Está en la página 1de 1

Gestion de Conflicto

debemos plantear alternativas de paz y utilizar como instrumento en la regulación de los conflictos un planteamiento ético de responsabilidad, predicar con el ejemplo con una agenda concreta de compromisos entre todos los
individuos y fuerzas sociales, desterrar los comportamientos corruptos, resolver los conflictos de intereses mediante el diálogo, la negociación, y dar prioridad a los problemas sociales. Por ello, habría que acabar con la
impunidad de las autoridades públicas y de todos los poderes fácticos

4. Hacia una tipología de conflictos

existen diversas clasificaciones de los conflictos basadas en aspectos distintos (recursos utilizados, partes que intervienen, nivel de conflictividad, etc.), una de las tipologías más utilizadas para clasificar los conflictos suele señalar las partes que intervienen en el mismo
(Kriesberg, 1999: 413-425):

Conflictos entre personas. Los conflictos entre individuos, interpersonales son universales, ya sean interpersonales, en el seno familiar o dentro de una comunidad, aunque cada parte puede sentirse a sí misma o ser apreciada por la otra parte como representante de algún
grupo.
Conflictos entre instituciones. En estos conflictos las partes son entidades como partidos políticos, corporaciones, sindicatos, iglesias o gobiernos, en las que existen unos directivos que representan a todos los miembros en las relaciones externas y tienen autoridad para alcanzar compromisos
en nombre de la institución.

Conflictos entre grupos comunales. Las partes son grupos que interactúan entre sí y computen una identidad común cuyos miembros tienen intereses comunes como colectividad. A veces sus límites son ambiguos y su estructura es difusa. En general, sus intereses son de tipo
territorial, étnico, de pertenencia a una clase, de creencias, de lenguaje, de tipo religioso, de liberación nacional, etc. Suelen ser conflictos a gran escala y muy destructivos.

Variable de conflictos

En general, cada modelo incluye un conjunto de variables que determinan los conflictos, pero usualmente solamente tienen validez en algunos tipos de conflicto. Algunos autores han intentado elaborar un modelo de propósito general que abar que todos los conflictos,
desde el nivel micro hasta el nivel macro, pasando por los niveles meso y mego, desde los conflictos geopolíticos hasta los conflictos familiares e individuales. Sin embargo, estas propuestas no parecen ser demasiado viables por distintas causas:

a)La variedad de tipos de conflictos es tan amplia que cualquier teoría que modelice todos los conflictos deberá tener, si existe, una complejidad mayor.
b)Las teorías existentes se basan en una cantidad muy grande de variables y factores que constituyen la base de las mismas, alcanzando un nivel de complejidad suficiente. Además, la aceptación o no de las variables o factores de cada modelo están lejos de
poseer un consenso general, lo que constituye un inconveniente importante para estos modelos que aspiran a una «teoría unificada de conflictos».
c)La variedad en los distintos tipos de conflictos está sufriendo constantes cambios. La transformación de las sociedades humanas con el transcurso del tiempo modifica tipos de conflictos, haciendo que surjan nuevos y que otros desaparezcan o se conviertan en
algo anecdóticos. Este hecho exige que una posible teoría unificada de conflictos deba estar modificándose constantemente y, posiblemente, desechándose y siendo sustituida por nuevos modelos para adaptarse.
d)Por último, la amplia variedad de conflictos existentes en la sociedad actual exige que exista una especialización basada en el tipo de conflicto de que se trate. El análisis, la predicción de posibles desenlace, la evaluación de las estrategias y acciones de cada
una de las partes, entre otras, exigen la utilización de modelos muy específicos que se ajusten lo mejor posible al conflicto.

En otras clasificaciones, «la cooperación supone una comprensión comunicativa en torno a preferencias susceptibles de conexión mutua, que no son necesariamente concordantes» (Axelrod y Keohane, 1985: 226). En los sistemas complejos no pretenden su procesamiento
continuado en la forma de una transformación temporalizada en otras contradicciones.

De esta forma, Robert Axelrod plantea la temática sobre la cooperación social con una lógica del análisis de la conducta individual que persiguen sus propios intereses de acuerdo a un tipo de acción coste-beneficio. listo es el «dilema del pri sionero,
`prisoner's dilemmti» donde existen dos jugadores, que pueden optar por una entre dos alternativas: cooperar o no hacerlo. El dilema está en que si ninguno coopera ambos saldrán peor librados que si hubiesen cooperado (Axelrod, 1986: 19).2

El dilema del prisionero caracteriza una interacción en la que la acción egoísta de ambas partes conduce a un resultado no deseado por ninguno. Una acción no cooperativa conduce a multados no deseados por ninguno. Una acción cooperativa conduce a resultados más
deseables para ambos. Una combinación de acción egoísta y cooperativa por parte de los dos participantes conduce incluso a un resultado más deseable para la parte egoísta y a un resultado no deseable para el otro. Situaciones COMO la contaminación ambiental, la carrera
de armamentismo, las negociaciones legislativas, se asemejan al dilema del prisionero.

La dinámica de estructuración de las sociedades desarrolladas se articula en tomo a (Beriain, 1996: 139):

a)El disenso y el con, licto, entre los diferentes subsistemas sociales -económicos, políticos, culturales, ciencia, sanidad, educación, religión, ejército, tecnología, etc.- que pugnan por un «pedazo» del presupuesto.
b)El consenso y la cooperación que se producen con arreglo a una concepción holística de la sociedad, de una identidad colectiva racionalmente constituida donde existen diferencias múltiples. «La comunicación oscila entre el conflicto y la cooperación, no
existiendo una garantía hacia el consenso, ya que éste debe hacer frente a 'crecientes cuellos de botella originados por las expectativas originadas en el litigio» (Elster, 1989).
Estos dos planteamientos nos llevan a realizar de forma sucinta otra dasificación de conflictos, siguiendo a Beriain (1996: 139-140):
2
El «dilema del prisionero» fue desarrollado originalmente por Me. M. Flood y Melvin Dresher en la Corporación RAND (Research And Development), siendo formalizado poco después por Albert W.Tucker, con la frase sobre las recompensas penitenciarias y le dio el nombre del «dilema del prisionero».

' Axelmd afirma que la estrategia del «tit for tat, 'Donde las dan, las toman . » —comenzar cooperando en el primer encuentro y luego imitar fielmente la respuesta del otro— suele ganara toda estrategia más egoísta. El tiempo orienta hacia la modalidad «toma y daca».

Primero, el conflicto reaparece como una escisión de la identidad del «yo» ante la identificación con un pluralismo de identidades colectivas como la identidad construida en torno a los orígenes étnico, la identidad construida en torno a la igualdad cultural de los seres
humanos, y la identidad construida en torno a los derechos individuales y civiles de igualdad y a los procedimientos de legislación democrática de la autoridad a través del ciudadano. –

Segundo, el conflicto se manifiesta en. Estado-nación y entre nacionalidad, entre una configuración dominante de la comunidad societal, en términos de Talcott Parsons, que se articula como Estad, disponiendo el uso de la violencia legítima dentro del territorio
dado, frente a comunidades societales que no están organizadas políticamente como Estado-nación y que coexisten den. del Estado-nación de una forma ambivalente, unas veces, viendo reco nocida su identidad sociocultural por el Estado-nación, otra, en oposición a
la autoridad cultural de base vehiculada por la violencia de Estado.

Tercer, el conflicto se manifiesta entre el Demos y Tennos, a nivel político en el que el pueblo aparece como portador de los derechos políticos de ciudadanía y entre el nivel pre-político en el que el pueblo aparece como el portador de la unidad étnica, cultural y socio-
económica.

Cuarto, se producen conflictos entre comunidades simbólicas por motivos religiosos -cristianos y musulmanes hoy-, por motivos ideológicos -andabortistas, nacionalistas xenófobos e inmigrantes, etc.-.

- Quinto, el conflicto entre civilizaciones -como entidades culturales- representa una fase de la evolución del mundo moderno. Gran parte de los conflictos se desarrollan hoy a lo largo de lineas culturales -no económicas, ni políticas-, que separan una
civilización de otra; la occidental, la confuciana china, la japonesa, la islámica, la hindú, la eslavo-ortodoxa, la latinoameri cana y la africana (Huntington, 1993: 25 y ss). Hay que tener presente, que en los conflictos ideológicos la cuestión dave es: ,cle
qué lado estás?, en los conflictos entre civilizaciones la cuestión es: ¿qué eres tú?

A modo de conclusiones

Destacamos las siguientes conclusiones finales:

Primero, el origen de los conflictos necesita ser abordado fundamentalmente a partir de una adecuada comprensión de la conducta humana. Aunque existe una amplia variedad de conflictos que además, se producen en muy diver sas situaciones y
nivele, los aspectos comunes pueden establecerse como: intencionalidad de una o de ambas partes y la existencia de competición y de posiciones opuestas. Estos rasgos se producen en distinto grado, lo que permite considerar cada conflicto como algo específico
y no generalizable. Segundo, de aquí que el elemento básico asociado a los conflictos sea el po der que dispone cada parte y es utilizado como estrategia para conseguir los objetivos que dicha parte considera legítimos. En esta situación es necesario
evaluar el poder y los recursos disponibles de cada parte en el conflicto, aunque entendemos el conflicto como un proceso en el que las acciones que lleva a cabo una de las partes están determinadas por las percepciones que posee la otra parte, y
están condicionadas por las acciones y la potencialidad de la otra parte.

Tercero, la utilización del poder y los recursos de las partes determina la evolución del conflicto mediante acciones que suben y bajan y que se que se llevan a cabo para conseguir objetivos concretos y/o mejores posiciones en el momento de
alcanzar un proceso de negociación, mediación, arbitraje, entre otros, del conflicto. Las acciones que se llevan a cabo y la intensidad de las mismas permiten predecir en gran medida la actitud de cada parte en el conflicto. En este sentido, una
vez que el conflicto ha llegado a un impasse por el motivo que sea (cansancio, extensión en el tiempo, agotamiento de recursos, creer que se dispone de una buena posición, etc.) es cuando se puede comenzar un proceso de resolución o transformación
pacifica del conflicto mediante alguno de los métodos ~adores (negociación entre partes, mediación de un tercero, recurso a los tribunales judiciales, arbitraje) que se establezcan o que sean utilizados por tradición.

Cuarto, la Teoría de conflictos se sostiene hoy día especialmente desde una base sociológica, que va: individual-social; pasado-presente; sincrónico-diacrónico, micro-macro, inclusión-exclusión, es decir, los dualismos. Igualmente, la inclusión de la
dimensión cultural en los Estudios para la paz desarrolla enormemente dicho campo de estudio al llevarnos a una Antropología del conflicto o una Antropología de la Neutralidad, lo que nos anima

Ypor tí/timo, estos resultados explican la dificultad de llevara cabo el diseño y desarrollo de una teoría que permita explicar todos los conflictos. En los casos en que se ha intentado, la gran cantidad de factores y variables que intervie nen en el modelo no
ha suscitado el apoyo unánime de los investigadores, y en este capítulo queremos expresara la dificultad de una Teoría General de Conflictos unificada que explique todos los conflictos. Es más factible desarrollar modelos teóricos a menor escala que
estén diseñados para modelizar un tipo micro o mes, cada uno de ellos, un tipo específico de conflicto al que se ajuste lo mejor posible, lo que quizá permita posteriormente unificar algunos modelos simples en otros más sofisticados y complejos.
Este hecho abre un amplio campo de investigación en los Estudios del futuro (prospectiva). La oposición de un desarrollo de teorías y de aspectos prácticos es importaante para el desarrollo de una amplia gama de la regulación, gestión, transformación y
neutralización en los conflictos y en los mecanismos de su pacificación.

También podría gustarte