Está en la página 1de 1

Renta inesperada: otro impuesto “temporal” que genera desconfianza y

perjudica al sector productivo

El proyecto de ley que presentó el Gobierno nacional va en contra de la necesidad


de una reforma tributaria integral que alivie a los contribuyentes, en lugar de
aumentar la presión fiscal.

Cumplir con las metas acordadas con el FMI es una condición necesaria, aunque no
suficiente, para reducir los desequilibrios de la macroeconomía argentina. Sin
embargo, el cumplimiento de dicho objetivo no puede basarse en la implementación
de un nuevo impuesto “temporal” como el presentado hoy por el gobierno nacional
en el proyecto de Renta Inesperada. Este error implica una nueva carga al sector
productivo y atenta fuertemente contra la inversión, el empleo y la confianza.

De acuerdo a un estudio elaborado por el Instituto de Investigaciones Económicas


(IIE) de la Bolsa de Comercio de Córdoba, más de la mitad de lo que recauda el
Estado por impuestos se debe a tributos que surgieron con carácter “temporal”, pero
que en definitiva se extendieron a lo largo del tiempo.

Esta situación deja en evidencia la necesidad de una reforma tributaria de manera


integral que alivie a los contribuyentes, en lugar de aumentar la presión fiscal y
apoyarse en impuestos “temporales” y soluciones a corto plazo.

Las incisivas intervenciones del Estado destruyen la confianza, deterioran el clima


de negocios y dañan directamente al sector productivo.

Estas inconsistencias reducen la posibilidad de una recuperación consistente y


sustentable de la economía, lo que afecta el indispensable proceso de inversiones y,
en consecuencia, perjudican la generación de empleo genuino.

También podría gustarte