Está en la página 1de 11

LÍMITES

¿Cómo ayudan los límites al


desarrollo de la autonomía?

¿Por qué son tan importantes los límites en la adolescencia? Porque


en esta etapa de transición y de búsqueda de independencia los ado-
lescentes quieren más libertad, mientras que a nosotros, los adultos,
nos preocupa mucho, justamente, lo que pueden llegar a hacer con
esa libertad.

El deseo de mayor autonomía forma parte de un crecimiento saluda-


ble; si no existiera sería un problema.

© UNICEF/Uruguay/2004/La Rosa

1
El proceso de ganar en autono- aprende a gestionar cierta auto-
mía se da de forma progresi- nomía. Pero es durante la ado-
va. Si bien este deseo durante lescencia cuando se hace más
la adolescencia es creciente, evidente este deseo de tomar
también es paulatino. El o la decisiones, de decidir según sus
adolescente no se despierta un intereses, de responder por sus
día y quiere sentirse libre, sino acciones, de ser protagonista de
que desde niño comienza a pe- sus actos. Comienza a elegir qué
dir realizar algunas cosas por sí actividades hacer, con qué ami-
solo, va adquiriendo pequeñas gos vincularse y con cuáles no,
responsabilidades y poco a poco cómo vestirse, etc.

LOS ADOLESCENTES NECESITAN QUE SEAMOS UN EJEMPLO CERCANO,


DE QUIENES OBTENER INFORMACIÓN Y APOYO PARA PODER
INTERPRETAR EL MUNDO Y DECIDIR CÓMO ACTUAR.

© UNICEF/UNI210287

2
© UNICEF/UNI201386/Angelina

una estructura de personalidad.


Al niño le enseñaremos qué
puede y qué no puede hacer. El
adolescente comenzará a fun-
cionar con más libertad y con
menos supervisión de nuestra
parte. El valor progresivo de
estos límites se irá dando a me-
El rol de los adultos implica dida que vayan creciendo y no-
acompañar este proceso y ayu- sotros vayamos monitoreando
dar a los adolescentes para que su respuesta frente a situacio-
aprendan a manejarse libre- nes nuevas. Los adolescentes
mente, pero también marcar los necesitan que sus padres (y
límites, que son fundamentales los adultos de su entorno) los
en este período vital, claves guíen y acompañen con límites
para que aprendan a frustrarse claros y progresivos, al tiempo
sanamente y crecer saludable- de ir fomentando en ellos una
mente. Si estos límites están creciente madurez para que
presentes, ayudarán a formar puedan ganar en autonomía.

3
¿QUÉ PASA SI EL ADOLESCENTE
¿POR QUÉ NOS CUESTA TRASPASA UN LÍMITE O NO
PONER LÍMITES? RESPETA UNA NORMA?

Los límites generan una resis- Una norma que si se incumple


tencia en los adolescentes, algo no tiene consecuencias no tiene
contra lo que deberán confron- ningún sentido. Las consecuen-
tar. Ellos pueden llegar a reci- cias claras en caso de transgre-
bir estos límites como una real sión de los límites son las que
amenaza a su libertad y proce- permiten aprender de las nor-
so de autonomía. Y esto puede mas. Estas consecuencias de-
generarnos incomodidad y po- ben ser proporcionales a la falta
nernos en el papel de “malos y deben conservar una relación
de la película” o de antipáticos, lógica. Por ejemplo, si la regla
pero es necesario. Los adoles- es “este viernes no llegues a
centes necesitan un adulto que casa después de las 22.00 ho-
pueda resistir esa incomodidad ras” y el adolescente no cumple
y que sirva de referencia para la regla, ¿qué hacer? Lo que
responder con límites claros. Es seguro no podemos hacer es
clave ayudarlos a comprender no hacer nada. Una sugerencia
que los límites no imposibilitan puede ser “la próxima salida
la libertad, sino que marcan un deberás llegar dos horas antes”
campo de acción en el que po- o “no podrás salir el próximo
drán moverse con libertad. fin de semana”. Pero serían des-
ajustadas sanciones como “no
saldrás nunca más en el año”
o “te quedás sin computadora
durante toda la semana”.

4
¿CUÁLES SON LOS ERRORES MÁS HABITUALES EN LA PUESTA DE
LÍMITES DURANTE LA ADOLESCENCIA?

Un error que solemos come- adolescentes los interpreten a


ter cuando ponemos límites es su gusto o conveniencia.
manejarnos con ambigüedad.
Si la norma es “hasta la 22.00” Otro error repetido es cuando
es hasta esa hora. No es “más los padres no mantienen un
o menos a las 22.00”. Otra for- mismo discurso. Entonces, los
ma de ambigüedad es no hacer adolescentes suelen triangular
nada cuando se incumple un entre lo que dice uno y el otro.
límite y a la siguiente vez hacer Independientemente de si están
un escándalo por ello. Intentar juntos o no, es importante man-
ser claros y concretos a la hora tener armonía en ciertos límites
de establecer estos límites es para favorecer un crecimiento
fundamental para evitar que los saludable.
© UNICEF/Uruguay/2020/Pradera

5
¿CÓMO HAGO QUE MI HIJO ADOLESCENTE
ME RESPETE?

Los procesos que producen existe si hay respeto mutuo y


autoridad han ido cambiando eso empieza por un adulto que
a lo largo del tiempo. ¿A qué le respeta al adolescente, que lo
hacíamos caso cuando fuimos escucha, que le da participación
adolescentes? ¿Qué fue lo que y no a la inversa. Los adultos
cambió? “Solo con que me mi- transmitimos autoridad cuando
rara alcanzaba” o “te lo digo yo logramos escuchar activamente
porque soy tu padre” eran fra- a nuestros hijos, si damos ex-
ses utilizadas antes, pero este plicaciones, si sabemos argu-
tipo de órdenes no hacía más mentar y si logramos conectar
que desvalorizar la autoridad, emocionalmente con ellos. Hay
generando que el adolescen- dos extremos que no son los
te respondiera por miedo y no deseados y suelen generarse
por comprender realmente el desde la impotencia del adulto:
sentido del límite. Hoy la auto- el adulto-céntrico (autoridad
ridad se instituye y produce por abusiva, que genera miedo y no
procesos distintos, pero eso no entiende que el mundo cambió)
significa que “ahora no manda y el negligente.
nadie”, sino que los modelos de
distribución de la autoridad son
menos patriarcales y menos
adulto-céntricos. La autoridad

6
ORIENTACIONES
ACTITUD CURIOSA E
INTERESADA
Es importante estar cerca de los distante e indiferente ante sus
adolescentes, preguntarles, ser verdaderas necesidades. Si lo-
curiosos y mostrar una actitud gramos mostrarnos realmente
de verdadero interés por sus interesados por conocer al ado-
actividades. Preguntar sobre su lescente y lo que le pasa, podre-
rendimiento escolar (preocupa- mos sorprendernos en el pro-
ción típica de los adultos), pero ceso y conectar a un nivel más
también por sus otras activida- profundo, que quizás no
des. “¿Cómo te fue en el partido ha alcanzado antes con otro
de fútbol? ¿Qué tal estuvo el adulto. Esta es la mejor manera
campamento con tus amigas, de acercarnos con autoridad y
qué hicieron? Ese videojuego marcando los límites que el ado-
que estás jugando, ¿de qué se lescente necesita.
trata?, ¿cómo se juega? ¿Qué
canciones nuevas tiene esa can-
tante que tanto te gusta?”. Mu-
chas veces solemos acercarnos
con prejuicios sobre lo que su-
cede en la adolescencia y esto
hace que adoptemos una actitud

7
LÍMITES COHERENTES ESTIMULAR UN NUEVO
Y CONSISTENTES TIPO DE VÍNCULO

Es importante que el adoles- Si solo nos comunicamos con


cente entienda el porqué del los adolescentes para decir-
límite. Para eso es recomenda- les “¿ordenaste tu cuarto?”,
ble habilitar el diálogo, generar “¿por qué te sacaste esa nota?”,
acuerdos y manejar opciones. “¿quién es ese amigo nuevo?”,
Recordemos que en esta etapa no estaremos favoreciendo
están comenzando a madu- otro tipo de vínculo. Hay una
rar, a pensar por sí mismos, es comunicación que propicia el
importante entonces mostrar encuentro y promueve el es-
coherencia y consistencia en tar cerca del otro. Preguntar
nuestros planteos, ¡sobre todo “¿cómo estás?, ¿cómo te sen-
en referencia a los límites! Ellos tís?, ¿viste lo que dijeron hoy
estarán observando todo críti- en las noticias?, ¿cómo salió el
camente y dejarán en evidencia partido?, ¿y si salimos a cami-
si tenemos incongruencias en nar o a correr?” son otras alter-
nuestros planteos. Seamos re- nativas de comunicación. Para
ferentes acompañando, guian- estimular este vínculo y conver-
do y mostrando límites claros y tirse en una figura de autoridad,
coherentes. será necesario tener mucha
paciencia y aprender a generar-
se el tiempo para habilitar este
tipo de encuentros: estando
presentes.

8
COMPARTIR RECONOCER TAMBIÉN
EXPERIENCIAS PROPIAS SUS LOGROS

Compartir nuestras propias ex- Una manera efectiva de ejercer


periencias es otra manera de nuestra autoridad es no pasar
acercarnos, ganar en el vínculo por alto el reconocimiento de
con ellos y fortalecer nuestra sus logros. Muchas veces nos
figura de autoridad. ¿Por qué? acostumbramos a marcar lo que
Sabemos que es en la adoles- falta o el error en los adolescen-
cencia cuando se deja de ver a tes. Esto es algo que podemos
los adultos como seres perfec- comenzar a cambiar. Si observa-
tos e idealizados y comienzan a mos con detenimiento todas las
verse sus contradicciones, sus acciones de los adolescentes,
imperfecciones. Por eso, en- seguramente nos encontremos
contraremos otra reacción en con infinitas oportunidades para
nuestros adolescentes si nos reconocer su esfuerzo, valorarlo
anticipamos a esto y logramos como un logro e ir colaborando
compartir nuestras vivencias en su construcción de una per-
desde los errores, los desacier- cepción positiva de sí mismos.
tos y sin hablar exclusivamen- En esta etapa los reconocimien-
te de nuestros logros. Esto es tos serán muy importantes para
lo que aleja al adolescente. En el desarrollo de su personalidad,
cambio, cuando analizamos y esta es una nueva manera de
nuestro error y compartimos ejercer nuestra autoridad. Sepa-
con los adolescentes cómo mos recompensar estos logros,
aprendimos de ello, logramos pero no con lo material, sino con
autoridad. palabras, tiempo y presencia.
Tengamos presente que el ado-
lescente tiene una altísima sen-
sibilidad a la recompensa.

Ver guía sobre


neurodesarrollo

9
LÍMITES QUE FAVOREZCAN
SU AUTONOMÍA

© UNICEF/Uruguay/2020/Pradera
Poner límites durante la adoles- para favorecer un vínculo en
cencia es una tarea desafiante. donde el respeto no se dé por
Muchas veces nos puede ganar el mero hecho de ser adulto,
el cansancio o la frustración y sino por cómo se vincula con el
podemos pensar “yo no puedo adolescente. Es esperable que
con él”, “ya no respeta nada”, en algún momento los adoles-
“esto que hago no sirve”. El centes tengan actitudes que
adulto debe lograr acercarse nos preocupen, eso es parte del
con tranquilidad, controlando y crecimiento saludable pero ne-
manejando su preocupación cesario para explorar el mundo.

Ver guía sobre


riesgos

10
Ellos necesitan adultos presen- directa, para pasar a una etapa
tes física y afectivamente, que de mayor observación general
puedan ponerse en su lugar, y acompañamiento compartido
que sean honestos, que no se con otros adultos.
enojen todos los días, que los Hay que encontrar el equilibrio
escuchen, que los comprendan, entre no asfixiar e invadir su
que confíen, que muestren inte- privacidad ni alejarse por com-
rés real y atenta preocupación pleto y dejar en otros el rol
por las cosas que les pasan. de crianza.
Precisan crecer en un entorno
seguro, que respete su intimi- Ver guía sobre
dad y los rodee de afecto. Todo intimidad
esto es clave para que puedan
ir ganando autonomía e inde-
pendencia y asumiendo gra-
dualmente responsabilidades Para esto es fundamental que
por sí solos. haya adultos presentes, que
acompañen, con paciencia y con
Es importante que los adultos respeto, a la vez que sean com-
nos involucremos de forma tal prensivos y conecten emocio-
con el proceso que los ado- nalmente con los adolescentes.
lescentes viven que de a poco
requieran menor supervisión

Contenido elaborado con la colaboración técnica del


Psic. Juan Pablo Cibils. Revisión de Psic. Carmen Rodríguez.
Julio de 2021 | www.unicef.org/uruguay

También podría gustarte