Está en la página 1de 35
Microrelatos
 primera
 semana:
 “Se
 miraban 
 detenidamente…”

Microrelatos
 primera
 semana:

“Se
 miraban 
 detenidamente…”

A
 con7nuación 
 se
 incluyen 
 los
 textos
 par7cipantes
 del
 c o n c u
A
 con7nuación 
 se
 incluyen 
 los
 textos
 par7cipantes
 del

c o n c u r s o
 d e
 m i c r o re l a t o s
 d e
 L o s
 B u c b u c ,

correspondientes
a
la
 primera
 semana
del
 concurso.



Carmen
Cano:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
mientras
 yo
 trataba
de

Carmen
Cano:

Se
 miraban 
 detenidamente,
mientras
 yo
 trataba
de
 hacerme
invisible.
Era
la
mesa
 más
 tensa
 que 
me
había 
 tocado
 atender.

Con
 cuidado 
 serví
los
 platos
de
pasta
y
 pollo ;
ni 
me
atreví
a
 preguntar
 si 
 querían 
 algo
 más.
Ella
 tamborileaba
los
 dedos 
en
la

mesa,
haciendo 
sonar
 sus 
 pulseras ;
no
 sería
la
 primera
en
 hablar.
 Él 
 revisó
 su 
 teléfono
 una 
 vez
 más
antes
de
empezar.

‐Es
 que 
 siempre
 estás
tan
calmada,
nunca
 sé
lo
 que 
 estás
 pensando,
no
 en7endes 
 que
vuelo 
del
 plato,
la
 dispersión 
de
la
pasta
y
 sus 
 tacones
 azules

…
 Desde
la
 ventana
de
la
 cocina
vi
el

alejándose . 

Marilinda
Guerrero:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
esperando
 su 
 reacción.
No
se
 inmutó .

Marilinda
Guerrero:

Se
 miraban 
 detenidamente,
esperando
 su 
 reacción.
No
se
 inmutó .
 Uno,
inhaló 
con
todas 
 sus 
 fuerzas
el
 aire
de
la
 habitación 

con
la
intención
de
 arrebatarle
 hasta
 ese
 derecho
 por 
 naturaleza.
 Escupió 
al
 suelo .

‐
 Malditos .
Se
 creen
 mejores
 que 
 yo.
 Sus 
 vidas 
 vacías
 las 
 llenan

con
estos
 actos
 y
no
me
 dejaré
 vencer
 por 
 estos
 imbéciles .
No

mantendré
 más
a
 estos
 parásitos
de
la
 sociedad.

Venimos
 por 
el
 impuesto.
 Repi7eron
 esos 
 niños ,
comparados
con
él ,
toda
 una 
 vida 
de
 trabajo 
 honrado .

 Jaló 
de
la
 gaveta
la

pistola
 y
 cual 
 cazador,
mató
a
 sus 
 presas.
No
 tembló.
 Nadie
 preguntó. 

Leslye
 Tánchez:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
la
 gata
 y
la
 serpiente
en
el
Cerro
Alux
Leslye
 Tánchez:

Se
 miraban 
 detenidamente,
la
 gata
 y
la
 serpiente
en
el
Cerro
Alux ,
un
 movimiento
en
 falso
 y
 todo 
se
acabó,
la
 serpiente
 saca
la

lengua 
 y
le
 brillan 
 las 
 esmeraldas
de
 sus 
 ojos .
La
 gata
 7ene
el
 lomo 
 encrespado 
 y
 su 
 respiración 
 es
 lenta,
podrían 
 pasar 
 horas

antes
de
darse
 por 
 vencidas.
En
la
 cueva
 debajo 
del
 árbol 
se
escucha 
un
 risa 
 insistente,
sale
un
 Alux 
 alisándose 
los
 bigotes

blancos ,
en
medio 
de
la
 gata
 y
la
 serpiente
 agita
 las 
 manos 
 y
les
 lanza 
un
 hechizo .
 Quién 
 sabe 
 qué 
les
 dijo 
lo
 cierto
del
 caso
 es

que 
 ambas 
 siguen 
 vivas.

( Finalista). 

Mónica
Caballeros:
 Se
 miraban 
 detenidamente
sin
 parpadear,
por 
 alguna 
 razón

Mónica
Caballeros:

Se
 miraban 
 detenidamente
sin
 parpadear,
por 
 alguna 
 razón
 reconocía
el
 brillo 
de
 sus 
 ojos 
 como
 si 
 algo
 mágico
 fuera
a
 ocurrir,

esa
 sonrisa 
 que 
 iluminaba ,
la
 trenza
 despeinada ,
su 
 curiosidad 
no
la
 detuvo
a
 seguir
el

contorno
de
mi
 rostro,
fue 
en
 ese

segundo 
 que 
 descubrí 
 que 
se
trataba
de
Mi

Si,
Mi

niña 
 interna,
que 
en
 algún 
 lugar
 por 
 causa
del
 des7no 
la
 había 
 olvidado,

pero
 su 
 mirada
 penetrante
 casi
 cortante
me
hizo 
 recordar
 que
explorar,
aprender
 y
 soñar 
en
el
 recreo


en
mi
interior
allí 
 estaba
 ella 
tan
sincera,
lista
 para
 diver7rse,

más
largo,
la
vida !
Esto
he
de
 recordar. 

Douglas
Geovanni
 Rodas:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
como
 si 
 fuera
 una 
 bienvenida
en

Douglas
Geovanni
 Rodas:

Se
 miraban 
 detenidamente,
como
 si 
 fuera
 una 
 bienvenida
en
 lugar
de
la
 despedida 
 que 
entre
ellos 
se
desarrollaba.
 Él 
 derramó

una 
 lágrima ,
ella 
no
se
 conmovió,
eso
lo
 destrozó
 y
 sólo 
 pudo 
 decir
"adiós ",
ella 
no
 pronunció 
 palabra ,
sólo 
se
largó.
 Pobre

hombre,
camina
solo
 por 
la
 calle,
pobre 
hombre,
a
decir
 verdad,
soy
yo.
De
pronto
un
ruido 
me
despierta
en
mi
 habitación ,
lo

he
 soñado 
 todo .
Me
 asomo 
 por
una 


la
 ventana
a
 ver
 que 
 sucede,
y
los
 encuentro
a
 ellos ,
se
miraban 
 detenidamente,
como
 si 
 fuera

bienvenida
en
 lugar
de
la
 despedida 
 que 
entre
ellos 
se
desarrollaba. 

Pipo
 Bagur:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
sin
 pestañar,
sin
 hacer
 movimiento
 alguno,
sabían
Pipo
 Bagur:

Se
 miraban 
 detenidamente,
sin
 pestañar,
sin
 hacer
 movimiento
 alguno,
sabían 
 que 
 hacerlo 
 podría 
 propiciar 
el
 desequilibrio 
 y

derrumbar
lo
 construido
 durante
los
 siglos 
de
los
 siglos.

Una
 vez,
uno 
de
los
 personajes
 intentó
 hacer
 algo
sin
 despegar
la
 mirada,
pero
 eso
 ocasionó 
 muchos 
 problemas
 que 
no
 han 

podido 
 solucionar.
En
 otra
 ocasión 
el
 otro
 personaje
 pestañó
 porque 
 había 
 algo
 molesto
a
 su 
 alrededor,
un
 viento
 pequeño 

que 
 navegaba
 por 
 esos 
 lugares,
y
 destruyó
un
sin
fin
de
 elementos
 mágicos
 nacidos 
 durante
el
 equilibrio .


De
esas
 experiencias,
los
dos
 personajes,
desnudos ,
man7enen 
 las 
 miradas
 detenidamente
 tratando
de
no
 perturbar
 otros

mundos . 

Alberto
Veras:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
desde
 sus 
 puestos
de
 mercado
 y,
cada
 uno 

Alberto
Veras:

Se
 miraban 
 detenidamente,
desde
 sus 
 puestos
de
 mercado
 y,
cada
 uno 
 desde
 su 
 si7o,
imaginaba 
la
 maravillosa
 vida 
 que 
les

esperaba
 juntos.

Ella,
 7erna,
jóven
 y
con
mucha 
 gracia;
él ,
sin
 siquiera 
 parpadear
 comprendía
 que 
era
el
momento
de

acercarse,
"ya
ha
 sido 
mucho
 7empo ",
pensaba ;
ella 
le
 aparta
la
 mirada,
él 
 sigue 
 imaginando.

Ella ,
sonriente
 como
 siempre,
hoy
se
ha
 puesto
 su 
 mejor
 güipil ,
es
la
fiesta
del
mercado,
él 
 mientras
 a7ende 
a
 sus 
 clientes,
en

su 
 mente
 con7núa :
"que 
 chula 
 te
 mirás
 hoy
con7núa 
la
 jornada :
"a
3
las 
 fresas",
"a
5
el
manojo "
y
 mientras
 las 
 horas
 pasan ,
Paula
y
el
 canche
solo
 pueden 
 pensar 
en


Paula",

y
 ella 
 piensa :
"por 
 qué 
no
me
 hablás
canche,
ya
 es
mucho
 7empo "
y

como
 ayer
 y
 desde
 hacía 
 ya
3
años ,
sin
 pronunciar 
 ni 
 una 
sola
 palabra ,
senban 
el
 amor
 mas
 fuerte
 que 
 jamás 
 habían 
 sen7do 

mientras
se
miraban 
 detenidamente
Dulier 
Cruz:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
cada
 uno 
 examinando 
la
 mirada
del

Dulier 
Cruz:

Se
 miraban 
 detenidamente,
cada
 uno 
 examinando 
la
 mirada
del
 otro,
tratando
de
 descubrir 
 qué 
 pensaban ,
qué 
 senban .
 Él ,

colérico,
gritaba,
la
 insultaba 
 y
 escupía .
Ella
 lloraba 
 asustada,
las7mada ,
con
el
orgullo 
 herido ;
reía.
 Ninguno 
 bajaba 
la
 mirada…

¿ Por
 qué 
me
mira
tan
fijamente?
 pensó 
 él 
–
¿ Por
 qué ?
–
 gritó
 mientras
le
 soltaba ,
exasperado,
un
 golpe
en
el
abdomen.
–

Porque
 sé

cuerpo
que 
no
lo
 olvidarás 
–
 murmuró
 ella ,
adivinando 
el
 pensamiento
de
 su 
 atacante.
El
 gélido 
metal
punzante
 perforó
 su 

;
en
un
 instante
 todo 
 acabó.
 Él 
 atormentado
 por 
un
 eterno
dolor
en
el
 corazón
 y
 ella 
con
una 
 sonrisa 
en
el
alma. 

Diana
Morales:
 Se
 miraban 
 detenidamente
en
 medio 
de
los
 bombazos 
de
 aquel
Diana
Morales:

Se
 miraban 
 detenidamente
en
 medio 
de
los
 bombazos 
de
 aquel 
Sarajevo
que 
 caía
 derrotado
 y
 bañaba 
 sus 
 calles
con
piel 
de

niño …Ana
Clara
 sabía 
 que 
a
 par7r
de
la
 úl7ma 
 pregunta
 que 
 hiciera
a
 aquel 
 oficial
,
la
ciudad
era
 ya
un

aroma
de
los
vivos
se
había 
 fugado 
 por 
 cualquier 
 alcantarilla
 que 
 pudiera 
 brindar 
un
 poco
de
 paz .
 Sin7ó
panteón
en
el
 que 
el


el
 gélido 
 recorrido
de

la
 bala 
 que 
 acariciaba
 su 
 bufanda 
 y
 terminó
 por 
 dar 
un
 grito
a
 través
de
 su 
 corazón.

El
 oficial 
 espantado
 miró
 entonces
el

cadáver
de
Ana
Clara
 y
 supo 
 que 
la
 guerra
 había 
 apenas 
 comenzado.
(F
I
N) 

Yoko
Girón:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
el
sol
 alumbraba 
 como
un
 espectador
del

Yoko
Girón:

Se
 miraban 
 detenidamente,
el
sol
 alumbraba 
 como
un
 espectador
del
 momento,
los
 minutos 
 fueron
 suspiros 
 infames
 que 

corrían
sin
 cuartel
 y
 aceleraban
el
fin
del
 encuentro,
‐Ella
se
 agolpó 
 frente
a
 sus 
 labios .
‐ Él 
la
 respiró.

Sin 
 cuartel
la
 memoria
se
hizo 
 colega
de
la
 duda ,
el
vuelo 
era
inevitable;
entre
tanto
 ruido 
se
fugo
un
 te
 quiero
 y
el
tan
ansiado 

nos 
 volveremos
a
 ver
se
coló
entre
las 
 caricias
del
 encuentro
 fugaz
 e
 inocente.


Se
 miraron
 detenidamente…
 y
se
grabaron
 para
 siempre
con
un
 beso 
de
 corta
 duración . 

Linda
Morales:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
sabían 
de
 donde 
 venían,
conocían 
 sus 

Linda
Morales:

Se
 miraban 
 detenidamente,
sabían 
de
 donde 
 venían,
conocían 
 sus 
 nombres ,
compar7eron
la
 misma 
 historia
de
 vida 
no
 muy

dis7nta
a
la
de
 todos
Hoy
tomaron
 caminos


los
 chicos
de
 su 
barrio,
no
muy
 dis7nta
de
 todos 
 aquellos 
 que 
 crecen
en
 las 
 heridas 
de
la
ciudad.


dis7ntos,
bandos 
 contrarios,
aquellas 
 historias
 ya
no
 cuentan,
aquí 
solo
hay
 vencidos 
 y
 vencedores.


No
podían 
 permi7rse
un
 instante
 más
de
 debilidad ,
ya
no
 eran
 niños ,
nada
los
 unía ,
todo
otro
sin
 tener
 muy
 claro
 por 
 qué ,
solo
un
cruel
 juego
de
 malos 
contra
malos 
 y
un


lo
 contrario,
luchaban 
 uno 
contra

arma
 dispuesta
a
 disparar. 

Marliton
HG:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
insinuaban 
 las 
 palabras 
en
 pequeños 
 parpadeos
Marliton
HG:

Se
 miraban 
 detenidamente,
insinuaban 
 las 
 palabras 
en
 pequeños 
 parpadeos ;
tanta
 curiosidad 
 morbosa ,
mucha 
 ternura
 por 

conocer.
Y
 parecían 
 decirse:
La
 vida 
 que 
 leo 
en
 tus 
 ojos 
no
 es
tan
dis7nta
a
la
 mía ,
cada
 día 
 encuentro
 ese
 semblante

desconocido 
 que 
 completa
mi
 rostro;
¡tengo
 miedo !,
y
 si 
 mañana 
no
 te
 encuentro
 esperándome
en
el
 si7o 
de
 siempre,
¿Quién 

podrá 
 rescatarme
del
 olvido ?
¿ Quién 
 podrá 
 decir
 que 
 existo
 cuando 
 amanezca
 cada
 vez
 que 
 vuelvo
del
 sueño 
 y
me
busco
ante

esta
 realidad 
 fiel 
 y
 fría ?
¿ Espejo,
morador
 inmóvil
,
nega7vo
de
la
 vida ,
soy
entonces
el
 narciso 
 neuró7co
de
 cuentos
 pasados ?,

si . 

Demasiado
Color:
 Se
 miraban 
 detenidamente
 y
no
 cabía
 más
en
 ese
 bello 
 instante.

Demasiado
Color:

Se
 miraban 
 detenidamente
 y
no
 cabía
 más
en
 ese
 bello 
 instante.
 Él 
con
su 
 sonrisa 
perfecta,
ella 
con
ansias 
de
 sen7r
 una 
 vez

más
 sus 
 labios 
 junto
a
los
 suyos.
Lo
 que 
 sucedía 
a
 su 
 alrededor
era
impercep7ble
e
 innecesario .
Solo
 importaba
 apreciar
la

belleza
 y
la
 delicadeza
de
 una 
 mirada
 que 
 expresaba
de
 manera
 casi
 su7l ,
un
 amor
de
 esos 
 que 
 hacen 
 que 
el
 7empo 
 pase 
tan

rápido 
 como
un
 rayo
de
 luz .
Ella
 recordó
 entonces
el
primer
hola ,
el
primer
te
 amo,
el
primer
beso ;
y
 trató
de
 interpretar
 esa

nerviosa 
 sonrisa 
del
 amado 
 que 
la
 miraba
 detenidamente. 

María
 Lucía
 LunáHka:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
como
 tratando
de
 reconocerse.
 Clavaban

María
 Lucía
 LunáHka:

Se
 miraban 
 detenidamente,
como
 tratando
de
 reconocerse.
 Clavaban
 su 
 mirada
en
 ese
 punto
 donde 
 las 
 palabras 
 sobran 
 y
los

gestos
 faltan.
 Él 
 examinaba
lentamente
esos 
 rizos
 dorados 
 que 
antes
comparaba
con
amaneceres
 sobre
la
 almohada .
 Ahora
se

plantaban
 frente
a
 él 
con
pequeñas 
 decoloraciones

dolor
 que 
 oprimía 
 su 
 garganta.
Las
 ganas
de
 besarlo
romance
se
escurría
 por 
la
 rendija
que 
 revelaban
 una 
 raíz
 negra.
Ella
 buscaba
la
 frase
 adecuada 
 para
 tragar
el


se
habían 
 esfumado
 para
 darle 
 paso 
a
 las 
 ganas
 locas
de
 salir 
 corriendo.
El


de
la
 puerta
 pero
 ninguno 
 quería 
 decir
la
 úl7ma 
 palabra . 

Se
 miraban 
 detenidamente
 mientras
el
 barco
se
hundía Sergio
Carrascal:
 
en
 mitad
del

Se
 miraban 
 detenidamente
 mientras
el
 barco
se
hundía
Sergio
Carrascal:


en
 mitad
del
 océano .
 Estaban
en
 una 
 pequeña 
 lancha 
de
 salvamento

sin
 mas
 opciones 
 que 
la
de
 observar
 como
los
 remolinos

se
tragaban
el
 gran
 buque 
 mercante.No
 querían 
 verlo,
preferían
verse

mutuamente,olvidar
 aquella 
 tremenda
 explosión,
los

 tripulantes
 corriendo,desapareciendo
al
 igual 
 que 
el
material
que 

volaba 
 por 
los
 aires.
Solo
 fueron
 unos 
 segundos
babor,saltando
 encima 
 y
 dejandola 
 caer
al
mar.

.
 Habían 
 creído 
 que 
 aquella 
 ruta
era
segura.Corrieron
 hacia 
la
 lancha 
de

Una
 enorme
 burbuja 
 acabo
de
 engullir 
al
 barco.
 Dejaron
de
 mirarse
 y
lo

siguieron
al
 fondo 
del
 océano . 

Paola
Rubio:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
sus 
 ojos 
 dibujaban 
un
 desajo ;
sus 
 ojos 

Paola
Rubio:

Se
 miraban 
 detenidamente,
sus 
 ojos 
 dibujaban 
un
 desajo ;
sus 
 ojos 
 dilatados,
sus 
 cuerpos 
 rebosantes
de
 energía,
los
 colores

de
ambos
 pelajes 
 erizos,
incitaban 
a
un
 peligro
 inminente.
Las
colas
se
 agitaban
 nerviosas 
 preparadas
 para
 cualquier 

movimiento
 inesperado .
Se
 deslizaban 
en
 círculos 
 estudiándose ,
buscaban 
 sus 
 puntos
 débiles 
 y
 también
los
 fuertes,

encantados
en
el
 movimiento
 su7l 
de
 sus 
 cuerpos 
 y
la
 mirada
 desafiante,
no
 pudieron 
 adivinar 
 siquiera ,
que 
entre
sus 
 grandes

portes
 y
 sus 
 grandes
 fuerzas,
con
la
suavidad 
 y
 frágil
 sencillez ;
una 
 esponjosa 
 y
 hermosa
 pluma 
 blanca,
rompió
 sus 
 barreras

infranqueables
 y
 las 
 desarmó
con
el
aroma
de
la
paz . 

Luis
Alfredo
Arocha:
 Se
 miraban 
 detenidamente
 y
 ella ,
con
esperanza

Luis
Alfredo
Arocha:

Se
 miraban 
 detenidamente
 y
 ella ,
con
esperanza
 preguntó:
Respóndeme,
cuando 
me
vas
a
venir
a
 traer
 para
 irla 
a
 ver?


No
sé,
un
 día 
de
 estos,
yo
 te
 aviso
 cuando .
 Escúchame ,
la
 deseo
 ver,
se
que 
 está
 enferma,
no
 vaya
ser,
le
quiero
 decir
lo
 bien 

que 
la
 pasábamos 
 junto
a
 ella ,
le
quiero
 decir
 cómo
 nos 
 gustaba
 cuando 
 cocinaba 
 y
me
quiero
 tomar
un
 traguito
con
ella 
 y

verla,
nada
 más.
Y
el
 día 
 llego,
con
una 
 llamada ,
una 
 respuesta
 y
 una 
 desilusión .

Es
 urgente,
te
 recojo
a
 las 
 diez,
la
 están

velando 
en
el
funeral.
¿La
 quieres
 ver?

( Finalista) 

Kerin
 Barahona:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
como
 intentando
 decodificar
 ese
canto
silencioso
Kerin
 Barahona:

Se
 miraban 
 detenidamente,
como
 intentando
 decodificar
 ese
canto
silencioso 
 que 
 traían
 incrustado
en
 las 
 pupilas ,
buscando 

la
 manera
de
 arrancarse
del
 letargo
 cristalino
 acumulado 
 desde
 siempre,
desde
 sus 
 manos ,
desde
 sus 
 sueños ,
sus 
 calles
 y
 sus 

labios 
 moribundos …
 abandonándose 
en
el
 centro
de
 las 
 noches 
 más
 atroces,
mendigando 
 humo 
 para
 llenar 
de
 cualquier 
 cosa

sus 
 rostros
 miserables.
La
 madrugada
 avanza
en
 borrascas
 heladas 
 y
 torrentes
de
 sombra
 tempestuosa,
como
 intentando

amilanar 
la
 sensación 
 ver7ginosa
de
 caer
 eternamente
al
 cielo 
de
 sus 
 bocas,
mientras
 sus 
 diminutas 
 aves
de
 rapiña 
 regurgitan

el
canto
silencioso 
 que 
los
 muertos
 traen
 incrustado
en
 las 
 pupilas . 

Juan
Pablo
González:
 Se
 miraban 
 detenidamente
 mientras
 dibujaban 
 caricias
en
el

Juan
Pablo
González:

Se
 miraban 
 detenidamente
 mientras
 dibujaban 
 caricias
en
el
 aire
impercep7bles
para
la
 razón.
Las
 palabras 
 eran
 como

suicidas 
 lanzándose 
al
 vació,
una 
 tras
 otra.
Ella
 nunca
 volvió .
 Él ,
aún 
la
 espera
en
los
 recuerdos
 junto
a
la
 viudez.
 Culmina 
el

trazo
de
la
mariposa
 sobre
 su 
 lápida 
 y
al
 abrir 
los
 ojos ,
esta
se
ha
 marchado.
 Suspira 
 mientras
el
 silencio 
 hace
 su 
 entrada

triunfal.
Las
 palabras 
 sobran ,
las 
 miradas
 siguen 
 faltando. 

Fernando
Obregón:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
el
perro
 tratando
de
 tomar
la
 sobra

Fernando
Obregón:

Se
 miraban 
 detenidamente,
el
perro
 tratando
de
 tomar
la
 sobra
 y
el
 chara,
altanero,
lidera 
el
 basurero.
El
 chara
 piensa 
en
 su 

triunfo
 cada
 que 
 espanta
al
 perro
de
 sus 
 dominios 
 y
el
 perro
 sumiso 
 corre
 por 
el
 lado 
los
 plás7cos .
 Ahora
 es
 diferente
 piensa 
el

perro,
el
valor
lo
ha
 tomado 
 por 
 sorpresa,
infunde
 respeto,
ahora
 si 
 muestra
los
 dientes,
ahora
 si 
se
siente
 fuerte.
Su
 úl7ma 

pelea
con
aquel 
"pastor
‐
gavilán",
m

Irene
Mora:
 Se
 miraban 
 fijamente,
aquellos 
 ojos 
 fríos ,
que 
 sólo 
 sabían 

Irene
Mora:

Se
 miraban 
 fijamente,
aquellos 
 ojos 
 fríos ,
que 
 sólo 
 sabían 
 golpearse
 bajo 
la
 lluvia 
sin
 poder 
 reconocerse
 desde
 dentro.
Son
los

hombres
de
 las 
 sonrisas 
 apagadas ,
susurraban 
 unas 
 vocecitas pobres ,
ya
no
 saben 
 conjugar
con
el
arcoiris
 ni 
 dibujar 


“
estrellas
en
el
 suelo ”.
Una
de
 éstas
 habló 
 quedito,
dicen 
 que 
son
 almas 
 perdidas ,
hace
30
minutos 
los
vi
 llorar 
 lágrimas 
 verdes,

castañas,
azules,
cafes,
todas 
 fluían 
 hacia 
un
 gris
 profundo.

Voy
 cansado
se
escuchó,

¡cielo 
 azul !
¡quiero
 tocar
 azul !
eran
 gritos
de
un
hombre
con
el
 flanco
al
 descubierto
 o 
el
 pecho ?
no
se
 sabe 
de
 manos 
 que 

hieren
con
facilidad . 

Regina
José
Galindo:
 Se
 miraban 
 detenidamente.
 Aún 
sin
 brillo 
en
 las 
 pupilas .
 Aún
Regina
José
Galindo:

Se
 miraban 
 detenidamente.
 Aún 
sin
 brillo 
en
 las 
 pupilas .
 Aún 
sin
 ojos 
en
 las 
 órbitas.
 Esa 
 noche 
de
 lluvia 
 las 
dos
 fueron

cortadas
 casi
al
 mismo 
 7empo,
a
la
 misma 
 altura
del
 cuello,
por 
la
 misma 
 mano,
con
el
mismo 
machete.
No
hubo 
 ningún 

sonido 
 previo.
 Ninguno 
de
los
dos
 gritó,
ninguno 
 suplicó .
 Ambas
 cabezas
 rodaron
 como
 pelotas
de
 fútbol 
100
metros
para

abajo,
cruzaron
la
 calle,
pasaron
los
 charcos
 y
 quedaron
 frente
a
 frente.
 Nunca
antes
se
habían 
 encontrado,
nunca
antes
se

habían 
 visto.
No
se
 conocían 
 pero
el
 corazón
 la7éndoles 
en
la
 distancia,
les
confirmó
 que 
era
amor.

( Finalista) 

Primus
Inter
Pares:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
sin
 palabras 
de
 por 
 medio,
dos
 rostros

Primus
Inter
Pares:

Se
 miraban 
 detenidamente,
sin
 palabras 
de
 por 
 medio,
dos
 rostros
 y
un
alma.
Los
 colmillos 
del
 7empo 
 clavados

profundamente
en
el
 cuerpo,
dejando 
 canales
 que 
 desdibujaban 
la
 tersura
en
la
 que 
 antaño,
dibujaron 
 su 
 camino
los
 dedos 
de

aquellas 
 manos .
“en
salud 
 y
 enfermedad,
en
riqueza
 y
en
 pobreza”,
incluso 
“en
las 
 buenas 
 y
en
 las 
 malas ”,
pero
 nadie 
 prome7ó

que 
en
 vejez
 tanto
 como
en
 juventud,
las 
 líneas 
del
 7empo 
 impresas
en
la
 piel .
En
perfecta
sincronía 
 levantan
un
 brazo
 y

golpean 
la
 mano 
de
la
 otra.
 Fragmentada
 una 
‐ como
los
 recuerdos‐
 incrustándose
en
la
 mano 
de
la
 otra. 

Edwin
Kestler:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
el
7empo 
 pareciese
 detenerse
 dejando 
 como

Edwin
Kestler:

Se
 miraban 
 detenidamente,
el
7empo 
 pareciese
 detenerse
 dejando 
 como
 única
 indicación 
de
la
 premura
el
par7cular
 palpitar 

de
un
 puntero
 sobre
la
 pantalla,
molesto
 cual 
 zumbido 
de
mosquito,
estresante
 aún 
 más
 que 
el
 bullicio,
la
 música
de
 fondo 
 o 

la
 incesante
 interrupción
de
 las 
 voces
en
 tu 
 cabeza,
férreas
 cri7cas
de
 las 
 pocas
 líneas 
 que 
 logras
 concretar,
“a
eso
llamas

redacción ?”,
“demasiado 
 pretencioso”,
“palabra 
 rebuscada”,
sin
ayuda,
borran
 cualquier 
 línea 
 escuetamente
 garrapateada
 y
el

reloj 
 que 
 aún 
no
 mueve
el
 minutero;
se
miraban 
 detenidamente,
esa
 pantalla
 vacía
 y
 tú ,
silentes
 espectadores
del
 duelo :
tú 

inconsciente
vs.
tú 
 aspirante
a
 escritor. 

Alma
Karla
Sandoval:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
el
libro 
a
 ella 
 y
Judith
a
"El

Alma
Karla
Sandoval:

Se
 miraban 
 detenidamente,
el
libro 
a
 ella 
 y
Judith
a
"El
 invierno
en
 Lisboa ".
En
la
 vida 
de
la
 joven
no
 estaba
 lloviendo 
 como
en

Portugal
o 
 sobre
el
 corazón
de
un
 músico
 que 
 iba 
a
 cambiarle
la
 manera
de
 entender,
finalmente,
esa
 catástrofe:
la
 nación 

sangrando,
la
 ru7na 
de
 su 
 pierna 
 rota,
de
su 
 ovario
 enfermo,
de
lo
 que 
 nunca
 va
a
 cambiar
en
 esa
 cama,
en
la
 muerte
 que 
se

acerca
 cuando 
el
 viento
 silba .
Se
 miraban 
 detenidamente,
letra
a
 ojo,
hasta
 que 
 ayer
 alguien 
 cerró
el
 libro 
 y
la
 noche 
se
rindió,

era
una 
 estrella
 muy
 drogada. 

André
Gribble:
 Se
 miraban 
 detenidamente.
 Llevaban
 más
de
 una 
 hora
 así .
 Alguien 

André
Gribble:

Se
 miraban 
 detenidamente.
 Llevaban
 más
de
 una 
 hora
 así .
 Alguien 
 golpeaba 
la
 puerta
del
 baño,
exigiendo 
 entrar.
 Adentro,

ninguno 
de
los
dos
se
 atrevía
a
romper
el
hechizo .
Se
 habían 
 visto
a
los
 ojos 
miles
de
 veces,
pero
 nunca
se
habían 
 visto.
 Intuían 

que 
 desviar
la
 mirada
 una 
 fracción 
de
 segundo 
les
 mataría
el
 milagro.
Se
 miraban 
 detenidamente
 y
no
 veían
 que 
la
 mano 
se

sacudía 
en
el
 intento
 por 
 domar 
a
la
 vieja
 navaja
de
 afeitar,
que 
no
 dejaba

de
 patear
 salvajemente.
La
 energía
de
la
 navaja
 por 

fin
se
 ex7nguió 
 y
 ellos 
 dejaron
de
verse.

Blackcat
Cat:
 Se
 miraban 
 detenidamente
 ‐
 Azul
 rojo
 verde
café,
blanco 

Blackcat
Cat:

Se
 miraban 
 detenidamente

‐
 Azul
 rojo
 verde
café,
blanco 
 gris,
negro.
Negro
profundo .
1,2,3;
ahora
 es
 chiviricuarta
 por 
 mí .
Un
 día 
 salió 
 una 
 perrita,
ladra

mucho,
ladraba 
 poquito,
esto
me
recuerda
a
un
 chorrito
 que 
se
hacía 
 grandote
se
hacía 
 chiquito …
 7s 
 7s ,
estrellita,
estrellita

donde 
 estas,
verde
 amarillo 
 rojo…‐


*‐¡Ah!

‐Verde
amarillo 
 rojo.
 Mami 
 donde 
 estas,
donde 
 estas,
te
 juro
 que 
 ya
no
me
 porto
 malll ,
lo
 juro
 mami .
Verde,
amarillo 
 y
 rojo…

precaución,
precaución,
verde,
amarillo 
 y
 rojo…no,
no,
Diosito
Duele
…
 Diosito 
 donde 
 estas,
donde 
 estas,
ya
no
 quiero
 esto
 mas,

…‐

*‐ Hasta
 dentro
 nena . 

Oswaldo
Carranza:
 Se
 miraban 
 detenidamente
‐
 bajo 
 sus 
 faros
 de
 estrellas

Oswaldo
Carranza:

Se
 miraban 
 detenidamente
‐
 bajo 
 sus 
 faros

de
 estrellas
 destellantes
 como
el
 mismo 
sol
de
 mañana ,
con
esponjas 
 y
 semblantes
 completamente
 naturales

permanecieron
 despacio 
de
 aquí 
 y
de
 allá 
sin
 censura
 por 
el
 recorrido
de
 su 
 vida ,
sin
 degradación 
de
 carácter

y
sin
 destruir
 su 
 inteligencia
se
acercó
a
 él 
 distrayendo
 sus 
 sen7dos ,
atrayéndolo
 y
 dejándolo 
 absolutamente
 encantado,

convir7éndolo
 todo 
en
 una 
 fantasía
 excitada
 por 
el
placer
de
lo
 extremadamente
 bello 
 y
 puramente

encantador,
cualquiera 
 que 
 fuese
 su 
 modo 
de


 Acompañados
 por 
el
 viento
 y
 acariciando 
el

despertó.
expresión 
lo
 resumiría
en
 fascinante.

tallo 
de
 una 
 fina 
 copa
de
 dulce 
 licor

Silvia
ForHn:
 Se
 miraban 
 detenidamente
 como
 cuando 
 ves
 tus 
 deseos 
 bailar 

Silvia
ForHn:

Se
 miraban 
 detenidamente
 como
 cuando 
 ves
 tus 
 deseos 
 bailar 
 dentro
de
los
 sueños 
 desde
la
 primera
 fila 
en
la
 cama.
Las

miradas
tan
profundas 
de
 sus 
 ojos 
 empezaban
en
 sus 
 recuerdos
 y
no
 paraban 
en
 ningun 
 presente,
ni 
 futuro,
parecía
 que 

habían 
 dejado 
de
ser
finitas .
Los
 destellos
de
 sus 
 pupilas 
 dilatadas
 formaban
un
aura
 casi
perfecta
alrededor
de
 sus 
 cuerpos ,

que 
 temblaban 
al
 ritmo 
 apasionado 
de
 sus 
 corazones.
La
 magía 
del
 momento
 en7ntaba
 las 
dos
 almas 
 que 
se
unian ,
la
de
 ella 

debajo 
de
un
 cielo 
 estrellado
 y
la
de
 él 
 junto
a
un
 cielo 
 soleado .
El
 7empo 
 y
el
 espacio 
 jamás 
 fueron
 obstáculo
en
 aquella 

escena
memorable.

Josué
 Porta:
 SE
MIRABAN
DETENIDAMENTE
la
FE
y
la
ESPERANZA;
discuban 
 quien 
era
más

Josué
 Porta:

SE
MIRABAN
DETENIDAMENTE
la
FE
y
la
ESPERANZA;
discuban 
 quien 
era
más
 necesitada
 por 
el
ser
humano .
Y
 aunque 
la

rivalidad 
no
 afectaba
la
 relación .
La
FE
 senba 
 que 
no
 podía 
sin
 su 
 hermana,
que 
 ella 
era
quien 
 lograba 
 que 
los
 deseos 
se

volvieran
 realidad ;
ESPERANZA
decía 
 que 
 su 
 hermana
era
más
 importante
 porque 
sin
 ella 
los
 sueños 
no
se
 cumplen .
 Ambas
al

darse
 cuenta
 que 
 ninguna 
 iba
en
 sueños 
la


a
 ganar
 decidieron
 que 
 dependen 
 una 
de
la
 otra,
porque 
los
 deseos 
de
 esperanza
se
convierten

fe
 y
 mezclándose
se
convierten
en
 una 
 ambición 
 para
 alcanzar
 todo 
lo
 deseado . 

Renne
 Arriola:
 Se
 miraban 
 detenidamente,
se
deseaban 
 vorazmente.
 Sus 
 manos 
 recorrían

Renne
 Arriola:

Se
 miraban 
 detenidamente,
se
deseaban 
 vorazmente.
 Sus 
 manos 
 recorrían
 cada
 cenbmetro
de
la
 sudorosa 
 piel.

Gemían 
en
 voz
 baja .

 Húmedos 
 estaban
 sus 
 sexos
 tes7gos
del
 calor
de
 ese
 medio 
 día .

Ella
 cantaba
con
tristeza
el
 había 

olvidado 
 como
se
sonreía .
 Apretaron
los
 dientes,
contaban
 uno 
a
 uno 
los

estrecho
 cuarto
se
senba 
 hasta
 ahora.
 Levantándose
 ella 
se
puso
días .
¡
 Pon!
Golpearon
la
 puerta.
El
 hedor 
del


el
 ves7do
 que 
 compro
 para
 este
 día 

‐Me
voy
 ya
se
ha
 terminado
la
 hora
de
 visita.
‐Me
 voy
 con7go
 méteme
en
 tu 
 bolso .


Se
 cierra
la
 reja,
algo
se
mueve
en
 su 
 barriga. 

Sandra
Álvarez:
 Se
 miraban 
 detenidamente.
Ella
 iba 
 distraída
de
un
 lado 
de
la

Sandra
Álvarez:

Se
 miraban 
 detenidamente.
Ella
 iba 
 distraída
de
un
 lado 
de
la
 calle,
sorteando
 gradas
 y
 gentes,
cuando 
 escucha 
 una 
 risa 
 que 

llama
 su 
 atención,
y
se
de7ene
 para
 buscarla
con
la
mirada.
La
 encuentra.
 Ahí 
 esta
 él 
con
su 
 pelo 
 corto,
sudando,
como
 que 

acabara
de
 correr
 por 
 todo 
el
 parque.
 Sigue 
 riendo 
 y
 disfruta
 su 
 juego
en
 solitario ;
por 
 momentos
 finge
ser
un
 ave,
a
ratos
 sólo 

disfruta
el
 aire
 que 
 corre
 por 
 sus 
 manos ,
por 
 su 
 cuerpo 
 pequeño 
 y
 delgado .
De
pronto
se
de7ene.
Ella
 con7ene
la
 respiración 

al
ser
descubierta.
Se
 miraban 
 detenidamente.
 Él 
 corre
 nuevamente,
el
juego
 con7núa 
 y
 seguramente
 olvida ,
ella ,
disfruta
un

instante
de
 felicidad . 


Para
parHcipar
 ingresa
a
www.losbucbuc.blogspot.com
 o
 agreganos
 como
Los
Bucbuc
en
 Facebook.
 También
 puedes
 seguirnos
en
TwiUer
como
 www.twiUer.com/losbucbuc