Está en la página 1de 6

Gacetilla de prensa Junio 2022

Buenas tardes a todos y muchas gracias por su presencia en esta conferencia de prensa.
Las organizaciones socio-ambientales de Lobos queremos comunicar que finalmente
hemos recibido los resultados del laboratorio de la segunda etapa (primavera-verano) del
monitoreo ambiental de agroquímicos plaguicidas, correspondientes a las 25 muestras
entregadas al INTA Balcarce en Diciembre del 2021, desde lo que viene siendo una acción
en conjunto de A.P.A.L. Aporte Por el Ambiente de Lobos

Resultados de la segunda etapa de muestreo (primavera verano)

Agua de red
En las muestras de agua corriente de la red pública de la ciudad de Lobos, de Salvador
María y Antonio Carboni, se registraron rastros de 11 plaguicidas y 3 de sus productos de
degradación. De este conjunto, se pudieron detectar y saber en qué cantidad se encuentran
2 plaguicidas y un producto de degradación.
En una de las muestras correspondiente al Barrio ex club Palermo se pudo medir el nivel de
2,4 D, al igual que sucedió en la bomba 19 en el primer muestreo, aunque en niveles más
bajos, producto posiblemente de la dilución en el tanque que almacena y distribuye el agua
de red, mostrando la continuidad en la aparición de este plaguicida en ambos momentos del
año. Además la muestra del Barrio ex club Palermo se sometió a análisis de arsénico y se
encontraron niveles elevados de este elemento, superando los establecidos por el Art. 982
del Código Alimentario Argentino (C A A). Preocupa la convivencia del arsénico con
plaguicidas, ya que ha sido constatado por la ciencia que se produce un aumento en el
potencial tóxico del mismo y del glifosato, cuando ambos están presentes en el agua. Se
desconoce si se potencia o no el efecto tóxico con otros plaguicidas.

Es importante aclarar que debido a que el municipio no nos autorizó para que repitieramos
el muestreo en la bomba 19, debimos modificar el plan de muestreo. Para ello
reemplazamos aquel punto con 3 muestras de domicilios particulares ubicados en Barrios
plaza Tucumán, Celeste y Blanco de Empalme Lobos y en cercanías del ex club Palermo.

Agua de pozo
En esta etapa de primavera-verano se registraron rastros de 9 plaguicidas y 3 de sus
productos de degradación en las muestras correspondientes a pozos particulares del radio
urbano de Lobos, en las inmediaciones de un complejo deportivo, de un jardín de infantes y
de una escuela primaria, en Barrio Vinelli, en Villa Loguercio (pozo de la Junta Vecinal), en
Antonio Carboni, en Paraje La Porteña, en Zapiola, camino a Uribelarrea y en la Escuela N°
3 de Chacras. De este conjunto, se pudieron detectar y saber en qué cantidad se
encuentran 4 plaguicidas y un producto de degradación.

En el agua de pozo de la Junta Vecinal de la Laguna de Lobos se cuantificaron niveles


elevados de 2,4 D, superando los umbrales de la UE, exhibiendo un aumento respecto al
primer muestreo.
Se reiteró la presencia de rastros de plaguicidas en el agua de la Escuela N°3 de Chacras.
Agua superficial
En las muestras correspondientes al Arroyo Las Garzas, canal Salgado, del Toro y del
puente debajo de la vía en el Camino a Salvador María se registraron rastros de 16
plaguicidas y 3 productos de degradación. Se cuantificaron 9 plaguicidas y 2 de sus
productos de degradación.

Sedimentos
Se registraron 6 plaguicidas y un producto de degradación en los cursos de agua analizados
en el canal del puente debajo de la vía de Salvador María, Arroyo Las Garzas, Canal
Salgado y del Toro. Se cuantificaron 3 plaguicidas y un producto de degradación.
En todos los puntos anteriores se detectó y se pudo medir el producto de degradación del
Glifosato (AMPA).
En el Arroyo del Toro se detectó y pudo medir el herbicida 2,4 D.
En el caso puntual del AMPA (producto de degradación del Glifosato) encontrado en el
Canal Salgado, es un dato para resaltar ya que el punto de muestreo se localiza aguas
arriba de la ciudad, es decir, se trata del sector que no recibe efluentes de desechos
cloacales, domiciliarios ni industriales declarados,siendo su principal aporte de elementos
químicos aquellos que la escorrentía transporta desde los campos productivos.

Suelo
Se pudieron medir niveles de AMPA y 2,4 D en granjas de producción agroecológica, donde
no se utilizan los plaguicidas.
En la Escuela N°3 de Chacras se detectaron y midieron rastros del plaguicida Atrazina y el
producto de degradación del Glifosato, AMPA.
En este muestreo de primavera-verano se registró un aumento en la cantidad de Atrazina
en suelo respecto al muestreo anterior.

Material vegetal
Se registraron rastros de los herbicidas Atrazina y 2,4 D en hojas del arbolado urbano en
cercanías de un jardín de infantes, una escuela primaria y una escuela secundaria. Esto
implica que el tóxico estuvo en el aire cercano a estas instituciones educativas.
La bibliografía agronómica destaca el daño generado por el 2,4 D en plantas por fuera del
área de cultivo, que son muy sensibles a dosis mínimas de este herbicida, y por esa razón
las tomamos como indicadoras de la calidad del aire que se respira. Como árboles
sensibles se destacan paraíso, acacio de constantinopla y arce. Este daño se pudo
constatar en arbolado urbano en 2021 (ver link).

Resultados del monitoreo completo

Es el monitoreo anual que abarca 2 etapas de muestreo, otoño-invierno y


primavera-verano. En total se han encontrado rastros de 25 plaguicidas y 4 de sus
productos de degradación, entre herbicidas, insecticidas, fungicidas y sinergistas.
Se encontraron plaguicidas en todos los sectores del ambiente en donde se tomaron
muestras: suelo, sedimento, materia vegetal y agua, ya sea de zonas rurales o urbanas.

Esto muestra la amplitud temporal y espacial en distribución de estos venenos y deja a la


vista que los plaguicidas utilizados actualmente en la producción agroindustrial escapan de
los lotes cultivados y llegan a distintos sectores del ambiente afectando la salud
socio-ambiental.

Agua de red
Hay presencia y variedad de agroquímicos en el agua corriente de la red de distribución
pública cuyos prestadores del servicio son: Cooperativa de Salvador María, SPAR en
Antonio Carboni y Municipio de la ciudad de Lobos. Los resultados arrojan rastros de 16
plaguicidas diferentes y 4 de sus productos de degradación en el agua de red de la ciudad y
resto del partido, con cantidades preocupantes que superan los niveles recomendados por
la Unión Europea. Recordamos que estos son los valores de referencia que sigue el INTA
(Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), desestimando los de la normativa nacional
vigente dado su falta de actualización en cuanto a moléculas plaguicidas que se están
utilizando hoy día, y en valores que la ciencia actualmente ha comprobado que afectan la
salud.
Entre las moléculas detectadas, pudieron cuantificarse 6 plaguicidas y 2 de sus productos
de degradación.

Agua de pozo
Entre ambas etapas se registraron rastros de 13 plaguicidas y 4 de sus productos de
degradación en las muestras correspondientes a pozos particulares del radio urbano de
Lobos, en las inmediaciones de un complejo deportivo, de un jardín de infantes y de una
escuela primaria, en Barrio Vinelli, en Villa Loguercio (pozo de la Junta Vecinal), en Antonio
Carboni, en Paraje La Porteña, en Zapiola, camino a Uribelarrea y en la Escuela N° 3 de
Chacras. De este conjunto, se pudieron detectar y saber en qué cantidad se encuentran 5
plaguicidas y un producto de degradación.
Al igual que en el agua de red se superaron los umbrales de la Unión Europea, tanto en un
pozo particular ubicado dentro del radio urbano de Lobos como en la muestra de la Junta
Vecinal de la Laguna de Lobos.

Agua superficial
Se han registrado rastros de 20 plaguicidas y 4 de sus productos de degradación en
muestras de agua de arroyos del distrito: Salgado, del Toro, Las Garzas y del camino a
Salvador María (estos dos últimos que aportan agua a nuestra querida laguna). Se
cuantificaron 12 plaguicidas y 3 productos de su degradación. Su aparición y cuantificación
genera gran preocupación en relación a la afectación de la fauna y flora del humedal y su
futuro. La ciencia actual pone en evidencia el vínculo entre la contaminación por plaguicidas
y el crecimiento de algas tóxicas en lagunas pampeanas, generando problemas conocidos
como la mortandad de peces.

Sedimentos
Se registraron rastros de 9 plaguicidas y 3 productos de degradación en el sedimento de los
cursos de agua anteriormente nombrados. Se cuantificaron 4 plaguicidas y 2 productos de
degradación. Esto confirma la presencia de agroquímicos en los cursos y espejos de agua
del Partido de Lobos.
Suelo
Considerando las muestras realizadas en el año se registraron en total 7 plaguicidas y 3
productos de degradación en muestras de suelo de la plaza 1810, del patio de juego de la
Escuela N° 3 de Chacras y de granjas de producción agroecológica. Se cuantificaron 4
plaguicidas y 2 productos de degradación.
La contaminación del suelo con Glifosato y 2,4 D de granjas de producción agroecológica,
donde no se utilizan los agroquímicos plaguicidas, pone el acento en los perjuicios a los
productores agroecológicos. Siendo una actividad económica emergente, evidencia la
importancia de regulaciones necesarias en el Partido de Lobos que acompañen la
convivencia y la transición de modelos de producción.

Material vegetal
Tomando ambas etapas de muestreo, fueron registrados 7 plaguicidas y 1 producto de
degradación en las hojas del arbolado urbano de Lobos, denotando la contaminación del
aire que respiramos. Se cuantificaron 3 plaguicidas y un producto de degradación.
La presencia de rastros de herbicida 2,4 D, detectado en la segundo muestreo, tendría
relación con el daño observado en el arbolado urbano de Lobos, de la Laguna de Lobos, y
de otros poblados del partido por la deriva o desplazamiento de los vapores de este
compuesto que deforma las hojas de varias especies de plantas que no son fumigadas.

Principales conclusiones

El resultado final de ambos muestreos es sumamente preocupante. La fluctuación de


diversidad y cantidad de agroquímicos tóxicos del 1er muestreo al 2do muestreo se debe a
distintas variables, como la época de aplicación de los productos, el régimen de lluvias, etc.
Lo alarmante es que siempre aparecen.

Podemos concluir que los productos químicos sintéticos utilizados en la producción agrícola
no quedan sólo en el campo: están presentes en el suelo, en el aire que respiramos, en el
agua que consumimos la población rural y la urbana, y en los cursos de agua muestreados
en el territorio municipal.
La población se encuentra expuesta de manera crónica a pequeñas dosis de mezclas de
plaguicidas en agua, con el agravante de convivir con una elevada concentración de
arsénico en el agua de red. Es decir que, aún cuando las concentraciones de químicos
tóxicos sean muy bajas, la combinación entre ellos y la exposición diaria y constante en el
tiempo a los mismos tiene consecuencias para la salud, como lo demuestra la información
científica disponible y actualizada que compartimos en el link. Y aún si no se contara con
información para asegurar la inocuidad de todas las mezclas y cantidades posibles de estos
tóxicos, debería operar el principio precautorio para resguardar la salud socio-ambiental. Ya
que lo que sí se sabe, dicho en el membrete por el mismo fabricante de estos productos
agroindustriales, es que son tóxicos.

Por otro lado vemos que varios productos detectados y medidos en este estudio se
encuentran incluso entre los permitidos para ser aplicados en la “zona de amortiguamiento”
propuesta en el Proyecto de Ordenanza que dejaron preparado los concejales antes del 10
de diciembre pasado para su tratamiento por el HCD de Lobos. En consecuencia, se vuelve
prioritaria la necesidad de revisar las distancias de aplicación, considerando áreas sensibles
(escuelas rurales, CAPS, zonas de bombeo de agua, etc.) como medida mínima e
indispensable para asegurar la protección de la salud de las personas, los recursos vitales,
así como otras actividades productivas y comerciales que se ven perjudicadas por el uso de
estos productos contaminantes. Más aún, teniendo en cuenta que el proyecto del HCD
considera a las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) para asegurar el control, una serie de
recomendaciones a seguir para evitar que los plaguicidas se desplacen fuera de los campos
cultivados y afecten la salud socioambiental. Hoy día distintos trabajos de la ciencia
argentina en materia de agroquímicos, demuestran que las Buenas Prácticas Agrícolas NO
evitan que los plaguicidas se desplacen por fuera de los campos de cultivo que practican la
agricultura química transgénica.

Asimismo, resaltamos la necesidad de debatir en conjunto, todas las partes involucradas,


una transición hacia otras formas de producción agrícola menos dependiente de insumos
químicos, tal como está sucediendo en distintas ciudades de nuestro país (Gualeguaychú,
Guaminí) buscando apoyo técnico de científicos y trabajadores de organismos como INTA o
estructuras ministeriales como la Dirección Nacional de Agroecología. En este proceso,
invitamos a toda la comunidad a involucrarse y convertirse en parte activa para lograr
cambios reales para el presente y el futuro de nuestra población.

Es importante la toma de medidas regulatorias y la continuidad del monitoreo para observar


cambios significativos en los registros de apariciones de cantidad de tóxicos en todo el
partido. Sabemos que esta responsabilidad es del Municipio de Lobos y del organismo de
Control del Agua de nuestra Provincia.
El gobierno municipal, que nunca respondió a nuestras solicitudes para realizar este
monitoreo, ahora lleva adelante un estudio con Ceprocor. Desde APAL acercamos un
informe analizando la propuesta de este laboratorio y detallamos que nos preocupan 2
cosas:
- que no se buscan determinados plaguicidas de uso actual (hay 20 moléculas que se usan
hoy, que el laboratorio del INTA si estudia) y
- que se utilizan equipos que no llegan a detectar las bajas concentraciones. Una mala
interpretación de esto puede llevar a afirmar que no hay plaguicidas, cuando en realidad
sería como obtener un “falso negativo”, es decir, que podría haber plaguicidas pero no se
detectan con el instrumental utilizado.
Los estudios realizados en INTA Balcarce, que toman el valor de referencia de la Unión
Europea, pueden encontrar plaguicidas hasta en concentraciones muy bajas, mostrándonos
que sí están presentes.
Las organizaciones que conformamos APAL elegimos el laboratorio INTA Balcarce, por su
compromiso ético de trabajo y de difusión como profesionales científicos.

Ponemos a disposición toda esta información obtenida y generada a través de nuestras


redes, incluyendo un link a una carpeta virtual con los documentos e informes que hemos
elaborado.

Agradecemos la confianza que la comunidad de Lobos depositó en APAL “Aporte por el


Ambiente de Lobos”. Celebramos haber llevado adelante 2 etapas de muestreo con su
apoyo y mucho esfuerzo en el transcurso del año 2021, con la mayor seriedad, prolijidad y
transparencia que hemos podido. Auguramos que este trabajo conjunto no quede en el
olvido, haya sido un ejemplo y siga sucediendo con este nivel de precisión o mejor del que
hemos podido obtener. Señores representantes, esta es la vara que les estamos poniendo
como comunidad, basta de negligencia y desconocimiento. Es lo que nos corresponde
como sociedad y como personas, el derecho a un ambiente sano para nosotros y las
generaciones futuras.

Convocamos a los lobenses a participar y a seguirnos en nuestros espacios de


asociaciones, ya que la acción A.P.A.L puesta en marcha para conseguir los recursos para
financiar el costo del estudio, concluye con esta etapa.

Quedamos al servicio del ambiente,


quedamos al servicio de Lobos.
Estamos presentes.

Junta Vecinal Laguna de Lobos, Casa de la Cultura de Lobos, Coplasa, Frente de Izquierda
Unidad, Alianza Clima, Vida y Salud Lobos.

https://drive.google.com/drive/folders/1W6b7KRjaBIXcJ4YePjZykogiFF_ZiEcb

También podría gustarte