Está en la página 1de 10

PROPUESTA DE NORMALIZACIÓN DEL COLOR EN INGENIERÍA GRÁFICA

PRÁDANOS DEL PICO, Roberto (1) , SANZ ARRANZ, Juan Manuel (1) DOMÍNGUEZ SOMONTE, Manuel (2) , ESPINOSA ESCUEDERO, María del Mar (2)

(1) Universidad de VALLADOLID Escuela Universitaria Politécnica, Departamento de Departamento de CIENCIA DE LOS MATERIALES E INGENIERÍA METALÚRGICA, EXPRESIÓN GRÁFICA EN LA INGENIERÍA, INGENIERÍA CARTOGRÁFICA, GEODÉSICA Y FOTOGRAMETRÍA, INGENIERÍA MECÁNICA E INGENIERÍA DE LOS PROCESOS DE FABRICACIÓN. Dirección electrónica:pradanos@egi.uva.es

(2) Universidad NACIONAL DE EDUCACIÓN A DISTANCIA Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales, Departamento de INGENIERÍA DE CONSTRUCCIÓN Y FABRICACIÓN Dirección electrónica: mdominguez@ind.uned.es

RESUMEN

La presente comunicación finaliza una serie de trabajos encaminados a estudiar la forma y los métodos mediante los que se podría normalizar el uso del color en los dibujos técnicos.

Los métodos, sistemas y formas de representación en ingeniería gráfica han sido impuestos realmente por el desarrollo tecnológico. Hace unos 50 años la forma de obtener los planos era con tiralíneas y su rotulación con plumilla, hace 20 ó 25 se utilizaba el estilógrafo, pero siempre en negro sobre blanco. Se obtenía un solo original y se sacaban copias. Esas copiadoras funcionaban exclusivamente en blanco y negro (o azul sobre blanco según los métodos de reproducción). Si se hubiera querido tener planos en color, se tendrían que haber hecho siempre originales (a mano). Efectivamente, en esas condiciones impracticable.

Actualmente, una copia en color se obtiene directamente de la impresora, y por un coste añadido muy pequeño, sobre todo si se compara con lo que al cliente le cuesta un proyecto, pueden ser realizados todos los planos en color. Si además se valoran las ventajas de realizar las lecturas de los planos en color [19], no cabe duda de que el progreso en este campo pasa necesariamente por la adición del color en los dibujos técnicos.

Es posible que todavía haya algunos inconvenientes, no obstante, desde el punto de vista tecnológico, lo que hoy es un problema mañana dejará de serlo, y si se analiza brevemente el desarrollo que la tecnología del diseño asistido por ordenador ha tenido y que se remonta a unos 25 años tan solo, se verá que los problemas se han ido resolviendo con una velocidades crecientes exponencialmente.

Palabras clave: Color, normalización, CAD, planos, dibujos técnicos.

1.- INTRODUCCIÓN

En Ingeniería Gráfica, los métodos, sistemas y formas de representación los ha ido imponiendo el desarrollo tecnológico. La forma de obtención de los planos, necesarios para definir los objetos diseñados, ha ido pasando paulatinamente del papel al soporte electrónico, estando aún en un proceso de transición. Sin embargo, las ventajas de los nuevos sistemas hacen que su velocidad de implantación sea mayor o menor según se manifieste la su evidencia.

Respecto de los inconvenientes, los hay que lo son en si mismos y para suplirlos se exige normalmente un mayor desarrollo tecnológico, en otras ocasiones esos inconvenientes se manifiestan al intentar hacer las cosas como se hacían con los procesos anteriores, pero con nuevas herramientas. En estas últimas situaciones es necesario plantearse el sistema de actuación anterior y amoldarlo a lo que la tecnología nos ofrece.

La producción de planos para la definición de cualquier elemento o sistema industrial sigue haciéndose aunque no siempre en papel, y utilizando el color negro para representar las líneas. Sin embargo, estos planos son impresos generalmente desde archivos informáticos que originalmente han sido concebidos en color. Según va pasando el tiempo, el uso del color en los planos impresos en papel va ganado adeptos. Por un lado lo permite la reducción del coste de las impresiones y por otro están las ventajas implícitas del uso del color [19].

Las nuevas normas ISO inician, tímidamente, la permisividad del uso del color en los dibujos técnicos. No obstante, la realidad va por delante [16] de las normas, por lo que debiera racionalizarse el uso del color tomando como base criterios científicos para su empleo.

En este sentido, en esta comunicación se hace una propuesta de uso del color en los dibujos técnicos, que sin renunciar al sistema ya establecido en las normas actuales introduce el color teniendo en cuenta criterios de importancia y de contraste.

2.- ESTADO ACTUAL DEL ARTE

La representación normalizada de elementos industriales y arquitectónicos está regulada por una serie de normas internacionales, publicadas, por la International Organization for Standardization (ISO). Sin embargo, esas normas también han sido publicadas por las organizaciones de normalización nacionales de los países integrantes de ISO. En el caso de España, esta equivalencia se hace a través del Comité Europeo de Normalización, publicándose la mayoría de las normas con la denominación UNE EN ISO.

En este caso se halla una de las principales normas que pudiera verse afectada por un hipotético planteamiento de reforma, en el sentido de incluir el color como elemento de significación en los dibujos técnicos. Es el caso de la norma española UNE 1-032-82 [1], equivalente a la ISO 128 con título “Dibujos técnicos. Principios generales de representación”.

Esta norma establece, entre otros aspectos fundamentales, el tipo de líneas utilizadas en las representaciones técnicas, así como su empleo y significado en una serie de aplicaciones concretas relacionadas en una tabla de la propia norma.

En el aspecto que nos ocupa, relativo a la utilización del color, la norma indica en su apartado 5.10 titulado “Utilización de colores” lo siguiente: No se recomienda la utilización de colores en los dibujos técnicos. Si esta utilización es indispensable para la comprensión, la significación de los colores debe indicarse claramente sobre los dibujos u otros documentos relacionados.

Además la norma establece las anchuras o grosores de las líneas tal como sigue:

La relación entre las anchuras de las líneas gruesas y finas, especificadas, no debe ser inferior a 2.

La anchura de la línea deberá elegirse, en función de las dimensiones o del tipo de dibujo, entre la gama siguiente:

0,18; 0,25; 0,35; 0,5; 0,7; 1; 1,4; y 2 mm

Esta serie de espesores, que fueron sustituyendo a los clásicos 0,1; 0,2; 0,3; 0,4; 0,5; 0,6; 0,7; 0,8; 1,0 y 1,2 mm, y que pudieran parecer caprichosos, no es más que una consecuencia de la aplicación de la antigua norma de números normales UNE 4003 ya anulada.

Siguiendo con los espesores, dice la norma que debe conservarse la misma anchura de línea para diferentes vistas de una pieza, dibujadas a la misma escala.

También se establece el espaciamiento entre líneas diciendo al respecto:

El espaciamiento mínimo entre líneas paralelas (comprendida la representación de los rayados) no debe ser nunca inferior a dos veces la anchura de la línea más gruesa. Se recomienda que este espacio no sea nunca inferior a 0,7 mm.

Por último, en este apartado de tipos de líneas, se establece el orden de prioridad de las líneas coincidentes, quedando redactado como sigue:

Si dos o más líneas de naturaleza diferente coinciden, el orden de prioridad es el siguiente (véase figura 3.3):

1)

contornos y aristas vistos (línea gruesa, tipo A);

2)

contornos y aristas ocultos (línea de trazos, tipo E o F);

3)

trazas de planos de corte (línea fina de trazos y puntos, gruesa en los extremos y en los cambios de dirección, tipo H);

4)

ejes de revolución y trazas de plano de simetría (línea fina de trazos y puntos, tipo G);

5)

líneas de centros de gravedad (línea fina de trazos y doble punto, tipo K);

6)

líneas de proyección (línea llena fina, tipo B).

Por otra parte, recientemente, se ha publicado la norma UNE-EN ISO 128-20:2002 titulada: “Dibujos técnicos. Principios generales de presentación. Parte 20: Convenciones generales para las líneas.” (ISO 128-20:1996).

Esta norma establece, además de los tipos de líneas de la UNE 1032-82, otros tipos de líneas haciendo combinaciones diferentes entre trazos y puntos y otras como la línea ondulada uniforme continua, la línea espiral uniforme continua o la línea en zigzag uniforme continua, si bien, no proporciona los distintos usos que puedan tener estos tipos de líneas. También trata de los espesores, coincidiendo con lo ya establecido por la UNE 1032-82, así como las uniones y cruces entre distintos y diferentes tipos de líneas.

En su apartado 6 dedicado a colores, especifica lo siguiente:

Las líneas se deben dibujar en blanco o negro, dependiendo del color de fondo. Se pueden utilizar también otros colores normalizados para dibujar líneas normalizadas. En este caso, se debe explicar el significado de los colores.

Aunque viene a decir casi lo mismo que la norma UNE 1032-82 no es exactamente igual, ya que esta establece que: “Se pueden utilizar…”, mientras que la otra decía: “No se recomienda….”, si bien coinciden en cuanto a la explicación de su significado.

Por último, se determina una denominación para los tipos de líneas, en la que se incluye un código para especificar el color de la línea.

Igualmente, la norma UNE-EN ISO 128-21:2002 “Dibujos técnicos. Principios generales de presentación. Parte 21: Preparación de líneas mediante sistemas de DAO (diseño asistido por ordenador)” que concuerda con la norma ISO 128-21:1997 precisa, que la apariencia de las líneas no continuas en los dibujos técnicos, preparados mediante sistemas de diseño asistido por ordenador, varían considerablemente dependiendo del sistema utilizado. Por ello, esta norma y la ISO 128-20 están pensadas para contribuir a dar una apariencia consistente a los elementos de línea que se calculan por ordenador y se dibujan con la ayuda de trazadores o impresoras.

Hay otras muchas normas básicas que regulan la forma de ejecución de los dibujos técnicos y que, en principio, pudieran verse afectadas por la utilización de color en los planos, pero básicamente responden a lo establecido en la norma UNE 1-032, aunque es en aquellas dónde se estipula cómo deben dibujarse los distintos elementos a que se refieren.

En el ámbito de la electrotecnia hay normas que determinan la forma de representar, fundamentalmente, los esquemas eléctricos, ya que la definición geométrica y dimensional de cualquier elemento eléctrico, al ser físicamente un elemento mecánico, su representación estará sujeta a las normas ya descritas.

La norma UNE EN 61082-1: 2002 que coincide con la norma internacional CEI 61082-1:

1991 y que se titula: “Preparación de documentos utilizados en electrotecnia. Parte 1: Requisitos generales”, Establece, además de numerosos ejemplos de diferentes tipos de esquemas y dibujos eléctricos, el modo de emplear los tipos de líneas, refiriéndose a lo establecido en la norma ISO 128 y sus reglas de uso en cuanto a tipos y espesores de líneas. En este mismo sentido, hace referencia también a las normas CEI 617-1, CEI 617-2 y CEI 617-3, aunque en realidad debería extenderlo también a las partes siguientes, 4 a 13, de la misma norma CEI 617 donde se establecen reglas de aplicación de los esquemas, limitándose a utilizar, en cuanto a líneas se refiere, las reglas generales ya mencionadas. En este campo, también establecen la representación de esquemas electrotécnicos las partes 2 a 4 de la norma UNE EN 61082, que por otra parte también están sujetas a la ISO 128.

En esta norma se establece que los documentos se prepararán de acuerdo con las normas ISO y también indica la conveniencia de utilizar la técnica de capas cuando el diseño se ha realizado asistido por ordenador (sistemas CAD), señalando a continuación que: en los documentos en soporte de papel, se pueden utilizar métodos de mejora de contrastes, como la utilización de tinta gris o de diferentes colores para los detalles fundamentales. Estos métodos sólo se utilizarán en la medida en que no afecten a la legibilidad del documento final, por ejemplo después de copia o impresión.

Más adelante, refiriéndose al modo de dibujar las líneas de conexión, precisa: Las líneas de conexión deben distinguirse claramente de las líneas que representan el paisaje o los detalles estructurales o arquitectónicos. Por ejemplo, se pueden utilizar grosores de línea o tintas diferentes de los utilizados en el documento básico. Con este mismo propósito, existen otros métodos consistentes en la utilización de rayado o sombreado para la representación de muros.

Además hay otras muchas normas que también están incluidas en los siguientes comités técnicos de normalización que determinan la manera de realizar los dibujos en los planos. En estos comités están, además de otras, las normas anteriormente relacionadas sin que necesariamente tengan que estar afectadas todas las normas de un comité concreto.

AEN/CTN 1 - Normas generales AEN/CTN 1 - Dibujos técnicos AEN/CTN 82 - Metrología dimensional

Por otra parte, al igual que en los párrafos anteriores, la clasificación siguiente contiene normas que tienen el efecto antes mencionado, esta clasificación esta realizada según el código ICS (Clasificación Internacional de Normas)

01.080.30

/

Símbolos gráficos para uso en dibujos, esquemas y planos de ingeniería mecánica y de construcción, y en la documentación técnica de productos relacionados.

01.100

/

Dibujos técnicos.

01.100.20

/

Dibujos de ingeniería mecánica.

01.100.30

/

Dibujos de construcción.

01.080

/

Símbolos gráficos.

35.240.10

/

Dibujo asistido por ordenador (CAD).

23.040.01

/

Canalizaciones y accesorios en general.

23.060.01

/

Valvulería en general.

21.060.10

/

Pernos, tornillos y bulones.

21.060.50

/

Pasadores, clavos.

49.020 /

Vehículos aeronáuticos y espaciales en general.

Además, hay un código ICS con la designación 01.070 dedicado a la codificación por colores. Lo componen 31 normas y dos erratum que con excepción de la norma UNE 1063, que caracteriza con colores las tuberías y sus dibujos según el fluido que circula por ellas, el resto se refieren a identificación de conductores, del sentido rotacional de las fases en corriente alterna y polaridades en continua, código de colores para climatización, identificación de circuitos de mando en aeronaves, sentidos de accionamiento, identificación de vidrios de laboratorio, colores normalizados para pinturas, marcado de diversos elementos electrotécnicos y de como llaves de válvulas, botellas de transporte y maquinaria de movimiento de tierras. En estos casos se refiere siempre al color del elemento físico.

La mayoría de las normas relacionadas, simplemente utilizan los tipos de líneas definidos en la norma UNE 1032. No obstante, en ellas hay una cantidad muy importante de elementos que están representados con esos tipos de líneas y la distinción de unas partes de otras de esos elementos a través del color, además de por el tipo de línea, seguramente facilitaría la lectura.

3.- TRATAMIENTO DEL COLOR EN LOS SISTEMAS DE CAD

Los actuales sistemas de diseño asistido tienen la posibilidad de utilizar distintos colores en el trazado de las líneas y superficies que representan los elementos, sistemas, instalaciones o piezas con ellos diseñados.

De hecho, la utilización del color es habitual, tanto en el diseño en tres dimensiones como en dos [16]. En el primer caso, con la intención de distinguir las superficies y darles un aspecto realista y en el segundo para distinguir el significado de unos tipos de líneas de otras, aunque también es posible configurar los tipos de líneas normalizadas de la norma UNE 1032, pero bien es cierto que prácticamente todos los usuarios definen, además por color, los significados de las líneas, sobre todo cuando el soporte del dibujo es aún la pantalla.

Debido a la necesidad, sobre todo en tres dimensiones, de tener disponibles una gama grande de colores, los distintos programas existentes en el mercado disponen de herramientas que permiten seleccionar el color adecuado a criterio del usuario. Y no solamente el color, sino que gracias a la capacidad de representar millones de colores también se pueden simular distintas texturas y brillos, causados por uno o más focos de luz de distintos tipos.

Hace unos años, la cantidad de programas disponibles en el mercado era muy superior a la oferta actual. Consultando revistas especializadas en este tema, se pueden ver ofertas de cientos de programas –marcas- más o menos especializados, según el campo del diseño a que estuvieran orientados.

En la actualidad la oferta es mucho más reducida, el mercado está más estabilizado y los programas existentes se pueden clasificar en tres segmentos, ésta suele ser la clasificación se encuentra en la mayoría de las publicaciones especializadas en esta materia.

Actualmente, en el segmento más alto del sector de la ingeniería, también el más caro, hay dos programas líderes en el mercado que son Unigraphics por un lado y Catia por otro. Hasta hace poco tiempo había que hablar también de I-deas, pero la empresa suministradora de Unigraphis lo ha comprado y, parece que los planes apuntan hacia una unificación de ambos.

Los programas de este segmento permiten hacer prácticamente de todo. En realidad son una relación de aplicaciones que pueden ser adquiridas por separado e intervienen en casi todos los procesos del diseño (CAD) y la fabricación (CAM), pasando por la ingeniería asistida (CAE).

En el segmento medio hay programas como Mechanical Dektop, Inventor, Solid Works, Solid Edge o Pro-Engineer, por mencionar algunos de los más empleados, que fundamentalmente están orientados al diseño, en general, de elementos mecánicos, sin embargo

sus capacidades funcionales son parecidas a las que tienen los del segmento de gama más alta, si bien se suelen diferenciar en detalles, que no por ello son menos importantes, al contrario, esos detalles son precisamente los diferenciadores entre un segmento y otro.

Luego, en otro plano del mercado, se puede situar un programa como es Autocad, que sin ser el más nuevo, más bien al contrario, es de los más veteranos, tiene una difusión inaudita a pesar del lastre que arrastra. Éste es el hecho de que un usuario de hace 20 años de este programa puede utilizarlo con las órdenes de entonces y quizá, ésta pueda ser la causa de su aceptación. Es posible que no sea el mejor, pero si es el más empleado en su segmento y con diferencia. Por lo que no se puede ser ciego a esta realidad. Autocad nace como un programa de diseño en 2 dimensiones hacia el año 1982, hacia el 1990, con la versión 9, van apareciendo en él elementos de tres dimensiones, pero no es hasta que aparece la versión 12 cuando se pueden construir sólidos de cierta complejidad en tres dimensiones. Sin embargo, no tiene nada que ver la manera de tratar el espacio tridimensional de este programa con lo que son capaces de realizar los programas del segmento medio antes referidos, éstos son muy superiores en ese aspecto.

De cualquier manera, prácticamente todos ellos disponen de una gama de colores grande. Limitada en unos casos a unos cientos de colores, según las versiones y en otros se dispone de un mapa continuo para elegir un color por alguno de los sistemas de representación de éste [18] , como pueden ser el HSV, HLS, RGB, CMY u otros como el sistema Pantone, por ejemplo.

Sin embargo, cuando se hace una representación en color en la pantalla, queda la duda de si el color representado es el que de verdad corresponde a las coordenadas seleccionadas en el espacio de color de que se trate. La manera de tener esta seguridad es realizando una calibración de los dispositivos que lo utilizan, monitor, impresora y escáner. Por lo que, si el color es importante, antes de abordar la visualización de éste, hay que asegurarse de que la fidelidad del monitor, del escáner y de la impresora es la esperada.

3.1.-Calibración de los dispositivos de reproducción del color

Cuando la información de identificación del color se transfiere entre distintos dispositivos, ocurren transformaciones del original que, aunque conserva muchas de sus características primarias, ha perdido propiedades esenciales a las distintas interpretaciones que le da cada equipo o espacio de color empleado.

La administración del color en el proceso de su reproducción, que se inicia desde el momento mismo de la concepción, permite ejercer adecuadamente un control de estas variaciones. Para ello es necesario crear perfiles de color para caracterizar y calibrar los diferentes dispositivos que intervienen en el proceso, tanto aquellos de entrada como de salida.

Dentro de las soluciones que conforman un sistema de administración del color se encuentran instrumentos de medición, como los espectrofotómetros, los colorímetros y los densitómetros, programas para la creación de perfiles y herramientas para edición y calibración de los dispositivos, así como Procesadores de Imágenes de Puntos (RIP Raster Image Processor) con la capacidad de interpretar los diversos parámetros del color de las imágenes.

Cuando se crea un sistema completo en el que los estándares para el manejo del color son uniformes, se abre la posibilidad de integrar la producción del color bajo un mismo conjunto de criterios, a los que responden los distintos equipos a cargo de su manejo en todas las etapas del proceso. Con un control digital de las variables por medio de un sistema de administración del color, los resultados son cada vez más predecibles, confiables, y su manejo e intercambio resulta más fácil entre todas las etapas y personas que toman parte en el ciclo de su reproducción.

El Consorcio Internacional del Color –ICC- por las siglas de International Color Consortium, formado en Alemania en 1.993, desarrolló, especificaciones precisas para los perfiles de color [13]. Estos ofrecen, a un sistema de administración, la información necesaria para convertir los datos entre los diferentes espacios de color de los dispositivos de entrada, visualización y salida. Básicamente, la conversión puede hacerse entre espacios de color RGB (común en monitores, escáneres y equipos en los que la imagen se forma con luz) y CMYK (utilizado por prensas y equipos de impresión).

En el campo de la reproducción gráfica, implementar perfiles ICC en los distintos dispositivos que intervienen en la producción del color, asegura la compatibilidad total de las imágenes con el proceso de reproducción CMYK.

Los parámetros a calibrar en un monitor son: la luminosidad del blanco, el nivel de negro

y la gamma [14], cuyo efecto para valores mayores que 1 es el de oscurecer los tonos medios.

Caracterizar es crear un perfil de color que describa las características tonales del dispositivo concreto. Para ello, hay que medir varios aspectos del mismo, como la pureza del blanco, el color de los primarios (rojo, verde y azul) o la curva de respuesta (gamma).

La mayoría de programas (software) y calibradores (hardware) permiten calibrar y medir para poder crear un perfil del monitor. La gran diferencia entre ambos es que en los primeros se ajustan pero no miden algunos parámetros (como la gamma), mientras que en los segundos se ajusta y posteriormente mide.

Cuando se dan estas circunstancias, el equipo de diseño está en condiciones de representar cualquier color sin equívocos, por lo que si el color tiene un significado, este no puede ser confundido.

4.- MODELO PROPUESTO

Teniendo en cuenta lo expuesto, los dibujos de definición de elementos cuya representación está regulada por las normas del apartado 2, pero fundamentalmente por la UNE 1.032, podrían ser hechos utilizando diversos colores para distinguir mejor unos elementos del dibujo de otros. Este hecho está avalado por trabajos que demuestran que la información acompañada de color se lee mejor, se recuerda mejor, evita más confusiones, etc [19].

La información que de un elemento cualquiera figura en su plano de producto terminado

y de la presentación formal del propio plano que es susceptible de ser generada en color es la

siguiente:

a) La información geométrica de su forma, materializada por las líneas de contorno y aristas en cada una de las vistas y cortes necesarios para su definición [1]. Esta información será plasmada con los diversos tipos de líneas de la norma UNE 1032. Por ello habrá líneas continuas gruesas y finas, líneas de trazos, de trazo y punto, también finas y gruesas y de trazo y de dos puntos.

b) La información dimensional del tamaño y posición de las superficies que lo componen, materializada a través de las cotas [3].

c) Los acabados de cada una de las superficies que conforman el elemento definido [9].

d) Las tolerancias dimensionales, que acompañan a las cotas [4].

e) Las tolerancias de forma, orientación, posición y movimiento [5].

f) Las indicaciones diversas del cuadro de rotulación. [2].

g) Las indicaciones escritas. [10].

h) En los dibujos de conjunto la lista de piezas y sus referencias [6] [12].

Para distinguir, por medio del color, las líneas que realizan la definición geométrica, se puede tener en cuenta el orden de prioridad de las líneas coincidentes [1], este criterio tiene en cuenta la importancia, en el dibujo, de dichas líneas.

Cuando se hacen los dibujos de producto terminado pensando que van a ser impresos en papel, el color del fondo no es cuestionable, el color del papel empleado es siempre blanco. Cuando ese mismo dibujo se realiza en la pantalla del ordenador, ese color puede ser elegido a

voluntad del diseñador. Sin embargo, para conservar la compatibilidad del dibujo en la pantalla

y en el papel, el color de fondo de la pantalla debe ser también blanco. Lo contrario puede

inducir a confusión en el contraste [15] que un color determinado tiene con el blanco. Por ejemplo, el contraste que un amarillo claro tiene con el negro de la pantalla es muy grande, sin embargo ese mismo color sobre el papel blanco apenas se distingue.

Para hacer armónico el criterio de la prioridad de las líneas coincidentes con la elección de color para cada una de las líneas de la geometría del dibujo, se elegirán los colores en

función del contraste que tienen con el blanco (color del fondo). De esta forma, las líneas de mayor importancia y prioridad, serán trazadas con los colores de mayor contraste.

Si se sigue solamente este criterio, elementos como la acotación, las tolerancias geométricas o los acabados superficiales, que son escritos y dibujados con línea continua fina, deberían ir con el mismo color, perdiendo de esta forma la posibilidad de contraste entre unos y otros a través de su distinción por el color. Por ello, otro criterio de uso del color puede ser el generar cada una de estas informaciones a) a h), o grupos de ellas, con colores diferentes.

Por otra parte, está el problema de qué colores y cuantos conviene usar; definidos los colores por su tono, tenemos los tres primarios de la síntesis aditiva, rojo, verde y azul, y los tres primarios de la síntesis sustractiva cian, magenta y amarillo, además del negro. El blanco ya lo hemos seleccionado para el fondo. Cualquier otro color puede tener nombre propio, como el naranja, o ser identificado con las anteriores descripciones adjetivándolas de claro, oscuro, brillante, apagado, etc. Sin embargo, aunque dos verdes, por ejemplo, pueden ser distinguidos fácilmente por comparación yuxtapuesta, cuando están solos podrían ser confundidos uno con otro y consecuentemente el significado que se les hubiera dado.

Efectivamente, en pruebas hechas en este sentido, la gama de producción de colores en una impresora [18] además es más estrecha que en la pantalla del ordenador, con lo que dos colores del mismo tono que en la pantalla se distinguen relativamente bien, una vez impresos en papel pueden ser más difíciles de distinguir. Ello nos lleva a pensar, en principio, en una solución adaptada a los colores primarios anteriormente relacionados. Si a ello añadimos que no todos los usuarios de equipos de diseño asistido los tiene correctamente calibrados, las diferencias en la apreciación de los colores pueden ser bastante grandes. Este es otro motivo que refuerza la propuesta anterior de utilizar solamente los colores primarios. No obstante el color naranja podría ser añadido a esa lista pues no hay problema en su confusión con los más cercanos, el rojo y el amarillo, con éste último porque como se verá a continuación no se usará, y con el rojo porque de las pruebas visuales efectuadas se deduce que su distinción no conduce a error. Lo mismo ocurre con el verde que tiene poco contraste y el verde oscuro.

Entonces, retomando lo anteriormente expuesto, se debe conocer el contraste [15] que con el blanco tienen los colores primarios, aditivos y sustractivos, además del negro y del naranja, que se calcula en la tabla 1 a partir de las coordenadas de los colores en el espacio CIELab.

Color Coordenadas L*a*b* Contraste
Color Coordenadas L*a*b* Contraste

Color

Coordenadas L*a*b*

Contraste

Blanco 100,39 4,57 -14,23 0 Negro 0 0 0 1 R Rojo 54 77,5 71,4
Blanco
100,39
4,57
-14,23
0
Negro
0
0
0
1
R
Rojo
54
77,5
71,4
0,46
G
Verde
87,47
-93,18
86,4
0,12
B
Azul
31,94
91,61
-109,6
0,68
Verde oscuro
43,61
-53,69
49,78
0,57
C
Cian
91,15
-43,69
-29,08
0,09
M
Magenta
60,8
101,8
-60,9
0,39
Y
Amarillo
97,2
-26,17
98,70
0,02
Naranja
66,25
47,91
72,73
0,34

Tabla 1.- Contrastes, con el blanco, de los primarios aditivos y sustractivos, el negro y el naranja.

Esto nos lleva a establecer una gama que, dadas las pruebas visuales que ratifican los valores obtenidos, puede estar compuesta por el negro, azul, rojo, verde oscuro, magenta y naranja. Se eliminan el cian, el amarillo y el verde por el poco contraste que tienen con el blanco.

Estableciendo la conjunción de mayor importancia-mayor contraste, y de distinguir las clases de indicaciones como cotas, tolerancias geométricas, etc. hecha arriba, se establece el siguiente cuadro de asignación de colores

Línea de contornos vistos y aristas vistas

Negro

Línea de contornos ocultos y aristas ocultas

Magenta

Líneas de trazo y punto

Rojo

Rayados

Verde oscuro

Acotación y líneas continuas finas

Azul

Indicación de tolerancias geométricas

Rojo

Indicación de los estados superficiales

Naranja

Líneas principales del cuadro de rotulación

Negro

Líneas de subdivisiones del cuadro de rotulación

Azul

Rotulaciones fijas (las palabras: escala, fecha, dibujado, …)

Magenta

Inscripciones de: denominación, propietario y nº plano

Rojo

Otras inscripciones (valor de la escala, de la fecha, etc…)

Azul

Tabla 2.- Asignación de colores

la fecha, etc…) Azul Tabla 2.- Asignación de colores Figura 1.- Comparación del mismo dibujo en

Figura 1.- Comparación del mismo dibujo en color y en blanco y negro

5.- CONCLUSIONES

Sin ocultar que hay aún cierta reticencia al uso masivo del color en los dibujos técnicos impresos en papel (principalmente por el coste [16]), además de algunos inconvenientes como

puede ser la coincidencia de líneas pero que puede ser resuelto fácilmente (tan solo habrá que dibujar la línea dominante), un dibujo hecho con la propuesta de la tabla 2 es más fácilmente legible que uno hecho en negro sobre blanco. Si las indicaciones de cotas, que tienen líneas finas y relativamente largas, se dibujaran negro, se dificultaría la visión para interpretar las vistas de la pieza, debiendo hacer un doble esfuerzo en este sentido, detectar la línea y en este caso interpretar que no es una línea de la proyección. Esa discriminación es más fácil en el momento en que esas líneas se distinguen por el color. Si lo que se busca es una tolerancia geométrica, hay que buscar algo de color rojo, si se trata de un estado superficial, se buscará el color naranja, etc. Estos hechos facilitan la lectura y ahorran tiempo en la interpretación. Puede merecer la pena ir hacia delante en esta dirección para su establecimiento generalizado.

6.- REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS [1] AENOR. UNE 1.032-82 = ISO 128. Dibujos técnicos. Principios generales de representación. Madrid, 1982. [2] AENOR. UNE 1.035-95. Dibujos técnicos. Cuadro de rotulación. Madrid, 1995. [3] AENOR. UNE 1.039-94= ISO 129. Dibujos técnicos. Acotación. Principios generales, definiciones, métodos de ejecución e indicaciones especiales. Madrid, 1994.

[4] AENOR. UNE 1.120. Dibujos técnicos. Tolerancias de cotas lineales y angulares. Madrid,

1996.

[5] AENOR. UNE 1.121-91. Dibujos técnicos. Tolerancias geométricas. Tolerancias de forma, orientación, posición y oscilación. Generalidades, definiciones, símbolos e indicaciones en los dibujos. Madrid, 1991. [6] AENOR. UNE 1.135. Dibujos técnicos. Lista de elementos. Madrid, 1989. [7] AENOR. UNE EN ISO 128-20. Dibujos técnicos. Principios generales de representación. Parte 20: Convenciones generales para las líneas. Madrid, 2002. [8] AENOR. UNE EN ISO 128-21. Dibujos técnicos. Principios generales de representación. Parte 21: Preparación de líneas mediante sistemas de DAO (diseño asistido por ordenador). Madrid, 2002. [9] AENOR. UNE EN ISO 1302. Especificación geométrica de productos (GPS). Indicación de la calidad superficial en la documentación técnica de productos. Madrid 2002. [10] AENOR. UNE EN ISO 3098. Documentación técnica de productos. Escritura. Requisitos generales. Madrid 1998. [11] AENOR. UNE EN ISO 5457. Documentación técnica de productos. Formatos y presentación de los elementos gráficos de las hojas de dibujo. Ed.AENOR. Madrid 2000. [12] AENOR. UNE EN ISO 6433. Dibujos técnicos. Referencia de los elementos. Madrid 1996. [13] Artigas, José M; Capilla, Pascual; Pujol, Jaume, coords. Tecnología del color. Ed. Universidad Politécnica de Valencia. ISBN:84-370-5436-2. Valencia, 2002. [14] García Belchin, Roberto. Guía de reproducción digital del color. Ed. RaMa. ISBN:84- 7897-415-6. España, 1999 [15] Mondelo, P.; Gregori, E.; Barrau, P. Ergonomía 1. Fundamentos. Ed. Universidad Politécnica de Cataluña. ISBN:84-8301-133-6. Barcelona 1994.

[16] Prádanos, R.; Sanz, J.M.; Domínguez, M.; Espinosa M.M. Análisis comparativo del uso del color en ingeniería gráfica. Actas del XII Congreso universitario de innovación educativa en las enseñanzas técnicas. Barcelona, 26,27 y 28 de julio de 2004. ISBN 84-688-6911-2.

[17] Prádanos, R.; Sanz, J.M.; Domínguez, M.; Espinosa M.M

Normalización del color en

Ingeniería Gráfica. Actas del XIII ADM-XV INGEGRAF Internacional Conference. Nápoles- Salerno 4, 5 y 6 de junio de 2003. [18] Prádanos, R.; Sanz, J.M.; Domínguez, M.; Espinosa M.M. Perspectivas de futuro en la utilización de la variable color en ingeniería gráfica. Actas del XIV Congreso internacional de ingeniería gráfica. Santander, 5, 6 y 7 de junio de 2002. ISBN 84-699-8559-0 [19] PRESS GRAPH. El uso del color en los documentos de la empresa puede mejorar los resultados económicos. Ed. Press Graph nº 328. ISSN: 1134-4733. Barcelona, junio 2001

Intereses relacionados