Está en la página 1de 15

ART NOUVEAU O MODERNISNO

Búsqueda de un nuevo estilo: El fenómeno del Art Nouveau, movimientos


afines y precedentes
Este estilo constituyó un inicio fundamental de la realidad arquitectónica moderna, así como una especie de
unidad básica que transmitió la gran herencia cultural del siglo XIX al siguiente.
El origen del Art Nouveau se encuentra en el Gothic Revival, el movimiento Arts and Crafts, la construcción del
hierro, la moda de los objetos orientales, el gusto ligado a las nuevas técnicas particulares como la de la
curvatura de la madera. Todos estos componentes aportaron una contribución al nacimiento de un nuevo
lenguaje. Pero no fue solo un estilo arquitectónico. Abarcó todas las costumbres de la época, es la conclusión
de una larga evolución de problemas culturales y de variaciones de gusto.
A pesar de la diversidad de interpretación, el Art Nouveau fue un estilo internacional. El nuevo estilo
mostraba connotaciones progresistas, alegría por vivir, el gusto por gastar y consumir. Fue el estilo de los
barrios burgueses, de los grandes almacenes, de los ferrocarriles, de las casas de pueblo.
Otra característica del estilo es la completa liberación de las formas del pasado. Luego de los grandes
avances tecnológicos del siglo, el desarrollo de la industria, la ciudad moderna, con nuevos ideas urbanísticas y
tipologías estructurales, todavía faltaba el nuevo estilo, un nuevo lenguaje. La liberación de las formas
tradicionales se apoyó en el uso de nuevas tecnologías, y en el uso de estas para materializar los nuevos
gustos.
La tercera característica del estilo es la unificación de las artes puras y aplicadas. La unión entre la industria y
el artesano.
Desde el punto de vista morfológico, las características son: acentuación lineal, el uso del hierro y su
aplicación más variada, la tendencia de usar muchos materiales en un mismo edificio, la piedra, el ladrillo, la
cerámica, el vidrio, la madera, la variedad de colores, la búsqueda de agrupar más sectores productivos. La
relación con la naturaleza es tan importante que su organicidad inspira la propia conformación
arquitectónica.
Este nuevo estilo precede de una proliferación de las artes menores, las cuatro claves que determinan el nuevo
estilo son:
- Un entendimiento de lo artístico por lo artesanal
- Una preocupación por el ornamento
- La ausencia del lenguaje clásico.
- Predomina la Bidimensionalidad, las curvas ondulantes, y la linealidad.
- Y el estudio de formas ornamentales vegetales.
Se empieza a educar desde el ámbito del diseño de objetos.

Owen Jones
- THE GRAMMAR OF ORNAMENT (1856): Serie de reflexiones sobre la ornamentación aplicada, lo
que se va a traducir en tejidos, tapices, … Establece diferentes patrones de diferentes culturas y
momentos históricos, y busca cuales son patrones compositivos que hay detrás de estas
ornamentaciones.
Da una gran importancia a la ornamentación con formas naturales, que van a ser muy importantes
en el Arts & Crafts como en el Art Nouveau. También va a tener gran importancia la cultura
oriental.
Dentro de su forma de ver el ornamento, hay una gran tendencia de entender la estructura de
crecimiento de los elementos naturales, estos patrones que sigue la naturaleza son los utilizados
en el diseño de la ornamentación. Es un manual en el que empieza a categorizar distintos tipos de
ornamentación.
Hay mayor preocupación por la relación de las formas entre sí, de su estructura y de su proceso
natural de crecimiento que por la representación gráfica de sus resultados.

1
Considera que la forma natural ha de ser transformada en forma artística. La forma artística surge
del entendimiento de las leyes geométricas y de crecimiento a esas formas naturales. Las
soluciones que ofrecen Cole y Jones se basan exclusivamente en la educación del buen gusto.
Piensan que el problema se puede reslver a un nivel únicamente formal y creen que sólo la forma
de conocimiento impide la calidad del diseño.
Creen que el problema está solo en la “educación del artista”.
Además de los nuevos teóricos centrados en lo ornamental, habrá una proliferación de las revistas de arte.

Christopher Dresser
Escribirá varios libros de arte tradicional y de arquitectura japonesa. Sus principales obras teóricas:
- The Art of Decorative Design (1862)
- Unity in variety (1860): crecimiento de elementos naturales y vegetales, patrones geométricos de
plantas, …
- Studies in Design (1874): como se desarrolla el diseño en diferentes países.
- Japan: its architecture, art, and art manufacture (1882)
Busca a través de la linealidad una línea de fuerza, una línea generatriz del crecimiento de los elementos
vegetales, de su movimiento.
Este movimiento esta extraído de los tejidos, tapices, objetos, …

Arthur Heygate Mackmurdo


Arquitecto y diseñador británico. Interesado en la estética de los objetos usuales y
en el diseño de tejidos, fundó en 1882 la Century Guild of Artists, asociación de
artesanos y de diseñadores, y en 1884 la revista The Hobby Horse, que contribuyó a
la difusión de la corriente Arts and Crafts en Europa.
A Arthur Mackmurdo se le consideran los ejemplos más
antiguos de Art Nouveau, en especial su SILLA diseñada en
1882 y el grabado para la CUBIERTA DE UN LIBRO (Las
primeras iglesias de Wren) de 1883. Ambos ejemplos
muestran las líneas ondulantes que habrían de convertirse
en sello distintivo del movimiento.

La arquitectura compuesta por el diseño de las partes, pensada a través de la bidimensionalidad. Se da


respuesta de manera arquitectónica a un movimiento gráfico. El material que domina el movimiento será el
hierro que se asocia a una búsqueda del nuevo estilo también influenciado por el arte oriental. La elección del
hierro se debe a su poder de adquirir cualquier tipo de forma. La capacidad estructural no importa.
Geográficamente dependiendo del país a este movimiento se le llama de manera diferente
Bélgica Art Nouveau
Francia Art Nouveau
Alemania Judendstill (Adquiere el nombre de la revista que lo promulga)
Italia Stylo Liberty
España Modernismo (NO Movimiento Moderno)
Austria Sezession

2
El modernismo pleno en Bélgica: la obra de Víctor Horta y Henry Van de Velde
Precedentes a la obra de la Victor Horta
1873, INVERNADEROS REALES DE BÉLGICA, ALPHONSE BALAT

1871, FÁBRICAS CHOCOLATS MENIER EN


NOISIEL, FRANCIA. JULES SAULNIER

Víctor Horta (1861-1947)


Emergiendo de la tradición de las artes decorativas, y de alguna manera anticipando la embestida del
modernismo, los edificios Art Nouveau de Horta se erigieron durante una década fugaz, aproximadamente de
1893 a 1903.
Aunque los diseños de Horta -al igual que los producidos en el movimiento Arts & Crafts- se caracterizan por su
énfasis en el mundo natural, sus obras arquitectónicas marcan una desviación de la tradición de las artes
decorativas en su tridimensionalidad construida y funcional. Partiendo de los patrones florales del movimiento
Arts & Crafts, Horta dijo: "No es la flor lo que me gusta tomar como elemento decorativo, sino el tallo".
En las obras de Horta se aprecia, por un lado, el afecto hacia los conceptos barroco y rococó del movimiento
lineal en el espacio y, por otro, las teorías estructurales de Viollet-le-Duc. También influyó sobre el arquitecto
belga el ingeniero Gustave Eiffel, cuya torre, construida para la Exposición de París de 1889, fue la
demostración más impresionante que se pueda concebir sobre las
posibilidades de la construcción metálica
CASA TASSEL, BRUSELAS, 1892-93:
La estructura es de esqueleto metálico, totalmente visible en el interior,
mientras que en la fachada se pone de manifiesto solo en la parte acristalada.
La fachada principal repite como elemento dominante el bow-window de las
casas contiguas. Sin embargo, se diferencia por si desarrollo curvilíneo. En la
fachada se presentan elementos poco comunes, como superficies onduladas
y el curioso diseño de la balaustrada.
En el interior se manifiesta más claramente la nueva tendencia decorativa. Un
nuevo sistema unitario liga los elementos estructurales con los visuales,
principalmente en la escalera, que muestra su armazón metálico. De ella se
desprenden molduras curvilíneas de hierro que forman las barandas y
decoraciones. A estas decoraciones corresponden los diseños de las vidrieras y de los mosaicos del pavimento.
Así, la articulación cóncavo- convexa del Art Nouveau está presente en la escalera, en el espacio de esta, y en

3
los puntos serpenteantes del mosaico. Se considera la primera obra moderna libre de derivaciones
historicistas. La primera construcción donde adquiere un significado expresivo la nueva técnica del uso del
hierro. Se utiliza el hierro con función tanto sustentante como decorativa con columnas muy estilizadas de fino
fuste que soportan la estructura del edificio y se abren en su parte superior imitando a la naturaleza.

CASA AUTRIQUE, BRUSELAS, 1893-94:


Casa destruida en los años 50. Los espacios distan bastante de lo que son los espacios
normalmente ortogonales engarzados entre sí, sensación dinámica y original. Se
consigue por la estructura metálica, con la particularidad de que queda a la vista con
todos los remaches. Pinta la estructura metálica con colores, con su respectivo
mobiliario. La cúpula acristalada cubre la escalera.

HOTEL SOLVAY, BRUSELAS, 1895:


La fachada es simétrica hasta el momento en que alcanza el nivel situado en
torno a la puerta- ventana de la planta principal. Esta puerta da acceso a un
balcón y está flanqueada por dos miradores. En la fachada se pueden encontrar
los materiales favoritos de Horta: el vidrio, el hierro y la piedra natural.
Dentro, una primera escalera, provista de una barandilla en metal dorado,
conduce desde la planta baja a la planta principal donde se encuentran los
espacios de recepción (salones en la fachada
delantera y comedor en la trasera). Estos
espacios están separados unos de otros por
mamparas esmaltadas que pueden abrirse
para crear un enorme espacio continuo en casi
toda la superficie de la casa. Esta escalera está
culminada por una impresionante vidriera cuya
curvatura garantiza también una distribución
óptima del aire caliente proporcionado por las bocas de calefacción situadas al
pie de la escalera. Bajo esta vidriera, una segunda escalera, permite alcanzar
los pisos superiores, donde se encuentran las habitaciones y salas de baño.
Escalera imperial.
CASA BARÓN VAN EETVELDE, BRUSELAS, 1895:
El arquitecto se revela especialmente innovador en los espacios interiores
organizados en torno a una vidriera que baña de una suave claridad las
zonas de recepción de un refinamiento extremo. En origen, el suelo del
vestíbulo situado bajo esta vidriera llevaba incluso losas esmaltadas que

4
mejoraban la iluminación de los rincones. Dentro del edificio, Horta creó espacios flexibles por medio de
divisiones correderas.
Escalera como elemento protagonista.

CASA AUBECQ, BRUSELAS, 1900


la fachada curva de este edificio adosado presenta una estructura bastante inusual: ya no se compone de
vigas metálicas como antes, sino de piedra azul de Valonia inteligentemente dispuesta por granito gris y
rojo. Materiales sólidos, resistentes a los cambios provocados por el tiempo y que exigen gran artesanía a
los escultores que tuvieron que abordar la complejidad de las
decoraciones y molduras para ser talladas en las piedras. El resultado
fue un completo éxito: barroco, escultórico y expresionista, la fachada
proclama su fuerza estética alta y clara.
Escalera coronada por una cúpula translúcida.

CASA DEL PUEBLO, BRUSELAS, 1896-99:


Edificio de la Sociedad Cooperativa Obrera de Bruselas, la forma del edificio estaba determinada por la
forma del terreno. Disponía de una estructura metálica.
Se trata de un edificio ya demolido en los años 60. Es un edificio algo diferente a lo que hemos visto sobre
este arquitecto → gran uso del vidrio (muro cortina en casi toda la fachada). El interior se decanta más
por el uso de la línea geométrica, quizá por el carácter funcional del edificio.

1900-02, SAINT-CYR HOUSE, BRUSELAS, GUSTAVE


STRAUVEN:
La fachada, que tiene solamente cuatro metros de
ancho, está ricamente ornamentada en hierro forjado finamente trabajado formando
un conjunto de líneas, curvas y figuras geométricas. Cada balcón tiene una balaustrada
de motivos diferentes. La verja de hierro forjado que cierra el jardín es una
reminiscencia de una tracería vegetal. Los elementos decorativos de las ventanas (que

5
ocupan una gran superficie), así como los de la piedra blanca esculpida, responden a los dibujos del hierro
forjado.
La loggia de la cuarta planta consta de una armadura metálica plegada en arco de círculo que soporta la
estructura.

Henry Van de Velde (1863-1957)


Más que su arquitectura lo que hay que desatacar es el mobiliario, en la decoración de interiores y en los
diseños ornamentales. Su estilo se basa en la construcción estructural.
CASA BLOEMENWERF EN UCCLE, BÉLGICA. 1895 – 1896:
Diseño toda su casa, inclusive el vestuario que se debía llevar en el interior de la casa. Se aprecia el uso
fluido de los cerramientos y divisiones espaciales, y la organización asimétrica y articulada del
espacio. Una variedad de técnicas constructivas a la vista converge en la conformación de la casa.
Al no conseguir muebles que respetarán el estilo arquitectónico, crea los
muebles que lo convertirán en un icono del diseño, unificando las artes
aplicadas con las bellas artes.

El modernismo francés: la obra de Hector Guimard


Arquitecto francés principal representante del Art Nouveau en su país. La influencia del belga Víctor
Horta se aprecia en su primer y más conseguido edificio, el Castel Beránger en París (1898).
HOTEL JASSEDE, PARIS, 1893:
Hector Guimard rechaza cualquier simetría clásica tanto para el
techo como para las fachadas. El arquitecto es desde el
Renacimiento, el primer fabricante en asociar la piedra con la
cerámica como es también el caso de la piedra de molino en Castel
Béranger.
Uso de ladrillos, piedras de molino, yeso, terracota y gres
esmaltado, fabricados por Muller, según los dibujos de Guimard

ECOLE DU SACRE-COEUR, PARIS, 1895

6
El edificio exhibe las características habituales de la mayoría de las escuelas primarias francesas: las
bandas de ladrillo amarillo o piedra salpicadas por grandes paneles de ventanas, a menudo rematadas
por dinteles de ladrillo rojo de poca profundidad, como en el nivel superior.
Sin embargo, la característica clave de la estructura es a
nivel del suelo, donde Guimard ha usado pares de
columnas de hierro inclinadas dispuestas en forma de V
(que se ve aquí) para elevar todo el espacio del salón de
clases un piso arriba. El esquema se toma directamente
de un diseño de Eugene-Emmanuel Viollet-le-duc para
una escuela de este tipo, para demostrar las
posibilidades de la tecnología estructural de hierro
CASTEL BÉRAGER, PARÍS, 1895-98
Este edificio, levantado en una parcela del número 14 de la Calle La Fontaine de Paris, cuenta con tres
bloques dispuestos alrededor de un patio interior. Tal y como ya se apreciaba en muchos edificios de la
época, el Castel Béranger destaca por esa “fantasía” en sus fachadas, donde la presencia de diferentes
volúmenes y la aplicación de distintos materiales rompen con el clasicismo y transmiten un conjunto de
nuevos valores. De esta obra arquitectónica también destacan especialmente los detalles decorativos de
la fachada y las cancelas de hierro forjado con motivos florales y vegetales. Asimismo, cuenta con
diversas figuras alrededor de los exteriores y de los balcones, que nos podrían recordar a parientes
lejanos de la Edad Media, como un diablo, un hipocampo o unas máscaras.
Le Castel Béranguer deja ver parte de esa influencia respecto a las obras de Victor Horta y es considerado
una de las construcciones más representativas del Art Nouveau parisino
El modernismo se manifiesta en los detalles, en las rejas, en el vestíbulo, concebido como un gran
armazón en forma de jaula, totalmente metálico.

CASTEL HENRIETTE, PARIS, 1899


La conexión con la naturaleza enfatizada por el Art Nouveau se vuelve
más explícita en estas casas, que aparecen en algunos casos como
pequeñas aldeas que pueden ser talladas en formaciones rocosas en
lugar de construirse, o ensambladas de manera sencilla con cualquier
material disponible.

Salle Humbert de Romans, París, 1898-1901:

7
El lujoso edificio fue un recorrido por la fuerza de los poderes creativos de Guimard, con arabescos
sinuosos que cubren las superficies y estructuras, creando un sentido continuo de movimiento y
animación para el visitante. El corazón de la estructura era la sala de conciertos octogonal, con una
estructura de techo abovedado de hierro y abundantes paneles de caoba, acentuados por un vidrio de
color amarillo y naranja, cuyo efecto en la modulación de la luz natural interior debe haber sido
espectacular. El auditorio, enfocado alrededor de un escenario hexagonal con espacio para 100 músicos y
120 coristas, contenía un órgano masivo. Podrían acomodar a una audiencia de 1150 personas, una de las
dos únicas sedes en París para acomodar a tantos espectadores, en sillas diseñadas por Guimard con un
marco de hierro retorcido producido en serie, todo pintado de verde con lujosos cojines bordados con el
símbolo "HR". Guimard incluso consultó al famoso compositor Camille Saint-Saens sobre el diseño de la
sala, produciendo magníficos efectos acústicos.

ACCESOS AL METRO DE PARÍS, 1900-1904:


Guimard creó tres tipos de entradas estándar: cubiertas, toldos de trípode y abiertos al cielo, que utilizan
las formas vegetales orgánicas retorcidas y típicas del Art Nouveau. Guimard incluso inventó la tipografía
utilizada para los signos de porcelana amarilla colgados entre las lámparas, una tipografía que ahora se
conoce como Métropolitain.

HOTEL NOZAL, PARÍS, 1904-06

8
El modernismo catalán. La obra de Antonio Gaudí y Domenech i Montaner.
El modernismo catalán surgió a finales del siglo XIX cuando Barcelona experimenta un increíble
desarrollo industrial que impacta en la urbanística y en la arquitectura. A partir de la Exposición Universal
de 1888, y la revolución industrial logró formar una burguesía catalana que primaba lo puramente catalán
y moderna. El hierro, el concreto se volvieron económicos por la producción masiva.
El modernismo formará un movimiento ecléctico que buscará recuperar la cultura catalana y modernizar
Cataluña, que más tarde consigue de la mano de los maestros Lluís Domènech i Montaner, Puig i
Cadafalch y Antoni Gaudí. Si bien se plasmó en todas las artes, el modernismo catalán se expresó
principalmente en la arquitectura.
La arquitectura modernista catalana quiso renovar los estilos históricos del romanticismo. Para ello
utilizó nuevas técnicas y materiales como el hierro, el cristal. Se inspiró en la naturaleza y buscó crear
formas decorativas abstractas que recuerdan el movimiento del agua.

Antonio Gaudí
El modernismo en Cataluña se nutrió de la "Renaixença", sentimiento nacionalista que reivindicó la
cultura y la política buscando referentes históricos en la gloriosa Edad Media. Extrajo los elementos
tradicionales catalanes y recuperó el gótico como símbolo de su identidad.
Gaudí partió de un medio artístico local unido a las características del modernismo y del Art Nouveau e
intentó superar estas tendencias y alcanzar un lenguaje propio.
Sus obras iniciales se apoyaron en la hibridación y reinterpretación de estilos históricos, sobre todo de los
medievales gótico y mudéjar. Influenciaron notablemente en el artista el libro de Violet Le Duc sobre la
arquitectura francesa de los siglos XI al XVI y los escritos teóricos de Ruskin, quien predicó en 1853 que el
ornamento era el origen de la arquitectura, despertando el gusto por las formas caprichosas y por los
juegos ornamentales que darían origen al Art Nouveau.
Una de las constantes de su obra es el amor a la Naturaleza. En las formas vivas, vegetales o animales,
encontró una fuente de inspiración, que quedará reflejada en el uso de piedras
de construcción curvas y formas orgánicas.
CASA VICENS, BARCELONA, 1883-1888:
Corresponde, por tanto, al primer período de su carrera, caracterizado por la
utilización de un lenguaje arquitectónico de gran simplicidad constructiva, en
el que prima la línea recta sobre la línea curva.

EL CAPRICHO, COMILLAS, 1899:


A diferencia de la mayoría de sus creaciones, localizadas en Cataluña, esta se encuentra en Comillas, en
Cantabria. Llamada realmente Villa Quijano, se conoce como "El Capricho" por tratarse de un encargo del
concuñado del Marqués de Comillas, que deseaba una residencia de
verano de tipo oriental. Este proyecto lo realizó en paralelo al de la Casa
Vicens.
Esta obra corresponde a una época en la obra de Gaudí en que la
influencia árabe está muy presente, al igual que la Casa Vicens y la Finca
Güell

9
ENCARGO SAGRADA FAMILIA, 1885:
El proyecto de Gaudí consiste en una iglesia de grandes dimensiones con el objetivo final de ser una
explicación catequética de las enseñanzas de los Evangelios y de la Iglesia.
Esta iglesia está construida en una planta de cruz latina, a partir de la cual se forman cinco naves. Sobre el
punto de cruce de la planta, se encuentra un ábside semicircular que corona el espacio.
Está pensado para destacar tres fachadas fundamentales: la fachada de la Natividad, la fachada de la
Pasión y la fachada de la Gloria, todas ellas concebidas como grandes libros de piedra que relatan la
llamada "historia de la salvación".
Además, Gaudí proyectó la construcción de 18 torres. La más alta representará a Jesucristo, mientras que
las demás representarán a los apóstoles, los evangelistas y la Virgen María. El monumento alcanzará así
una altura máxima de 172,5 metros.
El aspecto orgánico de las fachadas y del interior del templo deriva de la observación de la geometría de
la naturaleza. No es de extrañar que las columnas asemejen troncos de árboles irregulares, ramajes,
caracoles y muchos elementos más.
Se distinguen como su principal aporte constructivo la utilización de estructuras hiperboloides,
paraboloides, helicoides, conoides y elipsoides.

PALACIO GÜELL, 1886-1888:


Esta obra pertenece a la etapa orientalista de Gaudí (1883-1888), en la que el arquitecto realizó una serie
de obras de tinte oriental con influencia también del arte mudéjar. Para este proyecto contó con la
colaboración de Francesc Berenguer, uno de sus más fieles ayudante.
El interior contiene muchas reminiscencias del Gótico-venecianas. Los arcos que utiliza Gaudí, mediante
fórmulas matemáticas generaban una impresión irregular

10
COLEGIO DE LAS TERESIANAS, 1888-1889:
Gaudí concibió el colegio como un original castillo neogótico, con una fachada que combina el
empedrado y el ladrillo con un notable resultado estético. En la fachada también están presentes los
tradicionales arcos parabólicos, concretamente en las ventanas y en el porche de acceso, este último
cerrado con una elegante reja de forja.
El resultado del interior fue sorprendente, especialmente los pasillos y el vestíbulo principal de la planta
baja. Con los arcos, Gaudí consiguió una calidad espacial notable que, evidentemente, no existía en el
proyecto inicial.
La ornamentación, en este sentido, está presente de forma mínima, austera y funcional, haciéndolo con
normalidad en los elementos estructurales y cierres. Aquí, Gaudí también se avanza algunos años al
pensamiento de un maestro del movimiento moderno, Ludwig Mies van der Rohe. Menos es más.

PALACIO DE ASTORGA, 1889-1915:


Se engloba dentro de su periodo neogótico; un estilo, según el arquitecto, imperfecto y a medio resolver,
que necesitaba de la aplicación de la geometría reglada. Actualmente es el Museo de los Caminos.

BODEGAS GÜELL, 1895:


El conjunto se situó en la finca La Cuadra en Garraf (Sitges), propiedad del conde Güell, amigo y mecenas
del arquitecto desde la Exposición Universal de París de 1878, en la que se conocieron. Güell producía allí
un vino con denominación de origen que no obtuvo éxito y dejó de fabricarse en 1936. La construcción
alberga actualmente un restaurante.

11
CASA CALVET, 1898-1899:
Algunos consideran esta edificación como la más conservadora de Gaudí, al encontrarse dominada por la
simetría, el equilibrio y el orden, características nada comunes en su obra. Según ellos, la explicación está
en que Gaudí tuvo que encajar el edificio entre otros más viejos ya existentes y además, se trataba de un
barrio elegante.

CASA MIRALLES, 1900-1902:


El proyecto que se le encargó a Gaudí consistía solamente en la realización del muro de cierre y del portal
de entrada de la Finca Miralles.
Una de las peculiaridades del muro de cierre es que es ondulado en su paramento, es decir, podemos ver
que la parte inferior del muro es más ancha que la parte superior. El muro se hizo con mampostería y para
realizar la ondulación sinusoidal de la albardilla se utilizaron ladrillos cerámicos y restos de tejas árabes
unidas con mortero de cal.

PARQUE GÜELL, 1900-1914:


Las notables dimensiones del conjunto y la gran pendiente aconsejaban plantear diferentes accesos. El
principal se situó en la parte baja de la finca, con fachada anexa a la calle de Larrard, una calle urbanizada
por donde se llegaba tradicionalmente a la finca del marqués.

12
En este lugar Gaudí proyectó con su estilo personal los dos magníficos pabellones de la portería y una
gran escalinata ajardinada y muy ornamentada, que llevaba al visitante a una gran porticada, la Sala
Hipóstila, pensada para instalar un mercado dentro.
Sobre este espacio cubierto se construiría la gran explanada, un auténtico mirador sobre la ciudad
delimitado y bordeado en todo su perímetro por el banco de perfil ondulado, hecho con piezas
prefabricadas de hormigón revestidas con trencadís cerámico. El mirador disponía de un pequeño
anfiteatro para poder disfrutar de las representaciones que se programasen.

CASA BATLLÓ, 1904-1906:


Se trata de la remodelación de un edificio previamente existente y refleja la plenitud artística de Gaudí.
Corresponde a su etapa naturalista, periodo en que el arquitecto perfecciona su estilo personal,
inspirándose en las formas orgánicas de la naturaleza, y teniendo como base sus análisis en geometría
reglada.
El vestíbulo es un espacio de límites irregulares e indefinidos que envuelve, caracterizado por la
penumbra que da la única luz indirecta cenital. Presidido por una imponente escalera de madera de roble,
decorada en la terminación visible de los peldaños hacia el centro con una secuencia de láminas de
madera torneada de formas irregulares, que bien podrían asemejarse a una espina dorsal; cuya barandilla
se desliza sinuosamente y parece suspendida en el aire. Los colores y el magistral uso de la luz
controlada, que entra únicamente a través de unas pequeñas claraboyas, las pinturas de las paredes que
recuerdan a la piel de algún animal conforman el conjunto en el que se aprecian las cualidades de un
animal en reposo, del que, a pesar de su quietud, podemos intuir la capacidad de movimiento.

13
vs
CASA MILÁ O LA PEDRERA, 1906-1910:
De formas orgánicas, la Casa Milà evoca sin lugar a duda la naturaleza, lo que se traduce en el empleo de
formas geométricas regladas como son el paraboloide hiperbólico, el hiperboloide, el helicoide y el
conoide.
Se compone de dos bloques de apartamentos, cada uno con su propia entrada, estructurados en torno a
dos grandes patios interconectados con rampas que conducen al garaje para vehículos.
La fachada de La Pedrera no es un elemento estructural: en lugar de cumplir la función tradicional de
muro de carga, es un muro cortina. Los bloques de piedra (que suman más de 6,000) están conectados a
la estructura por componentes de metal, haciendo así posibles las grandes ventanas en la fachada.
Una de las soluciones más ingeniosas de Gaudí es el sistema estructural de pilares de piedra, ladrillo o
hierro que, al eliminar la necesidad de muros de carga, le permitió distribuir libremente el espacio interior
de los pisos de los apartamentos.
La distribución de un suelo típico destaca por su geometría irregular y su organización interna bien
definida, destinada a aprovechar al máximo la fachada principal orientada hacia el sur.
El techo de Casa Mila (La Pedrera) no solo sella el edificio contra los elementos, sino que también revela
tres de las preocupaciones de Gaudí: el aislamiento, la iluminación y la ventilación.
En la azotea, encontramos orden, belleza y una tremenda funcionalidad en las características
construidas: escaleras, torres de ventilación y chimeneas.

Lluís Domènech i Montaner


Como arquitecto Domènech realizó edificios en los que se combina una racionalidad estructural con
elementos ornamentales extraordinarios, inspirados en las corrientes arquitectónicas hispano-árabes y
en las líneas curvas propias del modernismo.
Contrariamente a otros arquitectos del modernismo, Domènech tendió con el paso del tiempo a realizar
edificios más ligeros, eliminando material en las estructuras, pero manteniendo la ornamentación como
elemento de primer orden.

14
PALAU DE LA MÚSICA DE BARCELONA, 1908:
El edificio modernista se articula alrededor de una estructura central metálica recubierta de vidrio, que al
recibir la luz natural convierte el edificio más significativo de la obra de Domènech i Montaner en mágica
una caja de música donde se combinan todas las artes aplicadas: escultura, mosaico, vitral y forja. Para
poder disfrutar de esta obra maestra, el Palau de la Música Catalana ofrece las visitas guiadas, una cita
ineludible por conocer todos los rincones de esta joya modernista

A4

15

También podría gustarte