Está en la página 1de 2

Recaudación tributaria de JULIO

Mejora en los ingresos y en la progresividad del sistema tributario

La recaudación tributaria ascendió en julio a $1,75 billones, un incremento del 87%


respecto al mismo mes del año pasado. Los datos constituyen el vigésimo tercer
mes consecutivo de crecimiento de los ingresos tributarios por encima de la
variación de precios, un fenómeno que no se observa desde los años 2011-2012. De
esta manera, la recaudación muestra el período de crecimiento en términos reales
más prolongado del último decenio.

El desempeño de la recaudación expresa, en primer lugar, la consolidación del


proceso de crecimiento económico con creación de empleo que tracciona los
ingresos tributarios asociados a la actividad interna y la seguridad social. La
dinámica sostenida de mejora refleja, en segundo lugar, el efecto progresivo que
tienen las modificaciones en la estructura tributaria introducidas desde diciembre
de 2019 sobre distintas obligaciones como Ganancias, Bienes Personales,
Impuestos Internos (bienes de lujo), Contribuciones Patronales y Derechos de
Exportación. Un tercer factor que incide sobre la mejora en los ingresos fiscales es
el fortalecimiento de la administración tributaria.

En ese sentido, durante julio continuó observándose un incremento en los


ingresos tributarios que le aportan progresividad al sistema: los impuestos que
tienen la mayor variación interanual son PAIS (318,5%), Bienes Personales
(300,8%) y Ganancias (118,8%). La tercera parte del aumento interanual en la
recaudación se obtuvo mediante la mejora de estos tres impuestos.

La recaudación de julio también refleja el dinamismo de los tributos vinculados al


nivel de producción y la demanda agregada. En ese sentido, se destacan el
comportamiento de Créditos y Débitos en Cuenta Corriente (85,2%) e IVA (82,1%).
Por su parte, la recuperación del empleo y del salario se expresa en el desempeño
de los Aportes y Contribuciones a la Seguridad Social (79,2%).

La recaudación tributaria acumulada en los primeros siete meses de 2022 alcanzó


$9,9 billones, con una variación interanual de 71%. De esta forma, los ingresos
tributarios registraron entre enero y julio una variación por encima de la variación
general de los precios. En términos desagregados, en el acumulado del año los
tributos que presentan variaciones interanuales positivas por encima del
promedio son: Impuesto PAIS (264,5%), Ganancias (89,5%), Sistema Seguridad
Social (72,6%) y Créditos y Débitos en Cuenta Corriente (71,1%).

De esta forma durante los primeros siete meses del año, la participación de los
impuestos progresivos en el total de la recaudación (32,4%) del acumulado de los
primeros siete meses del año alcanzó el mejor registro desde el año 2010. Este
indicador había permanecido estable alrededor del 32% entre 2010-2015, pero
tuvo una drástica caída en el lapso 2016-2018, cuando tocó mínimos en 24,8% de
participación en 2017.

Uno de los tributos que registró una transformación significativa a partir de los
cambios introducidos por el Congreso así como a partir de los esfuerzos en
materia de administración tributaria es el Impuesto sobre los Bienes Personales. El
tributo que históricamente representó el 0,3% del PIB había caído al 0,1% del
producto en 2019 como resultado de las modificaciones parlamentarias de 2016.
Esa tendencia se revirtió a partir con las reformas introducidas por el Gobierno
que permitieron recuperar el rol del tributo como herramienta de mejora de la
progresividad. La relevancia en términos del PIB alcanzó en 2020 el récord de toda
la serie del impuesto con 0,75%, en el año 2021 aportó un monto equivalente al
0,60% del PIB y las proyecciones para el 2022 presentan una leve suba de esos
guarismos con una participación estimada de 0,63% del producto.

También podría gustarte