Está en la página 1de 2

John Paul Fernandez

8/8/2022
Ensayo Reflexivo de Equilibrium

La película Equilibrium está ambientada en 2072, después de la Tercera Guerra Mundial


que tuvo lugar en los primeros años del siglo XXI. El conflicto apocalíptico casi ha provocado la
extinción de los habitantes de la Tierra, los que sobrevivieron crean la ciudad-estado de Libia,
gobernada por el Cleric Grammaton, que es como una fuerza policial cuyo objetivo es prevenir la
crueldad humana, eliminando las emociones. Para hacer esto posible, El Padre, jefe de la
dictadura, creó una droga inhibidora de las emociones: quien no toma la dosis diaria es asesinado
de inmediato. Un día, un clérigo, John Preston, cuya esposa ha sido ejecutada por "crimen
emocional", no toma su dosis y comienza a sentir emociones. Así, se vuelve cómplice de los
subversivos y con su ayuda podrá matar al Padre y acabar con la dictadura. Especialmente
durante la primera hora, es posible observar muchas ideas sobre la psicología de las emociones.
En primer lugar, John Preston es capaz de reconocer las emociones de los demás, principalmente
a través de las expresiones faciales, para detectar impostores y matarlos. Esta habilidad se puede
ver como una referencia a la Competencia Emocional, que implica habilidades para reconocer,
interpretar y ser capaz de responder a las emociones, en uno mismo y en los demás. Una persona
emocionalmente competente es buena en la regulación de las emociones, a menudo es consciente
de las emociones propias y de los demás, es capaz de utilizar un vocabulario y expresiones
precisos y es capaz de discernir la experiencia emocional subjetiva de la expresión externa. De
hecho, por ejemplo, John es bueno para detectar quién siente emociones a través de los ojos:
cuando alguien tiene un sentimiento intenso, sus ojos se humedecen y a veces, incluso puede
llorar. Preston nos da una ilustración perfecta de cómo las expresiones faciales son uno de los
signos más fáciles para identificar las emociones de las personas, por suerte son manifestaciones
bastante fácilmente controlables. Por otro lado, la voz es el elemento menos gobernable en la
comunicación de las emociones: en efecto, el protagonista de la película trata de hablar lo menos
posible, pues su nerviosismo e inquietud se manifestaron en el timbre, el ritmo y el tono de su
voz. Durante la primera noche sin tomar el Prozium, Preston tiene una pesadilla y se despierta al
amanecer: mirando por la ventana ve colores brillantes, un arcoíris y lluvia cayendo. Hasta ese
momento, nunca había notado ese hermoso escenario: comienza a conmoverse y la emoción era
tan alta que no podía soportarlo, tanto que corre a tomar la droga. Esta escena me hizo pensar en
la intensidad de las emociones: son tan breves porque nuestro cuerpo no sería capaz de sostener
la fuerza y ​energía que conllevan las emociones, además interrumpen el pensamiento, por lo que
nuestra racionalidad se detiene y quedamos completamente abandonados a nuestros
sentimientos.
Durante esta escena podemos observar todo un proceso de emociones: Suceso: mira por
la ventana. Valoración: está sorprendido y conmovido. Excitación: su corazón late muy rápido y
empieza a llorar. Activación: está paralizado por el asombro. Expresión: su boca está muy abierta
y sus ojos siguen llorosos. Comportamiento: se escapa para conseguir Prozium.
Este comportamiento es un caso clásico de ‘selección de situación’, una de las cinco formas de
regular nuestras emociones: a veces es mejor cambiar algo en el entorno, en nosotros mismos o
en nuestra rutina para gestionar emociones fuertes y profundas. Por ejemplo, en esta escena, John
elige evitar esa situación emocionalmente densa, huyendo y tomando la droga, lo que no le
permitirá sentir más esa emoción. Para evitar un estallido de emociones, el Cleric Grammaton ha
abolido la música, todo tipo de arte y objetos bellos. La mayoría de ellos fueron quemados, pero
los subversivos guardaron algunas cosas en los subterráneos. John, durante una inspección ve un
fonógrafo y lo hace sonar, al escuchar a Beethoven comienza a recordar momentos con su esposa
y no puede contener las lágrimas. En esta escena Preston puede sentir sorpresa, alegría y
emocionarse gracias a sus oídos, justo antes, cuando estaba frente a esos maravillosos objetos y
obras maestras que podía observar, apreciar y asombrarse por sus ojos: en resumen, nuestros 5
sentidos son instrumentos capaces de conectar el mundo exterior y nuestro ser interior y
desencadenar emociones. A menudo, los estímulos sensoriales nos traen algunos recuerdos de
nuestro pasado y pueden despertar emociones tanto positivas como negativas: por ejemplo, si
olemos un perfume puede recordarnos a alguien a quien amamos o quizás a un enemigo o
incluso a un ser querido que perdimos: en cualquier caso nuestros 5 sentidos, a través de las
emociones, nos ayudan a recordar nuestro pasado, para poder aprender de él en el presente y
hacerlo mejor en el futuro.
Tanto las emociones positivas como las negativas son esenciales: las primeras son
fundamentales para la evolución porque ayudan en las interacciones sociales, el bienestar interior
y sus beneficios duran más que la propia emoción, las segundas ayudan y nos advierten ante una
amenaza o una situación de riesgo, por ejemplo, el miedo es útil para alejarse del peligro. John
siente una emoción negativa muy profunda: culpa por dejar que maten a su esposa delante de él;
este sentimiento lo vuelve vengativo, por lo que decide rebelarse y acercarse a los que buscan
justicia.

También podría gustarte