Está en la página 1de 3

UNIVERSIDAD AUTONOMA DE CHIHUAHUA

El alma y sus potencias

FACULTAD DE CIENCIAS POLITICAS Y SOCIALES

Alumna: Ambar M. Ramírez Ramos

Matricula: 361380

Semestre: Segundo

Carrera: Relaciones Internacionales

Profesor: José Humberto Medrano Carrasco

Curso: Habilidades del Pensamiento 1G2

Fecha: 2.06.2022
El alma

El hombre es una criatura, es decir, un ser creado, que viene de la nada.

Es una criatura racional, es decir, inteligente, capaz de discernir el bien del mal, lo
verdadero de lo falso, lo justo de los injusto. Es la razón la que distingue eminente
al hombre del animal y de las otras criaturas del mundo visible.

El alma es una substancia invisible que vive, siente, piensa, juzga, razona, obra
literalmente y da al cuerpo el ser, el movimiento y la vida.

La unión del alma con el cuerpo constituye al hombre y lo hace ser intermedio entre
los espíritus puros, y las criaturas sin inteligencia o sin vida, que son materia.

1. El principio vital de las plantas. – Los actos de la vida vegetativa son tres:
1) La planta se nutre;
2) Crece y se desarrolla;
3) Se propaga, es decir, produce una planta igual.
2. Alma de los animales. – el animal posee una vida superior a la de la planta:
goza a la vez de la vida vegetativa y de la sensitiva. Su alma, mas noble y
poderosa que la de las plantas, produce seis actos: los tres de la vida
vegetativa: nutrirse, crecer y reproducirse como la planta, y los tres actos de
la vida sensitiva.

Efectivamente, esta vida se muestra por tres actos:

1) La sensación: el animal conoce y experimenta las sensaciones de frio, de


hambre o de placer o de dolor;
2) El movimiento espontaneo: el animal se traslada de un lugar a otro;
3) La fuerza estimativa y el instinto, que da al animal la facultad de elegir lo
que le es útil y evitar lo que le seria nocivo.
3. El alma inteligente del hombre. – el mas noble de los seres vivientes de este
mundo sensible es el hombre. El posee la vida vegetativa: como las plantas,
se nutre, crece y se sobrevive en sus hijos. Posee la vida sensitiva: como los
animales, siente, se mueve de un lugar a otro y elige lo que le conviene. Pero,
además, posee la vida intelectiva, que establece una distancia casi infinita
entre el hombre y los seres inferiores.

Esta vida intelectual se manifiesta también por tres actos, los que son
eminentemente superiores a los otros:

1) El acto de pensar, de formar ideas;


2) El acto de raciocinar, de inventar, de progresar;
3) El acto de querer libremente.

También podría gustarte