Está en la página 1de 2

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA: ABORDAJE A UNA REALIDAD

Por: María José Nieves.

Cuando un investigador desea realizar una investigación determinada, bajo el enfoque


que más se adapte a lo observado, surge en él una serie de incógnitas, pero la más
significativa es ¿es un problema o una realidad? Lo cierto es que constituye el primer
eslabón para adentrarse en la investigación. Dicho problema debe ser investigado desde
diferentes esferas, que van desde el ámbito mundial hasta el contexto local, identificando su
origen, causas y consecuencias que puedan estar afectando un área determinada de la
sociedad (salud, economía, educación, entre otras). Según Arias, (2012), “El planteamiento
del problema consiste en describir de manera amplia la situación objeto de estudio,
ubicándola en un contexto que permita comprender su origen, relaciones e incógnitas por
responder”, (p. 41). Cualquier investigación, empieza siempre con el planteamiento del
problema y una serie de preguntas de investigación. Estas son las que dan sentido a la
actividad investigadora y que la relevancia, oportunidad y novedad del tema determinarán
en buena parte el impacto e interés del estudio.

En este sentido, las preguntas de investigación orientan la formulación de objetivos y


todo el proceso de toma de decisiones en el diseño de la investigación, análisis de datos,
redacción y discusión de los resultados y de las conclusiones. Es por ello que es importante
realizar estas preguntas de forma precisa y clara, y no escatimar tiempo, ni esfuerzos para
concretarlas correctamente e incluso contrastarlas con otros investigadores, y valorar su
oportunidad con instituciones y profesionales del ámbito estudiado. “Formulación del
problema es la concreción del planteamiento en una pregunta precisa y delimitada en
cuanto a espacio, tiempo y población (si fuere el caso)”, (Arias, 2012, p. 41). Puede ocurrir
que la formulación contenga más de una pregunta, pero lo indispensable es que exista una
estrecha relación entre las interrogantes formuladas, respondiendo al ¿Qué?¿Cómo?
¿Cuándo?¿Dónde?¿Para quién?

Luego de formuladas las interrogantes en la investigación, se procede a elaborar y


establecer los Objetivos, que en palabras de Arias, (2012) “es un enunciado que expresa lo
que se desea indagar y conocer para responder a un problema planteado”, (p. 43). Estos
objetivos pueden ser General y Específicos, deben ser claros y concretos, se expresan en
forma infinitiva al ser redactados y deben ser posibles de lograr. La correspondencia entre
título, formulación del problema y objetivo general radica en la presencia de elementos
comunes, en los tres componentes del esquema de investigación.

Además, es posible establecer criterios para evaluar la utilidad de un estudio propuesto,


los cuales, evidentemente, son flexibles y de ninguna manera exhaustiva y que le confiere a
la investigación relevancia o importancia circunscrita en la justificación y para redactarla,
existen algunos criterios formulados como preguntas, que fueron adaptados de Ackoff
(1973) y Miller y Salkind (2002). Cuanto mayor número de respuestas se contesten de
manera positiva y satisfactoria, la investigación tendrá bases más sólidas para justificar su
realización. Es decir su Conveniencia. ¿Para qué sirve? Relevancia social, ¿qué alcance o
proyección social tiene? Implicaciones prácticas. ¿Ayudará a resolver algún problema real?,
¿tiene implicaciones trascendentales para una amplia gama de problemas prácticos?
Relevancia teórica, ¿se llenará algún vacío de conocimiento?, Utilidad metodológica. ¿La
investigación puede ayudar a crear un nuevo instrumento para recolectar o analizar datos?

En síntesis, la identificación del problema es el paso más importante del método


científico y se presenta como la etapa más complicada en la formulación de un estudio de
investigación, esto es debido a la cantidad de variables correlacionadas que intervienen en
el dominio del mismo. Y aclara que, el nacimiento de un proyecto de investigación se
origina en la identificación del problema, la explicación de los factores y componentes
principales de éste y la exposición de las posibles dimensiones de estudio, es decir, nace
con las acciones de identificación del problema y termina con la determinación de las
dimensiones de estudio. Lo importante del abordaje o aproximación a la realidad del
problema que se presente, es que el investigador se fundamente en normas y en un
reglamento que lo conducirá a darle forma y fondo a su producción escrita.

También podría gustarte