Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández

FRACTURADA LA SEGURIDAD ENERGETICA EN VENEZUELA

Nelson Hernández

Junio 2011

1

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández Índice Pagina Resumen Ejecutivo Energía y Economía ¿Qué es seguridad energética? Aristas de la seguridad energética El enfoque más común de la seguridad energética La cadena de suministro y la seguridad energética La seguridad energética: Productores y consumidores Seguridad energética: Caso Venezuela (Hidrocarburos) La crisis en el sector hidrocarburos (aguas arriba) La crisis en el sector hidrocarburos (aguas medias) La crisis en el sector hidrocarburos (aguas abajo) Seguridad energética: Caso Venezuela (Electricidad) La crisis en el sector eléctrico (aguas arriba) La crisis en el sector eléctrico (aguas medias) La crisis en el sector eléctrico (aguas abajo) El entrampamiento de la crisis energética ¿Qué hacer? Corolario

3 5 5 6 7 8 9 9 11 14 16 24 24 28 30 32 34 35

2

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández

Resumen Ejecutivo Venezuela es un país con altos recursos energéticos, siendo los hidrocarburos, especialmente el petróleo, los de mayor participación de estos. La frase “seguridad energética”, es relacionada por la gran mayoría de las personas a países que no son autosuficientes energéticamente, es decir, aquellos que tienen que importar para satisfacer su demanda… ya que es imposible o no es lógico que un país que “exporte energía primaria” presente una inseguridad energética. Por otra parte, el objetivo principal de una estrategia energética de un país debe ser la de garantizar, para su bienestar social y su desarrollo económico, un suministro energético seguro y constante y lograr por ende, seguridad energética. Visto el aspecto conceptual de lo que se entiende como seguridad energética, luce inverosímil que Venezuela, siendo un país con inmensos recursos energéticos y miembro de la OPEP este, actualmente, confrontando dificultades para satisfacer sus propios requerimientos de energía eléctrica, de gas natural y de productos derivados del petróleo. Es decir, su seguridad energética se encuentra fracturada. La crisis energética esta representada por la situación critica presente en dos grandes empresas estatales: PDVSA y CORPOELEC. Son crisis que se desarrollan simultáneamente y se complementan. Dentro de los aspectos más resaltantes de esta crisis energética están: • • Una baja en la producción de petróleo, que trae consigo una disminución en la disponibilidad de gas del orden de los 2200 MMPCD, lo que conlleva a un mayor uso de combustibles líquidos exportables Limitación en la obtención de productos refinados de petróleo para satisfacer la creciente demanda interna de gasolina, diesel, GLP, etc., lo que ha originado importaciones puntuales de estos, haciéndose cada vez mas seguidas. La expansión del sector termoeléctrico requiere para los próximos 4 años un volumen de diesel mayor a los 100 mil barriles diarios Incapacidad para suplir la demanda eléctrica, originando un racionamiento eléctrico que afecta la calidad de vida del venezolano y el desarrollo normal del sector productivo y de servicios del país. Actualmente una interrupción del servicio eléctrica representa perdidas a nivel nación por 354 millones de dólares. Para solucionar la crisis energética se requieren al menos de 4 años de intenso trabajo para ejecutar los proyectos de infraestructura, tanto en el sector de hidrocarburos como en el sector eléctrico. Además se requiere de altas inversiones del orden de los 210 millardos de dólares 3

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández • Se vislumbra una baja en el precio del petróleo a niveles entre 70 y 80 dólares el barril, con una atenuante negativa como es la limitación en la capacidad de la producción de petróleo, lo cual hace “imposible” altos ingresos para afrontar las necesidades de inversión. La apertura a la participación de la inversión privada bajo reglas claras, luce como una opción para afrontar la crisis. En otras palabras, reprivatizar una serie de empresas que hoy están en manos del estado. La solución a la actual crisis energética es de carácter prioritario. Su no atención origina una alta probabilidad de que el país colapse, motivado a dos factores claves: • Por ser la economía venezolana altamente dependiente de la producción de petróleo, y • Un servicio eléctrico deficiente y de baja calidad no permite el desarrollo económico y social a que tiene derecho el venezolano del siglo XXI.

La sociedad venezolana, tiene la palabra….

4

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández

Energía y Economía La energía es un factor fundamental para la sociedad moderna y su abastecimiento impacta directamente en el desarrollo social y económico de los países. El desarrollo, la calidad de vida y la calidad de nuestro trabajo son totalmente dependientes de un abastecimiento energético abundante, continuo y económicamente eficiente. Esta realidad se ha hecho dramáticamente evidente para Venezuela, que enfrenta una situación crítica en su abastecimiento energético. Venezuela es un país con altos recursos energéticos, siendo los hidrocarburos, especialmente el petróleo, los de mayor participación de estos. Desde el punto de vista de uso de las fuentes primarias de energía, que en Venezuela las conforman los derivados del petróleo, el gas natural y la hidroelectricidad, para el año 2010 se consumieron en el mercado interno 1216 miles de barriles diarios de petróleo equivalente (MBDPE). De estos casi el 50 % fue dirigido para producir electricidad, lo cual esta en línea con lo que ocurre a nivel mundial donde el valor es de 47 %. En tal sentido, la sociedad moderna tiene su base en un suministro eléctrico continuo, confiable y de calidad. Es casi imposible realizar una actividad económica, educativa, social o de esparcimiento donde la electricidad no participe de una manera directa. De lo anterior podemos inferir que no hay seguridad económica, si antes no se tiene la seguridad energética. Es decir, El crecimiento económico y el consumo energético va intrínsecamente ligado en la sociedad moderna, a más energía utilizada mayor crecimiento económico. ¿Qué es seguridad energética? La frase “seguridad energética”, es relacionada por la gran mayoría de las personas a países que no son autosuficientes energéticamente, es decir, aquellos que tienen que importar para satisfacer su demanda… ya que es imposible o no es lógico que un país que “exporte energía primaria” presente una inseguridad energética. Es de señalar que la inseguridad energética no se presenta de un día para otro, si no que obedece a la ausencia de políticas públicas y de inversión durante un periodo prolongado. 5

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández La definición estándar, y ampliamente utilizada, de seguridad energética afirma que se trata de la capacidad para asegurar (o garantizar en grado suficiente) el suministro de energía a los consumidores a unos precios razonables. Desgraciadamente, esta definición es tan vaga e incompleta que resulta básicamente inútil en cualquier discusión seria sobre economía energética o geopolítica. También se indica que el objetivo principal de una estrategia energética de un país debe ser garantizar, para su bienestar social y su desarrollo económico, un suministro energético seguro y constante y lograr por ende, seguridad energética. Una definición más compleja de seguridad energética, se enmarca en la necesidad de un abastecimiento energético que sea sustentable y diverso. Sustentable, en cuanto a proveer suficientes recursos energéticos para el desarrollo social, considerando la ubicación geográfica, las restricciones de la propia geografía, los estándares ambientales, todo, bajo un modelo de racionalidad y eficiencia económica. Un abastecimiento que sea diverso, que tome en cuenta que todos los recursos energéticos tienen riesgos asociados en su suministro y uso, que los recursos externos no están bajo el control de quien lo importa, ni en cuanto a suministro del bien energético ni en cuanto precios, los que de hecho pueden ser muy erráticos en una condición de inestabilidad geopolítica. De igual manera, el exportador de energía es afectado por dicha inestabilidad, comprometiendo así su propia seguridad energética. La clave para aumentar la seguridad energética no reside en una independencia energética nacional y de la capacidad para controlar las propias fuentes energéticas (o las ajenas). Más bien, la clave consiste en sumergirse en la realidad energética globalmente interdependiente del modo más diversificado posible y, por consiguiente, menos vulnerable. Aristas de la seguridad energética • En el tiempo: La seguridad energética a largo plazo se debe principalmente vinculados a las inversiones oportunas para suministro de energía en función de la evolución económica y las necesidades ambientales. Por otro lado, la seguridad energética a corto plazo es la capacidad del sistema de energía para reaccionar rápidamente a los cambios repentinos en la oferta y la demanda. Fuentes de energía: Análisis de las diferentes fuentes de energía (carbón, petróleo, gas, nuclear y energías renovables) en función de su abundancia, disponibilidad, forma de uso, impacto ambiental y valoración económica Infraestructura transformadora: De refinación de hidrocarburos para obtener sus derivados (gasolinas, diesel, LGN, GLP, etc.) que alimentan a los diversos sectores productivos y de servicios. De electricidad para transformar la energía de los hidrocarburos y otros combustibles (termoelectricidad) o la energía potencial del agua (hidroelectricidad), en el tipo de energía que mas usa la humanidad, que es la electricidad como se indico anteriormente 6

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández • Infraestructura de transporte: Compuesta por los distintos medios de transporte (redes, tuberías, puertos, barcos, etc.) para hacer llegar la energía desde su lugar de producción hasta el consumidor final. Todas tienen riesgos de interrupciones de suministro o fallos, desafiando la seguridad del abastecimiento energético. Geopolítica: En un mundo cada vez más interdependiente como consecuencia de la globalización, las acciones de los Estados modifican, positiva o negativamente, las estrategias de forma constante y con resultados muchas veces inesperados. El primer asomo en materia de energía ocurrió en el año 1973 con el embargo petrolero , donde el petróleo fue usado como arma política, obligando a los países desarrollados realizar acciones para apuntalar su seguridad energética, y cuyo resultado fue la creación de las “reservas estratégicas de petróleo”.

El enfoque más común de la seguridad energética Sin restarle importancia al resto de las fuentes energéticas, gran parte del debate sobre seguridad energética gira en torno a los combustibles fósiles, por ser estos el 87 % de la satisfacción de la demanda energética mundial. Por lo tanto, la seguridad energética, sea cual sea su verdadero significado, se encuentra altamente vinculada a la producción y el consumo de combustibles fósiles, especialmente el petróleo y el gas, que son las fuentes energéticas más comercializadas a nivel internacional y que constituyen más de la mitad de la mezcla energética del mundo (el carbón tiende a consumirse en los países que lo producen). Por otra parte, la generación, transmisión y distribución de electricidad (que representa casi la mitad del consumo energético final mundial y que también puede obtenerse a través de fuentes energéticas combustibles no fósiles), junto con la seguridad y el funcionamiento eficaz de los sistemas eléctricos, constituyen también factores clave de cualquier debate sobre seguridad energética. Se podría afirmar que los asuntos relativos a la electricidad son incluso más importantes que una simple discusión sobre el tema centrada en los hidrocarburos, ya que la electricidad resulta mucho más importante para los cimientos de la economía. Una falla en el suministro eléctrico, y si esta es continuada (no esporádica) produce una afectación colectiva que conlleva a la paralización de las actividades con las consecuentes perdidas económicas y afectación de la calidad de vida que esto acarrea. 7

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández Para visualizar la importancia de la electricidad, imaginemos por un momento un mundo sin electricidad… seria un mundo paralizado y colapsado. La cadena de suministro y la seguridad energética Para facilitar el análisis sobre la seguridad energética en materia de hidrocarburos es necesario abordar la cadena del suministro energético, incluidos el “upstream” o “aguas arriba” (explotación y producción), el “midstream” o “corriente media” (gestión de oleoductos y gasoductos, mantenimiento y administración de las infraestructuras del transporte) y el “downstream” o “aguas abajo” (refinería, distribución y comercialización). • Aguas Arriba: Este eslabón de la cadena abarca la explotación y producción de petróleo y de gas. Se requiere de altas inversiones y tecnología de punta que conlleven a la incorporación de nuevas reservas, así como el mantenimiento y aumento del potencial de producción. De no ser así, no se puede seguir el ritmo de la demanda. Corriente Media: Comprende los medios físicos de transporte (ductos) para llevar la producción a los centros de transformación. Requiere de inversiones moderadas, y su operación debe cubrir holgadamente tanto los volúmenes producidos y como los volúmenes demandados. Este eslabón de la cadena es muy sensible a actos terroristas. Aguas Abajo: El eslabón se encuentra dominado, en lo que respecta a los hidrocarburos, por las refinerías, los sistemas de distribución de los derivados del petróleo, las redes internas de gasoductos y las reservas estratégicas. La seguridad energética del eslabón, en la mayoría de los países, se reduce a regímenes normativos que optimizan la inversión y el mantenimiento de los sistemas de refinerías, las redes de distribución y las instalaciones de almacenamiento.

En lo atinente a la electricidad, la seguridad energética engloba la generación, transmisión y distribución suficiente, fiable y segura de aquélla, junto con las adecuadas conexiones nacionales e internacionales de electricidad y de las redes de suministro de los combustibles eléctricos (gas, diesel y fuel oil). A pesar de que, como regla general, la seguridad energética “aguas abajo” sólo se vulnera en contadas ocasiones, la naturaleza del régimen normativo es de suma importancia a efectos de evitar un menoscabo de la inversión requerida o un insuficiente mantenimiento que puede, en determinados momentos, producir apagones (interrupciones del servicio). La extrema importancia de la seguridad “aguas abajo” queda realzada por el hecho de que tales interrupciones afectan a los consumidores de la manera más directa y brusca, generalmente en forma de cortes de suministro que sólo pueden subsanarse con gran dificultad y penurias.

8

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández La seguridad energética: Productores y consumidores Existe una visión distinta entre seguridad energética según los consumidores ("seguridad del suministro"), y seguridad energética según los productores ("seguridad de la demanda"). Para los consumidores, este punto (con muy raras excepciones) se reduce básicamente al precio y a la sensación de que éste no experimentará incrementos que resulten económicamente perjudiciales. Para los productores, la cuestión se reduce a los ingresos y a la necesidad que ellos perciben de mantener unos niveles suficientes de ingresos que permitan alcanzar un desarrollo económico importante y a largo plazo (o, en un contexto lejos de ser óptimo, la necesidad de mantener unos niveles suficientes de ingresos que permitan a los elites captar las rentas económicas). Para bien o para mal, ambas perspectivas están vinculadas. Unos precios excesivamente bajos favorecen el consumo y el crecimiento de la economía de los consumidores, pero debilitan el potencial de desarrollo económico impulsado por los ingresos en la economía de los productores. Es más, los precios bajos también limitan los incentivos a la inversión en la producción futura de los países productores, lo que crea el marco para la fijación de precios mucho más elevados en el futuro… a no ser que los precios reducidos sean la llave para las compañías petroleras privadas de un acceso barato a las inmensas reservas de los países productores. Por otro lado, unos precios más elevados tienden a repercutir negativamente sobre las percepciones económicas y sobre la actividad económica real en los países consumidores, lo que no augura nada bueno para los ingresos de los países productores si, como consecuencia de dichos precios, cae bruscamente la demanda. Además, unos precios altos pueden estimular la inversión en la producción futura, que a medio plazo tendría efectos moderadores, pero a menudo incentivan la reaparición de nacionalismos energéticos que, las más de las veces, limitan el nivel de inversión en la nueva producción a largo plazo. También los precios elevados estimulan el desarrollo de alternativas combustibles no fósiles, que, en última instancia, podrían destronar a los hidrocarburos de su papel protagonista, tanto en la economía mundial como en las finanzas de los países productores. Esta es la gran paradoja de la OPEP: Un aumento del precio del petróleo, por encima de lo que soporta la economía mundial, favorece a los productores no OPEP y la entrada de energías alternativas… pero un precio bajo afecta las economías de los países OPEP. Seguridad energética: Caso Venezuela (Hidrocarburos) Visto el aspecto conceptual de lo que se entiende como seguridad energética, luce inverosímil que Venezuela, siendo un país con inmensos recursos energéticos y miembro de la OPEP este, actualmente, confrontando dificultades para satisfacer sus propios requerimientos de energía eléctrica, de

9

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández gas natural y de productos derivados del petróleo. Es decir, su seguridad energética se encuentra fracturada. La seguridad se torna aun más vulnerable, por ser el petróleo y sus derivados el sostén de la economía venezolana, y la exportación del petróleo proporciona más del 90 % de los ingresos de divisas que recibe Venezuela. Y por otro lado, esta el deterioro de la calidad del servicio eléctrico desde hace 3 años… y como ya se ha mencionado: sin electricidad no hay desarrollo posible. Es de aclarar que la crisis energética no es la única que hoy sufre el país. No hay actividad que no presente minusvalía ante la calidad o el cumplimiento demandado por la población. Sin embargo, a mi juicio, la crisis mas importante es la “energética” (hidrocarburos – electricidad), ya que debe resolverse primero para poder solucionar al resto. La crisis energética esta representada por la situación critica presente en dos grandes empresas estatales: PDVSA y CORPOELEC. Son crisis que se desarrollan simultáneamente y se complementan. Una arrastra a la otra y viceversa, y con alta probabilidad de colisionar, lo que sumergiría a Venezuela en una etapa de decrecimiento económico con perdida en la calidad de vida del venezolano.

La grafica muestra los principales factores que han originado la crisis energética. Muchos factores son comunes en ambas empresas, sobre todo lo concerniente al predominio de la política (politización partidista) en sus actividades y cuadros de mando, el incumplimiento de los planes establecidos

10

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández desde el año 2000 y la ausencia de una gerencia de mantenimiento de la infraestructura existente, lo cual ha disminuido la capacidad operativa de PDVSA y CORPOELEC. El plan maestro integral del gobierno en materia de hidrocarburos fue establecido en el año 2005, para el periodo 2006 – 2012, y se denomino “Plan Siembra Petrolera (PSP)”. Dicho plan no se cumplió. Algunos dicen que fue por negligencia, otros que por falta de voluntad política, y los mas arriesgados aducen que es un “libreto” para implantar el socialismo… lo cierto es que la crisis llego para quedarse por un tiempo entre 3 y 4 años. La crisis en el sector hidrocarburos (cadena de suministro “aguas arriba”) La grafica muestra la comparación de la producción real Vs. la producción proyectada en el Plan. Para el año 2010 se establecía una producción de 5.0 MMBD, siendo la producción real de 2.1 MMBD. Es decir, una diferencia de 2.9 MMBD. En vista del incumplimiento del plan, el gobierno “corrió la arruga”, al establecer un nuevo plan 2010 – 2015. Los objetivos estratégicos del Plan Siembra Petrolera 2010 – 2015 se focalizan en: • Aceleración del desarrollo de la Faja Petrolífera del Orinoco (FPO) para la incorporación de 2.8 MMBD de producción al 2030. • Desarrollo del gas Costa Afuera para satisfacer mercado interno y exportar a mercados estratégicos. • Impulso al desarrollo socialista integral del país y el equilibrio territorial. • Absoluta Soberanía sobre el Recurso Petrolero y Gasífero. Las principales metas fijadas en el plan son: • Incrementar la capacidad de producción hasta 4.46 MMBD para el año 2015, de los cuales 2.536 MBD corresponderán a Gestión Directa; 432 MBD a empresas mixtas liviano-mediano; 88 MBD a empresas mixtas Costa Afuera; 650 MBD a empresas mixtas de la FPO; 444 MBD a nuevas empresas mixtas en la FPO; 265 MBD a LGN y 45 MBD a Etano. • Elevar la capacidad instalada de refinación hasta 3.2 MMBD al 2015. • Exportar un volumen de crudos y productos de 3.9 MMBD al 2015. • Aumentar la producción de gas natural a 13890 MMPCD de gas al año 2015. 11

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández • Desarrollar el eje Orinoco-Apure a través del pleno desarrollo de la FPO desde el punto de vista de producción, mejoramiento, refinación e industrialización que potencien la región como un importante polo petroquímico.

El volumen neto de producción de petróleo estimado para al año 2015 es de 4.15 MMBD. Esta es una meta imposible de alcanzar motivado a que habría que elevar la capacidad de producción en 2.0 MMBD, en los próximos 4 años. Es decir, 0.5 MMBD cada año. Para hacer realidad este plan, aunque ya desfasado, se requiere tres aspectos fundamentales: Recursos Humanos, Tecnología y Financiamiento. Cálculos indican que el Sector Hidrocarburos necesita invertir en los próximos 5 años alrededor de 152 millardos de dólares, de los cuales, al menos, le corresponde a PDVSA 91 millardos (60 %) como producto de la política de empresas mixtas. La pregunta que surge de inmediato es: ¿De donde saldrá esa cantidad de dinero? Como corolario podemos indicar que el cumplimento del nuevo plan se cuesta arriba como consecuencia del desfase ya presente y la limitación recursos financieros para garantizar su ejecución. De allí que el gobierno asomado la posibilidad de “correr la arruga” nuevamente, desplazando metas al año 2018. ve de ha las

Otro aspecto a considerar es el declive de la producción de petróleo desde el año 1998. Ya se indico que aactualmente la producción de petróleo contribuye con el 95 % de las divisas que recibe el país. Esta situación indica que cualquier variación en el volumen producido o en el precio internacional del petróleo o combinaciones de estas, repercute altamente en la economía venezolana. Uno de los “secretos” mejor guardado por el Gobierno Nacional es la producción de petróleo. PDVSA presenta cifras diferentes a las dadas por Oficinas y Organismos Internacionales que llevan este tipo de estadísticas, tales como: EIA, OPEP, PIW, etc. La grafica muestra la discrepancia mencionada sobre la cifras de producción de petróleo, la cual se inicia a partir del año 2005. Las cifras reportadas por PDVSA son superiores a los volúmenes de producción (cuotas) asignados por

12

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández OPEP, lo cual indica que Venezuela estaría “violando” la asignación, acción que es descartada por no haber ningún reclamo de los países miembros de la Organización. Esta situación de baja producción es la que ha obligado a Venezuela a oponerse en la última reunión OPEP (08-06-11) a un incremento en la producción de petróleo por parte de la Organización, ya que no tiene (Venezuela) como aumentar su producción. Sin embargo, la OPEP dejo libre (no cuotas) la producción de cada miembro. En tal sentido, Arabia Saudita quien es partidaria de realizar acciones para disminuir el precio del barril de petróleo alrededor de los 80 dólares, ha anunciado que a partir del mes de julio incrementara su producción en 1 millón de barriles diarios (MMBD) para un total de 10.0 MMBD de un potencial de 12.25 MMBD. Los volúmenes indicados por PDVSA corresponden a una “disponibilidad de manejo de crudo”, que es la sumatoria de lo que produce mas lo que compra para cumplir con los compromisos contraídos. Esta situación aparece reflejada en sus estados de Balance General bajo el renglón “Compra de crudos y productos”. En el Informe Anual 2009, pagina 429, se indica para el año 2008 una erogación de 44600 millones de dólares, y para el 2009 de 25932 millones de dólares. Al comparar la producción de 1998 con la de 2010, refleja una disminución de 1.2 MMBD, equivalente a una caída interanual del 3.7 %. Esta situación repercute directamente en dos aspectos básicos: • Una caída en la producción de gas, por estar esta asociada a la producción de crudo • Una disminución de ingreso de divisas por efecto de menor volumen producido, lo que limita los planes de desarrollo de nuevos proyectos de generación de potencial de producción de petróleo y gas

Al igual que el petróleo, lo concerniente al desarrollo del gas natural fue establecido en el PSP. Por incumplimiento del plan 2006 – 2012, existe actualmente un déficit de gas del orden de los 2200 MMPCD. Al igual de lo ocurrido con los planes referidos a petróleo, PDVSA lo ha “actualizado” presentando el Plan 2010 – 2015. Las líneas estratégicas del referido plan son:

• Industrialización del gas con énfasis en la petroquímica • Maximización del gas en la matriz energética de la nación

13

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández

• Máxima cobertura territorial • Concentrar esfuerzos en la exploración y producción de las áreas de gas libre • Papel protagónico del Estado en el desarrollo del gas natural
El incremento en la producción de gas de 6905 MMPCD en el 2010 a 13890 MMPCD en el 2015, implica duplicar la producción en los próximos 5 años. Los proyectos asociados a tal incremento son: • • Costa Afuera o Mariscal Sucre / Plataforma Deltana / Rafael Urdaneta Tierra Firme o Anaco / San Tome

El cumplimiento de los volúmenes de producción referidos en el plan luce inalcanzable, por las siguientes razones: • • • • Ya hay un desfase de 385 MMPCD en el primer año del plan El 54 % de la producción para el año 2015 esta asociada a petróleo, con la consecuencia de dependencia que esto acarrea. El 46 % de la producción para el año 2015 es gas no asociado. Esto es equivalente al volumen de incremento en el periodo. Los proyectos costa afuera (gas no asociado) por razones de logística y financiamiento se encuentran desfasados, requiriéndose una inversión de 10455 millones de dólares en los próximos 4 años.

De todo lo anterior podemos resumir lo siguiente: Existe un déficit de alrededor de 2200 MMPCD de gas, lo cual induce a una jerarquización en su suministro al mercado interno, obligando en ciertos sectores productivos el uso de combustibles líquidos, especialmente en el sector eléctrico. El nuevo plan de producción de gas 2010 – 2015, establece volúmenes de gas difíciles de materializar por encontrarse desfasados los proyectos que originan el aumento de producción, especialmente los concernientes al gas libre costa afuera. La crisis en el sector hidrocarburos (cadena de suministro “aguas medias”) La infraestructura en el país para mover el petróleo y el gas, desde las áreas de producción hasta los centros de transformación y consumo, requiere de adecuación y expansión, con mayor necesidad en lo concerniente al gas.

14

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández

El sistema actual de gasoductos tiene una longitud de 3988 kilómetros y una capacidad de transmisión de 3717 MMPCD. Esta compuesto por 4 sub sistemas: Anaco – Puerto Ordaz, Anaco – Puerto La Cruz, Anaco – Barquisimeto – Coro y el Sistema Occidental del Lago de Maracaibo. Los gasoductos marinos señalados en el mapa corresponden a los proyectos de gas costa afuera. Anaco (estado Anzoátegui) es el centro de acopio del oriente del país. Para el occidente es la población de Ule (estado Zulia). El actual sistema de gasoductos alimenta a: 3 refinerías, 3 complejos petroquímicos, el complejo siderúrgico y de aluminio de Guayana, 4 plantas de cemento, 20 plantas eléctricas, 650 clientes industriales y 500 mil clientes domésticos. El plan contempla una ampliación del sistema de gas en 1862 kilómetros, situándose la longitud total para el año 2015 en 5850 kilómetros. Es de señalar que a la fecha solo se ha construido el 3 % de lo programado. Lo importante es que la ampliación del sistema de gasoductos se culmine antes de disponer los nuevos volúmenes de producción. En caso contrario se tendría la disponibilidad volumétrica pero no el medio para llevarlos a los centros de transformación y consumo. 15

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández

La crisis en el sector hidrocarburos (cadena de suministro “aguas abajo”) El volumen máximo de producción de los productos derivados del petróleo esta supeditado a la capacidad de diseño de la refinería. Dicho volumen puede ser afectado por baja carga (volumen de alimentación), la calidad del petróleo suministrado y la continuidad operativa de la refinería, o combinaciones de ellos. En promedio la refinación de un barril de petróleo da los siguientes productos:

Producto
Gasolina Jet Fuel Diesel Lubricantes Residuales Total

Volumen (litros)
79.8 12.1 39.3 15.7 12.1 159.0

%
50.2 7.6 24.7 9.9 7.6 100.0

El Parque de refinación del país, para el año 2009, esta integrado por 4 refinerías con una capacidad de 981 MBD. A saber: Complejo Refinador de Paraguaná (Falcón / 708 MBD), Puerto la Cruz (Anzoátegui / 178 MBD), El Palito (Carabobo / 91 MBD), y San Roque (Anzoátegui / 4 MBD). Esta última, solo produce parafinas. La capacidad nominal máxima total de producción de gasolinas de motor es de 325 MBD. La grafica muestra cifras para el periodo 1999-2009, en lo concerniente a capacidad máxima de producción, la producción per se y el consumo en el mercado interno. Nótese que para el año 2009, tanto la producción como el consumo y la capacidad máxima de producción se acercan. Los valores para el año indicado son 308, 290 y 325, respectivamente.

16

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández

Por otra parte, el Ministro de Energía y Petróleo (también presidente de PDVSA), indico que el consumo de gasolina para el año 2010 había alcanzado los 300 MBD. Esto implica que PDVSA tiene poca holgura para satisfacer la demanda, de allí la acción de implementar una política de racionamiento de gasolina. Cabe señalar que Irán, otro país OPEP, tiene una situación de racionamiento, el cual establece un máximo de 25 litros semanales por usuario-vehiculo. En el Plan Siembra Petrolera de PDVSA 2006 - 2012, se establecía un aumento en la capacidad de refinación. La grafica muestra la incorporación de nueva capacidad de refinación (644 MBD), discriminada así: Refinería Caripito 50 MBD (2009), Refinería Batalla de Sta. Inés 50 MBD (2010), Refinería de Cabruta 400 MBD (2011) y 144 MBD en expansión en las refinerías existentes para un total de 1872 MBD. Con esta nueva capacidad, la producción de gasolinas de motor se elevaría a 615 MBD (luce elevado, pero son cifras de PDVSA). De haberse cumplido el cronograma de los proyectos indicados, no existiría el déficit que se vislumbra en el corto plazo de disponibilidad de gasolina para el mercado interno venezolano. (Ver: Una Mirada a la Crisis de los Hidrocarburos). Es de señalar que PDVSA se ha visto en la necesidad de realizar importaciones puntuales de gasolina. Otros aspectos que comprometen la disponibilidad de volúmenes de gasolina a nivel de refinería son:

17

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández • • Disminución de los volúmenes de crudo que alimentan a las refinerías como consecuencia de una baja en la producción de petróleo Aumento cada día más de insumo de petróleo pesado a las refinerías, lo cual hace que se obtenga menor rendimiento en productos blancos (gasolinas). Para 1999 la gravedad API de alimentación era de 25.84 Este parámetro para el año 2008 fue de 23.83. La disponibilidad operativa de las refinerías como consecuencia de una mala política de mantenimiento. Actualmente las refinerías venezolanas tiene una disponibilidad del 60 %.

El 10-02-11, hubo una información, que tuvo poca relevancia, pero que tiene alta relación con el racionamiento de gasolina, y que quizás sea el “piloto” para una implementación masiva del racionamiento. La acción es en el Zulia, específicamente en los municipios Mara, Guajira y el insular Almirante Padilla, y consiste en la colocación de etiquetas con código de barras a todos los vehículos registrados, las cuales podrán ser leídas a través de una antena instalada en las estaciones de servicio (E/S) cada vez que se solicite combustible. Dicho código de barras, además de la información del vehiculo, también se asigna un cupo de gasolina. La otra cara de la moneda del problema de la gasolina tiene que ver con el precio de esta en el mercado interno venezolano. El precio actual es de 0.1 Bs. el litro, equivalente a 0.022 $/lit (3.5 $ el barril). El precio al consumidor final en USA, mercado natural de CITGO, es de 140 dólares el barril, lo que hace un diferencial (costo de oportunidad) de 136.5 $/B, que para el consumo de los 300 MBD del mercado interno venezolano equivale a 15 millardos de dólares al año. En informaciones de prensa reciente se ha asomado que para recuperar costos asociados a la producción de crudo y refinación de los volúmenes de gasolina destinados al mercado interno, PDVSA debería vender el litro a 0.3 Bs (0.066 $/lit) . Es decir, 3 veces más al precio de hoy. Aun con este aumento, el precio continuaría siendo el mas barato a nivel mundial (precios mundiales de la gasolina), por lo que el costo de oportunidad seguiría siendo alto. Además del precio bajo de la gasolina, la ausencia de políticas publicas complementarias inducen a un alto consumo de gasolinas en Venezuela. En otras palabras, el derroche no es porque el venezolano quiere, sino que hasta cierto punto esta obligado. Dentro de esas ausencias están: • Adecuación y expansión de la infraestructura vial urbana y extra urbana. Cálculos propios indican que en Venezuela se “consumen sin uso” diariamente unos 20 MBD por efecto del congestionamiento de vehículos. (Consumo de gasolina en tráfico lento) 18

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández • Incorporación y expansión de transporte masivos de pasajeros (autobús, metros, trenes) con un cumplimiento estricto del cronograma de llegada y salida. Renovación del parque automotor. Cada día el parque se envejece como consecuencia del alto costo de los vehículos y facilidades de financiamiento. Esto hace que el rendimiento de kilómetros por litro de gasolina consumido sea bajo en comparación con otros países.

Dentro de las políticas establecidas por el gobierno con el objeto de reducir el consumo de gasolina esta la del Gas Automotor o GNV. Este programa fue suspendido por el gobierno de Chávez a principio del año 2000, y fue retomado hace 3 años sin resultados positivos. La razón estriba en la no existencia de un buen incentivo económico para dejar la gasolina y pasarse a GNV, motivado al bajo precio de la gasolina, ya mencionado. Aun cuando el gobierno regale, tal como lo ha indicado, el sistema de conversión y el combustible gaseoso, el precio actual de la gasolina no hace atractivo su uso. Tal es el caso de nuevos modelos de vehículos donde ya vienen de fábrica para el consumo dual de combustibles (gas – gasolina), y donde los propietarios no hacen uso del GNV. Mas aun, esperan con ansiedad que se cumpla el tiempo estipulado para poder quitar el sistema gas. Finalmente, debe quedar claro que un racionamiento de gasolina no resuelve el fondo del problema, y esto se prestaría para mas corrupción al desarrollarse un “mercado negro” de esta. En cuanto a lo atinente al diesel, la capacidad de diseño máxima de producción de diesel en el país es de 241 MBD.

19

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández

La grafica muestra el balance – producción, consumo mercado interno, exportación – para el periodo 1999 – 2010. Obsérvese como se han ido disminuyendo los volúmenes a exportación. La demanda del mercado interno la conforman el sector otros (transporte, agrícola e industrial) y el sector eléctrico. Este último ha aumentado considerablemente el consumo de diesel en la generación termoeléctrica como consecuencia de un déficit de gas, aspecto ya analizado con anterioridad. Con el objeto de resolver la crisis eléctrica, Corpoelec (empresa estatal matriz del sector eléctrico) planifica instalar para el 2011 y 2012 un total de 2500 MW, los cuales aumentan la demanda de diesel en 83 MBD en comparación con lo consumido en el 2010. La proyección de consumo de diesel para el 2012 se sitúa en 275 MBD, 34 MBD por encima del nivel de producción, volumen este que debe ser importado. Cabe señalar, que PDVSA ha realizado desde el año pasado importaciones esporádicas de diesel. Por otra parte, y como ya se indico, el Plan de Refinación Siembra Petrolera 2006 – 2012 contempla la instalación de 3 nuevas refinerías en Venezuela. La de Caripito (2009 / 50 MBD), Batalla de Santa Inés (2010 / 50 MBD) y la de Cabruta (2011 / 400 MBD). En ninguna de estas refinerías se ha iniciado su construcción, lo que implica que en los próximos 4 años (tiempo para construir una refinería) no se modificara la capacidad para aumentar la producción de

20

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández diesel. Tomando el rendimiento de diesel al refinar un barril de petróleo, estas nuevas refinerías habrían aportado un volumen adicional de 112 MBD, con lo cual se evitaría la necesidad de importar. Otro factor del aumento del consumo de diesel en los 2 últimos años, y como consecuencia de la crisis eléctrica, es la autogeneración eléctrica a la cual ha tenido que acudir el sector productivo nacional (industria y comercios). No se tiene una cifra oficial sobre esta capacidad de autogeneración, sin embargo, se estima entre 100 y 150 MW, para un consumo promedio de 3860 barriles diarios. Es de acotar que el 13-06-11, el gobierno obligo al sector productivo En este escenario de déficit de combustibles eléctricos, existe alta probabilidad que el gobierno deje “por fuera” al sector privado. Es decir, que le restrinja o le niegue el suministro de diesel o se lo suministre a precio internacional. Esto seria un gran impacto para las economías del sector productivo. Ya el gobierno ha dado pasos en esta dirección. En la Gaceta Oficial Nro. 39400 del 09-04-10, el Ministerio de Planificación y Finanzas publica la Resolución Nro. 2665 del 07-04-10 referida a la “Agilización en la Obtención de Autorizaciones de Adquisición de Divisas Destinadas a la Importación de Bienes de Capital, Insumos y Materias Primas, realizadas por las Empresas que Conforman los Sectores Productivos y Transformadores del País”. La grafica muestra la lista donde se indica la importación por el sector privado del diesel, fuel oil, gas natural y electricidad. La resolución en su Articulo 1 establece: Las importaciones de bienes de capital, insumos y materias primas realizadas por las empresas que conforman los sectores productivos y transformadores del país, hasta un monto máximo de cincuenta mil dólares de los Estados Unidos de America (US$ 50.000) o su equivalente en otras divisas, previo el cumplimiento de los requisitos establecidos en la Providencia que al efecto dicte la Comisión de Administración de Divisas (CADIVI), gozaran de la agilización en el tramite para la Autorización de Adquisición de Divisas (AAD) y de la Autorización de Liquidación de Divisas (ALD). Artículo 2: Los bienes de capital, insumos y materias primas a que se refiere el Artículo 1 son los que se determinan a continuación según la lista Nro. 1 y Nro

21

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández 2, al tipo de cambio de Dos Bolívares con sesenta céntimos (Bs. 2,60) por Dólar de los Estados Unidos de America… (sigue la lista). Con fines netamente comparativos, y a precio del 14-05-11, el barril del diesel (excluyendo impuestos) es de 150 $ el barril (0.943 $ el litro) en los Estados Unidos. En Venezuela el precio del diesel es de 1.7 $ el barril (4.3 Bs./$). Es decir, 88 veces menor. De allí el alto impacto que tendría en la economía del sector productivo el uso de diesel importado y no subsidiado. Como corolario sobre el diesel podemos indicar que la producción autóctona de diesel no cubre las proyecciones de demanda para el mediano plazo por lo que será necesaria su importación, y cuya comercialización será a precios internacionales, modificando las economías del sector productivo nacional. Otro de la problemática energética que tiene el país es la falta de GLP, combustible utilizado por más del 95 % de los hogares venezolanos para cocinar. Hasta el año 2007, la distribución y comercialización del GLP era realizado por el sector privado. A partir de ese año PDVSA, adquiere a las empresas Vengas y Tropigas haciéndose así del 60 % del mercado de GLP en Venezuela y constituye la empresa PDVSA Gas Comunal, S.A. Actualmente esta empresa maneja la totalidad de la distribución del GLP. Antes la estatización del sector, a los usuarios se les sustituía la falta de GLP (bombonas y tanques) en un tiempo máximo de 3 días. Actualmente ese tiempo esta entre 21 a 30 días, lo cual ha originado un fenómeno interesante que consiste en la compra de cocinas eléctricas (2 hornillas) para “paliar” la falta del GLP, lo que incrementa la demanda eléctrica, profundizándose así la crisis de esta. Las razones principales de la falla en el suministro de GLP en Venezuela esta asociado a: • Disminución en la producción de propano, tal como lo muestra el grafico, situándose en el 2010 en 68 MBD, como consecuencia de una disminución de la producción de gas asociado y menor riqueza del gas que alimenta a las plantas de extracción de LGN

22

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández • • • Envío de GLP por PETROCARIBE, para cumplir compromisos con países del ALBA, disminuyendo la disponibilidad en Venezuela Deficiencia gerencial y politización de las actividades de distribución y comercialización del GLP por parte de PDVSA Gas Comunal Aumento de usuarios y disminución del parque de bombonas, sobre todo la de 10 Kg., la mas popular Aunado a lo anterior, y como consecuencia del no exitoso proyecto Gas Automotor (GNV), el gobierno ha ampliado el objetivo del referido proyecto al incorporar el GLP como combustible para vehículos, lo cual hace mas difícil la disponibilidad de este vital hidrocarburo (GLP) para los hogares venezolanos. Luce curioso que habiendo criticado el régimen, el uso del maíz para producir etanol al decir: “Que era insólito, que en lugar de alimentar a la población con el maíz, se estuviera alimentando a los vehículos”… De la misma manera podríamos decir: “Es insólito quitarle el GLP a las amas de casas, para dárselos a los vehículos”. También es de señalar que el vehiculo que tiene la instalación de GNV (metano), no debería utilizar GLP (propano) o viceversa, ya que son distintos hidrocarburos con propiedades físicas y químicas diferentes, por lo que la combustión y por ende el rendimiento del vehiculo se altera. En otras palabras, el “kit” para quemar GLP es distinto del utilizado para quemar GNV. (Ver: GLP Vs. GNV)

23

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández

Seguridad energética: Caso Venezuela (Electricidad) La perdida de la seguridad energética en el sector eléctrico tiene un origen similar a la del sector hidrocarburos: Incumplimientos de planes y alta politización del sector, principalmente. Tal como esta concebida, hoy, la sociedad moderna, esta podría “arreglársela” para vivir sin petróleo…pero no para vivir sin electricidad. La crisis actual en el sector eléctrico es una crisis anunciada. Ya en el año 2002 y 2003 diferentes estudios y análisis así lo indicaban. La criticidad del sistema se inicia en el año 1998 (ver grafica), cuando se cruzan la línea de la capacidad operativa (debe ser al menos 30 % mayor que la capacidad demandada) con la línea de la capacidad máxima demandada. En otras palabras, el sistema de generación perdió la holgura para cubrir las salidas programadas o no de las unidades de generación. En la actualidad esta situación se ha agravado, derivándose en la programación de racionamiento eléctrico a la cual esta, hoy, sometida la sociedad venezolana. La crisis en el sector eléctrico (cadena de suministro “aguas arriba”) La cadena de suministro aguas arriba esta circunscrita a la generación de electricidad, que en Venezuela se obtiene a partir de dos fuentes primarias: • • La Hidroelectricidad, la cual en el 2010, represento 76780 GWh (65.8 %) del total generado que fue de 116702 GWh. La Termoelectricidad, con base en los hidrocarburos, aporto para el mismo año 39922 GWh (34.2 %) del total.

Es en la termoelectricidad donde se relacionan de una manera directa la crisis eléctrica y la crisis de los hidrocarburos. Lógicamente sin dejar a un lado la complementariedad que debe existir entre la generación termoeléctrica y la hidroeléctrica. La grafica muestra la capacidad instalada efectiva de generación por habitante, en Venezuela, para el periodo 1990 – 2010. Por no haber realizado las inversiones previstas en mantenimiento y expansión en generación, durante los 12 años del presente gobierno, a partir del año 2007 se inicia una caída del índice, el cual se sitúa en el año 2010 en 705 vatios/habitante.

24

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández De haberse seguido la tendencia, para el año 2010 el índice debería tener un valor de 865 vatios/habitante. Es de señalar, que la población de acuerdo al INE, ha crecido en los últimos 12 años en 6 millones (500 mil personas por año). Esto es equivalente a decir, que todos los años “nace” un estado Yaracuy, al cual hay que proveerlo de los servicios básicos (electricidad, salud, agua, vivienda, educación, etc.), acción que no se realizo, trayendo como resultado el colapso de los mismos. El diferencial de 165 vatios por habitantes, entre lo que debió ser y la realidad, es lo que ha originado la crisis eléctrica en generación, con el consecuente racionamiento al cual esta siendo sometido la población venezolana, desmejorándose así su calidad de vida, sin dejar a un lado la afectación que ocurre en el sector productivo y de servicios, lo cual impacta directamente en la economía nacional. Dentro de esto merece especial atención lo reflejado en el Informe Anual de PDVSA 2010, donde se dice que una de las razones de la baja en la producción de petróleo y sus derivados, es la continua falla en el suministro eléctrico. Actualmente la industria petrolera toma del SEN, el 50 % (1700 MW) de su demanda eléctrica. De lo anterior se infiere que es necesario instalar nueva generación eléctrica para solventar la crisis en el corto y mediano plazo (4 años). Dicha expansión debe ser con base térmica, motivado a que una planta hidroeléctrica tarda en construirse en promedio entre 7 y 10 años. Los combustibles eléctricos utilizados en Venezuela son: gas natural, diesel y fuel oil. Para tener un orden de magnitud del consumo de estos combustibles en la generación eléctrica, podemos indicar que para una eficiencia térmica de 30 %, un factor de carga de 0.8 y un factor de operación de 0.8, tenemos que por cada MW en operación se emplean diariamente: • • • • • Gas natural = 0.177 millones de pies cúbicos Diesel = 30.9 barriles Fuel oil = 29.1 barriles Orimulsión = 6.72 toneladas métricas Carbón = 7.10 toneladas métricas

25

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández El fuel oil es empleado en las plantas denominadas “turbo vapor” y que son: Planta Centro (2000 MW), Tacoa (1586 MW) y Ramón Laguna (660 MW). Las unidades de estas plantas también pueden usar gas, excepto 3 unidades de las 5 que posee Planta Centro. El total de capacidad es de 4246 MW. Las plantas de turbo gas (3942 MW), las de ciclo combinado (940 MW) y las de generación distribuidas (1051 MW), consumen gas o diesel. El total de capacidad de este tipo de plantas es de 5933 MW. El total instalado térmico para el 2010 es de 10179 MW, lo que arroja un consumo nominal de 295 mil barriles diarios de petróleo equivalente (MBDPE). (Un barril de petróleo equivalente posee 6.1 millones de BTU de energía) La grafica muestra la capacidad termoeléctrica instalada en comparación con la utilizada en función del consumo real de combustible. Esto da como resultado que durante el periodo 2006 – 2010 la capacidad promedio no operativa es de 2970 MW, es decir, el 30 % del total instalado. Esta capacidad no operativa limita la satisfacción de los requerimientos demandados, originando los racionamientos eléctricos vigentes a nivel nacional, lo cual hace imperativo la instalación de nueva unidades termoeléctricas de generación. Por otra parte, para el año 2010, el consumo nominal de combustible es 295 MBDPE, y el real de 206 MBDPE, cuya distribución fue de: 94 MBDPE de gas natural (45.6 %); 48 BDPE de fuel oil (23.3 %) y 64 MBDPE de diesel (31.1 %). (Ver: Balance de diesel) Motivado a una ausencia consolidada del conocimiento de la crisis eléctrica, los planes son modificados continuamente para resolver problemas puntuales y no una solución definitiva para el mediano y largo plazo. Sin embargo, la grafica muestra uno de esos planes para el periodo 2011 2016. En el mismo se indica que es necesario instalar 8550 MW nuevos, los cuales requieren un suministro de combustibles eléctricos de 248 MBDPE, que sumados a los 295 del año 2010, hacen un consumo nominal total de 543 MBDPE para el año 2016. Es de señalar que las cifras anteriores no consideran la nueva demanda asociada a los 2 millones de viviendas a construir en los próximos 6 años, tal como lo ha mencionado el gobierno.

26

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández

Tomando como valor de 500 KWh mensual por vivienda, es necesario instalar 2100 MW. A esto hay que sumarle la demanda de otros usuarios para atender a esa población que la habitara, y que para efecto de planificación se considera un 50 % por encima de la demanda por vivienda, que seria de 1050 MW. El total a instalar por las nuevas viviendas seria del orden de 3150 MW, lo que aumentaría el suministro de combustibles eléctricos a 635 MBDPE para el 2016. De ser satisfecha con gas el 50 % de esta demanda, equivaldría a un suministro diario de 1940 MMPC. (Ver: Producción de gas). De ser todo a gas, el volumen es de 3880 MMPCD, lo cual equivale a un consumo anual de 1.42 TPC (billones de pies cúbicos). A esta tasa de consumo las actuales reservas de gas libre de costa afuera (22 TPC) tendrían una duración de 15.5 años. Concatenando la demanda de los combustibles eléctricos en el mediano plazo (4 años), con la crisis descrita de la disponibilidad de los mismos, se requiere de una planificación estrecha entre ambos sectores (hidrocarburos – eléctrico) para poder suministrar los combustibles demandados en cantidad, calidad y a tiempo. De no ser así, tendríamos la instalación de nuevas plantas termoeléctricas sin poder generar por falta de combustibles, con lo cual la crisis eléctrica se profundizaría.

27

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández La crisis en el sector eléctrico (cadena de suministro “aguas medias”) La infraestructura en el país para mover la electricidad, desde las áreas de producción hasta los centros de distribución y consumo, requiere de adecuación y expansión.

1998 Líneas 765 Kv 400 Kv 230 Kv Total Km. 2083 2949 5840

2010 Km. 2236 3606 7195

Variac. Km. 153 657 1355 2165

10872 13037

En esta fase de la cadena eléctrica también se encuentran desfasados los proyectos de líneas de transmisión. En 12 años solo se han construido 2165 Km. de líneas, tal como lo muestra la tabla. Esto nos indica que las “autopistas eléctricas” se encuentran congestionadas para absorber el crecimiento de la demanda. Los grandes bloques de energía producidos en Guayana (Guri), para su consumo en el resto del país, tienen las mismas líneas de transmisión desde hace más de 25 años.

28

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández Hoy en día, y producto del desfase de la incorporación de nueva generación termoeléctrica, las líneas de 765 Kv están siendo operadas por encima de su capacidad de diseño de transmisión que es de 7400 MW a un nivel de 8800 MW. En otras palabras, 1400 MW por encima de su limite seguro. Esto hace que las líneas se debiliten, con alta probabilidad de fallar. La figura muestra la duración promedio anual de interrupción en líneas de transmisión para el periodo 2008 – 2010. El valor para el 2010 fue de 9.03 horas, duplicando el valor del año anterior. Este valor del 2010, indica que cuando ocurre una interrupción de servicio eléctrico, su retorno tarda 9 horas, es decir, un poco mas de 1/3 del día sin electricidad. Cabe señalar que en Europa este valor en el 2009 fue de 0.42 minutos (El mas bajo del mundo). En los Estados Unidos el valor fue de 4.32 minutos. A nivel mundial, y desde el punto de vista técnico, cuando este indicador es mayor a 3 minutos se dice que el sistema de transmisión tiene fallas graves… Saque usted sus propias conclusiones. Analicemos, direccionalmente, lo que significa una interrupción de 9 horas desde el punto de vista económico para el caso venezolano en el año 2010. Producto Interno Bruto (PIB) = 344.2 millardos de dólares  39.29 MM$/hora Generación de electricidad (GE) = 116702 GWh  13.32 GWh /hora PIB / GE = 344200 millones de $ / 116702 GWh = 2.95 MM$/GWh Duración Interrupción Eléctrica (DIE) = 9 horas Costo de la Interrupción (CI) = PIB/hora * DIE = 39.29 * 9 = 353.63 MM$ Las pérdidas económicas anuales en los Estados Unidos por efecto de interrupción en el suministro eléctrico son del orden de los 80 millardos de dólares. De allí que hayan decidido renovar su redes eléctricas. (Ver: Redes eléctricas, Redes Eléctricas Inteligentes)

29

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández La crisis en el sector eléctrico (cadena de suministro “aguas abajo”) La cadena de suministro, en este eslabón, esta constituida por las redes de distribución (líneas de bajo voltajes, transformadores y subestaciones eléctricas, medidores, etc.), las cuales hacen posible el uso de la energía eléctrica por los diferentes clientes industriales, comerciales y domésticos. También se incluye en este eslabón la administración y comercialización, fase que cierra el círculo comercial del sector eléctrico, es decir, es donde ocurre el pago final de la prestación del servicio eléctrico. Para el 2010, la infraestructura de transmisión tenia una cobertura de área de servicio de 375523 Kilómetros cuadrados, para servir al 98.8 % de la población venezolana, con 402 subestaciones menor o igual a 35 Kv; 3902 circuitos de tensión media; 108115 kilómetros de líneas de media tensión y con una capacidad de 4653 MVA de media y baja tensión. Al igual que la generación y la transmisión, la infraestructura de distribución se encuentra colapsada por falta de mantenimiento y renovación (el 75 % de la infraestructura tiene mas de 25 años de instalada), y por ausencia concreta de planes de expansión en los últimos 12 años (crecimiento natural de las poblaciones), sometiendo a los equipos existentes a una sobre operación con el consecuente colapso de estos, y por ende la falla en el suministro de electricidad. CIRCUITOS Sobrecarga Variación de tensión Obsoletos Interrupciones Sin daño Total Nro. 748 502 690 401 1561 3902 % 19.1 12.9 17.7 10.3 40.0 100.0 SUBESTACIONES Sin capacidad firme Variación de tensión Obsoletas Interrupciones Sin daño Total Nro. 160 59 66 117 402 % 39.8 14.7 16.4 29.1 100.0

Fuente: José Aller (Ver: Diagnostico Sector Eléctrico) La tabla muestra la situación de los circuitos y subestaciones para el año 2010. Nótese que el 60 % de los circuitos están fuera de especificación. Para las subestaciones el porcentaje es del 71 %. Esta criticidad en el sistema de distribución vulnera la calidad del servicio eléctrico a los usuarios finales. Por todo lo anterior podemos concluir que el sector eléctrico se encuentra sumergido en una profunda crisis, y cuya solución requiere de recursos humanos capacitados, de recursos tecnológicos accesibles y de punta, y de recursos financieros disponibles. De comenzar ya la tarea, su recuperación tardaría, al menos, 4 años. Finalmente, las inversiones estimadas para el sector para el periodo 20112016, es del orden de los 52 millardos de dólares. De estos, el 48 % (24050 MM$) corresponden a generación, el 15 % (7797 MM$) a transmisión, el 32 % (16633 MM$) a distribución y el 5 % (2599 MM$) a apoyo y gestión. 30

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández Es de señalar que estas inversiones no incluyen lo asociado a la posible construcción de los 2 millones de viviendas. Tales inversiones se estiman en 8130 MM$, para un total en el sector eléctrico de 60 millardos de dólares.

La pregunta obligada: Donde esta la disponibilidad de dinero para realizar estas inversiones?

31

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández El entrampamiento de la crisis

Hasta ahora se ha analizado, si se quiere, por separado, la crisis de los hidrocarburos y la crisis eléctrica. Pasemos ahora a un análisis resumido, resaltando los puntos clave de las crisis, que muy bien se puede denominar la crisis energética venezolana y que fractura la seguridad energética de la nación. La grafica ilustra esquemáticamente el entrampamiento energético (circulo vicioso) presente en Venezuela. En la misma el color azul representa las actividades que han sufrido disminución al compararlas con el año 2008. El color verde las que han experimentado aumento y el color anaranjado aquellos planes claves que de haberse cumplido no existiera tal entrampamiento. Del lado derecho, parte inferior, se muestra la jerarquización en el suministro de gas, cuando este es escaso, situación en la cual nos encontramos hoy. Podemos considerar como el inicio de dicho circulo a la producción petrolera. Su disminución acarrea una baja en la producción de gas, en los volúmenes de crudo dirigidos a las refinerías y en el volumen de petróleo exportado. La disminución de los volúmenes a refinerías, aunado a la disminución de su operatividad, conduce a una disminución en los volúmenes de productos refinados que sumado al aumento de consumo de estos en el mercado interno, afecta hacia la baja la disponibilidad de volúmenes a exportación.

32

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández La disminución de los volúmenes de exportación, exceptuando la situación actual coyuntural de aumento del precio del petróleo, conlleva a una disminución en el ingreso de divisas, disminuyendo así la disponibilidad de dinero para acometer los planes que requieren la industria petrolera y el sector eléctrico para superar la crisis energética (… se siguen desfasando), cerrando así, el circulo. Es de señalar, que mucho de los volúmenes exportados (+/- 1.1 MMBD) están bajo contratos especiales o cancelando prestamos con entrega de petróleo a futuro, lo cual hace menor el ingreso de divisas. La baja en la disponibilidad de gas requiere de la aplicación de la jerarquización del suministro a los diferentes consumidores. El sector eléctrico es el segundo en ser afectado, ya que las plantas de generación termo eléctricas (en su gran mayoría) pueden utilizar combustibles líquidos (diesel o fuel oil) como sustituto del gas. Es de señalar que hoy el país presenta un déficit de gas del orden de los 2200 MMPCD. El aumento abrupto en los dos últimos años de los combustibles líquidos eléctricos tiene su relación directa con la disminución en la disponibilidad de gas. Es importante señalar que otros hidrocarburos líquidos han experimentado aumentos en su consumo como son la gasolina (parque automotor), el GLP (parque automotor y sector domestico) y el diesel (parque automotor, sector agrícola y sector eléctrico). Su importación, cada vez más a menudo, obedece a que los volúmenes producidos no satisfacen la demanda del mercado interno. En el caso especifico del diesel, y como lo ha mencionado el ministropresidente de PDVSA, hace un mes, se ha destinado un volumen mínimo de 100 MBD para cubrir necesidades del sector eléctrico. (Ver: Balance de Diesel) Ante el desequilibrio entre oferta y demanda de electricidad, CORPOELEC debe instalar mayor generación para satisfacer los requerimientos. Tal generación debe ser con base térmica, ya que la construcción de una planta hidroeléctrica, como muy rápida tardaría de 7 a 10 años. Esta situación conlleva a un mayor consumo de los combustibles “eléctricos”, lo que incrementa la dependencia de este sector con el de hidrocarburos, originándose una “garantía precaria” en el suministro de estos por las razones ya explicadas. De allí el “entrampamiento energético”, teniendo como resultado a la crisis energética en la cual esta inmersa el país, y cuya solución definitiva requiere de al menos 3 años, si y solamente si, se inician sin dilación los proyectos requeridos en el sector hidrocarburos (aumento en la producción de gas y petróleo) y en el sector eléctrico (mayor generación y extensión / adecuación de los sistemas de transmisión y distribución de electricidad). Es de señalar que un estimado (propio) de las inversiones requeridas para resolver el conjunto de crisis por la cual atraviesa el país en los próximos 5 años es de 332 millardos de dólares (66.4 millardos anuales). De estos, 60 millardos corresponden al sector eléctrico; 150 al sector petrolero y 122 millardos al restos de los sectores (salud, educación, infraestructura, etc.).

33

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández Como vemos es cuesta arriba, desde el punto de vista financiero, cumplir con la ejecución de los programas para paliar las crisis. Mas aun si actualmente se tiene en promedio una disponibilidad de reservas de divisas del orden de los 28 millardos de dólares, de las cuales solo 6 millardos son operativas. La grafica muestra el promedio de producción de petróleo y precios por periodos presidenciales desde 1958 al 2010 (52 años). El último periodo ha sido el de mayor valor de la cesta venezolana, bonanza que se “perdió” al no haber logrado el país avanzar desde el punto de vista económico y social. La situación se complica al existir la tendencia a una baja en el precio del petróleo a niveles entre 70 a 80 dólares por barril, con una atenuante negativa como es la limitación en la capacidad de la producción de petróleo (Ver: Producción de petróleo), lo cual hace “imposible” altos ingresos para afrontar las necesidades de inversión. Una acción que ayuda a resolver la criticidad de los sectores productivos y de servicios venezolanos es permitir la participación de la inversión privada bajo reglas claras. En otras palabras, reprivatizar una serie de empresas que hoy están en manos del estado. ¿Qué hacer? Por simple lógica deben haber acciones, a corto plazo y con minima inversión, que permitan ir venciendo la crisis energética hasta tanto se logre su solución definitiva. Observando el grafico del entrampamiento, una solución seria aumentar la disponibilidad de gas. En tal sentido, se debe establecer un Plan Operativo Especial que refleje la planificación de las acciones y actividades en el corto plazo (máximo 2 años), que permitan la continuidad operacional y que maximice la disponibilidad de gas. En otras palabras, que se debe hacer hoy para resolver los escollos que limitan la disponibilidad de gas. Dentro de estas acciones están: • • Educar / informar a la población sobre la realidad de la crisis energética Realizar inventario de la infraestructura de gas (estaciones de flujo, líneas de recolección, plantas compresoras, plantas de tratamiento, gasoductos principales, gasoductos secundarios, ramales, EMR, etc.)

34

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández • • • • • • • • Identificar empresas nacionales e internacionales que laboren en el área de consultoría, ingeniería, procura y construcción y mantenimiento de infraestructura de gas Acometer programa extraordinario de mantenimiento de la infraestructura de gas con el objeto de adecuarla para manejar mayores volúmenes de gas o llevarlas a su diseño de capacidad original Establecer programa (jerarquización) de producción de pozos de mayor relación gas-petróleo (RGP) con el objeto de incrementar la producción de gas, sin menoscabo de la de petróleo Maximar, al límite técnico permisible, la producción de gas libre en los campos Anaco y Yucal Placer Disminuir el gas arrojado a la atmosfera Negociar la extensión del suministro de gas y electricidad de Colombia Jerarquizar técnica y económicamente la disponibilidad de gas de tal manera de sustituir la mayor cantidad de hidrocarburos líquidos exportables, con especial énfasis en el sector eléctrico Reajustar / adecuar la Obligación Máxima y Minima de Entrega de gas a los consumidores industriales con el fin de liberar capacidad contractual en gasoductos secundarios y ramales, y poder ampliar el espectro de consumidores Establecer incentivos tarifarios en el sector industrial para consumos de gas en horas nocturnas, de tal manera de garantizar una utilización optima diaria de los gasoductos (optimización picos de consumo). Regresar el cambio del huso horario, y establecer el cambio de hora cada seis meses para aprovechar al máximo la luz solar. Solicitar la participación y apoyo del sector productivo (primario, secundario y terciario) del país para el desarrollo y ejecución de todas y cada una de las actividades que conlleven a obtener una mayor disponibilidad de gas en el corto plazo.

• • •

Por otra parte, también se debe actuar para minimizar, de manera directa, el consumo de hidrocarburos líquidos en el mercado interno en el corto plazo. En tal sentido, las siguientes acciones son prioritarias: • • • • • • • Instituir a nivel nacional el día de parada vehículos privados Incentivar el uso racional de la energía, especialmente la electricidad Establecer horarios escalonados a diferentes sectores para inicio de labores diarias Optimizar rutas de transporte colectivo Realizar reparaciones de infraestructura vial de las ciudades en horas nocturnas Dotar a instituciones de transporte y transito terrestre de equipos y procedimientos expeditos para despejar vías Instituir la eficiencia energética (auditorias) en los diversos sectores productivos

35

Fracturada la Seguridad Energética en Venezuela Nelson Hernández

Corolario La solución a la actual crisis energética es de carácter prioritario. Su no atención origina una alta probabilidad de que el país colapse, motivado a dos factores claves: 1) Por ser la economía venezolana altamente dependiente de la producción de petróleo, y 2) Un servicio eléctrico deficiente y de baja calidad no permite el desarrollo económico y social a que tiene derecho el venezolano del siglo XXI. La sociedad venezolana, tiene la palabra….

36

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful