LA LÍRICA ROMANA 1.- PRECEDENTES.

La poesía lírica nace en Roma bastante tarde, cuando ya estaban consolidados hacía tiempo el teatro y la poesía épica. Los romanos, dedicados durante siglos a la expansión militar, tardaron en preocuparse de la efusión poética de sus sentimientos personales. Lo único que podría considerarse en los primeros siglos de Roma como un precedente de la poesía lírica son las plegarias a los dioses (carmina sacra). Entre las plegarias de las que tenemos noticias destacan las dirigidas al dios Marte, en su doble condición de protector de cosechas y de dios de la guerra. El llamado Carmen Aruale es el más antiguo y de muy difícil interpretación. Lo recitaban los Fratres Aruales, cofradía sacerdotal de Marte, en el mes de Mayo, durante la ceremonia de purificación de los campos, ejecutando, a la vez, una danza guerrera y pidiendo al dios que protegiera las cosechas y que librara al pueblo de todo tipo de desgracias y enemigos.

2.- EL NACIMIENTO DE LA LÍRICA. EL CÍRCULO DE LUTACIO CÁTULO.
En el siglo II a.C. los romanos empiezan a padecer problemas internos, de tipo social y económico, con la revolución frustrada de los hermanos Graco. A la vez, a impulsos del círculo helenizante de Escipión, crece y se reafirma la individualidad, el talante reflexivo, el gusto por la intimidad personal, todo lo cual constituye el clima necesario para el nacimiento de una poesía lírica. Creado este clima , a finales de siglo, surgen los primeros poetas líricos, los del llamado Círculo de Lutacio Cátulo, general, que era a la vez orador, historiador, poeta y hombre de gran cultura literaria. El género lírico que cultivan estos poetas es el epigrama erótico, imitado de ciertos poetas alejandrinos. Las figuras principales de este círculo literario son, además del propio Lutacio Cátulo, Porcio Lícino y Valerio Edituo. Todos escriben sus epigramas amorosos en “dísticos elegíacos” ( hexámetro + pentámetro). De Lutacio Cátulo conservamos dos epigramas frívolos y un tanto amanerados, pero con cierta gracia y frescura. En uno de ellos dice que el alma se le ha escapado y ha ido a refugiarse en la persona amada. En el otro compara al actor Roscio con la Aurora (personificada como divinidad) de este modo: “Estaba yo en pie saludando el levante de la Aurora, cuando, de repente, se levantó por la izquierda Roscio. Séame lícito, dioses del cielo, decir con vuestra venia que el mortal me pareció más hermoso que la divinidad”.

1

es preciso renunciar a las obras largas y farragosas y concentrar los temas en poemas cortos. Murió joven. cuya doctrina literaria adoptaron.3. pero de gran perfección formal.C. Son los denominados tradicionalmente noui poetae o “neotéricos”(ν ε ω τ ε ρ ο ι ). Querían “innovar”. abrir nuevos caminos a la poesía latina. • 61-68: Son los poemas doctos o eruditos. participando activamente de la vida cultural y literaria de la ciudad y llevando además una agitada vida amorosa. pero impropiamente ya que hay poemas de profundo sentimiento y elevada inspiración. a los que se suele calificar de “manieristas”. Catulo vivió unos amores tempestuosos con Clodia. una dama romana de vida poco ejemplar y a la que cantó bajo el nombre de Lesbia. En los poemas puede seguirse la curva de esos amores. y emprendieron una revolución literaria con resultados muy positivos para la poesía latina. consta de 116 poemas. desde una primera etapa de exaltación jubilosa. Su obra lírica. Aparte de esta división.. cultivan los erotopaegnia (“juegos amorosos”) y son innovadores en vocabulario. y sin romper del todo con la tradición nacional. Como los grupos precedentes. sino desde el punto de vista métrico y de contenido general: • 1-60: Son los que el propio poeta llama nugae (bagatelas).. Están compuestos en metros variados y tratan de temas diversos de la vida cotidiana. En el paso del siglo II al I a. aparece un grupo de poetas mucho más importantes en orden al desarrollo de la lírica romana. hacia el año 50 a. Pero ya entrado el siglo I a. sobre todo en Calímaco.. se inspiran en los poetas alejandrinos. Influirán luego en Virgilio y Horacio. • 68-116: Los últimos 48 poemas son epigramas en dísticos elegíacos. se sitúan algunos poetas. en la Galia Cisalpina. ¿Cómo es posible?. hasta el momento en que llegan los malentendidos y las infidelidades y. de familia distinguida./ No lo sé. finalmente. sobre todo en diminutivos y en palabras compuestas (subductisupercilicarptores = maldicientes de ceño fruncido). pero siento que es así y sufro”.C.. como Levio. no cronológicamente. Abunda en ellos el tema mitológico(Bodas de Tetis y Peleo. natural de Verona. está el poeta Catulo. Catulo. Pero. La tortura amorosa en un alma sensible la plasmó lapidariamente el poeta en su poema 85.C. de sólo dos versos: “Odio y amo. entre los poemas de los bloques primero y tercero se destaca el numeroso grupo de los poemas amorosos. tal como nos ha llegado. Según esta doctrina. desde el punto de vista formal. la ruptura total.. su contenido es el mismo del primer bloque: temas de la vida diaria. por encima de todos estos. Vivió en Roma. el primer gran lírico de Roma.LOS “MANIERISTAS” Y LOS “NEOTÉRICOS”. Cabellera de Berenice. me preguntarás tal vez. nació entre el 90 y el 80 a. 2 . Helvio Cinna y Furio Bibáculo.) y son los más largos de su producción. ordenados en tres secciones.C. estancada en una tradición sin horizontes. con el consiguiente poso de amargura. Entre los poetas de este grupo destacan: Licinio Calvo. los más inspirados de la colección.

En las Bucólicas está ya lo esencial de la inspiración virgiliana: su sentido de la armonía y el equilibrio.VIRGILIO LÍRICO: LAS “BUCÓLICAS”. Además. su “simpatía” con la naturaleza entera. superó la distinción establecida por estos poetas entre nugae y poemas doctos. VII y VIII tratan de “concursos poéticos” entre pastores. En la VI es el dios Sileno el que canta los orígenes del mundo. El poeta. a la vez realistas y refinados. Virgilio se distingue grandemente de Teócrito por sus alusiones a sucesos y personajes reales. Pero todo está transplantado a escenario italiano. 3 . Es tal vez la más inspirada de las diez.C. por un lado. por otro. La IV. Otro grupo de Bucólicas alude. recuerdos y vivencias del poeta y. donde se predice la vuelta a la edad de oro con el nacimiento de un niño divino que desterrará del mundo la injusticia. cuya muerte llora la naturaleza entera. Las Bucólicas III. De Teócrito toma Virgilio motivos poéticos. idealizaciones de una Arcadia feliz. son el primer brote de la poesía augústea. sobre la vida de los pastores de Sicilia. aunque sea de forma alegórica. técnica y búsqueda de la perfección formal. incluida la cristiana. que ve en ese niño prefigurado a Cristo. compuestas entre los años 42 al 39 a. En la V se exalta a Julio César en la figura del pastor Dafnis. poniéndose a sí mismo como centro de toda su producción lírica e identificando poesía y experiencia vital. Lo más probable es que aluda a un hijo de Asinio Polión. con abundancia de diminutivos y una constante búsqueda de la perfección formal. La lengua de Catulo es una mezcla de elementos cultos y populares. autor de unos cuadros. a sucesos y personajes reales: La I y la IX se refieren a las confiscaciones de tierra hechas por Augusto a favor de los veteranos. Las Bucólicas de Virgilio.. más o menos veladamente. el pathos que aparece en la expresión de sentimientos. En la X pastores y dioses acuden a consolar a poeta Cornelio Galo. pero la reelabora y la supera con aportaciones propias e innovadoras. recoge la herencia de los neotéricos en cuanto a erudición. Introduce además en la poesía latina nuevos ritmos. la sobriedad y el sentido de la medida. joven.Catulo insufló en la poesía latina unos aires de renovación y de frescura. amigo de Virgilio y víctima de un amor desgraciado. ha sido objeto de numerosas interpretaciones. género que Virgilio imitó del poeta alejandrino Teócrito. tomados de la lírica griega y que luego perfeccionará Horacio.. 4. Todo es. Reelaboró de forma personalísima los temas de la poesía alejandrina. Son diez composiciones de tema pastoril. escenas y hasta nombre de pastores.

hasta que. cuyos yambos iban cargados de agresividad. contra una vieja hechicera. con el que le unirá ya siempre una entrañable amistad. natural de Venusa. • LAS ODAS (CARMINA): Constituyen la cumbre de la lírica latina. que no piensa dejar la ciudad ni la usura. Los temas y motivos de las Odas son muy variados. un libro de Yambos (Iambi). el asesino de César.5.C. Leucónoe. hijo de un liberto.). el famoso Beatus ille. que parte hacia Atenas. aparte de la oda dedicada a Mecenas. las desventuras y discordias civiles que siguen al asesinato de César. escribió. Entre el 40 y el 30 a. El V. Horacio tiene conciencia de que sus odas son lo mejor de su obra y afirma que serán más duraderas que el bronce (exegi monumentum aere prennius). Y en la última oda del libro III.C. Horacio no imita a los poetas alejandrinos. declaraciones. A diferencia de Arquíloco. imitando los temas y los metros líricos griegos. la que cerraba el primer grupo de odas publicadas. sin dejar de usar la invectiva. Cloe. que le hará posible vivir desde entonces dedicado íntegramente a la poesía. y luego se añadió el libro cuarto. pero con la sorpresa final de estar puesto en boca de un usurero. entra en el círculo de amigos de Mecenas.. pero con ellos Horacio mide sus fuerzas como poeta y le sirven de entrenamiento para su gran obra líricas: las Odas. El II. Son 17 piezas. sobre todo de Alceo. Vuelto a Roma.). y participó con más pena que gloria en la batalla de Filipos. la tierna despedida a su amigo Virgilio. primero en Roma y después en Atenas. Fue Horacio exigentísimo en cuanto a la perfección formal de su poesía.. aparecen entre otros temas. es una apasionada invocación a sus conciudadanos para que pongan fin a las guerras civiles que los llevan a la destrucción. son los más agresivos. de los mejores. tuvo una esmerada educación. • EPODOS: Frente a los neotéricos.HORACIO LÍRICO: “EPODOS” Y “ODAS” Quinto Horacio Flaco (65-8 a. Lidia. en el sur de Italia.C. invitándola a gozar del momento presente. consejos o invitaciones a diversas mujeres (Pirra. desempeña un cargo administrativo en la oficina de los cuestores. En el libro I. el VIII y el XII. Es el más grande de los líricos latinos. de las cuales las diez primeras están compuestas en dísticos formados por un trímetro yámbico + un dímetro yámbico. ya que el día de mañana es 4 . Safo y Anacreonte. es un precioso elogio del campo. Horacio. sino a los líricos griegos de los siglos VII y VI a. se jactaba de haber sido el primero en transplantar al latín la lírica eolia. el ministro de Augusto para la cultura. le dirige también una de las odas más famosas. contra dos viejas libidinosas. donde se alistó en las filas de Bruto. a una mujer.C.. que los gramáticos posteriores llamaron Epodos. La oda 1ª está dedicada a Mecenas y en ella reafirma Horacio su vocación por la poesía y su deseo de que se le cuente “entre los líricos inspirados”. por medio de Virgilio y Vario. siguiendo a Arquíloco.. Son cuatro libros con un total de 104 odas. Los tres primeros libros fueron escritos entre los años 30 y 23 a.. Los Epodos no son una obra genial. El VII. es menos duro y más variado: el epodo I constituye un canto de amistad a Mecenas. reproches. y en las demás interviene también con frecuencia el ritmo yámbico. desde la efusión del sentimiento personal hasta escenas de la vida diaria y manifestaciones de patriotismo.

en su estilo y en su métrica. lejos de las congojas y peligros que conlleva la ambición de riquezas. y que fue cantado por un coro de 27 muchachos y 27 muchachas. invocaciones a diversos dioses: Apolo. no en la ambición de riquezas ni de poder. pidiendo su protección sobre Roma en el presente y en el futuro. la contención y la perfecta concordancia entre el pensamiento y la expresión. sobre todo de las odas. diversas odas dirigidas a mujeres. desarrollando ideas estoicas y epicúreas. e invita a gozar de los pocos años que nos concede la vida. no hay que dejarse abatir por la adversidad y debe uno gozar de los bienes presentes. Horacio muestra la misma templanza que en las otras facetas de su vida. los años pasan volando y la muerte es inevitable. en las que. sino en conformarse con un suficiente pero modesto pasar.incierto: carpe diem. invitaciones a celebrar con banquetes. con amor o despego. también. pero la verdadera felicidad consiste para el poeta. Hay. sin congojas ni ansiedades por la posible pérdida de las riquezas amontonadas. inquietudes y molestias sin cuento. la muerte inexorable. que son precarios. Dentro de la producción lírica de Horacio se encuadra también el Carmen Saeculare. se encuentran los mismos temas. Tibulo). con elogios al imperio romano y a la obra de Augusto. hay que desterrar el lujo. consolaciones a amigos que han sufrido alguna desgracia (Virgilio. 5 . llamadas “odas romanas”. publicado diez años después de los anteriores. Las características del estilo de Horacio son el equilibrio. Es un himno a los dioses. en cuya perfección formal alcanzó las más altas cotas de la poesía romana. especialmente a Apolo y Diana. En cuanto a sus odas de amor.. sin duda. Diana. el pulir una vez y otra el verso. Las mejores odas de Horacio son. que va contra la austera tradición romana y vivir en el reposo y la tranquila felicidad. Venus. En el libro III se destacan las seis primeras odas. así como a las virtudes morales que han hecho posible este imperio. lo mejor para ser feliz es la “dorada medianía” (aurea mediocritas). En el libro IV. Igualmente perfectos son su manejo de los metros griegos y la composición o estructura de sus piezas. pues ello conlleva desengaños. vino y regocijo la batalla de Accio. enhebra reflexiones llenas de melancolía sobre el paso del tiempo. cada una de las cuales es una obra maestra de armonía en sus elementos y de acabado en su léxico. frente a la pasión desaforada de Catulo.C. Su preocupación constante es el labor limae. las de tipo filosófico. En el libro II hay una serie de odas en las que expone el poeta su filosofía de la vida: hay que saber hacer uso de las riquezas y ser generoso. quam minimum credula postero. en las que se pone de manifiesto el patriotismo del autor. compuesto por encargo de Augusto para los “Juegos Seculares” del 17 a.

a su Galia nativa. bodas. de renovar el género lírico volviendo a la experiencia de los neotéricos.. el último gran poeta pagano con su obra De reditu suo. Esta lírica de carácter cortesano prosigue en la época de Domiciano en la que Papinio Estacio escribe sus Siluae donde mezcla adulaciones al emperador con piezas dedicadas a inauguraciones. 6 . En el siglo II. En el siglo I Calpurnio Sículo. églogas. que compuso unos Fescennini (no conservados) y unos Falisca (de los que quedan pocos fragmentos) Al siglo IV pertenece Ausonio. epitalamios. surge el movimiento de los llamados poetae novelli. desde Roma. profesor y poeta. escribe siete Bucólicas. que estaría representada por el principado de Nerón. que tratan. Es un poema lleno de melancolía por un mundo que desaparece y de nostalgia por la grandeza de Roma. Del siglo V puede citarse a Rutilio Namaciano. en época de Adriano. siguiendo las huellas de Virgilio. funerales. etc. En cuanto a la lírica cristiana. como el resto de los géneros literarios. En la época del Imperio la lírica. sin conseguirlo. que trata de su retorno.LA LÍRICA LATINA DESPUÉS DE HORACIO. epitafios. etc.6. El poeta más importante fue Anniano Falisco. entra en decadencia. un virtuoso del verso. tiene sus cumbres en los Himnos de san Hilario y san Ambrosio y en el Cathemerinon (“himnos de la jornada”) y el Peristephanon (“sobre las coronas” = himnos a los mártires cristianos) del poeta hispano-latino Prudencio. para cantar el advenimiento de una nueva edad de oro. autor de poemas conmemorativos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful