Está en la página 1de 216

LA EDUCACIÓN

DEL

D/ PILAR FAS CUAL DE SANJÜÁN,

BARCELON A
ANTONIO J. B A S T I N O S , E d i t o r

C A L L E DE l’ E L VYO. S U M . ÜV

1S89
BIBLIOTECA DEL MAESTRO.
INDICE

P r ólo g o ............................................................

C a p ít u lo p iu m e r o .— Instintos
II.— Gula, golosina, gloton ería, ge­
nerosid ad verd ad era, a v a ri­
cia. econom ía.................................. 22
(II.— Miedo, cob ard ía, pusilanim idad.
valo r, tem erid ad .. . . . . 31
IV.— Curiosidad, s o rp re sa .......................38
V'.— Admiración....................................... 4 7
VI.— Amor propio, senLimienlo del
honor, d ign idad ............................ S;i
V il.— Orgullo, vanidad, soberbia. . . 02
V III.— Tem or á los superiores, respeto. 70
I X .— Urbanidad......................................... 7 7
X .— Servilismo, bajeza......................... 82

X I.— In stin to de s o cia b ilid a d , a d h e­


sión insconciente....................... S(5
X I I .— N ostalgia. . . , 01

X III.— A m or á la familia 9o

XTV.— A m istad, com pañerism o, en vi


dia. emulación 102
X V .— Com pasión............................................109
X V I.— F ilan tro p ía, hum anidad. . . 117
X V II.— P rovincialism o, p atriotism o. . 120
Слептьо W i l l . — S r η I i iniiMi I к r e l i g i o s o .........................12.’!
— X I X , — C a r i d a d ...........................................................Ш
— XX .-—I id 11 ¡c‘dad. .........................................Ш
— X X I . — S n p e r s l i c i ó n .......................... ..........................I W
— Χ Χ ΙΪ,— -Niños autóm atas y niños volun-
Ia r i o s o s ......................................................Н У
— X X I I I .— V eracidad y sinceridad . . . . l;iS
— X X I V . — P a c i e n c i a ...................................................... J GG
— X X V , — A m o r al t r a b a j o ..................................... 1 7 2
— X X V I . — A f ic ió n á los p l a c e r e s ........................ 17!)
— X X V I L — I m a g i n a c i ó n ............................................... 18M
— X X V I I I . — C ultivo de la im agin ación en
los n i ñ o s ...................................................l í J I
— X X I X .- — C ultivo de la im aginación en
l a s ni ñ u s ...................................................1 9 8
K ii si w ii íx .............................................................................................................- 0 4
PRÓLOGO

¿Yo intentam os esc rib ir u n libro de P ed a g o g ía , n i


siq u iera nos proponem os estu d ia r el alm a h u m a n a , ese
espíritu sublim e qu e, como el Divino S e r de q u ie n e m a ­
n a , y á cuita im a gen ha sido fo rm a d o , es uno en su
esencia y trino en cierta m a n era , si se atiende á sus
facultades fu n d a m en ta les, ó sea á sus concepciones, á
sus sentim ientos y á los im pulsos que en v irtu d de
estas concepciones y sentim ientos en ella se d e te r­
m in a n .
P lu m as m ejor cortadas qtie la n u estra se han o c u ­
pado del estudio del hom bre en su p a rte esp iritu a l y
m a teria l: todos cuantos h a n tratado de la ed u ca ció n
del n iñ o , p a ra fo rm a r en él u n a seg u n d a n a tu ra le z a ,
q u e se a cerq u e cuanto sea posible á la p erfecció n y qu e
respon da al doble fin pa?'a q u e fu é criado el ser h u m a ­
no, h a n convenido en la necesidad de que se ed u q u e n
de u n modo arm ónico el alm a y el c u e rp o . es d e c ir, qu e
— 6 —
se atienda a la p a rle in telectu a l, física y m o ra l d el
tiern o ser de cuyo perfeccio n a m ien to se tra ta , y nada
tend ríam os que oponer d esto, n i u n a sola palabra
fu e r a preciso a ñ a d ir, si la práctica co rrespondiese á
la teoría en la edu ca ció n del sen tim ien to , como su ced e
en lo que d la in telig en cia se re fie re .
E n efecto; después de exp o n erse en los tratados de
A ntropología los d iferen tes aspectos qu e nos presen ta
la p erson alidad h u m a n a , com puesta de espíritu y m a ­
teria y dotado a quél de in telig en cia , sen sib ilid a d y vo­
lu n ta d, tie n e la P ed a go gía y se ocupa de la o r g a n i z a ­
ción de n u estro cu erp o , a d m ira b le m á q u in a , obra la
más acabada del A rtífice S u p rem o , de los cuidados q u e
pa ra su conservación y d esarrollo este cuerpo necesita,
de las complejas facultades de la in telig en cia y d e l
modo de cultivarlas y d esa rro lla rla s; pero al d escen d er
al terren o de los sistem as, métodos y p ro ced im ien to s,
hallam os que se da g ra n d ísim a p refe re n c ia d la p a rte
in stru ctiv a , ó sea al desenvolvim iento de la in telig e n ­
cia, y tanto es a sí, que en la m a y o r parte de estos tra ­
tados sólo se habla como de paso de la ed u ca ció n de
los sentim ientos m orales, á menos qu e se en tien d a p o r
educación m oral la en señ a n z a del Catecism o é H isto ­
ria S a g ra d a , en señ a n z a q u e sin u n a esm era d a a ten ­
ción y firm e voluntad del Maestro ó la M aestra, q ueda
red u cid a d una de tantas a sig n a tu ra s en q u e se e je r c i­
ta la m em oria m ecánica con p refe ren cia d la ra cio n a l.
Corno resu lta do de lo qu e llevamos dicho, se h a lla n
escuelas públicas en q u e , g ra cia s á u n buen sistem a
de en señ a n z a proporcio n a d o al n ú m ero de los a lu m ­
nos, con excelentes métodos y acertados p ro ced im ien ­
tos, se ve, a d ela n ta r rá p id am en te d los q u e d ella con­
c u r r e n , en las d iferen tes a sig n a tu ra s que fo r m a n su
p ro g ra m a ; pero ¿ q u é se hace po r el d esarrollo físico ,
po r la salud y ro b u stez de aquellas c ria tu ra s? m u y
poca'cosa,
¿Q ué puede hacerse p a ra e d u c a r sus sentim ientos?
Menos todavía, po r no d ecir q u e absolutamente- n a d a .
La ra z ó n concibe y la ex p erien cia dem u estra que
cuanto m a y o r o rd en m a teria l re in a e n u n a escu ela ,
menos puede estu d ia rse el ca rá cter m oral de cada u n o
de los a lu m n o s, sus ten d en cia st sus in clin a cio n es; pues
sujetos á u n a severa d iscip lin a , hablando poco y lan
sólo de lo p erten ecien te d las a s ig n a tu ra s que se e n s e ­
ñ a n en el establecim iento, escribien d o solam ente lo qu e
se les dicta ó aquello cu y a red a cció n se en ca rg a , sa­
liendo de los bancos autom áticam ente p a ra fo rm a r s e ·
m ¿círculos, en cada uno de los cuales se- en cu e n tra u n
¿n slm cto r q u e en señ a u n a a s ig n a tu ra , y volviendo á
m a rch a r á compás p ara sen ta rse de nuevo y ocuparse
en la escritu ra ó el dibujo y las n iñ a s en las labores;
solam ente h a y q u e ca stig a r a lg ú n acto de reb eld ía , a l­
g u n a ostensible m uestra de cólera ó de en v id ia , y más
frecu en tem en te la falta de a p lica ció n ; pero bajo a q u e ­
lla a pa rente calm a, en aqu ella s o rd en a d a s filas, en tre
a quella población en m in ia tu ra , ¡cuántos co ra zo n es
laten im pulsados p o r nacientes in clin a cio n es, que sería
necesario estu d ia r p a ra d e sa rro lla r co n v enientem ente
ó com batir con e n e r g ía , seg ú n su índole! ¡C uántos s e n ­
tim ientos g e rm in a n que p u ed en co n v ertirse en t ir á n i­
cas pasiones, la b ra n d o la d esg ra cia de aquellos in d i-
viduos ó in d u cién d o lo s acaso ó, m ejor d ich o > a r r a s ­
trándolos á crim in a les actos!
Los n iñ o s no saben fi n g ir , se nos observará.
No fin g e n , n o ; pero se co n tien en por et saludable te­
m or que tien en al M aestro, p o r el respeto qu e in sp ira
hasta el local de la escu ela .
Lo que m ás debe p reo cu p a r al ed u ca d o r no es el
n iñ o ira cu n d o y m al su frid o , q u e da u n bofetón á l qu e
le m an cha el escrito ó le tuca el codo y le hace estro­
pear u n d ibu jo ; no es la n iñ a que se apo d era fu r tiv a ­
m ente del dedal de su com p a ñ era , que tiene dos, m íe n -
tras ella no p u ed e coser bien por haberse dejado el suyo
en su casa; estos son actos im prem editados m uchas v e ­
ces, siem pre ostensibles, y p o r lo tanto pu ed en ser i n ­
m ediatam ente castigados, sin q u e haya q u e d ep lo ra r
tampoco el escánda lo ; antes bien, como la co rrecció n
sigu e de cerca á la falta , esto sirve de saludable lección
p a ra los dem ás. Lo peor es el ren co ro so que no d esa h o ­
g a su enojo y espera ocasión p a ra v en ga rse ú m a n sa l­
va; la envidiosilla que n a d a tom a, pero que todo lo
desea; p o rqu e estas m alas in clin a cio n es no p u ed en co ­
r r e g ir s e á tiem po, y es m en ester esp era r á que h a y a n
dado su pernicioso fru to , si u n a p a la bra im p ru d en te
no vende al que las a b rig a .
E n las horas de recreo es cuando se rev ela n m ejor
los instintos y las propensiones de los a lu m n o s.
(iPor sus ju eg o s se conoce el n iñ o — ha dicho en sus
proverbios el m á s sabio de los sabios— y se conceptúa
cuáles h a n de ser sus obras.
A llí se ve el ca rá cter d o m in a n te de im o que q u ie re
siem p re d e s ig n a r y d ir ig ir los ju e g o s , y si no , no p a r ­
ticipa de ellos; la in co n sta n cia de otro, que se cansa
de todo y desea v a ria r sin cesar; la tu rb u len cia de este,
q u e g rita y hace más ru id o que seis de los otros; la i n ­
d o len cia de a q u el, que p refiere la in a cció n a l ju e g o
mtfs d iv ertido; el g en io quisquilloso del q u e se en fa d a
p o r u n a bi'oma de sus com pañeros; pero ¿dónde está el
tiempo y el local p ara estos recreo s, tan útiles p a ra la
expansión del educan d o como p a ra la observación y
estudio del edu ca dor? Del modo que está n situ a d a s y
o rg a n iz a d a s n u estra s escuelas oficiales, sin u n mal
j a r d í n , sin u n patio s iq u ie ra p a ra so la s y e sp a rc i­
m iento de los alu m n o s, no se p u ed en r e t e n e r e n el es­
tablecim iento m us que las seis horas de clase, y como
éstas son indispensables p a ra e n s eñ a r las a sig n a tu ra s
del p ro g ra m a , de a q u í que se cea n p rim d o s de u n m e ­
dio q u e h a ría m ás g ra ta p a ra ellos la época de los es­
tudios y fa cilita ría la tarea del p ro feso r.
C uando se establezcan los paseos escolares, si es que
esto llega á re a liz a rs e en n u estro p a ís; cu a n d o u n día
se m u estren á los niños las bellezas de la N a tu ra lez a
en la fe ra z cam piña, otro se p ro p o n ga d su co ntem pla­
ción artístico m onum ento, boy se les Home la a tención
hacia la actividad h u m a n a , haciéndolos p re s e n c ia r las
diferentes operaciones del la b ra d o r, em pleado en la
sieg a , la trilla ó la v en d im ia ; ó a dm irem os con ellos
el com plicado m ecanism o de u n a m á q u in a aplicada d
c u a lq u ie r g én ero de in d u s tria , p ro d u cto de la in t e li­
g en cia y m otor útilísim o que sim plifica el tra b a jo ; en ­
tonces, sin salirse los a lu m n o s ó ahtm nas de sus o r d e ­
n a das filas, h a b la rá n , se c o m u n ica rá n sus observacio­
nes, m a n ifesta rá n á sus m aestros las im presiones q u e
en ellos p ro d u ce lo q u e es objeto de su contem plación,
y él podrá j u z g a r de los sentim ientos q u e d o m in a n á
los tiernos seres confiados d su· tutela.
tíoy por hoy, n a d a de esto es posible; pero tra sla d e­
mos n u estro pensam iento d u n colegio en qu e h a y a
— 10 —
pensionistas ó medio p ensionistas de uno ú otro sexo:
allí se h a bla , se com e, se ju e g a , se pasea, siempre, bajo
la in spección de u n su p e rio r; mas suponiendo por u n
mom ento que el d irecto r ó d irecto ra no los perdiese de
vista , cosa q u e no es fa ctible, ó que los ayos ó a u x i­
lia res fu esen tan idóneos é inteligentes como el je fe del
establecim iento, y q u e diesen m inuciosa cu en ta de las
observaciones hechas sobre los n a cientes sentim ientos
de los n iñ o s y sobre el ca rá cter qu e em p ieza á d e lin e a r-
se, ¿podría d ir ig ir los p rim ero s y c o r r e g ir el seg u n d o ?
Mucho tememos q u e fuese dem asiado ta rd e; p o rq u e
abrigam os la intim a convicción de que así como e n la
ed u ca ció n intelectual se p uede ap ro v ech a r el tiem po
perd id o , y n u n ca es tarde p a ra co m u n ica r co n o cim ien ­
tos, p a ra rectifica r ju ic io s ó d esvanecer falsas ideas, la
educación del sen tim ien to , y a u n la de la voluntad, de­
ben em pezar desde la cu n a , puesto que los instintos
son in natos en la especie h u m a n a , y hasta en los
a n im a les; q u e en a q u élla se co n v ierten en sen tim ien ­
tos y, m ás pron to de lo que g en era lm en te se c re e, fo r ­
m an u n hábito qu e es como гma s eg u n d a n a t u r a le z a .
S i de las observaciones que el p ro feso r haya a cerca del
ca rá cter de u n a c ria tu ra se d esprende q u e u n m al s e n ­
tim ien to, la en v id ia , por ejem plo, ha echado ra íces en
su c o ra z ó n , será m u y d ifíc il, si no im posible, deste­
r r a r le p a ra siem p re; mas si notase la a u sen cia de otro
bueno y de preciosas co n secu en cia s, v. g , el de la c o m ­
pasión, será de todo p u n to im posible in sp ira rle de u n
modo efica z; p o rq u e la y erb a cre c id a , si es nociva, se
co n sigu e qu izás a rr a n c a r la con más ó m enos trabajo;
pero cuand o la sem illa de herm osa p la n ta no ha e x is ­
tido ó se ha ahogado bajo la t ie rra , n in g ú n rieg o n i
— 11 —
abono, n in g ú n trabajo del a g ric u lto r será suficiente
pa ra h a cerla g e rm in a r,
Lo rep elim o s: desde la más tierna in fa n cia deben es*
tu d ia rse los- instintos vagos é indecisos que em p ieza n
ú d a r colorido al ca rá cter m oral del p a rv id illo , como
aquellos tenues raijos de lu z q u e , p recediendo d la sa­
lida del sol, d o ran el h o rizo n te y que por su p a lidez ó
esplendor deja n co m p ren d er si el día será tempestuoso ó
apacible. ÍVo perdem os de vista que escribim os p a ra
Maestros y M aestras, en cuyos establecim ientos i n g r e ­
san los n iñ o s cuand o ya han salido de este p rim e r a l­
bor de su existen cia ; pero m ire, n uestros com pañeros
hay padres g m adres de fa m ilia , tra ta n con p a d res de
fa m ilia , g o z a n de más ó m enos in flu en cia e n tre los de
sus alum nos ó a lu m n a s, sus consejos será n siem p re
más atendidos que los de u n a persona p ro fa n a en el
arte de e d u ca r, y acaso la ta rd ía ex p erien cia de la fa l­
ta de educación de u n niíio en su- p rim e ra in fa n c ia ,
por lo qu e toca á la d irecció n de sus sen tim ien to s, s i r ­
va de saludable aviso p a ra que se atien d a m ejor á la
de sus herm anos m eno res, de m a n era que em pezando
esía d irecció n en la cu n a , co n tin u a n d o en el h o g a r y
term in a n d o en la escu ela , se fo rm e el c a rá cter m o ra l
del in d iv id u o co nform e á la v o luntad d iv in a , á los
preceptos del E v a n gelio y á las leyes h u m a n a s, p o r­
que este ca rá cter ó modo de s er ( más que la in stru c ­
ción más com pleta) a seg u ra la tra n q u ilid a d de los in ­
dividuos y el o rd en de la sociedad.
CAPÍTULO PRIMERO.

In stin tos.

E n n u es tro prólo go ó p re fac io d e ja m o s ap u n tad o


el o b je to de esta o b r ita , q u e c re e m o s de v ita l i n t e r é s
para c u a n to s se ocu p a n en la d ir e cc ió n de la i n f a n ­
c i a ; s a b e m o s q u e n o s falta a u to rid a d para tr a t a r m a ­
te ria tan co n s p ic u a com o tr a s c e n d e n t a l; pero por lo
m is m o q ue su o b je to es tan s u b lim e y su s re s u lta d o s
tan p re cio s o s , c re e m o s q u e m u c h a s v ig ilia s , m u c h o
traba jo de parte del e s c r ito r, m u c h a s pá g in as c o n s a ­
grad a s á é l, o b te n d r á n su ficien te re c o m p e n s a , si u n
red u cid o n ú m e ro de f a m ilia s , d ecim o s m a l, u n a s o la ,
un solo in d iv id u o , logra, c o r re g id a s á tiem po s u s
m a la s i n c li n a c i o n e s , alca n z a r un a e x i s t e n c i a ú til para
la fa m ilia y la p a tr ia , sie m p r e d en tro de las ley e s
q u e r i ja n á la n a c i ó n re s p e c tiv a , e x i s t e n c i a m ás ó
m e n o s co m b a tid a po r las d e s d ic h a s y m ales q u e s o n
p a tr im o n io de la H u m an id ad , pero tr a n q u ila y r e s ig ­
n a d a , cu y o té r m in o sea u n a m u e r te d u lce, p r in c ip io
de u n a d ich o s a e tern id ad .
A sí el m a rin o , q u e en n o ch e de h o rro ro s o n a u f r a ­
gio s u r c a las a g u a s en su débil e sq u ife , a n im a d o de u n
ca r ita tiv o s e n tim ie n to , se tien e po r d ic h o s o si puede
— 14 —
a r r a n c a r de las g a r r a s de la m u erte y r e s tit u i r al
se n o de su f a m ilia á uno solo de los in fe lic e s n á u f r a ­
g o s que lu c h a n co n las e m b r a v e c id a s olas.
A caso se te ndrá po r ave n tu ra d o lo q ue h e m o s a f i r ­
mado en el p rólogo de este lib ro , es á s a b e r: q u e
n u n c a era tarde para a p re n d e r, para a d q u ir ir c o n o ­
c i m ie n t o s . para c u lti v a r la in te lig e n c ia , y vam os á
e x p l a n a r esta idea.
Desde los p rim e ro s a lb o r e s de la ra z ó n , puede ésta
ilu s t r a r s e , h a cien d o que el párvulo se fije en aq u e llo
q u e n o s c o n v ie n e , s a tisfa cie n d o p ru d e n t e m e n te su
c u rio s id a d , cu a n d o n o s d irig e una p r e g u n ta ó c u a n ­
do desea e n te ra rs e de las cu alid a d e s de a lg ú n o b je t o ;
pero la i n s tr u c c i ó n e sc o la r p ro p ia m e n te d ich a , la
en s eñ a n z a de la l e c t u r a , base de todos los c o n o c i ­
m ie n to s h u m a n o s , no im p o r ta q u e no e m p iece tan
te m p r a n o co m o g e n e r a lm e n te se d esea.
C reem os q u e de los c u a tr o á l o s -c in c o añ o s , y no
a n te s , d eb en e n s e ñ a r s e las le tr a s , y d espu és c o n t i ­
n u a r sin in te r r u p c ió n la e n s e ñ a n z a de esta i n t e r e ­
s a n te a s ig n a t u r a , y esto lo m is m o á los n iñ o s q u e á
las n iñ a s ; pues si b ie n las ú ltim a s s u e le n s e r más
p re co c e s , en c a m b io tie n e n por lo r e g u l a r m e n os
a s ig n a t u r a s lite r a r i a s que e s tu d ia r , y po r c o n s i g u i e n ­
te m ás tiem p o p a ra a p re n d e rla s :
E s m u y d ifícil q ue una c r i a t u r a m e n o r de c u a tro
añ o s a r tic u le b ie n ; pues a u n q u e los p a d re s, e n c a n ­
tados de su precoz c h a c h a r a in f a n t i l, d ig a n q u e h a ­
b la c l a r o , se refieren á q u e con b a s t a n te c la rid a d se
e n tie n d e lo q u e d ice ; pero no es re g u la r q u e salg an
con p re cisión de su a p a ra to b ocal las a r ti c u l a c i o n e s
d ir e c ta s dobles, com o tra , íre, etc. E m p e z ará , pues,
á le e r m a l, p u es to q u e n o se puede e x i g i r de él u n
t r a b a jo s u p e rio r al estado de su d es a rro llo físic o , y
será m u y difícil q u e m ás ta rd e se c o r r ij a n e ste y
otros v ic io s de a r ti c u l a c i ó n y p r o n u n c i a c i ó n . P ero
dem os de b a ra to q ue h a b le tan cla ro co m o su padre
— lü —

y lea tan c o r r e c t a m e n te com o el M a e stro , ¿ e n te n d e rá


lo q u e lee?
No c ro em o s q u e nadie se atre v a á co n t e s ta r n o s
a fir m a tiv a m e n t e .
Y si no lo e n tie n d e , ¿d e q u é s e r v irá su le c tu r a ?
N in g ú n resultad o b u e n o puede d a r, y acaso a l g u ­
n o s m a los, siend o el p rim e ro c a n s a r la vista co n un
tr a b a jo i n ú t i l , el seg u nd o eí de a c o s tu m b r a r s e á leer
sin s a b e r lo que se lee, y por c o n s ig u ie n te s in fija r
la a te n c i ó n , y el te rce ro, m e d ia n te c i e r t a s c i r c u n s ­
ta n c ia s , el de ha la g ar la va n id ad del p e q u e ñ u e lo , á
q u ie n in c o n s id e ra d o s p a r i e n t e s , v e cin o s ó am ig o s
a l a b a n po r su ad elan to (que ellos c r e e n , real y q u e
no es m ás q u e ilusorio), pu diéndose a q u í a p l ic a r con
e n te ra propiedad a q u e l vu lg a r adagio que d ice:

«No por m u c h o m a d ru g a r
a m a n e c e m ás te m pran o »

E n n u e s tra la rg a c a rre ra p ro fe s io n a l, nos ha s u ­


cedido a lg u n a vez p re s e n tá rs e n o s una a l u m n a de
nu ev e añ o s , por e je m p lo , a co m p a ñ a d a de los a u to re s
de sus días, y m a n ife s ta rn o s ésto s c o n c i e r t o e m b a ­
razo m ezclad o de pena que la n iñ a 110 s ab ía un a l e ­
tra; he m os d irig ido un a m ira d a á la a s p ira n te al i n ­
g re so, y si he m os v isto b r i l l a r en su s e m b la n te la
i n te li g e n c i a , d espu és de e s c u c h a r las e sc u s a s de s u s
p a d re s , q u e s ie m p re v ieneu á s e r e nferm ed ad es s u ­
yas ó de ;Ia n iñ a , v ia je s , pérd id as de i n te re s e s , e t c . ,
c o n cu ya r e la c ió n s u e len o c u lt a r su i n c u r i a , hem os
co n te s ta d o r e s u e lt a m e n te :
«No im p o r ta , ya a p re n d e rá .»
Y no n o s h e m o s arre p e n tid o de n u e s tra a f i r m a ­
ción; po rq u e e x c i ta n d o en ella los s e n tim ie n to s de
a m o r propio y e m u la c ió n , he m os co n se g u id o q ue
salga de n u e s tr o e s t a b l e c i m i e n to ta n in s tr u id a com o
c u a lq u ie r a de las q u e h an empezado á los seis a ñ o s .
— 16 —
A h o ra b ie n ; ¿su c e d e lo m is m o con lo s defectos del
co ra z ó n ?
¡Ay de m í! La e x p e r i e n c ia n o s d em u e s tra lo c o n ­
t r a r io : cada d ía, cad a hora que el niñ o ó la n iñ a ha
p asad o al lado de u n o s pad res d escu id ad os, se ha ido
a h og an d o el g e rm e n de un s e n tim ie n to b én e vo lo ,
d estin a d o á l a b r a r su fe licid a d y la de las p e rs o n a s
q u e está n en c o n ta c to con él ó d esarrollan d o el de
otro s e n tim ie n to in n o b le , que tra n sfo rm a d o en h á b i ­
to ó co n v e rtid o en p a s ió n , le d o m in a rá toda su vida,
e sclav iz an d o su v o lu n ta d y h a c ié n d o le d e s g r a c ia d o ,
c u a n d o no d e lin c u e n te .
Al s a lir de las m a n o s de la N atu raleza, todos nos
h a lla m o s d otad os de c ie rto s in s tin to s , q u e tie n e n
m ay o r ó m e n o r fu erza y a d q u ie re n m á s ó m e n o s d e ­
sa rro llo , s eg ú n el te m p e ra m e n to , p u es é ste, a u n q u e
s u s c e p tib le de m o d ifica cio n es, e x i s te ya al n a ce r,
siendo casi sie m p r e heredado.
S o b r e estos i n s tin t o s y los s e n tim ie n to s q u e son
su c o n s e c u e n c i a , debe e s ta r siem p re fija la m ira d a
del e d u ca d o r para d ir ig irlo s c o n v e n ie n te m e n te .
O bed eciendo al i n s tin t o de c o n s e r v a c ió n , el p a j a -
rillo e n el nido b a te las a la s y a b re el pico d e m a n d a n ­
do el a lim e n to q u e s u s pad res se a p re s u r a n á i n t r o ­
d u c i r en él; el p o lluelo p ic o te a , b u s ca n d o la s e m il li ta
q u e ha de n u t r i r le y p ro lo n g a r su d ébil e x i s t e n c i a , y
el n iñ o a b re s u s la b io s y, c u an d o la m ad re ó la no
driza in tro d u c e en ellos el pezón, chu pa con fu erz a
h a s ta e x tr a e r el p recioso ju g o q u e ha de a l i m e n ­
tarle.
S e ve, pu es, q u e este i n s tin t o es c o m ú n á los h o m ­
b re s y á los a n i m a l e s ; de c o n s ig u ie n te , no h a y q u e
te m e r q u e n in g u n a c r ia tu r a r a c i o n a l ca re z ca de él.
En e fe c to ; m á s ta rd e, c o n o cie n d o el p a rv u lillo q u e
por la boca se in tro d u c e el a l im e n to q u e re c re a su
palndar y s a c ia su h a m b r e , cu an d o no puede m a m a r ,
1 u-vh á los labios c u a n to coge* a s í el pedazo de p a n ,
— 17 —
co m o la ilor ó la fr u ía , la u to el ch u p ad o r de piala ó
m arfil, co m o una llave, u n a s t i j e r a s , c u a lq u i e r cosa;
p o rq u e en su i n c o n s c i e n t e apetito no puede d i s c e r ­
n i r Jas s u s t a n c i a s a l im e n t i c ia s de las q u e no lo son.
y e n tr e é s t a s , la s n o c iv a s de las p ro v e ch osa s.
No c u m p le á n u e s tro p ro p ó s ito e n c a r e c e r la v ig i­
l a n c ia q u e n e ces ita n Jos q u e cu id a n la lierna c r i a t u ­
ra, p ara e v ita r q u e se t r a g u e a lg ú n o b je to pequeño
ó in tro d u z c a en su e st ó m a g o s u s t a n c i a s v e n e n o s as ;
los tratad o s de h ig ie n e de la i n f a n c i a , tan n e c e s a ­
rio s á las m a d re s de fa m ilia , d an r e g la s para e v ita r
esto s a c c id e n te s ó re m e d ia r lo s ; lo q u e sí c re e m o s del
caso es a d v e rtir, corno d e sp u és p ro b a re m o s, q u e e sla
d is p o sició n de los n i ñ o s , este i n s t i n t o de c o n s e r v a ­
c ió n , tan útil y lan p re c io s o , mal d irig id o p r o d ú c e la
g u la, c o a s u s d if e r e n te s g ra d a c io n e s , g lo to n ería y
g o lo s in a ; e n g e n d ra t a m b ié n la a v a r ic ia , y algo d e s ­
pu és, cu ando se empieza á te ner c o n c ie n c ia del p e li ­
g ro , el miedo, co n todas s u s d e sag ra d ab le s c o n s e ­
cu e n c ia s . orig e n de la p u s ila n im id a d y co b a rd ía .
El i n fa n te , por m ed io de esa fa cu lta d que se lla m a
p e rce p ció n e x t e r n a , ve, oye y se d esp ie rta su a t e n ­
c ió n y s u c e s iv a m e n t e su c u r io s id a d .
O bsérvese con c u á n t a i n s is t e n c ia m i r a un o b je to
q u e se le p re s e n te por p rim e ra vez; i n te n ta a p r o x i ­
m a rs e á él para to c a rle , y si lo c o n s ig u e y es cosa
m a n u a b le , lo tom a en s u s m a n o s , lo e x a m i n a por
todos lados; si ya s a b e h a b la r , p re g u n ta su n o m b re ,
el íin á q u e se d e s tin a , e t c . P o r la m i s m a razón.
s í oye un r u id o á q u e no esté a c o s tu m b r a d o , desea
c o n o c e r la c a u s a ; ya m a y o r, c u a n d o se re lie re en su
p re s en cia a lg ú n su ce s o q u e esté al a l c a n c e de su i n ­
te lig e n cia , p re g u n ta h as ta e n te r a r s e de todos sus d e ­
talles ,
¿Q ué n iñ o no tiene afició n á los c u e n to s ? ¿Cuál no
se c o m p la c e en e s c u c h a r l o s ?
Pues este i n s tin t o d é l a cu rio sid ad ayuda po d e rosa ­
— IS —
m e n te ai edu cad or, c u a n d o éste sabe s a c a r p artid o
de él para toda c la se de útil e n s e ñ a n z a .
Cuando lo q u e el n iñ o ve ú oye po r p r im e r a ve^
se d ife re n cia de un modo m u y n o ta b le de lo q u e lo
es co n o cid o , su c u rio sid a d se c o n v ie r te en s o rp res a ,
y é sta en a d m ir a c ió n q u e m an ifiesta con su s o n ris a ,
con s u s g r ito s de jú b i l o , a la rg a n d o su s b r a c i t o s y h a ­
cien d o todos los e sfuerzos im a g in a b l e s para p o seer,
ó al m e n o s v e r d e ce rca y to car, el o b je to q u e a d ­
m ira.
l i e a q u í el origen de un s e n tim ie n to de q u e el e d u ­
cador puede o b te n e r e x c e le n te s re su lta d o s, tanto para
la en s eñ a n z a re lig io sa , com o para la e sté tica . M uerto
en su n a c im ie n to por falta de e s t ím u l o , queda el
n i ñ o ’frív olo ¿ i n d i f e r e n t e ; d irig id o , educado, pro du ce
el respeto á todo lo g ra n d e , el a m o r á todo lo bello y
por c o n s ig u ie n te la re lig io s id a d , el e n tu s ia s m o por
la virtud y (con una im a g in a c ió n viva y c o n v e n i e n ­
te m e n te educada) puede c o n v e r tir al q u e le posee en
un n o ta b le artis ta .
E l in fa n te , no sólo d esea c o n s e r v a r su v id a , sino
q u e en c u a n to tien e n o ció n del yo se a m a á sí m is m o
m ás q u e á n i n g u n a otra c o sa ; este a m o r es i n c o n s ­
c ie n te , pero e x i s t e fu erte y v igoro so; sus s en tid o s le
m u e s tr a n q ue h a y in fin id ad de seres y de o b je to s en
los c u a le s se fija m ás ó m e n o s , el no yo ; y la p e r c e p ­
ció n i n t e r n a , q u e em pieza á d e s a rr o lla rs e , le dice
q u e e x i s te él m is m o , el yo.
E l no d ice yo, p ero d ice el n en e ó la n e n a } com o lo
o y e á los q u e le ro d ea n, y se a m a á sí m is m o , cu yo
afecto es m á s v e h e m e n te c u a n to más se ve o b je to de
los m i m o s y c a r ic ia s de los d em ás; así puede n o t a r s e
q u e un g rito , u n gesto de desagrado, á veces hasta
u n a m irad a severa de a q u e lla s m is m a s p e rs o n a s á
c u y o c a r i ñ o está h a b itu a d o , le h a c e p r o r r u m p i r en
a m a rg o lla n to . No le ha n h e ch o daño, su p arte fís ic a
no ha padecido en lo m ás m í n i m o , ¿dónde ha r e c i b í -
— lü —

d o, p u e s , la herida q u e le h ac e l lo r a r ? E n su a m o r
propio .
E s t o , q u e ya p o d ríam os lla m a r s e n t i m i e n t o , m á s
b ie n q ue i n s tin t o , c o n te n id o y m o d era d o por la e d u ­
c a c ió n . produ ce la d ig nid ad, el h o n o r , el d eseo de
g lo ria , o rig e n de n o b i lí s im a s a c c i o n e s ; s u b lim a d o
p o r el e je m p lo , las b u e n a s le c tu r a s y o tra s c i r c u n s ­
t a n c i a s , pued e c o n d u c ir h a s ta el h e ro í s m o ji e x a lt a d o ,
e x tr a v ia d o , se c o n v ie r te en o r g u llo ó en su h e r m a n a
m e n o r , q u e es la n e c ia va n id a d , ra y a n d o á v e c e s en
m a ld ita s o b e r b ia y en d esp recio de sus s e m e ja n t e s .
A p e sar de a m a r s e el in fa n te á sí m i s m o , hay en él
otro in s tin t o q u e p o d ría m o s lla m a r de in fe rio rid a d
ó s u b o r d i n a c ió n ; así v e m o s q u e , n o s o la m e n te en los
p rim e r o s a ñ o s , s in o au n d esp u és (si no es q u e u n a
p e rv e rs a e d u c a c ió n h a y a b o rra d o esta n o c ió n s a lu ­
d ab le, este c o n o c i m i e n t o de su d eb ilid a d í í s ic a é i n ­
te le ctu al, c o m p a r á n d o s e con la s p e rs o n a s m a y o res),
se c o m p la c e en q u e le a tie n d a n los m u c h a c h o s
de m á s edad q u e él, tiene á m u c h a hon ra el a c o m p a ­
ñ a r s e con e llo s y ob e d e ce á las p e r s o n a s a d u lta s ,
a u n q u e s e a n d e s c o n o c id a s , s in i n q u i r i r con q u é a u ­
toridad ni en v irtu d de q u é d e r e c h o le s d an una o r ­
den .
E s te in s tin to es el p r in c ip io del respeto á los s upe­
r io re s , q u e h a c e a l h i jo d ó cil con sus padres y al
a lu m n o c o n los M aestro s; lo c u a l es e v id e n te q u e f a ­
c i li t a la e n s e ñ a n z a y fa v ore ce la e d u c a c ió n en todas
s u s fases, c o n s titu y e n d o d espu és el ciu d a d a n o p a c í ­
fico, fiel á las a u to rid a d e s , y la esp osa s u m is a y de­
fe re n te , c e n t r o de un a f a m ilia tr a n q u ila y ord e n a d a .
Otro de los in s tin to s de la i n fa n c i a es el de la ad­
h e s ió n .
L a s tie r n a s c r i a t u r a s se a d h ie r e n fu e r te m e n t e á
c u a n to las rodea, co m o la d éb il ye d ra al m u ro ó á la
roca ju n t o al c u a l ha n a c id o ; a m a n á sus pad res y
h e rm n n ito s , no p o rq u e lo sea n , s in o p o rq u e en ellos
e n c u e n t r a n c a riñ o y apoyo; así se ve á la q u e por un a
c i r c u n s t a n c ia fo rtu ita se ha criad o e n c a s a d o un a
nod riza, p ro d ig a r s u s c a r i c ia s á aq u ella m u je r r ú s t i ­
ca y á su fa m ilia , tal vez h u r a ñ a y re p u ls iv a , y l lo r a r
y fo r c e je a r po r d es a s irs e de los b razos de la ti e r n a
m a d re , s e ñ o ra de h e rm o s o ro stro , de e le g a n te figura,
de d u lce voz y a tr a c t iv o s m odales. P o r la m is m a
razón llo r a , y m u c h a s veces de un m odo tenaz y
p e rs is te n te , al verse en los a lfo m b ra d o s y d eco rad os
s alo n es de la m a n s i ó n p a te r n a , y s o n r í e de h u e ­
vo al volver á d iv is a r las d e s n u d a s p ared es de la ca sa
donde se ha cria d o y s u s toscos h a b it a n t e s , y h a s ta
el m a s tín y la v a ca y la h ig u e ra del patio.
E s te in s tin t o es q u iz á s el m á s fe c u n d o de c u a n t o s
n a c e n en el cora zón h u m a n o ; en él ti e n e n orig en el
afecto de la f a m il ia , la pied ad filial, el f r a t e r n a l c a ­
r i ñ o , Ja a m is ta d , y, m á s ta rd e, el a m o r , la fila n tro p ía ,
la c arid a d , el p a tr io t is m o y la h u m a n id a d ; la n e g a ­
c i ó n de estos d u lc e s s e n t im ie n t o s e n g e n d ra la m i s a n *
tropía y el e g o ís m o ; el m i s m o i n s t i n t o , m al d ir ig id o
y co n v e rtid o en p a s ió n , p ro d u ce los ce lo s c r u e le s , la
feroz envid ia y h a s ta el odio á d e t e r m in a d a s p e r s o ­
n as, fa m il ia s ó razas, ó á la h u m a n id a d e n g e n era l.
No s o la m e n te la t i e r n a c r i a t u r a se a d h ie re á c u a n t a
le rodea, s in o q u e m erced al i n s tin t o de i m it a c ió n se
identifica con e llo ; así es q u e na d ie h a b r á d eja d o de
o b s e r v a r del m odo q u e c op ia las a c c i o n e s , los g e stos
y, m as tard e, las vo ces, el l e n g u a je , lo s m o d is m o s y
c u a n to puede de la s p e rs o n a s y h a s ta los g r ito s de los
a n i m a l e s q u e e s t á n en c o n t a c to c o n él.
L a m a d re m ás ig n o r a n t e , la m ás ru da nod riza y Ja
s e n c il la n i ñ e r a c o n o c e n esta ap titu d de los pe qu e ñ os
s eres confiados á su cu id ad o, y la u tilizan para e n s e ­
ñ a rle s todas esa s h a b il id a d e s de s a lu d a r, b a t ir p a l ­
m as, s e ñ a la r c o n el dedo y ta n t o s g e sto s y p a l a b r a s ,
a p e n as a r ti c u l a d a s , q u e so n la d e lic ia de la f a m i l i a .
H istoria ó c u e n to , c o r r e de boca en boca el r e s u l ­
tado q u e p ro d u jo el e n c e r r a r á un n iñ o re cié n d e s te ­
tado, y q ue a u n no sa b ía h a b la r , en una h a b ita c i ó n
d ond e d is fr u ta b a de to da co m o d id a d , pero donde no
lle g a b a el h u m a n o a c e n to , con p r o h ib ic ió n e x p r e s a
de h a b la r p a ra los criad o s q u e le v e s tía n y d e s n u d a ­
ban y le l le v a b a n el al i m e n tó . Al poco tiem p o se notó
q u e la c r i a t u r a , q u e , co m o es n a t u r a l , no h a b la b a
una p a la b ra , i m it a b a p e rfe c ta m e n te con su v o cecita ,
q u e h a b í a a d q u irid o un t i m b r e c asi m e tá lic o , el r u id o
q u e p ro d u c ía la lla v e en la c e r r a d u r a , ú n ic o q u e l l e ­
gaba á s u s oídos, R e s t itu id o al sen o de la fa m il ia y
de la socied ad , a p re n d ió s in d ificu ltad n i n g u n a á
e x p r e s a r sus n e c e s id a d e s , y s u c e s iv a m e n te sus ideas
y s e n t im ie n t o s , po r m edio del l e n g u a je .
L a in g e n io s a ta b u la de los c a n g r e jo s d e m u e s tra
t a m b ié n la p ro p e n s ió n q u e tien en los n i ñ o s á la i m i ­
tació n y lo i n ú t i le s q u e son la s te ó ric a s e n s e ñ a n z a s y
ios c o n s e jo s m ás sa n o s y p ru d e n te s , si el e je m p lo 110
los a u t o r i z a .
Hemos indicad o los p r in c ip n le s insLintos de la i n ­
fa n c i a : en los c a p ítu lo s s u c e s iv o s e s t u d ia r e m o s los
s e n tim ie n to s q u e e llo s e n g e n d r a n , las v ir tu d e s y
vic io s q u e son su re s u ltad o , c u an d o lle ga n á c o n v e r ­
ti r s e e n h á b ito , y los fu n e s t o s e fe cto s q u e i r r e m e d i a ­
b le m e n te p ro d u c e n , c u a n d o a d q u ie r e n la fu erza a v a ­
sa lla d o ra de la pa s ió n . I n d ic a r e m o s de p aso los m ed io s
que ju z g a m o s m á s efic a c es para s e c u n d a r los fin e s de
la P r o v id e n c ia al d o ta r a l s é r r a c i o n a l de tales p r o ­
p e n s io n e s ; con o b je to de q u e ios pad res e n el h o ­
g a r, con los m u c h o s r e c u r s o s q u e tie n e n á s u a l c a n c e ,
y el m a e s tro en la e s c u e la , c o n los m á s lim i ta d o s de
q u e d is p o n e , co m p le te n en cada c r i a t u r a la o b ra p r e ­
d ile cta d el S u p r e m o Cread or.
CAPÍTULO II

Gula, golosina, glotonería, generosidad verdadera,


generosidad fingida, avaricia, econom ía.

Dice cie rto a n tig u o m o ra lis ta que ju gula es la p r i ­


m e ra pasión del h o m b r e , p o rq u e em pieza á t r i u n fa r
desde la c u n a ; pero no estarnos de ac u erd o co n esta
a s e v e r a c ió n , p o rq u e no pudo la S a b id u r í a de Dios
d o ta r al n iñ o de u n a p ro p e n sió n tan fu n e sta , q u e la
I g le s ia califica de pecado c a p ita l, esto es, de u n o de
lo s s ie te q u e son o r ig e n ó c a u s a de Jos d e m á s , defi­
n ié n d o la com o u n apetito desordenado m el com er y
beber.
No; la Lierna i n fa n c i a no tien e ese a p e tito d es o rd e ­
nad o. E l s e r h u m a n o , po r c o n s e c u e n c i a de la caída
o r ig i n a l, n a c e im p e rfe c to , pero no v ic io s o . E l v i c i o
es el d esa rreg lo de lo s n a tu ra le s i n s tin t o s ó i n el i na­
c io n e s .
El in fa n te no tien e otro m e d io de s a ti s f a c e r su haiii-
b r e y su sed q u e to m a r el pecho de la m ad re o nod riza,
y a cu d e á él con fre cu en cia p a ra a te n d e r á e sta d ob le
n e ces id a d ; pero un a vez s a tis f e c h a se d u e rm e , ó s u e lta
el pezón y se pone á ju g u e t e a r ó á re ir , de m a n e ra
q u e no da s e ñ a le s de q u e le cie g u e la gu la. Más a d e -
— 23 —
Ia n le , c u a n d o la lech e se c a m b ia por otra a l i m e n t a ­
ción m ás sólida y variad a, cu an d o el n iñ o ya and a
y se e n t r e t i e n e , no hay para él m as q u e dos o c u p a ­
cio n e s , q u e c o n s titu y e n a l propio Lienipo todas s u s
d e licia s : j u g a r y c o m e r . Y de tal modo se d isp u ta n
estos dos p la ceres el im p e rio de su vo lu n ta d , q ue
m u ch a s veces cu esta tr a b a jo el a r r a n c a r le de sus j u e ­
g os para h a ce rle to m a r el n e c e s a rio a lim e n to .
P o r lo d e m á s, si f r e c u e n t e m e n te pide p a n , agua,
fruta ó c u a lq u ie r a otra c o s a , no es p re cisa m e n te por
el a íá n in m od e ra d o (le c o m e r ó b eb er ; es, u n a s veces,
por verd ad era necesid a d , porqu e su fuerza ó a c t i v i ­
dad para d ig e rir es m ay o r q u e la de los ad u lto s y
p o rq u e el c r e c im ie n t o d e m a n d a c o n im p e rio s a e x i ­
g e n cia a b u n d a n te a l im e n to en los p rim e ro s a ñ o s , ó
p o rq u e no s a b e q u é h a c e r, no teniend o ju g u e te s ni
otros n iñ o s co n q u ie n e n tr e te n e r s e , ó p o rq u e, m i m a ­
dos ó celo so s, q u ie r e n q u e los m ay o res se o c u p e n de
e llo s .
Dése á los p e q u e ñ u clo s a l im e n to s sanos, s e n c il lo s ,
en ca n tid a d su ficien te y v a r ia s veces al día, y no se
tem a q u e c o n t in u a m e n te se o cu pen de la com id a.
Más fre c u e n t e q u e la p ro pensión á la gula es eu
los n i ñ o s de c o r ta edad la de la g o lo s in a , la c u a l c o n ­
s is te en d esd eña r l o s a l i m e n t o s más s a lu d a b le s y n u ­
tritiv o s, c o m o la sopa, las l e g u m b r e s , el p a n, la car-
ue, e tc ., prefiriend o la fru ta , los d u lces y otras cosa s
por el e stilo .
F á c i l sería c o r ta r de raíz este v i c i o , pu es verd ad e­
ra m e n te lo es. ó por m e jo r d e c ir p re v e n irle , p r i v a n ­
do en a b so lu to al p a rv u lillo de s e m e ja n te s g o lle ría s ,
p o rq u e no h a b ié n d o la s probad o no l a s e c h a ría de m e ­
n os; pero co m o s e r ía im p o s ib le e v ita r q u e las viese
e n los p u esto s de v e n ta , q u e la s pro b ase en ca s a
d e un p a rie n te ó v e c in o , ó al m e n o s la s viese c o m e r
á lo s d em ás n iñ o s , s e r ía n para él o b je to s m as c o d i ­
c i a b l e s c u a n to m e n o s e stu v ie s e n á su a l c a n c e , y
sie m p r e que tu viese o c a s ió n se s a ti s f a r ía de ollas
con p re fe re n c ia á lo d e m á s .
Hay padres tan c án d id o s y n iñ o s tan la d in os, que
los ú ltim o s se o b s tin a n en no q u e r e r c o m e r m a s q ue
d e te rm in a d o s m a n j a r e s , g e n e r a lm e n t e lo s m ás n o c i ­
vos y m e n o s pro p io s para la n u t r i c i ó n ; v los p r i m e ­
ro s a cced en de b u e n a v o lu n ta d á sus c a p r i c h o s , p o r ­
que d ice n q u e a lg o ha n de c o m e r los p o b re c it o s , y
q u e si una cosa no les g u s ta , se les ha de d a r otra
q u e Ies apetezca. E s to es un e r r o r g r a v ís im o , q ue
cu e s ta á v eces m u y c a r o , tan p e rju d ic ia l á la e d u ca ­
ció n f ís ic a co m o á la m o ra l: los pad res, y so b re todo
las m a d res de fa m ilia , no d eb e n pe rd er de vista q ue
io s n i ñ o s , si e stán b u e n o s , tien en apetito y com en
de todo, y q u e si no les pro d ig an a q u e llo s m a n ja r e s
por lo s c u a le s m a n ifie s ta n p r e d ile cció n , se c o n t e n t a ­
r á n con lo d em ás.
S u c e d e , por v e n tu r a , q u e un in fa n te se o b s tin a en
110 c o m e r sopa, arro z ó p o ta je , m ira n d o de re o jo 1111
pastel, un m eló n ó un plato de fre s a s . Lo m e jo r serta
q u e 110 h u b i e r a v i s to nada de esto ; pero ya q u e no
s e l i a tenido la p r u d e n c ia de o c u lt a rlo , se le debe
d ecir;
— ¿No tien es g a n a ? ¡Qué l á s t im a ! Así no podrás c o ­
m e r de a q u e llo .
— ¡Ah! s í— c o n t e s ta r á el p e q u e u u e lo —de aq u e llo si
que te n g o g a n a .
— B u e n o ; pero es el ca s o q ue 110 se p u ed e c o ­
m e r de eso s in h a b e r c o m id o a n te s de Jo d em ás. Ve­
rás com o todos lo h a c e m o s .
— P u e s yo no.
— E s tá b i e n ; te se g u a r d a r á de todo, y co m erá s
cu an d o tengas g a n a ; si to m a ra s fr e s a s solas (ó lo q u e
fu ere), te h a r ía n daño.
S u c e d e rá tal vez q u e la c r i a t u r a se e ch e á llo r a r;
es p re ciso en tal caso no c e d e r. D ice el d o c to r don
Pedro F e lip e M onlau q u e la m u je r q u e no s a b e o ir
llo r a r á un h i jo , no es b u e n a m ad re. Cuando el n i ñ o
vea q u e su lla n to no p ro d u ce re s u lta d o , a c a b a r á p o r
c a p i t u l a r , quizá a n te s q u e se le v an te la m esa, q uizá
poco d esp u és.
El a u to r del E m ilio d ice q u e el m e jo r medio de
e d u ca r á ios n iñ o s consiste en llevarlos p o r la boca.
S i por esto se e n tie n d e ca s tig a r lo s p riv á n d o lo s en
a b s o lu to de a l im e n t o á la liora del a lm u e rz o , co m id a
ó c e n a , no e s t a m o s c o n f o r m e s c o n R o u s s e a u , com o
no lo e s ta m o s en o tra s m u c h a s co s a s ; pero nos p a ­
re ce p e r fe c ta m e n te b ie n q u e se l e s p riv e de a lg u n o
de sus p re d ile c to s m a n ja r e s .
V a ria s veces h e m o s a c o n s e ja d o este p ro c e d im ie n to ,
y nos ha co n te s ta d o un a m a d re d é b il:
— ¡S i á )a n i ñ a no la po dem os h a c e r c o m e rl ¡( ir a ­
d a s que d á n d o le lo q u e q u i e r a co m a un poco!
S i la i n a p e te n c ia es g e n e r a l, esto e s , q u e se ex ­
tienda á toda c la s e de a l im e n t o s , y p e r s is t e n t e , a cu sa
nn estado m o rb o so , in d ig e s tió n o c u a lq u i e r a otra
e n fe rm e d a d , y e s n e ce s a rio e n tal ca s o la i n te r v e n c ió n
del m é d ic o ; cu a n d o n o , e m p lé e s e el p ro c e d im ie n to
qu e h e m o s in d icad o ú o tro s s e m e j a n t e s , de cu y a e l i -
ca cia re sp o n d e m o s, pues lo s h e m o s visto p u e s to s en
p rá c tica por m ad res a m a n t ¡ s i m a s , c o n e x c e le n t e s r e ­
sultad os.
L a g lo to n e r ía no es tan c o m ú n en los n iñ o s , en g e ­
n e ra l, co m o la g o lo s in a , s ie n d o de n o t a r q u e a q u é lla
es m á s fr e c u e n t e en el s e x o f u e r t e y é s t a en el d é b il.
C o n siste la g lo to n e ría en e c h a r s e á v id a m e n te sob re
los m a n j a r e s y c o m e r m ás de lo r e g u l a r y c o n v e ­
n ie n te , s in q u e la s acie d ad c o n t e n g a al q u e c o n t r a e
este v ic io , a n te s b ie n , p a re cié n d o le q ue la tira n te z
q u e p ro d u c e en el estó m a g o y el m a le s ta r qu e es c o n ­
s ig u ie n te . d e s a p a r e ce rá n i n tr o d u c ie n d o n u e v o s a l i ­
m e n to s.
E s te v icio n o es d ifíc il de c o r r e g i r , p r o p o r c i o n a n ­
do á los n iñ o s el a l im e n to suficiente,, n u n c a e sca so ,
— 26 -
y 110 d e ja n d o á su a lcn u ce nada q ue pueda fo m e n ta r
su g lo to n e ría : y co m o m u c h a s veces p ie n s a n c o n s ­
t a n t e m e n te e n la com id a ó b e b id a , p o rq u e 110 saben
ti no pueden p e n s a r e n otra c o s a . e s n e c e s a rio e n ­
v ia rlo s á la e sc u e la en c u a n to tengan la edad s u f i ­
c ie n te , y cu an d o esto no sea posible, y de todos m o ­
dos, para los días y h o r a s de a s u e to , p ro c u ra r le s
paseos, r e u n i o n e s co n las d em ás c r i a tu r a s , ju g u e te s
y otra s d is tr a c c io n e s .
P o r lo q ue toca al M aestro q u e no tenga a lu m n o s
in te rn o s en su e s t a b l e c i m i e n t o , su a c c i ó n está l i ­
m ita d a , en lo re la tiv o á esta m a t e r i a l a c o n s e j a r á
los padres y c o r r e g i r á los a l u m n o s por m ed ios i n ­
d ir e c to s , com o son e je m p lo s ó c u e n to s en q u e se h a ­
gan n o t a r los iu n e s to s re s u lta d o s de tales vicios.
S u e le n a lg u n o s padres a l a b a r la ge n erosid ad de
su s c h i q u it in e s , p o rqu e al v e r un m e n d igo lla m a n
la a te n c ió n de los d em ás p a ra q ue les den lim o s n a ,
ó p o rq u e, cu an d o tie n e n un ju g u e te ó u n a g o lo s in a ,
lo e n tr e g a n al m o m en to q u e se les pide, y se q u e d a n
e sp eran do q u e se les d ev uelv a, po rqu e á esto los han
a costu m brad o,
lín lo p rim e ro no hay más m é rito que el de m a n i ­
fe s ta r c o m p a s ió n , pues com o el n iñ o no ra c io c in a , no
puede c a l c u l a r q u e lo que el padre da al pobre p u d ie ­
ra lle g a r á s e r suy o , ó q u e c o a a q u e l di ñero se podrían
c o m p r a r para él d ulces ó ju g u e te s . E n lo seg u n d o,
tam poco hay tal g e n e r o s id a d , p o rq u e a e o s t u m b r á n -
se á p riv a rse de alg u na cosa sólo m o m e n tá n e a m e n te ,
no e x p e r i m e n ta la m o rtific a c ió n q u e lleva co n s ig o el
d e s p r e n d im ie n to de lo q u e poseem os.
Proced iend o a s í, las tie r n a s c r i a tu r a s fo rm a n una
falsa idea de la g e n ero sid ad , ó b ie n se a c o s tu m b r a n
á ser h ip ó c r ita s , oyendo a la b a r en ellos una cu alid a d
q u e e stán m u y le jo s de p o se e r.
L a ju v e n tu d es g e n e r a lm e n te g e n e r o s a , pero la in ­
fa n cia n o ; la ju v e n tu d se s ie n te fu e r te , e x u b e r a n t e
— 27 —
tle vida, ra d ia n te de e sp eran za y capaz de a d q u i r i r ;
por eso da fá c ilm e n t e todo lo q u e posee ó p arte de
e llo , p o rq u e esp era p r o p o rc io n a r s e m á s; pero la débil
infancia^ q u e nada tien e, ni a u n fu erzas para tra s la ­
d a rse de un p u n to ó otro de la h a b it a c i ó n , en b u s c a
de un o b je to cu y a fo rm a y c o l o r le llam a la a t e n ­
ció n , si á fu erza de g r ito s y c o n t o r s i o n e s logra q u e
se íe e n tre g u e , 110 se d es p r en d e de él con fa c ilid a d .
¿ S a b e , po r v e n tu r a , d ónd e e n c o n tr a r í a o tra cosa
ig u a l? ¿C o noce los m ed ios de p ro p o rc io n á r s e la ?
Los pad res son los q u e pueden i n i c i a r en el ti e r n o
in fa n te las ideas de d e s p r e n d im ie n to .
S u c e d e q u e el n iñ o se apodera po r s o rp re s a de un
o b je to de v a lo r , de un ju g u e t e de otro n iñ o ó de una
cosa c o m e s ti b l e q u e podría d a ñ a r le , ó b i e n la tie n e
en s u s m an o s p o rq u e a lg u ien se lo e n tre g ó i n c o n s i ­
d e r a d a m e n t e ; e n t o n c e s , en vez de a r r a n c á r s e l a con
v io le n c ia , lo c u a l le h a c e i r a s c ib le y es ca u sa de q u e
otra vez la co ja co n m á s fu erza, y la c o m a ó la des­
troce a n te s q u e se la q u i t e n , se le d ice:
— D eja eso, h ijo m ío ; papá te c o m p ra rá o tra cosa
m e jo r; m am á Le d ará o tra cosa; y a s í, al propio t i e m ­
po q u e se le a n i m a co n la esp era n za y se le a c o s t u m ­
b ra á m i r a r á los pad res c o m o á su p ro v id e n c ia , se
les hab í Lúa á la d o cilid a d .
S i v o lu n ta r i a m e n te no lo e n tr e g a n , sie m p r e q u e d a
el m edio de to m á rs elo , y e n to n c e s se le d i c e : — A h o ra
no te d a re m o s n ad a, p o r q u e h as sido m a lo . S i , p o r
el c o n t r a r i o , cede, se le c u m p le la p a la b ra , p o rq u e el
e n g a ñ a r á los p e q u c u u e lo s es e n s e ñ a r le s á m e n t i r y
e n g e n d r a r en ellos la d e s co n fia n z a ; pero n o se c u m ­
ple i n m e d i a t a m e n t e , p a ra a c o s t u m b r a r l o s á e s p e r a r .
S i n o se a c u e r d a n , se les r e c u e r d a , y al d arles c u a l ­
q u i e r cosita q u e se la pu ed an co m e r s in p e r ju i c i o , ó
q u e les s ir v a p a r a ju g a r , se les d i c e : — T o m a , p o rq u e
eres b u e n o y m a m á te q u ie r e m u c h o ; ¿no te h ab ía
d ic h o q u e te d a ría u n a cosa b o n ita ?
— a s ­
ile m o s co n o cid o un p re cio s o n iñ o con q u ie n se
u s a b a n tales p ro c e d im ie n to s . E n c i e r t a o c as ió n h a ­
b ita b a con su fa m ilia en u n a ca s a ele c am p o , cu a n d o
un a pobre a n c i a n a , q u e vivía en un c o r tijo vecino,
iu é á pedir una l im o s n a . L a m ad re le e n tre g ó a l g u ­
n a s m o ned as, y co m o m a n ife s ta s e la m u je r q u e e s ­
tab a e n fe rm a de d eb ilid ad , la s e ñ o ra m a n d ó traer a l ­
g ú n a lim e n to , que la a n c ia n a devoró con av id ez .
El n iñ o , que a p e n a s tenía tres a ñ o s , i n s t a b a á su
m a d re para q u e le diese m ás y m a n ife s ta b a la m a y o r
a le g r ía al v e r có m o la po b re m u je r s a c ia b a sil ape­
tito; pero la m ad re, deseosa de s a b e r si. la c om pasió n
d el n iñ o era verd ad era y su g e n ero sid ad eficaz, le
d i j o : — Ahora le daría un trago de v in o ; pero no hay
m a s q u e un p o qu ito pura q u e tú le b eb a s con agua
d e trá s de la sopita.
— Com pra m á s — repu so el n iñ o .
— E s q ue a q u í no v e n d e n — añad ió la m a d re .
— Dale el q u e hay.
— No h a b r á para ti.
— No b e b e r é .
— ¿No ped irás vino después del a lm u e rz o ?
El niño m ovió de uno á otro lado su r u b ia c a -
b e c ita .
— ¿No llo rará s?
L a m i s m a s e ñ a l n e g a ti v a .
S e le dtó el vino á la a u c ia n a , no se volvió á h a ­
b l a r del a s u n t o y el p a rv u lillo b eb ió ag ua d u r a n te
el a lm u e r z o . H a b ía v in o en la casa; pero n i se le dió
ni se e n a lte c ió su c o m p o r t a m ie n to . E n el p rim e r
caso, se le h a b r ía q u ita d o á su a c c ió n el verdadero
m é r ito ; en el seg u nd o, se h u b ie r a fo m entad o su v a ­
nidad .
S i no se proced e co n este e x q u is ito tacto , la a v a r i ­
c ia se va a r r a ig a n d o en e l tierno corazón de lo s n i -
íios, q u e 110 q u i e r e n d ar s u s g o lo s in a s ni ju g u e te s
por te m o r de c a r e c e r de e llos; m as si con o b je to de
h a ce rlo s d adivosos, se les incite) á e ntreg a i1 lo suyo á
c u a lq u ie r a q u e se lo pida, d á nd oles c u a n to se les
a n t o je y re n o v a n d o c o n t in u a m e n t e las m ti ñ e c a s de
la n iñ a y los c a b a ll ito s , e sco p e ta s y d em ás juguetes-
del n iñ o , no se e n c a r i ñ a r á n con e llos, no les c o n c e ­
d erá n n i n g ú n v alor y lo m ism o los d a rá n , q u e lo s
d e s tr u i r á n , que los a r r o ja r á n á Ja c a lle , deseando-
s ie m p r e a d q u ir ir o tros m ás p re cio so s y p r o d u c ié n ­
dose al tin la saciedad y el ha s tío .
Para e v ita r esto, es n e c e s a rio que c u a n d o una
c r i a t u r a , por c a p r i c h o ó po r fa lla de cu id ad o, i n u t i ­
lic e un ju g u e te , no se s u s titu y a in m e d ia ta m e n te ,
sin o q u e se le d e je c a r e c e r de él d u ra n te a lg ú n
tiem po, para h a c e r le s e n t ir las c o n s e c u e n c i a s de su
falta.
Ku las e scu e la s en q u e se p e rm ita m e re n d a r ó a l ­
m orzar, hay m u c h o s m ed ios de fo m e n ta r la g e n e r o ­
sidad y de c a s ti g a r la a v a r ic i a ; pues co m o las f o r t u ­
n a s de las fa m ilia s no s o n ig u a les, se ve á una c r i a -
Lura c o m e r un pedazo de pan solo ó con un poco de
q ueso m á s ó m enos seco , m ie n tr a s otro d ev ora su
rico alm u e rzo ; se ob serva á veces las áv id a s m ira d a s
de las p r i m e r a s , y las d e sd e ñ o sa s de las ú l t i m a s ;
pero c u a n d o el p ro fe so r ó p ro fe so ra , ó la pe rson a e n ­
ca rga d a de la v i g i la n c i a , ad v ierte q u e el n iñ o rico
parte su ración co n el p o b re , d ebe a v e r i g u a r si e ste
acto es e sp o n tá n e o en el p rim e ro ó so lic ita d o por el
s e g u n d o ; en el p rim e r c a so , lo a p la u d irá co n m e s u ra
y sin d a r lu g a r á q u e los d em á s se e n te r e n , y en el
seg u nd o se rep ren d erá c o n p ru d e n c ia al p e d ig ü e ñ o .
S i la b u e n a a c c ió n del a lu m n o se h ac e p ú b lic a , eí
fa v orecid o queda so n ro ja d o y el fav oreced o r se lle n a
de v a n id ad , su ced iend o á veces q u e traten todos de
i m it a r le , e sta b le c ié n d o s e en tal ca s o una e sp ecie de
l u ch a ó p u ji la to de g e n er o s id a d , en que los n iñ o s
m e n o s favorecid os de la fo rtu n a ó s u s f a m il ia s e x ­
p loten á los q u e lo son m á s . d ando los un os sin m o ­
— 30 —
d e s tia y r e c ib i e n d o los o tro s s in ru b o r, c u a n d o estas
d o s cu a lid a d e s s o n las q u e d ig n ific an la lim o s n a .
E n las d em á s e s c u e la s debe p ro c u r a r s e q u e los
a lu m n o s se p re s te n m u t u a m e n t e sin v a c ila r , v con
p r o n titu d v g a la n te r ía , los lib r o s , la p lu m a , el lápiz,
y si son n iñ a s , ta m b i é n las t i je r a s , el p u n zó n , la a g u ­
ja , y cedan u n a s h e b r a s de sed a, algodón ó la n a ; d e ­
be c a s tig a rs e el a b u s o de p ed ir, y] t a m b ié n a q u e llo s
c a m b io s en q u e un a n i ñ a m a y o r ó m á s t a im a d a r e ­
cib e un ob je to útil, e n tre g a n d o en su lu g a r un c ro m o
ó u n a g o lo sin a.
P r e c is a h a c e r e n te n d e r á los a l u m n o s de uno y
otro sex o q u e el c o n s e rv a r en el m e jo r estado p o s i ­
b le sus lib r o s , el c u id a r todos lo s ú t ile s del tr a b a jo
y las n in a s el m a te ria l de las la b o r e s , g a s tá n d o lo to ­
d o c o n v e n ie n t e m e n t e , es e c o n o m í a ; el n e g a r á un
c o m p a ñ e r o , q u e lo n e c e s ita , uno de e stos ú tiles ó un
o b je to c u a lq u i e r a de poco valor, r e p r e n s ib le a v a ­
ricia .
CAPÍTULO III.

Miedo, cobardía, pusilanim idad, valor, tem eridad.

El m iedo p ro v ien e t a m b i é n del i n s t i n t o de c o n s e r ­


v a c ió n . A c e rc a o s cíe p ro n to a u n árbol poblado de
p á ja r o s c a n to re s ; dad un g rito ó un a p a lm a d a , y en
el m is m o in s ta n te , i n te r r u m p id a la d u lc e a r m o n í a ,
d e s a p a r e c e rá n com o por e n c a n to , vo la n d o ad ond e 110
pu ed a a lc a n z a r le s v u e stra v is ta ni v u e s t r a voz; lo
m ism o su c e d e en una g u a r id a de c o n e jo s , y, en g e ­
n e r a l, d o n d e q u ie ra q u e h a y a n i m a l e s m ás d é b ile s
q u e el h o m b r e , m i e n tr a s no e sté n h a b itu a d o s á su
tra to y p r o te c c ió n .
E l tierno n i ñ o , q u e no es m ás i n e r t e ni m ás i n t e l i ­
g e n te en los p rim e r o s m e s es de su e x i s t e n c ia q u e las
a v e c illa s ó los c o n e jo s , si no se a s u s ta de la voz de
s u s s e m e ja n te s , p o rq u e le es fa m il ia r desde el p r i n ­
c ip io de su vid a, se esp a n ta de todo lo d e s c o n o c id o ,
y u n a d e t o n a c ió n , un ru id o c u a lq u i e r a , u n o b je to de
fo rm a e x t r a ñ a ó de d im e n s i o n e s e x tr a o r d in a r ia s le
h a c e p r o r r u m p i r en lla n to ó en g r ito s de te rro r, c o ­
g ié n d o s e con fuerza al c u ello de su m adre, co m o b u s ­
cando apoyo y d efensa.
S i el ru ido se re p ite con f r e c u e n c i a , y todos los
d e m á s le acogen con risa y a le g ría , ó al m e n os con
tra n q u ilid a d ó i n d i fe r e n c ia , el pequen i to se irá f a m i ­
l ia riz a n d o co n é l . S i se a s u s ta de ver un a n i m a l , un
cord e ro, por e je m p lo , y se le ace rca in o p in a d a y b r u s ­
c a m e n te , el e sp an to a u m e n ta r á h a s ta llegar acaso á
p ro d u c ir un a c c i d e n te n e rv io s o ; pero si la s d em ás
p e rs o n a s , e sp e c ia lm e n te los n iñ o s , le tocan y a c a r i ­
c ia n , él se tr a n q u iliz a r á , son re irá y c o n c lu ir á p o r
a l a r g a r ta m b ién su m a n e c i ta , a u n q u e c o n c i e r t o t e ­
m o r, para to c a rle .
Cuando, á m ed id a q u e se va fo rta lecien d o el c u e r ­
po del i n fa n te , se fo rtalece ta m b ié n su ra z ó n , h a c i é n ­
d ole c o n o c e r todos los o b je to s q u e podrían a s u s t a r le
y d e s v a n e cie n d o s u s tem ores, el m iedo no llegará
n u n c a á p o se s io n a rs e de él ni serán de tem er s u s p e r­
n ic io so s efe c to s .
S i e n d o , s in e m b a r g o , c o n s e c u e n c ia de la c o n v i c ­
c i ó n in s tin t iv a de la propia d eb ilid a d , será m ás d ifí­
cil d e s a rr a ig a rle del cora zón de las n i ñ a s q u e del de
los n i ñ o s , y en uno y otro sex o s erá n m ás p ropensos
al te m or las c r i a t u r a s e n fe r m iz a s ó de te m p e ra m e n to
n e rv io s o q u e las ro b u sta s y s a n g u í n e a s , por eje m p lo.
De todos m o do s, es 3a im p r u d e n c i a m a y o r q u e p u e ­
de co m e te r s e la de v a le rs e de la d eb ilid ad del i n fa n te
y de su p ro p e n sió n al miedo para e x c i t a r l e á la ob e ­
d ie n c ia .
E l h a b la rle s del coco, del del hom bre nctjro,
e tcé te r a , puede p ro d u cir tan fu n e s lo s 'r e s u lta d o s corno
el c o n t a r le s , c u a n d o son u n p o q u ito m a y o re s , c u e n ­
tos de d uend es, de b r u j a s , de m u e r to s q ue se l e v a n ­
tan del sep u lcro y vienen á tu rbar el sueño de los
vivos.
Tod o esto lle n a el corazón del n iñ o de vagos te m o ­
res; p o rq u e a lg u n a s de e stas cosas no las puede c o ­
n o c e r ja m á s , p u esto que no e x i s te n , y otra s se p re ­
s e n ta n á s u im a g in a c ió n de un modo i n c ie rto , ro d e a ­
d a s de la s o m b ra del m is terio .
— ;J3 —

Si c u a n d o llo r a b a y no se d o r m ía , p o rq u e su fría
c u a lq u i e r d o lo rc illo ó p o rq u e q u e ría s a t i s f a c e r un
in fa n til c a p ric h o , d ie r o n g olpes e n el t a b i q u e , d i c i e n ­
do con fingido t e r r o r : — ¡Ay! el hom bre n e g ro , s ie m p re
q u e la c r i a t u r a oiga un r u id o s e m e ja n t e , efecto de
q u e un v e cin o clava un clavo en la pared, creerá en
la p ro x im id a d del hom bre n e g r o , á q u i e n , co m o no ha
visto ja m á s , revestirá co n las m ás te rro rífic a s f o r ­
m as. E n tales c o n d i c io n e s , ¿c ó m o p o d e r c o n c il ia r un
su e ñ o tr a n q u ilo , tan n e c e s a r io e n la i n f a n c i a ? La n i ­
ña q u e se d esp ie rta p o r c a s u a lid a d y oye c a n t a r ai
s e r e n o , ¿cóm o se d o rm irá o tra vez d e s c u id a d a , si la
h a n persuadido de q u e el tal h o m b r e s u b e por las c a ­
sa s y se lleva á las n i ñ a s m alas, y á e lla le han d ich o
cien veces q ue lo es? ¿C ó m o es p o s ib le q u e pase una
n o ch e sosegada la c r i a t u r a que s a b e q u e s e ha m u e r ­
to un v e cin o ó co n o c id o , si r e c u e r d a et c u e n to de un
d ifu n to que, a r r a s tr a n d o su m o r t a ja , se p re s e n tó en
el c u a rto de un n iñ o ó de u n a n iñ a q u e h a b ía d e s ­
ob edecid o á su m a m á ? Y no se tra n q u iliz a c o n la c e r ­
tid u m b re de q u e las p u e r ta s e s t á n b ie n ce rra d a s ,
po rq u e le d ije r o n q u e los m u e r to s p a s a n por todas
p a rte s , sin n e cesid ad de q u e se les fa c ilite la e n tra d a ,
¿Qué h a rá , pu es, el n iñ o ó la n iñ a miedosa'? S i te­
m e m e n o s los azotes de un vivo q u e la p r e s e n c ia de
un m u e r to , llo r a rá h a s ta l la m a r la a te n c ió n de los de
c asa , que la c a s ti g a r á n q u iz á s, ó a u m e n t a r á n su t e ­
rro r con n u e v a s a m e n a z a s , ú op tará por taparse la
cabeza y pasar te m b la n d o toda la n o c h e , de lo que
r e s u lta r á q u e se lev a n te pá lid a y o je r o s a , ó tal v.ez
co n las m e ji ll a s e n c e n d id a s y los o jos b r il la n t e s , e f e c ­
to de su fe b r il estado .
fts n e c e s a rio , p u e s , e n casa y en la e sc u e la , d es p o ­
ja r de las s o m b r a s del m i s t e r io todo lo q ue, p r e s e n ­
tá nd ose e n v u e lto e n e lla s , a te rro riz a á lo s n i ñ o s ; d e ­
c ir le s q u e 110 h a y b r u j a s , n i d u e n d e s , n i na d a q u e
r e m o t a m e n te se les p arezca; q u e el sereno es u n c i u -
3
dadano pacífico, un h o m b re de bien, co m o el padre
de c u a lq u ie r a do ellos; q ue le jo s de h a ce r daño á los
n iñ o s , vela para q u e nadie m o le ste á los q u e d u e r m e n ,
y q ue los m u e r los qued ará u en sus s e p u lc ro s hasta el
d ía de! j u i c i o final, tan in m ó v ile s co m o el p o llito ó
el cord e ro que se ha m u e r to en su c a s a ; p u es h a b i é n ­
dose separado el alm a del c u erp o , es d e c ir, a b a n d o ­
nado la parte e s p iritu a l á la m a te ria , ésta q ueda i n e r ­
te, y si ig n o r a n l o q u e es la i n e r c ia , se les e x p l i c a r á .
A d e m ás de los te m o r e s in m o tiv a d o s ó p ro d u cid o s
por un a mala e d u c a c ió n , e x i s te en m u c h o s n iñ o s , y
e n las n i ñ a s con m á s f r e c u e n c i a , la c o b a r d ía , e s t o e s ,
te m or e x a g e ra d o á p e lig ro s re a le s , pero re m otos, 6
in e v ita b l e s la s m ás de la s v eces. E s t e proced e casi
s ie m p r e del mal e je m p lo y la íalla de p ru d e n c ia de los
e d u ca d o re s; pues si una n i ñ a oye h a b la r de ro b o s á
m a n o a r m a d a , de v u e lc o s de c a r r u a je s , c h o q u e s ó
d e s c a r r il a m i e n t o s de tre n e s , n a u fr a g i o s , e t c . ; si ve á
su m a d r e ó á c u a lq u i e r a o tra p e rs o n a de su fam ilia
te m b la r y p a lid e cer al s u b ir ;i un c a r r u a je ó e n t r a r
en u n a la n c h a ; si la ve presa del esp anto c u a n d o los
re lá m p a g o s b r i l l a n y r e tu m b a el tru e n o; c o m o et m i e ­
do es c o n ta g io s o , le s e n tir á t a m b ié n y viv irá s ie m p r e
c o b a rd e y te m e ro s a . S i al m a n i fe s ta r este d efecto lina
c r ia tu r a de uno ú o l r o s e x o , se ve o b je to de las a t e n ­
c io n e s y cu id ad os de to dos, si la ro d ea n y la m i m a n ;
a d em á s de a d q u ir ir más fuerza su c o n v ic c i ó n de q u e
la realidad del p eligro e x i s te , sucederá tal vez q ue
e x a g e r e su s tem ores, po rq u e á los n i ñ o s , y más á las
n i ñ a s , les son g ra ta s esta s m u e s tr a s de c a r i ñ o y c o n ­
s id e ra c ió n .
T a m p o co el ca s tig o es elicaz en tales o c a s io n e s : el
m e jo r m e d io de c o r r e g i r á los n i ñ o s co b a rd e s es la
serenid ad y p re s e n c ia de á n i m o de los pad res y m a e s ­
tros; y si un n iño ó vario s no p a r t ic i p a n de este e s ­
tado tra n q u ilo , m a n i fe s ta r l e s q u e no t ie n e n por q ué
te m er; q u e el pe lig ro, si le ha y , es para todos, y que
— y;; —
p u e s los d em ás, q u e se a m a n la u to á sí m i s m o s c o ­
m o los q u e llo r a n ó ti e m b l a n , están s e r e n o s , no tie­
ne n e llo s m o tiv o para d e ja r de e s t a rlo ; y si despu és
de este ra z o n a m ie n to c o n t in ú a n en su s a s p a v ie n to s ,
no liay m á s q u e e n c o g e rs e de h o m b r o s y s o n r e í r m a ­
n ife s t a n d o un a c o m p a s ió n m ezclad a de d esp recio .
Un M aestro co b a r d e , un a M ae stra de t e m p e r a m e n ­
to n e rv io s o y e n fe rm iz o , pu ed en a tr a e r g rav es c o n ­
flic to s s o b r e su e s c u e la . S i , en ca s o de p e lig ro , el di­
re c t o r se a tu r d e , todos e s t á n perd id os.
Que hay u n a a s o n a d a p o p u la r, tir o s en la ca lle , por
e je m p lo : q u i e to s en la e s c u e la , a p a r e n ta n d o el je te
del e s t a b l e c i m i e n t o p r e s e n c ia d e á n i m o ; q u e e s t a lla
un a te m p e stad e n la a tm ó s fe r a , q u ie to s i g u a l m e n t e ;
q u e el in c e n d i o ti el d e r r u m b a m i e n t o de u n edificio
p r ó x im o a m e n a z a co n un p e lig ro r e a l al e s t a b l e c i ­
m i e n t o ; si el M a e s tro h a c e ad em á n de h u i r , el p e li ­
gro s e c o n v ie r te en verd ad era c a tá s tr o fe ; p o rq u e al
n o t a r este a d e m á n , ¿ q u i é n d e tie n e á lo s a lu m n o s ? y
si n a d ie es capaz de d e t e n e r l o s , ¿ q u ié n pued e e v i ­
tar la s d e s g r a c i a s , los h o r r o r e s q u e r e s u l t a n d e a m o n ­
to n a rse en un a puerLa m á s ó m e n o s esLrecha cie n
c r i a t u r a s , p o r e je m p l o , h a c ie n d o e sfu e rz os i n ú t i l e s y
m a g u llá n d o s e y d estro zá n d o se para s a li r todos á u n
tie m p o ? ....
No su ce d erá eso si el p ro fe so r ó p ro fe so ra dice
co n t r a n q u ilid a d e s t a s ó s e m e ja n te s ra zo n es:
— No h a y p e lig ro i n m i n e n t e ; p ero, por lo q u e p u ­
diese s u c e d e r , a d e la n ta r e m o s la h o r a de s a lid a .
Y ava n z a n d o tr a n q u il a m e n te h a c i a la p u e r ta , se
c o lo c a rá c e r c a de ella y liará s a li r los a l u m n o s de
p ris a , pe ro co n o r d e n , de uno e n u n o , re c h a z a n d o al
q u e q u i e r a a d e l a n t a r s e , h a s ta l u c h a r c u e rp o a c u e r p o
con él, s i es n e c e s a r i o , v 110 a b a n d o n a r á el local h a s ta
q u e no q u e d e e n él n i un solo d i s c í p u lo .
Cuando el te m o r y la c o b a r d ía se h a c e n c r ó n ic o s ,
se co n v ie rte n en p u sila n im id a d y son d if icilís im o s
de d e s a rr a ig a r; el s e r de á n im o apocado, no sólo
terne los p e lig ro s , s in o ta m b ié n c u a n t o 1 c rodea. L o s
c a s tig o s fr e c u e n t e s é i n m o tiv a d o s , si se a p lic a n á
n iñ o s de c o m p le x ió n d éb il, pu ed en p r o d u c ir este
p e r n i c io s o e fecto; y co m o el n iñ o p u s i l á n im e , n i es
apto para el tr a b a jo ni para el e s t u d io , ni se atreve
á d a r un paso, n i h a b la c o n d es p e jo , ni a u n puede
h a c e r v a le r su s e s c a s o s c o n o c im ie n t o s , es n e c e s a r io
a n i m a r l e , i n f u n d i r l e confianza en sí m i s m o y en los
d em ás, y h a c e r q u e n az ca y se d e s a rr o lle en su a lm a
el va lo r q u e le falta.
E s el valor c u a lid a d p re c io s a , tanto en el h o m b r e
co m o en la m u je r , p o rq u e d es tie rra el miedo a b s u r ­
do é i n m o tiv a d o de q u e n o s hem os o cu p a d o a n t e r i o r ­
m e n te , y c o m o n o e x a g e ra los p e lig ro s , n o s d e ja en
s it u a c i ó n de a fr o n ta r lo s c u a n d o es n e s e s a rio , y au n
de v e n c e rlo s .
S e in s p ira á los n iñ o s , no sólo con el e je m p lo , de
q u e ya se ha tra ta d o , s in o t a m b ié n con re flex io n e s y
l e c tu r a s q u e lle v e n á su á n i m o la c o n v ic c i ó n de q u e ,
á m á s de la P ro v id e n c ia D iv in a q u e vela c o n s t a n t e ­
m e n te po r todos y cada u n o de lo s in d iv id u o s de la
e sp ecie h u m a n a , tie n e n en el h o g a r la p r o te c c ió n de
la f a m i l i a ; en la e s c u e la , la de los p ro feso res ó p ro fe­
s o r a s , y en to das p a rte s la de las au to rid a d e s , cu yo s
delegados v ig ila n á los m a l h e c h o r e s q u e p o d rían
c a u s a r a lg ú n d a ñ o , y tr i b u n a l e s q u e ca s tig a n á los
q u e se a tr e v e n á f a l ta r ¡í la ley ; si v i a ja n , se les
d irá q u e las e m p r e s a s m a r í t i m a s y las de f e r r o c a ­
r r i l e s , po r h u m a n i d a d y por i n t e r é s , to m an toda c l a ­
se de p r e c a u c io n e s para q u e no o c u r r a n a c c i d e n te s
d e s g ra c ia d o s ; y c u a n d o u n o de e so s tris te s a c o n t e c i ­
m i e n to s , q u e de vez en c u a n d o s ie m b r a n la c o n s t e r ­
n a c ió n en u n p a ís , a l a r m e á lo s e d u ca n d o s de un a
e s c u e la , se les dice q u e ta les s u c e s o s , p r u e b a s ó c a s ­
tig os, q u e p e r m i t e D ios r a r í s i m a s veces en s u s alto s
é i n e s c r u t a b le s d e s ig n io s , deben s e r v i r á lo s b u e n o s ,
— 37 —
no p a ra a te m o r iz a rs e i n ú ti lm e n te , s in o para v i v i r
c o n f o r m e á la ley y á la c o n c i e n c i a , en c u yo ca s o la
m u e r te , q u e Larde ó te m p ra n o ha de v e n ir, no es
m á s q u e el tr á n s ito de esta vida á otra m e jo r, en la
q u e un P a d r e b ond a d o so está e sp e ra n d o con los b r a ­
zos a b ie r to s á los h i jo s q u e fielm ente le han s e r v id o .
L a tem erid ad es el e x c e s o de c o r a je , la e x a g e r a c ió n
del v a lo r; r a ra vez se p re s e n ta en las n iñ a s m en los
p á rv u lo s ; y c o n fr e c u e n c ia en los m u c h a c h o s de diez
á d oce añ o s , de c o n s ti tu c ió n r o b u s t a .
líl n iñ o t e m e r a r io , h a c ie n d o a la rd e de q u e nada le
im p on e , lo m i s m o d e s p r e cia los c o n s e jo s de la h i g i e ­
ne q u e los de la p r u d e n c ia ; y á éste es n e c e s a rio h a ­
c e r le e n te n d e r q u e , a s í c o m o Dios p re m ia y la fa m i­
l ia y la socied ad c o m p a d e c e al q u e s u fre con p a c i e n ­
c ia u n a d e s g ra c ia q u e no ha podido p re v e r, se hace
d ig n o de c a s t i g o y de c e n s u r a el m u c h a c h o q u e pone
en p e lig ro su vid a, e ch á n d o s e á un río sin ser m u y
d iestro en la n a ta c ió n , trepando i\ un á r b o l, c u y a s
e n d eb le s ra m a s pueden d e s g a ja r s e , e x p o n ié n d o s e á
una c o r r ie n te de a ire , b e b ie n d o ag u a fría c u a n d o sus
m i e m b r o s e stá n b a ñ a d o s en s u d o r ó r e h u s a n d o , en
c a s o de e n fe rm e d ad , las m e d ic in a s que h a n de d ev o l­
v erle la salu d .
CAPÍTULO IV

Curiosidad, s o r p r e s a .

El Liorno p a rv u lillo q u e e m p re n d e la p e re g rin a c ió n


p o r Jas sen d a s de la vida, es s e m e ja n te ó la p e rs o n a
traslad ada á p aís rem oto, para q u ien todo es n u ev o ,
todo d esc o n o cid o .
S i n e m b a r g o , los o b je to s con los c u a le s se ha fa­
m ilia riz a d o desde q u e a b rió los o jo s á la lu z , los m i r a
con cie rta in d ife r e n c ia . lo q u e 110 suced e c u a n d o se-
p re s e n ta u n a cosa nueva ó d e s c o n o c id a , q u e e x c i t a
p o d e ro s a m en te su a te n c ió n . Y q ue no se s acia de ver
cosas nu ev as, lo p ru e b a el deseo q u e m a n ifie s ta de
s a lir de casa, cu a n d o este deseo no ob edece á la n e ­
cesid ad de e je r c i t a r sus m ie m b ro s , puesto que no
s a b e a n d ar.
liste instinLo es ya p riv a tiv o det h o m b r e ; los a n i ­
m ales n o m a n ifie s ta n c u rio sid a d , aun cu an d o p e r te ­
nezcan á las e sp ecies m ás in te lig e n te s , co m o el p e ­
rro ó el ca b a llo ; d a rá n m u e s tr a s de c o n o c e r a lg u n a s
p e rs o n a s , lo c a le s ú otros o b je to s , pero n o de d e s e a r
c o n o c e r otros n u ev o s, y es q u e la cu rio sid a d , el de­
seo de s a b e r es sólo n e c e s a rio á la e sp ec ie h u m a n a .
T a n to en la casa p a te rn a c o m o en las e scu e la s y
— 39 -
co le g io s , puede e x p lo ta r s e la c u rio sid a d (le los n iñ o s
de uno y otro s e x o para c o m u n i c a r l e s p re cio s o s c o ­
n o c i m i e n to s ; se presta a d m i r a b l e m e n t e á fá cil i tai*
las lla m ad a s l e c c i o n e s de co s a s , q u e en n u e s tro país
se a c o s tu m b r a dar· en las e s c u e la s d e 1 p á rv u lo s, y en
o tra s n a c io n e s , co m o A le m a n ia . S u iz a y Hélgica, las
van c o n t in u a n d o en todos los g rad o s de la (Mise-
ña nza.
lil no e s c u c h a r á los p e q u e ñ u e lo s c u an d o p r e g u n ­
ten. ó re s p o n d e rle s de nn modo (ñ usco y b rev e, es
c e r r a r l e s uno de los c a m i n o s m ás fá cile s y m ás a m e ­
n os de la i n s t r u c c i ó n ; c o n t e s ta r á todas sus p r e g u n ­
tas. a u n c u a n d o sean im p o r tu n a s por la m a te ria , f o r ­
m a. s itio ú h o ra, ni es p o sib le ni s e r ía p ru d ente-
debe. pues, c o n te s ta r s e m o d e s ta m e n te en c i e r t o s ca;
s os: «No lo sé», puesto q u e nadie está obligado á s a ­
berlo lodo; pero e sto no m u y fr e c u e n t e m e n te , para
q u e la cria tu r a no fo rm e una d e s v e n ta jo s a ¡dea de la
c i e n c i a de su su p e rio r y más á m enu d o : «A h ora
no tengo tiem po de e x p l i c á r t e lo » ; ó bien: «No s a ­
bes b a s t a n te aún para e n te n d e r lo ; cu a n d o seas m ás
in s tru id o , le lo e x p l i c a r é » .
S i n e m b a r g o , en la c la se es donde se puede s a c a r
e x c e le n te p artid o de la s p re g u n ta s de los n iñ o s . S e
Íes p re s e n ta un m u e b le ó un ap a rato d es tin a d o á la
e n s eñ a n z a , un g lobo te rrá q u e o , u n a esfera a rm ila r,
un tab lero co n tad o r, e tc .; si n u n c a le han visto, p r e ­
g u n ta r á n al pu nto su n o m b r e y iin á q u e se d e s ­
tin a, y e n to n c e s es la o c a s i ó n , d e s p u é s de re s p o n d e r
con p re cisión y c la rid a d , de m a n i fe s ta r á los tiern o s
o y e n te s los d iv erso s a r te s a n o s q ue ha n in te rv e n id o
e n su fo r m a c ió n , las v arias m a te r ia s de q u e ha sido
forzoso e c h a r m a n o , la viveza y h e rm o su ra de los c o ­
lores y la variedad de las fo rm as de s u s p a rte s ; de
m odo q u e u n o b je to d es tin a d o á lina de las m ás á r i ­
das a s ig n a t u r a s , c u a l es la A r itm é tic a , para la q u e
s irv e el tab le ro c o n tad o r, puede c o n d u c ir á los niños
— 40
á Ira Lar de una in lin id a d tí e a s u n to s á cu a l m ás i n t e ­
re s a n te , y ni lle g a r á las p rim e ra s m a te r i a s , al p r e ­
g u n t a r los a l u m n o s de d ónd e ha salido el h ier ro para
las b a r r it a s , y la m a d e ra p a ra el pie y para las b o la s ,
hay o cas ió n de h a b l a r ríe D io s , p rin c ip io y cau sa de
todo lo cread o.
Sea una e scu e la de n iñ a s , y el o b je lo un d ib u jo
para b o rd a r.
Las d is cíp u lo s p re g u n ta n qué r e p r e s e n t a , y cóm o
y con q u é m a te r i a le s se va á b o r d a r , y q u ié n debe
b o rd arle, lie a q u í una c o y u n tu r a para dar á las
a lu m n a s n o c io n es de H is to r ia n a tu ra l, hab la n d o de
la B o tá n i c a , á q u e p e rte n e cen las (lores allí p in ta d a s ;
de la Zoología ó re in o a n i m a l , de que proceden las
la n a s ó sedas co n q u e se ha de b o rd a r; de la M in e ra ­
logía ó r e in o m i n e r a l, á q u e p e rte n e cen la a g u ja , el
dedal y las t i je r a s , u t e n s ilio s n e c e s a r io s para e je c u ­
ta r a q u e lla labor; de la a p lica ció n de Ja niña que va
á ocu p a rse en e lla , pu esto q ue ha pasado por lodos
Jos grados de esta i n t e r e s a n t e a s ig n a t u r a , sin lo cu al
no se le p e rm itiría e je r c i t a r s e en una la b o r de a d o r ­
no, siend o p re c iso a n te s s a b e r coser, z u r c ir y r e m e n ­
dar.
— P e ro este tu lip á n , esta rosa, estas violetas (puede
d e c ír se le s ), no serán mas q u e c o p ia s m u y im p e r f e c ­
tas del o r ig in a l, com o lo son igual m e n tí 1 las q u e se
c o n s tr u y e n de b a tis ta , raso ó te rcio p e lo ; el m ás s ab io
de los h o m b r e s , la más i n d u s trio s a fie Las m u je r e s ,
el m ás poderoso de los rey es, no puede h a c e r el p é l a ­
lo de una llor. líl poder c re a d o r e x i s t e sólo en la
D iv in i d a d .
E n s é ñ e s e á los a l u m n o s ó a l u m n a s el retraLo de
un h o m b r e ó m u je r ilusLre, y en s e g u id a p re g u n ta ­
rán q u ién es, cóm o se l la m a , c u á n d o e x i s tió y q u é
ha he ch o para q u e su n o m b r e pase á la posterid ad;
he a q u í la o p o rtu n id a d de dar una lecc ió n de H i s t o ­
ria , y acaso una de M o ral, si se elige un p e r s o n a je
— 41 —
q ue haya b rilla d o por sus virLudes ó q u e se h a y a h e ­
c h o a d m ir a r por m edio de una a c c i ó n m a g n á n i m a ; ó
de a m o r á la C ie n cia , si la eíigie e s la de un c é le b re
e s c r ito r, n a tu ralisL a, fís ico ó m a te m á t ic o .
S i es u n cu ad ro q u e re p re s e n te u j i a s u n to r e l i g i o ­
so, puede s erv ir p a ta una lección de H istoria s a ­
grada.
L o q u e s o rp ren d e á los niños por lo n u ev o é i n e s ­
perado. e x c i t a m ás v iv a m en te su a te n c ió n q u e lo q ue,
a u n q u e variad o, es s e m e ja n t e á olra cosa q u e ven
d ia r ia m e n te ; a s i, p o r e je m p lo , si e stá n a c o s tu m b r a d o s
á te ner fe riada la tard e del ju e v e s, por m á s q u e te n ­
gan por c o s tu m b r e ir cada vez á p a s e a r por d ife re n te
s itio con el padre, el a b u e lo , el ayo ó el c ria d o ; los
lle n a rá de jú b i l o la s o rp re n d e n te n o t ic i a q u e se le dó
un ju e v e s por la m a ñ a n a , al d e c ir el M a e s tro ó la
M ae stra :
— E sta la rd e no hay c la se ; pero q u ien tenga gusLo en
a c o m p a ñ a r m e , podrá v e n ir co n m ig o á ver una fá b r i ­
ca, un a era , un c o r t ijo ó bien á pasea r por el ca m p o .
S e g u r a m e n t e no ía lfará n in g u n o .
No n e c e s ita m o s d e c ir lo q u e y a in s in u a m o s en
o tro lu g ar, esto es. q ue puede s a c a r el e d u cad o r g ra n
partid o de estos paseos, h a c ie n d o q u e los e sco la r e s se
lijen en la in d u s tria y a ctiv id a d de los op era rio s de
u n a fá b r ic a ; en la p ro dig iosa m u ltitu d de d orad as
e sp ig a s co n que la m u n if ic e n c ia de D io s p re m ia los
a ta ñ e s del la b ra d o r ; en la c a s it a de c am po en q u e la
h a c e n d o s a a ld e an a c ría a n i m a l e s p a ra v end er; en la
c l u e c a , los p o llu e lo s. los p a lo m o s y c o n e jo s , ó acaso,
s egú n el país, podrán a d m ir a r los g u s a n o s de seda,
u n os e n c a ra m a d o s en los a r b o lillo s , b u s c a n d o sitio
p a ra h i l a r su ca p u llo; o tro s , e n v u e lto s ya en él á m e ­
dio te je r, com o en tr a n s p a r e n t e velo, y otros q u e se
ad iv in a n d e n tro de su pequ eña y d orada cá rce l, ya
c o n c lu id a .
E s ta s l e r d o n e s r e c r e a tiv a s é in esp e rad as, se r á n
m á s » l il e s y m ás g ra ta s á los e sco lares, q u e Lodas
la s q u e pu ed an a p re n d e r en los lib ro s , y a u n las q n e
s a q u e a de las e x p l i c a c io n e s de los M a e stro s.
P o r s orp resa ta m b ié n , y s a t i s f a c i é n d o l a c u r i o s i ­
dad, pero p re g u n ta n d o , en vez d e s e e p re g u n ta d o s ,
c o n fo rm e al m étodo llam ad o s o c r á t ic o , puede el
M ae s tro ó la M a e s tra e n s e ñ a r las a s ig n a t u r a s m á s
á r i d a s e x c i ta n d o el i n te r é s y la a te n c ió n .
— ¿Cuál es tu n o m b re de p ila ?— pregunta 1111 M a e s ­
tro á uno de los m e n o r e s a lu m n o s . Y é ste, q u e l le v a ­
ba bien ó m al estud iad a un le c c ió n de G r a m á tic a ,
cre y en d o q u e el M aestro no recu e rd a su n o m b r e y
q u e aq u e llo no form a p a rte de la lec ció n , re s p o n ­
d erá:
— L u is, p a ra s e r v ir á usted, se ñ o r M aestro.
— ¿Hay a lg ú n otro q ue se lla m e L u i s ?
— Y o — responde o tro .
— S e dice servid o r de usted — le a d v ierte el p r i ­
mero.
— Déjale; y vu estro M aestro, ¿ có m o se l l a m a ? —
dice el m is m o p ro fe so r.
— ¿U ste d ? Don R a fae l.
— C o n (fue. ¿ q u i é n se l l a m a L u i s ?
— Yo.
— Y yo.
— ¿ Y q u ién se llam a R a fa e l?
— U sted .
— Así, pu es, estas p alab ra s L u i s y R a fa e l, q u é
s o n . .. ¿Q ué p a rtes de la o r a c ió n son?
— N o m b re s pro p io s— re s p o n d e rá uno.
— ¿Con q u é lo he m os s u s t i t u i d o ? . . .
T od os c a lla n .
— ¿N o s a b é is lo q u e q u i e r e d e c ir s u s t i t u ir ?
— No, señ or.
— No n o s a co rd am o s.
— ¿Q u ién estaba en mi lu g a r cu an d o estu v e e n ­
fe rm o ?
— 43 —
— Don J u a n . Y o no le q u e ría Lanto c o m o á usted.
— No nos e n s e ñ a b a de este modo ta n b o n ito .
— Nada de eso he p re g u n ta d o. E s ta b a en mi l u g a r ,
¿verdad?
— S í , s e ñ o r.
— E ra , p u es, mi s u s titu to .
— E s v e rd ad ; eso d ijo é l.
— Ale s u s t i t u ía , ¿no es cierto?
— S í , señ or.
— L levaos este tin te ro , q u e puede v o le a rs e .
— ¿D ónd e le p o n d r e m o s ?
— D en tro del a r m a r io . T raed a q u e llo s l i b r o s . ¿No-
están a h o r a los lib ro s en el l u g a r del tin te ro ?
— S í , señ or.
— ¿No d ir e m o s q u e le han s u s ti tu id o 9
— S í , s e ñ o r.
— L uego ¿qué es s u s ti tu ir ?
— P o n e r un a cosa en lu g a r de otra.
— O una p e rso n a ; p o rq u e don J u a n y yo no som o s
cosas.
— O un a p e rs o n a , s í , s eñ o r.
— lJ ues si la p a la b ra yo„ en tu b oca, q u ie r e d e c i r
l u i s , y la p a lab ra usted, R afael, ¿que olicio d es e m p e ­
ñan en la oración ?
— S u s t i t u y e n al n o m i n e .
— ¿Y có m o se llam a la palabra q u e s u s titu y e al·
nom bre?
— Pronom bre.
— ¿Oué será n , pues, las p a la b ra s m fe d y i/o?
— Pronom bres.
— Muy b ie n . Kste (Locando á un n i ñ o ; no a p r e n d e ­
rá nad a, p o rq u e está d is tr a íd o . A v e r: ¿q u ién he d i c h a
qu e no a p re n d e ría ?
— Gil.
— Yo no he d ic h o Gil.
— P e ro ha d ic h o usted esle. y to caba á Gil.
— ¿Con q u e la p a la b ra esle q u i e r e d e c ir G il?
— 44 —
— E q el caso p re s en te, sí, s e ñ o r.
— Y si te h u b i e s e tocado á ti q u e r r ía d e c i r . . .
— L o p e . P e r o y o no e stoy d is tr a íd o .
— ¿C ó m o h a b ía de h a b e r d ich o en ese c a s o ?
— Esle a p re n d e rá, po rq u e está a t e n t o .
— Con q u e la p a la b ra csle, q u e s u s t i t u y e á los
n o m b r e s Gil. Lope ó c u a lq u ie r a otro, será t a m b i é n . . .
— P ronom bre.
— D e c id m e 'o tr o s p ro n o m b r e s .
— Tú.
— N o so tro s.
— Esos.
— A quel.
— P o n e d lo s en un a o r a c i ó n .
— N osotros a m a m o s al s eñ o r M aestro.
— B a s ta .

L le g a a n te la M a e s tra un gru p o de n i ñ a s , c a n s a d a s
d e h a c e r c i fr a s en el e n cerad o , b a jo la v i g i la n c i a de
un a i n s tr u c t o r a , y la pro feso ra le s dice:
— ¿ S a b é i s lo q u e te n g o en esta c a ji t a ?
— S e r á un a b a r r a de y e s o — d ice u n a .
— No. p o r cie r t o , te has e q u iv o c ad o ; ya no la n e c e ­
s it a m o s . p o rq u e p o r h o y h a b é i s e sc r ito b a s t a n te .
L a s n in a s se s o n ríe n c o n s a t i s f a c c i ó n .
L a M ae s tra a b re i a c a ja .
— ¡Ay! son a lfileres con la c a b e d l a de v id rio .
— ¡Qué b o n ito s son!
— ¡De c u á n to s colore s!
— ¿Qué tengo, pu es, en la caja?
— A l f i le r e s .
— ¿C u ánto s?
— M uchos.
— ¿No s e puede d e c ir de otra m a n e r a ?
— S i no los c o n t a m o s , no.
— ¿Qué es c a n tid a d ?
L a s n i ñ a s c a lla n .
— ¿N o os lo lia e n s e ñ a d o la i n s t r u c t o r a ?
— S í ; pero vo no m e a c u e rd o .
- ¿ Y tú?
— E spere u ste d un p o c o ... Todo lo q u e es s u s c e p ti ­
b le de a u m e n t o ó d is m i n u c ió n .
— ¿ E s s u s c e p ti b l e de a u m e n to el n ú m e r o de alfile­
res q u e hay en e s t a c a ja ? B e otro modo: ¿ S e p u ed en
a u m e n t a r lo s a h ilé re s ele esta c a ja ?
— S i tu v ié s e m o s m á s . . .
— S u p o n g a m o s q u e te n e m o s .
— E n to n c e s se pueden a u m e n t a r .
— ¿ P u e d e n d ¡s m in u ir s e ?
— S i se los pone u ste d en el v e s tid o ...
— O en la m a n t i l l a . . .
— O n o s los da n s te d á n o so tras.
— E n ese ca so , ¿ d i s m i n u i r í a n los de la c a ja ?
— ¿Q u ién lo d ud a?
— P u e s si p u ed e n a u m e n ta r s e y d is m i n u ir s e , y
lodo lo q u e es s u s c e p ti b l e de a u m e n to y d i s m i n u ­
c ió n se lla m a c a n tid a d , ¿qué d ir e m o s q u e hay en esta
c a ji ta ?
— Una c a n tid a d de alfile re s .
'■* — \iuy b ie n . T ú . n i ñ a , e sco g e todos lo s q u e tie n e n
la cabeza a z u l .
— Ya e s t á n ; no hay m á s q u e s eis .
— ¿Qué tien es en la m a n o ?
— S e is alfile res.
— ¿No son u n id a d es m as que las b o la s del ta b le ro
co n ta d o r?
— S í , s e ñ o ra , c u a l q u i e r o b je to es u n a u n id a d .
— ¿ Y no es un o b je to ca d a alfiler?
— S í , s e ñ o ra .
— Con q ue, tie n e s en la m a n o ,. .
— S e i s u n id a d es .
— Una ó m ás u n id ad es, ¿ q u é f o r m a n ?
— 4G —
— Lrn n ú m e r o .
— De e sa m a n e r a d ir e m o s ...
— Que tengo un n ú m e r o de a liile re s.
Otro día se proced erá á la e n s e ñ a n z a de la s u m a ,
v a lié n d o s e de los pro p io s o b je to s ó de flo re c illa s del
ja r d í n , le g u m b r e s , p i e d r e c i t a s ó c u a lq u i e r a o tra cosa
q u e h a l a g u e su i m a g in a c ió n , y lo m i s m o podrá h a ­
c e rs e con la s u s tr a c c ió n ó r e s ta ; re p a rtie n d o d espu és
e n tr e la s a l u m n a s q u e m e jo r h a y a n co n te s ta d o a l ­
g u n o s de los e n s e r e s q u e h a n servido p a r a l a le c c ió n ,
y po r este e stilo se pu ed en c o n t in u a r , u n o s e je r c i ­
cio s q u e , te n ie n d o el a tra c t iv o de la s o rp res a y de
la novedad, 110 p r o d u c e n el c a n s a n c i o y s o s tie n e n
s ie m p r e viva la a te n c ió n del in fa n til a u d i to r io .
CAPÍTULO V.

Adm iración.

M o stra d al ald e a n o una ciu d ad m a g n ílic a , co n s u s


r e c ta s ca lle s, sus a m e n o s p a s e o s , su s g ra n d io s o s e d i ­
ficios, s u s tem p los, sus te a tro s, su s r i q u í s im o s c o ­
m e rc io s , s u r lid o s de c u a n to el h u m a n o in g e n io lia
podido i n ven Lar. y c u a n t o m a y o r sea el d es a rro llo de
su i n te li g e n c i a , nías com p re n d e rá su valor, su b e l l e ­
za. la in m e n s a d i s ta n c i a q u e m e d ia e n tr e lo q u e h a
v isto en su a ldea y lo q u e o b s erv a por p r i m e r a vez,
y m a y o r será la a d m ir a c ió n q u e se a po dere de su
a l m a ; p o rq u e si fuese un e stú p id o , la m i s m a i m p r e ­
s ió n le p ro d u c ir ía la o b r a a r q u i t e c t ó n i c a de u n b e ­
l lís im o p a la cio q u e el b a r r a c ó n en q u e u n c h a r l a t á n
e x h i b e la m u jer g o rd a ó los p e rro s s a b i o s ; ta n to le
a d m i r a r í a el m e jo r c u a d ro , re p ro d u c c ió n de M u rillo
ó de Y elá zq u e z , c o m o el ca rte ló n del a n u n c i o de u n a
fu n c ió n te a tra l.
E l n i ñ o es el fo ra s te r o re c ié n lle g a d o á la vid a,
dotado del i n s t i n t o de a d m i r a c i ó n , i n n a to en el s é r
r a c i o n a l , y t a m b ié n p riv ativ o de é l, co m o el de la c u ­
riosid a d , de que h e m o s h a b la d o en el ca p itu lo a n t e -
— '(:8 —

ce den te. S i se d ir ig e eu él esLc i n s t in t o h a c ia lo v e r ­


d a d e ra m e n te b ello en el orden m o ral y m a te r i a l, se
co n v e r tir á en un s e n t im ie n t o n o b le y d elicado , en
a m o r á lo ju s to , á lo h e r m o s o , á lo b u e n o y en r e s ­
peto p ro fu n d o h a c i a A q u el que en un g rad o s u p e rio r
r e u n e e stas cu a lid a d e s .
P a r a eso es n e ce s a rio q u e los n iñ o s vean eu su
ca s a y en la s e sc u e la s y cole gios el orden más c o m ­
pleto; q u e s e les a c o s tu m b r e á lle v a r vestid o s ( a u n ­
q u e s e n c illo s y p o b re s , si es n ecesario) l im p io s , de
huen g u sto por la fo rm a y el co lo r, y b ie n p u esto s
s o b re su c u e rp e c íto ; q u e c u a n d o se c o m p la z c a n en
m ir a r un m a m a r r a c h o , po r e je m p lo , un a e sta m p a de
b a sto s é i m p ro p io s co lo re s ó u n m u ñ e c o de m i e m ­
b r o s d e s p r o p o r c io n a d o s , se les diga q u e aq uello es
feo, q u e no v a le nad a, y se les h a g a n o ta r q u e el s a n ­
to ó el n iñ o pintad o tie n e las m e ji l l a s del color de la
s a n g re , y q u e la m u ñ e c a tien e el c u e l lo m ás delgado
q u e los b ra zo s; te n ien d o cu id ad o de f a c ilita r le ju g u e ­
tes q ue, a u n q u e sean en m e n o r n ú m e ro y de escaso
v a lo r , g u a r d e n p r o p o rc ió n e n tr e el todo y las partes,
y no ca re z c a n de propied ad en lo s co lo re s .
A l e n tr e g a r l e s un o b je to q u e tenga e s t a s c u a li d a ­
d es, se Ies d ic e :— E s to es herm oso; r e p a ra , n iñ o , q u é
b ie n form ad o está e ste b a r q u it o , co n sus velas, sus
j a r c i a s , todo tan b ie n p ro p o r c io n a d o ... ¡Observa tú,
n i ñ a , q u é b u e n a c a ra tien e este b eb é, q u é lind os b ra-
c i l o s y c u á n b ie n le s ie n ta ese vestido de c o lo r de
r o s a , con sus b la n c o s e n c a je s !
Así, c u a n d o un día c o m e te n u n a a c c ió n d es c o rté s
ó d ice n u n a p a l a b r a im p r u d e n te y se les ad v ierte q u e
a q u e llo es feo, re c o r d a r á n q u e ta m b ién era feo el j u ­
g u e te -a d e fe sio , de ra ro s co lo re s y fo rm a s irre g u la re s ,
y al oir q u e un a cto suyo ó de otro n iñ o ó n iñ a se
ca lifica de herm oso, s e a c o r d a r á n , tal vez in v o l u n ta ­
r i a m e n t e , del p r e c i o s o b a r q u ic h u e lo ó la lind a m u ­
ñe ca .
— 49 —
[)e este modo es co m o em piezan á fo rm ar idea de
la belle z a m o r a l.
D ígase lo m i s m o de la M ú sica, de la E s c u l t u r a ,
etcétera.
Una n iñ a da el bollo ó la f ru ta q u e tenía para m e ­
re n d a r á un p o bre ciego , q u e en la p r ó x i m a e s q u in a
c a n t a desen tonada m e n te al c o m p á s de u n a g u ita rr a
q u e r a s c a con fu erza, pero q u e no acom paña á su
c a n to , p o rq u e d is u e n a de él; y, co n m o v id a á la v is ta
de la m i s e r i a del cieg o , y poco d esa rro llad o en ella
el g u sto a r m ó n ic o ó s en tid o m u s ic a l , d ice:
— ¡Qué b ie n c a n ta ese ciego!
E s n e c e s a r io d ecirle:
— No, por c ie rto . Tú has obrad o m e jo r q u e c a n ta
el c i e g o .
— ¿Qué q u ie r e d e c ir eso?
— Que tu a c c i ó n es b u e n a , po rq u e te h a s c o m p a d e ­
cido de tu p r ó ji m o n e ce s ita d o ; pero el c a n to del c i e ­
go, a r t í s t i c a m e n t e c o n s id era d o , es m u y m alo.
S e la lleva otro día á una re u n ió n en q u e un a r tis ta
c a n te a d m i r a b l e m e n t e , y se le hace n o ta r la d i f e r e n ­
c ia . P e ro lo q u e 110 es tan fácil, a te n d id o el p u n ib le
d escu id o q u e re in a en la m a t e r i a , es d e s tr u i r la m a la
im p re s ió n q u e pro d u ce en u n a p e rs o n a , en q u i e n
em p ieza á d e s a rr o lla rs e el s e n t im ie n t o a r t í s t i c o , la
p r e s e n c ia de un a im a g e n o b ra de u n p in to r a d o c e ­
nado ó de un p é s im o e s c u lto r .
D u é len o s ver á u n a piadosa y tiern a n i ñ a (á la
q u e se h a h ab lad o de la V irgen M a ría co m o de u n a
m u je r de s u p e r i o r belleza m o ra l y fís ica ) d e la n te de
u n a de esa s im á g e n e s tan i n c o r r e c ta s y v u lg a r e s , t a n
feas, p a r a d e c i d o de u n a vez, q u e la c r i a t u r a q u e h a
oído h a b la r de un sér e n c a n ta d o r y a d m i r a b l e , y q uizá
ha c o n c e b id o en su m e n te la idea de u n a h e r m o s u ­
ra m a y o r q u e la de la m u je r q u e e n su c o n c e p to sea
m ás b e lla , al l e v a n ta r los o jo s y f ija r lo s en su ro stro
no podrá m e n o s de s u f r ir u n a d e ce p ció n .
En n u e s tro h u m ild e c o n c e p to , las im á g e n e s so n
co m o otras m u c h a s co s a s , c u y o m érito n o c o n s i s te
e n la c a n tid a d , s in o en la c a l id a d : y c re e m o s q u e g a ­
n a r í a m u c h o el c u lto re lig io so s i, al q u e re r d otar
u n a ca p illa ó s a n t u a r io de un cu adro ó e s c u ltu r a
q u e re p re s e n t a s e á J e s ú s , á la S a n t a V ir g e n ó á uno
de esos s a n to s o b je to de la v e n e r a c i ó n y te rn u ra de
los heles, se a b rie s e un c o n c u r s o en q u e to m a ran
p a rte los m e jo r e s a r tis ta s . E s e v id e n te q u e c o s ta r ía n
m ás c a r o s , y por lo m is m o p o drían h a c e r s e en m e ­
n o r n ú m e ro ; pe ro ¿q u é im p o r ta ? S e r í a n m e jo r e s y
l le n a r í a n m e jo r su o b je to , q ue es i n s p ir a r la d e v o ­
c i ó n y la piedad.
A c o s t u m b r a r á la in fa n c ia á ver y a d m i r a r las
o b ra s de a rte y á g ra d u a r su m é rito por la p e rfe cció n
co n q u e i m it a n á la N a tu ra le z a , no es d ifícil para
q u ie n s e fije e a los e je m p l o s q u e h e m o s a p u n ta d o , y
en la m i s m a te n d e n c i a de los n iñ o s , q u e al ver un
ju g u e t e , un soldado, un c a b a ll o , u n m u eb le ó un a
m á q u i n a eu m i n i a t u r a , d ic e n : ¡Qué b o n i to ; p arece de
verdad!
llá g a s e le s o b s e r v a r lo m i s m o re s p e cto á un c u a d ro ,
un grab a d o , e le ., y fá c i lm e n t e c o m p re n d e rá n q ue si
es b ello y m ag n ífico el i m i t a r á la N a tu raleza, es p o r­
q ue nada hay ta n h e r m o s o y s u b lim e co m o la N a tu ­
raleza m i s m a , y por c o n s ig u ie n te el A u to r de ésta es
el m á s g r a n d e , el m á s s a bio, el m ás p e rfe cto, el m ás
e m in e n t e de los s e r e s .
E l p ro fe so r ó pro feso ra puede co n v id a r á lo s n iñ o s
á p a s e a r por u n a m e n o ja r d í n q ue co n t e n g a b e lla s
p l a n ta s g r a c i o s a m e n te a g ru p a d a s, re cto s sen dero s,
n n a íu e n t e c o n c a p rich o s o s ju e g o s de ag u a, tal vez
un in v e rn a d e r o c o n p la n ta s tro p ic a le s , una p a ja re r a
con aves e x ó t i c a s , todo d ig n o de a d m i r a c ió n .
— ¿Quién c r e é is q ue ha he ch o todo esto?— p r e g u n ­
tará á los n iñ o s ó n iñ a s .
— U n j a rd i n ero— resp o n d e rá n .
— Un ja r d i n e r o c u id a de to do; pero lia n i n t e r ­
ve n id o va rio s a r te s a n o s para h a c e r las pared es, las
b a la u s t r a d a s , el s u r tid o r , ia p a ja re r a .
— P u e s lodo está m uy b ie n .
— ¿No os parece q u e el p ro p ie ta rio que e m p lea tan
b ie n su d in e ro es h o m b r e de g u s to , y m e re c e n u e s t r o s
p lá cem es por el b u e n uso q u e h ac e de su fo rtu n a ?
— S í, s eñ o r, no h ay duda.
— Así se lo m a n ife s ta ré en v u e stro n o m b r e y e n el
m ío pro p io , cu a n d o tenga el g u sto de verle, pu es es
uno de m is m e jo r e s a m i g o s .
P a sa n d ías, y el M aestro ó M a e stra dice:
— ¿Os a c o r d á is del ja r d í n q u e v im o s h a c e d ías?
— S í , s e ñ o r, era m u y h e rm o so .
— ¿Os g u s ta r ía volv er a llá, ú p r e fe r ir ía is ver otra
cosa?
R e g u l a r m e n te op ta rá n p o r lo ú ltim o .
— P u e s b ie n , i re m o s á ver otra cosa- Aili se e ch a b a
de ver en todas p a r le s la m a n o del h o m b re , ¿ n o es
verd ad?
— E s claro.
— P u e s b ie n , boy verem os algo en q ue sólo se note
la g ran d e z a de Dios.
E l a s u n to q u e p u ed e o f re c e r á los ed u ca n d o s para
e x c i t a r su a d m ir a c ió n , es in a g o ta b le ; p o rq u e so n
i n fin ita s Jas e sce n a s de la N atu ra le za , c o m o in fin ita
es la s a b i d u r í a 6 in m e n s o el poder de s u A u to r . .
Un día puede c o n d u c ir l o s á la c im a de un m o n te
c u b i e r t o de o lo ro s as y s ilv e s tr e s p la n ta s , d o m i n a n d o
un a v asta e x te n s i ó n , en q u e se d iv isen verdes l l a ­
n u r a s , c r i s t a li n o s a rro y os, q u e co m o s e r p ie n te s de
plaLa se d es liz an e n tre la y e r b a , g ru p o s de fro nd osos
a rb o le s , á rid o s p e ñ a s c o s , y á lo lejos u n a lín e a d e s ­
igual y to rtu o s a , de u n c o lo r azulado, en q u e parece
q u e la bóveda ce le s te se i n c li n a h a s ta c o n f u n d i r s e con
ia ¿ierra, y c u y a s o n d u la c i o n e s 110 a c i e r t a n u e s tr a
v is la á d efinir si son n u b e s ó m o n ta ñ a s .
Otro día de p rim a v e ra , les m o s tra rá el c a m p o c o n ­
vertid o eu a m e n o j a r d í n , m á s r is u e ñ o , m ás v a r ia d o ,
m á s p in to r e s c o q u e el del co n s a b id o p ro p ie ta rio . A llí
n in g u n a m an o de h o m b r e ha s em b ra d o las flores,
qu e con a s o m b ro s a p ro fu s ió n y v a rie d ad de p e rfu m e s
y m a tic e s b r o t a n p o r todas p a rtes , y n a d ie sin o Dios
b a coloca d o la fu e n te q u e en p la te a d o s y re to r c id o s
h ilo s b rota e n t r e las l im p ia s p íe d r e c ita s y co r r e
so b re la y e r b a , á la q u e c o m u n i c a u n v e rd o r m ás
b r i l l a n t e q u e el de las e s m e r a ld a s ; a llí no h a y e x ó ­
tica s aves, pero el p a rd illo y el ji l g u e r o c a n ta n a l e ­
g r e m e n te en las r a m a s de s ilv e s tre s á rb o le s , y las
m a rip o s a s ju g u e t e a n y las a b e ja s z u m b a n e n tr e la s
llores, y el b la n q u e c i n o ca ra c o l y el e s c a r a b a jo de
m a t i c e s b r i l l a n t e s y m e tá lic o s c o r re n e n t r e l a y e rb a .
H ágaseles o b s e r v a r otro d ía , aun c u a n d o sea s o l a ­
m e n te á tra v és de los c r i s t a l e s , un a copiosa n e v a d a .
D íg aseles q u e a q u e llo s te n u e s c op os q u e d e s c ie n d e n
de un modo lento y s ile n c io s o , y q u e im p e lid o s con
su a v id a d por el viento se m u ev en b o ri z o n ta l m e n te ,
co m o p e q u e ñ a s m a rip o sa s ó p étalos de b l a n c a ñ o r e -
c illa , 110 son fra g m e n t o s de fo rm a c a p r ic h o s a , s in o
s i m é t r ic a s e s t r e lla s de d ife re n te ta m a ñ o y e s t r u c t u ­
ra , y tr á c e n s e en u n papel ó c ó r te n s e con las ti je r a s
alg u n o s de los m u c h o s d ib u jo s q u e a q u é lla s a fe c ta n ,
o ra p o líg o n o s e x a g o n a le s , ora e stre lla s de s eis p u n ­
tas, s im p le s ó ra m ific a d a s, etc. ( 1 ), y n ó tese con c u a n to
orden se van posand o en la tie r ra y en los te ja d o s ,
s o b re los m o n te s y las l la n u r a s , s o b re las ra m a s de
los d esn u d os á r b o l e s , h a s ta c u b r i r l o todo con un
m a n t o de i n m a c u l a d a b la n c u r a , lig ero al p rin c ip io ,
r e c io d esp u és, s ie m p r e u n if o r m e , m a rc a n d o los r e ­
lie v e s del te rre n o y la fo rm a an g u lo sa de los c u e rp o s ;

(1) K1 ca ^ il út i S c i i h í s Ij í d i b u j ó en It»^ r e g i o n e s p o l a r e s 9(5 fo r m a s


d iferentes.
— 53 —

pero sin q u e en u n a sup e rficie plana se note Ja m e ­


n o r p r o m in e n c ia ni d e s ig u a ld a d .
Cuando cu u n día de v e r a n o , d espu és de u n a
pe q u e ñ a tem pestad y m i e n tr a s todavía d e s cie n d e
m e n u d a llu v ia y el sol b r il la en la a tm ó s fe r a , apare ce
el J a l l í s i m o y esp le n d oro so m e te o ro lla m a d o a rco
i r is , no se d e s p e rd icie la o cas ió n de h a c e r o b s e r v a r
á los n iñ o s aq u ella in m e n s a c i n t a de i n i m i t a b l e s m a ­
t ic e s , en q u e se o s te n ta n los s ie te co lo re s de q u e de­
r iv a n todos los d e m á s , c o n s u s in fin ita s g ra d a c io n e s ,
ju n t o s sin m e z cla r se ni c o n t u n d ir s e , y sin q ue Ja vista
m á s p e rsp ica z pueda n o t a r dónde te r m in a un color
y em pieza el otro.
.Encargúese á Jos n iñ o s , si el M aestro no puede
a c o m p a ñ a r lo s a tales h o ra s, q u e c o n t e m p l e n la b ó ­
veda ce le s te en un a n o c h e s e r e n a , y se Jijen en la
i n n u m e r a b le m u ltitu d de b r il la n t e s e stre lla s de d if e ­
re n te fu lg o r y m a g n itu d ; pero fo rm a n d o todas h e r ­
m o s ís i m o c o n ju n t o .
L lé v e sele s (d onde sea posible) á v e r el m a r , ora
t r a n q u ilo com o b r il la n te azulado esp ejo, con s u a v es
o n d as de s u p e rficie riz ad a , de m a tic e s verd es y ro s a ­
dos, co r o n a d a s de b la n c a e sp u m a y p ro d u cie n d o
so n id o s ca d e n c io s o s ; ora e m b r a v e c id o por la t e m p e s ­
tad, le v an ta n d o g ig a n te s o las, q u e se p r e c ip it a n u n a s
so b re otra s , e s ta lla n d o y ro m p ién d o s e con ru ido a t r o ­
nad or.
E x c i t a d en la in fa n c ia , tan d ó cil á toda c la se de
im p re s io n e s , tan p ro p e n sa á Ja a d m i r a c ió n ; e x c i ta d ,
d e c im o s , en sus jó v e n e s a lm a s de un modo poderoso,
este s e n tim ie n to tan fe cu n d o e n re s u lta d o s ; y c u a n d o
todo lo ha ya n o b serv a d o , m o v ien d o la cab ez a de a r r i ­
ba a b a jo , ju n t a n d o s u s m a n e c i t a s ó lanzand o i n t e r ­
je c c i o n e s q u e e x p r e s e n su a s o m b r o , p re g u n ta d le s una
y otra vez:
¿Q ué m a no s o lícita fo rm ó las Jlorecillas q u e e s m a l ­
ta n la p rad e ra ? ¿Qué g e ó m e tra d ib u jó las d iv er sa s
— oi —

fo rm as , y trazó Jos m illo n e s de m illo n e s tie ro pos d e


n ie v e , y Jos n iv e ló s im é t r ic a m e n t e so b re la tierra?
¿Q ué p i n t o r trazó el a rc o en las n u b e s y le ilu m in ó
co n tan a d m i r a b l e c o lo rid o ? ¿Q ué s e r i n c a n s a b l e
p o bló eJ e sp acio de tan in fin ito n ú m e r o de b r il la n te s
lu c e s ? ¿Qué fuerza poderosa d otó al o cé an o de a q u e
lia p o rte n to s a c a n tid a d de ag u a, y q u é brazo in e r te ,
a p la c a n d o sus iras, le r e s tit u y e Ja c a lm a y le s u je t a
en sus d o m in io s ?
Dios N u e stro S e ñ o r , d ir á n ios pequen u el os. He
a q u í la b a se del s e n t im ie n t o religioso.
E l M aestro h a b la rá á s u s a l u m n o s , ó la M aestra
á s u s a l u m n a s , co n p ro fu n d ís im o respeto de aquel
S é r S u p r e m o , q u e tanto puede y tanto sa b e ; y al
h a c e r l e s n o t a r q u e el a m o r de este S e ñ o r fu erte y
sa b io h a c i a sus d é b ile s y p e q u e ñ a s c r i a t u r a s sólo es
c o m p a r a b le á su c i e n c i a y su poder, no podrán m e ­
nos de s e n t i r g ra titu d y te rn u ra q ue, a u n a d a s a l a
a d m i r a c ió n y el re s p eto , c o n s ti tu y e n la relig iosid a d ,
o r ig e n de la v irtu d y fre n o de los v icio s y p a s io n e s.
L o s n iñ o s q u e a d m i r a n la bondad y la belleza
m o ra l, e stán d isp u esto s á i m i t a r l a ; los q u e respetan
Jo q ue 110 pueden i m it a r , s erán s ie m p r e a te n to s y
co m ed id o s con a q u e lla s p e r s o n a s q u e en c u a lq u ie r
s e n tid o les sean s u p e r i o r e s ; los q u e a d m ira n la
s a b i d u r í a , e s t a r á n d isp u esto s á a d q u ir ir la por m ed io
del e stu d io , y, fi n a l m e n te , los q ue, dotados de una
i m a g in a c ió n viva y fe c u n d a , a d m ira n b a s t a el e n t u ­
s ia s m o las b elle z as de la N atu raleza, m a n i f e s ta c io n e s
d é l a b ondad y g ran d e z a de D io s, se r á n aptos pa ra
el c u ltiv o de la P o e sía , de la M ú s ic a , la P in t u r a ó la
E s c u l t u r a , para c a n t a r y e n a lt e c e r a q u e lla s b ellezas
ó re p ro d u c ir la s en s u s obras.
CAPÍTULO VI.

A m or propio, sentim iento del honor, dignidad.

E l tierno niño g e n e r a lm e n te se ve a g a s a ja d o , a c a ­
ric ia d o , m im a d o (le sus pad res, h e r m a n o s m a y o res y
cria d o s (si los h a y); en c n a n to e m pieza á c o m p re n d e r
el sen tid o de las p a la b r a s , oye q u e se le d irig e n las
m ás g r a ta s y l is o n je r a s , y tanto es así, q u e al p r e g u n ­
tar:
¿Q uién es b u e n o ? Q uién es h e rm o so ? ¿Q u ién es la
jo y a de la c a s a ? ¿Q uién es el m á s q u e rid o de los p a ­
p a s? E l i n o c e n te , q u e a u n no s a b e h a b la r , toca su pe-
c h ito p a ra s e ñ a la r s e á sí m is m o .
¿Q ué m u c h o cjue al d e s a rr o lla rs e en él la p e rc e p ­
c ió n i n te r n a , ó sea la c o n c ie n c ia d el yo, cre a q u e es
ei m e jo r de todos lo s n iñ o s de su ca s a y de [cu antos
conoce?
G ra c ia s si en esta edad c r i t i c a n a c e otro h e r m a n i -
to á q u ie n se pro d ig u e n i g u a l m e n t e , ó quizá c o n m á s
f r e c u e n c i a y e x a g e r a c i ó n , la s m is m a s c a r i c i a s y a l a ­
b a n z a s; p o rq u e e n t o n c e s c o m p re n d e rá v ag a m e n te
q ue a q u e llo s e lo g ios son d eb id o s, no al m ás b u e n o ,
m ás guap o, m á s h e rn io s o , sin o al m ás p e q u e ñ o . E s te
h e c h o p ro v id e n c ia l, n a tu r a l , y q u e casi s ie m p r e pro*
— ü(í —
duce buenos resultadas, los producirá funestos si 110
h ay la debida prudencia en los padres y demás per­
sonas m ayores que rodean al pequeñuelo; porque si
de un modo brusco se le retiran todos los mim os y
h alagos, ó concebirá celos y se entristecerá, ó caerá
en una especie de indiferen cia, no pensando ya en lo
que antes Je decían, procurando comer, ju g a r y h a ­
cer su gu sto, sin cuidarse de si Je aplauden ó cen su ­
ran, y tratando solam ente de su straerse al castigo.
No exageram os en lo que llevam os dicho; pues h e ­
mos observado que sucede m uchas veces en las fa ­
m ilias numerosas y que, careciendo de recursos, tie­
nen que dedicarse al trabajo, que solamente los n i ­
ños de pecho son objeto de la s a te n c io n e s d e la fam ilia;
los demás, quedan abandonados á sí misinos.
No censuram os que al parvu lillo se le prodiguen
toda clase de alabanzas. ¡E s tan natural! Además, no
se míente en absoluto, porque el niño ó la niña
de tal edad es bueno; ¿110 ha de serlo, si es un ángel,
si conserva el precioso tesoro de la in ocencia? Ks
hermoso, tienen razón; como no sea u n a criatura de
facciones m u y raras ó miem bros mal conformados,
n in gu n a carece de cierto infantil atractivo, sobre
todo para los padres y la f a m ilia . Lo que es repren­
sible. porque es pernicioso, es que al niño se le diga
que es bueno ó malo porque sí; conviene hacerle en ­
tender desde m u y temprano que está en su mano ser
b ueno ó dejar de serlo; que lo prim ero se consigue
obedeciendo á los padres, maestros y superiores
(puesto que en los prim eros años no puede él apre­
ciar la bondad ó maldad de las acciones), y que este
es el medio de conservar el cariño de cu antos le tra ­
ten, de que todos hablen bien de él, de que Dios,
aquel Señ o r tan bueno que nos ha creado A todos y
nos ha puesto en el mundo en que h ay tantas cosas
a gra d a b le s; ese Dios que todo lo ve, aun cuando n o s ­
otros no podam os verte, esté satisfecho de su compor-
taim ente, y dispuesto á protegerle y á concederle re­
com pensas en este mumlo, y á llevarle á su lado para
hacerle m u ch o m ás dichoso que en esta vida, porque
le aii]a todavía más que sus padres y tiene cosas m e ­
jores para darle.
Esta idea de un S ér Sup rem o, siem pre y do n d e­
quiera presente, aun qu e in visib le, es bueno iu iciar-
la desde los prim eros años, para robustecerla d e s ­
pués, lo mismo que la de una vid a futura de premios
ó de castigos; con lo prim ero se consigue que los n i ­
ños no se fíen en que nadie los ve cuando vayan á
cometer una acción cen surable; con lo segundo
se les enseña á esperar algo mejor que esta e x is te n ­
cia, que en s u s ratos de a m argu ra y desaliento los
padres m ism os maldecirán ó al m enos calificarán de
m iserable, trabajosa, cruel, en presencia de los peque
ñuelos, que oyen, ven y observan más de lo que ge­
neralmente se cree.
El decir al niño; no te quiero porque eres malo, y
no ex p lic arle en qué ba faltado ni qué puede hacer
para ser bueno y con qu istar de nuevo aquel am or
que lauto se le había exagerado, es una falta gra ve ; y
todavía m ayor la de o lvidarse de lo que se ha dicho,
y de allí á breve rato, sin que la cria tu ra haya hecho
nada para merecerlo, abrazarla, besarla y entregarse
á locos extrem os de cariño.
S i los ch iqu itin e s notan estas inconsecuencias, no
hacen caso de que Ies digan que son buenos ó m a ­
los, que están los m ayores contentos ó descontentos;
pero si pide con insistencia una cosa y no se la dan,
y acostumbrado á que siem pre lo había obtenido
todo, pro rru m p e en am argo llanto, no h ay que d e ­
cirle que es malo porque llora, sino q u e s e r a m u y
bueno si calla; que todos le querrán mucho si se
conforma con la privación de aquel objeto, que, por
otra parte, no le conviene ó no se le puede dar.
A ho ra bien; si Lodos le v u elve n la espalda y en su
despecho se apodera de otra cosa que esté á su a l ­
cance y la rompe, y entonces se le repite que es m a ­
lísim o, que nadie le quiere ya, ó se le da un bofetón,
él, que cree á pie j un tillas lo que le dicen, que sabe
que de malo no ha de p asar y no se le alcanzan los
medios de rehabilitarse, v a ideando nuevas tra vesu ­
ras y perdiendo la concien cia de su propio va le r.
Sab em os de un niño de tres años, que. al decirle
su madre que no le quería* replicó:
— Y a me qu iere p a p á .
— T am poco —dijo la madre.
— Pues me querré yo solo— respondió el p á rvu lo
llorando.
¿No es esto la explosión del am or propio?
líu niño le pega á su herm an ita, ó una n iñ a , en un
acceso de ira, rompe una linda m uñeca; en el p rim er
caso se dice:
— Has h e c h o d a ñ o á l a n iña, y esto Dios no lo quiere,
y tus papas tampoco; si vu elves á hacerlo, nadie Le
am ará ni te llevarem os á paseo ni te com prarem os
cosas b uenas. ¡Un niño como tu, tan querido de
todos, y pegarle á su herm anita!
— ¡Un niño como y o !—dice él para s í ; — tienen r a ­
zón. Y añade en voz alta:
— No lo haré más.
— S í, pero eso no basta; la niña llora porque siente
dolor á consecuencia del golpe que le has dado; dale
un besito, y todos te perdonarem os.
El pequeñuelo obedece sin dificultad, y con el
sentim iento de su propio valer renace la tranquilidad
en su alm a.
No es bueno a pla u d irle en dem asía, porque en tal
caso no temería cometer n u e v a s faltas, cuando es
tan fácil la reparación y ésta merece tan calurosos
elogios; déjesele com prender que sería m ejor no
hab er faltado.
Respecto á la niña que ha roto la m u ñeca, se le
- 59 —
dedican frases sem ejantes á las anteriores, y cuando,
arrepentida, la coja del suelo, contra el cual la h abía
arrojado, la bese é intente vo lver á colocar en su
sitio la pierna ó el brazo que h ab ía arrancado, ó
componer la cabeza que se abrió con el golpe, se *da
á entender que se tiene en cuenta su arrepentim iento,
que se la perdona; pero que com poner la muñeca es
imposible.
— Pero si yo quiero ser b u e n a — dice la ch iq u illa .
— Pues bien, serás una niña buena sin muñeca,
porque has roto la que tenías.
— ¿Pero no venden más muñecas en las tiendas?
— S í, venden, y mamá te com prará otra más a d e ­
lante, si sigues portándote bien; pero inm ediata­
mente es im p osib le.
— ¡A quella no la romperé!
— lis que si la rom pieras no tendrías n in gu n a
más.
A q u e llos niños se acom pañan después al es ta b le ­
cimiento en que deben educarse y se dice á los
respectivos profesores, en su presencia, que los nuevos
educandos aspiran á captarse el aprecio de su s M a e s ­
tros y condiscípulos, como hasta la sazón habían goza­
do el de su fam ilia; que el padre no trata de m arcar al
director del colegio su línea de conducta; que delega
en él su autoridad y no duda de la ju sticia que
preside todos su s actos, y así tendrá un am argo pesar
el día que su hijo deba s u frir un castigo; pero que
cree no llegará este caso, porque el m u ch ach o se
am a bastante á sí m is m o y am a lo suficiente á los
autores de su s días para ev itarse y 'evita rles el d is­
gusto y la vergüenza del castigo.
E l niño ó la niña que esto escucha, se propone no
d efrau d ar las esperanzas de quien tanto confía en él,
y á menos de estar dotado de in ve n cib le indolencia
ó innata travesura, hará todos los esfuerzos im a g i­
nables para merecer el buen concepto de las n u e v a s
— GO —
personas que le rodean, y cuando ya le haya a lc a n ­
zado, para co n servarle. A sí es como se desarrolla el
sentim iento del h on o r.
Cuando se ha conseguido en el h ogar doméstico y
en ^ a escuela que e l niño tema los castigos, d o por
lo que tienen de aflictivo, si no por lo que se rebaja
al m erecerlos, se lia logrado una preciosa ventaja,
porque no h ay necesidad de prodigarlos ni esco­
gitarlos.
El perder un lu gar en la clase, el tener que entre­
g a r un billete de premio ó no recibirle cuando á
otros se les entrega; una ligera reconvención del
Maestro, y hasta una m irada severa, bastan para
que v u elva sobre sí, para que modifique su con ­
du cta ó se enm iende el alu m no en quien el s e n ti­
miento del honor ejerce poderosa influencia.
— E s t o e s in digno de usted— se dice al que por falta
de estudio se presenta un día sin saber la lección, á
la que no co nclu ye su labor para el día prefijado, al
alu m n o ó aluinna que ha empleado palabras poco
corteses al dirigirse á un compañero, y añade él entre
s í : —E s verdad; es indigno de mí, que tan buena r e ­
putación gozaba en la clase; sí, in digno de m í, que
tenía fama de aplicado, cortés y laborioso; no se lo
dirían á Fulano, que ja m á s sabe las lecciones; ni á
Zutana, que pasa meses enteros con una labor entre
manos; ni á Mengano, que siem pre trata mal á los
condiscípulos y riñe frecuentem ente con ellos; es
indigno de un niño ó niña bien educado, y por con­
sigu iente de mí, y así no volveré á caer en sem ejante
f a l t a . — Y be aquí cómo se im pone en aquel alma
jo v en y elevada el sentim iento de la dignidad y cómo
ha bastado una sencilla frase para excitarle.
A h ora bien: ¿sucederá esto con el discípulo en
q u ie n una mala educación doméstica h ay a ahogado
el germen de estos fructíferos y preciosos sen tim ie n ­
tos, que viene á la escuela precedido de una fama
— 61 —
n efasta de rebelde, travieso y desaplicado? ¿Serán
eficaces esas llam adas á unas ideas que no existen,
á instintos que no se han desarrollado? No. por c ie r ­
to; serán lan inútiles como h ab lar de colores á un
ciego ó de sonidos á un sordo de nacim iento.
Estos desgraciados suelen necesitar castigos que
les hagan s u frir m aterialmente, como posiciones
molestas (estar rnucbo rato en pie, algun os m inutos
de rodillas, etc.), ó bien otros que los afrenten p ú b li­
camente; pero unos y otros, si no son frecuentes, no
los temen, y si lo son, con clu yen por fam iliarizarse
con ellos.
La dignidad personal es un escudo contra los vicios
y las malas pasiones; b abladle al que la tiene de que
se le imputa una falta gra ve , una acción deshonrosa,
y echando la cabeza atrás, con noble altivez y gol­
peando su honrado pecho, dirá;
¡¡¡A mil!! grito arrancado del alm a herida en lo
más íntim o y delicado, en lo más sagrado q u e en
ella se encierra, en el honor.
S i algun a vez, du rante el período de la juventud,
los ciegos instintos de las pasiones ofuscan m o m e n ­
táneamente la radiante luz d é l a fe; el sentim iento
del honor, la conciencia de la propia dignidad es el
faro que con su resplandor m ás tibio, pero no menos
puro, g u ía al que sin este a u x ilio poderoso acaso se
e x tra v ia ra hasta caer en el precipicio.
CAPÍTULO VII.

Orgullo, vanidad, soberbia.

«Tanto m ás liuye la v a n a g lo ria — dice un escritor


sag rad o — cuanto más adelantares en la virtu d ; p o i ­
que todos los dem ás vicios se fomentan con otros
vicios, y solamente el orgullo se cría con buenas
obras.»
Kn efecLo; grandísim o ha de ser el cuidado que
ponga el ed ucador para m antener vivo y robusto el
sentim iento del honor en los alu m n os, sin que
degenere en orgullo y a u n en s o b e r b i a , según el
carácter y las circ u n s ta n c ia s de alguno de ellos.
Natu ralm ente; el a gric u lto r que tuviese v a ria s lin­
cas rú sticas, las u n as de fértil suelo, dócil al arado,
rico en n a tu ral abono, fertilizado por abun dantes y
frecuentes llu v ia s ó por el caudaloso río que corre
á su in m ediación, y del cual pueden desviarse las
a gu as necesarias al riego generador; y otras de áspero
y estéril suelo, en que nada ge rm in a y se pierde la
sem illa que se a rro ja, abandonará estas últim as ó
dedicará poco tiempo y cuidado á su cultivo, m ien­
tras se com placerá en con sagrar todos s u s afanes á
las que sabe le darán ciento por uno y cuyos a b u n ­
d antes cereales y dulces frutos com pensarán con
— 63 —
u su ra sus (aligas. A sí. es innegable que los profe­
sores, que, por m u ch a que sea su abnegación y su
paciencia, no tienen la virlurl de los santos ni la
fortaleza de los mártires, no podrán menos de sen tir
cierta predilección po r aquellos niños en quienes el
a m or propio y la dignidad son más eficaces que los
prem ios y castigos, y que sin otro acicate corrigen
su s defectos y adquieren cuantos conocimientos se
les co m u n ic a n . Mas ¡ay! que esta predilección ha de
q u ed ar escondida en el fondo de su alm a; porque í;>
tierra estéril no turne un corazón que, lastim ado
con el abandono en que se la deja, se desan im e y se
entregue á los m alos instintos, ni la rica y feraz es
su sc ep tib le de enorgullecerse con los cuidados de
q u e es objeto.
L a acción del Maestro obra sobre seres a n im a d o s,
sobre criatu ra s de Dios, capaces de pensar, sentir y
obrar; y es preciso a rro ja r á m anos llenas la sem illa
de la buena doctrina y del buen ejemplo, y regarla
con el su dor de su cansada frente, aun en aquellas
alm as en que no se haya iniciado ó, por una mala
educación, se haya ahogado en su germen el f r u c t í­
fero sentim iento de que hem os hablado, y en que no
h agan mella la privación del premio ni la im p o s i­
ción del castigo. Precisa tam bién que sí se alaba al
a lu m no pundonoroso, poniéndole por ejemplo á los
demás, sea siem pre en ausencia s u y a y con cierta
parsim onia, para que si llega á sus oídos, ni se
d u erm a sobre sus lau reles, ni se enorgullezca de su
conducta.
Cuando se nota en un niño ó niña aplicados y de
buen com portam iento la tendencia al orgu llo , es
preciso h acerles notar que este sentim iento podría
co n ve rtirse más adelante en la ciega y loca pasión
de la soberbia, y que, aun no pasando de orgulloso,
atraerá sobre sí la reprobación de Dios y el desprecio
de las person as sen satas.
— ¿De qué estás orgulloso, hi jo mío?— se dirá al niño
en quién se revele este sen tim ien to;—y tú, querida
niña, ¿por qué te juzgas superior á las demás? ¿ P o r ­
que os creéis buenos? ¿No veis que dejaréis de serlo
en cuanto deis cabida en vuestro corazón á esa necia
pasión, que viene á ser una gradación de la sober­
bia, prim ero de todos los pecados capitales? Sabed
que el Divino Maestro reprendió al orgulloso, al que
se tenía por bueno, y menospreciaba á los demás con
la siguiente pa ráb o la:
«Dos hom bres subieron al templo á orar; el uno
era fariseo, y el otro pu b lica n o. E l fariseo, estando
en pie, oraba en su interior, diciendo de este modo:
;Ob Dios! g ra c ia s te doy p orqu e no soy como los
otros h om bres robadores, in ju sto s, ni como este
publicano; ayun o dos veces á la sem ana, doy diezmos
de todo lo que poseo. Mas el publicano, estando
lejos, no osaba ni aun alzar los ojos al cielo, sino
que hería su pecho, diciendo: ¡Dios mío, m u és­
trate propicio á m i, que soy pecador! Os digo, pues,
que éste y no aquél bajó justificado á su casa: P o r­
que todo hombre que se ensalza será h um illado, y
el que se h u m illa será ensalzado.»
Preciosa lección es ésta para hacer com prender á
la niñez cuán agradable á Dios es la persona que
reconoce que, por m ucho que haga por agradarle y
com placerle, es m u ch ísim o más lo que le falta .
¿T e enorgulluces, querido niño, y tú, h ija del alm a,
de vuestro hermoso ro s tro , de vuestros miem bros
robustos, sueltos y bien proporcionados? Más tonto
es esto que en greírse por las cualidades del alm a.
¿No h ab éis visto las flores frescas, lozanas, de b e llí­
sim os colores un día, y al siguiente m arch itas y des­
hojadas? P u es así es la h u m an a belleza. Una enfer­
medad puede d e stru ir en poco tiempo esa herm osura
■y g a lla rd ía de que estáis tan ufanos; y cuando no,
ol tiempo que pasa rápidam en te os irá robando poco
— Go —
á poco los atractivos que son peculiares de la adoles­
cencia y ju ventu d .
¿E s tá is satisfechos de vuestro nacim iento, de v u e s ­
tro noble origen, de la elevada posición de vuestros
padres? Mirad que, según el antiguo reirán «nobleza
obliga», cuanto más fina y rica es la tela, más cu id a ­
do se ha de tener para 110 m anch arla; y que si colo­
cáis un objeto sobre un mueble en el centro de un
salón ó gabinete, y otro debajo de la m esa, so verán
mejor las im perfecciones del prim ero que las del se­
gu nd o; y en verdad que el orgullo es una de las m a ­
yores im p erfecciones.
¿No es por la nobleza? ¿E s acaso por la fortuna de
vu estros padres?
¿Creéis, pues, que si al hijo del leñador le h u b ie ­
sen consultado antes de recib ir la existencia, y h u ­
biese estado dolado de razón para contestar, no h u ­
b iera preferido las comodidades de vu estra casa al
Lecho rústico de su cabaña y al lecho de paja en que
reposa?
¿ E s por ventu ra lo que os Liene tan satisfechos la
prontitud con que aprendéis vu estras lecciones, lo
bien que las recordáis y la limpieza y corrección de
vu estros escritos, dibujos y labores? P ues una in te ­
ligen cia clara, una m emoria fiel, vista fina y p e r s p i­
caz y agilidad en la m ano, ventajas son q u e no se
adquieren con sólo la voluntad y el buen deseo: do­
n es son que provienen de la próvida mano del E t e r ­
no dispensador de todos los bienes, y el niño ó la
niña que se vea lavorecido con estas ventajas, e n r i­
quecido con estos dones, debe h u m illa rs e ante la
bondad del S é r Sup rem o, agradeciéndolos en lo ín ti­
mo de su corazón, compadeciendo y no despreciando
jam ás á los que están privad os de ellos.
L a v a n i d a d e s todavía más tonta que el orgullo,
porque es más frívola, p u es generalm en te se fu n d a
en la belleza física, y á veces, y esto es m u y frecuen­
— 66 —
te 3 en los Ira jes y adornos, que son, como si dijéra­
m os, el complemento de esa m ism a belleza.
L a fuerza del ejemplo, tan poderosa en los prim e­
ros años, es causa de que las niñas se ocupen mucho
más de su vestido, calzado, peinado, de su peineta,
collar y pendientes, que los m uchachos de sus trajes
respectivos; y es que estos últimos, si acom pañan á
paseo á su padre y éste encuentra uno ó varios de
s u s am igos, los oyen h ab lar de política ó de negocios,
acaso de literatura, ciencias, artes u oficios, cosas to ­
das en que no ponen cuidado, porque ni les interesan,
n i el desarrollo de su in teligencia lia llegado al estado
de co m prenderlas; cuando Jas n iñas, si asisten á una
conversación de su madre con otras mujeres, oirán
h ab lar del color de moda, de la forma del vestido que
m ás boga alcanza, del peinado y adornos q u e más
favorecen; y esto lo entienden fácilm ente, y aun
echan una m irada á su trajecito, diciendo para sí:
¿ S í será esto lo que quieren decir estas señoras?
L a niña, pues, suele envanecerse con estas e x t e ­
rioridades, y si sus com pañeras, y hasta las Maestras
halagan tan pu eril pasioncilla, alabando el vestido
que estreua, Jas bolitas, los pendientes ó cualquier
otro dije, tomará m ás y m ás incremento, hasta a v a ­
s allar com pletam ente su volu ntad y con vertirla más
adelan te en un a de estas mujeres que todo lo s a c rifi­
can, todo, b asta el alim ento de sus h ijos y la paz de
su hogar, al a fán de m antener su fama de elegantes,
y que se llenan de gozo al oirse lla m a r adorno de los
salones , sin reparar que así se las com para á u n espejo
de g ra n tamaño, un m ueble rico ó un ja rró n de ñores.
E s tre n a la a lu m n a un traje, y para lla m a r la a ten ­
ción de la profesora, le dice á poco ra to :— Mire u s­
ted, señora Maestra, la n iñ a que está á mi lado m e
dice que este vestido no es tan bonito como el s u y o .—
O bien se queja de que le a rru g a n el traje que se ha
puesto por prim era vez. y dice estas p a lab ras con
— 67 —
marcada intención; pero la Maestra prudente, sin
m irar siqu iera la prenda d e q u e se le habla, en el
p rim er caso contestará:
— En lo que me has manifestado 110 hay motivo de
queja. A esa señorita le parecerá más bonito su ve s­
tido que el tuyo, á ti al contrario; m ejor, así estaréis
contentas las dos*— En el segundo caso, a verig u ará
si la acción ha sido intencionada (que todo podría
ser) ó casual, ó si no h ay tal cosa, y ha sido sólo un
pretexto de la vanitlosilla para atraer las miradas de
todas: si h ay culpa en otra, la reprenderá, y si no,
]e dirá estas ó sem ejantes p a la b ra s:— Haces bien en
cu idar de tu vestido, nuevo (i viejo, bonito ó feo;
porque esta es obligación de toda persona que de
aseada se p r e c ia .
Es m u y conveniente, por último, in cu lca r á la n i ­
ñez. y aun á la ju ven tu d , que si es necia van id a d el
hacer ostentación de la belleza, el talento ú otras
cualidades que recibim os de Dios, lo es mucho m a ­
yor el hacerla del rico traje ó de las jo y as preciosas
que nos proporciona un com erciante á cambio de
u nas cuantas monedas, y que se ostentan y brillan
con m ayor profusión todavía, no solamente sobre un
tonto enriquecido ó un bribón afortunado, sino en
el aparador de un joyero. S i hay mérito en un p r e ­
cioso aderezo, los aplausos los merece el que le cons­
tru yó; en caso, habrá dado prueba de buen gusto la
persona que le ha elegido: en lle va rle , no existe m é­
rito n in g u n o .
El sentim iento de la vanidad y el orgullo, cuando
raya en la ex ageración , se convierte en soberbia, y
a vasa lla de tal modo al desgraciado que de ella está
poseído, que creyéndose superior á los demás, es e s ­
clavo de sí mism o, subyugados su ju icio y su v o l u n ­
tad á las aberraciones de su pasión.
¿D esgraciado hemos dicho? S í, m u y desgraciado;
porque ¿qu é es la soberbia?
— 68 -
El Catecismo contesta:— Un apetito desordenarlo·
de ser preferido á Jos dem ás.
El inundo ignora la absurda pretensión del s o b e r­
bio, y si por acaso la descubre, lejos de preferirle y
estim arle en más, le considera menos, porque ese
instinto ciego oscurece en él cuantas cualidades f í s i ­
cas, morales 6 intelectuales ¡e lia concedido el cielo,
y cuanto más quiere endiosarse y sobreponerse á los
demás, más desprestigiado se ve. Este es su to rm e n ­
to y su castigo.
Siendo los educadores modestos y hum ild es, h a ­
blando con atención y respeto de sus iguales y s u p e ­
riores, refiriendo en presencia de los alu m n os c u e n ­
tos ó ejem plos en que se vea la soberbia abatida y
prem iada la h um ildad, haciéndoles o b s e r v a r á cada
paso lo efím ero de los bienes de la vida, sujetos á i n ­
finitas vicisitu des, se previene la soberbia en los ni­
ños, lo cual es cien veces preferible á tenerla que
castigar.
Concluirem os este largo capítulo, refiriendo la s e n ­
cilla solución que dió una profesora al conflicto pro­
ducido por dos niñas en quienes se r e v e l á b a l a n a ­
ciente soberbia: una de ellas había echado al suelo,
intencionada ó casualm ente, un paquete de libros de
la o t r a .
— Cójamelos u sted—decía la dueña de los libros.
— ¿No son de usted? pues los recojo— respondía la
otra.
— Pues ahí se estarán.
— Ahí se estarán.
I n t e r v í n o l a inspectora; pero los libros p erm an e­
cían en el suelo.
E n terada la directora, se bajó, cogió los libros y
los entregó á su du eñ a. Esta, sonrojada, le dió las
gra c ias y empezó á m u rm u ra r una excusa. La otra,
también corrida, perm anecía con los ojos bajos y la
cubeza inclinada; pero vieron con sorpresa que vol-
— 69 —
vía á ponerlos cu el suelo, diciendo á la que los h a­
bía hecho caer:
— Coja usted ese paquete y entregúelo con buen
modo á su dueña, como yo acabo de hacer.
— L a n iñ a obedeció.
La Maestra volvió á poner el paquete en el suelo,
y dijo á la otra alunina:
— Recoja usted sus libros y guárdelos.
Y habiendo sido obedecida, se alejó gra ve y s ev e­
ra , sin a ñ ad ir una palabra, quedando las dos c o n ­
trincantes en igual estado de á n im o .
N in gu na h u m illa d a , para que no se satisfaciera
s u rival; n in gu na tampoco, ensoberbecida con el
triunfo.
CAPÍTULO VIII.

Temor á los superiores; respeto.

El hijo del poderoso, como el párvulo de hum ilde


cuna, tiene la conciencia de su debilidad física y de
su pobreza intelectual, y a un qu e oiga c o n tin u a ­
mente, como dijim o s en otro capítulo, elogios in m o ­
derados, por medio de la percepción interna se c o ­
noce un poco y ve cuánLo le falta para poder hacer,
no todo, sino algo de lo que hacen los m ayores, co m ­
prendiendo vagamente su inferioridad respecto á las
personas que le rodean.
E í niño de un año, por ejemplo, á quien ponen
arrim adito de espaldas á la pared ó de cara á un
m ueble, en el cual apoya s u s brazos, ¿no veis cómo
a la rga tím idam ente una mano, sin separar la otra
de su punto de apoyo, dem andando al prim ero que
pasa, sea la m adre, ei herm ano ó la criada, el a u x ilio
para moverse de allí y dejar aquella posición, de que
quizá está cansado? A veces la madre está enfrente,
invitándole con sus adem anes á que se decida á dar
algunos pasos vacilantes, y él llora y busca un
objeto que a sir, cogiéndole en cuanto puede, aunque
no sea mas que un dedo ó el extrem o de un bastón-
— 71 —
P ues si él se ve incapaz de andar solo, mientras
ios demás de casa van y vienen en todas direcciones,
¿no ha de creer que son más que él los que tienen
este poder y esta libertad, de que carece?
Más larde, ya anda y empieza á entender un p o ­
quito lo que se dice. Entonces oye q u e le abrazan
diciendo: este- es el retj d<’ la casa! Y aunq u e él
no sabe lo que es rey, por el tono y por los adem anes
con que acom pañan aquellas palab ras, conoce que
ha de ser algo muy bueno; pero la percepción in te r­
na le dice y su corta experien cia confirma que
aquel rey que anda por el piso llano (m ientras un
atolondrado uo tropiece con él y le derribe) no pu e­
de su b ir una gradita sin que alguien venga en su
a u x ilio , mientras los dem ás suben y b ajan á su p l a ­
cer sin dificultad alg u n a . Dice después la m adre ó
la abuela, en la efusión de su cariño: ¡ S i sabe tanto
esta criatura! E l angelito, si comprende lo que es
saber, creerá que, en efecto, sabe mucho; pero que
sabe m ucho más aquella que se lo dice y todas las
otras personas m ayores, pues á cada momento tiene
que preguntarles los nom bres ó el uso de los objetos
que ve por vez p rim era .
Ya hemos manifestado, en los capítulos a n terio ­
res, lo [inconveniente y aun funesto de las a la b a n ­
zas inmerecidas y e x c esiva s que se prodigan á los
pequenuelos; pero ya que esto no se pueda ó no se
sepa evitar, ya que el ciego cariño de la fam ilia se
p erm ita estos desahogos, déjesele al m enos en la
convicción de que, si se le quiere mucho, si se le
m im a, si se adm ira su prog resivo d e s a r r o ll o .e s esto
á p esar de su debilidad, ó q uizá por causa de su
propia debilidad; pues él por naturaleza es tím ido,
se reconoce in ferior, é instintivam ente desea o b e d e ­
cer y tener contentos á aquellos de cu y a protección,
servicios ó apoyo se ve con tinu am en te necesitado.
P a r a com probar la superioridad que la infancia
concede á todas las personas adultas, no Iiay mas
que escuchar las co nversaciones en que da rie n ­
da suelta á sus deseos, y le oiréis decir:— Cuando sea
m ayor, ó cuando sea como mis papas, tendré escope­
tas y perros, ó caballos y coches, ó palacios y j a r ­
dines, ó trajes y joyas, según su sexo, sus inclin a­
ciones ó el m ayor ó m enor desarrollo de su im a g i­
nación. Obsérvese que á los niños no les ocurre que
nada pueda oponerse al logro de sus- deseos; para
ellos, el hom bre y la m u jer lo son todo: el niño 110
es ni puede uada.
Dos ch iqu illos están riñendo en la calle; pasa un
hom bre (sea ó no dependiente de la autoridad), les da
una voz, los amenaza, y estén ó no bien educados,
con tal que 110 se hayan contrariado en ellos los
instintos n aturales, sin pregu ntarle el derecho que
tiene para intervenir en sus discordias, se sep a ­
ran, quizá para volver á d irim ir sus cuestiones á
puñetazo limpio, hasta que otro ve ng a á im pedirlo
definitivamente.
Uno ó varios trepan á un árbol (i se en caram an
sobre un montón de piedras; pasa una persona m a ­
y o r, y les advierte que pueden hacerse daño, no h a ­
cen caso; pasa otro que manda enérgicam ente, a m e ­
nazando si es necesario, y aquéllos, que 110 desistían
de su tem erario empeño por miedo de una caída que
pudiera tener funestos resultados, desisten porque
lo ha mandado un desconocido que se les ha im ­
puesto, y que se proponía apelar á la fuerza para
c on segu ir su objeto; ignoran si con derecho ó sin él,
pero no les im porta saberlo, y hasta es fácil que
desconozcan el significado de la palab ra derecho.
E s n atural que conforme se va desarrollando la 111*
teligencia del niño y van a clarán d ose sus ideas y
rectificando su ju icio, p ierda ese temor in m otivado
que le in sp ira todo el que es m a y o r que él; que com ­
prenda que la fuerza material 110 debe aprovecharse
— 73 —
mas que para favorecer al débil; que nin gú n hom bre
ni m uchacho m ayor que él tiene derecho para d a ñ a r ­
le, m olestarle ni im ponérsele s iqu iera, y que en el
mismo caso está él respecto á ios nifios menores.
Acaso el pequeñuelo observará que ha visto a un
hombre ó á una m u je r amenazar ó dar un golpe á
su h erm an illo ó su vecino; en tal ca so , hay que ad­
vertirle que si se hizo por evitar un daño mayor,
como en Jos ejemplos que antes liemos citado de
riña ó peligro de caída, la persona m a y o r ha obrado
bien; mas si, lo que 110 es frecuente, ha sido un acto
de crueldad ó una venganza, su conducta es r e p r e n ­
sible, y Dios, protector del débil y del inocente, la
ju sticia h um ana (cuando el caso es grave) y Ja in d ig ­
nación de las personas honradas castigan siem pre
al que abusa de su superioridad física para o p rim ir
al que le es in ferior en este sentido. Pero al mismo
com pás que desaparece ese temor debe au m en ta r
el respeto, que es más racional, más lógico y p r u ­
dente.
E l respeto 110 se funda en la fuerza m aterial; es
enteramente independiente de ella, y esto se de­
m u estra á los niños antes en el h ogar que en la e s ­
cuela, y teniendo el m a y o r cuidado la fam ilia de
110 desm entir con el ejemplo lo que con Ja voz se
enseña.
E l padre, á quien los niños respetan, es fuerte y
robusto, y se halla en el pleno goce de todas sus f a ­
cultades; la m adre es, generalm en te, más joven, más
hermosa, más delicada que su esposo; pero se la r e s ­
peta igualm ente, porque es madre, y el padre y la
madre son la imagen de Dios sobre la tie rra .
L a abuela es a n cian a, enferm iza, déb il, casi tan
débil como los niños menores y más que los m a y o ­
res, puesto q u e m u ch as veces se cansa y necesita
apoyarse en su hom bro para ca m in a r; y el padre y
la madre la respetan á ella, porque es la madre de
uno de los dos, y ya se les ha dicho que á los auto­
res de nuestros días se deben todas las atenciones,
todas las consideraciones, todo el am or deferente y
respetuoso de q u e es susceptible el corazón.
Este sentim iento es uno de los que más se prestan
á ser fomentados y cu ltivados en la escuela, donde
debe e x is tir una cadena de su m isión y su b o rd in a ­
ción, que empieza en los niños modernos y de corta
edad, los cuales respetan á los m ayores y m ás a n t i ­
guos, porque h an nacido antes, han ingresado antes
en la escuela, han estudiado más y tienen m ayor
caudal de conocim ientos; estos alu m n os, á su vez,
respetan y obedecen á los profesores, a u x ilia re s y
ayos (donde los hay), y todos al director; pero esta
cadena se trunca si los Maestros no dan ejemplo r e s ­
petándose á sí m ism os y respetando á los demás.
Nunca debe el profesor perder de vista que si se
m uestra rebelde á las autoridades, si habla en tono
de mofa de los poderes constituidos y del gobierno
de la nación, si notan los niños un acto de i r r e v e ­
rencia, ó aun cuando nada más sea una son risa b u r ­
lona al presentarse una persona constituida en auto ­
ridad, en vano reclam ará después una su m isió n de
que no ha sabido dar ejemplo.
Otra de las c ir c u n t a n d a s que influyen p o dero sa­
mente en la educación de los niños, desde el punto
de vista en que en este capítulo la consideram os, es
la arm on ía entre el padre y el Maestro. S u e le suce­
der con frecuencia, especialmente en las clases p ro ­
letarias, que el últim o tiene m ayor grado de ilu s t r a ­
ción que el prim ero; otras, y esto ya suele ser genera!
sin distinción de clases, que el ciego cariño patern al
impide que la educación del h ogar sea tan racional
y acertada como 3a de la escuela; pero cuando esto
suceda, n unca debe el profesor m an ifestar su d e s ­
contento ó su desaprobación, ni á los alu m nos en a u ­
sencia d e s ú s padres, ni á éstos en presencia de
— 7.3 —
aquéllos; antes ha de proceder con prudencia su m a,
para que los educandos n unca sospechen que su s
educad o tes 110 obran de común acuerdo; pues en
cuanto notan la divergencia se in clinan á uno ú
otro, y uno de los dos. cuando no ambos, han de
qu edar desprestigiad os.
E n el caso contrario, esto es. cuando el Maestro
110 posea la confianza de los padres, ó le juzguen
poco instruido, ó no aprueben su método de e n s e ­
ñanza, antes que p ron u n ciar en presencia de los
a lu m n os una palabra desfavorable, deben retirarlos
de aquel establecim iento; y aun después de salir de
él, ó cuando asistan á otro, ser m u y sobrios en las
quejas y recrim inacion es contra el Maestro, sin a t r i ­
buirle ja m á s la falta de adelanto del discípu lo, pues
podría suceder que con el sam benito que ellos a r r o ­
jan sobre un individuo, cubriese su hijo la clase e n ­
tera, y que buscase en adelante discu lpa á su i d e s ­
a plicación en la falta de idoneidad de los profesores
á quienes se confía su enseñanza.
Inú til es decir que esta arm onía, esta h om ogenei­
dad de opiniones en el modo de ju zg ar y apreciar la
conducta de los niños, en la im posición de los p r e ­
mios y castigos y en todo io demás que se relacione
con su educación, ha de e x is tir lo m ism o entre los
in d ividu os de la fam ilia; y si no existe, debe a p a r e n ­
tarse: pues si uno los reprende y otro los discu lpa, ó
al a p lica r el padre un castigo la madre ó el abuelo
le reconviene, es natural que el que es objeto de ta ­
les reyertas juzgue un tirano al que le ha castigado,
ó se ría en su interior de Ja ind ulgencia de sus de­
fensores, proponiéndose a b u sar de ella.
E l sentim iento religioso, de que en otro capítulo
trataremos, es cau sa de que en cuanto los niños tie­
nen idea d é l o que es respeto, le sientan m u y p r o ­
fundo h acia el S é r S up rem o y hacia sus m in istros,
sus templos, sus altares, las im ágenes y todo cuanto
tenga relación con el culto que se rinde á la D i v i n i ­
dad. Cualesquiera q u e s e a n las ideas que sobre el
p a rticu la r profese el padre ó el Maestro, es in d isp en ­
sable que proceda con la m a y o r reserva, con el ma­
yor cuidado; pues si h ay contradicción entre lo que
por deber enseña y lo que habla ó practica, si el
respeto más profundo hacia el Creador Suprem o y
h acia los objetos del culto no se revela en él co nstan­
temente; los alum nos, que observan m ucho, e x p e r i­
mentarán vacilaciones de fu nestísim as eonsecuen-
CAPÍTULO IX.

Urbanidad.

Viene a ser la urbanidad la manifestación ex te rio r


del respeto, de la consideración, del am or al próji­
mo, y hasta de la protección del fuerte al débil; pero
á lin de que sea grata y produzca el efecto deseado,
no debe ser jamás afectada ni pretenciosa; sino n a­
tural y sencilla, como salida del corazón; y 110 im ­
puesta, obligada ó hija de la ficción y la hipocresía.
Enséñese á los niños que aquel respeto que por
im p rescind ib le deber se les ha impuesto para con
los padres y abuelos, que son los jefes de la fam ilia ;
para con los Maestros, que lo son de los estableci­
mientos de educación; pa ra con el jefe del Estado y
las autoridades que le representan, se ha de hacer e x ­
tensivo, aun q u e menos grave y ceremonioso, más
dulce y ex p a n sivo , á nuestros iguales y hasta á n u es­
tros inferiores.
En efecto; las leyes civiles castigan severam en te
el desacato á la autoridad, en el h ogar y en la esc u e­
la se imponen penitencias á los niños que se p e rm i­
ten cualquier libertad ó falta de respeto hacia los
dadres y el Maestro, y la moral social ex ig e que no
faltemos á la consideración que nuestros conciu da-
— 78 —
danos y nuestros prójim os en general merecen, de
suerte que quien 110 gu arda estas atenciones se atrae
la reprobación de las personas de nobles sen tim ien ­
tos.
No es m u y frecuente, y sólo acaece entre niños
m u y mal educados, el b urla rse del Maestro por d e ­
trás, hacerle m uecas ó remedar sus acciones ó p a la ­
bras; y cuando tal cosa sucede, estalla contra el
b urlón la indignación de sus compañeros, que in m e ­
diatamente delatan su falta; pero es cosa corriente,
y que sólo una v ig ila n cia incesante, las a d ve rten ­
cias y, sobre todo, el ejemplo, puede evitar, que la
niñez, inclinada siempre á la risa y deseosa de en ­
contrar un motivo para b rom ear más ó menos in o ­
centemente, se b urle del atontamiento y torpeza del
condiscípulo recién entrado, de la cortedad y em ba­
razo del padre de fam ilia pobre, que demanda a u ­
diencia al Maestro, y acaso, y esto es lo más grave,
del anciano rid iculam ente encorvado, del cojo, del
ciego ó del contrahecho, que en busca de lim osna ó
por cu a lq u ie r otro m otivo llega á la puerta de la casa
ó de la escuela.
La m en or indulgencia en esta p a r t e e s punible,
porque alienta en los niños la tendencia á la burla y
el desprecio de los que v a le n tanto como ellos.
E n cuanto se pueda h ab lar á solas á los b u r -
loncillos, debe entablarse con ellos este ó sem ejante
diálogo:
‘— ¿ ^ e <íu é reían ustedes?
— De lo cortado y avergonzado que estaba aquel
n iñ o.
— Cuando usted, Muñoz, entró en la escuela, ¿esta­
ba tan sereno y despejado como ahora?
— No lo recuerdo.
— Pues yo sí; usted, Castillo, el p rim er día que
asistió á la clase, estuvo lloriqueando toda la m a ñ an a
y no hubo medio de hacerle ir á aprender las letras.
— 79 —
— Lo recuerdo.
— Y o ta m b ién . ¿ L e hubiese á usted gustado notar
que los condiscípulos se reían de su s lág rim a s y e c h a ­
ban á brom a y chacota lo que para usted era u n mo­
tivo de aflicción?
— No. señor; pero éste 110 lo ha notado.
— No lo sabem os. Acaso ha mirado á h urtad illas,
y sorprendido en los labios de sus nuevos co m p añ e­
ros esa risita necia y poco caritativa que ha co n tri­
buido á turbarle. De aquí en adelante es necesario
que hagan ustedes con él lo que ven que yo hago con
todos y cada uno, es decir, tratarle con atención, c a ­
riño y cortesía, enseñándole con caridad lo que no
sepa y advirtiéndole sin b u rla s ni chocarrerías lo
que esté nial hecho, para que se abstenga de h acerlo.
En otra ocasión:
— ¿P o r qué m irab an ustedes con tanta in sistencia
á aquella buena m u jer, buscando pretextos para r e ír ­
se? ¿Creen ustedes que no lo ha notado 9
— Nos parece que 110.
— Pues á m í me parece que sí, y ú do h aberm e con­
tenido el temor de acabar de turbaríam os hubiera re­
prendid o seriam ente en su pre sen cia . Pero, en fm,
diga usted, Rom ero, ¿por qué le llamaba tanto la
atención?
— Porque se sentaba en el borde de la silla , no
acertaba con las p a lab ras que había de d ir ig ir á u s ­
ted y enrollaba entre sus dedos la p u n ta de su de­
lantal, poniendo g ra n cuidado en esta operación.
— Y usted, Ortiz, ¿por qué se ha reído fingiendo
que le h acía cosqu illas el niño que estaba á su lado?
— P orq u e aquella m u je r daba u no s terribles bos­
tezos.
— S i h u b ie ran ustedes estado atentos al estudio de
su s lecciones, no h u b ie ran observado nada de esto;
mas ya que lo han advertido, ¿qué origen a trib uyen á
todo ello?
— so —
— Creemos que es falta de u rb anidad.
— ¿Y por qué no sab rá urbanidad?
— P orqu e no se la h ab rán enseñado.
— Luego no es culpa suya, y ustedes son culpables
faltando á ella con conocim iento de causa, á rie sgo
de afligir á la persona que llegue á notar que es o b ­
jeto de s u s im pertinentes y descorteses b u r la s .
E n otro más pun ib le caso:
— ¿P o r qué reían ustedes á la llegada de aquel a n ­
ciano?
— Porque va tan encorvado, que parece va b u sc an ­
do alfileres.
— Y porque, á pesar de m irar tanto al suelo, uo ha
vis lo el escalón y por poco cae y se estrella.
— Pues si eso es objeto de su risa , ¿para cuándo
g u ardan ustedes la com pasión? ¿Creen que ese h om ­
bre no ha sido en otro tiempo un muchacho ágil y
robusto, dotado quizás de una vista perspicaz, como
cualquiera de los que me escuchan? Y si él lo ha
sido, y el curso de los años le ha reducido á la
triste situación en que hoy le vemos, n inguno de
nosotros, ni joven ni niño alguno, está seguro de no
llegar á tal estado; y entonces nos gu sta ría, no sólo
que no se mofasen de nosotros, sino que nos a v i s a ­
sen, que nos advirtieran las ocasiones en que p u d ié ­
ramos hacernos daño ó caer en ridículo, y que nos
dieran la mano para evitarlo.
A dviértase á la niñez, con la voz y el ejemplo, que
no h ay derecho para negar á nadie el saludo, con tal
que le conozcamos, aun qu e sólo sea de vista ;q ue al
que nos hable, por más que sea un desconocido, debe­
mos contestarle atentamente; al que nos pida un fa ­
vor, hacérsele, siem pre que sea posible sin com prom e­
ternos gra ve m en te ó perju dicar de un modo notable
nuestros intereses, y que cuando tengamos que n e ­
garnos á com placerle no lo h agam os ja m á s con m o ­
dales ásperos ó mostrando desprecio, sino con e x c u -
— S i­
sas tan aceptables y corteses, y dadas con tal d u lz u ra,
que no le quede duda al que pidió el favor de que le
hubiésem os otorgado si h u b ie ra estado en n u estra
m an o.
Desde niños, pueden a costu m b rarse los m ayores y
más ro b u sto sa proteger á los pequeños, á los débiles
y enfermizos, y así se con sigue que el adu lto, fuerte
y vigoroso, sea respetuoso, atento y cortés con los s e ­
res más débiles; esto es, m u jeres, n iñ o s ; an cia n o s,
pobres y enferm os; y como, segúu se ha dicho en
otro capítulo, los pequeños respetan á su vez á los
m ayores, lie aquí convertida la escuela en un a p r e n ­
dizaje ó ensayo de la vid a social, en la que las ley es
d iv in a s y h um an as, la moral y la u rb anid ad ordenan
y aconsejan de consuno que reine una dulce a rm on ía ,
un agradable cam bio de servicios prestados sin a lta ­
n ería ni ja ctancia, y de g ra titu d , manifestada sin b a ­
jeza ni h u m ill a c ió n .
C A P ÍT U L O X .

Servilism o, bajeza.

Hemos dicho en el capitulo anterior que la gra ti­


tud de la persona favorecida debe estar exenta de
bajeza y serv ilism o, cosas que desdicen tanto de un
carácter noble y entero, como se avienen con ól y le
honran el reconocim iento y el respeto.
«Soberbia retinada es el abatirse solamente al s u ­
perior y engreírse con el in f e r io r —dice un antiguo
y notable m o r a lis t a ;—la m ism a p a sió n — co n tin ú a —
que te hace ser elefante con la horm iga, le convierte
en horm iga con el elefan te.»
E n efecto; el que de buen grado se presta á s u frir
h u m illa cio n e s por h alag ar ó com placer á la persona
de quien ha recibido ó espera re cib ir beneficios, es
natural que, cuando esté en el caso de hacerlos, e x i ­
ja lo m ism o de sus favorecid os.
L o s niños, que, como hem os dicho en otra oca­
sión, se reconocen débiles ¿ im p o t e n t e s , y ven que
necesitan de la protección y ayuda de ios dem ás, e x ­
perim entan u na dulce satisfacción cuando á su vez
pueden s e rv ir á los m ayores, y se crecen á s u s pro­
pios ojos cuando se Ies m anda algo ó. sin m an darlo,
se emplean en algun a cosa que resulte en provecho
de otros.
— 83 —
Cae una criatu ra ó choca coa un m ueble y recibe
« n a contusión, es necesario proceder ó cu ra rla , y el
Maestro ó Maestra dice:
— ¿Quién quiere ir á mi habitación á traer á r ­
nica?
— Y o , yo, serv id o r de usted, s e rv id o r—-dicen veinte
voeecitas á un tiempo.
Esto es lau d ab le, porque se trata de socorrer á un
prójim o, de a liv ia r á un com pañero que padece. No
son los niños m u y com pasivos, como probarem os
más adelante; a u n q u e tampoco crueles por instinto
y por naturaleza, como a lg un os suponen; de modo
qu e tal vez en aquella voluntad con que se oírecen á
i r a b u s c a r el medicam ento, los trapos ó las vendas,
h ay algo de deseo de darse im p ortancia, diciendo
qu e han a yudado á cu ra r á un cond iscípu lo; acaso
entra por algo el gusto de d ejar la clase y los lib ro s,
aun q u e sea por breves m om entos; pero de todos m o ­
dos esta com placencia es más digna de aplauso que
de castigo.
Pide el profesor una silla ; m anda que le acerquen
u n tintero, una regla, un compás, y doce ó trece n i ­
ños corren, se em pujan y se disputan el placer de
ser los prim eros en cu m p lir la orden. S i es novel en
Ja enseñanza y desconoce el carácter de la niñez,
acaso creerá que esto es debido á las g ran des sim pa*
tías que in spira á su s a lu m n o s, al vivo cariñ o de
que es objeto; pero si está unos días ausente y p re­
senta á su sustituto ó adm ite u n a u x il ia r , se d e s v a ­
necerán sus ilusiones, pues se convencerá de que lo
hacen con cu a lq u ie ra .
S i se aplauden estas competencias, se fomenta en
la escuela el s erv ilism o ; p orqu e no son los n iñ os
m ás dóciles ni los que más am an al Maestro los que
se disputan la satisfacción de tomarle el bastón y el
som brero cuando viene de la calle, sino todos ig u a l ­
mente, tal vez de mejor gana y con más aíán el que
— 84 —
el día anterior no supo la lección, y piensa, s irv ie n ­
do al Maestro, congraciarse con él y evitar el cas­
tigo.
P ara no dar lu gar á esto, los Maestros no deben
m andar á los alum nos mas que las cosas relativas á
la enseñanza y las que tienden á co rregir sus d e fec­
tos, y sólo en caso de necesidad sum a, como el que
hemos citado al prin cipio , m an dará otra cosa; e n ­
tonces se dirigirá á uno solo, y le dará la orden.
De otro modo, pueden creer que sirvien do al d i-
recLor ó directora del establecim iento, adulándole,
anticipándose á sus deseos, se gra n je a su cariño, se
evitan las ju stas reprensiones y los merecidos casti­
gos; y jam ás, jam ás debe aquél consentir que se le
considere como un tiranuelo, ni siq u iera darse aires
de amo; tenga presente que es un padre ó madre
am ab le de num erosa fam ilia, un jefe equitativo que
prem ia ó castiga, sin atender mas q u e al mérito ó á
la cu lpa de sus subordinados.
Una h erm osa niñ a, con sus pequeñas manos b la n ­
cas como copos de nieve, sacu de la orla del vestido
de la profesora, que se ha ensuciado de polvo; ésta
debe darle las gra c ias con a fab ilidad, pero gra ve -
mente, como h aría con una persona desconocida;
porque si aplaude su oficiosidad, si aca ricia y besa á
la pequeñuela, treinta manos más caerán sobre su
ya lim p io vestido.
Estos niños que, sin cariño, desean servir á un s u ­
perior para co n g racia rse con él, son los hom bres
que después, al pretender un empleo, adulan al jefe
c u y a recomendación solicitan, le qu itan las pelusi-
lias de la ropa, y le toman el bastón, el abrigo y el
som brero al entrar juntos en un café, y le lim piarían
las botas si se lo m andase; son los que al lle g a r un m a g ­
nate á la población, desenganchan los caballos y se
uncen á su carroza; son, en fin, los que están d is ­
puestos á todos los serv ilism o s, á todas las bajezas y
á todas las degradaciones, y los que si m i día logran
•encumbrarse al poder, aceptarán con orgullo y aun
impondrán á los dem ás iguales h um illaciones.
Tanto como encanta y conm ueve á las personas
de buen corazón y elevados sentim ientos ver al h om ­
bre rico, á la noble dama, tender su aristocrática
mano al niño débil y ham briento, y sostenerle para
qu e no caiga ó levan tarle si ha caído, ó para a p artar
del arroyo al mendigo ciego y anciano, se irritan y
sienten s u b ir el rubor á su s m ejillas cuando co n ­
templan á un conciudadano disputando á los cab a­
llos el honor de a rra stra r á otro hom bre, ora sea una
notabilidad en la política ó en las artes, ora le haya
colocado la Provid en cia sobre uno de los tronos de
la tierra.
Kl niño ó la niña que se ha educado en los s e n t i­
m ientos de dignidad, pobre ó rico, noble ó plebeyo,
necesitado ó no del ajeno favor, nunca o lvidará que
la personalidad hum ana es lo más alto y distingu ido
de la Creación; que su cualidad de cristian o le eleva
todavía más. haciéndole hermano y coheredero de
Je su c ris to , y que, como individu o de un pueblo c u l ­
to, tiene derecho á lodas las consideraciones, m ien ­
tras con su intachable y honrado proceder se co n s e r­
ve dentro de la l e y .
CAPÍTULO XL

Instinto de sociabilidad, adhesión inconsciente.

E l hom bre creado para v iv ir en sociedad, n ec e s ita ­


do, desde que abre los ojos á la luz hasta que se de­
posita en la sepu ltu ra su cuerpo inerte, del a u x ilio
y cooperación d e s ú s sem ejantes, siente el instinto de
so ciabilidad con más fuerza que n in gu n o de los a n i­
males; no obstante de ser com ún á m uchos ir r a c io n a ­
les, pues vemos á las aves via je ra s u nirse para s u s
ex cu rsion e s; ú las lan g osta s, á las ab e jas, á las hor­
m ig as y otros insectos form ar agru pacion es; sabemos
que los elefantes de A sia se asocian y eligen por jefe
al macho de más edad, y que nu m erosa s íam ilias de
castores forman un pueblo á la o rilla de un lago; mas
repetim os que el niñ o con m ás intensidad que otro
ser alg un o se ve im pulsado á b u sc ar otros ind ividu o s
de su especie, y es que siente la necesidad de a m ar y
ser amado, por más que no sepa darse cuenta de e llo.
El infante e x p e rim e n ta una atracción v e h em en tí­
s im a , no sólo hacia la madre ó nodriza, en lo cual
pudiera tener parle el instinto de conservación, sino
también hacia las demás person as de la fam ilia , e s ­
pecialm ente hacia la criad a, n iñ era ó h erm an a m ayor
que más roce tiene con él, por lle va rle largo tiempo
en sus brazos.
_ S7 —
L o s padres qu e, por necesidad, por com od id ad ó
por capricho, entregan las criatu ras á una nodriza que
no puede abandon ar á su marid o y s u s hijos, tenien­
do que lle v a r por consiguiente al m am oncillo á su
inorada, tal vez á una población distante, tal vez á
un rústico caserío, suelen ex p e rim e n tar un sen ti­
miento de profunda tristeza, mezclado de celos, al
ver cuánto el niño ama á su manera aquella madre
m ercenaria, cómo agradece aquellos cu idados co m ­
prados, cómo prodiga s u s ca ric ia s y s u s s o n risas á la
fam ilia que la casualidad le deparó. Este s e n t im ie n ­
to, empero, no es racional, porque la atracción fo rtu i­
ta y momentánea que al tierno sér inspira a quella
fam ilia, no es mas que in s t in t iv a . Obsérvese, en co­
rroboración de lo que decim os, que n ingu n a parte
tienen en ello ni para nada tiene en cuenta la c r ia tu ­
ra las cu alidades de las personas con quien es vive, ni
siquiera s u s dotes físicas: es una adhesión in con d i­
cional, adhesión que se extien de á la casa, á los m u e ­
bles y dem ás objetos; es la fuerza del hábito de m a­
mar de aquel pecho, reclinarse en aquel regazo, dor­
m ir en la m ism a cuna y en el propio lu gar, y á la
vista de idénticos objetos, todas las noches, hasta el
punto de que m uchos niños, si se cam bia de casa ó
les cam bian á ellos de cama ó de cu na, ó sim plem ente
se coloca ésta en distinto lu g a r del que se a co stu m ­
braba, están de mal h um or, lloran y no pueden con­
cilia r el sueño hasta que adquieren nuevo hábito ó
costum bre, y deja de ser para ellos una novedad el
cam bio verificado.
Hemos visto una niña recién destetada <|iie no se
podía do rm ir si no tenía un pañuelo en la mano, con
el cual ju gu eteab a hasta que la rendía el sueño, y
otra a lg o m a y o rc ita , que para que no llorase y se d u r ­
miese tranquila era necesario que tuviese á su m adre
en la pieza inm ediata, de modo q u e la pudiese ver
desde la cuna; pero sin ocuparse en nada, aunq u e no
le dijese una palabra, pues si se ponía á coser ó á
leer, la niña p ro rrum pía en llanto, creyendo sin duda
que su mamá no le tiacía caso.
Malo es dejar que los pequen uelos adquieran a l g u ­
nos de estos hábitos, qnc después cuesta gran tra b a ­
jo desarraigar cuando hay precisión de hacerlo; pero
bastan los ejemplos citados y otros hechos que c u a l ­
q u ie ra puede observar, fijándose un poco en las c o s ­
tu m b res de la infancia, para co m probar que no es un
verdadero am or el que siente el párvu lo por las per­
sonas, an im ales ó cosas que rodean su cuna, que es
un apego instintivo é inconsciente, sem ejante al de
los perros y demás irracionales domésticos respecto
á los que los cuidan ó viven en su compañía.
E l a m or tiene siem pre por base las cualidades, g ra ­
c ia s ó bellezas que el que ama reconoce ó a tr ib u y e a l
objeto amado; pero la adhesión del niño es in m o ­
tivada, y como la yedra se ciñe lo mismo al tronco
verde y hermoso que al viejo y carcomido, así á la
artística verja del bello jardín, como al negro, ruinoso
m uro; 61 se encariña con el regazo que le sostiene,
•con los brazos que mecen su cu u a y con esta misma
cuna, sea de marfil ó de m im bres, limpia ó su cia, y
■sonríe al rostro conocido del padre ó del marido del
am a, aun cuando éste sea feo. adusto ó a u n cuando
íu ese un bandido; pero si antes de que a d q u iera la
facultad de juzgar, y sobre todo antes que en él se
•desarrolle la memoria, se le pone en contacto coa las
personas á quienes se quiere que ame toda la vid a,
a q u e lla s prim eras aficiones desaparecerán, sin dejar
más huella que la que deja el barco al s u r c a r l a s u ­
perficie de las a g u a s .
S e han visto, sin embargo, ejemplos de niños que.
por no haber visto ni tratado á ningún individu o de
su fam ilia duran te la lactancia, por ser m u y diferente
el país adonde se le conduce terminada aquélla, la
habitación, los muebles, etc., se entristecen, lloran
— 89 —
continuam ente, se niegan con frecuencia á éomer.
Ies cuesta bastante conciliar el sueño y á veces caen
enferm os de grave d a d , habiéndose dado casos en que
un cam bio tan radical les ha costado la vida .
S i la nodriza habita en una casa de campo ó eu
una habitación baja de villa ó aldea, con un gran p a ­
tio enram ado de plantas rú sticas, casa bañada por el
sol y donde el a íre circu la á todas horas, y se traslada
al infante á un cuarto reducido de populosa ciudad,
situado en estrecha calle, muy bonito, m u y pintado;
pero á través de cuyos cristales, ó aun abrien do el
balcón, 110 se ve mas que la casa de enfrente ó á lo
sumo un lim itadísim o horizonte, si al c h illa r porque
echa de menos los brillantes rayos del sol que le a c a ­
riciaban desde m uy temprano, la parra á cuya s o m ­
bra se sentaba, la higuera á la cual trepaban su s
hermanos adoptivos, le contesta una voz ex tra ñ a y le
toman en sus brazos personas desconocidas, no h ay
que m a ra villa rse de que se entristezca y hasta se re­
sienta su salud; por eso, siem pre que s ea 'posible, es
conveniente que estos cambios de com pañía y d o m i­
cilio no se hagan de un modo brusco, sino p a u la t i­
namente, visitando antes á la criatu ra en casa de la
nodriza la nueva fam ilia que debo recibirla en su
seno, llevándole después á ratos á la casa donde es
preciso que viva en adelante, prim ero en com pañía
de la nodriza, después ausentándose ésta alg un as
horas, más tarde días enteros, hasta que, a c o s tu m ­
brándose á la com pañía de su s padres y hermanos,
concluya por no echar de menos nada de lo que hasta
entonces rodeó su cuna y halagó su in fan cia.
La precisión ó la falta de pru d en cia en tales casos
ña ocasionado funestos resultados, pues se ha visto
niño que, separado súbitam ente de la nodriza y su
fam ilia, y llevado á lejano país donde residían sus
padres, á quienes no conocía, se negó á tomar el pe­
cho de n ingu n a otra m u je r.
— 90 —
Recu rrióse entonces al b iberón, y una robusta v a ­
ca porporcionaba abu ndante y rica leche que la c r i a ­
tura tomaba sin repu gn ancia; pero también sin a le ­
gría, lo mismo que la fécula y otros alim entos propios
de su edad.
Nada era capaz de a n im a rle ni hacerle sonreír; es­
qu ivaba las ca ric ia s de su tierna madre y de los d e -
m;is in d ivid u o s de su fam ilia, lloraba con frecuencia
y languidecía del modo más lastim oso; llam óse un
médico y declaró que la criatu ra no padecía n in g ú n
desarreglo en su organism o físico, y que ú n ica m e n te
una enfermedad mora), la nostalgia, era lo que m i ­
naba su e x is te n c ia . E n efecto; in útiles fueron los
cuidados, las distraccion es, los paseos, los ju gu ete s;
nada fué capaz de a le gra r al niño, que fue en flaque­
ciéndose y su cu m b ió á la pasión funesta de que h a ­
blaremos en el capítulo sigu ie n te.
CAPÍTULO XII.

Nostalgia.

A caso se nos argü irá que no es de la p rim era i n ­


fancia y cíe los instintos y sentim ientos á ella in he­
rentes de lo que debemos ocuparnos en un libro es­
crito expresam ente para los m aestros; pero hemos
in sin u ad o ya en otro lu g a r de esta obra que los
Maestros! sou ó pueden ser padres, y las M aestras
m adres de fam ilia ; y aun cuando a sí no fu e ra , el
artífice debe Lener exacto conocim iento d é l a materia
en que se propone trabajar; y como el niño en su
parte física , intelectual y moral es la m ateria que se
nos entrega para fo rm ar nu estras obras, esto es. v a ­
rones ju sto s y m ujeres v ir t u o s a s .e s necesario cono­
cerle con todas las tendencias q u e en él se in sin ú an ;
instintos que e s ‘necesario corregir ó fomentar, c u a ­
lidades que generalm en te le adornan y defectos q u e
con frecu e n cia oscurecen la b la n ca tú n ica de c a n ­
dorosa inocencia con que vien e cubierto.
L a nostalgia, según hem os visto en el capítulo an ­
terior, es más bien que un defecto, una enfermedad,
que se debe com batir, y que no siendo p riv ativ a de
la prim era in fan cia, sino pe cu liar de ciertos c a r a c ­
teres que pueden experim entarla en todas las edades
— 92 —
y estados de la vida, necesita estudiarse en Ja escuela
para no confundir el niño en sim ism ad o y terco por
tem peramento con aquel que llora ó permanece c a ­
llado y ajeno á cuanto le rodea, porque su corazón
está oprim ido por la pena de hallarse alejado de
cnanto am a, solo, en medio de m u ch as personas que
le son indiferentes.
Si á esta criatura, por ejemplo un niño ó niña
recién entrado en la escuela, se le reprende ó se le
castiga, se conseguirá tal vez que disim u lan do su
sentim iento re p rim a eí llanto que le ahoga; pero
como la cau sa de su disgusto no desaparece, sino
que se agra va con la aspereza del trato, tarde y d i f í ­
cilm ente se conseguirá que tome cariño á la escuela
y afición á la enseñanza.
Este sentim iento doloroso, que sólo pueden e x p e ­
rim en tar las alm as tiernas, 110 es capaz de co m p ren ­
derle mas que el que le tía sufrido. L a que escribe
estas líneas, educada por una madre excesivam en te
sensible y cariñosa, se hallaba tan triste en los p r im e ­
ros días de su asistencia al colegio, que necesitaba h a­
cer suprem os esfuerzos para contener las lágrim as, y
prestaba poca atención á las ex plicacion es de los
Maestros, ocupada en contar cu án tas h oras y m in u ­
tos faltaban para la salida; ni había en el mundo
arm on ía más grata á su oído que la voz del criado
que la llam aba para conducirla de nuevo al lado de
aquella m adre idolatrada, de aquel padre severo,
pero am ante de sus hijos, y del resto de la familia.
Más tarde, habiendo pasado su prim era juventud en
nn pueblo pequeño, rodeado de montañas y que p re­
sentaba, por consiguiente triste aspecto y estrecho
horizonte, las vicisitudes de la ex iste n c ia la a r r a n ­
caron de aquel lu g ar donde había am ado y sufrido,
y se encontró en una capital de p r o v in c ia , con un
solo in dividuo de su fam ilia, lejos de los de m á s pa ­
rientes y amigos. En sem ejante situación, cuando la
— 03 —
nostalgia se apodera del alm a, todo nos afecta, y se
siente írío en el corazón al ver tantos edificios, calles
y paseos que nada nos recuerdan, tantos sem blantes
ind iferentes, oir tantas voces d e s c o n o c id a s . .. para
a bre via r, basta el tañido de las cam panas produce
en tal caso un electo doloroso, porque no es el timbre
conocido y grato de Jas que está una acostum brada
á que la llam en a la oración.
May in d ividu o s, fam ilia s y hasta regiones en que
tiene más fuerza este sentim iento; generalm ente los
h abitantes de los países llan os, los de la s costas que
ven continuam ente á su s am igos y conocidos em ­
prender largos v ia je s y regresar de ellos, y los de
poblaciones de mucho trán sito, son poco accesibles á
él; en cam b io, los de las regiones m ontañosas se
enam oran de tal modo de su casa, y su cesivam ente
de su aldea, del monte sobre el cual está fundada, ó
de la em inencia que la cobija, que todo otro país les
parece triste com parado con el que les vió nacer.
He aquí cómo se expresa el elocuente tribuno don
E m ilio Castelar, d irigié n d o se á los h ijos de G alicia,
una de las regiones españolas en que con m ás v e h e ­
m e n cia se desarrolla este sentim iento.
«¡G alicia, que Lietie la virtud m ila gro sa de su g erir
la pasión por ella con tal ardor á sus hijos, que no
cabiéndoles el corazón en el pecho y el am or en el
corazón, una vez desarraigados del suelo natal, se
mueren añorados y nostálgicos, prefiriendo á un
palacio de regias proporciones y á una vid a de o r ie n ­
tales placeres lejos, la muerte con todos sus h orrores
y el sepulcro con todas sus som b ras, dentro del a m o ­
roso y tranquilo seno de su id olatrada é idolatrable
m adre tierra!»
L o s que hemos sentido, pues, algo sem ejante á lo
q ue con tan s u b lim a s frases describ e el em inente
orador de la dem ocracia española, com prendemos lo
que pasa en el alm a de una criatura para quien el
— 94 —
h og ar paterno es lo que G alicia para los gallegos y
para nosotros el pueblo cercado de m ontañas; c u a n ­
do le vem os con los ojos anegados en llanto y fijos
en la puerta por donde ha salid o la m adre que por
prim era vez le ha acom pañado á la escuela, p r o c u ­
ram os in sp ira rle cariño y confianza, pero m ucho
cariñ o y m ucha confianza, tanto, que] caliente aquel
corazoncilio, q u e siente írío lejos del paterno hogar,
que endulce la a m a r g u ra nostálgica de aquella alm a
tan tierna, y que trueque en sonrisa el llanto que
estaba pronto á b ro tar de sus ojos.
Cuando esto h ayam os conseguido, la niña se e n ­
cariñará con la M aestra y las com pañeras, y el niño
con el profesor y los condiscípulos, como en c ariñ a ­
dos estaban con su s padres y herm anos, porque estos
seres q u e necesitan am ar y ser amados, abren su
alm a á la sim patía y el afecto, y su corazón se dilata
á medida que se en sa n ch a el círculo de los in d iv i­
duos que solicitan su am istad , ofreciéndole testim o­
n io s de la s u y a . P or supuesto, que á sem ejante edad
los n iños no saben d isc ern ir los derechos que tienen
á su cariño y gratitu d los padres, los M aestros, los
h erm an os, con d iscípu los, am igos, etc., solamente
ex perim en tan un vago deseo de que se fijen en ellos,
se les cuide, s e l e s mim e; pero este iu stin to , que al
fin se convierte en verdadera necesidad, si en d e t e r­
m inados tem peram entos puede llegar al egoísmo, en
otros, cuya s e n sib ilid a d ex q u is ita se modifique por
medio de una prudente educación, es germ en de
generosos y n ob ilísim o s sentim ientos, de que s u c e s i­
vam ente nos iremos ocupando.
CAPÍTULO XIII.

Am or á la fam ilia.

B ella es la rosa silvestre con su delicado matiz y


su a v e perfume; pero no puede com pararse á la n a c i­
da en los vergeles y cuidada por la solícita mano del
ja rd in e ro, q u e le es tan superior en el herm oso co­
lorido, en la profusión de sus pétalos y en lo e x q u i­
sito de su frag an cia. Precioso es el diam an te en b r u ­
to; pero tan sólo un inteligente conocerá su valor,
al paso que atrae todas las m irad as y encanta con
su s luces el que está abrillantado y pulido por la
diestra mano del lapidario .
A si el corazón h um ano; así los sentim ientos que
ge rm in a n en la in fan c ia, desarrollándo se sin d i r e c ­
ción , son Aorecilla que crece y se deshoja sin p rove­
cho y sin encantos, diam ante envuelto en tosca a re­
na; fom entados y dirigid os á un noble fin, p ro d u ­
cen la felicidad del individu o y con tribu yeu al bien
gen eral.
Un autor ha dicho que el a m o r era el egoísmo á
dúo, y esto es tan cierto, que al hom bre v e rd a d e ra ­
mente enam orado suele im portarle poco que la g u e ­
rra ó la revolución estalle, que las desgracias ame-
— 96 —
nacen ó su patria, mientras esté sereno el cíelo de
las pupilas de su am ada y aparezca en sus labios la
so n risa. Dígase lo misino, y todavía con más razón
de la m ujer, cuyo amor es, si más concentrado, tam ­
bién m ás vehemente, más ex c lu s iv o . A m pliand o ,
pues, este pensam iento, direm os que el amor de la f a ­
m ilia, exagerado y no lim itado por otros no menos
nobles sentim ientos, constituye un grupito de e g o ís ­
tas. aislados en medio de la sociedad.
¡Hogar! ¡F am ilia! ¡Objetos ca rísim os para el h o m ­
bre, centro predilecto del cariño de la mujer! No
pretendemos aten u ar vu estra im p ortan c ia: os la
concedemos gran dísim a; porque sois un factor m u y
im portante en la vid a de los pueblos; pero el i n d iv i­
duo de la especie h um an a, destinado á v iv ir en so­
ciedad, debe sacrificar algo de estas santas a fe c c io ­
nes en aras del bien general, como sacrifica siempre
su propio bien estar en beneficio de la ía m ilia .
Duélenos oir á un padre que, cuando se trata de
c o n t r i b u i r á una obra de caridad, cuando se puede
rem ediar una calam idad pública, inu n dación, epide­
mia, etc., cierra su gabela, como cerrado está su c o ­
razón á los sentim ientos tiernos y caritativos, y r e s ­
ponde:
— Y o no puedo; todo lo necesito para mi m u je r y
m is h ijo s; prim ero son ellos.
Y nos duele precisam ente, porque nos seduce y
encanta el ve r un padre a m a n lís im o de sus hijos; y
como, según expresión del S a lv a d o r Divino, no de
sólo pan vi-ce el hombre, creemos que se hace más
por ellos dándoles un noble ejemplo de generosidad
y desprendim iento,'enseñándoles ¿ r e m e d ia r la m is e ­
ria y á en ju g ar las lág rim a s de su s herm anos, que
gu ardan do para ellos algun as pesetas más, que quizá
se invertirán m ás tarde en un objeto de lujo ó en un
ju gu ete .
P a r a cu ltiv a r en los niños el sentim iento del amor
— 97 —
á la ía m ilia , se debe empezar por excitar la ternura
y gratitud hacia los padres; pero hablando siem pre
más á su sensibilidad que, á su inteligencia, tanto
porque la prim era está más desarrollada en los t i e r - :
nos años, cuanto porque, tratándose de un afecto
tan puro y tan sagrado, 110 hay que temer la e x a g e r a - :
ción; pu es por mucho que am e el niñ o á los autores
de su existencia, ni los amará demasiado, ni corres­
ponderá debidamente á su cariño y á s u s sacrificios,
á menos que los padres constituyan una de esas h o ­
rribles excepciones que, in fe rio r e s á los irracionales,
son verdaderos m onstruos in dignos de pertenecer á
la especie h um an a.
S e acostum bra decir á los chiquitines:
— Has de qu erer á tus padres, porque son la im a ­
gen de Dios sobre la tierra.
Y con decir un a gran verdad, nos parece que no
es lo más propio para interesar su corazón y e x c ita r .
su ternura; porque ni el am or ni ningú n otro s e n ti­
miento se impone, y decirles que porque son la im a­
gen de Dios, no es lo más propio; puesto que para
dar idea de lo conocido, se le compara con lo desco­
nocido, lo cual es ilógico s todas l u c e s .
Al tratar del sentim iento religioso, dem ostrarem os
lo vaga é i 111 perfecta que es la idea que en los p r i m e ­
ros años se tiene de la divinidad; de consiguiente^
será más natural que, al h ab lar de Dios, se le c o m ­
pare á un padre en lo mucho que am a, en lo p róvl·
d o; indulgente y bondadoso, y también en que,
cuando la ju sticia lo exige, castiga á los hijos, á p e - ,
s ar de su inmenso cariño.
Tampoco nos parece m u y oportuno decir que los
padres son acreedores á todo su am or porque les han
dado la vida: prim ero, porque esto 110 se les puede
e x p lic ar y han de tardar muchos años en co m p ren ­
derlo, y segundo, porque á cada paso oirán á los
m ism os padres ó á cu alquiera otro, leerán y aun se
7
— 98 —
les enseñará en una tle las m ás bellas oraciones, que
la tierra es un valle de lág rim a s, que la vida es una
serie de a m arg u ras; y aun cuando á ellos se les pre­
sente grata y risu eña, ven á los mayores su frir, la­
mentarse, oyen que nadie se considera feliz y que
á m enudo se envidia la suerte del infante q u e s u cu m *
be en la cu n a .
No somos tle los que todo quieren demostrarlo al
alu m n o y m anifestarle la razón de todos los hechos,
porque esto conduce nada menos que á las idnas
m aterialistas; es preciso, por el contrario, re co rd a r­
les á cada paso que hay muchas cosas de un orden
tan su perior á la naturaleza hum ana y á cuanto pue­
de com prender la limitada in teligencia del hombre,
como es su perior el espacio inconm en su rab le á la
mezquina motHda en que su fam ilia se recoge y los
a stros luniiiiHies que esm altan el firmamento á la
escasa luz de las b u jías que a lu m b ran su h a b it a ­
ción.
Con todo, ponderar al niño la gratitud que d fb e á
su padre purque le ha dado la e x is le n c ia . ruand o
quizá hará pocas horas que ha oído á ese mismo p a ­
dre m aldecir la su y a , nos parece que ha de producir
desastroso efecto.
P u ed e decirse á los niños la verdad, pero la v e r­
dad em bellecida, poetizada de modo que se destaque
de la relación que Ies hagam os ó del cuadro que
p on gam os ante su s ojos, aquello que convenga á
n uestro propósito, cjue no es otro que su futura feli­
cid a d .
Habíémosles de los padres de esta ó semejante m a ­
nera:
— Nuestro Eterno Padre, ese S ér que os he dicho
que creó el cielo y el mar, los b osques y las montañas,
los pajaritos que cantan y las llores que os recrean
con su perfume, os ha enviado también a este m u n ­
do, no para que terminaseis en él vuestra misión
— on —

como los pájaros y las flores, sino para v iv ir s ie m ­


pre, sin fia, en olro mundo i a finita mente más bueno
y m ás hermoso, en com pañía del mismo Señor, de
s u S an ta y p iadosísim a Madre, esa Virgen bella y
adorable, y los ángeles del cielo. A l venir al mundo,
e r a is tan débiles y tan incapaces de acción, y hasta
de expresión, que hubieseis perecido de ham bre, de
sed y de frío, á no ser por el cuidado continuo de los
padres.
¡Cuán cariñosa solicitud emplean éstos con sus h i­
jos! ¡Con cuánta ternura le en vu elve la m adre en los
pañales, le reclina en su regazo y le alim enta con la
san g re de sus venas, convertida por,la p róvid a n a tu ­
raleza en blanca y dulce leche!
¡Con cuánto celo trabaja el padre para que no le
falte al niño entonces ni después cuanto pueda co n ­
trib u ir á su comodidad y bienestar, p ro po rcio n án ­
dole, 110 sólo habitación, alim ento, lecho, vestidos,
sino placeres in fantiles y bonitos juguetes!
Esto por lo que Loca á vuestra parte m a terial, que
en cuanto al alm a, tam bién se necesita cu b rir su des­
nudez, y así los padres os ilu stran con sus consejos,
os aleccionan con su ejemplo, a d qu ieren libros en
que bebáis á raudales la preciosa doctrin a que brota
de las pu ras fuentes de la sab id u ría y ,110 omiten di­
ligencia para que v iv á is sanos y seáis instru idos, v i r ­
tuosos y, por consiguiente, felices.
El hijo que no correspondiese á todos estos benefi­
cios con g ratitu d ; el que no tuviera para s u s padres
las más afectuosas atenciones y el m ayor respeto,
procurand o com placerlos en todo, a yu d arlo s y no h a ­
cer una acción ni h ab lar un a palabra que pudiese
a fligirlos ó solam ente desagradarles, no sería digno
de v iv ir entre las gentes honradas y de buenos s en ti­
m ien tos.
Otro día se pregunta á los niños si tienen abuelos,
y se les dice que aquel anciano que ocupa la cabece­
— 100 —
ra de la mesa y se sienta en el antiguo y m ullido s i ­
llón en la casa rica, y en el rinconcito del h ogar de la
fam ilia pobre, previendo los males, aconsejando, re­
prendiendo tal vez, ó quejándose de s u s achaques;
aquella viejecita que cruza s u s trém u las manos y d i­
rige al cielo su apagada vista, orando por la felicidad
de la fam ilia, son los padres de su s padres y que les
h an tributado los m ism os cuidados q u e ellos á su vez
h an recibido, a yu d and o tam bién á la educación f ís i­
ca y moral de sus nietecitos.
Otra lección debe con sagrarse á encarecer el ca ri­
ñoso trato que h ay obligación de d a r á los h erm anos,
y la inalterable cordialidad que ha de reinar entre
ellos, pues es im posible a m ar á los padres sin m ir a r
con ternura á los que también son su s h ijos, y cu yo s
disgustos ó altercados se sabe que han de serles s u ­
m am ente dolorosos.
L a prim era v más santa am istad es la que nace en
el h ogar y entre los h erm anos. S i el m ayorcito sopor­
ta las im p ertin en cias y las faltas del pequeño; si el
último sigue dócilmente las adve rten c ias y consejos
del prim ero; si se identifican y unen, lo m ism o en s u s
ju egos que en sus estudios, tanto en sus alegrías como
en su s disgu stillo s, es pru e ba de que en s u s corazo­
nes se desarrolla el dulcísim o afecto del amor frater­
nal; cu ltívese entonces este bello sentim iento; m as
si, por el contrario, se ve que entre los h ijos de un
mismo padre h ay envidia ó m a lqueren cia, si uno de­
n u n cia las faltas del otro, en lu gar de disim u larlas*
castigúese con mano firme, aun m ás que si esto su ce­
diera entre extrañ os; porque el niño que no es buen
hijo y b u e n hermano, difícilm ente será con el tiempo
buen esposo, buen padre, buen amigo y buen c iu d a ­
dano.
R a r a vez los grandes crim in a le s, ni los hom bres
yiciosos, ni los infelices s u ic id a s , h an salid o de una
fam ilia en que reinase la paz, la arm onía, en que to*
— 101 —
dos sus m iem h ro s viviesen en santa unión; el re c u e r­
do del hogar, con s u s d u lcísim as afecciones, retrae al
hom bre de lanzarse en pos de aventuras, que puedan
com prometer la tranquilidad de los suyos y a m arga r
la dicha de que gozan; y cuando las vicisitudes de la
vid a le lleven lejos de la fam ilia, ó la muerte le a r r e ­
bate los seres queridos, aquel recuerdo será el b á ls a ­
m o que conforte y aliente su alm a, y constituirá su
constante anhelo el deseo de form ar otro centro de
am or y felicidad, de h allar otro oasis donde d escan­
sar de las fatigas y contrariedades de la vida, c o n ­
servándose dign o y honrado y ejerciendo las virtudes
c ristian a s y sociales, para ser dichoso y com unicar su
bienestar á los seres á q u ienes a m a.
CAPITULO XIV.

A m istad , compañerismo, envidia, emulación.

Nada más com ún, no sólo en la infancia, sino tam­


bién en la ju ven tu d , y m u ch as veces en edad más
avan zad a, que prod igar el nombre de am igo sin s a ­
ber acaso los que lo usan si los in d iv id u o s á quienes
tan dulce título conceden son dignos de llevarle, si
por su parte son capaces de sen tir por ellos una
am istad verdadera y hasta sin conocer la acepción
de esta palabra.
L a am istad es como un parentesco espiritu al; san­
gre del alma le llam a u n escritor ilustre, y así como
el parentesco corporal es fortuito y obligado, encon­
trándonos m u ch as veces con a lg u n o s que, si h ubiera
estado en nuestra mano, ja m á s los hubiésem os esco­
gido, la a m istad , por el con trario, es electiva, es vo­
lu ntaria y sólo se contrae con aquellos que por la
sem ejanza de carácter, de instintos, de inclin acion es,
nos son sim páticos y nos sentim os como a rra strad o s
á con sa gra rles nuestro afecto. Su c ed e también con
frecuencia que no ex iste entre los a m igo s sem ejanza
de genio, antes bien se nota cierto contraste, siendo
el uno débil y el otro dom inante, ó bien uno re serva­
do y otro ex p a n s iv o ; pero en tal caso, si el cariño es
— 103 —

recíproco, estas opuestas dotes sirven para afianzar


más sil unión y hacerla más du rab le, estableciendo
un precioso y grato equilibrio; m a s, de todos modos,
profanan el santo y du lce nombre de am igos las p e r­
sonas vicio sas ó de mal corazón, porque este vín c u lo
no puede ex istir m as que entre los buenos. L o s m alos
no pueden ser am igos entre sí, ni tener am istad con
los buenos, porque la am istad im pone deberes y con­
cede derechos, y la persona de mal carácter 110 es
capaz de cu m p lir los prim eros y está dispuesta á
a b u sa r de los segun d os, lo cuat es cau sa de que in­
defectiblem ente concluya el vínculo que 110 se fo rm ó
con el desinterés y buen propósito que d e b iera .
No trate, pues, el padre ó el Maestro de ahogar en
germ en este hermoso sentim iento; pero riám on o s al
oir á los niños prodigar el nom bre de am igos, d e s ig ­
nando con él á los cond iscípu los, á los vecinos y h a s ­
ta á aquellos que la ca su alid ad ha puesto en co n ta c­
to con ellos, y con quienes h an jugado a lg u n a vez.
Dígaseles que eso no es a m istad , sí bien a lg un a vez
ésta p rin cipia en la infancia y du ra toda la vid a; que
solamente puede concederse la a m is ta d a un in d ividu o
cuando el ju ic io se ha d esarro llado y la inteligen cia
fun cio na lo suficiente para conocer las cualidades
que le adornan y las circu n stan c ias que en él concu­
rre n ; pues de lo contrario, el niño ó niña in expertos
se expon en á encontrar una criatu ra de mal carácter
ó de perversa educación, que con su ejemplo y con­
sejos influya en su espíritu de un modo fun esto , c o n ­
trarrestando las corrientes bien h echoras de las perso­
n a s en cargadas de g u ia rle por la senda de la v ir t u d
y el deber. Otro peligro que se corre entregando una
am istad sincera, una incondicional confianza y u n
cariño sin lím ites á q u ien apen as se conoce, es la de
encontrar un in d ivid u o volu ble y tornadizo, que á
los pocos días re n iegu e de aquel a íe c t o y diga con esa
frescu ra é irreflexión con que hablan los niños:
— 104 —
— Y a no quiero ser am igo tuyo.
Cuando esto sucede, si el desdeñado es sensib le,
su fre un desengaño cruel, que no sólo le aflige, sino
que muchas veces influye en su carácter, tornándole,
d e cándido y expansivo, en receloso y desconfiado.
A hora bien; si es ligero y no le afecta la ingratitud
é inconstancia del compañero, le contestará con in ­
d iferencia:
— Y o tampoco quiero ser am igo tuyo; lo seré de
Fu la n i to. que me regala estampas.
Y asi es como se acostu m b ran á ca m b ia r de am igos
como de juguetes, á no dar n ingu n a importancia á lo
que la tiene gra n d ísim a ó, lo que es peor, á con vertir
la am istad en g ra n je ria.
Son com pañeros, y así se hace entender á los niños,
los que asisten á un mismo establecim iento de ed u ­
cación, que también se llam an condiscípulos; y de la
m ism a manera, encontrarán más tarde compañeros
de profesión, si ejercen a lg u n a ; de arm as, si se dedi­
can á la milicia; de d a s e , de taller, etc.; pero así como
el amigo ínLimo no tiene secretos para el que lo es v e r ­
dadero, compartiendo con él su s penas y sus alegrías,
aconsejándole lo que le conviene, no halagando nunca
s u s pasiones ni lisonjeando sus vicios; pero soportan­
do sus defectos é im poniéndose cu alquier sacrificio
por él cuando la necesidad lo ex ija ; el com pañerismo
no lleva tan lejos su s im posiciones: para ser un buen
com pañero, basta no h acer cosa a lg u n a que pueda
redundar en desprestigio de la escuela, por ejemplo,
ó de cualquiera otra agrupación ó sociedad á que uno
pertenece; d isim u la r las faltas de los dem ás in d iv i­
duos, mie ntras de ellas no resu lte un daño general,
y alegrarse cuando uno ó va rio s sobresalen por su
talento, laboriosidad ó virtu d , lo cu al, lejos de a f r e n ­
tar, honra y enaltece á los que están unidos á ellos
por un verdadero espíritu de com pañerism o.
L o s profesores de uno ú otro sexo pueden cu ltiva r
— 103 —

perfecta ni en te este bello sentim iento, estableciendo


en la clase una noble em ulación. Ante todo, deben
m ostrarse bastante severos con los delatores ó soplo­
nes, distinguiendo en cambio á los alu m nos que por
obligación tengan que dar parte al director ó directora
de las faltas de los demás. Los instructores, p re cis a ­
dos á participar al jefe del establecim iento fa a p lica ­
ción y cuidado ó la falta de atención de aquellos cuya
enseñanza se les confía, y los inspectores, precisados
á dar parte de las travesuras que tiendan á p e rtu rbar
el orden, están revestidos de cierta autoridad, aun qu e
subordinados á los profesores, de quien es son a u x i l i a ­
res; y así, s u s denuncias no pueden a trib u irse nunca
á en vidia ni m alquerencia, sino al celo que d e s p lie ­
ga n en el desempeño del cargo que se les ha confiado.
M uy diferente es el niño que acusa al que está á
su lado por la m enor falta; la niña q u e lleva el
ch ism e de que otra g u arda en su cajón alg un os c r o ­
mos, llores ó un trajecito de m u ñeca; tai vez habrá
in vitado á la poseedora de tales baratijas á que las
com partiera con ella, y el despecho de 110 haberlo
conseguido le ha aconsejado la delación.
A ltísim o origen, autoridad su p rem a, belleza in ­
com parab le tiene aquella m á x im a que m u y á menudo
debe repetirse á los niños: «llaz á otros lo que para
ti desees: no h agas á nadie lo que no q u ieras para
ti.» Como esta sentencia, sobre ser tan sen cilla, es
la base del com pañerism o, del amor, de la h u m an i­
dad y de la equidad, ni por un momento debe el ed u ­
cador perderla de vista, como medio constanLe de
d e sarro lla r y d irig ir estos sentim ientos.
E l,n iñ o trata de ve ng arse del instru ctor que díó
parte de su m a l com portam iento; y se le dice:
— ¿Por qué le quieres mal? ¿P o r qué deseas s u
daño? ¿Te g u s ta ría que lo hiciesen contigo?
— No, señ o r— contestará el a g r a v ia d o ;—pero el
también me acusó.
— 106 —

— La venganza es un pecado, y está prohibida por


Dios; sin em bargo, yo llam aré al in structor, y ve re­
mos si tienes derecho para estar quejoso de él.
— Usted, señorito, ¿por q ué me dio parte a ye r de
que este niño había faltado?
— Porque m ien tras los otros leían estaba reco r­
tando papeles y perdía el tiempo lastim osamente.
— tL e h u b ie ra á usted gustado que cuando a p re n -
día á leer h ub ieran hecho eso con usted?
— Cuando era tan pequeño como él, tal vez no, por­
que no sab ia lo que me convenía; pero ahora a gra­
dezco que no me dejasen ju g a r, porque ju gan do no
se a pren d e.— ¿Ves, hijo míor1— dice el Maestro, el
in stru ctor ha obrado bien, porque ha hecho contigo
Jo q u e se alegra q u e con él h icieran, pero tú no obras
bien porque no le am as y m u rm u ra s de él, y á tí te
gusta ser objeto de cariño y no blanco de las m u r ­
m u racion es de tus com pañeros.
Otra de las cosas que m ancha el alm a de los niños,
les quita la alegría tan natural en esa edad exenta de
penas y cuidados, y altera la arm onía en las escuelas
y colegios, y hasta en las fa m ilia s , es la en vid ia , ruiu
y bajo sentim iento que experim en tan algunos á vista
de las cualidades de los dem ás, de las alabanzas que
se les prodigan ó de las distinciones de que son
objeto.
A lm a s hay en quien es parece que este vicio es in­
nato; caracteres apáticos, en quienes la voluntad no
s e ha desarrollado por debilidad natural, ó porque
no se la ha educado convenientem ente, no se creen
capaces de aprender lo que otro aprende, de hacer la
noble acción que otro ha practicado, de trabajar Jo
que uu com pañero trabaja, y Les causa tristeza y
d isg u sto q u e los demás lleguen adonde él no piensa
llegar ja m á s.
L a envidia, que 110 es ni puede ser n u nca d isc u l­
pable, tiene en ciertas ocasiones origen en la falta
— 107 —
de pru d en cia de los educadores; puesto qu e los
padres y M aestros alaban m uchas veces á los h ijos ó
educandos por s u s dotes físicas ó por otras c u a l i­
dades que 110 pueden a d q u irirse a u n q u e uno se es­
fuerce para alcanzarlas, y de ahí el desaliento que se
apodera do la niña de facciones vu lgares y talle poco
esbelto, al ve r que su linda h erm an a es objeto de los
elogios de propios y extrañ os; la tristeza del m u c h a ­
cho de limitados alcances, que uo puede con s u s
estudios alcanzar los prem ios y alabanzas que el de
clara in teligencia consigue sin grande esfuerzo; el
disgusto y la anim adversión que el alu m n o y la
a lu m n a de fam ilia pobre ex p e rim e n tan , cuando s&
ven desatendidos, m ien tras se dedican cuidados y
atenciones á otros de fam ilia s á quienes sonríe la
fortuna.
A im itación del P adre ce lestia l, que derrama la luz
de los astros y cubre los campos de flores y los bos­
q u e s de som b ra y verdor, para nobles y plebeyos,
pobres y ricos, h erm osos y feos, y aun para justos y
pecadores, los jefes de fam ilia ó de establecim iento
han de extender su cariñ osa solicitu d, s u s cuidados
y desvelos, como sus recom pensas y castigos á c u a n ­
tos lo merezcan, con la posible equ id ad , sin que se
concedan distin ciones á la elevada a lc u rn ia, á la
riqueza, á la h erm o su ra, ni siquiera al talento, elo­
giando y recom pensando ú nicam ente el buen co m ­
portamiento y la aplicación .
Como esto está al alcance de todos; sin que se n e ­
cesite m as que quererlo con firme vo lu n ta d , el n iño
que, sin estudiar ni p o n er cosa alguna ele su parte,
m anifieste disgusto porque á un com pañero se le h a
concedido el p rim e r prem io de a p lica ción ; la n iña
que, siendo holgazana y dejada, se enoje porque se
recompense la laboriosidad de las otras, son dign os
de castigo , porque a b rig a n el bajo sentim iento de la
envidia, experim entan d o cólera y d especho po rq u e
- 108 —
otro llega donde ellos no tratan de llegar; y no tienen
laudable deseo de r a y a r tan alto como pueda ra y a r
cu alquiera otro.
E m u la c ió n se lla m a este últim o sentim iento, que
el educador debe fomentar por todos los medios que
le sugiera su celo y buen deseo, porque es origen de
b ue n as acciones y produce en la enseñanzas e x c e ­
lentes resultados.
S i, terminados los exám enes, al otorgar las p ri­
m eras y más altas recom pensas, se dijese |ante los
alu m n os que las alcanzan y á los que se ven p r iv a ­
dos de ellas que se prem ia el talento, la clara co m ­
prensión, la viveza de im agin ación , contestarían los
últim os: ¿Qué culpa tenemos nosotros, si no posee­
mos estas cualidades?
Acaso no lo diría n en voz alta; pero m u rm u ra ría n
entre sí ó lo pen sarían por lo menos.
Nada de esto sucederá, si se recompensan los es­
fuerzos, la atención constante, la docilidad y las
b uen as acciones, haciéndolo n otar así y añadiendo:
— Hay prem ios para todos los que los merezcan; hoy
los h an ganado unos, m añ ana ú otro día ú otro año
los ga n arán otros; porque se alcanzan con el buen
com portam iento, y éste no es patrim on io de nadie.
L a dulce satisfacción que los prem iados e x p e rim e n ­
tan debe hacerse ex te n siv a á todos sus compañeros,
porque con su ejemplo ven garan tido un día de glo ria
para cada uno, puesto que todos a s p ir a r á n á im i t a r ­
los, y en sem ejantes asuntos querer es poder.
Asi es como se despierta la em ulación , y sin que
los niños sientan celos ni en vidia, se les anim a á
trabajar, á corregir s u s faltas y á in stru irse, ya que
esto pueden con segu irlo todos, y com pensar con
estas positiva s v e n ta ja s otros doues que acaso la Na­
turaleza ó la fortuna Ies han negado.
CAPÍTULO XV.

Compasión.

R e serva m os para más adelante el tratar de la Ca­


ridad, virtu d teologal, virtud su b lim e que, con ser
tan sencilla en su fó rm u la , que, como dijim os en el
capítulo anterior, está basada en el principio de 110
hacer á otros lo que para nosotros no querem os, es,
sin em bargo, tan m erito ria y tan excelsa, que el
propio Catecismo nos dice que con ella nos dirigim o s
á Dios, y que sin el divino a u x ilio no podemos a l­
ca n z arla .
Tratarem o s, pues, de ella como u n complemento
y como un resultado de la religiosidad; y ahora, sin
elevarnos tanto en la escala de los sentim ientos, nos
ocuparemos de los m eram ente h um an os, de aquellos
que puede a b rig a r un a lm a de buen temple y bien
d irigid a, aun sin el poderoso inñujo de Ja religión de
paz y am or que afortunadam ente profesam os.
Sabido es que la sen sib ilidad es una de las f a c u l­
tades del alm a, y que, por consiguien te, en m a y o r ó
m enor grado la poseemos todos los racionales, si
bien en la m u je r se desarrolla m ás fácilm ente y
adquiere m ayor fuerza q u e en el hom bre, y en un
- - no —

mismo sexo, es más bien patrim onio de los tem pera­


mentos n erviosos que de los linfáticos, sanguíneos ó
b ilio so s.
E s cierto que todos los sentim ientos de que hemos
hablado hasta a ho ra son poco vehem entes en a q u e­
llos in d ivid u o s en los que la sensib ilidad es casi
nula; pero existen sin duda más ó menos d esarrolla­
dos, porque la m ayor parte son derivados de cielitos
in stintos com unes á .todos los vivientes, sin e x c e p ­
tu ar á los irracionales; mas los que en adelante s e ­
rán objeto de nuestro estudio son p rivativo s de la
especie h um an a, puesto que si los brutos pueden
ex perim en tar sen sacion es de dolor y placer, como
nosotros, sólo el alm a racional es susceptible de e x ­
perim entar sentim ientos.
Pertenece á esta clase el de la com pasión, que tra ­
taremos de analizar.
L lá m a se com pasivo al in dividuo que su fre con los
d olores de otro, y cruel, al que se goza en ellos ó los
m ira con indiferencia; au n q u e esto últim o es poco
m enos que im posible, porque afectando tan podero­
s am en te á nuestros sentidos la vista de un sér que
se retuerce, se mesa los cabellos, se golpea en el p a ­
ro x ism o de un dolor físico ó m oral, al oir los c h illi­
dos del que su fre horriblemente ó los lánguidos s u s ­
piros del que agoniza, es im posible que el espíritu
no se altere en uno ú otro sentido, y sólo un m o n s ­
truo ex e cra b le puede ex perim en tar en estos casos un
sentim iento de placer.
No estamos de acuerdo con el elegante y correcto
F r a y Diego González, autor de E l murciélago alevoso,
cuando dice:

«Que á todos nos dotó Naturaleza


De entrañas de fiereza,
Hasta que ya la edad y la cultura
Nos dan h um anidad y más cordura.»
— 111 —
No, no podemos creer, no concebimos que el Crea'
dor divino , todo am or y m isericord ia, h a y a dotado
de feroces instintos á su predilecta criatu ra.
Opinamos, más bien, corno el P ad re E stella , c u a n ­
do sienta este principio:
«Todo nace de fuente viva de am or; y todo lo que
tiene ser, viene esm altado de amor.»
L a infancia no es cruel por instinto, como a lg u ­
nos creen; y si 110 se muestra com pasiva, es porque
no comprende el su frim ien to , porque no tiene idea
de lo que no ha experim entado.
Como no com prende el dolor moral, tampoco se
e x p lic a los su frim ien tos físicos; pues el parvu litlo, ó
no ha padecido, ó no lo recuerda; y aun en caso de
recordarlo, no sabe aso ciar la idea de la penosa s e n ­
sación que experim entó cuando se dió un golpe ó le
derram aron agua h irviendo sobre una mano, con lo
q ue siente el pájaro cuando él le q u ieb ra una pierna
ó le clava un in strum ento cortante.
S i no se le hace notar, lo m ism o matará un pajarito
que romperá un juguete, y le a rra n c a rá las alas á una
m ariposa que deshojará una flor ó rasgará un papel.
E s verdad q u e la avec illa lanza qu ejid os; pero ¿no
h ay también corderitos de ju g a r que balan, perros
que ladran y m u ñecas que lloran ?
S i después de hacerles notar que los chillidos del
p a jarillo son Ja expresión del dolor, que los anim ales
no son insen sibles, como las plantas y los muebles,
y que sufren mucho más con sus ju egos irreflexivos,
y hasta b rutales á veces, que el m ism o niño cuando
se corta ó se q u em a; si despues de habérselo p ro h ib i­
do terminantemente, apoyados en tan ju stas razones,
insisten en atorm entar á indefensos é inocentes a n i-
malitos, entonces se puede decir que aquella c ria tu ra
no es com pasiva, pero no precisam ente que sea cruel.
E n tre muchos millones de hom bres nace un Nerón
ó un D, Pedro 1 de C astilla, y aun éstos, si bien s a n -
— 112 —
guinnrios y feroces po r tem peramento, quizá h u ­
bieran modificado s u s instintos, ó al menos no se
hub ieran desarrollado en ellos de tan violenta m an e-;
ra, si no h ub ieran mediado las c ircu n stan c ias que
respectivam ente co n tribu yeron á ello.
Del prim ero cuenta la Historia que, cuando en su
juven tud, y al principio del reinado, 1c presentaron
la prim era sentencia de m uerte para q u e la firmase,
m a n ifestó d isg u sto y dijo: «Ojalá no supiese escribir»;
rasgo de piedad que, á no co n s ta re n la Historia, nos
h aría dudar de su autenticidad la certeza que tenemos
de que el mismo em perador romano, arrastrado por
los consejos y adulaciones de sus depravados m in is ­
tros y am igos, llegó á ser parricida, incendiario y á
decir que desearía que el género hum an o no tuviese
m as que una cabeza para proporcionarse el placer de
cortarla.
En cuanto al segundo, ;cuán diferente hubiera p o ­
dido ser su carácter si no se hubiera mecido en regia
cu na ó si, vastago y heredero de reyes, hub iese visto
re in ar la paz en su fam ilia y en sus Estados!
Hijo de un padre violento en su s pasiones y de una
madre vengativa, que le nutrió con los sentim ientos
de odio y venganza h ac ia la manceba de su padre
D .a Leonor de Guzmán y los hijos de ésta, sus h er­
manos bastardos, q u e á su vez le aborrecían, rodeado
de g u erras exteriores y de conspiraciones interiores,
convirtióse al fin en un monstruo de crueldad.
A lg ú n historiad or trata de disculparle, y nuestro
contemporáneo Zo rrilla, al frente de su dram a in ­
mortal fil zapatero y el rey pone, hablando del m is­
mo D. Pedro:

¡(Osado y antojadizo,
Mató, atropelló cruel;
Mas por Dios que no fué él,
F ué su tiempo quién lo hizo.»
— 113 —

Con perm iso del célebre poeta é insigne académico,


no titubearem os en afirmar que fué él; el tiempo y
las circu n s ta n c ia s pudieron a yu d ar, y , como hemos
dicho al p rin c ip io , sin ello quizá no h ubiera llegado
adonde llegó; pero con otro ca rá c te r, con el tempe­
ram ento y la virtu d de W a m b a , hubiera buscado
otro Pañi pliega donde term in ar sus d ía s tranqu ila
y cristianam ente, en vez de h allar la m uerte en la
tienda de D uguesclin, bajo el puñal fratricid a de don
E n riq u e de T rastam ara.
Muchos h an encontrado un argu m en to para ase­
g u ra r que la niñez es cruel por instinto, precisamente
en la m ism a costum bre á que alude F r . Diego G o n ­
zález en la bonita poesía de qu e hemos hecho m e n ­
ción.
E n efecto; hemos visto muchas veces, en las tar­
des de verano, un gru po de ch iq u illo s provistos de
largas cañas, tratando de golpear con ellas y hacer
caer un inofensivo m urciélago. E ste a n im a lito con
sus alas m em branosas y desp ro vista s de plu m as, 110
pueden levan tar el vuelo, ni le conviene, puesto que
en las altas regiones atm o sféricas no encontraría
los m osquitos y otros insectos de q ue se alimenta.
P asan, pues, cien veces los pobres an ím eles rozando
con s u s b la n d a s alas las go rritas ó los cabellos de
s u s enemigos, sin sospechar la triste suerte que les
agu ard a cuando alg uno de ellos recibe un cañazo y
cae al suelo; p u es en tal caso (y esto ya no lo hem os
visto, porque no h u b ié ra m o s podido presenciarlo,
pero nos lo han contado) los clavan por las alas á la
pared y les quem an el hocico ó les p in chan h ac ién ­
doles s u frir una muerte lenta y terrible.
P r e g u n t a d a uno de aquellos m u ch ach os p o r q u é
ha contribuido á tan bárb ara acción, y os contestará
que porque es costum bre, porque todos lo hacen; y
si le decís que en va n o se e x c u s a con la costu m b re,
con el ejemplo ó con la absurda suposición de que
8
— 114 —
el inocente cuanto leo mamífero alado es imagen del
diablo, si a rg ü ís q u e el chico eu cuestión ó todos
ellos son enem igos de los a n im ales y que se gozan
en sus tormentos, lo n egarán ellos ó las personas de
su fam ilia respectiva, diciendo que tienen en su s
casas perros, gatos, g a llin a s , conejos ó cu alesquiera
otros a n im ales dom ésticos, y que los niños en c u e s ­
tión no les hacen n in g ú n daño, antes bien los c u i­
dan, los a carician y se encariñan con ellos.
Introdu jérase el uso, cuando se cautiva un m u r ­
ciélago, de ponerle en dorada ja u la y ob sequiarle y
m im arle su poseedor y los com pañeros de éste, y se
vería por im itación y por deseo de su p e ra r á los d e ­
m ás esm erarse en traer á la v iv ie n d a del prisionero
cintas y llores, como a ho ra tratan de excederse en
in ve n tar tormentos.
P ongan los padres y Maestros el m ayor cuidado
en que los educandos no presencien escen as de s a n ­
gre, dolor y su frim iento , que es lo que endurece el
corazón y apaga los sentim ientos com pasivos.
Míen Iras no llega el venturoso día, su sp irad o por
m u ch as personas ilu str a d a s y filantrópicas, de que
quede abolida la pena de muerte, cese ai menos la
b ru tal costum bre de lle va r ú los niños á presenciar
tan h orrib le espectáculo, so pretexto de que teman
la ju s tic ia h u m a n a que de un modo tan espantoso
castiga á los d elin cu entes.
No, ni por un momento querem os que nuestras
a lu n m a s admitan la hipótesis de que pueden llegar
á m a n ch arse con el robo ó el asesinato, y si esto c u ­
piese en lo posible, á pesar de su educación y de los
bueno s ejemplos que se les proponen, á otros móviles
m ás elevados ha de obedecer, para evitar el crimen
y la vergüenza que le acom paña.
Pertenecen al bello sexo las personas que educa-
camos; pero lo m ism o pensaríam o s si fuéram os e d u ­
cadores de in d ivid u o s del sexo fuerte.
Mi en Iras dure otra costum bre, que también q u i ­
siéram os ver abolida; m ie n tra s el Gobierno consienta
el in m o ral y b árbaro espectáculo de las corridas de
toros, no se haga presenciar á la niñez la agonía de
los infelices caballos y el su plicio del h erm oso y
noble a n im a l, que no tiene m ás delito que h ab er
nacido fuerte, y al que los h om b res, valiéndose de
la astu cia, dan u n a m n e r t e lenta y terrible.
E li la culLa ciud ad en que escrib im os ha d e s a p a ­
recido otro uso s em isa lvaje, cual es el de envenenar á
los perros con estricn in a , encargando á los depen­
dientes de la autoridad m u n ic ip a l propinar esta m o r­
tífera su sta n cia á los que vagu en aban don ados en la
vía pu blica, que m ueren revolcándose y retorciéndose
en su agonía, rodeados de un corro de gente ociosa
y de ch iqu illos. Donde todavía tengan lu g a r escenas
tan atroces, aléjese de ellas á los nin os y 110 se diga
que en este caso y los anteriores los m u ch ach os, e s ­
pecialm ente los varones, se aco stu m b ran á ser va le ­
rosos; porque esto no es cierto en n in gú n sentido.
El v a lo r, como liemos dicho en otro lugar, consiste
en m ostrarse sereno ante el peligro que no se puede
evitar; pero el que contem pla im p ávido cómo se
p riv a de la ex iste n c ia á un reo que suele ir medio
m uerto al patíbulo, atado, a dem ás, y rodeado de
tropa; el que m ira desde un palco ó desde el ten­
dido (tal vez brom eando ó merendando) cómo la
s ang re em papa el redondel y los cab allos patalean y
el toro escarba la tierra enrojecida, b ram ando de
dolor, y los que se paran en la acera para o b se rva r
los estrem ecim ientos del cau que muere en el arroyo,
v íc tim a de horrib le tósigo, como no corren el más
remoto peligro, no se h ab itú an á él. aprendiendo
solamente á m ir a r con indiferen cia el ajeno s u fr i­
miento, lo cual apaga en ellos el sentim iento de
com pasión.
Fom éntese, por el contrario, en la niñez esta bella
— 110 —

cu alidad; diciendo que las penas y los dolores físicos


ó morales de nuestros h erm anos han de interesarnos
y conm overnos, y que debemos p ro c u ra r e v itarlo s á
costa de cu a lq u ie r sacrificio; que respecto á los a n i ­
males, Dios nos lia concedido derecho sobre ellos, y
por lo tanto podemos em plearlos en nuestro serv icio
ó m atarlos, según su especie, para a lim en tarn os con
su carn e ó a p rovechar su piel ó su plu m a; pero h a ­
ciéndoles su frir lo menos posib le; cuéntensele e je m ­
plos en q u e resalte la adhesión d é l o s irracionales
dom ésticos al hom bre, la protección que á su vez les
d ispensan las personas de buen corazón, hasta el
punto de fu n d ar sociedades con este objeto; dénseles
(aun cuando no sea a sig n atu ra obligatoria en la es­
cuela á que pertenezcan) a lg unas nociones de Zoo­
logía, para que, sabiendo la interesante h istoria de
las aves, cu adrú pedos, peces y hasta de ciertos in sec­
tos, sientan por ellos interés y cariño, y así se m o ­
dificarán los instintos que pudiéram os lla m a r c r u e ­
les, trocándose en b en ig n os y com pasivos.
CAPÍTULO XVI.

Filantropía, humanidad.

L a palab ra filántropo tiene ig u a l significado que


amante ó amador del hombre , por ser derivada de
filos . amante, y antros t hom bre, vocablos g rie g o s .
Debe ex p lic a rs e á los niños que la filantropía v i e ­
ne á ser la carid ad , m enos perfecta; puesto q u e esta
u ltim a , que es p riv ativa de los cristian os, consiste
en a m ar al hom bre por am or de Dios, por ser su i m a ­
gen, sn criatu ra predilecta, como tal vez a m am o s á
un niño ó á un joven, aun cuando no sea m u y a cre e ­
dor á nuestro afecto, por ser hijo de un excelente
p adre, d ig n ísim o de todo nuestro cariño y respeto.
L a filosofía, enam orada de la belleza de esta v i r ­
tud, que es la esperanza y el consuelo de todos los
tristes y a trib u la d o s, y que no tiene menos d u lz u ras
para el q u e la ejerce que para aquel sobre el cu a l r e ­
cae, ha querido apropiársela en cierto modo, ó por lo
menos hacerla exte n siv a á todos lo s dog m as, á todas
las creencias y á todos los in d ivid u o s de la especie
h um an a.
E ste a m or á n u estros sem ejantes llá m a se tam bién
h um an id ad , y por esta razón se llam a h u m an o al
que se compadece de los males ajenos, é in h u m an o
al que no se conm ueve por n in g ú n género de su fri-
— 118 —
míenlos que en otros vea, ni hace n in gú n sacrificio
por rem ediarlos.
Se desarrollan en los niños los sentim ientos h u ­
m an itario s, m anifestando en su presencia sanio in­
terés por todo aquel que sabem os sufre a lg u n a t r i ­
b ulación ; refiriéndoles, cuando pequeñitos, cuentos
y anécdotas de ricos, nobles, personas favorecid as
por la fortu n a que, dejando las com odidades y el
fausto de su casa, se dirigen á la cabaña del m e n d i­
go, al hospital, á la casa de beneficencia, asilo de los
Imerfanitos, y pasan h oras mucho m ás dulces y
tranqu ilas viendo como el hambriento satisface su
necesidad, el enfermo se a n im a con su s consejos, el
huérfano agradece s u s caricias y todos á u na le b en­
dicen, que las que pasaría en sus salones, en un tea ­
tro ó en un b aile de sociedad.
Guando m a y o res, se les hace conocer lo m ucho
que se ha trabajado y se trabaja en bien de la h u m a ­
nid ad ; se les dice q u e hay personas que han sac rifi­
cado sus intereses, su salud y hasta su existencia,
en aras de este ardiente deseo de ser útil á los d e ­
más; que m ien tras unos a rrastran un a existen cia
fría y egoísta, rodeada de com odidades, pero sin g o ­
ces m orales, sin gratas emociones, atentos solam en­
te á enriquecerse; otros fundan escuelas donde los
niños de fam ilias m enesterosas reciban educación y
enseñanza, asilos donde el párvu lo y el anciano que
carecen de fam ilia , pan y a b rigo, tengan todo lo que
podrían proporcionarles los parientes que la d e s g r a ­
cia les ha arrebatado, hospitales donde los enfermos
pobres encuentren a lim en tos, medicinas, ternura,
asisten cia y consuelo; que otros hom bres de c o ra ­
zón gen eroso y clara inteligencia, leen noche y día,
a rra n c a n los secretos á la Naturaleza y rasgan el
velo que cubre las verdades de la Ciencia, y á fuerza
de estudios y experim en tos dan á luz invenciones de
utilidad general; poi fin, que otros más meritorios,
— 119 —
porque su heroísmo raya en Jo su b lim e , sufriendo
penalidades sin cuento, atraviesan los desiertos y
abrasados arenales del Á frica ó navegan hacia las in*
h ospitalarias regiones polares, en busca de seres
desgraciados, sem ejantes nuestros, que acaso en su
b árbara ignorancia reciben con insultos v malos tra­
tamientos al que iba á llevarles la civilización, la
c u ltu ra v tal vez, con la luz de la fe, la eterna fe lic i­
dad.
Cuando los tiernos oyentes se adm íren de que
haya hom bres tan virtu osos, que de tal suerte se sa ­
crifiquen por sus sem ejantes, recibiendo quizás la
muerte de aquellos á quien es se proponían hacer
buenos, dichosos é in struidos, se les dice que la h u ­
manidad, la filantropía, el am or al hom bre acaso no
bastaría para lle va r á cabo tan heroicas acciones;
que hay algo más alto, m ás su b lim e , más magnífico,
que lo em bellece v dora todo, como el sol hermosea
el mundo y matiza las flores, y este algo, cuyo o r i­
gen es divino, es la caridad, basada en el amor de
Oíos.
La hum anidad es grande, la caridad ex celsa.
La hum an id ad , como virtu d de este mundo, fla­
quea y desfallece a lg u n a vez; la caridad, como h ija
del cielo, se enardece con las contradicciones, vence
los obstáculos y se aleva á la a ltu ra , como la llama
perfum ada y el hum o p u ro del incienso que se q u e ­
ma ante al altar de la D ivin id ad .
CAPÍTULO XVII.

Provincialismo, patriotismo.

«El p ro vin cialism o es el patriotismo de la p r o v in ­


cia». A sí decía un elocuente orador, escritor fecundo
y gran político; pero que p recisam en te ha nacido en
u n a de las region es en que más se siente y se cu ltiva
el am or exagerad o á la p ro vin c ia .
E l numeroso auditorio que le escuchaba aplaudía
frenéticamente, y la que escribe estas líneas tenía el
gusto de o ir al insigne orador y el disgu sto de no
estar de acuerdo con él ni con los que le a p la u d ía n .
No; el p ro vin c ia lism o no puede ser m as que el
amor á una parte de la patria, y m ayorm en te en una
nación como la nuestra, que por su topografía, por
su situación en el con lin ente y por el modo como se
ha ido form ando de agru p a cio n es de gentes d iversas
en su origen, en su len g u a je y hasta en su s costum ­
bres, parece que se nota m ás que en otra a lguna
cierLa predilección por el reino (como decim os toda­
vía) al cual pertenece el pueblo en que hemos visto
la luz por vez prim era.
S e nos dirá q u e la P ro vid en cia ha señalado los lí­
m ites de nu estra h erm osa y q u erid a patria, entre las
enhiestas cu m b re s de los P irin e o s, colosal b arrera
que nos separa del resto del continente europeo, y
— 121 —
los mares que nos ciñen como otras m u ra lla s l í q u i ­
das, ondulantes y azules, c u y a s ondas a m o ro s a m e n ­
te besan la arena de n u estra s p la y a s y con pótenle
voz cantan las glo ria s de nuestros ascendientes, Pero
¿ y P ortu ga l?, ¿no forma también parte de este r in -
concito de la tierra?
Repetim os que hay algo de co ndicional, de a r tif i­
cial, en la form ación de nuestro pa ís, algo que los
sig lo s no h an podido unir, ni la política ni el buen
deseo de los gobiernos b o rra r; que si no ex iste en las
clases ilu strad as, está latente en las capas in feriores
de la sociedad, y que, por lo mism o, es necesario ¡que
el que se dirige á los niños ó al pueblo, puesto que
pueblo y n iñ o s se parecen en nuestro país en la falta
de ed u cación y sobra de im p resio nabilid ad , les digan
q ue el p ro vin c ia lism o no es el patriotism o, antes
bien, estas dos palabras representan ideas re fra cta ­
rias entre sí.
No podemos m enos de considerar el corazón como
un foco de luz y calor que se fiama amor, caridad,
benevolencia; concentrado, no será nada de esto, será
egoísm o; reducido á un pequeño círcu lo de parientes
y am igos, acota los du lces electos de tan noble sen­
tim iento; lim itado á la pro vin cia, p riv a á los dem ás
com patriotas del am or de uno de los suyos; d i f u n d i­
do á los de toda la nación, une con íntim o lazo á los
que vive n bajo u na m ism a ley, reconocen un solo
g obierno, dan s u s h ijos para form ar el ejército que á
todos los defiende, su oro para el tesoro com ún y
su voto para elegir los representantes de todos los
pueblos y de las regiones todas.
El patriotism o propende á a g ru p a r: el p ro v in c ia ­
lism o á d ivid ir.
Más cerca está G a licia de L isb o a que de B arcelona;
m ás se parece su lengu aje al portugués que a l ca ta ­
lán, y tanto por lo menos como al castellano, y sin
em bargo, á pesar de la falta de afinidad, de id iom a,
carácter y costum bres, es preciso in c u lca r á los niños
que tan españoles son los habitantes del E ste como
los del Occidente de la nación, ya que no de la Pe­
n ín s u la .
¡Qué notable diferencia entre un andaluz y im
vascongado! De seguro que, si son personas sin ed u ­
cación, ni se entenderán el uno al otro. E l último
quizá entienda m e jor el patois de su s vecinos los
franceses que el du lcísim o lenguaje andaluz, con su s
b rilla n tes im ágenes, su s pullas chispeantes de gracia
y su in com parable seductor acento.
Se adm irará el sevillano de oir can tar el zorcico
del vizcaíno, como éste de las m alagueñas, canto
pe cu liar de los hijos del Mediodía, y sin em bargo,
todos son españoles, herm anos todos, com unes son
s u s intereses, com un es sus desgracias, corno lo es
el recuerdo honroso de nuestro glo rio sísim o pasado.
C onviene, pues, h ab lar á los niños de las escuelas,
sin ex ceptu ar á la in fan c ia del bello sexo, de la h i s ­
toria de nuestro país; no se nos diga que la Historia
110 es asign atu ra obligatoria en las escuelas e le m e n ­
tales; no se tome, s i no qu iere tomarse, como una de
aq u e lla s que forman parte del pro gram a escolar, y
por lo tanto tiene su enseñanza u n tiempo prefijado
d iaria ó sem analm ente; pero aprovéchen se los libros
destinados á la lectura que contienen pasajes de los
que m ás honran á nuestros antepasados; expliqú ese
por vía de entretenim iento la vid a de alg u n a ó a lg u ­
nas de las personas eminentes en arm as, en letras,
y sobre todo en virtudes, que han honrado nuestra
nación; y cuando los m uchachos se entusiasm en con
la relación de la heroicidad de sagunLinos y n u m a n ­
im os ó con el valor de Daoiz y V elarde, ó con la s e ­
renidad de nuestro contemporáneo Méndez Núñez, ó
adm iren el talento de F ra y L u is de León, de Cer­
vantes ó de Martínez de ia R osa; cuando las niñas
sientan latir su corazón con el relato de las virtudes
— 123 —
de la Católica Isabel, ó adm iren la sabiduría de
S an ta Teresa, recuérdeseles que todos eran espa­
ñoles, y que debemos tener á grande honra perte­
necer á una nación q u e tan altos personajes ha p ro ­
ducido .
D ígaseles que es in d ign o de quien lia visto la lux
en este priv ile gia d o suelo, donde siem pre ha brillado
la h id a lg u ía, la generosidad al lado del íngeiiio, ser
holgazán ó desaplicado, dejando de co n trib u ir al
buen nombre y al lustre de la patria, y m ucho más
m a n ch ar este nombre y estos tim bres de g loria con
acciones reprensibles; y que si la suerte los conduce
á otro país ó los pone en contacto con extranjero s,
se conduzcan de tal m anera que hagan lo rm a r á los
que los conozcan tan elevado concepto de nuestra p a ­
tria, que puedan decir cuantos le traten; S i todos los
españoles se parecen á este, á g ran de h onra tendría
el ser español.
T am bién se puede h ab lar á los alu m n os de n u e s ­
tros herm anos del Nuevo Mundo, no sólo de las p ro ­
v in cias españolas de U ltram ar, sino de a q u e lla s n a­
ciones que hablan nuestra lengua, p a íses que hace
cuaLro siglos no estaban cu relación con el con ti­
nente europeo ni sospechaban siquiera su e x is te n ­
cia, como aqut no se tenía noticia de la de aquellos
h abitantes del globo; y que, puestos en co m u n ic a ­
ción con el m undo antigu o , han aceptado su civ iliz a ­
ción y sus progresos, poniéndose al nivel de las
n aciones más cultas, y aun su perán dolas en cierto
modo, conservando, empero, su independencia ó ad­
q u iriéndo la en cuauto les ha sido posible. Y a com ­
prenderán nuestros lectores que aludim os á esas r e ­
p ú b licas de A m érica , tan jóvenes como ilu strad as, á
la del R ío de la Plata, U ru g u a y , Chile, etc., en cuyo
elogio se pueden extender los profesores, m e n c io ­
nando de paso la gloria que ha cabido á E s p a ñ a de
s er la p rim era nación que acogió ios proyectos del
inmortal Colón, y que con su a u x ilio moral y mate­
rial le puso en condiciones de revelar al m undo e n ­
tonces conocido que e x is tía una infinidad de seres
qu e, puestos en contacto con ellos, recib irían sus
leyes, sus costum bres, su ciencia, y les darían en
cam bio la s av ia de su ex u b eran te vida y los tesoros
de su virg en y fecundo suelo.
Otra idea es menester in c u lca r desde la edad prim e
ra. y es la de no desdeñar los objetos de nuestro país
ni a trib u ir m ayor valor á los del E x tr a n je ro , por el
mero hecho de serlo. Vem os con frecuencia, y esto es
más general en las m ujeres que en los h om bres, es
trenar un traje, lu c ir una jo ya, adorn ar sus salones
con objetos de arte, y decir: Esto me lo han traído
de m u y lejos; esto no se confecciona a q u í; en caso
serán im itaciones; pero yo lo he encargado á París,
á M arsella, á cu a lq u ier parte, por no decir que es
español. De io que resulta que, conociendo nuestros
ind ustriales la vanidad de s u s com patriotas, para
h alag arla y para vend er mejor sus géneros, los d is ­
frazan con rótulos e x tra n je ro s ; conducta a n tip atrió­
tica en u n os y en otros, pues los vendedores debían
d e cir: Esto se ha fab ricad o aquí, y puede com petir
con lo de otros pa íses.
Y los co m pradores: Esto lo lie a d q u irid o aquí,
porque en igualdad de c irc u n s ta n c ia s prefiero f a v o ­
recer á m is paisanos y proteger Ja in d u stria n a ­
cional.
A láb ese Jo bueno dondequiera q u e ex ista ; im ítese
lo que de im itación sea digno; seam os im p arciales
para reconocer el mérito de lo q n e proceda de otros
países; pero no reneguemos nu nca del nuestro, que
s ería como renegar un hijo de sus padres, y Lengamos
por herm anos, tanto al h ab ita n ted e l fragoso P irin e o ,
como al que apaga su sed en las cr is ta lin a s ondas
del G u a d a lq u iv ir.
C A P ÍT U L O XVIII.

Sentimientos religiosos.

D ijim os, al t r a í a n l e la adm iración q u e se podía


s acar mucho partido de ella. Pues bien, m ostrando
á los niños la magnificencia de la Creación; en señán­
doles algunos de los fenómenos n aturales, lla m á n ­
doles la atención acerca de la asom brosa m áqu ina
del u n iverso ; dándoles á conocer esa adm irab le ca ­
dena de la historia n a lu ra l, que de la a rcilla y la
aren a asciende al reino vegetal, dotado de vid a,
a u n q u e no de m ovim iento; después al a n im a l con
sus infinitas, cu riosa s y a d m irab les variedades, y
termina en el h om bre, ese rey de la Creación que
encu en tra pequeña y m íse ra su morada, con todo y
s er tan espléndida y tan sublim em ente bella, le lle­
varem os de consecuencia en consecuencia, re m o n ­
tándonos de los efectos á la cau sa, á la idea de Dios,
y a que no á su conocimiento, puesto que es impo-
sible, al niño como al'hom bre y al ignorante como al
filósofo, tener couocim iento de lo que es in c om p ren ­
sible.
E sta idea vaga, como no pueden menos de tenerla
los pequeñuelos, es m ás bien que un ju icio u n sen­
timiento; no es la cabeza la que se entera de lo que
es ó puede ser origen de tan grandes m a ra villa s:
— 126 —

es el corazón que lo adm ira y lo ama, no lo explica,


lo siente.
A clarar estas ideas, dando á conocer á la infancia
los atributos prin cipa le s del S é r Sup rem o, especial­
mente aquellos que estén m ás al alcance de su in t e ­
ligencia, no es tarea d ifíc il para el educador, ya sea
padre ó m adre de fam ilia , ya Maestro de prim era
enseñanza, ya trabajen todos de común acuerdo, que
es lo más natural, lo m ás lógico y lo q u e produce
m ejores resu ltado s.
No es difícil, porque las m ism as pregu ntas de los
niños, efecto de su a legre sorpresa y adm iración al
enterarse de las m a ra v illa s que nos rodean, nos llevan
como por la mano á darles aquellas nociones que su
inteligen cia reclam a y su corazón desea, y lo es
menos todavía porque esta noción de la divinidad
reside ya en su espíritu, porque la adoración á un
sér su perior es un instinto p riv ativo de la h u m a ­
n id ad , pero com ún á toda ella, instinto que v iv e en
el niño como en el an cian o, en el joven p ia d o s a ­
mente educado como en el que de incrédulo blasona,
en el indio del desierto como en el esqu im al que
h abita junto al helado polo, y así en los tiempos
m odernos como en la más remota antigüedad,
¿Qué otra cosa es la id olatría sino esta noción
perturbada y ex tra v ia d a ?
L a criatura racion al, tan su perior al resto del reino
a n im a l como indica su figura, su posición, su cabeza
e rgu id a , su m irada que con frecuencia se dirig e al
cielo, tiene la in tuición de que h ay un sér in fin ita ­
mente m á s sabio que cuanto existe, más grande,
m ás perfecto y así es que los pu eblos que se han
v is lo priv ad os de la d ivin a luz de la revelación han
adorado al sol, á las p lantas, á los an im a le s, ó han
personificado y después endiosado las virtu d es, que
no son m ás que atributos de Dios, concedidos a l g u ­
nas veces á s u s criatu ras.
— 127 —

Oíros han inventado las más bellas y poéticas fic­


ciones, poblando los bosques de hadas y fa u n o s : los
m ares de nereidas, los ríos de n in fa s , que moran los
prim eros en verdes pabellones, las ú ltim a s en p a la ­
cios de nácar v cr is ta l.
En nuestros días, en que tanto se debe á la c i v il i­
zación cristian a , que ha dulcificado las costum bres
y unido los pueblos con lazos fraternales, que ha
inspirado á los sabios s u s m ejores libros, á los p o e ­
tas s u s m ás dulces cantaros, á los arquitectos sus
más g ran diosas fáb ricas y á pintores y escultores
s u s más su b lim e s creaciones, h ay personas tan ob ce­
cadas que pretenden en nuestro país y h an conse­
gu id o en algún otro p riv a r á los niños d é la s escuelas
de la enseñanza de toda religióu positiva, p re ten ­
diendo ¡insensatos! que basta hablar á los educandos
de la m oral u n iv e r sa l, de que se debe am ar el bien
porque es bien, aborrecer el mal porque es nial, y
ob rar de esta manera y no de la otra porque sí.
A lg u ie n dice que la débil y naciente inteligencia
de los niños no está en estado de com prender los
m isterios de la religión, y que se ofuscan y aturden
cuando de tales materias se les habla. Con este r a z o ­
nam iento, podríam os cerra r la s ve ntanas de n u es­
tros salones de clase é ilu m in a rlo s con gas ó p etró ­
leo, p rivan d o á las criaturas del puro y brillante
resp landor del sol. porque no puede e x p lic árse le s la
m ateria de que este astro está formado, ni el modo
como se difu n de su luz y su calor, ni pueden m i ­
ra rle fijamente sin deslu m b rarse.
Opinamos, m u y diferentem ente de estos a u d ac es
innovadores, que se debe fom entar en los a lu m no s
de uno ú otro sexo el sentim iento religioso, base de
la moral más pu ra , y cuando con ozcan algo del poder,
de la bondad yde la sab id u ría de Dios, de que h a ­
b la n los cielos y la tierra, et bosque y el río, las aves
y las llores; no enseñarles á cerrar los ojos para no
— 128 —
ver ni t a p á r s e lo s oídos para no esc u c h a r el him no
de la Naturaleza, sino a yu d arle s á adm irar, á sentir,
y decirles que aquel S e ñ o r de todo cuanto existe
conoce á cada niño de por sí, le am a, le espera y se
ha dignado revelarn os los medios de que debemos
va lernos para llegar á él.
Entonces nada más lógico que enseñarles el Cate­
cism o, libro tan fácil de aprender y tan difícil de ol­
v id a r, cuando ha sido bien estudiado; tan pequeño
en el v o lu m e n y tan grande en la idea; libro que
cuando se tiene bien com prendido nos aconseja, nos
dirige, nos fortalece, nos c o n s u e la .. . No co m prend e­
mos, no, como h ay en nuestro país quien enseñe la
moral sin el a u x ilio de este libro.
R e p u g n a á la naturaleza h u m an a , por ejemplo, el
hacer u n favor ó el ab ra z ar con cariñ o y dar el ó s cu ­
lo de paz al que acaba de ofendernos, y así es que
n in g ú n filósofo de la antigü ed ad lo había prescrito
n i enseñado. E l agra d e cer un beneficio y a m ar al
bienhechor, es ju sto ; el perdon ar un a ofensa y am ar
al ofensor, es su blim e.
Por eso dice Je s u c r is to : «A. vu estros antepasados se
dijo: amad á vuestros b ienhechores; pero yo os digo:
a m ad á vuestros enemigos, favo reced á los que os
aborrecen, rogad á Dios por los que os calu m nian y
persiguen.»
Y eí Catecismo, resu m ien do, dice:
«No nos podemos ve n g a r ,a n te s bien hemos de vo l­
ver bien por mal.»
Una herm osa n iñ a recibe un golpe de un herm ano
ó de una com pañera, é irritada se presenta á la nía -
dre ó á la directora del colegio pid iendo ju sticia .
E s verdad que ha faltado; el castigarle ó no es
cuenta m ía; pero tó debes perdonarle, dice el s u p e­
rio r; y la n iñ a cristiana, que todavía siente el dolor
del golpe recibido, sonriendo al través de s u s l á g r i ­
mas, abre s u s brazos y recibe en ellos al ofensor.
— 129 —

¿Qué razón h ay para ex ig irle esta su blim e a b n e g a ­


ción?
Una m u y sen cilla.
D ios lo qu iere, Dios lo h a mandado.
Y aquella niña no qu isiera desobedecer á Dios, á
q u ien am a, de quien es am ad a y de q u ien todo loes-
pera.
Un niño pobre, h am briento, pasa por una panad e­
ría ó por un a frutería y tom a algo para satisfacer su
necesidad. Le ve el p adre ó el maestro, y le dice que
ha cometido una mala acción, que ha d e lin ­
quido.
— ¡Pero si había tanto, que ni s iq u ie r a lo notarán!
— dice el niño.
— No im porta, has obrado m al.
— E llo s son m u y ricos, y yo pobre, y tenía hambre.
S i yo tuviese tanta fru ta, no me in com odaría porque
tomase una manzana un pob re niño.
— S i te hubiese visto un gu a rd ia m u n ic ip a l, te h u ­
biese puesto preso.
— ¿ S i ? Pero vamos, no lo lia visto .
— Pero te ha visto alguien que es m ucho m ás que
los m u nicipales y la ju sticia h um ana: te ha visto Dios,
y ya sabes que en uno de los m an dam ien tos de su
L e y santa prohíbe el h u rla r y no exceptúa á los p o ­
bres ni fija el v a lo r de la cosa robada.
Entonces baja el niño la cabeza y se confiesa c u l­
pable, porque las leyes h u m a n a s tienen mucho de
condicionales y no poco de a rb itrarias, y solamente
la sanción divina hace que se acaten y respeten, sin
que se intente b u rla rla s .
A l paso que la noción de la D ivin id ad , con su m i ­
sericordia y su ju s tic ia , su s sabios preceptos y am o ­
rosos avisos, s u s prom esas de inefable dicha para los
ju sto s y amenazas de castigo para los rebeldes; h á­
blese á los niños del Dios hum anado, y aquella h is ­
toria, la m á s su blim e, tierna y sen cilla, los conm o-
9
— 130 —

verá con sus detalles y los atraerá con los ejemplos


de virtud q u e e n ella se a d m ir a n .
Aquel Maestro Divino* que reprendía á los que
apartab an de él á los niños, y les decía: «Dejad que
los pequeñuelos se acerquen á mí.» ¿Cómo no ha ser
sim pático y querido de la in fan cia?
¿Cómo conservarán odio y deseo de venganza los
m u ch ach os á quienes se cuente qu e al llegar Ju d a s
al huerto de los olivos, y besar á J e s ú s para entre­
garle, éste, que conocía su infame traición, le recibe
con el dulce nom bre de am igo?
¿Qué cosa más fácil en un Maestro que in s p ira r
ideas de benevolen cia á sus alu m n os, refiriéndoles
las p a lab ras de perdón y clem encia que salen de la
boca del S a lv a d o r, clavado en la cruz y padeciendo
tormentos de muerte?
¿Qué figura más sim pática y am able para niños y
n iñ a s que la V irgen M aría, herm osa cuanto modesta,
Madre de Dios y esposa de un artesano, descendiente
de reyes y no desdeñándose de coser, h ila r; lava r los
pañales y confeccionar la comida?
¡M ujer encantadora! A d m irab le en el templo de
Salom ón y a dm irable en la casita de Nazarct; a d m i­
rable al pie de la cruz, y m ucho más adm irab le en el
cielo, donde ya no puede s eg uirla nuestra vista; pero
nos la enseña la fe rodeada de celestiales resp la n d o ­
res, coronada de estrellas lu m inosas, apoyando su s
pies en la b lan ca lu n a y cercada de ángeles p u r ís i­
mos que deshojan á su paso llores de ex q u is ito p e r­
fum e, entonan en honor suyo h im nos s u b lim e s y
se acom pañan con liras de m a rfil y oro.
A u n q u e el Maestro sea poeta y se deje llevar de su
im a gin a ción , no tema e x a g erar al h ablar á los niños
de la celestial morada, describiéndola con los colo­
res m ás espléndidos, para h acerles más liso n jera la
esperanza de alcanzarla. Je s u c r is to , cuando habla de
ella á los ju d ío s , la com para á un convite ó u n as bo­
— 131 —
d a s, para m an ifestar el contento que allí reina, y el
rey David, hablando eu sentido profético, dice: &Ni el
ojo vio, ni el oído escuchó, ni el olfato percibió j a ­
más cosa que á esto pudiese com pararse,»
Pues bien; si en el h o g a r y en la escuela se habla
á la infan cia de la vid a futura, se les recuerda la p r e ­
sencia de Dios continuam ente y en todas partes; si
se los estim ula con el ejem plo de J e s ú s y su Madre,
y los demás personajes del A n tigu o y Nuevo Testa­
mento, dignos de im itación, aunqu e menos perfectos
que el modelo divin o, el sentim iento religioso sedes-
arrollará en ella, se robustecerá con los años y será
la égida que los defienda del furor de las pasiones, la
luz que los gu íe en los escollos de la vida, su fo rta le ­
za en el infortunio y el móvil, en fin. de todas sus
acciones.
CAPÍTULO XIX.

Caridad.

D ijim os en otra ocasión que, así como la filantro­


pía es el am or del h o m b r e a ! hom bre, por ser un
in dividuo de su m ism a especie, la Caridad es el amor
del h om bre á su p rójim o, por am or de Dios, esto es,
por ser hijo de Dios, imagen su ya , sil obra más p e r­
fecta y la que m ira con m ayo r predilección, re d im i­
do por la sangre de Je su c ris to y destinado á ocupar
un lu gar en el cielo, y adem ás porque el S e ñ o r de
todo lo creado nos ha dicho: «Am aos los unos á los
otros, como os he am ado yo.»
Si m iram os en el hom bre s u s cualidades y los d e ­
rechos que tiene á que por él nos im pongam os s a c ri­
ficios, encontrarémosle tan débil, tan imperfecto,
tan inclinado al egoísmo y al orgu llo, según hemos
visto al tratar de los instintos y pasiones, que s o la ­
mente u na acertada educación y un constante e je m ­
plo puede h acer que practiq ue obras de v irtu d ; tan
olvidadizo de los favores y dotado de tan b uena m e­
m oria para recordar los agravios, que frecuentem ente
hallam os personas de excelente corazón, adornadas
de h um an itario s y filantrópicos sentim ientos, que
d erram an a m anos llen as sus beneficios; pero que,
á la vuelta de algun os años, herida su alma por la
— 133 —
ingratitud de sus favorecidos, por la a m arga hiel de
los desengaños y decepciones, cierra sil corazón á la
espansión y el cariño, como pliega sus pétalos la
sensitiva, y acaba po r entregarse á la fría y descon­
soladora m isan tro pía.
¡Qué he hecho yo en este mundo! dice el infeliz
que tal desencanto ha ex p e rim e n tad o. He sembrado
beneficios) y lie recogido in gratitudes; be hecho c u a n ­
to bien he podido, y mis sacrificios no han hallado
recompensa en la tierra. La sociedad no merece, por
cierto, que se obre tan generosam ente con ella; ¡ni !o
recompensa, ni lo agradece!
Y tendrá razón.
No hab laría, empero, de esa manera; no se e x p r e ­
saría con tanta am argu ra, si hubiera obrado á im ­
pulsos de la C aridad; porque como no m iraría en el
favorecido al hombre con sus im perfecciones y m i ­
serias. sino al hermano que Dios le m anda a m ar y
proteger; como que 110 b u scaría la recompensa en la
tierra, porque sabe que Je s ú s ha dicho que el que
hace buenas obras y obtiene por ellas los aplau sos
del mundo, no tiene derecho á esperar la recompen­
sa en otra vida, puesto que ya ha recibido en esta su
galardón; lejos de de san im arse y a fligirse con el mal
pago que su s favores reciben, lejos de contarlos á
los demás para que le ayuden á lam entarse, con-
form aríase cristiana y filosóficamente con lo que es
natural que suceda, con lo que es efecto de la m i ­
serable condición h um ana, com padecería á los i n ­
gratos, y tendiendo el manto del perdón y el olvido
sobre las faltas ajenas, pondría su esperanza en el
Eterno R e m u n erador, en el que todo lo tiene pre sen ­
te y nada deja sin recom pensa.
P regun tad á esos ángeles en forma h um an a q u e se
llam an hermanas de la Caridad y son herm anas de
todo el que padece; pregu n tad á alg u n a de ellas,
cuando valerosa se lanza á los campos de batalla,
— m —
sin más coraza para resistir el mortífero plomo que
su hábito, sin otro talism án que un pequeño c r u c i­
fijo; pregu n tad le sí al levan tar la cabeza del soldada
herido, y apoyarla en su casto seno, y la v a r sus h eri­
das pronunciando al propio tiempo en su oído pa la ­
bras de consuelo, y hablándole de Dios para que
muera resignado, espera algo de aquel infeliz que
dentro de poco será un cadáver frío ó q u e , si se salva,
no sabrá n u n ca el nombre de su bienhechora, y os
m irará con cá n dida sorpresa.
Insistid para in d aga r la causa del interés, del c a r i­
ño con que cu id a á aquel hom bre desconocido, y os
dirá: «Cumplo con mi deber; si gra c ias á m is c u id a ­
dos no muere, cod serva re un hijo á sus padres y un
soldado á su patria; si m uere cristianam ente, ganaré
un alm a para el cielo.»
Ved á su com pañera, destinada al asilo de esos i n ­
felices niños á quienes su propia m a d re abandonara,
y observad los tesoros de ternura que prod igan á los
pequeños seres privados de otro amor, que, no s a ­
biendo lo que significa el dulce nom bre de m adre, y
careciendo del derecho de ^pronunciarle, le s u s t itu ­
yen con el de hermana, y á la herm ana llaman en
su s cuitas, en s u s caídas, en s u s enfermedades.
Ved á esa m ujer que reúne la pureza de afectos de
la virgen, á la abnegación de la m adre, ora sentada
durante las larg as noches de invierno al lado de la
cuna de un tierno enfermito, prodigándole toda cla­
se de cuidados, ora rodeada de criatu ras e n se ñ án d o ­
les con inagotable paciencia.
Decidle qué se propone alcanzar por recom pensa
de aquellos afanes, y os dirá que sólo asp ira á que
aquellos infelices sean honrados, in stru id o s, y sobre
todo virtuosos; que ella no necesita n in gú n galardón
en la tierra; que si Dios acepta sus servicios, se los
recom pensará su perabundantem ente en otra vid a.
Y lo mismo os responderá el misionero, que arros­
— 133 —

tra todo género de peligros y privacion es para ir á


llevar á s u s h erm anos de allende los mares la luz
del E van gelio , y el hermano de S an J u a n de Dios
que sirve y cu ida con cariñ osa s olicitad á enfermos
incurab les, de faz repugnante, m iem bros raquíticos,
tal vez cu biertos de asqu erosas llagas; y aquel h om ­
bre, quizá robusto, h erm oso, bien educado, le llam a
hermano mío y le insta afectuosamente para que se
deje lim p ia r y cu ra r, recibiendo más de u na vez in­
sultos y reproches del imbécil ó del enferm o e x a s p e ­
rado po r s u s su frim ien tos.
Y os dará una contestación sem ejante el monje de
S an Bernardo, que sale precedido de sus inteligentes
y leales perros en las oscu ras noches de in vierno ,
cuando un a terrible nevada cubre el suelo y el frío
penetra hasta la médula de los huesos, para sacar de
entre la nieve al via jero sepultado en ella, devo lverle
la vid a, si aun es tiempo, y si no darle cristian a s e ­
p u ltura.
¡Oh! la Caridad, la su blim e Caridad es la única
que puede obrar tales m ilagros.
No es difícil in clin a r á los niños á ejercerla, ya
describiéndola el Maestro con toda su belleza y
atractivo, ya ponderando su im portancia y p in t á n ­
dola como el signo característico, no sólo de los b u e ­
nos cristian os, sino de las alm as elevadas.
S a n Pab lo la describe adm irablem en te en un b e ­
llísim o pasaje, que se pu ede leer y com entar ante
la in fan cia:
«A un cuando yo h a b la r a —dice —todas las len g u a s
de los hom bres y aun el len gu aje de los m ism os á n ­
geles, si no tuviera carid ad , vengo á ser como un
metal q u e su en a ó como u na cam pana que retum ba.
Cuando tuviera el don de profecía y penetrase todos
los m isterios, y poseyese todas las ciencias; cuando
tuviera toda la fe posib le, de m a n e ra que trasladase
de una parte á otra los montes, no teniendo carid ad ,
— 136 —

nada soy. Cuando yo distrib u y e se todos m is bienes


para sustento de los pobres, y cuando entregara mi
cuerpo á las llamas, si la caridad me falta, todo lo
dicho 110 me sirve de nada. L a carid ad es sufrida, es
dulce y bienhechora, la ca rid ad no tiene envidia, no
obra tem eraria ni precipitadam ente, 110 se ensober­
bece, no es am b iciosa, no b u sc a sus intereses, no se
irrita, 110 piensa mal, no se alegra de la in ju sticia,
complácese, sí, en la verdad.»
Desarróllase en los n iñ o s este n obilísim o senti­
miento con la lectura de buenos libros, con la rela­
ción de ejem plos en que brille la abnegación, el
am or al pró jim o , en una p a la b ra la caridad; pero
todo será inútil si los p adres y Maestros no autorizan
con su s obras la do c trin a que predican. Si el padre
y la m adre, en p re s e n c ia de los hijos, lam en tan la
ingratitud de un mal am igo y proponen vengarse, ó
á lo menos no favorecerle en lo sucesivo, a rrep in ­
tiéndose de haberlo hecho hasta entonces; si la m u r ­
m u ración es el pasto de sus conversaciones; si el
Maestro distiug ue con su aprecio al hijo del magnate
y mira con ind iferencia al del pobre bracero, que no
tiene con qué com pensar las fatigas del educador; sí
en s u s castigos se trasluce el espíritu de venganza,
más bien que la corrección paternal; si deja com ­
prender á los a lu m n o s que la sed del lucro, y 110 el
deseo de form ar hom bres útiles para la sociedad y
futu ros ciudadanos del cielo, es el móvil de s u s a c ­
ciones, entonces sí que su voz será como u n metal
que su ena, como dice el Apóstol en el párrafo que
hem os citado, y los niños más precoces é in stru idos
le considerarán como un cóm ico que lleva estudiada
u na hermosa re la ción .
Vean ellos que la carid ad in spira las obras y las
palabras del Maestro, que para nada tiene en cuenta
su medro personal ni la satisfacción de su s pasiones,
y les in spirará respeto y deseo de im itarle.
CAPÍTULO XX.

Impiedad.

L as preciosas y salvadoras creen cias de que acaba-


mos de tratar, es posible que su fran rudos combates
en cuanto los niños, especialmente los va ron es,
abandonen el recinto de la escuela y pasen a co nti­
n u ar s u s estudios en otra clase de establecim ientos
en que, considerando á los jóven es ya educados,
nadie se ocupe de cu ltiv a r el sentim iento m oral,
y si sólo de com un ica r los conocim ientos que los
padres deseen que adqu ieran .
No menos peligro correrán de flaquear en su le
naciente y en su s convicciones los que pasan á tra b a ­
ja r en un taller ó en una fáb rica; porque tanto entre
los jóvenes estudiantes como entre los com pañeros
de trabajo, encontrarán gran núm ero de esos d e s d i­
chados que, rindiendo culto á una moda rid icu la,
habiendo mal estudiado y peor com prendido las
obras de ciertos filósofos, hacen alarde de no a b rig a r
fe n i creencia religiosa, y se llam an á sí m ism os des­
preocupados.
¡E rr o r gravísim o! ¿Qué m ayor ceguedad, qué ob­
cecación más lastim osa que la de ocu ltar s u s con­
vicciones y sentim ientos por congraciarse con cuatro
tontuelos que se im ponen á los demás?
— 138 —

P orque estas co nvicciones y sentim ientos los tie­


nen, no h ay que negarlo.
¿Quién es el niño que no ha aprendido á rezar
cuando apenas sabía a rticu lar las palab ras? ¿Quién
no ha escuchado de los labios de una tierna m adre
sencillas oraciones, poéticas leyendas, tradiciones
santificadas por la íe de las fam ilias? ¿C uál no ha
robustecido esta fe en la escuela con los consejos
del Maestro? E x iste , pues, el sentim iento religioso en
el alm a de esos pobres adolescentes; pero no se q u ie ­
ren sin gu lariza r, quieren seg u ir la moda, se dan
vergüenza de confesar lo que creen, lo que saben y
lo que esperan, porque se b urlarían de ellos y les
llam arían preocupados> fanáticos, educados á la a n ­
tig u a ......
Preciso es prevenir al adolescente, y aun al tierno
niño, para salvar el escollo moral que le amenaza. S i
desde la escuela ó desde el hogar de la fam ilia , donde
existe una atmósfera tibia y agradable, hubiese de
salir un débil jovencito, una delicada doncella, á la
calle ó al campo, donde el frío [viento, la llu v ia y el
granizo hubiesen de azotar su rostro, la m adre ó el
Maestro los a brigarían cuidadosam ente, teniendo en
cuenta lo desprevenido y falto de pru d en cia que á
sem ejante edad es el in d ividu o; si h ub iesen de pasar
de la com pañía de gente honrada á un camino en
donde fuese inm inente el riesgo de encontrar ladro*
nes, se lo advertiríam os, para que no se dejasen sor­
prender, ¿y seremos negligentes cuando de peligros
morales se trata?
Es, pues, necesario prepararlos para que no pierdan
el calor suave y dulcísim o de la carid ad , para que
no les roben los preciosos tesoros de la fe y la espe­
ranza. E s preciso no ocultarles los riesgos que van
á correr, antes manifestárselos con franqueza.
Después de darles una lección de moral cristian a,
basada en una explicación del Catecismo ó de la His-
— i 39 —
loria Sag rad a, se les dice:— Tal vez, cuando salg á is
de aquí, encontraréis alg ú n ignorante presum ido de
sabio, ó acaso satisfecho con su ign o ra n cia, que os
diga que estas verdades, que con tanto gusto é inte­
rés os inculcarnos y con tanta atención vosotros
escach áis, no son tales verdades; que los deberes
que la religión im pone no son más que cosas in v e n ­
tadas para cohibir á los jóvenes y á los niños; pero
que los m uchachos de talento y despejados se ríen
de tales im posiciones. En tal caso ¿q u é responderéis
vosotros?
Naturalmente que esta pregunta no se dirige á los
niños ó niñ a s de corta edad, ni se da esta voz de
alerta hasta que y a el peligro se a p ro xim a; con todo,
es fácil que los alu m n os respondan:
— No sab ría m os qué decir.
Acaso alguno que quiera ser franco dirá:
— Yo ya he oído algo de eso, pero no he hecho caso.
— Has hecho b ien — se le dice— pero ¿no has con­
testado nada?
— ¿Qué había de contestar?
— Cuando tales absurdos escuchéis, preguntad
dónde los han aprendido. De seguro que os dirán
que otros jóvenes se los han enseñado, que los e x p li­
caban en una reunión de personas que ellos creen
in stru id a s ó que lo han hallado en un libro; reu ­
nión á que su s padres no los han acompañado, libro
que su Maestro no ha puesto en sus m anos. C ontes­
tad vosotros.— Pues, á m i me han com unicado las
verdades que creo, me han impuesto las leyes que
acato m is padres y mis Maestros, y estas personas,
que son las que más nos am an en el mundo, ¿nos
habrían enseñado el error y la preocupación?
Otro día, después de hab larles de la asom brosa
m áquina del mundo, de ex p licarles algun as de las
propiedades de los cuerpos, algunos fenómenos, como
el de la atracción y el de la repu lsió n, que son la
— 140 —
base dei sistema del n niverso; después de haberles
hecho notar que sólo á un poder y una s ab id u ría i n ­
finita era dable hab er dispuesto tan adm irable arm o­
nía en el u n iverso , puede sorprenderse á los a lu m ­
nos con esta pregunta:
— ¿Y qué diría is si yo os asegurase que hay hom­
bres que se atreven á negar la existencia de ese
poder, de esa sabiduría, en una palabra, la e x i s t e n ­
cia de Dios?
— Sólo asegurándolo usted lo creeríam os— dirá
quizás a lg u n o — porque parece im posible.
— listarán locos— añadirá tal vez otro niño.
— Elios se juzgan m u y cuerdos y m u y instru idos,
y se b u rla n de los demás que creen en lo que n os­
otros creemos.
— ¿.Pues quién dicen que ha hecho todo cuanto
existe?
— Dicen que nadie, q u e se ha hecho solo.
— ¿S ab s usted qué pienso señor Maestro?
— Veamos.
— Que dirán eso, pero no lo creerán.
— Tú estás en lo cierto, hijo mío. M uchas p e rso ­
nas, c u y a íe no es m u y sólida, cuyos sentim ientos
religiosos no están con ven ientem ente arraigados en
el alm a y fortalecidos coif las prácticas p ia d o s a s , oyen
h ab lar á gentes que tienen más de necias que de
m alvad as, las cuales hacen alarde de incredulidad;
y en presencia de tales in crédulos, ó que fingen
serlo, el de fé tibia calla, y si le pregu n tan por sus
creencias, se son roja y las confiesa tímidamente,
como si fuesen un a afrenta.
Todavía así es objeto de sarcasm o de parte de los
que se creen sabios y despreocupados, y otra vez, si
á tanto llega su cobardía, por seg u ir la moda y no
ser una nota discordante en aquel concierto de im ­
píos, fingirá a bu ndar en su opinión, aun qu e luego,
en lo íntim o de su conciencia, pida perdón al Seño r
— 441 —

poderoso y clemente á quien en pú blico niega, y asi


se forma una atmósfera falsa y convencional, que
afortunadam ente dista mucho de ser lo que p a ­
rece*
Los que niegan á Dios, h ijos m íos, se llam an
ateos ; pero dicen los teólogos que esos son ateos s o ­
lamente en la teoría, puesto que en la práctica 110
existen, ya que no h ay hom bre tan ciego é in s e n ­
sato que en el fondo de su alma no recono/xa que
h ay un S é r su perior á él, que le colma de favores
constantemente, si bien alg u n a vez le deja sentir el
peso de su ju s tic ia . S i hubiera entes tan d e sgra cia ­
dos, como ellos m ism o s se fingen, que no creyesen
en Dios, ¿á quién se v o lverían cuando el infortunio
d esgarrase su alm a y los dolores físicos torturasen
su cuerpo?
Creedlo, queridos m íos: el ateísmo es una m entira
y esto es un a felicidad.
Ved cómo se explica D. Antonio de los R ío s R o ­
sas, uno de los mejores oradores de nuestro siglo,
g ran político y profundo filósofo: «El que más des­
obedece los preceptos religiosos, tiene sentim ientos
cristianos, y en su conducta obedece y s ig u e el e s p í­
ritu del C ristianism o; renegando de Dios, le obedece;
renegando de la verdad revelada, la sigue. Si eso no
fuera así, la E uropa ya estaría disuelta y h abría lle ga ­
do á los últimos lím ites de la a n a rq u ía . Con la in d i­
ferencia que la roe, si no fuese cristiana con el s e n ­
timiento, aun cuando sea im p ía con la cabeza, ¿qu é
sería de nosotros? ¿Qué sería de los pueblos á q u ie ­
n es regim os? ¿Qué sería de la H um anidad?»
— E ntonces— dirán los niños— esos hombres no s e ­
rán tan malos como parecen.
— No tanto p a ra sí m ism os como quieren parecer;
pero serán funestísim os p a ra los demás, por el v e n e ­
no del mal ejemplo que vierten en torno su yo y co n ­
tamina m u ch as veces á cuantos los tra tan .
— 142 —

— Nosotros—observarán ellos— no los creeremos,


no les haremos caso.
Haréis perfectamente, y m ucho m ás en confesar
con sinceridad vu estras creen cia s; si in sisten en sus
desaciertos, encogeos de hombros; si se ríen de vo s­
otros. despreciadlos. No disputéis como personas
mal educadas, pero no Ies déis Ja razón, y h uid de
ellos como también de otra clase de impíos, de q u ie ­
nes decía San J u a n de la Cruz que «m ientras con sus
palabras confiesan que h a y Dios, con s u s o b r a s lo n i e ­
g a n ; pues n ingu n a cosa hacen más ni menos creyén­
dolo, de lo que liarían si no lo c r e y e s e n » .
No sigáis el ejemplo de unos n i de otros; guardad
en vuestro corazón el tesoro de v u estra s creencias y
obrad de acuerdo con ellas; así seréis am ados y r e s ­
petados, no sólo de los que participen de vuestras
opiniones y reconozcan vuestro mérito, sino liasta
de aquellos que aparenten despreciaros.
Fortalecidos los niñ os con tales in stru ccion es, p r e ­
venidos con estos consejos, no es fácil que se dejen
sorprender por las m á x im a s disolventes que hoy se
propalan, ni que se contam inen con la im piedad de
que son víc tim a s m uchos hom bres de nuestros días,
verdaderam en te, y por muchos conceptos, d e sg ra ­
ciados.
CAPITULO XXI.

Superstición.

P ara p re v e n ir á los niños contra las disolventes


doctrin as de qu e hemos hablado en la lección a n te ­
rio r, al mismo tiempo que para que no se preste su
conducta á la burla de personas verdaderam ente ilus-
tradasi sin im piedad ni fanatism o, así como para
que su fe y su relig io sidad sean perfectas, libres de
las tin ieblas de la superstición y la ignorancia, es
preciso cam ba ti r en ellos a q u e lla s preocupaciones
y errores que ex iste n en m uchas fa m ilia s , que acaso
las cr ia tu ra s han mamado con la leche, y co m b a tir­
las de frente sin contem placiones, pero de u n modo
pru d en te, para no poner en rid ícu lo á los padres de
fam ilia , que generalm ente son los que la s h au i n s ­
pirado .
Un alu m n o debe in gresar en la escuela el 1 .° de
mes; este día es m artes, y los padres dicen delante
de él:
— E sperarem o s al % porque el 1 . “ es día aciago.
Una niñ a tiene que empezar u n a labor costosa y
delicada; los m ateriales están preparados, la a lu m n a
arde en deseos de en sayarse en aquel prim oroso t r a ­
bajo; pero su m adre le ha m andado que lo dem ore
_ 144 —

porque no le gusta q u e en viern es se comience n in ­


guna abra.
L a Maestra, que no tiene derecho para reprender
á los padres, ni aun in directam ente, se encoge de
hombros y dice:
— Pues bien, obedezca Y . á su madre, querida
mía.
E l m ism o ademán ha hecho el profesor, espe­
rando el miércoles para re cib ir eí nuevo alu m n o .
Uno y otra, sin em bargo, agu ard an que llegue Ja
ocasión, y al e x p lic a r á los pequeños, por ejemplo,
la división de la sem ana, a ñ ad irán estas ó sem ejan ­
tes palabras:
— Los seis días llam ados laborables, son e x a c t a ­
mente iguales, todos buen os para empezar ó con clu ir
cualquier trabajo; sólo el domingo es el que se
diferencia de los dem ás, debiendo los cristianos
consagrarle al descanso y á la oración. Cuanto se
diga respecto al m artes y al v ie rn es, carece entera­
mente de fun d am ento, y porque estoy convencido
de ello trato de preven iros contra sem ejante idea.
No me d igáis que a lg u n o s tienen la costum bre de
no em prender en ellos cosa alg u n a : lo sé y la respeto
en quien de antiguo la h a y a contraído; pero como
no tiene razón de ser, q u isiera que vosotros no la
adquirieseis, porque os podría, cuando m a y o res, h a ­
cer demorar un v ia je ú otros asuntos interesantes,
poniéndoos adem ás en ridículo á los ojos de las per­
sonas instruidas.
Dios no puede reprobar que se trabaje en m artes
ó viern es, y como es él solo árbitro de los destinos
de la Hum anidad, no perm itirá que tenga u u fin f u ­
nesto lo que dentro de su san ta ley y contando con
su a u x ilio se comienza.
Acaso tenga origen la su pu esta influencia del
martes en la preocupación de los gentiles, que habían
consagrado este día al dios Marte, d ivin id a d que
p residia las gu e rras, y por con siguien te funesta dei­
dad; en cuanto al viern es, los cristian os recordam os
que en sem ejante día m u rió nuestro Redentor; pero
si bien este acontecim iento fué terrible y doloroso,
no tiene nada de neíasto, fin tes bien fué el origen de
nuestro consuelo y de nuestra esperanza, puesto que
sin este sacrificio, previsto y volu ntario , por otra
parte, la H u m an id ad no se h u b ie ra reconciliado con
su Criador ni hub iese tenido acceso en el reino de
¡os cielos.
«F u viernes y m artes, ni te cases ni te em barqu es»,
dice el refrán vu lga r.
V en apoyo de esto, tal vez h ab réis oído referir*
en una noche de inviern o, al am or de la lu m b re, un
cuento ó sucedido de un v ia je comenzado en m a r ­
tes por una em barcación que n a u fra g ó á los pocos
días; de un m atrim on io celebrado en viernes, uno
de cu yo s contrayentes tuvo una m uerte desgraciada
y prem atura. Todo esLo es m u y posible; pero ta m ­
bién es probable que estos lam en tables sucesos h u ­
biesen ocurrido de igu a l suerte casándose y e m b a r ­
cándose en cu a lq u iera de los cinco días restantes de
la sem an a; solam ente que entonces no habría que
echarle la culpa á la m ala elección del día, y nadie
se acordaría de sem ejante cosa.
Con el m ism o tino debe procederse respecto á v a ­
rios otros errores que es m enester ir d e sarraig an d o
de la infancia, para que la generación llam ada á
suceder á la actu al no participe de ellos, y así, en
un plazo breve, desaparezca de nu estra sociedad
hasta el recuerdo de tales preo cu pacio nes, in d ig n a s
de un pueblo cristiano é ilustrado.
Tampoco puede ser m as q u e de origen pagan o
el con siderar de funestísim o agüero el vo lcarse la
sal en la mesa por torpeza de un com ensal ó de u n
criado. L a s naciones gentiles a costu m b rab a n tener,
ó mejor dicho im a gin a r, dioses penates que prote-
10
— 14t> —
gian á ios pueblos. y dioses lares que prestaban su
protección á las fam ilias. A estos últim os, s u p o n ié n ­
dolos colocados en la mesa y eu sitio preferente,
les ponían lina copa que solía contener vino, agua,
sal, etc., y cuando la copa se volcaba, creían los
supersticiosos que era señal de que los dioses ó g e ­
nios tutelares, á quienes se ofrecía, estaban in d ig n a ­
dos por alguna falta de la fam ilia, no aceptaban la
ofrenda y por ende les re tira b a n su protección.
No menos infundado es el co nsid erar como fu n e s ­
to presagio el sentarse trece personas á la mesa de
un banquete, preocupación que quizá tiene origen
en el recuerdo de la Cena E u c a rística , como si p r e ­
cisamente en aquella mesa, á la cual se sentaban
trece person as, no h u b ie ra tenido J u g a r l a i n s t i t u ­
ción del m ás su b lim e y glorioso Sacram en to, ó coino
si la prisió n , su frim ien to s y muerte de Je s ú s , a c o n ­
tecim ientos su cesivos é inm ediatos de aquella cena,
hubiesen dependido de la circu n stan c ia fortuita del
número de com ensales y no hub iese sido 1111 hecho
anunciado por Dios en el P a r a ís o , vaticinado por los
profetas y aceptado po r el mismo S a lv a d o r, que se
ofreció en holocausto, hecho que se h u b ie se re aliza­
do del m ism o modo, si h u b ie ra tenido á bien elegir
solamente once apóstoles, en cuyo caso hubieran
sido doce alrededor de la m esa.
F a m ilia s hay, é in dividuos, no solo entre la plebe,
sino en oLras clases más elevad as y que por su p o ­
sición podían hab er recibido una educación que d e s ­
vaneciera tantos errores, que se asustan si oyen
cantar un gallo á deshora, recordando sin duda
el que cantó en el momento en que S an Pedro a c a b a ­
ba de n eg ar por tercera vez á su S e ñ o r y Maestro,
conform e el mismo J e s ú s le había anun ciad o.
N i ahora, ni entonces, ni nu nca el canto del ave
vig ila n te tiene nada de siniestro, y no fué su sonora
voz la que amedrentó al débil apostol. sino su c o n ­
ciencia a la rm a d a con el recuerdo de su falta, predi-
ch a por el m is m o S eñ o r á q u ie n ofendía, negando su
trato y com un icación con él,
E l D ivin o Maestro, en el len gu aje pintoresco y p a ­
rabólico que tanto place á los orientales, se dignó
decir: antes que cante el <¡alio me negarás tres veces,
como si d ijera , antes de la media noche , porque á s e ­
m ejan te hora aco stu m b ran ca n ta r los g a llo s, si antes
un ruido cu a lq u iera ó u n brusco cam bio de tempe­
ratura no los despierta. S in em bargo, lo más seguro
ó in falib le es que a n u n c ien con su vib ran te voz los
p rim ero s albores del día.
Hay, pues, m u je res tan m edrosas que se asustan
cuando el galio canta duran Le una larg a velada de
invierno, creyendo q u e a n un cia a lg u n a desgracia en
la fa m ilia , sin consid erar que las d esgracias alc an z a ­
rían á todo el ve cin d ario, p u es gen eralm ente cuando
una de d ich as aves deja oir su voz, le contestan to ­
das las que la oyen, bien así como los centinelas de
los fuertes m ilitares responden al alerta de s u s co m ­
p a ñ e ro s .
L a que escribe estas líneas ha oído en su infan cia
á uua criada de su casa propon er m u y seriam ente
que m atasen un h erm oso gallo, que era el adorno y
la a legría del g a llin e ro , porque h ab ía cantado á las
diez de la noche, á lo que contestó la prudente m adre
de fam ilia :
— Lo s gallo s no son profetas; pero si lo fuesen y
a n u n c iase n de sgra cia s, an u n ciad a s qued arían aun
cuando sacrificases al inocente a n im a l.
L a s fáb u las del pa ga n ism o ; las tradiciones c r is tia ­
nas e x tra v ia d a s ó adulteradas por la im agin ación
del pueblo; los cuentos inven tad os para entretener
al v u lg o , y tomados por ciertos y elevados á verdades
dign as de crédito por la ign o ra n cia, forman un tejido
de in vencio nes rid ic u la s que m u ch a parte de la g e n ­
te de nu estra s aldeas, y aun a lg u n o s habitantes de
— 14S —
las ciudades, confu n den lastim osam ente con los dog­
m a s de fe.
A dem ás de lo dicho, h a y q u ien tiene cuidado de
d e ja r con su m ir la s ve la s q u e han a lu m b rado á un
cadáver, porque creen que, si se apagan, el resto d e­
be serv ir ind efectiblem ente para otro in d ividu o d é la
fam ilia; h ay tam bién persona que cu an do se rompe
un espejo ase gu ra form alm en te que es indicio de
a lg ú n accidente funesto, y no falta q u ien al pe rcib ir
el zumbido de un abejorro se a p r e s a r a á enterarse
del color del insecto, porque está p e rs u a d id o de que,
si es negro, es portador de in fau sta n u eva , y si d e c o ­
lores, a n unciad or de alegres sucesos.
A desterrar tan absu rd as creencias deben tender
nuestros esfuerzos, queridos com pañeros, p e r s u a ­
diendo á los niños de que cuan to m ás p u ra y v iv a
sea su fe, menos crédito deben d a r á tales p a tra ñ a s .
Sólo Dios penetra los arcanos del po rvenir, y ¿se
d ign aría co m unicarlos á los ga llo s y á los insectos?
¿Castigaría con la m uerte al que contrajese en m a r­
tes el sacram ento del m atrim on io ó al que apagase
la vela que alu m b ró u n difunto, cuando nada de esto
h a prohibido en su ley santa, cu yos preceptos están
dictados por la más su blim e s a b id u ría , la m ise rico r­
dia y el amor?
Inspirem o s, pues, a l a niñez el sentim iento religio­
so, libre del error y la su perstición , y sem brarem os
una semilla destinada á prod ucir abu ndante y sano
fruto.
CAPÍTULO XXIL

Niños autómatas y niños voluntariosos.

— Mi n iñ a es un modelo de d o c ilid a d — dice una


m adre de fam ilia .
— ¡A y , señora! dichosa usted; m i ch iq u itín es un
-diablillo, que si no se sale con la su ya. Hora y p a ­
talea en términos que no se le puede s u f r i r —co n te s­
ta o t r a .
— ¿ Y qué hacen usLedes entonces?
— ¡Qué hemos de hacer! Darle lo que pide; porque
si no sería cosa de berrear tres horas seguidas.
— ¿P o r qué no se lo dan ustedes desde luego, si ñl
cabo, después de tom ar un berrin ch e y d a r á u s te ­
des u n m al rato, ha de logra r su deseo?
— Eso le digo yo á su padre; de modo que en a d e ­
lante pienso d a rle gusto á la menor in sin u ac ió n ;
porque, si al fin ha de ser, va le más que no crea que
s e nos im pone sino m ás bien que accedemos porque
tal es n u estra voluntad.
— P u es, h ija mía, en casa no obram os así: basta
q u e la n iña quiera una cosa, para que 110 se h aga .
— ¿ Y no llora? ¿ Y no la pide con in sisten c ia?
— No, señora; porqu e sabe que sería in ú til.
— ¡Dios mío! ¡Qué suerte tienen ustedes!
A hora bien; ¿qu é le parece al lector del modo de
racio cin ar tle estas m adres? ¿ A lg u n a de ias dos sabe
educar la v o lu n ta d de su hijo?
Quien tenga siqu iera idea de lo que es educación,
no titubeará en contestar n egativam en te.
Lláinanse, por lo general, n iño s voluntariosos los
que m anifiestan su s deseos de un modo franco y d e ­
cidido, que se convierte en soberbio é im perioso
cuando se ve contrariado. Pero ¿se deduce de esto
que los que se encu entran en el caso de la niña que
hemos citado carezcan de voluntad? De n in g u n a m a ­
n era.
L a facultad conocida con este n om b re, la facultad
de querer ó 110 querer, es común ó todo sér ra cion a l.
No odian los niños, pero am an más ó menos; unos
objetos les agra d a n y otros les son re p u lsivo s; hacen
u nas cosas con gu sto y otras á regañadientes, como
suele de cirse .
Cohibid esta voluntad, aherrojad la, y existirá po­
tente, aun qu e oculta, y llegará día en que se desbor­
de, como la masa de agua contenida por un dique,
la cual, al rom perle, in unda el pueblo ó la cam piña.
S i al infante desde s u s más tiernos años se le p r i ­
va com pletam ente de libertad; si al pedir a lg u n a
cosa se le niega sistem áticam en te, diciendo que los
niños no deben pedir nada, que basta q u e lo pidan
para que 110 se les dé, pues s u s padres y a saben lo
que les conviene y se lo da rá n sin necesidad de que
ellos lo indiquen; si se le o b lig a á comer lo que le re­
pugna (siempre que no se note en el educando ten­
dencia a la golosina); si constantemente se le a visa
y reprende, diciendo:
— Eso 110 lo hacen los n iños bien educados; eso
110 lo quieren papá y m am á; te c a stiga ré s i l o h a ­
ces.
líntonces el resultado será diferente, según el
temperamento y el grado de inteligencia del niño ó
niña, pero igu a lm en te funesto.
Cuando las débiles p ie m e c ita s del párvulo apen as
pueden sostenerle, las madres, aun las m ás ig n o ­
ran tes, con ese instinto p a rticu la r de que Dios las ha
dotado, los ponen en pie breves momentos; despues,
durante más tiempo, algo más tarde, los ensayan
en mover los piececitos, hasta que al fin andan por
toda la casa, sostenidos y vig ilados por ella al p r in ­
cipio, solos y sin trabas cuando pueden y saben
hacerlo.
S i por temor á una caída los llevasen siem pre en
brazos, quizá su s piernas débiles y en tu m ecid as l l e ­
g arían á paralizarse, ó acaso el niño dotado de natu­
ral robustez ó agilidad, pero privado de práctica y
ejercicio para trasladarse de un lu gar á otro, a p ro ­
v e ch aría la ocasión cuando estuviese solo y echaría
á an dar a cuatro pies ó como pudiese, con peligro de
darse un golpe ó de a rro jarse por un^balcón ó por la
escalera,
K1 niño á quien se priva de in ic iativa, se con­
vierte en un autóm ata ó en una m áqu ina. S i su i n ­
teligencia 110 está m u y desarrollada y su tem p era ­
mento tiene algo de linfático, no se tomará la molestia
de pen sar ni de desear n ada, puesto q u e los dem ás
piensan y quieren por él, y su vo lu ntad será tan
débil como las pie rn as del p a rv u lillo m im ado del
ejemplo a n terio r, Pero estas volu ntad es débiles,
estos seres pobres de esp íritu , a costum brados á s u ­
frir im posiciones y á obedecer siem pre, cuando les
falta la autoridad benéfica y protectora de ios padres
y M aestros, buscan instintivam ente un g u ía , un
apoyo, alguien que les imponga su voluntad y tome
por ellos la in ic iativa, y ¡ay de ellos si al en trar en
el mundo encuentran am igos viciosos que los a r r a s ­
tren al mal! porque sin fuerza para opouerse, les se­
gu irán dócilm ente, aun cnando los lleven al p re­
cipicio. S i no tienen quien los s u b y u g u e , serán e s ­
c lavos de sus propias pasiones, pues su débil y nula
— 152 —

voluntad no sabrá vencerlas, y ya sabem os que la


m ayor valentía, la más señalada victoria es vencerse
el hombre á sí mismo.
Otros niños de ju icio precoz, im aginación viva y
carácter irascible, de temperamento robusto y v ig o ­
roso, desean con ardor aquello de que se les priva,
tratan de obtenerlo con s ú plicas, se ponen después
furiosos, y si ven que así con siguen su objeto, a p e ­
lan constantemente á los m ism os extrem os, porque
saben que el resultado es seguro. Estos niños son
los llam ados volu ntario sos. A h ora bien ; si los que
pueden concederles el paseo, el ju gu ete ó la golosina
que pidan, m u estra n igual obstinación en negarla
que ellos en obtenerla, sobre todo si se les castiga
para obligarlos á c a lla r, irán perdiendo el hábito de
m o strar con violencia sus deseos, porque a dqu irirán
el convencim iento de que luchan con un carácter
tan tenaz como el suyo, pero que tiene de su parte
la fuerza; también tiene la razón, mas esto no se
suele tomar nadie la molestia de dem ostrarlo á su s
subordinados, y menos cuando son niños, que se
cree que no lo entenderán. L a s rabietas van siendo
ménos frecuentes, y al fin cesan por completo; el ed u ­
cador se da á sí propio el parabién por la curación
moral de su alu m n o, cuando el mal existe, aunque
oculto, y el niño no está curado, porque no está
convencido de la in ju s ticia de sus ex ig en cias. S e bu
creído hacerle dócil, y se le ha convertido en h ipó­
crita.
Estos pequeños seres, enfrenados por el rigor,
suelen tascar el (reno con frecuencia, y sin re n u n c iar
á la realización de sus deseos, la aplazan; de suerte,
que cuando por casualidad deja de vig ilá rsele s se
entregan con ardor á la satisfacción de sus caprichos,
y cuando son enteramente dueños de su s acciones,
su voluntad, contenida hasta entonces, pero 110 ed u ­
cada, sem ejante á un fogoso potro que ha roto las
riendas, se lanzará á toda clase de a ventu ras sin más
ley q u e la pasión.
L e es í á c il á un Maestro conocer cómo lia sido tra­
tado un alu m n o en el h ogar paterno, en lo relativo
á esta parte interesante de la educación. Deje á uno
en la escuela solo, y mándele estudiar a lg u n a s p á g i­
nas de un libro. S i es verdaderam ente dócil, y está
convencido de que los pequeños tienen deberes que
c u m p lir por su propio bien y por com placer y o b e ­
decer á s u s superiores, estudiará seguidam en te ó l e ­
vantando la vista del libro du ran te breves mom entos,
y cuando sepa la lección, el que le observe sin ser
visto (porque el alu m n o es necesario que se ju zgu e
solo), le verá c e rra r el volu m en, apareciendo el p la ­
cer en su sem blante; el de án im o apocado, leerá un
momento, y después dejará el lib ro y se pondrá á
llorar; el verdaderam ente volu ntarioso, 110 le abrirá
siqu iera y se tenderá en un banco ó se entregará á
sus h abituales travesuras.
E n otra ocasión, déjese también solo á cada uno de
por sí y sin que se crea vigilado, poniendo antes á su
alcance, fingiendo un descuido, dulces, fru ta, cromos
ú otra cosa que les lla m e la atención; el prim ero,
cediendo á la cu rio s id a d propia de los pocos años, se
acercará, se enterará de lo que hay, pero lo dejará
intacto; el segundo m irará de reojo, pero 110 se a tre ­
verá á tocarlo por temor de 110 poder re sistir á la ten­
tación; el tercero se lanzará ávidam en te sobre los
objetos, comerá algunos ó se los pondrá en el b o ls i­
llo, resuelto, si lo notan y e s reprendido, á no h acer
caso, y si es castigado, á tomar un b errin ch e de los
q ue a costum bra.
P ara en señ ar á los niños á u sar y 110 a b u sa r de su
a lb edrío, es necesario que los padres y Maestros les
concedan una lib ertad m ás aparente que real, 110
p recisam ente para cu m p lir ó 110 su s d eb eres, pa ra
s atisfacer ó no sus caprichos, sino para llenar los
— i'ó í —
prim eros en una ú otra form a, para privarse de los
segundos volu ntariam ente y no por verse m a terial­
mente im posib ilitados de satisfacerlos.
La pereza es uno de los vicios más frecuentes en
la in fancia, y hasta en la ju ven tu d : si se fom enta, el
niño ó la niña se convertirá en un holgazán in c o r re ­
gible, si se combate con la fuerza y con el castigo,
si el niño ó ía niña se aco stu m b ra á que todos los
días se le llam e repetidas veces, se le amenace ó
castigu e para d ejar el lecho, no sabrá levantarse sin
estos enojosos p relim in ares; obedecerá por fuerza, y
cuando pueda aprovechará la ocasión para e n tr e ­
ga rse al sueño en las más h erm osas horas de la
m añana.
Procédase, pues, en este caso con prudencia, ha*
ciendo entender ai niño ó niña perezosos que el día
es para tra ba ja r y para gozar de la vid a, y solamente
las horas de la noche están destin ad as al descanso;
que cuando las avecillas del campo abandonan s u s
nidos, al ra y ar el alba, y las bestias de los bosques
sus m adrigueras, sin que nadie les ob ligu e ¡i ello, no
ha de ser tan inferior el sér racional á los dem ás v i ­
vientes, que, solam ente obedeciendo á una fuerza
superior, cu m p la con un deber que la Naturaleza
impone.
Concédaseles que es du lce gozar por la mañana
del suave calor del lecho, y que cuesta un poquito
de trabajo el de ja rle ; pero díga se le s también que
este pequeño sacrificio, si lo es, lo han hecho antes
que él las m u ch a s person as que se oyen transitar
por la calle, los vendedores que pregonan sus m er­
cancías y el m ism o padre, madre, hermano ó criado
que d ia ria m e n te le lla m a , y por lo re gu la r no una
vez sola. Dígaseles q u e 110 h a y vic to ria sin lu cha, ni
premio que no su pon ga a lg ú n trabajo ó contrariedad.
S i todas estas reflexiones son in ú tiles; s i después
de haber prometido el niño que en adelante se le­
v a □ taró al p rim er a viso , no lo hace, no es q u e sea
terco y vo luntarioso, es al co ntrario, que en él el
vic io de la pereza es m ás fuerte que su voluntad,
liec ú rrase entonces al medio de e s tim u la r esta ú l ­
tima sin violen tos castigos; entre la madre y diga:
L a n iñ a (por ejemplo) había ofrecido levantarse y no
lo hace, ind udablem ente estará enferm a, llevém onos
la ropa y dejém osla descansar. Probablem ente la
supuesta enferm a dirá que no lo está, m u rm u ra n d o
alguna e x c u sa ; h áganse los desentendidos, y cierren
la puerta de la hab itación .
Dormida ó no, pasará un rato tra u q u ila la perezo-
silla; pero cuando oiga que todos los d em ás están
levantados, y más si llega á su s oidos el alegre ru m o r
do los platos y cubiertos, que se produce con motivo
del alm uerzo, m ientras ella empieza á sospechar q u e
van á ponerla á dieta, salta lista de la cam a, llega
hasta la puerta y pide á g ra n d e s gritos su ropa, p r o ­
testando de su presunta en ferm edad; se le hace esp e­
ra r un rato, y después se le devuelven los vestidos, y
se le da un ligero d e s a y u n o , participándole que ya
no es hora de ir al colegio y que se ha pasado aviso·
á la directora. Esta le recoge algunos billetes de
prem io, le im pone otro castigo ó sim plem ente la
reprende por h aber dado lu g a r con su desidia á que
se la creyese atacada de a lg u n a dolencia, siendo así
q u e Dios le concede el beneficio de la salud.
Esta reprensión podrá d irig irse s ia testigos; pero·
amenazando que si se repite el hecho se afeará su
conducta delante de las dem ás com pañeras.
Otro día se echa mano de un nuevo recurso; se deja
entrever á los n iños la p e rspectiva de un a g ira c a m ­
pestre, y se les advierte que el que tenga la costu m ­
bre de 110 m a d ru g a r, se quedará en casa. Una m a ­
ñana se le dice á la perezosa que aquel día es el d es­
tinado para s a lir al campo; ella 110 lo cree, y no
puede vencer su pereza ó supone que la esperarán,
y se vuelve del otro lado, ag u ard a n d o que en lodo
caso volverán ¿ l l a m a r l a ; pero p asan las h oras, y
nadie parece; por fin se leva n ta, y le llam a la a te n ­
ción el silencio que re in a en la casa; busca á su
madre y h erm an os, pero 110 h a quedado en la h a b i­
tación m as que u na criad a, con el encargo de acom ­
pañarla á m isa y h acerle la com ida, los demás, v ie n ­
do que no se leva n tab a , no han qu erido esperarla, y
han salido como lo h ab ían prom etido.
L a niña llora; pero conoce que la segun d a lección,
a u n q u e du ra , es m erecida.
¡Qué vergü enza ex pe rim e n ta por la noche, cuando
s u s herm anos le cu entan lo m ucho que se han d i v e r ­
tido, y le echan en cara que cu lpa s u y a es si no ha
disfru tado como ellos de la v is ta del bosque, de las
m ontañas y no h a saboreado una alegre com ida que
se sirvió debajo de frondosos árboles!
De seguro que este escarm iento será más eficaz
que si la h u b ie ran levan tad o por fuerza, le hubiesen
dado alg un os golpes y , al fin, la hubiesen llevado á
divertirse como á los otros n iñ os dóciles y m a d ru g a ­
dores.
Una cosa sem ejante pu ede hacerse con un niño
que no tenga afición al estudio ni v a lo r para e s t u ­
d iar sin gan a. Se le dice que, como nadie puede estu ­
d ia r por él, aun cuando tuvieran deseo de hacerlo,
es necesario que haga un esfuerzo, que se olvide de
los am igos y de los ju g u ete s, y con una atención s o s ­
tenida sobre el asu nto de que trata el lib ro, q u e es
}o que se llam a a p lica ción , se fije en él h asta c o m ­
prender el párrafo ó p á rra fo s que se le h an señalado;
qu e el premio será, por de pronto, u n a diversión c u a l­
quiera para el p ró x im o dom ingo.
No estudia el m u ch ach o, ó estudia m al; se p r e ­
gunta al Maestro por s u s adelantos d u ra n te la ú l t i­
ma sem ana, y responde que h an sido n u lo s; entonces
ha llegado el caso de que los padres, con in flexible
— 157 —

severid ad , le nieguen toda clase de d iv e rs ió n el día


festivo. Que no haya para él paseo, ni teatro, n i circo,
n i feria de juguetes; y cuando se qu eje de esta p r iv a ­
ción, deben d e cirle :— Tú lo has querido; nosotros lo
sen tim os, y más que por ahora por el porvenir;
porque esto no es más que un aviso de lo q u e te s u ­
cederá después; ahora ha sido el pru d ente rigor de
un padre, que desea tu bien, el que te ha apartado
de esos lu g ares de solaz y recreo, donde va n á des­
ca n s a r los que han cu m plido con su s deberes; pero
después, como que si no aprendes no lle ga rá s á ser
un h om bre de c a rre ra , ni un in d ustrial instru ido ,
ni un artesano h áb il, la sociedad ilustrada y labo-
riosa te elim in ará de su seno por holgazán é ign o ­
rante, y tu propia falta de recursos se opondrá á que
disfru tes de las d iversion es á que se entregan lo&
que saben proporcionarse u n a h olgada su b siste n c ia .
Ratifique el Maestro estas afirmaciones, y si el n iñ o
tiene algo de pu n don or, serán más eficaces que c u a l ­
q u iera otra clase de ca s tig o s .
No se crea, empero aconsejam os que á los n iñ o s
dóciles, aplicados y que reúnan la m ejores c u a li­
dades se les prem ie concediéndoles cuanto d esean ,
no. L a satisfacción de todos los deseos y de todos
los caprichos engendra la saciedad, y cu an do llega
este caso, nada h ay n uevo para el que en edad tan
tierna ha poseído lindos trajes, preciosos ju g u e te s y
ha saboreado e x q u is ito s m a n jares, de suerte q u e lo
q u e á otros niños les causa v iv ís im a alegría* es m irado
por ellos con abso lu ta in d ife ren c ia. A dem ás, llegará
día, aun para los h ijo s de fam ilia opulenta, en que
n i el cariño de s u s padres ni su fortun a puedan
proporcion arles lo que deseen, y ¡ay de ellos c u a n ­
do ex perim en ten los p rim ero s desengaños de la
vida!
E s , pues, de la más alta im p ortan cia a c o s tu m b ra r
á al niñez á ce ñ ir y lim ita r sus deseos.
CAPITULO XXI I I .

V eracidad y sinceridad.

L a s dos cualidades ca y o nombre s ir v e ]d e ep íg ra ­


fe á este capítulo, suelen confu n dirse cuando se trata
de calificar á un a persona, y aun cuando se quieren
in cu lca r ó p re s c r ib ir á los n iños y á los jóvenes,
siendo así que en realid ad son cosas m u y distin tas
y que pueden e x is t ir la una s in la o tra.
A m b a s son inn atas en el ser ra cio n a l; a m b as e x is ­
ten en el a lm a virg en é incauta del niño, pues el
p a rvu lillo inocente que nada tiene que ocu ltar ni
q u e temer, no m iente n u n c a . De éstos es de quien es
dice el apóstol S an J u a n , en su magnífico lib ro del
Apocalipsis, capítulo 14 : «No se halló m entira en su
boca, porque están sin m á c a la ante el trono de Dios.»
No es necesario, pues, en señar á los niños á no
m entir: bastaría no enseñarles á mentir; y aun qu e
alguien se alarm e protestando de esta a dverten cia y
diciendo que n in g ú n padre, m adre, h erm ano m ayor
ni educador alg un o puede aco n seja r al niño que
m ienta, le direm os que se eq u iv o c a, que 110 podría
en razón ó mejor dicho, no debería hacerse, pero se
hace.
¿Qué cosa h ay m ás frecuente que cometer una c r ia ­
tura cu a lq u ier fa l t il l a . por ejemplo com er alg u n a cosa
qito se haya dejado im prudentem ente á su alcance,
rom per el vasito que se le había dado para b eber ó
hacer a lg u n a otra cosa todavía más inocente, y decir
la niñera, la h erm an a ó la m ism a madre: «No lo lia
hecho el niño, no; lo ha hecho el perro; ¿verdad, hijo
mío. que lo ha hecho el perro?« y aquella criatu ra,
cuyos puros lab ios no saben aun p ro n u n cia r p a la ­
b ras, mienten con el a dem án, haciendo signos afir­
m ativos y señalando con el dedito al anim al,
que sabe él m u y bien que no ha hecho sem ejante
cosa.
No se contentan con esto los im prudentes g u a r d ia ­
nes de! ch iqu itín, sino que suelen a ñ adir:
— Y a le pegarem os al p e rro ,
Y el m ism o p á rvu lo hace seña con la mano de c a s ­
tigar ó a m en azar al pobre an im al; esto, cuando h ay
á mano perro ó gato, que cuando no, se acusa á un
herm anito, ó á cu a lq u ier otro niño ó niña, con cuyo
inconsiderado sistem a, no sólo se destierra de su e s ­
píritu la sinceridad y la veracidad, sino que se le
inclin a á la in ju sticia y á la calu m nia.
Crecen los niñ os; van á la escuela, y como se les
ha enseñado á a ch ac ar á los dem ás las faltas que
ellos han cometido, solam ente por el egoísmo de 110
ser castigados, no reparan en d iscu lparse a tr ib u y e n ­
do á otro com pañero la culpa de hab er m anchado un
libro, volcado un tintero ó estropeado una labor, si
es una niña.
No; jam ás se les debe acon sejar ni siqu iera iniciar
la idea de que pueda decirse u na cosa por otra;
m ien tras no com prendan el significado de las pa la ­
b ras verdad y m entira, 110 p ro n u n cia rla s siquiera
delante de ellos; pero n unca d e cir nada contrario á
lo que ellos han visto ó han oído.
En cuanto em piecen á tener uso de razón, g u a r ­
d arles de la com pañía de person as mentirosas, y
cuando el mundo, es decir, el trato y la experiencia
— 160 —

les enseñe que se puede d e cir una cosa y pensar otra,


ó relatar un hecho de un modo distinto de como ha
su cedido, ó negar la verdad; afear en su presencia
sem ejante proceder, obrar los educadores cou el m a­
yor cuidado de no d arles este pernicioso ejemplo y
decirles que la facultad de h a b la r nos ha sido con­
cedida por Dios para decir lo que sentim os, lo que
pensam os ó lo que hem os visto ñ oído; que cuando
esto se hace á tiempo y bien (porque no siem pre
hay necesidad de decirlo todo), hacem os buen uso de
este dón de la palab ra; cuando se habla de más sin
necesidad y sin ser preguntado, se hace un re p re n ­
sib le abuso; pero cuando se dice lo que no es cierto,
es contrariar el objeto que tuvo el S eñ o r al otorgar­
nos este h erm oso p rivilegio , y si lo que se dice, no
siendo cierto, recae en perju icio de otro atrib u y é n d o ­
le faltas que no ha cometido, entonces la m en tira es
m ucho más gra ve y pecaraiuosa, y s o lla m a ca lu m n ia.
A lguien aconseja, para que los pequ e ñ u elo s no
echen m ano de la mentira, prometerles que cuando
h ayan hecho a lg u n a cosa mala y la confiesen s in c e ­
ram ente, no se les ca stiga rá ; pero esto en absoluto es
inaplicable, sobre todo en las escuelas y colegios, y
sólo podría lle va rse á efecto en las fam ilias, y aun
en criatu ras cuya conducta fuese poco menos que
intachable; lo dem ás sería a le n tar e! mal com porta­
miento, ofreciendo la im pun id ad con la sola condi­
ción de confesar la falta.
S i después de confesada se castiga, se falta á lo
prometido, se engaña á los n iños y se les da un mal
ejemplo; si repetida se deja im p u n e , los a lu m n o s
llegarán á perder el temor al castigo y dirán con la
m ayor frescu ra q u e han hecho u n a p icard ih uela, lo
cual los convierte en desvergonzados y procaces.
No, no debe decirse confiesa todo cuanto hagas , que
si no dices mentira n i tratas de ocultar tus faltas, no
te castigarán; lo que debe decirse e s :— Obra de tal
- 161 —

m an era que no tengas que ocultar nada n i re cu rrir


á la mentira para d isim u la r tus hechos. No hagas
nada que no se pueda decir, nada que lem as que se
sepa, y así podrás decir la verdad cuando te p r e g u n ­
ten, sin avergonzarte de tus actos ni merecer por
ellos ce nsura ni castigo.
-V esto contribuye eficazmente el sentim iento re­
ligioso; pues *i el niño tiene la convicción de que
el Eterno Ju e z , que ha de pre m ia r ó castigar sus a c ­
ciones las ve y observa desde el cielo, obrará do un
modo tan recto como le perm ita su infantil criterio
y lo imperfecto de la h u m a n a naturaleza; conside­
rando aun en medio de sus juegos y travesuras, que
si le es posible engañar á su s padres y Maestros, oo
lo es ocultarse á las m irad as de Dios.
L o s niños de im agin ación m u y viva, mienten á
veces sin m alicia y sin que de sus falsedades resulte
daño de tercero, es decir, que se fingen en su m en­
te un suceso en que ellos lian representado el p r i n ­
cipal papel, y lo cu entan con tal profusión de deta­
lles y con la l c o l o r id o ,q u e cu a lq u iera cree que dicen
verdad. Otras veces el hecho es cierto, pero no han
pasado las cosas á gusto del pequeño n arrad or, y
entonces las refiere del modo que debieran haber
acontecido ó que le gu staría á él que hubiesen a ca e ­
cido; pero suele suceder que al prestarle las galas
con que su im aginación lo em bellece lodo, se deje un
cabo suelto, ó que una pregunta inesperada le turbe,
y se enrede sin saber por dónde salir.
De ningu n a m anera puede entonces apla u d irse su
iugenio; antes afear su proceder, puesto que trata
de engañar á sus oyentes, prevaliéndose de su cre­
dulidad y del buen concepto en que le tienen los
que no dudan de su veracidad. E s preciso decirles
que las cosas deben referirse como son en sí, ó no
referirse; que aun q u e la verdad no sea tan bella
como el cuento que él se ha forjado, aquélla es sólida
11
y firme como una estatua de bronce, y lo otro efíme­
ro y falso como un a figura de oropel.
A estos cm bu stcrillo s, inventores de brom as, se
les puede contar la tabula del pastor, y decirles que
cuando de veras vin o el lobo y se le comía las ovejas
y corderos, no hacían caso de sus gritos ios otros
pastores, acostum brados á que siem pre demandaba
a u x ilio sin necesidad; y que una cosa sem ejante les
sucederá á ellos, si llegan á cob rar fam a de m e n tiro ­
sos, que aun cuando se arrepientan de haberlo sido,
y digan verdad en adelante, siem pre tendrán derecho
á dudar de sus palab ras, no sólo los que hayan sido
engañados por él. sino los que sólo por referencia
conozcan su afición á m en tir.
L a clase de criatu ras que liem os descrito su ele ser
sin cera, es decir, que si inventa una mentira y se le
descubre, el niño se confiesa vencido, se sonroja ó
llora; pero no re cu rre al silencio ni á otra clase de
su bterfugio s p a ra ocu ltar esta ii otra falta.
Hay, por el contrario, niñ os y n iñ a s que carecen
de sinceridad, lo cual es deplorable en 1111 educando,
que no debe tratar de disim u la r nada ni ocultar co­
sa a lg u n a á sus padres y Maestros, á fin de que éstos,
leyendo en su in terior como en un libro abierto,
pu edan conocer s u s defectos y cualidades, para co­
rre g ir los u n o s y p re m ia r y fomentar las otras.
No se trata de d e c ir p n pú blico (cosa que más a r r i­
ba hem os afeado): se lia cometido una falta gra ve (en
un colegio de niñas, por ejemplo), han roto una m a n ­
teleta ó arrancado la flor ó el lazo de un sombrero;
la que confiese ser autora del hecho no la castigaré,
como la castigaría si por otro conducto lo a v e r ig u a ­
se . E so ja m á s.
L a directora llam ará las niñas de una en una, les
afeará su proceder en caso de haberlo hecho, las e x ­
hortará á decir la verdad, declarando los m óviles que
á ello la han im pulsado y si ha tenido cómplices ó
— 1G3 —
no. asegu rándole que la ingenuidad atenuará su fal­
ta si es ella la culpable, y que el n egar la verdad la
a g ra v aría, pues Dios, á quien 110 es posible engañar
n i ocultarle cosa a lg u n a , sabe que ai otro pecado, e s ­
condido á las m iradas de los hom bres, pero no á
s u s divin os ojos, se añade el delito de la men­
tira.
S i la autora de la fechoría es sin ce ra , dirá: «Yo
pensaba qu e 110 era tan malo como Y . dice», ó bien:
«Creí que 110 se de scu b riría »; pero si no lo es, se en ­
ce rra rá en un im p en etrab le silencio, ó dará re sp u e s­
tas ev a s iv a s , y ni con halagos ni con am enazas se p o ­
drá obtener de ella la confesión de su falta.
L a sinceridad, que á veces perju dica á los adultos,
atendido el estado de la sociedad y dado que frecuen ­
temente se trata con. person as de mala fe que ex p lo ­
tan el candor de ios dem ás, es encantadora en los n i ­
ños, pues los que la conservan son como el a rroyo
q ue deja ve r la s lim pias piedrecillas sobre que se d e s ­
lizan s u s cristalin as ondas, ó los verdes tallos de la
h ierb a q u e brota en su seno. Allí penetra sin obs­
táculos la m irada del educador, y ve los gérm enes de
la v irtu d y del vicio.
A estos solamente h ay que en c arga rle s que hablen
poco, y sobre todo que delante de personas ex tra ñ as
no hablen m as que cuando se les pregunte, y aun
entonces que se concreten á decir lo m á s preciso; si
esto no se les inculca, si se les permite despacharse
á su gusto diciendo cuanto piensan , se convierten en
lo que llam a cierto autor francés cnfants terribles,
y son los que dicen al en trar una v is ita : «M amá, qué
fea es esa señora», ó bien , cuando h a y huéspedes ó
convidados: «¿Por qué comemos hoy tantas cosas
b uenas? ¿Por qué ha sacado Y . esos cubiertos ó esa
va jilla ?
E s necesario reprender esas im p ru d en cias é i n ­
cu lcar bien á los niñ os que no se debe decir ja m á s lo
que no es cierto; pero que se puede y se debe callar
muchas veces lo que lo es.
Hay personas que son verídicas sin ser sinceras,
que estudian cómo pueden ocu ltar la verdad sin
m entir de un modo ex plícito ; pero esto creem os q u e
no debe aconsejarse ni enseñarse a los educandos,
porque llegarían á cometer u n abu so, siendo los p a ­
dres y Maestros las prim eras víc tim a s de su s e s tu ­
diadas m e n tira s que parecen verdades, ó verdades
que ocultan una m entira.
Cuéntase de un santo religioso que, estando en la
puerta del convento, vió p asar un hombre azorado,
que le dijo precipitadam ente:
— P adre mío, la ju sticia me persigue por una e q u i­
vocación, y le aseguro á V. que soy inocente; le s u ­
plico por a m or de Dios que no diga Y . que lie s e g u i­
do este cam ino; y continuó su rápida carrera.
Poco después llegaron los persegu id ores, y s a lu ­
dando respetuosamente al fraile, pregun táron le si
había pasado un h om bre de tales y tales señas.
-—Por aquí no ha pasado— dijo gra ve m en te el r e li­
gioso, y como gozaba merecida fam a de santidad, ni
un momento dudaron los a lg u a cile s de que el reo
había tomado otro ca m in o ; por lo tanto., rogándole
dispensase si le h ab ía n m olestado, retrocedieron.
Ahora bien; ¿había mentido el santo v a r ó n ? ... No
por cierto; porque m ien tras docta no ha pasado por
t.Mfui, introducía la mano derecha, como por casu al i-
dad, en la m an ga del brazo izquierdo, m ovim iento
muy natural y nada costoso por lo ancho de las m a n ­
ga s de su hábito. Nada m á s cierto que el presunto
reo no había pasado por dentro de la m anga; pero
este cuento se ha sabido dem asiado, y se ha p la g ia d a
tanto, que cierta señora m u y timorata decía ú su
doncella, jovencita bien educada y á q u ien ella h a ­
bía enseñado á no mentir:
— Si viene visita, dirás: .Yo está la twñora.
— ¿Pero va. V. y s alir?— interrogó la m u ch ach a.
— No; pero no tengo gana de re cib ir visitas.
— A sí me o rdena V, q u e mienta.
— No; porqu e como yo no soy Dios que está en to­
das pa rles, puedes pen sar en tu interior; no está en
este pasillo, ó 110 cst;i en la iglesia, m ientras no digas
term in antem ente no catú en esta casa , 110 m entirás.
No podemos aprobar este proceder ni aconsejam os
q u e con el ejem plo se m uestre á los niñ os y á los jó ­
venes. porque ron sem ejantes salvedades ó reservas
mentales 110 es posible d istin g u ir lo verdadero de lo
ia lso. Lo q u e tiene de m ás p e rju d ic ial la mentira
es que con ella se engaña el prójim o; pues si éste
queda engañado, ó se le hace concebir una idea ilu so ­
ria ó se le da una noticia falsa diciendo verdad, Ja
concien cia del que lo hace no puede qu edar tra n q u i­
la, porqu e el resultado es igu alm ente funesto; y s o la ­
mente en casos de su prem a necesidad, y por evitar
un mal m ayor, es cuando creem os puedo echarse
mano de este recu rso.
CAPÍTULO XXIV.

P a c ie n c ia .

Los antiguos habían inventado una diosa que


tenia el don precioso de cu ra r todas las enferm e­
dades, de c alm ar los su frim ien to s físicos, de adorm e­
cer los más, violentos dolores; así es que la h u m a ­
nidad doliente v o l v í a l o s ojos hacia esta divin idad
consoladora, esperando de su benéfica mano el a liv io
de todos los m ales. Lla m á ba se Pan acea y s u p o n ía n ­
la hija de Esculapio, dios de la M edicina.
Nosotros conocemos la verdadera Panacea, la que,
si no cu ra los males del cuerpo y los del a lm a, ayu d a
á soportarlos, los hace suaves y llevaderos, en vez
de agra varlo s con exageracion es. Esta m edicina
preciosa, que si no es una d iv in id a d , es hija del cielo,
es la virtud de la paciencia, tan necesaria á toda la
H um anidad, que dondequiera que pongam os al h o m ­
bre, en la cabaña ó en el palacio, en el poder ó
en la serv id u m b re, en la sociedad ó en el retiro, no
puede p rescin d ir de ella, como lenitivo de las penas
y su frim ien tos, com pañeros inseparables de n u es­
tra m ísera con d ición .
¿Necesitan los niños la paciencia?
Indudablemente; porque todo el cariño de los
padre?, toda su riqueza y su poder, dado caso que
— 167 —
posean estas ventajas, no es capaz de evitarles las
molestias de la denLición prim ero, y después las
demás enfermedades y dolores físicos, y las infinitas
contrariedades de la vida, que empiezan en la cuna
y terminan en el sepulcro.
líl parvulitlo no es ni puede ser paciente, porque
no tiene rellexión; pero es necesario moderar los
ímpetus de su ira con prudencia y calm a, y sobre
todo con el ejemplo.
Ya se ha dicho el mal resultado de golpear un mue­
ble, por ejemplo, cuando el niño ha tropezado con
é!, porque es enseñarle á desahogar su ira, á d e s ­
ca rg ar su venganza contra alg ún objeto, y cuando
a c u e lla criatu ra sea m ayor, hará víctim a de su cólera
á un ser racional, ó no podrá su frir física n i m oral-
mente sin descargar su s furores sobre alg ú n objeto,
rompiendo á veces muebles ó cach ivach es, que él
propio tenia e n g ra n d e estim a, yr cuanto h ay á mano,
prorrum piendo en destemplados gritos, blasfem ias
y m aldiciones.
Los chiq u itínes lloran por diferentes causas: unas
veces sn llanto es la expresión del su frim ien to , sea
por un dolorcillo que les atormente, sea por un
golpe ó caída; otras, no es verdadero llanto, puesto
que no vie rten lágrim as, y solo produce su garganta
un ru m o r monótono y pesado que no tiene más
objeto que llam ar la atención de Jos m ayores para
que se ocupen de ellos, y , por últim o, suele ser la
expresión de la cólera porque no se les atiende, p o r­
q ue aquel mismo su frim ien to físico los irrita y e x a s ­
pera, ó porque les han quitado un objeto ó no les dan
Jo que se les antoja.
L a persona encargada de una criatu ra nunca debe
desatender su llanto, pero tampoco darle á conocer
q ue se a p u ra mucho por él; si tiene alguna nece­
sidad, satisfacerla, si sufre, aplicarle los remedios
oportunos con tranquilidad y calm a, diciondole al
— 168 —
mismo t i e m p o : «Calla, hijo m ío , ten p a c ie n c ia » ,
para que oyendo so nar en sus oidos esta du lce p a la ­
bra cuando padece, comprenda desde el principio
de su vid a que la p a cie n cia es la com pañera i n s e ­
p arable del dolor, y al mismo tiempo su consuelo.
S i el p a iv u lillo gimotea por vicio y por capricho,
h ay que decirle: «.Ya te oigo, y a , pero 110 le hago
caso; no n ecesitas nada, y yo no puedo ocuparm e de
de ti; c a lla y ten paciencia)); y darle ejemplo de esta
v irtu d , no in com odándose porque él lloriquee, sino
repren d ién d o le con templanza y esperando á que se
canse y ca lle , co nven cid o de lo infructuoso de sus
im p ertin e n cia s.
Ni en este caso, ni mucho menos cuando se e n tr e ­
gue á l a cólera cris p a n d o los puños, hirien d o el suelo
con los p ies ó revolcánd ose en la alfom bra ó los l a ­
drillos, y aun arañándose la cara (como hacen a lg u ­
nos), ja m á s p e g a rle , porque el dolor que se les p ro ­
duce, por leve que sea, los irrita m ucho m ás, y
porque ve n que la persona á quien toma por modelo
se enfurece com o él y golpea y hace daño, cosa que
también b a r i a él, si su fuerza m aterial fuese suficien­
te. Acaso su ced e que el pequeño, lleno de ira é
ignorando e l respeto que debe á los superiores,
levanta ta m b ién la mano y golpea, a unqu e sea á su
propia m a d re ; v u e lv e n ó pegarle y se traba un a
lu ch a que tiene m ás de aparente que de real, pero
in m o ra l y repu gn an le á todas luces.
E s t a s pataletas de los niñ os deben p ro c u rar c a lm a r ­
las los padres ó educadores, prim ero con caricias y
h alagos; si 110 ceden, re pren d ien d o suavem ente y di-
ciéndoles que s i co ntinú an de a quel modo no los q u e­
rrá n n i les da rá n n a d a ; si son capaces de entenderlo,
se les amenaza con que se p o ndrán en ien n o s, los ten­
drán que l l e v a r á la cam a y no podrán comer ni ju g a r,
y por últim o, s e le s deja abandonados á su im potente
cólera, fingiendo no hacer caso; pero pegarles c u a n ­
— 169 —
do están en Lal estado ja m á s nos ha parecido p ru d e n ­
te, a u n q u e lo hem os presenciado m ás de una v e z .
E ste ejemplo de calm a y moderación debe c o n ti­
n u a r e n la escuela, donde los niños tienen ocasión
do empezar á ejercitar su paciencia, y a venciendo las
dificultades q u e ofrece el estudio, ya perm aneciendo
sujetos más tiempo del que aco stu m b rab a n , ya s o ­
portando los defectos de sus compañeros, y las niñas
en p a r t ic u la r , para aprender y ejecutar las prim eras
labores, pues cuando han adelantado m á s , la p rá cti­
ca las liace menos d ifíc iles, y por otra parte los tra­
bajos son más va ria d o s y ofrecen m ás am enidad.
E l Maestro g rave, reposado y tra n q u ilo , no en tu ­
siasm ándose con el buen com portam iento de un
niño n i irritánd ose con los defectos de otro, no p ro ­
digando elogios exa gerad o s ni dicterios, debe ser el
m ejor modelo de la paciencia que quiere enseñar á
los alu m n os.
Una de las ocasiones en que os preciso m ostrar
esta v irtu d es en la aplicación de castigos. M u ch as
veces el profesor es el agraviado, y es también el
que tiene que castigar el agra vio , y en este caso es
preciso tener su m a prudencia para que la pena que
s c a p liq u e no revista á los ojos de los niños carácter
de veng an za.
S e les ha de h a c e r com prend er que la s personas
qu e los educan están tan altas con respecto á ellos,
que no pu eden ofenderse de su s desobediencias, de
sus faltas de respeto, ni a u n de sus b u rla s, si á tan­
to se atreve n , q u e estas cosas las sienten por los
m ism os alu m n os, que no adelantan en su e d u c a ­
ción tanto com o sería de desear; pero que lo tom an
con p a c ie n c ia , y haciéndose cargo de su falta de re­
f le x ió n , están dispuestos siem pre á perdonar.
E l h o m b re colérico, la m u je r c u y o s nervios se
e xcitan con facilidad, no son b u e n o s para m aestros.
Hemos conocido personas que se enfurecen por
— 170 —
las más pequeñas contrariedades: porque una llave
no g ira con facilidad en la cerradu ra, porque no
pueden deshacer un nudo, porque se les rqmpe el
hilo cuando cosen ó les cae a lg u n a gola de tinta en
el escrito. Estos m ism os, si les duelen las m u ela s
ó los callos, ó les molestan los sabañones, m altratan
con cu a lq u ier pretexto á lo s ind ividu o s de su fam ilia
y á los criad os, todos los cu a le s , si el paciente tom a­
ra de otra m an era s u s su frim ien to s, sentirían por él
com pasión, cuando, g ra c ia s á su mal carácter, sólo
Ies in sp ira miedo.
Desde la m ás tierna edad es preciso co rregir
estos arrebatos, y el Maestro que se entregase ú ellos
carecería de autoridad para e x tirp a rlo s en s u s a lu m ­
nos.
Un niño llora y patea porque le oprim e la bota ó
el zapato; o tío está de mal h u m o r y da un golpe á
su vecino porque no acierta con la solución de un
p roblem a ele A ritm é tica ; una niña se muestra enoja­
da porque ha enredado una m adeja; el profesor ó
profesora, con in alterable ca lm a , exhorta al prim ero
á tener paciencia, dicién dole que el acostu m b rarse
á s u frir un poco nos hace a gradables á los ojos de
Dios, fortalece el cuerpo y el a lm a y nos prepara ¡i
Jln de que soportemos m e jo r los sin sabores que de
seguro nos esperan en el decurso de la v id a . Al que
llevó su rabieta hasta el punto de hacer daño á otro,
es preciso reprenderle y decirle q u e no es d e s c a rg a n ­
do su cólera sobre su com pañero como resolverá el
prob lem a, sino volviéndole á em pezar, para ver si ha
olvidado alg ú n dato, lia tomado uno por otro ó ha
equivocado la operació n; á la de la m adeja, que c u a n ­
to más se aturda y se enfade dando tirones, ro m p ien ­
do un cabo y tomando otro, menos la desen re d a rá, y
á todos ellos que es necedad y falta de ju icio el ir r i ­
tarse por cosas que no tienen rem edio.
En los es ta b lec im ien to s de en señan za y bajo la
— 171 —
dirección de sabios m aestros, que co a s u s consejos
y ejemplo an im en á los d iscípu los, se hace el ensayo
de una v ir l u d tan in dispensable en esta vid a como
el alim ento que nos nutre y el aire que respiram os.
A ella se deben los adelantos en la s cien cias, q u e
sin la constancia en el estudio y los continuos e x p e ­
rim entos fuera im posible conseguirlos; la perfección
en las artes, que sólo se alcanza co a repetidos en ­
sayos y continua práctica; la m u jer la necesita para
las labores y dem ás ocupacion es dom ésticas, tan
m in u ciosas y m onótonas a lg u n a s de ellas. S in la pa­
ciencia no h ay paz en las fa m ilia s , porque todos los
in d ividu os de la especie h um an a, cuál más cuál
menos, Leñemos defectos que debemos soportarnos
mutuam ente; sin ella, las enfermedades se agra van ,
la pobreza se hace in soportable y la riqueza enojosa
por las sú plicas é im p ortu n id a d es del que carece de
ella; el trabajo se halla penoso y la ociosidad a b r u ­
madora. S in ella, se rompen las am istad es, porque eV
h om bre iracundo ni puede in s p ira r afecto y sim patía
a i ex perim en tarlo s, y si a lg u n a vez siente am istad,
no es duradera, porque no puede su frir los defectos
de su am igo ni tolerar que otro le reconvenga, a u n ­
que sea en broma ó cariñosam en te.
CAPÍTULO XXV

Amor al trabajo.

liem os dicho al tratar de la educación de la vo­


luntad, que los niños suelen ser perezosos, y que
les cuesta trabajo dejar por la m añ ana el lecho,
tanto al-que duerm e en m ullido colchón de plu m as,
^omo al que descansa en un pobre je rgón de paja;
pero esto no se opone á que am en la activid ad y el
m o vim ien to; es tan sólo que desearían prolongar el
-dulce sueño que h a s ta a q u e lla h ora h an disfrutado,
porque la necesidad de do rm ir m ucho se im pone de
■un modo im perioso en los prim eros años: mas ten e­
mos dos p ru ebas de que no es que a p e té z c a n la q u ie ­
tud y el reposo: es la prim era, la re p u gn an c ia que
tienen muchos á recogerse temprano, siendo á veces
m á s d ifícil re d u cirlo s á que se vayan á la cama, es­
p e cia lm en te si tienen con quien ju g a r, q u e l o g r a r s e
■levanten por la m a ñ an a ; y la segunda, que en
•cuanto han conseguido s ac u d ir el sueño y saltar del
Jecho, sin transición a lg u n a , se entregan al m o v i­
m iento, de suerte que m u ch o s saltan y b rin can
hasta en los momentos en que los están vistiendo.
A penas terminada esta operación, para ellos larg a
y enojosa como la del lavado y peinado, si h a y v a rio s
niños en tina casa ó tienen ocasión de reun irse con
— 173 —
los del vecindario, so entregan con ardor á ju eg os
ruidosos y turbulentos, y si se les dejara no se acor*
darían de que hay libros en el m undo, ni de que hay
escuelas ni colegios, ni siq u iera pen sarían en el de s­
ayu n o , si la necesidad de reparar s u s tuerzas con el
alim ento, no menos imperiosa en aquella edad que
la del descanso, no les a visase de un modo má&
aprem iante que las advertencias de la madre ó de
las criad as.
E n cuanto á la s 'n iñ a s , el instinto de la maternidad,
según unos pedagogos, el de la i m i t a c ió n ,s e g ú n
otros, la s inclina á otros juegos, si menos violentos,
no menos activos; p u es se reducen á leva n tar su hi-
jif a , su m u ñeca, ve stirla (para lo cual suele ser pre­
ciso d e sn u d arla prim ero), lava rla , aunque sea con
una loallita enjuta, y a rreg la r su pequeño aju a r, d i s ­
poner una com idita, en sus cacharros, con los d e s ­
perdicios de la com ida que pide á las criad as, ó con
pedacitos de pan ó de bizcochos, y otros mil q u eh a­
ceres dom ésticos; á todo esto, si son dos ó tres, ha­
blarán todas á un tiempo, y si una sola, sim u lará un
diáiogo entre madre é hija, ó echará una repulsa á
su m uñeca, prodigándole las m ism as advertencias y
consejos que á ella le d irige n s u s padres y s u perio­
res. Entretanto, lo mismo que sus herm anos, se
olvidará de s u s libros, de la lab o r que tiene em pe­
zada en el colegio y hasta del desayuno verdad, que
se está enfrian do.
El educador que observa esta actividad y 110 la
aprovecha, se parece al a gric u lto r que, viendo p a s a r
inm ediato a su propiedad un río caudaloso, ó por lo
menos un b ullicioso arro yo , en vez de san g rarle y
d irig ir una parte de aquel ric o fluido hacia sus tie­
rra s, las dejase s in regar y se cruzase de brazos
m ie n tra s su s p lan tas se m arch itaban y perecían por
falta de hum edad.
Sí, padres de familia; sí, profesores de prim era
-enseñanza, uuesIros queridos com pañeros, esc m o v i­
miento, esa inquietud que nos m area, es el agua b u ­
lliciosa del arroyo; esc ruido que nos ensordece es el
plácido m u rm u llo del líq u id o fecundante: ap rove­
chem os esa actividad, d irija m o s ese movim iento,
encaucem os el agua para que sazone y riegue las
plan ta s.
Hágaseles com prender á los niños y á las niñas
que entre el juego y el trabajo 110 h a y más d ife ren ­
cia sino que el últim o esta metodizado y produce
resultados excelentes, y el prim ero lleva en sí cides*
orden y el cansancio sin reportar provecho.
L o s m u ch ach os que ju eg an al toro, por ejem plo,
experim en tan gra n d ísim a fatiga corporal, cuando
no su fren lesiones más ó menos graves; d íga se lo
m ism o de la pelota y otros ejercicios sem ejan tes; si
toman gusto al trabajo escolar, se en tregarán á él
con igual ardor que á los ju eg os; y no se nos diga
que la escritura, el dibujo, etc., son ocupacion es s e ­
dentarias, que cansan la vista y la mano, m ie n tra s
quedan in activos los dem ás m iem bros, y que por eso
les cansan tales ocupaciones.
E l que haya observado ú la niñez con atenta m i ­
rada, habrá podido notar que, según su carácter y
ed ucación, y hasta según el estado, físico y moral, en
una m ism a cria tu ra , unas veces se cansan de lodo,
tanto de la lectura por ejem plo, como del juego, y
así cuando éste es ruidoso y violento, como cuando es
sedentario; m ien tras otros, ó los m ism o s en o ca sio ­
nes dadas. 110 se cansan de nada, llegando b asta la
tenacidad y costando g ra n trabajo, d u ra s r e p re n s io ­
nes y acaso alg ún cachete el a rra n c a r de las manos
del niño el m am arrach o que está pintando, la cometa
que está construyendo, ó de las de la n iña el vestido
de la muñeca que se empeña en concluir.
E l prim ero dib u ja m ás horas allí que en la e s c u e ­
la, y dice que no está cansado: la segunda pasará
quizá toda !a tarde del ju eves confeccionando el ves-
tidillo, y á la tarde siguiente coserá ó bordará a lg u n a
tosa útil, cam b iará dos ó tres veces de ejercicios y
todavía le parecerán largas y pesadas las horas de
clase.
¿ P o r q u é esto? Porque la pintu ra del paisaje que
había de s e rv ir para la cometa ó para c u a lq u ie r otro
juguete, era voluntario, como el coser el vestido de
Ja m u ñeca, y lo del colegio es impuesto.
Quítesele, pues, el carácter de im posición; dem u és­
trese á los niños, más con las obras que con las p a ­
labras, un día y otro día, y sin que una e x p a n sió n
(en un momento de mal humor) lo desm ienta, que
sólo su interés nos gu ia al e x ig irle s que em pleen su
activid ad en el estudio y el trabajo; que esto les r e ­
portará bienes sin cuenLo, al paso que un Maestro
que goza buena reputación ó que se propone a d q u i­
rirla . no la perderá el uno ni dejará de con se gu ir su
objeto el otro por uno ó varios discípu los d e s a p lic a ­
dos; que no es la ru tina, ni la comodidad de los p r o ­
fesores, ni mucho menos el deseo de mortificar á los
alu m n os, lo que hace que haya un tiempo fijo y de­
term inadas horas destinadas á cada a sig n a tu ra ; que
eslo lo exige el sistema de enseñanza y la d ist r ib u ­
ción del tiempo y trabajo adoptado en el estableci­
miento, y que cuando ellos hayan adquirido el h á b i ­
to de estar útilmente ocupados, y se decidan por una
carrera, arte ú oficio, podrán dedicar á él m ás ó m e ­
nos horas, é in te rru m p ir con más ó menos frecuencia
s u s tareas, seg ún la índole de las m ism as, las e x i ­
gencias de la dem anda ó el estado de salud y ro b u s ­
tez del que á ellas se dedique.
E ntretanto, am en ícense cuanto sea dab le las e x ­
plicaciones orales, que también la elocuencia escolar
tiene su mérito y su atractivo, consistiendo aquél
principalm ente en la sencillez; varíen se y altérn ense
los ejercicios de diversa índole, y, como hemos d ich o
en o Ira o c a s ió n , procúrese, cuando sea posib le, que
tenga el e sta b le e ira icnto un gim n asio, ó por lo me­
nos un ja rd ín , donde el ejercicio m u scu lar su stituya
á oíros en que d e sca n sa el cuerpo y funciona la in te­
lig e n cia ; y p rocú rese que los niños vean que su t r a ­
b ajo no es e s t é r il ; los varones ocupándose tan pronto
como puedan en la com posición y redacción de do­
cumentos, resolu ción de problem as, etc.; las h em ­
bras, adem ás de esto, en labores de va ria s clases,
procurando aun en las de utilidad, que siem pre deben
ser preferidas á las de ornato, que no haya aquella
monotonía y rutina que cansan á las que no tienen
una co n s ta n cia á toda prueba, lo cual es m u y raro en
esa edad.
Si un niño ó niña es indolente, aním esele con el
ejemplo de otro que no lo sea; no en presencia de
aquel que se pone por modelo, pues éste podría en ­
gre írse más de lo que conviene á su educación y ade­
lantos; pero no hay duda que el m o s tra rá un alum no
un escrito correcto y esm erado, una libreta de p r o ­
blemas bien planteados y resueltos ó un cuaderno
de lim pios y bonitos dibu jos, hechos por otro de su
m ism a edad y del propio establecim iento, es un es­
tímulo más poderoso que las mejores exh ortaciones,
lo m ism o que el poner ante los ojos de u na n iñ a la
cam isa cosida, el pañuelo bordado, el precioso m ues­
trario de tapicería de la com pañera que se sienta á
su lado. :\o se trata, no, de avergonzarlos, ni mucho
m enos de excitar su envidia, sino, m u y al con trario ,
de decirles que aquel es el resultado de la aplicación
y el asiduo trabajo; que hasta allí puede llegar el que
ponga ele su parte estudio, paciencia y buen deseo,
pues si las facultades m entales, el desarrollo in telec­
tual ó la natural habilidad no son iguales, es c u e s ­
tión de tiempo y nada más.
L a s h istorias están llenas, y los muchos lib ro s que
para la infancia se han escrilo, abundan en ejemplos
(Ib jóven es que, de los bancos de las aulas, han pa sa ­
do á ocupar los puestos más em inentes, y a en el or­
den sacerdotal, ya en la cátedra, ya en la m ilicia y
hasta en el gobierno del Estado, sin que para esto
h aya necesidad de que sus padres sean nobles ni po*
sean bienes de fortuna, sino que, perteneciendo á
h um ild e clase y mecidos en pobre cuna, lo deben to­
do al estudio y al trabajo.
También pueden citarse ejem plos de m u jeres labo­
riosas que h an librado á su fam ilia d é l a ru ina y la
m iseria, ya dedicándose á Ja noble profesión del m a ­
gisterio público, ya dando lecciones de labores, m ú ­
sica. etc., ya ejerciendo un arte ú oficio; de otras
que, cria d a s en la opulencia y habiendo perdido su
fortuna, se han dedicado con la m ejor voluntad á co­
ser. bordar y hasta á los queh aceres dom ésticos, y
finalmente, hay infinitas, aunqu e su propia modestia
im pide que se puedan citar s u s nom bres, las cu ales
hacen verdaderos milagros de econom ía, logrando
que con los escasos rendimientos de pequeñas pro ­
piedades ó con el fruto del trabajo de un solo h om ­
bre, secundado y a yudado por ellas, viva una fa m i­
lia n um erosa con cierto desahogo relativo.
¡Qué bellos modelos para ofrecer á la vista de ios
educandos de uno ú otro sexo! ¡Cuán ú tiles re flex io ­
nes pueden añad irse al term inar la lectura ó el r e la ­
to de cada uno de estos pasajes, para santificar el
trabajo, fuente de riqueza, escabel para alcanzar h o ­
nores y panacea para desterrar los vicios!
No queremos, empero, ni podemos term in ar este
capítulo sin ad ve rtir á nuestros com pañeros, esp e­
cialmente á los Maestros noveles, que n in gu n a d é l a s
virtudes que se quieren p re scrib ir á los niños se
presta Lanto á ser im itada como la laboriosidad,
y n in gu n a tampoco es m ás fácil q u e se desautorice
cuanto sobre ella se predique, si el que la ensalza no
la practica.
— 178 —
L o s niños tienen más perspicacia de la que g e n e ­
ralm ente se les supone; y si el Maestro no da e je m ­
plo de pu ntu alid ad en la asistencia á lia clase, si a n ­
ticipa con frecuencia la hora de salida, si aprovecha
cu a lq u ier pretexto para conceder vacaciones, si m ie n ­
tras ellos escriben ó d ib u ja n se pasea p o r la clase,
departiendo con sus a u x ilia r e s ó leyendo un p e rió ­
dico (si no tiene con q u ién hablar), ó entra á fu m a r ó
á d escan sar á lá habitación inm ediata; si la maestra
deja para el día siguiente las cam isas que h ay que
cortar ó h ilv a n a r, y recibe visitas en la escuela y les
da conversación; ó toma un abanico,, los niños y n i ­
ñas pensarán que el trabajo será una cosa m u y digna
de elogio, pero que el descanso es m ás dulce, puesto
que su s profesores le prefieren.
E l b u e n Maestro, el que desee cu m p lir, no puede
estar ocioso en la escuela; pero no basta esto, es n e­
cesario que los n iños crean que tampoco desea esta r­
lo, que no le arredra la fatiga, que está encariñado
con la profesión que ha elegido.
CA PITU LO XXVI.

Afición á los placeres.

Cuéntase del célebre fab u lista Esopo que, anciano


ya y jorobado, por añad id u ra , pero conservando
aquel carácter festivo y aquel h u m or chistoso que
le h acía re vestir con fo rm a s a g radables las m ás s ev e­
ra s lecciones de moral, estaba un d ía rodeado de
m u ch ach os y pa rticip an d o de sus pueriles entrete­
n im ien to s, tan alegre y jovial como cu alquiera de
s u s com pañeros de d iversió n .
P a s a b a cerca de allí un ateniense; paróse un m o­
mento á ob se rva r el ju eg o del an cian o y los niños, y
encogiéndose de hom bros con un m ovim iento mezcla
de desprecio y com pasión, d ijo :— ¡Y a chochea el
infeliz! Y se disponía á co n tin u a r su cam ino .'cu an d o
saliendo Esopo de entre los c h iq u illo s que le cerca­
b an, tomó el a rco de otro de los circu n stantes y se
le presentó al ateniense, diciendo:
, — ¡Oh iú , mortal dichoso, que en tu lozana ju v e n ­
tu d co n se rvas toda la fuerza y v ig o r de la in te lig e n ­
cia! ¿P odrás de cirm e qué significa este arco tal cual
está en este momento?
E l arco tenía la cuerda floja. S orpren d ido el inter-
rrogad o, m iró al frigio y después al arco que le e n ­
tregaba, le e x a m in ó detenidam ente y se le devolvió
— 480 —
diciendo que no hallab a nada de p articu lar ni en ­
tendía lo que aquello significaba.
— P u e s sign ifica— respondió Esopo— que el dueño
de este arco, con buexi sentid o y obedeciendo á Ja
costum bre, ha aflojado la cuerda; cu a n d o necesite
cazar ó defenderse de sus enem igos, la pondrá ti­
rante, y si lo estu viese siem pre, el arco no podría
re sistir la tensión y él ó la cuerda estallarían ; por
eso dejo la cuerda de m i ingenio en esta grata lib e r­
tad, para que esté dispuesto á s erv irm e cuando le
necesite.
Quedo confuso el contrincante de E sop o, y Lodos
los espectadores p rorrum piero n en calu ro so s a p la u ­
sos.
A hora bien; si hasta en la edad m adu ra la e x p a n ­
sión y el esparcim iento deben a ltern ar con las o cu­
paciones, ¿cuánto más en la in fa n c ia , adolescencia y
ju ventud?
El dolor es in separable com pañero de Ja vida, y
los placeres son la com pensación, siqu iera sea in ­
completa, de los dolores. L o s prim ero s, lo m ism o
que los segun d os, pueden ser físicos y m orales; claro
está que en los de la últim a clase, por su e s p iritu a ­
lidad y pureza, no cabe abuso de n ingú n género; no
así en los primeros,, que por esta razón deben l i m i ­
tarse.
L a Naturaleza, ó m ejor dicho, su A u to r D ivino,
con la bondad que brilla en todos su s actos, disp uso
que las fu n cion es más n ecesarias para la vid a fuesen
también las más placenteras; a sí, al satisfacer el
ham b re y la sed, se experim en ta un placer tanto
más intenso cuanto m ás aprem iante y v iv a era la n e­
cesidad que se sentía; cuando el sueño y el ca n s a n c io
nos ab ru m an , experim en tam os un du lce b ien estar al
re clin arn o s en un blando y cómodo Jecho, y cuando
se lian pasado larg as horas trabajando en un re d u ci­
do aposento, cau sa Ja más grata im presión el v e r de
— 181 —
nuevo el cielo, sentir el calor del sol y resp irar el
a ire del cam po.
Querer p r iv a r á la infan cia de la propensión á
la a le gría , es qu ere r una p rim ave ra sin lozanía ni
ve rd or. Dios, que cubrió los prados de b ellísim a s
llores y pobló los bosques de canoras aves, dió á la
in fan cia risa s, y gratas ilu siones á la ju ven tu d . El
padre ó Maestro que, convertido en filósofo h u ra ñ o ,
se fastidia porque se siente íaito de apetito, m ien tras
la gente moza com e á dos carrillo s, en u na merienda
cam pestre; el q ue aquejado por tristes recuerdos ó f í ­
sicos s u frim ien to s, se irrita al o b servar la hilarid ad
y algazara de los m uchachos, ó es un tirano, ó tau
ilaco de m em oria, q u e no se a cuerda de que ha sido
n iño. Conviene, pues, no negar á la infancia la s a ­
tisfacción y goce de los placeres, sino lim itarlos,
m a n ifestarle s q u e pueden co n ve rtirse en dolores y
enseñ arles q u e h ay otra clase de goces verdadero s,
flores sin espinas, que ni causan jam ás hastío ni
pueden o rig in ar perjuicio de n in g ú n género.
P a r a dem ostrar lo prim ero, puede decirse á los
n iñ os que el que, teniendo apetito y verdadera n e ­
cesidad de comer, encuentra ocasión de satisfacerse
de d u lces, pasteles ó fru ta (cosas todas m u y del
gu s to de la gente menuda), coma con exceso, e x ­
perim entará po r de pronto un vivo p lacer; pero éste
se co n vertirá bien pronto en dolor de estómago,
náu se as ó acaso en una enfermedad gástrica que
le hará s u fr i r du ra n te m ucho tiempo. S e les dice
igu alm ente que si. saliendo al cam po en un día de
verano, se sofocan y ex perim en tan sed y calor, y
de s cu b rie n d o un abu ndante m an an tial de agua fresca,
s a c ia n su sed y despu és se sientan á la som bra de
un árbol, donde el viento de la tarde oree el su d o r
que b aña s u s m ie m b ro s, encontrarán de momento
un dulce a liv io ; pero es fácil q ue contraigan un a
pu lm o nía ú otra gra ve dolencia.
— 182 —
En apoyo de lo segundo, se les puede decir que en
■>el estudio, en la adqu isición de conocim ientos útiles,
en la resolu ción de p rob lem as de A ritm ética, A lg e ­
bra ó Geometría; en los ex perim en to s de las cien cias
físicas, y además las n iñ a s en la confección1 de c ie r ­
tas labores, se encuentra verdadera delicia, un p la ­
cer intelectual p u rísim o , que ni in spira hastío ni
puede p e rju d ic a r al m ás delicado organ ism o.
E n efecto; ¿no pueden consid erar los niños como
una grata d iversió n el prod ucir, por ejem plo, un foco
de luz eléctrica é ilu m in a r con él una hab itació n. <Y
la que previam ente h ab ían p riv ad o del resplandor
del sol? ¿No es un triu nfo para uno de ellos resolver
un problem a nu m érico ó a d iv in a r un geroglílico?
¿No queda com p la cid ísim a una n iñ a cuando ha
hecho una rosa ó una p a s io n a ria , q u e en la d e lica ­
deza y suavidad de su s pétalos, en la f in u r a 'y viveza
de su s matices, puede com petir con las naturales; aí
sacar del molde una b ellísim a pera ó un orondo m e­
locotón, al term in ar el decorado de un ja rró n ó uñ
plato que ella m ism a ha modelado?
No todos los niños son capaces de ex p e rim e n tar
estas dulces emociones, lo sabemos; pero si en todos
sé cu ltiva y se es tim u la este instinto de in teligen cia
agu da y delicada, esta laudable em ulació n de saber
lo que otro sabe y lle g a r adonde llegan los demás,
de mil habrá uno que se entregue sin gusto á esta
clase de ejercicio y los ejecute forzada y torpemente,
como de cada mil h om bres hay uno á q u ien no
agrade y complazca la música (I) .

(I) Ks, o h M uestro e o n re iilti. ú tilís im o el o je iv ila r li ¡os m fio s e n tu


i[iiií (M uiríam os H u m a r gim nasia intelectual, oslo es. e n la s o lu ­
ció n d é d ía m e la s , je ro g líf ic o s . lo g o g rifo s, ruga d e c o iis o im n lc s , (.‘le*.,
e s c o c ie n d o á e s te lin p e n s a m ie n to s .ó le m a s s e n c illo s , h la p a r q u e
m o rillo s y e d u c a tiv o s . Lo <;oi>3kli;ramos c o m o u n m e ilio d o lija r, ifi
¡ilen e io n de, la n iñ e z y d e h ifilru ir d e le ita n d o ; p e ro e n n u e s tr o p a ís
e iu m la s p u b lic a c io n e s d e d ic a d o s ;'i t;i n iñ ez,' q u e p o r y o tro s
— J83 —
Otro orden de placeres, el más elevado.; es el .de ios
goces m orales,-E n cuanto el niño tiene uso dé razón
y empiezan á de sarro lla rse su s instintos afectivos,
comprende vagam en te que b av algo que no es co ­
mer, b eber ni ju g a r, y que, sin em bargo, es bueno.
¿Qué criatu ra que b ay a pasado el día p riv ad a de la
com pañía de su madre, si se verifica la llegada de
ésta al ponerse á cenar el m a n jar rnás de su gusto,
uo dejará plato y cu chara a l o ir su voz, y volará al
encuentro de la madre para colm arla de ca ricias?
¿Qué n iña de nuestras escuetas, m ayor de cinco ó
seis años, que tenga su padre ausente de la patria,
si le pregu n tam os qué preferiría al llegar á su ca s a ,
si encontrar una fuente de pasteles, yem as y m e ren ­
gues para merendar á su sab or, ó h allar a l padre
que le salía al encuentro^ no optaría por lo segundo?
Dirán acaso los niños á quienes se hable de esta
clase de placeres, que estos no puede uno p rop orcio­
nárselos cuando quiere; les direm os que tienen
razón, que la felicidad, las ale grías no son m u y fr e ­
cuentes en lá vid a, pero que contribuyendo á la
dicha y al bien de los demás, ó a livian do sus males,
también se goza; y que la niña que se priv a de una
golosina para que con su im porte com pren s u s p a ­
d res pan y lo den á otros niños h am b rientos; la que,
acom pañada de su mam á, va á lle va r sus vestiditos
usados á otra niña, que no tiene con q u é c u b rir su
desnudez; la que, en lu g a r de co m prar un juguete,
lle va lo que éste im p ortaría á una vecin a enferm a y
desvalida, y recibe en cam bio su s bendiciones, vien -
do correr s u s lágrim as de gozo y gratitud, e x p e r i ­

im 'd io s luil)ic‘r<iii c'tinli'¡liiií*li< ii su (hI iioíicíóh , luut \ i*l¡> lu luz. h a n


;il<'.mundo. Jan e s c a s o lix ilo . <|uo ú p o s a r d e : Iti.s; Unid a 1)1os e s fu e rz o s ,
ilc reiliicloiv.-s \ (‘tlK bi'cs. n o lia n p o d id o so.sienü]·.·«*, m ie n tn is e n la
v rriiiii- rejíidM ieu y e n olrjt.s in ic ió n o s pe i*ii ni icos d e ín d o le s e m e -
jíthllV l'IK 'nlilll lilí’^OS; Í1MOS llt’ |ínÍS||C'r¡l y floi’l'cií'llll· \ ¡(hl.
— 184 —
menta 1111 placer moral, un bienestar, una a le gría
inefable; y por este estilo los proporcionan siem pre
las buen as obras y el cum p lim iento ele nuestros d e ­
beres.
E n cuanto á d iversion es, es bueno que los niños
no tengan noticia mas que de aquellas que conviene
disfru ten , ó si la tienen, que sea solam ente de oídas.
Lo que no se conoce no se desea.
Hemos visto con frecuencia, tanto en M adrid como
en Barcelona, invadidos los cafés por un enjambre
de criatu ras de corta edad, que juguetean por entre
las m esas, á veces m u y lejos de los autores de sus
díasj que ni s iq u iera los ven, entretenidos el uno en
h ab lar de política y la otra de modas y otras friv o li­
dades, y nos hemos d ich o :— P u es señor, ¿no estarían
mejor estos angelitos en la cama?
E n efecto; q u e se reúnan los niños á la luz del día
y al aire libre; que ju eg u e n en la plaza de Oriente,
de Madrid ó en la plaza R e a l, de Barcelona, siem pre
vig ila d os por los padres, ayos ó criadas, santo y
bueno; pero en el café, donde la atmósfera está v i ­
ciad ísim a po r las em anaciones de la respiración, de
la com bustión y del penetrante olor de las bebidas
alcohólicas, donde el suelo no está lan lim pio que
no sea fácil un resb alón y la co nsiguiente caída, ni
las conversacio nes son todas tales que las puedan
oir ellos sin peligro de su candorosa inocencia, de
n in gu n a m anera.
Y a que en nuestro país hay hom bres que 110 van
á la iglesia con la frecuen cia debida, los h ay que
nunca frecuentan los públicos paseos; pero no hay
uno solo que no vaya al café ó al casino, ya que
en estos centros pasan la m ayor parle de ellos m ás
horas de las q u e debieran y alg un o s más que en su
casa, y esto tanto los de la aristo cracia, como los de
la clase media y la proletaria; la m u je r, por lo c o ­
mún más dócil, y siem pre más obligada-al cuidado
— 18o —
de su s h ijos, vaya enhorabuena al café, s i tal es su
gu sto y tiene con quién dejar los niños en casa; mas
si no tiene á quien en c arg a r su custodia, quédese
con ellos.
L o s ju egos en que se corre, se ca n ia á coro, etc.,
los bailes infantiles (no hablam os de esas reuniones
en que, con la ex c u sa de los niños, se reúnen los
que no lo son á las altas horas de la noche, y reina
el lu jo é im pera la etiqueta) los ju egos de prendas
y otros que contribu yen al desarrollo intelectual-
tanto como al iísico, nos parecen diversio nes a c e p ­
tables. lo mismo que escuch ar cuentos qu e tengan
un fondo moral y una form a a m e n a , y no sean a b ­
surdos ni in ve ro sím iles. T am b ién es recom endable
la costum bre que e x iste en m u ch o s establecim ientos
de ed u cación , de hacer representar á los niños d r a ­
mas ó com edias infan tiles, convirtiendo en actores á
los de m ás im aginación y m ejor m em oria, y en e s ­
pectadores á los demás.
Don Gabriel Fernández, de grato recuerdo, profesor
de las escuelas pú b licas de M adrid, fallecido hace
a lgunos anos, dejó una pequeña ga lería dram ática
infantil, recom endable por su e x q u is ita m oralidad,
su sencillez y belleza. Otros autores h a n seguido
s u s huellas, y los señores B astin o s h an reun id o una
verdadera colección de obras de este género.
P ero tanto como apla u d im o s esta culta d i s t r a c ­
ción, que puede in c lin a r á los pequeños al c u m p li­
miento del deber y á que adm iren las acciones
heroicas, ce nsuram o s la costum bre de lle va rlos d i a ­
riamente, ó con m uch a frecuen cia, á los p ú b licos e s ­
pectáculos, tanto ó más nociva que !a de h acerlos
p a s a r l a noche en el c a f ó . L a atmósfera d o es m ás
pura en el teatro, y los d ram a s ó tragedias, s u p o ­
niendo q u e no sean inm orales (que es bastante s u ­
poner), causan terrible im presión en el á n im o de las
criatu ra s , que sin saber por qué ni cómo ven como
— JSG —
tratan á, un h om bre ó se su icida una m u jer. L a s
zarzuelas absu rd as y s in argu m en to que h oy están
en. boga, cuyo único mérito co n siste en las d e co ra ­
ciones (que ellos no entienden), y l a s p i e c e c i t a s festi­
vas, nada les enseñan, y gra c ias todavía que 110 les
enseñen cosas que no deberían saber; los bailes son
lú brico s por lo general, y en resum en creem os que
se. debe ser m u y sobrio en hacer a sistir á los edu­
candos á la s funciones teatrales.
Repe Limos que lo que no se conoce 110 se desea, y
que la niñez no es exigente en el género de sus: d i­
versiones. Como es nueva en la vid a todo es también
nuevo para ella, y un paseo al aire libre, una fru ga l
merienda, que se come alegrem ente h allán d ose s e n ­
tados sobre la yerba, tiene p a r a ellos más atractivo
que ; una función de gala en el teatro R eal ó en el
Liceo; y si el sitio no es am eno, si las: p erspectivas
no son encantadoras, 110 importa; ellos tienen la
am en id ad y el encanto en su mente y en su corazón.
S u s pocos años, su in e xp e rien c ia de los males de la
vid a es el prism a de bellísim os colores q u e todo l a
alegra y hermosea. Dejadlos que ju eguen en la estre­
cha calleju ela de una aldea, y re irán y ch illará n .c o n
cu a lq u ier pretexto, con el de una sab andija que
corre por la pared ó de un perro que cojea.
El hacer partícipes á los niños de los espectáculos
y dem ás d iversion es propias de la edad adulta, in ­
cluso la lectura de novelas, engendra la saciedad, y
después nada les place, nada les recrea, siendo causa
de que veam os frecuentem ente en nu estra s calles y
paseos un Rene de quince años, cuyos rasgos d e fiso ­
n om ía revelan el cansancio y el desaliento.
■Fáltanos h ab lar de los juegos de rnaipes y otros
padecidos. L a lotería, la adu an a , etc., juegos en que
á veces se entretienen las fam ilia s, perm itiendo to-
11191' parte en ellos á los n iños, tienen la ventaja, lo
nvismo que los de treinta y una y otros de cartas, de,
— 187 —
que se acostum bren á contar y á d is c u r r ir al mismo·
tiempo (suponiendo cu ltu ra y buena ed ucación en
los mayores), de que adquieran la costum bre de j u g a r
con desinterés finura y galantería; ¡m as ay! el in c o n ­
veniente que á esto se opone, es tan grave, que s u ­
pera á las citad as ventajas.
¡D esgraciado el joven qué habiendo empezado á
ju g a r por pasatiem po se aficiona al ju ego, afición
que con el tiempo con vierte en pasión , en vicio lo
que era entretenim iento! D escuidará sus obligacio-
ciones, perderá un tiempo precioso y quiera Dios
que no sacrifique en aras de esta pasión tirán ica, la
fortun a de su fam ilia y, lo que es peor aún , su fam a
de honradez y probidad!
CAPÍTULO XXVII.

Im aginación.

A un cuando se h a convenido en consid erar esta


facultad como una de la s de la in teligencia, la P ed a ­
gogía moderna le reconoce tanta afinid ad y relación
ta n estrecha con la sen sib ilidad, que se puede decir
tiene m ás de afe ctiva que de intelectual (1).
E n electo; el individu o que siente con m a y o r v e h e ­
mencia, tiene m a y o r fuerza im a gin a tiva : g e n era l­
mente la m u je r m ás que el h om bre; en u n mismo
sexo, el jqven m ás que el anciano, y en u n mismo
in d ivid u o , la im a gin a ción está ex c itad ísim a , fu n c io ­
na y levanta su vuelo á in com pren sib le altu ra cuando
le em barga u n vivo sentim iento de dolor, de alegría,
de tem or, de esperanza, de am or, de odio ó alguno

(I) lili tro las m á s r e s p e ta b le s ju ilu i'k la d o s c o n te m p o r á n e a s ile


n u e s tr o p a ís mes lia p a re c id o n o ta r a lg u n a c o n tr a d ic c ió n e n la m a te ria :
p u e s m ie n tr a s el e ru d ito 1>. P e d ro d e A lc á n ta ra G a rc ía h a b la do la
fa n ta s ía ó im a g in a c ió n (en s u Teoría t/ práctica de la Enseñanza,
to m o 111, p á g in a 31‘.>) comí* d e u n a fa c u lta d p u r a m e n te in te le c tu a l,
fn-rnos o íd o a lir m a r a l no m e n o s o m in e n lo p e d ag o g o 1). M atías
S a lie ra s q u e c o n s id e r a d iu íia fa c u lta d c o m o u n e s la b ó n tju c u n e la
p a rte a fe c tiv a ó s e n s ib le d e l s é r Im in a n o c o n la in te le c tu a l ó p e n ­
s a d o r a , s ie n d o d ifíc il m a r e a r l a lín e a di v is o ria e n lr e la s e n s ib ilid a d y
la in ia ·']n lic ió n .
— 189 —

tic tan Los otros como se enseñorean del corazón


humano.
L a m adre que acaba de perder al hijo idolatrado,
ai paso q u e siente su corazón desgarrado, se im agin a
el m u ndo como un vasto desierto; cuando, si la
im agin ación fuera una í a cu liad intelectiva, que no
se afectara por la pena qne le ocasiona la cruel
pérdida su frid a , le presen taría el universo poblado
de seres, su casa con otros h ijo s ó esperanza de
tenerlos, y á sem ejanza del ju ic io y la reflexió n que
no se e x a lta n ni ofuscan con la lú g u b re im agen de
un negro p o rv e n ir, le diría que tal vez aquel hijo
hubiera sido un desgraciado ó acaso un c r im in a l, y
la muerte le ha librado de la desdicha ó la des­
honra .
E l am ante l'eliz, que está p ró x im o á realizar su
unión con la m u je r que a do ra, m ien tras siente s u
corazón inundado de gozo se finge un p o rve n ir
espléndid o y risu eño, un horizonte siu la más tenue
nube, una vida sem brada de flores, de p erfu m es y
placeres p u rísim o s; y es que la im agin ación , tom a n ­
do parte en la alegría que in unda su sér, ha vestido
la fu tu ra existencia de los có n y u ge s con las ricas
g a las de que siem pre dispone, cuando la fría razón
le diría que para los am antes, como para los esposos,
ju n to s ó separados, la ex is te n c ia tiene flores entre
abrojos, días tran qu ilo s y días azarosos, h oras alegres
y h oras de am argu ra.
Considerando, pues, esLa facultad como p a rti­
cipante del sentim iento, en el cual se in sp ira , y de
la in teligen cia, á la cual ilu stra y en riqu ece con su
m agia y g a la n u ra , no podemos m enos de consagrar
en este lib ro algun as ptiginas ú su educación; y por
consid erar q u e u n a de las p rin c ip a le s diferencias
q u e existen entre el hom bre y la m u je r consiste en
la m ayor in fluencia que en ésta ejerce la ían tasía,
pensam os ocuparnos separadam ente del cu ltivo de
— 190 —
esta preciosa facultad en cada s e s o , dedicando tos
ú ltim os capítulos á tan interesante materia, ya qüe
en la educación y direcció n de los sentim ientos ’pro ­
piam ente dichos h em os prescindido de la m a y o r de­
licadeza con qu e siente la m u je r, y po r consiguiente
la n iñ a , y la m a y or fuerza y en e rg ía con q u e se r e ­
ve la n en los m u ch ach os, h om bres fu tu ro s, ciertos
in stintos y pasiones.
L a ilu stración de n u estro s com pañ ero s y éoñi-
p a ñ e r a s , el estudio y las observaciones d i a r i a s ,
su p lirán la deficiencia de nuestros ligeros apuntes,
tanto én la m ateria que nos ocupa como en las
dem ás. A p rovec h a rem os, sin em bargo, las p á gin a s
q u e nos resta e s c rib ir en este tratadito, p a ra m a n i­
festar cómo se puede y se debe educar la im a gin a ción
«n cada sexo y en cada gru po de sus ind ivid u os; en
cu á les es preciso estim ularla, im p u ls a rla , a viva rla , y
en cuáles conviene detener su vuelo.
CAPÍTULO XXVIII.

, Cultivo de la im aginación en los niños.

No es difícil para un ¡Maestro algo experim entad o


d is tin g u ir cuáles de entre su s a lu m n os están dotados
de u na im agin ación activa y cu áles no, y conocer el
partido que puede sac ar de esta facultad en los p r i ­
meros, v los m edios que debe em plear para d e s a rr o ­
lla rla en los segun d os.
L o s m uchachos de tem peram ento nervioso, los que
p or su falta de s a lu d ó desarrollo físico h an re cib i­
do un a educación afem inada, tienen generalm ente
m ás desarrollada esta facultad (siem pre en propory
ción de s u s anos) que el ju ic io , la m em oria, e tc .,.y
los sign o s e x te rio re s de esta clase de ind ividu o s son
m irad as vagas y distraccion es frecuentes, síntom as
q ue m u ch a s veees perseveran hasta en la edad
adulta. !
- Don Luis.Hoca F lore ja ch s. esclarecido poeta, gloria
de la bella literatu ra catalana, caía frecuentem ente
en distracción tan profun da, que se h ab lab a en su
presencia de cu a lq u ie r a su n to interesante sin que
diera señales de entenderlo, perm aneciendo con lá
vista fija en un punto cu a lq u iera , en dónde nada
veía s e g u r a m e n te , hasta q u e su esposa ó su s am igos
le'tocáb am os ó p ro nu n ciáb am os su nom bre en voz
— 192 —

alta, como si se tratase de despertar á una persona


dorm ida; y entonces ex perim en tab a un m ovim iento
nervioso, un verdadero sacu dim ien to, y vo lvía su
apacib le rostro, fijando en el in terlocutor uua m i­
rada in teligente y a n im a d a , como pidiendo in d u l­
gencia por su distracción .
La muerte arrebató á nuestro m alogrado am igo en
edad harto prem atura, tal vez abrasado por la llam a
de su fantasía, como estalla u n a va s ija de cristal
cuando contiene Tin ga s violentam ente com prim id o.
Cuando no se manifiestan de un modo tan o s te n ­
sib le los efectos de la im a gin a ción , ésta ex iste sin
duda, pero no exaltad a ui enfermiza; se revela su i n ­
fluencia en los niños en s u s ju egos ingeniosos, en
sus conversaciones v iv a s y anim adas, y en su afición
á escuchar y referir cuentos· S i escriben, prefieren
los ejercicios de redacción á la copia ó a la escritura
al dictado; si se les entrega una pizarrilla ó están
delante de un encerado p a ra e s c rib ir cantidades (á
las que suelen ser poco aficionados), al menor d e s ­
cuido del Maestro ó instru ctor d ib u ja rá n con el p i ­
zarrín ó el clarión u na casa, un pájaro, un árb o l,
un carro con su caballo ó una locomotora con h um o
y todo. Suele salir un m am arracho, pero ellos ven ó
creen ve r lo que h an pretendido pin tar; cuando esto
s uceda, es tan contraproducente a p la u d ir al alu m n o ,
como reprenderle ásperam ente, puesto que si el h e ­
cho en sí no es ce n surab le, lo es la falta de obe­
diencia y el desorden que se introduce en u na e s ­
cuela cuando, en vez de dedicarse todos al trabajo
que se les encarga, se entretienen á su capricho en
cosas que no pertenecen á la enseñanza que se da en
el establecim iento, ó que corresponden á otra edad
ó con stitu yep diferente asign atu ra .
Et decirle al pequeño pintor que aquello es m uy
bonito, que se ve que tiene afición a! d ibu jo y la
p intura, ó aun cuando no sea mas que sonreírse ó
hacerlo notíir ú otra persona dando m u estras de
aprobación, m ientras se cree que el interesado no lo
ob serva, es fom entar su desobediencia; pero p ro h i­
birle en absoluto y para siem pre el d a r rienda á
sus aficiones, es d e san im arle si el niño es tímido y
dócil, y ex c itarle á la rebelión si es algo díscolo;
porque en tocias las edades, y p a rticu la rm en te en la
niñez, nada como !a privación aum enta el deseo.
— ¿Qué es eso ?— pregunta el profesor al que ha
d ib u ja d o un barco que más bien parece una cesta.
— No me acordaba de las cantidades que han d ic­
tado, y por no estar sin h acer nada he pintado esto...
— Pero bien, ¿qué es eso?
— Dice que es un barco— dirá otro niño.
— Pues no lo parece —responderá el M aestro.— ¿Y
cómo ha de parecerse á un barco, si no tiene usted,
niño, n in g u n a noción de d i b u jo ? ¿R e cu erd a usted
cómo son los barcos?
— S í, señor, como si lo estu vie ra viendo.
— ¿Y se parecen á esto?
— No mucho.
— Ni mucho ni poco.
— No lo he sabido hacer mejor.
— Ni tampoco es necesario, porque ahora estam os
en clase de A r it m é t ic a ,.. S i no ha entendido usted el
problem a q u e se ha dictado, copie el de otro com pa­
ñero y re su é lva le como pueda, que si recu erd a usted
lo que se le ha enseñado, esto lo puede h acer tan
bien como cu a lq u iera otro; pues al decir que cuatro
y cuatro son ocho, el mejor matemático del m u n do
no osará contradecirle. Más adelante, si tiene usted
afición al dibujo ó á la pintura, a p ren d erá ’ pero en ­
tretenerse en eso sin maestro y sin m odelo, es p e r ­
der tiempo.
Esta llam ada al orden y á la realidad de la vid a,
le recordará su deber de a lu m n o dócil y aplicado,
sin cortar los vu elos á su im agin ación .
13
Sucederá otro din 11uo. ;i) d e cir á los a lu m n o s q u e
escriban uiiíi frase para a n aliz arla , los de im a g in a ­
ción casi nula escrib irá n una vu lga rid a d relativa á
lo t¡ue pasa en la escuela, á las cu alidades, uso y
distribu ción ríe los en seres y objetos que Jos rodean;
los que qu ieran rem ontarse un poco más y descon­
fíen de sus conocim ientos, la copiarán de 1111 libro,
m ien tras los de brillan te im aginación redactarán una
frase bonita, en la que re gu la rm e n te habrá flores
fragantes, a rro y u e los que m u rm u ra n , y acaso no f a l ­
tará la pálida luna y las lucientes estrellas; pero en
cam bio faltará el com plemento directo de una o r a ­
ción ó habrá q u e ir á buscar el atributo de otra cinco
ó seis lín ea s más abajo de la en que está colocado el
sujeto.
A los prim ero s se les dirá que ya que sus ojos no
veu más allá de las paredes del estab lecim ien to, po­
dían haber re cu rrid o á su mem oria, que s e g u r a m e n ­
te les hubiera presentado, si uo oraciones ya hechas,
ideas con que poder fo rm a rla s; á los que han copiado
los párrafos de un libro, se les dirá que ningún mé­
rito h ay en ello, y que han manifestado pobreza de
ingenio y de im a gin a ción no discu rriend o nada de
lo m ucho que sucede en el m un do ó que puede s u ­
ceder, y á los q u e han atendido más á la belleza de
las p a lab ras que á su colocación, prodigando, por
ejemplo, adjetivo s que dificultan la com prensión,
se les dice:
— ¿Qué ha escrito V. a q u í?
— Y a lo leeré vo, señor Maestro.
— Y o tam bién lo leo, pero no entiendo bien la idea.
— Mire Y . , he querido d e cir esto ó aquello.
. — ¡Ah! ya. Lo ha querido V. decir, pero no lo ha
dicho, y ha de saber V ., niño, que las gentes cuando
leen ú oyen h ab lar, ni todas saben, ni siem pre están
de h um or de a d iv in a r geroglíficos, y gustan de que
:¿ se les hable claro, para que puedan entenderlo sin
dificultad. L o s adornos, las ga las que em bellecen el
len g u a je, son cosas accesorias; lo indispensable es la
claridad.
S i h u b ie re uno, enlrc lautos, que redactase una
frase inventada por él, en cjne á la corrección del
lengu aje que denotase la rectitud del ju ic io , se u n i e ­
se la g a la n u ra con que le em bellece la im agin ación,
á este a lu m n o se le a p la u d iría prudentem ente, y su
trabajo se propondría por modelo á los dem ás; pero
esto sucede ra rís im a s veces en lns escuelas de p r i­
mera enseñanza.
Hemos citado este ejercicio porque es uno de los
rnás á propósito para poner á prueba las facultades
¡nteetuales de los niños; pues aquel en que impera
la m em oria, escribe lo que ha aprendido; sí el ju icio
se im pone, traslada al papel lo que ve y oye, lo que
ob serva; si la im a g in a c ió n dom ina en el alum no, in ­
venta. crea, y sí es una n u lid a d , coge un libro y c o ­
pia como hem os d ich o.
Estas ob servaciones facilitan en gran parte la tarea
del Maestro, pues sabe á qu é atenerse para cu ltiva r
y e s tim u la r a q u e lla s de que carezca el alu m n o ó que
se in sin ú en menos en él. y si se trata de la que es
objeto de este capítu lo, contenerla cuando sea nece­
sario .
E n efecto; si bien á los m u ch a ch os no puede per­
ju d ic a rle s tanto como á las n iñ a s el ex c esivo d e s a rr o ­
llo de esta facultad, hay in d ivid u os en quienes, en
vez de un acicate que la despierte, conviene em plear
un freno que la sujete; y á éstos es á los que, según
h em os indicado, p re cis a ponerles el contrapeso del
ju icio, de la reflexión y ejercitarlo s en las ciencias
e x a cta s, cu yo cálcu lo lrío y rigurosam en te exacto, no
da lu g a r á n in g u n a clase de ex a gerac io n es.
Dícese generalm ente que el poeta nace, y lo m ism o
podría d e cirse del m ú sico , el p in to r y el escultor, es
de cir, el genio es el que nace, ó m ejor dicho, se e n ­
— 19G —
c a m a en el h om bre; y así el que está destinado para
b rilla r en el cielo del arte, tiene un modo de sentir y
de pensar especial, lo cual es cau sa de q u e desde su
niñez presente ciertas p a rticu laridades, ciertos r a s ­
gos de carácter que le hacen acreedor al dictado de
excéntrico. El p adre ó el Maestro á q u ien toque en
suerte educar uno de estos seres p riv ile gia d o s, debe
em plear todavía m a y o r cuidado en su enseñanza;
si posible fuese, no deberían abandonar n u nca su tu­
tela, p orqu e esos genios, esos grandes hombres, son
generalm en te niños g ran des toda su vid a, y no suelen
b rilla r por su ju icio ni por su ejem plar conducta.
No citam os n om b res, n i querem os a g ra v ia r á nadie,
pero recórrase la HisLoria, y se verá que los grandes
a rtistas no han sido por lo re gu la r m alos para los d e ­
más, han tenido un corazón tierno y com pasivo, pero
no han sido buenos para sí m ism o s y han s u c u m b i­
do á los e x tra vío s de la im a g in a ción ó al choque de
las p a s io n e s .
P o r el contrario, los hom bres de im aginación casi
n u la , ni son bueno s para cu ltiv a r las bellas artes, ni
las artes decorativas, ni aun en las m ecán icas podrán
b rilla r y d istin gu irse, contentándose con copiar ser­
vilm ente los modelos que se les presenten. S i so dedi­
can al foro, á la política, a l periodism o, etc., sus
disc u rso s y su s escritos serán fríos é incoloros, su
conversación carecerá de a tractivo; hasta la parte
material de la escritu ra, por m ás que sea correcta,
no tendi’á la belleza de q u e es susceptible, ni en la
lectura oral podrá in terpretar debidamente las obras
dictadas por la im agin ación y el sentim iento.
Ni a u n a l h om bre que tiene que p asar larg as horas
inclinado sobre la dura tierra, perju dicará el d e s ­
arrollo moderado de la facultad de que nos ocupam os;
antes le hará grato, ó al menos llevadero, su trabajo,
pu es m ientras cava ó m ientras ara y el sudor b añ a
su s m iem b ro s, se distraerá entonando a lg ú n a ire de
— 197
su país, a] que a ju s ta rá la letra de una de esas c a n ­
ciones populares, ora intencionadas y ep igram áticas,
ora llen as de melancolía y de tern u ra, siem pre bellas
ó ingenio sas; ú dejará vo lar su fantasía, que le repre*
sentará aquellos cam pos cu biertos de una verde a l­
fom bra, y m ás tarde de dorad as espigas, cuyo peso
dobla los endebles tallos y cu ya madurez reclama la
hoz del segador.
S i la suerte le llam a al servicio de las a rm a s. Jos
propios placenteros cantares distraerán lo largo y
penoso de las jo rn adas, y cuando, en noche lóbrega
y tem pestuosa, se h alle de centinela, olvidará su s o ­
ledad y las m olestias de su situ ac ió n , trasladando su
mente al pueblo que le vi ó nacer y al día en que, te r ­
m in ado el tiempo del servicio, re gresará á su hogar;
se verá estrechado por los brazo s de su padre, s en ti­
rá en su s m e jilla s el calor de los besos de su madre,
m ie n tra s, ru b oriza d a y conm ovida, le tiende la mano
la tierna doncella con quien poco después se u n irá
con el santo lazo del m atrim on io.
Acaso un pedrisco a n iq u ile el sem brado del lab ra ­
d o r y un balazo destru y a las esperanzas del soldado;
pero entre tanto, el uno no ha sentido el cansancio
de su penoso ejercicio, y el otro, velando en la m u ­
ra lla , lia pasado uno de los más deliciosos ratos de
su ex is te n c ia , a rru lla d o po r los m ágicos ensueños de
la esperanza, porque, como dice el malogrado poeta
D. E n r iq u e Gil,

«Ja m á s la vida
igu aló los placeres del soñar.);
CAPÍTULO XXIX.

Cultivo de la im aginación en las niñas.

Ks indudable que eu la generalidad de las m u jeres


el corazón dom in a á la cabeza, que es precisamente,
lo contrario de lo que sucede con los h om bres; m u ­
chos filósofos, especialm ente los an tigu os, atrib uyen
este hecho al temperamento especial del sexo débil,
á su modo de ser, m ientras otros le juzgan h ijo.d e la
diversa educación q u e recibe.
Nuestra ex periencia nos ha enseñado u n a v e rd a d ,
que casi nos atreveríam os á sentar como in con cu sa,
á saber:
Que eu absoluto no tienen razón los q u e sostienen
n in gu n o de los dos extrem os, y que hasta cierto
punto la tienen unos y otros.
Que la m u jer, más n ervio sa , m ás delicada, m ás
débil por temperamento que su compañero, tiene que
ser más accesible á las im presiones m orales, más
susceptible de ex p e rim e n ta r los sen tim ientos de
placer y dolor, es evidente; que su im agin ación, que.
como hemos dicho en eí capítulo anterior, se exalta
y alu cin a con la fuerza dei sentim iento, ha de estar
más frecuentemente excitada, es lógico también;
pero que la educación y enseñanza que se le da c o n ­
tribuye á prod ucir este resultado, es innegable.
— m —

Dos hermanos de diferente sexo, de igual tem pe­


ramento y dotados am bos de exu b era n te im a g in a ­
ción, pertenecen á una fam ilia de escasos recu rsos,
Al varón, ya lo hemos dicho, se le exh orta á que
aprenda previam ente lo ind ispensab le, y se le hace
concebir la esperanza de que más larde cu ltiv a rá
las bellas artes, para las que manifiesta d isp osic ió n ;
y en efecto, como tiene que dedicarse á un oficio,
arte ti carrera para gan arse la vid a, (’» s u s padres
h acen un esfuerzo su prem o, ó no falta una co rp o ra­
ción, un protector ó vario s que le costeen maestros,
modelos, libros, etc., para que llegue á ser un pintor,
un m úsico ó un escritor notable; m ientras la niñ a
de lijo, si está en uua población pequeña, y p ro b a­
blemente si habita en una ciudad, aprenderá s o la ­
mente las materias que com prende la p rim era e n s e ­
ñanza, y uo se dará más desahogo á su fantasía que
el de lu c ir sus facultades en la confección de una
labor ó en los matices de un bordado, y g ra c ia s q u e
la fortuna de sus padres le permita este lujo, pues
acaso se tendrá que contentar con coser y remendar
las prendas de prim era necesidad para si y su f a ­
milia.
Su im aginación q u isiera levantar el vuelo, y ora
se ex ta sía con los acordes de la m úsica, ora e m b o ­
rrona papel queriendo esc rib ir versos ó prosa poé­
tica; pero se le dice que ella no necesita ser artista
ni escritora, que le basta ser m u je r de su casa, que
es como si al niño le dijesen que le basta aprender
á ser hom bre de b i e n .
No, no hasta para v iv ir , para atender á las n ecesi­
dades m ateriales y para satisfacer las e x ig e n c ia s del
corazón saber coser, lim pia r la casa y hacer la c o ­
mida. El ser m u je r de su casa 110 ocupa tiempo, ni
para ello fu n cion a la im agin ación ni n in gu na otra
facultad de la inteligencia.
S e le repite á la m uchacha, que nació con alma de
— 200 —
artista. que no debe tener más asp iración que la de
gobernar sil casa, com placer á sil marido y cu id ar
de s u s hijos; pero en nuestra sociedad metalizada y
egoísta, ¿tiene la s eg uridad una doncella sin bienes
de fortuna, que no se d istin gu e por su instrucción y
que acaso uo brille tampoco por su herm osura, de
encontrar un m arid o á quieu com placer, que le e n ­
tlegne fondos para d istrib u ir, cusa para gobernar, y
que la haga m adre de los hijos que habia do cuidar?
Y si se ve burlada en esta esperanza, ¿en qué em ­
pleará aquella activid ad de que la había dotado el
cielo? Acaso en leer novelas, que acaben de exaltar
su im agin ación , com parando lo prosaico y monótono
de su vida con I íjs a v e n tu ra s, con los amores y d e ­
más sucesos con q u e el autor amenizó su libro para
distracción de los desocupados.
E l sentim iento religioso, del que en lu g ar o p o r ­
tuno liemos tratado, y que debe cu ltiva rse con más
esmero todavía en las niñas que en los niños, puede
co m unicarle alguna re sig n ac ió n , puede llen ar las
lag u n a s que ha dejado su educación deliciente é i n ­
completa; pero exaltad o, la llevará á encerrarse eu
un clau stro; v como estas im agin acion es vehementes
suelen representarse como vocación lo que no es
más que un arreb a to mom entáneo, es posible que la
vocación lio e x ista , que la joven no pertenezca al
escaso núm ero de alm as piadosas que am an la vida
contem plativa, y á quien es basta una estrecha celda
y la vista del re d u c id o horizonte que se alcanza
desde el jardín del convento.
S i este sen tim ien to religio so se iu lillra m ás y más
en su alm a, si su l'aniasía, desprendida de este
m undo, se lanza á otra vida inm ortal y sueña con
el glorioso destino reservado á las alm as pu ras,
delicadas, que vo lu nta ria m e n te han renunciado á
los goces terrenos, será dichosa, porque s u s éxta sis,
sus deliquios, b astarán para llen ar su ex is te n c ia ;
— 201 —
mas ¡íiy do ella si, a lu c in a d a , engañ ada por una
falsa vocación, conoce su lam en ta b le error d e m a ­
siado tarde, si solo echa de ver su a lu cin ación
cuando ya se han cerrado tras elía para siem pre
las pesadas p u e r ta s del convento, cu an do lia dado
m i eterno adiós á la sociedad, á la fam ilia, al am or
y á la a m is ta d !... E n tonces aquella propia i m a g in a ­
ción será su tormento, presentándole con b rillan te
colorido, con m agia encantadora, la libertad y la
dicha que se disfru ta fuera de aquel recinto, que
considerará como una dura cárcel.
S up on g am os ahora que, resignada con su suerte,
quede en la casa paterna, ejercitánd ose en las o c u ­
paciones dom ésticas. ¡Cuánto s u frirá com parándose
con el hermano artista, elogiado, adm irado, tal vez
mim ado de la. fortuna, porque dichosam ente pasó ya
aquel tiempo en que el a r t e y l a miseria e ran in sep a- /
rabies co m pañeros! ¡Ah! Dios había puesto dos íocos ii
lu m in o sos en a q u e lla fam ilia, y m ientras el uno ha ^
sido colocado en lu g a r preferente para que ilu m in e v
toda la casa, han escondido el otro debajo del celemín,
según la gráfica expresión del S alva d o r divino . Así,
al paso que el varón ilustra y enaltece la f a m ilia , la
m u jer us una carg a, un estorbo en el hogar, p o r ­
qu e para gob ernar la casa y coser la ropa hay
bastante con una, y cada herm ano elegirá su esposa.
Demos ahora de barato que la joven en cuestión
sea solicitada para el m atrim onio, y que lo sea por
un hombre que satisfaga su s aspiracion es, que ella
viva feliz en su nuevo estado y que Dios le conceda
el más precioso título para la m u jer, la maternidad.
A un entonces, el cultivo de su im agin ación sería
el complemento de su dicha; porque si se hubiese
dedicado al d ib u jo , á la p in tu ra , á las labores de
adorno, ó ann cuando fuese al canto, á la música ó á
las bellas letras, esta parte de orn atod e su educación,
satisfaciendo una a sp iració n de su espíritu, h ab ría
endulzado su carácter, habría com unicado m ayor
encanto, más su ave atractivo á sus m aneras, sin
pe rju d ic ar en nada al cu m plim iento de su misión
de m u jer de su casa; pues la que tiene talento y
corazón, sabe em plear á tiempo sus habilidades, y
se levanta del piano cuando el niño llora, ó uo toma
la plum a ni los pinceles cuando un enfermo necesita
su asistencia.
P ongam os á la m u jer de iinaginoción en todas las
situaciones de la vid a: su pongám osla casada con un
hombre de negocios, con un político, con u n o, en
fin, de estos que soa huéspedes en su casa. coino suelen
decir sus m ism as esposas, y que Dios 110 haya b e n ­
decido su unión dándoles hijos que alegren y e m b e ­
llezcan el hogar, abandonado tantas horas por el
esposo.
Pobre ó rica, con criados ó sin ellos, aquella m ujer
pasará largos días de tristeza entregada á los más
dolorosos pensam ientos; porque las faenas m anuales
á que se entrega no distraen, no ocupan su p e n sa ­
miento y dejan libre su im aginación, que le presenta
con los más negros colores el cuadro de su a is la ­
miento y soledad.
Llega el marido, y la que se cree desgraciada,
abandonada, víctim a del desam or, la que tal vez se
ha entretenido eu alilar el puñal de los celos y hun-
dídole en su corazón, sí es bastante prudeute para no
pro rru m p ir en quejas y reconvenciones, dejará com ­
prender su situación, que se revela en la palidez de
su sem blante, en las huellas de las recientes lág ri­
m as, en su voz q u eju m b ro sa y general abatim iento;
lo cual es contraproducente, pues si risueña y a m a ­
ble no ofrecía bastante atractivo para retenerle á su
lado, m ucho menos perm anecerá eu el hogar no
encontrando en 61 la a le g ría y la tra n qu ilid a d .
No somos tan optim istas como D. Pedro de A l ­
cántara Ciarcia, hombre de talento privilegiado y de
— 203 —
g ra n corazón, q u e acaso ju zga á los dem ás por sí
m ism o : creemos que, en la generalidad de los casos,
el hom bre que tiene afición á estar en la calle, en el
café, en el casino político ó dondequiera que sea, fuera
del hogar, no modificará s u s gustos é in clinaciones,
por más que la esposa embellezca su habitación con las
m ás preciosas obras de arte; pero en lo que no tenemos
duda es en que, em pleada ella en el dibujo (en una
de s u s m últiples aplicaciones), sentirá deslizarse las
h oras, no tan alegres como eu compañía del martdo.
pero menos tristes que entregada á s u s cavilaciones;
si posee la m ú sica, su s d u lcísim as arm o n ía s serán
el consuelo de sus dolores; si es literata, nunca estará
sola, porque sus libros la pondrán en com unicación
con las gen eracion es pasadas, bailará en ellos pasto
para su inteligencia, consejos á que arreg la r su vida
y consuelos cuando se crea desgraciada.
De modo que, soltera ó casada, dichosa ó infeliz,
con fortuna ó sin ella, la m u jer que ha recibido del
cielo u na im aginación exu berante, la verá c o n v e r­
tida eu un don lunestísim o. si 110 se la educa co n ve­
nientemente. Si se trata de poner un dique á esta
preciosa facultad, romperá los o b stácu los, cual d e s ­
bordado torrente, y entonces se couvertirá en la
verdadera tova de la cam , á quien se había p r e ­
tendido encarcelar y ha [orzado s u s prisio nes; a b a n ­
donada á sí m isma, es lácil también que se e x ­
travíe; y este mismo don será un verdadero tesoro,
cuando se emplee en el cu ltivo de una ó v a ria s de
las bellas artes, que puede convertir á dicha m u jer
en un sér privilegiado, ora emplee su s facultades en
proporcionarse una decorosa su bsistencia ó a y u d a r
á su fam ilia, ora las ejercite por gusto, haciendo las
de licia s de los padres ó el esposo, ora se limite á
sa c a r partido de ellas solam ente como d istracción ó
recreo.
RESUMEN

liem os procurado eu los anteriores capítulos e x ­


planar las ideas que nos ha sugerido el es ludio c o n s ­
tante del carácter y d isp osicion es de la niñez: a b r i ­
garnos el convencim iento de que en el gran libro de la
experiencia, eu que cada día se encuentra u n a nu eva
lección que apren der, se adquiere más conocim iento
de la Pedagogía que en los tratados de los más e m i­
nentes escritores, eu todos los cuales abundan las
ideas lu m in o sas, las teorías más bellas; pero que m u ­
c h a s veces es d ifíc il, cuando no im posible, reducir á
¡a práctica.
Uícese com únm ente que los médicos entienden
poco de cu ra r las enferm edades de la infancia, y que
una m adre tierna y cariñosa que observa, estudia y
hasta a d ivin a los su frim ien tos de su c h iq u itín , es el
m ejor médico para él, superando á los m ism os espe­
c ialistas.
Lo mismo puede decirse con respecto á los profe­
sores de prim era enseñanza y á los pedagogos teó­
ricos, cuando de higiene del a lm a se trata. Un J . - J .
R o u ssea u , que no tuvo hijos, ó al menos 110 los tuvo
jamás en su com pañía, podía ser un filósofo e m in e n ­
te, un sabio, un profundo conocedor del corazón del
hom bre; pero el más modesto educador de la uiñez
conoce mejor que él los m isterios del corazón del 111-
ño, asiste ;i su desen volvim iento, ve cómo se desarro­
llan a q u e lla s deform idades m o rales que se llaman
vicios, pasiones ó sentim ientos malévolos, que u n a s
veces llega á tiempo de cu ra r y otras no, porque mil
c ircu n stan c ias concurren A in u tiliz ar s u s esfuerzos.
Tenemos una fe ciega en el buen resaltado que eir
general producen los sencillos procedim ientos que
hemos indicado para com batir los malos in stintos y
favorecer el desarrollo de los buenos, y decim os por
lo general, p orqu e h a y o casio nes en que, ó el c a rá c ­
ter especial del niño, ó la ig n o ra n cia ó m a licia de su
fam ilia , ó el roce con m uchachos sin educación, pro­
duce el más deplorable resultado.
¿No es verdad que en la prim era infan cia aquellos
chiqu itines de quien hemos hablado, tan cu id ad o sT
tan mim ados de sus madres, que a d iv in a n y p re v ie ­
nen sus* enfermedades, y ellas m ism a s las cu ran ,
cuando no han acertado á prevenirlas; no es verdad,
decim os, que en un momento dado, por u na c irc u n s ­
tancia fortuíLa, pueden contraer una enferm edad i n ­
curab le ó su frir una caída que d islo q u e s u s tiernos
m iem bros ó los deje inform es y estropeados para to­
da la v id a ?
P u e s lo m ism o sucede en el orden moral; así es
que de una escuela en q u e reine la disc ip lin a m á s
perfecta, en que un Maestro prudente y celoso, con.
un buen sistem a de enseñanza, obtenga los mejores
resu ltados, es p osib le que salga uno ó v a rio s n iñ os
viciosos, inm orales y hasta dispuestos á no retroce­
der ante el crim en .
¿Pu ed e cu lp a rse al M aestro? ¿P u e d e achacarse
aquel fracaso á Jo d e lect u o so d e s u s procedim ientos?
De n in gu n a m anera, si la m a y o ría de los alu m no s
salen h onrados y benévolos.
¿Qué sabem os? A caso una mala com pañía, la le c ­
tura de un mal libro, una con versación im p ruden te
que se tuvo en su presen cia, el consejo de una p e r­
sona de mala índole, que le incitó á despreciar las
m á x im a s y adve rten c ias de s u s maestros, los han
pervertido. Eso en el c a s o jd e q u e no tengan padres,
como desgraciadam ente hay a lg u n o s , que los envíen
á la escuela única ni en te para q u e adquieran la i n s ­
trucción; pero que se rían en presen cia de los niños
d é l a educación moral y religiosa que reciben.
Con sem ejantes padres ó con otros, buenos, pero
indolentes, ¿no está expuesto siem pre el pobre m u ­
chacho, y con m á s razón la niña, á s u frir un golpe
m oral que sea para su inocencia lo que para el
cuerpo del p a rvu lillo la caída de que más a rrib a h e­
mos hablado?
En com probación de la inm en sa influencia que
ejerce en la niñez cu a lq u ie r circu n s ta n c ia que acaso
se ju zgará insignificante, vam os á citar un ejemplo:
Una n iñ a de corazón tierno y de ex u b era n te i m a ­
gin ación, que había aprendido ;i leer en edad m u y
tem prana, y á quien retiraron pronto de la escuela,
se entretenía con frecuencia en la lectura de un a n t i­
c u o libro que encontró por c a su alid ad , ó que acaso
le había servido para aprender á leer, llam ado E l
Amigo de los niños.
A quel libro, que encierra la m oral más pu ra , r e ­
fiere un bellísim o ejemplo de am or filial que puede
re su m irse en los térm inos sig u ie n tes:
E n tiempo del em perador Octavio A u g u sto , en
R o m a , una m u je r quedó viuda y sin recursos, pues
a u n q u e tenía tres hijos ya mozos, éstos no ejercían
profesión a lg u n a ni h ab ían apren d ido oficio.
La escasa h erencia del padre se terminó en breve,
y la fam ilia se vi ó reducida á la m iseria, lo cual
afligía más á los jóvenes por su m adre que por sí
m ism os, y desconsolados por no poder a liv ia r su
triste suerte, discu rrieron adoptar un medio, por
costoso que fuese, para lib rarla de la pobreza.
Habíase prom u lgado un edicto del em perado rofre-
— “2 07 -

cien do una gran cantidad al que presentase á !a j u s ­


ticia un ladrón, y deseosos los h erm anos de a p r o v e ­
ch a r esta coyu ntu ra para llevar algún dinero á su
pobre madre, determ inaron que uno de los tres se
Mugiese ladrón y los otros dos m an ifestaran haberle
sorprendido y haberse apoderado de él.
E charon suertes para sab er cuál h a b ía de hacer de
d elincuente, y tocóle ni menor, que aceptó resignado
su destino.
En electo; sus herm anos le ataron y le presentaron
al juez, el cual le tomó declaración y mandó c o n d u ­
cirle á un calabozo. Poco después los h erm an os s o li­
citaron del carcelero que les perm itiese h ab lar b re ­
ves momentos con el reo, á lo cual accedió éste,
mediante una pequeña gratificación; pero se quedó
oculto p resen cian do la entrevista.
Pieinó en este acto la más cordial exp a n sión ; el
preso rogaba á los otros que si se le condenaba á
m u erte ó á destierro , consolasen á su madre. Así lo
prom etieron, y temiendo dar que sospechar si duraba
m ucho la con feren cia, se separaron , colmándole
antes de fratern ales ca ricias, y abrazándole estre­
cham ente repetidas veces.
Sorprend ido el g u a rd iá n de v e r á un delincuente
tan íntim am ente unido con los delatores, pues aun*
que no llegaban á él las p a lab ras veía las m uestras
de cariño que m u tu am en te se p ro d iga b a n , dió parte
al juez de la cau sa de aquel inconcebible suceso.
Llevad o de nuevo el presunto reo á prestar d e clara­
ción, confiesa que ha robado; pero al p re g u n ta rle
acerca de ciertos detalles y al pedirle noticias r e la ­
tivas á los que le habían delatado, y n egar que se
conociesen an teriorm en te, el m agistrado le dice que
falta á la verdad, el mancebo se turba, se echa á
l lo r a r y se ve precisado á relatar cuanto había a c o n ­
tecido.
Llegado el caso á oídos del em perador, deseó cono-
eer al heroico m u ch ach o, tomó bajo su protección á
los tres herm anos y señaló á la viu da una pensión
para que pu diera v iv ir desahogadam ente, sin que
su s hijos se im p usieran tan costosos sacrificios.
Inflamado el corazón de la tierna lectora, y e x a l ­
tada su im a g in a c ió n con este interesante relato, a d ­
miraba y hasta e n vid ia b a á los jóvenes en cuestión,
y h u b ie ra deseado un motivo sem ejante para sac ri­
ticarse en aras del am or tiliaJ, deplorando que las a c ­
tuales leyes y costum bres no dieran Ju ga r á tales
heroicidades; ignorando la pobre criatu ra que en
todas partes y en toda sazón pueden h acerse prod i­
gios de generosidad y abnegación, si más ignorados,
no menos penosos y m eritorios.
A p en a s llegada á la ju ven tu d , la ém ula de los
mancebos rom anos perdió á su padre, persona de
modesta posición y que por lo num eroso de la f a ­
m ilia de que era jefe no había podido hacer ahorros
para el p o rvenir: también una triste viuda necesitaba
el apoyo de sus hijos; pero los dem ás h erm anos y
h erm anas, unos por su corta edad, otros por no
estar en condiciones de s u b v e n ir á sus necesidades,
v otros por 110 hallarse dotados de la adm irab le
fuerza de voluntad de nu estra heroína, ello es que
secundaron m u y poco sus esfuerzos. A llí no hubo
que echar suertes para saber quién h ab ía de ser la
v íc tim a , y el sostenim iento de la fam ilia eargó sobre
la joven, que anim osa y resignada aceptó el s a c r i­
ficio.
¡Cuántas veces, según nos ha m anifestado después
en el seno de la confianza (pues la contamos en el
n úm ero de nu estra s más leales am igas), nos ha con­
tado que en las interm inables noches de in vierno,
cuando trabajaba para g a n ar un pedazo de pan pa ra
sí y los suyos, recordaba el ejem plo del libro, que
s eguram ente había influido en su generosa determ i­
n ación; pues no se casó ni abandonó á los su yo s
— 209 —
hasta q u e todos estuvieron colocados, y aun después
de cam b iar de estado, continuó siendo el ángel t u ­
telar de la fam ilia.
De alg u n a otra sabemos á q u ien la lectura de c i e r ­
tos lib ros ha iu ducido á cometer g ran des locuras.
En electo; adem ás de las novelas, en que escritores
pesim istas se complacen en conceder á la protago­
nista de su libro g ra c ia s físicas, talento, finura y to­
dos los encantos im a gin a b le s, para después lanzarla
en el abism o del deshonor, hay otros libros en que
se relata la historia de m ujeres célebres por su ta­
lento, su posición social ó s u s relaciones de p a r e n ­
tesco ó de otra clase con h om bres em inentes; pero la
conducta deja m ucho que desear en punto á m o ra li­
dad, y estos libros inspiraron á la joven en cuestión
ó inspirarán á otras m u ch as graves desaciertos.
A hora bien, si una sim ple lectura produce á veces
tan trascendentales resultados, ¿cuánto más h an de
i 11 Huir en el carácter m oral de los jóvenes de uno y
otro sexo las conversaciones, los ejem plos de am igos
y parientes, cuando tengan ía d e sg ra cia de en con ­
trarlos tales que sus exh o rtacio nes y ejem plos c o n ­
tradigan lo que se enseña en las escuelas?
Y cuando el desgraciado niño y la pobre niña
pertenezcan á una fam ilia degradada, em brutecida,
acaso entregada á los vicios y que, contenta con que
el tierno vastago se le parezca, no cuide de m andarle
á la escuela,
¿Quién educará los sentim ientos de estas criaturas?
¿quién d irigirá su s instintos é in clin acion es? ¿quién
formará y de qué manera su carácter m oral? H o rro­
riza el pensar en el po rvenir que agu ard a á estos
seres destinados á la m iseria, á los vicios, al crimen
tal vez.
Cuando vemos vagar por las calles de una populosa
ciudad m endigos de uno y otro sexo, vendedores de
fósforos ó periódicos, músicos, danzantes y cantores
H
— 210 -
de ocho, diez ó doce años, el corazón se nos oprim e
de dolor, al considerar que el paradero probable de
los niños es el presidio, y el de las n iñ as una casa de
p rostitución.
¡Pobres criatu ras! tal vez ángeles inocentes toda­
v ía , que no tendrán q u ien les tienda u na mano s a l ­
vadora, ni quien les enseñe el camino de la verdad
y la ju s ticia , tiernos arbolillos que, si se doblan á
im p ulso del viento de la m iseria ó el mal ejemplo,
no tendrán un brazo firm e y robusto que los en d e­
rece; antes bien, h allarán quien los abata hasta h u n ­
dirlos en el polvo y en el cieno.
S í; porque si el m u chacho tiene h am b re y roba uu
pan, le pondrán en la cárcel, donde aprenderá á robar
relojes y dinero. S ale de allí am aestrado en esta l u ­
crativa in d u stria , que nadie le ha dicho que sea cri­
m in al, antes bien la gente del oficio le ha persuadido
de que es un modo de reparar las in ju sticias d é l a
suerte; la ejerce con más ó menos habilidad, hasta
que su fre una condena que le pone en contacto con
crim in a le s endurecidos, que acaban de'lanzarle en el
ca m in o de la perdición, haciéndole desgraciado en
el tiempo y en la eternidad.
¿ Y las niñ as? ;A h! corram os un velo sobre el
cuadro de la desdicha que probablem ente Ies espera,
que puede ser aún más horrib le que la de sus co m ­
pañeros de v id a callejera.
No; el Estad o no debe ni puede consentir que n in ­
g ú n in d ivid u o quede privad o del benéfico influjo de
la educación.
Cuando alguno de esos padres, verdaderos m o n s­
truos, cien veces peores que las fieras, golpea c r u e l ­
mente á uno de sus h ijos ó le p riv a de alim ento, la
ju sticia le castiga debidamente. ¿Y no será más p u n i­
ble el que n iegu e á los tiernos seres que la P r o v i­
dencia le confiara, la educación, que es el alim ento
del alm a? E l que con el escándalo y la ocasión de
— 2 11 —
cometer bajezas infiera al espíritu, q u e es la parte
m ás noble, h eridas más crueles que las que un lá·
tigo ó u n a vara puede causar en sus delicados m ie m ­
b ros?
«Dejad que los niños vengan á m í», dice J e s ú s . ¿Y
cómo irán á El sino por el cam ino de la in ocencia y
de la v irtu d ? ¿Y dónde está este cam in o m as que en
la e s c u d a y sólo en la e s c u d a ?
La enseñanza obligatoria es, pues, preciso que sea
una verdad; los Gobiernos debían preocuparse m ás
de esto, y castigar, privándolos de ciertos derechos,
imponiendo m u lla s , ó del modo que creyesen o p o r­
tuno, á los padres que no m andasen los niños á la
escuela durante cuatro años por lo menos, que po­
dían ser desde los seis hasta los diez.
«Yo tengo derecho sobre mis hijos», dice el padre.
S í; pero como no tienes derecho de quitarlo la vid a
m aterial, tampoco le tienes de m atar su alm a, con­
denándola á la ign orancia y al error, responde la
sociedad.
Nos parece que si se pu b lica se una ley en este
sentido, como la enseñanza en toda E sp añ a es g r a ­
tuita para los pobres, nadie podría a legar por pre­
texto la íalta de recursos, y en cuanto á las fa m ilia s
pudientes, sólo se les p e rm itiría e x im irs e de este
deber, cuando presentasen un certificado de un p r o ­
fesor q u e acreditase que los h ijos recibían en el
h o g ar paterno la educación é in strucción.
E s indudable que no quedando español pobre ni
rico, de n in gú n sexo ni condición, abandonado á sí
misino en los prim eros años; sufriendo todas las m o ­
dificaciones convenientes en s u s in stin tos, i n c l i n a ­
ciones y carácter, adem ás de re cib ir el in a p recia ble
beneficio de la instru cción ; las gen eracion es d e s ­
tinadas á s u ced em o s serían más cultas, más h u m a ­
nas, m ás m origeradas; los vic ios se irían ex tirp an d o
y los crím en es serían cada vez menos frecuentes.
— 212 —
P ara acelerar este resultado, no nos contentaría*
mos con el núm ero de escuelas existente, ni con su
índole especial. Hemos pedido cuatro años de a sis ­
tencia forzosaá los establecim ientos de in strucción
p rim aria, y no creem os que se pudiera e x ig ir m ás ó
las clases proletarias; po rqu e el obrero diría que su
escaso jo rn a l no le basta para m antener la familia,
y que los hijos m ayores de diez años podrían a y u ­
darle; y el hom bre del cam po m anifestaría que n e ­
cesita de la cooperación de los m u ch ach os para las
faenas agrícolas. P ara ase gu ra r, á lo menos, este
tiempo de provechosa enseñanza no debía perdonarse
mediu, ordenando el G obierno á los dueños de fá b ri­
cas y toda clase de talleres que bajo n in gú n pretexto
admitiesen niños menores de la referida edad, c o lo ­
cando con preferencia y protegiendo á los padres que
m á s celosos se m ostrasen en la educación de su s
h ijos, y prem iando (como ya se hace en a lg u n a s c a ­
pitales) las fam ilia s de aquellos a lu m n o s que con
m ás p u n tu alid ad asisten á Jas escuelas.
S in em bargo, pedimos poco, porqu e es m uy fácil
que el tierno niño de diez ú once años, juntándose
con otros á quienes no hubiesen alcanzado los b e n e ­
ficios de las nuevas leyes, y que no hubiesen recibido
m ás enseñanza que la deficientísima del hogar, p e r­
diese los hábitos de orden, de re lig io sid a d , de v e ra c i­
dad, de cortesía que h ub iera adquirido en la escuela,
y olvidara las preciosas m á x im a s allí aprendidas;
q u isiéram o s pro lo ngar la educación é in stru cción de
los adolescentes, y para eso es para lo que juzgam os
que serían necesarias clases de adultos; pero no des­
em peñadas por profesores que han tenido á su cargo
seis horas, por lo menos, una escuela elemental d u ­
rante el día, y que fatigados por la noche, no pueden
h um an am ente co n sa gra r hora y media á la en se ñ an ­
za de los adultos; nos gu sta ría que esta ú ltim a estu­
viese á cargo de Maestros que no tu vieran otro em ­
— 213 —

pleo que este, y que dedicasen á él lo menos dos


horas diarias, que podrían ser en Ja velada de los
días laborables y por la tarde de los festivos; ex cep­
tuando solamente la can ícula y Jas festividades m ás
solemnes, como el Corpus, N avidad y Pasc u a de R e ­
s u rrección , Por supuesto, q ue diciendo escuelas de
adultos debe entenderse también de adultas, puesto
que lo mismo las niñas que los niños salen de los
establecim ientos de educación en edad harto p re m a ­
tura con objeto de entrar en las fábricas, aprender un
oficio, para serv ir de niñeras ó para a yu d ar á sus
madres en los quehaceres domésticos. E n cualquiera
de estos casos, podrían a sistir á las escuelas d o m in i­
cales y nocturnas, que serían enteramente gratu itas
y esencialm ente educativas; de modo que creemos
que aun las m uch ach as de servicio, de veinte ó más
años, deberían a sistir con el beneplácito de su s
amos, pues lo que éstos perdieran privándose de los
servicios de la criada d u ra n te a lg u n a s horas, lo g a ­
naría ella en instrucción y moralidad, Jo cual n ecesa ­
riamente había de inlluir en el buen desempeño de
su s deberes.
Escu elas qu isiéram o s en los regim ientos, pues al
soldado se le enseña la Ordenanza, se le sujeta á una
severa d isc ip lin a , se le proporcionan medios de
aprender {si quiere) á leer y e sc rib ir, pero no se le
moraliza. F in a lm e n te , qu isiéram o s escuelas hasta
en las cárceles de hom bres y m u jeres, para que los
consejos de los profesores, la moral p u rísim a de la
Doctrina católica, el E van g elio , etc,, (que se en señ a­
ría á todos los que no manifestasen haber sido ed u ­
cados en otro dogma y profesar de buena fe otras
creencias), y la lectura de libros educativos, n e u tra ­
lizasen en los presos no com pletam ente pervertidos
la p ernicio sísim a influencia de los q u e hacen gala
de h ab er faltado á todos los deberes, de no h ab er
respetado lo más sagrado y de haber escarnecido la
_ 214 —
ju s ticia , b urlándose de las autoridades y de sus de*
legados.
Mucho pedim os, pero no deseamos lo im posible.
Personal docente d o había de faltar, puesto que con­
tinuam ente sale de nuestras E scu elas Norm ales una
pléyade de profesores y profesoras convenientem ente
in stru ido s y dispuestos á prestar sus s erv icio s donde
puedan ser útiles á su patria, adqu iriendo honra, al
p a r que unos modestos h on orarios, contentándose
con esto, porque han aprendido allí que su carrera
no brinda lucro, solamente sacrificios, escasa re co m ­
pensa material y la m u y valiosa de la satisfacción
de su conciencia.
¿F altarán recursos por v e n tu ra ? ... S i se buscasen
de veras y con buena volu ntad , nos parece 'que se
encon trarían . Son, por otra parte, los que pedim os
gastos tan reprodu ctivos, como que es un a x io m a
generalm ente reconocido que lo que un gobierno
gasta en establecim ientos de educación lo ahorra eu
cárceles y presidios.
¿Y no sería una gloria para los que rigen una
nación el poder d is m in u ir esa in m e n sa población
penal, verdadero purgatorio, donde se consum en
tantos seres desgraciados, reducidos á la im potencia
por no h a lla r otro medio de evitar que p erju diqu en
á su s conciudadanos?
M uchas escuelas y b uenas, m ucha enseñanza y
bien d irig id a ; he aquí lo que proponemos para a ce­
lerar, como hem os dicho anteriorm ente, la regenera*
ción y el perfeccionamiento de la sociedad; y hemos
dicho acelerar por dos veces, porque a b riga m o s la
convicción d e q u e la H u m anidad tiende á m o ra li­
zarse, á m ejorar s u s co stu m b res, aun qu e p a u la tin a ­
mente. Una década en la vid a del individu o es un in s ­
tante en la vid a de las sociedades; pero si en nu estra
nación y en todos los pueblos cultos se esconden
grandes c rim in a le s entre la in m ensa m u ltitu d de
— 215 —
gente hornad a, ó por lo menos inofen siva, también
podemos gloriarnos de que nuestro siglo ha p r o d u ­
cido gra n d e s bienhechores de la Hum anid ad.
S i es cierto que en nuestros días una fortuna i n s ­
p ira en vidias, y á veces contra el ric o , contra el po­
deroso, se levan t i el puñal del asesino ó estalla bajo
sus pies la m áq u in a destructora, prueba es de que
existen seres de bajos y m iserables sentim ientos, no
h ay que negarlo; pero también cuando una de esas
g randes catástrofes, epidem ias, inundaciones, un
ciclón, un terremoto, arru in an una com arca, cente­
nares, m illares do manos caritativas le tienden ge n e­
rosas, unas, el don de su riqu eza, otras, el óbolo que
les permite su p recaria situación.
Hay, pues, eu nuestros días de civilización y de
c u ltu ra buenos y malos como los ha habido siem p re,
y si el progreso y los nuevos descu b rim ien to s fa c i­
litan el crim en , también ayu d an adm irab lem en te á
de scu b rir el crim in a l.
A brid un tratado de Historia an tigu a, s ag rad a ó
profana, y encontraréis asesinatos, robos, adulterios,
traiciones, engaños y todo lo más horrible y bárbaro
que puede inventar la perversid ad del hom bre. S e
nos dirá que hoy día son más frecuentes los delitos
pero esto es difícil a v e rig u a rlo , p u es entonces se sa­
b ía n únicam en te aquellos en que in tervenían, ya
como víctim a s, ya como actores, person as notables
por su posición social, ó cuya suerte pudiese influir
en la marcha general de los sucesos, y hoy, cuando
hay tanto periódico ávido de p u b lica r noticias para
llen ar sus co lu m nas, en cuanto sucede algo bueno ó
malo que pueda llam ar la atención, lo dan á los
vien tos de la pu blicid ad .
G ra cia s al maldito progreso, dirá algún enemigo
de las modernas invenciones, una bomba ex p lo siva
conm ueve las paredes de un edificio y asesin a á v a ­
rios inocentes; pero g ra c ia s al bendito progreso, de­
— 216 —
cu n os uosotros, la orden de prender al fugitivo
circu la en todas direcciones con la rapidez del rayo,
al que el hom bre ha dom inado y hecho intérprete
de su pensam iento, y se le alcanza y se le castiga,
cuando á principios de nuestro siglo, (en que no se
conocía la fotografía, ni el telégrafo, ni tantas otras
cosas) los encargados de p ersegu ir á Ja im e el Barbudo
y á los famosos bandidos de S ie rr a Morena, cenaban
am igablem en te con ellos en un ventorrillo, sin cono­
cerlos, y al otro día recibían una carta insolente del
jefe de la partida, burlándose de ellos, cuando una
ja q u ita trotadora había puesto entre el m alhechor y
la ju sticia nueve ó diez leguas, que era m ás que
ahora cien kilómetros.
Enseñad, pues, sin temor, queridos compañeros;
pero moralizad al mismo tiempo, que si despertáis
en el niño de h oy, hombre de m añan a, los s en ti­
mientos cristianos y virtu osos, cuanto sepa y cuanto
p ueda lo em pleará en bien do s u s sem ejantes.
E ducad el corazón, elevad el nivel moral de la so­
ciedad; Dios coronará vuestros esfuerzos, y las futuras
generaciones bendecirán vuestro modesto nombre.

F IN .
B IB L IO T E C A DEL M AESTRO
2 .a SEfilE

O BRAS P U B L IC A D A S

I .—La educación estética y la eme-ñama arlíslim m las


escuelas, por D. Pedro do Alcántara García,
II.— Montesino y sus doctrinas pedagógicas, por D. Joa­
quín Sama,
I II .—La asociación como ley general de la ctivcación, por
v .

D. Urbano González Serrano.


IV. —La educación ele los sentidos, por I). Julián López
Catalán.
y .—Laemcñan^ti del idioma, por D. .losó do Caso.
VI.— la educación del sentimiento, por IV P ilar Pascual
de Sanjiiáii *

EN PR EN SA

'm , <,ii$cítmza de la Historia en la* escuelas, por I). Ig­


nacio R. Miró.
Procedimientos para la enseñanza de la lidigión y moral
á los niños, por D. Agustín Ríus.

E N P R E P A R A C IÓ N

La disciplina escolar como mi medio indirecto de educa


ción y cmmansa. por D. Mariano Carderera.

También podría gustarte