simposium Nacional "El Maíz en la Década de los 90". ALCORN. 141 pp. J. E. Evolution and biogeography of Madrean-Tethyan sclerophyll vegetation. 189 pp. 1989.. PINEDA L. Fundación Universidad XXI. forests and peasant farms: reflections on Huastecmanaged forests contributions to commercial production and resource conservation.F. GUTIÉRREZ. BENZ. SANTANA-MICHEL.J.). México. C. HERZIG. Parques y progreso: áreeas protegidas y desarrollo económico en América Latina y el Caribe. ALCÉRRECA. Programa Pasos. Ethnobiology 14:23-41. (Ed. México. Maydica 35:85-98. S. Conservación de teocintles y maíces criollos: perspectivas sobre el futuro del maíz. AHMEND. FLORES. ALATORRE. K. J. 1988. R. SÁNCHEZ-CORDERO.B. B.F. Nivel Regional. antropología. HENTSCHEL. CEVALLOS. La empresa social forestal. O. y T. Effect of topograhy on the pattern of trees in tobonuco (Dacroydes excelsa) dominated rain forest of Puerto Rico.).PRODERS Sierra de Manantlán. R. y D. 1991. Characterization of meztizo plant use in the Sierra de Manantlán. Editorial Universidad de Guadalajara. i BIBLIOGRAFIA AHMEND. México. Developing and focusing the biosphere reserve concept. Human occupation in the national parks of South Africa: a fundamental problem. Nature and Resources 22(3): 1-10. Second Edition. D. SANTANA-MICHEL. D. Ayuntamiento de Zapopan. México.R. DE NíZ L.G. 1975. D.F. AXELROD. Parks 3(1):4-8. L. Washington. REYES y V. D.C. G. BENZ. BATISSE.F. Economic Botany 38: 389-406 ÁVILA-PALAFOX. Development policy. V.M. (Ed. SÁNCHEZ-VELÁSQUEZ y F. PÉREZ-GIL. 1993. 1984. M. M. El Occidente de México: arqueología. Pp. B. 1989. JaliscoColima. 1994.). B. Annals of the Missouri Botanical Gardens 62: 280-334.. Jal.. BARZETTI. (1994). (Coord. 1990. J. L. Biotropica 24 (1):31-42. México profundo. y E. UICN y Banco Interamericano de Desarrollo.. . D. BASNET. Una civilización negada. F. R. BENZ. historia. 115-120.J. 1992. J. Fauna Silvestre y Áreas Naturales Protegidas. 1989.

Gaceta Ecológica 38:27-39. Processes of acculturation in the indigenous community of Cuzalapa. Jal. 1997. CUEVAS-GUZMÁN. Villa-Lobos y A. Jalisco. Fondo de Cultura Económica. L. México. Montecillo. Concejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible. Residencia Jalisco. F. 437 pp. R. 1995. R. Cuadernos para una silvicultura sostenible. J. A. México. 133 pp. Fa (Eds. Bye.F. . CHAPELA. y anexos. El estado del mundo I. On the horns of a dilemma. BYE. 82 pp.F. tiene la razon’. V. Nivel Regional. municipio de Autlán. y Estudios Rurales y Asesoría. Oxford University Press.. COMISIÓN MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE Y DEL DESARROLLO (CMMAD).PRODERS Sierra de Manantlán.. Biological diversity of México: origins and distribution. BROWN. M. D. 1994. Países Bajos. VAN DER (1996). 104 pp. Velp. Informe técnico. Sierra de Manantlán region and Biosphere Reserve (México). 1996. Jal.F. 1985.C. Pp. R. B. El papel de las comunidades campesinas en la conservación de los bosques. LARA. O. BUSSINK. CHAPELA. CEVALLOS E. L. Wageningen Agricultural University. Pp. Jalisco. CUEVAS G.. 1. Información geológica minera del estado de Jalisco. Wageningen. y N. Lott y J.J. The evolution of cattle breeding and natural resources management in Barranca de la Naranjera ejido. J. Madrid. ‘El que tiene dinero. Universidad de Guadalajara. Larenstein International Agricultural College. Panorama del sector forestal en México. 148-152. Los bosques y su papel en el desarrollo. España. Facultad de Ciencias Biológicas. 707-732. 1993. Universidad de Guadalajara. ii BOSCH. Flora de la Estación Científica Las Joyas. CUEVAS. En: Davis. Tesis de maestría. The role of humans in the diversification of plants in México.H. Jalisco.C. Tesis de licenciatura.. Guadalajara. Tesis de Licenciatura. A. Taxonomía de los pinos de la Sierra de Manantlán. Nuestro futuro común. NÚÑEZ L. T. 1988. JARDEL P.). 1988. y Y. S. Mexico. BENZ y E.R. A. En: Ramamoorthy.J. no.). México D.D.P. Zapopan. CONSEJO DE RECURSOS MINERALES. 1995. Alianza Editorial. Thesis Social Research. El papel nutricional de los quelites en la dieta de algunas comunidades de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. 1988. Centres of plant diversity. Volume 3: The Americas. Colegio de Postgraduados. D. WWF-IUCN. HerreraMacbryde. México. Heywood. Hamilton (Eds.. México. R. C. 1988. Guadalajara. CASTAÑOS. Facultad de Agronomía.M. 1992. Department of Sociology of Rural Development. Nueva York. The Netherlands. Tesis de maestría. R.C.G. Serie sociedad y política. IX Congreso Mundial Forestal.F. A.

GARCÍA S. México. Jalisco. Estructura y distribución de las poblaciones de Abies sp. vegetación y uso del suelo. FIGUEROA R. Lott y J. G. Précis de Pédologie. 99 p. Jalisco y Minatitlán. 1988. Fa (Eds. A. R. Pleistocene climatic fluctuactions. Tesis de licenciatura. B. 1988. INIREB-Conservación Internacional.H. Ags. Changes in plant community diversity and floristic composition on environmental and geographical gradients.. México.). París. Facultad de Biología. 1995.P.. 1993. R. GUTMAN y H.H.. 1989. P. Sierra de Manantlán. Modificaciones al sistema de clasificación climática de Köppen. Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. . Geology of México. DUCHAUFOUR. Acuerdo del C. P. Conservación en México: síntesis sobre vertebrados terrestres. Jal. FLORES. México. FERRUSQUÍA-VILLAFRANCA. 1973. 1992. Tesis de licenciatura. sustainable development and the environment: a conceptual approach. 1013-1014. I. GENTRY. MALETTA. Universidad Autónoma de Aguascalientes. UNAM. Guadalajara. Institute of Social Science Journal 121:375-397. Gobernador Constitucional del Estado por el cual se coloca bajo la protección y vigilancia del Departamento de Agricultura y Ganadería del Estado el predio propiedad de la entidad. En: Ramamoorthy. 1991. Pp. GEREZ. Pp. A. DIARIO OFICIAL DEL ESTADO DE JALISCO. 64 pp. Tesis de maestría. 103 pp. municipios de Tolimán. Análisis estructural del componente arbóreo del bosque tropical subcaducifolio en Cerro Grande. A. 1982. GENTRY.O. en Cerro Grande.L.L. 1989. Nivel Regional. 3-108. y P. Masson. GALLOPIN.C. 1978. D. FIGUEROA R. Países Bajos. Global impoverishment. Facultad de Ciencias. T. Jalisco. Bye. Neotropical floristic diversity: phytogeographical connections between Central and South America. D. Nueva York. Instituto de Geografía. E. V.. GARCÍA. 1984.. Annals of the Missouri Botanical Garden 69:557-593. Wageningen Agricultural University. Tesis de licenciatura. Oxford University Press. Ecology of mixed-oak forests in Cerro Grande. Universidad de Guadalajara. Aguascalientes. 8 de diciembre de 1984. or an accident of the Andean orogeny?. Facultad de Ciencias. Contribución al conocimiento de las plantas medicinales de la Sierra de Manantlán.F. Universidad de Guadalajara.. 246 pp.PRODERS Sierra de Manantlán. Biological diversity of México: origins and distribution. iii DENIZ L. Colima. B. Annals of the Missouri Botanical Garden 75:1-34.

and J. S. iv GERRITSEN. Wageningen. S.. INIREB-Alhambra Mexicana. y ROSALES-ADAME. S. Nivel Regional. madera y capital. P..PRODERS Sierra de Manantlán. 1995. Gestion des ressorces naturelles et organisations paysannes.. S. Jal.. 1989. Pp. Recursos bióticos de México. 1992. 1992. GUERRERO. Universidad de Guadalajara.F. Agricultural University Wageningen.J. Tesis de licenciatura. Circle for Rural European Studies. G. E. Victoria. Jal. M. VII Congreso Nacional de Manejo de Pastizales. Análisis sociodemográfico de la reserva de la biosfera Sierra de Manantlán y su región de influencia. Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. ROSALES (1996). The case of the Mexican community of Cuzalapa. (1995). GERRITSEN. Dirección de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. Ecología. JARDEL P. GRAF M.. Tiempos de Ciencia 1: 10-26 . Francia. México. Wageningen Agricultural University. Escurrimientos superficiales en la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. Guadalajara. Diagnóstico sociodemográfico de la Sierra de Manantlán y su región de influencia. GRAF M. 1995. GÓMEZ-POMPA. GRAF M. GRAF M. Jal. 1995. Wageningen. S. Diagnóstico socioeconómico del ejido El Terrero. Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán: estudio descriptivo.D. Cd. Países Bajos.. SANTANA C. 55-60. La Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán: un balance de 8 años de gestión. E. Informe interno. J. Tesis de maestría. Instituto Nacional de Ecología/Instituto Manantlán de Ecología y Conservación de la Biodiversidad. Styles of farming and forestry. 1985. 1991.F.) en la Estación Científica Las Joyas de la Sierra de Manantlán. Centro Universitario de la Costa Sur. Circle for Rural European Studies. The Netherlands.. Reporte inédito. SEMARNAP-IMECBIO. A. 1985. Laboratorio Natural Las Joyas. 1988. Revista de la Universidad de Guadalajara. política y cultura 2(1): 5-13.J. El Grullo. Estado. Montpellier. Evaluación y aprovechamiento de la zarzamora (Rubus spp. GUZMÁN M. GUEVARA G. GRAF M. Wageningen Studies on Heterogeneity and Relocalization 1.R. y L. BEDOY.H. R.M.J.. Réserve de la Biosphere Sierra de Manantlán.. P. Universidad de Guadalajara. The case of the Mexican community of Cuzalapa. y V. Centre National d'Etudes Agronomiques des Régions Chaudes/École Nationale du Génie Rural et des Eaux et Forêts. número especial: La conservación biológica en México. Facultad de Ciencias. GONZÁLEZ G.E. y B. Tpas.W.. R. D. Styles of Farming and Forestry. BENZ. MARTÍNEZ R. Autlán.

L. HERNÁNDEZ L. v GUZMÁN-ARROYO. SINACA C. 1990. F. I. 1991. 1947. . Documento para consulta. Ambiente Natural y Humano. Tiempos de Ciencia 20: 1-46. Tesis de licenciatura. IBARRA M. 4. División de Ciencias Biológicas y Ambientales. Estructura de edades de bosques de pino y su relación con el historial de aprovechamiento forestal en la Sierra de Manantlán. HOLDRIDGE. Annual Review of Entomology. y B.R. DOEBLEY. C. R.R. 1988. Autlán. Reservas de la biósfera del estado de Durango. 19-44.. Instituto Manantlán de Ecología y Conservación de la Bidiversidad/Secretaría de Medio Ambiente. 216 pp. Veracruz.R. Inst. HALFFTER.PRODERS Sierra de Manantlán. Science 225: 186-188. 1996. El concepto de Reserva de la Biosfera. Costa Rica. 1987. San José. Nueva York. 1978. T. 1993. HALFFTER. vegetación. L. 733-755. G.). Listados florísticos de México. Estudio integrado de los recursos. ILTIS. Jal. HALFFTER. Bye. IICA. Universidad de Guadalajara. Nivel Regional.. R. No. Programa de manejo de la Reserva de la Biósfera Sierra de Manantlán. M. Fa (Eds. Centro Universitario de la Costa Sur. 32: 95-114. Pp.P. Universidad de Guadalajara. HOLDRIDGE. 198 pp. HERNÁNDEZ V. Biological diversity of México: origins and distribution. México. Biol. y S. Ecología basada en zonas de vida. Publ. Biogeography of the montane entomofauna of Mexico and Central America. Zea diploperennis (Gramineae): a new teosinte from Mexico. Las reservas de la biosfera: conservación de la naturaleza para el hombre. 1982. D. 1984. Oxford University Press. Acta Zoológica Mexicana (ns) 5: 1-50. G. G. Determination of world plant formations from simple climatic data. suelo y agua en la Reserva de la Biosfera Mapimí. La fauna acuática de la Nueva Galicia. L.F.. E. Zapopan.H. 1979. Tesis de licenciatura.. Guadalajara. de Ecología. Análisis y evaluación de las Áreas Silvestres Protegidas en Jalisco y Colima. México. Estación de Biología Tropical Los Tuxtlas. Aspects of plant domestication in México: a personal view En: Ramamoorthy. HERNÁNDEZ X. México City: UNAM. IMECBIO (1997). Lott y J. una aproximación a la problemática de sus estudio y conservación.. Inst. Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias. VII. GUZMÁN. HALFFTER. G. H. Jal.. Recursos Naturales y Pesca. En: Montaña. Science 105:267-368. A. M. J. PAZY. Pp. G. (Ed). 1987. Instituto de Ecología. Facultad de Ciencias.

y E. Avances en el estudio de los mamíferos de México. Diversidad ecológica y transformaciones del paisaje en el occidente de México. X Congreso Mexicano de Botánica. (Coord. Conservación ecológica de la costa de Jalisco. JARDEL P. Jal. CUEVAS G. JARDEL P. 1992a. En: Ávila-Palafox. JARDEL P. M. Patrones de distribución y riqueza de especies de los mamíferos del occidente de México. Ecología y conservación de bosques subtropicales de montaña en la Sierra de Manantlán.J.C..J. Pp..J. Editorial Universidad de Guadalajara. A.I. Reunión Satélite IX Congreso Mundial Forestal. número especial: La conservacion biológica en México.J.).. Guadalajara.-SEDUE. HERNÁNDEZ I.. Pp.)..J. R. México.. Efectos de la actividad humana sobre la vegetación en dos regiones forestales: el Cofre de Perote y la Sierra de Manantlán. JARDEL P. JARDEL P. JARDEL P. 1993. ARAGÓN D... SANTANA C. Ceballos (Eds. y L. E.J. 209-235. En: Rojas.C. Programa de manejo forestal del ejido El Terrero. 13-39. Estrategia para la conservación de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán.): En busca del equilibrio perdido: el uso de los recursos naturales en México. Universidad de Guadalajara. 1991. Memorias del Primer Simposium Internacional de Fauna Silvestre. México. JARDEL P. 315 pp. E. El Terrero. A. Las áreas protegidas en la práctica: una discusión sobre conservación biológica y desarrollo sustentable. JARDEL P. E. Nivel Regional. Conservación de áreas silvestres y conflictos en el aprovechamiento de los recursos naturales. E.).. Informe final para el plan de subvenciones de investigación para jóvenes científicos MAB-UNESCO. (Ed. 23-36. Colima. R. Revista de la Universidad de Guadalajara. JARDEL P. Estudios Jalisciences 16:14-26. Asociación Mexicana de Mastozoología. E. 1987. E. 662-677. municipio de Minatitlán. 1995a. El Grullo. Jal. Transformaciones mayores en el Occidente de México. Editorial Universidad de Guadalajara. E. E.J. L.J. Editorial Universidad de Guadalajara. Unidad Productora de materia prima Forestal y Derivados de la Madera del Ejido El Terrero-IMECBIO/UdeG. Nueva localización y características de la población de Acer . E. (Coord. 1990. E.L. 1995b. Colima. R.J. D.F. E. The Wildlife Society de México A.PRODERS Sierra de Manantlán. Laboratorio Natural las Joyas. 1993. El Grullo. Jal..J. ELIZABETH MUÑOZ M y J. Guadalajara. En: R. Reporte inédito. Medellín y G. Pp. 1994a. JARDEL P... 1994b. La diversidad biológica en el estado de Jalisco: problemas y necesidades de conservación.. SANTIAGO P.J. vi ÍÑIGUEZ.). Pp. pp.. Jal. JARDEL P. Conservación y uso sostenido de recursos forestales en ecosistemas de montaña. 1996b. 1985. (Coord. 65-86.

J. 1945. SANTANA C. JARDEL. Efecto de la explotación forestal en la estructura y regeneración del bosque de coníferas de la vertiente oriental del Cofre de Perote. A. GUTIÉRREZ N. JARDEL. 1989. Universidad Autónoma de Nuevo León. Conservación y manejo de los encinos en el bosque mesófilo de montaña de la Sierra de Manantlán. Parks 6(1): 14-22. JARDEL. 129-135. Marroquín (Ed. CRUZ. SÁNCHEZ-VELÁSQUEZ y J. En: J. . P. Acta Botánica Mexicana 35:13-24. E. LEÓN C. The archaelogy of the Autlán-Tuxcacuesco Area of Jalisco. Veracruz.J. Editorial Universidad de Guadalajara-ORSTOM (en prensa)... M. LEÓN C. IV Coloquio Internacional de Occidentalistas. CUEVAS. A. E. A. Las áreas naturales protegidas de México.E. GRAF.R. Jalisco. Biótica 11(4): 247-270. R. EZCURRA. y P. L. JARDEL P.J. vii skutchii Rehder en la Sierra de Manantlán. E. 1986. L..J. Ibero-American 26.J. pp. Conservación de la diversidad biológica y problemática agraria en la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. D.J.PRODERS Sierra de Manantlán. IMECBIO-U.L..A.. de G. E. y MUÑOZ M. JARDEL. Laboratorio Natural Las Joyas. PINEDA-LÓPEZ.. Efectos ecológicos y sociales de la explotación maderera de los bosques de la Sierra de Manantlán.). 1996a.. México. 1991. 1992. Berkeley y Los Angeles. R. 1996. El bosque mesófilo de montaña de la Sierra de Manantlán.J. E. Informe técnico. 1993. University of California Press.. G.J.F.. En: A.. SANTIAGO P. Patrones del paisaje y sucesión en el bosque de pino-encino y mesófilo de montaña en la Sierra de Manantlán.L. E. KELLY. 285-300. México.. M. R. I. 1995. RAMÍREZ y P.. LEÓN C.). SANTIAGO. Botánica de México. E. Conservación y aprovechamiento de los recursos forestales de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. JARDEL. Jalisco. 1. (1989). Cal. MARISCAL L. Tiempos de Ciencia 16:18-24 JARDEL P. Tiempos de Ciencia 22:9-26. The Sierra de Manantlán Biosphere Reserve: conservation and regional sustainable development. Jalisco y Colima. SEDUE-Soc. E. M. Anaya (Ed. El Grullo. E. JARDEL. TÉLLEZ. Pp. Universidad de Guadalajara. 1996c. Perturbaciones naturales y antropogénicas y su influencia en la dinámica sucesional de los bosques de Las Joyas. México. Recorrido de las imagenes peregrinas. y S. Reporte Científico no. Tiempos de Ciencia 30: 20-28 JUSTO E. E.S. SALDAÑA. Memorias del III Seminario Nacional sobre Utilización de Encinos. E.J. I: The Autlán Zone. R. Nivel Regional. JARDEL. Sierra de Manantlán. Facultad de Ciencias Forestales.

F. 1949. Diagnostic agro-écologique préalable à la définition d'aménagements sylvopastoraux dans les zones montagneuses séches de l'etat de Colima (Mexique). Listados florísticos de México III. Nivel Regional. Ceramic sequence in Colima: Capacha an early Phase. Task force on: criteria and guidelines for the choice and establishment of biosphere reserves. S. MAB-UNESCO. University of California Press. P. Jalisco.R. Instituto de Biología.. L. 1991. 9: 1-123. Facultad de Ciencias. LAZCANO S. I.. Francia. LÓPEZ-CASTILLO. Cal. Guadalajara. Universidad de Guadalajara.. UNESCO. 47 pp. 1985. 61 pp. 1984. Tesis de licenciatura. París. Anthropological Papers of the University of Arizona no. C. 1995. estados de Jalisco y Colima. Estrategia de Sevilla. Oidor del Nuevo Reino de Galicia. 1988. 1987. 1987. 198 pp.F. Jal. Universidad de Guadalajara.PRODERS Sierra de Manantlán. Análisis de tres métodos de muestreo en tres diferentes tipos de vegetación en la Sierra de Manantlán. Reporte interno. [1775] 1951. Laboratorio Natural Las Joyas. 144 pp. LOT. Las cavernas de Cerro Grande. LOT. UNAM. Laboratorio Natural Las Joyas. México. Biological aspects of endemism in higher plants. Jal. Francia. Universidad de Guadalajara. viii KELLY. y SOLÍS-MAGALLANES. Ediciones de la Junta Auxiliar Jalisciense de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. LEBRÓN DE QUIÑONES. Tesis de doctorado. Ibero-American 27. 37. D. KRUCKEBERG. A. Annual Review of Ecology and Systematics 16:447-479. Action plan for biosphere reserves. Jalisco. E. I. . KELLY. 1985. Relación breve y sumaria de la visita hecha por el Lic. Gestion traditionnelle des variétés de maï s dans la Réserve de la Biosphere Sierra de Manantlán et conservation in situ des ressources génétiques de plantes cultivees. La reforma agraria en la Sierra de Manantlán.J. 1988. Biotropica 19:228-235 LOUETTE. por mandato de su Alteza. Tesis de doctorado. Berkeley y Los Angeles. y R. LEÓN C. BULLOCK. 105 pp. D. Floristic diversity and structure of a tropical deciduous forest of coastal Jalisco. J. E. Lorenzo Lebrón de Quiñones. 1974. 1994. Montpellier. 22. R. MAB-UNESCO. Universidad de París VI.H. Guadalajara. LÉGER.A. 20(4): 1-12. Ar. Nature and Resources. II: The Tuxcacuesco-Zapotitlán Zone. MAB-UNESCO. The archaeology of the Autlán-Tuxcacueso Área of Jalisco. GUTIÉRREZ. y D. 1980. MAB report series no.J. Ecole Nationale Supérieure Agronomique de Montpellier. RABINOWITZ. La Estación de Biología Chamela. Tucson.

17. SHARP. 1990.. Conserving the world's biological diversity. HERNÁNDEZ X. Más allá de los límites del crecimiento.E. Washington. 355 pp.A. 145-154. University of Michigan Herbarium. ix MacKINNON. WERNER. J. La . Agrociencia serie agua-sueloclima 2(4): 107-119. 1992. MIRANDA. THORNSHELL.B. 1988. F.. I. from 1790 to the present time. C. DELGADO e I. D. MEADOWS. McNEELY J.D.M.R.R..O. 1990. Balancing the scales: increasing biodiversity´s chances through bioregional management. México. L. y E. R. MARTÍNEZ R. fern allies. HERNÁNDEZ S. MEADOWS y J.H. MITTERMEIER. Vol. National Academy Press. D.. Washington.A. MITTERMEIER y T. University of Michigan Herbarium. K. McVaugh. Pp. V. 1963. World Resources Institute. Ann Arbor. McNEELY... W. 1993. J. SANTOYO. Parks for life: Report of the IVth World Congress on National Parks and Protected Areas..). GARCÍA y W. Primate diversity and the tropical forests: case studies from Brazil and Madagascar and the importance of megadiversity countries.M. F. Biodiversity. UICN-PNUMA.A. 1992. MUENCH N. Gland. MILLER. L. SÁNCHEZ P. D. Aguilar Mexicana. MARTÍNEZ R. Suiza. Pteridophytes. SANDOVAL L. MICKEL. K.J. J.. ROMERO P.C.PRODERS Sierra de Manantlán. Manejo de áreas protegidas en los trópicos.R.-The World Bank. Flora Novo-Galiciana (Gymnosperms and Pteridophytes). 1992. 120-431.. 467 pp. UICN-WRI-CI-WWF U. REID. Botanical exploration in Nueva Galicia. FLORES. Contributions of the University of Michigan Herbarium 9:205-359-484. 1992. MIRANDA. Mich.H. RANDERS. En: R. J.A. CHILD y J. McVAUGH.L.. Los tipos de vegetación de México y su clasificación. 17.T. Gland. Boletín de la Sociedad Botánica de México 28:29-179.C. 1993. Flora Novo-Galiciana (Gymnosperms and Pteridophytes).F.M. Nivel Regional. El clima en la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán y su área de influencia. Suiza.A. D. RAMÍREZ M. P. 1991. McVAUGH. GUEVARA. Ecology 31:313-333.. L. K.. E. México. UICN.J. (Ed. MILLER. Characteristics of the vegetation in certain temperate regions of eastern México. COVARRUBIAS G. Mich. J. Agrociencia serie aguasuelo-clima 4(1): 105-115.S. C. y R. Ann Arbor. R. Vol. y A. En: Wilson.V. Gland. R.. Pp. D. Suelos de la Estación Científica Las Joyas de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. G. R. 1995. Suiza. MacKINNON. R. 1950. 1972.

En: E. ROSALES y R. Washington..L. A growth model for mixed-oak forests in Cerro Grande Sierra de Manantlán Biosphere Reserve.. D. Wageningen Agricultural University. Análisis del efecto de la intensidad de corta sobre la regeneración natural de pinos en un bosque mixto de pino-encino. Guadalajara. WILCOX. 1986. Universidad de Guadalajara. 90 p.H. 1989. D. D.A. x producción agrícola en el estado de Colima.W.PRODERS Sierra de Manantlán. y L. Nivel Regional. México. MUÑOZ..F. 1983.A. W. ROSENBAUM.. M. PINEDA. Ciencia Forestal 9(47):48-61. Facultad de Ciencias Biológicas. WILLOVE. B. Análisis estructural de rodales sobresaturados de Pinus oocarpa Schiede en la Sierra de Manantlán. Botánica de México. The Wilderness Society. 1993. NALDA. BENZ. OLVERA.C. Dirección de Centros Regionales de la Universidad Autónoma de Chapingo. Elementos para la elaboración de una política de conservación del patrimonio arqueológico. ROMME. JOHNSTON y M. Universidad Autónoma de Chapingo. Estructura de encinares en Cerro Grande. 1989. Universidad de Guadalajara. Jal.. Listado micológico de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán.): El Patrimonio Cultural de México. 1990. B. D. J. M.F. Dirección de Centros Regionales en el Estado de Colima. J. M. de México. E. CEVALLOS. Distribución de especies arbóreas del Bosque Mesófilo de Montaña en la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. NEGREROS. Tesis de licenciatura. MORENO L. Chapingo.L. Informe geológico potencial de los recursos minerales del estado de Colima. Edo. Texcoco. Yuc. NORSE.F. Florescano (Comp. Jal. Soc. 1993. 65 p. Resúmenes del XII Congreso Mexicano de Botánica. Facultad de Agronomía. MUNGUÍA. Universidad de Guadalajara. Memorias del 1er foro de manejo forestal integral. G. NOSS. Zapopan. Mérida. OLVERA. Consejo de Recursos Minerales zona centro. F. MUÑOZ. M. 285 pp. Composición flortística y diversidad de tres tipos de vegetación en la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. 1984. SNOOK. Fondo de Cultura Económica. Laboratorio Natural Las Joyas. Notas sobre la flora de Manantlán I(15):95-103.E.S. E. K.E. . Sc. Tesis de licenciatura. M. P. Países Bajos. y S. STOUT. 1995. SANTANA M. A regional landscape approach to maintain diversity. BioScience 33:700-706. thesis. M. NIEVES H. 1991. Méx. 1992. Informe técnico.R. R. Conserving biological diversity in our national forests. 116 pp. OLVERA V.

1994. 177 pp. 41-48. Facultad de Ciencias Biológicas.. México.. 648 p. Serie Zoología 65(1): 137-175. 1991. Patrones de distribución de la avifauna en tres estados del Occidente de México.T. 1995. C. LOTT Y J. Sierra de Manantlán. sus compañeros.PRODERS Sierra de Manantlán. Tesis de licenciatura. IMECBIO-U. Relación breve y verdadera de algunas cosas de las muchas que sucedieron al Padre Fray Alonso Ponce en las Provincias de Nueva España. Estudio de la distribución del género Abies en la Sierra de Manantlán. Biological diversity of México: origins and distribution. 1995.A. Conservación de recursos naturales. SÁNCHEZ-VELÁSQUEZ. A.. Impacto de la explotación maderera e incendios forestales sobre la estructura de los bosques de Las Joyas. PODER EJECUTIVO FEDERAL. Notas sobre Cuencas y Suelos. AMPARÁN-SALIDO. Laboratorio Natural Las Joyas. 1996b. Jal. México D. O. Guadalajara. INESEMARNAP. Plan nacional de desarrollo 1995-2000. xi ORTEGA. Pp. BYE. Estudio fitosociológico de Zea diploperennis en la Estación Científica Las Joyas. JARDEL y V. PINEDA-LÓPEZ. Escrita por dos religiosos. M.F. Tiempos de Ciencia 27:69-77. E. Guadalajara. Universidad de Guadalajara. R. Jal. 1992. El desarrollo socioeconómico de la costa de Jalisco: perspectiva de recursos naturales. PALOMERA-GARCÍA. México. Facultad de Ciencias Biológicas. Programa de medio ambiente 1995-2000. PÉREZ S. M.J.. SANTANA C. E. RAMAMOORTHY. 1873. Jalisco. . RICO-GRAY. B. D. y R. R. INESEMARNAP. Jal. 102 pp. FA (Eds. R. Madrid. y L. PODER EJECUTIVO FEDERAL. PODER EJECUTIVO FEDERAL. Jalisco. QUINTERO. Nueva York. Universidad de Guadalajara.S. T. 1996a. Nivel Regional.F. M. D. de G. Pax.R.. Vol. número especial: La conservación biológica en México.F. 1977. Sierra de Manantlán. 1987. El Grullo. Efecto de la corta selectiva sobre la estructura de un bosque subtropical de pino-encino (Pinus-Quercus). Jalisco. 1993. Universidad Nacional Autónoma de México. PONCE. Tesis de Licenciatura. A.). Ed. PINEDA-LÓPEZ. Oxford University Press. RAMOS H. A. A. México. 79 pp. 1995.P. Programa forestal y de suelo 1995-2000.F. México. 1991. Universidad de Guadalajara. Informe interno. 328 pp. Descripción general de Cerro Grande. sierra de Manantlán. II. OWEN. D.J. Anales del Instituto de Biología. Revista de la Universidad de Guadalajara.

J. J. A. Tesis de licenciatura. Fire frecuency and subalpine forest succession along a tropographic gradient in Wyoming.J. México. M. (coord. Limusa. (Coord. Angiosperm biogeography and past continental movements. RZEDOWSKI. H. ROSALES. Difusión Científica.C.). y K. MARTÍNEZ. Lott y J. MÁRQUEZ. Oxford University Press.H. 1978.A. Fa (Eds.A. Biological diversity of México: origins and distribution. 277 pp. 1974. y A. Keeping options alive: the scientific basis for conserving biodiversity. 432 p. MIRAMONTES. ROSALES and S. R. REID. ROSALES. PALOMAR. MÁRQUEZ. Caracterización integral del ejido Ayotitlán. ROMME. PÉREZ. E. MILLER. FAJARDO.C. Annals of the Missouri Botanical Gardens 61:539-673. T. RZEDOWSKI.. C. 1993. J.V. Ayotitlán ¿desarrollo sustentable? Caracterización integral del ejido Ayotitlán. y R. Ecology 62(2):319-326. ORTEGA. ROJAS. P. R. Instituto Manantlán de Ecología y Conservación de la Biodiversidad. ORTEGA. y D. RZEDOWSKI.H. Municipio de Cuautitlán. AXELROD. RZEDOWSKI. y D. Análisis preliminar de la flora vascular de los bosques mesófilos de montaña de México. Facultad de Ciencias Biológicas. J. FAJARDO. D.H. J. MARTÍNEZ. J. J. McVAUGH. Diversity and origins of phanerogamic flora of México. J. Washington. 1996.PRODERS Sierra de Manantlán.P. J. 1991. World Resources Institute. J. Vegetación de México. Nueva York. 1996. W. D. 1981. El Grullo. Acta Botánica Mexicana 35:25-40. 1966. xii RAVEN. I. PALOMAR. Descripción cuantitativa de los bosques de la Estación Científica Las Joyas de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. GRAF (not dated).C. 1987.). 1989. E.L. MIRAMONTES. RZEDOWSKI. R. ROJAS. 129-145. Universidad de Guadalajara.P. Obtención de un índice de marginación social por localidad en la Reserva de La Biosfera Sierra de Manantlán utilizando métodos multivariados. G. La comunidad y sus recrusos. H. PÉREZ and A. Bye. El endemismo en la flora fanerogámica mexicana: una apreciación analítica preliminar. Editorial Universidad de Guadalajara-INI. .H. KNIGHT. La comunidad y sus recursos: Ayotitlán ¿desarrollo sustentable?. . ALCOCER. W. C. Pp. ALCOCER. 1992. I. En: Ramamoorthy. R. Universidad de Guadalajara.R. Jalisco. 1993. M. Universidad de Guadalajara/Insituto Nacional Indigenista. D. M. Jalisco.). Nivel Regional. SANDOVAL. Municipio de Cuautitlán. G. Acta Botánica Mexicana 15:47-64. SANDOVAL (1996). Universidad de Guadalajara. La vegetación de Nueva Galicia. ROJAS. Contributions from the University of Michigan Herbarium 9(1):1-123. Guadalajara..

V. 138 pp. Landscape boundaries: consequences for biotic diversit and ecological flows. 1992.K. 304-323. Pleistocene changes of vegetation in tropical México.F. 93-111.. SEMARNAP.). Universidad de Guadalajara. Pp. L. Jal. Nivel Regional. Natl..J. Krugman y J.J. A. (Ed. In: France. ÍÑIGUEZ y S. Landform effects on ecosystem patterns and processes. A. México: bosque mesófilo de montaña y bosque de Pinus.. S. SANTANA C. México: estudios preliminares.F. 212-222. y F. L. A.J. 1989. WONDZELL y G. E. W. 1988.S. 1985. . D. Agrociencia serie recursos naturales 3(1): 7-26. Springer Verlag.P. SWANSON. 1993.J.): Proceedings of the Symposium on biosphere reserves.J. of the Interior.L. Pp. G.G. Wood (Eds. BioScience 38(2) 92-98. IV World Wilderness Congress. R. 1996. Regeneración natural del estrato arbóreo en bosques subtropicales de montaña en la Sierra de Manantlán. 1992. TOLEDO..L. Jalisco. 1982. di Castri (Eds. La Habana. Sucesión forestal en la Sierra de Manantlán. México. Programa de áreas naturales protegidas de México 1995-2000. SANTIAGO P. 1989. N.M. A. FRANT. NAVARRO. disturbance and ecotones. U. F. Academia. Pp.M. 1987. Estudio sinecológico. JARDEL. Nueva York. 58 p. Secretaría de Programación y Presupuesto. Columbia University Press. La utilización de la fauna silvestre por los moradores de la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán. Facultad de Ciencias Biológicas.I. Nueva York. Estes Park. S. KRATZ. DEL RISCO. Georgia. Colorado. SANTIAGO P. 1990. The Sierra de Manantlán Biosphere Reserve: the difficult task of becoming a catalyst for sustained development. CAINE y R. Estudio fitosociológico del bosque mesófilo de montaña de la Sierra de Manantlán. V. y E.PRODERS Sierra de Manantlán.. Biotam 5(2):13-26 SEMARNAP. Biotam 3(3):36-50 SAMEK. Dept.): Biological diversification in the tropics.. GUZMÁN M y E. E.L. y E. Landforms. JARDEL. En: Gregg. xiii SALDAÑA-ACOSTA. JARDEL P.E. y E. Tiempos de Ciencia 18: 36-43. SPP.T. Park Service.. Cuba.. En: Hansen. 1991. Tesis de Licenciatura.WOODMANSEE. SWANSON. 1993. SANTANA C. México.. F.D. Los pinares de la provincia de Pinar del Río. D..R. Estructura y composición del bosque mesófilo de montaña de la Sierra de Manantlán. Atlanta.J. y GARCÍA-MOYA. Síntesis Geográfica de Jalisco. SÁNCHEZ-VELÁSQUEZ. T.

UICN-UNEP-WWF. S. Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias. J. 42 pp. Distribution ofmajor vegetational types during the Tertiary. . 1988. Nueva York. 1985. VÁZQUEZ G. WILSON. Inst. Nivel Regional. of Texas-Universidad de Guadalajara-Univ. Biodiversity. Universidad de Guadalajara. F... Botanical Miscellany no. Brittonia 46:1-23. 1984. In: The Carbon cycle and atmospheric CO2: natural variations Archean to Present.M.A. Estrategia mundial para la conservación. y L. United Nations Department of Public Information. Acta Botánica Mexicana 8:39-45. 21. Bot. Suiza.PRODERS Sierra de Manantlán. VÁZQUEZ L. M. 1994. Tesis de licenciatura. Siglo XXI. IUCN.. CUEVAS-GUZMÁN. VÁZQUEZ G.C. D. 312 pp. 1992 Agenda.of Wisconsin-Madison-CONABIO. J. UNAM. A. J. 260 pp. 1993. 1975. Instituto de Investigaciones Económicas. Anaya y Santana) en el ejido Platanarillo.F. Sbsp. R. GUZMÁN H. TOLEDO. C. WOLFE. xiv TOLEDO. J. T. México. 1995. 1995.. V. Cuidar la tierra: una estrategia para la vida sustentable. 1985. UICN (UNIÓN INTERNACIONAL PARA LA CONSERVACIÓN DE LA NATURALEZA Y DE LOS RECURSOS NATURALES). J.F. VÁZQUEZ G. F. Magnolia (Magnoliaceae) in México and Central America: a synopsis. the United Nations programme of action from Rio. (Ed. IUCN ocassional paper 18.O. UICN. H.. Una nueva especie tropical de Populus (Salicaceae) de la Sierra de Manantlán. 118 pp.). Suiza. Aztecorum Guzmán. D.. 521 pp. UDVARDY. Colima. ILTIS. México. Washington. CUEVAS G. y R. J. 13. 1989. MAPES y C. 1991. National Academy Press. Parks for life: Reports of the Ivth World Congress on National Parks and Protected Areas. E. M. Gland. UICN-PNUMA-WWF.J. México. Zapopan. Morges. A. IUCN. UNCED (UNITED NATIONS CONFERENCE ON ENVIRONMENT AND DEVELOPMENT). CARABIAS. A classification of the biological provinces of the world. Municipio de Minantitlán. Jal. Gland. Jalisco. VARGAS. COCHRANE. Parques nacionales de México y reservas equivalentes. y Sod. Estudio etnoecológico del aprovechamiento del otate (Otatea acuminata [Munro] Cald. D. Geographical Monograph 32:357-375. Flora de Manantlán. Ecología y autosuficiencia alimentaria. 1980. Suiza.A. UICN. Res.H. División de Ciencias Biológicas y Ambientales.M. SIDA. SANTANA M.

R. xv WRI (WORLD RESOURCES INSTITUTE). G. UNEP (UNITED NATIONS ENVIRONMENT PROGRAMME). Washington. Global Biodiversity Strategy. ALIG y W.PRODERS Sierra de Manantlán.. IUCN (THE WORLD CONSERVATION UNION). 1991. D. 1992.C. WYANT.J. BECHTOLD. J. . Nivel Regional. Forest Ecology and Management 41:1-19. dirturbance and species composition in North Carolina coastal plain forests. Physiographic position.A.

uso potencial del suelo Uso del suelo. edafología. geología. xvi Cartografía utilizada CETENAL 1976 esc. 1:50. geología. edafología. edafología. geología . uso potencial del suelo Uso del suelo. edafología. edafología. geología. uso potencial del suelo Uso del suelo. uso potencial del suelo Uso del suelo.PRODERS Sierra de Manantlán.000 Localidad Casimiro Castillo El Chante Venustiano Carranza La Huerta Minatitlán Comala Clave de la carta E13-B-22 E13-B-23 E13-B-24 E13-B-32 E13-B-33 E13-B-34 Tipo de carta Uso del suelo. Nivel Regional. edafología. uso potencial del suelo Uso del suelo. geología. geología.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful