Está en la página 1de 18

Modelos de Arquitectura Sustentable Mgr. Arq. Ana Cravino Doctoranda FADU-UBA, Instituto de Espacialidad Humana Integrante del equipo infohabitat - http://www.infohabitat.com.ar Profesora Titular de Teoría y Critica de la Arquitectura – FADAU-Universidad de Morón

Cada vez se hace más evidente que los mayores problemas de nuestro tiempo no pueden comprenderse aisladamente. La amenaza de guerra nuclear, la devastación progresiva de nuestro entorno natural y la persistencia de la pobreza junto al progreso -incluso en los países más ricos- no son problemas aislados. Son diferentes aspectos de una misma crisis, que es esencialmente de percepción. La crisis deriva del hecho de que la mayoría de nosotros, y en especial nuestras instituciones, seguimos los conceptos y valores de una visión del mundo ya caduca, una visión que es inadecuada para afrontar los problemas de un mundo como el nuestro, superpoblado e interdependiente." Fritjof Capra 1

Reconceptualizando la situación La observación pura nunca es pura observación. El observador selecciona objetos que considera importantes, desprecia otros, y construye a partir de los objetos elegidos una estructura que los hace inteligibles: una teoría. El mundo se modifica, pero también se modifica la visión que tenemos del mundo. Capra (1994) señala que vivimos una "crisis de percepción". Porque la forma en que actuamos en el mundo depende de cómo percibimos y construimos ese mundo, es decir, depende de la visión cultural o paradigma que tengamos. Si percibimos el mundo desde una parte del mundo y asumimos que esa parte es el todo, seguiremos sin encontrar la solución a nuestros problemas. Las cosas suceden, pero si no dirigimos nuestra mirada sobre ellas, siguen ahí, indiferentes. Saussure (1984) 2 sostenía que el punto de vista del observador es el que define al objeto, en tanto un sujeto "significa" a un objeto. No hay, pues "puros" objetos sino, más bien, objetos significados por alguien.

El paradigma es definido por Thomas Kuhn (1971) como un conjunto de "realizaciones universalmente reconocidas que, durante un tiempo, proporcionan modelos de problemas y soluciones" o "aquellos supuestos teóricos generales, las leyes y las técnicas para su aplicación que adoptan los miembros de una comunidad científica". 3 De tal manera, este concepto implica la existencia de dos factores: por un lado, una "forma" de ver el mundo que es estructurada por un paradigma y por otro lado, la presencia de los miembros de una comunidad que comparten este paradigma. (Lo que Ludwig Fleck(1986) 4 llamaba “colectivo de pensamiento”)

1 CAPRA, Fritjof ; STEINDL-RAST David; MATUS Thomas (1994) Pertenecer al Universo: encuentros entre

ciencia y espiritualidad. EDAF, S.A., Madrid, Pág. 29. Asimismo CAPRA (2003) Pág. 26

2 SAUSSURE , Ferdinand de (1984) Curso de Lingüística general, Editorial Losada, Buenos Aires.

3 KUHN, Thomas (1971) La Estructura de las Revoluciones científicas, Fondo de Cultura Económica, Buenos

Aires .

4 FLECK, Ludwig (1986) La génesis y el desarrollo de un hecho científico, Alianza, Madrid

En La Trama de la Vida, Capra (2003) afirma: “El paradigma ahora en recesión ha dominado nuestra cultura a lo largo de varios centenares de años, durante los que ha conformado nuestra sociedad occidental e influenciado considerablemente el resto del mundo. Dicho paradigma consiste en una enquistada serie de ideas y valores, entre los que podemos citar la visión del universo como un sistema mecánico compuesto de piezas, la del cuerpo humano como una máquina, la de la vida en sociedad como una lucha competitiva por la existencia, la creencia en el "

progreso material ilimitado a través del crecimiento económico y tecnológico

5

El positivismo imperante desde el inicio de la modernidad ha insistido entonces en una metodología que tiende a fragmentar los fenómenos y los procesos, para verlos como si se tratara de sistemas cerrados auto-referidos y no de sistemas abiertos, excluyendo la relación e interdependencia entre los distintos sistemas. Esto ha hecho que percibamos los problemas aisladamente, de un modo no sistémico sin alcanzar una visión holística o ecológica, que permita hallar la solución buscada. Se afirma entonces que “La <razón moderna> se caracteriza por una serie de rasgos potencialmente destructivos con el entorno físico y social, dado que concibe al hombre como un ente separado de la naturaleza, y a esta última como mera fuente para la extracción de recursos y el incremento de la productividad.” 6

Por otra parte, Vattimo (1985) señala que, en el momento actual, posterior a la modernidad, se pone también en crisis la noción de progreso y superación establecida por aquella. 7

Ya en 1979 el filósofo francés Jean-Francois Lyotard 8 definía como "postmodernas" a aquellas formas de las relaciones sociales como las modalidades del saber, la cultura y la sensibilidad estética en las sociedades capitalistas avanzadas, en una época caracterizada por el agotamiento de los grandes relatos de la modernidad. 9 Con estos mismos calificativos, también se enuncia la disolución de la aparente perpetuidad del movimiento moderno (expresión que manifestaba el desplazamiento continuo de lo contemporáneo), por un término que utiliza -de acuerdo con lo

proclamado por Paolo Portoghesi

postmoderno, que significa, a un mismo tiempo ruptura y evolución. 11 Cuando aún resuena en nuestros oídos el grito de Rimbaud "Hay que ser modernos", las opciones de nuestra sociedad ya no se expresan en términos de "tradición versus modernidad", sino esta última oponiéndose a una nueva condición. La cultura contemporánea, definida por la nueva epistemología, reposa en la idea de ruptura, de un continuo de transformaciones que se oponen mutuamente, utilizando el discurso metafórico de Alvin Tofler 12 ”como una ola cubre a la otra". Auge destaca la aceleración de la historia, que conlleva asimismo una pérdida de significados, prefiriendo el calificativo de “sobremodernidad”: ”Esta superabundancia, que no puede ser plenamente apreciada más que teniendo en cuenta la

10

-

el

más paradójico de los adjetivos, el de

5 CAPRA, Fritjof (2003) La Trama de la vida, Editorial Anagrama, Barcelona, Pág. 27-28.

6 CENTRO DE INVESTIGACIÓN PARA LA PAZ (2009) “Cultura y Ambiente: Una Propuesta Teórica, CIP-

Ecosocial - FUHEM, Madrid, Junio de 2009

7 VATTIMO, Gianni (1985) El fin de la modernidad, Gedisa, Barcelona, Pág. 12

8 LYOTARD, Jean-Francois (1984) La condición postmoderna, Cátedra, Madrid.

9 Marc Augé sostiene que la modernidad había reemplazado los mitos del pasado por los del futuro, los que se

sustentaban en la idea del progreso y las utopías sociales, es decir que los que hacían hincapié en el “porvenir”.

10 PORTOGHESI, Paolo Gustavo Gili, Barcelona

11 Ver CRAVINO, Ana (2005) Reflexiones sobre la teoría y la Crítica, Editorial Praia, Buenos Aires

12 TOFLER, Alvin (1984) La Tercera ola, Plaza y Janes, Barcelona

(1981) Después de la arquitectura moderna, Colección Punto y Línea, Editorial

superabundancia de información de la que disponemos y por otra las interdependencias inéditas de lo que algunos llaman hoy el <sistema planetario>, plantea incontestablemente un problema a los historiadores, especialmente a los de ”

la contemporaneidad

13

Vivimos en un tiempo que se califica frecuentemente como de crisis: Se habla del fin de la Historia –Fukuyama 14 - el fin del Arte –Arthur Danto 15 - y hasta el fin de la Ciencia –Horgan- 16 . Pero no se acaba el mundo, lo que concluye es un modo de ver las cosas, el modo “moderno”. De hecho, como muchos le han echado en cara al propio Fukuyama, el 11 de septiembre de 2001 puso en evidencia que la Historia, todavía, no ha acabado.

Algunos

"viviríamos en una etapa de desuso ideológico, una edad donde los poderes ofertan la resignación como modernidad de lo político. Ya no haría falta el hecho social para inculcar sentido a los procesos, como tampoco la confrontación en el campo de las ideas y las identidades: anacronismos todos éstos, camino al cementerio, frente al nuevo maná de la tecnotrónica y el <posibilismo> de los proyectos sin sujetos que puedan alterarlos.” 17 Dos grandes procesos son detectados por Alain Touraine 18 en la sociedad actual:

Uno que plantea la disociación creciente entre el universo instrumental y el simbólico en la economía y las culturas; y otro que define la existencia de un poder difuso que

no se orienta a crear un orden social. Como respuesta a estos dos fenómenos surge

una especie de “desmodernización”, que tiende a crear una sociedad cada vez más fragmentada: Por un lado una “elite” conectada al mundo globalizado y tecnologizado, por otro, los excluidos.

también

prefieren

hablar

del

fin

de

las

utopías.

Descartadas

ellas,

Desarrollo sustentable

A partir de 1987 se empezó a utilizar con creciente frecuencia el concepto de

“Desarrollo Sustentable”, cuyo origen se remite al informe final de la Comisión del Medio Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas, titulado “Nuestro futuro común” o simplemente “Informe Brundtland“. Este documento concluye con la ya famosa aseveración de que el “desarrollo sustentable es aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer la habilidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades,” 19 y que la protección del medio ambiente y

el crecimiento económico debían tomarse como una única cuestión.

Poco tiempo más tarde, nuevamente las Naciones Unidas convocan a una conferencia que se llevó a cabo en 1992 en Río de Janeiro y que es conocida como “Cumbre de la Tierra”. Este encuentro fue la oportunidad de adoptar un programa de acción para el futuro, la Agenda 21.

13 AUGÉ, Marc (1996) Los "no lugares" - Espacios de anonimato - Una antropología de la sobremodernidad,

Gedisa Editorial, Barcelona

14 FUKUYAMA, Francis (1994) El fin de la historia y el último hombre, Planeta-Agostini, Barcelona

15 DANTO Arthur (1995) “El final del arte”, en El Paseante, 1995, núm. 22-23. Hay versión en Internet del

artículo original de 1984: http://inicia.es/de/m_cabot/danto.htm (Consultada: 2 de mayo de 2008)

16 HORGAN, John (1998) El fin de la ciencia, Editorial Paidós, Barcelona

17 CASULLO, Nicolás (1986) "Las dos caras de la Utopía", Clarín, Suplemento Cultura y Nación, 30 de enero de

1986.

18 Citado por HOPENHAYN, M - OTTONE, E. (1999) El gran eslabón. Educación y desarrollo en los umbrales

del Siglo XXI, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires.

19 COMISIÓN MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE Y DEL DESARROLLO (1988) Nuestro futuro Común, Alianza,

Madrid

Dicho programa es una propuesta de acción a implementar a lo largo del siglo XXI por los gobiernos, en todos sus niveles, ONG y demás instituciones de la sociedad civil, siendo su objeto el hacer viable la adopción del desarrollo sustentable y ambientalmente racional en todos los países. En esta agenda se propone expresamente el “Fomento del Desarrollo Sostenible de los Asentamientos Humanos”, en el que se expresa que “el objetivo general de los asentamientos humanos es mejorar la calidad social, económica y ambiental de la vida en los asentamientos humanos y las condiciones de vida y de trabajo de todos, y especialmente de los pobres de las zonas urbanas y rurales”. 20 El Programa 21 es entonces un programa para “el cambio” y este cambio es difícil, implica resistencias, exige renuncias y el abandono de hábitos de mucho arraigo. Es interesante notar que bajo objetivos comunes se engloban propuestas tan diferentes como la de James Lovelock, Amory Lovins y Jeremy Rifkin.

El Panel Intergubernamental del Cambio Climático, conocido por las siglas IPCC fue formado en el año 1988 a instancias de la Organización Meteorológica Mundial y el Programa Ambiental de las Naciones Unidas. A consecuencia del primer informe presentado por este grupo, es que se preparó en 1992 en Nueva York, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático siendo uno de sus objetivos generar una conciencia pública a escala planetaria de los problemas relacionados con el cambio climático. El Cuarto Informe del IPCC de 2007 llegó a la conclusión “que la mayoría del aumento observado en la temperatura media mundial a partir de la mitad del siglo XX se debe muy probablemente al aumento observado en las concentraciones de gases de efecto invernadero antropogénicos”. 21 Esta afirmación nos lleva, necesariamente, a reevaluar la relación del ser humano con el ambiente natural.

Desde la Economía Política 22 se considera que la ausencia de un desarrollo sustentable en los países centrales tiene que ver con un exceso de consumismo manifestado por la irracional sobreexplotación de los recursos naturales, en la contaminación ambiental producida por una industrialización descontrolada, y en el uso del transporte individual sobre el público, entre otras causas. Mientras, que en los países periféricos, esta falta de desarrollo sustentable se relaciona unívocamente con la pobreza, la falta de agua y cloacas, la presencia de basurales a cielo abierto, ríos contaminados, irracional explotación del suelo urbano y rural, industrias que causan polución ambiental sin controles ni normativas, etc. Diversas críticas formuladas ya desde la década del setenta por investigadores de la Fundación Bariloche y de la CEPAL concluyen que el estilo de desarrollo que se debe ofrecer a los países latinoamericanos debe respaldarse, como principio

20 http://www.un.org/esa/dsd/agenda21_spanish/

21 IPCC (2007) “ Resumen para Responsables de Políticas”

Vulnerabilidad. Contribución del Grupo de Trabajo II al Cuarto Informe de Evaluación del IPCC, M.L. Parry, O.F. Canziani, J.P. Palutikof, P.J. van der Linden y C.E. Hanson, Eds., Cambridge University Press, Cambridge, Reino

Unido. En:

http://www.ipcc.ch/pdf/assessment-report/ar4/wg2/ar4-wg2-spm-sp.pdf (Consulta 10 de agosto de 2009)

22 Disciplina de reciente aparición, surgida a partir de ya clásico informe del “Club de Roma”: “Los límites del

crecimiento. Ver MEADOWS, Donella (1982) Los límites del crecimiento, Fondo de Cultura Económica, México. Y las críticas efectuadas desde la CEPAL:

Ver CEPAL (1971) El medio ambiente humano y el desarrollo económico en América Latina , Naciones Unidas, Santiago de Chile, y desde la Fundación Bariloche:

HERRERA, Amilcar (1977): ¿Catástrofe o Nueva Sociedad?. Modelo Mundial Latinoamericano. International

Development Research Centre. CIID. Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo. Oficina Regional para América Latina y el Caribe. Fundación Bariloche. San Carlos de Bariloche.

En CAMBIO CLIMÁTICO (2007): Impactos y

excluyente, en la elevación sustancial de los niveles de vida de su población, considerando que se deben realizar “cambios en la estructura de clases y grupos y en la organización social, transformaciones culturales y de valores, cambios en las estructuras políticas y de poder.” 23 Es por eso que, como señala Rofman (2001) “El medio ambiente deja de ser sólo un problema de contaminación ambiental o de deterioro de los recursos naturales y pasa a ser un problema referido a la utilización y distribución de los recursos, a la forma en que se toman las decisiones al respecto, quiénes las toman y en función de qué intereses, y sobretodo, quiénes ganan y quiénes pierden como resultado de la dinámica de desarrollo de la sociedad.” 24

Apocalípticos e Integrados Naredo (1996) señala que el grado de ambigüedad que presenta el término sostenibilidad, lo hace a veces un deseo políticamente correcto, pero no precisa “su contenido ni el modo de llevarlo a la práctica.” 25

La clasificación de “Apocalípticos” e “Integrados” es introducida por Umberto Eco para hacer referencia a los diferentes consumos de productos culturales. Para Eco, los apocalípticos son aquellos que idealizan el pasado y elaboran “teorías sobre la decadencia”, aferrándose a las viejas tradiciones. Por otro lado, los integrados, manifiestan una actitud optimista, considerando cada conflicto como un desafío para el intelecto humano. Extrapolando esta teoría un tanto temerariamente, para aplicarla al debate acerca del desarrollo sustentable, podremos encuadrar el pensamiento de Lovelock como apocalíptico y el de Rifkin como integrado.

James Lovelock sostiene entonces que “ha llegado la hora que todos nosotros planifiquemos una retirada del terreno insostenible que hemos alcanzado con el uso inadecuado de la tecnología… necesitamos que la gente de todo el mundo sienta el peligro presente y real y se movilice espontáneamente y sin tumultos en una retirada ordenada y sostenible hacia un mundo en que intentemos vivir en armonía con Gaia. Señalando que “que la raíz de nuestros problemas con el

entorno proviene de la falta de límite en el crecimiento de la población26 , ya que

“para vivir como vivimos, somos demasiados Por todo ello Lovelock concluye afirmando que “pienso que tenemos pocas alternativas a menos que nos preparemos para la peor situación y asumir que ya hemos traspasado el umbral”. 28 La única opción que considera válida es recurrir a la energía nuclear para minimizar las consecuencias de la catástrofe, siendo su tarea la de “escribir una guía para

27

23 SUNKEL, Oswaldo (1980). “Introducción. La interacción entre los estilos de desarrollo y el medio ambiente en

la América Latina”. En SUNKEL, Osvaldo y GLIGO, Nicolo.(1980) Estilos de desarrollo y medio ambiente en la América latina. Fondo de Cultura Económica, México Ver también GLIGO Nicolo V. (2006) Estilos de desarrollo y medio ambiente en América Latina, un cuarto de

siglo después , División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos- CEPAL, Santiago de Chile

24 ROFMAN Alejandro B. (2001) “Actualización crítica del enfoque del desarrollo sustentable” presentado en

Seminario Internacional Economía Urbana y Medioambiente, 25 y 26 de Octubre de 2001, Universidad

Torcuato Di Tella, Buenos Aires

25 NAREDO, J. M. (1996) Sobre el origen, el uso y el contenido del término sostenible. Primer catálogo español

de buenas prácticas. Ministerio de Obras Publicas, Transportes y Medio Ambiente. Madrid, España.

26 En este punto hay una obvia influencia del Ensayo sobre el Principio de la Población de Thomas Robert

Malthus y de The Population Bomb escrita por Paul Ehrlich.

27 LOVELOCK, James (2007) La Venganza de la Tierra, Planeta, Barcelona, Pág. 114.

28 LOVELOCK, James (2007) op. cit.

los supervivientes que nos ayude a reconstruir la civilización sin repetir sus errores”. En entrevistas posteriores es aún más drástico, siendo su opinión que “El deterioro ha ido demasiado lejos y ahora el sistema está moviéndose rápidamente hacia uno de esos momentos críticos. Vamos a vernos reducidos a quizá 500 millones de humanos, tan poco como eso, 500 millones de humanos viviendo allá arriba, en el Ártico. Y tendremos que empezar de nuevo. Hace 100 o 50 años hubiera sido posible hacer algo, pero a estas alturas ya no hay manera de detener el proceso”. 29 Sentenciando por último que: “Estoy convencido de que se acerca el fin de la civilización y del mundo tal y como lo conocemos. La Tierra seguirá viviendo tranquila, sin duda, pero la población humana va a ser reducida a un 10% o 20% de lo que es ahora mismo”. 30 De tal modo que para Lovelock, la alternativa posible de generar un desarrollo sustentable ha llegado demasiado tarde y sólo sobrevivirá una parte pequeña de la humanidad. No lejana a la posición de Lovelock se encuentra la de la presidente del IPCC, Rajendra Pachauri, quien sostiene que poco se puede ya hacer para evitar los efectos del calentamiento global, concluyendo que: “tenemos que adaptarnos al impacto del el cambio climático”. 31

La posición de Jeremy Rifkin 32 , es diametralmente opuesta a las anteriores, ya que concibe a la tecnología como salvadora de la humanidad. Todos los sistemas – y la sociedad también lo es-, luchan por superar la segunda ley de la termodinámica, es decir la ineludible degradación. Recordemos que, de acuerdo a esto, la cantidad de entropía de cualquier sistema aislado termodinámicamente tiende a incrementarse con el tiempo, de tal modo que es necesario introducir más energía para mantener el sistema en equilibrio. La pregunta que se formula Rifkin es ¿cuánta energía necesitan las sociedades para mantener su estilo de vida actual, frente a la evidencia de que los recursos energéticos se están agotando? Para Rifkin (2002) entonces "Las sociedades que más duran son aquellas que consiguen el mejor equilibrio entre el balance de la naturaleza y de la sociedad humana, dentro de los límites que impone inevitablemente la segunda ley" 33 , de lo contrario, se derrumban. Lo que expone Rifkin es la combinación de redes de comunicación con la producción energética, de la misma manera que ocurrió con la imprenta y la máquina de vapor. La propuesta consistiría en crear un régimen energético alternativo acompañado de una red eléctrica totalmente distinta. Esta revolución tecnológica incluye varios

29 Entrevista de Rosa Montero, “El retorno del creador de Gaia”, en diario El País, 7 de mayo de 2006:

http://www.elpais.com/articulo/portada/retorno/creador/Gaia/elpepusoc/20060507elpepspor_1/Tes (Consultada

10

de agosto de 2009)

30

Entrevista con Pablo Jáuregui, “La energía nuclear es la única opción viable para salvar a la Humanidad del

cambio climático” en el diario El Mundo, 8 de marzo de 2007:

http://www.elmundo.es/2007/03/08/ciencia/2094064.html (Consultada 11 de agosto de 2009)

31 PACHAURI, Rajendra (2009), “El cambio climático nos va a afectar a todos de una manera u otra y en

algunas partes del mundo ya lo están sufriendo” en Revista Ambienta Nº 86, Ministerio del Medio Ambiente,

España, Pág. 12-27, marzo de 2009.

32 Rifkins es consultor de la Unión Europea y asesoró al Vicepresidente Al Gore durante la administración de

Clinton. 33 RIFKIN,.Jeremy (2002) La economía del hidrógeno. La creación de la red energética mundial y la redistribución del poder en la tierra, Editorial Paidós, Barcelona, Pág. 72

componentes 34 : Generación directa de electricidad con fuentes renovables, edificios que actuarían como plantas energéticas positivas, acumulación de energía en tanques de hidrógeno mediante una generación descentralizada y distribuida, gestión energética mediante una red global. Rifkin (2003) estima que “El hidrógeno tiene el potencial de poner fin a la dependencia que el mundo tiene del petróleo importado y de ayudar a difuminar el peligroso juego geopolítico que se está dando entre los militantes musulmanes y los países occidentales. Reducirá drásticamente las emisiones de dióxido de carbono y mitigará los efectos del calentamiento global.” 35 Sin embargo, el planteo de Rifkin, no implica una transformación radical de nuestros valores y costumbres, sino simplemente el cambio de un sistema tecnológico –el de la energía proveniente de los combustibles fósiles-, por otros, fundamentalmente, el del hidrógeno, puesto que “Permitiría una extensión del capitalismo ya que todo el mundo se convertiría en jugador en el mercado energético”. 36

Una posición intermedia es la de Amory Lovins, quien descree de la opción nuclear y de las grandes redes energéticas, propiciando el uso de energías alternativas descentradas desde su Rocky Mountain Institute 37 , donde brinda soluciones tecnológicas para edificios y el transporte, insistiendo tanto en la mejora de los rendimientos energéticos actuales 38 como en el cambio profundo de mentalidad. 39 Para Lovins la renovación es más interior que exterior, propiciando la reconversión de los edificios existentes. 40 Por otra parte, los distintos grupos ambientalistas que actúan en el mundo contemporáneo, aunque coinciden en su crítica al modelo positivista e industrial, presentan una enorme diversidad y se sustentan en variados argumentos filosóficos. Es interesante destacar al respecto las clasificaciones que establece Alicia Bugallo (2004): pernetarianismo, ecologismo posmoderno y ecología profunda. 41

De la Arquitectura bioclimática a la Arquitectura sustentable. La dimensión ambiental fue una variable a considerar desde el inicio de la arquitectura. La disociación entre estos fenómenos aparece recién con la Revolución Industrial y más precisamente con el advenimiento de la modernidad.

34 RIFKIN, Jeremy (2008 a) “Liderar el camino hacia la Tercera Revolución Industrial y la visión social del mundo

en el Siglo XXI” en http://www.ieco.clarin.com/2008/11/26/rifkin.pdf (Consultada 20 de abril de 2009) Ver también: RIFKIN, Jeremy (2008 b) “Los riesgos globales como oportunidades para la construcción:

Tendencias desde la óptica social, política y energética” conferencia dictada en 56º Convención Anual de la Cámara Argentina de la Construcción “Infraestructura y Vivienda para la Argentina Bicentenaria”, 23 de noviembre de 2008, Buenos Aires.

35 RIFKIN, Jeremy (2003) “Los albores de la economía del hidrógeno” en Revista Vivat Academia Nº 41,

diciembre 2002-enero 2003

36 DE ZÁRATE, Francisco (2008) Entrevista Jeremy Rifkin “Tenemos que crear una red de energías

renovables", Clarín, 26 de noviembre de 2008.

37 http://www.rmi.org/ (Consultada: 20 de abril de 2009)

38Revista de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente Nuestro Planeta Tomo 16 Nº 4 “Lo pequeño es poderoso”

http://www.ourplanet.com/imgversn/164/spanish/Amory%20B.%20Lovins.pdf (Consultada: 20 de abril de 2009)

39 DE ZÁRATE, Francisco (2009) Entrevista Amory Lovins “Construcciones eficientes para un futuro sin

petróleo”, Clarín, 27 de enero de 2009 En: http://www.ieco.clarin.com/notas/2009/01/27/01847622.html

(Consultada: 20 de abril de 2009)

40 http://www.ecoactiva.es/?p=736 (Consultada 15 de septiembre de 2009)

41 BUGALLO, Alicia (2004) “Modalidades de cambio de paradigma cultural en la filosofía ambiental;

pernetarianismo (Alan Drengson), ecologismo posmoderno (Max Oelschlaeger) y ecología profunda (Arne Naess-George Sessions)” en el I Seminario Internacional sobre Pensamiento Ambiental , 6 al 10 de diciembre de

2004, Manizales, Colombia.Ver también BUGALLO, Alicia Proyecto: voz “Filosofía ambiental” en Diccionario del Pensamiento Alternativo II; CECIES

Aunque es interesante destacar también algunas de las preocupaciones que, desde un enfoque higienista (que respondía al positivismo dominante en las esferas de poder), tuviera el estado argentino después de una serie de grandes epidemias causadas por una “crisis de sustentabilidad ecológica”. 42 Desde este enfoque la

salud es entendida como el producto de las condiciones del medio social y físico en el que desarrollan la vida las personas. Por esta razón, será un primer objetivo de la higiene pública intervenir en la provisión de agua potable, la eliminación de los residuos cloacales, la recolección de la basura, la construcción de pavimentos, así como la ubicación de parques, cementerios, mataderos y hospitales. 43 44 La referencia al aire, sol, y vegetación será parte recurrente de este discurso. 45 Por otra parte una propuesta “proto-bioclimática” es formulada ya en 1932 por el arquitecto Wladimiro Acosta 46 , quien influenciado por las vanguardias europeas que

, donde presenta

un estudio exhaustivo de la trayectoria solar sobre los edificios, proponiendo a partir de ello, una “losa visera”. Estudios contemporáneos 48 dan cuenta de su efectividad como mecanismo de control solar. No obstante, la concepción racionalista de la arquitectura que impulsaba la abstracción geométrica 49 y la eliminación de los referentes historicistas así como la difusión del estilo Internacional, promovió una manera de proyectar "universal" y desprovista de rasgos regionales. Reconocemos aquí a grandes nombres de la arquitectura latinoamericana: Mario Roberto Álvarez en Argentina, Fernando Borrero y Alfredo Zamorano, Gabriel Serrano y Camilo Cuellar en Colombia, Augusto H.

retomaban los principios del higienismo, expone el Sistema Helios

47

42 SUÁREZ, Francisco Martín (1998) Que las recojan y arrojen fuera de la ciudad – Historia de la gestión de los

residuos sólidos (las basuras) en Buenos Aires, Instituto del Conurbano, UNGS. 43 ARMUS, Diego. (1995), “La ciudad higiénica: tuberculosis y utopías en Buenos Aires”, en GUTMAN, Margarita-y REESE, Thomas (ed.) (1995) Buenos Aires 1910. El imaginario para una gran capital, EUDEBA, Buenos Aires, Pág. 97-110.

44 Ver CRAVINO, Ana (2009) “Persistencias de las estrategias de intervención higienistas sobre el medio

ambiente natural y social – El caso de la casa Chorizo”, ponencia presentada en el XXVII Congreso ALAS

“Latinoamérica Interrogada” del 31 de agosto al 4 de septiembre de 2009, Universidad de Buenos Aires.

45 Ver en este sentido el texto de la conferencia dictada el 24 de julio de 1906 por el Ing. Enrique Chanourdie,

director de la Revista Técnica, en la que trata estos temas específicamente: Higiene (orientación y aireación),

Tráfico y Estética (elementos decorativos, diagonales y vegetación). Revista Técnica Nº 39, julio agosto 1906.

46 ACOSTA, Wladimiro (1984), Vivienda y Clima, Nueva Visión, Buenos Aires

47 “El conjunto de losa visera y parantes, que forma un marco protector, similar al <parasol> fotográfico delante

de un edificio, cuyas grandes aberturas, casi paredes de vidrio están orientadas al norte o dentro del cuadrante noreste, constituye el sistema helios.”

48 KOZAK, Daniel – KOFFSMON, Esteban – FERNÁNDEZ, Analía. (1999) “Wladimiro Acosta y el Sistema

Helios. Estudio de casos: viviendas unifamiliares en La Falda, Córdoba y Bahía Blanca, Buenos Aires” en

Revista AVERMA - Avances en Energías Renovables y Medio Ambiente- Nº 3, 1999. ROSENFELD ,Elías - SAN JUAN Gustavo – DISCOLI, Carlos - DICROCE, Luciano – BREA, Bárbara - MELCHIORI Mariana (2007) “Edificios proto-bioclimaticos en la Argentina: tres ejemplos relevantes” en Ambiente Construido, Vol. 7, No 3

49 Como ejemplo de ello valen dos definiciones :

Para Alison y Peter Smithson (1965) es: “Esencialmente una arquitectura moderna fue (a) Cúbica, o parecía tallada desde cubos. (b) Organizada geométricamente y muy abstracta en su interpretación de las actividades humanas. (c) Algo completo, en sí mismo49. (d) Colocada, no enraizada a su sitio. (e) Normalmente blanca y de colores fuertes, o hecha de materiales brillantes. (f) Los materiales naturales cuando eran usados aparecían como substitutos de materiales artificiales todavía no inventados.” En SMITHSON Alison -SMITHSON Peter (1965) “El período Heroico de la arquitectura moderna” en Architectural Design Nº 12, Diciembre 1965 Para Joseph Montaner (1993): “Tres son los principios formales básicos de esta arquitectura: la arquitectura como volumen, como juego dinámico de planos más que como masa; el predominio de la regularidad en la composición, sustituyendo a la simetría axial académica; y la ausencia de decoración añadida que surge de la

perfección técnica y expresividad del edificio a partir del detalle arquitectónico y constructivo”. MONTANER, Josep Maria (1993) Después del Movimiento Moderno, Editorial Gustavo Gili, Barcelona.

Álvarez y Enrique Carral Icaza en México, Mario Payssé Reyes y Raúl Sichero Bouret en Uruguay, y tantos otros. 50

Coinciden al respecto González González y otros (2007) quienes afirman que:

“El Movimiento Moderno genuino propuso –además de la racionalización, el funcionalismo y la estandarización/industrialización de los procesos constructivos- un modelo de arquitectura fuertemente abstracta, en el sentido en que no hacía referencia –como tradicionalmente venía siendo habitual- al lugar donde se instalaba, sino que se limitaba a plantear un juego formal de volúmenes prismáticos con una importante voluntad de inmaterialidad en su configuración exterior (planos exteriores tersos, blancos, frente al material inmaterial por excelencia: el vidrio, esquinas desmaterializadas, etc.) representando así su alejamiento figurativo del mundo físico. Como máximo, el afán higienista llevó a buscar el soleamiento en las viviendas, produciendo ese alineamiento heliotrópico característico de los bloques lineales que hoy resulta un tanto ingenuo. A este modelo se le denominó "estilo internacional" y se difundió, como su nombre indica, a escala planetaria, obviando e imponiéndose sobre las formas de habitar autóctonas que estaban soportadas por siglos de evolución adaptativa al medio en que se asentaban.” 51

El paradigma de esta arquitectura desligada del entorno físico, construida en los 50 cuando se creía que las fuentes de energía eran inagotables y la naturaleza se autorregeneraba sola 52 , es la casa Fansworth de Ludwig Mies van der Rohe, la que aparece como un artefacto colocado forzadamente sobre un sitio. Son muchas las críticas que se han hecho sobre su conflictiva habitabilidad 53 , aunque menos numerosas las que expresan los problemas ambientales de este edificio: entre los que podemos mencionar, amén del derroche energético que implicaba calefaccionar la cubierta plana con una losa radiante para evitar la acumulación de nieve 54 , la condensación sobre los vidrios, el efecto invernadero en el verano, la falta de ventilación y las sucesivas inundaciones a las que se vio sometida (la última en el

2008).

Es necesario, sin embargo, señalar que la segunda generación del movimiento moderno expresó una mayor sensibilidad hacia temas ambientales, siendo destacable la evolución del propio Le Corbusier en Chandigarh donde reinterpreta la arquitectura vernácula. Otros ejemplos destacables son la Casa Jacob –Hemiciclo solar- de Frank Lloyd Wright, las propuestas de síntesis cultural y natural que

50 Oscar Niemeyer afirma ” La imaginación es el punto de partida de la arquitectura ( )Odio el funcionalismo y el

estilo internacional que crea un mundo dominado por la repetición y la rigidez geométrica. La arquitectura debe renovar las formas y espacios.” NIEMEYER, Oscar (2002) “Mi arquitectura va contra toda regla, sólo respeto el entorno” en el Cultural.es

51 GONZÁLEZ GONZÁLEZ, Francisco Javier - PÉREZ MUINELO, Ana -DE SANTIAGO RODRÍGUEZ, Eduardo

(2007) “Habitar entre la tradición y la vanguardia. Arquitectura sostenible para el siglo XXI.”. Revista Digital Universitaria [en línea]. 10 de julio 2007, Vol. 8, No. 7. (Consultada: 20 de septiembre de 2009). En:

http://www.revista.unam.mx/vol.8/num7/art53/int53.htm ISSN: 1607-6079.

52 Momento de fe extrema en la energía nuclear y de los ensayos con bombas atómicas en la polinesia y los

EEUU

53 CORONA MARTÍNEZ, Alfonso (2001) “Algunas citas sobre casas transparentes” en Revista Summa+, nro. 50

“La casa de cristal”, agosto-septiembre 2001. FRAMPTON, Kenneth (1981) Historia crítica de la Arquitectura moderna. Editorial GG, Barcelona. SOLÀ-MORALES, Ignasi de (1995) “Mies van der Rohe y el Minimalismo” en Diferencias. Topografía de la Arquitectura contemporánea. Editorial GG, Barcelona. SCHULZE, Franz (1986) Mies Van der Rohe, una Biografía crítica, Blume, Madrid.

54 Recordemos que se encuentra ubicada a sólo 89 km de Chicago, donde la temperatura media de invierno es

–7ºC.

expresaran Luis Barragán en México, Sverre Fehn en Noruega, Hassan Fathy en Egipto, Ralph Erskine en Suecia, así como algunas propuestas de la corriente expresionista y orgánica del movimiento moderno. 55 Aún antes de la crisis del petróleo de 1973, que determinó un 400% de incremento del valor del barril en menos de un año, y que marcara el fin de la era de energía barata, muchas de las acciones en arquitectura estuvieron orientadas al ahorro energético, configurando lo que luego se llamó Arquitectura Bio-climática: Fueron estos pioneros Victor Olgyay (1963) 56 , Ian MacHarg (1967) 57 , Baruch Givone (1969) 58 No obstante, estos esfuerzos, que por sus logros resultaron escasos, vale recordar que, en la actualidad y a nivel mundial los edificios consumen entre el 30 y el 40 por ciento de toda la energía producida, y son responsables de los mismos porcentajes de emisiones de CO2

59

Modelos de Arquitectura Sustentable En referencia a lo estrictamente arquitectónico, se considera que la Arquitectura Sustentable reflexiona sobre el impacto ambiental de todos los procesos implicados en una obra de arquitectura, las técnicas de construcción que supongan un mínimo deterioro ambiental, la ubicación del edificio y su impacto con el entorno (social y natural), el consumo de energía del mismo, y el reciclado de los materiales cuando el edificio ha cumplido su función y es demolido. Sin embargo esta expresión "Arquitectura Sustentable", incluye una serie compleja de conceptos, incluyendo asimismo posturas diferentes cuyos objetivos y logros varían según el país y las oportunidades –y amenazas- económicas, sociales, culturales, políticas y ambientales de cada caso. De este modo podemos realizar la siguiente clasificación:

1. Sustentabilidad Aparente

En realidad los edificios que se exhiben bajo el rótulo de “sustentables” no tienen nada de sostenibles. Esto se evidencia por el tratamiento indiferenciado de las fachadas y por el uso de materiales de gran impacto energético. Es más de lo mismo con el agregado de algunos paneles solares, uno que otro generador eólico, algún parasol (no siempre bien ubicado), y muchas plantas, lo que le da al conjunto una cierta apariencia de “sustentable” que es “políticamente correcta”

2. Sustentabilidad Mediática

En este caso la denominación de “sustentable” no es más que una denominación dirigida a aumentar el atractivo de un producto, del mismo modo que un yogurt señala que es un alimento “natural”, sin mencionar los agregados, colorantes, conservantes y aditivos que tiene. Se le incorpora entonces los términos “ecológico” o “reciclable” para persuadir de las bondades de la obra.

55 Ver BLUNDELL JONES, Peter (1988) "Form the Neo-Classical Axis to A perspective Space", en Architectural

Review Nª 1093, marzo, 1988, Pág. 18-27.

56 OLGYAY, Victor (1998) Arquitectura y clima. Manual de diseño bioclimático para arquitectos y urbanistas,

Gustavo Gili. Barcelona

57 MAC HARG, Ian (2000) Proyectar con la Naturaleza , Gustavo Gili, Barcelona

58 GIVONI, Baruch (1969) Man, climate and architecture, Elsevier Publishing C. L., Amsterdam

59 Datos extraídos de PROGRAMA MEDIOAMBIENTAL DE LAS NACIONES UNIDAS “Buildings Can Play a Key

Role in Combating Climate Change”, en:

http://www.unep.org/Documents.Multilingual/Default.asp?DocumentID=502&ArticleID=5545&l=en (Consultada: 19 de septiembre de 2009)

En nuestro medio, aún no hay llegado los “eco-barrios” o “eco-ciudades” pero es claro el empleo del término “natural” cuando se habla por ejemplo de barrios cerrados Es interesante destacar que en mucha de la prensa escrita se califica como “integrado con el paisaje” a cualquier edificio cuyo entorno sea agradable y cuente con grandes ventanas. De igual modo se utiliza abusivamente la expresión “mimesis”, para referirse a un supuesto sincretismo, en casos que la evidente artificialidad del objeto arquitectónico no hace otra cosa que contrastar por oposición con el entorno de natural

60

3. Modelo Naturalista o Empirista

Este modelo propone recuperar un cierto grado de "primitivismo", recurriendo a soluciones vernáculas tradicionales, enfatizando los peligros que acechan al desarrollo y reivindicando lo natural frente a los desmanes del progreso tecnológico y científico, impulsando de esta manera un regreso al medio rural de baja densidad. Es un planteamiento acompañado, muchas veces, de cierto fundamentalismo ecológico (lo que Alicia Bugallo califica como “ecología profunda”) en el sentido de prohibir o limitar el empleo de muchos materiales de construcción (vidrio, plásticos, aluminio, pinturas sintéticas), preconizando el empleo de aquellos otros como la tierra, la madera, la caña o la arcilla. 62 El problema de este modelo es su incapacidad para implementación en gran escala. Sería inviable un urbanismo de baja densidad extendido masivamente en el territorio, colapsando las vías de circulación y generando aún más problemas ambientales, debido a la multiplicación de redes de abastecimiento y saneamiento. 63 Estas propuestas no son generalizables, pero pueden hacer meditar al colectivo de la sociedad para que se cambien los actuales modelos en los que se sostiene la construcción.

61

4. Modelo Racionalista o Eco Tech

Se trata de un modelo que aplica los más espectaculares alardes tecnológicos en la resolución de edificios, con complejos sistemas activos de control climático controlados informáticamente (domótica). Se aplica en edificios cuya eficiencia se sólo limita al mantenimiento, sin tener en cuenta, muchas veces, el costo energético de los recursos utilizados en la construcción. 64

60 Una buena descripción de esta “Falsa” naturaleza la podemos encontrar en la descripción de la cancha de

golf que da Claudia Piñeiro en su novela Las viudas de los jueves:

“Natural porque es pasto y árboles, y lagunas Pero no natural porque el paisaje haya estado allí antes que nosotros. Antes eso era un pantano. ( ) Hay especies arbóreas que fueron especialmente traídas de viveros de todo el país. Arbustos puestos por paisajistas, renovados todas las temporadas y mantenidos todas las semanas.

Riego automático que se enciende todas las noches. Fertilizantes, insecticidas y abonos. El arroyo que cruza el hoyo 15 sí estaba antes que nosotros llegáramos. Pero lo purificamos,. Ahora es de un verde más turquesa, gracias a un tratamiento del agua y a ciertas algas que mantienen más aireado el ecosistema. Murieron los peces que estaban antes de la purificación. Peces sin nombre, una especie de mojarritas marrones. Nosotros ”

sembramos percas naranjas que se reprodujeron y hoy son las dueñas del arroyo

61 D'AMICO Flavio Celis (2000) “Arquitectura bioclimática, conceptos básicos y panorama actual”, Instituto Juan

de Herrera, Madrid. Ver asimismo GONZÁLEZ-BLANCH FERNÁNDEZ, Luis (2006) Eficiencia Energética en el

sector de la Edificación, Universidad Pontificia Comillas, Escuela Técnica Superior de Ingeniería.

62 Experiencias con la caña guadua en Colombia, Nader Khalili en California, etc.

63 Ver RUEDA , Salvador (1996) “ La ciudad compacta y diversa frente a la conurbación difusa” en A.A.V.V

(1996) La construcción de la ciudad sostenible, Ministerio de Obras Publicas, Transportes y Medio Ambiente, Madrid

64 Por ejemplo ha existido en algún momento un debate acerca de si las células fotovoltaicas requieren más

energía en su fabricación que la que llegan a producir en su vida útil. Ver PEARCE Joshua - LAU, Andrew (2002) "Net Energy Analysis For Sustainable Energy Production from Silicon Based Solar Cells", College of

Engineering, The Pennsylvania State University En http://www.cede.psu.edu/users/alau/ASES02_Net_Energy_PV.pdf (Consulta: 26 de septiembre de 2009)

Este modelo sólo puede ser empleado por corporaciones de alto nivel económico, (responsables en algunos casos de los mayores desastres ecológicos) o por entidades estatales, que lo exhiben como símbolo de poder y como objeto publicitario dentro de la preocupación actual por lo ecológico.

5. Sustentabilidad Integrada Se trata de introducir mejoras en el diseño arquitectónico y en la resolución constructiva de los edificios, de tal modo que con un pequeño incremento de costo, se obtengan notables beneficios en ahorro energético y adecuación ambiental, mejorando la calidad de vida de sus ocupantes 65 . Para ello la toma de decisiones de diseño se hace hincapié en:

La forma del edificio;

La orientación y las visuales;

El diseño de la envolvente;

La tipología arquitectónica más conveniente;

La disposición de los vanos;

La selección de materiales (analizando su ciclo de vida, disponibilidad y conveniencia)

El empleo de vegetación.

Es un modelo de probada eficacia, que no implica complejas transformaciones de la industria productiva actual (utiliza materiales habituales en el proceso constructivo, en los que se aumenta los controles de calidad ambiental certificando su idoneidad), no interfiere en los planes estratégicos de desarrollo y puede ser perfectamente implementado por el conjunto de actores que intervienen en la producción del hábitat. Un ejemplo de ello es la renovación encarada por el edificio Empire State de Nueva York que reducirá el consumo de energía cerca del 40%, pagando los costos adicionales netos debidos a la sostenibilidad en alrededor de tres años, lo cual reducirá la producción global de carbono a través de ocho iniciativas clave entre las que podemos mencionar: Reemplazo de unas 6.500 ventanas de cristal thermopane, utilizando las hojas de vidrio existentes para crear paneles de aislamiento con triple acristalamiento; uso para los sistemas de energía de cada inquilino de un sistema individualizado, basado en la Web, para permitir una gestión más eficaz de la energía; mejora de los diseños de iluminación, control de iluminación natural, sensores de ocupación y de carga de enchufe en las zonas comunes; entre otras. Muchos países han adoptado, en este sentido, sistemas de certificación de evaluación ambiental tales como LEED (EEUU), VERDE (España), HQE (Francia) DGNB (Alemania), etc.

Conclusiones:

No nos caben dudas que las consideraciones ambientales –en su sentido más amplio- serán un imperativo durante el siglo XXI.

Otras críticas cuestionan el empleo de cadmio que es altamente tóxico. 65 Afirma Salvador Rueda que “La calidad de vida, como concepto, es de definición imprecisa y la mayoría de investigadores que han trabajado en él, están de acuerdo en que no existe una teoría única que defina y explique el fenómeno. El término <calidad de vida> pertenece a un universo ideológico y no tiene sentido si no es en relación con un sistema de valores. ( ) Lo que mejor designa la <calidad de vida> es la <calidad de la vivencia que de la vida tienen los sujeto>”. RUEDA, Salvador (1996) “Habitabilidad y calidad de vida” en A.A.V.V (1996) La construcción de la ciudad sostenible, Ministerio de Obras Publicas, Transportes y Medio Ambiente, Madrid.

Pero también es necesario reflexionar qué entendemos por sustentabilidad. No podemos quedarnos con una mera retórica, aunque tampoco sirve si cambiamos un conjunto de dogmas por otros nuevos. Es indispensable situarnos en nuestra realidad, y desde este punto de vista, mirar el mundo que nos rodea. Hablamos de arquitectura sustentable, describimos estos modelos, pero sabemos que nuestra actuación comprometida en este sentido es insuficiente si no consideramos nuestro estilo de desarrollo. ¿De qué sirve una torre inteligente high tech, si en nuestros países el origen de la contaminación del suelo, los ríos y el aire es fundamentalmente la pobreza?. ¿Podemos exigirle a un habitante del conurbano bonaerense que sea “sustentable” si no posee agua corriente, cloacas o recolección de residuos? 66 Recordemos que Oscar Yujnovsky (1984) define “vivienda” como “una configuración de servicios – los servicios habitacionales – que deben dar satisfacción a necesidades humanas primordiales: albergue, refugio, protección ambiental, espacio, vida de relación, seguridad, privacidad, identidad, accesibilidad física, entre otras. Estas necesidades varían con cada sociedad y grupos social y se definen en el devenir histórico”. 67 Coinciden las Naciones Unidas cuando señalan que una vivienda adecuada “significa algo más que tener un techo bajo el cual guarecerse. Significa también disponer de ( ) una infraestructura básica adecuada que incluya servicios de abastecimiento de agua, saneamiento y eliminación de desechos, factores apropiados de calidad del medio ambiente y relacionados con la salud, y un desplazamiento adecuado y con acceso al trabajo y a los servicios básicos, todo ello a un costo razonable”. 68 De tal modo que nuestra acción en lo “micro” es insuficiente, si no vemos lo “macro”, si no entendemos que la arquitectura es parte de un complejo social, cultural y económico. Sostiene el IPCC: “El cambio climático tendría diversos efectos directos e indirectos sobre el bienestar, la salud y la seguridad de los habitantes de América Latina. ( ) Serán particularmente vulnerables los grupos de población que habitan en barrios precarios en los suburbios de las grandes ciudades, y especialmente si están situados en áreas propensas a las crecidas o en laderas inestables”. 69 Es obsceno pedirle a aquel que nada tiene, que disminuya su consumo 70 . Nuestro aporte debe ser, obviamente, desde lo profesional; pero también, como ciudadanos del mundo es imprescindible exigir más conciencia, compromiso y participación. Sin ello seguiremos mirando el árbol sin ver el bosque.

(2008) Los mil barrios (in)formales. Aportes para la construcción de un

observatorio del hábitat popular del Área Metropolitana de Buenos Aires, Universidad de General Sarmiento, Buenos Aires, Pág. 110-122

67 YUJNOVSKY, Oscar (1984) Claves políticas del problema habitacional argentino 1955-1981, Grupo Editor

Latinoamericano, Buenos Aires, Pág. 17

Ver también PELLI, Victor Saúl (2006) Habitar, Participar, Pertenecer: Acceder a la vivienda. Incluirse en la sociedad, Nobuko, Buenos Aires.

68 SITEAL (2008) Boletín Nº 9: Los censos de población y vivienda en América Latina. En

http://www.siteal.iipe-oei.org/modulos/boletinesV1/upload/25/censo_corregido.pdf (Consultada: 27 de septiembre de 2009)

69 GRUPO INTERGUBERNAMENTAL DE EXPERTOS SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO (1997) “Informe

Especial del ipcc -Impactos regionales del cambio climático: Evaluación de la vulnerabilidad”, Pág. 21 En http://www.ipcc.ch/pdf/special-reports/spm/region-sp.pdf (Consultado: 10 de septiembre de 2009)

70 Se afirma que el 20 % de la población mundial consume el 80 % de los bienes y servicios producidos en el

planeta.

66 CRAVINO, María Cristina (comp

)

BIBLIOGRAFÍA

ACOSTA, Wladimiro (1984), Vivienda y Clima, Nueva Visión, Buenos Aires

ARMUS, Diego. (1995) “La ciudad higiénica: tuberculosis y utopías en Buenos Aires”, en GUTMAN, Margarita-y REESE, Thomas (ed.) (1995) Buenos Aires 1910. El imaginario para una gran capital, EUDEBA, Buenos Aires

ASENSIO CERVER, Francisco (1999) Ecological architecture: tendencias bioclimáticas y arquitectura del paisaje en el año 2000, Loft Publications, Barcelona

AUGÉ, Marc (1996) Los "no lugares" - Espacios de anonimato - Una antropología de la sobremodernidad, Gedisa Editorial, Barcelona

BAÑO NIEVA Antonio – VIGIL ESCALERA DEL POZO, Alberto (2006) Guía de Construcción sostenible, ISTAS, Ministerio de Medio Ambiente, España

BEHLING, Sophia - BEHLING, Stefan (2002) SOL POWER, La evolución de la arquitectura sostenible, Editorial Gustavo Gili, Barcelona

BLUNDELL JONES, Peter (1988) "Form the Neo-Classical Axis to A perspective Space", en Architectural Review Nª 1093, marzo, 1988, Pág. 18-

27.

BUGALLO, Alicia (2004) “Modalidades de cambio de paradigma cultural en la filosofía ambiental; pernetarianismo (Alan Drengson), ecologismo posmoderno (Max Oelschlaeger) y ecología profunda (Arne Naess-George Sessions)” en el I Seminario Internacional sobre Pensamiento Ambiental , 6 al 10 de diciembre de 2004, Manizales, Colombia.

BUGALLO, Alicia Proyecto: voz “Filosofía ambiental” en Diccionario Del Pensamiento Alternativo II; CECIES

CAPRA, Fritjof - STEINDL-RAST, David - MATUS Thomas (1994) Pertenecer al Universo: encuentros entre ciencia y espiritualidad,. EDAF, S.A., Madrid

CAPRA, Fritjof (2003) La Trama de la vida, Editorial Anagrama, Barcelona

CASULLO, Nicolás (1986) "Las dos caras de la Utopía", Clarín, Suplemento Cultura y Nación, 30 de enero de 1986.

CRAVINO, Ana (2005) Reflexiones sobre la teoría y la Crítica, Editorial Praia, Buenos Aires

CRAVINO, Ana (2009) “Persistencias de las estrategias de intervención higienistas sobre el medio ambiente natural y social – El caso de la casa Chorizo”, ponencia presentada en el XXVII Congreso ALAS “Latinoamérica Interrogada” del 31 de agosto al 4 de septiembre de 2009, Universidad de Buenos Aires

CRAVINO, María Cristina (comp

(2008) Los mil barrios (in)formales. Aportes

)

para la construcción de un observatorio del hábitat popular del Área Metropolitana de Buenos Aires, Universidad de General Sarmiento, Buenos

Aires

CEPAL (1971) El medio ambiente humano y el desarrollo económico en América Latina , Naciones Unidas, Santiago de Chile

COMISIÓN MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE Y DEL DESARROLLO (1988). Nuestro futuro Común, Alianza, Madrid

CORONA MARTÍNEZ, Alfonso (2001) “Algunas citas sobre casas transparentes” en Revista Summa+, nro. 50 “La casa de cristal”, agosto- septiembre 2001.

CUELLO, José (s/d) “Eco Urbanismo”, Departamento Técnico Administrativo del Medio Ambiente, DAMA, Bogotá

D'AMICO Flavio Celis (2000) “Arquitectura bioclimática, conceptos básicos y panorama actual”, Instituto Juan de Herrera, Madrid. Ver asimismo GONZÁLEZ-BLANCH FERNÁNDEZ, Luis (2006) Eficiencia Energética en el sector de la Edificación, Universidad Pontificia Comillas, Escuela Técnica Superior de Ingeniería.

DANTO Arthur (1995) “El final del arte”, en El Paseante, 1995, núm. 22-23. Hay versión en Internet del artículo original de 1984:

http://inicia.es/de/m_cabot/danto.htm

DE ZÁRATE, Francisco (2008) Entrevista Jeremy Rifkin “Tenemos que crear una red de energías renovables", Clarín, 26 de noviembre de 2008.

DE ZÁRATE, Francisco (2009) Entrevista Amory Lovins “Construcciones eficientes para un futuro sin petróleo”, Clarín, 27 de enero de 2009 En

http://www.ieco.clarin.com/notas/2009/01/27/01847622.html

EVANS, M. y de SCHILLER, Silvia (1988) Diseño bioambiental y arquitectura solar, EUDEBA. Buenos Aires

FRAMPTON, Kenneth (1981) Historia crítica de la Arquitectura moderna. Editorial GG, Barcelona.

FLECK, Ludwig (1986) La génesis y el desarrollo de un hecho científico, Alianza, Madrid

FUKUYAMA, Francis (1994) El fin de la historia y el último hombre. Planeta- Agostini, Barcelona

GAUZIN-MÜLLER, Dominique (2002) 25 casas ecológicas, Gustavo Gili, Barcelona

GLIGO Nicolo V. (2006) Estilos de desarrollo y medio ambiente en América Latina, un cuarto de siglo después – División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos- CEPAL, Santiago de Chile

GLIGO, Nicolo – MORELLO, Jorge (1980) “Notas sobre la historia ecológica de América Latina” en “Estudios internacionales”, 13 Nº 48, CEPAL, Santiago de Chile, enero-marzo 1980.

GONZÁLEZ GONZÁLEZ, Francisco Javier - PÉREZ MUINELO, Ana -DE SANTIAGO RODRÍGUEZ, Eduardo (2007) “Habitar entre la tradición y la vanguardia. Arquitectura sostenible para el siglo XXI.”. Revista Digital

Universitaria [en línea]. 10 de julio 2007, Vol. 8, No. 7. (Consultada: 20 de

En

http://www.revista.unam.mx/vol.8/num7/art53/int53.htm ISSN: 1607-6079.

septiembre

de

2009).

GONZALO, Guillermo Enrique (2003) Manual de Arquitectura Bioclimática, Nobuko, Buenos Aires.

GRUPO INTERGUBERNAMENTAL DE EXPERTOS SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO (1997) “Informe Especial del IPCC -Impactos regionales del cambio climático: Evaluación de la vulnerabilidad”

HERRERA, Amilcar (1977): ¿Catástrofe o Nueva Sociedad?. Modelo Mundial Latinoamericano. International Development Research Centre. CIID. Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo. Oficina Regional para América Latina y el Caribe. Fundación Bariloche. San Carlos de Bariloche.

HIGUERAS, Esther (1997) “Urbanismo bioclimático. Criterios

medioambientales en la ordenación de asentamientos “

http://habitat.aq.upm.es

en

HOPENHAYN, M - OTTONE, E. (1999) El gran eslabón. Educación y desarrollo en los umbrales del Siglo XXI, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires.

HORGAN, John (1998) El fin de la ciencia, Editorial Paidós, Barcelona

IPCC (2007) “Resumen para Responsables de Políticas” En Cambio Climático (2007): Impactos y Vulnerabilidad. Contribución del Grupo de Trabajo II al Cuarto Informe de Evaluación del IPCC, M.L. Parry, O.F. Canziani, J.P. Palutikof, P.J. van der Linden y C.E. Hanson, Eds., Cambridge University Press, Cambridge, Reino Unido. En:

http://www.ipcc.ch/pdf/assessment-report/ar4/wg2/ar4-wg2-spm-sp.pdf

JONES, David Lloyd (2002) Arquitectura y entorno – El diseño de la construcción bioclimática, Blume, Barcelona.

KOZAK, Daniel – KOFFSMON, Esteban – FERNÁNDEZ, Analía. (1999) “Wladimiro Acosta y el Sistema Helios. Estudio de casos: viviendas unifamiliares en La Falda, Córdoba y Bahía Blanca, Buenos Aires” en Revista AVERMA - Avances en Energías Renovables y Medio Ambiente- Nº 3, 1999.

KUHN, Thomas (1971) La Estructura de las Revoluciones científicas, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires .

LOVELOCK, James (2007) La Venganza de la Tierra, Planeta, Barcelona

LOZANO Claudio - RAFFO Tomás (2004) “Pobreza e Indigencia. Mapa Actual, Evolución Reciente y Tendencias” , Instituto de Estudios y Formación, CTA.

LYOTARD, Jean-Francois (1984) La condición postmoderna, Cátedra, Madrid

MAC HARG, Ian (2000) Proyectar con la Naturaleza , Gustavo Gili, Barcelona

MEADOWS, Donella (1982) Los límites del crecimiento, Fondo de Cultura Económica. México

MONTANER, Josep Maria (1993) Después del Movimiento Moderno, Editorial Gustavo Gili, Barcelona.

NAREDO José Manuel (1996) “Sobre el origen, el uso y el contenido del término sostenible”, Madrid en La construcción de la ciudad sostenible, publicado por el Ministerio de Obras Publicas, Transportes y Medio Ambiente, Madrid, 1996. Una versión electrónica del mismo se encuentra disponible en:

http://habitat.aq.upm.es

NIEMEYER, Oscar (2002) “Mi arquitectura va contra toda regla, sólo respeto el entorno” en el Cultural.es

OLGYAY, VICTOR (1998) Arquitectura y clima. Manual de diseño bioclimático para arquitectos y urbanistas, Gustavo Gili. Barcelona

PACHAURI, Rajendra (2009), “El cambio climático nos va a afectar a todos de una manera u otra y en algunas partes del mundo ya lo están sufriendo” en Revista Ambienta Nº 86, Ministerio del Medio Ambiente, España, Pág. 12-27, marzo de 2009.

PEARCE Joshua - LAU, Andrew (2002) "Net Energy Analysis For Sustainable Energy Production from Silicon Based Solar Cells", College of Engineering,

University En

http://www.cede.psu.edu/users/alau/ASES02_Net_Energy_PV.pdf (Consulta:

The

Pennsylvania

State

26 de septiembre de 2009)

PELLI, Victor Saúl (2006) Habitar, Participar, Pertenecer: Acceder a la vivienda. Incluirse en la sociedad, Nobuko, Buenos Aires.

PESCI, Rubén (2006) “Del Titanic al velero: el aprendizaje de la complejidad ambiental, ponencia. Reelaboración del texto PESCI, Rubén (1999) “Titanic al velero: La pedagogía de la cultura ambiental preparado para el libro Aprender a aprender: La complejidad ambiental, editado por PNUMA y la Universidad Autónoma Metropolitana de México.

PORTOGHESI, Paolo (1981) Después de la arquitectura moderna, Colección Punto y Línea, Editorial Gustavo Gili, Barcelona

PROGRAMA MEDIOAMBIENTAL DE LAS NACIONES UNIDAS “Buildings Can Play a Key Role in Combating Climate Change”, en:

http://www.unep.org/Documents.Multilingual/Default.asp?DocumentID=502&A

rticleID=5545&l=en (Consultada: 19 de septiembre de 2009)

Revista de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente Nuestro Planeta

:

Tomo

http://www.ourplanet.com/imgversn/164/spanish/Amory%20B.%20Lovins.pdf

16

4

“Lo

pequeño

es

poderoso”

En

Revista Técnica Nº 39, julio agosto 1906.

RIFKIN,.Jeremy (2002) La economía del hidrógeno. La creación de la red energética mundial y la redistribución del poder en la tierra, Editorial Paidós, Barcelona

RIFKIN, Jeremy (2003) “Los albores de la economía del hidrógeno” en Revista Vivat Academia Nº 41, diciembre 2002-enero 2003

RIFKIN, Jeremy (2008 a) Liderar el camino hacia la Tercera Revolución

Industrial

http://www.ieco.clarin.com/2008/11/26/rifkin.pdf (Consultada 20 de abril de

2009)

en

y

la

visión

social

del

mundo

en

el

Siglo

XXI”

RIFKIN, Jeremy (2008 b) “Los riesgos globales como oportunidades para la construcción: Tendencias desde la óptica social, política y energética” conferencia dictada en 56º Convención Anual de la Cámara Argentina de la Construcción “Infraestructura y Vivienda para la Argentina Bicentenaria”, 23 de noviembre de 2008, Buenos Aires.

ROFMAN Alejandro B. (2001) “Actualización crítica del enfoque del desarrollo sustentable” presentado en Seminario Internacional Economía Urbana y Medioambiente, 25 y 26 de Octubre de 2001, Universidad Torcuato Di Tella, Buenos Aires

ROSENFELD, Elías - SAN JUAN Gustavo – Discoli, ,Carlos - DICROCE, Luciano – BREA, Bárbara - MELCHIORI Mariana (2007) “Edificios proto- bioclimaticos en la Argentina: tres ejemplos relevantes” en Ambiente Construido, Vol. 7, No 3

RUEDA, Salvador “Habitabilidad y calidad de vida” en A.A.V.V (1996) La construcción de la ciudad sostenible, Ministerio de Obras Publicas, Transportes y Medio Ambiente, Madrid

RUEDA Salvador (1996) “ La ciudad compacta y diversa frente a la conurbación difusa” en A.A.V.V (1996) La construcción de la ciudad sostenible, Ministerio de Obras Publicas, Transportes y Medio Ambiente, Madrid

SAUSSURE, Ferdinand de (1984) Curso de Lingüística general, Editorial Losada, Buenos Aires.

SCHULZE, Franz (1986) Mies Van der Rohe, una Biografía crítica, Blume, Madrid.

SITEAL (2008) Boletín Nº 9: Los censos de población y vivienda en América

Latina.

oei.org/modulos/boletinesV1/upload/25/censo_corregido.pdf (Consultada: 27

de septiembre de 2009)

http://www.siteal.iipe-

En

SLESSOR, Catherine (1997). Eco-Tech, -Arquitectura high-tech y sostenibilidad, Gustavo Gili, Barcelona

SMITHSON Alison -SMITHSON Peter (1965) “El período Heroico de la arquitectura moderna” en Architectural Design Nª12, Diciembre 1965

SOLÁ-MORALES, Ignasi de (1995) “Mies van der Rohe y el Minimalismo” en Diferencias. Topografía de la Arquitectura contemporánea. Editorial Gustavo Gili, Barcelona.

SUÁREZ, Francisco Martín (1998) Que las recojan y arrojen fuera de la ciudad – Historia de la gestión de los residuos sólidos (las basuras) en Buenos Aires, Instituto del Conurbano, UNGS.

SUNKEL, Oswaldo (1980). “Introducción. La interacción entre los estilos de desarrollo y el medio ambiente en la América Latina”. En SUNKEL, Oswaldo y GLIGO, Nicolo (1980) Estilos de desarrollo y medio ambiente en la América latina. Fondo de Cultura Económica, México

THE AMERICAN INSTITUTE OF ARCHITECTS (1984) La Casa Pasiva. Clima y ahorro energético, Edit. Blume. Madrid

TOFLER, Alvin (1984) La Tercera ola, Plaza y Janes, Barcelona

TOLCACHIER, Alberto Jorge (2006) Medicina Ambiental: Pobreza – Libro Virtual Intra med, Roemmers, Buenos Aires

TRÉLLEZ, E., y QUIROZ, C. (1995) “Formación ambiental participativa. Una propuesta para América Latina”, en Centro Ambiental Latinoamericano de Estudios Integrados para el Desarrollo Sustentable, Caleidos/oea, Lima.

VALE, Brenda y Robert (1983) La casa autosuficiente. Edit. Blume. Madrid

VATTIMO, Gianni (1985) El fin de la modernidad, Gedisa, Barcelona

VIÑOLAS MARLET, Joaquim (2004) Diseño Ecológico, Blume, Barcelona.

YUJNOVSKY, Oscar (1984) Claves políticas del problema habitacional argentino 1955-1981, Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires

Otros documentos

Declaración de Río sobre medio ambiente y desarrollo, 1992

VII ENCUENTRO REGIONAL - III REUNIÓN DEL FORO MERCOSUR Y CHILE - COMISION 3: La vivienda de interés social, una problemática particular -Documento República Argentina