Está en la página 1de 90

111e Onu!!

y el'Hlel'
Centro Nacion81 para Niños en Duelo,
Portlalld, OR97286, EE. UU
35 FORl\JIAS DE AYUDAR A U1\I NIÑO
EN SU DUELO
Traducción al espaiiol:
¡daría José Ramírez Botero
Colección DUELOLIBROS, Fundación OMEGA
ID 2002 The Dougy Center for Crieving Children, Portland, OR, EE.UU
(9 2002 Fund;¡ción Omega
Cra. 30 N° 89-79. Tels. 218 3315 -2365004
Bogotá, Colornbi;¡
funr.1acionOlncga@hotmail.com
\\\v'\V.fUlld'lcionolllcga,com
¡SEN Obr;¡ completa: 958-33-4083-9
¡Si3N Volumen; 958-33-4092-8
Traducción: MarCa José Rarnfrez Botero
Edición: P;,¡tricia Castellanos
Diseño de porrada: Bogotá .' Claudia Arango, Camila Pinzón
:\rrnw-1a Electrónica: David Reyes
i;npresi(¡n: Cargraphics -Impresión Digital
edición: 500 ejcmplares
Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del cnfJ)'ríght, bajo las
san:'iones establecidas por las leyes, ia reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o
p:o:::edimiento, comprendidos la ícprograffa y el tratamiento informático. asf como 1:1 distribución de
c'cmplares de la misma mediante alquiler o préstamos públicos.
4
4
Contenido ~
4
RODUCCIÓN
13
~
ESCUCIIE
15
4
4
ESCUCHE UN POCO t\IAs 18
4
SEA HONESTO. NUNCA LE ~ l I E N T A A UN NIÑO
19
~
RESPONDA LAS PREGUNTAS QUE LE HAGA ~
EL NIÑO O NIÑA) AÚN LAS i\ít\S DIFÍCILES 22

CUANDO SEA POSIBLE, DELE AL NIÑO
t
LA OPORTUNIDAD DE ELEGIR
25

4
6. TRATE DE l\íANTE0iER LAS RUTI:-\i\S
y SER CONSrSTENTE 27
HABLE y RECUERDE A LA PERSONA QU E l\IURIÓ 30
8. PROPICIE AL NIÑO UN Al\lBIENTE FAVORABLE
..,..,
PARA QUE PUEDA «VIVIR)) SU DUELO
))
9. ESPERE y PER1\'rITA TODA CLASE DE El\IOCIO\iES
35
..,­
10. OLvíDESE DE LAS ETAPAS DEL DUELO
) /
11. RESPETE LAS DIFERENCI:\S EN LAS
i\JANIFESTACIONES DEL ,DUELO 39
12. SAQUE L¡\PJCES] ESFEROS] COLORES y TIZAS... 4]
13. ¡CORRA!] ¡SALTE!, jJUECUE!. .. (O ENCUENTRE
FORMAS DE LIBERAR ENERGfA Y El\10CIO?\ES) 4:+
SEA UN i\IODELO PAR.-\ EL DE CÓi\10
HACER BIEN EL DUELO
PíDA PERtdISO PARA ABRAZAR
47
PRACTIQUE LA
RESPALDE AL NIÑO, AÚ:'J CUANDO ESTÁ
DE MAL HU1\10R
TOLERE QUE O NIÑAS
ACTÚEN COi\10 SI FUERAN i\lENORES
OTROS NIÑOS Y N1:\:-\S A ACTUAR
COl'dO PEQUEF:;OS ADULTOS
53
ESTllvlULE AL N1ÑO PARA. QUE C01\IA BIEN y
BEBA ¡'vlUCHA AGUA
55
21. AYUDE AL NIÑO O NIÑA A LA lIaRA DE DORr-.¡¡R.
CONCILIAR EL SUEÑO PUEDE SER DIl'ÍCIL p¡\R,\
UN NIÑO EN DUELO
22. INflÓRT\lELE A LA PROFESORA DEL ~ I ~ O O NIÑA
SOBRE EL DiFUNTO
59
2} RESISTA LA TENTAC1ÓN DE SER SOI3REPROTECTOR
24- No OBLIGUE A LOS ~ I ~ O S A HABLAR
25. TÓMESE lJN DESCANSO
Gr-
)
26. RECUERDE QUE «JUGAR» ES «HACER EL DUELO»
27. SI LO REQUIERE, BUSQUE AYUDA ADICfOT\AL
PARA EL ~ I Ñ O o ~ " ¡ I Ñ A

- . - - - - - - - ~ - ~ = - ~ - - - ~ - ~ ~ - - - - - - - - - - - - -
No DESCUIDE LOS ASPECTOS FíSICOS DEL DUELO
I-L\CALE SABER AL N I ~ O O NIÑA QUE NO ESTA
SOLO EN EL PROCESO DE DUELO
74
ENTIENDA QUE EL DUELO SE VIVE DIFERENTE
SEGÚN LA EDAD DEL 1\IÑO O NIÑA
ESTABLEZC¡\'LÍ¡dJTES y REGLAS Y HÁCALAS CUl\IPLfR
RECUERDE LOS DÍAS ESPECIALES QUE PUEDEN
AFECTAR AL NIÑO O NIÑA
PLANEE TIEl\IPO PAR:", ESTAR JUNTOS, EN FAl\IILIA 86
ESTÉ DISPONIBLE PARA EL NIÑO CUANDO
ÉL LO l'\ECESITE 88
35. CUÍDESE A USTED MlSf\IO y HAC,\ su PROPIO
PROCESO DE DUELO
NOTAS A LA TRADUCCIÓN EN E S P A ~ O L
9::
Introducción
¿Cómo puedo ayudarle a lIn niño o niña en su duelo?
Si conoce a un chico que ha experirnentado la n1uertc de
1111 ser querido C01110 el padre, la 111adre, el hennano, lél her­
111éma, 1::-1 persona que 10 cuidaba o Ui1 élll1igo, usted puede
haberse pregulltado: ¿cónlo puedo ayudarlo?
En el Centro Doug)' PelTa Nii"ios en Duelo henlos trabaja­
do COll 111iles ele niilos y adolescentes en duelo desde que
COll1CllZJIT10S el p r o g r a n l ~ l en 1982. Esto nos ha dado nlucha
experiencia para cOJl1prender qué ayudé¡ y qué no aYllcb en
este proceso. Con frecuencia escllcheLl110S de padres, profe­
sores y personas cercanas a los niños o nifias que eshín en
duelo que no saben CÓ¡110 ayudarlos. En respuesta él esta
preocupacióJl, hCI110S recopilado lo que consicleranlos In35
ji Formas de arudúr a !l1l/liIlO o nÍlia ('11 StJ duelo
ÍIllportante de]o que he1110S élprenclido ele los llii'íos: el r c ~ ' _ " ­
hIelO es esta guía. La infof1llélción en estéis pclginéls es sCl1cilL:
y práctica y es resultado ele las historias ele los nif'íos}'
lescentes que han sufric10 U11 duelo.
Una de las cosa.s n1<ls importantes que hel110s élprcnclic1ü
de los nif'ios es que cada persona vi\'e el proceso del duclo
de una fonna distinta. Tradicioncs culturales, creenciélS reli­
giosas, expcrienci<ls f<l111iliares y diferencias personales influ­
yen en la fOrIna C01110 preferill10s expresar nuestro duelo.
Es posible que no toc1cts las sugerencias que se enCUCnTr<ll1
en este libro se puedan aplicar a su sitllé:1ción. Sólo tenga en
cuenta lo que considere útil pélfél usted. CUé:lnc1o elude, prc­
gÚllteIc al l1if'ío o adolescente qué es 11lcjor para él o clb.
Ellos se lo c1ir<ín. .
l. Escuche
Después de Ulla 11luerte, 111ucllOS IlIJ10S y
l1iflélS quieren contar su historia. Es posible que quieran
contarle que sucedió, dónde e s t é l b ~ l 1 1 cuando les contaron
de la muerte de su ser querido y qué sintieron. Darles lcl
oportunidad ele contar su propia historia es una experienci3
que les ayuda en el proceso de sallar su herida. Una de las
mejores fOflllas como un adulto puede ayudar a un nif'ío en
duelo es escuchándole su historia.
C01l10 adultos I1mchas veces ofrecernos consejos él la ligera,
damos opiniones y juzgéllnos. CreeI110S que sabenlos qué es
lo rl1ejor para el11ifío y querernos estar seguros de que reciben
la infonnacián correcta. Pero cuando estanl0S ocupados hablan­
do, algunas veces no oímos los 11lensajes importantes del nifío
o nifiél, de qué necesita y en qué fonna podernos ayudarlo.
'») fo'nrmds Je (/:"I/(Iar Ú UIl 11iño o 1Ji:la en su dur/o
15
Algunos consejos para escuchar ¡nejor:
@ No juzgue ni dé consejos.
el) Refleje lo que el nifío le dice usando las paLdnéls ele]
lliii.o.
o Parafrasee las palabras c1clnifío.
& Haga preguntas para que pueda aclarar sus idcas.
Ejemplo de lIna frase de nn nii'ío y de la rCSpllesta
de nn adulto:
• Nifío: papá se 111urió en un accic1ente c1e avión. Al
principio, estaba triste, pero luego lne puse ll1UY furioso
cUéll1do rIle enteré de quc dejaron volar el avión en Ul1é1
tonnenta. Le grite al sefior de la ÍJlca: Lo oc1io".
No diga:
• Adulto: «Odio es una palabra ll1UY fuerte. Probablc111clltc
no lo odias. Estas furioso é1llora, pero luego se te P<ISélféí.
Es horrible 10 que pasó.»
D/fU ,()!¡!JfIJ.\', ¡"ulld<ltiljll (),\ 1I:c:.\
]6
Diga: (Refleje lo qne el niño o niTl:J dice usando las palabras
de él o ella)
• Adulto: «Así que tu pap:í l1mrió eIlllll accidente ele
Al comienzo te sentiste inicialmente triste? pero luego
te pusiste furioso porque dejaron que el avión volara en
plena tOflllenta. Entonces le gritaste al sefíor de la
aerol Ínea y sien tes que 10 odias».
Parafrasee las palabras del niño o niña:
• Adulto: Parece que sentiste muchas cosas diferentes cuan-
do 111urió tu pap,l.
Sentimientos de tristeza, sentimientos ele furia. Senti-
111ientos de odio.
Hágale preguntas que aclaren la iJea:
e Adulto: ¿Cómo te sentiste con todos esos cmnbios de
sentimientos?,
¿Qué quisierds hacer cuando te sientes triste, o furioso?
1) de ayudar a un ¡¡i¡lo i) niJlú rn Sil due/D
17
2. Escuche un ¡JOCO n/e;S
AJgunas veces los lliiios no quieren hclbLtr
o no pueden encontrar las palctbr<ls precisas pelra 11élccrlo. O
tratan de proteger el Jos adultos Cjne los roclean c1e scntir 111e[S
dolor. Algunos nifíos Silllplelllellte 110 se pueclell expresen
bien o son poco cOl11unicati\'os. CUélndo escuche, téllnbiéll
ponga 111l1Cha atención a lo que NO están diciendo, Nluchos
pequefíos revelarán lllelS él través ele sus élcciollCS o gestos,
que con sus palabras. Yunél vez ql1e ellos sepc1ll quc pllcden
1 el f' 1 ' .
tenene a liste con lanza, roe fé111 tTlljX?éH a eOl11partn sus
sentimientos y SllS Clllocíones.
nI IU.Olihrn,\. ¡'"uuc!'ld¡iu ()\IU;.. \
J8
3. Sea honesto. Nunca le n1ientCl (J un niño
No nos dig<l1l10S lllelltiras. Todos sabemos
que es 111U)1 clifícil decirles cosas cloloroséls a los nii10S yalgu-
nas veces por tratar de protegerlos les oCllltalnos la vercbd.
COllsic1era1l10S que ese es uno de iluestros trabajos con10 éldul-
tos. Cuando se hace necesario decirle el un niúo o nifia unél
rllala noticia, es 11m)' frecuente que queranlos protegerlo,
C01110 sí ocultándole la historiel cOll1pleta pudiéwI110S ate-
nllar su dolor. Otras veces no les querernos decir la verclad
porque quisiéraI110S protegerlos ele la cruela realidad de la
11ll1erte -C01110 por ejemplo, de Cl1c1nto sufrió nna personé!
antes de lllOrir, los detalles ele un asesinato, o la re81idad de
un suicic1io-.
Pero Ja realidad es que así no se lo digamos c1irectallJCll-
te, los nifíos gel1eral111el1te tern1illan el1teré1ndose de todos
35 Jr <J;;uJür a 1Jf1 () ,li¡ja en w Juelo
los hechos de UJla 11 otra f0[111é1. Puede ser porque C S C U C ] L ¡ ~
una conversación entre adultos, o por que otros nifíüs 1c,
cuentan, o en algunos casos él twvés c1e la te1c\'isión o cl
periódico. Lo que si es cierto es que le cOlllpljca el proceso
de duelo al ni1"10 o niíla cuanclo alguien cercano él él, en el
cual él confía, le lnie11 te sobre el porqué o la forma ele la
Il1Uerte. Aclicional111ente, le eshí cnvianc10 un Illcnséljc cn-
cubierto de que está bien decir lnentiréls, y que no se puede
confiar en los adultos. Una Inanera C01110 los adultos ocul-
tan la verdad es ddllclole rodeos a telllas sensibles. Pero in-
cluso los ln{{s pec¡uei10s pronto se clan cuenta de este juego.
Ellos S011 capaces de reconocer que algo élnda lllél] y notan
inlllecliatal11ente que 105 adultos cercanos cstcl11 actuando
de fOfIlla extraíla.
Eie111plo: Durante tres días, nadic le elijo él l\iIaría, c1e 9
éli10S, que su I11al11él que no aparecía, probab1cJllcnte estaba
11lUerta. 1üc1os los adultos que estaban en su Célsa llab1a1xln
l11UY suave y13 11lélndaban a donde los \"ecinos él jugar cuando
f)[lI':U Jlihms. FUI1c!a('Ídll (),\ II:C, \
20
querían hablar. Al cuarto día, su papá le elijo qlle su 11laméÍ
se había ahogélclo. Betty estaba furiosa C011 su papéÍ y con sus
otros falníliares porque 110 cOIl1partieroll con ella 10 que Sél-
bían. Y, le preguntó él su pélpéí: «¿Acaso yo 110 era 10 sufi-
cientelllente il11portaJ1te para decínnelo?»
35 ¡'imnús de amJoT ú 1L!1 nílin o niña en Sil duelo
21
4. Responda las preguntas que le haga el nhl0 o nhlei,
aún/as 777ás dif[óles
Los nií'ios aprenden haciendo pregl1lltéls.
Cuando preguntan sobre una n111crte, gCllcra]¡ncnte es scil<J]
de que sienten curiosidad por algo que no entienden. L.uego
de que sn pa pj 111Uri ó el e un céÍn cer estoll1é1cal, Carlos, el e 8
aJ1os, hacía lrH1chas preguntéIs sobre esa CnferllH:dacl. CUéln­
do frecuentó Ul1 grupo de apo)'o en el Centro Doug)', se
encontró con otros niíios CJue h,:lbían tenic10 Ull pélriclltc cer­
C3110 que había 111uerto c 1 ~ cáncer. Constéllltcl1JCllte Cén]os
les preguntaba cosas a ellos: ¿Qué ebse de CJllCcr? ¿CÓlllO
fue el proceso? ]\IIuchas veces elnpezé!lxl COl1\'éTSélCiolles en
grupo sobrc lo que significaba el célncer desde la perspccti\'a
de un nií10 y qué se sentía ele vivir con alguien que SUfTÍé1 ele
céÍncer. A través de sus preguntas, CélrlOS se "concchloé¡" con
1)1 /f';U )!ihros, ¡"Ullc/OCirjll ()\ IU; \
22
otros niíios que estabél1l viviendo el InislllO proceso y esto lo
élYuc1ó él descubrir qne no estaDa solo ell su sufrilnicllto.
Como adultos, U113 de Jc¡s COSélS lnás illlportcllltes que
podcJnos hacer es h8cerle saber él los Ilirios que pueden pre­
gun télr cua] qu ier COS3 ydebelllOs responderles a sus pregun­
té1S de una Inanerel honesta. Tellnbién es importante que lcts
respuestas estén acorde con su edad y elnÍvel de lellguéljc
que utilizan. Los niflos no quieren oír una respuesta clínica,
ni que le respondall en el lenguaje ele 105 adultos. Pero téilll­
poco quieren que se les 11lienta. J\Iuchas veces el Tl10lnento
1118S difícil para ser honestos es justo después ele la nlucrte.
Cuando elniílo pregunta qué pelSÓ, es necesarÍo usar pala­
bras concretas corno «se IlllUíó» o «lo mataron», en lugar
de ténninos VélgOS COI110 «se fue», «110S dejó". Un niílo que
h8ya escuchado una conversación donde la ll1amá decía:
«perclí a Ini 11l3rido» o «nos dejó» puede h8cerse Fantasías
de que el papá Vél el regreseH, o sin1p]e111ente necesita que lo
encuentren.
55 dc oyuda, ¡l un /lino () /liilo cn su Jucio
Si usted no conoce la respucsta él la pregunté! del ni 1-10.
es ! nejor decirle «110 sé», Si Juego m'crigllél la respucsta, cllé'l1­
tesela al l1íi1o. Sin clllbargo, algunéls preguntas 110 tiC1ICl1
respuesta, corllO por ejcl11plo: ¿Por Cjue se Jlutó ll1dl11éí?
Ejem/Jlo: Según ROSélrio, eJe ]O ai10s, «cínccr es éllgo
que se Inete en tus células, te hacc sentir 11111)' célnsado, tc
adelgazéls, y alguicn tiene que cnidar (1<: ti».
J)l!};UJ!ihm,. I'I/Jlt!{/citíJ1 ()\iI:C \
5. Cuando sea posible,
déle al nifío la oportL17údczd de elegir
Tal como él los 3du]tos, él los niños téllllbién
les gusta tener la posibilidad de elegir. Ellos tienen opiniones
y se sienten valorados cuando se les deja escoger. No les
gusta que los c1ejen por fuera. Por ejelnplo, es ilnportante
que los nÍílos tengan lct posibilidad de decide 3diós él la per­
que 1l1urió de U118 ln21ler8 apropiada para e]los. Pueden
en la elección del ataúd, de la.s flores, de la ropa o
de la 111isa. Algunos nirios tél1 vez quieran hablar o escribir
peua que se incluya en la cerenl0nia. O participar en
cualquier otra fOrIlla.
Después de la muerte de un ser querido, tener opciones
permite él Jos Ilirios hacer un duelo llléís adecuado él sus
;;ecesic1acles. tvIuchas veces niños o niñas de una 1111snla
3) Formo$ de arUÚOf a un Ilirio o /lii1o en su duelo
25
falnilia viven sn duelo de manera distinta. Por eiclllpJo, un
nifío pueda que prefiera guardar fotos y objetos de b } é ~
que rl1urió, ll1ientras que otro se puede sentir incómodo C.'OL
cosas que le recuerden él sn ser querido. Si ustcd cs su
o su 111anléÍ, es lnejor preguntarle ::d niílo CÓll10 sc sicilte
más córlloc1o. No aSUIna quc 10 que funciona con Ul1llii10
nií'1a fUllcionará con Jos otros.
Al pennitirle elegir alllillo en duelo, téllnbién selogrél
otro bcneficio: 10 ayuc1a él rctOlnar U1l poco el control ck su
vicb, el cual hall perdido después ele la llluerte del ser que­
rido.
DI fU ,(J/ihm.\. Fun¡/"cilill ()\ 11:<:, \
::6
6. rrrote 111ell1fener las ndinas y ser consistente
CUJllc.10 ocurre 1111 él 111uerte, es C01110 quitar­
le el piso él 1111 nifío (1 nií1é!. Lé! vida se siente caótica, insegurél
e illlpredecible. Usted puede ayudar al niDO él reconstruir la
sensación de al crear rutinas y ser consistente.
El lograr pequefías tareas y volver él la rutina diaria ayuda él
olv'idar el sentill1iento de desorden en 'la vida y la ansiedad
que naturdhnente sobreviene en un proceso c1e eluelo. Las
rutinas LllIlbiél1 avudéln a crear una sensación de continui­
dad entre la vida antes de lé! lnuerte y después de la 111uerte
elel ser querido.
Si usted es un pddre, usted sabe que llna 111uerte en una
fanlilia viene élcofl1pafíada de T11uchos ca111­
bias en las rutinas -algunos de estos inesperaclos- y pueelen
afíadir otro eleJnento de estrés en la vida. Así Illisrno, puec1en
35 ¡'(ir¡¡,,;S de aYUdar a un niño o niil(j en su duelo
clarse call1bios a nivel econóIllico, y/o dcben 11ll1c1cJrsc de.:
vivienda o de ciudad. A]o Il1cjor deben CéllllDiélr dc colc;;c'
y é1lnigos, o deben asmní r lluevas responSél bil ic1ac1es y íO1es
en la faI11!1 id.
Algunas veces olvidamos que Célc!d céllnbio es otra pérdi­
da. lvluchas veces estos GllllGios iutensifican el va clifícil
proceso ele duelo. Los célmbios siempre son difíciles pélra
los niííos y nÍí18s y puede ser delicado para e]Jos élc1aptcl"rse.
En el proceso de hacer los célnlhios 11ecesarios PélI"é{ adap­
tarse a las lluevas nüillé.1s después ele hl IllUerte de un ser
querido, usted puede ayudar él Sl1S niños Illéultellicnc10 Jet
cOIlsistencid en algunas rutinas c1e su ,,¡déJ cotidiana, como
por ejeIllplo, 1<:1 hora de acosté.1fSe, de comer o de COl11Pélfti r
COIl la fall1ilia. Aunque n1uc}¡as \"eces LIs actívicbc1es Cé11ll­
Lian sin Id presencia del que IllurÍó, los lliíl0S se sel1tiréÍll
seguros y IJl2S tranquilos con el hecho ele que pueden C011­
tar COll que ciertas r u t i l l ~ 1 S siguen, luego c1e la Jl1tlertc c1e L1
• 1
persona ql1erIClél.
f)f I¡';J.( J/i/)!!)s. ¡.'ullti<lcilÍll (),\ 11:(;\
28
La hora de las COIlliclas puede ser espcciabnente difícil
para familias en duclo, puesto que la ausencia ele la pcrsona
que J1lllfió es c101orosclll1cnte obvia. Sin eIl1b::lrgo, aunque
sean JIlUY c101orosas,- tiencn un efccto estabilizador impor­
tante en 10s ni fías.
Efe111fJlo: «Desc1e que se Illllríó 11li nlanl{¡, salilllOs el C01ner
tocios Jos días. ¡Cuánto nlC gustaría COIller en casa! Estoy
cansado ele llUl1Gl estar Cll casa. Pareciera que papá estuvie­
ra huyendo de un f:-111taSI11a». Juan de 11 ailos.
35 Forl1lús de rn·uJaT ú [/1) /lino (J niI1,! ell 811 duelo
7. Hable y recuerde el la /Jersono que l77unó
Recordar él lrt personél ¡HUerta es p;:lrtc del
proceso de sanar las heridas el110ciol1édes. Una fOfllla ele
recordar <J la persona J11Uerta es Sill1p]clllcllte hablar dc ella.
Está biellllsar su 1101nbre y cOIllpartir con los otros l1Jíell1bros
de la falllÍlialo que 111JO se acuerde1 de él o clLI. UllO puedc
decir: «A su pélpá le encantaba esta canción» o «S11 lllc1111c1
haeía elrnejor ponqué de 111ClnZcl1ie1 quc yo haya comido».
Recordar el 110!nbre de la que fa1lcció es U1lCl
forl1lé1 c1e darles penniso él los ]lifíos de compartir sus SCllti­
rnientos hacia la persona. 'Les recuerda que 110 es un «tclblí>l
hablar del fallecido. Recordar U11a clnécc10b tiene el Il1iSlllO
efecto. les recuerda él ]05 1111105 que la persona fa­
lJecic1c1 seguid «esh11lclo entre c]]os» \,' esto tcnc1rc1 U11 1111­
J •
pacto en SllS vidas.
'. /.'lInc!u('Ídn () \ If:(:. \
E11 el Centro Dougy, incentivé11nos él los llilios él que trcti­
que les recuerden él su ser quericlo, tales como
fetos, poeInélS, objetos, recuerdos para cOIl1partir COIl los
c1em;-1s ninos. Algunas veces encienden velas P<1f3 recorelar
él Lol perSOI1é! que lnurió.
A los nifíos también les gusta tener «recordatorios» o re­
cuerclos cIcla persona que 111urió. Generahnente les gusta
gUé:nc1ar objetos que les evoquen algún recuerdo el11otivo o
con 1111 significado especial. CUélnc10 el de R::níl de 13
élíios lnurió de un infarto cardiaco preguntó si podía conser­
\';J r sus Dotas de traba jo. Aunque eran viejas y nll1Y grandes
pena él, le servían de recuerdo ele todas las veces que fue él
13s obras con su pap<-1. Pecho de 16 afios quería conservar la
camisa de pafio ele su papá, porque siempre que iban él pes­
car el papá se la poníél. Ahora Pedro siempre que V3 d peSCélr
se la pone.
En la I11cdicb de lo posible, los ]linos deben poder escoger
qué objetos y fotos pueden gu<uc1ar. «Una fOrIna de
35 de ayudar () till Iliño o l/iJlL1 ,.'1 Sil duelo
esto es invitar al nifío, llii1é1 o élc101esccnte en el proceso ele
seleccionar, guardary reg,llar Jos oDjetos de le! perSOné! Ll1lc­
cicla.
Ac1ícional!nente, esto sirve eonlO una fonné1 concreta p,n,l
que elnií10 pueela decir adiós. Si el 111í10 o lliilé1 prefiere no
participar, o es c1elné1siac1o joven para cIJo, sugerimos que se
guarden alguJlos objetos para que elnifíolos pueda guard,lr
111éÍS adelante.
Eie1nplos:
• «[,/Ji papéÍ me hacfa ¡l1uc1lélS cosqui]]as. BClilaDa C0J1111i­
go y nlC leíd cuentos». Ana de 9'1110S.
3 «Recuerdo a lni pap,l porque SiCJl1pre estaba ahí para
InÍ». Anc1rea de 12 afias.
e «SclnDra1110S unas trin'itarias por CJue CSClS eran bs flores
prefcridas de lni m'lll1éÍ. Cada \'cz que las "ea recuerdo a
lni ln<1111éÍ cu,lllclo estaba en el jarclín». Is,lDcl ele 11 ,ul0S.
'E11 il1g1és: Keeps'l\'crs.
FlIllt!"ci6/1 ()\/u; \
8. PropicÍe alnÍllo un all1biente favorable
para que pueda «vÍ'/Ír) su duelo
No existen IT1uchos si tíos en los cuales los
llií10S rueeLln hablar abíerblll1ente eJe su proceso de duelo.
\ Iuché1S veces estéÍ en las 111<1noS de los adultos que los ro­
dean, el ayudar a los niDos él encontrar un lugar seguro para
ello. Los nifíos necesitan personas confiables en las que se
puedan apoyar luego que han sufrido Ul1<l pérdida. Adicio­
nal111ente él sus paclres, algunos pueden buscar apoyo en
otro fall1i] iar, 8111igo o profesoí.
Otros nii10s se sien ten <lisIados ele sus <Hlligos luego de
llna I11Uerte, porque se sienten diferentes él sus compafíeros.
Puede resultar difícil identificar qué personas pueden 8.)"11­
dar en este proceso, pues no tocio el Illundo estél dispuesto él
hablar y apoyar este proceso. Un grupo de apoyo es una
35 Fnrmus de u)'udar a 1/1/ T1Íl1IJ o ni/la en su duclo
33
forma 111UY efectiva de conectar él nifios en duelo con
nii'1os que esté:Íll viviendo el Illismo proceso.
Otros puedcll recurrir a la ayuda ele una sicóloga. Lo
que es Ílllportante es que los níflos y élc10Jcscelltes Sep;lJl
que cuentan con un sitio seguro c10ncie l1or;u y c\preS;:I[ sus
senti1l1ientos ele duelo. Si usted es el de 1111 llif'ío e11
duelo¡ trabaje junto con él o ella y h;:1gélll Uné! lista ele sitios
y personas él quienes acudir parél pedir ser escl1c]uc1o(a), o
recibir consuelo. TaIl1 biéll es 11111]' i mportdl1 te iden ti ficar
otras falnilias que hayan por una experiencia simi­
lar.
f)1 ;¡;/.( F/llld<fcirj/l 01 IU ;,\
34
9. Espere ypennita toda clase de e1710cioncs
Cuando la l11élIllá c1e Enrique, de 15 afias,
111urió luegO de Venios J11eSeS de estar lllUY enfenlld, conlcu­
cCl11ia, él inicialmente sé sintió ;J]ivié1do. «IVle sentía aliviac10
por que ya 110 la veÍCl sufrir lnás». En C<.ll11bio, la 1118mü de
J\Jariana de 12 años, que 111urió de a1coholisIIlo, le decíc!
que no se podía sentir triste cuando su ll1él1ná hubiera muerto
por sus problell1é1s de a1coholisnlo.
ElI los sentimientos y las reacciones de duelo influyen
11l11ChélS cosas: el tipo de 11111erte
r
la celad del nifíO
r
el tíIJo de
rclación que se tenía con la persona fallecida ...
Usted Jebe penllitir cualquier tipo ele reacción yelllocio­
nes clelnif1o: furia, frUSITé1Ción, pena. COlllO padres, fall1ilia­
reS o personas cuid3doras ddl1íño o nifia, usted ptlcde ayu­
r
35 r ( ) r m a ~ Jr ú111dur a un lIi;10 n niliu en su Jue'"
35
clarle a sentirse seguro(a) escuchando y 110 menospreciando
o subvalorando sus senti111ientos.
Validar sus cll1oeiones talllbién le ayudad él darse cuentel
de que está bien sentir cliverséls e1l10ciolles)' clebc1l10S penni­
tirle que exprese sus sentin1ientos en U1l cl111biellte c1e segu­
rielad y confianza.
Si Ul111if1o se siente furioso y siente gemas de pegar y gol­
pear, tlstec1lo puede allill1<1f::l peg::1rlc él un cojín o 11l1él ::1]1110­
hada, una bola de practicar boxeo, o élllil1lélles de peluche,
en vez de decirle Silllplc111elltc: «!lO c1cbcrfas estar furioscJ».
n( WI D/JiJTf's. hillcf(/Cú;1I ( ) \ IJ:(; \
3
6
10. Olvídese de ld8 «etapas del duelo»
Al
g
ullé1s personas dicen que el duelo tiene
1111 as etélpas secuenciales y que suceden en fOrIna 1i11 eal. Es
posible que usted1as haya escuchado: furia) nego­
Las fa111i1ias con las que
l1e1110s trabé1jac10 cuentan historias COIllpletélI11ellte distintas.
El duelo puede incluir una) todas o ningulla de las etapas
antes 11lcllcionadas y en ninglJ1l orden específico. El duelo
110 tiene un punto final definido. C01110 decía un partici­
pante elel Centro Dougy elijo: «La gente puede decirle él uno
que ya es hora de élCélb3f el duc1o) pero este Ilunca se aca­
bél». AlexCclllc1rél) estuc1iélllte de bach1l1erato) describí8 su pro­
ceso de duelo corno una serie de oleadas: "algunas enor­
Illes y tonnentosas y otras InéÍs cahnaclds".
35 de ayud'Tr (/ 1lI1 ,¡¡jio () l1illa el! su duelo
37
Aunque usted puede e s p e r ~ u que los níiios vuch'an cveJ1­
tU3]Inente é1 una vid3 11or111al ele fUllCioll<ll1liel1to, y VUCkél1l
él disfrutar la vida, 110 espere que tenllinen total111cl1te su
proceso de duelo. Si ustec1les ve COl1l0 si estuvieran l1lCjo­
rando rápidalnente e integréll1dose l1ueVéllllclltc el su llUeva
vida, puede que silllple!11cl1te estén rCl1l011tallclo otra ola.
/)1 I¡.;¡ ,()/ihr(J<. FUlIc/ucirj/l () \ u:c. \
3
8
11. Respete las diferencias
en/as Jl1anf{estacíol1Cs del duelo
Para Al icia, ele 3 afias, cuyo pélclre Illurió de
un infarto célrdiaco, el duelo fue una serie de oleadas de
l1anto. UnCl después ele la otrél. En los días y nleses siguien­
tes a la rnucrte de su padre, llorar y hablar le ayudaban él
l11Ítigar su tristeza. En ccunbio, su henl1allo lvL:ltías, de 6
él110S, nunca derra¡nó una lágrilllé1 y se lllostraba duro cuando
hablaban del telna de su padre. rvlatías decía que le gustaba
mantenerse 11lUY ocupado y prefería pelsar tiell1po con sus
éllnigos. Esto era 111UY confuso para la 1l1an1é1 de los nifíos, la
cual concluyó que lvI atías no esL:lba \,'ivicnc1o el proceso de
eluelo por que no había llorado y no le gustaba hablar ele su
pélPd. Sin elnbargo, 31nDas respuestas, tanto la de Alicia
('01110 la de rvlatías son nonlléiles en los niños. La fOrIna COIll0
35 Forma" de ayudar (j 1111 ni¡j(J () /liJ1o en ,,11 Jllelo
39
viven el duelo los nifíos puecle ser totalmente opucsta, in­
cluso él la de otros n1ielllDros de lél I11iSll1<:1 félllliliél.
Reconocer quc cada persona tiene su propiél forl11et c1e
hélcer el duelo es esencial para el proceso ele recuperélcióll
el1lOciolléll de b fél1l1ilia. Escuche él los l1iil0S cuando ha­
blan de sus sCl1tilniel1tos y obscrve su cOll1portéllllicnto. Esto
puede ayudarle a aclarar y respetar las difercncias lléltl1ra1cs
e inc1ividué¡]cs.
1)[ :r:l,( )/¡hm,. hl/ldacilÍlI ().\ 11;(:, \
-_._._--------_..... _--------------­
12. Saque ldpices, esferas, colores ytizas...
No él todos los niños les gusta hablar. No
:rJclélS las elllociones elel duelo S011 fáciles cie expresar ver­
mente. Obras de arte, poenlas, escri tos y otras formas de
e\prc:sión creativa 5011 fonl1as 1l1élravillosas paw trabajar los
sélltilnielltos y asociados con 1a Illuerte del
5er querido. En el Centro Doug)' los niños hlIllbién nsan
'Jbr8S de arte para recordar y valoTdr algún aspecto de la
"ida ele hl persona que Illurió.
A continuación ellumeranlOS él1gUll::1S ideas para invitar
J U11 niíio, nifia o adolescente él expresar sus sentinlientos:
" Félcilite papel, lápices, coJares, crayalas y esferas par;]
que pucda dibu jar.
e DéJe al ]lifío, niña o adolescente un para que
puec1a Illélntener un recorrido de SllS senti111iclltoS.
35 Forma" '.le ayudar ú 1111 ni¡lo rJ lIiilú en $U duelo
3 Escriba conjuntamente con el lli110 o adolescente UlI<1
historia sobre la persona que llUifió.
f) Saque pinturas y haga U11 cuadro.
fj Use pIastilil1él o Cen1111íca para esculpir.
• Recoja revistas y h;:lga U11 eollage.
.. Realicen un círbol fallliliar.
rvlaria Luisa de 6 anos e:xtral1éiDélllll1cllísil11o él s'u pélp(¡
luego de que este l11Urió... Así que todos /os días C11 el colegio
pintaba un retrato de él y 10 guardaba CI1 su escritorio miell­
tras que trélbajaba.
Felipe de 10 afios creó ulla caja de recuerdos con Ulla
caja c1e zapatos, cubriéndola con fotos ele su J1lC1111,Í, Al lOra
cacla vez que pinta un c1ibújo o escribe algo de su l1lé1111éÍ lo
guarda en la cajé1 de recuerdos.
Cristina de 8 mios hizo una tlllllba COll plastilina lllego
J . /'-' / 1 r 1 1
oe que l1lUnera su papa. 1ellIa lél rcCJlél ce su 111l1crte y 1111,,1
frase que le cncantalJéL Lo gllarcIa en su cuarto desde que
I)i n:f ,()1i!J ros. i"1I1lc!OCÍ!íll () \ í i:C; \
Illllfió su papá, dado que la hU11Da de él estaba muy leías y
no Id podía con frecuencia.
Alejandro ele 18 afias hizo 1111 diploma de arcilla para su
l11alllá que murió antes ele "erlo graduarse de] colegio.
Amparo de ] I afias hizo una mélSGlr<l ele duelo ele cerá­
mica. Mostraba su cara ele cómo se sentía realmente, y no
la CClré! que mostraba allllunclo.
Ejemplo: «t\l1j tíélllle ayudo llluchísimo, En una cartulina
empezamos a dibujar el elrbol Lmliliar de mi papeí. Todos
los días hacíamos un poquito: «El hablar ele mi papá y su
llle ayudó llluchísimo», Helena de 13 ail0s.
43
13. ¡Cona!, ¡Salte!, ¡Juegue!...
(o encuentre fon77Cls de liberar ene7gro y e171ocfoncs)
Luego ele que su padre llltnió de un infarto
cardíaco, las pah1bras ll18S céuií1oSé3S qne oyó Ricardo de 15
alías 110 fueron los sentidos pésames. « Un sacerclote ¡l1e dijo:
'Cuando estés él punto ele perder el control, tOlll<l un bate
de béisbol y pégale él un élrb01' Eicélrc10 recuerda: «Al prin­
cipio sonabél 1111 poco extraiio ese consejo, pero yo estaba
furioso ... 10 hice, V funcionó».
¡
No todo e1l1lullc1o nccesita golpcar COll Ul1 bélte. Pero ha­
cer ejercicio y los juegos fí'sicos élyuclan él los nijios él l i b e r ~ l r
energía y eJnociones. En el Centro lJoug)', los niiios pueden
pegarle él él1lÍlnales de peluche y él bolsas de boxeo. Tienen
guerras de ahnohaelas en un CUento 11clInac1o "El vo1célll".
,
I'vIantcner estas activic1ades vigiladas y segnras llSé11lc1o reglas
44
____
tal corIlO: «no pegarse en la Cél.bezél»¡ «no pegdr ,1 otros Ili­
í"íos». l"vJ uchas veces un l1iíio escoge ir al cuarto elel volccll1
luego de que ha compartido édgo difícil sobre la 1l1Uerte de
su ser cplerido con sus compafíeros. ()tras activíclacles que
pueden él.yudar son: pegarle a hl1nbores, rOIllper papeles,
jugar pOllchélc1os... Otras actividades físicas pueden incluir
correr, pegarle él una bola de fútbol, o bailar. Todas cstas
son activiclades que ayuelélll él desfogar energía y sentílnicn­
tos negati\'os.
35 de ar1u/or ¡1 un ni/io o ¡¡¡¡la en Sil dudo
45
. ._-­
14. Sea un 771odclo para ell1íilo de CÓ1710 hacerbien el duelo
Los l1íí'1os ODSen'c1Jl él lus ctd llJtOS y SélcrlJ J COJ1­
clusiones sobre CÓ1110 se supone que deben hacer el duelo.
Aprenden de obsen'ar e i¡Hitar el los adultos Cjue los rOc1eél11 ,
Los hijos buscan en SllS padres pistas sobre CÓIHO el
duelo. Desde cómo hablar acerca de la l1l11erte. hasta (!tlé
I
emociones S011 aceDtables.
1
Los padres que atienden su propio proceso de duelo ell
fOrIl1a positiva, cléli1 un buen ejcmplo a sus ¡¡il105. Algu1las
"eces ]05 padres quieren ocultarles él sus hijos el duelo qnc
estell1 ,"iviendo, pcnsando"que esto los sentir peor. Sin
ernbargo, es il11portéll1te Cjue los Jlií10S SCIJélll que es clccpL:­
b]e llorar, scntirse furioso o furiosa. estar e11 duelo. [\lu­
ehas veces clllifío no e\prcsa emociones porC¡l;C 110
11101estar al padre que sobrevivió.
1)1 !/UJ/ihms. FUllcJ,/cilíll O\/U: \
4
6
------------ .. ­
1S. Pida penniso para abrazar
Los 11i110s llecesi tan 11lllCha seguridad 1llC­
go de U11a 111uertc
r
especialmente si han perdido <11 padre o
la 11ladre.1vluchos ni110s en duelo tCInen perder al otro pro­
genitor
r
y les da n111clw ansiedc1(l separasc del padre que
sobrevivió. Como padres pueden ayudar a sus hijos él resta­
blecer un sentimiento de seguridad él través de abrazos)
cariños v I111.Jcho contacto físico.
j
Tenga en CUCI1t8
r
qne (] algunos niil0s no les gusta que
los estén abrazando. Si esb1 tratando de h::lcer sentir Illejor él
un nií10
r
Sielllpre pregúntele antes si puede abrazarlo o abra­
zarla. Es ilnportante que 110 i111pongéunos nuestras propias
necesidades de cariño en los niños.
35 de oruJúrú UI1 Trillo (J IiÍilú ell due/o
47
16. Practique lel jJClcic17cÍcz
Si usted es un padre en duelo, deLe
notado que hay buenos y c1ú¡s Días en los que
está rindiendo bien y días en los que tocio parece salir 1naJ.
Los nifíos tanlbién estos ciclos. Algunéls veces ¡es
J
cuesta l1lucho en su colegio o tarcas.
Se frustrclll y quieren 11n descanso. Los ]lirios en c1uelo 11111­
cllaS veces se vuelvCll torpes con sus manos Y' pies, dcrrCllllélll
los líquidos y se tropiezan. 11ll1)" paciente C011 los nifíos
y nif1Cls y con UStcc1111islllO, en los días l11edos.
OUréll1tc los primeros ll'leses luego c1e Cjue su pelj)élllllnió
en un accidente en una lancha, LI Ellllilia Joncs 1¡izo lUl
acuerdo para tOlllarsc Ull «Time Out,> (un 1110111ento libre,
un ticfnpo clpeute) en Jos días difíciles. OCélS!Ol1él]mc¡:rc,
()(I{';['()(¡hms. FIIIiL!rlci!il/ ()\ 11:(;. \
4
8
C;.¡r01illa ele 8 ;'1110S o Pablo ele 12 ailOS se tOlllaban un día
para quedarse en la casa descansando.
Algunas veces la m8111J llevaba los nifíos a un paseo en
1111 día ele colegio. Como familia, iball a] parque él jug;'lr o a
,1]morzar él algún restaurante al cual iban COII su papJ, ;'111­
tes ele que é1ll1uricra.
')j Forma,o.¡ Je v:"udar () [IHllil1ll o ¡¡iJla en ...;TI duelo
49
17. Respalde al nÍ110, aun cuando está de ¡na! hL::'::: oC'
Anadie le gusta estar de l1lé¡} genio o cstM (1]
lado de alguien que 10 csté. Cuando se cstcí en duelo, el
malgellio aparece muchas vcces de la llada, C01110 si peql1e­
[¡as Ilubes grises ele repente se amonto11<1[an étlrec1cdor de L1
cabeza. ¿CÓ1l10 llegaron ahí? ¿Cuándo sc Í[(ín? Es difícil decir.
Los nifíos en duclo cntr,ll1 fácilmente en mal genio, tél1 como
10 hacen los adultos. Algunas \'cces algo puede recorclarle él!
nifío algo de la persona que murió. C), puede scntirse frustra··
do o frustrada desde quc murió la persone) CjllC[¡CL!.
Santiago ele 12 élnos, se sentía mal hm 110[,1(10 Cé1Cb \'cz
oue recordaba el nlÍstcrio ele como había muerto su mamá.
1
Nadie sabía si había sido un accidente o U11 suicidio. En
algunos l1ii10S la furia es una forme1 ele mostrar trÍstC7.él, lel
cual es lllclS djfícil de expresen.
/)í JI: I ,Olihrm. FUII¡fa['Ítin ()\! J:(:. \

Por otro Jada, llluchas veces Jos niiios 110 s;,bell ni com­
prenden por qué est8n1l1alhumorados. C01110 con los adul­
tos, llllO puede ayudar)' tener empatía con este estado sin
tcner que cOlllprender el origen dell1léll genio, ni tratar ele
;meglare] prob] ellla. ien tr;¡s que se respete el estado de
;ínimo delniiio se le puede invitar a hacer édguna actividad
que le guste.
Recuerde sielllpre validar primero los sentimientos del
njíio, y luego darle la oportunidad de que escoja entre op­
ciones positivas. Los niños necesitan saber qué es normal y
natural, sentirse de esa forma.
3) Formos de a UIlIlif10 n Ililla Ctl.'iU uudo
18. Tolere que algunos nii10s o17ÍJ7C1S
actúen C01770 si fuerCllll77cllores
Es nonllal que un ]lifio se sienta ansioso e
insegnro después c1e Ullél 1l1Uertc. l\JgU11éls veces COlllO C011-
secuencia eIllpieZé1n él ach.ldr C0l110 si fueran 111enores. Este
comportanlieJlto no es inusual. Por ejemplo, l11111iiio pucc1e
volver él CJuerer c1of1llir e11 la Cél111a c1e Jos pé1péls. Otros puec1en
volver hél hacerse pipí en la C<II11é1, tener pataletas, °
Illai1as oue tenían cuando eran 111enores. CUélJlc10 sucede
1
esto, es illlporblllte ser COl nprcnsin)s. No se de be ri c1icul i
ni castigar al nino, sillo pennitirle la regresióll por U11 perio-
do ele tielllpo. Los niiios rcgrcséuün él sus COSfl.11l1bres ele l1iilO
1naY01 cuando estén lllcjor cl duelo. Sil] C111-
bargo, si persiste el COI llportclll1icllto regreslvo es 1l1ejor que
10 eOl1SU1tc con Ull profesionél1.
DI JI: 1,( )/ihrm. ','ll1Ido{'ÍlÍll ()\ IH; \
52
19. Otros niJ10s \} niflas cOlnenzarálI
I
el actuar C01710 pequeil0s adultos
Algullos niños reélcciollall volviéndose hiper-
responsélbles luego ele U11él 111uerte. Algulléls veces es porque
empiezan él actuéH según los é1c1u1tos les dicen: «ahora eres
el honlbre de ]a casa» luego ele la 11lUerte del papel. 0, ~ < t e n ­
clrús que cuidar de tu papé!» luego c1e la 11lUerte ele la 111élll13 .
.'\]gullas veces hacen su Il1ayor esfuerzo para no ser un estor-
bo o probleIllél para el padre que sobrevive, o hacen graneles
esfuerzos para ocultar su tristeza. Usted puede aYl1cbr a los
l1iíios o adolescentes a no perder su nifiez o juventud sin
pennitirles convertirse en pequeños adultos.
Un l1iflo o adolescente puede rebelarse o herirse si se le
obliga él cl11l1plir las funciones de padre con otro hennanito
o henllélllita. Luego de la llluerte de su n181l1á, Céllllila de
35 Formos de omdar t1 ltll llil10 f.I Ilirla ell su elue/o
53
14 afias, debió actuar C0l1l0 111aJll<Í para su papel y sus dos
benllé11JOs. Dado que era la lÍnicél «Jllujcr» ele la CC1SCl y le:
única que sabía cocinar y limpiar, se le impuso ese rol. .\
eIl8 no le 1110lestaDa ayudar él los c1eJlléÍs pero esto significó
que ya no ten Ía tie111pO para sus cosas o cl111i gas.
Enrique ele 10 cutos eJllpCZÓ el aruelar C011 los arreglos y
tareas que tenía su papél luego e1c que él llluricrCl. I"Tientras
que su papá estaba vivo, 111l1chas veces élcOl11paflé1ba ,1 su
papél i11icntras é] hacía arreglos en la CélSél. Él recordaDa cste
tien1po C01110 algo especial. Cuando cl1Jllpli6 10 a110s, le
pidió él su 111a111á llTlaS herramientas pélTél poder ayuc1ar con
las reparaciones de la G1Sél COIllO lo hacía su pelpél. C1Wl1elO
sn lllam<.l trataD;] ele hacer un arreglo, él decía: «Así no es
conlO 10 hubiera hecho p'élpá». Aunque su 111(1111é110 incenti-
vaba él ser un nifío, a Enrique le gustaba el papel de
y ser el «110111Dre ele la casa».
f) ( !1': 1,( )1;h ¡:UI"¡(/('iríll ()\ 1f:(:, \
54
20. Estirnule al nirl0 para que corno bien
ybeba 711tiClza aguCl
Los cé1Inbios en el apetito no son extrailos
en los niílos' después de una Jlluertc. A algullos ninos se les
ca}¡l1é1 1a tensión cOIllienc1o, lllientras CJue otros pierden el
apetito. Cuando sea posible, incentive la buena cOlllida y
los bucnos hJbitos. I'vIa jos hábitos, o Inucha cOIllida no S ~ l ­
nan; pueden enlpeorar enlociones toc1avía IlHIY difíciles, y
bcljar las ellergícts luego de Ulla TllUerte cercana. Canlbios
persistentes en los hjbitos aliIl1enticios o en el peso dellIii10
deben consultarse con un profesioilél1 de 13 111edicina.
El duclo 10 COnSU111e él uno, ¡literallnentel Los ¡¡ifíos y
adultos se desllic1rahm con frecuencia ya que est81l usando
al 1118Xi1110 su elllergÍél J11ental y física en el proceso de elue-
10. Por eso se recoJlliencJa tOJTléH lllllcha agua para hidratar
35 fnrlll<1S de aYllelar <1111l /Iilln n ¡¡¡¡Jo en w duelo
55
las células, y ac1Clll<ís ayucb a illCrCll1ellbn los lli\'c1cs bajos
de energía. Es 11111)' illlportantc tOJllélf lllucha aguél)' Jugos.
espcciéJII11el1te en bs primeras etapéls del duclo.
nI WI ,( J!Jhrns, FlIl1d"cilin () \ 1[;(;, \
-C)
)
21. Ayude alníll0 o nil1a ala hora de donnir.
Concilíar el suel10 puede ser difícil pare! un nÍll0 en duelo
La hora ele ir a la cama pueele torn;me lllUY
difícil despilés de la 1l1uerte ele Ull ser querido. Si usted es
un p;lclre o una mache, puede notéH que le cs l1lUY djfícil él
su hijo separarse de usted, especialmente si la persona muer­
ta era su progenitor. Su hijo o hija puede sentir miedo él lél
hora ele ir el la cama; le pucdc costar mucho trabajo dormirse,
o puede tener pesadilhls. La lloche es el 11l0mellto del día
en que se acaba la actividad y aparecen todos los recuerdos
y pensamientos sobre la persona que rnurió. Puede ser difícil
para elniflO aquietar estos pensamientos.
Una de las formas de élyuclar es estableciendo rutinas;
consistentes él la hora de dormir, tajes como: leer un cuento,
rezar, cémtar o conversar un poco; pasar unos momentos
35 Formas de Gl'lldar.-("un ni/M o II¡,la ell SU Jue/(J
. ' -"".
57
-',,-,,:'
1
juntos antes de c10nllir a)'uC1;:lfáll al llifio ~ l rcsblb1cccr su
.cJ d 1 r·, cJ' ],
segun él· Yle COllnnllélran que lIste esta éLll pafa C U ~ ¡ l l C l C : )
él le necesite. ACOlllpélfiarIo o élCOlllpélilarla lllicntr,IS se
dl1ernle, o dejarlo c10nnir C011 usted por Ull tiClllpO, es Off,!
opción.
J)()I:U )!ihms. h/lld<lcirill () \ I u; \
58
22. Infonncle ala profesora delnÍl70 o niiia
sobre el difunto
Los nifios paSéll1 buena parte ele su tielllpo
en el colegio. La lllllerte ele Ull ser querido tiene U11 fuerte
ílnpacto no sólo en su vic1a Llll1iliéH sino télll1biél1 en su vic1a
escolar. Por este ITI0ti\'o es inlportallte infonnar a los profe-
sores elel niño, el psicólogo y otros adultos del colegio sobre
la 11111crte. No a todos los 111i'1os les resulta difícil volver al
colegio o escuela. P3ra algunos incluso será un refugio el
poder volver a b actividad escolar. Aotros les costará trabajo
concentrarse y I11<1ntenerse al ]11iS1110 nivel acadélnico que
antes, durante Jos Illeses y selllanas posteriores a la Illuerte.
Algunas veces puede ayudar el reunirse con los profesores
para hacer un plan de trabajo para que el nifío o lliflél pueda
ponerse al día en sus tareas. Si usted es un profesor o profesora
35 Fomws de arUd<1f a un 1I¡:iO o ¡¡¡tia en su duelo
59
o psicólogo que trabaja con niiios que están pasélndo por lln
duelo yles está costél1Klo 111llCho trabajo seguir con el ritll10
de trabajo escolar, puede COlilCl1zar él exigirles hnCélS cortéls
que los nifíos pueelan realizar, con el fin ele ayudarles él que
vuelvaJl a recobrar su nivel de confianza 111Íelltréls !ogré1J1
nivclarse y l11ejorar su dcsel11peJ10.
A algunos llifios les puede molestar que sus compaiícros
y profesores se enteren de b 111llerte. Es necesario ser sensi-
ble él lo que elnÍílo quiere COll1partir ya 10 que quiere 111é!1l-
• 1
ten er en pnV<:lClo.
{)!JU,O/iJ¡(n., hl/lducilÍfi ()\I/:C\
60
23. Resista la tentación de ser sobreprotector
Luego ele la llluerte de su hermanita, Inés,
de 13 8íios, sintió como si tocJas las reglas de ¡él casa hubieran
cambiado. De repente, sn mam8 no la dejaba ir él jugar a la
Celsa ele sus amigas o ir al centro comercial. En cambio, le
dijeron que e1ebía permanecer en lel casa con su familia.
Ella protestaba diciendo que SUlllarilá se estaba convirtien-
do en una "paranoica sobreprotectora».
Silllón, de 8 aíios, siempre iba caminando a su escuela
que le quedaba a cinco cuadras. Cuando su pac1re murió en
un accidente automovilístico a una cUélcJra ele su casa, su
m3má le prohibió ir call1inando al colegio por que debía ca-
minar frente al sitio cloncJe había l1luerto su papá. Cuando su
mamá lo llevaba al colegio tomaba rutas distintas para evitar
35 Formas Ji! cJYluhu () UH ¡¡¡¡ir) (l ni!icl ('JI ,q¡ d ~ l = ! ' O
61
pasar por el sitio del accidente. Sin cmbargo, Simón sí c¡ncríc1
pasar por el sitio.
Es natural que los papas c01nienccn a é1ctuélr de l11élllcra
extren1ac.1arl1ente sobreproteetora después ele una muerte,
especialnlcnte si la persona que 111urió fue otro niíio. Un lli-
fío puede querer suspender las élctividades que hacía é111tCS,
o puede querer volver él hacer acti\'ic1ac1es <mtes ele 10 que
uno podría i1naginarse. Es importante que sea el niilo e]
que decida cUélndo estcí listo. Recucrc1c Cjue hacer acti\'ic1ac!cs
con c01npafíeros y realizar élCti\'ic1ac1es placenteras puede
incrclnel1tar ]a <Iutoestima del lliilo v hacerlo sentir biel1.
Los élcloJescentcs tienden él querer estar con sus cOlllpaflC-
ros, P,uticipar en otras élcti\'ic1ades placenteras puede él)'U-
dar él ]05 nifl0s él el1tendc,r que la \'ida, y las COSélS que c110s
disfrutan el1 la vida, cOlltinúan éltll1 después de 1a pérdida.
/)/II';¡,( Jlihrfl.l·. ¡:lIl1dacilill () \ 11:(: \
62
24. No obligue a los níí10s a hoblor
No a todos los nifl0s les gusb.l hablar. f\:Iu-
chas veces expresan su dolor mediante el juego, sus pinturas
o escribiendo. Ta1llbién pueden expresar lo que sienten a
tnlVés de conversaciones con compafíeros, y no con sus
padres. Esto ocurre especialmente con los adolescentes, Jos
cuales prefieren la ayuda de sus compaííeros qlle la de Jos
adultos o ele sus padres. Si llSted es el padre o el adulto que
cuida elnifio o niria, 110 se asuste si él o ella no quiere ex-
presar su dolor con usted. Además, tampoco es correcto asu-
mir que por esto no esti hacienelo su proceso ele duelo si no
le está hablando directamente a us!cd. La mejor fórmula es
il1vitéirJe a conversar y estar abierto él discusiones, ya acep-
Llr la elección del nifio.
35 FnrmtJs úe fl)"udm 111111 nlJio n nilla cm ~ u duelo
63
Los 11Í110s sólo hélblal1 cuanclo estéín listos para e110 y si
están convencidos ele que esto les va <i ayudar. En los grupos
ele apoyo del Centro IJougy, los niílos pueden elegir no llél-
bbr en las sesiones de grupo. Esto quiere decir que pucden
preferir no hablar nada acerca elel tema que estú tratanc10 el
grupo. Luego del suicidio de su papá, Rall1Óll ele 14 aílos,
asistía a grupos c1e clPOYO durante varios l11escs y siempre
prefería no hablar cUélndo se estaban comentando estos te-
lnas. Una tarde, otro I1ifiO llegó al grupo de <lPOYO y les C0111-
partió que su papú se habíel suicicL!c1o. Cuando le toco el
turno de Roberto, él c011l}J,utió su historiel por prinlcrél veL
El hecho de que no estaba obligado el bdbIar le pCT111itíó ei
Ran1ón t0111arse un tiel11pO para tenerle cOl1fiall7.<l ,11 grl1po
y así pudo c0l11partir su historie] Cllél11c1o sintió que)"<1 cstctlXl
listo.
1)1 f/'/ ,( i!i!Jrr¡s,I'I/Il(/<Icir;1I () \ILC, \
(L+
25. TÓl71ese un descanso
Los niiios hacen su duelo en ciclos. Incluso
cuando la muerte ha ocurrido IJlUY recientel11ente y Jos adul-
tos e s t ~ l n en pleno duelo, los nilíos pueden preferir jugar y
dejar ele pensar en la 11lUerte por ratos. Aun nl{¡S que los
adultos, los niiios necesitan tOlnarse un descanso del proceso
de duelo. Cuando la sihlación lo pennita, planee actividades
divertidas para los nii10s y déjelos jugar, reír y silllplelnente
ser nifíos.
Cuando Juan Pablo, de 8 al1os, supo de ]a lTIllerte de su
papá, ]0 único que quería hacer era salir él jugar. Su ll1anlá
se enfureció y sentía que Juan Pablo no quería a su papá ni
le demostraba respeto. Juan Pablo necesitaba «salirse» de la
situación porque era denlélsiado difícil para él poder ll1ane-
¡ar el duelo en ese momento.
35 Formas de tn1Jclar a IIn nll10 () nll1a en su duelo
. 65
Teresa, ele 14 afias, su hCrll1élJ1ita Sélllclrél, ele 12 élilOS,
planeaban pegl1ef1;ls escapac1itas cUélndo ]a sittlélcióll se po-
nía 11lUY intensa en su CélSél. Les herll1aJlClS s,l1íélll él jugar al
parc¡ue o iball él1 cinc con su ll1é.llllél. Según Teres,l: «j\lgu-
l1étS \'eces silnp]elllCntc séllir de lél CélSél él)'uda, es C0l110 sal ir
a coger aliento»,
fIllIJdl'Ít¡1l ().\II:(:, \
66
. "':'.
26. Recuerde que «jugar» es «hacer el duelo)
Jugar es la fom13 natural de los niílos para expresar
SllS sentimientos
Cuando l\1auricio tenía 6 años, su pap{¡ nlluió inesperada-
mente de llIlél sobredosis ele heroÍlIa. El juego favorito de
ivIauricio en el Centro Dougy era jugar en la areIlera con
é1Ilin1aJitos. Un día escogió un elefante grande y otro chi-
quito para jugar en la arenera. Agarranclo el e1efalltito pe-
quena en su Tnano gritaba: «¿papel, papá donde estas?» Y
rnovía el eJefantito por toda la arenera COlllO si estuviera
buscando al elefante papá. De repente se pafa al lacio del
elefante mayor y exclamó con cara de preocupación: «ahí
está, allí está papá ... jO no!, está n1l1erto» lVlallricio no con-
tinuo el juego ni volvió a hablar del telna. Solo volvió a
guardar los elefantitos en la repisa.
35 f ' o r m l 1 ~ JI! aruJar 11 UII ni/lo o 1I;¡111 en su dudo
67
1'. Iicntr<ls que los <lcluJtos tiendcn él hablar y c1esélhogarse
en su duelo, es 111éís C0l111Ín que un nifío o niiiél dell1Ucstrc
Jo que estéí sintienc10 él través ele] jucgo. Los l1iiíos I1Hl)' pcc¡UC-
110S 110 tienen el desénrollo verba1 ni coglliti\"o pé1Tél c:\preSén
él rticuLlclélll1Cllte, el} péllal{réls, Sl1S ell1ocioncs. Sin e111 b,Hgo,
11111chas veces USélf,ín cl juego pélfa «Clchlélf» los conflictos
internos que sicnten..'\ tré!vés elel juego los niilos pllcden
expresar sus sentimientos y pensamientos, jugar C011.10 si
fuerdn sus seres queridos, y contar la historia de sus vicias.
Un llifio con furia es posible que 110 diga que eshí furioso,
pero en cambio puec1e jugar cosas violentas. Un niiio o nifia
que está triste puecle 110 decirlo en palabras, pero pucde
dibujar algo que lo represente. Es illlportantc estar pendien-
tes de los juegos de los 11i11os en duelo. Observe los rajes
que aSUlnen, las palabras o el tono que tlSél11, y los scntilnicn-
tos que reflejan. Si pueele refléjele ell niiio, usando SllS pro-
pias palabras, lo que usted oye o interpreta sin juzgarlo. Estél
es una fOfIna de validar lo que están vivienelo.
1)/ JI:I.O!ihm.t. FUI1J,ld';lI ()' ¡EC. \
68
El de Jorge estuvo muy enfermo durante ele t1l1
élí"1o antes ele morir de leucemia. Jorge tenía 5afias cuando
11Hlrió su papJ. Cuando visita el Centro Doug;' le gusta ju-
gar a] c1octor. En su juego Jorge examinél pacientes, practica
operaciones y les da remedios él los enfermos pélfél sallarlos
del todo.
Augusto ele 5 ailos le gustaba jugar con el trencito en el
Centro Dougy. Su maméÍ había 11lUCrto de cáncer elel sellO.
Augusto podía jugar durante horas con el tren. Un día contó
que su Inanlá se había muerto yque antes iba muchas veces
con ella a ver pasar los trenes. «ExtrafJo 11111Cho ir a ver Jos
trenes con Ini 111améÍ». El jugar con el trencito le éiyudaba a
sentir a su n1all1á cercana a él.
3) de C!)'udar a un !lino o n/ila tTl su JI/ero
69 .
27. Si lo requiere, busque aruda adicionol
para e!nif7o o 171170
Una depresión, ansicc1ad y'
de C01l1portmllÍellto S011 C011llllleS en los niiios quc esbíll
atravesando por un cJllelo. A Jos niiios les pucde costar lllU-
eho trabajo dormirse, o pneden perder cl apetito en las pri-
¡neras etapas después c1e UllCl 1) Illerte. Si persisten los SÍllto-
I11aS ctllOcionales y físicos o si internllllpCn léls fU1lciollcS
diarias, esto deben scr consultado con un nlédico o psicólo-
go. Algunas de las sei'1ales de alerta S011:
• Depresiones o 111al genio que interfieren con 111lél vieh!
saludable en el día él día.
• Pérdida de interés en actividades placellteféls.
e Desórdenes en el suef1o.
• Call1bios bruscos en el apetito.
f)/JEt Fundad,;n (J.\ I¡.;{:, \
':',':7 0 ',
• Dolores eJe clbcza, de estómago II otros SÍlltC111élS físicos.
e Féltiga Opérdida de energía.
• PellSéll11ielltos suicidas: si elnifio dice querer estar ll1Uer-
too
e Dificultad para concentrarse.
• Perder todo contacto con la sociedad.
Recuerde: un duelo puede verse y parecerse ~ 1 una de-
presión, especialmente durante los prill1eros seis 11leses des-
pués de la muerte. Sin ell1bargo, un l1ifio o niiia clepríllliela
clínicalllente, generalnlente tendrá al nlenos cinco ele los
síntotl1as anterionnente Illencíol1aelos, durante a] l11enos dos
sel11anas y le será 1HUY difícil asistir al colegio o funcionar
en la casa.
35 Forma$ de ~ 1 J J a r a un lIill0 o lIi¡la en su duelo
28.1\1
0
descuide los aspectos físicos del duelo
E1duelo, duele, Algll1l<ls \'eces los nillos ex-
dolores físicos tales como dolores ele Célbeza,
ele estó111ago, II atlaS dolores silltOl1ltÍticos. Los llillOS b.llllbiél1
dicen que les c1u'.:le el COfrtZÓll. Algunas veces los lliiíos sue-
len quejarse de dolores y sel1Sélciolles que se parecen él lo
que experimentó b persona antes ele 1110rirse. Por ejemplo,
un niiio cuyo padre murió de un tumor en el cerebro, pue-
de decir que siente "algo raro" en la cabeza. Algunos nifios
en duelo se vueh'el1 111éÍS torpcs y son Jl1éÍS propensos él los
accidentes.
Así C0l110 clebcIl10s aceptar y validar elnocioncs, es im-
portante hacer lo InislllO con los aspectos físicos del duclo.
Si un l1il10 dice que tiene dolores de estóll1ago, podemos
responderle: "Tu estótnago estél resentido j' sien tes que te
/)UEI.Olihms. fundadrin 0,\ WC:, \
7
2
duclc Illucho", [\0 aSU1lla que todos los síntomas físicos
son lllclItaics. Si persisten los sílltOl11élS físicos, estos debel1
ser

por UI1 doctor.
35 Ptmnus de <I!lJJar a !lUlo () nWIJ en su duelo
73
29. I-IJgolc sober al IIÍllO o llil\!
que no está solo en el proceso eJe cluclu
1\ los llil-;OS 1cs disgusta sentirse diferentes ,1
sus cOJ1lpaí1eros. f\fo les gllsta c1istil1g11irsc por diferentes]ji
que los dejen por fuer,]; elllieren pertenecer. Cl1,lJ1c1o U]]
llílio :'(1 110 tiCI1C su p,lj)(í, o su J1l,11l1,í o Sll heílllé1Jlo(<1), es
Il111Y probélb1c Cjue se sicntél r,lro y dife!'clltc CUélllc10 Jus otros
nii10s habLlll de sus papás o hcn11'lllOS. l\:'udé!r al iliiio o
niJla a encontr,lr cOlllpm1eros que 11é1l1 experimclltado 111lél
pérclida les él)"l.1dél a aliviélr la SCllSélCióll dc ser los 1111icos en
eSé] situación. Los nii10s generalll1ellte se sienten ,¡)i\'iéldos
ele saber que 1105011 Jos tlllicos que hall sl1friclo lél ll1uerte elc
un ser querido eereelllO.
}Uélllél, de 18 aílos, 110 qucríél ir él b c0111ieL1 c1e p;lc1rcs e
hijas en su colegio, porque su padre h,lbía 11ll1erto ll,lCí,l U11
DI/U.f )liJ}f{l.', FlIlld.,ciril/ 1) \JJ;(:. \
74
<1110. AUllquc su Illé1111tÍ tré!tó dc COllvclIcerb de ir con su tío
o C011 su henllél1l0, ella se llegó diciendo que ella sería la
"el i re re11 te". SU él 111 ig(1 A11 d 1\ lel ríél le el i jo: "s i tuS él 111 igos recd-
lllente lo 5011, no se l1lo1estarlc1ll porque se murió tu pap<í",
Part1 el día elel padre, LJ profesora ele Jorge les pidió él
todos 105 lll1l0S elel curso ])'<lcer lI11él tarietél parct su
Jorge, de llueve anos, 110 sabía hacer. Su papá había
muerto yel sintió que no podLl re<lJizar est;:l Clctiviebd. Jorge
notó que J\,.'1:HÍa, otra nifla del curso, tél111bién tenía proble-
111as para enlpezar, élsí que le preguntó qné estaba haciendo.
"f'yI i papci Ilutrió cuando yo tenía cinco anos" -le di jo María.
"El ll1ío tanlbién -respondió Jorge. De esta lnanera los dos
se pusieron a dibujar recuerdos de cuando vivían sus papás.
iYlélría pintó un retrato de ella y su papá haciendo galletas.
Jorge se pintó con su pélp3 jugando fútbol en el pélrque.
Los niños que han experinlentado una nluerte violenta
de su ser querido, como es el caso ele un asesinato o un
suicidio, son nlás vulnerables ypropensos a sentirse solos y
); Formas ayudar a un limo () l1il1a en su duelo
75
8;sbc1os. L,lS ll1uerrcs \'io1clltas nos pOllell ac!cllljs llcn'jo'-:05
fc'rc¡ue 110 sabel110s qué decir ni CÓ1110 rCélccio11é1r. CCllcr<t]-
cuando no s,lbellios CÓ11l0 rc,lcciol1étr 110S élisL!¡ 1I().';,
Si usted C0110CC él Ull llirl0 que ¡¡él \'j\'iclo U1Ll lJ1l1crtC
\'}'J]cntcl de un ser CI1.lerid,o, ¡lagé1 un por 111éll1kI1C;
e: COllt;:lctO y 110 r0111per lel COllllllliCélCiÓll. Puede que llO
c:é:Seel1 ]wbJm c1e su e\pcricJ1ciél en sí, pero sí llecesiL1J1 saher
q hélY gente con la que pueden COIl tel r.
Luego eJe U11él Illuerte violellLl, ,¡)gUllélS veces los lJillOS
deben soporten que el caso aparezca e11 b te!c\'isiól1 o los
periódicos, o deben atender él U1l juicio. En estos C,lS05 es
i:l1portéll1te 1l1é.l11tcncr el contacto con ellos <lSÍ sea sólo para
hablar o pregl1l1télrles si quieren que los CleOll1péll1Cll. Es muy
posible que estos 11 ¡¡íos se sien tan l11é1S élStlsb:ldos ynt111crablcs
de 10 común. Trate ele oír sus temores, de no jllzgar.1os.
Los 11iil0S que IW11 c.\períll1el1taclo el suicic1io de Ull ser
queric10 se sienten aba ndOJ1élclos por la persona qnc llU1rió.
Algulléls veces, se sicllten respol1sélbles, dc ulla 11 otm forl11é!,
P/I/':1 J >lihrlJs. FUIl<!II('Í/ilJ () \ "';(:. \
7e)
de la Il1Uerte. O sienten que el suicidio se refleja l11al en
ellos. Les puede costar lllucho trabajo hablar del te111a o
incluso aclInitir que la persona que é:llllaDan Ilnuió por suici-
dio. Sí usted es un profesor, es estar 11lUY atento
al estig1l1él que la gente le suele dar a esta clase de n1l1ertes y
ayude él los estuc1ié1ntes a cOlllprenc1er este tenla.
Si usted es un adulto inlportante para elniílo o niña:
• rvIanteng3 el contacto y no se aleje.
• Llanle durante los Illonlelltos difíciles.
• Pregúntele al niilo o l1iilél si quiere que 10 acompañe en
los I110111entos difíciles.
• Sea sensible él los estign13s sociales que existen alrede-
dor elel suicidio y de otras lnuertes violentas.
)') !"OTllJrJS Je ú)1uIcir a UlI "i/lo (l 11;11<.1 en su Judo
77
- " " , " o ~ · _ ~ _
.., .•..~ ..-.--.",,"..,,_.. , ".... - ~
30. Entiendo que el duelo se vive diferente
segLÍl1 la edad de! 17ífio o n/Oc!
Cualldo Laurél de :; éllios \'jo el carro ele su
papcí e11 el parq\lCélclcro por pril11erd \ez desde que llluric)
preguntó: «¿Ya llegó papito?». «Claro que no» -contesto su
herl11anél Josefillél-, «recuerda que ll1urió hacc un mes.»
A los llilios les cuestél mucho elltcIlclcr quc lel muerte es
para siempre 1\'1 ucllas \'eces pie11san que ¡él perso11,1 l11UCrtél
va d regresar. Neccsité111 que se les recuerde C011sté11l te lllel1 k
qué es 10 que significa estar l11uerto. 1\0 ignore S\lS pregu11h1s.
Los llléís pequelios ge11eralme11te USélJi el juego pélrél poder
expresar sus sentimie11tos élcerCél elel duelo y recorelar élS-
pectos ele la perS011a que l11urió.
Niiios ele pri!llélri¿¡ pueden llClcer pregulltéls más espccí-
ficélS é¡CerCa ele la forll1a en que l11urió la persona y c11tcllC!er
/111/:/ ,( ){¡hlfJs. ""lId"ellill () \ 1/( : \
7
3
I1n poco lllejor lo que significa estar lnuerto. Sin enlbargo,
les queda todada l11éÍs felciI "jugar" y expresar así sus sen ti-
111ientos, que hablar del telnél. Es C0l11Ún que estos nifí.os
sobreactúen en el colegio u otros lugares. Al sobreactuar
están tratando de ILllnar la atención. Es inlportallte prestar-
les Inayor atención en estos 1110l11entos. Si 110 se les presta la
atención que necesitan es 111llY probable que la situación
ernpeore.
Los adolescentes generahnente se acercan nHJcho a sus
cOTllpaiieros para pedir ayuda. Dado que ésta es una etapa
11lUY egocén tricCl, por 10 general, esto hace que se enfrasquen
en su propia respuesta a la 111uerte. Los adolescentes tal11bién
están pasando una etapa de hacerse rlluchas preguntas so-
bre la vida y se preguntan el porqué de Ll llltlerte.
A 111eclicLt que van I11adllranc1o, los nifíos vuelven a revi-·
sar su proceso de duelo. Pueden darle un nuevo sentido él la
pérdida o entenoerlo desde otro punto de vista. Algunéls
veces, cuando reaparece el ¿tJeJo, luego de varios afias de
35 Fllr.>71cJ,) de ayudar 11 un nilio o ¡rilla ell su duc!o
79
la llluerte del ser querido, 110S coge C011lO «fucrél de gUénc1i,p}
r no lo reCOllOCCll10S por lo que es. Cllélllclo 1\ Iercceles Cllll1-
plió 16 é1110S eIllpezó a cxtré111élr a SU111é11l1éÍ que había llJUcrto
de cállcer cUélndo cJ1a tCllÍél 6 élJIOS, ele Ulla fOrIllél distillta.
«I'v'1e sentía sola y deprin1!c1a. l11iciédlllc11te PCIlSéllxl que erél
por que 111e ]¡8bÍa Célll1biado ele colegio, pero ahora sé que
era porque 111e hacÍél falta tener Ulla ll1allléÍ para cOlnp¿lrtir
lllis Sel1tiIllientos C011 e]1él».
Los ac1ultos I11l1chas \ ' f ~ C C S se preocupélll cuando los 11iiíos
expresan su duelo. Su il11pulso es tratar ele que el lljiío se
sobreponga ]0 élntes posible. Unél rCélccióll 111éís cOllstructi\'a
es la c1e validar sus seIltillliel1tos, esCUclléílldo]os y élpaYéíI1-
dolos 111ielltras trabajéll1 en el proceso del Céllllbio.
No olvide que 110 iInparta qué hlll pequel10s S011 los llÍi"ios
en el 111oIllellto en que se les ll111ere U11 ser ccrCélIlO, e] ill1pélC-
to perdurará por el resto de su \·iclé1. Es posible que no guar-
denlnellloria ele la perso11éllllucrhl, pero hé111 eXperillJelltélc10
la pérdida ele éllguÍen lllUY cercallO. Los ltiiios pCClueflos
1)/ il:U)i¡!JtIl.\.¡.'UIlc!c1(Ílil7 ()\I! (: \
So
LnllGién se inlpactclll por el sufrirniento del resto ele los
llliell1bros ele lel Llll1i]ia. Fillé:l]¡nente, estos nifíos son dife-
rentes de sus cOlllpaueritos que 110 han sufrido la 11l11erte de
un ser cercano. Es importante darles el espacio para que
pueclan hacer su cluelo y experimentar su dolor.
35 Forrna5i Je (rrudur f.1 un ní¡in () Hiile! en su duelo
81
31. Establezca lf171ítes)' reglas yhágalas cUJ77plir
En el mundo ele U11 llifío en duelo, los lími-
tes y las regbs S011 útiles pOTque ayudan él rcsrélblcccr el SC1lti-
do de ordcn y estructuré1 que se rOJllpió luego eJe la J1luerte.
CuanGo el niilo se siente cOllful1 c1i c1c\ ClllSioso e il1seguro elc
Jo que va a sucec1eT ell el futUTO iJJlllecliélto. jos trallC¡l1j]j/'él
InucllO el reconocer que algu11as COSéiS 110 hé1l1 cCllllbiac1o.
que penl1é111eCell igué¡]es. Esto é1p1 iCé1 alos horarios c1e comi-
das, él la hora ele irse él c1oflnir, ~ ' espccial111cnl-c a las consc-
cuencias de rOlllpcr l111é1 regla precstablecicla.
Cuando Ul111ifio se siente furioso o le cuesta trabajo C011-
trolar su COll1portclll1íe11to, es ilnportell1tc c011tilll1élr élpliccill-
do Jc¡s regtls. Los adultos llluc]ws "cccs sie11tell b tentación
de hacer excepciones, pero no es bUC110 cal11 bién bs reg1cls,
\'él que esto sólo aiJé1c1e caos e incrementa 1:1 turbulcllcia
1)( '¡':I.r )!ihms. Fllllr!<lcirin ()\I!:C: \
s:
que están experimentando. Los ]ín1ites tall1bién ayudctn él
proveer un Cllnbiente seguro para todos los lllienlbros de la
EUl1ilia. Cuanclo esté estableciendo ]ílllites recuerde que es
illlportante validar los scntin1Íentos del 11i11o y prOlnover un
é1lnbiellte positivo para que él puedél expres;Jrse.
Establecer límites y hacer Clll11plir léls reglas no quiere
decir qlle no se puede ser flexible cuando se,l necesario,
C0l110 por ejelllpJo oír (J un nifío que necesita habbr, aun
después de su hora ele dormir. La regla aquí es no ser rígido,
sino proveer un arnbiente estable durante un I110111el1to ines-
table de la vida.
35 Formas de al'lu.hu a un lIi/jo o nifia en su dur'/o
83
32. Recuerde los días especía/es que jJucc1cn
afectar o/nUlO o n¡fio
VélcaciollCS, éllli\'erSeHios, ycUlllplcaiios son
feehClS C01l alto contenido elllociona] pelré\ toda la fc1l1lilia.
ParCl la gellte el1 duelo lcts vacaciones pueden ser llluy difíciles
por que traen llluchos recuerdos elc 1c1 personel q1le murió,
inerementanelo los sentimientos ele pérdida. j\ luchas félllliliélS
en duclo nos cucntan que Jos ayuda lllucho separar UI1 tielll-
po para reearelen a la perSOllél muerta.
En el primer éll1ivcrsélrio ele la llluerte por leucelllia ele
lllClclre, J\larÍa tvlerceeJcs, eJe catorce afias, \' su fé\1I1ilia libe-
raron sobre su tUlllba Ulla celja llené¡ eJe l1lélripos'ls.
f'v'larÍe\ ysus tres Ilijos orgélllizaron una reunión ele allligos
y cOlllpCliíeros ele su esposo en el ani\ers,¡rio eJe su c1IIllplcc¡-
fías. «No 10 ]Jalllalllos 1Ille\ fiestel. pero fue \l1l111ülllcnto para
111
1
(:U Jlil"I>.\. h""I",;,i" 1) \ IU; \
celebrar su vida. fue il11portante para todos recordar que
antes de su últi1110 acto trágico, su suiciclio¡ él había c1acIo
tanto él tocIos, por tanto era il11portante celebrar esto taJll-
bién».
Fiestas tradicionales conlO Navidad, Aiio Nuevo¡ el Día
de la Ivlache o del Padre, son fechas para recordar al ser
querido o pa fa cOl1lenza r nuevas tradiciones fcunil iares Es
1111portante que los nif10s participen en b clecisión sobre
CÓ1110 se deben celebrar. Algunos 11 il10S pueden gozar ha-
ciendo tarjetas o prendiendo una vela para conlnenlorar el
aniversario de la persona que lnllrió. Lo que es il11portante
es pennitirJe al niflo re¿orcJar a la persona que 111l1rló en la
fonna en que él escoja recordarla.
35 FlJrmús de UyuJúr J un !lUlO o ¡lil/u el1 .\IJ elIJe/o
33. Planee tieJnpo ¡Jara estcrrjuntos, en !C1J77ílio
es difícil pena U11e1 fcllllí] i,l
en duelo volver él disfrutar de LIs ,¡ctivic1ac1cs CjUC hacían
antes con la perSOl1a que 11lllrió. En estos lllOlnClltos b élllSCll-
cía del que lllllfió se élguc1izél. Pero las féllJ1i1ias tél1J1bién di-
cen que es i111portallte pasar tielnpo en familia por el bien
de los llii10S, c1c le;! ulliebcl fami]iélf y por la salud menté11 elc
los adultos, dado que toc1os necesitaIl U11 1110111C1ltO de ale-
gria.
CU<1ndo la muerte es toc1a'.'Íél Jllll)' recicnte, puede ser
difícil encontrar pbcef en hélcer cosas Cjue ,mtes les ,lgrélc1a-
ba hélcer. O sc sicnte como si toc1os estuvicréln conscicntes
de que Ja personél no esLí presente. Esto es nOnll']!. Foco él
poco su lwbilicbd pafél \o1\'e1' él eliSfrutdf clcti\'jcLtc1cs jllllblS
se \'a incremelltal1do.
n( ir:1 ,( JI¡hms, ('I/IiU'''Ci'ili ()' 11:( : \
06
Victoria y l o 1 n ~ l s ) de 8 a11os, les gllstaba nlllcho acanlpar
con sus papé.is. Les gustaba elnpacar y afll1ar las carp;-1S en
féllnilia. Luego de que l1lurió su papá, Victoria y'TOJlléÍS sin-
tieron 11lÍeclo de volver a aCé11l1par otra vez. Lél 1l1é1111él decic1ió
qne era tIna élctivic1ac1 Ílllport<:lllte para ti Elllli1ia y por tanto
organizó Ull paseo con otra f;-1111ilia pé1fél volver él acarllpar.
35 Formü.l ue J)'udor ¡J un ni:lo () nÍild cl! w duelo
87
34. Esté disponible para el nhl0 cuando él 10 ncccsit:
Si ustecl es U11 pélclrc, sus hijos probélo1c111Cll-
te regucrir{¡n 111ucho 1l1{¡S ele su tiell1pO, luego ele Ullel muerte.
EspeeiaJnlcllte, si el niilo hél e\perilnel1télc1o la 1l111ertc de
uno de los dos padres. l\·Lís que 11ada, su hijo lleccsitél Lt se-
guriclélc1 de que usted estar(¡ ahí para él. Estén en casa eUélnc10
usted dice que \'él a estar es lllU)' ílllportél11tc, Ac1ieiOlw1Jnellte.
orgctlliec fOrIllaS parél que su hijo o hija lo puceb C01ltactélr
cuando 10 necesite.
Cuanc10 11lllere un henllé1110 o hen11él11él, Jos 11 ill os pueden
sentir que son 11lenos quericlos que elllijo o l1ijél que 111urió,
porque ven él sus padres llof;:tr ysufrir tanto por el C)ue 111llrió.
Cuando pucela, c1Cllluéstrc1cs él los llifíos que Ll111bién los
quieren y que son inlportantes e11 la fé¡milié\. Los llil-1OS gcne-
ralmente no pielen que les brinele11 seguridad ell el 11101] ¡CIÜO
[)I .I¡:U)/ihms. f:IIUc/"cilin ()\!J:(; \
SS
lllás adecuado. Casi siernpre es cuando usted estél ocupado
tratando de hacer algo 111ás, C01110 llegar al trabajo a tiCll1pO
111:Jnejélr el carro, o haciendo la cOIllida. En estos IT1OlT1cntos,
inclusive una IllUY rápida cleInostración de 3Illor y carií10 le
avuda aInifío.
J
Si usted es amigo de un nifio en duelo, Inanténgélse en
contacto. Aunque el nifío o nifía 110 quieran hablar, les ayu-
da lnucho saber que usted está disponible para él o ella,
cuando lo necesite. Algunas veces él los l1ifíos en duelo les
da pena abusar de la confianza de sus arnigos contándoles
las cosas elel duelo. Si a usted no le ilnporta escuchar y C0111-
partir el uuelo, hágaselo saber.
Eje1nIJ!o: lvIi tía es unéllllaravilla. Tvle lLlI11aba al ITIenOS
una vez él la Senlallél para c1ejanne hablar. Debe tener ardas
gr311cles. ]\/Ie cuenta cosas de Ini papá cuando era un I1ifío.
Rebeca, de 13 años.
)) [7ormús Je arUc!Cf Ú ¡;n ni;;o,) Ilifiú ell su duelo
-_..:, ...
35. Cufdese a usted mismo l' /W2C S,! )< :-:.,'
f ...... ..
1 !?r
¡Jroc."Su Ce..: .". _
Los lliiios tom,l11 ejemplos ele sus pdc1rcs y
de Jos adultos que Jos rodeall. Si usted Lllllbién esbí hacienc10
su duelo, y lléIce lo que es mejor p;lr,¡ usteel, es más probable
que su hijo 10 imite. En E.llllilias donele el padre esconde el
due]o existen 111dyores probabilidades eJe que lm hijos hllll-
oién ]0 hagan. Así mismo, hacer su propio proceso le per-
mite estén 11léís accesible para sus hijos en lllec1io elel dolor y
]a tristeza. Si usted se está cujehl1lcJo ,1 ustedmÍsmo. teJleJd
más energía parél eLJrles a sus hijos y scrJ menos probélb1c
que desahogue sus frustraeiolles COIl ellos.
Eie171f) los:
• «f\·li pélpéí se deprimió ll1uchísilllo. El sacerdorc eJe mles-
tra iglcsiale informó ele un psicólogo y,¡hora csU 1l11lcllCl
¡')!I/;¡,(J/;1Jrll.\.¡:/IIlc!uC!lil1 (j\!!:C:.\

11lejor. No sé que le dijeron pero esta 11111cho 111<:lS nonnal
ahora». Jajlne de 15 afíos.
• «tvli 111 <1111 á e111peZÓ a ton1ar cuando se 111urió 111i her-
I11a11é1 y dejó de de ir a Alcohólicos AnónÍlnos. Tengo
111iedo de que esté a1cohólicaotra vez Realmente nece-
sita ayuda. Creo que lllis papás se van a sepa rar». Juan
de 11 afíos.
35 FlJnnvs de vyudar a un 111110 o niria el1 su duelo
NOTA A LA TRADUCCiÓN EN ESPAÑOL
ivIatías y Alicia mis hijos, y yo todavía no hen10s terminado
el proceso de eluelo. Apenas han pasado seis ll1eses desde la
D1uerte de mi esposo. Con10 dice C.S. Lewis en su libro
Una Pena Observada: «la tristeza no es un estado sino un
proceso». De todas forn1as queren10S agradecer, a todos los
lniembros de la Fundación Omega institución n1uy seme-
jante al Dougy Center en Estados Unidos, que nos ayuda-
ron y dieron una n1ano en esta etapa tan dificil, con la tra-
ducción de este libro para compartir sus ensefíanzas con
otras personas que estén viviendo un proceso sÍInilar.
Sólo 111e resta decir que recuerden la frase «hoyes el prin1er
día del resto de sus vidas». Solo ustedes pueden decidir si ha-
cen un buen proceso de duelo y: algún día, ya sea cercano o
lejano, puedan volver a COlnenzar a vivir nuevalnente alegres.
!'viarÍa José Nrl71írez Botero
OUELOlibros. Fl/fldúci61l OMEGA
9
2

111e Onu!!y el'Hlel'

Centro Nacion81 para Niños en Duelo, Portlalld, OR97286, EE. UU

35

FORl\JIAS DE AYUDAR A U1\I NIÑO

EN SU DUELO
Traducción al espaiiol:

¡daría José Ramírez Botero

Colección DUELOLIBROS, Fundación OMEGA

ID 2002 The Dougy Center for Crieving Children, Portland, OR, EE.UU (9 2002 Fund;¡ción Omega Cra. 30 N° 89-79. Tels. 218 3315 -2365004 Bogotá, Colornbi;¡ funr.1acionOlncga@hotmail.com \\\v'\V.fUlld'lcionolllcga,com

¡SEN Obr;¡ completa: 958-33-4083-9 ¡Si3N Volumen; 958-33-4092-8
Traducción: MarCa José Rarnfrez Botero Edición: P;,¡tricia Dirn:~té Castellanos Diseño de porrada: Brandin~dang, Bogotá .' Claudia Arango, Camila Pinzón
:\rrnw-1a Electrónica: David Reyes

i;npresi(¡n: Cargraphics -Impresión Digital
rr¡¡[~era

edición: 500 ejcmplares

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del cnfJ)'ríght, bajo las san:'iones establecidas por las leyes, ia reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o p:o:::edimiento, comprendidos la ícprograffa y el tratamiento informático. asf como 1:1 distribución de c'cmplares de la misma mediante alquiler o préstamos públicos.

DELE AL NIÑO LA OPORTUNIDAD DE ELEGIR t • 4 . NUNCA LE ~lIENTA A UN NIÑO ~ RESPONDA LAS PREGUNTAS QUE LE HAGA ~ 22 EL NIÑO O NIÑA) AÚN LAS i\ít\S DIFÍCILES • 25 CUANDO SEA POSIBLE.4 4 Contenido ~ 4 RODUCCIÓN 13 ~ ESCUCIIE 15 t\IAs 18 19 4 ESCUCHE UN POCO 4 4 SEA HONESTO.

6. SAQUE L¡\PJCES] ESFEROS] COLORES y TIZAS..... PROPICIE AL NIÑO UN Al\lBIENTE FAVORABLE PARA QUE PUEDA «VIVIR)) SU DUELO .. ¡CORRA!] ¡SALTE!.­ ) / 11. RESPETE LAS DIFERENCI:\S EN LAS i\JANIFESTACIONES DEL . (O ENCUENTRE FORMAS DE LIBERAR ENERGfA Y El\10CIO?\ES) 4:+ ..DUELO 39 4] 12. OLvíDESE DE LAS ETAPAS DEL DUELO 35 ... . 13. jJUECUE!. TRATE DE l\íANTE0iER LAS RUTI:-\i\S y SER CONSrSTENTE 27 30 HABLE y RECUERDE A LA PERSONA QU E l\IURIÓ 8.. )) 9.. ESPERE y PER1\'rITA TODA CLASE DE El\IOCIO\iES 10.

QUE C01\IA BIEN y BEBA ¡'vlUCHA AGUA 55 .OS ADULTOS 53 ESTllvlULE AL N1ÑO PARA.SEA UN i\IODELO PAR. AÚ:'J CUANDO ESTÁ DE MAL HU1\10R TOLERE QUE ALGU~OS 0iI~OS O NIÑAS ACTÚEN COi\10 SI FUERAN i\lENORES OTROS NIÑOS Y N1:\:-\S CO~lIENZARÁN A ACTUAR COl'dO PEQUEF:.-\ EL ~IÑO DE CÓi\10 HACER BIEN EL DUELO PíDA PERtdISO PARA ABRAZAR 47 PRACTIQUE LA PACIE~CIA RESPALDE AL NIÑO.

CONCILIAR EL SUEÑO PUEDE SER DIl'ÍCIL p¡\R.\ UN NIÑO EN DUELO 22. BUSQUE AYUDA ADICfOT\AL PARA EL ~IÑO o ~"¡IÑA 7° .21.¡¡R. AYUDE AL NIÑO O NIÑA A LA lIaRA DE DORr-. INflÓRT\lELE A LA PROFESORA DEL ~I~O O NIÑA SOBRE EL DiFUNTO 59 2} RESISTA LA TENTAC1ÓN DE SER SOI3REPROTECTOR 24- No OBLIGUE A LOS ~I~OS A HABLAR 25. RECUERDE QUE «JUGAR» ES «HACER EL DUELO» 27. TÓMESE lJN DESCANSO Gr) 26. SI LO REQUIERE.

ESTAR JUNTOS. EN FAl\IILIA 86 ESTÉ DISPONIBLE PARA EL NIÑO CUANDO ÉL LO l'\ECESITE 88 .No DESCUIDE LOS ASPECTOS FíSICOS DEL DUELO I-L\CALE SABER AL NI~O O NIÑA QUE NO ESTA SOLO EN EL PROCESO DE DUELO 74 ENTIENDA QUE EL DUELO SE VIVE DIFERENTE SEGÚN LA EDAD DEL 1\IÑO O NIÑA ESTABLEZC¡\'LÍ¡dJTES y REGLAS Y HÁCALAS CUl\IPLfR RECUERDE LOS DÍAS ESPECIALES QUE PUEDEN AFECTAR AL NIÑO O NIÑA PLANEE TIEl\IPO PAR:".

CUÍDESE A USTED MlSf\IO PROCESO DE DUELO y HAC.\ su PROPIO NOTAS A LA TRADUCCIÓN EN ESPA~OL 9:: .35.

Esto nos ha dado nlucha experiencia para cOJl1prender qué ayudé¡ y qué no aYllcb en este proceso. profe­ sores y personas cercanas a los niños o nifias que eshín en duelo que no saben CÓ¡110 ayudarlos. hCI110S recopilado lo que consicleranlos In35 ji Formas de arudúr a !l1l/liIlO o nÍlia ('11 StJ duelo .Introducción ¿Cómo puedo ayudarle a lIn niño o niña en su duelo? Si conoce a un chico que ha experirnentado la n1uertc de 1111 ser querido C01110 el padre. la 111adre. usted puede haberse pregulltado: ¿cónlo puedo ayudarlo? En el Centro Doug)' PelTa Nii"ios en Duelo henlos trabaja­ do COll 111iles ele niilos y adolescentes en duelo desde que COll1CllZJIT10S el progranl~l en 1982. el hennano. Con frecuencia escllcheLl110S de padres. En respuesta él esta preocupacióJl. lél her­ 111éma. 1::-1 persona que 10 cuidaba o Ui1 élll1igo.

Ellos se lo c1ir<ín. expcrienci<ls f<l111iliares y diferencias personales influ­ yen en la fOrIna C01110 preferill10s expresar nuestro duelo. . Es posible que no toc1cts las sugerencias que se enCUCnTr<ll1 en este libro se puedan aplicar a su sitllé:1ción. .ÍIllportante de]o que he1110S élprenclido ele los llii'íos: el rc~'_"­ hIelO es esta guía. prc­ gÚllteIc al l1if'ío o adolescente qué es 11lcjor para él o clb. creenciélS reli­ giosas. La infof1llélción en estéis pclginéls es sCl1cilL: y práctica y es resultado ele las historias ele los nif'íos}' lescentes que han sufric10 U11 duelo. Tradicioncs culturales.s n1<ls importantes que hel110s élprcnclic1ü de los nif'ios es que cada persona vi\'e el proceso del duclo de una fonna distinta. Sólo tenga en cuenta lo que considere útil pélfél usted. CUé:lnc1o elude. Una de las cosa.

l. 111ucllOS IlIJ10S y l1iflélS quieren contar su historia. C01l10 adultos I1mchas veces ofrecernos consejos él la ligera. de qué necesita y en qué fonna podernos ayudarlo. CreeI110S que sabenlos qué es lo rl1ejor para el11ifío y querernos estar seguros de que reciben la infonnacián correcta. Es posible que quieran contarle que sucedió. dónde estélb~l11 cuando les contaron de la muerte de su ser querido y qué sintieron. Pero cuando estanl0S ocupados hablan­ do. Una de las mejores fOflllas como un adulto puede ayudar a un nif'ío en duelo es escuchándole su historia. '») fo'nrmds Je (/:"I/(Iar Ú UIl 11iño o 1Ji:la en su dur/o 15 . Escuche Después de Ulla 11luerte. algunas veces no oímos los 11lensajes importantes del nifío o nifiél. damos opiniones y juzgéllnos. Darles lcl oportunidad ele contar su propia historia es una experienci3 que les ayuda en el proceso de sallar su herida.

Al principio.\'. Le grite al sefior de la ~lerol ÍJlca: Lo oc1io". Haga preguntas para que pueda aclarar sus idcas.()!¡!JfIJ.1i papá se 111urió en un accic1ente c1e avión. pero luego lne puse ll1UY furioso cUéll1do rIle enteré de quc dejaron volar el avión en Ul1é1 tonnenta. Estas furioso é1llora. Parafrasee las palabras c1clnifío.o. Es horrible 10 que pasó. Ejemplo de lIna frase de nn nii'ío y de la rCSpllesta de nn adulto: • Nifío: «~. Probablc111clltc no lo odias. pero luego se te P<ISélféí. ¡"ulld<ltiljll ().» D/fU . Refleje lo que el nifío le dice usando las paLdnéls ele] lliii.\ 1I:c:.\ ]6 . No diga: • Adulto: «Odio es una palabra ll1UY fuerte. estaba triste.Algunos consejos para escuchar ¡nejor: @ el) o & No juzgue ni dé consejos.

Hágale preguntas que aclaren la iJea: e Adulto: ¿Cómo te sentiste con todos esos cmnbios de sentimientos?. Al comienzo te sentiste inicialmente triste? pero luego te pusiste furioso porque dejaron que el avión volara en plena tOflllenta. Parafrasee las palabras del niño o niña: • Adulto: Parece que sentiste muchas cosas diferentes cuando 111urió tu pap. Sentimientos de tristeza. sentimientos ele furia.Diga: (Refleje lo qne el niño o niTl:J dice usando las palabras de él o ella) • Adulto: «Así que tu pap:í l1mrió eIlllll accidente ele ~lviól1.l. Entonces le gritaste al sefíor de la aerol Ínea y sien tes que 10 odias». o furioso? 1) r~)rI¡¡¡j~ de ayudar a un ¡¡i¡lo i) niJlú rn Sil due/D 17 . Senti111ien tos de odio. ¿Qué quisierds hacer cuando te sientes triste.

CUélndo escuche. nI IU. téllnbiéll ponga 111l1Cha atención a lo que NO están diciendo.\.\ J8 . roe1 ' tTlljX?éH a eOl11partn sus fé111 sentimientos y SllS Clllocíones. que con sus palabras. Yunél vez ql1e ellos sepc1ll quc pllcden 1 . Escuche un ¡JOCO n/e. O tratan de proteger el Jos adultos Cjne los roclean c1e scntir 111e[S dolor.2.S AJgunas veces los lliiios no quieren hclbLtr o no pueden encontrar las palctbr<ls precisas pelra 11élccrlo. Algunos nifíos Silllplelllellte 110 se pueclell expresen bien o son poco cOl11unicati\'os. Nluchos pequefíos revelarán lllelS él través ele sus élcciollCS o gestos.. ¡'"uuc!'ld¡iu ()\IU. tenene a liste el con f'lanza..Olihrn.

3. Sea honesto.uJür a 1Jf1 rliil~) () . los nifíos gel1eral111el1te tern1illan el1teré1ndose de todos 35 for:n'J~ Jr <J.li¡ja en w Juelo . C01110 sí ocultándole la historiel cOll1pleta pudiéwI110S atenllar su dolor. Pero Ja realidad es que así no se lo digamos c1irectallJCllte. Cuando se hace necesario decirle el un niúo o nifia unél rllala noticia. de Cl1c1nto sufrió nna personé! antes de lllOrir. Todos sabemos que es 111U)1 clifícil decirles cosas cloloroséls a los nii10S yalgunas veces por tratar de protegerlos les oCllltalnos la vercbd. COllsic1era1l10S que ese es uno de iluestros trabajos con10 éldultos. Otras veces no les querernos decir la verclad porque quisiéraI110S protegerlos ele la cruela realidad de la 11ll1erte -C01110 por ejemplo. los detalles ele un asesinato.. Nunca le n1ientCl (J un niño No nos dig<l1l10S lllelltiras. o la re81idad de un su icic1io-. es 11m)' frecuente que queranlos protegerlo.

Pero incluso los ln{{s pec¡uei10s pronto se clan cuenta de este juego. Eie111plo: Durante tres días.\ II:C. cuentan. le lnie11 te sobre el porqué o la forma ele la Il1Uerte. c1e 9 éli10S. Lo que si es cierto es que le cOlllpljca el proceso de duelo al ni1"10 o niíla cuanclo alguien cercano él él.los hechos de UJla 11 otra f0[111é1. en el cual él confía. le eshí cnvianc10 un Illcnséljc cncubierto de que está bien decir lnentiréls. 1üc1os los adultos que estaban en su Célsa llab1a1xln l11UY suave y 13 11lélndaban a donde los \"ecinos él jugar cuando f)[lI':U Jlihms. probab1cJllcnte estaba 11lUerta. o en algunos casos él twvés c1e la te1c\'isión o cl periódico. Aclicional111ente. o por que otros nifíüs 1c. FUI1c!a('Ídll (). Ellos S011 capaces de reconocer que algo élnda lllél] y notan inlllecliatal11ente que 105 adultos cercanos cstcl11 actuando de fOfIlla extraíla. y que no se puede confiar en los adultos. \ 20 . Una Inanera C01110 los adultos ocultan la verdad es ddllclole rodeos a telllas sensibles. que su I11al11él que no aparecía. nadic le elijo él l\iIaría. Puede ser porque CSCUC]L¡~ una conversación entre adultos.

Al cuarto día. Y. Betty estaba furiosa C011 su papéÍ y con sus otros falníliares porque 110 cOIl1partieroll con ella 10 que Sélbían. le preguntó él su pélpéí: «¿Acaso yo 110 era 10 suficientelllente il11portaJ1te para decínnelo?» 35 ¡'imnús de amJoT ú 1L!1 nílin o niña en 21 Sil duelo . su papá le elijo qlle su 11laméÍ se había ahogélclo.querían hablar.

hacía lrH1chas preguntéIs sobre esa CnferllH:dacl.:lbían tenic10 Ull pélriclltc cer­ C3110 que había 111uerto c1~ cáncer. CUéln­ do frecuentó Ul1 grupo de apo)'o en el Centro Doug)'.uego de que sn pa pj 111U ri ó el e un céÍn cer estoll1é1cal. L. se encontró con otros niíios CJue h. gCllcra]¡ncnte es scil<J] de que sienten curiosidad por algo que no entienden. \ 22 . el e 8 aJ1os. Responda las preguntas que le haga el nhl0 o nhlei. Ca rlos. A través de sus preguntas. aún/as 777ás dif[óles Los nií'ios aprenden haciendo pregl1lltéls.4. ¡"Ullc/OCirjll ()\ IU.U )!ihros. Cuando preguntan sobre una n111crte. Constéllltcl1JCllte Cén]os les preguntaba cosas a ellos: ¿Qué ebse de CJllCcr? ¿CÓlllO fue el proceso? ]\IIuchas veces elnpezé!lxl COl1\'éTSélCiolles en grupo sobrc lo que significaba el célncer desde la perspccti\'a de un nií10 y qué se sentía ele vivir con alguien que SUfTÍé1 ele céÍncer. CélrlOS se "concchloé¡" con 1)1 /f'.

o sin1p]e111ente necesita que lo encuentren. ¡l un /lino () /liilo cn su Jucio . Los niflos no quieren oír una respuesta clínica.otros niíios que estabél1l viviendo el InislllO proceso y esto lo élYuc1ó él descubrir qne no estaDa solo ell su sufrilnicllto. Como adultos. Pero téilll­ poco quieren que se les 11lienta. 55 1'()n1hJ. es necesarÍo usar pala­ bras concretas corno «se IlllUíó» o «lo mataron». U113 de Jc¡s COSélS lnás illlportcllltes que podcJnos hacer es h8cerle saber él los Ilirios que pueden pre­ gun télr cua] qu ier COS3 y debelllOs responderles a sus pregun­ té1S de una Inanerel honesta.~ dc oyuda. Cuando elniílo pregunta qué pelSÓ. ni que le respondall en el lenguaje ele 105 adultos. Un niílo que h8ya escuchado una conversación donde la ll1amá decía: «perclí a Ini 11l3rido» o «nos dejó» puede h8cerse Fantasías de que el papá Vél el regreseH. Tellnbién es importante que lcts respuestas estén acorde con su edad y elnÍvel de lellguéljc que utilizan. «110S dejó". J\Iuchas veces el Tl10lnento 1118S difícil para ser honestos es justo después ele la nlucrte. en lugar de ténninos VélgOS COI110 «se fue».

UJ!ihm. «cínccr es éllgo que se Inete en tus células.Si usted no conoce la respucsta él la pregunté! del ni 1-10. J)l!}.. tc adelgazéls. I'I/Jlt!{/citíJ1 ()\iI:C \ . es ! nejor decirle «110 sé». Sin clllbargo. y alguicn tiene que cnidar (1<: ti». te hacc sentir 11111)' célnsado. Si Juego m'crigllél la respucsta. cllé'l1­ tesela al l1íi1o. corllO por ejcl11plo: ¿Por Cjue se Jlutó ll1dl11éí? Ejem/Jlo: Según ROSélrio. eJe ]O ai10s. algunéls preguntas 110 tiC1ICl1 respuesta.

Pueden p~Hticipar en la elección del ataúd. O participar en cualquier otra fOrIlla. tvIuchas veces niños o niñas de una 1111snla 3) Formo$ de arUÚOf a un Ilirio o /lii1o en su duelo 25 . Algunos nirios tél1 vez quieran hablar o escribir ~l1go peua que se incluya en la cerenl0nia. No les gusta que los c1ejen por fuera. es ilnportante que los nÍílos tengan lct posibilidad de decide 3diós él la per­ ~Oll(] que 1l1urió de U118 ln21ler8 apropiada para e]los. de la ropa o de la 111isa. Cuando sea posible.5. tener opciones permite él Jos Ilirios hacer un duelo llléís adecuado él sus . Por ejelnplo. déle al nifío la oportL17údczd de elegir Tal como él los 3du]tos. él los niños téllllbién les gusta tener la posibilidad de elegir. de la. Ellos tienen opiniones y se sienten valorados cuando se les deja escoger.. Después de la muerte de un ser querido.ecesic1acles.s flores.

(J/ihm. Si ustcd cs su o su 111anléÍ.falnilia viven sn duelo de manera distinta. Al pennitirle elegir alllillo en duelo.\. ll1ientras que otro se puede sentir incómodo C. No aSUIna quc 10 que funciona con Ul1llii10 nií'1a fUllcionará con Jos otros. el cual hall perdido después ele la llluerte del ser que­ rido. Fun¡/"cilill ()\ 11:<:.'OL cosas que le recuerden él sn ser querido. DI fU . un nifío pueda que prefiera guardar fotos y objetos de b }é~ que rl1urió. Por eiclllpJo. es lnejor preguntarle ::d niílo CÓll10 sc sicilte más córlloc1o. \ ::6 . téllnbién selogrél otro bcneficio: 10 ayuc1a él rctOlnar U1l poco el control ck su vicb.

puec1en 35 ¡'(ir¡¡.6. es C01110 quitar­ le el piso él 1111 nifío (1 nií1é!. rrrote d~7 111ell1fener las ndinas y ser consistente CUJllc.. El lograr pequefías tareas y volver él la rutina diaria ayuda él olv'idar el sentill1iento de desorden en 'la vida y la ansiedad que naturdhnente sobreviene en un proceso c1e eluelo.S de aYUdar a un niño o niil(j en su duelo .I1111el1te viene élcofl1pafíada de T11uchos ca111­ bias en las rutinas -algunos de estos inesperaclos. Lé! vida se siente caótica.y pueelen afíadir otro eleJnento de estrés en la vida.10 ocurre 1111 él 111uerte. Así Illisrno. insegurél e illlpredecible. usted sabe que llna 111uerte en una fanlilia gener~.. Usted puede ayudar al niDO él reconstruir la sensación de estab~lic1ad al crear rutinas y ser consistente. Si usted es un pddre. Las rutinas LllIlbiél1 avudéln a crear una sensación de continui­ dad entre la vida antes de lé! lnuerte y después de la 111uerte elel ser querido.

clarse call1bios a nivel econóIllico. Los célmbios siempre son difíciles pélra los niííos y nÍí18s y puede ser delicado para e]Jos élc1aptcl"rse. f)f I ¡'. En el proceso de hacer los célnlhios 11ecesarios PélI"é{ adap­ tarse a las lluevas nüillé.: vivienda o de ciudad.¡déJ cotidiana.1fSe. de comer o de COl11Pélfti r COIl la fall1ilia. lvluchas veces estos GllllGios iutensifican el va clifícil proceso ele duelo. Aunque n1uc}¡as \"eces LIs actívicbc1es Cé11ll­ Lian sin Id presencia del que IllurÍó. como por ejeIllplo. 1<:1 hora de acosté. ¡. A]o Il1cjor deben CéllllDiélr dc colc.( J/i/)!!)s.1s después ele hl IllUerte de un ser querido. o deben asmní r lluevas responSél bil ic1ac1es y íO 1es en la faI11!1 id. luego c1e la Jl1tlertc c1e L1 • 1 persona ql1erIClél.'ullti<lcilÍll (). los lliíl0S se sel1tiréÍll seguros y IJl2S tranquilos con el hecho ele que pueden C011­ tar COll que ciertas rutill~1S siguen.\ 11:(. usted puede ayudar él Sl1S niños Illéultellicnc10 Jet cOIlsistencid en algunas rutinas c1e su . y/o dcben 11ll1c1cJrsc de.. Algunas veces olvidamos que Célc!d céllnbio es otra pérdi­ da.\ 28 ..c' y é1lnigos.J.

puesto que la ausencia ele la pcrsona que J1lllfió es c101orosclll1cnte obvia.tiencn un efccto estabilizador impor­ tante en 10s ni fías.! ell 811 duelo .La hora de las COIlliclas puede ser espcciabnente difícil para familias en duclo. Sin eIl1b::lrgo. ¡Cuánto nlC gustaría COIller en casa! Estoy cansado ele llUl1Gl estar Cll casa. 35 Forl1lús de rn·uJaT ú [/1) /lino (J niI1. Juan de 11 ailos. Pareciera que papá estuvie­ ra huyendo de un f:-111taSI11a». Efe111fJlo: «Desc1e que se Illllríó 11li nlanl{¡. aunque sean JIlUY c101orosas. salilllOs el C01ner tocios Jos días..

Una fOfllla ele recordar <J la persona J11Uerta es Sill1p]clllcllte hablar dc ella. '.'lInc!u('Ídn () \ I f:(:. 'Les recuerda que 110 es un «tclblí>l hablar del fallecido. 1~lInbién les recuerda él ]05 1111105 que la persona fa­ lJecic1c1 seguid «esh11lclo entre c]]os» •\. /.:lrtc del proceso de sanar las heridas el110ciol1édes. Recordar el 110!nbre de la perS01~a que fa1lcció es U1lCl forl1lé1 c1e darles penniso él los ]lifíos de compartir sus SCllti­ rnientos hacia la persona. Recordar U11a clnécc10b tiene el Il1iSlllO efecto. Hable y recuerde el la /Jersono que l77unó Recordar él lrt personél ¡HUerta es p. Está biellllsar su 1101nbre y cOIllpartir con los otros l1Jíell1bros de la falllÍlialo que 111JO se acuerde1 de él o clLI. \ .7.' esto tcnc1rc1 U11 1111­ J pacto en SllS vidas. UllO puedc decir: «A su pélpá le encantaba esta canción» o «S11 lllc1111c1 haeía elrnejor ponqué de 111ClnZcl1ie1 quc yo haya comido».

Generahnente les gusta gUé:nc1ar objetos que les evoquen algún recuerdo el11otivo o con 1111 significado especial.los llilios él que trcti­ . En la I11cdicb de lo posible. CUélnc10 el pap~í de R::níl de 13 élíios lnurió de un infarto cardiaco preguntó si podía conser­ \'. «Una fOrIna de b~lccr él E11 el Centro Dougy. los ]linos deben poder escoger qué objetos y fotos pueden gu<uc1ar.~111 COS~lS que les recuerden él su ser quericlo. objetos. Pecho de 16 afios quería conservar la camisa de pafio ele su papá. A los nifíos también les gusta tener «recordatorios» o re­ cuerclos cIcla persona que 111urió. Algunas veces encienden velas P<1f3 recorelar él Lol perSOI1é! que lnurió.-1s ninos. le servían de recuerdo ele todas las veces que fue él 13s obras con su pap<-1. recuerdos para cOIl1partir COIl los c1em. poeInélS. porque siempre que iban él pes­ car el papá se la poníél. tales como fetos.J r sus Dotas de traba jo. Aunque eran viejas y nll1Y grandes pena él. incentivé11nos 35 Vr)fllla~ de ayudar () till Iliño o l/iJlL1 .'1 Sil duelo . Ahora Pedro siempre que V3 d peSCélr se la pone..

esto es invitar al nifío. 'E 11 il1g1és: Keeps'l\'crs. Eie1nplos: • «[. Is.ul0S. guardary reg.n. \ ./Ji papéÍ me hacfa ¡l1uc1lélS cosqui]]as.llar Jos oDjetos de le! perSOné! Ll1lc­ cicla. f)llJ<}.lDcl ele 11 .lllclo estaba en el jarclín».()liiJm~. Si el 111í10 o lliilé1 prefiere no participar.lr 111éÍS adelante. Anc1rea de 12 afias. BClilaDa C0J1111i­ 3 e go y nlC leíd cuentos». esto sirve eonlO una fonné1 concreta p. sugerimos que se guarden alguJlos objetos para que elnifíolos pueda guard. «Recuerdo a lni pap. «SclnDra1110S unas trin'itarias por CJue CSClS eran bs flores prefcridas de lni m'lll1éÍ. o es c1elné1siac1o joven para cIJo.l porque SiCJl1pre estaba ahí para InÍ». Cada \'cz que las "ea recuerdo a lni ln<1111éÍ cu. Ana de 9'1110S. llii1é1 o élc101esccnte en el proceso ele seleccionar. FlIllt!"ci6/1 ()\/u.l que elnií10 pueela decir adiós. Ac1ícional!nente.

8111igo o profesoí. pues no tocio el Illundo estél dispuesto él hablar y apoyar este proceso.)"11­ dar en este proceso. Otros nii10s se sien ten <lisIados ele sus <Hlligos luego de llna I11Uerte. Puede resultar difícil identificar qué personas pueden 8.8. porque se sienten diferentes él sus compafíeros. Adicio­ nal111ente él sus paclres. algunos pueden buscar apoyo en otro fall1i] iar. PropicÍe alnÍllo un all1biente favorable para que pueda «vÍ'/Ír) su duelo No existen IT1uchos si tíos en los cuales los llií10S rueeLln hablar abíerblll1ente eJe su proceso de duelo. Un grupo de apoyo es una 35 Fnrmus de u)'udar a 1/1/ T1Íl1IJ o ni/la en su duclo 33 . el ayudar a los niDos él encontrar un lugar seguro para ello. \ Iuché1S veces estéÍ en las 111<1noS de los adultos que los ro­ dean. Los nifíos necesitan personas confiables en las que se puedan apoyar luego que han sufrido Ul1<l pérdida.

/..forma 111UY efectiva de conectar él nifios en duelo con otro~ nii'1os que esté:Íll viviendo el Illismo proceso. TaIl1 biéll es 11111]' i mportdl1 te iden ti ficar otras falnilias que hayan p~lsac1o por una experiencia simi­ lar. Lo que es Ílllportante es que los níflos y élc10Jcscelltes Sep. F/llld<fcirj/l 01 IU .( )lih({!. f)1 .\ 34 .¡. o recibir consuelo.:I[ sus senti1l1ientos ele duelo.u y c\preS.~. Otros puedcll recurrir a la ayuda ele una sicóloga.lJl que cuentan con un sitio seguro c10ncie l1or.:1gélll Uné! lista ele sitios y personas él quienes acudir parél pedir ser escl1c]uc1o(a). Si usted es el p~lclre de 1111 llif'ío e11 duelo¡ trabaje junto con él o ella y h.

Usted Jebe penllitir cualquier tipo ele reacción yelllocio­ nes clelnif1o: furia. pena. conlcu­ cCl11ia. 111urió luegO de Venios J11eSeS de estar lllUY enfenlld..9. usted ptlcde ayu­ 35 r()rma~ Jr ú111dur a un lIi. él inicialmente sé sintió .ll11bio. ElI los sentimientos y las reacciones de duelo influyen 11l11ChélS cosas: el tipo de 11111erte r la celad del nifíOr el tíIJo de rclación que se tenía con la persona fallecida .J]ivié1do. frUSITé1Ción.. le decíc! que no se podía sentir triste cuando su ll1él1ná hubiera muerto por sus problell1é1s de a1coholisnlo. de 15 afias. En C<. COlllO padres. la 1118mü de J\Jariana de 12 años.10 n niliu en su Jue'" 35 . fall1ilia­ reS r o personas cuid3doras ddl1íño o nifia. que 111urió de a1coholisIIlo. Espere y pennita toda clase de e1710cioncs Cuando la l11élIllá c1e Enrique. «IVle sentía aliviac10 por que ya 110 la veÍCl sufrir lnás».

clarle a sentirse seguro(a) escuchando y 110 menospreciando o subvalorando sus senti111ientos. Validar sus cll1oeiones talllbién le ayudad él darse cuentel

de que está bien sentir cliverséls e1l10ciolles)' clebc1l10S penni­
tirle que exprese sus sentin1ientos en U1l cl111biellte c1e segu­ rielad y confianza. Si Ul111if1o se siente furioso y siente gemas de pegar y gol­ pear, tlstec1lo puede allill1<1f::l peg::1rlc él un cojín o 11l1él ::1]1110­ hada, una bola de practicar boxeo, o élllil1lélles de peluche, en vez de decirle Silllplc111elltc: «!lO c1cbcrfas estar furioscJ».

n( WI D/JiJTf's. hillcf(/Cú;1I ( ) \ I J:(; \

36

10. Olvídese de ld8 «etapas del duelo»

Al gullé1s personas dicen que el duelo tiene
etélpas secuenciales y que suceden en fOrIna 1i 11 eal. Es posible que usted1as haya escuchado: l1~g~ción) furia) nego­ cjacjóllL~lepT<:;5ióll),élcertación. Las fa111i1ias con las que l1e1110s trabé1jac10 cuentan historias COIllpletélI11ellte distintas. El duelo puede incluir una) todas o ningulla de las etapas antes 11lcllcionadas y en ninglJ1l orden específico. El duelo 110 tiene un punto final definido. C01110 decía un partici­ pante elel Centro Dougy elijo: «La gente puede decirle él uno que ya es hora de élCélb3f el duc1o) pero este Ilunca se aca­ bél». AlexCclllc1rél) estuc1iélllte de bach1l1erato) describí8 su pro­ ceso de duelo corno una serie de oleadas: "algunas enor­ Illes y tonnentosas y otras InéÍs cahnaclds".
1111 as

35

F(}rl11a~

de ayud'Tr (/

1lI1

,¡¡jio ()

l1illa

el!

su duelo

37

Aunque usted puede esper~u que los níiios vuch'an cveJ1­ tU3]Inente é1 una vid3 11or111al ele fUllCioll<ll1liel1to, y VUCkél1l él disfrutar la vida, 110 espere que tenllinen total111cl1te su proceso de duelo. Si ustec1les ve COl1l0 si estuvieran l1lCjo­ rando rápidalnente e integréll1dose l1ueVéllllclltc el su llUeva vida, puede que silllple!11cl1te estén rCl1l011tallclo otra ola.

/)1 I ¡.;¡ ,()/ihr(J<. FUlIc/ucirj/l () \

u:c. \

38

11. Respete las diferencias en/as Jl1anf{estacíol1Cs del duelo

Para Al icia, ele 3 afias, cuyo pélclre Illurió de un infarto célrdiaco, el duelo fue una serie de oleadas de l1anto. UnCl después ele la otrél. En los días y nleses siguien­ tes a la rnucrte de su padre, llorar y hablar le ayudaban él l11Ítigar su tristeza. En ccunbio, su henl1allo lvL:ltías, de 6 él110S, nunca derra¡nó una lágrilllé1 y se lllostraba duro cuando hablaban del telna de su padre. rvlatías decía que le gustaba mantenerse 11lUY ocupado y prefería pelsar tiell1po con sus éllnigos. Esto era 111UY confuso para la 1l1an1é1 de los nifíos, la cual concluyó que lvI a tías no esL:lba \,'ivicnc1o el proceso de eluelo por que no había llorado y no le gustaba hablar ele su pélPd. Sin elnbargo, 31nDas respuestas, tanto la de Alicia ('01110 la de rvlatías son nonlléiles en los niños. La fOrIna COIll0
35 Forma" de ayudar (j
1111

ni¡j(J () /liJ1o en

,,11

Jllelo

39

viven el duelo los nifíos puecle ser totalmente opucsta, in­ cluso él la de otros n1ielllDros de lél I11iSll1<:1 félllliliél. Reconocer quc cada persona tiene su propiél forl11et c1e hélcer el duelo es esencial para el proceso ele recuperélcióll el1lOciolléll de b fél1l1ilia. Escuche él los l1iil0S cuando ha­ blan de sus sCl1tilniel1tos y obscrve su cOll1portéllllicnto. Esto puede ayudarle a aclarar y respetar las difercncias lléltl1ra1cs e inc1ividué¡]cs.

1)[ :r:l,( )/¡hm,. hl/ldacilÍlI ().\ 11;(:, \

le ayudar ú 1111 No ni¡lo rJ lIiilú en $U duelo .] que pucda dibu jar. niña o adolescente un ~nbt1nl para que puec1a Illélntener un recorrido de SllS senti111iclltoS. él 35 Forma" '._--------_ . colores y tizas. Obras de arte. nifia o adolescente él expresar sus sentinlientos: " Félcilite papel. e DéJe al ]lifío._. Saque ldpices. En el Centro Doug)' los niños hlIllbién nsan 'Jbr8S de arte para recordar y valoTdr algún aspecto de la "ida ele hl persona que Illurió...-_. A continuación ellumeranlOS él1gUll::1S ideas para invitar J U11 niíio. poenlas. No :rJclélS las elllociones elel duelo S011 fáciles cie expresar ver­ ~::d] men te. crayalas y esferas par.. _--------------­ 12. esferas.. lápices.. todos los niños les gusta hablar. coJares. escri tos y otras formas de e\prc:sión creativa 5011 fonl1as 1l1élravillosas paw trabajar los sélltilnielltos y pens~l1njentos asociados con 1a Illuerte del 5er querido..

/'-' / 1 r 1 1 oe que l1lUnera su papa.:lga U11 eollage.Í. Saque pinturas y haga U11 cuadro.3 f) fj • .. Así que todos /os días C11 el colegio pintaba un retrato de él y 10 guardaba CI1 su escritorio miell­ tras que trélbajaba. Realicen un círbol fallliliar. Recoja revistas y h. \ . Use pIastilil1él o Cen1111íca para esculpir. cubriéndola con fotos ele su J1lC1111..() 1i!J ros. Cristina de 8 mios hizo una tlllllba COll plastilina lllego J . 1ellIa lél rcCJlél ce su 111l1crte y 1111.. Felipe de 10 afios creó ulla caja de recuerdos con Ulla caja c1e zapatos. i"1I1lc!OCÍ!íll () \ í i:C. Escriba conjuntamente con el lli110 o adolescente historia sobre la persona que llUifió.1 frase que le cncantalJéL Lo gllarcIa en su cuarto desde que I)i n:f . UlI<1 rvlaria Luisa de 6 anos e:xtral1éiDélllll1cllísil11o él s'u pélp(¡ luego de que este l11Urió . Al lOra cacla vez que pinta un c1ibújo o escribe algo de su l1lé1111éÍ lo guarda en la cajé1 de recuerdos..

dado que la hU11Da de él estaba muy leías y no Id podía visit~lr con frecuencia.Illllfió su papá. 43 . Todos los días hacíamos un poquito: «El hablar ele mi papá y su F. Amparo de ] I afias hizo una mélSGlr<l ele duelo ele cerá­ mica. Alejandro ele 18 afias hizo 1111 diploma de arcilla para su l11alllá que murió antes ele "erlo graduarse de] colegio. y no la CClré! que mostraba allllunclo.ullilí~l llle ayudó llluchísimo». Helena de 13 ail0s. Ejemplo: «t\l1j tíélllle ayudo llluchísimo. Mostraba su cara ele cómo se sentía realmente. En una cartulina empezamos a dibujar el elrbol Lmliliar de mi papeí.

¡Juegue!..13. En el Centro lJoug)'. I'vIantcner estas activic1ades vigiladas y segnras llSé11lc1o reglas ¡ 44 .. las pah1bras ll18S céuií1oSé3S qne oyó Ricardo de 15 alías 110 fueron los sentidos pésames. V funcionó». Pero ha­ cer ejercicio y los juegos fí'sicos élyuclan él los nijios él liber~lr energía y eJnociones. pero yo estaba furioso . (o encuentre fon77Cls de liberar ene7gro y e171ocfoncs) Luego ele que su padre llltnió de un infarto cardíaco.. ¡Salte!.. « Un sacerclote ¡l1e dijo: 'Cuando estés él punto ele perder el control. Tienen guerras de ahnohaelas en un CUento 11clInac1o "El vo1célll". tOlll<l un bate de béisbol y pégale él un élrb01' Eicélrc10 recuerda: «Al prin­ cipio sonabél 1111 poco extraiio ese consejo. los niiios pueden pegarle él él1lÍlnales de peluche y él bolsas de boxeo. . No todo e1l1lullc1o nccesita golpcar COll Ul1 bélte. ¡Cona!. 10 hice.

_--~--.yudar son: pegarle a hl1nbores. jugar pOllchélc1os . l"vJ uchas veces un l1iíio escoge ir al cuarto elel volccll1 luego de que ha compartido édgo difícil sobre la 1l1Uerte de su ser cplerido con sus compafíeros. Todas cstas son activiclades que ayuelélll él desfogar energía y sentílnicn­ tos negati\'os. pegarle él una bola de fútbol. o bailar. ()tras activíclacles que pueden él._--_. 35 F()rmú~ de ar1u/or ¡1 un ni/io o ¡¡¡¡la en Sil dudo 45 ~--_._-­ .tal corIlO: «no pegarse en la Cél. Otras actividades físicas pueden incluir correr. rOIllper papeles.1 otros Ili­ í"íos».. __ __ .bezél»¡ «no pegdr .. .

"c 11101estar al padre que sobrevivió.C 110 C¡l1it~. es il11portéll1te Cjue los Jlií10S SCIJélll que es clccpL:­ b]e llorar. Algu1las "eces ]05 padres quieren ocultarles él sus hijos el duelo qnc estell1 . Los hijos buscan en SllS padres pistas sobre CÓIHO hact~r el duelo. Desde cómo hablar acerca de la l1l11erte. Sea un 771odclo para ell1íilo de CÓ1710 hacerbien el duelo Los l1íí'1os ODSen'c1Jl él lus ctd llJtOS y SélcrlJ J COJ1­ clusiones sobre CÓ1110 se supone que deben hacer el duelo."iviendo. [\lu­ ehas veces clllifío no e\prcsa emociones porC¡l. hasta (!tlé I emociones fOrIl1a S011 aceDtables./cilíll O\/U: \ 46 . cléli1 un buen ejcmplo a sus ¡¡il105. estar e11 duelo.14. FUllcJ. 1)1 !/UJ/ihms. pcnsando"que esto los l1élr~ sentir peor. scntirse furioso o furiosa. 1 Los padres que atienden su propio proceso de duelo ell positiva. Aprenden de obsen'ar e i¡Hitar el los adultos Cjue los rOc1eél11 . Sin ernbargo. ~.

Es ilnportante que 110 i111pongéunos nuestras propias necesidades de cariño en los niños. j 35 F[)rm(/~ de oruJúrú UI1 Trillo (J IiÍilú ell ~u due/o 47 . ­ ------------ 1S.1vluchos ni110s en duelo tCInen perder al otro pro­ genitor r y les da n111clw ansiedc1(l separasc del padre que sobrevivió. Pida penniso para abrazar Los 11i110s llecesi tan 11lllC ha seguridad 1llC­ go de U11a 111uertc r especialmente si han perdido <11 padre o la 11ladre..~----_ .Jcho contacto físico. Como padres pueden ayudar a sus hijos él resta­ blecer un sentimiento de seguridad él través de abrazos) cariños v I111. Tenga en CUCI1t8 r qne (] algunos niil0s no les gusta que los estén abrazando. Si esb1 tratando de h::lcer sentir Illejor él un nií10 r Sielllpre pregúntele antes si puede abrazarlo o abra­ zarla.

Practique lel jJClcic17cÍcz Si usted es un padre en duelo. FIIIiL!rlci!il/ ()\ 11:(. J ()(I{'. OCélS!Ol1él]mc¡:rc.. deLe h~lLer notado que hay c1í~lS buenos y c1ú¡s ln~¡]o5. \ 48 . Días en los que está rindiendo bien y días en los que tocio parece salir 1naJ. dcrrCllllélll los líquidos y se tropiezan. Los nifíos tanlbién é]tré1vjes~m estos ciclos. Se~l 11ll1)" paciente C011 los nifíos y nif1Cls y con UStcc1111islllO.['()(¡hms. Algunéls veces ¡es cuesta l1lucho tr~lbctjo COllcelltr~Jrse en su colegio o tarcas.> (un 1110111ento libre. OUréll1tc los primeros ll'leses luego c1e Cjue su pelj)élllllnió en un accidente en una lancha.16. en los días l11edos. Los ]lirios en c1uelo 11111­ cllaS veces se vuelvCll torpes con sus manos Y' pies. LI Ellllilia Joncs 1¡izo lUl acuerdo para tOlllarsc Ull «Time Out. Se frustrclll y quieren 11n descanso. un ticfnpo clpeute) en Jos días difíciles.

'lr o a ..o. . ')j Forma.'111­ tes ele que é1ll1uricra.¡r01illa ele 8 .C. iball a] parque él jug.'1110S o Pablo ele 12 ailOS se tOlllaban un día para quedarse en la casa descansando.TI duelo 49 .1]morzar él algún restaurante al cual iban COII su papJ. Algunas veces la m8111J llevaba los nifíos a un paseo en 1111 día ele colegio.¡ Je v:"udar () [IHllil1ll o ¡¡iJla en . Como familia...

C). el malgellio aparece muchas vcces de la llada. En algunos l1ii10S la furia es una forme1 ele mostrar trÍstC7. \ 5° . Los nifíos en duclo cntr. aun cuando está de ¡na! hL::'::: oC' genio o cstM (1] lado de alguien que 10 csté. tél1 como 10 hacen los adultos.ll1 fácilmente en mal genio. FUII¡fa['Ítin ()\! J:(:. Algunas \'cces algo puede recorclarle él! nifío algo de la persona que murió. Santiago ele 12 élnos. C01110 si peql1e­ [¡as Ilubes grises ele repente se amonto11<1[an étlrec1cdor de L1 cabeza.17.1(10 Cé1Cb \'cz oue recordaba el nlÍstcrio ele como había muerto su mamá. l1lé¡} 1 A nadie le gusta estar de /)í JI: I . lel cual es lllclS djfícil de expresen. ¿CÓ1l10 llegaron ahí? ¿Cuándo sc Í[(ín? Es difícil decir. puede scntirse frustra·· do o frustrada desde quc murió la persone) CjllC[¡CL!. Nadie sabía si había sido un accidente o U11 suicidio. se sentía mal hm 110[. Cuando se cstcí en duelo.él.Olihrm. Respalde al nÍ110.

¡s que se respete el estado de .'iU uudo . Los niños necesitan saber qué es normal y natural.1 ien tr. Recuerde sielllpre validar primero los sentimientos del njíio.Por otro Jada.. sentirse de esa forma.. llluchas veces Jos niiios 110 s.ínimo delniiio se le puede invitar a hacer édguna actividad que le guste. y luego darle la oportunidad de que escoja entre op­ ciones positivas. llllO puede ayudar)' tener empatía con este estado sin tcner que cOlllprender el origen dell1léll genio.megla re] prob] ellla.bell ni com­ prenden por qué est8n1l1alhumorados. ~. C01110 con los adul­ tos. ni tratar ele . 3) Formos de C1~"uJar a UIlIlif10 n Ililla Ctl.

Por ejemplo. Tolere que algunos nii10s o 17ÍJ7C1S actúen C01770 si fuerCllll77cllores Es nonllal que un ]lifio se sienta ansioso e insegnro después c1e secuencia eIllpieZé1n Ullél él 1l1Uertc.( )/ihrm.'ll1Ido{'ÍlÍll ()\ IH. Los niiios rcgrcséuün él sus COSfl. \ 52 . Otros puec1en volver hél hacerse pipí en la C<II11é1.18. l\JgU11éls veces COlllO C011- ach. Illai1as oue tenían cuando eran 111enores. '. Sil] C111bargo. l11111iiio pucc1e volver él CJuerer c1of1llir e11 la Cél111a c1e Jos pé1péls. sillo pennitirle la regresióll por U11 periodo ele tielllpo. DI JI: 1.ldr C0l110 si fueran 111enores. N o se de be ri c1icul i Z~lr ni castigar al nino.11l1bres ele l1iilO 1naY01 cuando estén 111~lJ1ej(:lnc1o lllcjor cl duelo. Este comportanlieJlto no es inusual. si persiste el COI llportclll1icllto regreslvo es 1l1ejor que 10 eOl1SU 1tc con Ull profesionél1. es illlporblllte ser COl nprcnsin)s. 1 ° retOJll~n sucede CUélJlc10 esto. tener pataletas.

Usted puede aYl1cbr a los l1iíios o adolescentes a no perder su nifiez o juventud sin pennitirles convertirse en pequeños adultos. 0. Luego de la llluerte de su n181l1á.I Ilirla ell su elue/o 53 . o hacen graneles esfuerzos para ocultar su tristeza. Un l1iflo o adolescente puede rebelarse o herirse si se le obliga él cl11l1plir las funciones de padre con otro hennanito o henllélllita. Otros niJ10s \} niflas cOlnenzarálI el actuar C01710 pequeil0s adultos I Algullos niños reélcciollall volviéndose hiperresponsélbles luego ele U11él 111uerte.19. .'\]gullas veces hacen su Il1ayor esfuerzo para no ser un estorbo o probleIllél para el padre que sobrevive. ~<ten­ clrús que cuidar de tu papé!» luego c1e la 11lUerte ele la 111élll13 . Céllllila de 35 Formos de omdar t1 ltll llil10 f. Algulléls veces es porque empiezan él actuéH según los é1c1u1tos les dicen: «ahora eres el honlbre de ]a casa» luego ele la 11lUerte del papel.

hro~. le pidió él su 111a111á llTlaS herramientas pélTél poder ayuc1ar con las reparaciones de la G1Sél COIllO lo hacía su pelpél. I"Tientras que su papá estaba vivo. debió actuar C0l1l0 111aJll<Í para su papel y sus dos benllé11JOs. f) ( ! 1': 1. él decía: «Así no es conlO 10 hubiera hecho p'élpá».14 afias. \ 54 . a Enrique le gustaba el papel de a~'ll(br y ser el «110111Dre ele la casa».\ eIl8 no le 1110lestaDa ayudar él los c1eJlléÍs pero esto significó que ya no ten Ía tie111pO para sus cosas o cl111i gas.l trataD. se le impuso ese rol. Él recordaDa cste tien1po C01110 algo especial.( ) 1. .1 su papél i11icntras é] hacía arreglos en la CélSél. ¡:UI"¡ (/('iríll ()\ 1f:(:. Enrique ele 10 cutos eJllpCZÓ el aruelar C011 los arreglos y tareas que tenía su papél luego e1c que él llluricrCl. Dado que era la lÍnicél «Jllujcr» ele la CC1SCl y le: única que sabía cocinar y limpiar. Cuando cl1Jllpli6 10 a110s. Aunque su 111(1111é110 incentivaba él ser un nifío. C1Wl1elO sn lllam<. 111l1chas veces élcOl11paflé1ba .] ele hacer un arreglo.

lllientras CJue otros pierden el apetito. I'vIa jos hábitos. A algullos ninos se les ca}¡l1é1 1a tensión cOIllienc1o. o Inucha cOIllida no S~l­ nan. Cuando sea posible. Canlbios persistentes en los hjbitos aliIl1enticios o en el peso dellIii10 deben consultarse con un profesioilél1 de 13 111edicina. incentive la buena cOlllida y los bucnos hJbitos. ¡literallnentel Los ¡¡ifíos y adultos se desllic1rahm con frecuencia ya que est81l usando al 1118Xi1110 su elllergÍél J11ental y física en el proceso de elue10. y bcljar las ellergícts luego de Ulla TllUerte cercana. Estirnule al nirl0 para que corno bien y beba 711tiClza aguCl Los cé1Inbios en el apetito no son extrailos en los niílos' después de una Jlluertc. Por eso se recoJlliencJa tOJTléH lllllcha agua para hidratar 35 fnrlll<1S de aYllelar <1111l /Iilln n ¡¡¡¡Jo en w duelo 55 .20. pueden enlpeorar enlociones toc1avía IlHIY difíciles. El duclo 10 COnSU111e él uno.

y ac1Clll<ís ayucb a illCrCll1ellbn los lli\'c1cs bajos de energía.las células. \ ) -C) .. FlIl1d"cilin () \ 1[. espcciéJII11el1te en bs primeras etapéls del duclo. Es 11111)' illlportantc tOJllélf lllucha aguél)' Jugos. nI WI .(.( J!Jhrns.

lclre o una mache. La lloche es el 11l0mellto del día en que se acaba la actividad y aparecen todos los recuerdos y pensamientos sobre la persona que rnurió. Puede ser difícil para elniflO aquietar estos pensamientos.. Su hijo o hija puede sentir miedo él lél hora ele ir el la cama. Concilíar el suel10 puede ser difícil pare! un nÍll0 en duelo La hora ele ir a la cama pueele torn. cémtar o conversar un poco.. tajes como: leer un cuento.-("un ni/M o II¡.:' .la . especialmente si la persona muer­ ta era su progenitor. Una de las formas de élyuclar es estableciendo rutinas. Si usted es un p. puede notéH que le cs l1lUY djfícil él su hijo separarse de usted.21. ' -"". ell SU Jue/(J 57 -'. o puede tener pesadilhls. le pucdc costar mucho trabajo dormirse.-. rezar. Ayude alníll0 o nil1a ala hora de donnir.me lllUY difícil despilés de la 1l1uerte ele Ull ser querido. pasar unos momentos 35 Formas de Gl'lldar. consistentes él la hora de dormir.

:lfáll al llifio ~l rcsblb1cccr su d le r·.cJ él· Y1 COllnnllélran que lIste cJ' éLll pafa CU~¡llClC:) esta ]. él le necesite. es opción. Off. 1 segun. ACOlllpélfiarIo o élCOlllpélilarla lllicntr. h/lld<lcirill () \ I u. o dejarlo c10nnir C011 usted por Ull tiClllpO.! J)()I:U )!ihms. \ 58 .IS se dl1ernle.juntos antes de c10nllir a)'uC1.

22. Si usted es un profesor o profesora 35 Fomws de arUd<1f a un 1I¡:iO o ¡¡¡tia en su duelo 59 . No a todos los 111i'1os les resulta difícil volver al colegio o escuela. Infonncle ala profesora delnÍl70 o niiia sobre el difunto Los nifios paSéll1 buena parte ele su tielllpo en el colegio. el psicólogo y otros adultos del colegio sobre la 11111crte. A otros les costará trabajo concentrarse y I11<1ntenerse al ]11iS1110 nivel acadélnico que antes. Algunas veces puede ayudar el reunirse con los profesores para hacer un plan de trabajo para que el nifío o lliflél pueda ponerse al día en sus tareas. durante Jos Illeses y selllanas posteriores a la Illuerte. P3ra algunos incluso será un refugio el poder volver a b actividad escolar. La lllllerte ele Ull ser querido tiene U11 fuerte ílnpacto no sólo en su vic1a Llll1iliéH sino télll1biél1 en su vic1a escolar. Por este ITI0ti\'o es inlportallte infonnar a los profesores elel niño.

o psicólogo que trabaja con niiios que están pasélndo por lln duelo y les está costél1Klo 111llCho trabajo seguir con el ritll10 de trabajo escolar.O/iJ¡(n. {)!JU. con el fin ele ayudarles él que vuelvaJl a recobrar su nivel de confianza 111Íelltréls !ogré1J1 nivclarse y l11ejorar su dcsel11peJ10. hl/lducilÍfi ()\I/:C\ 60 . puede COlilCl1zar él exigirles hnCélS cortéls que los nifíos pueelan realizar. A algunos llifios les puede molestar que sus compaiícros y profesores se enteren de b 111llerte.. Es necesario ser sensible él lo que elnÍílo quiere COll1partir ya 10 que quiere 111é!1l• 1 ten er en pnV<:lClo.

Inés. Silllón. De repente. Ella protestaba diciendo que SUlllarilá se estaba convirtiendo en una "paranoica sobreprotectora». su m3má le prohibió ir call1inando al colegio por que debía caminar frente al sitio cloncJe había l1luerto su papá. sintió como si tocJas las reglas de ¡él casa hubieran cambiado. de 13 8íios. siempre iba caminando a su escuela que le quedaba a cinco cuadras.23. Cuando su pac1re murió en un accidente automovilístico a una cUélcJra ele su casa. le dijeron que e1ebía permanecer en lel casa con su familia.q¡ d~l=!'O 61 . de 8 aíios. Resista la tentación de ser sobreprotector Luego ele la llluerte de su hermanita. sn mam8 no la dejaba ir él jugar a la Celsa ele sus amigas o ir al centro comercial. Cuando su mamá lo llevaba al colegio tomaba rutas distintas para evitar 35 Formas Ji! cJYluhu () UH ¡¡¡¡ir) (l ni!icl ('JI . En cambio.

( Jlihrfl. especialnlcnte si la persona que 111urió fue otro niíio.pasar por el sitio del accidente. Sin cmbargo. ¡:lIl1dacilill () \ 11:(: \ 62 . Un llifío puede querer suspender las élctividades que hacía é111tCS. cOlltinúan éltll1 después de 1a pérdida. P. Es importante que sea el niilo e] que decida cUélndo estcí listo.l·. Los élcloJescentcs tienden él querer estar con sus cOlllpaflCros.1arl1ente sobreproteetora después ele una muerte.uticipar en otras élcti\'ic1ades placenteras puede él)'Udar él ]05 nifl0s él el1tendc. /)/II'. Recucrc1c Cjue hacer acti\'ic1ac!cs con c01npafíeros y realizar élCti\'ic1ac1es placenteras puede incrclnel1tar ]a <Iutoestima del lliilo v hacerlo sentir biel1.¡. Simón sí c¡ncríc1 pasar por el sitio. o puede querer volver él hacer acti\'ic1ac1es <mtes ele 10 que uno podría i1naginarse.r que la \'ida. y las COSélS que c110s disfrutan el1 la vida. Es natural que los papas c01nienccn a é1ctuélr de l11élllcra extren1ac.

Ta1llbién pueden expresar lo que sienten a tnlVés de conversaciones con compafíeros. 110 se asuste si él o ella no quiere expresar su dolor con usted. tampoco es correcto asumir que por esto no esti hacienelo su proceso ele duelo si no le está hablando directamente a us!cd. Si llSted es el padre o el adulto que cuida elnifio o niria. Jos cuales prefieren la ayuda de sus compaííeros qlle la de Jos adultos o ele sus padres. y no con sus padres. No obligue a los níí10s a hoblor N o a todos los nifl0s les gusb.l hablar. f\:Iuchas veces expresan su dolor mediante el juego. La mejor fórmula es il1vitéirJe a conversar y estar abierto Llr él discusiones. ya acep- la elección del nifio.24. 35 FnrmtJs úe fl)"udm 111111 nlJio n nilla cm ~u duelo 63 . Además. Esto ocurre especialmente con los adolescentes. sus pinturas o escribiendo.

Luego del suicidio de su papá. \ (L+ .I'I/Il(/<Icir. los niílos pueden elegir no llélbbr en las sesiones de grupo.<l .1I () \ILC. él c011l}J.( i!i!Jrr¡s.11 grl1po y así pudo c0l11partir su historie] Cllél11c1o sintió que)"<1 cstctlXl listo. Esto quiere decir que pucden preferir no hablar nada acerca elel tema que estú tratanc10 el grupo. otro I1ifiO llegó al grupo de <lPOYO y les C0111partió que su papú se habíel suicicL!c1o. Una tarde. asistía a grupos c1e clPOYO durante varios l11escs y siempre prefería no hablar cUélndo se estaban comentando estos telnas. Rall1Óll ele 14 aílos. 1)1 f/'/ .Los 11Í110s sólo hélblal1 cuanclo estéín listos para e110 y si están convencidos ele que esto les va <i ayudar.utió su historiel por prinlcrél veL El hecho de que no estaba obligado el bdbIar le pCT111itíó ei Ran1ón t0111arse un tiel11pO para tenerle cOl1fiall7. En los grupos ele apoyo del Centro IJougy. Cuando le toco el turno de Roberto.

reír y silllplelnente ser nifíos. 35 Formas de tn1Jclar a IIn nll10 () nll1a en su duelo . los nilíos pueden preferir jugar y dejar ele pensar en la 11lUerte por ratos. supo de ]a lTIllerte de su papá. Cuando Juan Pablo. de 8 al1os. Incluso cuando la muerte ha ocurrido IJlUY recientel11ente y Jos adultos est~ln en pleno duelo. planee actividades divertidas para los nii10s y déjelos jugar. Aun nl{¡S que los adultos. los niiios necesitan tOlnarse un descanso del proceso de duelo. 65 . TÓl71ese un descanso Los niiios hacen su duelo en ciclos. Su ll1anlá se enfureció y sentía que Juan Pablo no quería a su papá ni le demostraba respeto.25. Juan Pablo necesitaba «salirse» de la situación porque era denlélsiado difícil para él poder ll1ane¡ar el duelo en ese momento. Cuando la sihlación lo pennita. ]0 único que quería hacer era salir él jugar.

es C0l110 sal ir a coger aliento».l1íélll él jugar al parc¡ue o iball él1 cinc con su ll1é.ls escapac1itas cUélndo ]a sittlélcióll se ponía 11lUY intensa en su CélSél. . fIllIJdl'Ít¡1l ().Teresa.~. "':'.\II:(:. ~' su hCrll1élJ1ita Sélllclrél.()ljhm. ele 12 élilOS. J)111·:I. planeaban pegl1ef1. Según Teres. Les herll1aJlClS s.llllél. \ 66 .l: «j\lgul1étS \'eces silnp]elllCntc séllir de lél CélSél él)'uda. ele 14 afias.

Recuerde que «jugar» es «hacer el duelo) Jugar es la fom13 natural de los niílos para expresar SllS sentimientos Cuando l\1auricio tenía 6 años. De repente se pafa al lacio del elefante mayor y exclamó con cara de preocupación: «ahí está.. El juego favorito de ivIauricio en el Centro Dougy era jugar en la areIlera con é1Ilin1aJitos. está n1l1erto» lVlallricio no continuo el juego ni volvió a hablar del telna. Un día escogió un elefante grande y otro chiquito para jugar en la arenera. 35 f'orml1~ JI! aruJar 11 UII ni/lo o 1I. su pap{¡ nlluió inesperadamente de llIlél sobredosis ele heroÍlIa. allí está papá . Solo volvió a guardar los elefantitos en la repisa. papá donde estas?» Y rnovía el eJefantito por toda la arenera COlllO si estuviera buscando al elefante papá.¡111 en su dudo 67 . jO no!.. Agarranclo el e1efalltito pequena en su Tnano gritaba: «¿papel.26.

\ 68 . FUI1J. Observe los rajes que aSUlnen. es 111éís C0l111Ín que un nifío o niiiél dell1Ucstrc Jo que estéí sintienc10 él través ele] jucgo. Un niiio o nifia que está triste puecle 110 decirlo en palabras. las palabras o el tono que tlSél11. usando SllS propias palabras.Hgo.ld'.. 11111chas veces USélf.ín cl juego pélfa «Clchlélf» los conflictos internos que sicnten . y contar la historia de sus vicias.t. y los scntilnicntos que reflejan. Iicntr<ls que los <lcluJtos tiendcn él hablar y c1esélhogarse en su duelo.1'. pero en cambio puec1e jugar cosas violentas. Los l1iiíos I1Hl)' pcc¡UC110S 110 tienen el desénrollo verba1 ni coglliti\"o pé1Tél c:\preSén él rticuLlclélll1Cllte.'\ tré!vés elel juego los niilos pllcden expresar sus sentimientos y pensamientos. Estél es una fOfIna de validar lo que están vivienelo. Sin e111 b. pero pucde dibujar algo que lo represente. Si pueele refléjele ell niiio. Un llifio con furia es posible que 110 diga que eshí furioso. 1)/ JI:I. Sl1S ell1ocioncs.lI ()' ¡EC.O!ihm. Es illlportantc estar pendientes de los juegos de los 11i11os en duelo. el} péllal{réls.10 si fuerdn sus seres queridos. lo que usted oye o interpreta sin juzgarlo. jugar C011.

de Jorge estuvo muy enfermo durante Jr1~ís ele t1l1 élí"1o antes ele morir de leucemia. Cuando visita el Centro Doug. Su maméÍ había 11lUCrto de cáncer elel sellO. «ExtrafJo 11111Cho ir a ver Jos trenes con Ini 111améÍ».' le gusta juEl gar a] c1octor. El jugar con el trencito le éiyudaba a sentir a su n1all1á cercana a él. practica operaciones y les da remedios él los enfermos pélfél sallarlos del todo. .~ de C!)'udar a un !lino o n/ila tTl su JI/ero 69 . Augusto ele 5 ailos le gustaba jugar con el trencito en el Centro Dougy. Augusto podía jugar durante horas con el tren. Un día contó que su Inanlá se había muerto y que antes iba muchas veces con ella a ver pasar los trenes. En su juego Jorge examinél pacientes. r8p~1 3) fllrm(J. Jorge tenía 5 afias cuando 11Hlrió su papJ.

A Jos niiios les pucde costar lllUeho trabajo dormirse. • Call1bios bruscos en el apetito. e Desórdenes en el suef1o. . \ ':'.':7 0 '.{:. Algunas de las sei'1ales de alerta S011: • Depresiones o 111al genio que interfieren con 111lél vieh! saludable en el día él día. f)/JEt . o pneden perder cl apetito en las pri¡neras etapas después c1e UllCl 1) Illerte. busque aruda adicionol para e!nif7o o 171170 U na 1e\"é.27.~ depresión. ansicc1ad y' prob¡eJll~lS de C01l1portmllÍellto S011 C011llllleS en los niiios quc esbíll atravesando por un cJllelo.()Iihm~·.. esto deben scr consultado con un nlédico o psicólogo. Si lo requiere. • Pérdida de interés en actividades placellteféls.\ I ¡.n (J. Fundad.. Si persisten los SÍlltoI11aS ctllOcionales y físicos o si internllllpCn léls fU1lciollcS diarias.

• 35 Forma$ de ~1JJar a un lIill0 o lIi¡la en su duelo . Sin ell1bargo. generalnlente tendrá al nlenos cinco ele los síntotl1as anterionnente Illencíol1aelos. especialmente durante los prill1eros seis 11leses después de la muerte. • Perder todo contacto con la sociedad. II otros SÍlltC111élS físicos. un l1ifio o niiia clepríllliela clínicalllente. PellSéll11ielltos suicidas: si elnifio dice querer estar ll1Uertoo e Dificultad para concentrarse. durante a] l11enos dos sel11anas y le será 1HUY difícil asistir al colegio o funcionar en la casa. de estómago Féltiga O pérdida de energía. Recuerde: un duelo puede verse y parecerse ~1 una depresión.• e Dolores eJe clbcza.

Los llillOS b.28.:le el COfrtZÓll. II atlaS dolores silltOl1ltÍticos. fundadrin 0.llllbiél1 dicen que les c1u'. ele estó111ago. Si un l1il10 dice que tiene dolores de estóll1ago. es impcriI11en~al1 dolores físicos portante hacer lo InislllO con los aspectos físicos del duclo. Así C0l110 clebcIl10s aceptar y validar elnocioncs. Por ejemplo. duele. Algunas veces los lliiíos suelen quejarse de dolores y sel1Sélciolles que se parecen él lo que experimentó b persona antes ele 1110rirse. Algll1l<ls \'eces los nillos extales como dolores ele Célbeza.\ WC:.1\10 descuide los aspectos físicos del duelo E1duelo. podemos responderle: "Tu estótnago estél resentido j' sien tes que te /)UEI. Algunos nifios en duelo se vueh'el1 111éÍS torpcs y son Jl1éÍS propensos él los accidentes. puede decir que siente "algo raro" en la cabeza.Olihms. \ 72 . un niiio cuyo padre murió de un tumor en el cerebro.

[\0 aSU1lla que todos los síntom as físicos son lllclItaics. estos debel1 ser eX~11l1il1éldos por UI1 doctor . Si persist en los sílltOl11élS físicos. 35 Ptmnus de <I!lJJar a u~ !lUlo () nWIJ en su duelo 73 .duclc Illucho ".

}Uélllél.11l1.lro y dife!'clltc CUélllc10 Jus otros nii10s habLlll de sus papás o hcn11'lllOS. o su J1l. de 18 aílos. FlIlld.ciril/ 1) \JJ. Cl1.í o Sll heílllé1Jlo(<1).lJ1c1o U]] llílio :'(1 110 tiCI1C su p.(:.]. es Il111Y probélb1c Cjue se sicntél r.OS 1cs disgusta sentirse diferentes .lr cOlllpm1eros que 11é1l1 experimclltado 111lél pérclida les él)"l.1 sus cOJ1lpaí1eros. l\:'udé!r al iliiio o niJla a encontr. f\fo les gllsta c1istil1g11irsc por diferentes]ji que los dejen por fuer. \ 74 .f )liJ}f{l. 110 qucríél ir él b c0111ieL1 c1e p.lj)(í.1dél a aliviélr la SCllSélCióll dc ser los 1111icos en eSé] situación. I-IJgolc sober al IIÍllO o llil\! que no está solo en el proceso eJe cluclu 1\ los llil-.'.29.lbía 11ll1erto ll.lc1rcs e hijas en su colegio..l U11 DI/U.¡)i\'iéldos ele saber que 1105011 Jos tlllicos que hall sl1friclo lél ll1uerte elc un ser querido eereelllO. elllieren pertenecer. porque su padre h.lCí. Los nii10s generalll1ellte se sienten .

'1:HÍa. otra nifla del curso. "El ll1ío tanlbién -respondió Jorge. como es el caso ele un asesinato o un suicidio. iYlélría pintó un retrato de ella y su papá haciendo galletas. Los niños que han experinlentado una nluerte violenta ~ de su ser querido. LJ profesora ele Jorge les pidió él todos 105 lll1l0S elel curso ])'<lcer lI11él tarietél parct su p~lpá. re Part1 el día elel padre. Formas c!~ ayudar a un limo () l1il1a en su duelo 75 . no se l1lo1estarlc1ll porque se murió tu pap<í". Jorge se pintó con su pélp3 jugando fútbol en el pélrque. Su papá había muerto y el sintió que no podLl re<lJizar est. ella se llegó diciendo que ella sería la "el i re 11 te ".:l Clctiviebd. De esta lnanera los dos se pusieron a dibujar recuerdos de cuando vivían sus papás. 110 sabía cjl~e hacer. tél111bién tenía proble111as para enlpezar. Jorge. SU él 111 ig(1 A11 d 1\ lel ríél le el i jo: "s i t u S él 111 igos recdlllente lo 5011. élsí que le preguntó qné estaba haciendo. "f'yI i papci Ilutrió cuando yo tenía cinco anos" -le di jo María. Jorge notó que J\. son nlás vulnera bles y propensos a sentirse solos y ).. AUllquc su Illé1111tÍ tré!tó dc COllvclIcerb de ir con su tío o C011 su henllél1l0. de llueve anos.<1110.

'.\períll1el1taclo el suicic1io de Ull ser queric10 se sienten aba ndOJ1élclos por la persona qnc llU1rió.l11tcncr el contacto con ellos <lSÍ sea sólo para hablar o pregl1l1télrles si quieren que los CleOll1péll1Cll. 110 Si usted \'}'J]cntcl C0110CC él Ull llirl0 que ¡¡él \'j\'iclo U1Ll lJ1l1crtC de un ser CI1.lS05 es i:l1portéll1te 1l1é.¡)gUllélS veces los lJillOS deben soporten que el caso aparezca e11 b te!c\'isiól1 o los periódicos.1os.8.(:. Los 11iil0S que IW11 c. e: COllt. de no jllzgar. dc ulla 11 otm forl11é!. Puede que llO c:é:Seel1 ]wbJm c1e su e\pcricJ1ciél en sí. ¡lagé1 un esfl1er~o por 111éll1kI1C..lS ll1uerrcs \'io1clltas nos pOllell ac!cllljs llcn'jo'-:05 fc'rc¡ue sabel110s qué decir ni CÓ1110 rCélccio11é1r. . Trate ele oír sus temores. pero sí llecesiL1J1 saher q ~le hélY gente con la que pueden COIl tel r.sbc1os.o. FUIl<!II('Í/ilJ 7e ) () \ "'.lcciol1étr 110S élisL!¡ 1I(). L.lerid. P/I/':1 J >lihrlJs. se sicllten respol1sélbles. o deben atender él U1l juicio. Algulléls veces. CCllcr<t]ll~eJJtc cuando no s. \ . Luego eJe U11él Illuerte violellLl.lbellios CÓ11l0 rc.:lctO y 110 r0111per lel COllllllliCélCiÓll. En estos C. Es muy posible que estos 11 ¡¡íos se sien tan l11é1S élStlsb:ldos y nt111crablcs de 10 común.

Llanle durante los Illonlelltos difíciles.11<. O sienten que el suicidio se refleja l11al en ellos. Si usted es un adulto inlportante para elniílo o niña: • • • • rvIanteng3 el contacto y no se aleje.de la Il1Uerte. Les puede costar lllucho trabajo hablar del te111a o incluso aclInitir que la persona que é:llllaDan Ilnuió por suicidio.1 en su Judo 77 . Pregúntele al niilo o l1iilél si quiere que 10 acompañe en los I110111entos difíciles. )') !"OTllJrJS Je ú)1uIcir a UlI "i/lo (l 11. es illlport~l1lte estar 11lUY atento al estig1l1él que la gente le suele dar a esta clase de n1l1ertes y ayude él los estuc1ié1ntes a cOlllprenc1er este tenla. Sí usted es un profesor. Sea sensible él los estign13s sociales que existen alrededor elel suicidio y de otras lnuertes violentas.

1 l11UCrtél va d regresar. éllios \'jo el carro ele su papcí e11 el parq\lCélclcro por pril11erd \ez desde que llluric) preguntó: «¿Ya llegó papito?». -. 1\0 ignore S\lS pregu11h1s. -~ 30.•. Los llléís pequelios ge11eralme11te USélJi el juego pélrél poder expresar sus sentimie11tos élcerCél elel duelo y recorelar élSpectos ele la perS011a que l11urió.. .. ""lId"ellill () \ 1/( : \ 73 .. Neccsité111 que se les recuerde C011sté11l te lllel1 k qué es 10 que significa estar l11uerto. .( ){¡hlfJs._ . «recuerda que ll1urió hacc un mes. . Niiios ele pri!llélri¿¡ pueden llClcer pregulltéls más espccíficélS é¡CerCa ele la forll1a en que l11urió la persona y c11tcllC!er /111/:/ .. «Claro que no» -contesto su herl11anél Josefillél-. ~ -"".. Entiendo que el duelo se vive diferente segLÍl1 la edad de! 17ífio o n/Oc! Cualldo Laurél de :...."..--."..."o~·_~_ " .» A los llilios les cuestél mucho elltcIlclcr quc lel muerte es para siempre 1\'1 ucllas \'eces pie11san que ¡él perso11...

Al sobreactuar están tratando de ILllnar la atención.os sobreactúen en el colegio u otros lugares. Sin enlbargo. que hablar del telnél. Es inlportallte prestarles Inayor atención en estos 1110l11entos. Los adolescentes generahnente se acercan nHJcho a sus cOTllpaiieros para pedir ayuda. los nifíos vuelven a revi-· sar su proceso de duelo.I1n poco lllejor lo que significa estar lnuerto. Pueden darle un nuevo sentido él la pérdida o entenoerlo desde otro punto de vista. por 10 general. cuando reaparece el ¿tJeJo. Algunéls veces. Dado que ésta es una etapa 11lUY egocén tricCl. Los adolescentes tal11bién están pasando una etapa de hacerse rlluchas preguntas sobre la vida y se preguntan el porqué de Ll llltlerte. esto hace que se enfrasquen en su propia respuesta a la 111uerte. Si 110 se les presta la atención que necesitan es 111llY probable que la situación ernpeore. luego de varios afias de 35 Fllr. A 111eclicLt que van I11adllranc1o.) de ayudar 11 un nilio o ¡rilla ell su duc!o 79 .>71cJ. Es C0l11Ún que estos nifí. les queda todada l11éÍs felciI "jugar" y expresar así sus sen ti111ientos.

la llluerte del ser querido. Unél rCélccióll 111éís cOllstructi\'a es la c1e validar sus seIltillliel1tos. Los ac1ultos I11l1chas \'f~CCS se preocupélll cuando los 11iiíos expresan su duelo. No olvide que 110 iInparta qué hlll pequel10s S011 los llÍi"ios en el 111oIllellto en que se les ll111ere U11 ser ccrCélIlO. pero ahora sé que era porque 111e hacÍél falta tener Ulla ll1allléÍ para cOlnp¿lrtir lllis Sel1tiIllientos C011 e]1él». l11iciédlllc11te PCIlSéllxl que erél por que 111e ]¡8bÍa Célll1biado ele colegio. Es posible que no guardenlnellloria ele la perso11éllllucrhl. Su il11pulso es tratar ele que el lljiío se sobreponga ]0 élntes posible. 110S coge C011lO «fucrél de gUénc1i. esCUclléílldo]os y élpaYéíI1dolos 111ielltras trabajéll1 en el proceso del Céllllbio.p} r no lo reCOllOCCll10S por lo que es. ele Ulla fOrIllél distillta.¡.'UIlc!c1(Ílil7 ()\I! (: \ So . Cllélllclo 1\ Iercceles Cllll1plió 16 é1110S eIllpezó a cxtré111élr a SU111é11l1éÍ que había llJUcrto de cállcer cUélndo cJ1a tCllÍél 6 élJIOS. «I'v'1e sentía sola y deprin1!c1a. pero hé111 eXperillJelltélc10 la pérdida ele éllguÍen lllUY cercallO.\. e] ill1pélCto perdurará por el resto de su \·iclé1. Los ltiiios pCClueflos 1)/ il:U)i¡!JtIl.

Es importante darles el espacio para que pueclan hacer su cluelo y experimentar su dolor. Fillé:l]¡nente.LnllGién se inlpactclll por el sufrirniento del resto ele los llliell1bros ele lel Llll1i]ia. estos nifíos son diferentes de sus cOlllpaueritos que 110 han sufrido la 11l11erte de un ser cercano.1 un ní¡in () Hiile! en su duelo 81 . 35 Forrna5i Je (rrudur f.

~' espccial111cnl-c a las consccuencias de rOlllpcr l111é1 regla precstablecicla. jos trallC¡l1j]j/'él InucllO el reconocer que algu11as COSéiS 110 hé1l1 cCllllbiac1o. pero no es bUC110 cal11 bién bs reg1cls.r )!ihms. Establezca lf171ítes)' reglas y hágalas cUJ77plir En el mundo ele U11 llifío en duelo. es ilnportell1tc c011tilll1élr élpliccilldo Jc¡s regtls. Esto é1p1 iCé1 alos horarios c1e comidas. los límites y las regbs S011 útiles pOTque ayudan él rcsrélblcccr el SC1ltido de ordcn y estructuré1 que se rOJllpió luego eJe la J1luerte. Fllllr!<lcirin ()\I!:C: \ s: .31. CuanGo el niilo se siente cOllful1 c1i c1c\ ClllSioso e il1seguro elc Jo que va a sucec1eT ell el futUTO iJJlllecliélto. que penl1é111eCell igué¡]es. él la hora ele irse él c1oflnir. \'él que esto sólo aiJé1c1e caos e incrementa 1:1 turbulcllcia 1)( '¡':I. Cuando Ul111ifio se siente furioso o le cuesta trabajo C011trolar su COll1portclll1íe11to. Los adultos llluc]ws "cccs sie11tell b tentación de hacer excepciones.

35 Formas de al'lu. Los ]ín1ites tall1bién ayudctn él proveer un Cllnbiente seguro para todos los lllienlbros de la EUl1ilia.hu a un lIi/jo o nifia en su dur'/o 83 . aun después de su hora ele dormir.Jrse. La regla aquí es no ser rígido. C0l110 por ejelllpJo oír (J un nifío que necesita habbr. Cuanclo esté estableciendo ]ílllites recuerde que es illlportante validar los scntin1Íentos del 11i11o y prOlnover un é1lnbiellte positivo para que él puedél expres.que están experimentando.l necesario. sino proveer un arnbiente estable durante un I110111el1to inestable de la vida. Establecer límites y hacer Clll11plir léls reglas no quiere decir qlle no se puede ser flexible cuando se.

h""I". f'v'larÍe\ y sus tres Ilijos orgélllizaron una reunión ele allligos y cOlllpCliíeros ele su esposo en el ani\ers. J\larÍa tvlerceeJcs. pero fue \l1l111ülllcnto para 111 1(:U Jlil"I>.. j\ luchas félllliliélS en duclo nos cucntan que Jos ayuda lllucho separar UI1 tielllpo para reearelen a la perSOllél muerta. Recuerde los días especía/es que jJucc1cn afectar o/nUlO o n¡fio VélcaciollCS. \' su fé\1I1ilia liberaron sobre su tUlllba Ulla celja llené¡ eJe l1lélripos'ls. y cUlllplcaiios son feehClS C01l alto contenido elllociona] pelré\ toda la fc1l1lilia.¡rio eJe su c1IIllplcc¡fías. \ .. En el primer éll1ivcrsélrio ele la llluerte por leucelllia ele lllClclre. éllli\'erSeHios.32. ParCl la gellte el1 duelo lcts vacaciones pueden ser llluy difíciles por que traen llluchos recuerdos elc 1c1 personel q1le murió.\. inerementanelo los sentimientos ele pérdida. eJe catorce afias. «No 10 ]Jalllalllos 1Ille\ fiestel.i" 1) \ IU.

su suiciclio¡ él había c1acIo tanto él tocIos. Lo que es il11portante es pennitirJe al niflo re¿orcJar a la persona que 111l1rló en la fonna en que él escoja recordarla.celebrar su vida. Aiio Nuevo¡ el Día de la Ivlache o del Padre. Algunos 11 il10S pueden gozar haciendo tarjetas o prendiendo una vela para conlnenlorar el aniversario de la persona que lnllrió. 35 FlJrmús de UyuJúr J un !lUlO o ¡lil/u el1 . son fechas para recordar al ser querido o pa fa cOl1lenza r nuevas tradiciones fcunil iares Es 1111portante que los nif10s participen en b clecisión sobre CÓ1110 se deben celebrar. por tanto era il11portante celebrar esto taJllbién». Fiestas tradicionales conlO Navidad.\IJ elIJe/o . fue il11portante para todos recordar que antes de su últi1110 acto trágico.

dado que toc1os necesitaIl U11 1110111C1ltO de alegria. Esto es nOnll']!.¡ctivic1ac1cs CjUC hacían antes con la perSOl1a que 11lllrió. CU<1ndo la muerte es toc1a'. n( ir:1 . En estos lllOlnClltos b élllSCllcía del que lllllfió se élguc1izél.33. O sc sicnte como si toc1os estuvicréln conscicntes de que Ja personél no esLí presente.l en duelo volver él disfrutar de LIs .( JI¡hms. puede ser difícil encontrar pbcef en hélcer cosas Cjue . Foco él poco su lwbilicbd pafél \o1\'e1' él eliSfrutdf clcti\'jcLtc1cs jllllblS se \'a incremelltal1do. ('I/IiU'''Ci'ili ()' 11:( : \ 06 . Planee tieJnpo ¡Jara estcrrjuntos. Pero las féllJ1i1ias tél1J1bién dicen que es i111portallte pasar tielnpo en familia por el bien de los llii10S. c1c le.mtes les .! ulliebcl fami]iélf y por la salud menté11 elc los adultos.'Íél Jllll)' recicnte.lgrélc1aba hélcer. en !C1J77ílio Algllllé~S \'~ccs es 11111~' difícil pena U11e1 fcllllí] i.

-1111ilia pé1fél volver él acarllpar. les gllstaba nlllcho acanlpar con sus papé. 35 Formü. Luego de que l1lurió su papá.-1S en féllnilia. Lél 1l1é1111él decic1ió qne era tIna élctivic1ac1 Ílllport<:lllte para ti Elllli1ia y por tanto organizó Ull paseo con otra f.Victoria y lo1n~ls) de 8 a11os. Les gustaba elnpacar y afll1ar las carp. Victoria y 'TOJlléÍS sintieron 11lÍeclo de volver a aCé11l1par otra vez.is.l ue J)'udor ¡J un ni:lo () nÍild cl! w duelo 87 .

si el niilo hél e\perilnel1télc1o la 1l111ertc de uno de los dos padres. Los llil-1OS gcneralmente no pielen que les brinele11 seguridad ell el 11101] ¡CIÜO U11 [)I . su hijo lleccsitél Lt seguriclélc1 de que usted estar(¡ ahí para él. porque ven él sus padres llof. l\·Lís que 11ada. sus hijos probélo1c111Cllte regucrir{¡n 111ucho 1l1{¡S ele su tiell1pO. f:IIUc/"cilin ()\!J:(. EspeeiaJnlcllte.:tr y sufrir tanto por el C)ue 111llrió. \ Si ustecl es SS . orgctlliec fOrIllaS parél que su hijo o hija lo puceb C01ltactélr cuando 10 necesite. luego ele Ullel muerte. Estén en casa eUélnc10 usted dice que \'él a estar es lllU)' ílllportél11tc.34. c1Cllluéstrc1cs él los llifíos que Ll111bién los quieren y que son inlportantes e11 la fé¡milié\. Jos 11 ill os pueden sentir que son 11lenos quericlos que elllijo o l1ijél que 111urió. Esté disponible para el nhl0 cuando él 10 ncccsit: pélclrc. Ac1ieiOlw1Jnellte. Cuanc10 11lllere un henllé1110 o hen11él11él.I¡:U)/ihms. Cuando pucela.

Casi siernpre es cuando usted estél ocupado tratando de hacer algo 111ás. C01110 llegar al trabajo a tiCll1pO 111:Jnejélr el carro.. les ayuda lnucho saber que usted está disponible para él o ella.o. Algunas veces él los l1ifíos en duelo les da pena abusar de la confianza de sus arnigos contándoles las cosas elel duelo. de 13 años. Si usted es amigo de un nifio en duelo. cuando lo necesite.) Ilifiú ell su duelo .n ni. o haciendo la cOIllida.lllás adecuado. Si a usted no le ilnporta escuchar y C0111partir el uuelo. Tvle lLlI11aba al ITIenOS una vez él la Senlallél para c1ejanne hablar. Eje1nIJ!o: lvIi tía es unéllllaravilla. inclusive una IllUY rápida cleInostración de 3Illor y carií10 le avuda aIn ifío. Debe tener ardas gr311cles. Inanténgélse en contacto. ]\/Ie cuenta cosas de Ini papá cuando era un I1ifío. Aunque el nifío o nifía 110 quieran hablar. hágaselo saber. Rebeca. En estos IT1OlT1cntos. J )) [7ormús Je arUc!Cf Ú ¡.

\ 9° .¡hora csU 1l11lcllCl ¡')!I/.. .l11 ejemplos ele sus pdc1rcs y de Jos adultos que Jos rodeall.¡:/IIlc!uC!lil1 (j\!!:C:. En E.'~-.lr. Eie171f) los: • «f\·li pélpéí se deprimió ll1uchísilllo.1Jrll. 1 !?r j~c"'-'¡Jroc.\. Si usted se está cujehl1lcJo .(J/.. Así mismo. ..:.. -_. El sacerdorc eJe mlestra iglcsiale informó ele un psicólogo y ...1 ustedmÍsmo.: . teJleJd más energía parél eLJrles a sus hijos y scrJ menos probélb1c que desahogue sus frustraeiolles COIl ellos."Su Ce. Si usted Lllllbién esbí hacienc10 su duelo. _ Los lliiios tom. 35. es más probable que su hijo 10 imite.~..: .¡..". Cufdese a usted mismo l' /W2C S.¡ usteel.llllilias donele el padre esconde el due]o existen 111dyores probabilidades eJe que lm hijos hlllloién ]0 hagan.. hacer su propio proceso le permite estén 11léís accesible para sus hijos en lllec1io elel dolor y ]a tristeza.! )< :-:... y lléIce lo que es mejor p..' f .

Tengo 111iedo de que esté a1cohólicaotra vez Realmente necesita ayuda. Creo que lllis papás se van a sepa rar». «tvli 111 <1111 á e111peZÓ a ton1ar cuando se 111urió 111i herI11a11é1 y dejó de de ir a Alcohólicos AnónÍlnos.• 11lejor. No sé que le dijeron pero esta 11111cho 111<:lS nonnal ahora». Jajlne de 15 afíos. Juan de 11 afíos. 35 FlJnnvs de vyudar a un 111110 o niria el1 su duelo .

Con10 dice C. Solo ustedes pueden decidir si hacen un buen proceso de duelo y: algún día. que nos ayudaron y dieron una n1ano en esta etapa tan dificil.NOTA A LA TRADUCCiÓN EN ESPAÑOL ivIatías y Alicia mis hijos. a todos los lniembros de la Fundación Omega institución n1uy semejante al Dougy Center en Estados Unidos.S. De todas forn1as queren10S agradecer. Lewis en su libro Una Pena Observada: «la tristeza no es un estado sino un proceso». ya sea cercano o lejano. y yo todavía no hen10s terminado el proceso de eluelo. Fl/fldúci61l OMEGA 92 . Apenas han pasado seis ll1eses desde la D1uerte de mi esposo. puedan volver a COlnenzar a vivir nuevalnente alegres. Sólo 111e resta decir que recuerden la frase «hoyes el prin1er día del resto de sus vidas». !'viarÍa José Nrl71írez Botero OUELOlibros. con la traducción de este libro para compartir sus ensefíanzas con otras personas que estén viviendo un proceso sÍInilar.