Está en la página 1de 91

El uso del precedente judicial y la correcta

elaboración de una línea jurisprudencial

EL USO DEL PRECEDENTE


JUDICIAL Y LA CORRECTA
ELABORACIÓN DE UNA
LÍNEA JURISPRUDENCIAL
AGENCIA NACIONAL DE DEFENSA JURÍDICA DEL ESTADO

Dirección de Políticas y Estrategias para la Defensa Jurídica


AGENCIA NACIONAL DE DEFENSA JURÍDICA DEL ESTADO
EL USO DEL PRECEDENTE
JUDICIAL Y LA CORRECTA
ELABORACIÓN DE UNA
LÍNEA JURISPRUDENCIAL
Guía práctica para Defensores del Estado
El uso del precedente judicial
y la correcta elaboración de
una línea jurisprudencial
TABLA DE CONTENIDO

1 | MÓDULO 1: El precedente judicial en Colombia: ¿cómo usarlo de


7
manera adecuada?

1. | Introducción 7

2. | Objetivos de aprendizaje 8

2.1. | Objetivo general 8

2.2. | Objetivos específicos 8

3. | El precedente judicial en Colombia: ¿cómo usarlo de manera


9
adecuada?

3.1. | Concepto de precedente judicial 9

3.1.1. | La importancia del precedente judicial en la defensa jurídica


14
estatal

3.1.2. | Fuerza vinculante y obligatoriedad del precedente 17

3.1.3. | Indeterminación del precedente 18

3.2. | Tipos de precedente judicial 19

3.2.1. | Precedente vertical 19


3.2.2. | Precedente horizontal 21

3.3. | Recomendaciones para el uso adecuado del precedente. 22

3.4. | Herramientas jurídicas para remediar el desconocimiento del


23
precedente judicial

3.4.1. | Recurso de apelación 23

3.4.2. | Recurso extraordinario de unificación de jurisprudencia 25


TABLA DE CONTENIDO

3.4.3. | Acción de tutela contra providencia judicial 27

3.4.3.1 | Requisitos generales de procedencia 28

3.4.3.2 | Requisitos específicos de procedencia 29

2 | MÓDULO 2: Técnicas para la interpretación y aplicación del precedente


31
judicial: una herramienta de litigio

1. | Introducción 31

2. | Objetivos de aprendizaje 32

2.1. | Objetivo general 32

2.2. | Objetivos específicos 33

3. | Técnicas para la interpretación y aplicación del precedente judicial:


33
una herramienta de litigio

3.1. | Interpretación formalista o literal 34

3.2. | Interpretación realista - no formalista 36

3.3. | Interpretación analógica 39

3.3.1. | Analogía fáctica 41

3.3.1.1. | Relación fáctica estrecha o cerrada 42

3.3.1.2. | Relación fáctica amplia o abierta 42

3.3.2. | Analogía conceptual o temática 43


3.3.3. | Analogía jurídica 44

3.3.3.1. | Razón de la decisión - Ratio decidendi 33

3.3.3.1.1. | Ratio decidendi en sentencias proferidas por la jurisdicción


33
contenciosa administrativa

3.3.3.1.2. | Recomendaciones para la identificación de la ratio decidendi 34

3.3.3.2. | La Obiter dicta (“Dicho sea de paso”) 36


TABLA DE CONTENIDO

3.3.3.2.1. | Obiter dicta en las sentencias de lo contencioso administrativo 37

3.3.3.2.2. | Recomendaciones para la identificación del Obiter dicta 37

3 | MÓDULO 3: Tipos de sentencia dentro de una línea jurisprudencial 37

1. | Introducción 37

2. | Objetivos de aprendizaje 38

2.1. | Objetivo general 38

2.2. | Objetivos específicos 38

3. | Tipos de sentencia dentro de una línea jurisprudencial: La base para


39
la construcción de una línea jurisprudencial

3.1. | Las sentencias hito 40

3.2. | Clasificación de las sentencias hito 40

3.2.1. | Sentencias fundadoras de línea 42

3.2.2. | Sentencias consolidadoras de línea 44

3.2.3. | Sentencia modificadora de línea (cambio de jurisprudencia) 44

3.2.4. | Sentencias reconceptualizadora de línea 78

4 | MÓDULO 4: Pasos para la elaboración de una línea jurisprudencial 44

1. | Introducción 44
2. | Objetivos de aprendizaje 45

2.1. | Objetivo general 45

2.2. | Objetivos específicos 46

3.| Pasos para la correcta elaboración de una línea jurisprudencial 46

3.1. | Paso 1: Identificar las causas litigiosas y ejes temáticos 48

3.1.1. | Análisis de causas litigiosas de las entidades públicas para definir los
49
TABLA DE CONTENIDO

temas que conformarán la línea jurisprudencial

3.2. | Paso 2: Definir el problema jurídico 50

3.2.1. | Contextualización del problema jurídico 50

3.3. | Paso 3: Recopilar, identificar y revisar la jurisprudencia 50

3.4. | Paso 4: Identificar las sentencias hito de la línea jurisprudencial 53

3.5. | Paso 5: Identificar las reglas y tendencias decisionales 53

3.6. | Paso 6: Lectura analítica de las providencias seleccionadas 56

3.7. | Paso 7: Incluir la línea jurisprudencial en el Sistema Único de Gestión


57
e Información Litigiosa del Estado – eKOGUI

3.8. | Diagrama del paso a paso 57

Conclusiones 57

Bibliografía de consulta 57
MÓDULO 1
El precedente judicial en Colombia:
¿Cómo usarlo de manera adecuada?

1. Introducción
El presente módulo busca resaltar las características de la figura del precedente
judicial y su utilidad en la toma decisiones y en la defensa judicial. Las actuaciones
de los abogados defensores podrán verse beneficiadas con la utilización de
dicha herramienta, dado que les permitirá optimizar su desempeño y con ello
aumentar las posibilidades de evitar condenas en contra del Estado.

El uso adecuado del precedente judicial por parte de los abogados defensores
del Estado contribuye a la toma de decisiones administrativas y a la adopción
de mecanismos que propendan por la solución amistosa de las controversias
conforme a las pautas fijadas por la jurisprudencia.

El conocimiento que dichos defensores tengan sobre los precedentes judiciales


permite una efectiva defensa jurídica de los intereses litigiosos de Nación. Esto
en la medida en que las estrategias y argumentos defensivos que se utilicen
dentro de un proceso judicial tendrán un mayor peso jurídico cuando cuenten
con el apoyo de esta herramienta de litigio.

Los precedentes pueden ser usados, además, para identificar las tendencias
decisionales adversas al Estado con el fin de controvertirlas o buscar que los
órganos judiciales cambian su postura jurisprudencial.

Cabe recordar que a partir de la expedición de la Constitución de 1991 y la


creación de la Corte Constitucional, la figura del precedente judicial ha adquirido
una gran importancia en el ámbito jurídico de nuestro país, pues constituye un
mecanismo ideal para garantizar los principios de igualdad, confianza legítima y
seguridad jurídica en la administración de justicia.

La confianza ciudadana en que los jueces fallarán los casos sometidos a su


consideración conforme a pautas previamente establecidas constituye un pilar
básico de una sociedad civilizada, en la cual debe existir una razonable certeza
respecto de la forma como interpretarán los jueces el ordenamiento vigente.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

7
El Consejo de Estado ha sido enfático en sostener que el deber de respeto al precedente judicial garantiza los principios
de igualdad, cosa juzgada y seguridad jurídica, y la buena fe y confianza legitima.

El principio de igualdad exige que supuestos fácticos iguales se resuelvan de la misma manera y por consiguiente, con la
misma consecuencia jurídica.

El principio de cosa juzgada otorga a los destinatarios de las decisiones jurídicas, seguridad jurídica y previsibilidad de la
interpretación, ya que debe existir certeza razonable sobre la decisión. La autonomía del juez no puede desconocer la
naturaleza reglada del precedente judicial.

Los principios de buena fe y confianza legítima imponen a la Administración un grado de seguridad y consistencia en las
decisiones, pues existen expectativas legítimas con protección jurídica1.

2. Objetivos de aprendizaje

2.1. Objetivo general


Desarrollar habilidades y competencias que permitan a los apoderados de las entidades públicas hacer un uso adecuado
del precedente judicial para efectos de acometer una defensa eficaz de los intereses litigiosos de la Nación y fomentar la
solución amistosa de controversias.

2.2. Objetivos específicos


Fortalecer las competencias de los Promover el uso de recursos judiciales y/o
apoderados de las entidades públicas herramientas jurídicas para remediar el
en la identificación de tendencias desconocimiento del precedente judicial.
decisionales relevantes para los
Identificar las principales características del
intereses jurídicos de las entidades
precedente judicial con el fin de promover su
estatales.
uso adecuado en la defensa de los intereses
Adquirir capacidades de lectura e jurídicos de la Nación.
interpretación del precedente judicial.

1
Consejo de Estado, Sección Segunda, Sentencia de 16 de septiembre de 2010. Rad. 00-00830-2010-000-15-03-11001(AC), M.P. Gustavo Gómez Aranguren.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

8
3. EL PRECEDENTE JUDICIAL EN COLOMBIA:
¿Cómo usarlo de manera adecuada?

El análisis del concepto de precedente judicial, su alcance, clasificación y fuerza vinculante es relevante para el objeto de
este curso, teniendo en cuenta que puede ser útil como herramienta de litigio a la hora de tomar decisiones, diseñar
políticas públicas, estructurar argumentos de defensa y plantear tesis jurídicas en aquellos casos que tengan semejanzas
fácticas con los resueltos en el precedente.

Así, para el uso adecuado del precedente, se requiere conocer sus aspectos sustanciales y la forma en que puede ser
utilizado o invocado por los abogados defensores del Estado ante los diferentes despachos judiciales.

3.1. Concepto de precedente judicial


Las fuentes del derecho responden a “cuál es el origen y el fundamento que integran el ordenamiento jurídico” 2, es decir,
que aluden a la forma en que la norma jurídica se produce, se manifiesta y alcanza su obligatoriedad. Estas fuentes son:
la ley, la jurisprudencia, los principios generales del derecho, la costumbre y la doctrina.

En los sistemas jurídicos continentales, la Constitución y la ley son fuentes primarias de derecho porque surgen
directamente del constituyente o legislador y no provienen de una interpretación o proceso secundario. Son la
manifestación original de los órganos normativos por excelencia. Por tal razón, se encuentran en la cúspide de la pirámide
de jerarquía normativa, tal como la clasifica Hans Kelsen. No obstante, también la jurisprudencia es fuente del derecho,
pues los jueces mediante los precedentes judiciales crean una verdadera norma jurídica que resulta aplicable a un caso
concreto y a situaciones futuras similares. Asimismo, la jurisprudencia como fuente de derecho permite dar aplicación
del derecho frente a situaciones en las que es necesario llenar vacíos jurídicos, o dar alcance a contenidos poco claros o
confusos.

Para Kelsen, “la individualización de la norma general por una decisión judicial es siempre una determinación de los elementos
no señalados por la norma general y que tampoco pueden hallarse determinados completamente por ella. Por tanto, el juez
siempre es un legislador en el sentido de que el contenido de sus resoluciones nunca puede encontrarse exhaustivamente
determinado por una norma preexistente del derecho sustantivo.”4

3
Noguera Laborde, Rodrigo. Introducción General al Derecho. Universidad Sergio Arboleda. 2002.
4
Kelsen, Hans, Teoría General del Derecho y del Estado. Universidad Nacional Autónoma de México.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

9
En Colombia, la aplicación del precedente judicial como una fuente primaria del derecho ha surgido del desarrollo
jurisprudencial. 5 Si bien el artículo 230 de la Constitución Política establece que “los jueces, en sus providencias, sólo están
sometidos al imperio de la ley” y que “la equidad, la jurisprudencia, los principios generales del derecho y la doctrina son criterios
auxiliares de la actividad judicial”, la Corte Constitucional ha reconocido la obligatoriedad de la jurisprudencia como fuente
de derecho y no como un criterio auxiliar del derecho.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

10
En reiteradas oportunidades, entre ellas, en la Sentencia C-539 de 2011, el alto tribunal constitucional
interpretó el citado artículo 230 y consideró que “la sujeción de la actividad judicial al imperio de la ley,
no puede entenderse en términos reducidos como referida a la aplicación de la legislación en sentido formal,
sino que debe entenderse referida a la aplicación del conjunto de normas constitucionales y legales, valores
y objetivos, incluida la interpretación jurisprudencial de los máximos órganos judiciales, la cual conforma la
totalidad del ordenamiento jurídico”. 6

El concepto de “criterio auxiliar”, al que alude la Constitución, implica que la jurisprudencia sería
una fuente de derecho que carece de fuerza vinculante. No obstante, la Corte manifestó que dicho
término no debía ser interpretado de manera exegética, sino que adoptó una postura mucho más
amplia sustentada en el argumento de que la jurisprudencia también comprendía el concepto del
imperio de la ley.

Así, el significado común del criterio auxiliar de la jurisprudencia fue redefinido por vía jurisprudencial
para reconocerle una fuerza vinculante que emana de la interpretación que ella hace de las
disposiciones jurídicas.7

Se encuentra, entonces, que la Constitución, la ley y la jurisprudencia (en especial, la “ratio decidendi”)
son fuentes del derecho obligatorias, mientras que los principios generales del derecho y la doctrina
son criterios auxiliares de la actividad de los jueces.

5
Bernal Pulido, Carlos, El precedente en Colombia, Informe nacional preparado para el Congreso de la Academia Internacional de Derecho
Comparado, en Utrecht (Holanda), en julio de 2006. Al
6
La Corte Constitucional se pronunció en el mismo sentido en las Sentencias SU478- de 1997 y C836- de 2001.
Kelsen, Hans, Teoría General del Derecho y del Estado. Universidad Nacional Autónoma de México.
7
Gutiérrez Torres, Johana Carolina, El precedente judicial como fuente formal y materia del Procedimiento Administrativo Colombiano. Universidad
Nacional de Colombia. 2014.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

11
El concepto de precedente judicial se ha entendido como toda decisión anterior de
una autoridad judicial que fija un criterio o regla jurídica, respecto de ciertos temas
controvertidos, la cual debe en decisiones futuras frente a situaciones fácticas similares.
En este sentido, el precedente no solo juega un papel significativo en el proceso de
decisión judicial, sino también en el desarrollo y aplicación igualitaria del derecho. Es
además una figura que favorece la seguridad que debe primar en las relaciones jurídicas
pues indica los criterios específicos de aplicación de las normas a las situaciones fácticas
concretas.8

Para la Corte Constitucional el precedente “es la figura jurídica que sirve como dispositivo
de preservación de la confianza de la ciudadanía en el ordenamiento, pues no solo hace
previsibles las consecuencias jurídicas de sus actos, sino que también materializa la
igualdad en la aplicación del derecho. En tal sentido, se concibe como la sentencia o el
conjunto de ellas, anteriores a un caso determinado, que, por su pertinencia y semejanza
en los problemas jurídicos resueltos, debe necesariamente considerarse por las autoridades
judiciales al momento de emitir un fallo”.9

A la luz de la definición realizada por la Corte Constitucional, la figura del precedente no debe identificarse con cualquier
sentencia, ni con la simple aplicación de fuentes o normas jurídicas pertinentes o relacionadas con el asunto, sino con la
regla que se invoca para justificar una decisión. Para que una sentencia constituya precedente es necesario que la regla
sea extensible a casos futuros donde se relacionen los mismos problemas jurídicos y fundamentos fácticos. Se trata de
una regla consolidada para fallar casos similares.

En Colombia estamos ante un sistema relativo -y no absoluto- de jurisprudencia, en la medida que el precedente judicial
tiene un peso específico para decidir casos análogos con los mismos argumentos jurídicos expuestos en aquel. Sin
embargo, dicha obligatoriedad es relativa, pues el juez tiene la posibilidad de apartarse del precedente. En tal caso, el juez
está obligado a expresar la debida justificación.

8
López Medina, Diego Eduardo, El Derecho de los Jueces, Bogotá, Legis, 2019.
9
Corte Constitucional, Sentencia T109- de 2019.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

12
En materia administrativa el precedente judicial encuentra aplicación a través
de la figura de la extensión de la jurisprudencia de las sentencias de unificación
del Consejo de Estado, de conformidad con lo previsto en el artículo 102 del
CPACA. En virtud de esta disposición, las autoridades administrativas deberán
extender los efectos de una sentencia de unificación al momento de adoptar
sus decisiones,10 no obstante, en caso de negarse la extensión de jurisprudencia
o cuando se guarda silencio, el solicitante deberá acudir ante el Consejo de
Estado para que éste la ordene. Como ejemplo de aplicación de esta figura
puede citarse la decisión de la Sección Segunda del Consejo de Estado que
extendió, a un caso concreto, los efectos de su Sentencia de Unificación Rad.
(0112-2009), relativa a los factores salariales que deben tenerse en cuenta para
el cálculo del ingreso base para liquidar las pensiones.11

Por otro lado, en sede judicial, el precedente también puede ser aplicado en
virtud de lo dispuesto en los artículos 256 y siguientes del CPACA, que regulan
el llamado recurso de unificación de jurisprudencia. Este procede cuando la
sentencia impugnada contraría o se opone a una sentencia de unificación del
Consejo de Estado.

10
La Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado y el Ministerio de Justicia y del Derecho expidieron lineamientos en esta materia mediante las Circulares Externas No
02 de 2017 y No. CIR-0000006-18DJU1500-
11
Consejo de Estado, Sección Segunda, Sentencia de 14 de abril de 2016, Rad. 14-1669(00-00528-2014-000-25-03-11001), M.P. Luis Rafael Vergara Quintero.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

13
3.1.1 La importancia del precedente judicial en la defensa
jurídica estatal
El precedente judicial es importante en la defensa jurídica del Estado, pues constituye una fuente primaria del derecho
a partir de la cual los jueces aplican la ley y resuelven las controversias por medio de reglas jurídicas que pueden ser
extendidas a situaciones futuras. El precedente es una herramienta que permite a los operadores jurídicos, entre ellos,
los abogados defensores del Estado, fomentar la celebración de acuerdos conciliatorios, y acometer una defensa eficaz y
sustentada de los intereses litigiosos de la Nación.

Es indispensable que los abogados o funcionarios encargados de la defensa jurídica del Estado conozcan las reglas y
posturas jurisprudenciales vigentes, no solo para aplicarlas en la resolución de un caso concreto, sino para fundamentar las
acciones y recursos judiciales pertinentes ante su desconocimiento. La jurisprudencia también puede ser utilizada como
un instrumento de defensa para lograr que se corrija una decisión judicial que ha sido adoptada con desconocimiento del
precedente judicial. Las entidades públicas junto con la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado tienen experiencias
positivas en este terreno de las cuales queremos resaltar las siguientes:

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

14
a) La tutela interpuesta contra una providencia judicial de la Sección Tercera
del Consejo de Estado, que había desconocido el precedente judicial sobre
tasación de perjuicios inmateriales. En esta ocasión, la Sección Quinta de la
misma corporación acogió los argumentos propuestos por la Agencia y, en tal
virtud, procedió a amparar el derecho fundamental al debido proceso, revocar la
decisión y ajustar la sentencia impugnada, de conformidad con los parámetros
establecidos en las sentencias de unificación.

Como se observa, el conocimiento de los abogados defensores sobre la


jurisprudencia permite no solo identificar las tendencias decisionales adversas
al Estado, sino controvertirlas o buscar que los órganos judiciales cambian su
postura jurisprudencial.

b) La efectiva defensa judicial desplegada por parte de Colpensiones y la Agencia


Nacional de Defensa Jurídica del Estado sobre el incremento pensional del 14%
de que trata el artículo 21 del Decreto 758 de 1990 es otro ejemplo relevante.
En esta ocasión las citadas entidades lograron que la Corte Constitucional
declarara la nulidad de la Sentencia SU-310 de 2017 que había adoptado
una posición desfavorable para Colpensiones, por cuanto tuteló los derechos
de los accionantes y ordenó, sin aplicación de la prescripción, el pago de los
incrementos pensionales pretendidos.

Como fundamento de la solicitud de nulidad de la sentencia, las entidades


mencionadas plantearon, entre otros, el argumento relativo a la derogatoria
por parte de la Ley 100 de 1993 de los incrementos pensionales en cuestión,
los cuales son aplicables únicamente para aquellas personas beneficiarias del
régimen de transición previsto en el artículo 36 de la misma ley. Así, mediante
Auto A-320 de 2018, la Corte declaró la nulidad de la Sentencia SU-310 de 2007
y ordenó expedir una nueva sentencia.

En cumplimiento de la anterior decisión, el alto tribunal constitucional emitió


la Sentencia SU-140 de 2019, mediante la cual adoptó la tesis según la cual el
artículo 21 del Decreto 758 de 1990 fue derogado a partir de la entrada en vigor
de la Ley 100 de 1993 (esto es, 1 de abril de 1994). En consecuencia, encontró
que solo tendrían derecho a los incrementos pensionales aquellas personas
que hubieren cumplido los requisitos para pensionarse antes de la señalada
fecha. Esto, siempre y cuando las respectivas mesadas no hubiesen prescrito.

Ahora bien, la interpretación correcta de un precedente judicial contribuye


también a realizar un mejor diseño de políticas públicas o a plantear reformas
normativas bajo los estándares impuestos por la jurisprudencia vigente. Un

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

15
ejemplo de esto son las acciones de política pública y los cambios normativos que se han adoptado por parte del
Estado, siguiendo las directrices señaladas por la Corte Constitucional, para efectos de remediar la problemática del
hacinamiento carcelario en el país. Se han adoptado distintas acciones de política pública para conjurar la situación e
incluso se reformó la Ley 65 de 1993 (Código Penitenciario y Carcelario).

Igualmente, la jurisprudencia constituye un parámetro de decisión administrativa, en tanto las entidades públicas podrán
valorar si solucionan de manera anticipada y sin necesidad de acudir a un proceso judicial, aquellas controversias que
tengan los mismos supuestos facticos y jurídicos de los resueltos en el precedente judicial. La sujeción de la Administración
a los precedentes se fundamenta en lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 1437 de 2011, el cual dispone que las
autoridades, “al adoptar las decisiones de su competencia, deberán tener en cuenta las sentencias de unificación jurisprudencial
del Consejo de Estado”.

Por último, es aconsejable que los abogados defensores, frente a los casos que representan, realicen líneas
jurisprudenciales para efectos de identificar el precedente judicial vigente y vinculante. Esto le permitirá identificar los
fundamentos fácticos y jurídicos y, por supuesto, determinar si son aplicables al caso concreto. De la misma forma, se
debe llevar un registro o compilación de dichas líneas jurisprudenciales, con el fin de que sirvan de material de consulta
para los funcionarios, y poder ejercer así de manera más eficiente y efectiva la defensa.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

16
3.1.2. Fuerza vinculante y obligatoriedad del precedente

El precedente judicial tiene fuerza vinculante. Esto significa que los jueces, al momento de resolver una controversia,
deben ceñirse a las reglas jurídicas fijadas con anterioridad por los órganos de cierre de la respectiva jurisdicción, frente
a un caso similar. Lo anterior encuentra sustento en los principios de igualdad, imparcialidad, uniformidad, seguridad
jurídica e interdicción de la arbitrariedad, en virtud de los cuales la resolución de una controversia debe garantizar que
un caso similar sea resulto a luz de los criterios y reglas fijadas previamente por los órganos de cierre.12

La existencia del precedente resulta necesaria en la medida en que los casos no deben ser decididos caprichosamente
por el juez, sino que deben tener fundamento en reglas jurídicas que hayan sido aplicadas o puedan llegar a serlo en el
futuro.

De igual manera, tanto los jueces de tutela como los jueces ordinarios están obligados a respetar los precedentes fijados
por las altas cortes en relación con la aplicación y alcance de una norma o incluso de los derechos fundamentales. Así lo
ha considerado la Corte Constitucional en reiteradas ocasiones al manifestar que el precedente judicial como expresión
del “Derecho vivo” adquiere fuerza obligante, pues vincula al juez a una decisión anteriormente tomada. El precedente
traza una línea por el cual deben encaminarse las decisiones posteriores frente a casos similares.13

La decisión adoptada por el juez e incluso por autoridades administrativas debe estar conforme a la regla jurisprudencial
que para determinado asunto hayan fijado las Altas Cortes - Corte Constitucional, Consejo de Estado, Corte Suprema de
Justicia.

No obstante, el carácter vinculante del precedente su obligatoriedad no es absoluta, sino que admite excepciones, en
tanto el juez exponga las razones de por qué, en el caso concreto, no resulta aplicable la decisión previamente emitida
por el órgano de cierre. Esto se justifica en que el sistema jurisprudencial no puede ser inflexible, sino que debe permitir
los cambios de jurisprudencia cuando sean pertinentes y necesarios.

Al respecto la Corte Constitucional en sus Sentencias SU-047 de 1999 consideró lo siguiente:

“44- El respeto al precedente es entonces esencial en un Estado de derecho; sin


embargo, también es claro que este principio no debe ser sacralizado, puesto que no
sólo puede petrificar el ordenamiento jurídico, sino que, además, podría provocar
inaceptables injusticias en la decisión de un caso. Así, las eventuales equivocaciones
del pasado no tienen por qué ser la justificación de inaceptables equivocaciones
en el presente y en el futuro. O, en otros eventos, una doctrina jurídica o una
interpretación de ciertas normas puede haber sido útil y adecuada para resolver
ciertos conflictos en un determinado momento, pero su aplicación puede provocar
consecuencias inesperadas e inaceptables en casos similares, pero en otro contexto
histórico, por lo cual en tal evento resulta irrazonable adherir a la vieja hermenéutica.

13
Corte Constitucional, Sentencias C447- de 1999, C836- de 2011 y T049- de 2007.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

17
Es entonces necesario aceptar que todo sistema jurídico se estructura en torno a una
tensión permanente entre la búsqueda de la seguridad jurídica -que implica unos
jueces respetuosos de los precedentes- y la realización de la justicia material del caso
concreto -que implica que los jueces tengan capacidad de actualizar las normas a las
situaciones nuevas-.” 14

A diferencia de los países que siguen el sistema jurídico continental, como Colombia, en países regidos por el Common
Law (p.e. Inglaterra y Estados Unidos) la aplicación del precedente judicial tiene una fuerza vinculante absoluta y en
torno a él se crea todo un sistema jurídico, de tal suerte que constituye un instrumento aplicable de manera primaria e
imperativa a los casos concretos, con un rango jerárquico igual al de la ley.

Ahora, cuando el desconocimiento del precedente proviene de un juez, dicho defecto se erige como una de las causales
específicas de procedencia de la acción de tutela contra providencias judiciales.

3.1.3. Indeterminación del precedente

La indeterminación del precedente judicial hace referencia a aquella situación


en la cual no es posible determinar o identificar un precedente judicial aplicable
al caso concreto, ya que (i) existe una ambigüedad en las decisiones tomadas;
(ii) no se encuentran fundamentos fácticos o jurídicos similares; o (iii) existen
varias decisiones vigentes y contrapuestas entre sí. Es decir, no existe un criterio
unificado para la toma de las decisiones respecto de un asunto puntual.

La indeterminación del precedente judicial no se refiere a la ausencia de


jurisprudencia, sino al exceso de esta, lo cual hace que el precedente judicial no
sea plenamente identificable y tampoco directamente aplicable a un caso bajo
estudio. Como en esta situación realmente no existe un precedente obligatorio
para el operador jurídico, es claro que éste puede adoptar su decisión con
libertad, sin que tenga que sujetarse a ninguna de las decisiones proferidas con
anterioridad. 15

En la defensa jurídica del Estado, una situación de indeterminación del


precedente puede ser aprovechada en su favor pues, ante una variedad de
posiciones jurídicas sostenida por los jueces, el abogado defensor puede

14
Esta posición fue reiterada posteriormente en la Sentencia C836- de 2001.
15
Interpretación Constitucional, Consejo Superior de la Judicatura “Escuela Judicial Rodrigo Lara Bonilla”. Segunda Edición. Bogotá, Legis, 2006.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

18
escoger aquella que más favorezca los intereses litigiosos de la entidad y con
ello puede lograr que se establezca un precedente en ese sentido. Para ello,
la entidad pública debe identificar la jurisprudencia existente sobre el tema y
utilizar aquellos argumentos que le sirvan de apoyo para defender su posición
jurídica dentro del proceso judicial.

En nuestro país, el juez de lo contencioso administrativo ha resuelto situaciones


de indeterminación del precedente en varias oportunidades. Un ejemplo de ello
fue el fallo de la Sección Tercera del Consejo de Estado que unificó las posiciones
jurídicas existentes para atribuir responsabilidad al Estado en los casos de
daños causados con minas antipersonales. Era común que las diferentes
Subsecciones de la Sección Tercera fallarán casos idénticos de manera distinta.

Con la sentencia de unificación, la Sala Plena de la Sección Tercera del Consejo de Estado aclaró que solo habrá lugar a
declarar la responsabilidad del Estado en los casos en que la proximidad de un órgano representativo del Estado permita
afirmar que el artefacto explosivo iba dirigido contra agentes estatales o que el hecho sucedió en instalaciones militares
con artefactos instalados por el mismo Ejército Nacional.

Asimismo, la sentencia señaló que, en este tipo de casos, Colombia no ha infringido su deber de prevenir y respetar los
derechos de las víctimas en los términos del artículo 1.1. de la Convención Americana de Derechos Humanos, teniendo en
cuenta que el Estado ha dispuesto distintas acciones encaminadas al desminado humanitario y a reparar a las víctimas. 16

3.2. Tipos de precedente judicial


Al momento de tomar una decisión, los jueces deben ceñirse a las decisiones y reglas jurídicas emitidas con anterioridad
en un caso similar por los órganos de cierre (precedente vertical). De igual forma, los órganos judiciales tendrán la
obligación de respetar sus propios precedentes (horizontal).

3.2.1. Precedente vertical


El precedente vertical, como su nombre lo indica, es aquella regla de decisión judicial que proviene de un funcionario o
corporación de superior jerarquía, y en especial, de aquellos que fungen o se desempeñan como órganos de cierre dentro
de cada una de las jurisdicciones (constitucional, contencioso administrativa y ordinaria). La Corte Constitucional se ha
pronunciado al respecto, al considerar que este tipo de precedente se refiere a las decisiones emitidas por una autoridad

16
Consejo de Estado, Sala Plena, Sección Tercera, sentencia de siete de marzo de 2018, Rad. 34359(01-00320-2005-000-26-23-25000) A, M.P. Danilo Rojas Betancourth

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

19
judicial de superior jerarquía y, de manera principal y especial, por aquella competente para unificar la jurisprudencia
dentro de las distintas jurisdicciones. De esta forma, el precedente vertical “limita la autonomía judicial del juez, en tanto
debe respetar la postura del superior, ya sea de las altas cortes o de los tribunales” 17, frente a estos últimos, en los casos que
no exista un precedente dictado por los órganos limite o de cierre.

La importancia del precedente vertical radica en que tiene efectos vinculantes para los tribunales y jueces de inferior
categoría, a quienes corresponde seguir los criterios de decisión que dicho precedente incorpora.

En relación con la defensa jurídica del Estado, la importancia del precedente vertical radica en que constituye la regla
aplicable al caso concreto. Su utilidad salta a la vista. El precedente vertical constituye un criterio de decisión cuya
aplicación puede ser solicitada en desarrollo de los respectivos procesos o ser utilizada como criterio para identificar
aquellos casos que seguramente conllevarían a decisiones contrarias a la entidad pública.

17
Corte Constitucional, Sentencia SU354- de 2017.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

20
3.2.2. Precedente horizontal
Los jueces no solo se encuentran sometidos a la Constitución y la ley, como primera fuente de derecho, sino también a
las decisiones judiciales que ellos emitan en los cuales se han resuelto situaciones jurídicas análogas. 18

Al respecto la Corte Constitucional definió el procedente horizontal en su Sentencia SU- 354 de 2017, al indicar que “hace
referencia a las decisiones proferidas por autoridades del mismo nivel jerárquico o, incluso, por el mismo funcionario (…).
El precedente horizontal tiene fuerza vinculante, atendiendo no solo a los principios de buena fe, seguridad jurídica y confianza
legítima, sino al derecho a la igualdad que rige en nuestra Constitución.”

No obstante, lo señalado por la Corte se observa que la aplicación del precedente horizontal, dada la autonomía judicial
que tienen los diferentes despachos judiciales, solo resulta exigible respecto del mismo juez o corporación que lo haya
proferido. En ese orden, el precedente horizontal o auto precedente será aquella decisión previa emitida por una
autoridad judicial que debe ser observada por ésta para resolver casos análogos futuros.

Así, una decisión proferida, por ejemplo, por el Tribunal Administrativo de Santander no constituye precedente obligatorio
para otros tribunales que deban decidir con posterioridad casos similares.

La importancia del precedente horizontal radica en que obliga al juez a actuar de manera consistente y a garantizar que,
frente a situaciones iguales o similares, la solución será la misma. El precedente judicial favorece así la transparencia de
la administración de justicia.

Ahora, este tipo de precedente puede ser de gran utilidad para las entidades estatales, dado que estas podrán solicitarle
al juez de la causa que acoja su propio precedente. Sin embargo, cuando el precedente no favorezca sus intereses, la
entidad podrá alegar que el caso concreto es distinto al caso que dio lugar al precedente en cuestión o solicitar que lo
modifique exponiendo las razones del desacuerdo, en cuyo caso la carga argumentativa será significativamente superior
pues supone cambiar una posición ya sentada.

18
Corte Constitucional, Sentencia C836- de 2001.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

21
3.3. Recomendaciones para el uso adecuado del
precedente.
El derrotero que debe seguir el intérprete para hacer un uso adecuado del precedente judicial es el siguiente:

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

22
3.4. Herramientas jurídicas para remediar el
desconocimiento del precedente judicial
A continuación, se presentarán algunos de los medios de impugnación con que cuentan los apoderados de las
entidades públicas frente a las decisiones judiciales que se han emitido con desconocimiento del precedente judicial,
ya sea vertical u horizontal. La apelación es un medio de impugnación de las decisiones judiciales que, en lo que
interesa al presente estudio, procede contra las sentencias proferidas en primera instancia por los tribunales y jueces
administrativos.

3.4.1. Recurso de apelación

Para la defensa jurídica del Estado este recurso constituye la primera herramienta de litigio eficaz, por cuanto el
abogado defensor puede exigir la aplicación del precedente obligatorio existente en la materia, en aquellos casos en
que el juez haya omitido tenerlo en cuenta en la sentencia de primera instancia.

En el recurso se deberán exponer de manera clara y expresa las razones y fundamentos jurídicos por los cuales
se considera que el juez de primera instancia se apartó del precedente en perjuicio del Estado. Para este efecto, el
defensor debe verificar que (i) en la ratio decidendi de la sentencia anterior se encuentre una regla jurisprudencial
aplicable al caso a resolver; (ii) la ratio resuelva un problema jurídico semejante al propuesto en el caso objeto de
controversia; y (iii) los hechos del caso sean equiparables a los resueltos anteriormente en el precedente.

Para la interposición de este recurso el defensor debe tener en cuenta que, independientemente de que la sentencia
se profiera en la audiencia inicial, en los términos del inciso final del artículo 179 del CPACA, o por escrito, en los

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

23
términos del artículo 182, numerales 2.º y 3.º de ese mismo código, el recurso de apelación deberá interponerse
y sustentarse por escrito dentro del término de los diez días siguientes a su notificación (art. 247 del CPACA). Si el
recurso fue interpuesto con observancia de los requisitos legales y dentro del término legal, se concederá mediante
auto que ordenará remitir el expediente al superior.

Ahora, como recomendación procesal práctica, es importante mencionar que el abogado defensor de la entidad que
no haya apelado oportunamente podrá, de conformidad con lo previsto en el parágrafo del artículo 322 del CGP y
artículo 306 del CPACA, adherirse al recurso interpuesto oportunamente por otra de las partes, en lo que le fuere
desfavorable.

El escrito de la apelación adhesiva deberá presentarse ante el juez que profirió la providencia que se pretende
impugnar mientras el expediente se encuentre en su despacho, o ante el superior hasta el vencimiento del término de
ejecutoria del auto que admite apelación de la sentencia. La adhesión quedará sin efecto si se produce el desistimiento
del apelante.

La parte que apela de manera adhesiva está habilitada para cuestionar los aspectos que estime pertinentes, siempre
que le sean desfavorables, sin que para el efecto se halle sujeta a los puntos objeto del recurso de apelación formulado
por quien apeló oportunamente.

Un aspecto importante para tener en cuenta es que, de acuerdo con la jurisprudencia, la apelación adhesiva no
procede para la parte que le fue declarado desierto el recurso de apelación interpuesto por no haber asistido a la
audiencia de conciliación prevista en el inciso 4.º del artículo 192 del CPACA.

Los pasos para la interposición del recurso son los siguientes:

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

24
3.4.2. Recurso extraordinario de unificación
de jurisprudencia

El recurso extraordinario de unificación de jurisprudencia se encuentra previsto


en los artículos 256 y siguientes de la Ley 1437 de 2011- CPACA. Este recurso
consiste en que la parte interesada o afectada puede solicitar al Consejo de
Estado que estudie la sentencia proferida por un tribunal en única o primera
instancia, por ser opuesta a lo establecido en una sentencia de unificación de
dicha corporación.

No se trata de otra instancia. Por ello, en el trámite de dicho recurso no se entra


a debatir los presupuestos fácticos y jurídicos del caso ni las pretensiones de
las partes, sino que es un recurso extraordinario para unificar la jurisprudencia.

Según el artículo 256 del CPACA, este recurso tiene dentro de sus finalidades
“asegurar la unidad de la interpretación del derecho, su aplicación uniforme
y garantizar los derechos de las partes y de los terceros perjudicados con la
providencia recurrida y, cuando fuere del caso, reparar los agravios inferidos a tales
sujetos procesales”. Además, busca garantizar los derechos de las partes y de
los terceros que resulten perjudicados con la providencia recurrida debido a
haber ésta desconocido el precedente judicial contenido en una sentencia de
unificación del Consejo de Estado.

Sobre el alcance de este recurso extraordinario, la Sala Plena del Consejo de


Estado ha manifestado que la jurisprudencia unificada de esa corporación es
vinculante y obligatoria para resolver casos similares, por lo tanto, debe ser
aplicada y acatada por los Tribunales en casos análogos o similares, en virtud
de los principios de seguridad jurídica, igualdad y legalidad.19

Para este órgano de cierre, las sentencias de unificación, al permitir la aplicación


igualitaria y uniforme de las normas constitucionales y legales, deben ser tenidas
en cuenta por las autoridades judiciales al momento de fallar casos similares.
Su desconocimiento faculta al ciudadano a interponer el recurso extraordinario
de unificación de jurisprudencia para que el Consejo de Estado aplique el
precedente en aquellos casos similares que sean sometidos a su consideración.

Las características principales de este recurso se resumen se resumen en la


siguiente matriz.

19
Consejo de Estado, Sala Plena, Sentencia de 10 de diciembre de 2013, Rad. número: 2177(00-00502-2013-000-06-03-11001), M.P. William Zambrano Cetina.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

25
Ahora, los pasos para la interposición del recurso son los siguientes:

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

26
3.4.3. Acción de tutela contra providencia judicial

La acción de tutela contra decisiones judiciales permite revisar decisiones que desconocen el precedente de forma grave
y arbitraria, esto es, sin exponer la debida motivación que lo justifique. Esta acción resulta ser un mecanismo útil para
lograr la aplicación del precedente en aquellos casos en que el juez lo ha ignorado.

La acción de tutela contra providencias judiciales procede contra aquellos fallos de los jueces en los cuales se evidencia,
ya sea una violación de algún derecho fundamental, o se incurra en algún defecto de aquellos determinados por la
jurisprudencia de la Corte Constitucional como causales de procedibilidad de la tutela contra providencias judiciales.20

De acuerdo con lo expuesto, la acción de tutela contra providencias judiciales es un mecanismo idóneo que puede ser
empleado en la defensa jurídica del Estado, para lograr la aplicación del precedente judicial, cuando se evidencia que
este ha sido inobservado de manera clara y arbitraria por el juez que conoció del caso concreto, en aras de obtener una
decisión favorable a los intereses del Estado.

La acción de tutela formulada contra la sentencia del Consejo de Estado que declaró la responsabilidad de la Nación por
el acto terrorista de las Farc contra el Club El Nogal, es un ejemplo representativo del buen uso del precedente judicial. En
esa oportunidad, el Ministerio de Defensa y la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado alegaron que la decisión
materia de la controversia se apartaba del precedente establecido por esa misma corporación.

Gracias a esta acción, se logró que la Corte Constitucional revocara el fallo condenatorio en razón a que el Consejo
de Estado había desconocido el precedente judicial fijado sobre el régimen de responsabilidad aplicable a los daños
causados por actos terroristas.

De manera puntual, la Corte Constitucional consideró


que: (i) la Subsección accionada se apartó de la ratio
decidendi que el pleno de la Sección Tercera fijó en la
sentencia de unificación del 2017 para resolver un tema
que igualmente versaba sobre la imputación jurídica al
Estado de perjuicios ocurridos en el marco de un acto
terrorista; (ii) la Subsección demandada no cumplió con
la carga argumentativa requerida para apartarse del
precedente; y (iii) la providencia impugnada desconoció
la necesidad de que los fallos judiciales estén apoyados
en una interpretación consistente y coherente del
ordenamiento que promueva la seguridad jurídica y la
garantía del derecho a la igualdad.

20
De acuerdo con la jurisprudencia de la Corte Constitucional y del Consejo de Estado, la acción de tutela procede, de manera excepcional, contra decisiones judiciales,
siempre y cuando: (i) se quebranten los derechos fundamentales de alguna de las partes; (ii) se desconozcan los mandatos constitucionales; y (iii) se cumplan con los
requisitos generales y específicos contemplados por la jurisprudencia

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

27
3.4.3.1. Requisitos generales de procedencia

Dentro de los requisitos generales que se deben cumplir para la procedencia de


la acción de tutela contra providencias judiciales, se encuentran los siguientes:

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

28
3.4.3.2. Requisitos específicos de procedencia
Además de los requisitos generales, la jurisprudencia constitucional ha consagrado unos presupuestos específicos para
la procedencia de la acción de tutela. Frente al desconocimiento del precedente resultan relevantes los siguientes: La

Corte Constitucional estableció en su Sentencia SU-354 de 2017 que una providencia judicial adolece de un defecto
sustantivo cuando la autoridad jurisdiccional incurre en alguno de los siguientes vicios (i) aplica en el caso una disposición
que no está vigente; (ii) aplica un precepto que manifiestamente no es aplicable al caso; (iii) realiza una interpretación
claramente irrazonable o desproporcionada; o (v) se abstiene de aplicar la excepción de inconstitucionalidad ante una
evidente violación de la Constitución.

Por su parte, el desconocimiento del precedente judicial se presenta cuando la autoridad judicial al momento de resolver
un caso concreto ignora y, por consiguiente, no aplica las reglas jurídicas establecidas por los órganos limite o de cierre
(precedente vertical) o por un juez del mismo nivel (precedente horizontal), frente a situaciones con supuestos fácticos y
jurídicos similares.

También se configura un desconocimiento del precedente cuando, a pesar de ser el caso materia de decisión igual o
similar al resuelto con anterioridad, el juez se aparta deliberadamente del precedente judicial sin exponer las razones del
cambio de postura jurisprudencial.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

29
Para que el juez pueda apartarse válidamente de un precedente debe cumplir con la exigencia de identificar la
jurisprudencia aplicable al caso y realizar un ejercicio expreso de refutación que explique con suficiencia las razones por
las cuales se aparta del precedente. Significa esto que el juez debe definir con claridad las razones específicas que lo lleva
a desligarse del precedente, a saber: (i) la falta de identidad fáctica, (ii) el desacuerdo con las interpretaciones normativas
realizadas en el precedente; y (iii) la discrepancia con la regla de derecho que constituye la línea jurisprudencial.

En conclusión, es de suma importancia que los abogados defensores del Estado revisen con sumo cuidado que las
decisiones judiciales proferidas en un caso concreto no hayan desconocido los precedentes vigentes que favorecían la
posición jurídica de la entidad. En caso de evidenciar un desconocimiento del precedente, la entidad deberá presentar
dentro de la oportunidad legal una acción de tutela contra providencia en la cual se dé cumplimiento a los mencionados
requisitos de procedibilidad exigidos por la Corte Constitucional.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

30
MÓDULO 2

Aspectos probatorios

5.1. Introducción
El presente módulo está orientado a lograr que la defensa jurídica del
Estado sea más eficiente y responda a la necesidad del derecho moderno
de preservar el principio de igualdad, seguridad jurídica y confianza legitima
en la resolución de los casos, a través de la interpretación y aplicación del
precedente judicial. Igualmente, las actuaciones de los abogados defensores
deben obedecer a criterios de eficiencia que conduzcan al cumplimiento de
los principios constitucionales y legales, así como a la efectiva protección de
los intereses estatales.

La interpretación de las normas jurídicas es una herramienta indispensable


para jueces y abogados. No obstante, con la introducción en nuestro
ordenamiento jurídico de la figura del precedente judicial se ha vuelto
imprescindible para los operadores jurídicos, entre ellos, los abogados
defensores del Estado, contar con habilidades y competencias que les
permitan interpretar adecuadamente la jurisprudencia e identificar los
fundamentos de la decisión que resultan vinculantes frente a decisiones
que deban tomarse con posterioridad

El uso adecuado de la jurisprudencia por parte de los abogados defensores


del Estado contribuye a una efectiva defensa jurídica de los intereses
litigiosos de Nación. Las estrategias y argumentos de defensa que se
presenten dentro de un proceso judicial tendrán un mayor peso jurídico
cuando cuenten con el apoyo de un precedente judicial aplicable al caso.

La correcta interpretación y aplicación de las reglas jurisprudenciales


establecidas en una sentencia que constituye precedente contribuye a
realizar un mejor diseño de políticas públicas y, en muchos casos, a plantear
reformas normativas bajo los estándares impuestos por la jurisprudencia
vigente.

Este es el caso, por ejemplo, de las reglas fijadas por la Corte Constitucional
para superar la situación de hacinamiento en las cárceles del país y para
garantizar la vida digna de los reclusos. Esta problemática dio lugar a una

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

31
serie de acciones de política pública, así como a reformas normativas a la Ley 65 de 1993, por medio de la cual se
expidió el Código Penitenciario y Carcelario.

También, en el campo de los mecanismos de autocomposición, las reglas fijadas por la jurisprudencia constituyen un
parámetro de decisión que ayuda a las entidades públicas a valorar si solucionan aquellas controversias que tengan los
mismos supuestos facticos y jurídicos de los resueltos en un determinado precedente judicial de manera anticipada y
sin necesidad de acudir a un proceso judicial.

Esta premisa, en el ámbito del derecho administrativo, se fundamente en lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley 1437
de 2011, el cual dispone que las autoridades, tt Para ello, los Comités de Conciliación deberán analizar las pautas
jurisprudenciales consolidadas, de manera que se concilie en aquellos casos donde exista identidad de supuestos con
la jurisprudencia reiterada.

Además, el conocimiento que sobre los precedentes judiciales tengan los abogados defensores del Estado, permite
identificar las tendencias decisionales adversas al Estado. Esto con el fin de controvertirlas para buscar que los órganos
judiciales cambien su postura jurisprudencial. Un ejemplo de ello, son los logros alcanzados en materia de privación
injusta de la libertad. La Corte Constitucional mediante sentencia de unificación -con insistencia e intervención de la
ANDJE-, replanteó la posición del Consejo de Estado frente al régimen objetivo de responsabilidad en los casos de
absolución del sindicado por no haberse desvirtuado la presunción de inocencia. Consideró la Corte que esta posición
jurisprudencial desconoció el precedente constitucional de la Sentencia C-037 de 1996, el cual exige realizar un
análisis previo que determine si la restricción de la libertad fue inapropiada, irrazonable, desproporcionada o arbitraria
(régimen subjetivo).

5.2. Objetivos de aprendizaje

5.2.1. Objetivo general

Desarrollar habilidades y competencias que permitan a los apoderados de las


entidades públicas interpretar adecuadamente la jurisprudencia para efectos
de acometer una defensa eficaz de los intereses de la Nación.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

32
5.2.2. Objetivos específicos

Identificar debidamente los precedente judicial y en la elaboración


fundamentos de la decisión que de líneas jurisprudenciales con el fin de
constituyen ratio decidendi y que son optimizar sus estrategias de defensa
vinculantes frente a decisiones que y/o fomentar la solución amistosa de
deban tomarse con posterioridad en controversias.
casos similares.

Promover el uso de herramientas


Fortalecer las competencias de los tecnológicas en la construcción,
apoderados de las entidades públicas divulgación y consulta de líneas
en la identificación de tendencias jurisprudenciales elaboradas por la
decisionales relevantes para los ANDJE y las entidades públicas del
intereses jurídicos de la Nación. orden nacional.

Reforzar las destrezas de los Adquirir capacidades de lectura e

apoderados en la utilización del interpretación de sentencias.

5.3. Técnicas para la interpretación y aplicación del


precedente judicial: una herramienta de litigio

Las técnicas de interpretación de las decisiones judiciales a través de las cuales se puede determinar qué sentencias
pueden ser utilizadas como sustento de una decisión administrativa o para estructurar de manera adecuada una
estrategia de litigio, son las siguientes: (i) la formalista o literal; (ii) la realista o no formalista; (iii) y la analógica.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

33
5.3.1. Interpretación formalista o literal

De acuerdo con esta técnica, la actividad de interpretación del opera-


dor jurídico debe partir del sentido gramatical del texto de la sentencia
objeto de análisis, esto es, del sentido natural y obvio de las palabras
utilizadas en él.

Según este método, no es posible otorgar a la sentencia objeto de análisis un alcance, sentido o significado distinto
al consagrado de manera literal en su texto. Conforme con ello, al aplicar un precedente jurisprudencial, el juez debe
sustentar la decisión correspondiente únicamente en la argumentación explicita que se expone en la respectiva
providencia.

En el derecho moderno, este método ha sido complementado con otras técnicas de interpretación más comprensivas,
dada su insuficiencia para indagar sobre las razones implícitas de una decisión judicial y apreciar la realidad sociopolítica
existente al momento de resolver una determinada controversia.

No obstante, el método literal sigue siendo el punto de partida de cualquier labor de interpretación que se acometa,
por ejemplo, es posible utilizarlo para aplicar la figura de la extensión de jurisprudencia o para solicitar al juez que
decida un caso concreto según las reglas jurídicas contenidas de manera expresa y clara en un precedente.

De acuerdo con esta forma de interpretación, la distinción entre ratio y obiter queda incorporada en el mismo texto de
la sentencia que se analiza. Es decir, que constituyen ratio decidendi aquellas consideraciones que de manera explícita
quedaron plasmados en el texto de la decisión y que le permitieron al juez llegar a la resolución del caso. Por su parte,
serán obiter dicta aquellos argumentos incidentales o secundarios también expuestos de manera expresa, pero que no
se requieren para la conclusión alcanzada.21

La aplicación de este método tiene relevancia en la defensa jurídica del Estado en cuanto es un punto de partida
necesario en la tarea de identificar e interpretar los precedentes judiciales para un caso concreto. Asimismo, es posible
que los abogados defensores del Estado puedan de manera fácil y con una simple lectura del texto explícito de la
sentencia, identificar, prima facie, los argumentos que conforman la ratio decidendi y distinguirlos de aquellos que
constituyen un mero obiter dicta.

21
Blanco Zuñiga, Gilberto, De la Interpretación legal a la Interpretación Constitucional. Ibañez, 2017.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

34
Esta técnica aplica cuando el sentido textual de la sentencia permite llegar a un adecuado y suficiente entendimiento de
los argumentos y reglas jurídicas contenidos en ella. Esto, por cuanto la interpretación de los textos jurídicos, incluidos
los fallos judiciales, debe comenzar a partir de su sentido gramatical, pues se supone que el juez usa el lenguaje de la
manera que corresponde para expresar debidamente los fundamentos de sus decisiones.

Conforme con lo anterior, se tiene que este método de interpretación es el primer esfuerzo que realiza el intérprete
para hacer de la jurisprudencia una fuente real y efectiva de derecho. Es, por tanto, el método de interpretación básico
que se utiliza de forma más común. El operador jurídico que acude a este método puede limitarse a solicitar que, frente
a un caso igual, se aplique la regla jurisprudencial ya definida.

En el evento de que a través de este método no sea posible deducir las reglas jurídicas que constituyen el fundamento
de una decisión judicial deberá acudirse a otra forma de interpretación. Por ejemplo, mediante la aplicación de la
analogía o a través de una operación mental más compleja que le permita desentrañar las verdaderas razones de la
decisión, no quedándose en las textuales y aparentes.

En conclusión, para una adecuada aplicación de este método de interpretación


el operador jurídico debe tener en cuenta que el entendimiento del texto
jurisprudencial parte de: (i) su estructura sintáctica, esto es, atendiendo a la
combinación y el orden de los vocablos usados en las respectivas oraciones; y
(ii) de la comprensión semántica de los términos que componen el texto. Para
esto, se requiere interpretar las palabras a partir del sentido natural y obvio
de su uso social o siguiendo los significados técnicos que ellas tengan, si es
del caso.

Esta forma de interpretar los textos jurisprudenciales guarda consonancia con


lo establecido por los artículos 28 y 29 del Código Civil en relación con la ley,
de acuerdo con los cuales las palabras se entenderán en su sentido natural y
obvio, según su uso general, y las palabras técnicas de toda ciencia o arte se
tomarán en el sentido que les den los que profesan la misma ciencia o arte.

No obstante lo anterior, debe tenerse en cuenta que la aplicación de


este método no siempre resulta suficiente para realizar una adecuada
interpretación de la jurisprudencia, por cuanto el operador jurídico queda
limitado a las consideraciones que de manera explícita aparecen en la
sentencia, sin tener la posibilidad de otorgar un alcance y sentido más amplios
a ésta. Esta técnica tampoco permite desentrañar el verdadero significado que
el fallador quiso dar a su decisión ni el contexto en el cual se inscribe, pues
los argumentos utilizados solo serán aplicables frente a casos idénticos, pero
nunca extendidos a situaciones similares.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

35
5.2. Interpretación realista - no formalista

Cuando la interpretación que deba hacer el operador jurídico de la jurisprudencia exija la aplicación de criterios más
amplios, que exceden la mera interpretación formalista, resulta procedente acudir a otros métodos interpretativos que
aborden con mayor solvencia la complejidad de los textos jurisprudenciales. Uno de dichos métodos es el de interpretación
realista o no formalista.

Esta forma de interpretación no guarda fidelidad con lo explícitamente consignado en la sentencia, sino que busca
esclarecer el sentido o significado central que el juez le quiso dar a su decisión, mediante la extracción de aquellas
consideraciones subyacentes que no quedaron consignadas de manera expresa en el texto de la providencia.

Este método ha adquirido relevancia en la interpretación moderna de la jurisprudencia, debido a que, en algunas ocasiones,
las razones plasmadas en el texto de las decisiones no son debidamente desarrolladas, ya sea por indeterminación en su
formulación, o por falta de claridad o insuficiencia de los criterios expuestos.

También es posible acudir a esta forma de interpretación en momentos de cambio social en los cuales es necesario
mantener la línea jurisprudencial, pero reconstruyéndola o adaptándola a partir de argumentos más acordes con las
nuevas condiciones de una realidad social variante. Además, invita a una racionalización posterior de la sentencia, por

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

36
lo que es posible que el intérprete reconstruya nuevas razones o fundamentos, diferentes a los expresados por el juez
original, y que sean estos los que pasen a constituir el precedente. 2

Resulta necesario, entonces, que tanto el juez como el operador jurídico observen una postura activa con el fin de
encontrar las verdaderas razones, no las textuales o aparentes, que se tuvieron en cuenta para adoptar la decisión, o
adaptar el precedente a la nueva realidad existente.

Esta situación se ha presentado en la jurisprudencia constitucional. Un buen ejemplo de ello son las sentencias sobre
tutela contra providencias judiciales, en las cuales inicialmente la Corte Constitucional estableció para su procedencia
unas reglas y conceptos generales, como lo es “vía de hecho”. Posteriormente, el alto tribunal procedió a reconstruir y
fijar, en fallos posteriores, unas reglas más precisas (requisitos generales y específicos), a partir de la cuales se resulta
procedente acudir a la acción de tutela contra providencias judiciales22.

Como se observa, este avance jurisprudencial llevó a la Corte a una transformación del criterio que hasta el momento
se venía utilizando para resolver este tipo de asuntos. Bajo la teoría realista las justificaciones del juez son solo teorías
jurídicas que están en continua reelaboración, por lo que no se trata de la aceptación lineal del precedente, sino de la
necesidad de elaborar posturas jurídicas que encuadren dentro del supuesto fáctico.

Como recomendaciones prácticas para la aplicación adecuada, por parte de los operadores jurídicos, de este criterio de
interpretación, se sugieren las siguientes:

Primero, deben ser prudentes y cuidadosos en la aplicación de este método de interpretación para no caer en
interpretaciones subjetivas, que desnaturalicen el verdadero sentido y alcance del precedente.

Segundo, en consecuencia, no se debe tratar, a través de la aplicación de este método, de forzar la interpretación para
acomodar el precedente a las necesidades o intereses litigiosos que se defienden. Esto le resta seriedad y eficacia a la
argumentación elaborada con fundamento en un precedente construido de esta manera.

Tercero, es importante que se indague a fondo en el precedente para encontrar las verdaderas razones que llevaron al
juez a adoptar la decisión, y no quedarse en la superficie buscando sólo el sentido literal del texto jurisprudencial.

Cuarto, se debe identificar el contexto social existente al momento en que se emitió el precedente y compararlo con la
nueva situación existente en el momento en que se pretende aplicar, para adaptarlo, si es el caso.

En conclusión, en materia de defensa jurídica, los abogados defensores podrán utilizar esta técnica cuando con la lectura
textual de la sentencia no se aprecien las razones que llevaron al juez a tomar la decisión, o cuando se requieran adecuar
dichas razones a las nuevas realidades sociales existente. Esto les permitirá, hasta cierto punto, utilizar argumentos
adicionales, siempre y cuando no se desnaturalice el sentido del precedente.

22
López Medina, Diego. Interpretación Constitucional, Op. Cit.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

37
Este método permite defender los intereses litigiosos del Estado de una mejor manera. Los abogados defensores podrán
realizar un ejercicio de interpretación que no se quede solo en la superficie de la sentencia, sino que profundice respecto
de aquellos razonamientos que no quedaron expresamente plasmados en la sentencia, pero que a todas luces fueron
determinantes para adoptar la decisión.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

38
5.3. Interpretación analógica

Con la aplicación de este método, el intérprete puede establecer las semejanzas existentes entre las circunstancias
fácticas, conceptuales o jurídicas de un caso ya resuelto frente a otro nuevo que se pretende resolver. Esto permite que
las reglas jurídicas fijadas en el primer caso puedan ser aplicadas a un caso futuro, dadas sus relaciones de analogía.

La analogía puede ser utilizada en armonía tanto con el método de interpretación formalista, como con el método de
interpretación no formalista o realista. Ello dependiendo de si los argumentos de la sentencia objeto de interpretación
se encuentran explícitos en su texto o si, por el contrario, se requiere analizar aquellas razones implícitas que fueron
determinantes para adoptar la decisión.

Los abogados defensores del Estado puedan servirse de la técnica de la interpretación analógica para efectos de hacer
un uso adecuado de la figura del precedente judicial. Para la aplicación de método es necesario que exista identidad, o
por lo menos, semejanza, entre el caso ya fallado y el que se pretende resolver.

Un ejemplo de la utilización exitosa de la analogía se encuentra en la acción de tutela interpuesta en contra de la


sentencia de la Sección Tercera del Consejo de Estado en el caso del Club del Nogal. En la sentencia de tutela SU-
353/20, la Corte Constitucional acogió los argumentos planteados por las entidades accionantes y por la ANDJE en
su intervención, referidos al desconocimiento del precedente judicial aplicable a los casos en los cuales se debata la
responsabilidad del Estado por actos terroristas.

En esta ocasión, los abogados defensores lograron identificar a través de la aplicación del método analógico, que la
controversia decidida en el precedente era semejante a la del caso objeto de estudio y, por tanto, debía aplicársele la
misma regla jurídica.

En la sentencia de tutela, la Corte Constitucional consideró que el fallo proferido el 16 de agosto de 2018 por la Subsección
“B” de la Sección Tercera del Consejo de Estado en el caso del Club del Nogal había otorgado un tratamiento diferente
al régimen de responsabilidad del Estado por actos terroristas, frente al definido en la sentencia del 20 de julio de 2017
de la Sala Plena de la misma Sección.

Destacó la Corte que en el fallo de 2017 se había hecho un exhaustivo balance jurisprudencial sobre los casos en los
cuales se ha atribuido responsabilidad patrimonial al Estado por los daños causados con ocasión de actos terroristas, a
partir de los títulos de imputación de la falla del servicio, el riesgo excepcional y el daño especial. De esta forma, el análisis
de la responsabilidad del Estado no puede centrarse exclusivamente en la antijuricidad del daño, sino que requiere,
además, que se establezca la atribución jurídica de éste al Estado.

Por su parte, en el fallo objeto de reproche la Subsección accionada expresó que, con el fin de equilibrar la distribución de
las cargas públicas, era preciso apelar a los principios de equidad y solidaridad para atribuir al Estado la responsabilidad
patrimonial por los daños antijurídicos derivados del atentado.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

39
Sin embargo, para llegar a tal conclusión no hizo un análisis del precedente aplicable, ni determinó si la atribución de
responsabilidad al Estado era susceptible de materializarse en alguno de los títulos de imputación señalados por la Sala
Plena de la Sección Tercera en la sentencia del 2017.

Así las cosas, la Corte consideró que la sentencia impugnada en tutela aplicó una modalidad distinta de imputación
(principio de solidaridad), sin justificar las razones por las cuales este criterio debía prevalecer sobre la regla fijada por
la jurisprudencia de la Sala Plena de la Sección Tercera, que había descartado la posibilidad de que el juez analizara la
responsabilidad del Estado con base exclusivamente en el principio de solidaridad.

Como parámetro que debe tenerse en cuenta para la adecuada utilización de esta técnica interpretativa se encuentra
el relacionado con la necesidad de analizar e identificar las relaciones analógicas existentes, entre los hechos y
consideraciones jurídicas del caso resuelto en la sentencia anterior y las del nuevo caso.

Así, para poder extender la aplicación de las reglas jurídicas de una sentencia previa a otro caso es necesario que el
intérprete sea muy riguroso en el ejercicio comparativo que acometa, pues si falla en el proceso de identificación de las
similitudes existentes, seguro no tendrá éxito al momento de solicitar la aplicación del precedente.

Como se observa, la analogía permite:

(i) identificar los precedentes judiciales aplicables a un caso concreto;

(ii) estructurar de manera más sólida la estrategia de defensa judicial mediante el uso de las reglas
jurídicas fijadas en los precedentes;

(iii) sustentar los recursos que procedan en contra de las sentencias desfavorables que se emitan y en
las cuales se hayan ignorado los precedentes aplicables; y

(iv) promover una eventual acción de tutela contra providencia judicial por desconocimiento del
precedente. No aplicar este método de interpretación de la jurisprudencia, implica desaprovechar
todas estas herramientas o armas procesales útiles para defender los intereses litigiosos de las
entidades.

Este criterio interpretativo, además de servir de herramienta para establecer la analogía fáctica existente entre dos casos,
le permite también al operador jurídico identificar los elementos conceptuales o jurídicos utilizados en el precedente
judicial y determinar si resultan útiles para apoyar la estrategia de defensa o solicitarle al juez que los tenga en cuenta
como criterios orientadores al momento de adoptar la decisión.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

40
Así las cosas, esta técnica de interpretación es la ideal para efectos de identificar
las sentencias que pueden servirle al abogado defensor para ser alegadas como
precedentes aplicables a la controversia que se pretende resolver. Esto, si se
tiene en cuenta que el método de interpretación literal se queda corto en este
cometido ya que, por sí solo, no permite realizar las correlaciones analógicas
que para este efecto se requieren.

La interpretación analógica tiene tres dimensiones, a saber (i) la fáctica; (ii) la


conceptual; y (iii) la jurídica.

3.3.1. Analogía fáctica

El adecuado uso del precedente judicial como herramienta de litigio debe partir
de las semejanzas, cercanía y relevancia entre la sentencia o sentencias que se
pretenden usar como precedente judicial y los supuestos fácticos del nuevo
caso objeto de decisión.

La analogía fáctica puede presentar diferentes grados de intensidad, como se


explica a continuación:

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

41
3.3.1.1. Relación fáctica estrecha o cerrada

Esta relación hace referencia a que los hechos y patrones fácticos del precedente judicial sean iguales a los del caso
objeto de discusión. La interpretación, en este caso, “se fundamenta directamente en la analogía fáctica existente entre los
hechos del caso anterior y los hechos del presente caso”.23 El caso análogo ya fallado, es decir, el precedente, tiene una
fuerza gravitacional sobre el asunto que se va a decidir.

La relación fáctica estrecha entre la decisión anterior y el nuevo caso permitirá a su vez conectar las reglas o subreglas
de decisión que constituyen precedente y fueron utilizadas por el juez al momento de resolver la discusión.

3.3.1.2. Relación fáctica amplia o abierta

La interpretación fáctica amplia hace referencia a que los hechos del caso que se pretende resolver guarden una relación
de cercanía o similitud con los patrones fácticos del precedente. Si bien los hechos no son iguales, sirven de referencia
para la aplicación del precedente, debido a su semejanza.

23
López Medina, Diego, Interpretación Constitucional, Consejo Superior de la Judicatura “Escuela Judicial Rodrigo Lara Bonilla”. Segunda Edición. Bogotá, Legis, 2006.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

42
Para realizar un adecuado ejercicio de interpretación no solo es importante identificar las similitudes del caso, sino
también poder diferenciar los aspectos que no guarden relación con el patrón fáctico del caso resuelto a través de la
sentencia constitutiva de precedente.

Esto permitirá descartar los precedentes que no se acomoden a la situación fáctica del caso en estudio ya que, para su
aplicación, por lo menos, debe existir un cierto grado de similitud entre los hechos del caso resuelto y el caso al cual se
le pretende aplicar el precedente.

En conclusión, la relación fáctica cerrada se diferencia de la relación fáctica abierta, pues en la primera los supuestos
fácticos guardan una relación de identidad, es decir, son iguales a los del caso cuya aplicación analógica se pretende. En la
segunda, a pesar de que los patrones fácticos no son idénticos tienen similitudes o semejanzas que permiten la aplicación
de las reglas jurídicas fijadas en el precedente judicial.

3.3.2. Analogía conceptual o temática

A través de la analogía conceptual o temática se busca interpretar el precedente ya no desde criterios de analogía fáctica,
sino a partir de las conexiones temáticas o conceptuales que tenga con el nuevo caso. En este escenario no importa que
los hechos del precedente sean similares a los del otro caso, sino que los dos encajen en un mismo concepto jurídico
abstracto.

Los conceptos jurídicos definidos en el precedente carecen de fuerza vinculante, por lo que su uso sólo tiene un alcance
meramente indicativo u orientador de la decisión. Así, tal como lo ha considerado la academia, “las Cortes que utilizan
mayoritariamente citas conceptuales tienden a poseer una noción de jurisprudencia indicativa y no de precedente vinculante”. 24

Los abogados defensores del Estado pueden utilizar la analogía conceptual en aquellos casos novedosos, esto es, cuando

24
López Medina, Diego. Interpretación Constitucional, Op. Cit.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

43
no exista una sentencia anterior que pueda ser aplicada por analogía fáctica,
pues de existir una decisión de este tipo, lo procedente es acudir a la aplicación
de ésta como precedente.

Así, entonces, el operador jurídico para darle más solidez a su caso deberá
buscar otro precedente donde existe analogía fáctica o, en ausencia de este,
citar la sentencia que desarrolle conceptos jurídicos que sean aplicables a
su caso. Esto con el fin de proporcionar al juez criterios orientadores que le
permitan tomar la decisión.

3.3.3. Analogía jurídica

La interpretación de las sentencias también puede hacerse desde las consideraciones o argumentos jurídicos que plasma
el juez para resolver el caso concreto y que puedan ser extendidas a una situación futura. Las reglas o subreglas que los
jueces expresan para sustentar sus decisiones, es decir, la ratio decidendi, son vinculantes de manera que aplican a casos
análogos futuros.

Sin embargo, con frecuencia los jueces incluyen en sus providencias razonamientos o argumentos que no guardan una
relación de causalidad con la decisión adoptada en la parte resolutiva, sino que obedecen a consideraciones que hace
el fallador sin conexión directa con la decisión. Estos, tienen una naturaleza meramente indicativa o persuasiva y son los
llamados obiter dicta.

A veces, la distinción e identificación de la naturaleza de estos fundamentos jurídicos no es fácil para el intérprete. Por este
motivo, el operador jurídico debe entrenarse en esta labor y ser muy cuidadoso al momento de examinar la sentencia que
pretende usar como precedente judicial, para no dejarse distraer por aquellos argumentos incidentales o secundarios
plasmados en el texto.

En la sentencia cuyo aparte se transcribe a continuación, la Corte Constitucional pone de presente dicha dificultad y
advierte que la obligatoriedad de la ratio decidendi no implica la vinculación formal del juez ha determinado fragmento de
la sentencia descontextualizado de los hechos y de la decisión. Expuso la citada corporación lo siguiente:

“Para determinar qué parte de la motivación de las sentencias tiene fuerza normativa resulta útil la distinción
conceptual que ha hecho en diversas oportunidades esta Corporación entre los llamados obiter dicta o
afirmaciones dichas de paso, y la ratio decidendi o fundamentos jurídicos suficientes, que son inescindibles de
la decisión sobre un determinado punto de derecho. 25

25
Sobre los conceptos de ratio decidendi y obiter dicta ver las siguientes providencias de la Corte Constitucional: Sentencias SU168- de 1999, (M.P. Eduardo Cifuentes
Muñoz), SU047- de 1999 (M.P. Alejandro Martínez Caballero), SU640- de 1998 (M.P. Eduardo Cifuentes Muñoz), T961- de 2000 (M.P. Alfredo Beltrán Sierra), T937- de 1999
(M.P. Álvaro Tafur Galvis), Auto A016- de 2000 (M.P. Álvaro Tafur Galvis), T022- de 2001 (M.P.e Cristina Pardo Schlesinger), T1003- de 2000 (M.P. Álvaro Tafur Galvis).

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

44
Sólo estos últimos resultan obligatorios, mientras los obiter dicta,
o aquellas afirmaciones que no se relacionan de manera directa y
necesaria con la decisión, constituyen criterios auxiliares de la actividad
judicial en los términos del inciso 2º del artículo 230 de la Constitución.

Por supuesto, la definición general de dichos elementos no es unívoca,


y la distinción entre unos y otros en cada caso no resulta siempre
clara. Sin embargo, la identificación, interpretación y formulación de
los fundamentos jurídicos inescindibles de una decisión, son labores
de interpretación que corresponden a los jueces, y principalmente a las
altas Cortes”.26

3.3.3.1. Razón de la decisión - Ratio decidendi

Las razones de la decisión de una sentencia -ratio decidendi- está constituida por los argumentos que contienen una regla
o subregla jurídica y que sirven de fundamento para tomar la decisión del caso concreto. La ratio decidendi establece
la doctrina judicial vigente sobre cierta materia. Este tipo de consideraciones son vinculantes y, por ende, deberán ser
aplicadas por el juez en los nuevos casos similares.

La Corte Constitucional se ha pronunciado al respecto al considerar que la razón de la decisión enmarca “el principio, regla
o razón necesaria que constituye la base de la decisión judicial especifica. Es, si se quiere, el fundamento normativo directo de
la parte resolutiva”. Según la Sala, “el juez que decide el caso no puede caprichosamente atribuir el papel de ratio decidendi a
cualquier principio o regla, sino que únicamente tiene tal carácter aquellas consideraciones normativas que sean realmente la
razón para decidir el asunto”.27

Por su parte, el tratadista Carlos Bernal Pulido ha definido este concepto como “la concreción normativa del alcance de
las disposiciones jurídicas. Ella explicita qué es aquello que el derecho prohíbe, permite, ordena o habilita para cierto tipo
de casos”. 28

La existencia de las razones de la decisión en una sentencia resulta necesaria en la medida en que los casos no deben ser
decididos caprichosamente por el juez. Deben tener fundamento en reglas jurídicas que hayan sido aplicadas o puedan
llegar a serlo en el futuro.

26
Corte Constitucional, Sentencia C836- de 2001, M.P. Rodrigo Escobar Gil.
27
Corte Constitucional, sentencia SU047- de 1999, M.P Carlos Gaviria Díaz y Alejandro Martínez Caballero y Sentencia C131- de 1993. M.P. Alejandro Martínez Caballero.
28
Bernal Pulido, Carlos. El precedente en Colombia. Informe nacional preparado para el Congreso de la Academia Internacional de Derecho Comparado, en Utrecht
(Holanda), en julio de 2006.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

45
Una decisión carente de este elemento desconocería los principios de seguridad
jurídica, igualdad y de interdicción de la arbitrariedad en tanto las partes en
un proceso no tendrían conocimiento sobre los motivos en los cuales se
fundamentó el juez para tomar la decisión.

El aspecto relativo a la ratio decidendi de las decisiones judiciales es un elemento


esencial en la labor de la defensa jurídica que acometen los abogados del
Estado, por cuanto: (i) las reglas jurídicas que sustentan la decisión constituyen
precedente judicial y son vinculantes para decidir nuevos casos semejantes; (ii)
es una herramienta fundamental a la hora de estructurar los argumentos de
defensa, ya que el abogado defensor podrá encausar la decisión del juez hacia la
postura más favorable para los intereses de la entidad pública que representa;
y (iii) permite al abogado defensor imprimir una mayor solidez jurídica a la
argumentación que se propone plantear como fundamento de la defensa.

La adecuada identificación de una ratio decidendi ha permitido al Estado iniciar


acciones encaminadas a cumplir los precedentes judiciales.

Tal es el caso de la acción de tutela impetrada por el Ministerio de Defensa,


con insistencia de la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado, en la
cual se logró que la Corte Constitucional revocara la sentencia condenatoria en
contra del Estado, al considerar que el Consejo de Estado había desconocido
el precedente judicial fijado sobre el régimen de responsabilidad por daños
causados por actos violentos de terceros.

En esta ocasión, los abogados defensores identificaron de manera adecuada


cuál era el precedente y la ratio decidendi aplicable a este tipo de controversias.

De esta manera, los defensores del Estado pudieron plantear como argumento
central de la acción tutela el desconocimiento del precedente judicial fijado
por la Sala Plena del Consejo de Estado, el cual disponía que el Estado solo
puede ser declarado responsable, en estos casos, cuando (i) haya participado
indirectamente en la producción del daño; (ii) el daño era previsible y no se
tomaron medidas para evitarlo; y (iii) el ataque va dirigido ante un objetivo
claramente identificado como una estación de policía.

Otro caso semejante ocurrió cuando la Agencia Nacional de Defensa Jurídica


del Estado interpuso una tutela contra providencia judicial con el fin de que se
revocara una sentencia de la Sección Tercera del Consejo de Estado en la cual
se desconoció el precedente judicial sobre tasación de perjuicios inmateriales.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

46
En esta ocasión, la Sección Quinta de la
misma corporación acogió los argumentos
propuestos por la Agencia. En tal virtud,
amparó el derecho fundamental al debido
proceso, revocó la decisión y, en su lugar,
ordenó ajustar la sentencia impugnada en
tutela, de conformidad con los parámetros
establecidos en las sentencias de unificación
sobre la tasación de perjuicios inmateriales.

Ahora, ocurre con frecuencia que el


precedente no siempre favorece la posición
de la entidad estatal. En estos casos,
el conocimiento que se tenga sobre la
jurisprudencia vinculante resulta útil para
promover soluciones amistosas o para
elaborar estrategias de defensa jurídica que
conduzcan a un cambio en las posiciones
jurisprudenciales.

Un último ejemplo, son los logros alcanzados


en materia de privación injusta de la libertad.
Con insistencia e intervención de la ANDJE-,
la Corte Constitucional, mediante sentencia
de unificación, replanteó la posición del
Consejo de Estado al considerar que
aplicar únicamente un régimen objetivo
de responsabilidad desconoce precedente
constitucional de la Sentencia C-037 de
1996. Así, debe existir un análisis previo que
determine si la restricción de la libertad fue
inapropiada, irrazonable, desproporcionada
o arbitraria.

Es claro, entonces, que la identificación


técnica de las razones que sustentan el
precedente permite que la entidad diseñe y
ponga en marcha una estrategia de defensa
encaminada a mostrar las debilidades del
precedente y a procurar que haya un cambio
de jurisprudencia.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

47
3.3.3.1.1. La ratio decidendi en sentencias
proferidas por la jurisdicción contenciosa
administrativa

Con el fin de ilustrar con un ejemplo práctico cuáles de los argumentos


planteados en una sentencia constituyen su ratio decidendi, a continuación, se
presentan un caso referido a la responsabilidad extracontractual del Estado.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

48
3.3.3.1.2. Recomendaciones para la identificación
de la ratio decidendi

Con el fin de ilustrar con un ejemplo práctico cuáles de los argumentos planteados en una sentencia constituyen
su ratio decidendi, a continuación, se presentan un caso referido a la responsabilidad extracontractual del Estado.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

49
Es claro que los operadores jurídicos, entre ellos los abogados defensores del Estado, tienen el deber de interpretar,
a través de la aplicación del proceso lógico antes descrito, las sentencias existentes con el fin de extraer de ellas los
contenidos que tengan el carácter de vinculantes.

Cuando el precedente favorece la posición de la entidad pública a la que el abogado defensor representa, aquel debe
ser alegado en la contestación de la demanda, en los alegatos y en el recurso de apelación, si es el caso. Ahora, si se trata
de un precedente desfavorable para los intereses de la entidad, este debe ser tenido en cuenta para efecto de valorar la
conveniencia de celebrar un acuerdo conciliatorio.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

50
3.3.3.2. Obiter dicta (“Dicho sea de paso”)

Los obiter dicta de una sentencia son los argumentos o reflexiones incidentales que el juez plasma en su fallo. Si bien
sirven para enriquecer la motivación de la decisión, no inciden de manera directa en ésta, por lo que sus consideraciones
no son vinculantes para los jueces al momento de resolver otros casos similares.

Por lo general, enmarcan afirmaciones de carácter abstracto, casi siempre aclarativas, que cumplen una función accesoria
en la sentencia. 27

Se caracterizan por tener una fuerza persuasiva o servir de criterio auxiliar, según la jerarquía del órgano judicial que lo
emite, pero no integran el precedente obligatorio para decidir un nuevo caso.

Los argumentos secundarios si bien no se pueden usar como un precedente judicial frente a un nuevo caso, si pueden
ser utilizados por los abogados defensores como criterios orientadores para apoyar la estrategia de defensa planteada
por la entidad.

Por ejemplo, en algunos casos es importante contextualizar y enriquecer jurídicamente la argumentación, a partir de
las consideraciones que previamente hayan realizado los jueces alrededor de ciertos conceptos y/o principios jurídicos.

5. 3.3.3.2.1. La obiter dicta en las sentencias de lo contencioso


administrativo

Con el fin de ilustrar, con un


ejemplo práctico, cuáles de los
argumentos planteados en una
sentencia constituyen obiter dicta, a
continuación, se utilizarán el mismo
caso analizado en capítulo relativo
a la ratio decidendi, referente a la
responsabilidad extracontractual del
Estado.

27
Bernal Pulido, Carlos, El neoconstitucionalismo y la normatividad del derecho. Universidad Externado de Colombia. 2009.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

51
3.3.3.2.2. Recomendaciones para la identificación del obiter dicta

La forma adecuada y práctica para identificar los obiter dicta de las decisiones judiciales es la siguiente:

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

52
El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

53
Para finalizar, en relación con este método de interpretación jurisprudencial, se observa que el abogado defensor del
Estado debe, con aplicación de las reglas y recomendaciones antes descritas, identificar las consideraciones que sean
vinculantes frente a casos futuros por constituir la ratio decidendi de la decisión. Con este tipo de argumentos las
entidades públicas podrán estructurar de una manera más sólida su estrategia de defensa y tener obtener mayores
éxitos dentro de los procesos judiciales. De igual manera a través de esta técnica los apoderados podrán depurar
aquellas consideraciones que constituyen obiter dicta y que, por ende, tienen un carácter meramente persuasivo.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

54
MÓDULO 3
Tipos de sentencia dentro de una
línea jurisprudencial

1. Introducción
Este módulo describe y define las distintas clases de sentencias presentes en
una línea jurisprudencial. Su contenido tiene como propósito principal que
los abogados defensores del Estado desarrollen habilidades para identificar,
caracterizar y apreciar la relevancia de los diferentes tipos de fallos que se
utilizan en la elaboración de una línea jurisprudencial.

La actividad de análisis y caracterización de las sentencias presentes en las líneas


jurisprudenciales les permite a los abogados determinar con rigor cuáles son
las reglas y subreglas establecidas por las altas cortes en sus decisiones. Esta
información resulta de gran importancia ya que, a través de ella, las entidades
públicas podrán tomar decisiones o acometer una defensa más estratégica y
sólida para los intereses litigiosos de la Nación.

Dado que en cualquiera de los escenarios constitucionales y administrativos


el número de sentencias promulgadas sobre el patrón fáctico que se busca
resolver es, por lo general, alto, resulta necesario que el intérprete seleccione
las sentencias que tienen un peso estructural de la línea.

En este ejercicio no debe perderse de vista las siguientes consideraciones:

a) En la mayor parte de líneas, las sentencias importantes son apenas una


pequeña fracción del número total de fallos que potencialmente tocan el tema.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

55
b) Tanto en el litigio como en las investigaciones de carácter académico, el
analista debe identificar las sentencias más importantes de la línea para poder
construir la narrativa más poderosa y creíble que dé cuenta de la jurisprudencia
en su conjunto. 28

c) La “importancia” de la sentencia no debe confundirse con su conveniencia


para los fines concretos del operador jurídico. Una sentencia no deja de tener
un peso significativo en la línea por el solo hecho de que sea desfavorable en el
contexto del litigio.

d) Dado que los abogados -y, en especial, los abogados del Estado- tienen una
obligación de lealtad argumentativa con el juez y la contraparte, es importante
que las citas de las sentencias que se hagan dentro de los escritos de defensa
sean fidedignas y respondan a una posición jurisprudencial vigente. Esto se
logra a través de la adecuada elaboración de líneas jurisprudenciales.

2. Objetivos de aprendizaje

2.1. Objetivo general


Desarrollar habilidades y competencias que permitan a los apoderados de
las entidades públicas identificar los tipos de sentencia dentro de una línea
jurisprudencial, para efectos de acometer una defensa eficaz de los intereses
de la Nación.

28
López Medina, Diego. El Derecho de los Jueces, Ob. Cit. p. 167-161.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

56
2.2. Objetivos específicos

Desarrollar habilidades para Reforzar las destrezas de los


identificar, caracterizar y apreciar la apoderados en la elaboración de
relevancia de los diferentes tipos de líneas jurisprudenciales que permitan
fallos que se utilizan en la elaboración la adopción de una adecuada
de una línea jurisprudencial. estrategia de defensa y/o de una
solución amistosa de controversias.

Fortalecer las competencias de los Promover la elaboración y uso de


apoderados de las entidades públicas líneas jurisprudenciales al interior
en la identificación de tendencias de las entidades públicas con el fin
decisionales relevantes para los de optimizar la defensa judicial y la
intereses jurídicos de la Nación. protección de los intereses litigiosos
de la Nación.

3. TIPOS DE SENTENCIA DENTRO DE UNA


LÍNEA JURISPRUDENCIAL: La base para la
construcción de una línea jurisprudencial

A continuación, se presenta el concepto de sentencias hito. Luego se presenta una clasificación de las distintas clases
de decisiones que puedan dar lugar a la construcción de una línea jurisprudencial. López Medina, Diego. El Derecho
de los Jueces, Ob. Cit. p. 161-167.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

57
3.1. Sentencias hito

La sentencia hito es la dominante o principal dentro de una línea jurisprudencial. Este tipo de decisión anuncia la
respuesta correcta y vigente para un problema jurídico determinado. Comprende los casos que han tenido consecuencias
conceptuales profundas y duraderas en la configuración de una línea jurisprudencial. Una línea jurisprudencial puede
tener varias sentencias hito, esto es, que su estructura y orientación está definida por un número plural de decisiones.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

58
Como se observa en el ejemplo, este fallo exhibe algunos de los rasgos distintivos de las sentencias hito por las siguientes
razones:

Primero, compila las distintas posturas interpretativas desarrolladas por la jurisprudencia del Consejo de Estado sobre
la privación injusta de la libertad.

Segundo, precisa un conjunto de subreglas de derecho para determinar la responsabilidad del Estado por privación
injusta de la libertad, entre ellas:

a. No siempre que alguien sea privado de su libertad y se beneficie con la preclusión de la investigación o con
la declaratoria de su inocencia tiene derecho a ser indemnizado de manera automática.

b. La declaratoria de responsabilidad del Estado no se encuentra circunscrita a la absolución o no del


imputado, sino en el cumplimiento de los requisitos y formalidades legales previamente definidos por la Ley
para la procedencia de la medida de aseguramiento. De esta manera, para que se dé la privación injusta de
la libertad tendrá que efectuarse un juicio de ilegalidad o ilicitud en la imposición y decreto de la medida de
aseguramiento.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

59
c. El establecimiento de los títulos de imputación no obedece a un mandato constitucional o legal concreto. Es
el juez administrativo el que definirá el título de imputación aplicable de acuerdo con las particularidades de
cada caso en particular, entre ellos, el de falla en el servicio (régimen subjetivo).

Teniendo en cuenta esta nueva orientación jurisprudencial, la Sección Tercera del Consejo de Estado ha ajustado sus
decisiones y para el efecto ha procedido a realizar un análisis subjetivo de la responsabilidad estatal en materia de
privación injusta de la libertad.

Ahora, en materia constitucional, vale la pena presentar un ejemplo de sentencia hito. Para ello se analizará la línea
jurisprudencial sobre la libertad de conciencia en Colombia. Las principales sentencias que conforman esta tendencia
decisional son las siguientes: Sentencias T-026/05 (en confirmación de la sentencia T-982/01), T-588/98, C-511/94,
C-088/94, T-539A/93 y T-409/92.

La sentencia T-026 de 2005 estudia la libertad de conciencia que tienen los miembros de ciertas comunidades religiosas
para la realización de actividades distintas al culto religioso durante determinados días de la semana. Para este efecto la
mencionada decisión compila las distintas reglas jurídicas que se deben aplicar frente al ejercicio de este derecho.

Las Sentencias C-088/94, T-588/98 y T-539A/93 examinan los derechos y prerrogativas que tienen algunos grupos
religiosos, particularmente en contextos educativos.

Por su parte, el fallo T-409/92 tiene gran importancia ya que ha sido utilizado
en reiteradas ocasiones como criterio orientador para la adopción de futuras
decisiones. Esta sentencia realiza un análisis jurídico novedoso, pues no se
apoya decisiones jurisprudenciales previas, sino que utiliza mayoritariamente
textos constitucionales y legales y doctrina extranjera.

Como se observa, estas sentencias son las que fijan las reglas jurídicas sobre
cómo se entiende y debe aplicarse la libertad de conciencia en Colombia.
Para el efecto dichas decisiones construyen, en conjunto, tres “escenarios
constitucionales” distintos que permiten a los jueces resolver casos futuros
similares, mediante la utilización del criterio de interpretación jurisprudencial
analógico.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

60
La utilidad de las reglas jurídicas fijadas por las sentencias en cuestión radica en que frente a diferentes situaciones se
van formando “escenarios constitucionales” en los cuales se precisa el alcance y sentido del derecho objeto de análisis. 29

Ahora, es importante señalar que los análisis y desarrollos jurídicos de las sentencias hito constituyen información valiosa,
no solo para estructurar una defensa judicial sólida a partir de la jurisprudencia vigente, sino para la formulación de
políticas públicas.

Por ejemplo, en materia de erradicación de cultivos de uso ilícito a través de aspersión con glifosato, la Corte Constitucional,
a través de la Sentencia T-236 de 2017, fijó unos parámetros y requisitos para que la autoridad competente pueda
realizar este tipo de actividad sin poner en riesgo la salud de la población y el medio ambiente. Las reglas fijadas por la
Corte han permitido al Ejecutivo diseñar estrategias y adoptar decisiones para que de manera rigurosa se implementen
las medidas de protección necesarias para garantizar los derechos fundamentales de la población.

Además, este tipo de sentencias contribuyen a identificar situaciones donde las autoridades pueden estar incumpliendo
un deber legal o cumpliéndolo de forma inadecuada. En este caso, las reglas jurídicas fijadas en las sentencias hito
sirven como insumo para formular e implementar planes y programas de fortalecimiento institucional que aseguren el
cumplimiento de sus funciones y obligaciones legales.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

61
3.2. Clasificación de las sentencias hito

Una línea jurisprudencial está compuesta por una o varias sentencias hito y no una sola como suele pensarse. 30
A su
vez, este tipo de decisiones se clasifican en: (i) sentencias fundadoras 31
; (ii) sentencias consolidadoras, (iii) sentencias
modificadoras; (iv) sentencia reconceptualizadora; y (v) sentencias confirmadoras de línea.

3.2.1. Sentencias fundadoras de línea


Se refiere a los primeros fallos proferidos dentro de una línea jurisprudencial, ya sea en materia constitucional o
administrativa. A través de estas sentencias las altas cortes realizaron recuentos históricos e interpretaciones amplias
del alcance y aplicación de los derechos frente a problemas jurídicos planteados. Además, son pronunciamientos que
abordan problemáticas novedosas no analizadas previamente por la jurisprudencia.

En materia constitucional, estas sentencias fueron las expedidas durante el periodo inicial de actividad de esa corporación,
es decir, entre el año 1991 y 1993.

Por ejemplo, en relación con los derechos del habeas data, protección de datos y de información, la Sentencia T-414 de
1992 tiene el carácter de fundadora, toda vez que fue el primer fallo que (i) estudió y precisó los elementos esenciales de
la teoría del dato y del derecho al olvido, (ii) estableció que en caso de conflicto insuperable entre el derecho a la intimidad
y el derecho a la información, debe prevalecer el derecho a la intimidad; y (iii) dictaminó que el habeas data constituye
un instrumento para garantizar los derechos a la intimidad, al buen nombre y a la honra.

Para el caso de las demás jurisdicciones, en especial la contenciosa administrativa, las sentencias fundadoras de línea
jurisprudencial aluden, por ejemplo, a pronunciamientos donde se hacen detallados recuentos históricos sobre la
solución de un asunto y se precisan conceptos, principios y reglas relacionados con el tema objeto de estudio.

Una sentencia puede calificase como sentencia fundadora de línea jurisprudencial cuando analiza un tema que no había
sido considerado anteriormente por los órganos limite y, por tanto, realiza desarrollos conceptuales amplios y novedosos
para resolver la controversia planteada.

30
López M. Diego E., Análisis dinámico de la línea jurisprudencial respecto de la sustitución de la constitución Revista Principia Iuris, ISSN Impreso 2067-0124 / ISSN En línea
2007-2463 Julio-diciembre 2016, Vol. 13, No. 26, p. 219.
31
No obstante, es poco frecuente en la jurisprudencia colombiana que una sentencia fundadora de línea sea una sentencia dominante, ya que por lo general plasma un
desarrollo conceptual del derecho constitucional.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

62
Por ejemplo, en materia de
responsabilidad extracontractual del
Estado por desplazamiento forzado
de personas en Colombia, existe una
línea jurisprudencial de las decisiones
que ha proferido el Consejo de Estado
sobre este tema. 32

Sobre el particular, la primera


sentencia que profirió este alto
tribunal fue la radicada con el número
9001-2002(AG), en la cual se confirmó
la decisión emitida por el Tribunal
Administrativo de Bolívar que había
denegado la pretensión resarcitoria
del grupo demandante. En esta
sentencia, el Consejo de Estado fija
por primera vez las reglas que deben
observarse para analizar y atribuir la
responsabilidad del Estado en este
tipo de casos.

32
Yáñez M. Diego A., Responsabilidad extracontractual del Estado por desplazamiento forzado de personas. (Construcción línea jurisprudencial en las decisiones del Consejo
de Estado). Civilizar 46-13 :)24( 13, enero-junio de 2013. Disponible en: https://core.ac.uk/download/pdf/235120564.pdf tt

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

63
3.2.2. Sentencias consolidadoras de línea

Este tipo de sentencias son aquellas en las que las altas cortes buscan definir con autoridad una subregla de derecho y
en la que usualmente se realiza un balance o análisis jurídico más complejo que el que en un comienzo fue planteado
por las sentencias fundadoras de línea.

Los principales rasgos de estas sentencias son:

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

64
3.2.3. Sentencia modificadora de línea (cambio de
jurisprudencia)

Estas sentencias, al igual que las consolidadoras, tratan de construir balances o análisis jurídicos concretos y estables entre
intereses contrapuestos. No obstante, introduce cambios importantes en las definiciones hechas por los precedentes
emitidos hasta el momento. Esto da lugar a que surjan aquellas sentencias hito que realizan cambios fuertes de las reglas
jurisprudenciales dentro de una línea.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

65
3.2.4. Sentencias reconceptualizadora de línea

En este tipo de sentencias las altas cortes mantienen el sentido general adoptado por la línea a lo largo del tiempo y lo
reafirman, pero revisan alguno o algunos de sus aspectos y le introducen una nueva teoría o interpretación que la ex-
plica mejor. Se trata de un ejercicio de reconstrucción conceptual en ejercicio del poder que tiene el juez de “redefinir”
la ratio decidendi de fallos anteriores.

La procedencia de la acción de tutela contra providencias judiciales ejemplifica esta situación:

3.2.5. Sentencias confirmadoras de principio o de


reiteración

Estas sentencias son aquellas que se ven a sí mismas como una simple reproducción y aplicación de una regla jurídica
(ratio decidendi) previamente definida en una sentencia anterior.

Con este tipo de sentencias los jueces reconocen su deber de obediencia al precedente. La cantidad de este tipo de
sentencias es la más grande en la jurisprudencia constitucional y contenciosa administrativa, mientras que las senten-

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

66
cias fundadoras o modificadoras de línea constituyen una proporción relativamente pequeña del total de sentencias
proferidas por las altas cortes.

Un ejemplo de este tipo de sentencias son las decisiones que se han proferido mediante tutela en torno a la protección
del derecho al libre desarrollo de la personalidad:

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

67
MÓDULO 4
Pasos para la elaboración de una
línea jurisprudencial

1. Introducción
La construcción de una línea jurisprudencial busca identificar las diferentes
decisiones tomadas por los jueces a lo largo del tiempo y las tendencias
jurisprudenciales de un órgano judicial, en especial las altas cortes, frente
a determinados supuestos fácticos y jurídicos que pueden ser aplicados a
situaciones futuras.

A través de este módulo, la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado


quiere fortalecer la capacidad de los abogados defensores de las entidades
públicas en la utilización de técnicas de investigación que permitan (i) la
identificación y análisis de providencias judiciales con un sentido de ordenación
o agrupación cronológica, y (ii) elaborar de manera practica y sencilla líneas de
jurisprudencia sobre temas de relevancia para la defensa jurídica del Estado.

En consecuencia, las líneas jurisprudenciales pueden ser una valiosa herramienta


para el litigio y de apoyo en el diseño de una estrategia de defensa jurídica, por
cuanto los apoderados podrán construir argumentos de defensa con sustento
en la jurisprudencia vigente. Asimismo, plantar posiciones jurídicas efectivas,
eficaces y vinculantes frente a los jueces, con miras a obtener decisiones
favorables para los intereses litigiosos de la Nación.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

68
2. Objetivos de aprendizaje

2.1. Objetivo general


Desarrollar habilidades y competencias que permitan a los apoderados de las entidades identificar de manera cronológica
y estratégica la jurisprudencia vigente proferida por un órgano de cierre, a efectos de acometer una defensa eficaz de los
intereses de la Nación y fomentar la solución amistosa de controversias.

2.2. Objetivos específicos

Fortalecer las competencias de los Promover la elaboración y uso de líneas


apoderados de las entidades públicas en jurisprudenciales al interior de las entidades
la identificación de tendencias decisionales públicas, con el fin de optimizar la defensa
relevantes para los intereses jurídicos de judicial y la protección de los intereses
la Nación. litigiosos de la Nación.

Reforzar las destrezas de los apoderados en Adquirir capacidades de lectura e


la elaboración de líneas jurisprudenciales interpretación de la jurisprudencia para
que permitan la adopción de una adecuada identificar adecuadamente los precedentes
estrategia de defensa y/o de una solución judiciales.
amistosa.

Promover el uso de herramientas tecnológicas


en la construcción, divulgación y consulta
de líneas jurisprudenciales elaboradas por
la ANDJE y las entidades públicas del orden
nacional.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

69
3. Pasos para la correcta elaboración de una línea
jurisprudencial

3.1. PASO 1: Identificar las causas litigiosas y ejes


temáticos

Los abogados defensores del Estado deben identificar en el Sistema Único de Gestión e Información Litigiosa –eKOGUI,
los procesos activos a su cargo y las principales causas o asuntos que originan los litigios de la entidad.

Seleccionar una causa litigiosa eKOGUI permitirá a la entidad elaborar una línea jurisprudencial respecto de un eje
temático particular y definido. La elección del tema debe estar orientada a generar un impacto en los procesos judiciales
o en la estructuración de las estrategias de defensa de la entidad.

El Sistema Único de Gestión e Información Litigiosa del Estado –eKOGUI cuenta con dos instrumentos para la identificación
de causas litigiosas:

(i) El glosario de causas: Herramienta que permite la consulta en tiempo real de las causas litigiosas
activas y su definición. Es una guía que facilita la identificación de las situaciones que dan origen a
litigios en contra del Estado.

(ii) Instructivo del glosario de causas: Orienta al abogado en el uso del glosario y en la selección de
una causa relacionada con un proceso judicial.

A partir de esta identificación de causas litigiosas, el abogado defensor deberá definir los ejes temáticos para la elaboración
de una línea jurisprudencial. Cabe resaltar que, entre el año 2016 al 2020, la ANDJE definió 29 ejes temáticos, a partir de
los cuales se elaboraron líneas jurisprudenciales en relación con 173 problemas jurídicos.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

70
3.1.1. Análisis de causas litigiosas de las entidades públicas
para definir los temas que conformarán la línea
jurisprudencial

Teniendo en cuenta las causas litigiosas identificadas en el eKOGUI, los apoderados podrán seleccionar una de ellas
para definir el tema de la línea jurisprudencial. Para este análisis, los abogados de las entidades deben organizar la
información en una matriz que contenga la siguiente información:

a) La causa general seleccionada;

b) El número de procesos que tiene la entidad;

c) El valor de las pretensiones;

d) Priorización de las causas de acuerdo al nivel de importancia para la defensa jurídica;

e) Identificación del asunto específico por desarrollar en la línea.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

71
3.1. PASO 2: Definir el problema jurídico

Ligado a la causa general de litigio y al asunto específico seleccionado por el abogado, se deberá definir el problema jurídico
que se pretende resolver frente a la situación de litigiosidad que afronta la entidad. Este problema debe relacionarse de
manera directa con los procesos judiciales promovidos en contra de la entidad o con las estrategias de defensa que se
pretendan adoptar.

La definición de un problema jurídico permitirá al abogado delimitar la línea jurisprudencial, identificar el precedente
vinculante y extraer las consideraciones que constituyen ratio decidendi de una decisión judicial.

Para la formulación adecuada del problema jurídico es recomendable tener en cuenta: (i) los elementos normativos; (ii)
los patrones fácticos o hechos relevantes del caso; y (iii) los supuestos jurídicos que enmarcan la controversia. Esto con
el fin de indagar sobre la manera en que la jurisprudencia ha resuelto este tipo de situaciones.

El problema jurídico que se pretende resolver, a través de la línea jurisprudencial, se plantea en forma de pregunta, la
cual deberá considerar para su solución dos extremos de decisión, esto es, SI o NO. Ello conlleva a simplificar el problema
jurídico propuesto.

Los pronunciamientos judiciales que conformaran la línea jurisprudencial y que dan respuesta el problema jurídico serán
organizados dependiendo de la manera afirmativa o negativa como hayan resuelto el asunto.

Se deben distinguir los problemas jurídicos esenciales de los secundarios, con el fin de evitar analizar conceptos abstractos
o que no resulten relevantes o útiles para la estrategia de defensa judicial.

El problema jurídico deberá quedar plasmado en la siguiente matriz, bajo los mismos parámetros señalados en el paso
anterior.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

72
3.2.1. Contextualización del problema jurídico

Para contextualizar la controversia y avanzar en la comprensión de esta, el abogado defensor deberá analizar los
supuestos fácticos y jurídicos que caracterizan el problema. Para ello, es importante verificar las fuentes normativas,
jurisprudenciales y doctrinales que orientan la materia.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

73
3.3. PASO 3: Recopilar, identificar y revisar la
jurisprudencia

Para la recopilación de la jurisprudencia los abogados deberán acudir a los motores de búsqueda de las relatorías de
las altas cortes. En ellas podrán ubicar el tema o la causa seleccionada y descargar los extractos de providencia que los
contenga.

Es importante que la labor de identificación de la jurisprudencia objeto de línea jurisprudencial tenga en cuenta, entre
otros aspectos, el problema jurídico planteado, el tipo de providencia, la jurisdicción a la que pertenece la sentencia, el
medio de control y el sentido de la decisión.

Los extractos de las providencias que arrojan los motores de búsqueda de las relatorías de las altas cortes permiten
encontrar las decisiones que, por su identidad de supuestos facticos y jurídicos, resultan ser las más relevantes para
responder al problema jurídico planteado. No obstante, el abogado defensor debe hacer una revisión integral de las
sentencias elegidas dado que el resumen elaborado por las relatorías no siempre captura el verdadero alcance de los
problemas jurídicos o identifica plenamente la ratio decidendi de las decisiones.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

74
3.4. PASO 4: Identificar las sentencias hito de la
línea jurisprudencial

En este paso, el abogado defensor procederá a depurar y seleccionar las sentencias que serán utilizadas en la elaboración
de la línea jurisprudencial. Para este ejercicio es importante identificar la sentencia hito más reciente (arquimédica ) que
resuelve el problema jurídico planteado. A través de esta decisión y a partir de las citas que esta haga de las sentencias
previas, será posible ubicar las demás providencias que integran la tendencia decisional.

Este proceso ha sido denominado por la academia como “ingeniería reversa”.

Para una mayor ilustración del tema, se presenta el siguiente ejemplo:

v
En alusión a Arquímedes, físico y matemático griego quien planteó el aforismo “Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo».

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

75
Gráficamente se observan varios niveles en la identificación de las sentencias, que conforman el nicho citacional:

En el primer nivel se identifican las sentencias que tienen un grado mayor de cercanía con las situaciones
fácticas y jurídicas del caso objeto de análisis.

En el segundo nivel se ubican aquellas decisiones citadas por las sentencias del primer nivel. Estas
providencias también deben tener coincidencia con el problema jurídico analizado, descartando aquellas
genéricas o retóricas.

Mediante este ejercicio se determinan cuáles son las sentencias que se citan de manera reiterada o cuales
aparecen de manera esporádica en la línea jurisprudencial. Las decisiones que más se reiteran conformaran
la línea jurisprudencial. En nuestro ejemplo dichas sentencias son:

C-397/10, C-141/10, C-551/03, C-1200/03, C-572/04, C-970/04, C-971/04, y C-1040/05.

3.5. PASO 5: Identificar las reglas y tendencias


decisionales

Las sentencias hito que conforman la línea jurisprudencial se agrupan en los dos extremos de decisión que, a su vez,
corresponden a la respuesta del problema jurídico planteado. Para este paso se debe identificar una Regla del SI y
una Regla del NO y los argumentos jurídicos - subreglas- que soportan la decisión en cada uno de los dos extremos
respectivos.

De esta manera, el abogado defensor podrá conocer cuál ha sido la trayectoria y el comportamiento que ha tenido la
jurisprudencia sobre la materia.

La tendencia decisional deberá plasmarse en la siguiente matriz:

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

76
Un ejemplo de sábana para el registro
de la información es el siguiente:

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

77
3.6. PASO 6: Lectura analítica de las providencias
seleccionadas
Identificadas las sentencias que son citadas de manera frecuente en el diagrama del nicho citacional, se puede concluir
que estas son las que mayor peso estructural pueden tener sobre la línea de jurisprudencia. En consecuencia, el paso
que sigue será efectuar una lectura analítica de las providencias, teniendo en cuenta la similitud de los hechos y las
consideraciones que componen la razón de la decisión -ratio decidendi-.

Para este ejercicio, recuerde tener en cuenta las recomendaciones dadas en el Módulo 2 sobre las distintas técnicas de
interpretar la jurisprudencia.

En análisis de las sentencias que conforman la línea jurisprudencial permite resolver el problema jurídico planteado e
identificar las reglas que contienen la decisión. Su inclusión debe estar soportada por la importancia del fallo o el aporte
a la línea.

Cada uno de los análisis de providencia que conforman la línea jurisprudencial debe ser incorporada en la siguiente ficha:

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

78
El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

79
3.7. PASO 7: Incluir la línea jurisprudencial en el
Sistema Único de Gestión e Información Litigiosa
del Estado - eKOGUI

La incorporación, gestión y posterior publicación de la línea de jurisprudencia en el Sistema Único de Gestión e Información
Litigiosa del Estado –eKOGUI corresponde al administrador de la Agencia y/o al coordinador habilitado en el sistema.
Para ello, se deberán aportar los siguientes insumos:

Una vez incorporada la línea jurisprudencial en el Módulo de eKOGUI, esta podrá ser consultada por todos los usuarios
del Sistema, a través del siguiente enlace:

https://services.ekogui.gov.co/ekogui/#/consultarLineasJurisprudencialesDisponibles

Video: https://www.youtube.com/watch?v=xF23S8mBxAY

3.8. Diagrama del paso a paso

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

80
3.5. Conclusiones

El precedente es una herramienta de litigio en la defensa jurídica que


tiene un gran peso en la resolución de los procesos judiciales. Permite,
como se demostró a lo largo de este módulo, obtener buenos resultados
en casos de alto impacto, modificar tendencias jurisprudenciales,
revocar decisiones y, por supuesto, fortalecer los argumentos y las
estrategias de defensa jurídica del Estado.

Un conocimiento sólido y profundo del alcance y finalidad del precedente


judicial permite a los abogados defensores del Estado identificar (i) los
argumentos que guardan relación con la decisión y que son vinculantes
para un caso futuro; y (ii) las tendencias decisionales adversas al Estado
con el fin promover acuerdos conciliatorios y estructurar argumentos
de defensa que permitan controvertir o cambiar las posturas
jurisprudenciales.

El adecuado uso del precedente judicial contribuye a realizar un mejor


diseño de políticas públicas y, en muchos casos, a plantear reformas
normativas bajo los estándares impuestos por la jurisprudencia vigente.

Las decisiones judiciales que han sido adoptadas en favor del Estado y
que tienen fuerza vinculante frente a casos futuros análogos, por lo que
son de obligatorio cumplimiento al momento de tomar una decisión
judicial o administrativa. Es por ello por lo que los abogados defensores
deben conocer y analizar dichas providencias con el fin de sustraer o
identificar los argumentos que pueden ser utilizados en la defensa de
los intereses litigiosos de las entidades públicas.

Es importante que los abogados defensores conozcan y analicen las


decisiones que han sido adoptadas a favor del Estado para sustraer o
identificar los argumentos que pueden ser utilizados en la defensa de
los intereses litigiosos de las entidades públicas. Esto, por cuanto dichas
decisiones pueden constituir precedente judicial con fuerza vinculante
frente a casos futuros análogos.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

81
¡Las decisiones judiciales consistentemente contrarias a los
intereses del Estado pueden ser útiles en la defensa jurídica del
Estado en la medida que permiten a las entidades y sus abogados
defensores (i) identificar las falencias administrativas y procesales
en que se está incurriendo, con el fin de adoptar las medidas
correctivas necesarias para superar o mitigar la situación; y (ii)
controvertir con conocimiento de causa las tesis expuestas
por los jueces en sus sentencias de manera que, mediante la
exposición de argumentos sólidos y específicos, se logre cambiar
la postura jurisprudencial correspondiente.

¡El precedente judicial constituye un parámetro de decisión


administrativa, en tanto las entidades públicas podrán valorar si
solucionan de manera anticipada y sin necesidad de acudir a un
proceso judicial, aquellas controversias que tengan los mismos
supuestos facticos y jurídicos de los resueltos en el precedente.
Igualmente, es importante que las entidades públicas sean
rigurosas en la aplicación de los precedentes judiciales al resolver
las solicitudes de extensión de los efectos de las sentencias de
unificación del Consejo de Estado (artículo 102 del CPACA).

En casos de indeterminación del precedente, los abogados


defensores deben explotar esa situación para efectos de
desarrollar argumentos que demuestren que no existe un
precedente consolidado y que la postura que favorece los
intereses del Estado es la más ajustada al ordenamiento jurídico.

Ante el desconocimiento de un precedente judicial que favorece


los intereses del Estado, los abogados defensores deben acudir
a las acciones o recursos judiciales previstos en el ordenamiento
jurídico para remediar dicha situación. Tal es el caso de la acción
de tutela contra providencias judiciales que ha demostrado ser
altamente efectiva cuando el yerro del funcionario judicial es
evidente.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

82
Existen varias formas de interpretación de la jurisprudencia. Unas más
eficaces que otras de acuerdo con sus respectivas características y
particularidades. Para acometer una adecuada defensa de los intereses
jurídicos de la Nación, la combinación de cada una de estas técnicas
puede contribuir a una efectiva defensa de los intereses jurídicos.

La interpretación textualista permite una primera aproximación al


sentido y alcance del texto, razón por la cual es una actividad necesaria
en todo ejercicio de interpretación.

La interpretación analógica es un método a través del cual es posible


extender a situaciones similares las reglas jurídicas expuestas en una
sentencia o precedente judicial fijado respecto de un mismo supuesto
factico y jurídico.

A través de la aplicación de esta técnica, los abogados defensores de


las entidades públicas podrán identificar de manera comparativa los
fundamentos fácticos y jurídicos de una sentencia existente frente a
un caso nuevo, para así invocar el precedente que más favorezca la
posición de la entidad que representan.

Cuando los métodos literal y analógico no sean suficientes para


interpretar una decisión judicial, el operador jurídico podrá acudir a
una tercera técnica, en virtud de la cual podrá indagar el verdadero
sentido de la decisión y reformular los argumentos expuestos en el
precedente para adaptarlos a las nuevas condiciones de una realdad
social variante.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

83
La defensa jurídica del Estado puede optimizarse si los abogados
defensores tienen un adecuado conocimiento sobre los distintos
métodos de interpretación de la jurisprudencia. Esto les permitirá
aplicar debidamente los precedentes y distinguir los considerandos que
constituyen la ratio dedidendi de una sentencia (argumentos vinculantes)
y aquellos argumentos que no influyen en la decisión que se adopta y
que, por tanto, son simples obiter dicta. Estos últimos si bien no tienen
fuerza vinculante, los abogados defensores pueden utilizarlos como
criterios orientadores y como apoyo de los argumentos que sustentan su
estrategia de defensa.

De acuerdo con lo anterior, las técnicas de interpretación de la


jurisprudencia desempeñan un gran papel a la hora de (i) identificar el
precedente, (ii) determinar si es aplicable al caso materia de decisión; y (iii)
argumentar adecuadamente con base en las reglas jurídicas establecidas
en el precedente.

Una línea jurisprudencial está compuesta por una o varias sentencias


hito, las cuales a su vez pueden ser clasificadas como (i) sentencias
fundadoras, (ii) sentencias consolidadoras, (ii) sentencias modificadora o
reconceptualizadoras de línea.

En el ejercicio de construcción de una línea jurisprudencial, es imperativo


que del universo de sentencias que han estudiado el tema objeto de
análisis, el abogado defensor o analista identifique cuáles son las sentencias
importantes -hito-, es decir, cuáles tienen un peso estructural relevante
en la tendencia decisional. Para esta tarea, se requiere que el intérprete
jurisprudencial conozca los distintos tipos de fallos, sus características, sus
aportes conceptuales, sus reglas o subreglas propuestas.

Un adecuado análisis de las sentencias que conforman las líneas


jurisprudenciales les permite a los abogados defensores del Estado
identificar las reglas y subreglas establecidas por las altas cortes en sus
decisiones.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

84
Los análisis y desarrollos conceptuales de las sentencias hito constituyen
información valiosa para la estructuración solida de los argumentos de
defensa dentro de un proceso judicial, así como para la formulación de
políticas públicas en materia de prevención del año antijurídico con el fin de
prevenir futuros litigios.

Además, es importante que los abogados defensores del Estado conozcan con
suficiencia las sentencias modificadoras dentro de una línea jurisprudencial.
Esto les permitirá (i) estar al tanto de todos aquellos cambios importantes
que sufra la jurisprudencia en relación con unas reglas jurídicas previamente
establecidas; y (ii) utilizar los argumentos de la nueva tendencia decisional,
si son favorables a los intereses del Estado, o construir razonamientos para
refutar la nueva postura jurisprudencial.

Es imprescindible para los abogados defensores del Estado, contar con


habilidades y competencias necesarias que les permitan identificar de
manera estratégica y cronológica las tendencias decisionales de las altas
cortes, frente a supuestos fácticos y jurídicos similares.

Las líneas jurisprudenciales son una herramienta que contribuye a una


efectiva defensa jurídica de los intereses litigiosos de Nación. Esto, en la
medida en que las estrategias y argumentos de defensa que se presenten
dentro de un proceso judicial tendrán un mayor soporte y peso jurídico
cuando cuenten con el apoyo de un precedente judicial aplicable al caso.

Asimismo, elaborar una línea jurisprudencial permite identificar debidamente


los fundamentos de la decisión que conforman la ratio decidendi, que son
vinculantes frente a decisiones que deban tomarse con posterioridad en
casos similares, y aquellos que constituyen meros obiter dicta por no guardar
relación con la decisión.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

85
Las tendencias decisionales permiten prever la decisión que va a adoptar
el juez frente a determinado caso o problema jurídico. En ese orden,
las líneas jurisprudenciales constituyen un parámetro de decisión para
la administración. A partir de las conclusiones que arroja una línea
jurisprudencia, las entidades públicas podrán valorar si acuden a un
acuerdo conciliatorio para solucionar, sin necesidad de acudir al juez,
aquellas controversias que tengan los mismos supuestos facticos y
jurídicos de los resueltos en un determinado precedente judicial.

En ese orden, es importante que los Comités de Conciliación determinen


cuáles son las pautas jurisprudenciales consolidadas, de manera que se
puedan proponer acuerdos que busquen favorecer el patrimonio público.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

86
Bibliografía
A. NORMAS

€€ Constitución Política de Colombia

€€ Ley 1437 del 2011.

B. TRATADOS Y MANUALES

€€ B. TRATADOS Y MANUALES

€€ BLANCO ZUÑIGA, Gilberto, De la Interpretación legal a la Interpretación Constitucional. Ibañez,


2017.

€€ BERNAL PULIDO, Carlos, El derecho de los derechos. Universidad Externado de Colombia,


2008.

€€ BERNAL PULIDO, Carlos, El precedente en Colombia. Revista Derecho del Estado No.21.
Universidad Externado de Colombia, 2008

€€
BERNAL PULIDO, Carlos. El precedente en Colombia. Informe nacional preparado para el
Congreso de la Academia Internacional de Derecho Comparado, en Utrecht (Holanda), en julio
de 2006.

€€ BERNAL PULIDO, Carlos, El neoconstitucionalismo y la normatividad del derecho. Universidad


Externado de Colombia, 2009.

€€ CONTRERAS CALDERÓN, Jorge Andrés. El precedente judicial en Colombia: Un análisis desde


la teoría del derecho En: Revista Facultad de derecho y ciencias políticas. Vol. 41, No. 115,
Medellín, 2011.

€€ DÍAZ GRANADOS, A. Vinculatoriedad del precedente judicial de la Corte Constitucional


Colombiana: ¿Cuáles son las implicaciones jurídicas de su desarrollo? Universidad Externado
de Colombia, Bogotá, 2011.

€€ GUTIERREZ TORRES, Johana Carolina, El precedente judicial como fuente formal y materia del
Procedimiento Administrativo Colombiano. Universidad Nacional de Colombia. 2014.

€€ HIGUERA JIMENEZ, Diego Mauricio, Análisis dinámico de la línea jurisprudencial respecto de la


sustitución de la Constitución. Revista principia Iuis, Vol.: 13, 2016.

€€ KELSEN, Hans, Teoría General del Derecho y del Estado. Universidad Nacional Autónoma de
México.

€€ LÓPEZ MEDINA, Diego, Interpretación Constitucional, Consejo Superior de la Judicatura


“Escuela Judicial Rodrigo Lara Bonilla”. Segunda Edición. Bogotá, Legis, 2006.

€€ LÓPEZ MEDINA, Diego, El Derecho de los Jueces, Segunda Edición. Bogotá, Legis, 2009.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

87
€€ LÓPEZ MEDINA, Diego, Análisis dinámico de la línea jurisprudencial respecto de la sustitución
de la constitución. Revista Principia Iuris, ISSN Impreso 0124-2067 / ISSN En línea 2463-2007
Julio-diciembre 2016, Vol. 13, No. 26, p. 219.

€€ NOGUERA LABORDE, Rodrigo. Introducción General al Derecho. Universidad Sergio Arboleda,


2002.

€€ RODRIGUEZ RODRIGUEZ, Libardo, Derecho Administrativo General y Colombiano. Tomo I.


Vigésima edición. 2017.

€€ SIERRO PORTO, Humberto, Concepto y tipos de ley en la Constitución colombiana. Universidad


Externado de Colombia, 1998.

C. SENTENCIAS Y AUTOS

€€ 1. Corte Constitucional

1993

Corte Constitucional, Sentencia C-217 de 1993

Corte Constitucional, Sentencia C-547 de 1993

1995

Corte Constitucional, Sentencia T-260 de 1995

Corte Constitucional, Sentencia T-123 de 1995

1996

Corte Constitucional, Sentencia C-319 de 1996

1998

Corte Constitucional, Sentencia SU-640 de 1998.

1999

Corte Constitucional, Sentencia SU-168 de 1999.

Corte Constitucional, Sentencia SU-047 de 1999.

Corte Constitucional, Sentencia T-937 de 1999.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

88
2000

Corte Constitucional, sentencia T-961 de 2000.

Corte Constitucional, Auto A-016 de 2000.

Corte Constitucional, Sentencia T-1003/00

2001

Corte Constitucional, Sentencia C-836 de 2001.

Corte Constitucional, Sentencia T-022 de 2001.

2005

Corte Constitucional, Sentencia C-590 de 2005.

2007

Corte Constitucional, Sentencia T-049 de 2007

2017

Corte Constitucional, Sentencia SU-354 de 2017.

Corte Constitucional, Sentencia T-459 de 2017.

2018

Corte Constitucional, Sentencia SU-116 de 2018.

2019

Corte Constitucional, Sentencia T-109 de 2019.

€€ 2. Consejo de Estado

2010

Consejo de Estado, Sección Segunda, Sentencia de 16 de septiembre de 2010. Rad. 11001-03-15-


000-2010-00830-00(AC), M.P. Gustavo Gómez Aranguren.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

89
2011

Consejo de Estado, Sección Segunda, sentencia de 12 de octubre de 2011, Rad. 05001-23-31-000-


2005-01435-01(0451-11), M.P. Luis Rafael Vergara.

2013

Consejo de Estado, Sala Plena, Sentencia de 10 de diciembre de 2013, Rad. número: 11001-03-06-
000-2013-00502-00(2177), M.P. William Zambrano Cetina

2015

Consejo de Estado, Sección Cuarta, Sentencia de 23 de septiembre de 2015, Rad. 05001-23-31-000-


2002-02327-01(3651-13), M.P. Jorge Octavio Ramírez.

El ejercicio de la defensa jurídica en tiempos virtuales

90
EL USO DEL PRECEDENTE
JUDICIAL Y LA CORRECTA
ELABORACIÓN DE UNA
LÍNEA JURISPRUDENCIAL

Guía práctica para Defensores del Estado

También podría gustarte