Está en la página 1de 29

INTRODUCCIN

En la visin, el profeta vio el Santuario, y en el Santuario vio el altar.

Y vio que del altar del Santuario sala un pequeo hilito de agua, una pequea cantidad de agua.

Donde hay muerte entra la vida, donde solo hay derrota entra la victoria, donde todo es salado entra la dulzura.

El Mar Muerto en el Antiguo Testamento, era smbolo de depsito de basura.

El Mar Muerto representa el corazn del hombre que vive lejos de Dios.

Fuimos creados por un Dios espiritual y, en algn momento, fuimos seres espirituales.

El egosmo entr en el corazn humano y es un virus terrible.

El egosmo es el que origin todas las otras cosas terribles que hay en el corazn del hombre.

El hombre estaba dotado originalmente de facultades nobles y de un entendimiento bien equilibrado. (El camino a Cristo, p. 17-18).

Es imposible que escapemos por nosotros mismos del abismo del pecado, en que estamos sumidos. (El camino a Cristo, p. 17-18)

Nuestro corazn es malo, y no lo podemos cambiar, quin podr sacar cosa limpia de inmunda, ninguno (El camino a Cristo, p. 17-18)

El hombre que no vive bajo el gobierno del Espritu de Dios es como una mquina sin control.

nosotros, pecamos porque somos pecadores, o somos pecadores porque pecamos?

Hay un Mar Muerto dentro de m y, sin embargo, hay remedio para nosotros;

El remedio para tu enfermedad, el remedio para mi enfermedad, es el poderoso RO.

Ese ro representa al Espritu Santo de Dios que viene de manera progresiva, su obra es lenta.

El Espritu Santo de Dios, es lo mejor que el cielo poda tener para regalar al hombre.

Encuentro aqu un Dios preocupado, un Dios activo, no pasivo, por nuestra condicin.

T eres la cosa ms linda que Dios tiene en esta tierra porque t eres hijo de Dios.

CONCLUSIN

Esta visin no es una forma de justificar el pecado o de llevarnos a una condicin de conformidad con l.

Esta visin es un regalo de Dios a nosotros.

Es una invitacin a una entrega total y sin reservas al gobierno y control de la persona maravillosa del Espritu Santo.