Está en la página 1de 99

UNIDAD 2.

UNIDAD

2.

SISTEMA CARDIOVASCULAR

SISTEMA

CARDIOVASCULAR

 

O

OBJETIVOS

BJETIVOS

Conocer los aspectos anátomo-funcionales del corazón.

 

Comprender el origen del latido cardíaco.

 

Conocer los mecanismos de regulación de la frecuencia cardíaca.

 

Comprender

e

identificar

los

eventos

cardíacos

asociados

al

registro

electrocardiográfico.

 

Conocer y comprender el método de registro de la presión arterial.

 

Comprender la regulación del sistema cardiovascular.

  • M MORFOLOGÍA

ORFOLOGÍA DEL

DEL CCORAZÓN

ORAZÓN

Cada uno de los sistemas de nuestro organismo está formado por diferentes

órganos. Asimismo, cada órgano presenta tejidos específicos formados por células que

desempeñan funciones que tienen implícitas en sus códigos genéticos, los cuales definen

las funciones orgánicas.

El sistema circulatorio está formado por la bomba cardíaca y por los vasos

sanguíneos, los que se complementan perfectamente, con una dinámica precisa, para

cumplir el objetivo de transportar la sangre en una dirección determinada por todo nuestro

organismo.

El corazón o bomba cardíaca tiene como función principal impartir energía a la

sangre, expulsándola con gran fuerza en cada contracción de los ventrículos. Esto lo

logra por la acción complementada de cada una de sus zonas, ya que es vital el perfecto

funcionamiento de este órgano en su totalidad. Si alguna de las estructuras del corazón

no funciona perfectamente (aunque ésta no desempeñe funciones vitales), va

desorganizando el sistema y, finalmente, comprometiendo otras áreas del órgano y el

sistema.

La célula miocárdica presenta características muy similares con las células

musculares esqueléticas en lo que respecta a estructura y función. Sin embargo, es

posible encontrar algunas diferencias en cuanto a:

Las células miocárdicas presentan una relación anatómica entre sí, la que se

manifiesta por la presencia de una estructura denominada disco intercalar, el cual

expone en su recorrido a través de las células miocárdicas distintos tipos de uniones,

como son las uniones desmosómicas y las uniones estrechas. La participación de las

estructuras anteriores tiene lugar durante la propagación del potencial de acción entre

células vecinas. Lo anterior implica que la despolarización de una célula miocárdica

inevitablemente llevará al resto de las células a la despolarización. La propagación del

flujo despolarizante en las células miocárdicas le otorga al corazón las características de

conductividad eléctrica necesarias para la actividad rítmica de este órgano.

La gran cantidad de mitocondrias que existen en las células miocárdicas

establecen una gran capacidad oxidativa para estas células. Esto queda demostrado por

la utilización de sustratos energéticos que se inclinan hacia la oxidación de ácidos grasos

en condiciones de reposo y a la oxidación de ácido láctico durante el ejercicio intenso.

AVIDADES CCARDÍACAS

C

CAVIDADES

ARDÍACAS

El corazón presenta cuatro cámaras, las que se dividen en dos aurículas y dos

ventrículos. La aurícula derecha recibe a los vasos sanguíneos provenientes de

diferentes partes del organismo y que desembocan en la vena cava inferior (que recibe

la sangre proveniente de las zonas bajas del cuerpo), en la vena cava superior (que

recibe la sangre proveniente de las zonas altas del cuerpo) y en la vena sinusal

coronaria (que trae la sangre desde la circulación coronaria).

La aurícula izquierda recibe cuatro vasos sanguíneos provenientes de la

circulación pulmonar (venas pulmonares). Las aurículas se comunican con el ventrículo

del mismo lado en un flujo de sangre que es unidireccional. El paso de sangre desde las

aurículas a los ventrículos se encuentra regulado en su dirección por la presencia de

válvulas cardíacas. La válvula existente entre la aurícula y ventrículo derecho se

denomina válvula tricúspide. En cambio, la válvula existente en el corazón izquierdo se

denomina válvula bicúspide o mitral.

Los ventrículos son cavidades que reciben la sangre de las aurículas

correspondientes del mismo lado. El ventrículo derecho permite la salida de sangre

hacia los pulmones a través de la arteria pulmonar. El ventrículo izquierdo, por su parte,

envía la sangre hacia la circulación sistémica a través de la arteria aorta. Los ventrículos

se encuentran separados por una gruesa pared denominada septum interventricular.

La dirección del flujo sanguíneo hacia las arterias correspondientes depende de la

presencia de válvulas situadas en la unión de ventrículos y arterias respectivas. Estas

reciben el nombre de válvulas semilunares.

El peso del corazón adulto oscila alrededor de los 300 gramos. Posee, además, un

volumen total de alrededor de 700 cc. El entrenamiento sistemático de actividades

deportivas incrementa el peso y el volumen cardíaco al aumentar la masa muscular del

mismo. Es así como el corazón del deportista puede llegar a pesar 500 gramos y a tener

un volumen aproximado de 1200 cc. Estas condiciones provocan que el deportista posea

una relación peso del corazón/ superficie corporal más elevada que los individuos

sedentarios.

S SISTEMA

ISTEMA EEXCITOCONDUCTOR

XCITOCONDUCTOR

El origen del latido cardíaco se encuentra en un grupo de células miocárdicas

especializadas en desencadenar potenciales de acción en forma autónoma. Este grupo

de células se ubica en la aurícula derecha y se denomina nodo sinusal. Las

características iónicas de las células del nodo sinusal determinan, entre otras cosas, un

menor potencial de reposo de membrana, condición favorable desde el punto de vista de

la excitabilidad celular. El flujo de iones de calcio y sodio desde el espacio extracelular

hacia el interior de la célula, llevará al potencial de membrana hacia valores positivos,

iniciando un potencial de acción celular. En definitiva, es el inicio del potencial de acción

en las células del nodo sinusal lo que da origen al latido cardíaco.

La propagación del flujo despolarizante al resto de las células auriculares se realiza

sobre la base de los puentes de baja resistencia que se originan por las uniones

intercelulares miocárdicas.

La propagación hacia los ventrículos incluye a un grupo de células ubicadas en la

porción superior del tabique interventricular, al que se denomina nodo aurículo-

ventricular. El impulso despolarizante sufre un retardo en el nodo aurículo-ventricular.

Esto le da la posibilidad a las aurículas de contraerse en forma diferida de los ventrículos.

Después, el impulso se propaga por el tabique interventricular a través del haz de Hiss,

para luego desencadenar a las masas ventriculares por una extensa red de células de

conducción, que reciben el nombre de red de Purkinje.

El número de potenciales de acción por unidad de tiempo que se originen en el

nodo sinusal, determinará la frecuencia cardíaca del corazón. La frecuencia cardíaca se

expresa en latidos/minutos (lat/min). La cantidad de latidos por minuto en reposo es

dependiente de la despolarización autónoma del nodo sinusal y es de alrededor de 100

veces por minuto. Sin embargo, en un corazón adulto la frecuencia cardíaca de reposo

oscila alrededor de los 70 lat/min. Lo anterior nos indica que, además del control

autónomo de la frecuencia cardíaca por parte del nodo sinusal, existe un mecanismo de

control extrínseco de la misma.

ICLO CCARDÍACO

C

CICLO

ARDÍACO

El ciclo cardíaco corresponde a la secuencia de eventos que ocurren en torno al

latido cardíaco. Un ciclo cardíaco en reposo dura alrededor de 0,8 segundos. De ese

tiempo, alrededor de 0,3 segundos corresponderían a la sístole y los restantes 0,5

segundos se emplearán en la diástole. Las fases del ciclo cardíaco incluyen:

Llenado ventricular.

Sístole auricular.

Contracción ventricular isovolumétrica.

Sístole ventricular.

Relajación ventricular isovolumétrica.

Durante el llenado ventricular, la sangre es derivada desde la circulación

sistémica a través de las venas cavas superior e inferior y desde la circulación pulmonar a

través de las venas pulmonares. La sangre pasa directamente desde las aurículas hacia

los ventrículos, ya que las válvulas aurículo-ventriculares se encuentran abiertas. Durante

esta fase, el ventrículo alcanza alrededor del 80% de su volumen de fin de diástole.

Luego ocurre la sístole auricular, la que completa el volumen de sangre del ventrículo.

En este momento se cierran las válvulas aurículo-ventriculares, dando origen al primer

ruido cardíaco, producto del choque de la sangre contra las válvulas al intentar devolverse

hacia las aurículas.

Posteriormente, la presión al interior del ventrículo se incrementa de manera

acelerada debido a la contracción de las células musculares cardíacas. Ya que las

válvulas aurículo-ventriculares y semilunares se encuentran cerradas, la sangre

permanece al interior del ventrículo. A esta fase se le denomina contracción ventricular

isovolumétrica. Una vez que la presión al interior del ventrículo izquierdo y derecho

supera la presión existente en la arteria aorta y pulmonar, respectivamente, las válvulas

arteriales se abren, permitiendo la salida de sangre desde los ventrículos. Luego, las

válvulas arteriales se cierran, impidiendo que la sangre se devuelva hacia los ventrículos.

El choque de la sangre contra las válvulas origina el segundo ruido cardíaco. Por último,

existe un instante en que las cuatro válvulas cardíacas se encuentran cerradas y el

corazón está en diástole. Esto se denomina relajación ventricular isovolumétrica.

Diferentes eventos ocurren durante un ciclo cardíaco. La sístole ventricular

incorpora la eyección rápida y la eyección lenta. En cambio, el llene ventricular incorpora

el llenado rápido y el llenado lento o diástasis.

E ELECTROCARDIOGRAMA LECTROCARDIOGRAMA

Consiste en el registro de la actividad eléctrica del corazón a través de una serie de

electrodos de superficie colocados cercanos al sitio anatómico de ubicación del corazón.

La electrocardiografía moderna se basa en los estudios realizados por Einthoven a

fines del siglo XIX. Es en el año 1903 que Einthoven publica el primer registro

electrocardiográfico, condición que en 1924 lo llevaría a recibir el Premio Nobel de

Fisiología y Medicina. La electrocardiografía moderna se basa en el registro de 12

derivaciones eléctricas a través de electrodos colocados en diferentes sitios del cuerpo.

Se reconocen las derivaciones bipolares de los miembros (I-II-III), las derivaciones

unipolares de los miembros (AVF-AVL-AVR) y las derivaciones precordiales (V1, V2, V3,

V4, V5 y V6).

En un registro eléctrico normal se presentan las siguientes ondas, las cuales son

representadas por letras del alfabeto: P, Q, R, S y T. La onda P representa la

despolarización de las aurículas, las letras Q, R, S se agrupan en un complejo que lleva

su nombre (complejo QRS) y representan la repolarización auricular y despolarización

ventricular. La onda T representa, finalmente, la repolarización de los ventrículos.

El registro electrocardiomiográfico se utiliza en la práctica médica más como un

método de exploración de la actividad eléctrica del corazón que como un simple método

de registro de la frecuencia cardíaca. Este es capaz de discriminar acerca de

alteraciones en el ritmo de despolarización o repolarización miocárdica o, además, de

trastornos de conducción del impulso eléctrico a través del corazón. Sin embargo, si se

desea obtener la cantidad de ciclos cardíacos a través del registro del electrocardiograma,

se requiere contabilizar aquellos eventos que siempre deberán estar presentes en un

registro electrocardiomiográfico. Habitualmente se considera al complejo QRS para estos

efectos. Contando la cantidad de complejos QRS y, a través de una pequeña operación

matemática, se obtiene el número de latidos cardíacos en un minuto.

Por otro lado, debemos señalar que no todos los complejos QRS se producen a un

intervalo de tiempo igual durante una unidad de tiempo. Esto quiere decir que por la

determinación del tiempo en milisegundos (ms) del intervalo entre dos complejos QRS, o

entre dos ondas R (intervalo R-R) es posible obtener datos importantes sobre la

variabilidad del ritmo cardíaco.

EGULACIÓN DEDE LALA FFRECUENCIA

R REGULACIÓN

RECUENCIA CCARDÍACA

ARDÍACA

El control del ritmo cardíaco depende tanto de factores humorales como neurales.

Resulta impresionante la capacidad del corazón para modificar su frecuencia de

contracción ante diferentes situaciones. Tal es el caso de un incremento en la cantidad

de sangre que retorne al corazón (retorno venoso).

En el caso de un aumento en el retorno venoso, como puede ocurrir al comienzo

de un ejercicio dinámico, el mayor volumen de sangre que ingresa a la aurícula derecha

va a desencadenar por vía refleja (reflejo Baindridge) un incremento de la frecuencia

cardíaca. Los impulsos originados por la distensión del nodo sinusal son conducidos vía

nervio vago hacia los centros de control cardiovascular, para luego descender por las

divisiones autónomas de eferencias cardiovasculares. Lo anterior resulta en una rápida

respuesta cardíaca al inicio del ejercicio. Se debe señalar, además, que un retorno

venoso aumentado también inducirá cambios en la contractibilidad miocárdica. Esto se

denomina regulación heterométrica del trabajo cardíaco. Se debe al mecanismo

descrito por Frank-Starling. Este mecanismo señala que ante cualquier incremento en el

contenido de sangre en el ventrículo al final de la diástole, las fibras musculares

responderán con una mayor fuerza de contracción (efecto inotrópico positivo), lo que

inducirá un incremento del volumen de sangre expulsado en cada latido (volumen

sistólico). En otras palabras, a una mayor precarga existirá una mayor cantidad de

sangre saliendo desde el corazón.

El producto de la frecuencia cardíaca y el volumen sistólico da como resultado el

gasto cardíaco minuto.

La frecuencia cardíaca puede ser modificada, además, por el sistema nervioso

autónomo. Tanto el sistema nervioso simpático como el parasimpático tienen influencias

sobre el número de ciclos cardíacos por minuto y sobre la contractibilidad de las células

miocárdicas. En definitiva, es el sistema nervioso autónomo el que, bajo el influjo de

agrupaciones neuronales del tronco cerebral, se encarga de las modificaciones

funcionales del corazón.

Aumento Estímulo Aumen de la de los Reflejo to del presión receptore de retorno de la
Aumento
Estímulo
Aumen
de la
de los
Reflejo
to del
presión
receptore
de
retorno
de la
s
Baindri
venoso
aurícula
auriculare
Aumen
to de la
frecue
ncia
cardíac
a
dge
derecha
s
D
DESCARGA
ESCARGA SSIMPÁTICA
IMPÁTICA

Los terminales nerviosos simpáticos que llegan al corazón se distribuyen tanto en

las aurículas como en los ventrículos. Un incremento en la actividad simpática va a

producir un aumento en la frecuencia cardíaca (cronotropismo positivo), un incremento

en la contractibilidad (inotropismo positivo) y un incremento en la velocidad de

conducción (dromotropismo positivo).

Los responsables de la descarga simpática son los neurotransmisores liberados en

las terminales nerviosas de las neuronas que hacen blanco en las células miocárdicas. El

neurotransmisor implicado es la noradrenalina. Este se une a receptores de membrana

localizados en la superficie celular. Los receptores sensibles a la descarga simpática

identificados en la superficie de las células miocárdicas son del tipo alfa-adrenérgicos y

beta-adrenérgicos. La mayor parte de la acción simpática es referida a los receptores

beta. Estos siguen el mecanismo de activación de segundos mensajeros químicos

dependientes del AMPcíclico. Al liberarse el neurotransmisor desde la terminal sináptica,

éste hace blanco en los receptores de membrana, iniciando la cascada de eventos

tendientes a incrementar la concentración citoplasmática de AMPc. Los niveles

incrementados de este segundo mensajero provocan la activación de una serie de

proteínas kinasas con los siguientes resultados:

Fosforilación de una proteína de membrana que permite la entrada

acelerada del calcio desde el espacio extracelular.

Fosforilación

de

una

proteína

del

retículo sarcoplasmático (RSP)

denominada fosfolambam, la cual permite una recaptura acelerada del calcio

citoplasmático.

 

Fosforilación de la

unidad I

de la

proteína troponina, lo que disminuye la

afinidad del calcio con las proteínas contráctiles.

Estos tres efectos intracelulares determinan el incremento en la frecuencia de los

ciclos cardíacos al incrementar la pendiente de fase 4 en el proceso de despolarización;

incrementar la velocidad de relajación celular, bajo el efecto de una mayor recaptura de

calcio y de la inhibición de las proteínas contráctiles. Además, se produce aumento en la

contractibilidad, al disponer la célula de mayor cantidad de calcio por la entrada

incrementada desde el exterior, junto con una mayor liberación intracelular desde los

depósitos recargados en el RSP.

También, la descarga simpática produce incrementos en la frecuencia y

contractibilidad cardíaca por la liberación suprarrenal de catecolaminas. La adrenalina

liberada avanza por el torrente sanguíneo hasta hacer blanco en las células miocárdicas,

donde sus efectos se sumarán a la presencia de noradrenalina proveniente de las

terminaciones postganglionares simpáticas.

ESCARGA PPARASIMPÁTICA

D

DESCARGA

ARASIMPÁTICA

El sistema nervioso parasimpático ejerce su acción, principalmente, sobre la

frecuencia cardíaca más que sobre la contractibilidad miocárdica. Hace algunos años se

consideraba que las terminaciones parasimpáticas sólo alcanzaban al músculo auricular.

Sin embargo, la identificación de terminaciones nerviosas conteniendo la enzima llamada

acetiltransferasa, que participa en la síntesis de acetilcolina (Ach), además de la

presencia de acetilcolinesterasa, enzima que participa en la degradación de Ach, así

como la presencia de receptores ventriculares para la Ach, han permitido establecer que

el músculo ventricular posee inervación parasimpática.

El mecanismo de acción del sistema parasimpático se basa en la liberación desde

los terminales neuronales del neurotransmisor Ach. Este alcanza los receptores

presentes en la superficie celular miocárdica. Dichos receptores son del tipo

muscarínico, ya que se diferencian del receptor de Ach presente en la superficie de la

célula muscular esquelética, que es del tipo NICOtínico.

La disminución de la frecuencia y contractibilidad cardíaca expresada por la

estimulación parasimpática involucraría, al menos, cuatro mecanismos:

Disminución de los niveles intracelulares de AMPc.

 

Incremento

en

los

niveles

intracelulares

de

GMPc

(guanosinmonofosfatocíclico), lo que provoca una mayor degradación del AMPc

intracelular.

Disminución de la liberación de noradrenalina por la terminal simpática,

efecto que estaría mediado por la presencia de receptores presinápticos para

acetilcolina en la terminal simpática.

Incremento en la

conductancia para

el

potasio, lo

que

provocaría un

incremento en la velocidad de repolarización, disminuyendo la intensidad del

potencial de acción y, por tanto, la contractibilidad.

En reposo,

el

tiempo que el

corazón

está

en

diástole

es de alrededor de

0,5

segundos y, en cambio, el tiempo que permanece en sístole es de alrededor de 0,3

segundos; en reposo, el corazón está más tiempo en diástole que en sístole.

También, el flujo sanguíneo coronario es máximo durante la diástole. Esto implica

que el corazón se nutre durante la diástole.

El primer ruido cardíaco ocurre al término de la diástole, prácticamente al inicio

del período de sístole.

Este primer sonido corresponde al choque de la sangre con las

válvulas aurículo-ventriculares que se cierran. El segundo ruido es al final de la sístole,

una vez que se ha expulsado la sangre a la arteria y, en este sentido, corresponde a las

válvulas arteriales que se cierran en este punto. Se puede apreciar un tercer ruido

cardíaco, que tiene una magnitud de registro mucho más pequeña y se produce al

principio de la diástole, lo que correspondería al llenado rápido ventricular.

En el trazado electrocardiográfico, la onda P corresponde a la despolarización

auricular, el complejo QRS coincide con la despolarización ventricular y repolarización

auricular y en la onda T se produce la repolarización ventricular.

La sístole auricular es la contracción de la aurícula.

Siempre los eventos eléctricos son antes que los mecánicos, por un asunto de

desfases.

La presión aórtica va a oscilar normalmente

entre

los

80

y

120

mmHg.

Esta

presión aórtica que oscila es lo que nosotros conocemos como presión arterial y estas

oscilaciones entre 80 y 120 mmHg van a depender de el período en el cual se encuentre.

H HEMODINÁMICA

EMODINÁMICA

Se

refiere a

circulación.

la relación entre

el flujo sanguíneo

y

la

presión existente en la

FLUJO = PRESIÓN / RESISTENCIA

La sangre circula a través de los vasos sanguíneos debido a la diferencia de

presión que existe entre el lado arterial y el lado venoso. En el lado arterial es el corazón

la bomba impulsora de sangre a través de los vasos sanguíneos. También, en este

sistema, contribuye el retraimiento de las paredes de los vasos sanguíneos arteriales, el

que posibilita la continuidad del flujo durante los episodios de diástole.

En el lado venoso, los factores que contribuyen al flujo sanguíneo son:

El tono de constricción de las venas (presión venosa).

La bomba del músculo esquelético.

Los movimientos inspiratorios.

Según se modifiquen los elementos arteriales y/o venosos, el flujo sanguíneo se

verá alterado. Es claro el incremento en el flujo sanguíneo que se produce en la

hipertensión arterial. En esta patología, la mayor presión generada por el corazón resulta

en una circulación sanguínea hiperdinámica.

Los factores que afectan la resistencia al flujo sanguíneo son:

La geometría del vaso.

La viscosidad de la sangre.

Con relación a la geometría del vaso, en el adulto se considera a la modificación

del radio como el principal factor en la alteración de la resistencia al flujo.

La resistencia es igual

a

1/r 4 .

Esto

quiere

decir que

si

el

radio

de

un vaso

sanguíneo aumenta al doble, la resistencia que ese vaso opone al flujo descenderá en 16

veces.

La resistencia se incrementará en 16 veces si el radio del vaso se reduce a la

mitad.

Las arteriolas son los vasos sanguíneos que poseen la mayor capacidad de

modificar su radio de acuerdo al grado de contracción o relajación del músculo liso que

rodea al vaso. Por esto son denominadas vasos de resistencia variable.

En cuanto a la viscosidad de la sangre, es el hematocrito el que la determina.

Durante la deshidratación que puede provocar la sudoración excesiva, como, por ejemplo,

en un ejercicio de larga duración, el hematocrito aumenta por la pérdida de líquido desde

el plasma. Si la presión sanguínea se mantiene, el flujo deberá caer. Por lo tanto, el valor

de hematocrito es un indicador del estado hemodinámico.

EGISTRO DEDE LALA PPRESIÓN

R REGISTRO

RESIÓN AARTERIAL

RTERIAL

La presión arterial indica el funcionamiento del sistema cardiovascular en atención

a la "fuerza" con que el corazón bombea la sangre, además de entregar información

acerca de la resistencia que los vasos sanguíneos ofrecen al paso de la misma.

El método más utilizado para el registro de la presión arterial se basa en los ruidos

de Korotkoff. Este es el método auscultatorio. Este método consiste en aplicar un

brazalete inflable por encima del codo. Se debe usar un estetoscopio para auscultar la

arteria radial por sobre el codo. El brazalete comienza a inflarse hasta una presión

aproximada de 200 mmHg. Esto producirá una oclusión total del flujo sanguíneo hacia la

mano a través de la arteria radial. Luego, la presión del brazalete empieza a liberarse a

razón de 3-5 mmHg/seg. Con el estetoscopio debe identificarse el primer ruido arterial,

que corresponderá a la presión arterial sistólica o máxima (120 mmHg aprox.),

después, los ruidos arteriales irán desapareciendo. El registro del último ruido arterial

corresponderá a la presión arterial diastólica o mínima (80 mmHg aprox.).

ONTROL CCARDIOVASCULAR

C

CONTROL

ARDIOVASCULAR ENEN RREPOSO

EPOSO

El objetivo del sistema cardiovascular en reposo es el mantener una adecuada

presión de perfusión en el organismo. La presión arterial debe ser mantenida según los

elementos que la constituyen. Estos son el gasto cardíaco minuto y la resistencia

periférica total (RPT). La resistencia periférica total constituye la resistencia que ofrece

el sistema de vasos sanguíneos en su totalidad al paso de la sangre.

Presión arterial = Q *

Los mecanismos de regulación homeostática se basan en el mecanismo del arco

reflejo. Para que ese tipo de control se realice, es necesaria la presencia de un sensor

que capte información y que la envíe a un centro integrador para que se elabore una

respuesta. El sensor encargado del registro de información se localiza en la capa media

de las arterias aorta (callado aórtico) y carótida (seno carotídeo). Ellos captan la

distensión que experimenta la arteria al paso de la sangre. Son conocidos como

barorreceptores, aunque no son receptores de presión sino que, en realidad, actuaría

como mecanorreceptores. Sin embargo, se acepta que a mayor presión arterial va a

existir una mayor deformación del vaso sanguíneo y, por tanto, el receptor va a

incrementar su frecuencia de descarga. Es así como nos seguiremos refiriendo al

receptor carotídeo y aórtico como barorreceptores. Estos receptores envían información

al tronco cerebral, a nivel del bulbo raquídeo, donde se localizan áreas que integran las

respuestas tendientes a modificar la frecuencia cardíaca. Cuando los barorreceptores

incrementan su frecuencia de disparo, lo que significa un incremento de la presión arterial,

se elaborará una respuesta tendiente a disminuir el gasto cardíaco minuto y la resistencia

periférica total. Se modificarán los impulsos de las divisiones autónomas del sistema

nervioso. Los estímulos vagales aumentarán su descarga, lo que producirá un descenso

en la frecuencia cardíaca y en la contractibilidad del miocardio.

Por otra parte, la respuesta simpática estará disminuida, lo que provocará un

descenso en el gasto cardíaco minuto y en la resistencia periférica total. La RPT está

gobernada principalmente por el grado de dilatación o constricción de las arteriolas. En

reposo, existe un nivel de descarga simpática que se denomina tono vasomotor. Ante

un alza en la presión arterial, la disminución en la descarga simpática provocará una

dilatación arteriolar, con la consiguiente baja en la RPT.

De esta forma, un alza en la presión arterial será compensada, de manera refleja, a

través de las divisiones autónomas del sistema nervioso.

Por el contrario, si existe un descenso en la presión arterial, la descarga

barorreceptora estará disminuida y la respuesta bulbar se inclinará a aumentar la

descarga simpática y a disminuir la descarga parasimpática. Es así como, en reposo, la

presión arterial es controlada según la información aferente de los barorreceptores.

Existen, además, otros factores que pueden modificar la presión arterial. Estos incluyen

la PCO 2 , las catecolaminas y las descargas de centros superiores nerviosos (hipotálamo,

corteza cerebral, cerebelo).

ENERALIDADES CCARDIOVASCULARES

G

GENERALIDADES

ARDIOVASCULARES

El corazón pesa alrededor de 300 gramos. Se divide, funcionalmente, en dos

mitades: corazón derecho y corazón izquierdo. Anatómicamente, el corazón se divide en

cuatro cavidades: dos aurículas y dos ventrículos.

El corazón derecho recibe sangre desde las venas cavas, sangre venosa que

retorna desoxigenada o con menor nivel de oxígeno y que llega a la aurícula derecha.

Esta sangre pasa al ventrículo derecho y es enviada a la circulación pulmonar por la

arteria pulmonar, para luego volver oxigenada, desde los pulmones, a la aurícula del

corazón izquierdo a través de las venas pulmonares. De ahí pasa al ventrículo izquierdo,

desde donde se distribuye a todo el cuerpo por la arteria aorta.

ORAZÓN:: SSISTEMA

C

CORAZÓN

ISTEMA EEXCITOCONDUCTOR

XCITOCONDUCTOR

Dentro del sistema de conducción del corazón hay dos grandes estructuras:

Nodo sinoauricular, nodo sinusal o nodo SA.

Esta estructura, que se denomina "marcapasos", es la más importante del sistema

de conducción porque en ella se originan los eventos eléctricos responsables del

funcionamiento del corazón; en ella se genera el impulso rítmico normal. Este

nodo está compuesto por células cardíacas especializadas en generar potenciales

de acción. Como el nodo sinusal está ubicado en la aurícula derecha, el impulso

que se inicia en él se va a propagar en forma rápida hacia la aurícula izquierda,

fundamentalmente. En la medida que el impulso se dirige a los ventrículos, se

encuentra con un segundo nodo.

Nodo auriculoventricular o nodo AV.

El estímulo proveniente de las aurículas se retarda una fracción de segundos para

permitir que éstas puedan contraerse en forma independiente de los ventrículos.

A nivel de los ventrículos hay algunos haces. El más grande de ellos se denomina

haz de Hiss y viaja a través del tabique interventricular para dar origen, en última

instancia, a la red de Purkinje. La red de Purkinje conduce el estímulo cardíaco a todas

las partes de los ventrículos.

El objetivo de este sistema de conducción es acercar los potenciales de acción a

las fibras contráctiles, o sea, llevar el estímulo hacia las fibras contráctiles, permitiendo

una contracción coordinada aurícula-ventrículo.

A medida

que

se

va generando el estímulo, inmediatamente se produce la

contracción auricular, pero, como el estímulo

tiende

a retardarse

una

fracción de

segundos, la contracción de las aurículas es independiente de la contracción de los

ventrículos.

Como las velocidades de transmisión neural son tan altas y como el corazón no es

muy grande, si no existiera este retardo, aurícula y ventrículo se contraerían al unísono, lo

cual no es eficiente desde el punto de vista de la bomba cardíaca. Por lo tanto, es

necesario este retraso a nivel del nodo auriculoventricular.

¿A QUÉ CORRESPONDEN LOS TRAZOS EN EL ELECTROCARDIOGRAMA, EN

FUNCIÓN DE LA ACTIVIDAD ELÉCTRICA? El ECG se desarrolla a partir de un individuo

de apellido Einthoven, a fines del 1800. Einthoven recibe después el premio Nobel por

su contribución a la electrocardiografía. Él establece, en base a una serie de electrodos

situados estratégicamente, lo que hoy se conoce como el triángulo de Einthoven, donde

hay electrodos exploradores y electrodos de referencia. Ellos permiten obtener un

registro eléctrico de las células cardíacas.

Normalmente, el ECG de la actualidad es de doce derivaciones, doce derivaciones

que son distintas. Por cada una de las derivaciones se obtiene un trazo y no todos los

trazos son iguales, no todos muestran las mismas características (algunos pueden ser

hacia arriba y otros hacia abajo). Pero, en todo ECG deberían reconocerse dos grandes

eventos: contracción y relajación (o despolarización y repolarización tanto de las

aurículas como de los ventrículos).

El trazo electrocardiográfico se consigna con las siguientes letras: P, Q, R, S y T; y,

excepcionalmente, U.

R trazo ST R T T P P Q Q S S
R
trazo ST
R
T
T
P
P
Q
Q
S
S

La onda P corresponde a la despolarización de las aurículas.

El complejo QRS

corresponde a la repolarización auricular y a la despolarización ventricular. La onda T

corresponde a la repolarización de los ventrículos.

El ECG siempre corre escrito en papel, el papel corre a una velocidad estándar y

tiene trazos milimétricos que también son estándar. Por lo tanto, cierta distancia en el

papel corresponde a intervalos de tiempo. Por ejemplo, si la onda P aparece mucho

antes del complejo QRS quiere decir que, desde que se produce la despolarización en la

aurícula, pasa mucho tiempo antes de que se empiece a despolarizar el ventrículo; en

este caso se habla de un bloqueo auriculoventricular en primer grado.

Los trazos y las ondas siempre vuelven a una línea que se llama línea isoeléctrica

(que está al centro).

En el área clínica cobra mucha importancia el segmento ST, porque en él es muy

sensible de observarse algún hallazgo eléctrico que sea sugerente de isquemia. Los

médicos buscan alguna alteración electrocardiográfica que indique que a esa parte del

corazón no le está llegando suficiente sangre y si hay isquemia significa que el sujeto está

infartado. El segmento ST se ubica entre la aparición de la onda S y el inicio de la onda

  • T. Cuando se produce una "depresión" en el segmento ST superior a 1 mm se sugiere

cierto grado de isquemia miocárdica.

El ECG tiene como misión pesquisar eventos eléctricos, pero el segmento RR o

intervalo RR permite conocer la frecuencia cardíaca de un sujeto (contando cuántos

complejos QRS o cuántas ondas R hay en un tiempo determinado, igual que al tomarse el

pulso).

El ECG también nos permite apreciar la variabilidad del ritmo cardíaco. Esto

significa que el tiempo en el cual transcurre un ciclo cardíaco, normalmente, es

independiente del resto, es decir, el corazón no late como un reloj sino en forma bastante

más desordenada. Todo lo que está entre dos complejos QRS es un ciclo cardíaco (que

tiene eventos auriculares y ventriculares). Los hechos que ocurren desde el comienzo de

un latido hasta el comienzo del siguiente se conocen como ciclo cardíaco. Cada ciclo se

inicia por la generación espontánea de un potencial de acción en el nodo sinusal (nodo

SA).

Dependiendo de las derivaciones del ECG, el médico puede hallar e interpretar

evidencias patológicas.

Cuando los trazos, en un ECG, son muy altos, normalmente, indican un corazón

más grande. Por eso, la mayoría de los trazos en deportistas son más elevados. Los

trazos de los niños son más pequeños. Cuando hay trazos muy altos en un sujeto que no

es deportista se puede sospechar la presencia de alguna patología hipertrófica del

corazón.

En resumen:

El sistema intrínseco de conducción del corazón inicia impulsos despolarizantes.

Los potenciales de acción se propagan a través del corazón, provocando una contracción

cardíaca coordinada. Las ondas electrocardiográficas registran la actividad eléctrica del

corazón.

PPOTENCIALES

OTENCIALES DEDE ACCIÓN

ACCIÓN CARDÍACOS

CARDÍACOS

Las células de conducción o células autorrítmicas son las que se encargan de

generar los potenciales de acción y de transmitirlos hacia el corazón, provocando la

contracción de las células contráctiles. Estas células de excitación o autorrítmicas son

capaces de propagar el estímulo para que las células contráctiles se contraigan.

Las áreas oscuras que atraviesan el músculo cardíaco se denominan discos

intercalares o intercalados. Estos discos son membranas celulares que separan entre

sí a las células autorrítmicas y a las células contráctiles del corazón. los discos

intercalares presentan dos tipos de uniones intercelulares, uniones desmozómicas que

confieren gran resistencia a la deformación y uniones estrechas que posibilitan el pasaje

de iones entre una y otra célula.

El nodo sinusal es el marcapasos del corazón. si una persona tiene 70 latidos por

minuto, quiere decir que el nodo sinusal está descargando una frecuencia tal que provoca

70 contracciones musculares por minuto. Si aumenta la frecuencia cardíaca significa que

las células autorrítmicas empiezan a generar potenciales de acción más rápido, pero esto

tiene un tope que sería la frecuencia cardíaca máxima de un sujeto.

Si hay despolarización y es la despolarización la que provoca los potenciales de

acción, esto va a estar determinado por ciertos iones, principalmente, Na + y Ca +2 .

En el corazón hay Ca +2 contenido en el retículo sarcoplasmático, pero gran parte

del calcio empleado tanto para generar potencial de acción de conducción como para

generar la respuesta contráctil proviene del medio extracelular. Por lo tanto, cobran gran

importancia los canales de Ca +2 , a este nivel.

Se dice que la célula autorrítmica posee canales de Na + lentos y canales de Ca +2

rápidos.

El potencial de reposo de una célula autorrítmica es de unos -65 mV. El potencial

de reposo de una célula contráctil del corazón es de -90 mV.

20 _ meseta 0 _ -20 _ -40 _ -60 _ -80 _ 0 150 300
20
_
meseta
0
_
-20
_
-40
_
-60
_
-80
_
0
150
300

tiempo (ms)

Célula contráctil cardíaca

+2 Ca umbral Na + fase 4
+2
Ca
umbral
Na +
fase 4

tiempo (ms)

Célula autorrítmica

Cuando se abre el canal de Na + entra Na + , cambia la permeabilidad y la membrana

se hace menos negativa.

La pendiente es muy importante en la determinación de la frecuencia cardíaca. Por

ejemplo, si la pendiente es menor, se demora más tiempo en alcanzar el umbral y en

generar el potencial de acción, por lo tanto, la frecuencia cardíaca debiera ser más lenta.

Si la pendiente es más pronunciada, los potenciales de acción son más seguidos y la

frecuencia cardíaca se acelera.

Por ende, una manera que tiene el ser humano de modificar la frecuencia cardíaca

es alterando la pendiente, que se llama pendiente de fase 4 en la célula autorrítmica.

El corazón, como órgano, tiene una frecuencia cardíaca que es intrínseca al nodo

sinusal. Por ejemplo, el corazón de un transplantado no tiene inervación y late de

acuerdo al ritmo intrínseco del nodo sinusal (que es de alrededor de 100 descargas por

minuto, lo que originaría una frecuencia cardíaca de 100 latidos por minuto).

El corazón tiene su frecuencia cardíaca intrínseca pero, en condiciones normales,

la frecuencia cardíaca depende, en gran medida, de las influencias del SNS y del SNPS.

El SNS aumenta la frecuencia cardíaca y el SNPS disminuye la frecuencia cardíaca. Las

terminaciones neurales simpáticas y parasimpáticas rodean el nodo sinusal, por lo tanto,

si hay descargas simpáticas o parasimpáticas habrá cambios en la permeabilidad de la

membrana, alterando la pendiente de fase 4.

En la célula autorrítmica, cuando la despolarización alcanza el umbral, los canales

de Ca +2 rápidos se abren y el Ca +2 entra. La primera parte de esta despolarización se

produce por la entrada de Na + , a través de canales lentos, por eso es más paulatina. La

segunda parte es más rápida debido al Ca +2 . La repolarización se produce por la salida

de potasio.

El potencial de acción de las células autorrítmicas es el responsable de determinar

la frecuencia cardíaca. Entonces, se puede ver como eventos eléctricos se transforman

en eventos mecánicos.

La célula contráctil está conectada con la célula autorrítmica a través de una unión

estrecha.

La célula autorrítmica se despolariza y en su interior hay Ca +2 y Na + . La entrada de

iones positivos a través de las uniones estrechas inicia cambios en la polaridad de la

membrana de la célula contráctil. Este influjo de iones positivos es captado por canales

de Na + rápidos, que son potencial-dependientes y que se abren en respuesta a los

cambios de polaridad. En la célula contráctil hay un rápido influjo de Na + y no hay

pendiente de fase 4 porque la despolarización es dependiente absoluta de la apertura de

canales rápidos de Na + . Después de que se abren los canales rápidos de Na + se produce

una apertura de canales lentos de Ca +2 y de canales de potasio, los que generan la

meseta, característica del potencial de acción de la célula contráctil. El hecho de que

entren cargas positivas y salgan cargas positivas no produce una repolarización rápida

como en los potenciales de acción neuronales, la repolarización aquí es un poco más

lenta. Posteriormente, se cierran los canales de Ca +2 y sale el resto del potasio,

provocando la despolarización completa.

Este fenómeno de meseta entrega a la célula contráctil una característica muy

importante: la célula contráctil es refractaria a los estímulos durante un cierto período de

tiempo, reconociéndose un período refractario absoluto (meseta), donde la célula

contráctil no se va a volver a despolarizar, y un período refractario relativo, donde sólo

un estímulo de magnitud importante puede provocar una nueva respuesta despolarizante.

Las diferencias entre la célula autorrítmica y la célula contráctil son:

El potencial de reposo es más positivo en la célula autorrítmica que en la

célula contráctil.

La célula autorrítmica presenta pendiente de fase 4, la cual no presenta la

célula contráctil (ésta muestra una meseta).

En resumen:

El potencial de acción en células autorrítmicas se produce por influjo de Na +

a través de canales lentos e influjo de Ca +2 a través de canales rápidos y salida de

potasio para conseguir la repolarización.

En las células contráctiles los canales rápidos de Na + regulados por voltaje

se abren en respuesta al ingreso de iones positivos a través de uniones estrechas

de células adyacentes.

La meseta se produce por la entrada de Ca +2 a través de canales lentos y

por la salida de potasio.

La repolarización depende de la salida de potasio de la célula.

Objetivos de la clase:

ICLO CCARDÍACO

C

CICLO

ARDÍACO

Enumerar las fases del ciclo cardíaco en orden consecutivo.

Reconocer que los cambios de presión determinan la acción valvular y la

dirección del flujo sanguíneo a través del corazón.

Relacionar el electrocardiograma y los sonidos del corazón con los eventos

del ciclo cardíaco.

Durante el ciclo cardíaco, las válvulas cardíacas se abren y se cierran en respuesta

a las diferencias en la presión sanguínea a ambos lados. Las válvulas cardíacas son

cuatro y se encuentran a nivel de la zona aurículo-ventricular y a nivel de las arterias

(ventrículo-arterias).

La válvula aurículo-ventricular derecha o válvula tricúspide está compuesta por

tres valvas u hojas. La válvula aurículo-ventricular izquierda, válvula bicúspide o

válvula mitral está formada por dos hojas.

La función de las válvulas aurículo-ventriculares es evitar que la sangre se

devuelva del ventrículo a la aurícula, en un movimiento retrógrado. La dirección normal

de la sangre es aurícula-ventrículo y ventrículo-arterias.

La válvula bicúspide, de dos hojas, resiste mejor la presión del flujo sanguíneo. La

válvula bicúspide se ubica al lado izquierdo, que siempre tiene más presión que el lado

derecho.

Las válvulas aurículo-ventriculares juegan un papel muy importante en una fase del

ciclo cardíaco que se llama contracción ventricular isovolumétrica.

Normalmente, se escuchan dos ruidos mediante el estetoscopio, durante cada ciclo

cardíaco. El primero es un "lub" bajo, levemente prolongado (primer ruido), provocado

por las vibraciones desencadenadas por el cierre súbito de las válvulas mitral y tricúspide

al inicio de la sístole ventricular; este primer ruido obedece al golpe de la sangre contra

las válvulas aurículo-ventriculares cuando éstas se cierran. El segundo es un "dup" más

corto, más agudo (segundo ruido), provocado por las vibraciones que se relacionan con el

cierre de las válvulas aórtica y pulmonar justo después del final de la sístole ventricular; el

segundo sonido cardíaco obedece al impacto de la sangre que se devuelve de la arteria al

corazón, después de que éste ha eyectado. Siempre hay un flujo que es retrógrado, para

evitar que la sangre entre al ventrículo, se cierran las válvulas semilunares y la sangre

cuando impacta de vuelta genera el segundo ruido. En muchos individuos jóvenes

normales se escucha un tercer ruido suave, bajo, alrededor de un tercio de la diástole.

Coincide con el período de llenado ventricular rápido y quizás se deba a vibraciones

desencadenadas por el ingreso rápido de sangre. Incluso puede escucharse un cuarto

ruido inmediatamente antes del primer ruido, cuando la presión auricular es alta o el

ventrículo está rígido, en condiciones tales como hipertrofia ventricular. Se debe al

llenado ventricular y rara vez se encuentra en adultos sanos.

El otro par de válvulas, también denominadas válvulas semilunares, se encuentra

a nivel de la salida ventrículo-arterial. Del lado derecho del corazón, del ventrículo

derecho, sale la arteria pulmonar, por lo tanto, la válvula que ahí existe se llama válvula

pulmonar o semilunar pulmonar. Del lado izquierdo se encuentra la válvula aórtica.

Las fases del ciclo cardíaco pueden ser consideradas como tres o cuatro, incluso

cinco, dependiendo del autor.

La primera fase es el llenado ventricular, del cual el 70% ocurre en forma

pasiva. El llenado ventricular se completa con la sístole auricular (otra fase).

La segunda fase se denomina sístole ventricular.

La tercera fase es la relajación isovolumétrica.

El retorno venoso es la cantidad de sangre que retorna al corazón (por las venas)

desde la circulación sistémica, a través de las venas cavas. El retorno venoso es el

principal responsable del llenado ventricular.

El llenado ventricular ocurre cuando el corazón está en relajación, por lo tanto, la

presión que existe a nivel del ventrículo es cero (presión intraventricular = 0). Por ende,

cualquier presión es mayor que la del ventrículo y la presión en las venas cavas, a pesar

de que sea baja, va a ser mayor que la presión a nivel ventricular y eso es suficiente para

que la sangre entre, atraviese la aurícula, abra las válvulas aurículo-ventriculares y siga al

ventrículo.

La sangre fluye pasivamente al interior de la aurícula

a través

de

las válvulas

aurículo-ventriculares abiertas y al ventrículo, donde la presión es menor.

El ventrículo es como una olla a presión. Empieza a generar tensión cuando están

todas las válvulas cerradas. Cuando las válvulas arteriales se abren para permitir el flujo

a las arterias, el ventrículo pierde toda la presión, las válvulas se cierran y el corazón se

relaja. La presión que queda adentro es prácticamente cero.

Este tipo de llenado es tan rápido, y en condiciones de ejercicio es tan violento, que

aparece un tercer ruido cardíaco. En condiciones de circulación hiperdinámicas, un

individuo hipertenso o en ejercicio, una buena auscultación cardíaca y un oído entrenado

logran captar un tercer ruido. El tercer ruido correspondería al golpe de la sangre contra

las paredes ventriculares durante el llenado rápido.

La contracción ventricular envía con fuerza la sangre remanente hacia los

ventrículos. Cuando ocurre esto se dice que hemos obtenido el volumen diastólico final

(VDF). Cundo se completa la cantidad de sangre en el ventrículo nos encontramos con el

VDF (o volumen de fin de diástole), cuando se completa el llene ventricular y las válvulas

aurículo-ventriculares se cierran. El VDF, en un corazón adulto, alcanza

aproximadamente a los 120 ml. El término "precarga" (muy usado por los médicos) se

refiere al estado de tensión inicial del ventrículo antes de la sístole.

La contracción auricular impulsa sangre con fuerza al ventrículo.

Hay tres términos que se relacionan estrechamente:

VDF.

Precarga.

Ley de Frank-Starling para el corazón (ley del elástico).

La ley de Frank-Starling señala lo siguiente: a una mayor longitud inicial de la

fibra muscular cardíaca, mayor es la tensión desarrollada durante su contracción

(mientras más se tira, más fuerte pega).

Cuando ingresa la sangre al ventrículo, el ventrículo comienza a distender sus

fibras musculares (como un globo llenándose de agua) y empieza a acumular energía

(tensión), según la ley de Frank-Starling, y esto genera el fenómeno de precarga, que es

la tensión inicial del corazón antes de la sístole. A mayor VDF, mayor precarga.

La primera parte de la sístole ventricular se denomina contracción ventricular

isovolumétrica.

Los ventrículos se contraen y la contracción intraventricular aumenta, cerrando las

válvulas aurículo-ventriculares. Brevemente, los ventrículos son cámaras completamente

cerradas. En este punto, el ventrículo comienza a generar tensión y la presión

intraventricular empieza a aumentar, va a aumentar hasta que iguale y supere a la presión

existente en las arterias. En este momento se abren las válvulas semilunares, dando

lugar a la sístole ventricular o fase de eyección ventricular.

La presión diastólica en la arteria pulmonar es baja, de 5 a 10 mmHg.

la presión

diastólica en la aorta es de 80 mmHg, por eso el corazón derecho deberá ejercer menor

presión que el izquierdo.

El aumento en la presión ventricular obliga a las válvulas semilunares a abrirse. La

sangre es eyectada desde el corazón.

El ventrículo se relaja y la presión ventricular cae. La sangre regresa al corazón,

cerrando las válvulas semilunares, encontrándose, de nuevo, los ventrículos totalmente

cerrados. Las válvulas se abren hacia fuera, la sangre fluye a nivel de la arteria pero

cuando termina la fuerza impulsora del corazón, la sangre tiende a devolverse y, en eso,

cierra las válvulas y queda ahí. Lo mismo ocurre en las válvulas aurículo-ventriculares,

que se abren hacia el ventrículo y cuando el ventrículo genera tensión, él mismo las

cierra.

En las válvulas aurículo-ventriculares existen unos músculos que se llaman

músculos papilares. Esta musculatura, de alguna manera, genera tensión evitando que

la válvula ceda.

Del VDF no se eyecta toda la cantidad de sangre, queda un remanente de sangre

que se denomina volumen residual (VR), que queda en el ventrículo.

120 ml 50-60 ml

120 ml

50-60 ml

VDF - VR = sangre eyectada del ventrículo o volumen sistólico (VS)

70 ml/lat

La fracción de eyección cardíaca es el porcentaje de sangre del VDF que se

eyecta, se expresa en términos porcentuales. La fracción de eyección cardíaca es el

volumen sistólico expresado en porcentaje. La fracción de eyección normal del corazón

es de 60-70%.

120 ml / 100% = 70 ml / X

La presión diastólica en la arteria pulmonar es baja, de 5 a 10 mmHg. la presión

X = 58,3%

En una insuficiencia cardíaca, el corazón no es capaz de bombear la cantidad de

sangre suficiente. El individuo presenta cansancio ante pequeños esfuerzos físicos,

puede tomar una coloración un tanto cianótica, etc. Para clasificar una insuficiencia

cardíaca de acuerdo a su gravedad se usa la fracción de eyección.

La frecuencia cardíaca de la mujer es mayor que la del hombre porque tiene el

corazón más pequeño.

El esfuerzo físico genera, como fenómeno de adaptación, una mayor descarga del

SNPS. Por lo tanto, un individuo entrenado, en reposo, tiene una frecuencia cardíaca

baja. La reducción del número de latidos tiene que ser compensada con un aumento del

volumen sistólico, porque el individuo debe mandar la misma cantidad de sangre a su

cuerpo que una persona normal.

El flujo sanguíneo es controlado por cambios de presión. Los cambios de presión

reflejan la alternancia entre contracción y relajación del corazón. la sangre se mueve

debido a un gradiente de presión (de mayor a menor presión). Los cambios de presión

provocan que las válvulas se abran y se cierren, lo cual mantiene el flujo sanguíneo en la

dirección adecuada.

La presión de la aurícula no alcanza a los 40 mmHg.

La presión del ventrículo

izquierdo es prácticamente cero durante la diástole, pero al comienzo de la sístole se

eleva de manera muy importante, alcanzando la presión existente en la arteria aorta.

Durante el inicio de la diástole, el volumen de sangre del ventrículo es equivalente

al volumen residual (50 ml). Durante la diástole va a ocurrir el llene ventricular, el corazón

está relajado. El volumen va subiendo, se estabiliza y la última fracción de volumen

corresponde a la sístole auricular, hasta llegar a un volumen de 120 ml (VDF). En la

sístole ventricular el volumen en el ventrículo cae hasta el volumen residual.

La onda P, del ECG, corresponde a la despolarización auricular y luego de la

despolarización viene la sístole auricular. El complejo QRS correlaciona con el momento

de la sístole y con el aumento de tensión en el ventrículo. La onda T coincide con la

sístole. El siguiente período de actividad corresponde a la diástole.

En resumen:

El ciclo cardíaco consta de tres fases:

Llenado ventricular (que incluye la sístole auricular).

Sístole ventricular (incluyendo la contracción isovolumétrica).

Relajación isovolumétrica.

Ambas aurículas se contraen al mismo tiempo, al igual que ambos ventrículos.

El flujo sanguíneo es controlado por cambios de presión.

COMPLEMENTACION

COMPLEMENTACION DEL

DEL TEMA

TEMA

Los líquidos corporales ocupan compartimentos:

LIC

LEC

40%

20%

El flujo sanguíneo es controlado por cambios de presión. Los cambios de presión reflejan la alternancia

Líquido

Plasma

intersticial

El flujo sanguíneo es controlado por cambios de presión. Los cambios de presión reflejan la alternancia

Membrana celular

Endotelio capilar

El líquido extracelular e intracelular tiene compartimentos, los que se pueden definir

a través del término osmosis. Osmosis es el paso de líquido (agua) desde un lado de

mayor concentración a otro de menor concentración. El líquido, dependiendo de las

características de la permeabilidad de la membrana, tiene la posibilidad de pasar a uno u

otro lado. Las membranas celulares son muy permeables al agua, principalmente, a

través de poros acuosos que atraviesan la membrana plasmática.

Los solutos están incluidos dentro de estos líquidos.

Al contrario de éstos, los

solutos tienen una restricción al paso a través de las membranas, o sea, todos los solutos

que componen los líquidos corporales forman o determinan lo que se llama presión

osmótica. Al hablar de presión osmótica nos referimos a sustancias o solutos que

impiden el paso de agua a través de las membranas a uno u otro lado de los

compartimentos intra y extracelulares.

Cuando hay mayor cantidad de soluto, hay menos líquido. Los solutos predominan

en el LEC son el Na + y el Cl - .

El soluto que predomina en el LIC es el K + .

Al hablar de osmoles nos referimos a sustancias osmóticamente activas, en uno

de los dos lados, o que son importantes en la distribución de los líquidos.

Osmolaridad se refiere a los solutos que componen los líquidos. Si se produce

una hiposmolaridad disminuye la concentración de osmoles (solutos). En una

hiperosmolaridad aumenta la concentración de osmoles (solutos). Si disminuye la

concentración de osmoles hay más líquido y este líquido tiende a entrar a la célula.

La ingesta excesiva de líquidos produce una dilución de la concentración de sodio.

Esta es una vía por las cuales se produce hiponatremia. La otra vía es hormonal, por la

ADH (que se secreta en la neurohipófisis). El principal estímulo para la secreción de la

ADH es la pérdida de líquidos.

*Extracelular e intracelular considera todas las células del organismo*

ASTO CCARDÍACO

G

GASTO

ARDÍACO MMINUTO

INUTO

El gasto cardíaco minuto (GC) es la cantidad de sangre bombeada por cada

ventrículo en un minuto. En términos operacionales es el producto entre la frecuencia

cardíaca (FC) y el volumen sistólico (VS).

FC * VS = GC
FC * VS = GC

La frecuencia cardíaca es el número de ciclos cardíacos en un minuto. La

frecuencia cardíaca normal de reposo se considera entre 70 y 100 lat/min. Bajo 70 lat/min

se habla de bradicardia y sobre 100 lat/min se habla de taquicardia. La frecuencia

cardíaca resulta importante desde el siguiente punto de vista: mientras más baja es la

frecuencia cardíaca más tiempo dura el ciclo cardíaco y esto implica que más tiempo tiene

el corazón para nutrirse, porque el corazón siempre se nutre en diástole.

La frecuencia cardíaca va a depender del factor de marcapasos que tengan las

células de conducción, de la descarga intrínseca del nodo sinusal. Este patrón de

descarga intrínseca puede ser alterado por el sistema nervioso simpático y parasimpático.

El sistema nervioso simpático ejerce lo que se denomina efecto cronotrópico

positivo (aumento de la FC) y efecto inotrópico positivo (aumento en la fuerza de

contracción ventricular). Y el sistema nervioso parasimpático, en cambio, va a generar

efectos cronotrópicos negativos (disminución de la frecuencia cardíaca) y efectos

inotrópicos negativos (disminución en la fuerza de contracción ventricular). El sistema

nervioso simpático tiene tres mecanismos y el sistema parasimpático tiene cuatro

mecanismos intracelulares que median la descarga sobre la frecuencia cardíaca. Hay

hormonas, las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina), que también van a ejercer un

efecto cronotrópico e inotrópico positivo. Además, sobre el ritmo de la descarga

intrínseca del nodo sinoauricular puede ejercer efectos la temperatura; el aumento en la

temperatura aumenta el ritmo de descarga del nodo sinusal (incrementa la frecuencia

cardíaca) y descensos en la temperatura provocarán descensos en el ritmo de la

frecuencia cardíaca. Se podría decir, también, que algunos elementos de naturaleza

química pueden provocar efectos sobre la frecuencia cardíaca, como la cafeína (efectos

cronotrópicos e inotrópicos positivos).

Frecuencia cardíaca

Descarga intrínseca del nodo sinusal
Descarga
intrínseca
del
nodo sinusal
La frecuencia cardíaca va a depender del factor de marcapasos que tengan las células de conducción,

Cafeína (+)

SNS (+)

SNPS (-)

Catecolaminas (+)

Temperatura (+)

El otro componente del gasto cardíaco es el volumen sistólico, que es la cantidad

de sangre bombeada por cada ventrículo en cada latido. El VS normal es de alrededor de

70 ml de sangre por cada ventrículo.

Por ejemplo:

75 lat/min

(FC)

x 70 ml/lat

(VS)

El corazón, en un minuto,

5250 ml/min(GC)

5,25 L/min

saca 5,25 litros de sangre

a la circulación.

Los factores de los cuales depende el volumen sistólico son: el SNS (genera

efectos inotrópicos positivos), las catecolaminas (que generan efectos inotrópicos

positivos), temperatura (que sube o baja), el SNPS (efecto inotrópico negativo) y el

volumen diastólico final (VDF).

El volumen diastólico final es, de alguna manera, un parámetro que va a determinar

al volumen sistólico. El VDF es capaz de modular al volumen sistólico por la ley de Frank-

Starling: a mayor longitud inicial, mayor tensión generada.

El aumento en la estimulación simpática va a provocar un aumento en la frecuencia

cardíaca y en el volumen sistólico, por lo tanto, también aumenta el gasto cardíaco. Esto

es lo típico que ocurre en situaciones de ejercicio y en situaciones de miedo. La descarga

del SNS acelera los latidos del corazón.

El incremento de la descarga parasimpática baja el gasto cardíaco porque baja la

frecuencia y el volumen sistólico. Antes se pensaba que la inervación del sistema

nervioso autónomo en el corazón era simpática y parasimpática al nodo sinusal y sólo

simpática al ventrículo. En base a esto se afirmaba que el SNPS no tenía incidencia en el

volumen sistólico porque si no existían terminaciones nerviosas no debería alterar la

contractibilidad del miocardio. Sin embargo, hace algunos años fueron descubiertas

enzimas responsables de la degradación de neurotransmisores para el SNPS. El

neurotransmisor del SNPS, en el corazón, es la acetilcolina. La enzima que degrada la

acetilcolina es la acetilcolinesterasa. También fueron encontrados receptores para

acetilcolina, por eso, hoy se acepta que el sistema nervioso parasimpático ejerce efectos

sobre el ventrículo.

Siempre,

en

condiciones

de

reposo,

predomina

el

SNPS.

También, ante

situaciones de estrés emocional muy importantes e impactantes se puede generar una

descarga parasimpática.

El calor, normalmente, tiende a producir vasodilatación y la vasodilatación hace

caer la presión arterial. En la dilatación de vasos sanguíneos hay sólo descarga

simpática. La presión arterial es dependiente del gasto cardíaco y de la resistencia

periférica total.

PA = Q *
PA = Q *

Si aumenta el retorno venoso, aumenta el volumen sistólico de acuerdo a la ley de

Frank-Starling (aumenta la fuerza de contracción), pero también puede aumentar la

frecuencia cardíaca. El reflejo de Baindridge implica que, al existir distensión en la zona

del nodo sinusal debido a un mayor volumen de sangre entrando a la aurícula, la FC

aumenta de manera refleja. Si está llegando más sangre no sólo se va a bombear más

sangre sino que se van a aumentar los latidos cardíacos.

Si baja el número de latidos, para mantener el gasto cardíaco aumenta el volumen.

Gastos similares se consiguen con diferentes frecuencias cardíacas y diferentes

volúmenes sistólicos. El corazón de un sujeto entrenado es más grande.

Un sujeto no entrenado:

Un sujeto entrenado:

FC = 70 lat/min

VS = 70 ml/lat

  • Q = 5000 ml/min = 5 litros/min

FC = 50 lat/min

VS = 100 ml/lat

  • Q = 5000 ml/min

Eventualmente, el gasto cardíaco se puede medir a través del principio de Fick o

ecuación de Fick. La ecuación de Fick dice que el gasto cardíaco es igual al consumo

de oxígeno minuto partido por el contenido arterial de oxígeno menos el contenido venoso

de oxígeno.

Fick = Q = VO 2 / (Ca O 2 -

En un sujeto con un consumo de oxígeno de 250 ml/min, contenido arterial de

oxígeno de 20 ml/100 ml de sangre y un contenido venoso de oxígeno de 15 ml/100 ml de

sangre, el gasto cardíaco sería el siguiente:

Q = (250 ml/min) / (20 ml/100 ml de sangre - 15 ml/100 ml de sangre)

Q = (250 ml/min) / (5 ml/100 ml de sangre)

Q = 250 ml/min * 100/5

Q = 250 ml/min * 20 = 5000 ml/min

Q = 5 litros/min

El volumen sistólico se puede medir con un ecocardiograma (permite saber

cuánta sangre está bombeando el corazón).

E EJERCICIO

JERCICIO::

Calcule el gasto cardíaco minuto para un sujeto que se ejercita a un consumo de

oxígeno de 1500 ml/min. Su contenido arterial de oxígeno es de 20 ml/100 ml de sangre

y su contenido venoso de oxígeno es de 12 ml/100 ml de sangre.

Q = (1500 ml/min) / [(20 ml - 12 ml)/100 ml de sangre]

Q = (1500 ml/min) / (8 ml/100 ml de sangre)

Q = 18750 ml/min

Q = 18,750 litros/min

El contenido arterial de oxígeno es el resultado de multiplicar los gramos de

hemoglobina (Hb) por 1,34. La hemoglobina es capaz de ligar oxígeno, 1,34 es el índice

de esta capacidad (es una constante).

El contenido arterial de oxígeno de un sujeto, en reposo, es de alrededor de 20 ml

O 2 /100 ml de sangre. Esto quiere decir que si el sujeto tiene un gasto cardíaco de 5000

ml/min de sangre, tendrá 1000 ml de oxígeno cada minuto.

  • 20 ml O 2 /100 ml de sangre = X/5000 ml de sangre

    • X = (5000 * 20)/100

    • X = 1000 ml O 2

El contenido venoso de oxígeno, en reposo, es de alrededor de 15 ml O 2 /100 ml de

sangre. Por lo tanto:

  • 15 ml O 2 /100 ml de sangre = X/5000 ml de sangre

    • X = (5000 * 15)/100

    • X = 750 ml O 2

Esto quiere decir que 750 ml de O 2 regresan por las venas al corazón. 1000 ml de

oxígeno salen por el lado arterial por minuto y regresan 750 ml. Por lo tanto, la diferencia

entre el contenido arterial de oxígeno y el contenido venoso de oxígeno es de 250 ml

O 2 /min. La diferencia de oxígeno entre estos dos valores se queda en los tejidos.

E EJERCICIOS

JERCICIOS::

  • 1. Calcule el volumen sistólico de reposo de un sujeto que posee un gasto cardíaco de 4800 ml/min y una frecuencia cardíaca de reposo de 74 lat/min.

VS= ?

GC

= FC * VS

GC

= 4800

ml/min

=

4,8

VS= GC / FC

L/min

VS= (4800 ml/min) / (74 lat/min)

FC= 74 lat/min

 

VS= 64,86 ml/lat

  • 2. Calcule el gasto cardíaco de un sujeto que posee una frecuencia cardíaca de 80 lat/min, un VDF de 120 ml y un volumen residual de 60 ml.

GC

= ?

VS= 120 ml/ lat - 60 ml/ lat = 60 ml/ lat

 

FC

= 80 lat/min

VFD

= 120 ml/lat

GC

= FC * VS

 

VR

= 60 ml/lat

GC

= 80 lat/min * 60 ml/ lat

 
 

GC

=

4800

ml/min

=

4,8

L/min

de

sangre

VS= VDF - VR

  • 3. Calcule el consumo de oxígeno de un sujeto que posee un gasto cardíaco minuto de 5500 ml/min, un contenido arterial de oxígeno de 20 ml/100 ml de sangre y un contenido venoso de oxígeno de 16 ml/100 ml de sangre. VO 2 Q Ca O 2 Cv O 2 Q VO

2

= ?

= 5500 ml/min

= 20 ml/100 ml de sangre

= 16 ml/100 ml de sangre

= VO 2 / (Ca O 2 - Cv O 2 )

= Q * (Ca O 2 - Cv O 2 )

VO 2 = 5500 ml/min * (20 ml/100 ml de sangre - 16 ml/100 ml de sangre)

VO 2 = 5500 ml/min * 4 ml/100 ml de sangre

VO 2 = 220 ml O 2 /min

STRUCTURA YY FFUNCIÓN

E ESTRUCTURA

UNCIÓN DEDE LOS

LOS VVASOS

ASOS SSANGUÍNEOS

ANGUÍNEOS

Los objetivos de la clase son:

Describir la estructura general de los vasos sanguíneos.

Comparar y contrastar los distintos tipos de vasos sanguíneos.

Relacionar la presión sanguínea en diferentes partes del sistema vascular

con la diferencia en la estructura de los vasos sanguíneos.

La estructura general de un vaso sanguíneo tiene tres capas o túnicas:

Túnica íntima o endotelio vascular.

Está compuesta de epitelio simple

plano.

Túnica media. Está compuesta de músculo liso y elastina.

Túnica adventicia. Es la capa más externa y está compuesta de fibras

colágenas.

Esta es la estructura general de una arteria. Por ejemplo, el vaso capilar sólo tiene

la túnica íntima, sólo el endotelio, para permitir el traspaso de elementos. El capilar es un

vaso que permite intercambios, por lo tanto, debe ser muy estrecha su pared.

Dependiendo del tipo de vaso sanguíneo, hay algunos más ricos en músculo liso

que otros; por ejemplo, las arteriolas.

El lumen de un vaso sanguíneo es su interior. Los glóbulos rojos dentro del flujo

sanguíneo no circulan a la misma velocidad. Se dice que la sangre, por el interior de los

vasos, corresponde a un flujo laminar. El flujo sanguíneo a través de los vasos es

laminar, es en capas; las células que van por el centro del vaso se desplazan a mayor

velocidad que las que van en contacto con él.

En el caso de la arteria, la túnica media es muy gruesa. Esto se debe a que ella

almacena energía elástica. Esto permite transformar un flujo que es pulsátil en un flujo

continuo. El corazón bombea en cada latido una cierta cantidad de sangre, eso es un

pulso de sangre que sale; pero la sangre no circula con cada latido y luego se queda

estancada, sino que se transforma en un flujo que es continuo, que, de todas maneras,

tiene ciertas diferencias de velocidad dependiendo de la sístole y la diástole.

La energía elástica producto de la túnica media implica que, cuando sale la sangre

del corazón, ésta se distiende, almacenando energía. Cuando el corazón se relaja, estas

paredes se retraen y, por lo tanto, impulsan la sangre cada vez más lejos del corazón;

esto es lo que se siente cuando uno se palpa la arteria radial. En cualquier arteria uno

siente un pulso; este pulso implica que, en el momento de la sístole, se tiende a distender

el vaso arterial, para, posteriormente, retraerse y seguir bombeando la sangre lejos del

corazón. Durante la sístole las arterias se distienden y durante la diástole se retraen.

Las venas tienen paredes más delgadas pero tienen una túnica adventicia más

gruesa que la de las arterias. Las arterias se conocen como vasos de presión debido a

esta característica elástica de su túnica media. Los capilares son vasos de intercambio.

Las venas son vasos de capacitancia. Las arteriolas se encuentran recubiertas por

anillos de musculatura lisa, inervada por el SNS, y se les conoce como vasos de

resistencia variable.

Las venas presentan válvulas venosas. Las válvulas venosas que se encuentran

en el miembro inferior impiden que la sangre se aglomere en esta zona y permiten un flujo

unidireccional hacia el corazón.

Cabe señalar que la conformación de las arterias es relativamente similar, pero hay

que considerar que, en gran medida, las arterias que se encuentran a nivel de los

segmentos no necesitan tanta retracción elástica ni ser tan resistentes como la arteria

aorta, por ejemplo, porque tienen las masas musculares que posibilitan que las arterias no

se distiendan demasiado.

La presión sanguínea va oscilando a lo largo de todo el árbol arterial y,

prácticamente, se hace continua desde los capilares hasta las venas cavas. La presión

oscila en las grandes arterias y por eso podemos palpar el pulso que, en definitiva, es

esta oscilación en la presión. Esta presión en las grandes arterias (arteria aorta, femoral,

humeral, etc.) oscila entre 80 y 120 mmHg, esta es la oscilación que hay a nivel de la

presión en el árbol arterial. Posteriormente, la presión va cayendo a lo largo del sistema

de vasos sanguíneos para ser muy baja a nivel de las venas cavas. La presión en las

venas cavas es de sólo unos pocos mmHg, lo suficiente para generar un gradiente de

sangre entre las venas cavas, la aurícula y el ventrículo. La presión ventricular durante la

diástole llega a cero y la presión en la aurícula es de algunos mmHg, por lo tanto, es

suficiente que la presión en las venas cavas sea ligeramente mayor que en la aurícula y el

ventrículo.

El sistema vascular está formado por:

Arteria aorta.

Arterias.

Arteriolas.

Capilares.

Vénulas.

Venas.

Vena cava.

Las arteriolas van dando lugar, paulatinamente, a los capilares. Las arteriolas, con

ayuda de unas estructuras que se denominan esfínteres precapilares (anillos de

músculo liso), contribuyen a la redistribución del flujo sanguíneo sobre los lechos

capilares. Hay algunas arteriolas que tienen esfínteres precapilares. De cuantos

esfínteres precapilares estén abiertos o cerrados va a depender la magnitud del flujo

sanguíneo a un determinado tejido.

Cuando hay esfínteres precapilares cerrados hay lechos capilares que no están

siendo irrigados y, por ende, la sangre se redistribuye. Si hay esfínteres precapilares

cerrados, el órgano está recibiendo menos sangre, pero esto ocurre porque no necesita

más.

Cuando un sujeto realiza actividad física, la sangre se redistribuye desde zonas en

las cuales no se necesita tanta sangre hacia zonas en las que sí se necesita. Por

ejemplo: si yo realizo ejercicios con el miembro superior, todos los esfínteres precapilares

de la musculatura esquelética del miembro superior van a abrirse, permitiendo un mayor

flujo sanguíneo en esta zona, porque así se necesita; pero los esfínteres precapilares a

nivel de las vísceras o a nivel del miembro inferior se van a cerrar, sólo permitiendo un

flujo menor, porque la sangre la necesito en los brazos y no en las piernas.

La acción de las arteriolas sobre los lechos capilares va dirigida a permitir un menor

o mayor flujo a través de estos lechos.

El esfínter precapilar está en la arteriola. A medida que las arteriolas se van

haciendo más pequeñas, van adosándose sobre sus paredes fibras musculares que

tienen inervación. Por lo tanto, si aumenta una descarga simpática se van a cerrar

algunos esfínteres y el lecho capilar queda con un menor flujo de sangre.

Los "moretones" son una ruptura capilar donde la sangre, normalmente, queda

atrapada en los espacios tisulares y genera un fenómeno de coloración. El moretón se

denominan también equímosis o hematoma.

Hay sujetos que tienen fragilidad capilar, donde los capilares son tan delicados

que siempre generan pequeños focos hemorrágicos.

Las arteriolas se comunican con las vénulas a través de los capilares. Un shunt

arteriovenoso o anastomosis arteriovenosa, es una comunicación directa entre los

vasos arteriolares y los vasos venulosos sin pasar por un capilar, no presenta esfínter

precapilar. Las anastomosis arteriovenosas derivan la sangre desde las arteriolas a las

vénulas y, por lo tanto, evitan que llegue al lecho capilar. Con el shunt se asegura que

haya sangre que retorne al corazón.

Desde los vasos capilares va a ocurrir difusión de oxígeno, aminoácidos, ácidos

grasos y glucosa, los cuales van a nutrir las células en contacto con el capilar. La

difusión es el factor clave en el intercambio de gases, sustratos y productos de desecho

entre los capilares y las células de los tejidos.

Cuando se le debe amputar en forma quirúrgica un segmento a una persona, hay

que anastomosar sus vasos sanguíneos, o sea, hay que comunicar los vasos arteriales

que iban bajando para irrigar la zona amputada con los vasos venosos que iban subiendo.

Esto es una anastomosis quirúrgica.

Una de las tantas funciones de la sangre es ayudar a mantener la temperatura en

el organismo, sobre todo en las extremidades. En un día cálido no se necesita conservar

mucha temperatura porque el ambiente le entrega calor al organismo, entonces, la

circulación se hace superficial para que el cuerpo pierda calor por convección. En

cambio, en un día frío, cuando el ambiente no entrega calor sino que la persona tiende a

entregarle calor al ambiente, la circulación se hace más profunda para no perder

temperatura.

Las válvulas venosas permiten que el flujo de sangre sea unidireccional. Si el

sujeto permanece de pie por mucho tiempo y no mueve los pies, éstos se le van a

empezar a hinchar, porque se produce un estancamiento de la sangre en el miembro

inferior. Uno de los factores más importantes que determina el retorno venoso desde las

zonas inferiores hacia el corazón es lo que se conoce como la bomba del músculo

esquelético. Cuando el sujeto camina, la contracción muscular de la zona de la pierna

genera un efecto de ordeñe, los músculos comienzan a apretar venas y la sangre sube, y

las válvulas ayudan a que la sangre no se devuelva. Por esto, el caminar favorece el

retorno venoso.

A las personas que deben permanecen mucho tiempo de pie, generalmente debido

a su trabajo, se les recomienda usar "medias antivárices", que son bastante apretadas, lo

que ayudara al retorno venoso. El hecho de que la sangre estanque más de lo normal

puede generar que la válvula venosa ceda y se produzca un várice.

Otro de los factores que contribuye al retorno venoso es la bomba aspirativa

torácica. A nivel pulmonar se genera una presión que es negativa con respecto a la

atmósfera. Esto permite, de alguna manera, que el aire entre por una diferencia de

presión. Si yo expando mi tórax, producto de la acción del diafragma, la presión en el

interior se hace más negativa que en la atmósfera y, por lo tanto, el aire entra. Pero no

sólo el aire entra, sino que la sangre también sube. El hecho de que se cree una presión

negativa en el tórax durante la inspiración posibilita que aumente el retorno venoso.

¿POR QUÉ LA FRECUENCIA CARDÍACA SE ACELERA DURANTE LA

INSPIRACIÓN Y TIENDE A ENLENTECERSE DURANTE LA ESPIRACIÓN? Este

fenómeno se conoce como arritmia respiratoria. La longitud del ciclo cardíaco fluctúa

rítmicamente a la frecuencia respiratoria. Tales fluctuaciones se detectan en la mayoría

de los adultos en reposo, y son más pronunciadas en los niños. Normalmente, la longitud

del ciclo disminuye durante la inspiración y aumenta durante la espiración.

Los registros de los potenciales de acción de los nervios autónomos cardíacos en

animales revelan que la actividad aumenta en las fibras nerviosas simpáticas durante la

inspiración, pero se incrementa en las fibras parasimpáticas durante la espiración. La

acetilcolina liberada en las terminaciones vagales modifica con rapidez la frecuencia de

descarga de las células marcapasos en el nodo SA, y la acetilcolina también es retirada

rápidamente. Por tanto, los pulsos periódicos de actividad vagal pueden hacer que la

frecuencia cardíaca varíe de forma rítmica. Por el contrario, la noradrenalina presente en

las terminaciones simpáticas afecta a las células marcapasos de forma mucho más

gradual que la acetilcolina, y la noradrenalina también es retirada de los tejidos cardíacos

más lentamente que la acetilcolina. Así, los efectos de las variaciones rítmicas en la

actividad simpática sobre la frecuencia cardíaca están amortiguados. Por lo tanto, los

cambios rítmicos en la frecuencia cardíaca asociados con la respiración son más

atribuibles a las oscilaciones de la actividad vagal.

Cuando una persona se toma el pulso, lo que siente es un golpe. Este golpe

corresponde al momento en que la sangre está siendo expulsada. El pulso coincide con

la parte más alta de la presión, lo que uno siente es el valor más alto, el que distiende la

pared arterial. El pulso es absolutamente dependiente de la presión arterial, en

condiciones de ejercicio es mucho más fácil encontrarse el pulso porque la presión arterial

aumenta.

Korotkoff creó el método auscultatorio de la presión arterial. Este método consiste

en aplicar una presión externa para ocluir el flujo sanguíneo en la arteria braquial, de esta

manera, el flujo pasa de laminar a turbulento. Esta presión externa tiene que ser mayor

que la presión más alta que hay en el vaso sanguíneo. Si la presión que hay en el vaso

es de 120 mmHg (la fuerza con que la sangre distiende las paredes arteriales) hay que

aplicar una presión externa superior a este valor, generalmente hasta 170 ó 180 mmHg,

para asegurarse de que se cerró el vaso. Según la hemodinámica, cuando el vaso se

empieza a abrir (cuando la presión en el manguito o presión externa ya está por debajo de

la presión que hay en la arteria) se va a generar por el orificio estrecho un flujo turbulento

que produce ruido. Este ruido se va a generar en forma continua conforme al corazón va

latiendo. Pero, a medida que sacamos toda la presión externa, el flujo va volviendo a ser

laminar y no se escucha ningún ruido. La presión sistólica corresponderá a la aparición

del primer ruido que se escucha luego de haber soltado la presión externa. La presión

diastólica se manifiesta por la desaparición del sonido cuando la presión del manguito cae

por debajo de la presión arterial mínima, ya que el flujo a través de la arteria se hace

continuo.

Conocer la presión arterial es importante porque permite detectar la hipertensión

("asesino silencioso"), una enfermedad crónica no transmisible.

También, es imprescindible conocer la presión arterial de un sujeto antes de que

éste comience un programa de entrenamiento, para prevenir posibles accidentes

cardiovasculares.

En una persona que engorda, aumenta el tamaño y el número de células grasas,

por lo tanto, hay que irrigarlas. Como resultado, se produce angiogénesis, es decir,

aumenta el número de vasos sanguíneos y, por ende, aumenta la longitud total de los

vasos. Con esto, aumenta la resistencia y, para mantener el flujo, sube la presión. Por

este motivo, todo individuo con sobrepeso tiene, habitualmente, asociada una

hipertensión.

C

UESTIONARIO:: MMÉTODO

CUESTIONARIO

ÉTODO AAUSCULTATORIO

USCULTATORIO

El sistema circulatorio es parecido a una cañería en la cual, la bomba que impulsa

el líquido es el corazón; la tubería, las arterias, que en el ser humano son elásticas, y el

líquido, es la sangre. Para que la sangre circule normalmente por el organismo, es

necesario que lo haga con cierta presión. Esta presión se debe al efecto de bomba

expulsiva del corazón y a la elasticidad de las arterias, que se ensanchan para aceptar la

cantidad de sangre que expulsa el corazón. A la presión de la sangre dentro del sistema

arterial se llama presión sanguínea, y que puede ser medida en nuestros brazos, con

aparatos llamados esfigmomanómetros. Según acuerdos médicos mundiales, la presión

arterial, normalmente es de 120/80 milímetros de mercurio.

1. Explique en qué consiste el método auscultatorio en el registro de la presión

arterial.

En el siglo XVIII, el naturalista inglés Stephen Hales inició el procedimiento de la

esfigmomanometría cruenta en animales. Este método de registro directo de la

presión sanguínea fue ampliamente aplicado en el siglo siguiente por AE Chauveau y

por JLM Poiseuille. Pero sólo en 1856 fue posible obtener la determinación directa

de la presión sanguínea en el hombre mediante un dispositivo diseñado por Faivre.

Los primeros esfigmomanómetros aparecieron hacia fines del siglo XIX. El médico

Samuel von Basch, originario de Praga y durante unos años radicado en México,

construyó tres modelos sucesivos de esfigmomanómetro. El primero (1881), de

columna de mercurio, resultó ser el más práctico y el más utilizado. En éste se inspiró

el médico italiano Scipione Riva-Rocci al construir su propio esfigmomanómetro, que

presentó en 1896. En sus propias palabras, este instrumento, que se fundamenta en

el principio de Vierordt, puede medir en forma manométrica la fuerza necesaria para

impedir la progresión de la onda del pulso. Gracias a las investigaciones del médico

ruso N. Korotkoff, se agregó el método auscultatorio a la esfigmomanometría.

En el siglo XX, se construyeron otros aparatos para realizar mediciones tensionales, p.

ej. los oscilómetros de Pachon y de Plesch, así como el manómetro aneroide. Por

otro lado, se ha continuado la práctica de los registros directos, que han permitido

documentar la amplia oscilación de los niveles de presión arterial durante el día. De

todos modos, el esfigmomanómetro de columna de mercurio ha persistido hasta ahora

y se seguirá usando por mucho tiempo.

La presión sanguínea arterial en los humanos se mide sistemáticamente mediante el

método auscultatorio.

Un manguito inflable (manguito de Riva-Rocci) unido a un manómetro de mercurio

(esfigmomanómetro) se coloca alrededor del brazo y se coloca un estetoscopio

sobre la arteria braquial a nivel del codo. El manguito se infla rápidamente hasta que

la presión en él queda bastante por arriba de la presión sistólica esperada en la arteria

braquial. Entonces, la arteria queda ocluida por el manguito y en el estetoscopio no se

escucha ruido alguno; enseguida, la presión en el manguito se disminuye lentamente.

En el punto en que la presión sistólica en la arteria excede la presión del manguito,

con cada latido cardíaco pasa un flujo de sangre y, sincrónicamente con cada latido se

escucha un sonido de golpeteo por debajo del manguito. La presión del manguito a la

cual se escuchan por primera vez los sonidos corresponde a la presión sistólica. A

medida que la presión del manguito disminuye más, los sonidos se hacen más fuertes,

enseguida opacos y ensordecidos, y en la mayoría de las personas terminan por

desaparecer. Estos sonidos constituyen los sonidos de Korotkoff. Con las

mediciones, directas o indirectas y simultáneas, la presión diastólica de los adultos en

reposo se relaciona mejor con la presión a la cual desaparece el sonido. Sin embargo,

en los adultos después del ejercicio y en los niños la presión diastólica se relaciona

mejor con la presión a la cual los sonidos ensordecen. Esto último también resulta

cierto en las enfermedades como hipertiroidismo e insuficiencia aórtica.

Los sonidos de Korotkoff se producen por el flujo turbulento en la arteria braquial. El

flujo de chorro lineal en la arteria no constreñida es silencioso, pero al estrechar la

arteria la velocidad de flujo a través de la constricción excede la velocidad crítica y se

produce flujo turbulento. Con la presión del manguito justo por arriba de la presión

sistólica, el flujo a través de la arteria tiene lugar sólo en el máximo de la sístole y la

turbulencia intermitente produce un sonido de golpeteo. En cuanto la presión en el

manguito queda por arriba de la presión diastólica en la arteria, el flujo se interrumpe al

menos durante una parte de la diástole y los sonidos intermitentes presentan una

calidad de “staccato”. Al llegar la presión del manguito cerca de la presión diastólica

arterial, el vaso continúa constreñido, pero el flujo turbulento es continuo. Los sonidos

continuos presentan una calidad de ensordecidos más que una calidad de staccato.

El método auscultatorio resulta preciso si se utiliza apropiadamente, pero deben

observarse diversas precauciones. El manguito debe colocarse a nivel del corazón a

fin de obtener la presión sin influencia de la fuerza de gravedad. La presión sanguínea

en los muslos puede medirse con el manguito alrededor del muslo y el estetoscopio

sobre la arteria poplítea; sin embargo, en la pierna existe más tejido entre el manguito

y la arteria que en el brazo por lo que se disipa algo de la presión del manguito. Por

tanto, las presiones obtenidas con la utilización del manguito estándar para el brazo

son falsamente altas. Lo mismo resulta al medir las presiones de la arteria braquial en

las personas con brazos obesos, toda vez que la capa de grasa disipa algo de la

presión del manguito. En ambos casos pueden obtenerse presiones exactas al utilizar

un manguito más ancho que el manguito estándar para el brazo. Dejar el manguito

inflado durante algún tiempo puede dar lugar a que el malestar produzca

vasoconstricción refleja generalizada y esto aumente la presión sanguínea. Así,

siempre que se examine a una persona por primera vez conviene comparar la presión

sanguínea en ambos brazos. Las diferencias importantes que persisten entre la

presión de ambos lados indican la presencia de obstrucción vascular.

2. Enumere y explique los pasos que deben seguirse en el método auscultatorio

del registro de la presión arterial.

El paciente debe estar relajado, sentado, y con el brazo izquierdo a la altura del

corazón y apoyado sobre una mesa, situándose el examinador enfrente. No debe

haber fumado ni ingerido café, té ni alcohol ni otros estimulantes, ni debe haber hecho

ejercicio físico al menos 1 hora antes. La tensión emocional eleva la presión arterial,

el paciente debe evitar tomar su presión en tiempos de tensión emocional. El brazo no

debe estar oprimido por la ropa. El manguito braquial debe ser lo suficientemente

largo como para rodear ampliamente el brazo. La medición debe hacerse por lo

menos dos veces en cada brazo, tras un intervalo de 5 minutos ente toma y toma,

tomándose como valor definitivo la media de todos los valores. A veces se pueden

arterial, el vaso continúa constreñido, pero el flujo turbulento es continuo. Los sonidos continuos presentan una

observar pequeñas diferencias (no más de 5 mmHg) de un brazo a otro que carecen

de importancia. Es además una buena norma, repetir la toma de tensión con el sujeto

puesto en pié para observar posibles diferencias. El paciente debe mantenerse quieto

y no hablar durante la medida de la presión.

Para medir la presión sanguínea, el brazalete se ajusta alrededor de la parte superior

del brazo y se coloca de tal manera, que el borde inferior del brazalete esté a una

pulgada (2,5 cm) arriba del pliegue del codo. La arteria mayor en el interior del codo

se localiza palpando el pulso, el dispositivo de audición del estetoscopio se ubica en

los oídos de quien va a tomar la presión y el otro extremo del instrumento sobre la

arteria, debajo del brazalete. La ubicación correcta del estetoscopio es importante

para obtener un registro exacto y no debe rozar el brazalete o cualquier prenda de

vestir, puesto que podría causar ruidos que dificultan la audición de los sonidos del

pulso.

Se cierra la válvula en el mango inflador de caucho que se comprime rápidamente

para inflar el brazalete hasta que el medidor o columna de mercurio marque 30 mmHg

(milímetros de mercurio) por encima de la presión sistólica normal. Si se desconoce la

presión sistólica usual, se debe inflar hasta 180 mmHg.

Luego se abre la válvula lentamente, dejando que la presión disminuya en forma

gradual (2 a 3 mmHg por segundo). A medida que la presión disminuye, se registra el

nivel en el medidor o tubo de mercurio en el cual se escucha el primer pulso que

corresponde a la presión máxima o sistólica. A medida que el aire continúa saliendo,

los sonidos desaparecen, se registra el punto en el cual el sonido desaparece, lo cual

corresponde a la presión mínima o diastólica (la cantidad más baja de presión en las

arterias cuando el corazón está en reposo).

El procedimiento se puede repetir dos veces o más.

Usualmente, las lecturas de presión sanguínea se dan en dos números: 120 sobre 80

(escrito como 120/80). El primer número se denomina lectura de presión sanguínea

sistólica y representa la presión máxima ejercida cuando el corazón se contrae. El

segundo número (el más bajo) se llama lectura de presión sanguínea diastólica y

representa la presión en las arterias cuando el corazón se encuentra en reposo.

El valor normal de la presión arterial es 120/80. El rango normal va de 90/60 hasta

135/85. Por encima de 140/90 se considera hipertensión leve y requiere algún tipo de

recomendación en cuanto a cambios en la dieta y plan de ejercicios. Por encima de

este valor es hipertensión arterial moderada o severa.

La mayoría de las personas no pueden sentir si su presión sanguínea está alta

(hipertensión) puesto que generalmente, es asintomática. La presión sanguínea alta

aumenta el riesgo de padecer insuficiencia cardíaca, ataque cardíaco, apoplejía e

insuficiencia renal. Para las personas que tienen presión sanguínea alta, el examen

ayuda a controlar la efectividad de los medicamentos y las modificaciones en la dieta

con relación a la presión sanguínea.

Actualmente existen esfigmomanómetros electrónicos, más caros pero más fáciles de

usar ya que utilizan estetoscopio para tomar la presión. Un chip electrónico hace la

tarea de detectar el pulso, y un lector digital lee la presión. La fiabilidad de estos

sistemas depende de variables que a veces dificultan su medida y por ello tienen

errores.

  • 3. Registre la presión arterial y la frecuencia cardíaca de reposo en cinco varones y cinco damas, cuyo rango de edad fluctúe entre los 18 y los 25 años. Primero registre en posición supina e inmediatamente después en posición bípeda. Realice un cuadro comparativo por sexo y postura para los 10 sujetos.

     

PPOSICIÓN

OSICIÓN SUPINA

SUPINA

 

PPOSICIÓN

OSICIÓN BÍPEDA

BÍPEDA

 

EEDAD

DAD

PAS

PAS

((MMMMHHGG))

PAD

PAD

((MMMMHHGG))

FCFC

LAT//MIN

((LAT

MIN))

PAS

PAS

((MMMMHHGG))

PAD

PAD

((MMMMHHGG))

FCFC

LAT//MIN

((LAT

MIN))

UJER 11

MMUJER

21

95

60

 
  • 67 61

  • 107 78

 

años

UJER 22

MMUJER

20

117

76

 
  • 69 73

  • 108 79

 

años

MMUJER

UJER 33

21

101

86

 
  • 71 96

  • 140 78

 

años

MMUJER

UJER 44

19

108

61

 
  • 78 62

  • 107 108

 

años

MMUJER

UJER 55

20

117

70

 
  • 85 67

  • 110 104

 

años

OMBRE 11

HHOMBRE

20

133

73

 
  • 64 68

  • 124 71

 

años

OMBRE 22

HHOMBRE

20

139

69

 
  • 55 80

  • 140 56

 

años

OMBRE 33

HHOMBRE

22

116

62

 
  • 78 66

  • 142 94

 

años

OMBRE 44

HHOMBRE

20

123

73

 
  • 77 62

  • 113 76

 

años

HHOMBRE

OMBRE 55

21

124

88

 
  • 68 70

  • 111 92

 

años

  • 4. Comente sus observaciones. En algunas personas ponerse de pie súbitamente produce una disminución en la presión sanguínea, mareo, disminución de la visión e incluso desmayo. La causa de esta hipotensión ortostática (postural) es múltiple, se presenta con frecuencia en los pacientes bajo administración de fármacos simpaticolíticos. También se observa en enfermedades como diabetes, sífilis y el mal de Parkinson, en el cual se presenta lesión del sistema nervioso simpático. Esto disminuye la importancia de las fibras vasoconstrictoras simpáticas en la compensación de los efectos de la fuerza de gravedad sobre la circulación. Otra causa de la hipotensión postural corresponde a la insuficiencia autónoma primaria. La insuficiencia autónoma se presenta en varias

enfermedades; una variedad de ella es ocasionada por deficiencia congénita de

dopamina -hidroxilasa con poca o ninguna producción de noradrenalina y

adrenalina. En los pacientes con hiperaldosteronismo primario, también resultan

anormales los barorreceptores.

Sin embargo, estos pacientes por lo general no presentan hipotensión postural, pues

el volumen sanguíneo se expande lo suficiente para conservar el gasto cardíaco a

pesar de los cambios en la posición. En realidad, los mineralocorticoides se utilizan

para el tratamiento de los pacientes con hipotensión postural.

Según los resultados que obtuvimos podemos decir que:

La presión arterial varia según

el sexo, porque

en

las

mujeres la

presión arterial promedio es relativamente menor que la de los hombres.

Además, la presión depende de la posición en la que se encuentre el sujeto.

En nuestra observación, el 60% de los sujetos, de una posición supina a una

posición bípeda, aumentaron su presión arterial.

Esto ocurre principalmente, porque en una posición supina todo el cuerpo se

encuentra al mismo nivel; mientras que en una posición bípeda la presión varía por

zona, ya que los segmentos del cuerpo no están todos al mismo nivel.

También observamos que en sujetos entrenados la frecuencia cardíaca es

menor. El corazón se demora más en concluir su ciclo cardíaco y, por lo tanto,

tiene más tiempo para nutrirse. Al contrario en personas no entrenadas la

frecuencia cardíaca es mayor.

Las mujeres presentan una frecuencia cardíaca mayor a la de los hombres,

porque su corazón es más pequeño.

Existen diferencias entre las personas que observamos, principalmente, por

la forma que están entrenadas, ya que los sujetos que lo están anaeróbicamente

presentan una mayor frecuencia cardíaca que aquellos que está entrenados

aeróbicamen

RESIÓN AARTERIAL

P PRESIÓN

RTERIAL YY GGRAVEDAD

RAVEDAD

Para tomar la presión arterial hay que considerar un aspecto que es esencial: el

lugar, que es el brazo, debe estar a la altura del corazón, sea cual sea la posición en que

se encuentre el individuo.

La

presión arterial tiene, en

función de

la

fuerza de gravedad, la siguiente

implicancia: se dice que la fuerza de gravedad ejerce

0,77 mmHg

extra por cada

centímetro.

Si del corazón a los pies hay una distancia de 100 cm y del corazón a la

cabeza hay 50 cm, no va a haber la misma presión arterial en el corazón que en los pies y

la cabeza.

Nosotros hablamos de presión arterial sistólica (PAS) y de presión arterial

diastólica (PAD). También existe una presión arterial media (PAM) y una presión de

pulso (PPulso) o presión diferencial.

La PAS corresponde a la presión más alta encontrada en la arteria aorta durante la

sístole ventricular; corresponde, en promedio, a 120 mmHg.

La PAD

es la presión existente

en

la

arteria al

final

de

la

diástole, cuando el

corazón está completamente relajado; en promedio, corresponde a 80 mmHg.

La presión de pulso (PPulso) es la diferencia entre la PAS y la PAD; en base a

los datos entregados, la presión de pulso correspondería a 40 mmHg.

La PAM equivale a un tercio de la presión de pulso más la PAD.

PAS

= 120 mmHg

PAD

= 80 mmHg

PPulso

= 40 mmHg

(PAS - PAD)

PAM

= 93,3 mmHg

(1/3 PPulso + PAD)

La PAM se calcula con una fórmula establecida y no con un promedio matemático

porque el ciclo cardíaco no dura lo mismo en sístole que en diástole (en reposo, la sístole

dura alrededor de 0,3 segundos y la diástole dura 0,5 segundos), las presiones en la parte

sistólica y en la parte diastólica del ciclo son diferentes. La media (promedio) matemática

sí podría ser utilizada en condiciones de ejercicio porque, en este caso, a medida que la

frecuencia cardíaca aumenta, aumenta también la presión, el ciclo cardíaco se empieza

acortar y los valores de sístole y diástole comienzan a equipararse.

En el sujeto modelo (datos anteriores), la presión arterial existente en una arteria

del miembro inferior, a nivel de los pies. El resultado sería la PAM en el corazón más

(para calcular una presión arterial por debajo del corazón, se suma el efecto de la fuerza

de gravedad) 0,77 mmHg por 100 centímetros (distancia del corazón a los pies). La PAM

a nivel de los pies sería de 170 mmHg.

PAM pies

= PAM

+ (0,77 mmHg * 100 cm)

PAM pies

= 93 mmHg + 77 mmHg

PAM pies

= 170 mmHg

 

mmHg

Para

calcular la

PAM

a

nivel

de la cabeza,

100 cm
100 cm

170

en el mismo sujeto, debo restarle

(porque cada vez que calcule una presión arterial sobre el corazón hay que restar el

efecto de la fuerza de gravedad) a la PAM en el corazón, 0,77 mmHg multiplicados por 50

cm (la distancia del corazón a la cabeza).

mmHg.

La PAM a nivel de la cabeza sería de 54,5

mmHg

PAM cabeza = PAM

- (0,77 mmHg * 50 cm)

PAM cabeza = 93 mmHg - 38,5 mmHg

PAM cabeza= 54,5 mmHg

mmHg PAM cabeza = PAM - (0,77 mmHg * 50 cm) PAM cabeza = 93 mmHg

50 cm

mmHg PAM cabeza = PAM - (0,77 mmHg * 50 cm) PAM cabeza = 93 mmHg

54,5

Lo primero que hay que hacer para calcular la presión arterial media en cualquier

lugar del cuerpo es determinar la distancia existente entre este lugar y el corazón. La

fuerza de gravedad ejerce un efecto sobre la presión que es de 0,77 mmHg por cada

centímetro. Cada vez que se calcula la presión en un sitio que se encuentra bajo el

corazón, se suma el efecto de la gravedad a la presión media de éste; por el contrario,

cada vez que se calcula la presión sobre el corazón se resta el efecto de la fuerza de

gravedad a la presión media de éste.

El sistema cerebral funciona a una presión más baja que los pies. Por esto, cada

vez que sube la presión media en el sistema hay riesgo de accidentes vasculares

encefálicos. Los médicos no se preocupan de la presión a nivel de los pies, pero sí a

nivel de la cabeza porque es un sistema que funciona habitualmente a menor presión.

Ejercicio: calcular la presión media en la cabeza en un individuo hipertenso que

tiene una PAS de 170 mmHg y una PAD de 110 mmHg.

PAS

= 170 mmHg

PAD

= 110 mmHg

PPulso

= 60 mmHg (PAS - PAD = 170 mmHg - 110 mmHg)

PAM

= 130 mmHg (1/3 * PPulso + PAD = 1/3 * 60 mmHg + 110

mmHg)

PAM cabeza = PAM

- (0,77 mmHg * 50 cm)

PAM cabeza = 130 mmHg - (0,77 mmHg * 50 cm)

PAM cabeza = 130 mmHg - 38,5 mmHg

PAM cabeza= 91,5 mmHg

Este

individuo,

que

es

hipertenso,

aumenta

el

riesgo

de

tener

accidentes

vasculares por el hecho de aumentar mucho la presión en el sistema cerebral.

En ejercicio la presión arterial también aumenta. Por esto, muchos individuos con

cierto grado de hipertensión tienen contraindicada la actividad física. Es un hecho de que,

cada vez que un sujeto hace ejercicio físico, pone en riesgo su salud cardiovascular más

veces que si estuviera en reposo. Pero, si se saca un promedio durante las 24 horas, una

persona que se ejercita debería tener menor riesgo de padecer algún accidente vascular

que otra persona que no se ejercita nunca. El riesgo cardiovascular durante el ejercicio

es elevado y, por esto, hay que dosificar los esfuerzos.

Ejercicio: calcular la presión arterial media en la cabeza para un individuo (datos

normales) que se encuentra en una posición "cabeza abajo".