22 | tiempo argentino | investigación | año 2 | n·389 | domingo 12 de junio de 2011

Investigación
Para comunicarse con esta sección: investigacion@tiempoargentino.com.ar

el estado vuelve a tener representantes
El 18 de agosto de 2010, los diarios Clarín y La Nación apartaron de sus cargos a los tres directores por parte del Estado Nacional en Papel Prensa. Nueve meses después, el juez en lo comercial Eduardo Malde notificó a la Comisión Nacional de Valores que Beatriz Paglieri, Eduardo Omar Gallo y Pablo Cerioli volverán a ser los representantes estatales dentro del directorio de la empresa.

Opera hace más de 25 años en Alberti, provincia de Buenos Aires.

Un complejo forestal de Papel Prensa contamina y funciona ilegalmente
Provee madera a la fábrica de San Pedro. El organismo de control exigió que suspenda su actividad, pero la empresa desoye la orden. Argumenta que existe desde antes que la ley. Cómo la firma espió a un denunciante.
maximiliano luna

Fernando Pittaro fpittaro@tiempoargentino.com.ar

U

na nueva mancha salpica a Papel Prensa. Esta vez no se refiere a la denuncia sobre la apropiación ilegal de la empresa en manos de Clarín y La Nación durante la dictadura militar. Se trata de la impunidad ecológica con la que se maneja la firma ya que funciona sin estudio ni declaración de impacto ambiental, como lo exige la Ley provincial 11.723. La planta cuestionada, que provee de madera al establecimiento indust r ia l ubicado en la localidad bonaerense de San Pedro, t iene va rias hectá reas en el paraje de Palantelen, en el

La cifra

100

hectáreas tiene la laguna donde la empresa elimina efluentes. Está absolutamente contaminada por el uso indiscriminado de herbicidas durante el proceso forestal.
Reclamo ambiental - En junio de 2010, el abogado Fernando Cabaleiro pidió a la justicia que la planta suspenda su producción hasta tanto se ponga en regla.

partido de Alberti. Allí funciona María Dolores, una plantación forestal que realiza la primera parte del proceso (descarado) cuyos restos son eliminados en una laguna inmensa de imposible acceso al público. El espejo de agua está estratégicamente ubicado en el medio del predio rodeado por las plantaciones, en su mayoría álamos. La laguna tiene 100 hectáreas y se encuentra absolutamente contaminada: el uso indiscriminado de herbicidas en el proceso forestal la transformó en un acuífero envenenado, sobre todo con arsénico, según se comprobó luego de los est ud ios prel i m i na res realizados en muestras de agua en la zona. Y lo más grave es que de allí se sirve el municipio local para proveer agua de red domiciliaria a todos los habitantes de Alberti.

En diálogo con Tiempo Argentino, Cabaleiro afirmó que “resulta emblemático que con tanta consideración que ha tenido el caso Botnia, no se repare que la principal papelera del país en

La empresa alegó que no estaba obligada a realizar la declaración de impacto ambiental. Pero sí lo está.
su primera fase viola la Ley Ambiental y el Estado provincial no realiza los controles debidos”. El Organismo Prov incial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) es la máxima entidad ambiental de la provincia de Buenos Aires y fue la que realizó una inspección a la planta el 26 de agosto pasado, luego de que Cabaleiro pre-

Sin acceso - El espejo de agua está estratégicamente ubicado en el medio del predio, rodeado de plantaciones.

El abogado Fernando Cabaleiro, vecino del lugar, fue el primero que llamó la atención sobre el tema y decidió presentar una

denuncia judicial el 10 de junio de 2010 para suspender la producción hasta tanto no regularice su situación. Y hasta tuvo que

hacerle frente a una “averiguación de antecedentes” por parte de la empresa (ver “Guardan información para desprestigiar”).

domingo 12 de junio de 2011 | año 2 | n·389 | investigacion | tiempo argentino | 23

“Es la metodología del Grupo: guardan información para desprestigiar”
Fernando Cabaleiro es un abogado especializado en temas ambientales que lleva varios años luchando contra el uso indiscriminado de agroquímicos en los establecimientos agrícolas. Denunció a Papel Prensa por contaminación y recibió presiones por demandar a la papelera. –¿Por qué Papel Prensa está incumpliendo la Ley Ambiental? –Está probado que la planta de Alberti está funcionando sin declaración de impacto ambiental y esto es ilícito porque la ley es muy clara y no hay margen de interpretación. Se refiere a que los establecimientos forestales implantados o nativos deben tener una declaración de impacto ambiental, y en este caso sentara una denuncia para que “informara si Papel Prensa posee Estudio y Declaración de Impacto Ambiental (DIA) conforme lo ordena la Ley provincial 11.723 y en su defecto que se proceda a la suspensión de c ua lqu ier t ipo de act iv idad a nt rópica.” Luego del peritaje oficial se comprobó que dicha empresa no posee ni estudio ni declaración de i mpacto a mbienta l. Ta mbién se verif icó un largo listado de irregularidades, como la falta de actas de trabajo de las fumigaciones realizadas y la falta de gestión sobre disposición final y eliminación de los envases de agroquímicos que se utilizan. Así fue que el 19 de octubre la OPDS intimó a Papel Prensa SA, mediante la Resolución Administrativa 2145-4074/10, a que el establecimiento de Palantelen se adecue al artículo 10 de la Ley 11.723. Pero, por el momento, todo sigue igual. Cabaleiro sostiene que la intimación no alcanza: “En realidad no debería estar funcionando, la ley lo prohíbe. Resulta necesario e indispensable que se disponga de inmediato la suspensión de toda actividad de Papel Prensa SA en el predio individualizado hasta tanto no haya Estudio y Declaración de Impacto Ambiental, conforme lo ordena la ley.” La encargada de prensa de la OPDS confirmó a este diario que hasta el momento “la empresa no presentó ninguna declaración de impacto ambiental”, y que el son implantados. Así que no hay vuelta que darle. –¿Y qué hizo el organismo de control? –Lo que hizo el OPDS fue inspeccionar el lugar y detectó que no contaban con el certificado ambiental pertinente, entonces los instó a que se adecuen a la ley. Pero esto todavía no ocurrió. Ya van ocho meses y no pasó nada. –¿Cuál fue la respuesta de Papel Prensa? –Ellos alegan que no están obligados a tener la declaración de impacto ambiental porque la actividad que desarrollan data desde 1978 y por lo tanto es preexistente a la norma que fue dictada en 1995. Pero esto no es así. Hay jurisprudencia que lo refuta explícitamente al establecer trámite debe iniciarlo en el Ministerio de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires. En este último organismo también negaron que se hubiera presentado la documentación. Según el denunciante, el objet ivo es proteger a l acu í fero ya que “los ag roquímicos son plaguicidas que con los años se van f iltrando en el suelo, y no que si la ley apunta a proteger el medio ambiente no se puede exceptuar a todas las actividades preexistentes porque si no se tendría que sancionar a un porcentaje mínimo. Sería absurdo. La ley es clara y estipula que todos los proyectos o actividades que son susceptibles de causar impacto ambiental requieren de un estudio y una declaración de impacto ambiental. –¿Y qué incidencia tiene el uso de agroquímicos? –Los agroquímicos tienen un alto nivel de nitratos y terminan modificando el acuífero que es un río interno que va corriendo y termina afectando a todo el curso de agua. Los niveles de nitrato son cada vez más elevados. Hay más de cien análisis que demuestran que no es sabemos las consecuencias futuras sobre la población. A tal fin es que se exige que la empresa cumpla con la declaración de impacto ambiental”. Ante la denuncia, la empresa alegó que no estaba obligada a realizar la declaración de impacto ambiental. Pero sí lo está. Si bien la Ley 11723, que determina qué actividades requieren sólo el arsénico sino también los nitratos. Estoy luchando para que cualquier establecimiento forestal que aplique agroquímicos tenga su declaración de impacto ambiental independientemente de si está cerca o no de un centro poblado. –¿Recibió presiones? –Cuando Papel Prensa SA contestó la demanda, se avocó primero a mi persona, me estudiaron, pidieron informe a ARBA, a la AFIP, si tenía bienes, etc. Al parecer es la metodología del Grupo: guardan información para después desprestigiar. Pero no encontraron nada, sólo dicen que es raro que un abogado no tenga bienes en la provincia de Buenos Aires. No soy acaudalado, soy simple y lo que hago lo hago por convicciones ambientalistas. ese documento, no incluye la agropecuaria ni la forestal pero sí señala que esa enumeración es meramente enunciativa y no taxativa. Al respecto, Cabaleiro afirma que “una interpretación amplia y dinámica del artículo 10 de la Ley 11723 determina que toda actividad que sea susceptible de generar impactos negativos en el medioambiente, como –¿Y cómo reaccionó ante estas presiones? –Se trata de un metamensaje de Papel Prensa porque si fuera cierto que yo ocultara bienes o no estuviera inscripto en la AFIP, ¿en qué cambia la legitimidad del reclamo frente a una clara omisión de la empresa a las leyes ambientales? No sólo me buscaron por el tema impositivo, buscaron mi dirección en la página del colegio público de Mar del Plata (al cual pertenece mi matrícula provincial) y llamaron al teléfono que figura en el colegio días antes para averiguar sobre mi persona y saber si vivía en la ciudad o no. Tengo casi una veintena de amparos ambientales en Alberti, es mi lugar de infancia y adolescencia y soy de ahí. lo es el uso de agroquímicos a gran escala, debe poseer DIA. Y quien no la tiene está desarrollando una actividad ilícita.” Lo mismo sostuvo en 2003 el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, R icardo Lorenzetti, cuando escribió para el diario jurídico La Ley que “toda actividad lícita que pre(sigue en p. 24)

Cronología
R En agosto de 2010, una
inspección de las autoridades bonaerenses determinó que la planta de Palantelen no cumple con la normativa ambiental.

SOLICITADA
Domingo 12 de junio de 2011

R Entre otras irregularidades,
se detectó la falta de gestión sobre disposición final y eliminación de envases de agroquímicos.

Ante los hechos de público conocimiento, los Organismos de Derechos Humanos abajo firmantes expresamos:
Que la lucha por la Memoria, la Verdad y la Justicia no puede ser manchada ni atacada por ningún grupo económico ni político que intente desprestigiar el arduo y comprometido camino que hemos recorrido en más de treinta años. Todos nosotros surgimos del dolor más profundo que significa el habernos arrancado a nuestros familiares y habernos negado durante tantos años el derecho a la Justicia. En este momento de juicios históricos a los genocidas y de la exigencia del cese de la impunidad para los cómplices civiles, vemos a sectores vinculados con crímenes políticos y económicos del terrorismo de Estado intentar ensuciar los pañuelos blancos, abrazados por todo el pueblo, incluso por el mundo entero, ante el cual las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo son un ejemplo histórico en materia de compromiso y Derechos Humanos. No nos parece casual que en estos tiempos en los que se investiga la participación de los grupos económicos en el genocidio se manipule la información sobre Sergio Schoklender para agredir la lucha histórica de los Organismos de Derechos Humanos. Estamos convencidos de que la Justicia será la encargada de resolver la situación del ex apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo. No podemos dejar de lado que en el momento de máximo avance hasta ahora en la Justicia, a 10 años de la apertura de la causa que involucra el derecho a la identidad de Marcela y Felipe Noble Herrera, se pretenda poner en duda la legitimidad de nuestra lucha. Repudiamos el uso que se está haciendo sobre este tema, que está siendo utilizado en una época electoral como una herramienta de ataque sin límites para intentar desprestigiar la honrosa tarea de las Madres y de los demás Organismos, como así también para agredir al gobierno que desde la gestión de Néstor Kirchner y la de Cristina Fernández decidió hacer política de Estado la lucha histórica de los Organismos de Derechos Humanos. Pero también sabemos que esas políticas cuentan con un apoyo popular que es indestructible. Sabemos que el pueblo nos acompaña y que más de treinta años de historia, lucha y compromiso nos respaldan. Firmas: Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, H.I.J.O.S.- Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio.

R También se pudo comprobar
la inexistencia de actas de trabajo con respecto a las fumigaciones realizadas.

R En octubre pasado, con una
resolución administrativa, el OPDS intimó a Papel Prensa para que se adecúe al artículo 10 de la Ley de Medio Ambiente 11.723.

R Hasta el momento, la
compañía desoye esta disposición y sigue funcionando de manera irregular.

Parantelen - En ese paraje está ubicado el establecimiento forestal denunciado.

24 | tiempo argentino | investigación | año 2 | n·389 | domingo 12 de junio de 2011
(viene de p. 23) supone la apropiación de un recurso ambiental o que requiere un estudio previo que garantice la protección del recurso que se t rate como así una normat iva que fije también el uso racional del mismo deja de serlo cuando no se desarrolla dentro de esa nor mat iva, o bien cua ndo no posee el estudio y declaración previa de impacto ambiental.” Además de la planta de Alberti, el otro gran proveedor de Papel Prensa se encuentra en las islas del Delta del Paraná donde funcionan pequeñas cooperativas de productores que talan y forestan sauce americano en condiciones muy desfavorables. Allí el reclamo no es ambiental sino económico: denuncian que van a pérdida debido a la cartelización que ejercen los diarios Clarín y La Nación sobre el producto final. Uno de los damnificados es Carlos Azzi, quien habló en la audiencia pública convocada por el Congreso Nacional con el fin de

Materia prima - Para funcionar, la fábrica de San Pedro consume al año 360 mil toneladas de madera. Buena parte proviene de la planta María Dolores.

te. A pesar de las denuncias, en su página web aseguran que “los efluentes se tratan con un sistema que comprende un tra tamiento primario (sedimentación mecánica) y uno secunda rio, con lagu-

nas de aireación que hacen que la materia orgá nica disminuya a valores acordes con la normativa.” Ese complejo fabril, inaugurado el 27 de septiembre de 1978 du rante la última dictadura militar, es la

única empresa nacional dedicada exclusivamente a fabricar papel de diario. Produce más de 460 toneladas por día y consume 360 mil toneladas de madera de sauces y álamos al año. Si la ley se cumplie-

ra, a San Pedro no podría llegar ni un solo árbol proveniente de Alberti, donde funciona la forestal que debería estar cerrada hasta tanto cuente con su declaración de impacto ambiental.<

A pesar de las denuncias, Papel Prensa asegura que trata los efluentes de acuerdo con la normativa.
tratar el proyecto de ley que declaraba de interés público la producción, distribución y comercialización de pasta de celulosa y de papel para diarios, y señaló la “miserabilidad con que nos trata la empresa al pagarnos tan sólo 95 pesos la tonelada de madera, cuando ellos venden la tonelada de papel en más de 2000 pesos.” Y el destino final de la madera, antes de ser transformada en papel, es San Pedro. Allí sí se acreditaron graves denuncias sobre contaminación ambiental, principalmente en el vertido de los efluentes al Río Baradero, sobre todo por el uso de sulfato y soda cáustica. Así lo comprobó la ex secretaria de Ambiente y Desarrollo sustentable, Romina Picolotti, en 2006, luego de una inspección a la fábrica cuya titularidad comparten Clarín y La Nación (ver “Clarín me armó una campaña de desprestigio”). En 2008, un estudio del Instituto Nacional del Agua (INA) y de la Unidad Fiscal de Investigaciones de Delitos Medio Ambientales (UFIMA), dado a conocer por el diario Crítica de la Argentina, verificó que los desechos industriales que esa firma vuelca al río exceden diez veces el límite de materia orgánica en las aguas permitido por la legislación vigen-

Picolotti: “Clarín me armó una campaña”
Rominca Picolotti asumió la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación el 6 de julio de 2006. Un año más tarde, el diario Clarín la acusó de malversación de fondos públicos. Le dedicó tres tapas de domingo en seis meses. Según la ex funcionaria, el diario de Héctor Magnetto reaccionó de esa manera tras las investigaciones por contaminación de la pastera Papel Prensa. –¿Qué irregularidades detectó en la fábrica de Papel Prensa cuando era secretaria de Ambiente de la Nación? –En 2006, nosotros inspeccionamos la planta de San Pedro y vimos varias irregularidades: desde tecnología obsoleta hasta la contaminación del Río Baradero por los efluentes vertidos directamente al curso de agua ya que estos excedían los parámetros normales e hicimos la denuncia correspondiente y pusimos multas. –¿Y qué respuesta tuvieron de la empresa? –Ellos iniciaron una acción judicial en la Corte Suprema porque cuestionaban la competencia federal de nuestro accionar. Pero para nosotros no había ningún conflicto de jurisdicción ya que el Río Baradero desemboca en el Río de la Plata. Además presentamos el Plan Nacional de Reconversión Industrial de Fábricas, y en ese marco inspeccionamos a todas las industrias del país. Entramos en todas, muchas de ellas fueron clausuradas, otras multadas, y casi el 80% de las pasteras adhirieron al plan. Y la única que se opuso fue Papel Prensa. Nos negaban el ingreso, tuvimos que hacerlo con la fuerza pública. –¿Por qué Papel Prensa no se dejaba inspeccionar? –Como ellos alegaban que la Secretaría no tenía competencia se negaban a ser controlados. Las empresas más importantes de la Argentina se sentaron y aceptaron la reconversión industrial con metas progresivas de cumplimiento porque se trataba de inversiones millonarias. Pero Papel Prensa se opuso a todo. Se negó al control y por supuesto tampoco quiso entrar al Plan de Reconversión Industrial. –¿En qué situación quedó el tema judicial? –Desde que nos fuimos de la secretaría el tema está parado en la justicia, absolutamente cajoneado. De todos modos le pusimos multas importantes así que hay que esperar el fallo de la Corte para ver si se pueden aplicar.
télam

La clave

ILEGALIDAD
Autoridades de la provincia de Buenos Aires confirmaron a Tiempo Argentino que “la empresa no entregó ninguna declaración de impacto ambiental”. Tampoco inició los trámites para su presentación en el Ministerio de Asuntos Agrarios bonaerense.

Picolotti - La ex secretaria de Ambiente aplicó varias multas a la pastera.

–¿Cree que existe alguna relación entre sus inspecciones a Papel Prensa y las posteriores notas de Clarín denunciándola? –Es muy llamativo que Clarín me haya dedicado tres tapas de domingo. Una sobre Botnia, diciendo que yo quería romper la estrategia de cancillería ante La Haya y otras dos sobre supuestas irregularidades en la Secretaría. Hoy hay abierta una causa en la que espero salir sobreseída cuanto antes para poder iniciarles acciones legales al Grupo Clarín (la causa judicial está en manos de la jueza María Romilda Ser vini de Cubría, donde se le imputa el delito de “malversación de fondos públicos”). Dijeron además que yo había hecho una transferencia de recursos para financiar la campaña de Luis Juez en Córdoba. Todo fue una gran mentira. –¿Con qué fines? –El objetivo era hacerme quedar como una funcionaria corrupta y armaron una campaña de desprestigio muy grande. Para el lector desprevenido cuando vos titulás con la palabra irregularidades estás hablando de corrupción, hasta dijeron que había usado aviones privados. Justo la primera tapa en contra viene luego de que nosotros enviamos al Congreso un proyecto de ley sobre regulación de la industria. Pero no hicimos una persecución a Papel Prensa, se trataba de una política de Estado que tenía como objetivo reconvertir aquellas industrias contaminantes y formaba parte de una política ambiental coherente. Sólo en el Riachuelo clausuramos a Shell, Firestone, Danone, entre otras. Si lo tomaron como una cuestión personal o discriminatoria es problema de ellos. Además estábamos con un reclamo por Botnia ante la Corte de la Haya y no te podés parar con autoridad moral cuando jamás controlaste las industrias que contaminan en tu país.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful