Está en la página 1de 2

Corpus  Christi  

Becerril  de  Campos,  26  de  Junio  de  2011       La   Eucaristía   es   el   centro   y   la   cumbre   de   nuestra   fe.   Fijaos   si   tiene   importancia   que   cada  domingo,  los  cristianos  de  todos  los  rincones  del  mundo  nos  reunimos  para  re-­‐ cordar  y  celebrar  la  entrega  de  Jesucristo  a  su  Padre  para  nuestra  redención.  Y  en  este   sacramento,  recibimos  como  alimento  espiritual  el  mismo  Cuerpo  de  Jesús  y  sentimos   la  presencia  real  de  Jesús  entre  nosotros.  Es  esta  presencia  es  lo  que  celebramos  prin-­‐ cipalmente  en  esta  fiesta  del  Corpus,  o  “del  Cuerpo  y  la  Sangre  de  Jesús”.     Durante   los   primeros   siglos   del   cristianismo,   después   de   la   misa,   la   eucaristía   se   guardaba   de   una   manera   privada,   para   que   sirviera   de   viático     a   los   enfermos.   En   tor-­‐ no  al  año  1000  hubo  varios  herejes  que  decían  que  Jesús  no  estaba  realmente  presen-­‐ te   en   la   Eucaristía,   sino   sólo   simbólicamente.   Desde   entonces   la   Iglesia   fomentó   la   adoración  privada  y  solemne,  haciendo  sagrarios  hermosos  y  custodias  para  la  adora-­‐ ción,  hasta  que  por  fin  se  instituyó  esta  fiesta  del  Corpus,  precisamente  para  fomentar   la  adoración  eucarística.       La  ocasión  fue  un  famoso  milagro.  Corría  el  año  1264  cuando  un  sacerdote,  que  duda-­‐ ba  de  la  presencia  eucarística  de  Jesús,  fue  a  Roma,  a  la  tumba  del  apóstol  san  Pedro,  a   pedir  robustecimiento  de  su  fe.  Cuando  volvía  por  Bolsena,  al  celebrar  la  misa,  la  Sa-­‐ grada  Forma  comenzó  a  destilar  sangre  hasta  quedar  completamente  mojado  el  cor-­‐ poral.   El   papa   Urbano   VI,   que   estaba   en   Orvieto,   ciudad   cercana,   cuando   comprobó   el   milagro,  instituyó  la  fiesta  del  Corpus  y  encargó  los  himnos  de  la  fiesta  a  Sto.  Tomás   de   Aquino.   Los   hizo   hermosos   como   el   “Tantum   ergo”.   Aquellos   corporales   se   conser-­‐ van  aún  como  reliquia  en  la  catedral  de  Orvieto.     Y  desde  entonces  es  una  práctica  habitual  entre  los  cristianos  no  sólo  la  celebración   diaria  y  dominical  de  la  eucaristía,  sino  también  la  adoración  eucarística  en  la  oración   personal,   delante   del   sagrario   o   de   la   custodia   en   la   Exposición   del   Santísimo.   Por   eso   la  Eucaristía  encierra  siempre  esas  dos  dimensiones:  por  una  parte,  es  para  nosotros   alimento  espiritual,  y  por  otra  parte,  nos  invita  a  la  contemplación  y  adoración  de  un   Jesús  que,  silenciosamente,  se  entrega  por  nosotros  y  está  presente  en  medio  nuestro.   Estas  ideas  atraviesan  las  lecturas  que  nos  propone  hoy  la  liturgia:  Dios  alimentó  a  su   pueblo  peregrino  en  el  desierto  con  el  maná  y  lo  sigue  alimentando  hoy  por  medio  de   Jesús,  que  es  el  pan  que  Dios  regala  para  la  vida  del  mundo.     En  el  evangelio  aparece  un  dato  interesante:  los  judíos  no  comprendían  lo  que  Jesús   quería  decir.  Tampoco  hoy  los  que  no  tienen  fe  entienden  que  Jesús  ha  venido  del  cie-­‐ lo  para  saciar  los  anhelos  del  corazón  y  el  hambre  que  otros  panes  no  pueden  saciar   como  el  dinero,  el  sexo,  el  consumismo,  la  fama,  el  poder.       Pero   hoy   en   la   liturgia  aparece   otra   dimensión   que   es   esencial   a   la   eucaristía:   como   nos  señala  san  Pablo  en  la  2ª  lectura,  la  eucaristía  es  también  signo  y  compromiso   de  unidad.  Comer  el  Cuerpo  de  Cristo  expresa  el  hondo  sentido  de  una  fe  comprome-­‐ tida   por   la   unidad,   la   fraternidad,   el   amor,   la   solidaridad,   la   entrega   a   los   hermanos   por  Cristo.  Por  eso  la  comunión  no  es  un  rito  o  una  devoción  individual,  sino  que  tien-­‐ de   a   la   unidad   y   universalidad,   porque   al   comulgar   “formamos   un   solo   cuerpo”.   Al   comer  el  pan  de  la  Eucaristía  nos  alimentamos  del  mismo  Dios.  Y  sucede  algo  muy  cu-­‐ rioso:   en   vez   de   convertir   a   Dios   en   carne,   sangre,   músculos   de   nuestro   cuerpo,   como   sucede  cada  vez  que  comemos  cualquier  alimento,  en  este  caso  es  Él,  Dios,  quien  nos  

va   transformando   poco   a   poco   en   su   cuerpo,   quien   nos   va   asimilando   a   él,   convirtién-­‐ donos  en  parte  de  Él.     En  la  naturaleza,  es  el  principio  vital  más  fuerte  el  que  asimila  al  menos  fuerte.  Es  el   vegetal  el  que  asimila  al  mineral;  es  el  animal  el  que  asimila  al  vegetal.  También  en  las   relaciones   entre   el   hombre   y   Cristo   se   verifica   esta   ley.   Es   Cristo   quien   nos   asimila;   nosotros  nos  transformamos  en  Él,  no  Él  en  nosotros.  Un  famoso  materialista  ateo  di-­‐ jo:  "El  hombre  es  lo  que  come".  Sin  saberlo  dio  una  definición  óptima  de  la  Eucaristía,   gracias  a  la  cual  el  hombre  se  convierte  verdaderamente  en  lo  que  come,  esto  es,  ¡en   el  cuerpo  de  Cristo!     Por  todo  ello  hoy  es  día  de  la  caridad,  del  amor  fraterno,  y  se  realiza  una  colecta  espe-­‐ cial  para  Cáritas.  Si  se  comulga  dignamente  y  uno  busca  asemejarse  a  Cristo,  tiene  que   estar   uno   dispuesto   a   dejarse   comer   en   el   servicio   a   los   hermanos.   No   podemos   tener   verdadera  comunión  con  Cristo  si  estamos  divididos  entre  nosotros,  nos  odiamos,  si   no   estamos   dispuestos   a   reconciliarnos.   “Si   has   ofendido   a   tu   hermano,   -­decía   san   Agustín-­‐,  si  has  cometido  una  injusticia  contra  él,  y  después  vas  a  recibir  la  comunión   como  si  nada  hubiera  pasado,  te  pareces  a  quien  ve  llegar  a  un  amigo  al  que  no  ve  desde   hace  mucho  tiempo.  Corre  a  su  encuentro,  le  echa  los  brazos  al  cuello  y  se  pone  de  punti-­ llas  para  besarle  en  la  frente.  Pero  al  hacer  esto  no  se  percata  de  que  le  está  pisando  los   pies  con  su  calzado  embarrado.  Los  hermanos,  en  efecto,  especialmente  los  más  pobres  y   desvalidos,  son  los  miembros  de  Cristo,  son  sus  pies  posados  aún  en  la  tierra.  Al  darnos  la   sagrada  forma,  el  sacerdote  dice:  "El  cuerpo  de  Cristo",  y  respondemos:  "¡Amén!".  Ahora   sabemos   a   quién   decimos   "Amen",   o   sea,   sí,   te   acojo:   no   sólo   a   Jesús,   el   Hijo   de   Dios,   sino   también  al  prójimo”.     Que  esta  fiesta  del  Corpus  nos  aumente  nuestra  fe  en  la  presencia  real  de  Jesús  en  la   Eucaristía.  Que  cada  vez  que  entremos  en  una  iglesia,  donde  está  el  Santísimo,  nuestra   fe  nos  impulse  a  una  sentida  y  piadosa  adoración,  acrecentada  hoy  si  le  acompañamos   en  la  procesión,  y  que  crezca  con  el  alimento  de  la  comunión,  que  nos  impulse  a  ser   fermento  de  unidad  en  la  Iglesia,  y  pan  partido  y  vino  derramado  por  los  demás,  en   especial  por  los  más  pobres.