Está en la página 1de 5

ACUERDO PARA SUPERAR LA JUDICIALIZACIÓN Y REFORZAR LAS

GARANTÍAS

El Gobierno de España y el Govern de la Generalitat de Catalunya se han comprometido


a avanzar en el diálogo y la negociación superando y poniendo fin a la dinámica y los
efectos de la judicialización de los últimos años, que ha contribuido a agudizar el
conflicto político, ha afectado a las relaciones políticas e institucionales y ha polarizado
las posiciones políticas y sociales.
La superación de la judicialización debe garantizar un proceso de diálogo y negociación
equilibrado y con garantías, rechazando la criminalización de los proyectos políticos
democráticos; debe reforzar la apuesta por soluciones políticas, siempre en el marco de
la seguridad jurídica y de la atención a las demandas democráticas avaladas por una
mayoría social amplia y transversal según los principios y el ordenamiento democrático
y debe concretarse en medidas que supongan un avance que mejore la situación de
partida y contribuyan a la resolución del conflicto político.

El Gobierno de España y el Govern de la Generalitat de Catalunya reconocen las


dificultades para acordar la vía óptima para hacer efectiva la desjudicialización. Al mismo
tiempo, muestran la necesidad y la voluntad de avanzar en este ámbito a través del
impulso y compromiso político de las partes que refuercen la apuesta por el diálogo y la
negociación como vía para la resolución del conflicto político y la profundización de la
democracia.

Con este fin, ambas partes acuerdan los siguientes principios para avanzar en la
superación de la judicialización de la vida política e institucional:

1. El refuerzo de los derechos fundamentales, asegurando que las instituciones


públicas preservan el interés general y adoptan las máximas garantías,
especialmente cuando su actuación pueda tener un efecto sobre los derechos y
las libertades o el patrimonio de las personas.

2. El compromiso político e institucional con la seguridad jurídica, el ordenamiento y


los principios democráticos. La mejora de las instituciones y de sus procedimientos
lleva aparejado el compromiso de las partes de conducir la actividad política e
institucional de acuerdo a las instituciones y procedimientos democráticos,
incluyendo también la eventual mejora de los mismos en base a los
procedimientos de reforma establecidos con el objetivo de facilitar la superación
de la judicialización y la resolución del conflicto político.

3. La apuesta por avances paulatinos y concretos sobre la base de acuerdos


públicos que sean representativos de una mayoría amplia y transversal en el
ámbito social y parlamentario. Estos avances se deben concretar en reformas
legislativas, normativas, reglamentarias o de cualquier otra índole para superar la
judicialización y sus efectos, tomando además como referencia los mejores
estándares y recomendaciones europeas e internacionales.

Cuando se alcancen acuerdos que requieran de alguna modificación legislativa concreta


para su materialización, los grupos parlamentarios de referencia en las Cortes
Generales de las delegaciones de la Mesa de Diálogo se encargarán de su impulso
parlamentario. Ambas partes manifiestan su voluntad de que dichas modificaciones
legislativas sean aprobadas, en su caso, antes de finalizar el próximo periodo de
sesiones.

Madrid, 27 de julio de 2022.


ACUERDO PARA LA PROTECCIÓN Y EL IMPULSO DE LA LENGUA CATALANA

Toda lengua es patrimonio de la Humanidad. Forma parte de un mosaico rico, plural y


diverso, fruto de un legado que hemos heredado, el cual nos aporta multitud de formas
de entender el mundo e interactuar con él, y que corresponde a cada generación
contribuir a preservar e impulsar hacia el futuro.
La protección y el impulso de las lenguas debe ser un consenso básico que permita
garantizar los derechos de sus hablantes, el desarrollo de la identidad de sus territorios
y el progreso y la cohesión social, sin que pueda ser nunca un elemento para la
confrontación social, política o judicial. Por este motivo – y partiendo de la idea de la
lengua como patrimonio de la Humanidad – es responsabilidad del conjunto de las
administraciones garantizar la preservación y el progreso de todas las lenguas en sus
respectivos territorios y en el conjunto del Estado, así como fomentar su proyección
exterior, particularmente en organismos internacionales y de la Unión Europea.
Los cambios sin precedentes que están experimentando las formas de creación y de
comunicación a medida que avanza la digitalización no pueden suponer un retroceso en
la preservación de la diversidad lingüística como patrimonio de la Humanidad. Por este
motivo, esta evolución, que es netamente positiva, debe ir acompañada del
fortalecimiento de los principios de respeto y fomento de dicha diversidad. El deber de
las diferentes administraciones es que el catalán no sea nunca una lengua minorada,
como lo fue en regímenes pasados fruto de su persecución política. El catalán, al igual
que el resto de lenguas de España, debe conservar su legado histórico, su riqueza
dialectal y especialmente su capacidad de cohesión y de contribución al progreso social.
Por este motivo, y con la convicción de que fortalecer la vitalidad del catalán supone una
medida que refuerza la confianza necesaria entre las partes para el proceso de diálogo
y negociación, el Gobierno de España y el Govern de la Generalitat de Catalunya creen
necesario renovar y reforzar la protección y el impulso del catalán en todos los ámbitos
de la sociedad y promover las reformas legislativas y las inversiones necesarias para
potenciar el carácter plurilingüe de España.
A tal efecto, presentan los siguientes compromisos y principios:
1. Reafirman su compromiso de trabajo conjunto para favorecer un amplio consenso
con los siguientes objetivos:
a. Garantizar el nivel de conocimiento y de uso del catalán.
b. Contribuir al fortalecimiento y la mejora del modelo educativo de Catalunya,
de acuerdo a la Ley 12/2009, de 10 de julio, de Educación de Catalunya, y
la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, modificada por LO
3/2020, de 29 de diciembre.
Ambos gobiernos comparten que el catalán debe seguir siendo la lengua
normalmente usada como vehicular y de aprendizaje en el sistema educativo de
Catalunya y el aranés en la Val d’Aran, que la enseñanza y el uso curricular y
educativo del castellano también tiene que estar garantizado y tener una presencia
adecuada en los currículos y proyectos lingüísticos, y que se debe fortalecer la
autonomía y capacidad de los centros para desarrollar proyectos educativos
adaptados a la realidad social y lingüística de su entorno, y de acuerdo con la
evaluación de las competencias lingüísticas. En todo caso, la determinación de la
presencia de las lenguas oficiales en la enseñanza no universitaria deberá estar
basada exclusivamente en criterios pedagógicos de forma singularizada para cada
uno de los centros.
El catalán y el castellano, además del aranés en la Val d’Aran, deberán estar
contemplados en los proyectos lingüísticos de los centros para alcanzar su pleno
dominio oral y escrito y se permitirá a los centros la adopción de las medidas
necesarias para compensar las carencias que puedan existir en cualquiera de las
lenguas tal y como estable en la Ley 12/2009, de 10 de julio, de Educación de
Catalunya y la Disposición Adicional 38a.3 de la LO 3/2020.
En consecuencia, respaldan el desarrollo del marco normativo reciente,
consagrado por el Parlament de Catalunya, encabezado por la Ley 8/2022, de 9
de junio, sobre el uso y el aprendizaje de las lenguas oficiales en la enseñanza no
universitaria, que da amparo a los usos y aprendizajes lingüísticos del catalán, del
castellano, del aranés en la Val d’Aran, de las primeras y las segundas lenguas
extranjeras, de las lenguas de origen de los alumnos y de la lengua de signos
catalana, de acuerdo con la evolución metodológica del aprendizaje, los
instrumentos de control, evaluación y mejora de las competencias lingüísticas y
de la realidad lingüística de cada entorno educativo. Consideran, asimismo, que
las disposiciones de dicha ley se adecuan al marco constitucional y estatutario.
En todo caso, el Gobierno de España y el Govern de la Generalitat se
comprometen a resolver por la vía del diálogo y la negociación los conflictos que
pudieran surgir en la aplicación o desarrollo del marco normativo vigente.
c. Facilitar el uso de la lengua catalana en todos los sectores, especialmente
en aquellos donde ahora tiene menos presencia.
2. Incluir una perspectiva lingüística en los diferentes proyectos normativos y
políticas públicas que impulsen ambos gobiernos, especialmente en el ámbito
educativo, cultural, tecnológico y administrativo. En este sentido, se involucrará a
las universidades y centros de investigación de Catalunya en el diseño de políticas
públicas e iniciativas en el ámbito lingüístico.
3. Asegurar la presencia de Catalunya y de las culturas catalana y aranesa en la
Unesco y otras instituciones comunitarias e internacionales. En concreto, el
Gobierno de España solicitará a la presidencia del Parlamento Europeo la
consideración del catalán como lengua de uso en el pleno y a efectos del ejercicio
del derecho de petición ante la institución. A tal efecto, presentará la solicitud ante
la Mesa del Parlamento Europeo, junto con una propuesta para que sea técnica y
financieramente viable, y trabajará para conseguir una mayoría suficiente en ella
que avale esta petición antes de finalizar el año en curso.
4. Promover la pluralidad lingüística en las instituciones y el derecho de la ciudadanía
a ser atendida en la lengua oficial de su elección. En concreto:
a. Promoviendo, durante la presente legislatura, las reformas reglamentarias
en las Cortes Generales para ampliar el derecho de los representantes de
los españoles a realizar su labor en todas las lenguas del Estado. En este
sentido, se empezará por impulsar la revisión del reglamento del Senado
para ampliar ese derecho en la Cámara Alta.
b. El Gobierno de España promoverá, durante la presente legislatura, las
reformas normativas necesarias para garantizar la plena disponibilidad
lingüística y el derecho de ser correspondido oralmente y por escrito en
catalán en la administración periférica del Estado.
5. Los dos gobiernos se comprometen a trabajar en el marco de los principios
contenidos de la Carta Europea de Lenguas Regionales y Minoritarias del Consejo
de Europa y de la Declaración Universal de Derechos Lingüísticos de la Unesco.
Por ello, asumen los siguientes compromisos:
a. El Gobierno de España facilitará que el Govern de la Generalitat de
Catalunya envíen representantes a los foros que traten políticas con
dimensiones lingüísticas y que permitan representación no estatal.
b. El Gobierno de España facilitará la incorporación de representantes del
Govern de la Generalitat de Catalunya a las delegaciones gubernamentales
a foros internacionales que traten políticas con dimensiones lingüísticas.
6. Ambos gobiernos reafirman su compromiso con la lengua catalana y se
comprometen a impulsar los cambios legislativos y garantizar la financiación
necesaria para dar cumplimiento a los acuerdos de esta declaración.
7. El Gobierno de España entiende que todas las previsiones contenidas en el
presente acuerdo referidas al catalán pueden ser extensibles al resto de lenguas
oficiales del Estado distintas al castellano si así lo requieren los gobiernos de las
comunidades autónomas con más de una lengua oficial.

Madrid, 27 de julio de 2022.

También podría gustarte