Está en la página 1de 3

Consigna Clase 1: Espacio de intercambio

n esta primera clase, en este sentido, señalamos que el propósito de este curso era
historizar las dimensiones políticas de la alfabetización, las prácticas de enseñanza de
la lengua, la lectura y la escritura. Y, como también dijimos, esta historización no es
sencilla ni lineal; reporta muchos vacíos y operaciones de invisibilización. Por ende, la
materia
propone avanzar a partir del estudio de diferentes casos que nos permiten anclar el
análisis y la reflexión en un tiempo y espacio determinados y conocer cómo vivieron
estos
procesos los destinatarios de las políticas de alfabetización.
Ahora bien, esta operación de historización no puede reponerse, simplemente, con la
lectura de la producción teórica hasta el momento producida. Ya que, en parte, es
constructora a su modo de los vacíos y operaciones de invisibilización nombrados.
Necesitamos, además, avanzar en relevar nuestro propio trabajo docente; ya que este
es
el que nos habilitará, de hecho, a visibilizar unos recorridos que den cuenta de la
materialidad de la enseñanza, de la lectura escolar, de la alfabetización, etc. Es por eso
que les proponemos el siguiente ejercicio de relevamiento de su propio trabajo
docente:

- Van a realizar una descripción de una o varias clases que hayan trabajado con
algún libro de lectura (aproximadamente 10 renglones). Podría ser, por ejemplo, el
libro que más utilizan para la alfabetización, o simplemente porque es el que mejor
recuerdan para reconstruir este breve registro . Es importante, por la perspectiva que
estamos proponiendo de la materia que es una mirada etnográfica sobre el trabajo
docente, poder describir, narrar, explicar lo máximo posible la situación de
enseñanza a la que referirán. ¿En qué escuela utilizaron ese libro de lectura? ¿En qué
año? ¿Cuántos alumnos había? ¿Quiénes eran esos alumnos? ¿En qué barrio, localidad,
zona estaba ubicada la escuela? Nunca olviden de nombrar a la escuela, tanto su
inscripción legal como territorial. ¿Qué temas estaban enseñando? ¿Qué sucedió
cuando
leíste ese libro con los alumnos? ¿Recordás algún comentario de ellos? No es
necesario
una respuesta que sea “la que uno esperaba”. También, retomando los temas tratados
sobre la materialidad de libro, cuenten qué edición, año de publicación, autor, etc.

¿Contaban con biblioteca en la escuela, o les llevaron ustedes mismos fotocopias a los
alumnos? También, ¿qué recorte hicieron ustedes de estos libros?: ¿usaban todo el
libro?
¿Sólo algunas partes? ¿Por qué hacían ese recorte? Si fuera posible, utilicen alguno
de los textos de la bibliografía obligatoria de esta clase, para poner en diálogo lo
que describen y lo que leyeron de los textos teóricos.
Por último, recuerden que en la clase les comentamos que “no siempre se enseñó a
leer y
a escribir de la misma manera, ni tampoco los sistemas escolares se arrogaron por
completo y en forma universal la tarea de la alfabetización”. Este tipo de trabajo lo
iremos
haciendo y recuperando durante toda la carrera. Es un modo, entonces, de comenzar a
conocer de modo más concreto y cotidiano los problemas de la enseñanza de la
lengua,
la lectura y la escritura, la alfabetización.

Nota: 1 Como no todos están trabajando en el nivel inicial y primario, o están


trabajando en este nivel pero otros temas, o son profesores del nivel secundario o
terciario, o están dictando otras asignaturas de las ciencias sociales, no es necesario
que sea un libro de lectura que trate directa o indirectamente sobre la alfabetización.
Por tanto, pueden elegir cualquier libro, preferentemente, sobre temas relativos a la
lectura y la escritura. Pero, sino lo que ustedes consideren (por ejemplo, manuales de
ciencias sociales si hubiera profesores de historia). Para quienes hace un tiempo no
están trabajando en las aulas, porque se han jubilado o están en cargos jerárquicos,
recuperen una situación que les haya sucedido en el tiempo donde estaban en el aula.
En caso, que prefieran porque no recuerdan situaciones de esa época pueden vía
WhatsApp, e-mail, u otro sistema, entrevistar a un/a colega

Hola colegas, qué bueno poder ir leyendo estos relatos y las reflexiones posibles a
partir de la bibliografía obligatoria.
En estos relatos y sobre todo cuando recordamos intervenciones de nuestros alumnos,
suelen aparecer materializados algunos de los planteos de Elsie Rockwell (2005), sobre
todo los que tienen que ver con considerar a la lectura en la escuela como práctica
cultural, con lo que esto implica en relación a una actitud productiva de quien lee.
Quiere decir que nuestros alumnos se apropian de los textos leídos, van haciendo sus
interpretaciones, van vinculándolos con otros contenidos escolares y con elementos de
su propia experiencia. Esto es lo que sucede, por ejemplo, cuando nuestros alumnos
vinculan lo que les enseñamos de la guerra de Malvinas con un hecho muy reciente y
muy presente en los medios de comunicación como la guerra entre Rusia y Ucrania
(soy profesora de un 2do año del la Escuela Secundaria Básica en la provincia de
Buenos Aires y esto apareció también en mis clases).
Por otro lado, también queda en evidencia que la lectura es una práctica que no puede
universalizarse: cada situación de clase adquiere sus particularidades porque
justamente se desarrollan en escuelas particulares, que reciben poblaciones
particulares y que se encuentran en ubicaciones particulares. A esto se refiere Sandra
Sawaya (2008) cuando desarrolla algunas críticas a ciertos postulados universalistas del
constructivismo en relación a la lectura por parte de niños provenientes de clases
bajas. Iremos profundizando en estas cuestiones a medida que avance la cursada.
Recuerden que es fundamental ir haciendo esto que estamos haciendo: establecer
diálogos, conexiones, tensiones, vínculos entre nuestra propia experiencia y el marco
teórico de los textos de esta clase.

--------------------------resumen
Alfabetización y fracaso escolar: problematizando algunas presuposiciones de la
concepción constructivista. Por Sandra Sawaya (Facultad de Filosofía, Ciencias y
Letras de Ribeirao Preto-Universidade de São Paulo). Traducción: Sergio D. Zárate.
Corrección de estilo: Carolina Cuesta.
En este artículo, la investigadora brasileña Sandra Sawaya propone la reflexión y revisión
crítica de algunas de las tesis basadas en la teoría constructivista de Emilia Ferreiro y Ana
Teberosky, las cuales vienen conduciendo las políticas públicas de alfabetización brasileras
actuales. Entre otras tesis, el artículo cuestiona concepciones según las cuales los niños de
clases bajas no tienen acceso a interacciones con situaciones de escritura y lectura, lo que
supuestamente les impediría alcanzar niveles de conceptualización necesarios para su
alfabetización. Experiencias de investigación con niños de clases populares, la apelación a
teóricos como Chartier, Hébrard y Certeau permiten a la autora revisar críticamente
presuposiciones acerca de la inexistencia de prácticas de lectura en los medios populares y
sus supuestas consecuencias sobre el desarrollo cognitivo y lingüístico de los individuos.
“Las relaciones de poder, de fuerza simbólica, al apoderarse de la producción lingüística de
sentidos y de los modos de transmisión y adquisición de las capacidades de leer y escribir,
definieron las prácticas de lectura legítimas, formas de apropiación y producción textual
consideradas únicas, no teniendo en cuenta en el universo de los lectores a los grupos
sociales que no dominan las habilidades de leer y escribir y que, sin embargo, desarrollan
prácticas de lectura.”
Otra cuestión a debatir, según la autora, es aquella tesis según la cual la adquisición de las
capacidades de leer y escribir promovería el desarrollo cognitivo más evolucionado, reflexivo y
abstracto en el hombre.
Hacia el final de su artículo Sawaya señala: “Una de las razones que lleva a los profesores,
según nuestros datos y los de otros, a no cambiar la percepción que tienen de los niños y que
les impide verlos como seres inteligentes —condición imprescindible para la adopción del
constructivismo como concepción teórica y como acción pedagógica— es la de que la política
educacional vigente no ha conseguido romper con la visión enraizada en la escuela con
respecto de los niños de clases populares como incapaces, pues han dejado intacto el centro
de la cuestión: la lógica que organiza el sistema de enseñanza en Brasil que se vale de
principios que transforman al usuario en responsable de todos los males de la escuela
pública”.

También podría gustarte