Está en la página 1de 6

Tema: Un remanente por su gracia.

Texto Bíblico: Isaías 27: 1-3

Isaías 27:1-3 , RVA60 Marcos 12:13-17, NVLA


En aquel día Jehová castigará con su En aquel día Jehová castigará con su
espada dura, grande y fuerte al espada dura, grande y fuerte al
leviatán serpiente veloz, y al leviatán leviatán serpiente veloz, y al leviatán
serpiente tortuosa; y matará al dragón serpiente tortuosa; y matará al dragón
que está en el mar. 2 En aquel día que está en el mar. 2 En aquel día
cantad acerca de la viña del vino cantad acerca de la viña del vino
rojo. 3 Yo Jehová la guardo, cada rojo. 3 Yo Jehová la guardo, cada
momento la regaré; la guardaré de momento la regaré; la guardaré de
noche y de día, para que nadie la dañe. noche y de día, para que nadie la dañe.

INTRODUCCION

Durante varios meses hemos querido, con la ayuda del Señor, estudiar la historia del
pueblo de Israel desde sus inicios en Génesis. Se ha intentado transmitir cada sermón
de los días miércoles bajo una perspectiva del plan de redención de nuestro Dios.

Para esto nos hemos auxiliado de la Teología Bíblica, la cual nos lleva a poder
descubrir un único mensaje a lo largo de todos los libros de la Biblia, ella nos muestra
la manifestación de la revelación de Dios mientras sucedía cada evento en la historia.

En otras palabras, La teología bíblica es una forma de leer la Biblia como una historia
escrita por un Autor divino que culmina en quién es Jesucristo y en lo que ha hecho,
para que cada parte de las Escrituras sean comprendidas en relación a Él.

En los últimos miércoles estuvimos viendo como el pueblo de Israel no obedeció a los
mandamientos del Señor, dejaron de lado su palabra y se inclinaron a la idolatría de
dioses paganos. Esto encendió la ira del Señor ya que lo menospreciaron a Él y se
fueron es pos de dioses paganos. Como consecuencia fueron entregados por Dios
mismo, en las manos del enemigo.

Con este acontecimiento por delante vayamos al texto de esta noche y veamos de un
solo el tema para esta ocasión

I. HISTORIA DE LA VIÑA DEL SEÑOR

Contar la historia del Campamento Juvenil en el Loyola…..

Isaías 5:1-7 Ahora cantaré por mi amado el cantar de mi amado a su viña. Tenía mi


amado una viña en una ladera fértil. 2 La había cercado y despedregado y plantado de
vides escogidas; había edificado en medio de ella una torre, y hecho también en ella
un lagar; y esperaba que diese uvas, y dio uvas silvestres. 3 Ahora, pues, vecinos de
Jerusalén y varones de Judá, juzgad ahora entre mí y mi viña. 4 ¿Qué más se podía
hacer a mi viña, que yo no haya hecho en ella? ¿Cómo, esperando yo que diese uvas,
ha dado uvas silvestres? 5 Os mostraré, pues, ahora lo que haré yo a mi viña: Le
quitaré su vallado, y será consumida; aportillaré su cerca, y será hollada. 6 Haré que
quede desierta; no será podada ni cavada, y crecerán el cardo y los espinos; y aun a
las nubes mandaré que no derramen lluvia sobre ella. 7 Ciertamente la viña de Jehová
de los ejércitos es la casa de Israel, y los hombres de Judá planta deliciosa suya.
Esperaba juicio, y he aquí vileza; justicia, y he aquí clamor.

Esta viña representa al pueblo de Dios, Israel fue una nación formada por Dios
iniciando con Abraham al cual Dios le hace una promesa la cual es que hará de él una
gran nación

Génesis 12:1-2 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela,
y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. 2 Y haré de ti una nación grande,
y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.

Génesis 22:18 En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por


cuanto obedeciste a mi voz.

Abraham tuvo un hijo llamado Isaac, luego vino Jacob y de este vieneron 12 hijos que
formaron las 12 tribus de Israel, providencialmente llegan a Egipto y luego son
esclavizados por 400 años. El Señor levanta a Moisés como libertador para llevárselos
de vuelta a Canaán, la tierra prometida, en ese periodo Dios le da un conjunto de leyes
morales y ceremoniales que hacía de Israel un pueblo distinto, un pueblo especial,
peculiar, diferente a todas las naciones de esa tierra.

Deuteronomio 7:6-8 Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu
Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que
están sobre la tierra.  7  No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido
Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los
pueblos;  8  sino por cuanto Jehová os amó, y quiso guardar el juramento que juró a
vuestros padres, os ha sacado Jehová con mano poderosa, y os ha rescatado de
servidumbre, de la mano de Faraón rey de Egipto.

Israel debía ser obediente a esa ley, ellos debían adorar únicamente a su Dios, de lo
contrario iba a ser severamente castigado por su desobediencia. Es por eso que Dios
desde esos tiempos comienza a advertirle lo que sucedería si ellos se iban en pos de
otros dioses.

Deuteronomio 31:16-17 Y Jehová dijo a Moisés: He aquí, tú vas a dormir con tus
padres, y este pueblo se levantará y fornicará tras los dioses ajenos de la tierra
adonde va para estar en medio de ella; y me dejará, e invalidará mi pacto que he
concertado con él; 17 y se encenderá mi furor contra él en aquel día; y los
abandonaré, y esconderé de ellos mi rostro, y serán consumidos; y vendrán sobre
ellos muchos males y angustias, y dirán en aquel día: ¿No me han venido estos males
porque no está mi Dios en medio de mí? 

Israel conquista la tierra prometida y luego de la muerte de Josué, vino un periodo en


el cual fue gobernado por jueces, un periodo caracterizado por la apostasía y la
rebelión
Jueces 21:25 En estos días no había rey en Israel; cada uno hacía lo que bien le
parecía.

Al final vino la monarquía, los Israelitas querían ser gobernados por reyes como las
otras naciones y Dios les complació. Primero se levantó Saúl, luego David y luego
Salomón su hijo, este inicio bien, pero termino en una situación escandalosa que trae
como resultado el castigo de Dios con su hijo Roboam. Cuando él llega al trono, el
pueblo le pide una rebaja en los impuestos, pero Roboam en su insensatez responde
aumentándolos y esto trae como consecuencia que 10 de las diez tribus se separan y
así Israel queda dividido teniendo en el Norte a Samaria como capital y el reino del Sur
con las tribus de Judá y Benjamín, teniendo a Jerusalén como capital.

En el reino del Norte, Israel fue gobernado por diferentes reyes, pero ninguno de ellos
fue piadoso ni agradaron a Dios con lo que hacían, y tal como Dios había advertido a
través de sus profetas, en el año 722 Salmanazar, rey de Asiria cayó sobre ellos y las
10 tribus fueron llevadas al cautiverio.

En el reino del sur, la historia fue un poco distinta, todos los reyes fueron de la dinastía
de David, algunos de ellos fueron hombres piadosos y en sus días Israel tuvo
avivamiento espiritual pero la mayoría de estos reyes cayeron en apostasía e idolatría.
El último de estos reyes fue Joacim, un pésimo gobernante, en el año 609 A.C. en su
reinado aumento la idolatría y la inmoralidad del pueblo de Israel.

II. LA FIDELIDAD DEL SEÑOR

Los libros de 2 Crónicas y 2 Reyes tratan con gran parte del tiempo que precede a la
caída tanto del reino del norte como el de Judá. También abarcan la destrucción de
Jerusalén por parte de Nabucodonosor, y el principio de la cautividad babilónica

El reino del norte y el reino del sur, fueron llevados cautivos a Asiria y a babilonia
respectivamente! Pero ¿por qué permitió Dios eso?

Israel le había dado las espaldas a Dios a pesar de todas las muestras de amor, se
había volcado a la idolatría; era como una mujer adúltera que se había prostituido con
un montón de amantes, Nabucodonosor era el instrumento, la vara de castigo en las
manos de un Dios justo. La devastación de Jerusalén y el cautiverio babilónico fue uno
de los episodios más terribles que sufrió la nación de Israel por causa de su
desobediencia y la idolatría.

Al ver la desolación del pueblo de Israel y su destrucción cualquiera pensaría que este
era el fin, que el plan de Dios e había frustrado y que todo lo que él había invertido en
su viña se había echado a perder … lo cual no era cierto

Aun en babilonia había un remanente fiel, que no se doblaría ante la idolatría y el


paganismo. Israel como nación fue vencida, pero el verdadero Israel de Dios
permaneció firme a pesar de ser pocos y a pesar de las enormes presiones a las que
fueron sometidos. Profetas como Ezequiel, Jeremías, Isaías nos recuerda esta promesa
del Señor

Isaías 10:20-21 Acontecerá en aquel tiempo, que los que hayan quedado de Israel y
los que hayan quedado de la casa de Jacob, nunca más se apoyarán en el que los
hirió, sino que se apoyarán con verdad en Jehová, el Santo de Israel. 21 El remanente
volverá, el remanente de Jacob volverá al Dios fuerte.
Romanos 11: 1-5 Digo, pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna manera.
Porque también yo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de
Benjamín. 2 No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. ¿O no
sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Dios contra Israel,
diciendo: Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado; y sólo
yo he quedado, y procuran matarme? 4 Pero ¿qué le dice la divina respuesta? Me he
reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal. 5 Así
también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia. (1 reyes
19:18)

Un remanente es una parte de un todo, la conversión de Pablo era una prueba que
Dios no había dejado de lado al pueblo, que Dios aun mostraba su misericordia.

Este remanente no era porque ellos eran mejores que los demás, era Dios el que había
reservado, por elección divina. No existía mérito alguno en estos elegidos, era por pura
misericordia del Señor.

Isaías 27:1-3 En aquel día Jehová castigará con su espada dura, grande y fuerte al
leviatán serpiente veloz, y al leviatán serpiente tortuosa; y matará al dragón que está
en el mar. 2 En aquel día cantad acerca de la viña del vino rojo. 3 Yo Jehová la
guardo, cada momento la regaré; la guardaré de noche y de día, para que nadie la
dañe.

¿Cuál era la razón de estas misericordias, porque Dios no había desechado por
completo a su pueblo?

Lamentaciones 3:21-24 Esto recapacitaré en mi corazón, por lo tanto, esperaré.


22 Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron
sus misericordias.23 Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.24 Mi porción
es Jehová, dijo mi alma; por tanto, en él esperaré.

a) Dios nos ama con un amor que nunca cambia, nunca termina (v22)

Misericordias en hebreo es (kjesed). Esta palabra señala a una clase de amor que se
encuentra enraizado en el pacto que Dios había hecho con su pueblo.
Pudiéramos traducir esta palabra en lealtad al pacto. El amor de Dios depende de su
voluntad, no de cómo se levante o se sienta, no depende de sus emociones.
Dios hizo un pacto con su hijo y le prometió darle un pueblo al cual Él iba a amar con
un amor incondicional y si usted es creyente, en ese pacto está usted y yo.

Hebreos 6:13-18 Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar
por otro mayor, juró por sí mismo, 14 diciendo: De cierto te bendeciré con abundancia
y te multiplicaré grandemente. 15 Y habiendo esperado con paciencia, alcanzó la
promesa. 16 Porque los hombres ciertamente juran por uno mayor que ellos, y para
ellos el fin de toda controversia es el juramento para confirmación. 17 Por lo cual,
queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la
inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento; 18 para que, por dos cosas
inmutables, (pacto y juramento) en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos
un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta
delante de nosotros.
Dios prometió y luego juro por sí mismo. Es por eso que las misericordias nunca
terminan porque no depende de usted ni de mi…dependen de Él.
Las misericordias y las bondades del Señor no tienen fecha de caducidad, es un amor
eterno que nacen y se mantienen por él, no por mi

b) Dios renueva sus misericordias en mi cada mañana

Las misericordias del Señor son como el maná. Cada día Dios tiene una porción de su
gracia de bendiciones. Son constantes y novedosas a la vez cada día.
No porque las misericordias de ayer deben ser mejoradas, sino porque las
misericordias de ayer, eran para las cargas de ayer

Confiemos entonces en que Dios proveerá cada día las misericordias que necesitamos.
No habrá un solo día en el que Dios va a dejar de cumplir su promesa.
No nos afanemos por el mañana…Dios nos dará sus misericordias

Salmo 23:6 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi


vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

c) podemos descansar confiados en la fidelidad de Dios (v23)

Fidelidad significa firmeza, constancia, confiabilidad. Dios es confiable en todo tiempo y


en toda circunstancia. Nada puede doblegar la fidelidad de Dios, El no es un 90 o 99 %
fiel. Dios es fiel 100%

Dios es fiel en su propósito de santificarnos

1 Tesalonicenses 5: 23-24 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y


todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de
nuestro Señor Jesucristo. 24 Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.
No dudemos que las circunstancias que estemos pasando son parte de su plan
perfecto, por eso ese remanente en babilonia podía mantenerse fiel. No era porque
confiaban en sus capacidades o habilidades. Ellos sabia en quien habían creído, ellos
sabían que Dios era fiel.

Es aquí donde podemos apreciar que todas las cosas ayudan a bien…
No serviría mucho creer en que dios es bueno, que sus misericordias y bondades son
nuevas cada mañana si El no fuera un Dios confiable, pero eso es verdad porque El es
fiel.

CONCLUSION

El autor de Lamentaciones puede decir ¡Grande! Es tu fidelidad. Él está contemplando


los atributos de Dios y al ver sus misericordias y sus bondades no puede decir más que
¡Grande es tu fidelidad!
Él es todo lo que necesitamos (v24)

El pueblo de Israel se había convertido en idolatras, tenían ídolos por doquier…pero el


Señor, en su amor, se encarga de usar a Nabucodonosores y de circunstancias para
destruir nuestros altares de ídolos para llevarnos nuevamente a El

Salmo 73: 25-26 ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo
en la tierra. 26 Mi carne y mi corazón desfallecen; Mas la roca de mi corazón y mi
porción es Dios para siempre.

También podría gustarte