Está en la página 1de 5

GUÍA DE CONTENIDO Y ACTIVIDADES

ARGUMENTACIÓN
Nombre: Curso: 2° MEDIO Fecha:

Objetivo de aprendizaje: • Comprenden y analizan conceptos básicos de argumentación.


• Analizan breve texto argumentativo, identificando y sintentizando la estructura
básica de la argumentación.

La argumentación

Argumentar significa defender una idea o una opinión aportando un conjunto de razones que
justifiquen nuestra postura.

La argumentación tiene una importancia enorme en la vida social. Utilizamos la argumentación


para justificar nuestros pensamientos o nuestros comportamientos, para persuadir a los demás de
nuestros puntos de vista, para influir sobre el comportamiento de los otros, como base para la toma
de decisiones... De hecho, ámbitos de tanta importancia social como la política o la administración
de justicia se basan en la argumentación.

La capacidad para argumentar correctamente suele ir emparejada con la capacidad de influir sobre
las personas y es un reflejo de la organización del pensamiento.

Elementos de la argumentación

Si bien la literatura sobre el tema presenta algunas variaciones, en toda argumentación podemos
distinguir tres elementos: el objeto de la argumentación, la tesis y los argumentos.

o El objeto de la argumentación es el tema sobre el cual se argumenta. Por ejemplo, la


situación política actual, el tráfico en las ciudades o el interés de los jóvenes en la política
pueden ser temas de argumentación.

o La tesis es la postura que el argumentador tiene respecto al tema objeto de


argumentación. Éstas son, por ejemplo, dos posibles tesis en relación al tema «el interés
de los jóvenes en la política»:
 Los jóvenes tienen interés en la política.
 Los jóvenes no tienen interés en la política.

o Los argumentos son las razones en las que basamos nuestra postura ante el tema objeto
de la argumentación. Por ejemplo, la tesis «Los jóvenes no tienen interés en la política»
puede sustentarse en los siguientes argumentos:
 La escasa participación de los jóvenes en los procesos eleccionarios.
 La falta de credibilidad de los jóvenes en los políticos.
 La pobre o nula transmisión de los padres hacia los jóvenes del valor de la política
como factor de equilibrio de la sociedad.

Lógicamente los argumentos deben estar directamente relacionados con el objeto de la


argumentación y con la tesis que defiende.

El texto argumentativo
El texto argumentativo es un tipo de texto que habitualmente combina partes expositivas y partes
argumentativas. Así, por ejemplo, es frecuente que el texto argumentativo comience con la
presentación de unos hechos –exposición– y continúe con las razones que justifican una
determinada postura frente a esos hechos –argumentación–.

A diferencia de los textos expositivos, en los que el emisor


permanece generalmente oculto tras fórmulas Impersonales,
muchos textos argumentativos muestran una clara presencia del
emisor y del destinatario.

 El emisor se manifiesta, por ejemplo, en el uso de la


primera persona en verbos y pronombres.

 El destinatario se manifiesta en las fórmulas que el emisor


incluye para dirigirse directamente a él y, a veces, pedirle su
adhesión a la tesis que defiende.

1
Estructura del texto argumentativo

Los textos argumentativos suelen estructurarse en cuatro partes claramente diferenciadas: la


presentación, la exposición de los hechos, la argumentación y la conclusión.

 La presentación es una especie de introducción que da comienzo al discurso. Tiene como


finalidad presentar ante el receptor el tema sobre el que se va a argumentar. Además, el
argumentador intenta generalmente captar la atención del destinatario y despertar en él
una actitud favorable.

 La exposición de los hechos tiene como objeto enumerar y explicar los hechos que se
consideran fundamentales y presentar la tesis de forma clara y concisa.

 La argumentación suele ocupar la parte central del texto y contiene los argumentos que
apoyan la tesis o postura del argumentador.

 La conclusión es la parte final del texto argumentativo. Debe contener un resumen de lo


expuesto y recoger tanto la tesis del argumentador como los argumentos principales. La
conclusión es la última oportunidad que tiene el emisor para convencer al destinatario de
sus ideas u opiniones.

2
A continuación, revisaremos la estructura de un texto argumentativo con un texto de ejemplo.

Como se puede apreciar en “La destrucción de capa de ozono”, el texto argumentativo tiene una
estructura parecida a la de textos revisados anteriormente. Es decir, introducción, desarrollo y
conclusión. En la introducción se plantea el tema y la tesis o idea que sintetiza el pensamiento
que sostiene el autor del texto. Siempre se plantea como afirmación. Normalmente el título del
texto nos entrega alguna información acerca de la tesis que se postula. En el desarrollo se
exponen los argumentos o razones que le dan respaldo a la tesis y en la conclusión se sintetizan
los argumentos expuestos, reafirma la tesis presentada o se realizan sugerencias. En muchas
ocasiones en el desarrollo también se plantean los contra argumentos que son los argumentos
contrarios a la tesis planteada, pero que el autor utiliza para responder por adelantado a los
posibles cuestionamientos de la otra persona.

3
Posterior a la lectura (reflexión y escritura)

En relación al texto La destrucción de la capa de ozono, responda:

a) ¿Qué tema se aborda en este texto?

_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________

b) ¿Cuál es la tesis?

_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________

c) ¿Cuáles son los argumentos?

_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________

d) ¿Qué se concluye?

_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________
_____________________________________________________________________

Tipos de argumentación

Unas veces nos vemos obligados a argumentar para defender una idea u opinión propia o
aceptada por nosotros; otras veces, en cambio, nuestra argumentación no pretende mostrar la
bondad o validez de nuestra postura, sino mostrar nuestro desacuerdo con una postura diferente a
la nuestra. Por eso, y según el objetivo que se pretenda alcanzar, se habla de dos tipos de
argumentación: la argumentación positiva y la argumentación negativa.

 La argumentación positiva o prueba consiste en presentar argumentos que respalden


nuestra postura ante el tema objeto de la argumentación.
 La argumentación negativa o refutación consiste en aportar argumentos que sirvan para
rechazar los argumentos contrarios a nuestra postura.

Clases de argumentos

A la hora de preparar una argumentación se pueden utilizar diferentes clases de argumentos. Los
más importantes son los argumentos racionales, los de hecho, los de ejemplificación y los de
autoridad.

 Argumentos racionales. Los argumentos racionales son aquellos que se basan en las
ideas y verdades admitidas y aceptadas por el conjunto de la sociedad. Un ejemplo de
argumento racional para apoyar la tesis «No hay que contaminar el mar» seria el siguiente:
El mar es una fuente de vida.

 Argumentos de hecho. Los argumentos de hecho son aquellos que se basan en pruebas
observables. Por ejemplo, la tesis «Este año ha llovido muy poco» puede sustentarse en
un argumento de hecho como el siguiente: Los pantanos están a un tercio de su
capacidad.

 Argumentos de ejemplificación. Los argumentos de ejemplificación son aquellos que se


basan en ejemplos concretos. Así, la tesis «La mayoría de los países desarrollados
aprovechan sus residuos», se puede apoyar en argumentos de ejemplificación como los
siguientes: Alemania recicla su papel usado desde hace muchos años.
Japón fabrica objetos de plástico a partir de plástico ya usado.

4
 Argumentos de autoridad. Los argumentos de autoridad son aquellos que están basados
en la opinión de una persona de reconocido prestigio. Por ejemplo, la tesis «En todas las
épocas, el dinero ha tenido un gran poder», se puede apoyar en el siguiente argumento de
autoridad: Ya dijo Quevedo: «Poderoso caballero es don dinero».

La lógica argumentativa
Para que una argumentación sea correcta, los razonamientos deben estar sujetos a las leyes de la
lógica. Cuando en un texto argumentativo la lógica no se utiliza o se utiliza incorrectamente,
entonces nos encontramos ante una mala argumentación.
Una mala argumentación se produce muchas veces como consecuencia de la ignorancia o
inexperiencia del argumentador. Pero en ocasiones se recurre a argumentaciones incorrectas de
forma consciente, con la intención de convencer al destinatario del mensaje por medios no
racionales.

Errores en la argumentación
En general, podemos hablar de dos grandes tipos de argumentos no sujetos a las leyes de la
lógica: los argumentos incorrectos y los falsos argumentos.

Los argumentos incorrectos se derivan de la mala utilización de la lógica argumental, y son


especialmente frecuentes en las personas inexpertas. Entre ellos destacan los siguientes:

 Elevar lo particular a la categoría de general. Este error se basa en hacer


generalizaciones a partir de uno o varios datos que resultan insuficientes. Por ejemplo:
Tengo un vecino alemán que ha aprendido español en dos meses, luego a todos los
alemanes les resulta muy fácil aprender español.

 Incurrir en círculos viciosos. Es un error que consiste en utilizar dos hechos


indistintamente como causa y consecuencia. Quien cae en este error no hace más que dar
vueltas a las ideas sin aclarar nada. Por ejemplo: Mi hermana no viene a verme porque no
me quiere, luego mi hermana no me quiere porque no viene a verme.

 Establecer falsas relaciones de causa–efecto. Por ejemplo: He pasado por debajo de


una escalera y después me he caído, luego pasar por debajo de una escalera da mala
suerte.

Los falsos argumentos son, en realidad, modos de persuasión ajenos a la lógica argumental. Los
más utilizados son los siguientes:

 Apelar a los sentimientos del destinatario. Este procedimiento persuasivo va desde el


halago hasta la compasión pasando por la amenaza. Por ejemplo: Como ustedes son
personas inteligentes y muy preparadas científicamente, sabrán comprender la importancia
que tiene la teoría que defiendo.

 Apelar a la importancia, al prestigio o a la autoridad del emisor. Este tipo de


argumentación trata de captar la adhesión incondicional del destinatario o del auditorio no
por la tesis en sí, sino por la persona que la defiende. Se utilizan, por ejemplo, cuando el
argumentador emplea falsos argumentos como éste: Ustedes saben que yo nunca
defendería nada que no fuera cierto...

También podría gustarte