Está en la página 1de 12

JUZGADO DE INSTRUCCION NUM SIETE

DE BARCELONA

Procedimiento: SUMARIO 7/21 E

AUTO

Barcelona, a nueve de junio de dos mil veintidos


Magistrado: Francisco Miralles Carrió

HECHOS

PRIMERO.- En el presente procedimiento se ha investigado las denuncias por


lesiones presentadas por una pluralidad de personas contra agentes del
Cuerpo Nacional de Policía durante los hechos ocurridos en Barcelona el día 1
de octubre de 2017 en la calle Sardenya de Barcelona y sus aledaños, así
como al Sr. Roger E. T. por un posible delito de atentado a agente de la
autoridad.

SEGUNDO.- Se han practicado las diligencias que se han considerado


pertinentes.

RAZONAMIENTOS JURÍDICOS

PRIMERO.- Los Decretos 139/2017 y 140/017 de la Generalitat de Catalunya, y


la Ley 19/2017 del Parlament de Catalunya, que organizaban y convocaban un
referéndum para la independencia de Catalunya, fueron suspendidos por el
Tribunal Constitucional, el cual requirió a los miembros del ejecutivo catalán
para el cumplimiento de tales pronunciamientos.
Ante la falta de cumplimiento de la mencionada suspensión y, por lo tanto, la
continuación de la convocatoria del referéndum suspendido, el Tribunal
Superior de Justicia de Catalunya dictó auto de fecha 27 de septiembre de
2017, en sus diligencias previas 3/2017, en el que ordenaba a Mossos
d’Esquadra, Guardia Civil y Policía Nacional lo siguiente:

- Impedir, hasta el 1 de octubre, la utilización de locales o edificios


públicos -o de aquéllos en los que se preste cualquier tipo de servicio
público- para la preparación de la celebración del referéndum.
- En esa fecha, se impedirá su apertura, procediendo, en su caso, al
cierre de todos aquéllos que hubieran llegado a aperturarse.
- En el caso de que los actos de preparación del referéndum o los de
votación el día 1 de octubre, tuvieran lugar en edificios con
instalaciones compartidas de servicios públicos en funcionamiento
ese día o en fechas anteriores, se procederá únicamente al cierre de
aquellas dependencias en las que se hicieran actos de preparación o
fuera a celebrarse la votación el día 1, cuidando de que no se vea
afectado el resto de dependencias en las que se deban seguir
prestando los servicios que les sean propios.
- Requisar todo el material relacionado con el referéndum que, en su
caso, estuviera en disposición de introducirse, o fuera hallado dentro
de dichos locales o edificios, incluyendo los ordenadores que
constituyan el objeto o instrumento de los delitos que se investigan.
- Asimismo, se impedirá la actividad y/o apertura de establecimientos
públicos que se utilicen como infraestructura logística y/o de cálculo:
centros de procesamiento, de recepción, de recuento o de gestión de
votos.
- Mossos d’Esquadra, Guardia Civil y Policía Nacional deberán actuar
conjuntamente para la efectividad de lo ordenado, prestándose en
todo momento el auxilio y apoyo necesario que haga posible el
estricto cumplimiento de lo que se aquí se dispone, y con
observancia de lo dispuesto en el artículo 46.2 de la Ley Orgánica de
Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y en el artículo 2.3 a) Decreto
770/2017 de 28 de julio.
- Líbrense los oficios oportunos a los respectivos mandos de Mossos
d’Esquadra, Guardia Civil y Policía Nacional.

En su razonamiento jurídico segundo se dice lo siguiente:

“Así las cosas, y en el caso que nos ocupa, el artículo 13 de la Lecrim permite
acoger cuantas medidas sean necesarias para la protección del correcto
funcionamiento del Estado de Derecho, que se asienta, a su vez, sobre el
principio de sometimiento a las decisiones judiciales, tanto por los particulares
como por las propias Administraciones públicas y por las autoridades.
Y, como no puede ser de otro modo, ello pasa, necesariamente, por adoptar
todas aquellas medidas que impidan la consecución del referéndum, sin afecta
la normal convivencia ciudadana, además de garantizar que el resto de
Administraciones con sede en Cataluña no se vean afectadas por las
decisiones o actos de los querellados del Govern, en su claro afán por la
celebración de un referéndum, suspendido por decisión del Tribunal
Constitucional”.

Conocida por la población la situación, se produjo un llamamiento a la misma


para que ocupara los distintos establecimientos previstos para realizar la
votación incluso días antes de la misma, concentrándose gran cantidad de
personas en cada uno de ellos.

Ante esta situación, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía tuvieron
diversas reuniones operativas, como mínimo el viernes y el sábado 29 y 30 de
septiembre, en el que se distribuyeron los diferentes grupos y las zonas en las
que se debería actuar en caso de que fuera necesario. Durante el sábado 29
los funcionarios del CNP designados como jefes de grupo habrían
inspeccionado personalmente los colegios de su zona asignada, para conocer
su disposición y accesos.

SEGUNDO.- La actuación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado


está regulada en la LO 2/1986, de 13 de marzo, cuyo artículo 5.2 dice que son
principios básicos de su actuación:

“Relaciones con la comunidad. Singularmente:

a) Impedir, en el ejercicio de su actuación profesional, cualquier práctica


abusiva, arbitraria o discriminatoria que entrañe violencia física o moral.

b) Observar en todo momento un trato correcto y esmerado en sus relaciones


con los ciudadanos, a quienes procurarán auxiliar y proteger, siempre que las
circunstancias lo aconsejen o fueren requeridos para ello. En todas sus
intervenciones, proporcionarán información cumplida, y tan amplia como sea
posible, sobre las causas y finalidad de las mismas.

c) En el ejercicio de sus funciones deberán actuar con la decisión necesaria, y


sin demora cuando de ello dependa evitar un daño grave, inmediato e
irreparable; rigiéndose al hacerlo por los principios de congruencia,
oportunidad y proporcionalidad en la utilización de los medios a su
alcance.

d) Solamente deberán utilizar las armas en las situaciones en que exista un


riesgo racionalmente grave para su vida, su integridad física o las de terceras
personas, o en aquellas circunstancias que puedan suponer un grave riesgo
para la seguridad ciudadana y de conformidad con los principios a que se
refiere el apartado anterior.”

La Dirección General de Policía realizó, con fecha 3 de septiembre de 2013,


una Circular sobre empleo de material antidisturbios, referida únicamente a
artificios fumígenos y lacrimógenos y lanzamiento de bolas de caucho, pero
existen protocolos escritos dentro del Cuerpo Nacional de Policía respecto a la
utilización de instrumentos como la defensa o el escudo o, en general, de la
manera de actuar de los cuerpos antidisturbios en caso de concentraciones de
personas, si bien en el temario de formación del Cuerpo Nacional de Policía
existe el tema 13 (folios 2403 a 2431, relativo a “concentraciones y
manifestaciones”.

En dicho texto, que por formar parte de la formación, es conocido por todos los
agentes del CNP, se dice, en el punto 1.4, que la actuación tiene tres fases de
ejecución, un antes, un durante y un después. En el ‘antes’ se incluye un
análisis de riesgos y previsión operativa de problemas. En el ‘durante’ se
recoge que debe haber una primera observación, una negociación en la que se
buscará un interlocutor válido, una intimación, en que se hace un aviso previo a
la multitud y de que se procederá a adoptar las medidas policiales que se
determinen, exceptuándose la intimación previa en los casos en que se utilicen
armas u otros medios de acción violenta.
Además, respecto a la intervención orgánica con defensa, se dice que:
“Es la técnica de intervención empleada para disolver una multitud hostil
y violenta, lo que implica su fraccionamiento o dispersión, para evitar que vuela
a concentrarse, de conformidad con lo previsto en la normativa vigente y en la
forma que menos perjudique a los asistentes.
Habrá que tener siempre presente dejar al menos una vía de escape,
teniendo en cuenta igualmente que ante masas numerosas y muy compactas,
antes de emplear este método, es conveniente aplicar otras técnicas de
intervención.”

También consta en dicho punto 1.4, que debe redactarse una Orden de
servicio, “un plan escrito, con arreglo a un método por el que un dirigente o
mando comunica a sus subordinados las ideas y datos esenciales para realizar
el servicio”.

Por último, dentro del epígrafe 3. El orden progresivo de las actuaciones,


se dice:
“El uso de los medios por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad se
rige por normas de carácter interno de la propia Institución policial basadas en
los principios básicos de actuación recogidos en la LO 2/1986, imponiendo,
entre otros, la adecuación entre fines y medios, rigiéndose al hacerlo por los
principios de congruencia, oportunidad y proporcionalidad en la utilización de
los medios a su alcance.
La utilización de los medios coercitivos de dotación en las
Unidades de Intervención Policial y el Cuerpo Nacional de Policía está
legalmente respaldado, tanto por la legislación penal como por la legislación de
protección de la seguridad ciudadana, aplicando los principios citados en el
párrafo anterior (congruencia, oportunidad y proporcionalidad), siguiendo el
procedimiento establecido de uso progresivo de los medios, cadencia que
regulariza el empleo de los diferentes despliegues policiales y materiales de
protección así como la utilización de las pelotas de goma, los artificios
fumígenos y lacrimógenos y la intervención orgánica con defensa.
Este empleo progresivo de medio permitirá que toda la masa o
parte de ella, sea consciente de la inminencia de una intervención y resulten
disuadidos de tener que soportarla, evitándose así esa acción no deseada o en
su caso minimizando su magnitud.
El jefe de la fuerza, además de determinar los medios a emplear,
el lugar y momento de su inicio y cese, dispondrá su uso progresivo y las
técnicas de intervención que considere en función de las circunstancias.
La actuación policial estará caracterizada por tanto por el empleo
escalonado de los medios humanos y materiales disponibles que se
determinen según la situación y que, ordenada y sucesivamente, podrían
comprender los siguientes:
-Presencia policial
- Presentación al responsable o convocante y negociación si
procede
- Despliegue de vehículos. Siempre protegidos con rejilla
- Despliegue a pie de los vehículos
- Uso de medios acústicos y/o luminosos
- Movimiento de la fuerza adoptando los despliegues oportunos
- Intimación a la masa
- Exhibición de material antidisturbios
-Empleo de material antidisturbios (disparo de salvas, lanzamiento
de pelotas)
- Lanzamiento de agentes químicos
- La intervención orgánica con defensa.”

Se exige pues que la actuación policial, ante una congregación de personas, no


se base inicial y únicamente en el uso de material antidisturbios ni en el uso de
la defensa, debiendo utilizarse en primer lugar la negociación y la intimación a
los congregados para después utilizar la fuerza física y, en último lugar, los
demás instrumentos existentes. En todo caso la actuación individual de cada
agente deberá ser proporcional y deberá impedir cualquier práctica
abusiva, arbitraria o discriminatoria que entrañe violencia física o moral.

Si bien no existe por escrito orden o circular alguna, diversos agentes de policía
que han declarado en la causa de la que deriva el presente sumario han
declarado que, como mínimo por lex artis del oficio y por lo que se les enseña
en su formación, la defensa policial no debe usarse nunca de arriba hacia abajo
ni golpear zonas del cuerpo superiores a la cintura.

Por el Cuerpo Nacional de Policía se ha aportado a la causa la CIRCULAR


SOBRE EMPLEO DE MATERIAL ANTIDISTURBIOS, en la que se incluye el
uso de bolas de caucho, donde se dice lo siguiente:
- Cuando las circunstancias lo requieran y en los términos recogidos
en el protocolo de “empleo progresivo de los medios”, las bolas de
caucho se podrán lanzar contra individuos o grupos de agresores
cuya actitud entrañara riesgo para policías u otros ciudadanos, o
causaran daños materiales, con la finalidad de disuadir la actividad
de los mismos, disparando bajo la premisa básica de la menor
lesividad posible.
- Teniendo en cuenta los diferentes espacios y distancias desde las
que se producen las agresiones mediante el lanzamiento de objetos
por parte de los alborotadores, ya sean arrojados con la mano o
propulsados con armar, herramientas o artilugios, se han diseñado
dos tipos de cartuchos de proyección que podrán utilizarse a las
distancias y con la disposición de la “bocacha” en la modalidad que a
continuación se determina.
o TIPO A (de color verde)
 Cuando sea preciso, se utilizarán a distancias superior
a los 50 metros aproximadamente.
 En el caso de tener que utilizarlos a distancias
inferiores, se dispondrá la “bocacha” con una ventana
de reducción de potencia abierta, a distancias
aproximadas y superiores a 25 metros.
 Si fuera necesario, y de manera excepcional, por recibir
agresiones directas que entrañen una peligrosidad
extrema, se realizará el lanzamiento disponiendo la
“bocacha” con las dos ventanas de reducción de
potencia abierta y a una distancia no inferior a 15
metros aproximadamente.
o TIPO B (de color negro)
 Cuando sea preciso, se utilizarán a distancias
aproximadas y superiores a los 75 metros, en cuyo
caso se dispondrá la “bocacha” con las dos ventanas de
reducción de potencia abiertas.
 En caso necesario, si el alcance de las bolas de caucho
debido a la distancia no fuera suficiente para responder
a las agresiones recibidas, se incrementará el mismo
cerrando una o las dos ventanas reductoras de
potencia.

TERCERO.- En el presente procedimiento se investigan las siguientes


denuncias:

Roger E. T. que denuncia que recibió un disparo policial de pelota de


goma que impactó en su ojo derecho.
J. A. V. P., el cual manifiesta que protestaba contra la policía en la calle
Sardenya cuando recibió golpes dados con la defensa por parte de agentes.
P. C. P. manifiesta que fue insultada por los agentes de policía con
frases como ·vas a pillar o te vas a cagar” o “chúpame la polla” y que se sentó
en la calle Sardenya para cerrar el paso a la policía, cargando la policía contra
la gente y cayendo la declarante al suelo, siendo golpeada.
J. B. G. manifiesta que, sentado de manera pacífica, recibió golpes de
defensa policial en todo el cuerpo y el impacto de una pelota de goma en la
pierna.
M. A. C. E., que manifiesta que recibió un golpe en la pierna derecha,
mientras oía “hijo de puta, este es tu voto”
V. F. R. que manifiesta que realizaba resistencia pacífica cuando fue
golpeado en la cabeza con una defensa policial.
C. S. P., que manifiesta que se manifestaba contra la policía en la calle
Sardenya y que levantó los brazos en señal de actitud pacífica, siendo
golpeado por agentes de policía.
G. D. M. manifiesta que recibió golpes de defensa policial en la pierna y
en el brazo.
B. B. P., menor de edad en la fecha de los hechos, que manifiesta que
recibió golpes de agentes de policía con sus defensas.
L. C. Q., que manifiesta que inicialmente estaba sentada protestando
ante la policía y que los agentes empezaron a actuar; al intentar marcharse
para evitar problemas recibió un golpe de defensa policial.
X. B. J., el cual manifiesta que es periodista y que estaba debidamente
identificado como tal, cuando un policía le dio un golpe contundente por la
espalda, cayendo al suelo, siendo rodeado por cuatro o cinco agentes,
recibiendo una patada y finalmente siendo arrastrado por las muñecas hasta la
fachada de un edificio.
E. B. C. que manifiesta que caminaba por la calle Sardenya cuando tres
agentes de policía cargaron contra él y le golpearon con la defensa.
J. G. G.-M. presentó denuncia por estos hechos, si bien no se personó
en las dos ocasiones que fue citado al médico forense.

Roger E. T. sufrió un estallido ocular derecho, con fracturas en las


paredes anterior y lateral del seno maxilar derecho, de la pared lateral e inferior
orbitaria derecha, apófisis nasal del maxilar derecho y margen anterior del
archo zigomático derecho. El tratamiento consistió en sutura de las heridas
oculares a cornea, esclera y conjutiva bajo anestesia general, aplicación de
viscoelástica en cámara anterior, farmacoterapia con antiinflamatorios y
antibioterapia oral y endovenosa; terapia psicológica, tratamiento del insomnio
y antidepresivo, todo ello tratamiento médico quirúrgico. De las lesiones sanó
en 120 impeditivos, de los cuales 9 fueron de hospitalización. Como secuelas le
quedaron las siguientes: pérdida de la visión del ojo derecho, importante
perjuicio estético derivado del traumatismo ocular, parestesia/hipoestesia del
cuadrante superior del maxilar derecho por analogía y sintomatología ansiosa
depresiva.
J. A. V. P. sufrió policontusiones y hematomas en brazo derecho, región
dorsal izquierda, codo izquierdo y pie derecho, que curaron tras una primera
asistencia facultativa en 10 días no impeditivos sin secuelas.
P. C. P. sufrió contusión lumbar, con hematoma de 15x12 cm en
extremidad inferior derecha y hematoma de grandes dimensiones en región
lumbar derecha, que curó tras una primera asistencia en 21 días no
impeditivos.
J. B. G. sufrió erosiones y eritema en región escapular y costal dorsal
derecha, equimosis y hematoma y eritema cutáneo en región tricipital derecha,
equimosis y hematoma en porción distal de vasto externo muslo izquierdo, que
curó tras una primera asistencia en 30 días impeditivos, sin secuelas.
M. A. C. E. sufrió una herida contusa superficial en la región pretibial
derecha, que curó tras una primera asistencia facultativa en 7 días no
impeditivos, quedándole como secuela una hiperpigmentación cutánea de la
región afectada de unos 5-6 centímetros
V. F. R. sufrió una herida contusa estrellada a nivel parietal derecho, que
curó tras una primera asistencia facultativa en 15 días impeditivos, quedándole
como secuela una cicatriz estrellada de cinco puntas de un centímetro cada
ramal.
C.S. P. sufrió contusión con hematoma en la región lateral derecha, que
curó tras una primera asistencia en 10 días no impeditivos, sin secuelas.
G. D. M. sufrió contusión pretibial derecha y en antebrazo derecho, que
curó tras una primera asistencia facultativa en 7 días no impeditivos, sin
secuelas.
B.B. P. sufrió contusión en la muñeca izquierda, en el primer dedo de la
mano izquierda y en el tercer dedo de la mano derecha, que curó tras una
primera asistencia facultativa en 5 días impeditivos y 9 no impeditivos, sin
secuelas.
L. C. Q. sufrió una contusión en el brazo derecho, que curó tras una
primera asistencia facultativa en 20 días no impeditivos, sin secuelas.
X. B. J. sufrió contusión parietal derecha y contusión en la rodilla
izquierda, con leve escoriación, que curó tras una primera asistencia facultativa
en 10 días no impeditivos, sin secuelas.
E. B. C. sufrió fractura de la falange distal del cuarto dedo de la mano
derecha y contusiones costales, que necesitó tratamiento quirúrgico y
ortopédico para sanar consistente en inmovilización de la falange, sutura y
retirada de puntos y curó en 30 días no impeditivos sin secuelas.

Además de lo dicho, consta además que heridos los siguientes


funcionarios de policía: xxx, con dolor en el tendón del tobillo derecho; xxx con
contusión en el primer dedo de la mano derecha; xxx, con tumefacción y
hematoma en cara palmar del cuarto dedo de la mano derecha; xxx, con un
golpe en la pierna izquierda y xxx con hinchazón y dolor en antebrazo. Éste
último funcionario (con indicativo UC530) comunicó a sus superiores que
conducía la camioneta del indicativo Camel 50, a la cabeza del convoy de su
grupo y que al llegar a la intersección de las calles Diputació con Sardenya son
interceptados por un grupo de unas 400 o 500 personas, por lo que bajó para
dar instrucciones al resto de conductores de su grupo. Que cuando se dirigía
de nuevo a la furgoneta notó un impacto en su antebrazo izquierdo con un
objeto sólido, que fue lanzado de la masa de personas que allí se encontraban.

CUARTO.- Constan en la causa abundantes grabaciones de los hechos


ocurridos el día 1 de octubre de 2017 en la calle Sardenya de Barcelona. De
las mismas se desprende que, después de la actuación policial en el Instituto
Ramon Llull, que es objeto de investigación en otra causa, los efectivos
policiales intentaron iniciar su salida por la calle Sardenya, siendo esto
imposible al haber un numeroso grupo de personas que se sentaron en plena
calle en señal de protesta por los hechos que ocurrían en la ciudad.
En el video recopilatorio de los hechos, y en concreto en el indicio 53.4
se puede apreciar con mucha claridad como suceden los hechos. A partir del
minuto 3:28:00 aproximadamente, un cámara sigue a los agentes de policía
que bajan a pie por la calle de la Marina, giran por calle Diputació y llegan a la
esquina con calle Sardenya. Una vez allí ya encontramos un grupo de
personas sentadas en el suelo protestando, acompañadas de otras muchas
que están de pie en los alrededores.
Si bien el clima es evidentemente tenso y se oyen abucheos e insultos
hacia los agentes de policía, no se ve en toda la grabación del indicio 53.4
ninguna agresión a ningún agente.
La situación se alarga hasta el minuto 3:53:00, aproximadamente.
Durante todo ese periodo de tiempo no ocurre incidente digno de mención, los
agentes de policía se encuentran de pie junto a sus vehículos y la gente está
de pie o sentada. En esa situación de calma tensa se ven personas
(presumiblemente bomberos) intentando mediar entre agentes y manifestantes
y también múltiples periodistas ejerciendo su labor profesional, sin nuevamente
producirse agresiones de ningún tipo.
Hacia el minuto 3:53:00, previa petición a los periodistas para que se
retiren del lugar, el agente UC50 (NIP xxx) se baja la visera del casco, se
acerca a las personas que están sentadas y empieza a utilizar su defensa
contra ellas, golpeando de arriba abajo, lo cual provoca un tumulto de personas
que quieren retirarse hacia atrás. Al primer agente se unen otros, como los
números UC53 (NIP xxx) y UC51 (NIP xxx) que también utilizan la defensa. A
los pocos segundos, en el minuto 3:53:13, se oye una primera detonación,
posiblemente salvas sin munición, los vehículos policiales encienden las
sirenas e inician su marcha por la calle Sardenya en dirección Gran Vía de les
Corts Catalanes, a poca velocidad y escoltadas por agentes de policía
caminando a su lado, mientras se oyen más detonaciones. Unas vallas de obra
dificultan el paso, se ve volar un cono de obra y en el minuto 3:54:00 una
persona con la cara tapada lanza una de las vallas a un vehículo policial. Los
policías siguen su recorrido, caminando hacia atrás sin que la multitud se
acerque a ellos a menos de varios metros, siendo algunos de los que más se
acercan periodistas grabando o fotografiando la actuación. En ese mismo
minuto un hombre coge una de las vallas, sin que ataque con ellas a nadie,
mientras se siguen oyendo detonaciones. Los manifestantes avanzan en la
misma dirección y velocidad que los agentes, sin que se reduzca la distancia
entre ellos. En el minuto 3:54:40 puede verse como los agentes siguen bajando
por la calle Sardenya y los manifestantes han dejado de avanzar. Las pocas
personas que avanzan o están grabando o llevan las manos levantadas. Una
de las personas hace ademán de lanzar un paraguas viejo, que no llega a
desplazarse ni un metro. Unas pocas personas avanzan por la acera cerca de
los policías, casi todos periodistas. En el minuto 3:56 los policías están parados
en la calle y apuntan son sus bocachas hacía la multitud, produciéndose
repetidos disparos. En el minuto 3:56:50 la cámara se gira hacia la multitud y
se puede observar como ésta se encuentra a gran distancia de los agentes,
prácticamente en la esquina contraria.
El mismo indicio 53.4, pero obtenido por otra cámara, aporta información
adicional. En el minuto 5:01:00 puede verse al Sr. Roger E. sentado en el
suelo, también en el minuto 5:04:30. Siguiendo ese video, no se observa
advertencia de los agentes de que vaya a usarse la fuerza, si bien su actitud
física es indicativa de que algo va a ocurrir y es posible que el audio de los
videos recopilados no recoja todo el sonido existente sino únicamente lo que se
oye cerca del micro de la cámara. La actuación empieza en el minuto 05:17:57.
En el minuto 05:18:25 una persona (diferente a la anterior) lanza una valla
metálica hacia los agentes. En el minuto 05:19:00 un cono de obra y un
paraguas es lanzado hacia los agentes, desde cierta distancia.
En total, según el informe policial aportado, se dispararon 17 pelotas de
goma Uno de esos disparos golpea en la pierna de una persona, como se
observa en las imágenes.
Otro de los disparos golpea en la cara en Roger E. T., el cual cae al
suelo y sufre las graves heridas que constan más arriba. Según la pericial
videográfica realizada por los Mossos d’Esquadra, la pelota choca primero en
el suelo y rebota en dirección al Sr. E.. El agente que realiza el disparo ha sido
identificado en el video de los hechos, siendo el que portaba el número UC563
(110.843).
La orden de disparar, que puede ser oída en los vídeos aportados, fue
realizada por el agente UC50, máximo responsable de ese grupo policial en el
terreno.
Previamente al disparo efectuado, cuando los agentes de policía se
están retirando en la esquina de la calle Sardenya con Diputació, se observa en
las grabaciones como el Sr. E. T. acomete en más de una ocasión a los
agentes y, en concreto, en un momento determinado antes de sufrir sus graves
lesiones, lanza una valla metálica a un agente y también patea una de esas
vallas, que choca por detrás con un agente, sin que conste que su actuación
causara directamente una lesión concreta a alguno de ellos.
Por el contenido de las imágenes no aparece que los disparos
efectuados se realizaran respetando la circular sobre empleo de material
antidisturbios, ya que no se respeta la distancia mínima de 25 metros ni existe
la situación excepcional, con agresiones directas y de peligrosidad extrema
exigida por la misma para el disparo de pelotas a distancia inferior a la citada.
La pericial videográfica realizada fija la distancia del disparo del agente UC563
hacia el Sr. E. en 14,12 metros (folio 1358), que sería en todo caso inferior a la
mínima permitida para casos realmente excepcionales.

QUINTO.- De todo lo dicho más arriba, pues, procede acordar el


procesamiento de:
- Roger E.T., por el acometimiento a agentes de la autoridad.
- El funcionario NIP xxx (UC563), quien disparó una pelota de caucho
causando las graves lesiones al Sr. Roger E. T., incumpliendo las
medidas de seguridad contempladas en la Circular sobre empleo de
material antidisturbios.
- El funcionario NIP xxx (UC50), máximo responsable de la actuación
policial investigada, que fue el primero en usar la defensa policial
contra personas sentadas en el suelo, ordenando así su uso a sus
subordinados, y quien ordenó y permitió por sus subordinados el uso
de pelotas de caucho fuera de los supuestos previstos en la circular
interna citada anteriormente.
- Los funcionarios NIP xxx (UC53) y xxx (UC51), por el uso de la
defensa sobre personas sentadas en el suelo, presuntamente
incumpliendo la normativa relativa al uso progresivo de medios y a la
utilización de la defensa policial.

Se solicitó por algunas acusaciones el procesamiento, como


responsables de las lesiones del Sr. E., de los funcionarios xxx (UC51) y xxx
(UC54) por no impedir y amparar el uso de pelotas de caucho en los hechos.
Sin embargo, no consta ninguna actuación positiva por parte de los mismos,
ordenando o colaborando de manera alguna en la producción del resultado
lesivo ni tampoco son los que ordenan el uso de dicho material antidisturbios.
Ante la confusa situación que se produjo una vez los agentes de policía
iniciaron el uso de la violencia con las defensas, no se aprecia que tuvieran
dominio alguno del hecho punible en su actuación, siendo el agente que ordena
los disparos el superior jerárquico a los citados y realizando el disparo lesivo un
agente concreto sin concurso de otros agentes. No procede, pues, el
procesamiento de los mismos por estos hechos, sin perjuicio del procesamiento
del funcionario xxx por los hechos anteriores.
Por otra parte, cuando el presente procedimiento estaba en fase de
diligencias previas y aun se desconocía la identificación del agente de policía
que habría realizado el disparo lesivo al Sr. E., se citó a todos los agentes de
policía que actuaron como bocacheros durante la actuación policial,
debiéndose pues acordar el archivo de las actuaciones respecto de los mismos
no incluidos en los hechos descritos más arriba y sin perjuicio de que los
funcionarios xxx y xxx siguen en condición de investigados en las DP …/2017
por los hechos ocurridos en el colegio Ramon Llull, en cuya causa se decidirá
en el momento procesal oportuna.
El presente procesamiento se dicta sin perjuicio de la recepción de la
ampliación de la pericial policial acordada por la Audiencia Provincial de
Barcelona que hipotéticamente puede comportar el procesamiento de más
personas.

PARTE DISPOSITIVA

ACUERDO declarar procesados en el presente procedimiento a ROGER E. T.,


FUNCIONARIO DEL CUERPO NACIONAL DE POLICIA NIP xxx,
FUNCIONARIO DEL CUERPO NACIONAL DE POLICIA NIP xxx,
FUNCIONARIO DEL CUERPO NACIONAL DE POLICIA NIP xxx y
FUNCIONARIO DEL CUERPO NACIONAL DE POLICIA NIP xxx por los
hechos que constan en el fundamento quinto de la presente resolución.

ACUERDO no procesar por los presentes hechos, y por lo tanto el archivo


provisional y parcial de la causa respecto de los mismos, de los
FUNCIONARIOS DEL CUERPO NACIONAL DE POLICIA xxx, xxx, xxx, xxx,
xxx, xxx y xxx.
Infórmese a los procesados de los derechos que le corresponden según los
artículos 384 y 118 de la LECrim, y practíquese la declaración indagatoria de
los mismos, quedando las actuaciones en la Secretaría del Juzgado para fijar
día y hora para la misma.

Notifíquese esta resolución a las partes y al Ministerio Fiscal, informándoles


que contra ésta cabe recurso de reforma en el plazo de TRES DIAS y de
apelación en el plazo de CINCO DIAS.

Lo pronuncio, mando y firmo. El Letrado de la Administración de Justicia da fe.

También podría gustarte