Está en la página 1de 208

MATHODOS

lrtLr¡ulla,lristotia,sociologfay polftica rle ll t icrtciay dc la técnica

I )ttrct ltr: MARIO BUNGE lirtrlrrlutit¡ns& Philosophyof ScienceUnit, Mr ( iill tlnivcrsity

(,itmlefo Asesor

ReyrnondBoudon, Sorbonne,París lirwin Hiebe¡t, Ha¡vard University, Cambridge, Ma. lirlwin Layton, Universityof Minnesota,Minneapolis llobert K. Merton, Columbia University,New York Mario H. Otero, UniversidadNacional Autónoma de México Miguel A. Quintanilla, Universidadde Salamanca PaoloRossi,Universiti degli Studi, Firenze William R. Shea,McGill University,Montreal Raimo Tuomela, Universidad de Helsinki

MARIOBUNGL.

I-A INVESTIGACION CIENTÍT'ICN

SU ESTRATEGIA Y SUFILOSOFIA

Traducción de MANUEL SACRISTÁN

Segunda edición corregida

A,

ll-ff.

lfof - 3Ü
lfof - 3Ü

b

EDITORIAL ARIEL, S. A.

BARCELONA

S e g u n d a e d i c i ó n corregida A,

a

LA INVESTIGAC¡ON CIENTIFICA

la. cdiciónen ColccciónMethodos: junio 1983 la. reimpresión(Mé:rico): diciembre1983 4a. reimpresión(México):junio de l98Z

O 1969y t983: Mario Bunge

Derechosorclusivos de edición en castellano rescrvadospara todo el mundo y propiedad de la traducción:

O 1969y l9E3: Editorial Arie¡, S.A. Grupo Editorial plan€ta

ISBN: 843¡14-E0lG,7

ISBN: 968{ódG.l0,X

Impreso cn México

ISBN: 968{ódG.l0,X Impreso c n M é x i c o -S\

-S\

*il'ffi:.:T#;ffiTilltr*tü":rffil&$rrfuF,"t*"rffi *.

sea eléctr¡co, qulmico,

mccánico, óptico, dc grebación prcvio dcl cditor.

o de fotocopia, sin pcáiso

prcvio dcl cditor. o de fotocopia, s i n pcáiso l' P R Ó L @

l'

PRÓL@O

A LA PRESENTE EDICION

La teoría y metodología de la ciencia se ba puesto de moda e'n la comunidad hiipanoameric-anaen el curso de Ia ütima decada. Se ha mul- tiplicado los cursos obligatorios u optativos sobre la materia en numerosas fácultades universitariaJ, han nacido varias sociedades de epistemologí4

y en Oviedo se celeb¡ó en 1982 el

ias Ciencias, que contó con uua asistencia extraordinaria de fflósofos y

cientlffcos. No parece tratarse de una moda zuperffcial y por tanto Pasaiera. Las

I Congreso de Teoría y Msoqglogia

de

personai que prducen,

que la teoiía y metodología de la ciencia no es sóIo una rama importante

iie la fflosofía, sino tam6ién una herramienta útil

la enseñanzay el üseño de políticas científfcas. Por cierto que el investigádor, el profesor y el decisor en

planeación o a-dministración científfca pueden desinteresarsede

i,

ias ideasa"-etcade la naturalezay el alcancede la investigacióncientíffca. Ahora bien, los principios tácitos suelen ser imprecisos, asistemáticos e in'

oorectos, y por ésto péügrosos.Es preferible tornar expllcitos los principios

enseñan o planean ciencia están comprenüendo

para la investigación,

de

-materia

la teorfa

metodologíade la cie¡rcia.Sin embargq no pueden deiar de tener algu'

por los qúe-guia:noi

iistematiiarloi.

aparecida en 1967,

fue reiripresa siete veces.En la presente edición se ban introducido Dume-

,oras coñe"cionesy seha actualizadola bibliografía. Para-unadilucidación

de alErnos problemas semánticos, gnoseológicos y ontológicos

tantes-remitó al lector a mi Tteatise on Bcsic Philosophg, en curso de

publicación. Y aprovecho esta oportunidad para agradecer a mis ex'alum-

'nos,

asl como a-numerosos prOfésoreseuropeos y americanos, el haber¡ne

nuestra conducta, a ffn de refinarlos, controlarlos y

De esta manera perfeccionaremosnuestra propia conducta.

La primera edición en castállano de e_stetratadq

concomi-

¡eñalado ineorrecciones y mgerido meioras.

M. Bu¡cc¡

¿ Foundattons and Philosoplry of Science Urü,

M cGill Unioersitg, M ont¡éol

r PRÓLOGO A LA PRIMERA EDICION E s t e t r a t a
r PRÓLOGO A LA PRIMERA EDICION E s t e t r a t a

r

PRÓLOGO A LA PRIMERA EDICION

Este tratado es fruto de los cursosy seminariossobremetodologíay

filosofíade la ciencia,destinadosa estudiantesde filosofía y de ciencias

y dictados por el autor en las Universidadesde BuenosAires, La Plata, ivlontevideolPennsylvania,Texas, Delaware y Freiburg i' Br. de 1957

a 1966.Las notas y borradores sucesivosfueron primero ensayadoscon

dichosestudiantesy luego corregidosconformea la experiencia recogida,

Les estoy agradecidoa todos esosestudiantespor haber-actuadocomo

grupo experimental,y particularmentea aquellosque me formularon pre-

quntas embarazosas.

- También deseo agradecera las siguientes Personas observacionesy críticas,si bien ninguna de ellasvio el manuscritocompleto: los Profesores Richard N. AdamJ (antropología,Texas),Haskell B. Curry (lógica,Ams- terdam), Charles Hartshorne (metafísica,Texas), John P. Harrison (histo-

ria, Texas),R.

H, Otero

Víctor Sanz (historia,Montevideo),George Gaylord Simpson(zoología,

Harvard),y

(química,ináiana),

,(biología,

Texas),br. RobertA. Schwartz(fflosofía,Rockefeller),GuillermoSarmiento

(ecología,caracas) y mis ex-asistenteslos Licenciado¡

de Mriro (fflosofía,BuenosAires),HéctorPozzi(ídem),Dra.

lraldi

(filosofía,Montevideo),Osvaldo A. Reig (zoología,Caracas),

Duncan Luce (psicologíamatemática,Pennsylvania),Mario

H. Woodger (biología,Londres),el Dr. CarlosBunge

Joseph

el Dr. James N. Hullett (fflosofía,Dartmouth),Carlos

c. colacilli

Marta Santide

(psicoanálisis,Buenos Aires), Rubén Ramírez Mitchell

Juljg

Foschi (sociología,Stanford)y la Dra, Marta C. Bunge (maiemáticas,

McGill).

Ha

sidoun altoprivilegioel que los ilustradosdirectoresde Ariel, S.A.,

lector que el traductor ha debido su^perar-la diffcultad

encomendaranla tiaducción de este libro al Profesor Manuel Sacristán.

No escaparáal

que presenta la pobrezi de nuestro vocabulario filosóffco,diffcultad que

tio hitbiera podido encararsiquierade no poseerund sólida versacióny rica experiencia.

Dedico

esta obra a mi mujer, Marta, quien me ha estimulado a escri-

M. Br¡¡¡cr

birla y ha vigilado su gestación,criticándolasin merced.

a escri- M. Br¡¡¡cr b i r l a y h a v i g i
?' I   INDICE Un cuento para empezru . 13 Cómo debe usarseeste l i

?' I

 

INDICE

Un cuento para empezru .

13

Cómo debe usarseeste libro

15

 

PARTE I

ENFOQT'E E INSIRUMENTOS

Cerfruro 1.

El enfoquecientífico

19

r.1.

Conocimiento: Ordinario v Científfco

I9

r.2.

El Método Científfco

24

1.3.

La táctica científfca

3l

L.4.

Las ramas de la ciencia

38

1.5,

Objetivo y

alcance de la ciencia

43

1.6.

Pseudociencia

il

Bibüografla

Crpírwo

2.

Corcepto

u

2.L.

Lenguajes cientlffcos

65

22.

Término y

concepto

ID

2.3.

Intensión y referencia

84

2.4.

División, ordenación y sistemática

94

2.5.

De la sistemáticapreteórica a la teórica .

L02

2.8.

Sistemática de conceptos

109

Bibliografía .

116

CepÍr¡¡.o

3.

DilucüIación

118

3.1. Vaguedad

y

casos limítrofes

tr9

3.3, I)efinici(rn l íl1l 3,4. o P r o b l e m a s

3.3,

I)efinici(rn

l íl1l

3,4.

oProblemas de la definición

t5l

3.5,

Interpretación

t0t

3,6. Procedimientosinterpretativos

l6tt

3.7. La "validez" de los conceptos Bibliografía .

Lt

I

280

289

30r

308

319

.J.JÓ

PARTE II

LAS

IDEAS

CIENTÍFICAS

CepÍrur,o 4.

4.L

Problema

La fuente de la ciencia

*Lógica de problemas

Problemascientíffcos

Un paradigma,un marco y una comparación

Heurística

El

Problemas fflosóffcos

4.2.

4.3.

4.4.

4.5.

4.6.

4.7.

ffn de

los problemascientiffcos

bliografía

Hipótesis

C¡,rírur-o 5.

5.f.

5,2.

5.3.

5.4.

5.5.

5.6,

5.7.

5.8.

Significaciones de "hipótesis" Formulación

"Clases: forma y

Clases: punto de

contenido

vista gnoseológico

Fundamento Contrastabilidad Requisitos Funciones Hipótesis filosóficasen la ciencia Bibliografía

'\
'\

5.e.

C¿,pirur.o 6.

L"y

334

6,t.

Variables e invariantes

334

6.2.

La búsquedade la ley .

344

6.3.

Clases

.'JD

e.4.

Forma y contenido

365

0,5.

B.B. Requisitos

Fórmulasy pautas .

8.7.

sleyes de leyes

6.8,

La reglade la ley . Bibliografía

( l¡pÍru¡.o

7.

Teoría: estática

7.r.

El

sistema nervioso de la ciencia

7.2. La unidad conceptual .

/.J.

7.4.

Deducibilidad

Teoría abstractae interpretación

J.D.

*Probabilidad: cálculo. modelos.interpretaciones erróneas

7.6. *Desiderata formales

Bibliografía

C¡píru¡.o

8.

Teoría: dinámica

8.1.

Construcciónde

teorías

8,2.

Matematización

8.3.

oReconstrucción (formalización)

8.4.

Referenciay evidencia

8.5.

Profundidad Bibliografía

PARTE III

APLICACIÓN

DE

LAS

tr)EAS

CIENTfFICAS:

DE

LA

EXPLICACIÓN

A

LA

ACCIÓN

Cepirur"o 9,

Explicación .

9.1.

9.2. Explicaciónno científfca

9.3. Subsuncióncientlfica

9.4. Explicación interpretativa

9.5. *Explicación interpretativay r.educcióna leyes.

9.6. Poder explicativo

9.7. Funcionesy

Contestacióna losporqués.

alcance

Bibliografía .

úto

386

395

408

4r2

413

4t4

425

4s5

448

459

472

483

485

486

503

5r9

531

544

DDO

56f

561

5G7

576

584

Sg2

603

6tg

623

Ceriru¡.o

10.

Predicción

a25

10.l.

Proyección .

 

625

10.2.

Proyección estocóstica

034

10.3.

Proyección histórica

645

10.4.

Potencia proyectiva

857

r0.5.

Diffcultades y paradoias

069

Bibliografla

68r

Crplrulo

11.

fución

683

11.1.

Verdad y acción

 

684

11.2.

La regla tecnolégica

694

11.3.

La previsión tecnolégica

702

Bibliografía

7t2

 

F

 

PARTE IV

 

LA

CONTBASTACIÓN DE LAS IDEAS CIEI{ITIFICAS:

 
 

DE LI\

OBSEAVACIóN A LII

INFEBENCIA

Cepirvr.o

12.

Obse¡oación

 

1r7

19.r.

Hecho

 

7L7

t2.2.

Observabiüdad

727

12.3.

Obietivación

736

12.4.

Datos v evidencia

 

742

12.5.

Funciones

 

752

Bibliografía

78

C,rphu¡.o

13.

Medicién

7@

13.1.

Cuantiffcación numérica

7ffi

L3.2.

Valsr medido .

773

13.3.

Cómputo

780

13.4.

Escalay unidad

787

13.5.

Técnicas

800

r3.6.

Resultado

8r0

 

Bibliografía

8r7

CepÍruro

14.

Erperimcnto

8fg

14.1.

C¿rmbioplaniftcado

819

I4.2.

Control

828

C¿rmbioplaniftcado 819 I4.2. Control 8 2 8 14.3. Proyecto t4.4. Slgni8cación r4.5.

14.3.

Proyecto

t4.4.

Slgni8cación

r4.5.

Pruoba de

la contrastación

14.8.

Funciones

Bibliografía

Crpíru¡-o 15.

In

ífiermcia cíerttífíct

15.r.

Inferencia

L52.

Contrastación de

proposiciones observacionales.

15.3.

Contrastación de hipétesis

15.4.

Confrmació¡¡ y refutación '

r5.5.

Una historia eienrplar: Torricelli

15.6.

Contrastación de teorías

151,

Examen de teorías Bibliografia

837

842

849

852

858

859

860

867

876

886

899

90E

919

933

UN CUENTO PARA EMPEZAR

Los cinco Sabiosdel Reino de *, de vuelta de una larga estanciaen

temerosos ante su soberanala

la Repúblicade

R;;:

en aquella rePública.

oo, se estabanquietosy

informando a h fleina

acercade la Cosa Rara que existe

CosaRara?"'preguntóla

!t"U""

"Dinos,o

sabioPrótos, ¿qué aspectotiene la

Reina al sabiomás anciano.

a la que llaman Ciencia,oh Majestad'puede registrar

v comprimir todos los Lechos.En realidad, la Ciencia es un enorme

hegistio." ^*q:;ü; Así habló

"La CosaRara

Prótos.

r"-cabezal",gritó.la Reina roja de.ira"'¿Cóm-o pode-

:i"

lo cual se^dirigió

.,ná

Táq"iT

p3tlliento',11ando

hasta

"^ D"út"tot, el másviejo de

aspectotiene la CosaRara?"

!s

un iegistradorpasivo'sinoun

atareado

absorbetoneladai de datoi en bruto y

i""""t.""

qo" la CosaRura

*o,

Nostenemosideas?"ir"r a" ", los sabiosque quedaban'

ti*,

"Dinos,'on táUio Deúteros,¿qué

"La CosaRara,Majestad,no

molino de informaciónl

y pi"*"a"

dor." --

los elabora

orden.Mi decisiónes que la Cienciaesun enormeCalcula-

en

Así habló Deúteros'

i"

que la

"ort"r,

:',q,re

trl",

la cabeza!",gritó la Reinaverde de ira' "¿Cómopode-

CosaRaraesuñ autómatasi hastaNostenemos_caprichos

'no,

v flaqueras?"Tras de lo cual se dirigió a Trítos,el de medi-aedad'

'

l'óirror, o sabioTrítos, ¿qué aspóctotiene la Cosa,Rara?"

'Ño h"y tal Cosanat", Ñ'1"¡ettaá'La

cienciaesun Juego esotérico'Los

cuandode ur'

que lo

;r;il

Ñ;; '

cabezal",giitó-tu

podemis creer qluela CosaRara no se

hastaI'{ossomoJcaPacesde

establecensusréglas,y las cambiande vez en

¡,t"gatt

¡uegan iiisie.ioso. Nadie sabe á q,ré

ie"" q;;

.ni con qué ffn'-Admitamos,

Juego"'

Así habló Trítos'

la Ciencia,como el-leirgu1j9,-es un

le corten la

hacerlo?"

Reina-amárilla de ira, "¿Cómo toma las cosasen setio' cuand<¡

Tras de lo cualie iDinor,

dirigió a Tétartos, sabiomaduro'

¿qué

oh sabio Tétarios,

aspectotiene la CosaRara?"

"La CosaRara,oh Majestad,-esun-hombreque

med-itay ayuna'Tiene

visiones,intentap.obu, q,i" ,o,, erradasy no

tJ enorgullece cuandono lo

t a y ayuna'Tiene visiones,intentap.obu, q,i" ,o,, e r r a d a s y n
(:t,l':N'ro t'AllA l':Ml'l¡zAll llN 14 consique.Yo creo t¡trela Cienoia-y reto a todos a que me
(:t,l':N'ro
t'AllA
l':Ml'l¡zAll
llN
14
consique.Yo creo t¡trela Cienoia-y reto a todos a que me refutcn- es
Así habló Tétartos.
un VísionarioFlagiiante."
-
.leoe
le
cortün la cabeza!", gritó la Reina roia de ira. "Bste inforrne
podemos creer que la Cosa Rara
ur *¿i
sutil que
los otros, pero
¿cómo
d" ¡ustiffóaiión ni gratiffcación cuando hasta Nos pode-
;
;
p-*"ri"
mos hacerlo?"
Tras de lo cual se dirigió
CÓMO
DEBE
USARSE ESTE LIBRO
a Pentós,el ioven sabio'
Por su vida, había huido ya' Huyó sin p--arar
Pero Pentós, temiendo
aur*t" días y noches,hast^aque_cruzó
la frontera del Reino de_ü y llegó
Este tratado de metodología y fflosofíade la cienciase divide en cuatro
trabajando desde entonces.Pentós ha
* uri J{"i"*,'en
la que
ha eitado
Dartes.La Parte I, lntroducllón,
ofrece un primer consPectodel esquema
l"r-i"ill"
de escribii
su voluminoso lnfórme sobre h CosaRara, su Ana-
áe b ciencia (capítulo 1) y algunos instrumentos lógicos y
;;r"ü:-;"
su Comportam[ento,
que yo-he traducido al inglés.
F:tsnología g
-sernánticos
de
la
lcapltulos 2 v
3) it"
t"
nécesit-aránmás adelante. La exposición
Aún acosadopor-sus-dolorosos-recuerdos de las rudas costumbresvigentes
en el Reino di o, Pentósdeseapennaneceren el anonimato.Teme, acaso
ilvisUeación'cientíhca propiamente dicha empieza,en la Parte II, sobre
t^ tñ^ Científicas. E'n ei principio fue el hoblema, tema estudiado en
con razón, que esta exposicióndlela
COsaRara serápoco gustada, Puesto
el Capltulo
4. Luego se coniidera-el iptento de solución a un problema
que la eentá preffere óncillos
credosen blanco y negro en los que pueda
cientfñco, o sea,Ia-hipótesis (CapítuV$. A continuaciónse consideraIa
Ér*,.
de Pentóssobreia CosaRara es,en efecto,
"J" *¿" ""ttiza.Laimpresión ámplicada^ que los modelos del Registro, el, Calculador, el
*opotr"ieproducción
de una
estructura ob¡etiva,
hipótesisen cuanto rJh
i""rrr
"r^to"r, la ley cientlffca(Capltulo 6).
La construccióny el reaiustede siste-
fuego o el Visionario Flagelante,aunque reconocesu deuda Para con sus
hipóiesis y leyei -i
sea,
de teorías-
se examinanen los Capítu-
mas d;
t,t"[to -
desgraciados y difuntos colegas'
el aspectoformal) y 8_(subrayandoel_aspectode con-
qué el quinto informe,acerca de la
i",
Z
al lector poi
t*Ui"yando
io¿o
tenido). Luigo
viene la-Parte lll,
Lo-Apkcación de lns ldeas Cientlficas'
"io
"*pli""rá
de autor'
Cosa Rara aparéce
con un títul;
distinto-y bajo otro
.nompre
de la aplicación
de las teorías a la explicación, y el
de
los celosos
fiC"iift"fo"9 t
Esperemos
que
este expediente salve a Pentós-de la ira
capltülo l0 de su "t" aplicación-a la
predicción y a la retrodicción. El capí-
rufuidot"s
di credos sencillos (").
racional, ptrtenece a-la fflosofíade la tecnología'
toti
ff,
sobre la
""&ótt
Por lrltimq
la Parte
IY,
La contrastación de lns ldeas Científicas, empieza
urt"ai*¿o
la observación (Capítulo l2), y luego Pasa a estudiar la medi-
ción (Capltulo
13)v et experimento
(Capítulo 14).La Parte IV termina con
*ü¿i'.,
del paó'de las^conclusiones o-btenidasde los datosa las hipótesis
"i
y
vicwersa (Capítulo
l5).
Un vistazo i
las relácioneslógicas entre los capítulos P_uede ser de
para la complensión de
la ftlosofía
utilidad al lector para el uso del tiñrg r
mísmo (oü, esquema-en pág' sig)'
de la ciencia quá se
en el
ProPone
omitirse-enuna primera lecturan'
*Los párrafósentre^ast?riscospueden
son los problemas formulados al ffnal
án cambio,
no debe omitiise
Lo aue,
clda secci6n.La ffnalidad de éstoses triple: comProbarla comPren-
de
sión del texto por
el lector, resquebrajar su fe- en éI y moverle a
o diffcul- -sEuir
oensando por ,'i
ilüá; es^ietipo.
mismo en el tei¡a. Hiy
más de mil
Preguntas
Cada coniunto de proLlemasha sido ordenadoa grandes
rasgospor ordeincrecientede diffcultád: los.primero,sde cada.coniunto son
eiercicios, mientras que algunos de los últimos son ya
"oriiuniu,,,"nte problemasde
t
investigación.Al
distribuir esosproblemasel director del
siguen vivos'
Prótos
v
Los cuat¡o
Sabios del
Reino
(o) Noto
añ(tdida en ptueb4s.
en ellos cabeza que cortat.
Trítos,
úo
encontró
presenteel conocimientoprevio que requie-
porq,ru
istudio debe precisar-yt"ner
Deúte¡os
sobrevivieron
"i'verdugo É
Tétar-
nuevo
cráneo por
convención'
i.
ui""rr"i¿r,
consiguió
que
creciera un
;";;;-;t.t
ran en cada caso.
el que tenía'
n,,"uo
"tt cuanto le refuta¡on
ior,-po"q.,t
se inventó ,rn "ur"Érn
lrl'llll, trliAllsl'l t':S'll':Lllll() l0 ( tiNto 2 Concepto I El enfoque cientfflco I
lrl'llll, trliAllsl'l t':S'll':Lllll()
l0
( tiNto
2
Concepto
I El enfoque cientfflco
I
Intr'<ltlucciórt
Diluciclación
Problema
4
Hipótesis
5
II Las Ideas
Luy
6
Científfcas
Teoría:Folma 7
Teoría: Contenido 8
PARTE I
10
Predicción
III Aplicación
Explicación
I
IcleasCient.
Acción
l1
Observación
12
ENFOQUE E II\STRUMEI\TOS
IV Contlastación
Medición
13
IcleasCient.
Experimento
14
L Er. ENroqu¡
CmNtlnco
Co¡lclrrsi(ln
15
2. Co¡.¡crPto
3' Dr¡.ucro.rcróx
Lasdiscusionesconcolegasteóricosdelacienciaoestudiososdecues-
harr
hai
evitado po¡
lo
común en
el
texto y se
tiones metacientíficas ;
iambién las ieferencias bibliográffcas sehan rele-
;t,iü;i;,
probt"*"r.
visión panorámicade los medios
qadoa los problem"r-f " hs listasdadasal ftnal de cada c-apítulo. como
Será conveniente empezar con
r"""ión ofrece la posibilidad de una lectura
enfoque -una científico' Esa visión previa se
3ñ;;á-1"
que son p"";ii'"";-;l-
v
ffnes
"ito,'""da
tofri"l""rr="J
l. Como le oc,lrre a cualquier
exposición breve de
sequidasin interruPciones.
ó"pfiJá
""";ijfu;;
lectura individual cuanto Para
que presentarse de un
;;
ri$
preparadotanto para
un tema rico de
contJniJo, también ésta tendrá
justiff-
CientíffcJ
y
Filosofíade la Ciencia.Como eI
el tÉstod"l libro la
usarloen cursosd" Mé-ód;
texto oscila
modo bastante dogmático; pero esperamos. que
entre un nível de introducción y otro ya más
la ciencia y la fflosofía: lo
pu'ente entri
cará. Luego
necesitarlmá"
;;"a" "onrt"nt"*-"rrü
"-t'
discuten la semántica de los
bastantediversos' Por eiemplo'-puede
;i;;;il,
encontraremos en los Capítulos -í"'l¿!r* 2 y
"t*
'de' -3'que
"a"pt"r,g-n3t"
"magistrales",las
cuales,realmente'
operaQiones conceptuales
usarsecomo
sustituto
de
lecciones
aig"nas
conceptos científicos,V
seuu-'uá'"'*
-
fr"u"g"aus' como la clasiffcación
desdeGutenber:g. Seguramente serámás intere-
d;¡;ñ"
;"'
;;;"r-;i¿o
"n""rór,i"as
una-iibre disc,rsión
del táxto i
de_alg,,rnosproblemas, así
i""i"
rr"?tífera
v
como de los resultados;; ;;"
que no por
v la definición.
exploración de la bibliografía aconsejada.
gue
trate nuestio tema tiende a
Una última advertencia, todo'libro
aloue se pide que naveguecons-
diriqir
molestas exigenciasa su lector,
ciencia^y la Óaribdlis-de la-fflosofía'
Escila de la
;¿;;;""L"
ü
tiene mucho que ofrecerle
El autor simpatiza con
el-nlv-egante, ,p"'o
ío
puede h:T:
enunciarel
que
para evitarle
"sa in"omodidad;"lo
mái
":
p.ruduevitárseno navegandoo adquiriendo
ír2r""."
ir"ismo:
el;;;il;;i;
J""rr"i"g"t.
el
presente
libro pueda ser un
#,
ñt,;
i"
fr"¡ifia"J
Que
*ut"^ideadetenerqueaprender
#ir.ffiñ
ñ"q*
;
*"i""o""nt" i"
tot
que
u ,ri',amodeit"- i"f"
f"t"
deseancontemplar más de cerca
que no se pide a ningún guía
reórdar
iltÜ"í""fr;r;:'"p;"ñrmítiseme "tno,
nosotros'
que hagael camino .Por
con algún vocablo fflosóffco
Un rlltimo conse¡o'cuando el lector setope
en consultar el Diccionatio
hará
bien
o nombre de ffIósofo'qu-e á.r.orro""",
á" + tomos (Madrid' Alianza Editorial'
M;;;
il,e fitosofíode José F:;;"*
'
haya publicado en cualquier lengua'
1979),et mejor que se
y (:()N(x jll\ll¡:N'l'(): ()ttDlNAltttl 2l <:tnr'¡'ll¡'ttx¡ ENIToQUIIünNlfl¡Ico 90
y
(:()N(x jll\ll¡:N'l'(): ()ttDlNAltttl
2l
<:tnr'¡'ll¡'ttx¡
ENIToQUIIünNlfl¡Ico
90
tfllt'¡r de uyt.r'.L,a cícncia, cn resolr¡ción,crece a partil
dcl ct¡¡roci¡rlicnto
e impersonales-
no prrede realizarse más que rebasando los estrephos
vida cotidiana y de la experienóia privada, abandonando el
t'¡rrrrúny lt.rtbasa con su crecimiento: de hecho, la investigacióncientlfica
límités de la
punto de vista antropocéntrico, formulañdo la hipétesis de la existencia de
t.rrrpicrzucn cl lugar mismo en que Ia experiencia y el conocimiento ordi-
rrrrriosclt*jarrde resolver problemas o hasta de plantearlos.
l,u cicnt'i¡r no es una mera prolongación ni un simple afinamiento del
rrnrt¡cimiento ordinario, en el sentido en que el microscopio, por ejemplo,
¡rnpll¿r el rtrrbito de la visión. La ciencia es un conocimiento de natura-
L,zrr especiul: trata primariamente, aunque no exclusivamente, de acaeci-
rnicntos inobservables e Insospechados por el lego no educado; tales son,
más állá de nuestras pobres y caóticas.impresiones, y con-
ob¡"tor físicos
medio áe la experiencia intersubjetiva (tran-s-
trÁtando
tales supuestospor
la
áyuda
de_teorías. El
sentido
planeada e
intLrpretada
con
f"tron"t¡
está
io*,i"
.ro p,+"d" conseguir'*ár
qn"
una objetividad limitada,porque
vinculaáo a la percepción y a la acción, y cuando
demasiadolrtre"h"m"rrie
las rebasa lo hace a menudo en la forma del mito: sólo la ciencía inventa
no se limitan a condensar nue-strasexperiencias, pue-
ejemplo, la evolución de las estrellas y la duplicación de los cromo-
teorías que, aunque
¡ror
den - contrastarse con ésta para ser verificadas o falsadas'
sr)rnas:la cit:ncia inventa y arriesga conieturas que van más allá del cono-
U;
aspecto de la objetividad
en común el buen sentido y
t'i¡niento cornún, tales como las leyes de la mecánica cuántica o las de los
llfl'ejos condicionados; y somete esossuPuestosa contrastación con la expe-
rir'¡rcia con ayuda de técnicas especiales, como la espectroscopia o el
control del jugo gástrico, técnicas que, a su vez, requieren teorías espe-
c:i¿rles.
Consiguientemente, el sentido común no puede ser juez autorizado de
que -tienen
la
negativa a admitir
entidades no
o sá",
la ciencii
es el naturoíir*o,
desencarnado) y fuentes o modos
naturales (por ejemplo, Lrn Pensamiento
ejemplo, la intuició,n metafísica). Pero el
de conocimiento no ,r"i.rr"lo (por
sentido común, reticente
ante-lo inobservable, ha tenido a veces
"o*o^
"t
un efecto paralizador de la
imaginación
científica' l'a ciencia, Por su-Parte'
que supone hipotéticamente, siempre
oo t"tn"
a'las entidades inobservables
lt ciencia, y el íntento de estimar las ideas y los procedimientos científfcos
J
conjunto
hipotético
t la luz del conocimiento común u ordinario exclusivamente es descabe-
llado: la ciencia elabora sus propios cánones de validez y, en muchos
;;r
en efecto, tiene medior
*o/
pueda.mantenerse baio su control: la ciencia,
peculiares (pero nada esotéricos ni infaübles)
t('mas, se encuentra muy lejos del conocimiento común, el
cual va convir-
para someter a contraste o prueba dichos supuestos'
recusación naturalista
una consecuencia de la
vigilancia crítica y d9
tid'ndoseprogresivamente en ciencia fósil. Imaginémonos a la muier de un
físico rechazando una nueva teoría de su marido sobre las partículas ele-
]u
o sea,el recono-
clelos modos de conocimientol esotéricoses el falibilismo,
provisional e incierto
que
nuestro conocimiento del mundo es
rnentales porque esa teoría no es intuitiva, o a un biólogo que se aferrara
cimiento de
el progreso científico,-sino que más .bien lo exige'
a la hipótesis de la naturaleza hereditaria
de los caracteres adquiridos
-to
to'"*"l.,y"
que
los de
la
experiencia .común'
son
simplemente porque esa hipótesis coincide con la experiencia común por lo
Los
enunciados "rrul científicot,
[""]
ilrrítr"das' (fundadas y contrastables) en
vez de
<¡ue hace a la evolución cultural. Parece estar clara la conclusión que
deben inferir de todo eso los fflósofos: no intentemos reducir la ciencia
opiniones, pero opinion",
dicta arbitrarios o
charlas insusceptibles de contrastación o-prueba' Lo úni-
duda razonable son
a conocimiento común, sino aprendamos algo de ciencia antes de fflosofar
;; q"; puede probarse hasta queidar más allá de toda
! la matemática' o bien enunciados fácticos
sobre ella.
La discontinuidad radícal entre la ciencia y el conocimiento común en
numerosos respectos y, particularmente por lo que hace al método, no debe,
de todos modos, hacernos ignorar su continuidad en otros respectos, por lo
o bien teoremas de la lógica
(particulares y d"e
observación) corno "este volumen es pesado".
triuiul",
,J
reíerentes a la experiencia inmediata no son esencial-
Los eriunciados
mente incorregibles,
también conjeluras,
precisamente por
dignos de duda:
aunque son
pero
rata yez rei*ltan
en la práctica los maneiamos como si fueran certezas.
menos si se limita
el concepto de conocimiento cornún a las opiniones soste-
si- puede
,.uiór, son científfcámente irrelevantes:
nidas por lo que se suele llamar sano sentido común o, en otras ler-tguas,
brren sentido. Efectivamente, tanto el sano sentido común cuanto la cien-
cia aspiran a ser racionales y obietüsos: son críticos y aspiran a coheren-
m"n"¡"rlo,
ile Ln
modo "ro suffciente el sentido común, ¿por qué apelar a la
raz6n por la cual no existe unb ciencia de la mecano-
ciencia?
Esta es la
grafía ni de la conducción de automóviles. En cambio, los enunciados que
cia (racionalidad), e intentan adaptarse a los hechos en vez de permitirse
cspeculacionessin control (objetividad).
Pero el ideal de racionalidad, a saber, la sistematización coherente de
enunciados fundados y contrastables, se consigue mediante teorías, y éstas
son el núcleo de la ciencia, más que del conocimiento común, acumulación
de piezas de información laxamente vinculadas. Y el ideal de la objetividad
-f saber, la constrt¡cción de imágenes de la realidad que sean verdaderas
a algo
más que la experiencia inmediata son dudosos y, por
i" ,"fi"r"r,
p"ena somtterlos várias veces a contrastación y darles un
tanto, vale la
la ciencia la duda es mucho mái'breadora que parali-
fundamento. Pero en
zadarat la duda estímula la investigación, la búsqueda,de ideas que den
,razón
r",
de los hechos de un modo
"ld^
de opiniones científfcas
de desigual Peso: unas de ellas están
.*
"b"rrico

más adecuado. Así se_-produce

99,

ENroQüE clsNrfrlco

¡ncjor fundadas y más detalladamente contrastadas que otras. Por eso el cscéptico tiene razón cuando duda de cualquier cosa en particular, y yerra cr¡undo duda de todo en Ia misma medida. Dicho brevemente: las opiniones científfcas son racionales y objetivas

r,o¡no las

r,ntonces -si algo hay- lo que da a la ciencia su superioridad sobre

r,l conocimiento común? No, ciertamente, la sustancia o tema, puesto que

rrn mismo obieto puede ser considerado de modo no científtco, o hasta r¡nticientíffco, y según el espíritu de la ciencia. La hipnosis, por eiemplo, ltuede estudiarse de un modo acientíffco, como ocurre cuando se describen cusos sin la ayuda de la teoría ni del experimento. También puede consi- rlerarse como un hecho super-normal o hasta sobrenatural, que no implica ni a los órganos de los sentidos ni al sistema nervioso, o sea, como resultado de una acción directa de mente a mente. Por último, puede plan- tearse el estudio cie la hipnosis científfcamente, esto es, construyindo conie- trrras acerca del mecanismo ffsiológico subyacente al comportamiento hip- nótico y controlando o contrastando dichas hipótesis en el laboratorio. En principio, pues, el obieto o tema no es lo que distingue a la ciencia

de la no-ciencia, aunque algunos problemas determinados -por ejemplo,

cl de la estructura de la materia- difícilmente puedan formularse fuera de

del sano sentido común: pero mucho más que ellas. ¿Y qué es

trn contexto científfco, Si la "sustancia" (objeto) no puede ser lo distintivo de toda ciencia,

entonces tienen que serlo la "forma" (el procedimiento) y el objetivo:

la peculiaridad de la ciencia tiene que consistir en el modo como opera

para alcanzar algún obietivo determinado, o sea, en el método científfco v en la finalidad para la cual se aplica dicho método. (Prevención: 'método científfco' no debe construirse como nombre de un conjunto de instruc- ciones mecánicas e infalibles que capacitaran al científtco para prescindir de la imaginación; no debe interpretarse tamPoco como uha técnica espe-

cial para el maneio de problemas de cierto tipo). El enfoque científico, pues, está constituido por el rnétodo científico y Por el obietioo de la ciencia.

antes

Bchemos un

vistazo

al

enfoque

científfpo, Pero no

de los siguientes problemas.

sin aplicar

nuestras capacidades a alguno

PROBLEMAS

Ll.l.

Escritoresy humanistasse Iamentancon cierta frecuenciade que la

Porque ha eliminado los elerncntosllamados huma-

ciencia está deshumanizada

¡ros, Examíneseesta opinión.

1.1.2. ¿Es ¿O más bien

que

6a? Puede verse una reciente crítica del "mito"

la cienóia objetiva hasta él punto de excluir puntos de vista?

se limita a no autorizar sino la consideraciónde puntos de vista

estén fundados de alguna manera y sean contrastables,sometibles a prue-

según el cual la ciencia es

\

(i()N(XltMl!lN'l():

oltDlNAltlo

y

t:rtiN'¡'írtc<l

2:J

obietivaen H. C¡Ntnu.,

1S'SO,chap. 1.

la investiglción -que

investigaior-

Open

1962, chap. 23.

1.1.3.

la

ll.te. "Why" of Man's Experi'ence,New York, Macmillan,

Indicaciónt téngaseclara la distinción entre la psicologíade

y

r" o",tpi de los motivos, las tendencias, etc., de cada

metodología de la_investigación. Cfr., K. R., Poppnn, The

Society ánit üs Enemiás, 4th ed., London, Routledge and Kegan Paul,

-Examínese Ia difundida opinión, sostenidapor fflósofoscomo Karl

Jasper.s, de que las eonclusionesde la investigación

propi"Á""t"'di"h"r,

?,e¿iesbócesela

son-conclusiones

-científfca

esto es, últimas y ciertas. Problema

estuüoble en oez de

historia de la opinión de que la ciencia genuina es infalible'

1.1.4. Dilucidar

los conceptos de opinión,

de

creenciQ, conoiccün y conoci-

anteúor: ¿Existe alguna relación lógica entre

miento. Probbma en 7)ez del

naturqli.smo (que es una doctrina ontológica) y

propiedad. de poder ser

ro-"tidor

suffciente,necesariay

dad? Indicaciones:

concebible) y contrastabilidad efectiva (la propiedad que tiene_un enunciado

de ser susceptible

traejemplos ia.a

fflosofía tradicional ha conservado la importante distinción esta-

blecida por

opinión'o

datón,

pero

ies (los obietos físicos),

cambian y perecen; sólo los ob¡etos eternos (las ideas) pueden

conocimiátá

tiene, para la óiencia formal y la ciencia factual.

l.l-.6. Explicitar las semeianzasy_las diferencias entre el conocimiento co-

que el pen-

samiento científfco es innatural, o sea, se consigue con diffcultad y sólo por

una parte de Ia humanidad, imagínese lo

tíffca^después de que .rn" g,t"tt"- nuclear científfcos.

mún y

que no so/¿en un sentido c-ompleto,puesto qu-enacen,

c_ontrostabíIidad -(que

_es una

propiedad *"todológi"u

a pruebaf

En

ciertos enunciados,la

particular:

¿es el naturalismo condición necesaria,

suffcienteo ninguna d9 es,as_cosaspara-la.contrastabili-

óistíngase entre contrastabilidad de principio (contrastaeión

de contrastación con los medios existentes);búsquense con-

lasprimerastrestesis,o s€a: "C*N",

"N+C,'y

"N<+C"'

i.l.S.

l"

Platón (Merwn, 97; Repúblico, V, 477, 478; Timeo, 29, etc') entre

creencia (üxa)

y conocimiento cierto o-ciencia- (epistéme). Segin

es caracierística del vulgo, por lo que h.ace.a todo tema,

la opinión

es, adeimás,lo único que puede conseguirserespecto de las cosasfuga-

objeto de

perfecto. Discútasé esta opinión, precisando su relevancia, -ser si la

el coriocimiento científfco. Piobl,emaen

lugar d.;eése: ^Dado

sería de la inve_stigacióncien- hubiera -que destruido todos los centros

1.1.7. Discútase la opinión

punto

según la cual la ciencia no es más que una

cono--cimientoordinario. Para información sobre

continuacirSn sistemática ^del

dicho

Urity ^"f

UniJersity of Chicago Press, 1938, I,

and Logíc,2nd.

de vista véase, por eiemplo, R. CenNar, "Logical Foundatios of the

nncgclapedia of IJnified S_cience,Chicagg

45, y A' J' AYnn, Language, Truth'

Pág.

49'

Science", in Inteitatioáol

ed., London, Gollancz, 1953-,pág'

filOsofos de varias corrientes, desde ciertos escolásticosmedievales

oasando por los reaüstasescocesesdel sontido común, hasta el fflósofo del len-

i"*j",

mar

la genética, la física relativista

f.t.5.

C.'E.

Moore, han reivindicado para el sentido común el derecho a. esti

algunos científfcos han combatido

teorías iuánticas p-orque chocan con el

Discútase este flnómeno. Probl,ema en lugar ilel anterior:' la

las teorías científfcas. Análogaminte, "las

""árfn.

y

,""?iü"

o r í a s c i e n t í f f c a s

24

ENIToQUEcIEN'tIFIco

libortad de opinión inclrryool derechode cada cual a criticar y hasta ridiculi- zar lo que sea.Pero la libertad de la investigación-que está asociadaa la de

opinión- puede ser obstaculizadapor una opinión pública que le sea hostil.

¿Puede resolverseesteproblema? 1.L9, Ludwig Wittgensteiny los fflósofosdel Círculo de Viena han soste- nido que el criterio de distinción entre ciencia y no'ciencia (especialmentela

metafísica) es el tener-sentido de los enunciados que constituyen la ciencia' Según esto, un análisis del sentido bastaría para decidir si una disciplina es científfca o nO. Examíneseesa opinión y véase si no asciende a ciencia el arte de la encuadernaciónde libros o la contabilidad. Propóngansecriterios propios de distinción entre ciencia y no-ciencia. 1.1.10. G. W. F, Hegel y otros fflósofoshan sostenidoque toda ciencia,

exceptola fflosofía,tiene la ventaja de poder

la marcha ulterior de la investigación. ¿Es verdad que estén dados por anti-

toda ciencia? Indicación: búsquense

cipado el obieto y el método especial de contraejemplos.

Presuponer

o bien su objeto o bien

1.2. El

Método

Científico

Un método es un procedimiento Para tratar un conjunto de problemas' Cada clase de problemas requiere un coniunto de métodos o técnicas especiales.Los problemas del conocimiento, a diferencia de los del lengua- ie o los de la ácción, requieren la invención o la aplicación de pro-cedi- miento;;especialesadecuadospara los varios estadiosdel tratamiento de los problemas, desde el mero enunciado de éstoshasta el control de las solu- óionespropuestas.Eiemplos de tales métodos especiales(o técnicas especia-

les) dela

cias) o el registro y análisis de radiaciones cerebrales (para la objetivación

de estados del cerebro). Cada método especial de la ciencia es, pues' relevante para algún estrr- dio particular de la investigación científica de problemas- de cierto tipo. En óambio, el m,étodo general de la ciencia es un procedimiento que se aplica al ciclo entero de la investigación en el marco de cada problema de conocimiento. Lo mejor para darse cuenta de cómo funciona el método científtco consiste en emprender, con actitud inquisitiva, alguna investiga- eión científica lo suffcientementeamplia como Para que los métodos o las técnicas especialesno oscurezcan la estructura general, (El convertirse en especialistade algún estadio del trabajo científfco, como la medición, p-or ejémplo, no basta, ni mucho menos, Para conseguir_una visión clara del método científfco; aún más, esopuede sugerir la idea de que hay una plura- lidad de métodos inConexosmás que una sola estructura metódica subya-

buen

del anterior, consiste en familiarizarse con algún sector o pieza de la inves- tigación, no precisa y solamente con su resultado, más o menos caduco,

óiencia son la triangulación (para la medición de grandes distan-

cente a todas las técnicas). Otro

camino, inmediatamente

después

O t r o c a m i n o , inmediatamente después lrí;'r'otlrrt;tt,:N't'í¡'t<xr

lrí;'r'otlrrt;tt,:N't'í¡'t<xr

2i¡

sino cr¡n cl proccso cntoro, a partir de las cuestionesclue desencadenaron inicialmcnte la investigación. Supongamosq.te nós planteamos la pregunta siguiente:-"¿Por qu^é-.div_er- sos giupoi h.rmános utilizan lenguajes más o menos diferentes?" Una

r"rp.i"rtu sencilla a esa pregunta -esto es, una explicación de la genera- lizáción empírica según la cual diversos grupos humanos tiend_ena hablar de modos diu"ttot- se encuentra en mitos como, pol ejemplo, el de la diversidad originaria de lenguas ya cristalizadas desde el-principio. Un in- yestigador cieñtífico de ese problema no prestaría gran fe a explicaciones ,"n"iilu, de ese tipo, y empézaría por examinar críticamente el problema rnismo. De hecho, aquella pregunta presupone una generalización_empírica

que puede necesitar afi.racióni ¿Qué

di,ueisos? ¿Grupos étnicos, grupos

grupos son los que hablan.de modos

sociales,grupos profesionales? Sólo una

cuestión

previa- puede

permitirnos

investigación

una foimulación más precisa de nuestro primer problema. una vez hallado eie enunciado más preciso del problema, se ofrecer'á una serie de conjeturas: algunas referentes a la determinación geográfica de las diferenciai lingüísticás, otras"a los factores biológicos, otras a los factores sociales, etc. Esos varios supuestos serán entonces contrastados

examinando sus consecuenciasobservábles.Así, por ejemplo, si el tipo de

trabajo es efectivamente un determinante principal

güísticas (hipótesis),entonceslos grupos profesionales-compuestospor-indi

iidnor

experiencia).

preliminar

de

esta

de las diferencias lin-

hablar

dialectos

que^ en

todo

Io

demás son semejantes deben

distintivoi

(consecuencia sometible a

contrastación con la

Entonces hay que reunir cierto número de datos para poder averiguar

cuál de las

Y, si es posible, ios datos tendrán que ser científicamente certiffcables,esto

es, obteiidos y controlados si es necesariopor medios científfcos.Por ejem- plo: habrá que estudiar muestras casuales_de grupos profesionales, con ob¡"to de miirimizar los efectos de una posible tendencia en Ia elecciórl de los sujetos. Entonces se estimarán los méritos de las varias hipótesis pro- puestas, y en ese proceso de estimación surgirán acaso nuevas.conjeturas. Por último, si lá investigación ha sido cuidadosa e imaginativa, la solu-

conjeturas es verdadera. -si

es que alguna de ellas lo es.

ción del

mas.

los mejores libros, son las más capacesde desencadenarnuevo pensamien-

el pensamiento al reposo.

to,

problema inicial ñará surgir un nuevo conjunto de otros proble-

las piezas de investigación más irnportantes, al igual que

De -hecho,

y

no precisamente las tendentes a llevar

Én el anterior ejemplo podemos distinguir los estadios principales del

camino de la investigaóión-científica, esto es, los pasos principales de la aplicación del método científfco. Distinguimos, efectivamente, la siguiente serie ordenada de operaciones:

Enunciar

Arbitrar conieturas, fundadas y contrastablescon la experiencia, para

cotttestar a las preguntas.

L

2.

preguntas bien formulad.as y oerosímilmer'te fecunda*

s preguntas. L 2 . preguntas bien f o r m u l a d .

2g

E¡r¡toQUEcrurrfrrco

3. Derloar consecuenciaslóglcas de las confeturas.

4. Arbitrar técnicaspafi someterlns conietutasa contrast'ación'

5, Sometera su oez a contrustación esastécnicas Wra cornProbarsu

releoanciay b fe que merecefl. 8, Lleoar a aibo la contrastacióne interpretar ws tesultados'

7.

Estimar la pretensiónde oerdail ile las conieturasy la fidelidad de

8,

Lastécnicas. Determhwr Losdominiosen loscualesoal.enlas conietutasy I'astécni- cas,y formular los rureoosproblemasoriginadospor La'inoestigacíón'

Este ciclo se representaesquemáticamenteen la Fig. 1.I'

CUERf ,o

0E

coNocl

orsPo

MIE NTO

NIBLE

t.g

TECNICADE

CONIRASTABLES

ÉVIDENCIA

:STtMACrOl

OE

HIPOTESIS

NUEVOCUERPO

DE

CONOCIMIENTO

lNUEvo PRoBLEMAI

F¡c. l.l.

Un ciclo de

investigación.La importancia de Ia investigacióncientíffca se mide

v/o

por los nuevos

por los cambios que acarrea "" n:J;rrif"rl::norord"L"lo"o"t-ientos

¿Existen

reglasque guíen la eiecuciónadecuadade las operacio_nesque

instruccionesconcretaspara tratar los pro-

hernosindicadó? O seai

blemascientíffcos?Seguramentehay algunas,aunque nadie ha establecido nunca una lista que las agote y aunque todo el mundo deba resistirsea

hacerlo,

y Descartes,han

de la investigación.Pero,

eiemnlificarálenn"t

reglasmuy obviasdel método científfco;otras reglas

¿hay

poi

el fracaso de los filósofos -que,

desde Bacon

"s"at-eitudo

pretetidido cono"er las reglas infalibles

de la dirección

a título de mera ilustración, vamos a enunciar y

,á "i"orrtr"rárr"

R7

dirpertát pot !l

resto del volumen.

Formulnr el problema con precisióny, al principio, específicamente.

Por ejemplo,no Preguntar genéricamente "¿Q,uées-elaprendiz?i9?",

sino plaitea,

los ratonesalbinos a solucionarproblemasde laberintos?

"prent"t ¿eradualmente o Por pequeñossaltos?"

.ri"

óuestióñ bien determinada, tal como: "¿Cómo

R2 Proponerconieturasbien

la existenciade

definidas y fundadas de algún ntodo, g no

suposicionesque no cÓmprometanen concreto,ni tampoco ocufren-

ciassin fundamento

relacionesbien deffnidas y entre variables neta-

oisible: hay que arriesgarhipótesisque affrmen

1

n

uÉr'opo c¡u¡rfrlco

27

mente determinadas,sin

lo principal

que

fropon".

es suponer con precisfun,

que esashipótesisesténen conflictocon

cle nuestra lierencia científfca. Por eiemplo: no hay

conténtarseeon suponerque es posible el aprendizaie.con sólo

al animal experimentalun único ensayoo intento; meior

ap.rendizaie Plr un laberinto en forma

Por

ejemplo, que el

solo íntento, traiándose dé orientaóión én un

de T, tiene tal o cual determinadaprobabilidad'

. R3 Someter tas hipótesisa contrastacióndara, na lara. Por ejemplq al someter a contrastacionIa hipótesis sobre el aprendizaie con un solointento, no sedebe propo'neral animal sujetoalgunatarea Para

tampoco se deben pasar

hay que proponer al suieto expe-

la cual ya esté previamenteprepa-rado,ni

por alto los resültadosnegatlvoi

iimental tareas completarñentenuevasfy hay que aceptar toda la

evidencia negativa.

R4 No d.eclararoerdaderauna hipótesissatisfaetoriamenteconfirmada;

It

consi.derail,a,en

eI meior de los casos,comoparcialmenteoerdaderu'

otro ensayo,y así sucesivamente,lray que se-

Por ejemplo,si se ha obtenido_unage-neralizaeiónempírica relativa

aprendizaiede una determinadatarea con

a las probabilidadesde

or, ,oib ensayo, con

guir

ción posterior.

considerando la aürmación como corregible por la investiga-

R5

Preguntarse Par qué la resryesta es como es,g no de otra manera:

,ro li*it"rr"-a hatlar geneializacionesque

sino intentar explicarlas a base de

leyes más fuertes. Por eiem-

se adecuena los datos,

plo, plantearsee-lproblema

áe' iarón del

rie hallar los mecanismosnerviososque

apr-endizajea la primerapresentación.dela tarea al

, suieto: esto sup'ondrá óomplementarla investi'"-".úl conductista

q,i" t" estabarializando coñ ,tna investigaciónbiológica'

Esasy otras reglas del método científfcoestánmuy lejos de ser infali-

ulterior perfeccionamiento: han ido cristalizandoa

y son -esPerémoslo-

-aún

perf-ec-

bles y dé no n""uiíta,

científico

ti¡t"r."na"*ás,

puedan sustituir a la inteligenóia por un- mero paciente adiestramiento.

La capacidad de formular preguntas

i*rí"r''f,r"rtes

v

ír"n s",rp,restoalgunosfilósofos,todo éxito ilivestigaciJnescientíffcas, y las

so.n,instrumentos

caPazde dar indicaciones

lo laiso de la investigaciónciátífica

no dóemos

esperarque las reglásdel método

sutiles y fecundas,la de construir

y profundas f la"de

arbitrar contrastaciones- empíricasffnas

reglasr si lo fueran, como

oriqinales ,ro s-ooactividadesorientadas Por

el mundo-podría.llevar,a cabo con máquinasde calcularpodrían conver-

{lgq

errores, Pero no puede suplantara

tirse en invÁtigadores' en vez de limitarse a ser lo

hechomediospará evitar

de la investigac"ión.La metodologíacientíffcaes

y ,rr*irrirtr""¿e

ia creaeiónoriginal, ni siquiera ahorrarnostodos los errores'

28

l¿NlroeunclltNrfrlco

Las reglasdcl correlctocomportamientoe¡rla mesasonmáso mcnos e:onvencionalesy locales;consecuentemente,sería difícil confirmarlaso

rclutarlasde un modo objetivo,aunquesin duda son explicablespor cau- sassocialese históricas.Pero, ¿qué decir del comportamientoinvestigador, csto es,de las reglasde la investigacióncientíftca?Esasreglasson clara- rnente universales:no hay efectivamentenada tan universal como la

cicncia,ni siquieraIa fflosofía.Pero

¿son tienen una iustificación pragmótica: aunqueno soninfalibles, no conocemos otrasreglasque seanmásadecuadaspara conseguirla meta de Ia ciencia, la construcciónde los modelosconceptualesde las estructurasde las cosas conIa mayorverdadposible. Peroésaessin duda una justiffcaciónbastantepobre.En primer lugar, polque la aplicacióndel métodocientíffcono da, en el mejor de los casos, sinoaproximacionesa la verdad.En segundolugar, porqueuna regla que estájustificad¿así por su éxito, pero no está integradaen el cuerpo del conocimientocientífico,queda como colgadaen el aire, y no puede des- hacerconcluyentementela pretensiónde los procedimientosno-científfcos

-como

ademásjustiffcables?Sin duda

la adivinación,por ejemplo- para el progresodel conocimiento.

Dicho de otro modo: nos gustaría contar con una justiffcación teórica del métodocientlffco,ademásde con su justiffcacíónpragmática.Entende- remospor iustificación teórico de una regla (o norrna, prescripción o ins- trucción): (i) la convalidaciónde los presupuestosde la regla, o sea,la confirmación de que lo que la regla toma como dado es coherente