Está en la página 1de 288

Irak: Causas e impactos de

una guerra imperialista

Coordinador: Camilo Valqui Cachi


CAMILO VALQUI CACHI (COORDINADOR)
CAUSAS E IMPACTOS DE UNA GUERRA IMPERIALISTA

AUTORES:

MANUEL AGUILAR MORA GUILLERMO ALMEIRA


MARÍA XÓCHITL ASTUDILLO MILLAR MAURO CHÁVEZ BETANCOURT
PAVEL BLANCO CONTRERAS JUAN CERVANTES GÓMEZ
RODOLFO CHÁVEZ GALINDO HEINZ DIETERICH STEFFAN
RAMÓN ESPINOZA CONTRERAS ZOILA FAJARDO ESTRADA
CARLOS FAZIO HERMINIA FOO KONG DEJO
GILBERTO GARZA GRIMALDO J. ENRIQUE GONZÁLEZ RUIZ
LIDA KINOSHITA DINA SERGIO MORALES CARMONA
MARTA M. PÉREZ GÓMEZ MEDARDO REYES SALINAS


ADELA ROMÁN OCAMPO DOLORES VILÁ BLANCO
CAMILO VALQUI CACHI (COORDINADOR)

IRAK: CAUSAS E IMPACTOS DE UNA GUERRA IMPERIALISTA


La publicación es posible gracias al apoyo de la Secretaría de Educación de Guerrero
(SEG), a la Unidad Académica de Filosofía y Letras de la UAG, al esfuerzo de todos los au-
tores y al compromiso social de Jorale Editores. Los materiales aquí reunidos, además
de una consistencia crítico-científica, evidencian una clara posición ética y una inequí-
voca vocación humanista de los autores. Es éste el hilo conductor que hace de este li-
bro no sólo una valiosa lectura contemporánea de la guerra imperialista contra Irak, si-
no también una poderosa herramienta desmitificadora de la supuesta intención del im-
perio norteamericano de liderar al mundo hacia la paz, la justicia y el progreso.
Los autores analizan y discuten acerca de la filosofía, la economía política, la
geopolítica, la recolonización, la cultura, la crisis, las contradicciones y la descomposición
del imperialismo, particularmente de Estados Unidos. El contexto es la guerra de exter-
minio contra el pueblo iraquí, en el que las trasnacionales optimizan su tasa de ganan-
cia imponiéndose a millones de seres humanos. Queda al desnudo el envilecimiento de
quienes usan la ciencia y la tecnología para consolidar ese dominio de corte neocolo- CAUSAS E IMPACTOS DE UNA GUERRA
nial, valiéndose del falso argumento de la neutralidad de la academia. Hoy abundan la
complicidad, el cinismo y la prostitución de ideólogos, académicos, intelectuales, polí- IMPERIALISTA
ticos, científicos, sindicatos, iglesias, medios masivos de comunicación y no pocos
sectores de la sociedad estadounidense.
CAMILO VALQUI CACHI
(COORDINADOR)

SECRETARÍA DE EDUCACIÓN
001.Prelim.F.1-12 27/11/94 9:48 PM Page 3

PRÓLOGO 3

IRAK: CAUSAS E IMPACTOS


DE UNA GUERRA IMPERIALISTA

3
001.Prelim.F.1-12 27/11/94 9:48 PM Page 4

4 IRAK: CAUSAS E IMPACTOS DE UNA GUERRA IMPERALISTA

COLECCIÓN
GEOPOLÍTICA Y DOMINACIÓN

SERIE
CÁTEDRA CARLOS MARX
001.Prelim.F.1-12 27/11/94 9:48 PM Page 5

PRÓLOGO 5

IRAK: CAUSAS E IMPACTOS


DE UNA GUERRA
IMPERIALISTA

Camilo Valqui Cachi


(coordinador)

Universidad Autónoma de Guerrero


Unidad Académica de Filosofía y Letras
Unidad Académica de Ciencias Económicas S E C R E TA R Í A D E E D U C A C I Ó N
001.Prelim.F.1-12 27/11/94 9:48 PM Page 6

6 IRAK: CAUSAS E IMPACTOS DE UNA GUERRA IMPERALISTA

Irak: causas e impactos de una guerra imperialista


Camilo Valqui Cachi (coordinador)

Portada de Rodolfo Sánchez

Primera edición: 2004

D.R. © Jorale Editores, S.A. de C.V.


Privada San Lorenzo 40-A
Colonia San Juan Tepepan
Delegación Xochimilco
16020 México, D.F.
www.jorale-editores.com

En coedición con: Universidad Autónoma de Guerrero


Secretaría de Educación de Guerrero

ISBN 968-5863-06-7

Se prohíbe la reproducción total o parcial de esta obra


por cualquier medio —electrónico o mecánico—, incluida la portada
sin contar con la autorización por escrito del editor.

Impreso en México
001.Prelim.F.1-12 27/11/94 9:48 PM Page 7

ÍNDICE 7

ÍNDICE

Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13

La guerra como filosofía, economía y política del


imperialismo estadounidense

Nuestro mundo en el Bush bis


Guillermo Almeyra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27

La despiadada invasión a Irak. Plan del


imperialismo estadounidense para apoderarse
de las principales fuentes energéticas del mundo
Sergio Morales Carmona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31

Irak: miseria de la filosofía imperialista


Camilo Valqui Cachi. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37

La doctrina de las guerras preventivas, un nuevo


fascismo para sojuzgar a los pueblos
Pavel Blanco Contreras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53

Irak: un panorama complejo


Dina Lida Kinoshita . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63

Guerra en Medio Oriente: “El Nuevo Orden Mundial”


Heinz Dieterich Steffan . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85

La guerra contra Irak: Eurasia la variable oculta


Herminia C. Foo Kong Dejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99

La globalización militarizada
Manuel Aguilar Mora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127

7
001.Prelim.F.1-12 27/11/94 9:48 PM Page 8

8 IRAK: CAUSAS E IMPACTOS DE UNA GUERRA IMPERALISTA

La respuesta mundial ante la guerra imperialista


Rodolfo Chávez Galindo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147

Nuevos vientos bélicos azotan al mundo: ¿cuál será la causa?


Marta M. Pérez Gómez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157

El ALCA. Guerra Imperial de Información


Carlos Fazio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163

La mercadotecnia de la guerra
María Xochitl Astudillo Millar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177

Un asno con garras intenta poner a rebuznar al


mundo al ritmo de los cánticos “democráticos”
Dolores Vilá Blanco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183

La ONU, el derecho internacional


y la guerra imperialista

Irak: una guerra de agresión


José Enrique González Ruiz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195

¿Hasta cuándo?
Juan Cervantes Gómez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201

La crisis de las instituciones democráticas. (En la


antesala de la tercera guerra mundial)
José Gilberto Garza Grimaldo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213

Mundo hegemónico: ¿realidad trascendente?


Zoila Fajardo Estrada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 225

La ONU y el problema de la paz


Ramón Espinosa Contreras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231

Embestida imperialista contra la ONU


Adela Román Ocampo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 249
001.Prelim.F.1-12 27/11/94 9:48 PM Page 9

ÍNDICE 9

El sistema de seguridad colectiva de Naciones


Unidas: origen, eficacia y perspectivas en el siglo XXI
Medardo Reyes Salinas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255

Tragedia de la ONU: “la razón de Estado es la razón


del poder”
Mauro Betancourt Chávez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267

De los autores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 281

9
001.Prelim.F.1-12 27/11/94 9:48 PM Page 10

10 IRAK: CAUSAS E IMPACTOS DE UNA GUERRA IMPERALISTA


001.Prelim.F.1-12 27/11/94 9:48 PM Page 11

ÍNDICE 11

A la insurgencia en Fallujah, Bagdad, Mosul,


Kirkuk, Kerbala, Samarra, Baquba…,
corazón de la revolución iraquí.
001.Prelim.F.1-12 27/11/94 9:48 PM Page 12

12 IRAK: CAUSAS E IMPACTOS DE UNA GUERRA IMPERALISTA


001A.Introd.F.13-24 27/11/94 9:49 PM Page 13

INTRODUCCIÓN

La Universidad Autónoma de Guerrero, por medio de las unidades


académicas de Ciencias Económicas, Filosofía y Letras, Derecho y
Ciencias Sociales, Instituto de Investigación Científica Área Hu-
manístico-social, Coordinación de Postgrado e Investigación de la
UACE, Maestría en Derecho Público, Centro de Investigación y
Posgrado en Estudios Socioterritoriales, Maestría en Administra-
ción, así como la Dirección de Investigación Científica; El Instituto
de Estudios Parlamentarios “Eduardo Neri”, el Centro de Estudios
“Francisco Gomezjara”, el Frente por la Paz y contra la Guerra en
Irak, el Partido Revolucionario de l@s Trabajador@s, el Partido
Popular Socialista y el Partido de los Comunistas Mexicanos, man-
comunando esfuerzos convocaron y realizaron el Seminario In-
ternacional “Irak: Causas e Impactos de una Guerra Imperialista”,
conscientes del carácter genocida de la actuación de las potencias
agresoras y de los propósitos neocoloniales de la invasión estadouni-
dense contra el pueblo iraquí.
Se trató de un evento académico-científico y político plural, crí-
tico y multidisciplinario, cuyos objetivos fueron: participar en la
formación de una conciencia crítica y alternativa en torno a las gue-
rras imperialistas del siglo XXI, debatir acerca de las causas y reper-
cusiones mundiales del conflicto iraquí y desmitificar la retórica
estadounidense en torno a su supuesta lucha contra “fuerzas del
mal” en todo el planeta. Los trabajos presentados provienen de uni-
versidades, centros de investigación y organizaciones sociales y po-
líticas de México, Cuba, Brasil, Perú y Alemania, cuyos autores
son: Manuel Aguilar Mora, María Xóchitl Astudillo Miller, Pável
Blanco Contreras, Mauro Betancourt Chávez, Juan Cervantes Gó-
mez, Rodolfo Chávez Galindo, Ramón Espinosa Contreras,
Heinz Dieterich Steffan, José Gilberto Garza Grimaldo, José Enri-
que González Ruiz, Zoila Fajardo Estrada, Carlos Fazio, Herminia
C. Foo Kong Dejo, Dina Lida Kinoshita, Sergio Morales Carmo-

13
001A.Introd.F.13-24 27/11/94 9:49 PM Page 14

14 CAMILO VALQUI CACHI Y JOSÉ ENRIQUE GONZÁLEZ

na, Marta M. Pérez Gómez, Medardo Reyes Salinas, Adela Román


Ocampo, Camilo Valqui Cachi y Dolores Vilá Blanco.

Esta publicación es posible gracias a los apoyos que ha proporcio-


nado la Secretaría de Educación de Guerrero (SEG), a través del
C.P. Jorge Salgado Leyva, subsecretario de Planeación Educativa y
del M.C. Federico López Miranda, director de Evaluación; y de la
Unidad Académica de Filosofía y Letras de la UAG a través de su di-
rector, Dr. Jesús Samper Ahumada; así como, al esfuerzo de todos
los autores y al compromiso social de Jorale Editores. Los materia-
les aquí reunidos, además de una consistencia crítico-científica,
evidencian una clara posición ética y una inequívoca vocación hu-
manista de los autores. Es éste el hilo conductor que hace de este
libro no sólo una valiosa lectura contemporánea de la guerra impe-
rialista contra Irak, sino también una poderosa herramienta des-
mistificadora de la supuesta intención del imperio estadounidense
de liderar al mundo hacia la paz, la justicia y el progreso.
Los autores analizan y discuten acerca de la filosofía, la economía
política, la geopolítica, la recolonización, la cultura, la crisis, las con-
tradicciones y la descomposición del imperialismo, particularmente
de Estados Unidos. El contexto es la guerra de exterminio contra el
pueblo iraquí, en el que las trasnacionales optimizan su tasa de ga-
nancia imponiéndose a millones de seres humanos. Queda al desnudo
el envilecimiento de quienes usan la ciencia y la tecnología para
consolidar ese dominio de corte neocolonial, valiéndose del falso
argumento de la neutralidad de la academia. Hoy abundan la com-
plicidad, el cinismo y/o la prostitución de ideólogos, académicos, in-
telectuales, políticos, científicos, sindicatos, iglesias, medios masivos
de comunicación y no pocos sectores de la sociedad estadounidense.
Con el argumento de que la globalización es ineludible, los es-
tadounidenses están imponiendo una nueva forma de dominación
planetaria. En una conferencia pronunciada en el Trinity College
de Dublín, Irlanda, el que fuera secretario de estado de Richard
Nixon y sigue siendo miembro de la casta que gobierna Estados
Unidos, Henry Kissinger, se sinceró diciendo: “lo que se llama
globalización es en verdad otro nombre empleado para definir la
posición dominante de Estados Unidos… por ser la única nación
explícitamente creada con la idea de libertad, Estados Unidos
siempre creyó que sus valores eran relevantes para el resto de la
001A.Introd.F.13-24 27/11/94 9:49 PM Page 15

INTRODUCCIÓN 15

humanidad. [Por eso nos mueve] el impulso de una obligación mi-


sionaria para transformar el mundo a nuestra imagen”.1
Como es sabido, los genocidios anglosajones que se perpetran
contra los pueblos de Palestina (por medio del sionismo israelí,
gendarme de Estados Unidos), de Afganistán y especialmente de
Irak, confirman plenamente no sólo el carácter rapaz y depredador
del imperialismo actual, que se apropia del petróleo iraquí, sino
también la intención de establecer una hegemonía de largo plazo,
cambiando para ello el mapa del Medio Oriente y expoliando toda
la región del Golfo, donde se encuentra 60 por ciento de la reserva
mundial de crudo. Lo anterior trata de sustentar el fundamentalis-
mo del grupo gobernante de Estados Unidos, que se dice elegido
por la providencia para conquistar e instaurar en el planeta el reino
sin fin del capital. Para su desdicha, la respuesta del pueblo irakí le
impide consolidar su dominación en el área, de modo que el impe-
rio es ahora prisionero de una intrincada trama de seculares y com-
plejas contradicciones clasistas, étnicas, nacionalistas, colonialistas,
culturales, fundamentalistas y religiosas que es incapaz de descifrar
y menos de resolver.
Esto explica la rápida transformación de Irak en una trampa in-
fernal y letal para las tropas invasoras y mercenarias de la coalición
imperialista dirigida por Estados Unidos.
La potencia recolonizadora de Estados Unidos pierde de vista
que el pueblo iraquí no es ignorante ni fanático. Olvida que la
UNESCO distinguió a Irak en 1981 por haber sido el primer país en
desarrollo en eliminar el analfabetismo. Tampoco toma en cuenta
que el común de los ciudadanos de ese país ocupado lo identifica
suficientemente como el culpable de diez años de criminal bloqueo
y de ser el mayor destructor de la cultura árabe y de la religión mu-
sulmana. Asimismo, deja de tomar en cuenta que la inmensa mayo-
ría de la nación iraquí tiene arraigados sentimientos patrióticos que
pueden trascender las divisiones sectarias, porque odia profunda-
mente a los colonialistas e imperialistas extranjeros y es capaz de
vencerlos como derrotó en su momento al colonialismo británico.

1 Citado por Antonio J. Torres, en “Sobre Globalización e Imperialismo”,


Rebelión, revista en internet, 7 de febrero de 2003. Quien nos proporciona el dato
acerca del lugar donde se hizo esta reveladora declaración es Miguel Urbano Ro-
dríguez, en “Otra América es Posible”, en Rebelión, 22 de diciembre de 2002.
001A.Introd.F.13-24 27/11/94 9:49 PM Page 16

16 CAMILO VALQUI CACHI Y JOSÉ ENRIQUE GONZÁLEZ

Por eso, esta guerra preventiva sólo ha dejado al descubierto


que las “razones” invocadas por Estados Unidos y Gran Bretaña
para desencadenarla, consistentes en llevar a Irak “libertad” y “de-
mocracia”, no han pasado de ser burdas estulticias signadas por el
cinismo imperial, porque en vez de “libertad” y “democracia” los
nuevos cruzados han instaurado en Irak un gobierno carcelario y
totalitario, cipayo y mercenario. La divulgación por la red electró-
nica de las torturas y vejaciones infligidas a presos en la cárcel de
Abu Graib estremeció a la humanidad.2 Los que se pregonan como
adalides de los derechos humanos, e incluso se otorgan el privilegio
de “certificar” a los demás países en este rubro, son tan bestiales
como cualquier otro conquistador. Están ávidos de riqueza y de po-
der y lo único que los mueve son sus intereses.
Tales “razones” occidentales también han patentizado la patraña
anglosajona al haber atribuido al régimen iraquí posesión de armas
de destrucción masiva, únicamente para mimetizar sus verdaderas ra-
zones e intereses neocoloniales. Lamentablemente, Anthony Blair
no ha pagado por el delito de haber malinformado a su pueblo y a
su parlamento acerca de las “armas de destrucción masiva en pose-
sión de Saddam Hussein”. Queda al mundo el consuelo de que José
María Aznar, auténtico mozo de estoques de Bush, sí mordió el
polvo en España.
El curso de esta agresión imperialista ha desentrañado la ver-
dadera naturaleza de la guerra sucia contra el pueblo iraquí, so-
metido desembozadamente al exterminio y a las sádicas torturas
físicas y morales, perpetradas por las soldadescas coloniales y los
altos mandos militares de la ocupación anglosajona, torturas que
han asqueado incluso a las conciencias más conservadoras del
mundo occidental. Si en el pasado reciente, Estados Unidos tuvo
el cuidado de arroparse en la ONU para agredir a los irakíes, en es-
ta ocasión hizo gala de soberbia y llevó a cabo el ataque y la inva-
sión pasando por encima del Consejo de Seguridad y rompiendo
el principio de multilateralismo que rige al organismo mundial.
2 Comodinamente, las violaciones a las leyes universales de la guerra que co-
metieron (y cometen a diario) los invasores estadounidenses e ingleses en Irak, se
“limpiaron” cuando el gobierno norteamericano juzgó a unos cuantos soldados
(hombre y mujeres de comportamiento degenerado) y les impuso ridículas san-
ciones. No pasó de una burda intentona de exonerar de culpa a los responsables
de la guerra y sus estragos, que no son otros que George Bush y sus secuaces.
001A.Introd.F.13-24 27/11/94 9:49 PM Page 17

INTRODUCCIÓN 17

El genocidio de Irak es consumado por 135,000 marines y cerca


de 20,000 mercenarios eufemísticamente llamados “contratistas”,
procedentes de empresas militares privadas de Estados Unidos, In-
glaterra y África del Sur. Muchos de ellos están vinculados a la vio-
lación de los derechos humanos en Chile, Sudáfrica, Vietnam e
Irlanda del Norte. En territorio irakí se dio cita lo peor de la espe-
cie humana; cual zopitoles, los “soldados de fortuna”, los espías de
toda laya y los negociantes sobrevuelan esperando la carroña que
dejen los estadounidenses y los ingleses.
Irak se ha convertido en una zona de conflicto de las Corpora-
ciones Militares Privadas (CMP), donde un ejército paralelo nutrido
de “soldados a sueldo”, entrenados en contraterrorismo, combates
urbanos, asesinatos, inteligencia y entrenamiento militar, realiza
una tercera parte de las funciones del ejército estadounidense y ab-
sorbe el 25 por ciento de los 18 mil millones de dólares asignados a
la reconstrucción de Irak por el Congreso gringo. Estos mercena-
rios van desde sudafricanos y filipinos a iraquíes, gurkhas de Nepal,
indios y chilenos, a ex miembros de los equipos policiales SWAT, de
la Armada y de las Fuerzas Especiales estadounidenses. Estados
Unidos es quien paga, directa o indirectamente, a la mayoría de
mercenarios, pero no a todos, porque Japón tiene su propio contin-
gente de “seguridad privada”.3
Este ejército trasnacional de mercenarios, invisible y paralelo,
está diseminado por 50 países principalmente en África Central,
Oriente Medio, Sureste Asiático, Sudamérica y los Balcanes. Hoy, las
CMP yanquis, inglesas e israelitas están empotradas en las multinacio-
nales petroleras y armamentistas y son uno de los sectores indus-
triales más boyantes en Estados Unidos. Este negocio mercenario
genera en todo el mundo ingresos que ascienden a 100 000 millones
de dólares y tiene previsto doblar sus ingresos en el año 2010.
Armados hasta los dientes, con helicópteros Apache, tanques,
aviones 10 Thunderbolt, F-16, acorazados del aire C-130, artille-
ría, misiles crucero, cohetería teledirigida, bombas bobas, bombas
3 Si bien es cierto que en lo formal aparece que Estados Unidos es el más
importante de los contribuyentes a la guerra de agresión, sobre este particular
hay que establecer algunas prevenciones. Conociendo el espíritu capitalista de
los estadounidenses, es altamente probable que esté cargando los gastos en el
propio pueblo iraquí. No hay que olvidar que tienen el control del petróleo, con
todo lo que esto implica.
001A.Introd.F.13-24 27/11/94 9:49 PM Page 18

18 CAMILO VALQUI CACHI Y JOSÉ ENRIQUE GONZÁLEZ

inteligentes y bombas de 250 y de 1000 kilos saturadas de uranio,


tropas de asalto terrestre, marines y mercenarios optimizan sus dia-
rias carnicerías de tierra arrasada, que incluyen bombardeos a la
población civil.
Mediante esta colosal maquinaria de guerra los imperialistas
anglosajones no únicamente han creado una especie de oeste de
los tiempos de la expansión territorial norteamericana y un autén-
tico reino del terror en Ramadi, Bagdad, Basora, Amara, Mosul,
Sardr, Adamiya, Kufa, Kut, Kerbala, Amarah, Kirkuk, Mosul, Na-
siriyak, Najaf y Sula, sino también han hecho de Irak un polígono
de pruebas bélicas donde han arrojado, solamente durante 2003,
una radiación equivalente a 250 000 bombas atómicas de Nagasa-
ki. Pues, cuando las balas, los misiles o las bombas de uranio dan
en algo o estallan, la mayor parte del uranio radioactivo se trans-
forma ipso facto en partículas de polvo muy pequeñas, que causan y
causarán estragos teratogénicos y patologías cancerígenas en las
propias tropas de ocupación y en todo el pueblo irakí.
Aclamados y sacramentados por la democracia occidental y
cristiana, los ejércitos anglosajones matan masivamente con abso-
luta impunidad y sus gobiernos pisotean y envilecen leyes, trata-
dos y principios de la ética y el derecho internacional, incluida la
propia Convención de Ginebra. Han contado con el padrinazgo
taimado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cuyo
Secretario General, Kofi Annan, de amplia hoja al servicio de los
genocidas, se comporta como un verdadero sirviente del imperia-
lismo norteamericano.
Ayudan a los ejércitos imperiales las trasnacionales de la comu-
nicación, que mienten sin recato cuando se trata de los crímenes de
aquéllos. También se sirven de la ignorancia de buena parte de la
población estadounidense embotada por los medios de informa-
ción, por las prédicas de apocados intelectuales, académicos, sindi-
calistas, organizaciones no gubernamentales y defensoras de los
derechos humanos, que contemplan impasibles la barbarie de su
oligarquía y la miseria de sus propios gobernantes.
En Fallujah, en sólo dos días de bombardeo el terrorismo occi-
dental asesinó a seiscientos ciudadanos (243 de ellos fueron niños)
y otros dos mil pobladores resultaron heridos gravemente. Bajo las
balas de la democracia pacificadora quedaron niños descuartizados,
jóvenes con su cuerpo hecho jirones por las esquirlas de los explosi-
001A.Introd.F.13-24 27/11/94 9:49 PM Page 19

INTRODUCCIÓN 19

vos “inteligentes” y la brutalidad de la metralla, decenas de fieles


musulmanes achicharrados por las llamas provocadas por el na-
palm. ¿Cuál era su culpa?: rezar en una mezquita, que a la vista de
los hombres de la nueva cruzada se convirtió en un “objetivo mili-
tar”. Fallujah ha sido el blanco del genocidio cotidiano y será regis-
trada por la historia como otra obra siniestra del imperialismo
estadounidense que reedita, entre otros, los genocidios de Gernika,
Hiroshima, Nagasaki y Vietnam.
Dieciocho meses después de la invasión imperialista que dejó
más de 15 mil muertos, la economía de Irak está sumida en la deba-
cle más grande de su historia. Los bombardeos han devastado gran
parte de la infraestructura; la producción petrolera, situada en unos
2, 2 millones de barriles diarios antes de la invasión, no ha podido
ser restablecida a causa de los constantes sabotajes de la insurgen-
cia; la mayoría de ciudades carecen de electricidad; son deficita-
rios los servicios de agua potable, la atención médica virtualmente
ha desaparecido, la deuda externa alcanza ahora la descomunal su-
ma de 120 000 millones de dólares; los productos de primera nece-
sidad escasean y cuestan ahora 15 o 20 veces más, la gasolina se
elevado de 12 dinares a 250 el litro. La instauración del neolibera-
lismo colonial está al servicio de las transnacionales anglosajonas,
mientras la población del rico país petrolero sufre las penurias pro-
pias de toda recolonización imperialista. Irak está devorado por el
caos, la carnicería y el totalitarismo colonial.4
Por otro lado, prosigue el genocidio social y humano, acumu-
lando miles de cadáveres, heridos, crímenes de guerra y de lesa
humanidad, así como un sinfin de atrocidades militares, como la
4 La agresividad imperial pretende ser justificada por algunos teóricos, como
Samuel Huntington, hablando de un “choque de civilizaciones”. Esta visión ab-
surda, que concibe a los migrantes mexicanos a Estados Unidos, e incluso a los
méxico.americanos, como problema de seguridad nacional, se basa en la teoría
de que la cultura norteamericana ya no tiene en su centro a la raza blanca, sino
a dos elementos: lo anglo y lo protestante. Éstos, según Huntington, se desglosa
así: “La lengua inglesa; la convicción religiosa; los conceptos del imperio de la
ley, la responsabilidad de los gobernantes y los derechos de los individuos, y los
valores de los protestantes disidentes (el individualismo, la ética del trabajo y la
creencia de que los seres humanos tienen la capacidad y la obligación de crear un
paraíso en la tierra, una ‘Ciudad sobre la Colina’)”. Citado por Claudio Lomnitz,
en “Por Amor a la Patria (Estadounidense)”, Masiosare, número 356, 17 de octu-
bre de 2004, pp. 6-8.
001A.Introd.F.13-24 27/11/94 9:49 PM Page 20

20 CAMILO VALQUI CACHI Y JOSÉ ENRIQUE GONZÁLEZ

violación tumultuaria de mujeres y hombres iraquíes, las degra-


dantes torturas físicas, sexuales y morales de prisioneros, como las
registradas en la cárcel militar de Abu Gharib, debidamente docu-
mentadas por el Comité Internacional de la Cruz Roja, Amnistía
Internacional y Human Rigths Watch, y que ha probado ante la co-
munidad internacional el carácter neofascista, racista y genocida
tanto de las tropas de ocupación como de los gobiernos anglosajo-
nes de Bush y Blair, para quienes los musulmanes son “sucios”,
“lascivos”, “anticristianos”, “bárbaros”, “terroristas”, “cabezas de
trapo”, “camelleros”, “hadjis” e “indignos” de humanidad, por lo
tanto blancos centrales de la mafiosa civilización occidental.
Todo esto, si bien evidencia la perversidad pragmática de las
tropas anglosajonas dotadas de maestría homicida, muestra también
la sórdida ferocidad y la obtusa estrategia de los altos mandos mili-
tares de la recolonización anglosajona. A la vez, pone de relieve la
fragilidad de la omnipotencia militar imperialista, reducida ahora a
una metafísica militar, inepta para someter la generalizada insur-
gencia iraquí de chiítas, panárabes, kurdos y sunitas en todo el terri-
torio iraquí e incapaz de conjurar el síndrome brutal y perdurable
de Vietnam que comienza a atrapar a las tropas y mandos anglosa-
jones de ocupación, cuyas primeras espirales de empantanamiento
militar y político tienden a una imparable vietnamización, manifes-
tadas en lo siguiente:
1) En Estados Unidos cunden las contradicciones, el desencanto
y el desconcierto en la élite gubernamental y castrense, así como en
las altas esferas de la oligarquía imperialista. Como dice Immanuel
Wallerstein, de Dick Cheney a Donald Rumsfield, de Paul Bremer
al general Abizaid, todos parecen jefes enloquecidos vagando en la
niebla. Pero esta locura colonialista también ciega al secretario nor-
teamericano de estado Colin Powell, a la consejera de Seguridad
Nacional, Condoleezza Rice y por supuesto al propio George W.
Bush, cuestionados públicamente por grupos de altos oficiales del
Pentágono que por boca del coronel del ejército Paul Hughes, uno
de los planificadores de la ocupación, expresaron que Irak luce co-
mo la guerra de Vietnam “porque no comprendemos la guerra en la
que estamos metidos” y que a través del general del ejército Charles
Swannack, comandante de la 82 División Aerotransportada, senten-
ciaron que Estados Unidos está ganando la guerra desde el punto de
vista táctico, pero estratégicamente está perdiendo la guerra.
001A.Introd.F.13-24 27/11/94 9:49 PM Page 21

INTRODUCCIÓN 21

2) En Irak, se incrementan al mismo tiempo las matanzas de


iraquíes y los suicidios, rebeliones y deserciones en las filas de las
tropas invasoras, todo esto a pesar de la parafernalia militar y el de-
sembolso anual de casi 48 000 millones de dólares.
Pero, al parecer, los imperialistas anglosajones asumen plena-
mente el adagio latino “oderint dum metuan” (que nos odien mien-
tras nos teman).
Bajo este pragmatismo metafísico el imperialismo estadouniden-
se, la mafia de la Casa Blanca y sus socios, han impuesto un gobierno
local marioneta que no tiene potestades en economía, ejército, segu-
ridad, relaciones exteriores ni policía, pues está bajo control directo
de Estados Unidos. Un almirante jubilado se encargará de adminis-
trar los 18 900 millones que proporcionará Estados Unidos. Ningún
ministro podrá cancelar o modificar las concesiones otorgadas por
el procónsul Paul Bremer y la seguridad quedará a cargo de un ofi-
cial norteamericano. Aunque está en proceso la creación de un
ejército iraquí, que se hallará bajo mando de un comandante nortea-
mericano, siguiendo la fórmula inglesa de ejércitos cipayos, de ropa
nativa y oficialidad británica que sostuvo al imperio inglés por 250
años. Bush ha intentado torpemente resucitar en Irak las formas más
retrógradas de colonialismo. Impuso un gobierno títere sin respetar
ningún formalismo de la autonomía y le otorgó poderes virreinales
a un administrador carente de intermediarios con la población.
Estados Unidos pretendió manejarse con sus propias tropas y por
eso disolvió el ejército local antes de reconstruir una milicia afín.
Por eso, el castillo de arena colonial se derrumba ante la impo-
tente obcecación estadounidense. La resistencia doblega y descon-
cierta a los marines de la coalición imperial, de este modo van
cayendo una a una las fantasías de las mafias de Washington y el
Pentágono en el sentido de que esta guerra sucia sería ganada rápi-
damente, con mucha tecnología y pocas tropas (150 000).
Por fortuna para la humanidad, este nuevo ensayo colonial se
está viniendo abajo ante el acoso y las emboscadas de los guerrille-
ros. Como se puede observar, el proyecto imperialista de reducir a
Irak a un protectorado es inviable y antihistórico. Intentarlo es sui-
cida en Irak y en las propias entrañas de los grupos reaccionarios y
ultra conservadores que manejan Estados Unidos.
La coalición norteamericano-inglesa ostenta reveses acumula-
dos, diariamente sufre altas y sorprendentes bajas. Estados Unidos
001A.Introd.F.13-24 27/11/94 9:49 PM Page 22

22 CAMILO VALQUI CACHI Y JOSÉ ENRIQUE GONZÁLEZ

reporta oficialmente en octubre de 2004 más de 1 073 muertos es-


tadounidenses y más de 5 400 heridos entre mayo de 2003 y sep-
tiembre de 2004, pero oculta las cuantiosas víctimas que registran
las filas del ejército de mercenarios y de las demás tropas invasoras.
Sin embargo, todo el mundo sabe que estos reportes oficiales
mienten y ocultan con desparpajo el descalabro militar y político
anglosajón en Irak y en toda la región.
En este contexto, el sentimiento antiestadounidense se ha gene-
ralizado en todo el mundo árabe, y aunque el canal de reacción an-
tiimperialista por ahora es el integrismo islámico y por ende la
presencia del liderazgo clerical (radical y reaccionario), es significa-
tiva, en perjuicio del nacionalismo laico y de la revolución en toda
la región, sin embargo las tendencias revolucionarias son relevan-
tes. Los trabajadores y pueblos de esta región están asumiendo estas
perspectivas revolucionarias y radicalizando este complejo proceso
antiimperialista, como condición sine qua non para alcanzar la ver-
dadera emancipación liberación social y nacional del mundo árabe,
empalmándolo con las luchas de los oprimidos del mundo, inclu-
yendo la diversidad de etnias, creencias, religiones y otros sujetos
históricos de la revolución en el siglo XXI.
Patentizando esta perspectiva regional, la guerra de guerrillas
iraquí está escribiendo las páginas antiimperialistas más heroicas de
la humanidad. El Consejo Nacional Unificado de la resistencia Ira-
quí ha declarado solemnemente: “la continuidad de la resistencia
en todas sus formas armadas y la movilización popular a través de
manifestaciones y protestas, a través del boicot a la ocupación y a
todas sus estructuras, a través de todos los medios posibles hasta
que el último soldado haya salido de Irak y reconstruirlo; no acep-
taremos nunca nada menos que esa meta. Que todo el mundo sepa
que aquel que se resiste asumiendo su deber contra los invasores y
persiguiéndolos para liberar a Irak es asimismo capaz de dirigir Irak
y reconstruirlo; no habrá lugar dentro de Irak para los traidores, los
ladrones o los mercenarios”
Sufren de amnesia y una vez más evidencian su estulticia histó-
rica los imperialistas, al imaginar que el derrocamiento del viejo ré-
gimen de Saddam Hussein viabilizaría la conquista de Washington,
olvidan que el pueblo de Irak jamás pensó reemplazar a un dictador
por otro. Esta es la causa medular por qué, el gobierno pelele im-
puesto por los imperialistas se encuentra completamente aislado y
001A.Introd.F.13-24 27/11/94 9:49 PM Page 23

INTRODUCCIÓN 23

atado de pies y manos. Los norteamericanos y sus socios han cava-


do su propia sepultura al derrocar a Saddam Hussein sin contar con
algún reemplazo. Aún más, después de las “elecciones libres” sus
lacayos locales serán barridos violentamente.
La resistencia iraquí incluye a todos los grupos étnicos de chií-
tas, sunitas y kurdos y a todos los partidos iraquíes y ha probado su-
ficientemente su alta capaz de organización y acción.
Todo el pueblo iraquí, combate con firmeza a los ejércitos de
ocupación anglosajones, a los mercenarios y colaboracionistas, mien-
tras éstos, enajenados por el pavor que les causa la insurgencia an-
ticolonial, disparan sin ton ni son a las masas inermes, sitian ciudades
completas y lanzan misiles contra barrios sobre poblados de traba-
jadores y masas populares. Sus tanques y pájaros blindados escu-
pen fuego y uranio sobre casas, hospitales, mezquitas y centros
escolares.
En suma, las soldadescas invasoras prosiguen sus carniceras en
todo Irak, bajo los señuelos de “democracia”, “libertad” y “econo-
mía de libre mercado”, subyace la barbarie imperialista. La estulta
oligarquía transnacional anglosajona, sueña conjurar la emancipa-
ción y la aurora revolucionaria en Irak con barbarie y más barbarie.
Como decía Lenin: “la estupidez es lo más difícil de combatir”.
Sin embargo, amos, mercenarios y lacayos ignoran que su pro-
pio capitalismo transnacional pone, cada día, las armas necesarias
con las que los trabajadores y pueblos revolucionarios del mundo
los enterrarán.

C AMILO VALQUI C ACHI


J OSÉ E NRIQUE G ONZÁLEZ R UIZ

México, noviembre de 2004


001A.Introd.F.13-24 27/11/94 9:49 PM Page 24

24 CAMILO VALQUI CACHI Y JOSÉ ENRIQUE GONZÁLEZ


001B.Irak.F.25-30 27/11/94 9:55 PM Page 25

NUESTRO MUNDO EN EL BUSH BIS 25

LA GUERRA COMO FILOSOFÍA,


ECONOMÍA Y POLÍTICA
DEL IMPERIALISMO ESTADOUNIDENSE
001B.Irak.F.25-30 27/11/94 9:55 PM Page 26
001B.Irak.F.25-30 27/11/94 9:55 PM Page 27

NUESTRO MUNDO EN EL BUSH BIS

G UILLERMO A LMEYRA

El promotor de la guerra preventiva se legitimó obteniendo la ma-


yoría en una elección que movilizó una cifra de votantes sin prece-
dentes en los anales políticos estadounidenses. El conservadurismo,
el integrismo religioso, la santurronería, el chauvinismo y el racis-
mo dan un fuerte pedestal a un grupo de plutócratas dispuestos a
todo con tal de conservar una hegemonía política estadounidense y
una economía con graves males de fondo. Correr hacia delante, ha-
cia la guerra con China (a no ser que, por un milagro, los chinos
acepten dejarse colonizar) es su opción y no dejarán de utilizarla a
fondo, como lo demuestran las primeras medidas económicas
anunciadas apenas obtenida la reelección de George W. Bush (cor-
tes drásticos en los seguros sociales, aumentos para las fuerzas ar-
madas), que son propias de una economía de guerra.
Los cambios en el gabinete de Bush Bis también serán signifi-
cativos y se puede decir desde ya, en estos primeros días de no-
viembre de 2004, que Colin Powell será uno de los defenestrados
porque su relativa sensatez le hace parecer timorato, moderado y
hasta poco patriótico a los ojos del complejo militar-industrial, con
centro en la industria petrolera y en la de los armamentos, que
orienta, maneja y sostiene a la marioneta presidencial. La posibili-
dad de que Condoleezza Rice sea secretaria de Estado es, en este
sentido, emblemática (incluso si no llegase a ocupar ese cargo).
Para colmo, Bush Bis triunfó con una mayoría patriotera y
reaccionaria, pero no fascista ni ciega y sorda ante los hechos eco-
nómicos. Sus medidas sociales chocarán con esa mayoría y una
prolongación de los desastres políticos (y de los gastos) en Irak
desgastarán ese apoyo. Por lo tanto debe golpear el hierro mien-
tras está caliente. Está obligado a explotar a fondo su ventaja mo-
mentánea y a aprovechar la división y desmoralización de la mitad

27
001B.Irak.F.25-30 27/11/94 9:55 PM Page 28

28 GUILLERMO ALMEYRA

del electorado que se le opuso, antes de que el núcleo duro de éste


pase a la acción contestataria continua. Eso haría su gobierno par-
ticularmente aventurero y agresivo sobre todo si se tiene en cuen-
ta que los gobiernos europeos están lamentando haber expresado
sus diferencias con la primera administración Bush y ahora co-
mienzan a arrastrarse ante Bush Bis, por temor a represalias.
A esto se agrega el problema medioriental. La desaparición de
Arafat, tan esperada por Israel, precipita todos los acontecimientos y
alienta en Israel y en Estados Unidos a los partidarios de la expulsión
de cientos de miles de palestinos (incluso ciudadanos israelíes) hacia
los países árabes limítrofes. Los colonos fascistas que usurpan terri-
torios palestinos probablemente se negarán a retirarse de los mismos
y la posibilidad de que el gobierno de Ariel Sharon pueda obligar a
algunos de ellos a irse de lo que consideran su territorio conquistado
podría llevar a la aparición en Israel de grupos como la OAS francesa
después de la retirada de Argelia, con intentos de asesinato del pri-
mer ministro o choques armados. La unión (aunque transitoria) en-
tre el Fatah, Hamas, Hezbollah y el Frente de Liberación Nacional
Palestino, es decir, entre laicos, integristas, integristas proiraníes e
izquierdistas prosirios, está dictada por el temor a la reacción israelí
ante el vacío dejado por la desaparición de Arafat. Pero Tel Aviv y
Washington no dejarán de verlos como una alianza entre Siria e Irán
para promover el terrorismo con manos palestinas. Y eso alentará a
quienes desde hace rato tienen en sus miras a Teherán y Damasco.
La invasión de Irak fue el primer paso a la invasión generaliza-
da del Cercano Oriente. La expulsión de Siria del Líbano y el
aplastamiento militar de los sirios (probablemente por los israelíes)
es un proyecto que va de la mano con la ocupación de Irán, con el
pretexto de que se está convirtiendo en potencia nuclear, por Esta-
dos Unidos. La revolución del general Kassem y después del Baas
en Irak rompió el pacto del CENTRO que unía a Asia Central contra
la entonces Unión Soviética. La revolución de los ayatollas en Irán
le dio el pistoletazo definitivo. Ahora Estados Unidos, partiendo
de la invasión de Irak, quiere resucitarlo, pero en función antichina,
antiUnión Europea y antiRusia.
El Bush Bis espera combatir a Europa con una devaluación del
dólar frente al euro que le quite mercados a la Unión Europea. Pero
un euro fuerte permite pagar menos por el petróleo, que se cotiza
en dólares y que, en cambio, sería caro para un país con moneda de-
001B.Irak.F.25-30 27/11/94 9:55 PM Page 29

NUESTRO MUNDO EN EL BUSH BIS 29

valuada. Por lo tanto, a la guerra monetaria Washington debe unir


el control del suministro de petróleo, ocupando y controlando los
países productores del Cercano Oriente para tratar de separar de
Europa y China a Rusia y a los sauditas, que se beneficiarían con el
aumento del precio del oro negro y para tratar de impedir la compe-
tencia europea, china y de Japón y los países orientales. Pero el do-
minio del Cercano Oriente significa una hipoteca sobre el petróleo
ruso, que está en Asia Central que se convertiría en protectorado de
Estados Unidos, y Moscú no puede quedarse impávido ante ese pe-
ligro, que haría de Rusia algo así como una Polonia. Y el cierre de la
cadena que comienza en Irak y llega hasta su frontera con Afganis-
tán, en el caso de que Estados Unidos invada Siria e Irán, es una
amenaza directa contra China. Ahora bien, ésta es una gran poten-
cia comercial, pero también tiene armas atómicas y está comprando
alta tecnología militar en Francia (para eso viaja Chirac) y en Rusia
y en sinergia con la industria japonesa, surcoreana y europea puede
acelerar su crecimiento, y su competencia en Estados Unidos, inclu-
so en América Latina. De modo que Washington estaría empujando
a la constitución de un bloque político en su contra, cuyos primeros
pasos se vieron en la discusión en la ONU sobre la invasión de Irak.
Se equivocan pues quienes, ante la terrible perspectiva que abre
la reelección de un racista que dice hablar con Dios, esperan que el
Bush Bis pueda llegar a ser “una excelente presidencia” como plantea
Ignacio Ramonet. Irak no es Afganistán donde ha sido posible un go-
bierno tribal con una tropa de ocupación estadounidense y la guerra
de liberación nacional se libra en un país que, desde la lucha contra la
ocupación turca y contra el imperialismo inglés, ha desarrollado una
fuerte unidad antiimperialista. Salvo un puñado de personas nadie
aceptará en Irak un gobierno títere. El estallido en Palestina y la po-
sible acción militar israelí para echar a los sirios del Líbano y quebrar
el poderío militar de Damasco arrojarían cientos de miles de refu-
giados hacia Jordania y Egipto y podrían provocar un choque con
los países árabes. Es cierto que la ocupación de Irán, sin haber con-
seguido ni siquiera controlar a Irak, plantearía problemas graves a
Estados Unidos, pero ya hay estudios que hablan hasta de una
conscripción militar (como en la época de Vietnam) para aumentar
el número de tropas y, para la camarilla del Bush Bis, los muertos
nativos no cuentan y los boys que vuelven en sacos de plástico sólo
contarán cuando lleguen a superar las decenas de miles, de modo
001B.Irak.F.25-30 27/11/94 9:55 PM Page 30

30 GUILLERMO ALMEYRA

que, técnicamente, una invasión es posible. Lo que no es posible, en


cambio, es que los países árabes sustituyen con sus tropas a las esta-
dounidenses que están en Irak, sobre todo si estalla toda la región.
Además, George W. Bush, el iluminado por su Dios de las bata-
llas, está lejos de ser un hombre que tiene en cuenta que la mitad del
país le votó en contra y, por lo tanto, dispuesto a conciliar y contem-
porizar con sus adversarios. A éstos les responderá con nuevas le-
yes liberticidas, hechos consumados en el exterior, aumento de la
deuda oficial, mentiras y apariciones oportunas de Osama Bin Laden,
ese extraño líder musulmán que no dice nada a sus seguidores ni
hace política pero en cambio se especializa en amenazas truculentas
que sirven siempre al antiislamismo del gobierno de Washington.
Por consiguiente, el Bush Bis no puede ser frenado por su autocon-
ciencia. Lo será, en cambio, por una combinación entre una agra-
vación de los niveles de vida de sus conciudadanos, cuyos salarios
reales caen, los desastres políticos en Irak y en el Cercano Oriente
y el aumento de la resistencia y de la organización de los gobiernos y
los sectores populares que se oponen a la política del imperialismo
estadounidense y a la guerra mundial que éste prepara. El aumento
de la protesta en América Latina podría ayudar a movilizar a los lati-
nos que apoyaron a Bush en su reelección y que serán las primeras
víctimas del Bush Bis; el aumento de la resistencia en escala mundial
podría ayudar a politizar a los estadounidenses que, en las recientes
elecciones, comenzaron a salir de su apatía política y una buena par-
te de los cuales comenzaron a organizarse para luchar contra pro-
blemas, como la guerra, que se agravarán en el futuro próximo.
Es evidente que todas estas líneas pueden sonar a previsiones
basadas en una posición preconcebida. Por el contrario, son el re-
sultado de la lectura de los planes publicados por el Consejo de
Seguridad de Estados Unidos y de las posiciones y discursos de los
más destacados miembros del establishment así como de lo que
aparece todos los días en la prensa de Israel, ese apéndice de Was-
hington que tanta importancia tiene en su política extranera y,
particularmente, en el Cercano Oriente. Quien quiera una confir-
mación de lo aquí expuesto, puede leer con provecho a Zbiegnew
Brzezinski o a teóricos y apologistas de la guerra racista como Sa-
muel Huntington.
002.Irak.F.31-36 27/11/94 9:51 PM Page 31

LA DESPIADADA INVASIÓN A IRAK.


PLAN DEL IMPERIALISMO ESTADOUNIDENSE
PARA APODERARSE DE LAS PRINCIPALES FUENTES
ENERGÉTICAS DEL MUNDO

S ERGIO M ORALES C ARMONA

La profusa y abrumadora cantidad de noticias que permanentemen-


te presentan a la opinión pública nacional e internacional las agencias
noticiosas controladas por Estados Unidos, Gran Bretaña, España y
otros países capitalistas desarrollados que acompañan al gobierno
yanqui en su aventura de exterminio en contra del pueblo iraquí, tie-
nen como propósito justificar las brutales acciones militares.
El Consejo de Seguridad de la ONU, que en su gran mayoría
condenó la acción unilateral de guerra, violatoria al Derecho Inter-
nacional y a la propia Carta de las Naciones Unidas, por la actitud
asumida por los gobiernos de George W. Bush y su pandilla, los se-
ñores Tony Blair, Primer Ministro de Gran Bretaña y José María
Aznar de España. En la que cabe destacar la presencia de nuestro
país, como miembro no permanente del Consejo de Seguridad, con
base en la tradición histórica pacifista de nuestra política exterior
que emana de la Doctrina Estrada, en que tan sólo no acompañó al
gobierno gringo, sino que condenó el lenguaje de guerra en el leja-
no oriente.
Por ello, sin olvidar proyectos de nación diametralmente opues-
tos con el Presidente Vicente Fox y su partido y, sin que esta acción
se aleje totalmente de la táctica por el reposicionamiento en las
elecciones federales del 2 de julio, nuestro más sincero reconoci-
miento y más decidido apoyo a nuestro gobierno en la lucha por la
paz mundial.
Si bien es cierto que la mayoría de los mexicanos no conocen ni
al país de Irak, ni a las costumbres de su pueblo, ni mucho menos, a
su Presidente Saddam Hussein Takriti, a no ser por las versiones

31
002.Irak.F.31-36 27/11/94 9:51 PM Page 32

32 SERGIO MORALES CARMONA

tergiversadas, en la mayoría de las veces, por comentaristas de las


cadenas televisivas y de la prensa al servicio de los consorcios trans-
nacionales de la información —a los que se suman un breve grupo
de empresarios mercaderes de la sangre humana e intelectuales co-
mo Enrique Krause y el ex canciller Jorge Castañeda—, podemos
decir que la mayoría de los mexicanos sí conocemos la ideología del
gobierno de Estados Unidos, porque hemos sufrido la agresividad,
la ambición expansionista, la criminalidad y el racismo de Estados
Unidos sobre nuestra nación, baste de ejemplo la anexión de la mi-
tad de nuestro territorio en el año de 1847.
Sin embargo, tratando de alejarnos de todo tipo de satanizacio-
nes antiimperialistas justificadas, para entrar a la reflexión de la ma-
nera más imparcial que las circunstancias del momento nos lo
permitan, como introducción de fondo al tema, haré algunas refe-
rencias geográficas e históricas relacionadas con la vida y desarrollo
del Estado de Irak, protagonista original de este conflicto.
Irak es una república situada estratégicamente en el Oriente Me-
dio, de la región potencialmente más rica del mundo en reservas pro-
badas de petróleo. Cuenta con una extensión territorial de 434 924
Km2; casi una cuarta parte de la superficie de nuestro país; su pobla-
ción es de aproximadamente 25 millones de habitantes, más o menos
un cuarto de la población total de Estados Unidos Mexicanos; co-
linda al Norte con Turquía, principal aliado comercial de Estados
Unidos de Norteamérica y país de enlace con la vieja Europa; lo cir-
cundan los Estados vecinos de Irán al este, el Principado de Kuwait y
al sur el Golfo Pérsico; al suroeste con Arabia Saudita; al oeste con
Siria. El idioma oficial es el árabe, también se habla el kurdo y el tur-
co y la religión mayoritaria es la musulmana.
Los orígenes históricos de Irak se remontan hasta antes de
1534, año en que fuera sometido por el Imperio Otomano, prolon-
gándose hasta los albores del siglo XX; en el año de 1914, recién
concluida la dominación otomana, los ingleses se apoderaron de sus
riquezas petroleras prolongándose la ocupación por 44 años, hasta
1958, en que los mismos le arrebataran a la fuerza el territorio de
Kuwait, de más de 17 mil km2, con una enorme cuantía de recursos
petroleros.
El movimiento revolucionario en 1958, encabezado por el Par-
tido Baath Árabe Socialista; ratificado y enriquecido por la revo-
lución de 1968, tuvo entre otras demandas la nacionalización del
002.Irak.F.31-36 27/11/94 9:51 PM Page 33

LA DESPIADADA INVASIÓN A IRAK 33

petróleo,1 la liquidación del feudalismo, expulsión de capitalismo


colonialista, la planificación de la economía supeditada al interés
nacional, la elevación del nivel de vida del pueblo y la unidad del
pueblo iraquí, por medio del Frente Nacional Patriótico y Progre-
sista,2 éstas medidas revolucionarias que se consolidaron con la lle-
gada al poder por Saddam Hussein como presidente en 1979.
Frente a esta realidad ¿cuáles son las verdaderas razones de la
invasión militar de Estados Unidos al pueblo de Irak? Principal-
mente son dos, la contradicción entre los países en vías de desarro-
llo que luchan por su autonomía económica y por la soberanía de
sus riquezas naturales y, por otra parte, los intereses del imperialis-
mo, que sin derecho alguno se apropia de estas riquezas, bien impo-
niendo tratados internacionales desventajosos a las naciones o bien
por la vía directa de la invasión militar, como alternativa para cubrir
el ya crónico déficit comercial de 101 mil millones de dólares en
1990, para lo cual necesita reforzar su área de influencia, su espacio
económico y reafirmar en él su dominio de potencia unipolar.
Para Estados Unidos, el control de las riquezas petroleras del
mundo, no sólo como combustible sino como fuente de materia
prima, constituye un objetivo estratégico que se ubica por encima
de cualquier otro.
Las reservas probadas de Estados Unidos en 1989 eran de 34
mil millones de barriles, es decir, sólo 3.5% de las reservas mundia-
les, mientras que en el Medio Oriente en ese mismo año se registra
casi 70% de las reservas totales de petróleo, distribuidas de la ma-
nera siguiente:
Irak poseía 10% de las reservas mundiales (100 mil millones de
barriles); Kuwait 9.6% (96 mil millones de barriles); Arabia Saudita
26% (258 mil millones de barriles); Irán 9.3% (93 mil millones de
barriles); Emiratos Árabes Unidos poseía 9.6% (96 mil millones
de barriles) y la Región del golfo Pérsico, según la nota elaborada
por el Universal, produjo en el primer trimestre de 1990 la cuarta
parte del petróleo en el mundo (1.4 MBD).
Como puede verse, el origen y propósitos de la invasión a Irak,
no son combatir el terrorismo mundial, tampoco liberar al pueblo
1 10 de junio de 1972.
2 El Frente Nacional Patriótico y Progresista se integró por el: Partido Baath
Árabe Socialista, el Partido Comunista Irak, el Partido Istikial Independencia, el
Partido Nacional Democrático y el Partido Democrático Kurdistan.
002.Irak.F.31-36 27/11/94 9:51 PM Page 34

34 SERGIO MORALES CARMONA

de Irak de la “Dictadura de Saddam Hussein”, pues el pueblo de


Irak no ha recibido a su verdugo con mañanitas ni fanfarrias, mucho
menos para liberar al mundo del peligro de las armas de destrucción
masiva; la Comisión de Investigación de la ONU en múltiples ins-
pecciones no encontró tales arsenales como reiteradamente los vo-
ceros del Pentágono afirmaban.
Tampoco la mayoría de los pueblos del mundo están de acuer-
do en tolerar los actos de barbarie, prueba de ello son la cantidad
de movilizaciones en el mundo que por primera vez, sin distingo de
razas, religión, ni posición ideológica, todos: blancos, amarillos y
rojos, católicos, budistas y musulmanes; organizaciones democráti-
cas, de la derecha sensata, lo mismo que de izquierda, encabezados
por sus respectivos gobiernos han levantado su voz para condenar
la brutal masacre, por la pérdida de vidas humanas, además de la
destrucción del patrimonio cultural universal, el aniquilamiento de
la infraestructura económica que tardará años en reconstruirse,
condenando de por vida a generaciones enteras a vivir en la desgra-
cia con el horror de la guerra, alimentados por el dolor y la vengan-
za impuesto con las armas por el capitalismo salvaje en la tierra del
patriarca Abraham.
Sin embargo y, a pesar del clamor mundial por detener la salva-
je aventura de Estados Unidos en el Oriente Medio, cuando todavía
las fuerzas estadunidenses, españolas y británicas sostienen fuertes
combates, el gobierno estadunidense de acuerdo a un plan preme-
ditado, sin tomar en cuenta al Consejo de Seguridad de la ONU y los
países que no apoyaron la acción militar, pretenden imponer una
junta militar que administre el botín de guerra.
Esta junta se encuentra encabezada por: El ex general Jay Gor-
mer y sus subalternos: Gerge Ward, ex marine y embajador de Es-
tados Unidos en Namibia, los Generales Bruce Moore y Back
Walters; la diplomática Bárbara Bodine, a los que se integraron los
representantes de fábricas de armas, constructoras, armadoras, de
alimentos, empresas petroleras, etc., etc., con un gobierno civil al
frente, representado por el Kurdo Ahmed Chalabi, excluyendo de
toda participación por acuerdo del Congreso estadunidense, la
participación de China, Francia y Rusia; frente a la propuesta de
Francia en el sentido de que debe ser la ONU quien promueva, ad-
ministre y distribuya los recursos destinados en la reconstrucción
de Irak.
002.Irak.F.31-36 27/11/94 9:51 PM Page 35

LA DESPIADADA INVASIÓN A IRAK 35

Según datos estimados publicados por la revista semanal Proce-


so,3 se calcula que la reconstrucción de la infraestructura petrolera
Iraquí tendrá un costo de por lo menos 600 millones de dólares. To-
dos los proyectos están condicionados a que las empresas cumplan
con la reconstrucción asignada en un plazo no mayor de 21 meses;
empresas contribuyentes a las campañas proselitistas de los Partidos
Demócrata y Republicano que financiaron la campaña presidencial
del Sr. Bush en el año 2000.
Hasta aquí un panorama muy general, a grosso modo.
La pregunta es: ¿qué hacer en el escenario mundial para que Es-
tados Unidos oiga el clamor de los pueblos y acate las resoluciones
del Consejo de Seguridad?,4 acaso ¿armas a todos los pueblos con
“cuascleras” del siglo pasado, rifles de repetición, “cuernos de chi-
vo”, en el mejor de los casos con algunos morteros o aviones chatarra
que los gringos entregan, bien vendidos al gobierno mexicano,
parafraseando al Benemérito de las Americas y gigante antiimperia-
lista Benito Juárez: con lo que se pueda, como se pueda y hasta donde se
pueda, para que como hordas corran a combatir por la sagrada cau-
sa de la humanidad, frente al enorme y sofisticado armamento de
los yanquis? Sería una insensatez.
Lo que a mi juicio debemos hacer, es intensificar las moviliza-
ciones en el mundo, dándoles contenido y dirección, utilizando los
avances científicos y tecnológicos como la Internet y todos los me-
dios informativos al alcance de las masas populares para que Estados
Unidos detenga la injusta guerra contra el hermano pueblo de Irak.
Exigir a todos los gobiernos del mundo para que siguiendo la
propuesta del gobierno francés sea la Organización de las Naciones
Unidas única y exclusivamente el organismo que dirija la recons-
trucción de Irak.
Pugnar por una representación más democrática en los órganos
de dirección de la Organización de las Naciones Unidas.
Exigir en el plano nacional fortalecer la Organización del Mo-
vimiento Mexicano por la Paz (MOMPAZ), constituyendo los movi-
mientos estatales por la paz y los frentes antiimperialistas, con un

36 de abril de 2003.
4Cuyo presidente por primera es un representante mexicano, el embajador
Adolfo Aguilar Zinser, de la mano de Kofi Annan secretario general de las Nacio-
nes Unidas.
002.Irak.F.31-36 27/11/94 9:51 PM Page 36

36 SERGIO MORALES CARMONA

plan de actividades permanentes como: movilizaciones, organiza-


ción de seminarios como éste, —en el que me ha tocado participar
a nombre del Partido Popular Socialista—, entre otras acciones.
Señoras y señores, compañeros y compañeras, amigos todos; no
me atrevo a predecir el desenlace final de la guerra en cuanto a pér-
didas económicas, humanas y culturales.
Sólo sé que esta guerra contra el pueblo de Irak, sin la previa
declaración y a contraorden de la ONU, es económica, política y
moralmente injusta, que merece la condena unánime de todos los
pueblos del mundo.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

En el conflicto del Medio Oriente, el imperialismo pone en riesgo la paz mundial.


Ediciones del Partido Popular Socialista, pp. 6-8, 24-25.
Gran Diccionario Enciclopédico Ilustrado, pp. 1965 y 1966.
Castro Ruiz, Fidel. Discurso y Mensaje. Primera Cumbre Iberoamericana.
Guadalajara, México, julio de 1991, p. 23.
Lombardo Toledano, Vicente. Frente Nacional Democrático, pp. 142-143.
Milenio, 2 de abril de 2003, p. 29.
Proceso. “Disputas por el botín”. 30 de abril de 2003, pp. 28-29.
Proceso. “El Iraquí, un ejército inexistente”, 6 de abril de 2003, pp. 24 y
32.
La Jornada. “Tajante no en la ONU a la Guerra”, 6 de marzo de 2003, pp.
29-34.
003.Irak.F.37-52 27/11/94 9:56 PM Page 37

IRAK: MISERIA DE LA
FILOSOFÍA IMPERIALISTA

C AMILO VALQUI C ACHI

En mi libro Vietnam, laboratorio de hoy, publicado en 1983, dedica-


do al análisis del exterminio del pueblo vietnamita perpetrado (con
armas de destrucción masiva: químicas, bacteriológicas y psicodé-
licas) entre 1954 y 1975 por el imperialismo de Estados Unidos,
escribí:
“La guerra de agresión norteamericana, sus crímenes contra la
paz, que violan las leyes internas e internacionales y específicamen-
te las de carácter penal internacional, son de naturaleza vil. Vulne-
ran la condición humana, la ofenden y humillan. Se burlan de todos
los principios que rigen al homo sapiens, los pisotea con sádica impu-
dicia y los degrada. Se trata en verdad de una guerra planeada y
conducida por un Estado imperialista […], en el que se ha compen-
diado toda la bestialidad, cuyas leyes y costumbres atentan además
contra el espíritu libertario de los pueblos del mundo y el suyo pro-
pio, y en el que la escala de valores liberales de la burguesía ha caído
en la degradación, la falsía y la corrupción. Es una guerra cínica que
condecora a criminales por haber asesinado a los “amarillos”, “obli-
cuos”, o “monos” en defensa de lo que ella llama “mundo libre”,
mundo en donde agonizan sus esclavos. Agresión racista y misera-
ble embarrada en mitos retrógrados, cuyos criminales despanzurran
con licencia imperialista”.1
Hoy, excepto las nuevas coyunturas geoestratégicas, esta crítica

1Valqui Cachi, Camilo, Vietnam, laboratorio de hoy. Universidad Autónoma


de Guerrero-Macehual, México, 1983, p. 200.

37
003.Irak.F.37-52 27/11/94 9:56 PM Page 38

38 CAMILO VALQUI CACHI

es vigente y actual, muestra aún la verdadera naturaleza rapaz y ge-


nocida del imperialismo estadounidense.
De esta sórdida recolonización yanqui, baste un botón de mues-
tra para comprender el perverso pragmatismo del Occidente:
“Operación de los niños de Vietnam del Sur a los niños de Viet-
nam del Norte”, realizada por Estados Unidos, en septiembre de
1965 y repetida otras veces como símbolo de “fraternidad”.
Esta siniestra tarea fue consumada por el ejército agresor, así:
“El 1° de septiembre que es el festival de los niños de Vietnam
del Norte, los aviones americanos dejaron caer sobre 5 ciudades de
Vietnam del Norte una lluvia de 10 000 paquetes de “juguetes, efec-
tos escolares y jabón”, con una etiqueta que precisamente decía: “De
los niños de Vietnam del Sur a los niños de Vietnam del Norte”. Los
expertos de la guerra psicológica de Saigón y Washington diseñaron
los paquetes. Un día antes de esta operación, la aviación americana
había estado destruyendo puentes en Vietnam y bombardeando las
zonas en que se habían arrojado los “juguetes”. Los paquetes llega-
ron a poder de los niños, los que no podían verlos por faltarles ojos,
ni podían tocarlos por faltarles manos, perdidos a consecuencia de
los ataques de los aviones americanos con fuertes explosivos, napalm
y lazy dog”. (Daily Worker, 11 de septiembre de 1965).2

II

Con este antecedente, pero no el único en siglo XX, procedamos al


análisis del segundo genocidio de recolonización en el siglo XXI,
después del de Afganistán, en contra de Irak, pueblo exhausto y de-
sarmado por doce años de embargo, bombardeos e inspecciones
arbitrarias, crimen planeado, financiado, dirigido y ejecutado par-
ticularmente por Estados Unidos, potencia mundial que supera
inmensamente al resto de sus socios y rivales en arsenales de des-
trucción masiva como nuclear, químico y bacteriológico y, que ha
convertido al planeta en una jungla colonial.
La nueva guerra imperialista y los crímenes de lesa humanidad
de la administración Bush y sus socios, contra el pueblo de Irak,
requieren instrumentos de análisis que permitan encontrar la

2 Valqui Cachi, Camilo, op., cit., p. 222.


003.Irak.F.37-52 27/11/94 9:56 PM Page 39

IRAK: MISERIA DE LA FILOSOFÍA IMPERIALISTA 39

esencia de esta guerra desbrozando el bosque de falsedades ideoló-


gicas, instrumentadas y fomentadas por los agresores y sus medios
de comunicación masiva, con el objetivo de justificar sus verdade-
ros objetivos geoestratégicos, secuestrar y paralizar las combativas
movilizaciones de millones de seres humanos a nivel mundial.
Para el análisis y crítica de esta nueva guerra de recolonización
estadounidense, utilizaremos el instrumental teórico y metodológi-
co del marxismo crítico. Su visión filosófica, su epistemología, sus
métodos, conceptos, categorías y leyes, así como su concepción
materialista de la historia y la crítica marxista del capitalismo, con-
frontadas con la realidad del siglo XXI, nos servirán para desmistifi-
car la mitología imperialista en torno al genocidio de Irak.
En esta perspectiva de análisis, la totalidad capitalista es una
abstracción pura, sin el manejo dialéctico de la estructura y la supe-
restructura y ambas, otras tantas abstracciones ilusorias, sin el uso
de conceptos claves como: relaciones de producción, explotación,
clases sociales, revolución, capital, trabajo asalariado, plusvalía, acu-
mulación, crisis, ganancia, fetichismo e imperialismo, que sólo ex-
presan la síntesis de la totalidad capitalista contemporánea en la
cabeza de los hombres, aunque ellos mismo la ignoren o la vivan
ideológica o enajenadamente.
Dejar de lado en este análisis la trama de las relaciones de pro-
ducción capitalista, significa abordar la guerra colonial estadouni-
dense con los mismos visores de los imperialistas y caer en su
semántica paralógica saturada de mitos, cinismo y vulgaridad.
Tenerlas en cuenta, conduce a descubrir en la complejidad geo-
política, religiosa, cultural y étnica de esta guerra genocida y tras
los velos del engaño yanqui, el papel clave que juegan los intereses
económicos trasnacionales en la agresión anglo-estadounidense.
Los intereses económicos en primer lugar, vertebran la com-
plejidad de esta guerra imperialista y subyacen en los discursos po-
lítico-ideológicos y en las prácticas de los gobiernos de Estados
Unidos y Gran Bretaña y sus demás socios imperialistas. Los inte-
reses económicos sustantivan y guían la operación “Libertad de
Irak”, justifican y legitiman plenamente la virtual eliminación de la
ONU y del Derecho Internacional y todas las sórdidas operaciones
bélicas contra el pueblo de Irak.
En última instancia las contradicciones económicas, explican y
disuelven la mitología de la piratería imperialista. Las contradiccio-
003.Irak.F.37-52 27/11/94 9:56 PM Page 40

40 CAMILO VALQUI CACHI

nes económicas son los verdaderos motores de la salvaje acumula-


ción imperialista en el presente siglo, cuyos lubricantes son las gue-
rras de colonización y recolonización.
Este substrato permite descifrar las causas profundas, los ver-
daderos objetivos y los impactos predadores del genocidio esta-
dounidense y británico contra el pueblo de Irak.

III

En este sentido, las intrincadas metamorfosis del capital contempo-


ráneo, si bien han conducido a una transfiguración de la totalidad
capitalista y de las fuerzas productivas sobre las que descansa, no
significa el cambio de naturaleza del capital,3 menos la pérdida de
su carácter imperialista, mucho más una supuesta humanización del
capitalismo actual,4 como pretenden los apologistas e ideólogos de
la llamada globalización.5

3 Valqui Cachi, Camilo, La filosofía de la praxis en México ante el derrumbe del

socialismo soviético (Vigencia y viabilidad del marxismo). Instituto de Filosofía de Cu-


ba-Instituto de Estudios Parlamentarios “Eduardo Neri”, México, 2002, p. 47.
4 Néstor Kohan, criticando este espejismo posmoderno y neoliberal pone al

desnudo la deshumanización del régimen capitalismo afirmando: “Marx encuen-


tra dentro de la fábrica autoritarismo, rigidez y autocracia y, aún más, capricho
personal y despotismo”, fenómenos que hoy más que ayer se reproducen a escala
ampliada acordes con sus drásticas metamorfosis, aunque no aparezcan inmediata-
mente en la superficie observable, véase: Kohan, Néstor, Marx en su (tercer) mun-
do. Hacia un socialismo no colonizado. Biblos, Buenos Aires, 1998, pp. 215-217.
5 Con la finalidad de profundizar en debate en torno a la globalización y al

carácter imperialista del actual sistema capitalista mundial, véase: Aguilar Mon-
teverde, Alonso, Globalización y capitalismo. Plaza & Janés, México, 2002; Amin,
Samir, Los fantasmas del capitalismo. Una crítica de las modas intelectuales contemporá-
neas, Bogotá, 1999; Boron A., Atilio, Imperio imperialismo (una lectura crítica de
Michael Hardt y Antonio Negri). Clacso, Buenos Aires, 2002; Ianni, Otavio, La era
del globalismo. Siglo XXI, México, 1999; Gowan, Peter, La apuesta por la globaliza-
ción. La geoeconomía y la geopolítica del imperialismo euro-estadounidense. Akal, Ma-
drid, 2000; Held, David y otros, Transformaciones globales. Política, economía y
cultura. Oxford, México, 2002; Saxe-Fernández, John (compilador), Globalización:
crítica a un paradigma. Universidad Nacional Autónoma de México-Plaza & Ja-
nés, México, 2002; Saxe-Fernández, John et al., Globalización, imperialismo y clase
social. Lumen Hvmanitas, Buenos Aires, 2001; Stiglitz, Joseph E., El malestar en la
globalización. Taurus, Bogotá, 2002; Valqui Cachi, Camilo, op. cit., pp. 37-50.
003.Irak.F.37-52 27/11/94 9:56 PM Page 41

IRAK: MISERIA DE LA FILOSOFÍA IMPERIALISTA 41

Las mutaciones capitalistas están en concordancia con sus con-


tradicciones sistémicas, sus crisis cíclicas y sus tendencias de ex-
plotación y dominación, se corresponden con su propia esencia y
dialéctica.
En el curso de estas metamorfosis el proletariado y los pueblos
del mundo son sometidos por el capital hambriento de plusvalía a
profundas reestructuraciones de enajenación, mutilación y cretini-
zación, avasallados al mismo tiempo por el poder de la ciencia y la
tecnología como formas de movimiento del capital.
Estos fenómenos muestran el carácter destructivo de la ciencia y
la tecnología cuando éstas son puestas al servicio de la valorización
de capital, mediante el circuito: ciencia-producción-poder político.6
El envilecimiento de la ciencia y la tecnología, pasa por conver-
tirlas en potentes y sofisticadas fuerzas productivas del exterminio y
la muerte social. Y esto, sólo pone de manifiesto la fría racionalidad
de los dueños del capital que explotan y dominan ecuménicamente
y al mismo tiempo acredita al capitalismo como fuente cotidiana no
sólo de irracionalismo sino de depredación que explota y domina
ecuménicamente.7
La apropiación de plusvalía, la dominación y subordinación
económica, política, científica, tecnológica, militar y cultural impe-
rialistas, son tendencias que se han universalizado, actúan sobre el
trabajo total y se despliegan sobre los pueblos de la tierra, atrapa-
dos en una vasta empresa de recolonización llevada al cabo bajo la
autoridad de un gobierno de facto transnacional que ha establecido
una jerarquía de Estados.8
El capitalismo imperialista supone en buena medida la univer-
salización no sólo de la explotación, sino también de la domina-
ción, no produce independencia sino dominio, sometimiento de
los países recolonizados, de los Estados nacionales en los terrenos
económico, político, ideológico, científico, tecnológico, cultural y
militar.
En este proceso de recolonización se incrementan drástica-
mente las asimetrías entre países imperialistas y países recoloniza-

6 Valqui Cachi, Camilo, op. cit., p. 42.


7 Royo, Simón, “El capitalismo: una fuente de irracionalismo a la que se en-
frenta la antiglobalización”, en http://www.rebelion.org, 20 de marzo de 2003.
8 Valqui Cachi, Camilo, op. cit., p. 46.
003.Irak.F.37-52 27/11/94 9:56 PM Page 42

42 CAMILO VALQUI CACHI

dos, así como la exclusión de trabajadores, pueblos y continentes


enteros, como es el caso de América Latina y el Caribe, que revela
estadísticas brutales de calamidades sociales.
De esta manera, el rasgo distintivo del nuevo estadio de desa-
rrollo del capital transnacional es el predominio económico, políti-
co, ideológico y militar del capital financiero, encarnado en los
monopolios transnacionales que ejercen: el monopolio político de
acceso a los recursos del planeta, de la mega-producción y los me-
ga-mercados, de los flujos financieros, de la investigación científica
y tecnológica, de las armas de destrucción masiva, de los medios de
comunicación y de orientación cultural.
Los monopolios transnacionales —particularmente los esta-
dounidenses— dictan las reglas del juego e imponen los valores in-
trínsecos de la sociedad planetaria mediante la occidentalización
del pensamiento.
El desarrollo de los monopolios transnacionales resalta la voca-
ción universal y la vertiginosa concentración económica, política y
militar del capital. Pero sus tendencias parasitarias que acumulan
capital en el narcotráfico, la producción y comercio de armas y las
redes de prostitución principalmente, patentiza las fuertes tenden-
cias hacia su descomposición social y al fascismo sistémico.
En este marco, el neoliberalismo cumple una necesidad orgáni-
ca del capitalismo monopolista transnacional: justificar sus reajus-
tes globales para paliar sus crisis recurrentes a expensas de los
pueblos y de los trabajadores del mundo.
Acertadamente Marx subrayaba: “Las crisis son siempre solu-
ciones violentas puramente momentáneas de las contradicciones
existentes, erupciones violentas que restablecen el equilibrio ro-
to”,9 para luego reiniciar los preparativos de nuevas crisis mucho
más agudas y violentas contra su propia existencia.

9 Al referirse a la crisis Marx destaca: “[…] las pérdidas se reparten de un


modo muy desigual y en forma muy distinta, haciendo que unos capitales se pa-
ralicen, que otros se destruyan, que otros experimenten una pérdida simplemen-
te relativa o una depreciación puramente transitoria, etc. Pero, en todo caso, el
equilibrio se restablece mediante la movilización e incluso destrucción de capital
en mayor o menor proporción”, Véase: Marx, Carlos, El Capital, Edit. De Las
Ciencias Sociales, La Habana, 1980, T. III, p. 276.
003.Irak.F.37-52 27/11/94 9:56 PM Page 43

IRAK: MISERIA DE LA FILOSOFÍA IMPERIALISTA 43

IV

La estructura económica contemporánea se sustenta en las relacio-


nes de producción capitalistas, articuladas a su vez, por la contra-
dicción fundamental capital-trabajo. Estas relaciones sustentan en
primer término la esencia del actual imperialismo y, en segundo lu-
gar, fundamentan las correspondientes formas de enajenación eco-
nómica, política, ideológica, jurídica y humana inherentes a este
sistema.
El capital es el poder que ha despojado al hombre de su huma-
nidad y lo ha transformado en instrumento esencial del proceso de
valorización y por lo mismo de su voraz acumulación.
El capital ha enajenado el trabajo y a través de éste, ha enajena-
do al hombre y la naturaleza. Consecuentemente, ha enajenado las
funciones activas y vitales del hombre, así también la vida genérica
y la vida individual.
El trabajo enajenado que crea y recrea el capitalismo, produce y
reproduce miseria, desamparo, estupidez y cretinismo para el tra-
bajador.10
El capitalismo es el sistema y el poder de esta enajenación total
y los capitalistas su encarnación en tanto personeros y propietarios
del capital.
Todas las relaciones sociales del mundo capitalista y por ende sus
concepciones filosóficas, ideológicas, políticas, económicas, éticas y
ecológicas, sólo patentizan la cosificación mercantil del hombre.
Para los capitalistas, la humanidad sería una hueca abstracción
si perdiesen de vista el cálculo pragmático de sus ganancias. Por lo
mismo, hoy más que ayer, la humanidad deviene egreso e ingreso
en los arcanos de la acumulación salvaje de los monopolios transna-
cionales.
Es en el proceso de valorización y por ende de acumulación,
donde la humanidad adquiere sustantividad y verdadera impor-
tancia para el capital.
He aquí, la oculta miseria de la filosofía de la acumulación im-
perialista, la indigencia de la razón mercantil que centra en el hom-
bre los procesos de valorización del capital transnacional, como en

10Marx, Carlos y Federico Engels, Obras fundamentales. Marx escritos de ju-


ventud. Fondo de Cultura Económica, México, 1982, pp. 597 y 600.
003.Irak.F.37-52 27/11/94 9:56 PM Page 44

44 CAMILO VALQUI CACHI

las libertades y los valores mercantiles las actuales guerras preventi-


vas encaminadas a instaurar una nueva versión del totalitarismo ca-
pitalista.
Esta es la dialéctica planetaria de la miseria de la filosofía del
imperialismo contemporáneo y, particularmente de los Estados
Unidos y por lo mismo, la filosofía imperialista que justifica y legi-
tima el exterminio del pueblo de Irak, sólo pone al desnudo la mi-
seria de la recolonización estadounidense.
Esta compleja filosofía del capital, es la filosofía nuclear de to-
das las racionalidades imperialistas y todas ellas destilan lodo y san-
gre de acumulación por todos los poros a través de la historia
moderna y posmoderna.
Actualmente, Estados Unidos piensa y realiza estructural y po-
líticamente todas las facetas de esta filosofía de la barbarie imperia-
lista:
1. Filosofía de la explotación, sustentada en la plusvalía, la es-
clavitud asalariada, el saqueo, la rapiña y la usura contemporáneos.
2. Filosofía de la dominación, que imbrica conquista, violencia,
esclavización asalariada, colonialismo, recolonización, exterminio,
anexión, fascismo y marcatismo.
3. Filosofía del derecho mercantil, que supone la flagrante viola-
ción de leyes, convenios y cartas que consagran los derechos de las
personas y los pueblos. Derecho de jungla porque Estados Unidos
no se somete a ninguna ley, pero tiene patente de corso para la con-
quista y cualquier golpe de Estado mundial. En este marco de impu-
nidad Estados Unidos goza del status de superpotencia delincuente.
4. Filosofía de la ética mercantil al servicio del imperialismo
económico y el código de ganancias.
5. Filosofía de la mentira mercantil que victima a la verdad dando
paso a las mentiras mediáticas11 en atención a las cifras de acumula-
ción y forjando de este modo el poder aplastante de la desinfor-
mación, que hace apología de la irracionalidad y el absurdo.

11 Véase: “La televisión pública de EE UU contribuye al encubrimiento y al

engaño. Las masacres antes de la masacre. Mentiras y masacres”, en Mid-East


Realitties, traducido para Rebelión por Germán Leyes en http://www.rebelión.
org, 6 de abril de 2003; Piris, Alberto, “Engaños y mentiras”, en http://rebelió-
n.org, 22 de marzo de 2003; y Rey Alamillo, Francisco, “La primera víctima de la
guerra es la verdad”, en http://www.rebelión.org 22 de marzo de 2003.
003.Irak.F.37-52 27/11/94 9:56 PM Page 45

IRAK: MISERIA DE LA FILOSOFÍA IMPERIALISTA 45

6. Filosofía de la deshumanización mercantil que racionaliza el


genocidio y el desprecio total hacia los pueblos, el racismo y el fun-
damentalismo y la venganza con escalofriante ferocidad y crueldad
mesiánica.
7. Filosofía de la cultura mercantil, en la que la obra material y
espiritual de la humanidad vale en la medida en que facilite la valo-
rización del capital y defienda la eternidad del sistema y el dogma
del mercado.
8. Filosofía mercantil de la ciencia y la tecnología, que da pie a
la subversión de las mismas, a la corrupción de sus agentes, a la
irracionalidad práctica del conocimiento y a la metafísica militar,
expresada en el colosal presupuesto de 395.3 mil millones de dóla-
res para 200412 y el despliegue del suculento negocio de las trans-
nacionales de armamentos, que a la vez lubrica al complejo militar
industrial como factor esencial para la reproducción del capitalis-
mo, convirtiendo cada guerra colonial además, en un polígono de
pruebas bélicas que escalan la atrocidad, la cobardía y la estupidez
en relación directa al heroísmo de los pueblos.
Todas estas filosofías mercantiles además, se corresponden con
la metafísica militar que elimina al hombre y deifica el poder de la
barbarie en contra de la razón, que pondera la guerra sucia en el
nuevo orden mundial y muestra la catadura real de los yanquis ge-
nocidas, muy bien pintados por Octavio Paz al decir:
“[…] El hombre de la técnica es una mezcla de Prometeo y
Sancho Panza. Es el americano típico, un titán que ama el orden y el
progreso, un gigantesco fanático que venera el hacer y nunca se pre-
gunta qué es lo que hace y por qué lo hace. No conoce el juego, si-
no el deporte. Arroja bombas y envía mensajes el día de las madres.
Cree en el amor sentimental y su sadismo se llena de higiene. Arra-
sa ciudades y visita siquiatras. […]. Progreso, solidaridad, buenas
intenciones y actos execrables […]”.13

12 Véase: Carrillo Olea, Jorge, “El presupuesto 2004 del Pentágono”, La Jor-
nada, 29 de marzo de 2003, México.
13 Citado por José Cueli, “Descubrir, no revelar”, La Jornada, 28 de marzo de

2003.
003.Irak.F.37-52 27/11/94 9:56 PM Page 46

46 CAMILO VALQUI CACHI

Con base a las premisas económicas y políticas antes planteadas y a


la filosofía mercantil, es fácil comprender la dialéctica imperialista
de Estados Unidos, Gran Bretaña y sus socios en Irak.
La nueva carnicería global con bombas y mísiles de última genera-
ción evidencia a los nuevos cruzados del capital imperialista trans-
nacional.
Gracias a ellos, el pueblo de Irak ha recibido y recibe las radia-
ciones de nuevas armas de destrucción masiva, hombres y mujeres,
niños y ancianos fueron y son rostizados con napalm y uranio em-
pobrecido.
Irak fue y es sometido por sus libertadores a razzias de degra-
dación quirúrgica o mejor dicho al incesante bombardeo humani-
tario.14
Si bien, la médula económica de esta guerra genocida es apro-
piarse de las tres reservas petroleras más grandes del mundo, Ara-
bia Saudita, Irak y el mar Caspio, el objetivo político-ideológico
del imperialismo de los Estados Unidos es imponer su dominación
geoestratégica en el Medio Oriente y la región asiática meridional,
para enfrentar en el futuro mediato a Rusia y China, neutralizar a la
Unión Europea y al Japón, sus socios y rivales en el nuevo reparto
planetario, fiel a su naturaleza imperialista, a su mística fundamen-
talista y al destino manifiesto que en palabras del senador por In-
diana en 1900, Albert Beveridge, rezaba:
“Dios designó al pueblo norteamericano como nación elegida
para dar inicio a la regeneración del mundo”.15 Ahora, George W.
Bush exclama: “Llegará un momento en que nos quedaremos solos.
Por mí, bien. Somos Estados Unidos”.
Es evidente también, que en esta guerra de recolonización sub-
yace a la vez una sorda confrontación entre las diferentes fracciones
imperialistas y más temprano que tarde, se agudizarán las contra-
dicciones intra e inter-imperialistas por el control del nuevo orden
14 Brown, John, “Teoría del bombardeo humanitario (Ensayo sobre algunos

aspectos de la dominación neoliberal)”, en http://www.rebelión.org, 30 de marzo


de 2003. Véase también: “La criminal mentira que se esconde detrás de las inter-
venciones humanitarias”, en http://www.rebelion.org, 28 de marzo de 2003.
15 Boff, Leonardo, “La mística de Bush”, en hhtp://www.rebelion.org, 2 de

abril de 2003.
003.Irak.F.37-52 27/11/94 9:56 PM Page 47

IRAK: MISERIA DE LA FILOSOFÍA IMPERIALISTA 47

mundial y por el reparto del botín y la reconstrucción (recoloniza-


ción) de Irak, que monopolizan en primer lugar el imperialismo
yanqui y en segundo lugar sus socios y satélites.
En este orden de cosas, Estados Unidos es hoy, el primer im-
portador de petróleo, consume el 26% del petróleo mundial y pro-
duce apenas el 10% y sus reservas alcanzan sólo el 2.9% de las
mundiales.
El imperialismo estadounidense puede producir petróleo, pero
de cada 10 barriles que necesita para su consumo, 8 se encuentran
situados en el Golfo Pérsico y Asia Meridional con el 75% de los
hidrocarburos del mundo —luego les siguen Sudamérica y México.
En esta dirección, Estados Unidos pretende liquidar a la OPEP,
la mayor traba administrativa para convertirse en la primera poten-
cia que domine la industria petrolera y culminar así 80 años de co-
diciar el petróleo y los recursos hídricos del Medio Oriente y Asia
Central.16
Pero además, Estados Unidos que ha venido perdiendo la su-
premacía económica y cultural que mantuvo más de medio siglo en
el mundo y en una coyuntura histórica como la presente, en que se
profundiza su decadencia y descomposición sistémica,17 pretende
aún afanosamente remodelar el mundo postsoviético baja su batuta
y sólo hacerlo y perpetuarlo a través del dominio militar, de sus
guerras preventivas y por ende de la barbarie.
Por eso, está en curso el terror de los Estados neofascistas de
Washington, Londres y Madrid, bajo el cálculo frío de sus trucu-

16 Véase el excelente trabajo de Orlando Caputo, “El petróleo en cifras: Las

causas económicas de la guerra de EE UU”, en http://alainet.org, 14 de marzo


de 2003; así como la entrevista a Heinz Dieterich Steffan por Ricardo Martínez
Martínez en http://www.rebelion.org, 27 de marzo de 2003; además, Bolívar,
Reinaldo, “De Irak a Venezuela. O cuando la doctrina Bush nos alcance”, en
http://www.rebelion.org, 31 de marzo de 2003, y Oliman, Bertell, “¿Por qué
una guerra contra Irak? ¿Por qué ahora?”, http://www.rebelion.org, 21 de mar-
zo de 2003.
17 Véase: Ramoneda, Joseph, “Entrevista a Emmanuel Todd, analista francés.

Esto es una muestra de debilidad de EE UU”, en http://www.rebelión.org, 31 de


marzo de 2003; Zibechi, Raúl, “Dominar el mundo para postergar la decadencia
imperial”, en http://www.rebelión.org, 23 de marzo de 2003; Rosest, Meter, “Im-
perio débil, imperio peligroso: guerra y libre comercio”, en http://www.rebelion.
org, 21 de marzo de 2003; y Beinstein, Jorge. “Capitalismo senil y decadencia mi-
litarista del imperio”, en http://www.rebelion.org, 20 de marzo de 2003.
003.Irak.F.37-52 27/11/94 9:56 PM Page 48

48 CAMILO VALQUI CACHI

lentas ganancias y no bajo los ideales burgueses de libertad y de-


mocracia.
El actual genocidio que planea, comanda y perpetra el imperia-
lismo de los Estados Unidos contra el pueblo de Irak, únicamente
confirma en el siglo XXI, lo que sentenciaba Marx hace más de un
siglo: “el capitalismo llega a la vida rezumando sangre y lodo por
todos los poros de píes a cabeza”.
Esta nueva guerra colonial del imperialismo yanqui, sólo prueba
la añeja política pirata de saqueo, rapiña, genocidio, usurpación te-
rritorial, matanzas, invasiones, bloqueos, sórdida diplomacia caño-
nera y terrorismo de Estado, consumados a lo largo de su existencia
contra los pueblos de los cinco continentes, a muchos de los cuales
los ha condenado al subdesarrollo y a la miseria histórica y sistémica.
La paz americana pisotea, ignora y avasalla el derecho interna-
cional y convierte al planeta en un Oeste estadounidense, donde
impone la ley de la selva, misma que ha sometido, cercenado terri-
torios y ha arrasado a millones de seres humanos en México (1848),
China (1945), Corea (1950), China (1950), Guatemala (1954), In-
donesia (1958), Cuba (desde 1959), Guatemala (1960), Congo
(1954), Perú (1965), Laos (1964), Vietnam (1961-73), Camboya
(1969), Guatemala (1967), Grenada (1983), Libia (1986), El Salva-
dor (1980), Nicaragua (1980), Panamá (1989), Irak (1991), Sudán
(1998), Afganistán (1998), Irak (1998), Yugoslavia (1999), Afganis-
tán (2001), Irak (2003),18 además de Puerto Rico, Palestina, Líbano
y República Dominicana, entre otros.
Es la paz, que ha recurrido al uso de las armas químicas, bioló-
gicas y nucleares para ejecutar impunemente sórdidos genocidios
en Nagasaki e Hiroshima, Vietnam,19 Cuba, El Salvador, Perú y
Colombia, entre otros.
Esta es la piratería yanqui que pretende enseñar democracia al
mundo apelando al fraude y a la recolonización de los pueblos.
Al respeto Horacio Labastida apuntaba:
“Bush aparece claramente desde el 11/9 como el vicario faraó-
nico de una entidad divina, la democracia estadounidense como de-

18Royo, Simón, “Lecciones de la guerra de la OTAN en Yugoslavia para la


guerra actual contra Irak”, en http://rebelión,org, 28 de marzo de 2003.
19 Véase: Valqui Cachi, Camilo, Vietnam laboratorio de hoy. Universidad Autó-

noma de Guerrero-Macehual, México, 1983.


003.Irak.F.37-52 27/11/94 9:56 PM Page 49

IRAK: MISERIA DE LA FILOSOFÍA IMPERIALISTA 49

mocracia impar, paradigmática. El ser demócrata exige copia de la


patente estadounidense y la anuencia y bendición de la Casa Blanca.
[…] La democracia estadounidense, ninguna otra, será extendida
por el orbe mediante dos métodos: la ocupación y el entrenamiento
de gobiernos peleles, que entreguen el usufructo de los recursos
materiales y humanos a las grandes corporaciones supercapitalistas
cobijadas en el Tío Sam”.20
Estas son las entrañas brutales de las mafias de la Casa Blanca y
el Pentágono que han asolado Asia, África, América Latina y El
Caribe con guerras sucias21 y centenares de miles de desapareci-
dos, mutilados, torturados y masacrados en Argentina, Chile, Uru-
guay, Paraguay, Brasil, Perú,22 Colombia, Nicaragua, El Salvador23
y Guatemala.
Esta es la democracia modelo que ha inundado al planeta con
centenares de bases militares para perpetuar su dominación impe-
rialista y enfrentar las revoluciones que estallarán inevitablemente
en el siglo XXI contra el capitalismo transnacional y el orden despó-
tico de Estados Unidos y sus gobiernos cipayos en el mundo.
Esta es la doble moral de las trasnacionales petroleras, arma-
mentistas, financieras del narcotráfico y la prostitución, cuyos go-
biernos mafiosos han sepultado los restos de las Naciones Unidas,
devenida hace tiempo instrumento de Estados Unidos y de las
grandes potencias neo-coloniales.
Este es el imperialismo postmoderno que consuma crímenes
contra la humanidad, violaciones al Derecho Humanitario de Guerra
y recurrentes genocidios, y que goza de flagrante impunidad ante los
pueblos del orbe, ante la historia, la moral y el derecho internacional.
¿De qué cristianismo nos pueden hablar los neofascistas del
norte brutal y revuelto, que conocía ya en su época el Apóstol José

20 Labastida, Horacio, “¿Nazismo global?”, en La Jornada, 21 de marzo de


2003.
21 Conte, Gabriel, “Estados Unidos debería reconocer que entrenó a dicta-

dores en Latinoamérica y corregir lo hecho”, en http://www.rebelion.com, 22 de


marzo de 2003.
22 Véanse: Valqui Cachi, Camilo, Partes de guerra en el Perú. Nueva Sociolo-

gía, México, 1988; y Valqui, C. et al., Perú: una luz en el sendero. Fontamara, Méxi-
co, 1988.
23 Valqui Cachi, Camilo, Genocidio y revolución en El Salvador. Editorial Uni-

versitaria, El Salvador, 1983.


003.Irak.F.37-52 27/11/94 9:56 PM Page 50

50 CAMILO VALQUI CACHI

Martí, si con gran cinismo y soberbia imperial desoyen incluso los


llamados del Vaticano y se embarcan en una nueva guerra de exter-
minio por petróleo y más territorios?
¿Qué valores defienden las mafias económicas, políticas y mili-
tares estadounidenses que pervierten la ciencia y la tecnología y las
ponen al servicio de la muerte?
¿Quién sigue después, de este múltiple genocidio biológico, fí-
sico, social, cultural,24 natural y étnico, en los mataderos del fascis-
mo norteamericano, Siria, Irán, Corea del Norte, Cuba, Colombia?
¿Por qué habremos de tolerar que esto ocurra, por qué estamos
permitiendo que este imperio en franca decadencia siga monopoli-
zando a la luz del día la economía, el conocimiento y la cultura de
la humanidad?
Sólo la lucha de los pueblos y proletarios del mundo podrá des-
montar el genocidio contra Irak y parar esta guerra imperialista ile-
gítima, ilegal25 e inmoral.
Sólo los explotados y dominados del orbe podrán romper las
duras cadenas de la esclavización y enajenación capitalistas.
Sólo la emancipación revolucionaria y socialista, podrán supe-
rar el actual orden de cosas y la prehistoria imperialista.
Debemos expropiar a los expropiadores y desarmar a los neo-
fascistas de turno, dueños de los mayores arsenales de exterminio
masivo en el mundo.
Las contradicciones sistémicas y las crisis cíclicas, la universali-
zación, centralización y concentración del capital y medios de pro-
ducción, la socialización del trabajo, las revoluciones industriales y
las bárbaras devastaciones humanas y naturales del capital contem-
24 Además del genocidio social y del ecocidio, los invasores anglo-estadouni-
denses han perpetrado de manera profesional un gran genocidio cultural contra
una de las mayores riquezas del patrimonio cultural de la humanidad (25 mil si-
tios arqueológicos y 4 mil monumentos y zonas histórico-culturales) legada por la
antigua Mesopotamia, cuna de la civilización occidental y base histórica y cultural
del pueblo iraquí, castigada ahora por miles de bombas y misiles de los nuevos
cruzados imperialistas. Véase al respecto: García Bermejo, Carmen, “La coalición
anglo-estadounidense bombardea el patrimonio. Irak: destrucción histórica y ge-
nocidio cultural”, en El Financiero, 3 de abril de 2003, p. 57.
25 Para conocer los fundamentos de la ilegalidad de la agresión anglo-esta-

dounidense contra Irak, véase: McGirr, Eoin y otros, “Dictamen: la legalidad in-
ternacional del uso de la fuerza contra Irak”, en http://www.rebelion.org, 22 de
marzo de 2003.
003.Irak.F.37-52 27/11/94 9:56 PM Page 51

IRAK: MISERIA DE LA FILOSOFÍA IMPERIALISTA 51

poráneo, prueban la actualidad de sus conceptualizaciones,26 así co-


mo sus previsiones geniales al constatar que el capital crea y recrea
las armas y los sujetos que lo negaran revolucionariamente.
Como se puede observar, el movimiento histórico del capitalis-
mo mundial despojado de sus coyunturas, convalida en lo esencial
el diagnóstico que formulara Marx en el siglo XIX, las tareas que si-
guen ponen a la orden del día la revolución mundial de los explota-
dos y oprimidos.
La liberación material y espiritual de los hombres es el camino
para fundar una humanidad humanizada, libre y solidaria dueña de
su propio destino.

26 Valqui Cachi, Camilo, La filosofía de la praxis en México ante el derrumbe del


socialismo soviético…op. cit., p. 39.
003.Irak.F.37-52 27/11/94 9:56 PM Page 52

52 CAMILO VALQUI CACHI


004.Irak.F.53-62 27/11/94 9:59 PM Page 53

LA DOCTRINA DE LAS GUERRAS PREVENTIVAS,


UN NUEVO FASCISMO PARA SOJUZGAR
A LOS PUEBLOS

PAVEL B LANCO C ONTRERAS

LOS MOTIVOS DE LA GUERRA

Al concretarse la agresión criminal contra Irak resulta evidente que


es una operación para asegurar las ricas reservas petroleras que po-
see esa nación, probadas en 112 mil millones de barriles, que la ha-
cen la segunda en el mundo después de Arabia Saudita.1 La Agencia
Internacional de Energía (AIE) ha previsto que las importaciones de
crudo estadounidenses se eleven a 14.3 millones de barriles diarios
en 2010 y a 16.7 millones en 2020. En todo el mundo, se prevé que
el consumo de crudo, especialmente en los países industrializados,
aumente de los actuales 75 millones de barriles diarios a 120 millo-
nes en 2030.
Esta guerra es un paso necesario para el lobby militarista y los
dueños de Wall Street en su intento por asegurar el dominio del
imperialismo norteamericano y expandir su globalización neolibe-
ral en la estratégica región del Medio Oriente, ganando la carrera a
la Unión Europea en el dominio de los recursos naturales —65%
de las reservas petroleras del planeta— y nuevos mercados. Nos en-
contramos pues con un nuevo reparto del mundo, cuya configura-
ción estaba pendiente desde 1991.
Entre las tesis que Lenin plantea en su obra El imperialismo, fase
superior del capitalismo, nos encontramos con las siguientes que so-
portan la concepción que suscribimos de esta agresión como una de
carácter imperialista y colonizadora.
1 http://www.bbc.co.uk/spanish/especiales/irak_militares/petroleo_irak.stm.

El petróleo iraquí, además es de calidad media y su costo de extracción está entre


los más bajos.

53
004.Irak.F.53-62 27/11/94 9:59 PM Page 54

54 PAVEL BLANCO CONTRERAS

El capitalismo en su etapa imperialista genera un enfrentamien-


to que se expresa en contradicciones interimperialistas, una lucha
feroz por los mercados, el reparto territorial del mundo formando
colonias y semicolonias, pues en el mercado colonial es más fácil su-
primir al competidor, garantizarse pedidos, consolidar las relacio-
nes necesarias, etc. Este reparto concluye con la apropiación de
toda la Tierra entre los países capitalistas más importantes.
En la etapa imperialista las guerras son inevitables, dado que las
contradicciones interimperialistas no se resuelven pacíficamente pues
no hay lugar para el desarrollo armónico, no se concibe otro funda-
mento para el reparto de las esferas de influencia, de los intereses, de
las colonias, etc., que la fuerza de quienes participan en el reparto, la
fuerza económica general, financiera, militar, etc. Las alianzas transi-
torias que se llegan a dar entre las potencias imperialistas no nulifican
este principio, sólo constituyen treguas entre las guerras.
Recordamos esto, porque la realidad les asigna vigencia, justa-
mente cuando hace unos meses el libro Imperio de Michael Hardt y
Toni Negri, con tanta influencia en el movimiento antiglobaliza-
ción, hablaba de una nueva época en la que el capital desterritoria-
lizado dejaba de lado pugnas entre intereses de uno u otro bloque
económico-militar. Estos autores señalan ahí que el imperio no es-
tablece ningún centro de poder —en contraste con el concepto de
imperialismo de Lenin—; el imperio es un aparato descentralizado
y desterritorializado que maneja identidades híbridas, a través de
redes adaptables de mando de manera tal que “… los colores na-
cionales distintivos del mapa imperialista del mundo se han fusio-
nado y mezclado en el arco iris global imperial…”.2 Lo que solía
ser un conflicto entre las potencias imperialistas ha sido sustituido
por un ultra poder imperial, un poder que ultra determina a todas
las potencias, a través de un nuevo contrato social y de instrumen-
tos legales de coerción que resuelven todos los conflictos. El impe-
rialismo para ellos ha terminado y ni Estados Unidos ni ningún
Estado-nación del mundo puede ser ya el centro de mando del
nuevo imperio. Pero esa tesis ha sido sofocada por los miles de mi-
siles del ejército imperialista sobre Afganistán e Irak.
Nos encontramos con otros objetivos en la agresión imperialis-
ta a Irak: establecer allí un gobierno militar que, sometido total-

2 Hardt, Michael y Toni Negri, Imperio. Paidós, Buenos Aires, 2000, p. 14.
004.Irak.F.53-62 27/11/94 9:59 PM Page 55

LA DOCTRINA DE LAS GUERRAS PREVENTIVAS 55

mente a la Casa Blanca, permita el asentamiento de bases militares


y el dominio político de la región. En la línea del documento cono-
cido como Santa Fe IV,3 la construcción de un cerco contra la Repú-
blica Popular China. Además una base segura contra otros objetivos
declarados, como Irán y Siria. El contexto mismo en que se produ-
ce la invasión al pueblo de Irak es para emprender un contraataque
ante la creciente resistencia de los pueblos del mundo a las políticas
neoliberales, justamente cuando algunos de estos pueblos y sus
movimientos políticos y sociales inician un paso de la resistencia a
la ofensiva, como es el caso en Sudamérica de la Venezuela Boliva-
riana, Brasil, las FARC-EP en Colombia y los movimientos indígena-
populares de Ecuador y Bolivia.
Una clara política de utilización de la fuerza militar contra todo
aquel que intente cuestionar la hegemonía de Estados Unidos. Pero
los pueblos no creen en dictados fatalistas y la historia está por escri-
birse, no pudo ser contenida por los débiles muros de la desideologi-
zación y tampoco lo será por la doctrina de las guerras preventivas,
la que como intentaremos demostrar soporta la construcción de un
IV Reich. Es necesario decir que la valiente resistencia del pueblo de
Irak a los invasores es parte importante de la gran batalla que la hu-
manidad libra por su existencia, por la libertad y la democracia.
Recapitulando los objetivos de la guerra preventiva, diremos que
es impulsada para garantizar los intereses de Estados Unidos y para
remachar la superioridad política y militar de la única superpoten-
cia que queda en el planeta, como ha insistido la administración
Bush. Es una guerra por el petróleo, sea para controlar directamen-
te los recursos de uno de los mayores productores mundiales, sea
para determinar las orientaciones globales del mercado de este re-
curso estratégico. Además, la determinación de Bush responde a los
intereses de los lobbies petroleros y de armamento, a los que impor-
tantes representantes del gobierno norteamericano y el propio Bush
pertenecen. Es una guerra que tiene el objetivo de hacer de Irak una
plataforma geopolítica en la región, con el preciso objetivo de con-
trolar directamente aquella parte del mundo, ya llena de bases mili-
tares estadounidenses. Como señala la declaración del Partido de la
Refundación Comunista de Italia sobre la agresión imperialista:

3Santa Fe IV, En los tiempos del Plan Colombia. Ediciones Nuestra América,
Bogotá, 2001.
004.Irak.F.53-62 27/11/94 9:59 PM Page 56

56 PAVEL BLANCO CONTRERAS

“En realidad este ataque está inscrito en una estrategia impe-


rial que redefinirá el mapa de los poderes en todo el mundo, y es
el producto más evidente de la crisis del sistema de la globaliza-
ción neoliberal. La globalización neoliberal, frente a la crisis, ya
no puede ser gobernada por consenso, como ha ocurrido en su fa-
se creciente, sino que necesita la guerra global permanente. La
guerra global permanente, que puede desencadenarse en cual-
quier parte del mundo y que queda en formas diferentes en todo
el planeta, actúa como un golpe de estado permanente, una sub-
versión de las élites dominantes contra la mayoría de la humani-
dad. No es un caso que le falte completamente el consenso, a
partir de aquel de las poblaciones de los países que participan en
la acción bélica, y que haya destruido lo que queda de legalidad
internacional. Antes que fuera desenganchada la primera bomba
ya ha habido efectos devastadores. No solamente las Naciones
Unidas no han podido impedir el ataque, sino que han sido des-
conocidas en su esencia constitutiva: su Estatuto, nacido de la tra-
gedia de la Segunda Guerra Mundial, no contempla en ningún
caso un ataque preventivo. Se repite una acción militar devasta-
dora, sin ningún aval de las Naciones Unidas, como ya ocurrió
con la guerra en Yugoslavia”.4

EL PRETEXTO PARA LA NUEVA DOCTRINA Y SUS CARACTERÍSTICAS

La reunión de las Islas Azores entre George Bush, Tony Blair y Jo-
sé María Aznar, ha sido un golpe de estado mundial; pasando por
encima del Consejo de Seguridad de la Organización de las Nacio-
nes Unidas han resuelto la invasión contra Irak. Durante meses es-
tuvieron preparando el terreno para ello, con resoluciones
oprobiosas y un manejo perverso de la información sobre supuestas
armas de destrucción masiva; buscando legitimar la agresión han
terminado por hacer añicos cualquier legalidad al desconocer el de-
recho internacional, así como principios básicos para la convivencia
entre los pueblos. Ello está en continuidad con lo que el 20 de sep-
tiembre de 2001 fue proclamado por Bush ante el Congreso nor-
teamericano: la doctrina de las guerras preventivas, y reforzado por
4 Declaración final de la Dirección Nacional del Partido de la Refundación

Comunista de Italia sobre la guerra contra Irak, 20 de marzo de 2003.


004.Irak.F.53-62 27/11/94 9:59 PM Page 57

LA DOCTRINA DE LAS GUERRAS PREVENTIVAS 57

la intervención de Donald Rumsfeld en el Congreso el 30 de sep-


tiembre de 2001, conocida como el Nuevo plan de defensa para el si-
glo XXI, y otros documentos, como la Estrategia de seguridad nacional
de Estados Unidos, del 20 de septiembre de 2002, que son continua-
ción de la política que George Bush padre no pudo materializar du-
rante su mandato presidencial.
Esta nueva estrategia fue lanzada públicamente con el pretexto
de los dramáticos acontecimientos del 11 de septiembre del mismo
año en Nueva York. Varios indicios muestran que los servicios de
inteligencia norteamericanos y la misma Casa Blanca estaban al
tanto de lo que ocurriría y lo permitieron; por ello, con justa razón
se establece una analogía con el incendio del Reichstag en Alema-
nia la noche del 27-28 de febrero de 1933, que permitió el ascenso
al poder de los fascistas hitlerianos.
Es necesario citar párrafos del mencionado discurso de Bush que
nos permiten comprender esa nueva doctrina.

La guerra comienza con Al Qaeda, pero no termina allí. No termina-


rá hasta que cada grupo terrorista de alcance mundial haya sido en-
contrado, detenido y vencido.
Dirigiremos todos los recursos a nuestra disposición —todos los
medios de la diplomacia, toda herramienta de inteligencia, todo ins-
trumento para la aplicación de la ley, toda influencia financiera y toda
arma de guerra necesaria— a la destrucción y la derrota de la red glo-
bal del terror.
Ahora, esta guerra no será como la guerra contra Irak de hace una
década, con una liberación decisiva de un territorio y una conclusión
rápida. No se parecerá a la guerra aérea sobre Kosovo de hace dos
años, donde no se utilizaron tropas terrestres y ni un solo estadouni-
dense se perdió en combate.
Nuestra respuesta involucra mucho más que una represalia ins-
tantánea y golpes aislados. No deben esperar una batalla, sino una
larga campaña como no hemos visto ninguna otra jamás. Puede in-
cluir golpes dramáticos visibles en la televisión y operaciones encu-
biertas secretas igual de exitosas.
Le quitaremos el financiamiento a los terroristas, los volveremos
el uno contra el otro, los haremos moverse de un lugar a otro hasta
que no tengan refugio o descanso. Y perseguiremos a las naciones que
proporcionen ayuda o refugio al terrorismo. Todas las naciones en to-
das las regiones deben tomar ahora una decisión: o están con nosotros
o están con los terroristas.
004.Irak.F.53-62 27/11/94 9:59 PM Page 58

58 PAVEL BLANCO CONTRERAS

De este día en adelante, cualquier nación que continúe dando re-


fugio o apoyando el terrorismo será considerada por Estados Unidos
como un régimen hostil. Nuestra nación ha sido puesta en alerta, no
somos inmunes a los ataques. Tomaremos medidas defensivas contra
el terrorismo para proteger a los estadounidenses.
Ésta no es, sin embargo, una lucha sólo de Estados Unidos, y lo
que está en juego no son solamente las libertades estadounidenses. Ésta
es una lucha del mundo. Ésta es una lucha de la civilización. Ésta es una
lucha de todos los que creen en el progreso y el pluralismo, la toleran-
cia y la libertad. Pedimos a todas las naciones que se unan a nosotros.
Pediremos y necesitaremos la ayuda de fuerzas de policía, servi-
cios de inteligencia y sistemas bancarios de todo el mundo. Estados
Unidos agradece que tantas naciones y muchas organizaciones inter-
nacionales hayan respondido ya con simpatía y apoyo: naciones de
América Latina, Asia, África, Europa y el mundo islámico.
El mundo civilizado se está alineando junto a Estados Unidos.
Nos uniremos para fortalecer nuestras capacidades de inteligen-
cia para conocer los planes de los terroristas antes de que actúen y en-
contrarlos antes de que golpeen.
La libertad y el terror están en guerra. El avance de la libertad hu-
mana, el gran logro de nuestro tiempo y la gran esperanza de cada era,
depende ahora de nosotros. Nuestra nación, esta generación, levanta-
rá la oscura amenaza de violencia que recae sobre nuestro pueblo y
nuestro futuro. Fomentaremos que el mundo se una a esta causa a tra-
vés de nuestros esfuerzos y de nuestra valentía.

Esta es una declaración de guerra mundial permanente contra


todos los pueblos para someterlos al dictado y necesidades del im-
perialismo yanqui, con argumentos religioso-fundamentalistas y
civilizatorios. La agresividad imperialista, en el marco de la crisis
económica5 en sus centros no se limita a las relaciones internacio-
nales y el terreno militar, va a todas las esferas de la vida social.
Acelera los reajustes en la economía y en el nivel de vida de los
trabajadores, se dirige contra las conquistas y derechos de la clase
obrera, influye al sistema político que adquiere características
ideológicas y políticas aún más reaccionarias, y ataca la cultura y
el tiempo libre de los trabajadores.
Se está edificando un nuevo marco institucional más reacciona-
rio a través de la violación de las libertades y derechos populares
5 Enron, WorldCom, etcétera.
004.Irak.F.53-62 27/11/94 9:59 PM Page 59

LA DOCTRINA DE LAS GUERRAS PREVENTIVAS 59

fundamentales, nuevos mecanismos de represión contra los pue-


blos y movimientos que ponen en duda la dominación imperialista.
Una proclamación del IV Reich global acompañada con medidas
fascistas en la política de Estados Unidos, tales como la grabación
de las llamadas telefónicas, el control de la correspondencia, la in-
tervención del correo electrónico, el control de todo lo relativo a
seguridad nacional, inclusive a los congresistas norteamericanos;
serias restricciones sobre las informaciones relativas a la guerra, que
las estamos viviendo ahora, donde toda noticia que recibimos está
deformada o llega con gran retraso, inclusive en internet, donde to-
do despacho es versión de la CNN o directamente del Centcom; son
honrosas las excepciones, como Prensa Latina, la Agencia Xinhua,
los brigadistas internacionales con sus crónicas y muy pocos perio-
distas independientes objetivos.
En pocas palabras, como bien señala el Frente Democrático pa-
ra la Liberación de Palestina, “…fueron enterrados para siempre
los preceptos teóricos sobre la soberanía y los derechos legítimos
de los pueblos, y la única medida justificativa para ese plan de agre-
sión la representan los intereses de Washington y de sus aliados, y
no en el caso de producirse una amenaza real sino en la simple posi-
bilidad de convertirse en una simple amenaza a estos intereses”.6
Los objetivos siguientes han sido declarados ya: Siria, Irán,
República Popular Democrática de Corea. Todos estamos bajo la
amenaza ya de que Estados Unidos se reserva el derecho de vigilar,
castigar y aniquilar con fuerza abrumadora a las naciones y a los
pueblos que se consideren como enemigos de la civilización. Lo esen-
cial es evitar la aparición de cualquier poder estatal rival, sea amigo
o enemigo. Las acciones unilaterales son preferidas; la ley, los tra-
tados y las obligaciones internacionales se deben pasar por alto si
limitan su libertad de acción o entorpecen la proyección de su poder.
Como ha señalado Fidel Castro, Primer Secretario del Partido Co-
munista de Cuba, es la amenaza de una “tiranía mundial fascista”.7
Éste es el momento de la mayor amenaza contra el genero hu-
mano. En La crisis de la socialdemocracia, también conocida como el

6Frente Democrático para la Liberación de Palestina. Intervención en XI


Encuentro del Foro de Sao Paulo, diciembre 2 de 2002.
7 Castro, Fidel, Discurso del 7 de abril de 2003. La Habana, Cuba; (http://

www. granma. cubaweb.cu/2003/04/08/nacional/articulo01.html).


004.Irak.F.53-62 27/11/94 9:59 PM Page 60

60 PAVEL BLANCO CONTRERAS

Folleto de Junius, la dirigente marxista Rosa Luxemburgo citó a Fe-


derico Engels: “la sociedad burguesa está situada ante un dilema: o
pasa al socialismo o cae en la barbarie”.8
La etapa que vivimos a principios del siglo XXI, nos plantea una
nueva situación que tiene como rasgo característico fundamental el
hecho de que la humanidad se encuentra como nunca antes había
ocurrido, ante la disyuntiva histórica de socialismo o barbarie, por-
que el capitalismo ha entrado de lleno a la fase de incontrolabilidad
destructiva del capital como consecuencia del desarrollo del capita-
lismo y de la profundización de su principal contradicción, la cual
se expresa en el crecimiento del carácter social del trabajo y la apro-
piación cada vez más privada de los bienes producidos.
En esta etapa el capital ha extendido y generalizado a todo el
orbe la agresión contra la soberanía económica de las naciones,
profundiza y perfecciona sus métodos para convertirlas en tributa-
rias y a sus pueblos y ciudadanos en parias y esclavos de la época
moderna; destruye las posibilidades de empleo digno, empobrece y
explota a la mayor parte de la humanidad, los cuales suman miles de
millones de seres humanos, destruye la ecología y el medio ambien-
te, concentra la riqueza y el poder de decisiones de nivel internacio-
nal en un breve grupo de consorcios y gobiernos trasnacionales.
Los comunistas sabemos que el imperialismo requiere de las
guerras para sobrevivir de igual forma que los seres vivos necesitan
del aire y del agua; la ontología del imperialismo se concentra en
rasgos como la expansión, el control, la dominación, el saqueo y la
guerra; requiere de la guerra para retroalimentar financieramente a
sus monopolios bélicos y amenaza al mundo con la guerra y la des-
trucción a quienes se resisten al sometimiento; esta tensión perma-
nente a que somete el imperialismo al mundo acrecienta la amenaza
de una hecatombe nuclear que desaparecería todo signo de vida so-
bre el planeta. Ésta es la situación de barbarie a la que hemos llega-
do y que amenaza con profundizarse a un grado superlativo si no es
detenida.
La etapa de incontrolabilidad destructiva del capital es irrever-
sible; por eso es que la solución no puede encontrarse en el marco
del sistema capitalista. Las terceras vías y otras opciones que inten-
tan presentar posibilidades de un capitalismo con rostro humano

8 Luxemburgo, Rosa, La crisis de la socialdemocracia. Roca, México, 1972, p. 23.


004.Irak.F.53-62 27/11/94 9:59 PM Page 61

LA DOCTRINA DE LAS GUERRAS PREVENTIVAS 61

no tienen sustento en la realidad y son consecuentemente inexis-


tentes. Quienes las plantean lo hacen por ignorancia o mala fe y
sólo distraen a la clase obrera y a los pueblos de su verdadera estra-
tegia revolucionaria.
Los comunistas mexicanos tenemos la convicción, fundada en
el análisis marxista de la realidad, de que es posible otro mundo di-
ferente a éste que hoy domina el imperialismo, y en esa lucha esta-
mos comprometidos; pero afirmamos que la única alternativa de
solución es la sustitución del sistema capitalista por el modo socia-
lista de producción. Nos une esta convicción y la conciencia de que
es una necesidad histórica inaplazable, que constituye la tarea más
importante del movimiento revolucionario y por supuesto de las
mujeres y hombres del planeta.
004.Irak.F.53-62 27/11/94 9:59 PM Page 62

62 PAVEL BLANCO CONTRERAS


005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 63

IRAK: UN PANORAMA COMPLEJO

D INA L IDA K INOSHITA

I. INTRODUCCIÓN

Es generalizada la idea de que el presidente norteamericano


George W. Bush, quiere la guerra con Irak para controlar las in-
mensas reservas de petróleo. Por otra parte, el gobierno de Geor-
ge W. Bush afirma que es fundamental derrumbar el régimen de
Saddam Hussein para democratizar la región y destruir todos los
artefactos bélicos de destrucción masiva existentes en Irak. Creo
que es una idea simplista. Las causas de la crisis actual son más
profundas y complejas: hay una interacción entre cuestiones
geoestratégicas, económicas, culturales, étnicas y religiosas que se
interpenetran.
Cuando se trata aquí de la complejidad, la idea es hacer un aná-
lisis basado en el pensamiento complejo que trata de reflexión
sobre los fenómenos en los que ocurre una interacción de muchos
factores. En un sistema complejo, los diversos niveles de organiza-
ción no son reductibles a una estructura única hecha de componen-
tes elementales, lo que significa que la suma de soluciones de todos
los problemas aislados de un sistema no es la solución del sistema.
En este paradigma se pretende articular el todo con las partes y lo
particular a través de un ir y venir incesante. Por lo tanto, hay que
ir más allá del modelo reduccionista cartesiano.
Este “pensamiento de la complejidad” no es nuevo. El filósofo
griego Heráclito ya se daba cuenta que hay que asociar un conjunto
de términos contradictorios para afirmar una verdad. Pero sólo es
en las últimas décadas que tal pensamiento resurge. En este mode-
lo se abandona el abordaje mecanicista de la causalidad estricta, al
mismo tiempo que se admite que los procesos están hechos de rup-

63
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 64

64 DINA LIDA KINOSHITA

turas y continuidades, pues poseen una historicidad irreversible pe-


ro no lineal.
La complejidad permite construir una imagen nueva de la natu-
raleza y de la sociedad. El universo concebido como un ingenio
mecánico es substituido por un organismo vivo, más imprevisible e
inestable, pero al mismo tiempo más abierto y creador. De esa ma-
nera, pueden tratarse nociones de desorden, de incertidumbre, de
contingencia y de autonomía.

II. UN POCO DE HISTORIA

En su libreta de apuntes de la Guerra del Golfo Pérsico, el periodista


Enrique Cordoba1 escribe: “En Irak, entre el Tigris y el Éufrates,
Dios concibió el paraíso terrenal, dice la Biblia. Hoy puede ser la
puerta del apocalipsis”. Y continúa:

Allí, nacieron las primeras ciudades y surgió todo. Su historia oscila


entre la guerra y la paz, la destrucción y la creación. Hace seis mil
años, bárbaros de las montañas Zagros invaden el área y llega la civi-
lización sumeria, cuna de la humanidad. Babilonia se convierte en
una de las ciudades más importantes. Al norte se encuentra Asiria,
con capital en Nivine […] En Mesopotamia desarrollaron la rueda,
el alfabeto, la escritura, el calendario de doce meses, los siete días de
la semana, y concibieron la Torre de Babel, primer templo humano
elevado hacia el cielo. Con los sumerios, el hombre deja constancia
de su paso por la tierra. Los acadios son el pueblo que se lanza y con-
quista Sumeria en el 2 000 ac. Los amorreos invaden más tarde y
toman Babel y reina Hammurabi. Por catorce siglos Babilonia fue
la ciudad más esplendorosa del mundo. Su agenda: guerra y domina-
ción. El rey David y su hijo Salomón unifican las tribus de Israel. Todo
sucedió en esa media luna fértil. Hoy, es sólo un desierto cargado de
petróleo y de locura. Bajo el subsuelo de Irak hay reservas para sacar
tres millones diarios de barriles de petróleo durante doscientos cin-
cuenta años.

Pero esta tierra fue por muchos otros siglos el límite oriental del
Imperio Otomano y punto de encuentro de Oriente y Occidente y

1 Córdoba, Enrique, director Cita con Caracol, Miami.


005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 65

IRAK: UN PANORAMA COMPLEJO 65

de sus rutas comerciales. Y como subraya el intelectual palestino


Edward Said, el mundo árabe, en especial Irak, es un mosaico com-
plejo de tradiciones, religiones, culturas y etnicidades. No se puede
olvidar que el Imperio de los Abacidas, con su literatura, filosofía,
arquitectura, ciencia y medicina, fue una contribución iraquí que
todavía es la base de la cultura árabe.2
Con el advenimiento de la primera revolución industrial, Ingla-
terra y Francia buscan nuevos mercados y luego, después de las
guerras napoleónicas, las dos potencias europeas avanzan sobre el
Imperio Otomano. En este contexto, algunos de los puertos eran
antiguas ciudades que asumirán nueva dimensión e importancia,
entre ellos Basora, al sur de Irak, en la entrada del Golfo Pérsico,
principal puerto de exportación de dátiles y granos.3
Con el fin de la Primera Guerra Mundial y el derrocamiento
del imperio otomano, Irak pasa a control mandatario británico y,
por un Tratado Anglo-Iraquí de 1930, recibe su independencia
formal a cambio de coordinar su política externa con los británi-
cos, concederles dos bases aéreas y el uso de comunicaciones en
época de necesidad. Las fronteras establecidas bajo la Liga de
Naciones crean zonas de conflicto con todos los vecinos: Irán, Si-
ria, Arabia Saudita y Turquía. Por otra parte, Irak es constituido
por tres provincias distintas del Imperio Otomano, lo que le da
las características de Estado multi-étnico con particularidades re-
ligiosas.
Como otros países de la región, Irak pasó por varios regímenes:
monarquía y república; periodos más democráticos y otros más au-
toritarios, incluso con simpatía por el nazismo en los años 30 del si-
glo pasado. De todas maneras, detentador de agua, tierras fértiles y
petróleo, Irak tenía una imagen de un gran país próspero y diverso,
uno de los pocos países árabes con una clase media educada y pro-
fesionales competentes. Llegó a tener el mayor número de lectores
en el mundo árabe; su situación actual llevó a la ruina al parque edi-
torial de la región.

2 Said, Edward, “Israel, Iraq, and the United States”, Al Arma, octubre de
2002.
3 Hourani, Albert, Uma história dos povos árabes, Companhia das Letras, São
Paulo, 2001.
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 66

66 DINA LIDA KINOSHITA

III. ¿CÓMO UN PAÍS CON ESTAS CARACTERÍSTICAS LLEGÓ


A LA MISERIA ACTUAL?
GEOPOLÍTICA DEL ORIENTE MEDIO

Punto de encuentro de Europa, Asia y África, el Oriente Medio es


área estratégica desde la antigüedad. Punto de disputas por rutas
comerciales, la región pasa a ser de importancia crucial con la
apertura del Canal de Suez y después por el control del Golfo Pér-
sico. Ya en el siglo XIX, Rudyard Kipling había descrito el “gran
juego” ejercido por las potencias europeas en Oriente Medio: Ru-
sia y Gran Bretaña en Afganistán, Francia y Gran Bretaña en las
regiones del Imperio Otomano. El descubrimiento del petróleo y
su uso cada vez más intenso transforma toda la región en un barril
de pólvora.
Además de la disputa económica por el oro negro, a lo largo de
casi todo el siglo XX transcurre otra disputa, la geopolítica: con la
Revolución de Octubre en Rusia, las potencias capitalistas buscan
aislar a la Unión Soviética desde el principio. La victoria del ejérci-
to soviético en Europa en la Segunda Guerra Mundial, y la poste-
rior transformación de la Unión Soviética en potencia económica y
militar, crea una nueva situación. Hay una ruptura entre los Alia-
dos, vencedores del Nazi-fascismo, y tiene inicio la guerra fría entre
las potencias de Occidente, con su bloque militar, la OTAN, y el
mundo socialista ampliado en la posguerra, que también crea un
bloque militar, el Tratado de Varsovia.
La OTAN mantiene todo el bloque socialista cercado por bases
militares, desde el norte de Europa, en Escandinavia, hasta al sur, a
través de Italia, y Turquía en el extremo Oriente, con sus bases mi-
litares en Asia, sobre todo en Japón y Corea del Sur.
La región de Medio Oriente se transforma en región de disputa
de los dos bloques. Al principio, la Unión Soviética da un apoyo de-
cisivo en la histórica Asamblea de la ONU, en diciembre de 1947, pa-
ra la partición de Palestina y la creación del Estado de Israel. Para el
campo socialista y para los judíos comunistas, la creación del Estado
de Israel respondería a un movimiento de liberación nacional en el
que el apoyo soviético afectaría los intereses imperialistas en una re-
gión altamente estratégica. Por una serie de razones, poco más tarde
el Estado de Israel cambió de orientación y, comienzos de los años
50, ya es claro que marchará con el Occidente. Mientras tanto, el fin
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 67

IRAK: UN PANORAMA COMPLEJO 67

de la Segunda Guerra Mundial marca el ocaso de los imperios britá-


nico y francés con cambios profundos en el poder y en la vida social,
en las ideas y esperanzas de los pueblos de la región. En los años 50
y 60 del siglo pasado, surgen movimientos de carácter nacionalista,
socialista y neutralista que se oponen a las potencias imperialistas en
varios países de la región.4 El egipcio Abd al Nasser es su líder y
símbolo. Después de la Guerra del Sinai, Irak rompe relaciones di-
plomáticas con Francia y hay intentos de hacerlo con Gran Bretaña.
Después de un periodo de mucha instabilidad, en 1958 Abdul
Karim Kasem toma el poder a través de una revolución militar na-
cionalista con apoyo de los comunistas iraquíes y, enseguida, son
establecidas relaciones con la Unión Soviética, China y otros países
socialistas. Eso ocurre poco después de la eliminación del naciona-
lista Mossadegh en Irán, que es un país fronterizo islámico pero no
árabe, en donde lograron instituir el gobierno del Sha Rheza Pah-
levi, aliado occidental.
Éste es un periodo de mucha disputa entre los regímenes nacio-
nalistas y los aliados de las potencias occidentales, en una región de
vital interés. Kasem nacionaliza muchas empresas y clama por áreas
largamente disputadas con Irán. Pero hay también disputas inter-
nas y la demanda curda por un Estado independiente. Para preser-
var su espacio en este contexto, proteger reservas petrolíferas y
garantizar los intereses occidentales en el Golfo Pérsico, los británi-
cos apoyan la desmembración de la parte sur de Irak y reconocen
la plena independencia de Kuwait. Irak jamás acepta el nuevo Esta-
do y lo considera territorio iraquí. El gobierno de Kasem es derri-
bado por oficiales del Partido Baath, que inmediatamente lo ejecutan
y asesinan a decenas de millares de comunistas.
Las relaciones de Irak con el campo socialista se deterioran.
Hay un periodo de gabinetes de unidad nacional seguidos de gol-
pes de Estado; finalmente, la derecha del Partido Baath retoma el
poder a través de un golpe a fines de los 60. Saddam Hussein asume
el poder en 1978. En el año siguiente, los americanos pierden uno
de sus aliados más fieles, el Sha de Irán fue derribado por la Revo-
lución Islámica de los ayatolas.
Cabe resaltar que por décadas la geopolítica de Oriente Medio
está determinada por la guerra fría. Algunos países son aliados de

4 Hourani, Albert, op. cit.


005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 68

68 DINA LIDA KINOSHITA

Estados Unidos y sus aliados occidentales por casi todo el periodo,


como Israel, Jordania, Arabia Saudita y los Emiratos del Golfo.
Otros, como Egipto, Siria e Irak, asumen posiciones distintas a lo
largo del periodo: neutralismo, apoyo a los países socialistas o al
occidente. De manera que los países árabes tienen muchas divergen-
cias externas y problemas internos. Lo único que los une a lo largo
del tiempo es el enemigo externo, Israel, y la búsqueda de una solu-
ción para el problema palestino fuera de las fronteras de sus respec-
tivos países. La cuestión palestino-israelí también sirve para desviar
la atención de los problemas internos en todos los países árabes.
Saddam Hussein consolida su poder personal en 1980, en un
Estado artificial surgido después de la Primera Guerra Mundial, en
donde viven en estado tribal árabes sunitas y shiítas y curdos sunitas
sin una identidad colectiva común. Si Saddam Hussein ha preten-
dido desarrollar un Estado moderno, más próspero e igualitario,
con la renta del petróleo nacionalizado, en un país históricamente
autocrático, la verdad es que la cuestión democrática jamás fue con-
siderada; su régimen puede ser caracterizado por “un poder casi to-
tal, garantizado por la combinación de movilización ideológica y
monopartidaria, el clientelismo y la represión policial y militar san-
grienta a cualquier oposición”.5
El hecho es que Estados Unidos y los ingleses pasan a apoyar
este régimen después de la Revolución islámica en Irán. Por opo-
nerse a la exportación de la Revolución islámica, y con la expectati-
va de derribar a Khomeini, a Saddam Hussein, responsable por la
eliminación física de oponentes en gran escala y un verdadero ge-
nocida de los curdos, se transformó en el querido del Occidente.
Del mismo modo que los talibanes en Afganistán por luchar en
contra de los soviéticos. Estados Unidos y Gran Bretaña propor-
cionaron artefactos bélicos modernos y llegaron a construir en Irak
plantas de armas químicas y biológicas.
Después de una guerra de varios años en los 80, responsable por
grandes pérdidas humanas y materiales, Irak sale vencedora a pesar
de no lograr cambiar la situación política en Irán. Fortalecido por la
victoria en esta guerra, pero perjudicado por el bajo precio del petró-
leo y con una deuda de 80 mil millones de dólares, Saddam Hussein

5
Demant, Peter, “Quatro Leituras da Crise Iraquiana”, Carta Internacional,
año X, número 116.
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 69

IRAK: UN PANORAMA COMPLEJO 69

intenta anexar Kuwait, territorio siempre considerado por Irak como


suyo. Fue el fin del noviazgo del Irak de Hussein con Occidente.
La invasión de Kuwait ocurre en una nueva coyuntura, en el
periodo del derrumbe del “socialismo real”. Presionado durante
meses para abandonar Kuwait sin resultado, el Presidente George
Bush exigió de la ONU la autorización para tomar medidas de fuer-
za en contra de Irak. Mientras tanto, Hussein vincula su retirada de
Kuwait con la creación de un Estado Palestino, lo que exacerba el
conflicto palestino-israelí.
Por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, Estados
Unidos y la Unión Soviética están del mismo lado en un conflicto;
la ONU autorizó el uso de la fuerza en caso de que Irak no dejara
Kuwait para el 15 de enero de 1991. Dos días después del plazo es-
tipulado los estadounidenses y sus aliados iniciaron los bombardeos
contra las fuerzas iraquíes y destruyeron el país. En represalia, Irak
bombardeó Israel y Arabia Saudita, dos aliados fieles e importantes
de la Unión Americana. El Consejo de Seguridad de la ONU impu-
so un boicot económico a Irak que dura hasta hoy. La destrucción y
el boicot no han permitido la reconstrucción del país, cada vez más
miserable.

IV. CAMBIOS GEOPOLÍTICOS Y DOCTRINAS


DE DEFENSA EN ESTADOS UNIDOS

El fin de la guerra fría y el aparente éxito en la Guerra del Golfo, ha-


cen que el grupo asesor de Bush padre, esencialmente el mismo
que asesora a Bush hijo (Dick Cheney, Donald Rumsfield y Con-
doleezza Rice), intentara aprobar la noción de que Estados Unidos
debería adoptar una posición de unilateralismo y prevención de
ataques como política formal de gobierno.
En contraposición a las doctrinas Truman y Eisenhower vigentes
durante la guerra fría, en las cuales conceptos como “contención”,
“disuasión” y “reversión” han definido sucesivamente el comporta-
miento militar del país, en 1992 Cheney presentó al Presidente
Bush, y en 1993 Wolfowitz incluyó en el “Defense Planning Guidan-
ce”, la idea de que Estados Unidos debería estar listo para realizar
acciones militares anticipatorias para prevenir ataques por artefac-
tos bélicos de destrucción masiva, así como para castigar potenciales
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 70

70 DINA LIDA KINOSHITA

agresores por distintos medios, incluso bombardeos aéreos sobre


fábricas de armas.6
El documento explicita aun, que es deseable que Estados Unidos
siempre forme coaliciones con otros países para sus iniciativas mili-
tares, pero es esencial crear en la opinión pública americana “el sen-
timiento de que el orden mundial es defendido en última instancia
por EU […] y que América debe posicionarse para actuar de manera
independiente cuando las acciones colectivas no puedan ser orques-
tadas o cuando situaciones de crisis exijan una acción inmediata”.
Esta “guía” no se ha transformado en política por dos motivos:
uno fue la victoria electoral de Bill Clinton, el otro, que los años 90
fueron de relativa estabilidad internacional, con excepción de los
conflictos regionales en los Balcanes.
La situación cambia cuando George W. Bush asume el poder en
Estados Unidos, en el año 2000, después de una elección cuestiona-
ble. Apoyado por la vieja economía, sobre todo por las compañías
petroleras, por la industria química y por el complejo militar-indus-
trial, todo indicaba que sería un presidente débil con menos posibi-
lidad de seguir cumpliendo su rol internacional según el modelo de
los últimos años.
La administración Bush presentaba crecientes dificultades en el
Congreso Americano y un progresivo aislamiento internacional por
haber asumido posiciones muy conservadoras en lo que se refiere a
medio ambiente, combate al racismo y conflictos internacionales.
Como ejemplos emblemáticos se puede citar su posicionamiento en
favor de la derecha del Estado de Israel en el conflicto con los pa-
lestinos, su retirada de la Conferencia de Durban, en contra del ra-
cismo, y el hecho de negarse a firmar los Protocolos de Kyoto. Es
por todo ello que ha sido el principal blanco de las protestas gene-
ralizadas de los movimientos antiglobalización, como los ocurridos
en Génova durante la Conferencia del G-7. Hay que agregar a ello
que Estados Unidos fue afectado con mucha fuerza por la crisis
económica mundial, después de diez años de continuo crecimiento.
Fue en este contexto que el equipo de George W. Bush resucitó
la doctrina de hace diez años.
Por lo tanto, el primer problema trata de la hegemonía.

6Lins e Silva, C. E., “Doutrina Bush foi gerada há dez anos”, Política Exter-
na, Sao Paulo, vol. 11, número 3, dic.-feb. 2002/2003.
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 71

IRAK: UN PANORAMA COMPLEJO 71

V. EL COMPLEJO MILITAR INDUSTRIAL

Éste es un problema altamente correlacionado con el anterior. A


pesar de que la industria bélica contribuye a la reproducción del ca-
pital parasitario, no hay duda que el complejo militar industrial
americano va a lucrar con la guerra al reponer inventarios y demos-
trar la eficiencia de las armas. Por otra parte, las victorias en la
Guerra del Golfo y de Afganistán han conducido a parte de la élite
norteamericana a considerar que el poder militar americano es su-
ficiente para hacer cualquier cosa, en cualquier lugar y con pocas
pérdidas humanas.7
Fue después del 11 de septiembre de 2001 que el gobierno
Bush empezó a elaborar la teoría del “eje del mal” bajo el argumen-
to, jamás comprobado, de los vínculos entre Saddam Hussein y
Osama Bin Laden. Algunos meses después ya hablaba de cuatro
países constituyentes del “eje del mal”: Corea del Norte, Irán, Li-
bia e Irak. Pero no hay que confundirse, los blancos principales si-
guen siendo Rusia y China. A pesar de justificar la construcción de
nuevas bases militares en Medio Oriente y Asia Central para prote-
ger los oleoductos de la región, en verdad, estas bases en territorio
de Afganistán o Uzbekistán pueden ser mucho más útiles en ata-
ques contra China o Rusia.
Además, es con este instinto que la administración Bush revisa
sus planes nucleares. En primer lugar, el NPR (Nuclear Posture Re-
view) propone no sólo supervisar naciones no-nucleares, sino utili-
zar armas nucleares si se da la guerra entre China y Taiwán, las
Coreas del Norte y del Sur o Irak e Israel. El documento aun pro-
pone el uso de armas nucleares en respuesta a “desarrollos militares
sorpresivos”, algo tan vago que puede justificar virtualmente cual-
quier revés americano.
Como consecuencia, se disuelve el Tratado de No Proliferación
Nuclear, que garantiza el hecho de que las naciones poseedoras de
armas nucleares jamás las utilicen contra aquellas naciones sin ca-
pacidad nuclear. En segundo lugar, el NPR sugiere la creación de
toda una nueva generación de armas nucleares, los llamados “bun-
kers busting”. Como ninguna nación utilizará estas armas sin
ponerlas a prueba, Estados Unidos viola otro tratado: el de Bani-

7 Bertonha, J. F., Espaço Académico, año II, número 17, octubre 2002.
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 72

72 DINA LIDA KINOSHITA

miento de Testes. Otra vez, eso implica que otros países no tengan al-
ternativa y también violen el tratado, lo que reiniciaría una escalada
armamentista.
Pero no es todo: el periódico The Observer del 3 de noviembre
de 2002, señala armas completamente nuevas, las armas no letales
como “herramientas persuasivas” en contra de las poblaciones de
regímenes enemigos. Son lásers que ciegan al enemigo o sistemas
de microondas que queman la piel de blancos humanos. Las ar-
mas de rayos láser tienen “muchas aplicaciones potenciales y atri-
butos deseables”, “pues pueden ser ajustados tanto para lastimar
como para matar”. También en este caso, su utilización implica
violentar las convenciones internacionales. Es cierto que el com-
plejo industrial militar no ordena una guerra para aumentar sus
ganancias, pero decisiones gubernamentales pueden ayudarlos y
estimularlos.

VI. CUESTIONES DE SEGURIDAD Y PAZ

Hay dos afirmaciones que la Casa Blanca hace en muchas ocasio-


nes: la primera, que Irak es una amenaza a la seguridad americana y
un foco de terrorismo; la segunda, que la única manera de mante-
ner la paz en Oriente Medio es eliminar al régimen de Saddam
Hussein. Las dos premisas también están altamente correlaciona-
das con las anteriores.
En este sentido, no se puede pensar que Saddam Hussein qui-
siera proporcionar armas químicas o bacteriológicas a un grupo te-
rrorista, porque el dictador de Irak es un hombre perspicaz y tiene
la absoluta certeza de que la respuesta norteamericana sería devas-
tadora. La verdad es que hoy, Arabia Saudita, uno de los más fieles
aliados de Estados Unidos a lo largo de las últimas décadas, está di-
rigida por fundamentalistas islámicos radicales; no por azar es ori-
gen de Bin Laden y su grupo. Además, la posibilidad de deposición
del rey y de algún tipo de revolución es más probable en este país
fronterizo. Por lo tanto, reconquistar Irak es un objetivo vital para
Occidente. Por otro lado, atacar Irak para impedir el terrorismo
puede tener un efecto contrario, estimularlo y aumentar el antiame-
ricanismo en la región. Tampoco se debe menospreciar la posibili-
dad de que un Saddam Hussein acosado, vaya perdiendo el poder o
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 73

IRAK: UN PANORAMA COMPLEJO 73

ante la inminencia de su muerte, pueda ceder artefactos bélicos de


destrucción en masa a grupos terroristas, por venganza.
De hecho, Irak, comandado por Saddam Hussein, ha sido foco
de inestabilidad en Medio Oriente, pues ya provocó dos guerras
para expandir su poder. Es probable que lo haría de nuevo si tuvie-
ra oportunidad, pero sus instrumentos para tal fin han disminuido
mucho en los últimos años. Mantener a los inspectores de la ONU
en el país y seguir las negociaciones sería un camino más seguro.
Un ataque a Irak puede tener un efecto al revés: traer a Medio
Oriente una guerra total. Si en un acto de desesperación Saddam
Hussein decide atacar a los aliados de Estados Unidos con armas
químicas o biológicas, Israel podría revirar con armas nucleares, y
mejor ni siquiera imaginar cuál sería el resultado final.
No es posible mantener dos pesos y dos medidas en Medio
Oriente: mientras Ariel Sharon es apoyado como aliado “que tam-
bién combate el terrorismo”, Saddam Hussein es demonizado.
Éste no es el camino de la paz.

VII. LA CUESTIÓN DEL PETRÓLEO

Hay una idea muy recurrente, economicista, que afirma que toda la
estrategia norteamericana para el Medio Oriente y Asia Central gi-
ra alrededor del petróleo. Hay en el mundo sectores representativos
de todos los matices ideológicos que analizan las cuestiones econó-
micas sin tomar en cuenta lo que ocurre en la ciencia y tecnología
ni en la esfera del medio ambiente. Entretanto, la revolución tecno-
científica en curso, a través de la miniaturización y de la producción
de nuevos materiales, ha disminuido la utilización de combustibles
fósiles desde las crisis del petróleo ocurridas en los años 70 del siglo
pasado. Además, los problemas ambientales debidos a estos mismos
recursos energéticos y la probabilidad de agotamiento de las reser-
vas en este siglo, han producido grandes avances tecnológicos, y
acaba de crearse un consorcio americano-europeo para la construc-
ción del carro movido a hidrógeno.
Todo indica que habrá una declinación del uso de petróleo en el
futuro no muy distante. Nada hace pensar que este proceso de sus-
titución de los combustibles fósiles no pueda ser acelerado. Por
supuesto, este proceso no ocurre de manera lineal y, con certeza,
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 74

74 DINA LIDA KINOSHITA

Bush representa los intereses de la vieja economía, donde el petró-


leo tiene un rol preponderante. Tanto Estados Unidos como la ex
Unión Soviética, han tardado para encaminar la transición de una
economía extensiva hacia una economía intensiva, ya que estaban
acostados en una cuna espléndida de grandes territorios con in-
mensas reservas minerales. Europa y Japón han avanzado más ace-
leradamente en este proceso. La crisis económica de Japón en los
años 90 y las dificultades alemanas posteriores a la anexión han dis-
minuido el ritmo. Pero el esfuerzo puede ser retomado. Hay mu-
chas tecnologías más avanzadas que todavía son muy costosas. En
la medida que el petróleo tenga grandes oscilaciones de precio o
sea cada vez más caro y deje a los países desarrollados muy depen-
dientes de regiones inestables del planeta, las otras soluciones pa-
sarán a ser competitivas.
Además, en una región árida como es el Oriente Medio, el re-
servorio de agua que Irak posee puede ser, en un futuro próximo,
un capital más precioso que sus reservas de petróleo.

VIII. CUESTIONES ÉTNICAS, RELIGIOSAS Y CULTURALES

Hace un año que Estados Unidos atacó a Afganistán, un país islá-


mico no árabe, a nombre de una “guerra al terrorismo” y en busca
de Osama Bin Laden. En esa ocasión hice una discusión más pro-
funda acerca de los problemas que intentaré resumir aquí.8
La globalización en curso que reestructura y reordena la econo-
mía capitalista a nivel global ha sido implantada por fuerzas sociales
conservadoras. No obstante, la tendencia a la integración económi-
ca y política de vastas áreas encuentra serias dificultades y acentúa
la competencia entre ellas gracias a la dialéctica de la integración /
fragmentación, debida a muchos factores: al ritmo diferenciado de
la revolución tecno-científica, al desfase entre el avance tecnológi-
co y el educacional desde el siglo XVII y la redefinición de los espa-
cios de acumulación, de los particularismos étnicos, de intereses
estratégicos de carácter político y militar y de la xenofobia.

8 Kinoshita, D.L., “Y ahora, que mundo?”, el 11 de septiembre: las caras de la


globalización, Instituto de Estudios Parlamentarios “Eduardo Neri”, México,
2002, pp. 185-206.
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 75

IRAK: UN PANORAMA COMPLEJO 75

Hoy, los conflictos de origen étnico y religioso más peligrosos


se concentran a lo largo de una franja que abarca India, Pakistán,
Irán, las ex repúblicas de Asia Central y del Cáucaso que pertene-
cían a la ex Unión Soviética, el Medio Oriente y los Balcanes. Son
inmensos los intereses estratégicos, económicos y culturales de es-
ta vasta región. Para complicar la situación, hay una disputa entre
el islam con las civilizaciones más antiguas del hinduismo, judaís-
mo y cristianismo. Además, los Estados surgidos con la caída del
imperio otomano y otros imperios islámicos, enfrentan al mismo
tiempo problemas con las corrientes de la modernización de un
mundo global y con las poblaciones subdivididas en un complejo
sistema de minorías, subculturas y grupos de identidad que compi-
ten y se superponen.9
Si buena parte de estas poblaciones musulmanas vive en socie-
dades pre-capitalistas, en donde cultura y religión se imbrican y se
interpenetran, hay que notar que esta población no usufructúa los
avances tecnológicos en curso ni los bienes, recursos materiales y
mercancías por ella producidos. De manera que estas cuestiones no
pueden ser analizadas aisladamente de la economía y de la política.
Siguiendo a Marx, el capital se desarrolla de manera contradictoria
y en crisis permanente, lo que genera riquezas y pobrezas inmen-
sas, cambiando el mundo, profanando las fronteras nacionales y ha-
ciendo más complejos los medios de comunicación y transporte. Se
expanden los mercados mundiales y se alteran las superestructuras
mundiales. Pero al mismo tiempo, por su lógica interna de desarro-
llo, concentra recursos, poder y saber, de un lado, y miseria, subal-
ternidad e ignorancia de otro.10
De manera que no se puede reducir toda esta problemática a
una cuestión religiosa. Hay que dirigir la mirada a las causas mate-
riales generadoras de varias formas de insatisfacción, entre las cua-
les se destacan dos hechos: que las grandes mayorías en esos países
no tienen acceso a lo mejor que ofrece el capitalismo, y la posición
sistemática de Estados Unidos en favor de Israel. Todo ese contex-
to genera un ambiente favorable a reacciones de todo tipo.11
9 Demant, P., Programa de trabajo presentado a la Cátedra UNESCO del IEA, en el

área de Cultura de la Paz.


10 Almeida, F.I., O Último Secretário: a luta de Salomão Malina, Ed. Fundação

Astrojildo Pereira, Brasília, 2002.


11 Ibidem.
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 76

76 DINA LIDA KINOSHITA

El conflicto de Medio Oriente y la Guerra del Golfo crearon


frustraciones profundas entre las poblaciones que la potencia ame-
ricana ignora. El bombardeo de Afganistán y la Guerra de Irak, que
ya dura algunos días, profundiza el odio entre los jóvenes del mun-
do musulmán desde África hasta Indonesia.

IX. CUESTIONES DOMÉSTICAS DE ESTADOS UNIDOS

Elegido presidente en un proceso tortuoso que careció de legitimi-


dad, el 11 de septiembre dio a George W. Bush la oportunidad de
afirmar su liderazgo nacional. Es evidente que tiene todo el interés
de mantener el clima patriótico y antiterrorista y de ganar legitimi-
dad y votos para las próximas elecciones presidenciales. Parece que
Bush y su asesoría están convencidos de que la aventura en Irak se-
rá un paseo y que la victoria les será políticamente útil en la próxi-
ma renovación del Congreso y para reelegir el presidente. Resta
saber si Irak es un mero blanco conveniente o hay algo subliminal.
En reciente artículo, Helio Contreras escribe: “hay muchas co-
sas en el aire, además de los mísiles de última generación que vue-
lan en dirección a Irak. En cada uno de los mísiles disparados por
Estados Unidos va la desesperación del gobierno americano ante la
posibilidad de que la OPEP abandone el padrón dólar y adopte el
euro en sus transacciones internacionales”. Eso sería catastrófico
para Estados Unidos, pues el dólar podría ser devaluado en 20 a
40% y causaría una huida de inversiones.
Irak cambió el dólar por el euro en noviembre de 2000, y hace
poco China e Irán hicieron lo mismo. El gobierno ruso pretende
acompañarlos. Si recordamos que Estados Unidos tiene el más gran-
de déficit del mundo, 1.5 mil millones de dólares diarios, aunado a
las falsas expectativas de ganancias de las empresas americanas en
2002, la suma es que la credibilidad de la moneda americana está
a la baja y, con el euro siendo aceptado en los cambios internacio-
nales, los inversionistas están abandonando Estados Unidos y se
dirigen a Europa.
Said Barbosa Dib, asesor del Senado en Brasil, estudioso del
asunto, afirma: “analizado por aquellos que conocen los problemas
estructurales del sistema Bretton Woods y las actuales limitaciones
energéticas de los americanos, se pone en duda la actual hegemonía
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 77

IRAK: UN PANORAMA COMPLEJO 77

del dólar en el mundo y se explica la razón por la que la administra-


ción Bush quiere, desesperadamente, un régimen servil en la histó-
rica Mesopotamia”. Otro hecho que preocupa al Presidente Bush
es que la zona del Euro tiene, hoy, más importancia en el comercio
mundial y es la principal parcela de Medio Oriente.

X. REVISITANDO LA GEOPOLÍTICA

Con el fin de la guerra fría se ha evidenciando la parálisis de la OTAN


por falta de claridad de su nuevo rol después del fin de la Unión
Soviética. Sin un enemigo común que los intimide y unifique, los
Estados miembros pasan a defender intereses localizados y muchas
veces colisionan generando crisis. Si se manifiestan hechos como la
escisión entre países miembros en lo que se refiere al pedido de ayu-
da de Turquía, país miembro, para proteger su frontera con Irak en
el caso de una guerra, o en cuanto al apoyo a la ofensiva norteame-
ricana en Irak, la verdad es que la crisis va mucho más allá de hechos
coyunturales. Al asumir que la OTAN jugó un papel clave en la esta-
bilización de Europa durante el período de la guerra fría, ¿cuál es su
nuevo rol? Antes que nada hay que repensar qué es el Occidente
hoy. La OTAN ¿sería una mera fuerza de apoyo al poder americano?,
¿o una organización de vigilancia sobre Rusia, China o el mundo
musulmán?
En paralelo, la Unión Europea vive una situación compleja.
Con 400 millones de habitantes reúne algunos de los países más ci-
vilizados del mundo y podría ejercer una influencia más importante
en los asuntos globales. Su influencia ha crecido en términos eco-
nómicos, sobre todo después de la adopción del euro, pero ha avan-
zado menos desde el punto de vista político y estratégico, como lo
demuestran las crisis del Golfo, de Bosnia, Kosovo y muchas otras.
En la medida en que la centro-izquierda que dirigía a Europa
en los años 90 fue derrotada, hay un retroceso en los avances políti-
cos de la Unión Europea y las políticas internas de cada Estado-
Nación están más presentes en las decisiones. Hoy, los gobiernos
derechistas de Italia y España apoyan a la administración Bush, y el
gobierno de coalición social-demócrata con los verdes de Alemania
está en una posición opuesta. Pero no se puede menospreciar otro
factor: en países donde hay tradición de grupos terroristas, como la
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 78

78 DINA LIDA KINOSHITA

ETA en España y el ERI en Gran Bretaña o las Brigadas Rojas en Ita-


lia, el discurso de una guerra contra el terror puede ser más palpa-
ble —no es lo que ocurre en este momento, en que los pueblos de
Italia, España y Gran Bretaña hacen enormes manifestaciones en
contra de su gobiernos, por la paz. Los británicos y españoles piden
a sus gobiernos que renuncien—. Por otra parte, si la Francia con-
servadora de Chirac es la gran parcela económica de Irak, hay que
tomar en cuenta que no es la primera vez que este país cuestiona la
hegemonía americana; tampoco se pueden menospreciar la existen-
cia de una comunidad árabe musulmana muy activa y las probables
consecuencias internas de una confrontación. En cuanto a Gran
Bretaña, no se puede olvidar que su integración a la Unión Euro-
pea marcha muy lentamente y hasta ahora no se integró a la zona
del euro. En el caso específico de Irak, no se puede descartar el an-
helo británico de reconquistar influencia política y económica. Pa-
ra complicar la situación, algunos países de la UE, como España,
Italia, Portugal y Dinamarca, pretenden aprovechar la crisis para
debilitar el eje Paris-Berlín, mientras que los del este europeo, can-
didatos a miembros de la Unión Europea, premiados por su econo-
mía abatida se disponen a cualquier cosa. Divididos por razones
ideológicas y políticas internas no logran ejercer una política exter-
na común.
En este contexto, es válido suponer que Estados Unidos tiene
altos intereses en mantener las cizañas en Europa y de esta manera
readquirir una posición perdida para la Unión Europea.
No se puede dejar de reflexionar acerca de la declaración re-
ciente de Donald Rumsfeld de que sólo la “vieja Europa” represen-
taba una oposición significativa al plan de Estados Unidos de atacar
Irak. Es seguro que Rumsfield se refería a Francia y Alemania. Sin
entrar en consideraciones coyunturales, es fácil demostrar que, al
revés, estos dos países europeos constituyen algo nuevo, mientras
Estados Unidos representa lo viejo. Si divisamos un nuevo pensa-
miento, es posible pensar que no haya interés de la Unión Europea
de unificar sus fuerzas armadas. De hecho, después de cinco siglos de
guerra, donde están incluidas las dos Guerras Mundiales del siglo
XX con inmensas pérdidas humanas y materiales, Francia y Alema-
nia son el motor de una nueva unidad basada en el consenso y el
deseo común. Al revés, Estados Unidos sigue el modelo de “Impe-
rio” de poder y se arroga el derecho a intervenir en cualquier lugar
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 79

IRAK: UN PANORAMA COMPLEJO 79

para cortar por la raíz manifestaciones que puedan ofuscar o ame-


nazar su hegemonía.12
Mientras China se mantiene muy discreta, a pesar de su decla-
ración contra la política americana, Rusia, por su parte, mantiene
una nueva relación con Estados Unidos después de los actos terro-
ristas de 11 de septiembre. Es visible que la política externa del
país se vuelve hacia el Occidente de manera general: por una parte,
la participación en el combate al terrorismo internacional busca le-
gitimar las acciones militares de Rusia en Chechenia, muy critica-
das por los defensores de los derechos humanos; y, por otra, una
más grande integración al Occidente crea nuevas posibilidades pa-
ra establecer políticas de seguridad y hacer que Rusia sea aceptada
como interlocutor e intermediario en el escenario internacional.
Pero hay sectores en Rusia que desconfían de esta política, debido
a las posturas unilaterales de arrogancia americana. Como Rusia
tiene una amplia zona limítrofe con países musulmanes y sigue
manteniendo intereses y prestando asistencia a los países conside-
rados como “el eje del mal”, hay el peligro de que Estados Unidos
se vuelva contra Rusia. Al revés de Estados Unidos, hay una larga
tradición rusa de privilegiar el multilateralismo al conducir y solu-
cionar problemas internacionales, así como de sostener al Consejo
de Seguridad de la ONU.13

XI. LA ONU Y OTROS ORGANISMOS MULTILATERALES

El unilateralismo ya era la marca de Estados Unidos en las acciones


comerciales, y no es de hoy que intenta disminuir la influencia de
la ONU. Por lo menos desde la época de Reagan no paga con regula-
ridad su cuota para esta organización y la utiliza como factor de
cambalache cuando le interesa. De hecho, Estados Unidos jamás
participó de un orden multilateral. Ha dividido la cena con la Unión
Soviética durante la guerra fría, en un mundo donde era imposible
atropellar sin ceremonia, a la ONU o a otras entidades internaciona-

12 Fuller, G. E., “Velha Europa” ou “velha América”, Global Viewpoint, 16 de


febrero de 2003.
13 Pomeranz, L., “A Nova Estratégia e a Rússia”, Política Externa, vol. 11, nú-

mero 3, dic.-feb. 2002-2003.


005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 80

80 DINA LIDA KINOSHITA

les. La desproporción entre los centros de poder y el resto del mun-


do excluía de las decisiones la parte más grande de los países. Eran
muy pocos los que decidían.
Con el colapso del socialismo real y el fin de Unión Soviética se
delínea un nuevo mundo. El fin del bipolarismo lleva a dos opcio-
nes: la barbarie o la construcción de una paz cuya consolidación
depende de cómo se constituirá el nuevo orden internacional. La
posibilidad de alcanzar la paz implica contar con un sistema econó-
mico internacional más justo, distinto del actual, y la construcción
de un sistema de seguridad internacional ya no centrado en el po-
tencial militar sino en la asociación y cooperación de distintos paí-
ses en una red de garantías mutuas, medidas de confianza, controles
eficaces y diálogo.
Hay que crear un nuevo orden con reglas y procedimientos de-
mocráticos y universalmente aceptados. La cuestión de la paz y el
desarme no están desvinculados de la contradicción entre inclui-
dos y excluidos de cualquier naturaleza. Es imperioso gestar una
nueva manera de pensar la lucha por la paz y vincularla a un pro-
yecto de reequilibrio democrático y pluralista de relaciones inter-
nacionales.
Por lo tanto, la ONU debería ser mirada de una nueva forma,
comprobar y ampliar sus poderes y, al mismo tiempo, actualizarlos
para una nueva realidad que ya no es aquella surgida después de la
Segunda Guerra Mundial. Así, hay que reformar su Consejo de Se-
guridad para que todos los países, grandes y pequeños, se sientan
representados. Trátase pues de democratizar la ONU y los demás
organismos multilaterales.
En la contramarcha de ese modelo, los halcones del gobierno
Bush, Dick Cheney y Paul Wolfowicz, Subsecretario del Pentágo-
no, formulan una doctrina que lleva a un nuevo límite la ideología
de la truculencia imperialista. La reciente invasión de Irak puede
ser el preludio de nuevas acciones unilaterales más graves y realiza-
das de manera más abierta que todas las conocidas hasta ahora. Hu-
bo una total falta de respeto al derecho internacional, lo que ha
desmoralizado a una ONU que ya venía debilitándose a lo largo del
tiempo. El rol reservado a la ONU por el gobierno Bush es el de una
entidad asistencial.
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 81

IRAK: UN PANORAMA COMPLEJO 81

XII. ¿CUÁL ES EL ESCENARIO FUTURO?

En un primer momento, pierde la democracia y la libertad en Es-


tados Unidos y en muchas otras regiones del mundo, incluso en
Irak. Una población activa en Irak que quiere librarse del dictador
Saddam Hussein, acaba por no colaborar en su derrumbada por la
agresión y violencia americana. La agresión norteamericana fo-
menta el radicalismo islámico que rechaza la democracia y el mul-
ticulturalismo. En Estados Unidos, país liberal clásico que irradia
la libertad y la democracia desde el final del siglo XVIII, se crea un
ambiente macartista, cuyas manifestaciones más visibles son la per-
secución de artistas y una verdadera guerra por el control de la in-
formación y por el acceso de la opinión pública a la información y a
opiniones disidentes.
En este mundo de incertidumbre del nuevo milenio, se libra una
batalla en que los avances de la revolución tecno-científica pueden
servir tanto a un mundo orweliano que sofoca la diversidad y plura-
lidad como a construir un orden más democrático. Pero el pueblo
norteamericano es muy celoso de sus libertades civiles y, de manera
dialéctica, ya se nota la resurrección del radicalismo tan presente en
los años 60 y 70 del siglo pasado, con las manifestaciones por las li-
bertades civiles para los negros y contra la Guerra de Vietnam. La
victoria de la nueva derecha americana puede ser de Pirro.
Otra preocupación muy grave, es un terrorismo creciente mo-
tivado por una herencia de odio y resentimiento. Mientras el pre-
sidente George W. Bush declara que la invasión de Irak es un
“catalizador” de cambios en Medio Oriente, las encuestas realizadas
en los países árabes sugieren que la inmensa mayoría prefiere un rol
más importante para el clero islámico, menos de 6% cree que la in-
vasión de Irak lleve a un mundo musulmán más democrático y casi
la totalidad piensa que Estados Unidos quiere el control del petró-
leo árabe e intenta someter a los palestinos a la voluntad de Israel.
Es abrumador el margen de entrevistados que han dicho que el te-
rrorismo va a crecer. Por otra parte, lo que preocupa a los líderes
del mundo árabe es la posibilidad de que los radicales islámicos asu-
man el poder en una democracia a la moda occidental, como ocurrió
en Argelia en 1992.
Los partidos fundamentalistas islámicos son las únicas fuerzas
con organización, capacidad y ambición para tomar el poder si la
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 82

82 DINA LIDA KINOSHITA

democracia fuera una opción en el mundo árabe. Gracias a los ser-


vicios sociales, de salud y educación religiosa ofrecidos por los
grupos fundamentalistas, como alternativa a servicios públicos fra-
casados de Estados fallidos que toleran la corrupción y la negli-
gencia social, hay un crecimiento enorme de estos grupos. Y no
son sólo los pobres los que son atraídos hacia estos grupos, sino
también miembros profesionales de las altas capas medias. Los ra-
dicales están ganando fuerza mientras la élite gobernante, los em-
presarios, académicos y artistas se alienan y no buscan una salida
más moderna para resolver los problemas de la región.14
Para demostrar un gesto de buena voluntad es posible que haya
avances en la cuestión Israelí-Palestina. Israel puede dejar de ser
aliado preferencial de Estados Unidos en un nuevo diseño regional,
y es posible que finalmente tenga que negociar en serio y desocu-
par los territorios de Gaza, Cisjordania, las lomas de Golán y Jeru-
salén Oriental, anexados en 1967.
La solución militar proporciona una nueva escalada armamen-
tista en una escala jamás vista; las conquistas logradas que limitan
la proliferación de armas y otros tratados son cuestionados. En un
mundo de multilateralidad y diálogo, los enormes gastos militares
podrían servir para resolver los problemas que afligen a las gran-
des mayorías del planeta. Es indubitable que la OTAN y la ONU no
van a sobrevivir en el futuro con las características actuales. Cabe a
los pueblos del mundo crear nuevas organizaciones de seguridad.
La ONU no podrá ejercer el rol de una entidad asistencialista. Al
revés, deberá profundizar su rol de afianzador de la paz con demo-
cracia, libertad y justicia en el mundo.
Para finalizar, es necesario decir algo acerca del impacto de la
crisis de Irak en América Latina. Sólo Chile y México tienen asien-
to en el Consejo de Seguridad de la ONU; la región no es relevante
en la crisis de Irak. Pero eso no significa que la región no sea afec-
tada por toda una serie de consecuencias negativas. Las perspecti-
vas para América Latina en el corto plazo no son promisorias.
En la esfera económica, casi todos los países latinoamericanos
pasan por crisis profundas, y retomar el crecimiento sobre bases sa-
ludables depende de la recuperación de la economía global. Si no, la

14Ibrahim, Y. M., “E depois, mais terrorismo”, O Estado de S. Paulo, Cader-


no Internacional, 26 de marzo de 2003.
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 83

IRAK: UN PANORAMA COMPLEJO 83

exportación latinoamericana permanecerá débil, las inversiones de


capital seguirán escasas y las tasas de interés para préstamos seguirán
altas. El alza del petróleo afectará a varios países de la región. Brasil
sigue siendo un país vulnerable a pesar de readquirir una cierta con-
fianza internacional. México tiene una situación más confortable,
pero si la recesión americana sigue se verá muy afectado, puesto que
90% de las exportaciones mexicanas se dirigen a este país.
No se sabe por cuánto tiempo se prolongará la guerra en Irak,
que no es el paseo imaginado por la administración Bush. De todas
maneras, cuando llegue al fin, es muy probable que Estados Unidos
estará más interesado en invertir en Medio Oriente para reconstruir
Irak, y es bien posible que las soluciones de las crisis argentina, bo-
liviana, haitiana y venezolana, incluso la colombiana, sigan siendo
de poco interés para Washington.
Desde el punto de vista político, con excepción de Colombia,
los grandes países de la región no apoyan la invasión anglo america-
na de la “coalición de la buena voluntad”, lo que cambia sus relacio-
nes con Estados Unidos, sobre todo por parte de México y Chile.
Pero la dialéctica no nos permite ver todo en negro. Hay elec-
ciones en Estados Unidos el próximo año y la administración Bush
no quiere confrontarse con un creciente electorado mexicano-ame-
ricano. No se puede olvidar la importancia de la agenda bilateral
Estados Unidos-México en cuanto al combate a la narcoeconomía,
la cuestión de las fronteras y la inmigración. Todos estos problemas
críticos crean fuerzas de cooperación. Los americanos tampoco
quieren hostilizar al gobierno de Lula, que puede ser un interlocu-
tor e intermediario en cuestiones como el ALCA, ni al de Chávez en
Venezuela.
Hay que añadir que cambios políticos importantes van a ocurrir
en breve, pues habrá sustitución de personal responsable en las re-
laciones estadounidenses con América Latina. Depende de la habi-
lidad de los nuevos diplomáticos invertir en reconstruir relaciones
más productivas para no entrar en confrontaciones prolongadas.
Además, la cumbre americana programada para el final del año
puede ser una oportunidad para reparar lazos casi rotos.
También depende del resultado de la guerra en Irak la conduc-
ción de ALCA. Si la guerra se prolonga mucho, la arrogancia tiende
a disminuir y las negociaciones hemisféricas pueden ocurrir en un
clima más favorable. Si salen del atolladero iraquí como vencedo-
005.Irak.F.63-84 27/11/94 10:01 PM Page 84

84 DINA LIDA KINOSHITA

res, la presión y arrogancia en las negociaciones de ALCA serán mu-


cho más grandes.
El cuadro actual no es el mejor del mundo, pero la historia es
un proceso y queda mejor representada por una película que por
una fotografía. La barbarie es un suicidio colectivo. Si recordamos
a Marx afirmando que la humanidad sólo resuelve los problemas
que tiene delante, y a Gramsci, que afirma la necesidad del pesimis-
mo de la razón y el optimismo de la voluntad, la humanidad encon-
trará una solución para sobrevivir. El hecho que millones de
personas estén protestando y saliendo a las calles para clamar por
paz, incluso en Estados Unidos, puede ser una señal de avance civi-
lizatorio de la humanidad. La opinión pública mundial parece decir
que la vía militar no es solución para ningún conflicto mundial. Si
instituciones como la ONU desmoronaron, las señales callejeras
apuntan a que en su lugar sea construido algo nuevo bajo la bande-
ra blanca de la paz.
006.Irak.F.85-98 27/11/94 10:03 PM Page 85

GUERRA EN MEDIO ORIENTE:


“EL NUEVO ORDEN MUNDIAL”

H EINZ D IETERICH S TEFFAN

La invasión a Irak es la culminación de 80 años de codi-


ciar el petróleo y los recursos hídricos de Medio Oriente y
Asia Central.

La caída de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas a princi-


pios de los años noventa del siglo pasado y el alto desarrollo tecno-
lógico militar de Estados Unidos, representan las condiciones para
la efectiva política de “guerras permanentes” en la zona del golfo
Pérsico. En 1979, en plena guerra fría, el entonces presidente de
Estados Unidos, James Carter, definió que Medio Oriente era una
de las prioridades fundamentales para su país ¿Qué importancia
tiene esta declaración años después, ya sin el escenario de la bipola-
ridad Estados Unidos-Unión Soviética y a la luz del actual ataque
militar contra Irak?
De hecho, la definición de Medio Oriente como un interés vital
para la Unión Americana es anterior. Desde 1925 Washington em-
pieza junto con Francia e Inglaterra a repartirse el petróleo. Ingla-
terra se queda con 50%, Francia el 25 y Estados Unidos también
con el 25. En 1941 la Casa Blanca afirma la siguiente posición: el
imperio británico va a desaparecer en la Segunda Guerra Mundial
y Estados Unidos está predestinado a tomar su lugar.
Gran parte del premio de la Segunda Guerra Mundial y de la
sustitución del imperio británico por el estadounidense, fue Medio
Oriente. En esa zona están las tres reservas petroleras más grandes
del mundo, Arabia Saudita, Irak y el mar Caspio. La cuarta zona
es Venezuela. Entonces, si puedes dominar 75% del petróleo junto
a los recursos hídricos, y si se piensa que la superioridad tecnológi-
ca militar permite conquistarlo, entonces, en la lógica imperial, se
tiene el dominio completo.

85
006.Irak.F.85-98 27/11/94 10:03 PM Page 86

86 HEINZ DIETERICH STEFFAN

Lo que vemos hoy en día es la culminación de 80 años de codi-


ciar esta zona de Asia, que ha llevado a los golpes de estado en los
años cincuenta, el de Irán en los sesenta y ahora la guerra de Bush,
quien piensa que su objetivo es ya alcanzable. Obviamente esto es
una ilusión y Estados Unidos no se va a quedar con todo eso, sería
materialmente imposible.
¿Pero qué diferencias existen entre la actual guerra de Estados
Unidos contra Irak y las que se dieron durante la llamada guerra
fría en el Medio Oriente?
Hay dos diferencias fundamentales. Primero, ciertos Estados
seculares de Medio Oriente, como Siria, Irak y en parte Egipto,
estaban protegidos por la Unión Soviética. En 1956 Francia e Is-
rael, cuando el presidente egipcio Nasser nacionaliza el canal de
Suez, hicieron una intervención armada y de inmediato la Unión
Soviética amenazó con responder militarmente.
En la derrota de los árabes tras la guerra de 1973, cuando los
israelíes quisieron tomar el canal de Suez para tomar el Cairo,
Moscú amenazó otra vez con intervenir directamente. La Unión
Soviética, entonces potencia protectora de esos Estados seculares
frente a las potencias imperiales, hoy ha desaparecido. Así el Medio
Oriente es una joya codiciada por el primer ladrón que se aparezca,
en este caso, Estados Unidos.
Segundo, la combinación de las modernas armas de largo alcan-
ce con la informática ha sido desarrollada por Washington en un
nivel mayor que otros Estados. Esto permite decir a la Unión Ame-
ricana que cualquier país que enfrente y que no sea una potencia
mundial, será derrotado sin bajas humanas propias considerables.
Por ejemplo, en la reciente guerra contra Afganistán murieron ape-
nas 50 soldados estadounidenses, y en la primera guerra contra Irak,
en 1991, murieron apenas 150 estadounidenses, que es una cifra pe-
queña comparada con cien mil iraquíes muertos.
Entonces, esas son las dos diferencias fundamentales, que ya no
está la Unión Soviética para proteger a las naciones de Medio
Oriente y, en segundo lugar, la arrogancia del poder militar que ha
nublado las cabezas de gente mediocre como Bush y Rumsfeld,
quienes piensan que ahora sí pueden arreglar todo por medio de las
armas. Esto es una ilusión tan grande como la de Hitler en 1939.
Con el inicio de la intervención a Irak por parte de Estados
Unidos y sus aliados, la actual situación de los organismos multila-
006.Irak.F.85-98 27/11/94 10:03 PM Page 87

GUERRA EN MEDIO ORIENTE: “EL NUEVO ORDEN MUNDIAL” 87

terales, tales como la Organización del Tratado del Atlántico Norte


(OTAN) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es compa-
rable a un edificio que descansa sobre placas tectónicas que, cuando
se mueven, afectan a la superestructura. En este caso, las placas tec-
tónicas —siguiendo esta metáfora— son las grandes potencias
mundiales que financian a la ONU. Ahora, Estados Unidos quiere
salir de esa definición de correlación de fuerzas al interior de las
Naciones Unidas, porque piensa que tiene la fuerza para asumir
más poder al interior y, no contento con casi el monopolio en el se-
no del Consejo de Seguridad, quiere el control total.
Las otras potencias sobre las cuales descansa la ONU se revelaron
y la consecuencia no es la desaparición de la ONU porque, a mi juicio,
hay tareas mundiales prioritarias por hacer en salud, educación y eco-
logía; por lo tanto, es necesario un cuerpo mundial activo.
Yo creo que al fin de esa operación militar, Estados Unidos va a
tener que reconocer que su poder no es suficiente para imponer un
monopolio mafioso en la ONU, sino que va a tener que utilizar una
función tripartita de poder junto a sus comparsas en Madrid, Lon-
dres y Tel Aviv, el bloque de los europeos, con Rusia a la cabeza, y
China con sus aliados asiáticos. Entonces, no va a desaparecer la
ONU, sino que habrá una renegociación del poder que va a llevar a
Washington a toparse con la realidad. Tiene que aceptar que hay
dos potencias imperialistas con gran poder.
En la OTAN la cosa es más seria. La conclusión del bloque Ber-
lín-París-Londres luego de las guerras en Kosovo y en el golfo Pér-
sico en 1991, fue que Europa necesitaba su propia fuerza militar
capaz de sofocar rebeliones en el traspatio de la Unión Europea: los
Balcanes. Por eso, las potencias europeas tuvieron que hacer un sis-
tema de satélites militares globales en lugar de utilizar el de Estados
Unidos.
Esta tendencia hacia la creación de una OTAN sin el control au-
tomático de Washington se fortalecerá y va a girar en torno, a mi
juicio, de Francia, y más tarde de Rusia; entonces, vamos a tener dos
potencias militares mundiales: la fracción de la OTAN dominada por
Washington y la fracción europea. Sin embargo, estas son diferen-
cias tácticas porque las potencias coinciden en la necesidad de ex-
plotar al llamado Tercer Mundo, de tal manera que esas coaliciones
pelearán contra las disidencias antisistémicas. Cuando aparezca una
rebelión anticapitalista o antisistémica que haga peligrar sus inte-
006.Irak.F.85-98 27/11/94 10:03 PM Page 88

88 HEINZ DIETERICH STEFFAN

reses, veremos que se van a juntar para pelear. Hay que entender
que su interés estratégico de explotar el mundo coincide, aunque a
veces tengan diferencias tácticas sobre los métodos más oportunos
para implementarlo.

LOS PAÍSES ÁRABES EN LA GEOPOLÍTICA DE LA ZONA

El problema de los países árabes es que están tan balcanizados


como los países latinoamericanos. Sin embargo, esta guerra repre-
senta un parteaguas porque la tendencia hacia la conservación de la
explotación petrolera en Arabia Saudita y otros países árabes está
llegando a su fin. Esta intervención va a crear, a mi juicio, una nue-
va idea de panarabismo. Una nueva búsqueda de identidad arábiga
se empieza a forjar; por lo tanto, creo que la relativa estabilidad
reaccionaria represiva, oscurantista, que había en Medio Oriente y
Asia Central mediante regímenes integristas ha sido destruida por
Washington. El precio que Washington va a pagar por su desme-
sura será mucho mayor de lo que va a ganar con el control parcial
del petróleo.

LA ESTRATEGIA MILITAR DE IRAK

Poco antes de la invasión estadounidense a Irak en 1991, un gran es-


tratega militar le envió un consejo a Saddam Hussein. Que su estra-
tegia bélica lo llevaría hacia una catástrofe, que mejor buscara un
arreglo político que impidiera la destrucción de sus fuerzas arma-
das y de su país. Ese estratega era Fidel Castro.
El comandante Fidel Castro en Cuba y el comandante Manuel
Marulanda en Colombia, son dos de los estrategas militares más
importantes del mundo contemporáneo. De tal manera que una
opinión del presidente cubano en la materia no se toma a la ligera.
Sin embargo, Saddam no le hizo caso. Esta vez, todo indica que la
estrategia militar de Irak es más realista y que se han aprendido al-
gunas lecciones de 1991.
La esencia de esas lecciones es la siguiente. El orden de batalla
y el plan de operaciones de la invasión estadounidense de 1991 se-
guía los patrones de las campañas militares de Hitler en el frente
006.Irak.F.85-98 27/11/94 10:03 PM Page 89

GUERRA EN MEDIO ORIENTE: “EL NUEVO ORDEN MUNDIAL” 89

oriental. La topografía de Irak, muy semejante a la del occidente de


la URSS, proporcionaba la clave conceptual para la invasión: grandes
planicies sin obstáculos naturales de consideración, ofrecían condi-
ciones óptimas para fuerzas blindadas y mecanizadas.
El “teatro de operaciones” de Irak dictaba una lógica militar
ofensiva esencialmente idéntica a la de la guerra nazi contra la
Unión Soviética, y lo mismo era válido para la doctrina militar que
profesaban los invasores de la Organización del Tratado del Atlán-
tico Norte (OTAN): el Blitzkrieg (guerra relámpago) de Hitler, re-
bautizado en la OTAN como “Air Land Battle-2000”.
Existía en 1991, sin embargo, una diferencia fundamental frente
a los escenarios de Hitler: la revolución tecnológica en las fuerzas
militares aéreas y espaciales, que permite la detección y destruc-
ción de cualquier blanco táctico en tierra mediante armas telediri-
gidas. Ese adelanto significa que de los tres elementos centrales
del Blitzkrieg —los tanques, la artillería y la fuerza aérea— los pri-
meros dos se vuelven insignificantes cuando carecen de superiori-
dad aérea.
Ni los tanques ni la artillería pesada tienen valor militar, hoy
día, si no tienen defensa aérea, porque los equipos electrónicos
identifican en cuestión de minutos las coordenadas y pueden des-
truirlos con suma rapidez. Ya en las guerras árabe-israelíes de los
setenta, esa tecnología estaba tan desarrollada que después de cada
disparo, un tanque tenía que cambiar inmediatamente su posición
para no ser alcanzado por el enemigo.
Sin defensa aérea adecuada, con una estrategia de la guerra de
posiciones de la Primera Guerra Mundial, los cinco mil tanques, su
parque de artillería y su ejército de un millón de efectivos no le sir-
vieron para nada a Saddam. Fueron destruidos en una matanza uni-
lateral que se refleja contundentemente en las cifras de bajas de
ambos lados.
Las lecciones militares de 1991 y, posteriormente, de la guerra de
Kosovo, para pequeños países del Tercer Mundo, fueron obvias: 1) la
fuerza aérea de un país subdesarrollado no tiene nada que hacer fren-
te a la fuerza aérea y espacial estadounidense; por lo tanto, tiene que
descartarse como un factor de poder militar propio; 2) lo mismo es
válido para su marina de guerra; 3) en países con una topografía des-
favorable para el defensor, como la de Irak, sólo las ciudades pueden
suplir el papel de las montañas y selvas; 4) las ciudades tienen que sus-
006.Irak.F.85-98 27/11/94 10:03 PM Page 90

90 HEINZ DIETERICH STEFFAN

tituir también la falta de espacio y tiempo para retiradas estratégicas,


que son imprescindibles para un exitoso empleo de la defensa estra-
tégica frente a un enemigo muy superior; 5) la estrategia militar no
puede ser la guerra convencional, tiene que ser “la guerra de todo el
pueblo”, con horizontes de tiempo prolongados; el papel de las fuer-
zas regulares consiste en detener temporalmente el avance enemigo
—con horrendas pérdidas humanas ante la superioridad enemiga—
mientras que el papel estratégico recae en el pueblo armado y las
tropas especiales; 6) frente a la enorme superioridad tecnológica y
de poder de fuego del agresor, el éxito de la defensa reside en una
combinación de los siguientes elementos: a) amplias fuerzas especia-
les, para la guerra irregular; b) uso extensivo de minas terrestres y
marítimas; c) entrenar entre el pueblo a decenas de miles de franco-
tiradores con fusiles especiales; d) equipos de visión nocturna; e) pe-
queños equipos móviles con cohetes antiaéreos, tal como usaron con
gran éxito los yugoslavos contra la intervención estadounidense; f )
organización descentralizada con sistemas de comunicación confia-
bles, no sólo entre las unidades de resistencia, sino entre el comando
central y esas unidades. Esto es tan importante en términos operati-
vos como para mantener la moral pública.
La estrategia militar empleada actualmente por Irak contra los
“nuevos mongoles” (Saddam Hussein) muestra algunos de esos ele-
mentos, aunque sorprende que parecen no utilizarse minas ni franco-
tiradores. Sin embargo, la evasión de enfrentamientos directos con las
columnas blindadas estadounidenses, hasta ahora, y el empleo de tác-
ticas de la guerra irregular en la retaguardia, han sido un gran acierto
que, junto con las condiciones climáticas, el extraordinario heroísmo
de muchos combatientes iraquíes y la estrategia militar equivocada de
Washington, han puesto en problemas a la invasión gringa.
Mientras los iraquíes han adecuado su estrategia a las condicio-
nes de la guerra actual, la campaña estadounidense es esencialmente
una réplica de la de 1991. Pero es una réplica con serias deficiencias,
concebida por estrategas de pacotilla del tipo Donald Rumsfeld,
Dick Cheney y George W. Bush, que conocen los campos de bata-
lla sólo por las películas de Hollywood y cuya incultura les impide
entender la dimensión de la política.
Cabezas militares cuadradas y oportunistas, como las de los gene-
rales Tommy Franks, jefe del Comando Central, y Richard Myers,
jefe del Estado Mayor Conjunto, tampoco ayudaron, de tal manera
006.Irak.F.85-98 27/11/94 10:03 PM Page 91

GUERRA EN MEDIO ORIENTE: “EL NUEVO ORDEN MUNDIAL” 91

que toda la campaña fue conceptualizada sobre la noción de Rums-


feld de que los libertadores se enfrentarían a un tigre de papel.
Según esto, la guerra psicológica, junto con la demostración del
poderío aéreo y de las armas pesadas en algunas operaciones qui-
rúrgicas, produciría un rápido colapso en la voluntad de combate
del pueblo y de las fuerzas armadas. La doctrina de Powell de atacar
sólo con “fuerza abrumadora” (overwhelming power), fue pasada por
alto, al igual que advertencias de la inteligencia militar sobre la de-
terminación combativa de las fuerzas paramilitares, y la doctrina
del estratega light, Rumsfeld, se impuso.
La falacia de este supuesto estratégico ha obligado a cambiar
toda la arquitectura de la estrategia militar de la guerra estadouni-
dense; ha creado un problema de legitimidad política existencial
para los nuevos nazis en Washington y Londres; ha aumentado el
peligro de una mayor brutalidad aún de su parte y la amenaza de
una desestabilización general de la región.
El plan de operaciones que preveía el avance relámpago hacia el
“centro de gravedad “ iraquí (Bagdad), en una guerra de dos fren-
tes, mediante columnas armadas que penetrasen desde el norte
(Turquía) y el sur (Kuwait), guiadas por la estrategia de Hitler, y
que dejaran la “liberación” de las ciudades en manos de levanta-
mientos espontáneos iraquíes, ha fracasado, complicando los tiem-
pos, la logística y la base ideológica de la agresión.
Esto por dos razones. 1) El plan de dejar los “focos de resisten-
cia” en la retaguardia para una posterior atención fracasó, porque
desde esos “focos” se realizan operaciones militares contra las líneas de
abastecimiento y comunicación de las tropas de avanzada. 2) La catás-
trofe humanitaria de la población civil, por ejemplo en Basora, por la
falta de agua y alimentos, obliga a los invasores que están bajo el es-
crutinio de la opinión mundial a resolver ese problema.
Sin embargo, no tienen la capacidad logística para suministrar
millones de litros de agua e inmensas cantidades de alimentos a los
iraquíes, porque ni siquiera han podido garantizarlo para sus pro-
pias tropas, por ejemplo, para la tercera división. Confiaron en que
el levantamiento popular y la no-destrucción aérea de esa infraes-
tructura iba a resolver el problema, solución que no se materializó.
Al no colapsar la resistencia bajo los primeros golpes, la cantidad
de tropas y el poder de fuego se volvió insuficiente para el teatro de
operaciones y la estrategia escogida. Según el general Barry Mc-
006.Irak.F.85-98 27/11/94 10:03 PM Page 92

92 HEINZ DIETERICH STEFFAN

Caffrey, comandante de la 24 división mecanizada en la guerra de


1991, a los invasores les faltan “por lo menos dos divisiones pesadas
y un regimiento de caballería blindada” en el terreno. “Eso es lo
que dicta la doctrina”. El posterior anuncio del Pentágono, de en-
viar otros 120 mil soldados a Irak, confirma los graves errores
de planeación y logística de toda la campaña.
La negación del parlamento turco de facilitar su territorio para
un ataque terrestre estadounidense, fue un factor fundamental en
este escenario, al igual que la presión mundial contra la guerra, que
obligó al gobierno de Bush a acortar las deliberaciones en el Con-
sejo de Seguridad, porque mermaban la base ideológica de la agre-
sión. El desplazamiento de esas unidades blindadas hacia el sur de
Irak hubiera requerido alrededor de cuatro semanas y, dentro del
contexto de la creciente crítica mundial esa espera no le convenía a
Washington. Por eso, Bush y Blair lanzaron la invasión a destiem-
po, cuando su preparación logística aún no había terminado.
Lo que ha frenado el avance de los “nuevos mongoles” (Sad-
dam) ha sido el heroísmo del pueblo iraquí, las condiciones climáti-
cas de los últimos días, las continuas protestas a nivel mundial y los
propios errores de los agresores. Pero este éxito táctico no decide
la guerra.
Los nuevos nazis han entendido que subestimaron al enemigo.
Adaptarán muy rápidamente su equivocada estrategia a la nueva
situación, redefiniendo posiblemente el sur de Irak como nuevo
“centro de gravitación” del poder iraquí que tiene que liquidarse
antes del asalto a Bagdad.
Los iraquíes no tienen otra posibilidad de defenderse que evitar
el enfrentamiento directo con las fuerzas invasoras en las planicies,
seguir con la guerra irregular, concentrar sus tanques en las ciuda-
des, usar minas y esperar a los invasores en la lucha urbana.
Esa es la apocalíptica experiencia de Leningrado y Stalingrado.
Para evitarla, sería necesaria una acción concertada de la Asamblea
General de las Naciones Unidas, encabezada por Francia, Alema-
nia, China y Rusia. Pero, con la cobardía política que generalmente
muestran ante Estados Unidos, la esperanza de detener a los nue-
vos nazis por la vía institucional no es muy grande.
Sólo quedan los pueblos para parar a los jinetes del Apocalipsis
que galopan por la antigua Mesopotamia.
006.Irak.F.85-98 27/11/94 10:03 PM Page 93

GUERRA EN MEDIO ORIENTE: “EL NUEVO ORDEN MUNDIAL” 93

LA LECCIÓN MILITAR DE IRAK

El gobierno de George Bush pretende hacer creer a los pueblos del


Tercer Mundo que su máquina militar es irresistible y que, por lo
tanto, ni intenten ofrecer resistencia a la instalación del nuevo pro-
yecto fascista del eje Washington-Londres-Tel Aviv.
La evidencia empírica de la futilidad de toda resistencia militar
estaría en las guerras del golfo Pérsico, de Serbia, de Afganistán y,
ahora, en Irak. La verdad es que, si bien esas guerras han demostra-
do el terrible poder de destrucción de los nuevos armamentos, han
revelado, al mismo tiempo, sus debilidades.
La guerra de agresión contra Irak ha dejado claro que la máqui-
na bélica de Washington tiene serias limitaciones en cuatro cam-
pos, que son decisivos para el desenlace de un conflicto armado: el
económico, el comunicativo, el político y el militar.
En lo económico, Estados Unidos no puede sostener una gue-
rra de mediana duración contra un Estado bien organizado, por-
que sus parámetros macroeconómicos no lo permiten, mientras
opere en condiciones de paz. En lo comunicativo, la agresión mos-
tró que el control mundial neofascista de los medios se fracturó
por las rivalidades interimperialistas que están generando un siste-
ma tripolar de la sociedad global.
En lo político, la ilegitimidad de la agresión se convirtió en la
mayor hipoteca de los guerreristas de Washington y Londres, pese
al carácter desacreditado del régimen de Saddam, y complicará toda
futura agresión que encuentre un escenario político y mediático no
peor que el de Irak.
Lo más revelador de la guerra de Irak se encuentra, sin embar-
go, en el campo de lo militar, cuyas lecciones para la defensa de los
países tercermundistas son vitales.
Para juzgar el desarrollo del conflicto de Irak, hay que entender
que la estrategia militar iraquí fue absolutamente inadecuada para
enfrentar la ofensiva estadounidense. Al igual que en la guerra con-
tra Irán y en la del Golfo, Saddam Hussein demostró una vez más
que fue un pésimo estratega militar.
En la agresión contra Irán, con todo el apoyo del imperialismo
estadounidense y europeo, no pudo ganarle a las milicias de las
guardias revolucionarias de los ayatolas. Un millón de personas, más
006.Irak.F.85-98 27/11/94 10:03 PM Page 94

94 HEINZ DIETERICH STEFFAN

de 60% de ellas iraníes, pagaron con su vida esa criminal operación


al servicio de Washington.
En 1991, la demencial invasión de Saddam a Kuwait provocó la
guerra con las fuerzas unidas de Occidente, a las cuales se enfrentó
con una estrategia militar copiada de las grandes batallas de tan-
ques en las estepas rusas de la Segunda Guerra Mundial, sin darse
cuenta que había pasado medio siglo. De esa manera, el arquitecto
de la “Madre de todos los fracasos militares” llevó a sus fuerzas ar-
madas nuevamente a la destrucción: fueron hechas pedazos, con
cien mil muertos y más de trescientos mil heridos.
Doce años después, le proporcionó al imperialismo estadouni-
dense otra coyuntura para establecer su dominio en Medio Oriente
y, de nueva cuenta, su conducción fue un desastre. Salvo la heroica
resistencia de unidades aisladas y fuerzas paramilitares en focos de
combate en el sur, no apareció nunca un plan de batalla congruente
capaz de derrotar la intervención.
Los pozos petroleros, que eran la razón de ser de la agresión,
cayeron virtualmente intactos en manos de los invasores. Los puen-
tes sobre los grandes ríos no estaban minados, de tal manera que no
ofrecieron ninguna ventaja militar a los defensores. Francotiradores
y minas no jugaron ningún papel importante en la defensa, pese a
que cualquier principiante de las artes militares sabe que, en ese ti-
po de conflictos, son las armas principales.
Saddam, quien despreciaba los consejos militares de Fidel Cas-
tro, nunca escuchó la frase de Fidel de que “con minas y fusiles le
ganamos la guerra a Batista”. Nunca habló con el gran estratega
para que le explicara cómo había ganado una guerra contra el ejér-
cito sudafricano en Angola, pese a que se encontraba a noventa mi-
llas de Miami y a 16 horas de vuelo del campo de batalla; pese a que
el ejército de los racistas sudafricanos contaba con siete armas nu-
cleares proporcionadas por los expertos de Israel; pese a que cerca
de la zona de combate existía una importante base militar de la Or-
ganización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), y pese a que los
militares soviéticos habían creado una peligrosa situación de derro-
ta estratégica en Cuito Canavale.
Tampoco se había enterado de la guerra de guerrillas de El Sal-
vador, que es uno de los pocos casos de estudio donde la guerrilla
urbana nunca pudo ser derrotada por la dictadura, y donde el ejér-
cito de la oligarquía, apoyado por los militares gringos, nunca lo-
006.Irak.F.85-98 27/11/94 10:03 PM Page 95

GUERRA EN MEDIO ORIENTE: “EL NUEVO ORDEN MUNDIAL” 95

gró desalojar a la guerrilla (FMLN) del cerro de Guazapa, porque


basó su defensa en minas y francotiradores.
De la misma manera, la defensa de Bagdad era prácticamente
inexistente. En un caso comparativo, los rebeldes chechenos ha-
bían convertido su capital, Grosny, en un pequeño Stalingrado, cuya
conquista la pagó el ejercito ruso con enormes pérdidas humanas,
materiales y semanas de encarnizados combates. En Bagdad, más
allá de la propaganda y de las palabras, no había nada.
El perfil de la estrategia militar ofensiva estadounidense ha que-
dado claro en Irak. Fuertes columnas de tanques pesados, acompa-
ñadas por infantería mecanizada —protegidas en tierra por artillería
y, desde el aire, por helicópteros de reconocimiento, helicópteros
de ataque, bombarderos tácticos y, si es necesario, bombarderos es-
tratégicos— avanzan en ataques nocturnos, aprovechando su supe-
rioridad tecnológica.
Frente a este patrón de combate, el patrón de defensa exitosa
de un país con tecnología bélica inferior es claro y no permite equi-
vocaciones. Son cuatro condiciones básicas que tiene que cumplir
para alcanzar la victoria: 1) La unidad interna, 2) un liderazgo a la
altura del desafío, 3) un apoyo sustancial internacional y, por últi-
mo, 4) cinco tipos de armamento.
Las armas antiaéreas son vitales para impedir el uso de helicóp-
teros del enemigo. Los cohetes antiaéreos de largo alcance (30 km),
serán destruidos con cierta rapidez por Washington; pero cohetes
antiaéreos de corto alcance, organizados en grupos móviles de dos
a tres combatientes, son prácticamente indestructibles y, por lo
tanto, un medio de disuasión muy efectivo.
Cuando los tanques pierden la inteligencia y protección aérea de
los helicópteros, se vuelven vulnerables a misiles y minas y pierden
gran parte de su efectividad, sobre todo en las ciudades. Minas con-
tra personas, equipos de visión nocturna y francotiradores comple-
tan el arsenal de defensa indispensable.
Dado que el ataque inicial de las fuerzas estadounidenses se dirige
contra el Comando Central de operaciones y sus estructuras de co-
municación, las zonas de defensa tienen que estar organizadas de ma-
nera coordinada, pero autónoma, antes del inicio de la confrontación
bélica, para que los objetivos tácticos y estratégicos, formas de lucha,
logística, etcétera, sean organizados conforme a las características de
cada región y el tipo de enfrentamiento que ha de esperarse.
006.Irak.F.85-98 27/11/94 10:03 PM Page 96

96 HEINZ DIETERICH STEFFAN

La guerra popular prolongada, según la experiencia vietnamita,


o la guerra de todo el pueblo, conforme a la doctrina cubana, sería la
estrategia militar dominante, en la cual tropas especiales, unidades
irregulares y la “topografía” de las ciudades juegan un papel central,
junto con el vector tiempo, que refleja el patrón de una guerra de
desgaste prolongada.
“El enemigo es fuerte en sus posiciones, pero es débil en sus
movimientos”, sostiene la sabiduría militar de Fidel Castro, quien
afirma, en otro contexto, que ocho combatientes bien entrenadas
son un “pequeño ejército” que puede hacer un tremendo daño al
enemigo.
Es ese tipo de guerra que el ejército estadounidense no puede
ganar. Y mucho menos bajo un gobierno como el de George W.
Bush, cuyos “tanques pensantes” tienen mucho que ver con los tan-
ques y poco con el pensamiento.
En su mente simplista cayeron víctimas de su propia propagan-
da, creyendo que serían ovacionados como libertadores de la tira-
nía de Saddam. Cuando despertaron, habían abierto la caja de
Pandora del nacionalismo iraquí, de una posible teocracia chiíta al
estilo de los ayatolas iraníes y del panarabismo.
Cayeron en el clásico dilema de una fuerza de ocupación ex-
tranjera con diferente fenotipo, cultura y lenguaje a los de la pobla-
ción nacional, creando “anticuerpos” expulsores que empiezan a
organizarse a nivel nacional.
Se repite la experiencia de Afganistán, donde la oferta del presi-
dente Hamid Karzai a los talibanes, de “reconciliarse” con el go-
bierno, refleja el fracaso de la opción militar estadounidense, al igual
que en Palestina, donde la imposición del Primer Ministro títere
en contra de Yasser Arafat, sólo agudizará las contradicciones y la
resistencia armada.
¿Cómo vencerá, en esos escenarios de guerra irregular, una bri-
gada de tanques Abrams-M1, a un grupo de cien civiles que pide la
reapertura de una escuela primaria? ¿Cómo vencerá un bombar-
dero “invisible” de dos mil millones de dólares o un misil crucero
“inteligente” de Occidente, que cuesta un millón de dólares, a un
arma inteligente islámica, compuesta por veinte kilogramos de ex-
plosivos plásticos, una pila eléctrica y una persona que ha optado
por la inmolación anticolonial?
006.Irak.F.85-98 27/11/94 10:03 PM Page 97

GUERRA EN MEDIO ORIENTE: “EL NUEVO ORDEN MUNDIAL” 97

La única manera de dominar en estas condiciones consiste en el


establecimiento de tiranías aun más terroristas que la de Saddam, que
son inherentemente inestables, por la resistencia de los pueblos.
La lección militar de Irak no es, por lo tanto, que las agresiones
militares de Estados Unidos son irresistibles, sino que los pueblos
unificados, con una conducción de vanguardia y el armamento ade-
cuado, representan un baluarte militar de tal fortaleza que ningún
gobierno de Estados Unidos puede quitarles la libertad, mientras
haya democracia formal en ese país.
Sólo el establecimiento de una dictadura fascista abierta en Es-
tados Unidos y el genocidio de la población de un país agredido
podría crear las condiciones para el triunfo de la máquina militar
estadunidense.
Y esto es algo que está fuera del alcance del gobierno de Geor-
ge Bush.
006.Irak.F.85-98 27/11/94 10:03 PM Page 98
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 99

LA “GUERRA” CONTRA IRAK:


EURASIA, LA VARIABLE OCULTA

H ERMINIA C. F OO K ONG D EJO

A Carlos, Alberto, César y Axel,


Horizonte y corazón.

Es pertinente hacer tres advertencias.

1. No siempre las razones inmediatas y evidentes esgrimidas públi-


camente como causas que explican el estallido de una conflagración
bélica son las ciertas. Muchas veces pueden ser sólo justificaciones.
Lo que es cierto invariablemente es que en casi todas las guerras
existen objetivos globales que nos remiten a la lucha por el poder a
escala mundial; tales objetivos, que son las verdaderas razones de
las guerras, no siempre son obvios. Cabe aclarar aquí que este rasgo
está presente aun en las guerras que tienen como motivación la de-
fensa de intereses estrictamente nacionales, pero es más claro en las
guerras promovidas por las potencias mayores, es decir, las que tie-
nen aspiraciones imperialistas en donde los intereses nacionales
son presentados como intereses universales y en donde el que arre-
mete ostenta la ventaja —y no acepta cuestionamiento alguno— de
su superioridad económica, política y militar.1

2. La guerra, como solución extrema a las tensiones en materia


de relaciones internacionales, es “la continuación de la política por
otros medios”;2 así, toda guerra es previsible y obedece a una raciona-

1 Véase el concepto de guerra en Diccionario de Política de Norberto Bobbio y


Nicola Matteucci, Siglo XXI, México, 1984, pp. 761-769.
2 Von Clauzewitz, Karl, De la guerra.

99
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 100

100 HERMINIA C. FOO KONG DEJO

lidad y planeación concebida en el largo plazo,3 aunque sus deto-


nantes pudieran parecer ocasionalmente fortuitos y de corto plazo.

3. La sociedad internacional se apoya en la existencia de Esta-


dos-nación cuyas relaciones e igualdad jurídica están reguladas y
reconocidas en la Carta de la Organización de las Naciones Unidas.
La ONU, emergente de la segunda guerra mundial, fue fundada con
el propósito de evitar a toda costa el recurso estúpido de la fuerza y
de buscar la solución pacífica de los conflictos como vía para garan-
tizar el equilibrio y la paz mundial. En su Carta fundacional queda
claramente estipulado que la guerra es el recurso extremo al que
una nación apela para dirimir conflictos y sólo se justificará cuando
ésta sea amenazada por fuerzas del exterior. Así entonces, la guerra,
stricto sensu, es un concepto jurídico que hace referencia a un con-
flicto armado entre naciones, llamadas beligerantes que, aún y re-
curriendo al uso de la fuerza para alcanzar sus objetivos, deben
actuar con apego al derecho internacional. Para que dicho conflicto
sea reconocido por la comunidad de naciones, debe mediar una de-
claración aprobada por los organismos internacionales en donde
las partes deberán comprometerse a respetar lo estipulado en el
Derecho de Guerra sobre trato a prisioneros, respeto a la sociedad
civil y otros relacionados con derechos humanos y humanitarios.
Cuando éste se viola y alguna de las partes actúa con ventaja, recu-
rriendo al abuso, la intimidación y el sometimiento, tal conflicto
no puede ser tipificado como una guerra, sino como agresión. So-
bre esto, se señala: “La agresión es el uso de la fuerza armada por
un estado contra la soberanía, independencia política e integridad
territorial de otro y es incompatible con la Carta de la ONU”4

Lo que ocurrió contra Irak no fue una guerra, sino un acto


unilateral de agresión, una vil invasión que aún y sin contar con el
respaldo de la comunidad de naciones, violó el marco jurídico in-
ternacional.
En un ensayo, titulado La geopolítica de la guerra5 publicado con

3
Bobbio, Norberto y Nicola Matteucci, op. cit.
4
Acordado en la Asamblea General de la ONU en 1974.
5 Klare, Michael T., “La geopolítica de la guerra”, The Nation, 5 de noviem-

bre de 2001.
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 101

LA “GUERRA” CONTRA IRAK: EURASIA LA VARIABLE OCULTA 101

motivo de la intervención armada estadounidense en Afganistán,


después de los sucesos del 11/9, Michael T. Klare sostenía que

Si bien es útil señalar algunas dimensiones del conflicto,6 estos análi-


sis culturales y políticos ocultan una realidad fundamental: que esto
es una guerra y como la mayoría de las guerras que las precedieron,
su raíz está en la competencia geopolítica.

Con la aclaración anterior, de que la ocupación estadounidense


contra Irak, no fue una guerra, sino una invasión armada violatoria
del derecho internacional, la afirmación de Klare es pertinente para
explicar las razones de fondo de la intervención militar de marzo
del presente año y la actual presencia estadounidense en Irak.
Después de casi tres meses de haber dado por concluidas las
principales operaciones militares e iniciado la ocupación político
militar de Irak, queda claramente demostrado que Washington y
por extensión Inglaterra, apelaron al fraude y a la manipulación de
la información para justificar la “guerra” contra Irak, y lograr un
reposicionamiento en el Medio Oriente; región en donde antes de
los sucesos del 11 de septiembre, los estrategas del Pentágono re-
conocían que la presencia de Estados Unidos se había debilitado.7
Se demostró, con el informe de los inspectores de la ONU, Blix-
Elbaradei, que Irak no contaba ni con arsenales de armas de des-
trucción masiva, ni con un programa para su fabricación; tampoco se
pudo comprobar los vínculos entre el régimen de Saddam Hussein
y la red Al Qaeda.
En realidad, tales argumentos fueron inspirados por la doctri-
na de “guerras preventivas” diseñada por Paul Wolfowitz —segundo
del Departamento de Defensa, después de Donald Rumsfeld, otra
cabeza visible de los llamados gallinazos, junto con Dick Cheney,
vicepresidente de EU— y por la derecha belicista de filiación semita
que gobierna la Casa Blanca, conocida como la cábala straussiana en
alusión a Leo Strauss, quien fue discípulo de Carl Schmitt, el juris-
ta del nazismo alemán que diseñó la reforma a la Constitución de
6 El autor se refiere a los distintos enfoques desde los que fue abordado el
conflicto entre el gobierno de Estados Unidos y la red Al Qaeda, después de los
sucesos de Nueva York y Washington.
7 Petras, James, “EU ganó en Afganistán pero perdió el país”, suplemento de

La Jornada “La guerra que desató el 11-S”, México, 11 de septiembre de 2002.


007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 102

102 HERMINIA C. FOO KONG DEJO

Weimar que le otorgó poderes dictatoriales a Adolfo Hitler. Esta


doctrina, inaugurada hoy en Irak, a su vez, está sustentada en un do-
cumento de 2002 llamado “Reconstruyendo las defensas de Estados
Unidos para un nuevo siglo”, léase proyecto para un nuevo siglo
americano, según el cual la única garantía para la seguridad estadou-
nidense es la guerra perpetua.
Sobre la actual estrategia estadounidense, es importante recor-
dar las palabras del aspirante a la candidatura presidencial por parte
de los demócratas.

En una conferencia internacional convocada por el Instituto Schiller


en Bad Schwalbach, Alemania, cuando empezaba la guerra en Irak,
Lyndon LaRouche advirtió que el conflicto no se limitaría a Irak, sino
que, de no ponérsele alto de inmediato, se extendería a todo el mun-
do. “Hay alguna gente que piensa que la guerra contra Irak es una
guerra contra Irak. No es una guerra contra Irak; es una guerra so
pretexto de Irak para empezar una guerra mundial. El propósito real
es una guerra mundial. La guerra de Irak nunca acabará. La destruc-
ción de Irak podrá ocurrir dentro de los próximos días o semanas, pe-
ro la guerra de Irak nunca acabará; porque se irá a otra guerra, bajo
una administración de gobierno totalmente abocada a imponer un
imperio fascista mundial”, le dijo LaRouche el 21 de marzo a los cen-
tenares de participantes en la conferencia.
LaRouche dijo que cualquier intento de contemporizar con el
empuje imperial estadounidense llevaría al desastre. “Aquellos que di-
cen, ‘aceptemos que es una guerra inevitable’, y tratan de poner en
orden las cosas para después de la guerra, son unos tontos. No hay
‘un después’; sólo hay una guerra continua”. Si no se le pone un alto
inmediato, dijo, sería casi automático un bombardeo a Corea del
Norte. Irán ya está en la lista de objetivos, y la guerra puede exten-
derse a todo el Oriente Medio y a China.8

Los motivos para la invasión contra Irak, entonces, fueron de


otra índole y corresponden a dos objetivos: uno es del orden geoes-
tratégico y que tiene que ver con el control del petróleo y el otro es
de naturaleza histórica y geopolítica y que apunta a la recuperación
y el control de una vasta zona estratégica: el Medio Oriente y Eura-
sia, consideradas históricamente el espacio vital para la expansión
de cualquier potencia imperial.
8 Boletín Alerta Estratégica EIR, núm. 13, 1º de abril de 2003.
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 103

LA “GUERRA” CONTRA IRAK: EURASIA LA VARIABLE OCULTA 103

Bajo estas mismas motivaciones, desde el gobierno de George


Bush padre se revaloró la importancia geopolítica de Irak y el Me-
dio Oriente, y con la guerra del Golfo en 1991 Estados Unidos
inició el cerco contra Irak. La justificación la dio el régimen de S.
Hussein al invadir Kuwait, protectorado estadounidense, después
de la dictadura real de Arabia Saudita. El vacío geopolítico inaugu-
rado con la disolución del equilibrio estratégico característico de la
guerra fría, después de la caída del muro de Berlín y la desaparición
del bloque de países socialistas, creaba las condiciones históricas es-
peradas por las diferentes administraciones estadounidenses por
más de 40 años para reposicionar a Estados Unidos en el Medio
Oriente, región codiciada por su vasta riqueza petrolera; la new
american age había llegado y en el convencimiento de la supremacía
de la Unión Americana coincidieron una vez más demócratas y re-
publicanos, fieles a la historia de su expansión como potencia impe-
rial; lo anterior se puso de manifiesto en la política aplicada durante
los noventa; por aproximadamente una década, que incluyó la ad-
ministración de George H.W. Bush y las dos siguientes de William
Clinton, Irak fue blanco de bombardeos periódicos por parte de las
fuerzas armadas estadounidenses y, con el concurso de la ONU, fue
sometida a inspecciones amañadas; inspecciones que concluyeron
en septiembre de 1998 ante la protesta del gobierno iraquí, quien de-
nunció la labor de espionaje a favor de Estados Unidos por parte
del cuerpo de inspectores y procedió a su retiro. A lo anterior ha-
bría que agregar el cruento y prolongado bloqueo económico y el
régimen de sanciones cuyo saldo todos conocemos: la crisis huma-
nitaria alcanzó a 1.5 millones de muertos, víctimas de los bombar-
deos, del hambre y de las enfermedades, 300 mil fueron niños
menores de cinco años que fallecieron entre 1991 y 1998.
Pero los antecedentes de esta crónica de una agresión anunciada
no terminan allí. El 22 de febrero de 2001, muchos meses antes de
los sucesos en Nueva York y Washington, Condoleezza Rice, Secre-
taria Adjunta en materia de Seguridad Nacional, del flamante presi-
dente de Estados Unidos, George W. Bush y experta en temas de
Asia y Medio Oriente, había anticipado, sobre Irak, la posición
de los think tank, que gobiernan la Casa Blanca y que representan los
intereses de la élite petrolera en cuya cabeza se encuentran George
Bush, Paul Wolfowitz, Dick Cheney y el defenestrado coordinador
de Asesores en Seguridad, Richard Perle, el grupo de los llamados
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 104

104 HERMINIA C. FOO KONG DEJO

straussianos, de los que ya hemos hablado líneas arriba. En dicha


ocasión, declaró públicamente:

El objetivo actual de la política de Estados Unidos debe ser recuperar


la iniciativa en lo que se refiere a Saddam Hussein; estudiar a fondo lo
que estamos haciendo, asegurarse de que no produzca armas de des-
trucción masiva, que no amenace a sus vecinos; cerciorarse de que
cumple las obligaciones que asumió después de la guerra del golfo
Pérsico. Y las tácticas que empleamos para alcanzar esos objetivos im-
portantes —permítanme que insista, esos objetivos no han cambiado
desde 1991— y los diferentes medios que empleamos para alcanzar-
los, los estamos estudiando a fondo, en un esfuerzo de intentar recu-
perar la iniciativa y asegurarnos de que funcione lo que estamos
haciendo.
Hay un régimen de sanciones vigente. Estamos convencidos de
que se trata de un régimen que actualmente tiene problemas. No
cabe la menor duda. Pero precisamente cómo enfocar este régimen
y asegurarse que cumple nuestros objetivos, es el objetivo de la re-
visión.9

A estos antecedentes, se sumaron los eventos posteriores al 11


de septiembre; la intervención en Afganistán y la estrategia de lucha
antiterrorista que se tradujo en el anuncio que hiciera Bush Jr. con-
tra los supuestos países integrantes del llamado eje del mal, entre los
que figuraba Irak, además de Irán, Sudán, Somalia, Siria, Corea del
Norte y Cuba. Así entonces, este conjunto de hechos, fue una anti-
cipación al clima de intervención iniciado en septiembre de 2002 y
a las amenazas de “guerra total” que baby Bush pronunció ante la
Cámara de Representantes de Estados Unidos en enero de 2003 y
que se tradujo en las operaciones militares iniciadas contra Irak el
19 de marzo, intervención unilateral que se dio al margen del Con-
sejo de Seguridad de la ONU y que en poco más de un mes, hasta el
primero de mayo, significó el bombardeo indiscriminado de Irak,
el asesinato, sometimiento y sufrimiento de sus fuerzas armadas y
de su población, el arrasamiento de su patrimonio histórico y de su
cultura milenaria, así como el desplazamiento de aproximadamente
250 000 efectivos en su mayoría marines norteamericanos, 130 mil

9
Condoleezza, Rice, declaraciones en la Casa Blanca, Washington, D.C., 22
de febrero de 2001.
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 105

LA “GUERRA” CONTRA IRAK: EURASIA LA VARIABLE OCULTA 105

de los cuales aún permanecen en el área como fuerzas de ocupación


en la actual fase de reconstrucción.

PERO, ¿POR QUÉ IRAK?

La ruta del petróleo

No cabe duda que el petróleo es, hoy, el motor de las economías


modernas y que, en consecuencia, ésta, es una sórdida guerra con
olor a petróleo.10 Las futuras tensiones internacionales estribarán en
la capacidad de los países imperialistas para asegurar el abasteci-
miento del petróleo a la altura de su producción industrial y de sus
requerimientos militares en una era de guerras y conflagraciones.
La historia tiene el registro de lo importante que fue para la victo-
ria de Estados Unidos y los aliados de la segunda guerra mundial el
acceso a las fuentes de abastecimiento de petróleo. De acuerdo con
datos del Departamento de Energía estadounidense, el consumo
mundial de petróleo aumentará de aproximadamente 77 millones
de barriles diarios en 2000, a 110 millones para 2020, casi el total
actual de la producción de la OPEP (estamos hablando de un incre-
mento de 43%);11 sobre esto, Michael T. Klare destaca que “[…] el
mundo consumirá cerca de 670 mil millones de barriles entre 2000
y 2020, o sea, casi dos tercios de las reservas de petróleo conocidas
en el mundo”.12
Proyectando estas cifras al año 2025, no es difícil anticipar una
crisis energética sin precedentes y el mismo colapso del ciclo tecno-
lógico característico del siglo XX y vigente aún, basado en el motor
de combustión interna. Crisis que tendrá repercusiones globales en
el modelo de acumulación y obligará a transitar a otra era basada
en nuevas fuentes de energía para cuyo monopolio se preparan ya
los países imperialistas.
10 Véase Quagliotti de Bellis, Bernardo, “Constantes geopolíticas en Oriente

Cercano. La sórdida guerra del petróleo”, conferencia ofrecida en el Club Liba-


nés de Uruguay y el 21 de noviembre de 2001.
11 Fazio, Carlos, “Imperialismo energético. Geopolítica, petróleo y guerras”,

La Jornada, 26 de noviembre de 2001.


12 Klare, Michael T., “La puja mundial por los recursos naturales. Un nuevo

mapa de conflictos”, publicado en 2000.


007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 106

106 HERMINIA C. FOO KONG DEJO

Volviendo a las cifras anteriores, se estima que el actual consumo


de hidrocarburos por parte de la economía estadounidense asciende
a 25% del consumo mundial y que para el mismo año 2020, 70% de
su consumo provendrá del crudo importado. Presentado de otra for-
ma, significa que en tanto que el consumo mundial habrá aumentado
en 50%, el de Estados Unidos lo habrá hecho en 33%.13 La reduc-
ción significativa de las reservas mundiales y el virtual agotamiento
de la estadounidense colocan a la economía de Estados Unidos en
una creciente dependencia de las importaciones de petróleo y por lo
tanto el acceso y control de las fuentes de abastecimiento constitu-
yen para ese país un asunto de seguridad nacional. En esos términos
está definida la relación entre Estados Unidos y el golfo Pérsico des-
de 1980 con la doctrina Carter. Con motivo del inicio de la interven-
ción soviética en Afganistán (1979) y la caída del Sha de Irán (1980),
la doctrina Carter indicaba que los intentos por obstaculizar el sumi-
nistro de petróleo del Golfo Pérsico por parte de cualquier país o
grupo de países sería considerado un “ataque a los intereses vitales de
Estados Unidos de América” y que por lo tanto “sería repelido por
todos los medios necesarios incluida la fuerza militar”. La menciona-
da doctrina se ha mantenido más allá de los distintos conflictos en el
área, ampliándose a la región del Caspio y actualizándose por los in-
quilinos de la Casa Blanca que sucedieron a Carter, desde Ronald
Reagan, al que le tocó la guerra entre Irak e Irán (1980-1988); Geor-
ge Bush padre, con la Guerra del Golfo (1991) y Clinton en 1997.14
Basta echar un vistazo al mapa y hacer un breve recuento histó-
rico, para comprender la importancia estratégica del golfo Pérsico
y del Asia Central, regiones donde se ubican las mayores reservas
mundiales de petróleo y gas natural: únicamente el golfo Pérsico
posee las dos terceras partes del total y Arabia Saudita el 25%, es
decir, 250 mil millones de barriles.
Irak, séptimo país productor a nivel mundial, después de Méxi-
co y Venezuela,15 cuenta con las segundas reservas internacionales,
13 Wagner, Juergen, “El petróleo y la guerra contra Irak”, traducción de

Eduardo Espert, ALASEI-Bonn, tomado del informativo núm. 104 de Ohne Rüs-
tung Leben (Vida sin armamento), Stuttgart/Alemania (ALASEI), marzo de 2003.
14 Klare, Michael T., “Terrorismo y petróleo. Vertientes de la misma estrate-

gia”, La Jornada, “La guerra que desató el 11-S”, México, 11 de septiembre de 2002.
15 Datos vigentes después de la crisis política de Venezuela. Anterior a estos

eventos, Irak ocupaba el sexto lugar, con una producción de aproximadamente


007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 107

LA “GUERRA” CONTRA IRAK: EURASIA LA VARIABLE OCULTA 107

después de Arabia Saudita; algunos analistas sostienen que éstas as-


cienden a aproximadamente 120 000 mb, el 12% de las reservas
mundiales, en tanto que otros aseguran que alcanzan el mismo ni-
vel que Arabia Saudita.
Con una capacidad productora y reservas semejantes a las de
Arabia Saudita, Estados Unidos tiene la certeza de que Irak no sólo
deberá actuar como principal fuente de abastecimiento de petróleo,
sino que podrá convertirse en una fuente alterna a Arabia Saudita,
país con el que hoy enfrenta dificultades debido a su reciente inten-
ción de cobrar las deudas de petróleo en euros y a la retirada de 250
mil millones de dólares de los 800 mil que acostumbraba invertir
en la Unión Americana.
Pero el interés estadounidense por el dominio del golfo Pérsico
y por Irak, va más allá del control sobre las principales fuentes de
abastecimiento de petróleo en calidad de materia prima estratégica
y tiene que ver con el crecimiento económico y la geopolítica de la
región.
El analista alemán Juergen Wagner16 sostiene en un excelente
ensayo que el crecimiento económico de Estados Unidos está aso-
ciado a los precios del petróleo; así, crecimiento y petróleo barato
forman parte de una unidad. Señala que

el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que un aumento dura-


dero del precio del petróleo de cinco dólares por barril (d/b) haría dis-
minuir el crecimiento económico de Estados Unidos en un 0.4%; un
aumento de 10 d/b produciría según los analistas de Goldman & Sachs
un retroceso de 1%.

Y cita al vicepresidente Dick Cheney, quien afirma que

El aumento de los precios del petróleo viene a ser un impuesto dicta-


do por los exportadores extranjeros. La subida de los precios de la
energía produce costos […] que pueden poner en peligro el creci-
miento económico.

3.1 millones de b/d, en tanto que Venezuela alcanzaba la cifra de 3.5 millones y
México 2.8 millones, monto que fue incrementado entre marzo y mayo de 2003,
colocándose este último, a la fecha, en el sexto lugar como productor con 3.35
millones y en el primer lugar como país proveedor de Estados Unidos.
16 Op. cit.
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 108

108 HERMINIA C. FOO KONG DEJO

En este sentido, la institución que obstaculiza las expectativas


de crecimiento estadounidense es la Organización de Países Expor-
tadores de Petróleo (OPEP) integrada por once países, en su mayoría
ubicados en el Medio Oriente. Con 78% de las reservas disponibles
a nivel mundial, la OPEP no sólo es la única organización con capa-
cidad para enfrentar la creciente demanda mundial sino que, por
este mismo hecho, los países miembros ostentan un incremento de
poder en el escenario mundial.17
Contraria a la política energética de Estados Unidos, la OPEP se
ha distinguido históricamente por apuntalar los precios del crudo y
mantenerlos a su más alto nivel, en tanto que ha sostenido una po-
lítica de reducción de los montos de producción. Esta caracterís-
tica marcó la década de los setenta y la primera mitad de los ochenta,
pero tuvo su debilitamiento en 1986, con motivo de que los países
no OPEP le declararon la guerra saturando el mercado con petróleo
barato al abrir vastos yacimientos como los del Mar de Norte; así
el precio del barril cayó de aproximadamente 30 d/b a 17 d/b. Pero
después de casi dos décadas, para finalizar los noventa las reservas de
los países no OPEP prácticamente se agotaron. En el año 2000, el pre-
cio del barril volvió a colocarse en 30 d/b y la OPEP recuperó el con-
trol del mercado petrolero al situarse como la única institución
con potencial de reservas sostenidas.18
J. Wagner construye dos escenarios: con y sin OPEP. En el pri-
mer caso, sostiene que de mantenerse el control del mercado pe-
trolero y la política de reducción de la OPEP, el precio del barril se
estabilizaría alrededor de 22 d/b, lo que significaría un “impuesto”
de tres dígitos en miles de millones de dólares para la economía
estadounidense cuyo PIB asciende a un billón de dólares. En el se-
gundo caso, de regirse exclusivamente por la ley de la oferta/deman-
da, éste podría caer a los niveles más bajos: entre los 15 y 16 d/b y,
citando a un ex ministro del petróleo de Arabia Saudita, Ahmed
Yarjiari, podría caer hasta 10 d/b.19 De forma tal, dice el autor, que
los gastos de una guerra contra Irak, cuyo monto fluctuaría entre los
100 y los 200 mil millones de dólares serían “modestos”.
Así, la ocupación político militar de Irak y la instalación de un
gobierno incondicional a la Casa Blanca como el de Karsai en Af-
17 Datos tomados del semanario alemán Die Zeit.
18 Op. cit.
19 Op. cit.
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 109

LA “GUERRA” CONTRA IRAK: EURASIA LA VARIABLE OCULTA 109

ganistán, traería consigo múltiples dividendos en el plano econó-


mico y geopolítico. Además, posibilitaría la apertura del territorio
para la instalación de bases militares, hecho cuya importancia desta-
ca Noam Chomsky al sostener que con ello, “[…] situaría a Estados
Unidos en una posición aún más fuerte que la actual para dominar
el sistema energético internacional”.20
En el económico, como lo hemos intentado demostrar, es im-
portante agregar que Irak tiene una capacidad de producción que
oscila entre los 2 y 5 mb/d, cifra importante si la comparamos con
la de Arabia Saudita que es de 8 mb/d, aunque algunos analistas co-
mo Fadhil Chalabi, ex funcionario petrolero iraquí, sostienen que
su capacidad puede alcanzar los 12 mb/d por diez años consecuti-
vos. J. Wagner cita a Lawrence Lyndsey, ex consejero económico
del presidente Bush, quien estima que “si se produce un cambio de
régimen en Irak, se podrían añadir a la oferta mundial de tres a cin-
co millones de barriles por día (mb/d). Una guerra eficazmente lle-
vada favorecería a la economía.”21
En su dimensión geopolítica, Chomsky lo ha señalado con ab-
soluta claridad al sostener que:

Esto es, por sí mismo, extremadamente importante (la instalación de


bases militares) a los efectos del control mundial y a ello habría que
sumar las ganancias que se derivarían de tal predominio. Probable-
mente Estados Unidos no intente acceder al petróleo de Irak; tal vez
pretenda utilizar para sí mismo los recursos más seguros de las cuen-
cas petrolíferas del Atlántico. Sin embargo, controlar el suministro
mundial de petróleo ha sido un principio rector de la política exterior
estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial, e Irak es particu-
larmente significativo en este aspecto.22

20 Declaraciones de Noam Chomsky (reconocido lingüista del Massachussets


Institute of Technology) en entrevista con Atilio Borón publicada en el periódico
La Jornada, Suplemento Masiosare del 3 de agosto de 2003, p. 9. Sobre la impor-
tancia que reviste la invasión en Irak por parte de las fuerzas armadas estadouni-
denses, sostiene: “Irak posee las segundas reservas de petróleo del mundo y, en
este sentido, controlar el petróleo iraquí y, más aún, establecer bases militares
en Irak, situaría a Estados Unidos en una posición más fuerte que la actual para
dominar el sistema energético internacional”.
21 Wagner, J., op. cit.
22 Ibid.
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 110

110 HERMINIA C. FOO KONG DEJO

Pero además, en calidad de colonia del imperio estadounidense,


Irak cubriría cuatro objetivos geoestratégicos acariciados secular-
mente por Washington: saldría de la OPEP y saturaría el mercado de
petróleo barato, sería usada como un efectivo bombardero para des-
truir el cártel, debilitaría al mundo árabe por la vía de arruinar sus
economías y finalmente golpearía mortalmente el sueño panárabe.
A su vez, convertida en la principal fuente de abastecimiento,
Irak rebasaría en creces la capacidad negociadora de Arabia Saudi-
ta, país que tendría que ceder una vez más a las políticas de inver-
sión de Estados Unidos tanto para financiar su desarrollo, como
para actualizar su tecnología y así mantenerse en el mercado petro-
lero a la altura de los nuevos retos de producción.
Pero hay algo más que ha sido poco tratado por los estudiosos
del actual conflicto y tiene que ver con la pugna entre Estados Uni-
dos y la Unión Europea, que se traduce en la potencia del euro que
hoy apunta a desplazar al dólar como divisa mundial. Es pertinente
recordar que el poder del dólar estriba en su condición de petrodó-
lar, es decir, en la capacidad que tiene el dólar como moneda para
comprar y crear un mercado cautivo a partir del petróleo: Estados
Unidos compra petróleo a cambio de que los países proveedores
adquieran tecnología y armamento estadounidense, inviertan en su
economía, se alinien a la Casa Blanca en política exterior y abran
su territorio a la instalación de sus bases militares, casi nada.
Pocos conocen que el 6 de noviembre de 2000, Irak decidió co-
brar en euros sus ventas petroleras, este hecho tuvo que haber gravi-
tado en la Casa Blanca para precipitar la ocupación militar.23 La
sustitución del dólar por el euro de parte de Irak y el riesgo de que
se convierta en la política de la OPEP, la manifiesta intención saudiá-
rabe de exigir a Estados Unidos que las deudas petroleras sean pa-
gadas en euros, así como el retiro significativo de dólares de la
inversión en ese país, constituyen una ventaja a favor de la Unión
Europea y un severo precedente para la hegemonía de Estados Uni-
dos en el escenario mundial, situación que la petrocracia estadouni-
dense o cualquier inquilino de la Casa Blanca no están dispuestos a

23
Véase Harris, Paul, “¿Qué pasaría si de repente la OPEP se cambia al eu-
ro?”. Consúltese la página de internet de Yellow Times.org. P. Harris sostiene
que la ocupación contra Irak es, en el fondo, la guerra de Estados Unidos contra
Europa.
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 111

LA “GUERRA” CONTRA IRAK: EURASIA LA VARIABLE OCULTA 111

permitir aunque para evitarlo tengan que apelar, como siempre lo


han hecho, a la diplomacia de los tanques y los misiles.

Eurasia, la variable oculta.

Los planes estadounidenses diseñados para el reposicionamiento en


el Medio Oriente, se enmarcan en una estrategia más amplia y de
largo aliento y guardan relación con un propósito acariciado histó-
ricamente por Washington: el control de la isla mundial, así conoci-
da en el lenguaje de los clásicos de la geopolítica para referirse a dos
continentes diversos culturalmente, pero unidos por la geografía y
su estratégica ubicación en el mapa mundial: Europa y Asia.
A finales del siglo XIX, el Capitán Mahan, sostenía:

los Americanos debemos ahora empezar a mirar fuera de las fronte-


ras. El crecimiento de la producción del país lo demanda. Un cre-
ciente volumen de sentimientos públicos lo demanda. La posición
de Estados Unidos, entre dos viejos mundos y los dos más grandes
océanos, está en el mismo clamor, el cual pronto insistirá en la crea-
ción de un nuevo eslabón que una al Atlántico y al Pacífico. La ten-
dencia será mantenida y aumentada por el crecimiento de las
colonias europeas en el Pacífico, por la avanzada civilización del Ja-
pón, y por el rápido poblamiento de nuestros Estados del Pacífico
con hombres que tienen todo el agresivo espíritu de avanzada en la
línea del progreso nacional. En ninguna parte se hace una vigorosa
política exterior que busca más a favor que entre la gente del oeste
de las montañas Rocallosas.24

Únicamente en este marco de referencia es posible encontrar


una explicación lógica a la absurda y cruenta invasión a Afganistán
en 2001, después de los atentados en Nueva York y Washington, sin
el cual todo queda reducido a la lógica de un orate instalado en el
gobierno del país más poderoso del mundo, aunque no deja de ser
una atractiva tentación a juzgar por las biografías de G.W. Bush25
24 Mahan, Captain A.T. (United States Navy), The interest of América in sea
power, present and future, Little, Brown, and Company, pp. 21-22, Boston, 1918.
25 Tarpley, Webster G. y Anton Chaitkin, George Bush: Unauthorized bio-

graphy. Se tomó en cuenta también las opiniones del psiquiatra y psicoanalista


Víctor Saavedra, autor de La promesa incumplida y otros títulos.
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 112

112 HERMINIA C. FOO KONG DEJO

hechas en los últimos tiempos. Sólo una poderosa razón geopolítica


puede hacer más comprensible una intervención tan brutal y violen-
ta como la que ocurrió contra Afganistán, un país árido y con esca-
sos recursos naturales, de 27 millones de habitantes, principalmente
dedicados al pastoreo, diezmados por el hambre, las guerras civi-
les, los bombardeos y la migración durante 3 décadas, cuyo suelo
antes de la intervención era uno de los más minados del orbe y hoy
es casi intransitable, si no fuera por su ubicación geográfica, que le
permite a los estadounidenses el tránsito y control sobre los vastos
recursos energéticos: yacimientos, oleoductos y gasoductos del Asia
Central, la salida al Índico y, por esta vía, el control del Asia Central
y su cercanía al Caspio buscando la ruta del Mediterráneo.26
Instalados en esta lógica, se operó la intervención estadouni-
dense en Yugoslavia en 1998, donde en franca violación al derecho
internacional, e ignorando a la ONU, Estados Unidos recurrió a la
Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), la que por
primera vez intervino fuera de su jurisdicción como textualmente
lo prohíbe el Tratado de Washington suscrito en 1949. Así enton-
ces, las acciones en Yugoslavia (1998), Afganistán (2001) e Irak
(2003), se encuentran en el mapa de ruta de la recuperación estra-
tégica de Eurasia.
Hoy, en el rediseño de su estrategia en calidad de potencia he-
gemónica en el plano económico y militar, en el contexto de un
mundo monopolar, Estados Unidos está convencido de que ha lle-
gado la hora de proyectar su dominación y demostrar al mundo su
supremacía recurriendo a toda su capacidad bélica y al más viejo es-
tilo de expansión colonial.
En este sentido, es oportuno estudiar el pensamiento de Zbig-
niew Brzezinski, asesor de Seguridad en el periodo Carter y acadé-
mico de la J. Hopkins University, quien es uno de los prominentes
estrategas estadounidenses de las últimas 3 décadas. Brzezinski es
autor de El gran tablero mundial: la supremacía norteamericana y sus
imperativos geoestratégicos, un importante libro editado en los últi-
mos años que ha influido en el diseño de la política exterior del go-
bierno de Estados Unidos.
En la mencionada obra, el autor sostiene que Estados Unidos

26 Afganistán también es productor de 90% del opio que se consume en Eu-


ropa.
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 113

LA “GUERRA” CONTRA IRAK: EURASIA LA VARIABLE OCULTA 113

debería diseñar una estrategia integral para el dominio de Eurasia


que garantice su supremacía en la posguerra fría. Para el Brzezinski,
sólo el control sobre Eurasia, otorgaría a Estados Unidos la condi-
ción de superpotencia.
Sostiene que Eurasia alberga a la mayoría de estados positivos y
dinámicos. Asimismo señala que todos los aspirantes históricos a ser
potencia mundial tuvieron su origen en Eurasia. Allí también se
ubican los países más grandes en población como China e India
con pretensiones hegemónicas regionales, del mismo modo que los
más importantes rivales de Estados Unidos. Afirma que

Después de EU, las seis economías más grandes y que más gastan en
defensa están allí, como también todas menos una de las potencias
nucleares declaradas, y todas menos una de las ocultas. Eurasia cuen-
ta con 75% de la población mundial, 60% de su PIB y 75% de sus re-
cursos energéticos. Colectivamente, el poderío potencial de Eurasia
eclipsa incluso al de EU. Eurasia es el supercontinente eje del mundo.
Una potencia que dominara Eurasia ejercería una influencia decisiva
sobre dos de las tres regiones económicas más productivas del mun-
do: Europa occidental y Asia oriental. Un vistazo sobre el mapa da a
entender también que un país dominante en Eurasia controlaría casi
automáticamente Oriente Próximo y África. Al ser ahora Eurasia el
tablero decisivo del ajedrez geopolítico, ya no basta con tener una po-
lítica para Europa y otra para Asia. Lo que ocurra con la distribución
del poder en la masa territorial euroasiática será de decisiva impor-
tancia para la primacía mundial de EU y su legado histórico.27

Brzezinski propone una estrategia a corto, mediano y largo pla-


zo. Para el corto plazo propone consolidar el pluralismo geopolítico
predominante en Eurasia. Sostiene que esta estrategia evitará el
surgimiento de coaliciones hostiles que le disputen la hegemonía a
Estados Unidos. A mediano plazo, se trataría de la constitución de
un sistema de seguridad transoceánico bajo el liderazgo estadouniden-
se y a largo plazo, se tendría que marchar hacia un sistema mundial
de responsabilidad compartida, desde luego, bajo la impronta de Esta-
dos Unidos.

27 Brzezinski, Zbigniew, The grand chessboard (El gran tablero mundial: la su-
premacía estadunidense y sus imperativos geoestratégicos. Una estrategia para Eurasia),
Ed. Paidós, Barcelona, 1998.
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 114

114 HERMINIA C. FOO KONG DEJO

En Europa, reconoce el protagonismo de Francia y Alemania, en


tanto que para el Extremo Oriente, sostiene que cualquier estrategia
euroasiática por parte de Estados Unidos deberá apoyarse en el con-
senso sino-estadounidense. En el centro de Eurasia, reconoce que existe
un vacío geopolítico que sólo será resuelto a partir de una Rusia “pos-
timperial”. Revela, asimismo, que Asia Central es un foco de conflic-
tos étnicos y de competencia entre las grandes potencias. Convencido
de que ninguna potencia puede disputar la hegemonía a Estados
Unidos, reconoce que “La administración global de EU se verá pues-
ta a prueba por tensiones, turbulencias y conflictos periódicos.”28
Brzezinski recomienda construir un equilibrio transcontinental
estable basado en una hegemonía benigna de Estados Unidos. Afirma:

el objetivo a mediano plazo exige que se fomente una asociación au-


téntica con una Europa más unida y definida en lo político, una Chi-
na preeminente en su región, un Rusia postimperial y orientada hacia
Europa y una India democrática. Pero será el éxito o el fracaso en el
establecimiento de relaciones estratégicas más amplias con Europa y
China, lo que dé forma al futuro papel de Rusia y determine la ecua-
ción de potencia fundamental de Eurasia.29

Profundizando en su visión sobre Europa, considera que ésta es


la cabeza de puente democrática geopolítica esencial para los estadouni-
denses cuya alianza es más importante que la que se pueda estable-
cer con Japón. Aquí enfatiza en la importancia de la OTAN como
instrumento que garantiza, en Eurasia, el poderío militar estadou-
nidense, debido a que su supremacía es reconocida por las naciones
aliadas. En este sentido, sostiene que al ser éstas profundamente de-
pendientes de la protección estadounidense, cualquier ampliación
de su presencia política es, asimismo, la ampliación de la influencia
estadounidense; en este punto advierte de cuidar no llegar a crear
una Europa integrada que pudiera desafiar geopolíticamente a Es-
tados Unidos, principalmente en Oriente Medio. Sostiene que este
hecho, creará las condiciones para asimilar a Rusia a una coopera-
ción global.
Recomienda aceptar una jefatura compartida de la OTAN así co-
mo el papel de Europa en el Afríca, el Medio Oriente y la parte es-
28 Op. cit.
29 Op. cit.
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 115

LA “GUERRA” CONTRA IRAK: EURASIA LA VARIABLE OCULTA 115

te de la Unión Europea. Para disminuir el riesgo de una creciente


competencia económica, se inclina por acelerar los acuerdos de li-
bre comercio transatlánticos, así como disminuir la presencia esta-
dounidense como árbitro de antagonismos seculares en esa región.
Al insistir en la importancia de ampliar el radio de influencia de la
Unión Europea y de la OTAN, propone fijar metas y estrategias pa-
ra incorporar, en un plazo que va de 1999 al 2010, a las ex repúbli-
cas socialistas ubicadas en Europa Central, incluyendo a cuatro de
la ex Unión Soviética: las tres bálticas30 y Ucrania.
En relación a Rusia, reconoce que, a pesar del avance de China y
de la Unión Europea, es el país más grande cuyo territorio es trans-
continental pues abarca una parte de Europa y otra de Asia, sobre
este tema, afirma: “Rusia sigue siendo dueña del territorio más
grande del mundo, que se extiende sobre diez zonas horarias y em-
pequeñece a EU, China o la Europa ampliada.” No obstante, sostie-
ne que es un país económicamente atrasado en comparación con
China, al que coloca en el rango de país en proceso acelerado de
modernización. Conciente de que puede ser una amenaza debido a
la importancia geopolítica de Rusia y de su potencial influencia so-
bre las ex repúblicas soviéticas,31 propone el diseño de una estrategia
lo suficientemente atractiva que persuada a Rusia para que abando-
ne sus aspiraciones postimperiales.32 Se pronuncia por que se con-
vierta en un sistema político confederado con una economía de libre
mercado, integrado por tres repúblicas: la Rusia Europea, la Sibe-

30 Letonia, Estonia y Lituania.


31 Seis están ubicadas en Europa Central: Letonia, Estonia, Lituania, Bielo-
rrusia, Ucrania y Moldavia y ocho en el Asia: Azerbaiyán, Armenia, Georgia, Ka-
zajstán, Turkmenistán, Uzbekistán, Kirguizistán, Tayikistán, Brzezinski es,
además, ampliamente conocedor de los vastos recursos estratégicos ubicados en
el Asia Central: petróleo, gas natural y minerales y de que tales recursos se encon-
traban en poder de la Unión Soviética en el periodo de la guerra fría, misma que
extendió su radio de influencia militar hacia Afganistán durante diez años.
32 Sobre este tema indica: “Los nuevos lazos de Rusia con la OTAN y la UE,

formalizados por el Consejo OTAN-Rusia, pueden estimular a Rusia a asumir su


retrasada decisión postimperial en favor de Europa. La condición de miembro del
Grupo de los Siete (G-7) y la potenciación de la maquinaria para la creación de
política de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa. (OSCE)
—dentro de la cual podría establecerse un comité de seguridad especial compues-
to por EU, Rusia y varios países europeos importantes— estimularía el compro-
miso constructivo ruso en la cooperación política y militar europea”.
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 116

116 HERMINIA C. FOO KONG DEJO

riana y la del Extremo Oriental. Para lograrlo, sostiene que debe


apoyarse a los estados postsoviéticos, promoviendo la inversión,
hecho que evitaría, a su vez, una posible balcanización de la zona
por problemas étnicos. Paralelamente, insiste en la importancia de
fomentar la cooperación ruso-estadounidense, aunque advierte: “es
importante para EU enviar un claro mensaje respecto a sus priorida-
des globales. Si debe elegirse entre el engrandecimiento del sistema
euroatlántico o una mejor relación con Rusia, lo primero debe go-
zar de preferencia”.
En relación al Cáucaso y al Asia central, recomienda no ene-
mistarse con Turquía, así como mejorar las relaciones con Irán. Re-
comienda asimilar a Turquía a Europa y evitar que ésta se convierta
en más islámica, para lo cual habrá que sugerir a la Unión Europea
considerar su integración como estado europeo. A propósito de
la Cuenca del Caspio y del Asia Central, sostiene que Estados Uni-
dos deberá apoyar las aspiraciones de Ankara “de tener un oleoducto
desde Bakú (Azerbaiyán) a Ceyhan, en su propia costa mediterránea
(hfkd: cerca de Siria), y que serviría como una importante salida
para las reservas de energía de la cuenca del mar Caspio”.
Sobre Irán dice:

no va en interés de EU perpetuar la hostilidad con Irán. Cualquier


eventual reconciliación debería basarse en el reconocimiento por
ambos países de sus intereses estratégicos mutuos en la estabilización
del imprevisible entorno regional de Irán. En interés de EU iría un
Irán fuerte, incluso movido por impulsos religiosos —pero no fanáti-
camente antioccidental—. Los intereses estadounidenses a largo pla-
zo en Eurasia se servirían mejor abandonando las actuales objeciones
de EU a una aproximación económica entre Turquía e Irán, especial-
mente en la construcción de nuevos oleoductos desde Azerbaiyán y
Turkmenistán. La participación financiera estadounidense en tales
proyectos redundaría en beneficio de EU.

Se pronuncia por un estrechamiento de los lazos con India a la


que tipifica como una potencia que contribuye al equilibrio regio-
nal ante la emergencia de China y a la que presenta como ejemplo
de país democrático. Sostiene que India debe jugar un mejor papel
en la toma de decisiones sobre temas de estabilidad regional y debe
ser apoyada políticamente para contrarrestar la relación chino-pa-
quistaní y compensar el apoyo que recibía de la Unión Soviética.
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 117

LA “GUERRA” CONTRA IRAK: EURASIA LA VARIABLE OCULTA 117

En relación al Extremo Oriente, sostiene que Estados Unidos


deberá realizar un cuidadoso cálculo estratégico que considere a China
y Japón, pensando en un equilibrio de poder estable en la región, lo
que significa pensar estratégicamente en el papel de China como
potencia regional dominante y en las aspiraciones de Japón. En re-
lación a estos dos países, considera que los objetivos de Estados
Unidos deben dirigirse a canalizar “el poderío chino hacia una aco-
modación regional constructiva y canalizar la energía japonesa ha-
cia asociaciones internacionales más amplias”.
Sobre China, argumenta que es un país relativamente pobre cuya
expansión depende de su relación estratégica con Estados Unidos.
Aún en una visión de largo plazo, considera que China no llegará a
ser potencia económica global debido a que no podrá sostener por
mucho tiempo sus ritmos de crecimiento, sobre esto dice:

En realidad, la continuación a largo plazo del crecimiento al ritmo


actual requeriría una combinación extraordinaria de liderazgo nacio-
nal, tranquilidad política, disciplina social, ahorro elevado, grandes
entradas de inversiones extranjeras y estabilidad regional. Es impro-
bable una prolongada presencia de todos estos factores.

No obstante, reconoce la posibilidad de que se convierta en la


potencia dominante en la región del Extremo Oriente. Anticipa que
en veinte años, podría llegar a ser una potencia militar mundial, sin
embargo advierte que, si los recursos derivados de su PIB fueran exce-
sivos para la modernización de sus fuerzas armadas y arsenal nuclear,

podría tener el mismo efecto negativo sobre el crecimiento económico


a largo plazo que tuvo la carrera de armamentos sobre la economía so-
viética. La acumulación china de armas en gran escala precipitaría
también una respuesta japonesa para equilibrarla. En cualquier caso,
aparte de sus fuerzas nucleares, China no tendrá capacidad durante
algún tiempo para proyectar su poderío militar más allá de su región.

Z.B. reconoce que China es el único país con capacidad para


actuar como factor de equilibrio geopolítico en el Extremo Orien-
te. El pacto chino-estadounidense facilitaría a Estados Unidos la
relación con el Asia Oriental. Esta característica atribuida a China
no la tiene Japón, país que a pesar de su cercanía con Estados Uni-
dos, no cuenta con simpatías en la región. Basa sus recomendacio-
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 118

118 HERMINIA C. FOO KONG DEJO

nes en el hecho de que, para el autor, China y Estados Unidos son


aliados naturales debido a que no ha habido antecedentes de enemis-
tad como ocurrió en la historia de las relaciones de China con Ja-
pón, Rusia e Inglaterra.
A diferencia de sus recomendaciones dirigidas al desistimiento
de la idea de una Gran Rusia o Rusia postimperial, para el caso de
China, por el contrario, propone aceptar y fomentar la idea de una
gran China, concebida como potencia dominante en el Extremo
Oriente. En este punto, aclara que se trata de permitir la creación
de una esfera de influencia regional, más no una zona de dominio
político con exclusividad al estilo de la que fue creada en Europa
del este bajo el imperativo de la Unión Soviética. Considera que
una poderosa China influiría en el Extremo Oriente ruso y contri-
buiría a la reunificación de las dos Coreas. Considera, asimismo,
que los intereses chinos y estadounidenses coinciden en Asia Cen-
tral y el golfo Pérsico en relación a sus demandas energéticas y a las
fuentes de abastecimiento de petróleo ubicadas en esas regiones, en
tanto que son divergentes de las expectativas de Rusia, país que po-
dría persistir en sus intentos por reunificar, bajo su mando, al Asia
Central. A su vez, considera que la relación entre China y Pakistán,
contrarresta cualquier inclinación de la India a cooperar con Rusia
respecto a Afganistán y el Asia Central. Así entonces, está conven-
cido que la alianza con China, es tan importante como la que es ne-
cesario establecer con Europa y es mayor en importancia que la
que se pueda crear con Japón. Para lograrlo, propone integrar a
China al G-7 y a un esquema de cooperación mundial, lo que obli-
ga a abrir los canales para un diálogo estratégico serio.
Sobre el Japón, sostiene que los estadounidenses le debería en-
viar un mensaje claro, en el sentido de que si bien reconoce que hay
que darle el trato de un socio global, Estados Unidos no estará dis-
puesto a ser un aliado contra China; sobre este tópico, sostiene:
“Sólo sobre esta base se puede construir un triple entendimiento,
en el que se conjuguen la potencia mundial estadounidense, la
preeminencia regional china y el liderazgo internacional japonés”.
Considera que Japón no debe ser su principal aliado militar en la
región, porque distanciaría a Estados Unidos del conjunto de paí-
ses del Extremo Oriente, alejaría la posibilidad del consenso chino-
estadounidense y frustraría los planes estadounidenses de lograr la
estabilidad de Eurasia.
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 119

LA “GUERRA” CONTRA IRAK: EURASIA LA VARIABLE OCULTA 119

Está convencido de que, por la animadversión creada en su re-


gión, Japón no tiene posibilidades, ni debe intentarlo, de convertir-
se en una potencia regional. Al contrario de China, para la que
cualquier proyección como potencia global, pasa por consolidar pri-
mero su condición de potencia preeminente en la región, considera
que Japón podría jugar un papel influyente en el mundo sólo coope-
rando con Washington en el diseño de un nuevo orden mundial.
Sin embargo, convencido de la importancia de Japón, como
factor de estabilidad en el Extremo Oriente, recomienda iniciar un
proceso de reconciliación entre la nación nipona y los países del es-
te asiático, poniendo énfasis en Corea y anticipándose a su reunifi-
cación. En el establecimiento de la alianza estratégica Estados
Unidos-Japón, considera Brzezinski que este último deberá sentir
que se le da un trato preferencial en un proyecto global que incluya
lo político y lo económico. En este último aspecto, se deberá suscri-
bir un acuerdo de libre comercio, para formalizar el vínculo entre
las dos economías, lo que contribuiría, además, a otorgar confianza
al Japón en sus aspiraciones internacionales y a justificar la conti-
nuación de la presencia estadounidense en la región.
Así entonces, para Brzezinski, la principal tarea en Eurasia sería
la creación de un sistema de seguridad transeuroasiático que inclu-
ya a una OTAN ampliada “unida por acuerdos de seguridad con Ru-
sia, China y Japón”; para lograrlo, cree que se deberá partir de un
diálogo triangular que apunte a integrar a otros países asiáticos, pa-
ra, posteriormente, propiciar un acercamiento con la OSCE. Lo an-
terior, sentaría las bases para marchar hacia un mecanismo de
seguridad transcontinental. Considera que tal sistema de seguri-
dad, sería el logro más significativo del siglo XXI en cuya conduc-
ción se encontrarían las potencias mayores euroasiáticas: Europa,
China, Japón, India y una Rusia confederada, desde luego, siempre
al lado y bajo el auspicio de Estados Unidos.
Convencido de que esta vía perpetuaría a Estados Unidos en
Eurasia en su condición de árbitro, remata: “El éxito geoestratégi-
co en esa empresa sería un adecuado legado de EU como primera y
única superpotencia mundial”.33
Más allá de la forma y la combinación de tiempos en que se ins-
trumente, esta visión global e histórica del papel de Estados Unidos

33 Op. cit.
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 120

120 HERMINIA C. FOO KONG DEJO

en el mundo, inspiró en el pasado, inspira en la actualidad y seguirá


orientando la toma de decisiones por parte de quienes determinan
la política exterior de la Casa Blanca y deciden sobre el conjunto de
acciones diplomáticas, económicas o político militares. Pero lo an-
terior no significa que el mundo tenga que respetar los métodos y
tiempos previstos por Washington. Estos estarán sujetos no tanto a
los deseos, sino a las posibilidades reales de Estados Unidos en un
mundo cambiante y dinámico como el actual, pues la emergencia
de una nueva hegemonía y el surgimiento de verdaderos contrape-
sos que llenen el vacío geopolítico actual, podrían alterar significa-
tivamente o interrumpir sus planes estratégicos.
Como el pensamiento geopolítico no es conocimiento científi-
co34 sino la pura ideología pragmática35 del hegemón, a éste escapan
variables importantes de la realidad que pueden decidir el curso de
los acontecimientos frustrando cualquier plan estratégico o inte-
rrumpiéndolo por años o décadas, aunque cabe recordar que cuan-
do esto ocurre, está el recurso de las armas cuyo poder disuasivo
ha sido probado en la historia de las grandes potencias, poder que
sólo puede ser neutralizado o superado siempre y cuando surja un
poder mayor no únicamente en el aspecto económico y militar si-
no por su capacidad —superior y en ascenso— disuasiva y de lide-
razgo a nivel mundial, es decir, por su capacidad de erigirse en el
nuevo hegemón.
Así entonces, escapa al enfoque de Brzezinski y los estrategas
del Pentágono, los alcances de la crisis actual de la economía esta-
dounidense y el dinamismo de economías emergentes como la Chi-
na y la de los países asiáticos, así como los procesos de integración
regional en el Extremo Oriente, en Europa y las posibilidades de la
formación de un bloque panislámico en el Medio Oriente. Son es-
tos nuevos actores, los que podrían decidir el curso de las próximas
décadas.
China, contrario sensu a todo pronóstico, registra tasas inéditas
de crecimiento. Con un crecimiento sostenido que ha venido en as-
34 Véase Foo Kong, Herminia C., “La dimensión geopolítica en la perspecti-

va de las ciencias sociales latinoamericanas: apuntes para una reflexión”, Estudios


Latinoamericanos, nueva época, año III, núm. 5, pp. 53-58, UNAM-FCPyS-Centro
de Estudios Latinoamericanos (CELA), México, 1996.
35 En el lenguaje de la geopolítica, el término pragmatismo es sinónimo de

realismo político. Véase Hans Morgenthau, El poder entre las naciones.


007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 121

LA “GUERRA” CONTRA IRAK: EURASIA LA VARIABLE OCULTA 121

censo durante dos décadas, hoy se ha colocado a la cabeza de los paí-


ses manufactureros y es el segundo socio comercial de Estados
Unidos, desplazando a México y a Canadá. En tanto que las tasas
de crecimiento a nivel mundial fluctúan alrededor de 1.5%, China
está creciendo al 8% y se prevé que esta cifra ascenderá en los próxi-
mos años. China viene atrayendo el mayor porcentaje de inversio-
nes extranjeras: en cifras del año 2002 el monto ascendió a 57 mil
millones de dólares, un equivalente al monto total de las inversio-
nes extranjeras en América Latina. La política monetaria china ha
forzado a la deflación del dólar al anclar el yuan a la divisa mundial,
pero en tanto que para los chinos esta política monetaria les viene
significando una pérdida mínima y por el contrario van ganando
cada vez mayores mercados, para la economía estadounidense, hoy
se traduce en recesión; algo parecido hizo Japón con el yen durante
el florecimiento del modelo nipón.
Pero sería erróneo reducir la explicación del éxito o el fracaso
del modelo chino únicamente a las cifras macroeconómicas, como
lo hace Brzezinski, sus apologetas y críticos. Ciertamente China es
más que una gran maquiladora que hoy aprovecha las condicio-
nes que le otorga el mercado mundial y principalmente el modelo
de localización industrial estadounidense en una coyuntura de cri-
sis del capitalismo pues ostenta un modelo de desarrollo nacional y
de integración regional propio en el plano industrial, financiero,
agrícola, comercial, de servicios, político y cultural. Desde este
punto de vista, se perfila como una indiscutible potencia regional.
Pero para que China llegue a disputar la hegemonía mundial,
tendrá que cumplir con los requisitos del nuevo hegemón que muy
sucintamente hemos indicado líneas arriba. Es decir, China debe
avanzar en sus acercamientos con los países asiáticos y particular-
mente con India, país que en las últimas décadas viene, a su vez, re-
gistrando importantes tasas de crecimiento cercanas al promedio
regional cuyo pronóstico para 2004 es de 6.3%.36 Sin alcanzar las
cifras chinas, la alianza estratégica entre estos dos países, podría
crear las condiciones para la emergencia de un contrapeso a la su-
perpotencia estadounidense, proyectar a China como potencia
mundial y rediseñar el mapa geopolítico del mundo; no sobra decir

36 Datos del Fondo Monetario Internacional (FMI).


007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 122

122 HERMINIA C. FOO KONG DEJO

que ambos países son ya potencias nucleares que en conjunto com-


prenden la tercera parte de la población mundial.
La fortaleza de China estriba en estas posibilidades y en su mode-
lo de desarrollo caracterizado por una economía mixta que habien-
do flexibilizado su anterior esquema de economía centralizada, hoy
aprovecha las ventajas de una economía bajo la rectoría estatal, así
como las que le brinda el mercado global. Sin embargo, ostenta
debilidades propias de una economía que si bien ha avanzado en su
modelo redistributivo basado en el principio de equidad, aún per-
sisten fuertes rezagos entre el campo y la ciudad, en cuanto al nivel
de ingreso, consumo y empleo; entre la eficacia del sistema produc-
tivo y las rémoras de su sistema financiero.
Pero hay algo más: las probabilidades de la creación de un nue-
vo contrapeso comandado por China estriban en la posibilidad del
establecimiento de alianzas estables y de largo plazo que sólo serían
pensables con fuerzas y naciones afines política, ideológica y eco-
nómicamente, con la fuerza y la permanencia suficiente para en-
frentar el capitalismo de la posguerra fría, situación poco probable
por ahora en el Asia, continente integrado por países que tienen
entre sí intereses, visiones del mundo y proyectos heterogéneos. La
comunidad de intereses en relación a temas sobre seguridad, no es
suficiente para la construcción de una nueva hegemonía. Inclusive
en este terreno, hay intereses encontrados entre países o grupos de
países como es el caso de la disputa territorial entre India y Pakis-
tán y su histórico alineamiento a Rusia y China respectivamente, o
las diferencias entre estos dos países en relación a Chechenia o a
sus objetivos geoestratégicos en el Asia Central.
Volviendo a Brzezinski, interesa destacar que en su obra no se
hace mención alguna a América Latina, situación que puede tener
dos significados: el primero y que tiene que ver con las prioridades
geopolíticas de los estrategas estadounidenses en el diseño de una
nuevo orden mundial y que indican que en la pugna por un nuevo
reparto del mundo, para Estados Unidos es urgente hoy llenar el va-
cío geopolítico en las regiones prioritariamente estratégicas del ma-
pa mundial. Y el segundo, que se traduce en que para el hemisferio
occidental, será más de lo mismo a corto, mediano y largo plazo. Es-
tados Unidos, fieles a la Doctrina Monroe, de larga data, seguirán
ejerciendo el control e imponiendo sus programas de ajuste neoli-
beral por medio del FMI, el BM y el BID. Continuarán saqueando sus
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 123

LA “GUERRA” CONTRA IRAK: EURASIA LA VARIABLE OCULTA 123

recursos humanos, financieros y naturales,37 acelerarán los planes


para la integración de las economías del subcontinente a la ruta del
capital financiero y las cadenas productivas de las transnacionales
por la vía del Plan Puebla Panamá (PPP), el Acuerdo de Libre Co-
mercio (ALCA) y la Organización Mundial del Comercio (OMC) e
intensificarán sus programas de contrainsurgencia en correspon-
dencia con la tristemente célebre Doctrina para la Seguridad Nacional
de décadas pasadas, hoy actualizada con eufemismo en la doctrina
para la seguridad continental, en cuyos corolarios no nos detendre-
mos, pero que deberán ser estudiados acuciosamente por los lati-
noamericanistas, debido a que arroja pistas para identificar el lugar
que ocupa América Latina en la actual estrategia de seguridad esta-
dounidense.
Sobre este tópico, únicamente diremos que la mencionada nueva
doctrina apunta al control geoestratégico de la región y se propone
la creación de una fuerza multinacional semejante a la que se preten-
dió fallidamente conformar en el marco del pasado Tratado Intera-
mericano para la Asistencia Recíproca (TIAR). El proyecto de defensa
actual, que recoge el espíritu de la Cuarta Conferencia de Ministros
de Defensa de las Américas y los acuerdos de la reunión de minis-
tros del área de Belice, Centroamérica, Panamá y República Domi-
nicana, reunidos en noviembre de 2002 en Chile y en Costa Rica en
octubre del mismo año, respectivamente, es casi una copia de la an-
terior en su estructura, conceptualización del enemigo y los métodos
para eliminarlo. Salvo porque la Comisión de Seguridad Hemisfé-
rica, que es la sustitución de la anterior Junta Interamericana de
Defensa estará a cargo de los ministros de defensa que a su vez rele-
van a los jefes militares de la JID, se mantienen, aunque con nom-
bres diferentes, los órganos de comando y capacitación antiguos
como el Centro de Estudios Hemisféricos en el lugar que ocupaba
el Colegio Interamericano de Panamá o Comando Sur, la reunión
de comandantes en jefe, y las escuelas de preparación militar, ahora
localizadas en territorio estadounidense. Como en décadas anterio-
res, el enemigo sigue siendo conceptualizado como interno. Dicho
proyecto de defensa incluye un programa de ensayos militares que

37La segunda reserva petrolera se encuentra en América Latina con 123,000


m/b, 11% del total. México es, hoy, el principal país abastecedor de petróleo de
Estados Unidos.
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 124

124 HERMINIA C. FOO KONG DEJO

se vienen realizando con la asesoría y participación de tropas esta-


dounidenses. Maniobras, como Águila II y III, que se realizan en
territorios cercanos a zonas de conflicto como Colombia o con un
importante potencial de recursos naturales y estratégicos, como es
la Amazonia, la Triple Frontera (Brasil, Argentina y Paraguay) y
regiones fluviales, como recientemente lo denunciara el Centro de
Militares Democráticos de Argentina (Cemida).38
La importancia de América Latina, entonces, seguirá siendo del
orden estratégico de acuerdo a su secular definición como el patio
trasero de Estados Unidos. Pero este pronóstico podría ser alterado
si los gobiernos democráticos emergentes, entre los que figuran
Brasil con Lula, Venezuela con Chávez, Argentina con Kirchner,
Ecuador con Gutiérrez y Paraguay, junto con Cuba, asumen el reto
de construir un frente de naciones latinoamericanas orientadas a la
búsqueda de auténticas alternativas de integración y seguridad re-
gional para enfrentar con ventaja la actual globalización, basadas en
la cooperación y la complementariedad, la justicia social, la inde-
pendencia económica, la soberanía nacional y la equidad.

CONCLUSIÓN

Tras la invasión a Irak, hay continuidades sólo comprensibles


en una visión de largo plazo. La demencial carrera bélica de Esta-
dos Unidos, tiene su explicación en la geopolítica.
La actual administración estadounidense, encuentra en el mun-
do de hoy —un mundo globalizado y sin contrapesos, sometido al
imperio del mercado, el capital y las transnacionales— las condi-
ciones para ejercer su dominación imperial en el peor estilo de
ejercicio de poder hegemónico, renunciando a la política y al mul-
tilateralismo para apelar al recurso de la fuerza y a su vieja tradición
aislacionista con la fuerza que le otorga el saberse la única potencia
emergente de la posguerra fría.
Los atentados en Nueva York y Washington en cuya autoría no
se descarta la teoría de la conspiración, como sostienen hoy expertos
en desastres y la consiguiente invasión a Afganistán, nos colocan

38
Véase Calloni, Stella, “Pérez Esquivel encabeza protesta contra los ensa-
yos militares Aguila III”, La Jornada, 29 de septiembre de 2003, p. 35, México.
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 125

LA “GUERRA” CONTRA IRAK: EURASIA LA VARIABLE OCULTA 125

ante el nuevo modelo de seguridad estadounidense basado en una


reconceptualización de enemigo, que, en su epistemología y sus mé-
todos, es una combinación de dos viejas doctrinas: la de la guerra to-
tal y la de guerras de baja intensidad contenidas en la doctrina para la
seguridad nacional. Así, el enemigo ha dejado de ser un Estado o una
coalición de los mismos; el enemigo para los actuales señores de la gue-
rra puede estar en todas partes y puede involucrar a cualquier Esta-
do. Es obvio que en este lenguaje, el mensaje disuasivo no es tanto
para los enemigos pequeños como para los que pudieran disputar a
corto o mediano plazo la hegemonía de Estados Unidos.
En esta lógica, es válido suponer que el mundo ha ingresado
ya a una era marcada por la doctrina de la guerra perpetua y cuyo
autonominado gendarme global es Estados Unidos. La actual ad-
ministración, sintiéndose depositaria de este legado, parece empe-
cinada en aplicar en cuatro años la visión supremacista de la élite
que domina la Casa Blanca: que ha llegado el siglo americano y,
recurriendo a toda su capacidad bélica, poner de rodillas al mundo
aunque para lograrlo destruya a la comunidad de naciones y a su
única red de seguridad representada en la ONU cuya existencia, si
bien es cierto fue producto del orden emanado de la posguerra —
orden creado para garantizar el equilibrio estratégico de la guerra
fría y del cual Estados Unidos fue artífice— resume un siglo de
esfuerzos mundiales en la búsqueda de la concordia, la diplomacia
y la paz.
Así entonces, es de esperar que después de Afganistán e Irak,
sigan en la lista de intervenciones militares —las que se justifica-
rán a partir de la lucha contra el terrorismo y por razones democráti-
cas, humanitarias y de seguridad— Corea del Norte cuya ubicación
es geopolíticamente importante para Estados Unidos debido a su
vecindad con China, seguido de Irán y Siria países que actualmen-
te obstruyen el tránsito entre el Caspio y el Mediterráneo y de
Cuba, la isla mayor de las Antillas por cuyas aguas transita 70%
del petróleo y 60% del aluminio consumidos por la economía es-
tadounidense.
Pero no todo será miel sobre hojuelas para Washington: La
vietnamización de la guerra de liberación que hoy libra el pueblo
iraquí, constituye un serio revés a los planes imperiales de Esta-
dos Unidos y los países capitalistas de Europa. Asimismo, las pro-
testas mundiales de más de 30 millones de personas contra la guerra
007.Irak.F.99-126 27/11/94 10:04 PM Page 126

126 HERMINIA C. FOO KONG DEJO

y el movimiento de resistencia altermundista que hoy cobra fuerza


contra el neoliberalismo, confirman que sólo la lucha organizada
de los pueblos por su emancipación podrá poner freno al terro-
rismo de estado anglosajón y a cualquier otra aspiración expansio-
nista, así como sentará las bases para la construcción de un mundo
mejor.
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:08 PM Page 127

LA GLOBALIZACIÓN MILITARIZADA

M ANUEL A GUILAR M ORA

LA HUMANIDAD ANTE LA “GUERRA PREVENTIVA” IMPERIALISTA

Ante la gravedad de la situación por la que atraviesa el mundo,


confrontado con la amenaza de una devastadora “guerra preventi-
va” en Irak, emprendida por la maquinaria bélica más formidable
que jamás haya existido, el primer impulso vital que se impone en
forma natural en los millones de hombres, mujeres y niños que es-
tamos convencidos de la lucha por un porvenir verdaderamente
digno de la especie humana (que, para empezar, garantice su pro-
pia sobrevivencia), es de protesta y de rechazo a esa política deshu-
manizada. Es un impulso no sólo enaltecedor sino absolutamente
necesario, que nos hace erguirnos contra la fatalidad de tal guerra
y a expresar de diversas formas nuestra oposición a la dinámica
mortífera de la orientación imperialista del gobierno de Estados
Unidos.
En tales circunstancias, reflexionar sobre la compleja situación en
la que se mueven las diversas fuerzas políticas internacionales a fina-
les de febrero del 2003, a sólo unos días de que se den acontecimien-
tos de importancia histórico-mundial cuya envergadura superará a la
de los que estamos presenciando en este momento, ya sea en un sen-
tido o en otro, es una empresa ardua y plena de dificultades.
Se corre el peligro de precipitarse en la banalidad inocua ante
esa terrible realidad. La escena política mundial se mueve y cambia
aceleradamente día tras día, aún hora tras hora. Pero, al mismo
tiempo, el afán de dilucidarla y analizarla lo más profundamente
posible se hace más urgente, y es el deseo de cimentar lo más firme-
mente posible las acciones de resistencia al curso belicista imperia-
lista lo que justifica finalmente las observaciones que a continuación
expondremos.

127
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:08 PM Page 128

128 MANUEL AGUILAR MORA

No se trata de hacer predicciones o definir los detalles que de-


terminarán tal o cual curso de la crisis que tan agudamente pade-
cemos. Tal esfuerzo es imposible e inútil: imposible porque son
muchas las fuerzas que intervienen y porque el curso de sus luchas
dependerá también de numerosos factores, e inútil porque de lo
que se trata no es de predecir lo que va a pasar, sino de actuar en el
presente para ir forjando un porvenir que nos pertenezca, no que
nos enajene aún más.
Bastará con dar los elementos esenciales que componen la actual
situación y sus desarrollos más probables para que el presente texto
pueda ser de utilidad. Pase lo que pase en los próximos días, semanas
y meses, tales hechos contradictorios ya están frente a nosotros o se
están gestando en la actualidad. Por eso, señalar esas contradicciones
y sus ramificaciones posibles tal y como se presentan, repetimos, a fi-
nes de febrero del 2003, puede ayudar, y ese es nuestro deseo más fer-
viente, a construir una vasta coalición de fuerzas populares nacional e
internacional contra la guerra imperialista.
Ciertamente una reflexión de este tipo se opone del todo a los
análisis pragmáticos, en su mayoría cínicos, que emanan de los di-
versos centros políticos y de investigación oficiales, nacionales y
extranjeros. Destaca, por ejemplo, la postura de ciertos intelectuales
y políticos que, considerando absolutamente inevitable e imposible
detener la intervención bélica de Estados Unidos en Irak, señalan
que “lo que México debe hacer es defender sus intereses”, lo cual
significa, en estos días, “vender caro” a Washington el voto del go-
bierno mexicano en el Consejo de Seguridad de la ONU. La natura-
leza neoliberal del gobierno de Fox hace, aquí sí, casi inevitable que,
en efecto, acabe adoptando una posición parecida, haciendo un
giro real a la postura de relativa independencia que adoptó a raíz de
la renuncia del anterior secretario de Relaciones Exteriores, Jorge
Castañeda, quien se destacó por su servilismo abyecto al gobierno
de Bush.
Estamos en el torrente de las aguas del cálculo egoísta, en don-
de todo tiene un precio, una situación en la que la humanidad es re-
bajada al nivel de ganado o, como se ha gritado estruendosamente
en las multitudinarias manifestaciones antibélicas, en la que se cam-
bia sangre humana por petróleo. Sólo la resistencia y la oposición
organizada y efectiva de las fuerzas populares, democráticas e inde-
pendientes de México permitirán que el gobierno de Fox no acabe
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:08 PM Page 129

LA GLOBALIZACIÓN MILITARIZADA 129

capitulando por completo ante las presiones y provocaciones del


gobierno de Washington.

UN ACONTECIMIENTO HISTÓRICO INÉDITO

El 15 de febrero del 2003, millones de personas se manifestaron


contra “la guerra preventiva” anunciada, preparada y de hecho, en
realidad ya en marcha, del gobierno de George W. Bush de Estados
Unidos (con la complicidad directa de los gobiernos británico de
Tony Blair, español de José María Aznar e italiano de Silvio Berlus-
coni), contra el gobierno de Saddam Hussein de Irak. En todo el
mundo, desde Canadá hasta Australia, de Madrid a Moscú, de Bue-
nos Aires a Johanesburgo, los medios de comunicación calcularon
en treinta millones la cifra de los hombres, las mujeres y los niños y
niñas que se lanzaron a las calles de sus ciudades en una demostra-
ción extraordinaria e inaudita de solidaridad internacional y de es-
píritu humanitario.
En el propio país imperialista sede del gobierno belicoso de
Washington, los estadounidenses se manifestaron en más de treinta
ciudades, desde Nueva York a Los Ángeles. Y en nuestro país, el
Paseo de la Reforma de la ciudad de México fue testigo de una de
las manifestaciones más nutridas, combativas y festivas que se tenga
memoria, en la que participaron cerca de cuarenta mil personas. En
los estados del norte, en Tijuana, Hermosillo, Ciudad Juárez, Chi-
huahua, Monterrey, así como en Chiapas y otras ciudades de Méxi-
co, se realizaron distintas muestras de repudio a la guerra que el
gobierno de Bush amenaza con desencadenar con todo su poderío
sobre un país arruinado por diez años de bloqueo y sin ninguna po-
sibilidad de poder hacer resistencia efectiva a la maquinaria bélica
más sofisticada y poderosa jamás construida de la historia.
El gobierno de Bush no ha podido demostrar por qué el go-
bierno de Hussein es un peligro para Estados Unidos y el mundo
entero, y los inspectores de la ONU que han ido a Irak tras las ar-
mas de “destrucción masiva” supuestamente en posesión del gobier-
no de Bagdad, sólo han encontrado un ejército maltrecho que no
puede constituir un peligro para una potencia como la estadouni-
dense, ni tampoco para Israel, armado mucho más poderosamente
que cualquier otro país en el Medio Oriente.
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:08 PM Page 130

130 MANUEL AGUILAR MORA

El objetivo casi unánime de estas multitudinarias manifestacio-


nes se definía con la consigna: “¡Alto a la guerra!, ¡Alto a Bush!”. No
fueron, como lo quisieron interpretar los medios desvergonzada-
mente favorables a la política belicista de Washington, demos-
traciones favorables a Saddam Hussein. Una ínfima minoría de este
movimiento internacional contra la guerra es la que se opone al go-
bierno imperialista para defender al dictador iraquí. Lo que sí es
cierto, es que el pueblo de Irak no puede confiar en autodefinidos
“redentores y libertadores” armados con el arsenal militar más mor-
tífero de la historia de la humanidad, dispuestos a arrojarlo sobre su
martirizada población civil. No puede defenderse del ataque impe-
rialista y llamar a cuentas al dictador al mismo tiempo. Además de
que existe la experiencia de que en 1991 el primer presidente Bush,
después de expulsar de Kuwait, completamente derrotado, al ejérci-
to de Hussein, dispensó de esa suerte a la Guardia Republicana del
dictador, lo cual le permitió a éste usarla contra los sectores popula-
res que en el norte (los kurdos) y el sur (en Bassora) de Irak se le-
vantaron contra él y fueron masacrados.
El pueblo iraquí, naturalmente, no tiene la menor confianza en
estos “liberadores y emancipadores”, cuyo jefe en ese momento
prefirió dejar al carnicero de Bagdad (su aliado en su lucha contra
la revolución iraní de 1979 y después en la larga guerra que enfren-
taron Irak e Irán) que se encargara de reprimir a dichos sectores
para que la región no se “desestabilizara”, en lugar de darle el golpe
definitivo que en ese momento parecía posible asestarle. Esta tra-
gedia del pueblo iraquí está en el centro mismo de una crisis que
afectará a toda la región del Medio Oriente, con sus repercusiones
mundiales. El movimiento antibélico lo ha entendido así, y aunque
la propaganda proimperialista quiera identificar su solidaridad con
el pueblo iraquí como un aval al gobierno dictatorial de Hussein, su
posición de defensa incondicional del pueblo y la nación iraquíes
contra el ataque del imperialismo de EU es justa y debe seguir man-
teniéndose así.
Como no dejó de percibirse por numerosos comentaristas, la
movilización multimillonaria del 15 de febrero representó un acon-
tecimiento inédito por muchos motivos. En primer lugar, jamás
anteriormente una guerra, antes de comenzar (hasta cierto punto,
como dijimos), había encontrado una oposición expresada en tan
vasta escala. En segundo lugar, un movimiento contra la guerra de
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:08 PM Page 131

LA GLOBALIZACIÓN MILITARIZADA 131

tales dimensiones ha sido un producto directo de la globalización


misma del capitalismo. O sea, ha sido precisamente el acercamien-
to y la interconexión del planeta, efectuados por el proceso de glo-
balización imperialista de los últimos dos decenios, lo que permitió
realizar una expresión tan extraordinaria y numerosa del repudio po-
pular mundial a la anunciada agresión imperialista a Irak.
A la planetarización de la economía y la política correspondía y
corresponderá cada vez con más fuerza y enjundia, la planetariza-
ción democrática, revolucionaria y popular de la resistencia contra
la globalización imperialista. El internacionalismo proletario de la
lucha contra el capital, anunciado por Marx y Engels hace más de
150 años, es una realidad vigente en el inicio del siglo XXI.

EL CAMBIO IMPERIALISTA EN LA BISAGRA DE SIGLOS

Desde el 11 de septiembre de 2001, fecha de los actos terroristas en


Manhattan y en Washington, el gobierno declaradamente dere-
chista del segundo presidente de la dinastía Bush, lanzó su campaña
contra el terrorismo como una pantalla política e ideológica para
emprender la vasta ofensiva militar que hoy presenciamos en el
Medio Oriente y en el centro de Asia. Las explicaciones de esta
ofensiva han sido detalladamente mostradas por un cúmulo de aná-
lisis que dejan pocas dudas.
Sintetizando, podría decirse que la hegemonía imperialista in-
discutible de Estados Unidos sobre el mundo ha venido erosionán-
dose en un largo proceso que data de los años setenta del siglo XX y
que, a partir de la caída de la Unión Soviética en 1991, se ha preci-
pitado aún más rápidamente en el plano fundamental de la econo-
mía. Son una serie de factores los que han convergido para asestarle
duros reveses a la industria y, después, a las propias finanzas impe-
riales de Estados Unidos.
El largo boom especulativo de los años noventa, promovido en
gran medida por las esperanzas de una recuperación sostenida por
medio de la nueva economía puntocom, y que no lograron realmente
materializarse más allá de la rama de la computación, se reventó en
los años 2000 y 2001, yéndose en picada la bolsa de valores de las
llamadas “nuevas tecnologías”; y con el reventón del auge especula-
tivo siguió la cauda de bancarrotas y desastres contables de empre-
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:08 PM Page 132

132 MANUEL AGUILAR MORA

sas “estrellas” como Enron y Worldcom, las cuales mostraron que


la economía estadounidense no era exactamente ese gigante robusto
y sólidamente plantado que describían los apologistas, sino el viejo,
explotador y corrupto capitalismo de siempre, a cuyo centro neu-
rálgico había alcanzado por fin la aguda crisis económica, después
de haberse ido desarrollando y acercando por la periferia durante
los años noventa (el largo estancamiento japonés desde 1990, el
“efecto tequila” en México en 1994, el “efecto dragón” en el sudes-
te asiático en 1997, el “efecto vodka” en Rusia en 1998). Se mos-
traba así que dicha economía no era a fin de cuentas, de ninguna
forma, cualitativamente diferente a los demás capitalismos de Asia,
América Latina y Europa que tanto denostaba la ideología emana-
da de Washington y Nueva York.
Al mismo tiempo, los rivales imperialistas europeos se fortale-
cían con la creación de la Unión Europea, el lanzamiento de la
nueva divisa continental, el euro, y la perspectiva del ingreso de fu-
turos nuevos socios entre los países europeos orientales. Por su
parte, el gobierno de Rusia mantenía su margen de maniobra con
respecto a Washington y, sobre todo, la República Popular China
se consolidaba económica y militarmente como una potencia asiáti-
ca indudable, después de un largo auge económico durante toda la
década de los años noventa.
El capitalismo es un sistema de explotación basado en la com-
petencia. Competencia de empresas, de firmas, de monopolios, que
en la etapa imperialista se convierte en una “competencia” incluso
militar (las guerras mundiales y coloniales por el reparto del mun-
do) entre países y bloques.
Durante la guerra fría, Estados Unidos gozó de una situación
privilegiada como garante fundamental del sistema imperialista en
su conjunto. Tanto su superioridad económica y militar abrumado-
ra con respecto a los demás países capitalistas, como su papel de “lí-
der del mundo libre” contra el comunismo, en especial como el
opositor del gran rival soviético, impidieron que las contradicciones
interimperialistas, nunca desaparecidas, se manifestaran con toda su
fuerza y virulencia. La caída de la Unión Soviética representó un
drástico cambio de esta situación.
En las condiciones del principio del nuevo siglo, Estados Uni-
dos se encuentra en una situación contradictoria peculiar. Sigue
siendo, sin duda, la potencia hegemónica mundial, la cual se ve, sin
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:08 PM Page 133

LA GLOBALIZACIÓN MILITARIZADA 133

embargo, amenazada por la competencia interimperialista que se ha


reforzado desde las décadas de los años sesenta y setenta, abriéndo-
se, como se dijo, a una entera nueva situación a partir de la caída del
Muro de Berlín. Primero fue la rivalidad de Japón pero después, y
en especial, cada vez con más fuerza, la de Europa. Además, geo-
políticamente se mantiene la rivalidad política y militar con dos po-
tencias, no estrictamente imperialistas (en el sentido marxista del
término) pero cuyos gobiernos no controla todavía directamente,
Rusia y sobre todo China. Además, internamente el desgaste ha si-
do evidente: una economía estancada en clara recesión, un déficit
comercial creciente al que se ha unido con el segundo presidente
Bush un exorbitante déficit presupuestal, que sólo por ser el país
hegemónico (el dólar, aunque desafiado por el euro, sigue siendo la
divisa internacional suprema), puede mantenerse pero a costa de
una erosión constante de su productividad y la competencia mun-
diales. Si a esto agregamos una política de ajuste de tuercas en el
mundo del trabajo (el promedio estadounidense de horas trabaja-
das por obrero es el más alto entre los principales países imperialis-
tas), una población inquieta ante las perspectivas nebulosas de su
situación y un gobierno recién llegado con una legitimidad cuestio-
nada por el evidente fraude que le permitió entrar a la Casa Blanca
al segundo presidente Bush, tenemos un panorama más exacto de
la situación de la Unión Americana en el inicio de 2001.

LA GLOBALIZACIÓN SE MILITARIZA

En tales circunstancias, la ocasión ofrecida por los atentados terro-


ristas del 11 de septiembre les vino como anillo al dedo al presiden-
te Bush y a su gabinete. Estos hombres y mujeres son miembros de
la extrema derecha fundamentalista cristiana y judía (sionista) de
Estados Unidos, muchos de ellos vienen directamente de las direc-
ciones de los monopolios petroleros y de armamentos (como son los
casos de Cheney, el vice que en realidad opera como copresidente, y
Rumsfeld, jefe del Pentágono), de los sectores más reaccionarios de
las agencias de espionaje, en especial de la CIA, de los poderosos lob-
bies sionista (ante todo éste) y cubano anticastrista, y del propio ejér-
cito (como Powell, quien era el jefe del ejército durante la primera
guerra del Golfo). El mismo presidente Bush, como se sabe amplia-
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:08 PM Page 134

134 MANUEL AGUILAR MORA

mente, es exgobernador de Texas, el estado sede de los monopolios


más poderosos y agresivos del petróleo y la energía (¡Enron!) e hijo
del primer presidente Bush, un notorio hombre de negocios petro-
lero, antiguo jefe de la CIA durante el gobierno de Nixon, otro si-
niestro presidente de Estados Unidos y vicepresidente durante los
dos periodos del reaccionario presidente Reagan.
Estos hombres y mujeres del presidente Bush, como él mismo,
son pues directos representantes de las ramas más belicistas, dere-
chistas y oscurantistas del imperialismo, las más interesadas de su
establishment en mantener sus compromisos como gendarme mun-
dial. Y aún más, es precisamente en dos de los más importantes de
estos sectores reaccionarios, el de los energéticos y el de los arma-
mentos, en los que Estados Unidos sigue siendo líder, mantenien-
do una amplia e indiscutible delantera sobre sus rivales.
Tecnológica y económicamente, la superioridad militar estadou-
nidense es apabullante. Hoy el gasto militar de Washington rasca
los 400 mil millones de dólares, cinco veces mayor al presupuesto
de Rusia, que es el país que lo sigue en la lista de los mayores gastos
militares. Este presupuesto representa hoy 40% del gasto militar
planetario y, a este ritmo, no pasará mucho tiempo para que el gas-
to militar estadounidense equivalga e incluso supere al de todos los
demás países reunidos del mundo.
Estos son hechos duros que determinan y explican muchas co-
sas. En primer lugar, surge con evidencia el hecho sobresaliente
de la coyuntura mundial: el equipo dirigente del imperialismo de
Estados Unidos ha decidido ejercer su superioridad militar con ob-
jeto de responder a las amenazas de sus rivales y mantener su hege-
monía incontestada. En otras palabras, la globalización se militariza.
La militarización de la globalización es el resultado natural de
la exacerbación de las contradicciones interimperialistas y de la ri-
validad entre las potencias. China y Rusia, sin ser países imperialis-
tas, representan rivales geopolíticos de Estados Unidos, en especial
el primer país, debido a su posición clave en Asia, el continente más
poblado con mucho del planeta y a la persistencia de la hegemonía
del Partido Comunista de China sobre la poderosa nación, con la
población más grande del globo. Washington inició este proceso
de militarización de la globalización inmediatamente después de la
caída del Muro de Berlín, con el gobierno del primer Bush, cuya in-
tervención en Panamá se dio sólo unas semanas después de la caída
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:08 PM Page 135

LA GLOBALIZACIÓN MILITARIZADA 135

del célebre muro y cuya primera guerra del Golfo contra Irak (cier-
tamente ofrecida en bandeja de oro por el propio Hussein con su
invasión militar a Kuwait) fue desatada el mismo año de la disolu-
ción de la Unión Soviética.
Después continuó Clinton con su intervención en Somalia y en
la guerra de Yugoslavia. Los estilos y las justificaciones han sido
distintos; por ejemplo, durante la administración de Clinton se
decía “defender” los derechos humanos en sus intervenciones mili-
tares; hoy la “guerra contra el terrorismo” representa “una justifi-
cación” más cruda.
Este objetivo del imperialismo estadounidense de militarizar su
papel en el proceso de globalización imperialista, ha sido clara y con-
tundentemente ratificado por el gobierno del segundo Bush con la
guerra de Afganistán, que contó con una gran legitimidad en Esta-
dos Unidos y en grandes sectores del mundo, gracias a las conse-
cuencias directas de los ataques terroristas del 11 de septiembre. Con
la derrota de los talibanes y la ocupación militar de este país clave
del centro de Asia, las posiciones estratégicas estadounidenses pene-
traron en el corazón del continente más poblado, el cual será crucial
para determinar el destino del planeta en el siglo que comienza.
La lógica de la globalización militarizada, cuya dinámica repre-
senta ante todo la política belicista de Estados Unidos, aunque tam-
bién la practican los demás imperialismos, es el episodio final y más
peligroso de la trayectoria moderna de un sistema imperialista desa-
forado; en especial, por lo que respecta al estadounidense, que con-
sidera llegado el momento de su completo control del mundo. La
nueva doctrina de “la guerra preventiva” sería la codificación extre-
ma de esta etapa.
La dinámica de los intereses militares estadounidenses se profun-
diza. Esa dinámica tensa sus relaciones con las potencias, incluso con
sus aliados tradicionales europeos, a tal punto que la OTAN ha experi-
mentado su peor crisis en los más de cincuenta años de existencia, al
oponerse a los planes de guerra inminente los gobiernos de Francia,
Alemania y Bélgica. Y en Asia, China y la India no ven con buenos
ojos las operaciones de Estados Unidos, la primera por su alianza con
los gobiernos de las repúblicas postsoviéticas del Cáucaso, la segunda
por su alianza con el gobierno de Pakistán. Por lo que respecta a la
ONU, el impulso belicista del gobierno de Bush está minando por
completo las razones de su legitimidad, y bien puede ser una de las
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:08 PM Page 136

136 MANUEL AGUILAR MORA

víctimas más conspicuas de ese afán guerrerista del imperialismo esta-


dounidense, corriendo el peligro de su extinción como resultado de
las actuales contradicciones en las que está inmersa.

DEL CONTROL DEL PETRÓLEO AL CONTROL DEL MUNDO

Para Estados Unidos es igualmente fundamental mantener su lide-


razgo como la potencia energética más poderosa, y eso significa, en
las actuales circunstancias, ante todo, preservar su posición como la
potencia petrolera indisputada (Estados Unidos consume cerca de
la mitad de los recursos energéticos del planeta con menos de 5%
de la población mundial). La estrategia estadounidense para mante-
ner su dominio sobre los yacimientos petroleros del Medio Oriente,
los más importantes del mundo (en especial los de Arabia Saudita,
Irak e Irán), fue una constante de su política durante el siglo XX.
La revolución iraní de los ayatolas en 1979, le quitó por com-
pleto su control de una de estas naciones. No puede darse el lujo de
perder también Irak. Por tanto, ciertamente, como se ha dicho y se
sabe sobradamente, la guerra contra Irak es una guerra por los
riquísimos yacimientos de petróleo localizados en dicho país, yaci-
mientos que el gobierno de Hussein había destinado para su explo-
tación a rivales de Washington, principalmente a Francia y a Rusia.
Así, la contienda con el gobierno de Irak representa una guerra de
Estados Unidos por el control del petróleo y, al mismo tiempo, una
guerra por el dominio del mundo.
Insistir en la importancia del petróleo en la contienda por Irak
no tiene nada que ver con un mero mecanicismo economicista. El
petróleo sigue siendo la fuente energética fundamental de las eco-
nomías del planeta. Basta echar una ojeada a las listas de los mono-
polios más importantes de los países imperialistas y será fácil
comprender la importancia fundamental del oro negro: esas listas
están encabezadas, casi sin excepción alguna, por los grandes con-
sorcios petroleros y automovilísticos, las industrias más poderosas,
asientos de la estructura básica de la gran industria.
Pero el imperialismo estadounidense, con el dinamismo acelera-
do que le imprimen sus contradicciones, está comprometido en una
lucha en la que el control del petróleo se convierte en la plataforma
inevitable para mantener y consolidar su posición como el imperia-
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:09 PM Page 137

LA GLOBALIZACIÓN MILITARIZADA 137

lismo hegemónico, en todos los niveles, en especial en el militar y


el económico. Su potencial control del petróleo de Irak, aunado a
su hegemonía sobre los sauditas, le permitirían al gobierno de
Washington lograr uno de sus anhelos más caros en los últimos
cuarenta años, destruir a la Organización de los Países Producto-
res de Petróleo (OPEP). La dinámica imperialista se convierte na-
turalmente en una lógica de poderío militar, de neocolonialismo
(dominación de pueblos y ocupación territorial de naciones), ope-
rando como el gran desestabilizador de las relaciones políticas y
sociales internacionales.

UN NUEVO DESORDEN MUNDIAL

La presión multitudinaria creciente contra la guerra, espectacular-


mente expresada en las enormes manifestaciones del 15 de febrero,
le plantean al gobierno de Washington una situación peculiar que
necesariamente deberá tener en cuenta en los próximos días y sema-
nas claves. Esta situación podría definirse así: sea cual sea la decisión
de Bush (y obviamente su inclinación por la solución bélica está to-
mada ya desde hace mucho tiempo), el precio político que deberá
pagar la camarilla de la Casa Blanca será altísimo, al mismo tiempo
que corre el peligro de provocar una situación que puede escapárse-
le de su control directo.
Sólo un día antes de las grandes manifestaciones, el Consejo de
Seguridad de la ONU registró un realineamiento de fuerzas que se-
ñaló el surgimiento de un poderoso bloque que se opuso a la hege-
monía incontestada de Estados Unidos. Francia, Rusia, China y
Alemania se pronunciaron claramente en contra de una guerra in-
mediata contra Irak y propusieron agotar los recursos de “un de-
sarme pacífico” de este país en un periodo que podría durar incluso
varios meses.
Por lo que respecta a Bush, sólo dos días tardó en contestar al re-
pudio internacional a su política belicista. Como era previsible, mos-
tró que no le importaban en lo más mínimo dichas manifestaciones
de repudio. Sin embargo, las más grandes manifestaciones, efectua-
das precisamente en los tres países en los cuales sus gobiernos se alia-
ron firmemente con Washington, a saber, Inglaterra, España e Italia,
sí afectaron e hicieron variar levemente las posturas del gobierno de
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:09 PM Page 138

138 MANUEL AGUILAR MORA

Blair y de Berlusconi, siendo el gobierno español de Aznar el único


que se mantuvo sin pestañear al lado del presidente texano.
La crisis que esta división de las posturas ha producido en el
seno de la Unión Europea es gigantesca. El eje duro de la Unión Eu-
ropea, constituido por Francia y Alemania, ha sido desafiado clara-
mente a favor de Estados Unidos por varias naciones de la Unión
que se han unido a los tres más conspicuos países mencionados. En
esta ruptura europea surge con evidencia la fuerza de la superiori-
dad política del estado imperialista de Estados Unidos con relación
a la división de los países europeos. Sin embargo, dos de los impe-
rialismos europeos más poderosos se mantienen contrarios a la
guerra, contando con el apoyo masivo de la abrumadora mayoría
de los ciudadanos de este continente.
Y no sólo eso, las consecuencias de la oleada mundial popular
contra la guerra se hacen sentir también en los gobiernos tradicio-
nalmente más serviles al estadounidense, como el de Turquía, el del
reino Saudita y los de otros países árabes. El incondicional apoyo
que ha dado el gobierno de Bush durante los últimos dos años a
la política masacradora de palestinos del gobierno de Sharon en
Israel, ha sido una señal ominosa que se expande aceleradamente por
los países árabes. Incluso los sauditas han visto, correctamente
por cierto, que Israel se ha convertido en el aliado privilegiado de
Washington en la región, en detrimento de la alianza tradicional
establecida con ellos para la explotación continua y estable de los
yacimientos de petróleo más grandes del mundo.
Los métodos devastadores, belicistas y racistas, del gobierno
sionista son el complemento lógico de la política de Bush, que bus-
cará la redefinición de las fronteras de la región en el conflicto que
se avecina. De hecho, para muchos analistas de la escena del Medio
Oriente, en realidad la política emanada de Tel Aviv es la verdade-
ra estrategia de Washington para la región. Para las élites árabes
sauditas, sirias, jordanas, incluso egipcias, el gobierno de Israel es
un cuchillo apuntado a sus gargantas. Era así inevitable que marca-
ran, aunque fuera tibiamente, sus distancias ante la política impe-
rialista de Estados Unidos.
El desatar la guerra significará crear una situación de desorden
completo, en primer lugar en la misma zona del Medio Oriente.
Como lo han dicho los propios voceros del imperialismo, el mapa
de la región se redefinirá. El gobierno de Hussein sería derrocado y
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:09 PM Page 139

LA GLOBALIZACIÓN MILITARIZADA 139

sustituido por un gobierno militar directamente en manos de los


invasores imperialistas, quienes prepararían el regreso de la monar-
quía o establecerían una república vasalla (sobre el escenario poste-
rior a la victoria sobre Hussein todavía no se ha manifestado una
clara decisión sobre quién lo reemplazaría por el momento). El
norte de Irak sería desmembrado y la población kurda impulsaría el
surgimiento de un estado que se opondrá frontalmente al gobierno
turco. Israel podría aprovechar el momento para expulsar a la po-
blación palestina de sus fronteras e impulsar la instauración de un
estado colonial fantoche palestino en tierras jordanas. Todos estos
cambios se perfilan como los más obvios y se darían dentro de una
inestabilidad generalizada, en la cual las masas populares árabes
profundamente impactadas y encolerizadas por la agresión impe-
rialista, responderían con reacciones seguramente de proporciones
incalculables desde Marruecos hasta Arabia Saudita.
Pero las consecuencias no serán sólo regionales, sino mundia-
les. Afectarán a todos los países del mundo, en primer lugar por las
repercusiones en el precio del petróleo, el cual se disparará en un pri-
mer momento, con lo que mataría cualquier embrión de recuperación
económica mundial que pudiera estarse produciendo actualmente.
En segundo lugar, provocaría la profundización y el fortalecimien-
to de los movimientos de protesta y resistencia contra la guerra en
los países europeos occidentales, principalmente en Alemania, Ita-
lia, Francia, España e Inglaterra, los más importantes del continen-
te. Es de preverse la ampliación continental de huelgas, de acciones
de desobediencia civil —como ya comenzaron a darse en Italia—,
nuevas manifestaciones, conflictos más o menos violentos en una
situación que también tenderá a la desestabilización.
Las ondas de choque se extenderían rápidamente a las regiones
vecinas directas del Medio Oriente. La frontera entre la India y
Pakistán, en la cual ambos gobiernos se disputan el territorio de
Cachemira, una de las regiones más sensibles, potencialmente uno
de los focos de tensión más graves del planeta, se calentaría peli-
grosamente. Las declaraciones de los voceros del Pentágono en el
sentido de que en la nueva guerra del Golfo podría ser arrojada una
bomba atómica, posiblemente será también el mensaje previo que
preparará a los gobiernos enfrentados en Cachemira, ambos con
arsenal de bombas atómicas a su disposición, a imitar la decisión de
Washington. Los incalculables efectos de tales catástrofes posibles
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:09 PM Page 140

140 MANUEL AGUILAR MORA

elevarían a cientos de miles, posiblemente a millones, el número de


las víctimas de estos violentos choques bélicos.
En el otro extremo del continente asiático, otro de los focos más
peligrosos de conflicto bélico, el de las dos Coreas, con sus repercu-
siones directas en China y Japón, se elevaría a temperaturas muy al-
tas. De hecho ya comenzó a hacerlo con la decisión del gobierno de
Corea del Norte de seguir su programa nuclear en abierto desafío al
gobierno de Estados Unidos; ciertamente, el impulso belicista esta-
dounidense hacia este sector de confrontación bélica se destaca co-
mo el siguiente en la lista de “guerras preventivas” que vendría
inmediatamente después del actual conflicto con Irak.
En América Latina, sin duda el país más afectado será, por su-
puesto, Venezuela, cuyo petróleo adquiere una importancia mayús-
cula para los intereses de Washington. Pero todo el subcontinente
será impactado igualmente. La oleada de resistencia a la globali-
zación neoimperialista y neoliberal que sube desde el sur hacia el
norte, abarcando a Argentina, Brasil, Paraguay, Bolivia, Ecuador,
Colombia hasta la propia Venezuela se reforzará y se extenderá a
los demás países.
En el propio país imperialista norteño, las condiciones maduran
rápidamente para que surja un poderoso movimiento contra la gue-
rra que puede reverdecer los laureles del heroico movimiento de los
años sesenta y setenta contra la guerra de Vietnam. Los reacomo-
dos que tal movimiento traería en la política de los dos partidos
hegemónicos de Estados Unidos serían de tal envergadura que
pondrían la reelección de Bush en peligro, y en la agenda el surgi-
miento de una nueva izquierda en un momento crucial de la lucha
de clases del país imperialista más poderoso. Ciertamente, el forta-
lecimiento entre las masas populares estadounidenses de un senti-
miento antibélico, y su expresión en movilizaciones y luchas de todo
tipo contra la política imperialista del gobierno de Washington, es
la esperanza más sólida y decisiva para lograr derrotar la embestida
contrarrevolucionaria de éste.
En México, el gobierno de Fox ha sido y seguirá siendo afecta-
do directamente. Su situación lo coloca entre la presión popular
que le exigirá un claro y tajante deslinde de Washington, y la pode-
rosa influencia del gobierno de Bush, que lo obligará a dejarse de
ambigüedades y decidirse al apoyo directo e incondicional para su
política belicista. En la rebatinga diplomática y el mercadeo de vo-
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:09 PM Page 141

LA GLOBALIZACIÓN MILITARIZADA 141

tos para que Estados Unidos logre el aval del Consejo de Seguridad
de la ONU en la segunda ronda de discusiones, en marcha actual-
mente, destaca el ambiguo voto de México que en la primera ronda
se colocó, a su modo, con el bloque que se opuso a Washington en
su afán de desatar la guerra contra Irak lo más pronto posible. Una
posición ciertamente sorprendente, tomando en cuenta que el can-
ciller era hasta hace muy poco todavía el conspicuo aliado servil de
Bush y Powell, Jorge Castañeda, pero que tiene pocas probabilida-
des de mantenerse ante la poderosa presión del gobierno de Bush,
que cuenta con numerosas cartas para chantajearlo impunemente.
El pueblo mexicano, en forma abrumadoramente mayoritaria,
está en contra de la guerra contra Irak, no tanto por su conocimien-
to detallado de lo que sucede en ese país y en la región en que se
encuentra —las informaciones de los medios de comunicación de
acceso a las grande masas, en especial la televisión, al respecto dejan
mucho que desear—, cuanto por la histórica y saludable descon-
fianza y oposición que hay en lo más profundo de las raíces popula-
res de nuestro país a la política imperialista de Estados Unidos. El
presidente Fox, como se dijo arriba, será presionado fuertemente
para adoptar la postura de sus amigos estadounidenses, o sea de
Bush y compañía (A fines de febrero recibió una llamada telefónica
del propio Bush urgiéndole para que el voto de México en la reu-
nión clave del Consejo de Seguridad, —a principios de marzo,
cuando se discutirá una nueva resolución-ultimátum contra Hus-
sein propuesta por Estados Unidos e Inglaterra— fuera en favor de
la misma.) Que no acepte ser un furgón de cola del tren imperialis-
ta dependerá, en gran parte, del éxito del movimiento antibélico,
tanto en México como en el mundo entero.
Como se ve, las repercusiones de la guerra en Irak serán enor-
mes, incluso en el caso “óptimo” para los estrategas de Washing-
ton, o sea, el caso de una guerra corta de algunos días, o cuando
mucho de dos o tres semanas. La humanidad recibirá un golpe te-
rrible que se sentirá por mucho tiempo.
Pero aun en el caso que la presión de las grandes masas popula-
res de Estados Unidos y el mundo lograran abortar el impulso béli-
co contra Irak, también en esta situación el precio político que de-
berá pagar el gobierno de Bush será altísimo. Aquí, la cuestión que
se plantearía con más evidencia sería la fuerza tremenda que logra-
ría el sentimiento antiimperialista y de confianza de las masas en to-
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:09 PM Page 142

142 MANUEL AGUILAR MORA

dos los países cuya población se hubiera movilizado con más deci-
sión y firmeza.

ESTADOS UNIDOS EN UNA HORA DECISIVA

Para el imperialismo estadunidense su posición podría resumirse


así: una gran fuerza táctica y coyuntural, la cual se podrá expresar
pasando incluso sobre la ONU (a la que dejaría moribunda) si no lo-
gra su aval para el ataque de Irak; pero una debilidad estratégica
creciente en la perspectiva de una más amplia trayectoria histórica.
Hasta el momento de las grandes manifestaciones de febrero,
en el establishment estadounidense no se habían expresado grandes
diferencias con el equipo de Bush, a pesar de que los argumentos en
su contra abundaban con todos los casos de impericia y corrupción
en que se ha visto involucrado él mismo y conspicuos miembros de
su gabinete. El Partido Demócrata se había alineado prácticamente
en su conjunto al presidente republicano, con la excepción de tres
o cuatro legisladores en las cámaras que habían expresado una tibia
oposición. El ex presidente Clinton ha permanecido silencioso, aun-
que su esposa Hillary, flamante nueva senadora por Nueva York,
expresó su entusiasmado apoyo a “nuestro Presidente”.
Poco a poco las cosas comienzan a cambiar, y una muestra no
poco importante de ello es la postura más moderada hecha pública
por Zbigniew Brzezinski, asesor para asuntos de seguridad nacional
del presidente Jimmy Carter, quien recomendó mesura a Bush, res-
petar los acuerdos con los aliados y darse todo el plazo de tiempo
necesario para arrancar una decisión de apoyo de la ONU al esfuer-
zo estadounidense. Para él la cuestión era muy clara: cualquier otro
camino implicaba un alto costo político para Estados Unidos que
podía ser muy arriesgado contraer. Washington debería emprender
“una estrategia más amplia, sensible ante el riesgo de que acabar
con el régimen de Saddam pudiera salirle demasiado caro al lide-
razgo global de Estados Unidos”.1
¿Cuál será finalmente la posición que tomará el presidente
Bush?, ¿La segunda guerra del Golfo es inevitable?, ¿Se iniciará el
siglo XXI con una catástrofe que continuará las del siglo XX? La cla-

1 Diario El País, 20 de febrero de 2003.


008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:09 PM Page 143

LA GLOBALIZACIÓN MILITARIZADA 143

se dominante de Estados Unidos está a punto de realizar una ac-


ción que será decisiva en su trayectoria histórica, acelerando el rit-
mo de su crisis histórica y la del sistema imperialista que encabeza y
representa prioritariamente. Su apetito de apoderarse del mundo
como si fuera todo para él es demasiado poderoso, como bien lo ha
expresado el equipo del segundo Bush; pero también es evidente
que, en la medida en que se alarga el momento de ordenar la señal
de ¡fuego!, los costos políticos e incluso los militares se encarecen
más y más, haciéndose cada vez más alto el precio a pagar por el
cambio de régimen en Irak.

EL MUNDO ANTE UNA ENCRUCIJADA

El año pasado se conmemoró el 40 aniversario de la mayor crisis


que puso al mundo al borde la guerra nuclear en el siglo XX. Fue la
crisis de los misiles de Cuba en octubre de 1962. En ese momento,
las dos superpotencias, Estados Unidos y la Unión Soviética, se en-
frentaron con motivo de la colocación de misiles soviéticos en te-
rritorio cubano, aceptados por el gobierno revolucionario de la isla
para defenderse de la inminente agresión estadounidense. El go-
bierno de John F. Kennedy reaccionó rápida y drásticamente: cercó
a Cuba con sus barcos y amenazó con disparar contra los barcos so-
viéticos que rompieran el cerco. El desafío al gobierno de Nikita
Jruschov era directo, de hecho era un ultimátum: o quitaban los co-
hetes de Cuba o estallaría una guerra entre Estados Unidos y la
Unión Soviética, obviamente de naturaleza atómica. La humanidad
detuvo la respiración durante cinco días cruciales. Finalmente,
Jruschov accedió a las peticiones de Kennedy de retirar los cohetes
de la isla a cambio de que Washington hiciera lo mismo con los co-
hetes que desde Turquía apuntaban a Moscú y otras ciudades rusas
y con la promesa de que Estados Unidos no invadiría Cuba.
En las cuatro décadas transcurridas desde la crisis de los misiles en
Cuba, la humanidad ha pasado por un periodo de grandes hechos de
alcance histórico-mundial que la han transformado fundamentalmen-
te. En 1962, la crisis se resolvió en las cúpulas de las dos superpoten-
cias que dirimían en la isla de Cuba su macabra contienda mundial.
Prácticamente, la humanidad quedó paralizada esos días fatídicos, es-
perando que su destino se decidiera en las mencionadas cúpulas. Los
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:09 PM Page 144

144 MANUEL AGUILAR MORA

dos gobiernos, el imperialista de Washington y el burocrático de es-


tirpe neoestaliniana de Moscú, ni siquiera tuvieron en cuenta al go-
bierno del país que era el centro de la crisis. Fidel Castro y Ernesto
“Che” Guevara, los dirigentes revolucionarios de Cuba, no escondie-
ron su enojo. De hecho, estos acontecimientos fueron afluentes de las
causas que condujeron al asesinato de Kennedy en Dallas, Texas, un
año después y a la renuncia de Jruschov en 1964.
Muy diferente se presenta el panorama en la actualidad. La cri-
sis de Irak ya no se decidirá solamente en el Salón Oval de la Casa
Blanca, ni tampoco el veredicto que se tome en la sala del Consejo
de Seguridad de la ONU será definitivo, ni mucho menos las deci-
siones a que se lleguen en las sedes de los gobiernos europeos o
árabes. Hoy la crisis del estallido o no de la guerra contra el gobier-
no de Irak se decidirá también y, podríamos añadir, fundamental-
mente, en las calles de las ciudades de Europa, América Latina, el
Medio Oriente, Asia, Canadá y, por supuesto, Estados Unidos. Y si
finalmente, a pesar de las movilizaciones, la guerra estalla, también
su resultado y su conclusión se decidirán, tanto como en los desier-
tos de la antigua Mesopotamia, en las calles y en las fábricas de los
países de todo el mundo.
La toma de conciencia de amplios sectores populares de que la
mayoría de los gobiernos, en especial el imperialista de Estados
Unidos, están encabezados y dirigidos por enemigos de la vida, del
bienestar humano y del porvenir mismo de la humanidad, es un
acervo político inestimable que no existía hace medio siglo. Cierta-
mente, los acontecimientos revolucionarios de las décadas de los
años sesenta y setenta, así como la caída de la Unión Soviética y de
su bloque satélite europeo oriental en la última década del siglo XX,
contribuyeron decididamente a la forja de la actual conciencia del
peligro que acecha al planeta con la política demencial de la “gue-
rra preventiva” concebida en las mentes deshumanizadas de los
amos del mundo.
Prometedora es en la actualidad la participación creciente de
las más amplias masas de la juventud, que se politizan y acceden
a la lucha por un nuevo mundo sin guerras, sustentable desde el
punto de vista ecológico y libre de las plagas del hambre, el de-
sempleo, los salarios de hambre y demás lacras que aquejan a los
pueblos y las naciones sometidas a la actual globalización impe-
rialista.
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:09 PM Page 145

LA GLOBALIZACIÓN MILITARIZADA 145

Muchos combates, sacrificios y seguramente sangre, serán ne-


cesarios para lograr esa meta por la que tantos hombres y mujeres
lucharon en los dos últimos siglos para conquistar y lograr un mun-
do fraterno, en el que los seres humanos lleguen a la plenitud de su
desarrollo, no a costa de la explotación de otros seres humanos, si-
no en la concordia y la solidaridad de la nueva civilización socialista
a la que ha aspirado lo mejor de la humanidad. Es una meta digna
que merece nuestros mejores esfuerzos y que podrá realizarse con
la acción colectiva y organizada de las grandes masas populares de
todas las naciones del planeta, ya integradas por la propia globa-
lización imperialista, la cual, con el concurso emancipador de su
impulso revolucionario, será el fundamento de un mejor mundo
futuro, el mundo de la mancomunidad libre y democrática de repú-
blicas socialistas.
008.Irak.F.127-146 27/11/94 10:09 PM Page 146
009.Irak.F.147-156 27/11/94 10:10 PM Page 147

LA RESPUESTA MUNDIAL
ANTE LA GUERRA IMPERIALISTA

R ODOLFO C HÁVEZ G ALINDO

El mundo y la relación entre las naciones habrán cambiado al defi-


nirse la situación creada en Irak por la embestida de dominación
imperialista perpetrada por el Gobierno de Estados Unidos, que
pasando sobre el llamado a la paz expresado por millones de hom-
bres, mujeres y niños de todo el mundo en movilizaciones multitu-
dinarias y quebrantando la legalidad internacional, al fracasar en su
intento por lograr el aval del Consejo de Seguridad de la Organiza-
ción de las Naciones Unidas para iniciar el bombardeo, ese gobier-
no genocida, con su Presidente Bush a la cabeza, la madrugada del
20 de marzo dio inicio a su ataque de intervención colonial, con el
objetivo de posicionarse estratégicamente en esa región del Medio
Oriente y ejercer su control en la zona con mayor producción de
petróleo en el mundo.
Con la invasión a Irak, situación cambiante día con día de mane-
ra vertiginosa, entra en vigor la “guerra preventiva”, planeada desde
el gobierno de Reagan, e impulsada desde entonces por el equipo in-
sertado ahora en el gobierno de Estados Unidos; estrategia diseñada
por los constructores del modelo neoliberal imperialista.
La política vigente de “guerra preventiva” señala que el gobierno
estadunidense puede invadir cualquier país que a su consideración
signifique una amenaza para su seguridad interior o represente un
enemigo a vencer, porque económica o militarmente se hubiera
convertido en un competidor considerable en la permanente gue-
rra de intereses que domina el mundo capitalista. La Central de In-
teligencia Norteamericana (CIA), en 1988, consideró que Estados
Unidos estaba perdiendo posiciones, que su economía estaba de-
creciendo ante sus competidores, principalmente miembros de la
Unión Europea, Japón y China, principal exportador a nivel mun-

147
009.Irak.F.147-156 27/11/94 10:10 PM Page 148

148 RODOLFO CHÁVEZ GALINDO

dial y, que había regiones enteras en que el dominio estadunidense


no estaba consolidado, por lo tanto, había que utilizar la fuerza pa-
ra respaldar la expansión de los capitales estadunidenses y consoli-
dar el poderío de Estados Unidos en el mundo.
Esa actitud fascista del gobierno estadunidense, que ha dicho
que no permitirá el rearme de ninguna otra potencia militar que
pueda competir con su poderío, representa de hecho una declara-
ción de guerra contra todos los países.
Estamos frente a la situación más delicada de la relación entre
las naciones desde la Segunda Guerra Mundial. Cualquier país
puede ser objeto de un ataque “preventivo” por decisión del poder
mundial único. El pretexto puede ser el que a ellos convenga. Ata-
carán a nombre de la “democracia” y de la “liberación” como lo
hacen en Irak. Pasarán sobre miles de cadáveres e incrementarán
su gigantesco presupuesto de guerra, que con la solicitud recien-
te a su Congreso, rebasa los 400 mil millones de dólares anuales.
Pero sobre todo, intensificarán el ataque mediático, en radio y te-
levisión con el objetivo de insertar en los cerebros su lógica de
guerra.
Los medios de comunicación masiva, sobre todo la televisión,
que son los principales promotores del proyecto capitalista neoli-
beral, tienen como tarea alcanzar lo que llaman el “pensamiento
único”. A través de los reality shows, o de la presentación denigran-
te de los bombardeos o del avance de los tanques del terror en el
desierto que matan a quienes califican de “terroristas”, hombres,
mujeres y niños que encuentran a su paso; esos canales de informa-
ción tienen ahora la nueva tarea de reforzar la idea y la aceptación
del “jefe supremo”: Estados Unidos como poder mundial indiscuti-
ble y Bush como jefe triunfador y campeón de la “democracia del
terror y la muerte”.
Esa situación tan difícil es la que debe estar en el centro del
análisis y ser el objeto de la movilización mundial. Deberá difun-
dirse cuál es el fondo del conflicto. Clarificar que es la posesión de
los pozos petroleros iraquíes el objetivo de la guerra imperialista y
no el pretexto del combate al terrorismo. Que la invasión a Irak no
es ninguna guerra de “liberación” ni por “democratizar el país” co-
mo pretenden hacer creer al dar a su acción genocida el título de
“Operación libertad iraquí”, sino una intervención colonialista que
busca establecer una posición dominante sobre el mercado mundial
009.Irak.F.147-156 27/11/94 10:10 PM Page 149

LA RESPUESTA MUNDIAL ANTE LA GUERRA IMPERIALISTA 149

del petróleo. Que un objetivo central al ejercer su dominio sobre el


petróleo iraquí, es asestar un ataque directo y en su momento des-
truir la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP),
organismo hasta ahora fuera del control total de Estados Unidos;
para que las grandes transnacionales norteamericanas del petróleo
y los hidrocarburos, determinen, sin oposición alguna, precios, ni-
veles de producción, distribución de mercados y, en general, ejer-
zan el dominio mundial de los energéticos.

LA MOVILIZACIÓN MUNDIAL Y LA CONCIENCIA ANTIIMPERIALISTA

La dinámica de la fuerza generada con la movilización mundial en


contra de la guerra, avanza en la oposición a toda dinámica milita-
rista y plantea rechazar la militarización de los aparatos de Estado y
del conjunto de la sociedad. Esta guerra impuesta al mundo en for-
ma unilateral, ha enfrentado en forma creciente a la población mun-
dial contra el imperialismo estadunidense. La dinámica generada
por la lucha en contra de la guerra comienza a enfrenar el proyecto
neoliberal imperialista en su conjunto que en Irak y Afganistán se
concreta en la intervención armada.
En países como los nuestros, el proyecto neoliberal se expresa
cuando menos hasta ahora mientras no nos ataquen militarmente,
en la imposición de políticas privatizadoras, modificaciones consti-
tucionales que cancelen derechos elementales de los trabajadores
como la pretendida modificación a la Ley Federal del Trabajo en
México, en tratados como el TLCAN o el ALCA y proyectos como el
Plan Puebla Panamá, la Escalera Náutica en Baja California, la Co-
munidad Andina de Naciones y el Mercado Común Centroameri-
cano. También se expresa en intentos de golpes de estado como en
Venezuela, o por medio del Plan Colombia, plan que abre ya la vía
de intervención armada en América Latina.
La población civil que ha demostrado su repudio a la guerra, va
tomando conciencia de su peso sobre todo porque la respuesta une
a millones de seres humanos en todo el mundo. La respuesta segui-
rá exigiendo la condena al ataque, el cese al fuego y el castigo a los
invasores. La discusión deberá definir el papel que asumirá frente a
los gobiernos de sus respectivos países, ya que éstos, más que exigir
ahora y en todo el mundo el ¡alto a la guerra!, están ya pidiendo su
009.Irak.F.147-156 27/11/94 10:10 PM Page 150

150 RODOLFO CHÁVEZ GALINDO

participación en el negocio de la reconstrucción, disputando su lu-


gar frente a Halliburton, Bechtel, Fluor Daniel, Parsons y Louis
Berger Group, las empresas norteamericanas designadas para com-
petir por la tan codiciada licitación, peleándose el negocio de la re-
construcción de lo que todavía no terminan de destruir, o sea de la
totalidad de Irak.
La población civil se ha dado cuenta de la importancia de su
fuerza y decide tomar parte activa en los sucesos mundiales o frene
a los problemas de sus respectivos países. Ante el dilema de la acep-
tación o el rechazo del proyecto capitalista neoliberal que exige la
imposición de un poder único de hegemonía estadunidense, esa
fuerza civil rechazará sin titubeos ese mundo de la disputa por el
poder imperialista. Esta fuerza civil deberá irse conformando como
el contrapoder capaz de hacer de éste un mundo en el que no que-
pan las armas ni sus apologistas y que de inicio exigirá el desarme
total, comenzando con Estados Unidos, país poseedor en el mundo
del mayor arsenal de armas de destrucción masiva, nucleares y de
todo tipo.
Los pueblos del mundo se han lanzado a las calles exigiendo
detener el ataque. Las grandes movilizaciones contra la guerra
llevadas al cabo en todo el mundo aún antes de la intervención
armada, fueron determinantes para lograr una posición mayorita-
ria a favor de la paz en el Consejo de Seguridad de la Organiza-
ción de las Naciones Unidas. El ataque sobre la población civil
indefensa, que a la vista de todos es un objetivo central muy im-
portante de los bombardeos, así como las imágenes de mujeres y
niños heridos y muertos, conmovieron e hicieron crecer la indig-
nación mundial. El repudio ante los actos genocidas ha creado en
la opinión pública mundial un sentimiento antiestadounidense,
que va creciendo a la par de los bombardeos y las atrocidades de
la guerra.
El clamor es por detener el genocidio antes de que sea dema-
siado tarde. Las vías de respuesta son, la movilización, que a nivel
mundial ha unificado en la lucha por la paz a más de 30 millones
de seres humanos en un solo día y la integración creciente de cien-
tos de miles de voces a favor de la paz de ciudadanos estadouni-
denses, que han enfrentando a su gobierno y su “ley patriótica” y
se han manifestado por la paz en las principales ciudades de Esta-
dos Unidos.
009.Irak.F.147-156 27/11/94 10:10 PM Page 151

LA RESPUESTA MUNDIAL ANTE LA GUERRA IMPERIALISTA 151

La resistencia también ha organizado boicots contra productos


y tiendas comerciales estadounidenses que operan a nivel mundial.
Además se exige que los miembros del Consejo de Seguridad que
se oponen a la guerra, presenten un proyecto de resolución que de-
clare ilegal a la guerra y obligue a detener toda acción armada y an-
te el veto estadounidense y británico a una resolución de este tipo, se
exige llevar el caso al pleno de la ONU.
Pero el movimiento mundial sabe que la invasión a Irak no ter-
mina con la posible derrota del ejército iraquí o el aniquilamiento
de Saddam Hussein, alguien no defendible, aunque la guerra lo ha
convertido en héroe de todo el mundo árabe. La resistencia del
pueblo iraquí frente a la planeada ocupación estadounidense, deja
ver una lucha prolongada que significará agresión permanente y
esto necesariamente derivará en conflictos mayores. El creciente
nivel de la conciencia pacifista; el sentido humanitario sobre todo
de las nuevas generaciones; el convencimiento de que estamos
frente a una guerra de expansión imperialista de carácter colonial,
son elementos que van elevando el nivel de la protesta y al mismo
tiempo el de la conciencia antiimperialista.
El avance en el nivel de respuesta del movimiento mundial con-
tra la guerra, comienza a plantearse cómo dar continuidad a lo que
ha sido la confrontación antibélica y pasar a ser un obstáculo para
la consumación de los planes intervencionistas del gobierno esta-
dounidense, como la parte más descarnada de la aplicación de su
proyecto neoliberal capitalista a nivel mundial. Este avance de la
conciencia popular será lo que permita enfrentar la crisis que en to-
dos los órdenes se ha generado por este conflicto.

CRISIS INTERNAS Y CRISIS INTER-IMPERIALISTA

Cualquiera que sea el desenlace de la intervención armada, esta


guerra de saqueo y desestabilización llevará a una crisis generaliza-
da no sólo al Medio Oriente y los países árabes, sino también a las
principales potencias mundiales. Se trata de una crisis económica,
social y política, que se agudizará no sólo entre países, sino también
entre los pueblos del mundo y sus gobernantes. Las crecientes
movilizaciones contra la invasión en los países árabes se irán con-
virtiendo en un factor de desestabilización interna en tanto que la
009.Irak.F.147-156 27/11/94 10:10 PM Page 152

152 RODOLFO CHÁVEZ GALINDO

población empobrecida en su mayoría, enfrentan monarquías here-


ditarias o gobiernos republicanos despóticos, poseedores absolutos
de la riqueza petrolera de sus países, que contrariamente al sentir
de sus pueblos, abierta o veladamente, se han colocado del lado de
la invasión norteamericana e inglesa.
Esos monarcas déspotas y opresores, no son ni mejores ni peores
que Saddam Hussein, la diferencia es que éste fue impuesto, armado
y protegido por el gobierno estadounidense y al decidir posterior-
mente armar su propio poderío, priorizando la relación comercial
con Rusia, China y los países de la Unión Europea, entró en con-
frontación abierta con el imperialismo estadounidense.
Las movilizaciones populares han exigido definiciones claras de
sus gobernantes a favor de la paz. Esto sucedió en muchos países; fue
el caso de México. La respuesta de los gobiernos al llamado popular
en contra de la guerra, ha ido desde la aceptación hasta la represión.
Sin embargo, los problemas serios vendrán cuando esos gobernantes
prioricen sus compromisos con los capitales de las grandes empresas
trasnacionales y cedan a las presiones del gobierno estadounidense
pasando por encima de los intereses de las mayorías.
Por otra parte, los gobiernos que cedieron ante el poderío de
Estados Unidos y los que como el español y el de Gran Bretaña
forman parte de la invasión, enfrentarán problemas mayores. Blair
confronta ya la división sin precedente del Partido Laborista del
que forma parte. Se anuncia ya una reorganización profunda de los
movimientos obreros y sociales en esos países.
Sin embargo, la crisis más seria se presenta ya en las deteriora-
das relaciones entre los países capitalistas dominantes. La invasión
norteamericana a Irak, afecta seriamente los intereses de las demás
potencias como Francia, Alemania, Rusia y China. Los países fron-
terizos con Irak, como Siria e Irán, han sido seriamente amenazados
por Estados Unidos. Ante el militarismo estadounidense pueden
aparecer dinámicas de un rápido rearme de las otras potencias y de
los países amenazados como los siguientes en la lista. Entramos a
un período de gran tensión entre las potencias imperialistas. Hay
que recordar que las dos guerras mundiales fueron guerras interim-
perialistas por la expansión de mercados, así como dominio y pose-
sión de materias primas estratégicas. Esta situación se agrava con la
crisis económica que aqueja a la economía estadounidense y que
afectará a todos los países.
009.Irak.F.147-156 27/11/94 10:10 PM Page 153

LA RESPUESTA MUNDIAL ANTE LA GUERRA IMPERIALISTA 153

La embestida contra Irak está dirigida también y fundamental-


mente contra la Unión Europea, Rusia y China. Estamos en el um-
bral de la agudización de una crisis Interimperialista que se planteó
aún antes del bombardeo. La mayoría lograda en el Consejo de Se-
guridad en contra de la intervención armada, significó un golpe al
poderío estadounidense, pero también dividió y enfrentó a las po-
tencias europeas entre sí.
La magnitud de los intereses económicos y geopolíticos en jue-
go en esta guerra de intervención y la intención de Estados Unidos
de consolidar su posición hegemónica y erigirse como potencia in-
discutible frente a todas las naciones, abre un período de confron-
taciones y desestabilización mundial que plantea como disyuntiva
fulminante la aceptación o el rechazo del dominio total y excluyen-
te de Estados Unidos.
El escenario mundial planeado por el gobierno estadounidense,
está configurado desde la intervención armada en Yugoslavia, Ko-
sovo y demás países de la región, guerra que le dio el control de
los Balcanes. Posteriormente afianzó su dominio en Asia Central
lanzando su maquinaria de guerra contra Afganistán. Ahora conti-
núa su plan de dominio y expansión por medio de esta guerra no
declarada contra Irak. Según los planes de Estados Unidos, se tra-
ta de controlar, desde Irak, la extracción y el mercado del petróleo
del Medio Oriente, región que cuenta con las mayores reservas
petroleras del mundo. A su vez, tener el dominio del paso de gaso-
ductos y oleoductos a Europa, de esta manera se competirá con
ventaja frente a todos los países del mundo con petróleo que no es
suyo, sino del pueblo iraquí.
El plan imperialista del gobierno de Estados Unidos busca debi-
litar a la Unión Europea, lograr su desmembramiento y ahondar la
división provocada por la sumisión abyecta, sobre todo de Gran Bre-
taña y España y su participación en la guerra. El proyecto de domi-
nio toca a Rusia y China, amenazadas en sus propias fronteras por el
posicionamiento estadounidense en Irak (según su plan de guerra) y
en Afganistán. Los productores de crudo en Latinoamérica, como
México y Venezuela, quedarán relegados a surtir las reservas estraté-
gicas del imperio, ya que con el petróleo iraquí, Washington resol-
vería su problema de abasto cotidiano y la disminución de sus pro-
pias reservas.
009.Irak.F.147-156 27/11/94 10:10 PM Page 154

154 RODOLFO CHÁVEZ GALINDO

CRISIS DE LA ONU

Por otra parte, la ONU está sumida en su peor crisis desde que fue
creada, hace más de 50 años. En primer lugar por no haber podido
enfrentar a la superpotencia y detener la guerra y, por haberse visto
impotente ante la decisión del ataque unilateral de Estados Unidos
quien rompió impunemente la legalidad de este organismo interna-
cional. El problema principal es que no ha emitido hasta ahora, des-
pués de semanas de bombardeos indiscriminados, ninguna declara-
ción de condena a la guerra, ni al carácter ilegal de la misma según
su propia Carta fundacional, y desde luego por no hacer nada por
detener y acabar con la intervención. Un elemento más de conflicto
al interior del organismo, es haber retirado de Irak a su personal ofi-
cialmente mandatado por los organismos regulares para cumplir su
misión de inspección sobre la existencia o no de armas de destruc-
ción masiva. El personal consideró una afrenta haber sido obligado
a salir de Irak sin haber concluido su misión, y dejar el paso libre a la
agresión y la guerra. Sin embargo, la misión misma, asumida por
la organización bajo presión del gobierno de Estados Unidos resulta
ya inaceptable.
Sin dejar de reconocer el papel desempeñado en la solución de
innumerables conflictos, desde su fundación la ONU fue objeto
de presión por parte de los diferentes gobernantes de EU y le sirvió de
aval para realizar intervenciones militares, derrocamiento de gobier-
nos democráticamente electos y respaldo a dictadores. Desde el final
de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos ha enviado tropas y
fuerzas de intervención a otros países: China 1945; Corea 1950-1953;
Guatemala 1954; Indonesia 1958; Cuba 1959-1960; Congo 1964; Perú
1965; Vietnam 1964-75; Camboya 1969; Irán 1980; Líbano 1983;
Granada 1983; Libia 1986; Panamá 1989; Irak 1991; Somalia 1992-
95; Haití 1994; Yugoslavia 1999 y Afganistán 2001.
En los setenta y ochenta, por medio de la CIA armó a militares
golpistas, planeó y ejecutó el derrocamiento de gobiernos legalmen-
te constituidos e implantó dictaduras militares en casi la totalidad de
los países del Centro y Sudamérica, lo mismo que en países africanos.
La inmovilidad de la ONU ahonda su crisis. En tanto no se con-
voque a una Asamblea General, para condenar la intervención uni-
lateral, así como la doctrina de la “guerra preventiva” y se exija el
incondicional cese al fuego y el retiro de Irak de las fuerzas invaso-
009.Irak.F.147-156 27/11/94 10:10 PM Page 155

LA RESPUESTA MUNDIAL ANTE LA GUERRA IMPERIALISTA 155

ras, la ONU seguirá profundizando su crisis. Esto toca a su Secreta-


rio General, Kofi Annan quien reprobó y calificó de terroristas a los
iraquíes suicidas que se han convertido en bombas para defender su
país de la intervención, y habla todavía de que el desarme de Irak es
un asunto pendiente, lo mismo que la posesión de armas de des-
trucción masiva.
Parece que Annan ha perdido la dimensión de lo que ha sido el
ataque y el bombardeo indiscriminado del ejército estadounidense
sobre el pueblo iraquí y recrimina la mínima posibilidad de res-
puesta ante la agresión.
¿Hasta donde llegará la crisis de la ONU? Los gobiernos a su in-
terior buscarán recomponerla y se toparán con que las contradic-
ciones, los intereses enfrentados y las consecuencias de haber sido
pisoteada por Estados Unidos la colocan en una situación de fragi-
lidad extrema. Estados Unidos seguirá imponiendo su dominio y
siguiendo las ordenanzas del Secretario de Estado Colin Powell,
negará al organismo la entrada al negocio de la reconstrucción y en
su momento “le asignará el papel que le corresponde” como decla-
ró a la prensa mundial.
Sólo queda la decisión de las grandes mayorías, de los pueblos
movilizados por un anhelo de paz. ¿Qué organización se darán
los pueblos del mundo para enfrentar desde su lógica de paz los
embates de un mundo en crisis? Esa organización deberá presen-
tar una alternativa frente a la estructura militarista y de confron-
tación creada por el proyecto capitalista neoliberal.

DECLARACIÓN MUNDIAL POR LA PAZ

De entre las expresiones de la resistencia, destaca el documento


promovido inicialmente por 90 intelectuales de todo el mundo, ti-
tulado “Trabajamos por la paz y la justicia”, que contiene una de-
claración por la paz y por detener la guerra. Al documento se han
adherido ya decenas de miles de firmas de 180 países. Esta declara-
ción destaca además del llamado a la paz, la necesidad de enfrentar
juntos los dictados del proyecto capitalista neoliberal, promotor de
guerras, de tratados comerciales y de intervenciones en contra de la
vida de pueblos y naciones enteras. La declaración invita a pronun-
ciarse individualmente en el siguiente sentido:
009.Irak.F.147-156 27/11/94 10:10 PM Page 156

156 RODOLFO CHÁVEZ GALINDO

Estoy por la paz y la justicia.


Por la democracia y la autonomía.
Por el internacionalismo.
Por la equidad.
Por la libertad. Me opongo a la nueva doctrina de la “guerra pre-
ventiva”.
Por la solidaridad.
Por la diversidad.
Por la paz.
Por la sustentabilidad.
Por la justicia.
Por lo que lo programado para gastos de guerra pase a cubrir las ne-
cesidades de salud, educación, vivienda y empleo.
Por un mundo que fomente la solidaridad, promueva la igualdad y la
participación, celebre la diversidad y promueva la democracia
total.
Estoy por la paz y la justicia y me comprometo a trabajar por la paz y
la justicia.

Todas las iniciativas que surjan a favor de la paz irán conforman-


do la gran fuerza que se requiere para detener la guerra y también
frenar los avances depredadores y antihumanos del capital imperia-
lista globalizador. La respuesta seguirá encontrando cauce al senti-
miento de impotencia o de conformismo. Sí es posible detener la
guerra imperialista. Depende de la decisión de millones de voces y
voluntades que valoren la fuerza de las mayorías y aprendan a deci-
dir por sí mismas a enfrenar las decisiones arbitrarias de los minori-
tarios grupos de poder acostumbrados a imponer sin encontrar
resistencia alguna. Los grandes conflictos mundiales dejan paso a
las grandes decisiones. Nos corresponde asumir nuestra responsa-
bilidad y dirigir la balanza del mundo hacia la vía de la paz, la liber-
tad y la dignidad de una vida justa para todos.
010.Irak.F.157-162 27/11/94 10:11 PM Page 157

NUEVOS VIENTOS BÉLICOS AZOTAN AL MUNDO:


¿CUÁL SERÁ LA CAUSA?

M ARTA M. P ÉREZ G ÓMEZ

El siglo XXI ha llegado con fuertes vientos bélicos y tendencias ex-


pansionistas que nos hacen dudar si realmente vivimos un nuevo si-
glo, en el que los desarrollos en la ciencia y la técnica, sobretodo en
la electrónica y la informática, nos llevan a creer en una internacio-
nalización de las economías sin la lucha entre ricos y pobres y sin el
abismo existente entre élites super privilegiadas y una gran mayoría
de la población del mundo; o si hemos retrocedido a la época del
Imperio Romano, donde el César disponía de los que consideraba
pueblos bárbaros, o peor, a la época del III Reich alemán, donde el
führer exterminaba las razas consideradas por él inferiores a la aria.
En la última década del siglo XX, el derrumbe del sistema socia-
lista mundial implicó la desaparición de uno de los adversarios del
enfrentamiento bipolar de las décadas que siguieron a la Segunda
Guerra Mundial, finalizando así en el contexto internacional la
guerra fría.
Si tenemos en cuenta que la guerra fría, además de ser una riva-
lidad entre grandes potencias era un enfrentamiento entre ideolo-
gías, modelos de sociedad, concepciones del mundo, proyectos de
futuro, podíamos suponer que al terminar ésta también termina-
rían los conflictos y tensiones bélicas y la humanidad comenzaría a
vivir una época de desarrollo pacífico.
Pero cuán equivocados estábamos los que soñábamos con esa
etapa de desarrollo pacífico, tan necesaria para el mundo entero,
porque sólo así podemos acortar el abismo existente entre los paí-
ses pobres y los ricos. Nos olvidamos de la esencia agresiva del im-
perialismo, que ante la ausencia de adversarios se los inventa, sin
que falten los apologistas capaces de fundamentar las características
del nuevo adversario y hacerlas creíbles al mundo entero.

157
010.Irak.F.157-162 27/11/94 10:11 PM Page 158

158 MARTA M. PÉREZ GÓMEZ

Por ejemplo, el estadunidense Samuel Huntington, director del


Instituto Olin de Estudios Estratégicos de la Universidad de Har-
vard, publicó en 1992 en la Revista Foreign Affairs un extenso ensa-
yo para demostrar que en el futuro inmediato el conflicto cultural
sustituirá a la lucha ideológica, afirmando: “El choque de civilizacio-
nes dominará la política mundial. Las líneas de separación entre ci-
vilizaciones serán las líneas de batallas del futuro. El conflicto entre
civilizaciones será la última fase de la evolución de los conflictos
en el mundo moderno”.1
Si nos dejamos llevar por los cantos de sirena del capitalismo,
llegamos a la creencia de que los conflictos bélicos del siglo XXI
bien pueden ser motivados por contradicciones entre civilizacio-
nes, pues Estados Unidos pertenece a la civilización occidental y
Afganistán e Irak a la islámica.
Pero, ¿por qué Estados Unidos no tiene conflictos con Israel,
que tantas resoluciones de la ONU incumple al someter al pueblo
palestino a un genocidio sistemático?, o ¿por qué la civilización oc-
cidental se ha dividido ante la nueva aventura guerrerista de Esta-
dos Unidos contra Irak?
Es imposible encontrar respuestas válidas a estas interrogantes en
la apología sobre el choque entre civilizaciones, hasta el mismo Hun-
tington se ve obligado a reconocer que “Las diferencias de poderío y
la lucha por conseguir la potencia militar, económica e institucional
son pues, una fuente de conflictos entre Occidente y otras civilizacio-
nes. Las diferencias de cultura, es decir, en valores y creencias funda-
mentales, son una segunda fuente de conflictos…”.2
Para comprender cualquier conflicto social, debemos partir de
su génesis hasta llegar a su esencia, que nunca está en la epidermis
del conflicto, si no que se hace necesario profundizar en él.
Cuando finaliza la guerra fría, se inicia una etapa de reacomodo
y reorganización de las relaciones internacionales regidas ahora por
las grandes potencias capitalistas. Emergen entonces los conflictos
intercapitalistas en la redefinición del papel de las potencias hege-
mónicas, en la modificación del esquema de dominación vigente y
en la redistribución de los mercados y las zonas de influencia.

1 Revista española ABC Cultural, 2 de julio de 1993.


2 Ibidem.
010.Irak.F.157-162 27/11/94 10:11 PM Page 159

NUEVOS VIENTOS BÉLICOS AZOTAN AL MUNDO 159

Y aunque es bien cierta la supremacía militar de Estados Uni-


dos, éste enfrenta poderosos rivales económicos que van adquiriendo
una proporcional influencia política, poniendo en peligro su afán
de preservar el dominio “unipolar”, el cual defiende sin reparar en
fronteras éticas ni políticas, al hacer omisión de la ONU al tomar
decisiones sobre la guerra y la paz.
Con absoluta crueldad, el Gigante de las siete leguas —como
lo llamara José Martí— va aplastando a todo pueblo que pudiera
ser obstáculo para alcanzar su máxima aspiración, el gobierno del
mundo.
Pero lo más preocupante no son las aspiraciones de Estados
Unidos, sino la actitud asumida por el resto de las grandes poten-
cias, pues éstas se mantienen pasivas dejándolo hacer o, en el mejor
de los casos, le ofrecen cierta resistencia que, en la práctica, no
constituye limitación para sus planes.
Apoyan a Estados Unidos en su intervención en Afganistán con
el pretexto de luchar contra el terrorismo; después, unos apoyan
—España y Reino Unido— y otros se oponen débilmente —Francia
y Rusia— a la invasión de Irak con el pretexto de evitar la produc-
ción de armas de extermino masivo —por cierto, no han encontra-
do ni siquiera una en el Irak invadido y destruido por sus armas de
exterminio masivo y, lejos de establecer la “democracia”, han esta-
blecido el caos social. ¿Cuál será el próximo país?
Acaso las grandes potencias olvidaron las enseñanzas de la Se-
gunda Guerra Mundial, cuando primero permitieron a Hitler apo-
derarse de Checoslovaquia, después de Polonia y luego no pudieron
evitar que pretendiera el mundo entero.
Cuando Estados Unidos termine de someter a los llamados “paí-
ses del eje del mal”, que a pesar de mucho buscar sólo los encontra-
mos culpables de poseer grandes yacimientos de petróleo, de los cua-
les son cada vez más dependientes las economías consumistas y
depredadoras del Primer Mundo, o como Cuba, que sólo es culpable
de querer construir su propio modelo de sociedad democrática, de
justicia social e igualdad, ¿quiénes serán los nuevos adversarios?,
¿quiénes serán los que deben caer para que Estados Unidos pueda
establecer su tiranía mundial nazi-fascista, pues no se le puede llamar
de otra forma a esa descarnada intención norteamericana de impo-
ner su dominación económica, política y militar a espaldas de la ONU
y de la opinión pública nacional e internacional?
010.Irak.F.157-162 27/11/94 10:11 PM Page 160

160 MARTA M. PÉREZ GÓMEZ

Por suerte, aunque los gobiernos aplican la política insensata de


dejar hacer, los pueblos se percatan del gran e inminente peligro
que los acecha, peligro disfrazado de luchadores contra el terroris-
mo y defensores de la “democracia”. ¿Cómo puede lucharse contra
el terrorismo con el terror de guerra?, ¿cómo puede defenderse la
democracia sin contar con la opinión de los pueblos e imponiendo
“su democracia” por medio de la fuerza militar?
Los pueblos pueden ser engañados, pero no por mucho tiempo,
aunque el disfraz sea impecable o se cuente con grandes recursos
informáticos para hacerlo impecable; por eso, lo que fue una débil
protesta ante la invasión de Afganistán se convirtió en una fuerte
ola de protesta contra la invasión de Irak, ola que abarca casi todos
los sectores de la sociedad norteamericana e internacional.
Pero no nos dejemos engañar, el peligro ante las ansias impe-
riales norteamericanas es tan grande que esta ola de protesta no es
suficiente, tiene que crecer hasta convertirse en un tsunami capaz
de arrasar con el cruel gigante y permita el deseado desarrollo pací-
fico para todos los pueblos sin importar ideología, costumbres, re-
ligión, ni sistema político.
Para que esta ola crezca y se convierta en tsunami, capaz de
conjurar el nuevo peligro, es necesaria la unidad o, como dijera Jo-
sé Martí en su tiempo, “¡los árboles se han de poner en fila, para
que no pase el gigante de las siete leguas!…”,3 para lo que se pro-
pone crear un Frente Antifascista Mundial para detener al preten-
dido nuevo César y a su camarilla, y esto sólo es posible si sacamos
a los pueblos de la oscuridad de la ignorancia, con la luz de la ver-
dad, al divulgarse en el mundo entero, por miles de voces, el verda-
dero significado de la guerra infinita convocada por la élite de
poder de Estados Unidos.
Pero en un mundo como el nuestro, donde Estados Unidos,
además de su hegemonía militar y política ejerce la hegemonía en
el campo cultural e ideológico, al contar con el poder de la infor-
mación y la tecnología, pues “se domina mucho mejor si el domi-
nado no tiene conciencia de ello”,4 y ellos lo saben y explotan todas

3
Martí, José, “Nuestra América”, Obras Completas, Edit. Ciencias Políticas,
La Habana, 1975, tomo 6, p. 15.
4 Ramonet, Ignacio, conferencia impartida en La Habana, Cuba, en febrero

de 2002.
010.Irak.F.157-162 27/11/94 10:11 PM Page 161

NUEVOS VIENTOS BÉLICOS AZOTAN AL MUNDO 161

las posibilidades que ofrece la hegemonía en la información. Así,


demostrar la necesidad de la lucha y de la unidad se convierte en ta-
rea de titanes.
Es a esta tarea de titanes a la que Cuba convoca a todos los inte-
lectuales honestos del mundo, es decir, a la lucha sin cuartel en el
campo de las ideas, contra las ambiciones expansionistas del impe-
rialismo yanqui, concientes de que las trincheras de ideas pueden
más que las trincheras de piedras.
Cuba, un pueblo feliz por el destino escogido por nosotros mis-
mos en forma absolutamente soberana, está en la lista de “los países
del eje del mal”. ¿Por qué? No sabemos, bueno ellos mismos no
han logrado construir el pretexto, aunque hemos sido acusados de
todo, por ejemplo de terroristas, un país sometido a constantes ac-
ciones terroristas nacidas y sufragadas por Estados Unidos; o de no
respetar los derechos humanos, un país donde a pesar del bloqueo
económico al que nos somete Estados Unidos está garantizada la
educación y la salud de todos los ciudadanos; o por antidemocráti-
cos, un país donde las elecciones no es el único momento donde se
ejerce el poder político por parte de los ciudadanos y en ellas se al-
canzan altos porcentajes de participación; pero además somos acu-
sados por un país que se autotitula paladín de la democracia y sus
elecciones padecen de bajos niveles de participación ciudadana y
tienen un presidente no aprobado por el voto popular.
Lo que sí sabemos es que no estamos dispuestos a perder nues-
tra soberanía. ¿Cuánto costará esta decisión? No importa, porque
“una vez gozada la libertad, no se puede ya vivir sin ella”;5 como
tampoco importa cuánto durará la lucha. Lo que sí sabemos es cuál
será el final: la victoria de un pueblo dispuesto a darlo todo por su
independencia, el fin de los apetitos expansionistas estadunidenses,
el añorado desarrollo pacífico del mundo, su equilibrio.

5 Martí, José, op. cit., tomo 4, p. 185.


010.Irak.F.157-162 27/11/94 10:11 PM Page 162
011.Irak.F.163-176 27/11/94 10:12 PM Page 163

EL ALCA
GUERRA IMPERIAL DE INFORMACIÓN

C ARLOS FAZIO

En febrero de 2003, en los prolegómenos de la guerra de agresión


imperialista de Estados Unidos contra Irak, el periodista Robert
Fisk escribió: “Sencillamente, estamos cansados de que nos mien-
tan”.1 Tenía razón. Durante meses, el Presidente George W. Bush
Jr., su “perro de presa” Blair2 y el cusquito faldero Aznar, con sus
historias de terror para espantar niños, habían venido haciendo
tontos a todo el mundo. Las razones de la guerra neocolonialista
que entonces se preparaba contra Irak, con la oposición de Francia,
China, Rusia y Alemania en Naciones Unidas, no eran las patrañas
que esgrimían cada día los promotores del caos y la destrucción en
Washington, Londres y Madrid.
El motivo no era el “maligno” Hussein y sus armas de destruc-
ción masiva. Tampoco el terrorismo. Menos la democracia. Todo
eso fue desinformación maniquea. Manipulación mediática. Diver-
sionismo ideológico. Intoxicación propagandística en tiempos de
guerra. Basura para mantener engañada a la muchedumbre, espec-
tadora silenciosa.
Los motivos para el arrasamiento de Irak eran otros: Estados
Unidos veía amenazada su hegemonía. El imperio teme que surja
una alianza entre Alemania, Francia y Rusia que le dispute el li-
derazgo internacional.3 Ve peligros en la irrupción de China en el
escenario mundial, en un eventual resurgimiento de Japón y, poten-
cialmente, en el papel que pueda jugar la India. Por eso, obsesiona-
1 Fisk, Robert, “Cansados de que nos mientan”, La Jornada, 21 de febrero de
2003.
2Agencias, “Gran Bretaña se ha asignado el papel de perro de presa de EU:
Chomsky”, La Jornada, 28 de enero de 2003. (Chomsky dixit).
3 Wallerstein, Immanuel.

163
011.Irak.F.163-176 27/11/94 10:12 PM Page 164

164 CARLOS FAZIO

dos con sus fantasías de poder mundial, el hijo de Bush y los psicó-
patas y fundamentalistas genocidas que lo rodean (Rumsfeld, Rice,
Cheney, Ashcroft, Ridge, el taimado Powell y los cabilderos sionis-
tas Wolfowitz, Perle, Feith, Bolton), junto con sus hombrecitos de
paja en la “vieja Europa” (Blair, Straw y el neofranquista Aznar),
quieren reconfigurar el mapa geopolítico del golfo Pérsico y todo
Medio Oriente.
Es en ese escenario que Irak y su petróleo importan. Pero es
solamente una pieza. Como Afganistán. Controlando el área con
protectorados y redes de bases militares —igual que en el siglo XIX
en pleno auge de expansión imperialista—, Washington podrá es-
trangular la economía de sus rivales potenciales —Japón, los países
europeos, China—, tan dependientes de hidrocarburos como Es-
tados Unidos.4 Sólo así, creen los halcones, podrán conservar su
dominio. Su poder sin límites. Pero pueden estar ensayando una
fuga hacia adelante; acelerando el declive, según dijera Immanuel
Wallerstein.5
Desde el 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos ha estado
mintiendo todo el tiempo. La operación de tierra arrasada en Afga-
nistán fue un gran montaje preparado por el Pentágono. Entonces,
el gran Satán era el viejo socio de la CIA, Bin Laden. El bastardo de
turno; como antes el general Noriega, la excusa idónea para probar
una nueva generación de armas en Panamá a un costo de cuatro mil
muertos. Previo a la invasión de Afganistán, un oficial del Ejército
de Estados Unidos reveló a The Washington Post que en la “guerra
informativa de gran intensidad” en curso se iba a “mentir” a la pren-
sa. Que se impondrían “nuevos y estrictos límites” a la información.
Es decir, a la libre expresión. Se denunció también una creciente
campaña para “asegurar” la “lealtad” de los periodistas en la cruza-
da belicista de Bush contra el régimen talibán.6
Consumada la agresión, en febrero de 2002 se hizo público que
el Pentágono había montado una oficina encargada de difundir
“noticias falsas” en el exterior, de manera deliberada y utilizando
4 Klare, Michael T., “Para entender los motivos de la guerra contra Irak”,

Perfil de La Jornada, 15 de febrero de 2003.


5 Wallerstein, Immanuel, “La guerra EU-Irak. Acelerando el declive”, Argen-

press, 1 de noviembre de 2002.


6 Fazio, Carlos, “La mentira del Pentágono como arma de guerra”, La Jorna-

da, 30 de septiembre de 2001.


011.Irak.F.163-176 27/11/94 10:12 PM Page 165

EL ALCA GUERRA IMPERIAL DE INFORMACIÓN 165

canales para ocultar su origen o su carácter oficial, como parte de


un nuevo frente de lucha: el de la información. Según reprodujeron
entonces The New York Times y La Jornada, como parte de la guerra
psicológica y las operaciones encubiertas diseñadas por expertos en
inteligencia militar, la nueva Oficina de Influencia Estratégica (SIO),
creada por el Pentágono después del 11 de septiembre, “plantaría”
propaganda negra (mentiras deliberadas), desinformación y propa-
ganda blanca (información verídica y creíble favorable a Estados
Unidos y sus objetivos), en periodistas y medios de prensa extranje-
ros, para influir en la opinión pública internacional y en la de go-
biernos, tanto amigos como enemigos, en el marco de la guerra de
Washington contra el “terrorismo”.7
Dirigida por el Brigadier General de la Fuerza Aérea, Simon
Worden, la SIO depende de la Secretaría de la Defensa para Ope-
raciones Especiales y Conflictos de Baja Intensidad, y entre sus
funciones figura, además, elaborar técnicas de engaño (decepción),
actividades psicológicas, emisiones radiofónicas y ataques ciberné-
ticos a redes de computación, con el objetivo de engañar al enemi-
go e influir en la opinión pública nacional e internacional.
Como táctica de inteligencia, la distorsión de la información y
las operaciones clandestinas de propaganda negra son herramientas
militares clásicas. Igual que el uso de los autoatentados. Cabe re-
cordar que la guerra de Estados Unidos contra España, en 1898,
empezó con la mentira deliberada acerca del hundimiento del aco-
razado Maine, anclado en el puerto de La Habana, seguida de una
campaña sensacionalista y difamatoria orquestada por William Ran-
dolph Hearst, fundador del periodismo “amarillo” (el ciudadano
Kane inmortalizado en la pantalla por Orson Welles), que derivó
luego en la Enmienda Platt y en la creación de la centenaria base
naval de Guantánamo en Cuba.
Asimismo, en agosto de 1964, el Presidente Lyndon Johnson
anunció que barcos norvietnamitas habían lanzado dos ataques se-
guidos contra naves estadunidenses en el Golfo de Tonkin. Se trató
de otra mentira flagrante. Pero eso no evitó que Johnson obtuviera

7 Carson, Jim y David Brooks, “Oficina del Pentágono, encargada de difun-


dir noticias falsas en el exterior”, La Jornada, 20 de febrero de 2002; AFP, “Analiza
el Pentágono eliminar la oficina que difundiría información falsa en el extranje-
ro”, La Jornada, 26 de febrero de 2002.
011.Irak.F.163-176 27/11/94 10:12 PM Page 166

166 CARLOS FAZIO

la autorización del Congreso para intervenir y bombardear Viet-


nam del Norte, extendiendo un conflicto que a la postre derivaría
en una gran paliza militar del Vietcong al Pentágono, con un alto
costo en vidas y destrucción material.
En noviembre de 2002, una vez aprobada la resolución del
Consejo de Seguridad de la ONU contra Irak, Washington comenzó
a instrumentar la nueva ofensiva propagandística, con Hussein en
el papel de villano mediático en sustitución del siempre oportuno
Bin Laden. Tras dejar amarrada una “complicidad descarada” con las
grandes cadenas periodísticas de Estados Unidos (en particular
las televisoras ABC, CBS, NBC y Fox News),8 altos funcionarios de la
administración Bush llevaron a cabo sesiones de “concientización”
y “adoctrinamiento” con corresponsales de prensa extranjeros, de
países cuyos gobiernos son aliados de Washington, como Turquía,
Japón, Canadá y México.9
La “noticia” plantada, a reproducir urbi et orbi, era que Bush “no
tenía las manos atadas” por la resolución de la ONU; que no reque-
ría una autorización explícita para hacer uso de la fuerza. Poco an-
tes Bush había lanzado su nueva estrategia de seguridad nacional: la
doctrina de guerra ilimitada, unilateral y ofensiva. Una nueva doc-
trina imperial “preventiva” e irrestricta que entierra al derecho in-
ternacional y los postulados de la ONU.10
La inducción de una guerra de rapiña “legitimada” por el mesia-
nismo del destino manifiesto —“santurronería religiosa” llamó John Le
Carré a la “guerra sagrada” de Bush contra Irak—,11 con el fin de agi-
tar las fibras patrioteras y paranoicas del “rebaño” imperial (viejo re-
curso para la “construcción del consenso”), se combina ahora, como
en la época del macartismo, con la sicosis y el terror interno ante el
ataque “inevitable” y siempre “inminente” de los “terroristas” de
afuera, provistos, afirman, con armas biológicas, químicas, nucleares
y radiológicas. Una forma totalitaria de mantener a raya a la “chus-

08
Agencia DPA, “Medios de EU: descarada complicidad”, La Jornada, 11 de
octubre de 2002.
09 Armendáriz, Alberto “Adoctrina Estados Unidos a periodistas”, Reforma,

México, 13 de noviembre de 2002.


10 La llamada “Doctrina Bush” fue presentada por el presidente de Estados

Unidos al Congreso el 20 de septiembre de 2002.


11 Le Carré, John, “Confesiones de un terrorista”, El País de Madrid, 20 de

enero de 2003.
011.Irak.F.163-176 27/11/94 10:12 PM Page 167

EL ALCA GUERRA IMPERIAL DE INFORMACIÓN 167

ma”, mediante una “guerra de nervios” (USA Today) administrada por


el Gran Hermano ( John Ashcroft) por medio de códigos naranja,
amarillo y rojo en las pantallas de los televisores. A lo que se suman
la promoción de “estuches de sobrevivencia urbana” ante la guerra
bacteriológica que viene, nintendos mediáticos y “pruebas de inteli-
gencia” plagiadas de tesis escolares caducas (el gran fiasco del halcón
Powell en la ONU),12 con el fin de mantener “desorientado al reba-
ño”,13 provocar compras de pánico y aceptación sumisa a una Ley
Patriótica que con la ficción de la seguridad nacional reduce los de-
rechos ciudadanos a letra muerta.
Un estado policial hacia adentro y una nación imperial hacia
fuera, que cuenta desde enero pasado con un Centro de Inte-
gración de la Amenaza Terrorista, a cargo del nuevo Secretario de
Seguridad Interior, Tom Ridge (nuevo zar de inteligencia) y una
Oficina de Comunicaciones Globales, cuya función es promover
los intereses de Estados Unidos en el extranjero, reforzar el apoyo
de los gobiernos aliados (que “cooperan” con Washington) e “in-
formar” a la audiencia internacional sobre los propósitos de la Casa
Blanca, para “prevenir” malentendidos.14
La orden ejecutiva firmada por Bush el 21 de enero, prevé tam-
bién que la flamante “oficina de imagen” podrá enviar “equipos de
comunicadores” a aquellas áreas donde existe “alto interés” mun-
dial y que “acaparan la atención de los medios de comunicación”.
Se trata, pues, de dar coherencia al mensaje “libertario” de Bush; de
transmitir la “verdad” en el extranjero. En el lenguaje de Orwell,
de difundir la mentira organizada.

COMERCIO Y MILITARIZACIÓN EN EL PATIO TRASERO

En marzo pasado, mientras daba los últimos retoques a su guerra


de agresión contra Irak, donde el jefe de las fuerzas de intervención
del Pentágono, general Tommy Franks, planeaba poner en práctica
12 Agencia AFP, “Plagia Londres tesis para probar rearme”, Reforma, 8 de fe-

brero de 2003.
13 Chomsky, Noam, op. cit.
14 O’Connell, Vanessa, y Nicholas Kulish, “EU refuerza estrategia publicita-

ria antiterrorista”, Reforma, 19 de febrero de 2003 “Crea George Bush oficina de


imagen”, Reforma, 22 de enero de 2003.
011.Irak.F.163-176 27/11/94 10:12 PM Page 168

168 CARLOS FAZIO

su táctica de “shock y atolondramiento” sobre la inerme población


civil iraquí, con previsibles efectos devastadores similares a los de la
bomba atómica lanzada sobre Hiroshima, la administración Bush
seguía instrumentando la línea de defensa de su imperio militar-
mercantilista en América Latina.
Enfrentado en una dura competencia y a balances comerciales
negativos con los bloques europeo y asiático, el gobierno de Esta-
dos Unidos venía proyectando de tiempo atrás la llamada Fortaleza
América, por medio de una estrategia complementaria de dos carri-
les: el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y el Plan
Colombia-Iniciativa Andina, diseñada para consolidar y profundi-
zar el control en su tradicional patio trasero.
Se trata de un proyecto integral que busca garantizar el mono-
polio económico de las compañías multinacionales con casa matriz
en Estados Unidos, en particular las ligadas al complejo militar-in-
dustrial y a las fracciones de ultra derecha del gran capital, por me-
dio de la fuerza y la violencia.
¿Qué es el ALCA? El ALCA es un proyecto de las compañías mul-
tinacionales con casa matriz en Estados Unidos. Es la progresión
lógica del avance de la doctrina neoliberal impuesta a sangre y fue-
go a nuestros países desde los años 70. Se trata de un viejo anhelo
imperialista, plasmado en la Conferencia Monetaria de las Repú-
blicas de América (1890), en los días del naciente expansionismo
estadounidense. Al arrancar el siglo XXI, el imperio está maduro y
las razones del ALCA a la vista: es un proyecto asimétrico que pre-
tende “integrar” a la nación más poderosa del orbe con las econo-
mías de países subdesarrollados, endeudados, débiles. La integración
entre el tiburón y las sardinas.
Como dice James Petras, en el debate sobre el ALCA conviene
saber qué no es el ALCA.15 No es, como se pregona, un acuerdo
de libre comercio, porque Estados Unidos se reserva el derecho de
mantener subsidios a su agricultura, su legislación antidumping,
aranceles a importaciones donde no es competitivo, una serie de
restricciones unilaterales en materia de “sanidad”, para reducir im-
portaciones de ganado y otros productos, y una legislación bancaria

15
Petras, James, “Imperio neo-mercantilista en América Latina”, parte II, Z
Magazine, octubre de 2001.
011.Irak.F.163-176 27/11/94 10:12 PM Page 169

EL ALCA GUERRA IMPERIAL DE INFORMACIÓN 169

que permite a la banca estadounidense lavar dinero obtenido de


manera ilícita en Latinoamérica.16
El ALCA no es una estrategia económica de integración econó-
mica. Como en el viejo mercantilismo, el ALCA busca consolidar un
área de dominación en las tres Américas que involucra a 800 mi-
llones de seres humanos, controlar esferas de inversión de capital,
saquear materias primas y explotar mano de obra casi esclava. El
ALCA es un proyecto neocolonial, anexionista y antidemocrático al
servicio de las élites estadounidenses y sus corporaciones, que resul-
ta funcional a las fracciones hegemónicas de las burguesías locales
trasnacionalizadas.
El ALCA está diseñado para maximizar la participación de las
multinacionales estadounidenses en los mercados y recursos latino-
americanos. Washington impulsa un doble patrón de conducta:
alienta medidas que favorezcan el proteccionismo estadounidense
mientras promueve la apertura latinoamericana. De entrar en vi-
gor, el ALCA significará una profundización de la dependencia y la
subordinación de nuestros países. Sería la salida panamericanista,
neomonroísta. Lo opuesto de una integración liberadora.
Un objetivo del ALCA es minar y paralizar la integración econó-
mica latinoamericana. En particular, Washington quiere liquidar el
Mercosur y todo intento de integración regional propia, autónoma,
latinoamericana. El ALCA es el regreso a las relaciones bilaterales
asimétricas. Lo contrario a un comercio regional donde los distin-
tos actores tienen cierto poder de negociación.
El ALCA no estimula la competencia, amplía el monopolio. Bus-
ca establecer la supremacía de las corporaciones multinacionales
sobre competidores de Europa y Asia, en particular en los rubros
de agronegocios, manufactura y servicios (tecnología de informa-
ción, banca). Para nuestros países, el ALCA será una integración pe-
riférica, subordinada e integrada a los circuitos transnacionales
como productores de materias primas y de bienes intermedios.
Los representantes de México en el ALCA han venido negocian-
do en secreto acuerdos que afectarán la soberanía nacional. Porque
lo que se está negociando en el ALCA es la codificación de los prin-
cipios esenciales de la ideología neoliberal para convertirlos en
normativa internacional. Es decir, una base institucional, legal y

16 Ibidem.
011.Irak.F.163-176 27/11/94 10:12 PM Page 170

170 CARLOS FAZIO

formal para la total absorción y saqueo, por parte de Estados Uni-


dos, de los recursos, ahorros, mercados, comercio y empresas lati-
noamericanas.
Eso incluye un sistema de solución de controversias que favo-
rece a las compañías multinacionales con casa matriz en el estado
imperial y atenta contra la soberanía de los Estados nacionales de la
periferia. Vía los acuerdos del ALCA, las administraciones subordi-
nadas renunciarán a las prerrogativas de su soberanía —y a los con-
troles parlamentarios sujetos al escrutinio popular—, así como a su
condición de sujetos de derecho internacional, para someterse a
tribunales arbitrales privados, regidos por normas de derecho pri-
vado, integrados por expertos y asesores o consultores en tránsito
del directorio de una multinacional a otra, que nadie eligió, que
cuentan con el visto bueno del Tesoro de Estados Unidos —serán
funcionarios imperiales— y que sesionarán en forma prácticamente
secreta y arrasarán con los derechos, garantías y formalidades de
procedimiento propios de un Estado-Nación.
Eso explica el sigilo y ocultamiento de las negociaciones, que
no trascienden a la prensa, no son accesibles a la sociedad civil y a
las que tampoco tienen acceso los parlamentos de los países involu-
crados. ¿Qué razones pueden existir para que algo que ha sido mul-
tipublicitado por Fox como la gran panacea, permanezca en la
sombra, oculto en los pliegues del poder?
El pueblo debe saber qué se está jugando en el ALCA. La ciuda-
danía debe conocer, para debatirlas, las actas y documentos que re-
gistran las discusiones, los acuerdos alcanzados y los disensos
pendientes. El Poder Legislativo también tiene el derecho y la
obligación de saber, opinar y controlar. La del ALCA es otra batalla
pendiente; es un asunto de todos. Se trata de transformar al actual
Estado recolonizado en un Estado nacional, que podrá ser después,
tal vez, socialista.

UN EJÉRCITO MULTINACIONAL

Después de los atentados del 11 de septiembre contra las torres ge-


melas de Nueva York y el Pentágono en Washington, el fantasma
de la antigua doctrina de la Seguridad Nacional ha vuelto a planear
sobre América Latina.
011.Irak.F.163-176 27/11/94 10:12 PM Page 171

EL ALCA GUERRA IMPERIAL DE INFORMACIÓN 171

Todo indica que en la coyuntura, Washington ha logrado re-


solver la ecuación que presentaba la formación de un ejército mul-
tinacional hemisférico y la integración económica por bloques
como polos excluyentes. La superación de la guerra fría transfor-
mó la bipolaridad en una hegemonía militar de Estados Unidos.
Pero el inestable equilibrio por la existencia de dos sistemas eco-
nómicos antagónicos en la forma, no dio paso a una pretendida
hegemonía económica de Estados Unidos; por el contrario, insta-
ló una multipolaridad manifestada en la competencia de tres gran-
des bloques económicos. Es en el contexto de esa competencia
interimperialista por el control de los mercados mundiales, por el
acceso a los recursos naturales y las materias primas y por la explo-
tación de mano de obra barata, que se inscribe el Área de Libre Co-
mercio de las Américas, cuya propuesta original, la Iniciativa para
las Américas, fue lanzada por George Bush (padre) en 1990.17 Pro-
yecto que, sospechosamente, viene siendo negociado en secreto, al
margen de sus pueblos y sus parlamentos.
Hasta los sucesos del 11 de septiembre, la concepción militar
estadounidense para América Latina se sustentaba en la defini-
ción del narcotráfico como la principal amenaza para la democra-
tización y la seguridad continental. La “guerra a las drogas” debía
desembocar en la formación de un ejército transnacional por su
composición y supranacional por su mando. Es decir, con el Pentá-
gono en el papel de estado mayor y mando unificado, y las fuerzas
armadas del área en funciones de policía interna, concentradas en
“tareas de apoyo” con eje en la inteligencia y el procesamiento de
información y en el control de movimientos aéreos, marítimos y
terrestres.
Centrado en un doble discurso construido con conceptos tales
como “trasnacionalización del narcotráfico”, “seguridad hemisféri-
ca” y “cooperación operativa”, el juego de presiones había dado
buenos dividendos para Washington en México, el Caribe y los
países andinos. Pero la militarización y trasnacionalización de la
“guerra a las drogas” era fuertemente resistida en el Cono Sur.
Aunque la tendencia hacia una cierta “autonomía militar” no supo-
nía, en el plano doméstico, eliminar la amenaza de que las fuerzas

17 El nombre original que utilizó en 1990 el presidente George Bush (padre)


fue Enterprise for the Americas (Empresa para las Américas).
011.Irak.F.163-176 27/11/94 10:12 PM Page 172

172 CARLOS FAZIO

armadas retomen el papel de “ejércitos de ocupación” ante las con-


vulsiones sociales en aumento, era evidente que los países del Cono
Sur se negaban a secundar una estrategia que pretendía fabricar un
nuevo “enemigo interno”.
Después del 11 de septiembre, tras la nueva guerra de conquis-
ta del imperio en Afganistán y la que se proyecta contra Irak, y con
la ayuda de la propaganda y el disciplinamiento de los Estados
clientes del área, ese enemigo tiene de nuevo un rostro homogéneo
y aceptable: el terrorismo, elusivo pero funcional.
La vinculación entre la creación de una fuerza militar multina-
cional y la imposición del ALCA quedó expuesta durante la II Con-
ferencia de Ministros de Defensa de las Américas, celebrada en
Bariloche, Argentina, en 1996. Allí, el ex jefe del Pentágono, Wil-
liam Perry desplegó una inequívoca argumentación: “La región es
la fuente de recursos vitales para nuestra seguridad y bienestar,
[en la medida en que América Latina] es el tercer mercado en im-
portancia para nuestras exportaciones”.
Desde entonces, las administraciones Clinton y Bush han veni-
do intensificando una estrategia militarista y neomercantilista con
eje en el ALCA, el Plan Colombia-Iniciativa Andina y el Plan Pue-
bla-Panamá, que ha sido reforzada con la Carta Democrática de la
OEA y la “guerra al terrorismo”, como parte del andamiaje ideológi-
co propagandístico.
Bajo el foxismo, México ha acentuado su papel como Estado
cliente de Washington con proyección continental. Si con el Plan
Puebla-Panamá (PPP) se pretende extender el sistema de maquila-
doras “de Puebla hasta Panamá”, con el llamado “perímetro defen-
sivo” —adscrito al nuevo concepto “seguridad de la patria”
(homeland security) impulsado por la Casa Blanca— y el anunciado
ingreso de México a la Conferencia de Ejércitos Americanos (CEA)
se cierra la pinza. Las dos patas a las que aludía Perry: “bienestar”
y “seguridad”. Al asumir como propias las categorías “bienestar”,
“seguridad” y “terrorismo” impulsadas por Washington, el régi-
men foxista se ha transformado en una pieza incondicional, dócil y
útil al imperio. El famoso “tercer vínculo” (el militar, Perry dixit)
está en vías de consolidación. Y cuando un ejército abdica de su
función como defensor de la seguridad y soberanía nacionales,
queda allanado el camino a la anexión.
011.Irak.F.163-176 27/11/94 10:12 PM Page 173

EL ALCA GUERRA IMPERIAL DE INFORMACIÓN 173

EL COMANDO NORTE

A partir de una decisión unilateral del Pentágono, el primero de


octubre de 2002 entró en operaciones una nueva estructura militar
que sin duda tendrá graves consecuencias geopolíticas para México.
Se trata del lanzamiento de una fuerza militar conjunta para “defen-
der” América del Norte: el llamado Comando Norte.18
El Comando Norte es responsable de la defensa interna de Es-
tados Unidos ante las “nuevas amenazas” surgidas de enemigos no
convencionales, el bioterrorismo y las armas biológicas. Es decir,
es un instrumento de la doctrina de guerra preventiva, basada en el
predominio de la fuerza unilateral del imperio. Pero sucede que,
además del territorio continental de Estados Unidos y Alaska, su
proyección abarca a Canadá, México, porciones del Caribe (Cuba
incluida) y las aguas contiguas en los océanos Atlántico y Pacífico,
hasta un mínimo de 500 millas. Es decir, México, país soberano, fue
incluido de facto como zona geográfica dentro de las estructuras del
nuevo comando regional de las fuerzas armadas estadunidenses.
La creación del Comando Norte responde a un relanzamiento
de la visión más militarista de la Doctrina Monroe, que intenta
mantener a toda costa la hegemonía de Estados Unidos en el mun-
do ante la irrupción de Estados retadores. Como tal, y junto con los
restantes comandos del Pentágono, el Northcom forma parte de la
política expansionista imperial de un Estado nación determinado,
en beneficio de las cúpulas de las corporaciones multinacionales
con casa matriz en Estados Unidos.
Lo anterior, remite al concepto geopolítico de nación: la nación
es una sola voluntad, un solo proyecto; es voluntad de ocupación y
de dominación del espacio. Ese proyecto supone poder. La nación
como un poder que impone su proyecto a los otros, los Estados
más débiles, que ofrecen menos resistencia. Supone, pues, la con-
quista del espacio, con sus recursos naturales, fuentes de materias
primas, población con determinado poder adquisitivo (el espacio
como mercado), ubicación con respecto a las grandes rutas maríti-
mas y terrestres.

18 El Comando Norte entró en funciones en la base aérea Peterson del Pen-


tágono el primero de octubre de 2002. La ceremonia de inauguración fue presidi-
da por el subsecretario de Defensa de Estados Unidos, Paul Wolfowitz.
011.Irak.F.163-176 27/11/94 10:12 PM Page 174

174 CARLOS FAZIO

El Comando Norte tiene alcance geopolítico. Su proyección


espacial tiene que ver con la geografía, la política, la economía ca-
pitalista (en cuanto a su funcionalidad para la extracción de plusva-
lía) y lo militar. Forma parte de una estrategia que remite a la idea
de “espacio vital”,19 con sus reminiscencias pangermanistas —el
Estado como organismo en crecimiento— y hitlerianas. Tiene que
ver con “fronteras inteligentes”, presiones raciales, económicas y
poblacionales, objetivos de las potencias imperialistas que han co-
brado nuevo auge en nuestros días.
Como definió el sueco Rudolf Kjellen en 1916, “los Estados es-
tán sujetos a la ley del crecimiento”. Los Estados vigorosos que
cuentan con un espacio limitado obedecen a un “imperativo cate-
górico” de extender su espacio, ya sea por la colonización, la ane-
xión o la conquista. A ellos, la geopolítica les reserva un destino
manifiesto. Es en ese mismo sentido que Lacoste nos remite a “la
geografía de los militares y las empresas multinacionales”. Ante una
eventual pérdida de hegemonía estadounidense, la administración
Bush ha recrudecido la diplomacia de guerra, sus programas de in-
teligencia y la contrainsurgencia, camuflajeados bajo la “guerra al
terrorismo”. Una vez más, como en otras crisis anteriores profun-
das, la Casa Blanca impulsa una economía permanente de guerra.
Visto así, el Northcom es el componente militar de un proyecto
global que incluye al Tratado de Libre Comercio de América del
Norte, al Plan Puebla-Panamá, al Plan Colombia-Iniciativa Andina
y al ALCA, cuyo significado estratégico es la posesión y control del
espacio geográfico como fuerza productiva, en el marco de la lucha
interimperialista de Estados Unidos por retener la hegemonía
mundial ante el embate de nuevos Estados retadores.

LA PENTAGONIZACIÓN DE AMÉRICA LATINA

Si para la parte norte del hemisferio, el Pentágono y la Casa Blanca


asumen que dos países soberanos, Canadá y México, son parte de
un asunto “doméstico”, al sur del Suchiatel la estrategia es otra. En
el subcontinente, el eje del imperio militar regional estadunidense
son los Puestos de Operaciones Avanzadas (FOL), una red de bases

19 Lebensraum.
011.Irak.F.163-176 27/11/94 10:12 PM Page 175

EL ALCA GUERRA IMPERIAL DE INFORMACIÓN 175

instaladas por el Comando Sur en Comalapa (El Salvador), Aruba y


Curazao y Manta (Ecuador), a lo que se sumará una base nuclear en
Tolhuin, Tierra de Fuego, en el extremo sur de Argentina.
El Pentágono ha colonizado el espacio aéreo de la mayoría de
los países del área (México incluido), que es monitoreado por sus
satélites y aviones espías en detrimento de las soberanías locales. So-
bre el Pacífico ecuatoriano, la base FOL de Manta se ha convertido
en el puntal de la inteligencia electrónica del Pentágono en la zona.
La base está ubicada a 30 minutos de vuelo del sur de Colom-
bia, donde operan las guerrillas de las FARC y el ELN. Dos aviones
Awacs y un P-3 Orion de vigilancia salen de Manta y realizan hasta
tres vuelos de rastreo diario. El control aéreo de la base es maneja-
do por tres estadounidenses de origen latino, que trabajan para la
compañía DynCorp, una empresa de mercenarios subcontratada
por la Defensa estadounidense. La base alberga 180 marines, nú-
mero que puede ascender a 400 efectivos según un convenio esti-
pulado entre el gobierno ecuatoriano y el Pentágono. En menos de
dos años, 43 buques de guerra estadounidenses han visitado Manta
sin previa autorización de la Cancillería ecuatoriana; las naves rea-
lizan tareas de interdicción en aguas internacionales y ecuatorianas.
También ha crecido en los dos últimos años la presencia militar
estadounidense en las zonas más conflictivas del subcontinente. Tro-
pas de élite, mercenarios y agentes de la CIA, la DEA y el FBI actúan
sobre el terreno. La “comunidad de inteligencia” y el Pentágono
han afianzado su tradicional política de penetración en las fuerzas
armadas y las policías locales, mediante convenios de “coopera-
ción”, cursos de entrenamiento y asesoría castrense, parte esencial
de los jugosos negocios del complejo militar-industrial. La partici-
pación de tropas de despliegue rápido estadounidenses, junto a efec-
tivos de los ejércitos del área, en las maniobras militares “Nuevos
Horizontes”, le ha permitido al Pentágono conocer distintos tea-
tros de operaciones y reclutar oficiales nativos. “Nuevos Horizon-
tes” se lleva a cabo a nivel hemisférico desde 1996. Iquitos, en
Perú; Salta y Misiones, en el norte argentino; el Petén guatemalte-
co y, actualmente, República Dominicana, son otros tantos escena-
rios donde se han realizado maniobras conjuntas de ese tipo.
Pero sin duda el escenario regional donde Washington viene
desarrollando las acciones militares ofensivas y defensivas de mayor
envergadura es Colombia. En febrero pasado el Congreso de Esta-
011.Irak.F.163-176 27/11/94 10:12 PM Page 176

176 CARLOS FAZIO

dos Unidos aprobó 532 millones de dólares de ayuda militar a ese


país. Los recursos se destinarán a la Brigada XVIII, en Arauca, cuya
función primordial es proteger el oleoducto Caño Limón-Coveñas
—donde tiene intereses la compañía estadunidense Occidental—
de los ataques de la guerrilla. La brigada recibirá armas, soporte lo-
gístico y 10 helicópteros UH-1 Huey. Otra porción del dinero se
destinará a la creación de una segunda brigada del ejército; a labo-
res de inteligencia militar y policial, y a la compra de cuatro aviones
Hércules C-130 para el transporte de tropas y dos AC-47 (aviones fan-
tasmas) artillados, para operaciones de asalto (ofensivas) contra las
FARC y el ELN.
El Pentágono tiene en Colombia 411 efectivos —expertos en
inteligencia electrónica, planeación táctica, apoyo logístico y reco-
nocimiento aéreo—, 11 por encima del tope que le fijó el Congreso
estadounidense hace dos años. Sin contar decenas de mercenarios
que trabajan para el Pentágono en labores de espionaje, entrena-
miento militar y formación de escuadrones de la muerte (paramili-
tares). Los mercenarios, que se hacen llamar “contratistas militares
privados”, trabajan para compañías como DynCorp, Northrop
Grumman y MPRI, subcontratadas por la Defensa estadounidense.
Aparecen donde el Pentágono prefiere no ser visto (Bosnia, Croa-
cia, Colombia). En tiempos de paz actúan como un ejército secreto
fuera del escrutinio público. En tiempos de guerra no son propia-
mente soldados y no están obligados a seguir los códigos militares
de conducta.
012.Irak.F.177-182 27/11/94 10:14 PM Page 177

LA MERCADOTECNIA DE LA GUERRA

M ARÍA X OCHITL A STUDILLO M ILLAR

Cuando uso una palabra, dijo Humpty Dumpty, en


un tono un tanto burlón, significa lo que yo quiero que
signifique, ni más ni menos.
La cuestión es, dijo Alicia si puedes hacer a las pala-
bras significar cosas diferentes.
La cuestión, repuso Humpty Dumpty, es quién va a
ser el amo. Eso es todo.
Lewis Carrol

“El poderío de guerra programado contra Irak es de 674 mil mari-


nes y reservistas estadunidenses, 315 buques de guerra y más de
cuatro mil aviones de combate”, se escuchaba decir a un hombre
de baja estatura, delgado y cabello cano. Este era Gordon England,
Secretario de la Marina de Estados Unidos, quien con voz pausada,
trataba de convencer a un grupo de reporteros acerca de la impor-
tancia de derrocar al dictador Saddam Hussein.
Estados Unidos, decía mister England levantando su encorvado
cuerpo, ya ha luchado contra el fascismo y el comunismo, ahora le
toca hacerlo contra el terrorismo.
Hay que señalar que el señor England sólo trata de convencer,
puesto que la decisión ya había sido tomada por un líder autocráti-
co, aún cuando éste sea el presidente de un país que se jacta de ser
el más democrático del mundo. En efecto, la decisión de atacar a
Irak ya la había tomado el presidente George W. Bush y algunos de
sus más cercanos colaboradores y, en esa decisión ya no participaba
ni la ONU, ni el clamor civil mundial, ni el de gran parte del propio
pueblo estadunidense.
Efectivamente, incluso con una fuerte oposición en el propio
país, ya que según una encuesta realizada por Times en febrero, 65%

177
012.Irak.F.177-182 27/11/94 10:14 PM Page 178

178 MARÍA XOCHITL ASTUDILLO MILLAR

de los estadunidenses se oponen a una guerra que no cuente con un


amplio respaldo internacional.
Sin duda, convencer a su audiencia no sería tarea tan difícil para
el señor England, si consideramos que los impactos de dos aviones
comerciales de la “American Airlines” contra las torres gemelas
neoyorkinas del World Trade Center y una nave más contra el
Pentágono en Washington, lograron impactar a la opinión pública
mundial por su difusión amplia mediante los medios de comunica-
ción, principalmente electrónicos.
En la actualidad, a lo largo de todo el mundo se pueden obser-
var en tiempo real un sin número de eventos violentos, con toda la
cruda realidad de sangre y horror. El atentado del 11 de septiembre
fue explotado ampliamente por los medios, generándoles ganancias
millonarias.
Es decir: mientras que el mercado financiero se tambaleaba, los
aeropuertos suspendían sus vuelos y el comercio internacional se
veía afectado, los medios aumentaban sus coberturas, produciendo
una psicosis social y gracias a la cobertura espectacular y sensacio-
nalista que realizaron consiguieron importantes ganancias.
En toda sociedad, el sistema de comunicación se adapta al siste-
ma político y socioeconómico del Estado. Adaptando sus funciones
de acuerdo con la importancia que les asigne el sistema político de
cada país, y en general todos los gobiernos intentan orientar la in-
formación de acuerdo con esos intereses.
Los medios de comunicación de masas actúan como un sistema
de transmisión de mensajes y símbolos para el ciudadano medio;
sin embargo, para que la mayoría de los medios de comunicación
puedan existir, tienen que ser negocio, por lo que requieren vender
y anunciar, y para que los anunciantes se interesen en el medio de
comunicación necesitan tener, lo que se ha denominado raiting y,
es aquí donde interviene una importante rama de la administra-
ción: la mercadotecnia.
La mercadotecnia ha generado controversia, para unos es un
instrumento orientado a manipular al público, desarrollar la cul-
tura del consumismo e incrementar artificialmente las ventas de
productos, servicios e ideas. Para otros, es una disciplina que ge-
nera valor agregado, contribuye al progreso económico y ayuda
a las empresas e instituciones a alcanzar sus objetivos organiza-
cionales.
012.Irak.F.177-182 27/11/94 10:14 PM Page 179

LA MERCADOTECNIA DE LA GUERRA 179

Lo que es innegable es que esta herramienta es usada muy amplia-


mente en actividades tan variadas, desde la venta de un detergente
hasta un “producto sofisticado”, como puede ser un candidato polí-
tico e incluso una guerra.
Antes, las campañas políticas, por ejemplo, eran como lanzar un
disparo al aire; con las campañas modernas el tiro debe ser preci-
so: dar en el blanco. Para ello, el estratega político, al igual que los
responsables del armamento bélico que diseñan armas de gran pre-
cisión y destrucción denominadas “inteligentes”, debe tener elemen-
tos y conocimientos cada vez más complejos, cada vez más certeros,
apoyados en talento y creatividad para poder competir en el mercado
y “vender” adecuadamente a su candidato o producto.
En este trabajo de mercadotecnia, interactúan múltiples disci-
plinas y actividades, no sólo la política, también la comunicación, la
sicología, la redacción, la oratoria, el teatro, etcétera.
Para algunos autores la mejor mercadotecnia es aquella que se
presenta como noticia y en la cual el ciudadano ignora los fines que
los emisores persiguen. Uno de los principios de esta disciplina se-
ñala que un evento o hecho si no se conoce y difunde, es como si
no existiera. De ahí la importancia de impulsar campañas de difu-
sión y mercadotecnia sustentadas en un impacto insistente y repeti-
tivo sobre los receptores del mensaje. La mercadotecnia implica la
creación de una idea basada en las necesidades del mercado; su
transformación en concepto mercadológico y su socialización crea-
tiva para lograr posicionarla en la mente de los ciudadanos.
La psicosis social generada a raíz de los atentados terroristas o
de la guerra fue generada por la cobertura amplia, espectacular y,
muchas veces, sensacionalista que realizan los medios.
Indudablemente, con el acto terrorista del 11 de septiembre se
atentó contra los símbolos del poderío militar y financiero de Es-
tados Unidos y del mundo capitalista; pero, además de los daños
materiales producidos por los avionazos, lo que se afectó fue la
confianza, el sentido de seguridad y el orgullo de los estadunidenses.
Esa provocación está siendo utilizada ventajosamente por el gobier-
no de George W. Bush como un medio para afianzar su hegemonía,
lograr la solidaridad internacional, aumentar sus gastos militares y
tratar de salir de la recesión económica.
El gobierno estadunidense sin duda, ha sido ampliamente be-
neficiado por el tratamiento espectacular de los medios de comuni-
012.Irak.F.177-182 27/11/94 10:14 PM Page 180

180 MARÍA XOCHITL ASTUDILLO MILLAR

cación que dividió el mundo en dos grandes bloques: el mundo de


los buenos y el de los malos.
Y como casi todo en Estados Unidos hay que venderlo, actual-
mente estamos viviendo las campañas de publicidad y mercadotec-
nia para venderle la guerra contra Irak a los estadunidenses y al
resto del mundo.
En la mayoría de los países del mundo, los medios de comuni-
cación son de propiedad privada, las noticias tienen que atravesar
una serie de filtros al interior que las tamizan hasta que sean “ade-
cuadas” para el público.
La publicidad financia los medios de comunicación, y estos di-
funden y crean una opinión pública abstracta. De acuerdo con
Noam Chomsky, los medios de comunicación de masas son institu-
ciones ideológicas efectivas y poderosas, que llevan a cabo una ac-
ción propagandística de apoyo al sistema mediante su dependencia
de las fuerzas de mercado, los supuestos interiorizados y sin ningu-
na coerción abierta significativa.
Ante el formidable desarrollo que han alcanzado algunas tecno-
logías de información, particularmente las exhibidas por las princi-
pales cadenas de televisión de Estados Unidos y ante el crecimiento
de las redes televisivas internacionales como CNN, ABC, NBC, etc.
cada día un gran número de personas pueden observar las crónicas
del infierno de la guerra, con imágenes de horror y desesperación,
donde el recurso del “realismo informativo” en una especie de
“realismo dirigido”, cuyos evidentes propósitos propagandísticos
definitivamente se apartan del estricto cumplimiento de las funcio-
nes informativas.
Pero éstas, forman parte de los planes de persuasión que técnica-
mente también se recomiendan en mercadotecnia para movilizar los
sentimientos benévolos de los ciudadanos y generar emociones y ac-
titudes favorables a la causa del emisor de los mensajes, por lo que la
cobertura de los medios en esta guerra continúa estimulando un sen-
timiento belicista. Así, la guerra de Estados Unidos contra Irak es co-
mo si se tratara de la superproducción de un espectacular “reality
show”, así como la guerra en el Golfo Pérsico fue un videojuego.
Sin duda, las grandes cadenas televisoras han preparado con mu-
cha anticipación este jugoso negocio, ya que además del considerable
número de enviados especiales, quienes operan en estrecha coordina-
ción con los mandos militares del ejército de Estados Unidos y del
012.Irak.F.177-182 27/11/94 10:14 PM Page 181

LA MERCADOTECNIA DE LA GUERRA 181

sofisticado equipo que desplazaron a los diferentes frentes de batalla,


destacan las complejas animaciones que han desplegado para ilustrar
detalladamente el desarrollo de las operaciones militares.
Pero en la industria de la información se libra otra guerra ob-
servando una cerrada competencia por la instantaneidad informati-
va. Inclusive en la cobertura de algunos hechos noticiosos, Internet
ha relegado a la televisión a un segundo plano en el mapa de la in-
formación, acaparando la atención internacional.
Otro aspecto que sin duda debe reconocerse es la participación
de la Internet en esta guerra, —o mejor referida como invasión a
Irak— ya que existen sitios donde se consigna información que se
considera que ha sido deliberadamente omitida por las principales
cadenas de televisión de Estados Unidos.
Sin embargo, otra cara del negocio de la guerra es la promo-
ción, generalmente en Internet, desde máscaras para protegerse de
las consecuencias de una posible guerra biológica, hasta camisetas
que contienen leyendas para “apoyar moralmente” a los soldados
estadunidenses que fueron enviados a combatir en Irak.
El gran rechazo internacional hacia la invasión planeada por el
magnate petrolero texano George W. Bush a Irak, independiente-
mente de que se quiera justificar por la opresión con que el dicta-
dor Saddan Hussein mantenía a su pueblo, se refleja en las
encuestas que, de acuerdo con la realizada entre el 9 y 21 de enero
por Gallup International, en 39 países repartidos en cinco conti-
nentes, 50% de los encuestados se opone a una invasión a Irak bajo
cualquier circunstancia y 31.06% adicional sólo la apoyaría si es
sancionada por el Consejo de Seguridad de la ONU.
A pesar de que el premier británico Tony Blair sea el principal
aliado de Bush, según Times, 77% de los británicos manifiesta su
inconformidad con una acción bélica no sancionada por la ONU,
mientras que 74% de los españoles, de acuerdo con una encuesta
realizada por el Centro de Investigaciones Sociológicas y reseñada
por El Mundo el 31 de enero de este año, se opone a un ataque bajo
cualquier motivo, siendo aprobado únicamente por 13% bajo la
condición de una segunda resolución de la ONU.
Quizás este despliegue de fuerza militar y publicitaria sea con la
finalidad de que Irak sustituya a Arabia Saudita y que los jugosos
contratos petroleros quede en manos de empresas norteamericanas
y que, después del 11 de septiembre, “el resto del mundo” sepa del
012.Irak.F.177-182 27/11/94 10:14 PM Page 182

182 MARÍA XOCHITL ASTUDILLO MILLAR

potencial de guerra que posee Estados Unidos, ya que en este si-


glo XXI hay dos formas de conquistar territorios: por la fuerza bru-
tal de las armas y por la fuerza de la persuasión por medio de las
campañas publicitarias.
La mercadotecnia, manejada insistentemente por los medios
masivos de comunicación, se puede usar tanto para construir como
para destruir, y en este caso los medios de comunicación manipula-
dos por los poderosos han usado el poder de esta herramienta ad-
ministrativa a favor de la economía de guerra.
Sin embargo, hay que destacar que en esta guerra también se
apreció sobre todo en la Internet y la prensa escrita la presencia de
periodistas apegados al estricto sentido de la ética de la informa-
ción y como decía el periodista José Alvarado, el periodismo es un
noble oficio cuando la mano de quien lo ejerce es limpia y el cora-
zón valiente.
013.Irak.F.183-192 27/11/94 10:15 PM Page 183

UN ASNO CON GARRAS


INTENTA PONER A REBUZNAR AL MUNDO AL RITMO
DE LOS CÁNTICOS “DEMOCRÁTICOS”

D OLORES V ILÁ B LANCO

Los tiempos que corren y las interacciones civilizatorias que lo pe-


culiarizan han arribado a un aparente callejón sin salida, a una co-
yuntura histórica en que, sí no se reorganizan las mismas se corre el
riesgo, el terrible lance de que el planeta azul y todos sus morado-
res fenezcan bajo la bota de un asno que pisa fuerte y exige loas a
sus desgarradoras patadas. No es momento de soluciones parciales
a las que nos hemos acostumbrado, es hora de definiciones totaliza-
doras que son las que tanto apremian. Aquellas que brotan de la ra-
cionalidad que tipifica a lo humano y a lo universal. De colocar al
macro y micro mundo en el mismo lugar de la balanza del quehacer
de la humanidad, de rescatar con el mismo celo los derechos de
cada hombre, sociedad y toda la civilización al unísono, al contar
para ello, con una obra que nazca de la masa y se haga realidad por
el influjo de toda ella.
La autora del presente examen no expone sus optimistas ideas
sentadas en una nube de idílicas esperanzas, por el contrario, insta
ante todo, a soluciones integrales asentadas en un análisis genético
de la herencia y del presente, que parta desde la raíz de los pro-
blemas hasta el fruto que ha resultado de cronísticas conexiones
activas antihumanas que es lo que ha caracterizado el desenvolvi-
miento de la especie para consigo y para con el orbe del cual for-
mamos parte constitutiva esencial. Resulta imprescindible para un
interactuar humanitario, comunitario, básicamente asociativo que
nos despojemos de prejuicios y cotos de caza asentados en creen-
cias pocos convincentes por el desafío que se nos impone, ya que al
bucear en los fundamentos de su inevitable diversidad, priman más

183
013.Irak.F.183-192 27/11/94 10:15 PM Page 184

184 DOLORES VILÁ BLANCO

en ellos todo aquello que nos une, más que lo que nos separa. Sólo
ahí, en el deslinde de la unidad, de lo primario y de lo secundario,
es que puede tomar curso la vida sobre la base de la razón y el ejer-
cicio consuetudinario de la generosidad, es que podemos salvarnos
y salvar a la humanidad.
El unicentrismo civilizatorio y por añadidura humano, ha pau-
tado relaciones basadas en el egoísmo, arribismo y exclusivismo en
materia de correlaciones hominales. Por lo que, dadas las circuns-
tancias no basta sólo la crítica consecuente que se realice al estado
de situaciones en que existimos, al nivel de activismo que desple-
guemos contra el brutal rebuznar absolutista que se nos impone
desde los centro de poder, los cuales se abren paso en la consuma-
ción de sus intereses por la fuerza y el miedo que despliegan para
el ejercicio de una autoridad, que si no fuera tan dramática en su
acabamiento, provocaría la burla a toda mente que se respete y no
permita que le ofendan la inteligencia.
Es perentorio, por tanto, evaluar el pasado y sus alternativas, los
derroteros recorridos y las causas que condujeron a los fracasos en
materia de humanización, a un aletargamiento en el proceso de sub-
versión de los órdenes societarios que no resolvieron, sino prolonga-
ron la solución totalizadora por medio de mediaciones objetivas
acorde a las condiciones de que se partía en cualquier lugar del plane-
ta. O lo que es lo mismo, alcanzar explicaciones, críticas, evaluaciones
y transformaciones dialécticas en concordancia con la conflictuabili-
dad que caracteriza a la relacionalidad de la especie y a su historia.
Es por ello, que si a la crítica no la hacemos acompañar de una
alternativa viable y realista, unitaria desde la esencia de lo humano
y distinta acorde a las situaciones concretas de cada pueblo, todo
intento libertario quedará en suspenso, en la sociedad imaginaria,
en el deber ser, por el cual, tanta sangre, tanto empeño y tanta vo-
luntad política basada en el optimismo han fracasado o, al menos
intenta sobrevivir de espaldas o de frente a las aplastantes realida-
des que le circundan. El progreso no podrá confirmarse como cier-
to, si no parte de las masas, las penetra y sale de ellas, fortalecido
por la creación mancomunada de los que intentan redimirse. Para
lo cual, deben tener muy claro el tipo de organicidad que caracteri-
zará a la actividad antes y después de logrado el triunfo, aspecto
central éste muy olvidado en el largo bregar independentista de la
civilización.
013.Irak.F.183-192 27/11/94 10:15 PM Page 185

UN ASNO CON GARRAS INTENTA PONER A REBUZNAR AL MUNDO 185

Por tanto, crítica consecuente y alternativa realista han de mar-


char al unísono, si no queremos reproducir conciente o inconscien-
temente el estado aislacionista con que los anales civilizatorios han
acuñado todo el pasado y presente de la humanidad. Prever, es la
palabra precisa, la urgencia, lo demás, con respeto del linaje de
quien proponga lo contrario, es pura fraseología y vanilocuencia.
Es un imperativo reorganizar gradual y efectivamente todo el en-
tramado de relaciones sociales tan palmariamente dañadas, al partir
para ello, del estado objetivo de cada hombre, país, región y civi-
lización en general, al contar para tal proyecto con el todo y las
partes, al no desdeñar uno en detrimento del otro aunque el movi-
miento de desarrollo deba levantar inevitablemente poco a poco
cada eslabón de la inmensa cadena que nos nutre y nos hace huma-
nos, que nos hermana más que nos enfrenta, hombrear y avanzar, he
ahí un recurso imprescindible para dar paso a nuestros justísimos
derechos. Ya que el divide y vencerás ha sido —y será— el objetivo
básico de la política asentada en bastardos ideales.
Es muy común escuchar en disímiles foros, actividades acadé-
micas o de todo tipo, la frase de que un nuevo orden mundial se
está instaurando o se ha instaurado. Tal afirmación es completa-
mente inexacta.
La autora de estos puntos de vista considera —con todo el res-
peto a quienes opinen de manera diferente—, que orden mundial
no ha existido nunca. Desorden mundial con ciertos períodos de un
status quo determinado por intereses en “relativa” calma, sí.
Metamorfosis de los métodos y medios en el ejercicio de la
hegemonía local y mundial, sí.
Preeminencia en la toma de decisiones de los que contaban —y
cuentan— con mejores recursos y organicidad interna para hacer
valer sus intereses por encima de los de cada partícula humana o
pueblo, sí.
Conflictos entre los distintos centros de mando y los bloques
políticos-militares cuando ya se conformaron, producto del perfec-
cionamiento de su quehacer imperial, sí.
Guerras locales en los diferentes enclaves geopolíticos y/o esfe-
ras de influencia, al arrastrar de esta manera a países o zonas en-
teras a la devastación y al atizamiento de odios innecesarios, ya
fuese por ideologías o religión según sea el caso, sí.
013.Irak.F.183-192 27/11/94 10:15 PM Page 186

186 DOLORES VILÁ BLANCO

Incapacidad de las Naciones Unidas para detener dichos en-


frentamientos que en muchos casos colocaron al planeta al borde
del holocausto sí.
Orden injusto y espoliador de lo mejor del género humano, sin
olvidar por cierto, los múltiples intentos e iniciativas de la Comuni-
dad Mundial por aliviar el desangramiento, las enfermedades e in-
cluso cooperar por la cultura, sí.
Pero orden mundial, entendiendo por ello, que sí es orden y,
por demás, mundial implica justicia, equidad, respeto al derecho de
cada hombre y pueblo a su autodeterminación, a una progresión
cultural que acate y honre lo autóctono y lo universal, a una ética
relacional que atienda con igual esmero lo íntimo, lo social, eso sin
enumerar otros elementos constitutivos de carácter universal, no
ha existido jamás.
Los resurgimientos, los renacimientos, las modernizaciones,
post modernizaciones y todo lo que al amparo del lenguaje se ha
erigido como novedoso, no han constituido más que cambios de
forma y no de contenido, sólo rangos de movimiento que aparente-
mente cambiaban la fisonomía del viejo y gastado rostro del abso-
lutismo, sin que con ello neguemos las superaciones que sin lugar a
dudas significaron momentos importantes del patrimonio cultural
y emancipatorio de la civilización, sólo que éstos se produjeron
desde la estrecha óptica de civilización para una parte de la huma-
nidad y no para toda ella.
Los llamados ordenes mundiales de posguerra o a los que se
quieran referir, no han resultado mas que equilibrios precarios pre-
ñados de disputas de puertas afuera y/o adentro, conciliábulos ines-
crupulosos en muchos casos, que permitieron el saqueo mutuo en
las diferentes zonas que consideraban como propias, ya fuesen en la
época de Las Cruzadas o de los grandes imperios mercantiles por el
latrocinio de sus colonias, a las cuales intentaron privar de lo mejor
de su memoria histórica y valores naturales; o las alianzas y repar-
tos durante la Primera Guerra Mundial y el intento de asfixiar al
recién nacido poder socialista; o El Pacto Soviético-Alemán, que
traicionaba los principios básicos de la Política Exterior leninista; o
las Cumbres de los Tres Grandes, durante la Segunda Guerra
Mundial, donde el debate sobre las regiones de influencia se man-
tuvo sobre el tapete, junto a las inadmisibles remuneraciones e in-
demnizaciones por daños de guerra, las cuales, no fueron excluidas ni
013.Irak.F.183-192 27/11/94 10:15 PM Page 187

UN ASNO CON GARRAS INTENTA PONER A REBUZNAR AL MUNDO 187

debatidas por el entonces poder soviético, cuestión ésta que Lenin


criticará y dejará en claro como fundamentos de las relaciones
internacionales del joven poder de los soviet en su tiempo; o el lanza-
miento de la bomba atómica por los estadunidenses en dos ciudades
indefensas para poner en claro quien mandaba “efectivamente” al
término de la contienda mundial; o en Vietnam también, por Esta-
dos Unidos, situación ésta criticada por el “Che” Guevara, cuando
sentenciaba que tan culpables eran los que arrojaban bombas al hu-
milde pueblo que defendía su soberanía, como aquellos que observa-
ban impasiblemente tal devastación sin hacer nada para impedirlo y,
el episodio chino contra este propio país en 1978; o de la ex Unión
Soviética en Afganistán; o las Malvinas por Inglaterra; o Chile, Gra-
nada, Panamá, Nicaragua y el bloqueo y la agresión a Cuba, perpe-
tuados por el supuesto amo de nuestras dolidas y rebeldes tierras de
América, por citar al menos algún ejemplo que tanto reclaman quie-
nes no siempre comparten los puntos de vista de esta autora so pena
de pecar con la historia que conocen.
Lo que actualmente combatimos —porque de combate se tra-
ta—, ya sean los derechos de los pueblos subdesarrollados, o de los
pobres de la tierra en cualquier parte del mundo, o las barbaries
que se han cometido, cometen —y pueden seguir cometiéndose—
ya sea en Yugoslavia o contra los palestinos, o en Afganistán, o en
Irak, o las que ya vaticinan los supuestos dueños del universo, son
el resultado de un orden antihumano, que ha ido tomando fuerza
que se ha potenciado como nunca antes en los anales de la humani-
dad y que precisa de una nueva organicidad interna y activismo de
todos los actores políticos que se oponen a tales destinos y que lu-
chan para dar paso a una solidaridad universal que tenga por divisa
la reorganización civilizatoria desde sus cimientos mismos en la
consolidación de la obra redimensionadora y libertaria de la espe-
cie, por ella y para ella.
Conste, dado que esto es importante, por la naturaleza en que
se ha desenvuelto siempre la droga del engaño, que ya estos bruta-
les episodios y otros muchos de variada tipología son considerados
en pasado, aspecto éste muy común para esa dolorosa y hierática
dama que es la política y los potentísimos medios con que cuenta
para ya descorrer el velo y mostrar sin remilgos su cadavérico ros-
tro, dado que una vez culminada su “obra civilizadora” se aprestan
raudos a seguir esparciendo por el mundo las eternas cruzadas con-
013.Irak.F.183-192 27/11/94 10:15 PM Page 188

188 DOLORES VILÁ BLANCO

tra “el mal” en cualquier oscuro rincón del planeta donde se consi-
deren necesarios. Tales circunstancias, son el resultado cronístico del
unicentrismo civilizatorio de una organización, estructura y fun-
cionamiento hominal, dirigido desde un centro único, que ha in-
tentado por siempre uniformar ya sean dentro de los Estados en su
época de predominio, como en la actualidad, cuando los mismos
han perdido sus protagonismos bajo la transnacionalización del ca-
pital, el cual se ha venido reproduciendo ampliadamente como ne-
cesidad de su existencia cosificadora de lo humano mucho antes de
que Carlos Marx escribiera y previera en El Capital el destino de di-
cho sistema de relaciones.
Es decir, no ha podido, ni puede existir orden a lo humano ni en
las naciones, ni en la arena internacional, cuando la toma de decisio-
nes se encuentra cada vez más en manos de una poderosísima casta
enfermiza de poder, cuando se trata de hablar o presentar los pro-
blemas en nombre de todos y no es más que en nombre propio, ya
que “el en nombre de todos”, es el en nombre de espectros, fantas-
mas despersonalizados y generalizados para sacralizar los subterfu-
gios políticos, ideológicos, económicos, o del tipo que sea de la ge-
neración de mando imperante, a cualquier nivel del supuesto
“orden” al que quieran referirse los propios jefes o sus cicerones de
bolsillo.
Es un “en nombre de todos”, que no escucha ni acata la voz
de todos, máxime cuando de paz, amor, derechos y libertad se trata.
Se prioriza el mal llamado “deber patrio” —a la usanza de los tira-
nos— por sobre los deberes de una patria que es en sí misma, hu-
manidad, tal y como nos enseñará Martí.
La hipercentralización de la “autoridad” o lo que es lo mismo,
la cúspide de la ilegitimidad, en la actualidad protegida está por la
utilización para sus propios fines de la ciencia y la técnica más
novedosa, custodiada como privativa por los cancerberos a sueldo
de que se vale y campea por su respeto por el mundo. Los Esta-
dos Unidos de Norteamérica, con las bridas de las posibilidades
económicas bien sujetas, cabalga por el planeta liderando un bas-
tardo ejército “moral”, esta vez han colocado sobre su rubio cor-
cel a un asno, lo cual evidencia la caducidad de esa “ingeniosa”
burocracia trasnacional que le secunda. No es casual que José
Martí, en 1888 nos alertara: “Qué ha de ser un hombre ignorante
en el gobierno, sino la presa natural de los que conocen y halagan
013.Irak.F.183-192 27/11/94 10:15 PM Page 189

UN ASNO CON GARRAS INTENTA PONER A REBUZNAR AL MUNDO 189

sus defectos”.1 En esta ocasión, la adicción a la mentira y los cánti-


cos de sirena de su “alabada democracia” han quedado resonando
dentro de una raída y gastada carpa de circo, donde los bufones no
dan risa y los coros de quienes voluntaria e involuntariamente le se-
cundan, apenas alcanzan a ser escuchados por las masas que se han
levantado —y levantan— con un valor inusitado por el rescate de
sus más sagrados derechos.
La violencia ha sido y continuará siendo su único recurso, de
ahí el peligro mortal que se cierne sobre todos, en especial, sobre
los pueblos más desvalidos, aún y cuando paradójicamente en mu-
chos sean los más ricos en recursos naturales.
Por obra y gracia de una práctica continuada, se ha universali-
zado y transformado el ser o no ser de Shakespeare (to be or not to
be), en un estar con nosotros o contra nosotros; lo justo y lo injus-
to, el bien y el mal, han caído en un manoseo inseguro, pueril y
licenciosos que responde a los vaivenes y/o coyunturas políticas,
acorde a los caprichos e intereses corruptos y deshonestos de sus
tutores y las haciendas que le acompañan, los cuales han lanzado a
individuos y pueblos enteros a un patinaje peligroso, donde un des-
cuido en el planteo verídico de sus convicciones, les puede condu-
cir a una caída estrepitosa de su seguridad personal y/o nacional
según sea el caso.
La diversidad de criterios, ideologías, religiones y principios,
intenta transformarse en una militancia férrea, homogeneizante e
irracional y, por derecho, ilegal. El uniformar el pensamiento con
clericalismos intoxicados, ha conducido a una crisis de credibilidad,
que atenta contra lo mejor del ser humano, es decir, su capacidad
para subvertir los ordenes codificadores y enajenadores de las po-
tencias vitales que le son connaturales.
Precisamente este aspecto, es la herida mortal que ha recibido
—y recibe— hoy día con una potencia insólita los hombres y muje-
res del planeta, en circunstancias donde la lucha por la existencia
cotidiana se ha convertido en una batalla infernal para acceder a lo
elemental para mantenerse con vida, para no morir del hambre, de
enfermedades y de invalidez, ante lo que no logran cambiar amén
de sus magistrales luchas.

1 Dixit et salvavi animan mean.


013.Irak.F.183-192 27/11/94 10:15 PM Page 190

190 DOLORES VILÁ BLANCO

El continuo homicidio contra lo humano, la legendaria supre-


macía que ha atentado contra su imprescindible —y porque no—
inmaculada dependencia relacional. Ha trastocado y dislocado a las
conexiones activas de crecimiento, que han debido acompañarle
siempre en un perpetuo preludio para el sano desenvolvimiento de
la especie y sus interacciones con el universo. A lo que hoy nos
enfrentamos —ya que de enfrentarnos se trata—, es al resultado
histórico de deformaciones congénitas hoy día totalmente desar-
madoras y destripadoras de sus valores más preciados, a saber: la
variedad y unidad que debe caracterizarle y presidirles en todo su
desenvolvimiento. No es hora de verdades absolutas, abstractas y
antihistóricas, es momento de activismo, de rescate de lo mejor de la
herencia con que contamos para poder destronar a los enanos de
la libertad y reorganizar un mundo acorde, en consonancia y ca-
dencia con su esencia. Es tiempo de evaluación y de proyección so-
bre la base de la valoración de la experiencia acumulada.
No puede seguirse hipotecando el futuro, o no habrá futuro. Es
pertinente la crítica realista, la lucha emancipadora, pero acompa-
ñada siempre de una mesurada alternativa, de un verídico proyecto
que nazca en avenencia con la objetividad de la existencia en cada
rincón del mundo, que no anticipe transformaciones para las que
las masas no se encuentren aptas, que les presida la gradualidad
científica, que cuente con todos y para el bien de todos, al decir del
cubano de todos los tiempos: José Martí.
O se alcanza la libertad, o nos adentramos a una era oscura don-
de la inseguridad y la muerte nos rondarán por siempre. O se logra
un discernimiento y praxis reorganizadoras de las relaciones en ge-
neral y del mundo interior de cada individuo o los intereses egotis-
tas, esos actuales amos del universo, acuñarán al hombre bajo el
estándar definido y limitado que otros les impongan.
No pueden repetirse eternamente los errores de las cronísticas
revoluciones por las que ha atravesado la humanidad, aquellas que
contemplaban sólo cambios de forma, retoques de cosméticos y no
de contenido de la actividad humana. Las que movilizaron a los
pueblos bajo los lemas de igualdad, fraternidad, solidaridad, entre
otros muchos y vivían —y viven— invocando el legado democrá-
tico e independentista de sus sagrados muertos, ya que no tenían
—ni tienen— nada que ofrecer para dar curso a una creación nue-
va, producto del ejercicio pleno de las capacidades de cada indivi-
013.Irak.F.183-192 27/11/94 10:15 PM Page 191

UN ASNO CON GARRAS INTENTA PONER A REBUZNAR AL MUNDO 191

duo que participa en ellas, con lo cual, los convierten en marionetas


volubles de los designios de autoridades fuera del alcance, del siem-
pre ausente bajo control social, y por tanto, fuera de la naturaleza
humana, o lo que es lo mismo, un movimiento histórico ajeno, des-
ligado y enajenante de la inmanencia de la especie, de acuerdo a los
balances realizados por Carlos Marx en su celebre Dieciocho Bruma-
rio de Luis Bonaparte, donde criticaba a las revoluciones burguesas
de su tiempo y a las proletarias concomitantes, para poner en claro
la naturaleza de su Revolución Comunista y las negaciones y crea-
ciones que debían acompañarle.
La herencia que recibe cada pueblo y la humanidad toda de sus
revolucionarios y/o pensadores, no es un manjar que se consume
recalentado y vuelto a recalentar según las coyunturas históricas
para movilizar a las masas. La herencia de ideales y prácticas es pre-
ciso digerirla como memoria activa que da continuidad y supera los
procesos transformadores, que cualifican a cada época a partir de la
cual se debe crear y crear infinitamente para las nuevas y más per-
fectas calidades de vida, que se produzcan por la obra mancomuna-
da de todos en la creación de una verdadera humanidad socializada
por excelencia.
“La prueba de cada civilización humana está en la especie de
hombre y de mujer que en ella se produce”, afirmó José Martí, el
15 de diciembre de 1894. La prueba de nuestra civilización se en-
cuentra en crisis. O reorganizamos al mundo sobre auténticas rela-
ciones humanas y producimos hombres y mujeres a la altura de su
tiempo, que es la garantía del porvenir o pereceremos bajo la bota,
las espuelas y la fusta de cada asno local o mundial que intente re-
producir moldes en lugar de humanos.
013.Irak.F.183-192 27/11/94 10:15 PM Page 192
014.Irak.F.193-200 27/11/94 10:17 PM Page 193

IRAK: UNA GUERRA DE AGRESIÓN 193

LA ONU, EL DERECHO INTERNACIONAL


Y LA GUERRA IMPERIALISTA
014.Irak.F.193-200 27/11/94 10:17 PM Page 194
014.Irak.F.193-200 27/11/94 10:17 PM Page 195

IRAK: UNA GUERRA DE AGRESIÓN

J OSÉ E NRIQUE G ONZÁLEZ R UIZ

El viento. Nosotros nos poníamos del lado del viento. Por


eso las balas nuestras no se desviaban. Las balas de ellos,
a contraviento, se perdían.*

La Historia Oficial, Eduardo Galeano.

En la Asamblea General de las Naciones Unidas del 12 de septiem-


bre de 2002, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush ex-
puso la doctrina de la guerra preventiva. Quiso con ello introducir
en el mundo un concepto que adicionara los conocidos hasta ese
momento: la guerra de agresión y la guerra legal. Conforme a su
visión, después del 11 de septiembre de 2001, cuando se produjo
un ataque a las Torres Gemelas de Nueva York, el mundo se con-
virtió en un inmenso escenario bélico para Estados Unidos, que se
declaró dispuesto a combatir al “terrorismo”.
La prensa hablada y escrita se encargó de propalar la versión de
que un formidable, pero fantasmal enemigo, se movía por el globo
entero poniendo en riesgo los intereses vitales de la potencia nu-
clear: el grupo Al Qaeda, liderado por Osama Bin Laden. Posee-
dor de armamento capaz de causar enormes daños, el “terrorismo”
actuaría por razones perversas, movido únicamente por el odio ha-
cia lo que representa el modo de vida estadounidense (el famoso
american way of life). Combatir a ese adversario sería, entonces, un
acto de defensa de la seguridad nacional, extendida ahora por el
planeta entero.

* Explicación del capitán Pedro Viñas Ibarra del por qué en el “enfrentamien-
to” del ejército argentino con peones de La Patagonia, en 1921, murieron 21 de
éstos y ningún soldado. La Jornada, 16 de marzo del 2003, pág. 4A. El mundo co-
mo territorio de guerra.

195
014.Irak.F.193-200 27/11/94 10:17 PM Page 196

196 JOSÉ ENRIQUE GONZÁLEZ RUIZ

Bush “descubrió” que varios países protegían al “terrorismo” y


se refirió al “Eje del Mal”: Irak, Irán y Corea del Norte. Otros que-
daron en reserva, como Cuba y Siria, a los que de vez en cuando
hace víctimas de violentas andanadas verbales. Significativamente,
su guerra comenzó por Afganistán, donde depuso un régimen que
había procreado (el Talibán) y colocó un gobierno títere. Logró
una “victoria” fulminante, sin costo político debido al desprestigio
en que metió a sus antiguos aliados y a que contó con la colabora-
ción interna de la “Alianza del Norte”.
Para conseguir el respaldo de sus compatriotas, Bush desplegó
una guerra psicológica: por todos los medios se propuso convencer
a los estadounidenses de que el “terrorismo” lanzaba peligrosos
ataques con armas químicas (como el ántrax difundido nada menos
que por el servicio postal) y de que se requería una campaña bélica
para exterminar a ese enemigo. Vinculó los hechos del 11 de sep-
tiembre con la agresión de Pearl Harbor, a fin de aprovechar ideo-
lógicamente el triunfo de la Segunda Guerra Mundial, que fue la
que llevó a Estados Unidos la hegemonía mundial.
Con su tesis de “Guerra Preventiva”, el gobierno imperial se
atribuye derechos que no tiene ninguna otra nación: definir quién
es “terrorista” y quién le protege, y a partir de ello hacer todo lo
que quiera para acabar con ese factor de riesgo.

LOS PRETEXTOS PARA LA AGRESIÓN

Ante la ONU, George Bush alegó cuatro cuestiones que fundarían


legalmente una guerra contra Irak: 1) ha violado 16 resoluciones
del Consejo de Seguridad, 2) posee armas de destrucción masiva, 3)
comete violaciones a los derechos humanos, y 4) tiene vinculacio-
nes estrechas con el “terrorismo” (al grado de que protege a la red
Al Qaeda).
Para acabar con esa “amenaza para la seguridad nacional esta-
dounidense y para el mundo entero” se debía desarrollar una gue-
rra para desarmarlo. Más tarde se agregó que debía derrocarse a
Saddam Hussein, matándolo y deshaciéndose de sus colaboradores
más inmediatos (particularmente de la Guardia Presidencial).
La camarilla belicista que rodea a Bush está compuesta por el
vicepresidente Richard Cheney, el secretario de defensa Donald
014.Irak.F.193-200 27/11/94 10:17 PM Page 197

IRAK: UNA GUERRA DE AGRESIÓN 197

Rumsfeld, el número dos del Pentágono Paul Wolfowitz, y el presi-


dente de Defense Policy Board, Richard Perle, a quien apodan “el
Príncipe de las Tinieblas”. Éstos habían probado en Panamá en
diciembre de 1989 que la guerra sigue siendo esencial para el avan-
ce de las posiciones políticas estadounidenses. En aquella invasión
se utilizó un pretexto similar al de ahora: aprehender a un “verdu-
go de su pueblo”, el general Manuel Antonio Noriega que, como
Hussein, es hechura de los estadounidenses. Entonces murieron
2 000 civiles, y no hubo costo político porque Estados Unidos vetó la
resolución de condena que pretendía emitir el Consejo de Seguridad
(sin que importara el sinsentido de que el acusado fuese quien inter-
puso el veto). Con ese mismo diseño prepararon la agresión a Irak.
Lo primero fue satanizar a Hussein, igual que se hizo con el Ta-
libán. Exhibirlo como un cruel dictador que oprime a su pueblo,
digno de ser asesinado impunemente por la CIA. El atraso y el ham-
bre de los iraquíes no se debería al inmoral bloqueo que la ONU
mantiene sobre ese país, que incluye la violación de su territorio por
tropas del imperio durante más de diez años, sino a que el sátrapa
hace traer de París toneladas de whisky para su consumo personal.
Había luego que preparar un gobierno de relevo y encontraron
un miembro de la “realeza” iraquí que tiene más de 30 años fuera
del país. Así, se podría dar la impresión de que la agresión tenía res-
paldo interno.
Pretextar incumplimiento de las resoluciones del Consejo de
Seguridad tenía el objetivo de que éste bendijera los ataques. Ya lo
había hecho en ocasiones anteriores y no había por qué dudar que
lo hiciera de nuevo.
Fue de esa forma que se decidió llamar Operación Liberación a la
aventura bélica de Estados Unidos contra una nación subdesarro-
llada, de 23 millones de habitantes y flagelada por décadas de gue-
rras y sus derivaciones.

LA ANULACIÓN DE LA ONU

Cuando Collin Powell se hizo presente en la ONU para “aportar


pruebas” de que Irak posee armas de destrucción masiva (concepto
que por cierto no está plenamente definido para saber si abarca o
no las de Estados Unidos), únicamente hizo el ridículo. Fue tan
014.Irak.F.193-200 27/11/94 10:17 PM Page 198

198 JOSÉ ENRIQUE GONZÁLEZ RUIZ

grotesco su montaje, que no convenció ni a muchos de sus aliados


tradicionales.
Se desbordó entonces lo que se veía venir desde tiempos de la
administración Clinton: una tormenta de descalificaciones hacia el
organismo, para declararlo irrelevante. El flanco de la legalidad,
que siempre cuidaron celosamente los imperios, fue abandonado.
Se privilegia ahora la urgencia de redefinir el mapa estratégico del
globo, renunciando a algunas amistades y reforzando otras.
Para Ramonet,1 son cuatro los objetivos del ataque a Irak:

a) Aportar una respuesta concreta al ataque del 11 de septiembre.


Con ello, quedarían satisfechas las ansias de venganza de muchos
estadounidenses (que según las encuestas respaldan sobradamente a
Bush en su guerra).
b) Recuperar el control del Golfo Pérsico, donde se encuentran
dos terceras partes de las reservas conocidas de petróleo. Por la
misma razón, Irán seguiría en la lista.
c) Proteger a Israel contra un (improbable) ataque iraquí. Un
gobierno adicto a Estados Unidos posicionará mucho mejor a los
sionistas en su incontenible avance sobre territorio palestino.
d) Establecer una democracia en Irak, para extender este tipo
de régimen político en Oriente. Claro que estamos hablando de la
democracia del mercado, donde las elecciones se rigen por la ley de
la oferta y la demanda.

Para estos fines, la ONU resultó un estorbo y Estados Unidos


prescindió de sus servicios para la bendición de la guerra. Ahora es-
1
Véanse: Ramonet, Ignacio, “El Cuarto Reich”, marzo 24 de 2003, pp. 3 y 23.
“Dictamen jurídico: la legalidad internacional del uso de la fuerza contra
Irak”, 22 de marzo de 2003 (o sea, antes de que se desatara la barbarie anglo esta-
dounidense).
“En estos momentos tiene lugar un capítulo más de la guerra colonial contra
todos los pueblos del mundo con su cortejo de muerte, destrucción y miseria…
Los agresores… exhiben un currículum de más de 150 años de guerras coloniales
y de agresión”, dijo el jurista. Y deploró que el Consejo de Seguridad no se hubie-
ra reunido de inmediato para detener la guerra injusta. Intervención ante la asam-
blea de la ONU, 24 de marzo de 2003.
Véase: Rodríguez Cantón, Alejandro, “¿Criminales de guerra entre noso-
tros?”, envío por correo electrónico de Al Sur del Sur, Justicia Universal, marzo 24
de 2003.
014.Irak.F.193-200 27/11/94 10:17 PM Page 199

IRAK: UNA GUERRA DE AGRESIÓN 199

tá pensando si la deja entrar a la reconstrucción de Irak, cuyos con-


tratos se disputan fieramente los empresarios de los países agreso-
res (y muchos de los cuales están asignados desde mucho antes del
inicio de la actividad bélica).

LA GUERRA ES DE AGRESIÓN

Muchos se resisten a denominar “guerra” a lo que hace Estados


Unidos contra Irak; prefieren hablar de ataque, genocidio o masa-
cre. En término de la legalidad internacional, sí es una guerra, o sea
un acto bélico, pero de agresión.
En un dictamen jurídico sobre la legalidad de la guerra, los
abogados Eoin McGirr y Mikel Mancisidor, concluyen que la gue-
rra contra Irak sólo sería legal si la hubiese aprobado el Consejo de
Seguridad de la ONU o se tratase de un caso de legítima defensa.
No se dieron esas condiciones, porque Estados Unidos prefirió re-
tirar su última propuesta cuando vio que sería derrotado en la vota-
ción, y la defensa legítima sólo procede ante la evidencia o la
inminencia de una agresión ilegal e injusta, además de que debe ser
proporcional al daño que se pueda causar al agredido y adecuarse a
los fines de la ONU, entre los que destaca prioritariamente la pre-
servación de la paz.
De acuerdo con lo anterior, las acciones efectuadas por los ejér-
citos de Estados Unidos y Gran Bretaña en contra del pueblo iraquí,
constituyen crímenes internacionales, susceptibles de ser juzgados.
Llama la atención que ningún país haya promovido un voto de con-
dena contra loa agresores, como hizo notar el representante ante la
ONU de la Asociación Americana de Juristas, A. Teitelbaum.
Ningún país está autorizado a usar la fuerza para resolver sus
diferendos con otros países; ni siquiera a amenazar con el uso de la
fuerza. Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia rompen ese prin-
cipio fundamental para la convivencia civilizada entre las naciones.
Y no sólo se rompe el orden internacional sino también el de
los países agresores. España, que va a la cola de los genocidas, ayu-
dándoles a cargar el armamento, ve violado el artículo 63.3 de su
Constitución, que deja en manos del rey la declaración de guerra.
También el artículo 96.1, que exige la autorización previa de las
Cortes Generales para intervenir en un conflicto armado (y ya no
014.Irak.F.193-200 27/11/94 10:17 PM Page 200

200 JOSÉ ENRIQUE GONZÁLEZ RUIZ

se diga para agredir a mansalva a un pueblo lastimado por décadas


de guerra como Irak).

BUSH Y SOCIOS SON DELINCUENTES DE LESA HUMANIDAD

Sobre la base de lo expuesto, es posible concluir que George Bush,


Anthony Blair y socios son responsables de crímenes de lesa huma-
nidad, por los cuales deben ser sometidos a la acción de la justicia
internacional.
No ignoramos que aún faltan mecanismos para hacer efectivas
las normas del derecho internacional; pero eso no les resta un ápice
de validez jurídica.
La ONU ha perdido legitimidad porque no ha sido capaz de en-
frentar las imposiciones de los poderosos. Si no quiere contribuir a
la entronización de un dictador planetario, debe recuperar su papel
y condenar enérgicamente a los agresores.
Ninguna guerra de agresión ha sido justa, mucho menos la que
hoy se abate inmisericordemente sobre el pueblo de Irak.
015.Irak.F.201-212 27/11/94 10:19 PM Page 201

¿HASTA CUÁNDO?

J UAN C ERVANTES G ÓMEZ

“Los Carniceros de hoy, serán los bueyes del futuro”.


Tranquilino Gómez Peribán

I. INTRODUCCIÓN

Finalmente lo hicieron. La barbarie moderna, la de este siglo, la


más sanguinaria, se impuso a la diplomacia y la razón. Estados Uni-
dos y sus aliados, Inglaterra, España e Italia, con antecedentes im-
perialistas, invadieron al pueblo de Irak.
Hicieron a un lado el honor y, como representantes del terro-
rismo internacional de Estado, llevaron su mensaje de muerte y
destrucción. No les importó el llamado a la paz y un no a la guerra
de 100 o 200 millones de gargantas que en el mundo exigieron y
demandaron que pararan la carnicería humana.
Hasta cuándo, es también el grito de millones de seres huma-
nos en contra de las guerras y por la paz, por el desarme global, la
eliminación de las botas y uniformes militares, por la cancelación
de la industria armamentista que produce bombas nada inteligentes
que matan mujeres, jóvenes, ancianos y niños.
Desde Washington, reducto de la democracia que esgrime Es-
tados Unidos para invadir países tercermundistas, como Irak, hasta
Inglaterra, pasando por Australia, España e Italia, millones de per-
sonas se manifestaron como nunca en contra de la invasión injusta
del pueblo iraquí, donde las hordas criminales encabezadas por el
presidente norteamericano George W. Bush, ordenaron vomitar
miles de bombas de exterminio masivo. Es la basura bélica que Es-
tados Unidos necesita tirar para renovar su armamento y probarlo
en conflictos bélicos injustos.
Nada importó la condena internacional, ésta sí como una medi-
da preventiva contra la masacre, la carnicería humana, en Irak.

201
015.Irak.F.201-212 27/11/94 10:19 PM Page 202

202 JUAN CERVANTES GÓMEZ

En la madrugada del 20 de marzo de este año, desde aviones de


guerra que sobrevolaban Bagdad piloteados por bestias humanas,
comenzaron a caer las primeras bombas “inteligentes”, inventadas
por científicos igualmente imbéciles y dementes como George W.
Bush, Tony Blair, Aznar y Silvio Berlusconi.
Esas bombas “inteligentes” sustituyeron a la palabra, el enten-
dimiento y la negociación pacífica. Comenzó así un genocidio más
por parte de países imperialistas, ratificando su vocación criminal
para mantener a sangre y fuego su hegemonía por encima de las so-
beranías de los pueblos y el derecho internacional.
Estamos en presencia de la madre de todas las infamias. De to-
da la energía criminal acumulada en las mentes de los presidentes de
Estados Unidos, Inglaterra, España, Italia y hasta Australia. Energía
criminal desatada ahora en contra de Irak, por el petróleo. ¿Quién
seguirá?
Con esta invasión injustificable, la reflexión es en el sentido de
que las guerras o invasiones, como en el caso de Irak, son pasado y
presente, están vivas siempre como resultado de la existencia de la
regla internacional de la división del trabajo.
También es preciso destacar que el orden internacional está ro-
to por la decisión unilateral de Estados Unidos y sus aliados de lle-
var muerte y destrucción a suelo iraquí. Ahora cada país asumirá su
propia defensa como pueda. Vivimos a partir del 20 de marzo de
este año, una especie de la “ley del oeste”, la del más fuerte, a la que
se tiene que enfrentar con la ley de la unidad de los pueblos y po-
bres del mundo.
Estamos en presencia de un terrorismo internacional de Esta-
do, representado por Estados Unidos y sus aliados, organización
criminal mundial que se cobija con el manto de la democracia y que
es el sustento político-ideológico del sistema de producción capita-
lista, incapaz de mantener la paz.
Esto demuestra que la historia y las ideologías no están muer-
tas, “porque la guerra, señoras y señores, no es otra cosa que la con-
tinuación de la política por otras vías”, como dice Clausewitz. “La
violencia es la partera de la historia” (Marx).
Quienes llevaron el horror de las armas de destrucción masiva
a Irak, “la invasión en caliente”, para liberar al pueblo iraquí de la
dictadura de Saddam Hussein y sus hijos, igual pasarán a la histo-
ria, como los bárbaros del siglo XXI. Los nuevos hitlerianos que, en
015.Irak.F.201-212 27/11/94 10:19 PM Page 203

¿HASTA CUÁNDO? 203

lugar de las banderas del nacional-socialismo, esgrimen las de la


democracia, incapaces de eliminar la pobreza, el hambre y la insa-
lubridad en el mundo.

II. ¿QUIÉN SIGUE?

Una vez roto el orden internacional, hecha añicos la ONU, queda


claro que Estados Unidos y sus aliados, como banda delincuencial
internacional, seguirán invadiendo países que consideren que aten-
tan contra sus intereses hegemónicos. Conforman hoy un frente de
lucha contra la paz en el mundo.
Y estas invasiones van a seguir en nombre de Dios, porque el
presidente estadounidense, en su mente loca, ha concebido la idea
bíblica de que él es el Mesías, el que viene a salvar al mundo, pero a
sangre y fuego.
¿Quién sigue?, es la pregunta. ¿Será Siria, país que ya fue acusa-
do por George W. Bush de poseer armas químicas y de destrucción
masiva, o de dar asilo supuestamente a integrantes del gobierno de-
rribado de Saddam Hussein? ¿Seguirá Cuba, Irán, Corea del Nor-
te, señalados de pertenecer junto con Siria, al “Eje del mal”?
Y estas nuevas invasiones que seguramente van a continuar se
instrumentarán con o sin la anuencia de la ONU, y serán invasiones
neocolonizadoras con todas las agravantes: premeditación, alevosía
y ventaja, como lo hicieron en Irak. Por eso, países como Corea del
Norte, ya advirtieron a la ONU que no aceptarán la presencia de ins-
pectores, y menos que los obliguen a desarmarse si de todas formas
pueden ser invadidos. O como Cuba, que desafió advirtiendo que si
Estados Unidos los invade, se enfrentará a una guerra de 100 años.
Estados Unidos y sus aliados van a seguir creando enemigos a
modo para justificar su política de expansión hegemónica, como lo
hicieron en Irak, donde resultó falso que existieran tales armas de
destrucción masiva, que sólo fue un pretexto para invadirlo y que-
darse con su riqueza petrolera.
El pretexto podrá ser la existencia de una dictadura o bien que
se protege a terroristas internacionales. Pero esa política de gene-
rar ficticios conflictos externos que atentan contra la democracia y
la libertad, ¿hasta cuándo van a ser tolerados por el resto de la co-
munidad internacional? Esa es otra interrogante.
015.Irak.F.201-212 27/11/94 10:19 PM Page 204

204 JUAN CERVANTES GÓMEZ

Ahora, los cañones ultramodernos y las llamadas bombas “inte-


ligentes” apuntaron y cayeron sobre estatuas y palacios de Saddam
Hussein. Después, aparte de incinerar banderas gringas, quién o
quiénes dispararán contra los imperialistas, lo que puede conducir
a una Tercera Guerra Mundial. Esperemos que esto nunca llegue a
ocurrir.
Sin duda que la invasión a Irak, y la amenaza en contra de otros
países, cambió la visión de la convivencia de los países del mundo.
Ahora, todos van a estar a la defensiva, por el nerviosismo interna-
cional generado por la decisión unilateral de George W. Bush de in-
vadir al territorio iraquí sin justificación alguna. La barbarie gringa e
inglesa seguramente que no va a tener freno; y eso es lo más grave,
que las naciones se rearmen y estén a la defensiva, sin que haya un
organismo que las pueda unificar. Lamentablemente las invasiones
continuarán. Cuba está en la mira de Estados Unidos desde hace
cuatro décadas. Seguirán mientras sigan las contradicciones político-
ideológicas y de carácter económico-religiosas. Es falso entonces
que las ideologías y la historia hayan muerto, como quiere hacer
creer Francis Fukuyama, el ultraderechista y bestial anticomunista.

III. EL TERRITORIO INVADIDO, LUGAR DE ANTIGUAS


HEGEMONÍAS IMPERIALES EN MESOPOTAMIA

A lo largo de la historia de la humanidad, desde que comenzaron a


levantarse las fronteras, cuando comienzan a configurarse los Esta-
dos, los deseos hegemónicos no acaban de terminar.
En lo que ahora es el territorio de Irak, se desarrollaron antiguas
civilizaciones que datan desde 7 000 años antes de Cristo. Ahí se eri-
gieron importantes imperios que legaron a la humanidad destacadas
aportaciones culturales. Prosperó el Imperio Sumerio con sus apor-
taciones en las artes, en la agricultura, que es invento de ellos, en la
ciencia y la religión. Se fundaron ciudades-estado como Eridú,
Uruk y Ur, esta última conocida como la más vieja del mundo.
Babilonia fue una de las ciudades más bellas de Mesopotamia
en tiempos del Rey Hammurabi, que en el año 1750 antes de Cris-
to logró unificar las ciudades-estado, lo que permitió el esplendor
de la cultura y de las ciencias jurídicas, las que podemos afirmar
que son las precursoras del sistema legislativo actual.
015.Irak.F.201-212 27/11/94 10:19 PM Page 205

¿HASTA CUÁNDO? 205

Asiria en su momento logró dirigir el gran imperio cultural que


se desarrolló en Mesopotamia (tierra entre dos ríos). Nabucodono-
sor II reconstruyó Babilonia. 150 años después, en el año 539 antes
de Cristo, Persia tomó Mesopotamia y la convirtió en la más rica del
Imperio Persa.
Luego vino Grecia, con Alejandro el Grande, que reconquistó
ese mismo lugar en el año 331 antes de Cristo o de nuestra era, pa-
ra quienes somos ateos. En el año 130 antes de nuestra era, nuevas
tribus persas derrotan a Grecia y crean Parto Sasánida, pero des-
pués entran en acción los árabes, que derrotan a los persas en el año
637. Es en este imperio cuando se proclama a la ciudad de Bagdad
como la nueva capital; es el año 762 de nuestra era. Es la edad de
oro del Islam y la intelectualidad.
Luego viene un periodo de decaimiento con la conquista de
Mesopotamia por parte de hordas de mongoles (algo parecido a lo
que harán Estados Unidos y sus aliados). En el año 1258, los mon-
goles masacran a la población civil y la economía se estanca, hasta
que entran en escena los otomanos, o sea los turcos, que conquistan
la región en 1533; su dominio duró hasta 1918, con el derrumbe de
su imperio por parte de los ingleses, que en 1920 fundaron lo que
ahora es el Estado de Irak.1
Sin embargo, 12 años después, Irak adquiere su independencia
y es gobernado hasta 1958 por una monarquía, cuando el Rey Fai-
sal es asesinado. En 1968 entra en escena el Partido Nacionalista
Árabe de Baath, y en 10 años toma el poder con Saddam Hussein,
que en 1979 asume el gobierno y realiza una especie de “purga” es-
tilo José Stalin y ejecuta a unos 400 de sus opositores.
Con Saddam al frente se recobra el viejo ideal de reunificar el im-
perio mesopotámico. Por principio, en 1980 invade Irán con el
apoyo de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania y la ex
Unión Soviética, esto para detener la expansión del fundamentalis-
mo islámico.
Después, en 1991, invade Kuwait, pero la llamada Tormenta del
Desierto lo obliga a salir de ahí; Estados Unidos, paradójicamente,
encabeza la expulsión. Saddam acepta la presencia de inspectores
de la ONU, a los que posteriormente, en 1998, expulsa con el argu-
mento de que son espías del imperialismo yanqui. En ese mismo

1 Universidad de Oxford, Revista siete, número 143.


015.Irak.F.201-212 27/11/94 10:19 PM Page 206

206 JUAN CERVANTES GÓMEZ

año, Bill Clinton, apoyado por Inglaterra (al fin primos-hermanos),


le descargan sobre Bagdad nuevos racimos de bombas “inteligen-
tes” bajo la estrategia Zorro del Desierto.
En 2002, a propósito del 11 de septiembre (S-11) el presidente
de Estados Unidos, George W. Bush, lo incluye en el llamado
“Eje del mal” y propone que haya cambio de régimen, pero el Con-
sejo de Seguridad de la ONU se niega a aprobar una guerra contra
Irak, por los intereses internacionales que ahí están representados
por Rusia, Francia y Alemania; pero Bush, ante un voto en contra o
el veto de estas naciones, decide invadir sin el visto bueno de la
ONU después de un ultimátum de 48 horas.
Estados Unidos, que adquirió su independencia en 1776, preci-
samente de Inglaterra, ha venido tejiendo su imperio desde esa fe-
cha, lo reforzó en 1898 al expulsar definitivamente a España, su
otra aliada, de territorio cubano cuando el sonado caso del acoraza-
do Maine, que mandó hundirlo para provocar una guerra contra el
imperio español. Así, Estados Unidos controló las colonias españo-
las en Las Filipinas, Puerto Rico, Guam y Cuba. De ahí siguió Co-
rea en 1950-1953, para expulsar a los comunistas de Corea del
Norte, dejando dos millones de muertos, 54 250 estadounidenses.
En Irán apoyó un golpe de estado para imponer al Sha Reza Pahle-
vi. Estableció bases para contener a la ex Unión Soviética.
A lo largo de 105 años ha protagonizado otras guerras e invasio-
nes a países como Guatemala en 1954; Cuba en 1959, con la invasión
a Bahía de Cochinos; Indonesia en 1965; Filipinas en 1901, aplas-
tando un movimiento independentista; Panamá, 1903; Nicaragua en
1912; Haití en 1914; Rusia en 1918, para aplastar a los bolchevi-
ques; Vietnam en 1954-1975, contra los comunistas del Norte;
Camboya y Laos, donde dejó cuatro millones de muertos, 58 mil de
ellos estadounidenses. Le siguió República Dominicana en 1965; El
Congo, ese mismo año; en Chile, en 1973, la CIA ayudó a derrocar a
Salvador Allende. Nicaragua, en 1979-90; Kosovo, en 1999, cae
Milosevic, acusado de exterminio servio. Antes, en Panamá, otra
vez 25 mil marines invaden en búsqueda de Manuel Noriega. Y lo
más reciente, Afganistán en 2001 e Irak en 2003, antes en 1991.
El currículum de Estados Unidos es largo en guerras y en inva-
siones, así como en muertos. En la reciente invasión, según cifras
extraoficiales, ya van más de dos mil, y más de cuatro mil heridos,
mutilados y aterrorizados.
015.Irak.F.201-212 27/11/94 10:19 PM Page 207

¿HASTA CUÁNDO? 207

A esa larga cadena de guerras e invasiones tenemos que agregar


la que hizo a México, en 1847, cuando ganó más de la mitad de su
territorio. Se corrió con suerte, pues a diferencia de lo que preten-
de imponer en Irak —un gobierno gringo—, aquí en nuestro país
no tenemos ni una base militar norteamericana.
En el territorio donde Estados Unidos arroja bombas de exter-
minio masivo, Bagdad, su capital, se desarrolló la civilización que
logró traducir los textos científicos, médicos y filosóficos griegos y
antes se inventó la agricultura y la escritura. También ahí nació
Mahoma, que murió en el año 632 de nuestra era. En 1258, cuando
ocurre la invasión de los mongoles, ya había una gran revolución
urbana y agrícola. También ahí en Mesopotamia, en lo que ahora es
Irak, en Ur, nació Abraham, y de ahí “son” los Reyes Magos, lo
mismo que el origen de la civilización.

IV. OBJETIVO: SADDAM O EL PETRÓLEO IRAQUÍ, LIBERAR


AL PUEBLO DE IRAK O LOS CONTRATOS PARA LA RECONSTRUCCIÓN

En Irak se encuentran los segundos yacimientos petroleros en el


mundo después de los de Arabia Saudita. En Irak existen reservas
probadas de petróleo por 112 mil 500 millones de barriles, mien-
tras que en Arabia Saudita sus reservas rebasan los 259 250 millo-
nes de barriles. En tercer lugar se encuentran los Emiratos Árabes
Unidos, con 97 mil 800 millones de barriles de petróleo crudo.
Sin embargo, debido al bloqueo económico desde hace 12 años
decretado en contra de Irak, apenas si produce 2 355 millones de
barriles anuales. México lo supera con una producción de 3 127 mi-
llones de barriles, lo que lo ubica en el séptimo lugar entre los paí-
ses productores de crudo.
El primer lugar lo ocupa Arabia Saudita, con 7 918 millones de
barriles, mientras que el segundo lugar, que debería ocuparlo Irak,
por su potencial petrolero, lo ocupa Rusia, con 6 919 millones de
barriles, pese a que ocupa el séptimo sitio en reservas petroleras,
calculadas en 48 573 millones de barriles.
Por eso, estamos ciertos que Estados Unidos no invadió Irak
para liberar al pueblo iraquí de una supuesta dictadura encabezada
por Saddam Hussein, para llevarle las bondades de la libertad del
sistema capitalista depredador. Va para enchufarse a los “veneros
015.Irak.F.201-212 27/11/94 10:19 PM Page 208

208 JUAN CERVANTES GÓMEZ

del diablo”, como ya lo están o lo estaban Alemania, Rusia, Francia


y China.
Todo parece indicar que esas banderas que ondeaban en los po-
zos petroleros del sur, norte y centro de Irak, pronto serán sustitui-
das por las de España, Italia, Inglaterra y desde luego de Estados
Unidos. No por nada en su retirada las tropas iraquíes incendiaron
una buena parte de los más de 800 pozos petroleros en el sur de Irak.
Estados Unidos y sus cómplices de la masacre y destrucción
que están descargando sobre Irak, que es una presa en las fauces del
imperialismo yanqui e inglés, invadieron no para llevar tranquili-
dad al pueblo iraquí, sino para martirizarlo por un lado y recons-
truir lo destruido mediante jugosos contratos que seguramente
se entregarán a empresas norteamericanas, que tendrán prioridad
por encima de las inglesas, españolas, italianas y australianas.
Ese botín de guerra, calculado en 200 mil millones de dólares
para la reconstrucción de Irak, muy aparte de los contratos para la
explotación del petróleo iraquí, según Bush, para el bienestar del pue-
blo de Irak, será repartido por Luke Lewis, funcionario de la Agen-
cia para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés.)2
Las empresas, según la USAID, deberán invertir en restaurar la
infraestructura económica (petróleo, aeropuertos, puertos maríti-
mos), restablecer los servicios básicos de educación y salud, ampliar
las oportunidades económicas y mejorar la eficiencia del gobierno.3
El primer contrato ya se concedió a la empresa Stevedoring
Services of América, en el área de puertos marítimos. El segundo a
la UNICEF, en las áreas de educación y salud. Ambos contratos im-
portan la cantidad de 4 800 millones de dólares.
Y se habla que las empresas Boots and Coots International,
Well Control y Wild Well Control, tendrán el manejo de los con-
tratos para apagar los incendios en los pozos petroleros, para lo que
se calcula que se requerirán 600 millones de dólares.
Todo lo anterior mucho antes de la rendición del gobierno de
Saddam Hussein y de que se haga una contabilidad de los destrozos
y las pérdidas humanas, lo que equivale a pensar que la reconstruc-
ción se hará encima de los cadáveres de soldados y civiles iraquíes,
muchos de ellos niños aplastados por las bombas inteligentes.

2 Revista Proceso, número 1 379.


3 Ibidem.
015.Irak.F.201-212 27/11/94 10:19 PM Page 209

¿HASTA CUÁNDO? 209

No creemos que con un gobierno yanqui las cosas vayan a


mejorar para el pueblo iraquí, porque el proyecto para el nuevo
siglo americano, diseñado por la derecha ultraconservadora de
Estados Unidos, desde 1997, y que firmaron dos funcionarios del
actual gobierno encabezado por George W. Bush, que segura-
mente tendrá que responder por crímenes de guerra, contempla
reimplantar el éxito de la administración de Ronald Reagan, basa-
do en un ejército fuerte y preparado que enfrente los retos actua-
les y futuros, para lo cual plantean mayores recursos a la industria
de la guerra.
Los funcionarios incrustados en la administración Bush son
Dick Cheney, vice-presidente de Estados Unidos, y Donald Rums-
feld, secretario de la Defensa; firma también Steve Forbes, editor
conservador y multimillonario; Jeb Bush, gobernador de Florida, el
hermano que preparó el gran fraude electoral en contra de Al Go-
re, y Fukuyama, quien hipócritamente asegura que la historia y las
ideologías han llegado a su fin.
Y ese proyecto habla precisamente de que Estados Unidos debe
intervenir antes de que las crisis emerjan y enfrentar las amenazas
antes de que se vuelvan serias, y eso es precisamente lo que está ha-
ciendo George W. Bush en contra de Irak, donde la Cruz Roja y
organismos internacionales mejor han dejado de contar los muer-
tos y los heridos.4
Estados Unidos también invadió a Irak para imponer un go-
bierno de facto, que encabezaría el veterano de la guerra del Gol-
fo, el ex General Jay Garner, quien presidiría la Junta Militar,
esquema impuesto en Chile en 1971. Lo acompañarían en esa Junta
Militar el ex marine George War, los ex generales Broce Moor y
Buck Walters, la diplomática Bárbara Bodine, el funcionario de la
USAID, Lucke Lewis, el Subsecretario de Defensa para Asuntos
Políticos, Douglas Feith, y dos ex asesores del Pentágono, Walter
Slocombe y Michel Mobbs, éste último ejecutivo de fabricantes
de armas.
Según el proyecto de gobierno militar, Estados Unidos tendría
el control de Irak por dos meses, luego lo entregaría a civiles ira-
quíes, presididos por el kurdo Ahmed Chalabi, que incluiría a las
diferentes tribus, kurdas, sunitas y chiítas principalmente.

4 Periódico La Jornada, 30 de marzo de 2003.


015.Irak.F.201-212 27/11/94 10:19 PM Page 210

210 JUAN CERVANTES GÓMEZ

Sin embargo, restaurar las heridas que seguramente dejará esta


infamia, no será nada fácil. Se espera después de la ocupación mu-
cha mayor resistencia por parte de los vencidos. El mayor derrama-
miento de sangre está por venir. Todo por el petróleo.

V. LOS SACRIFICADOS: LA PAZ, EL ORDEN


INTERNACIONAL, LA ONU Y EL PUEBLO IRAQUÍ

Si existe algo que fue sacrificado, es la paz y el orden internacio-


nal, porque la ONU, desde antes de la invasión en contra de Irak,
estaba reducida a polvo. Ahora, con esta atrocidad que están co-
metiendo Estados Unidos y sus aliados, nos queda claro que es un
organismo en el que ya no puede confiarse, perdió total autoridad
y credibilidad como garante de la paz en el mundo. No la respeta
ni Estados Unidos, que se reclama como paladín de la democracia
y la armonía mundial.
El pueblo iraquí continuará como perdedor en el terreno
económico y político, porque es falso que Estados Unidos real-
mente les lleve la libertad de decidir el gobierno que quieran. Va-
mos, ni serán beneficiados con la explotación de su petróleo,
como ocurre aquí en México.
Desde aquí modestamente rechazamos que la ONU, que guar-
dó silencio cómplice ante la actitud invasora y la masacre contra el
pueblo iraquí, se integre a ese comité de reconstrucción porque lo
único que haría será avalar el baño de sangre cometido por Esta-
dos Unidos en Irak. No hubo condena ni de parte de su dirigente
Kofi Annan, ni del Consejo de Seguridad, donde está integrado
México.
A partir de esta invasión ya nada será igual en las relaciones in-
ternacionales. Seguramente que la existencia de la ONU será repen-
sada si es que no se produce un alineamiento con Washington, en
lugar de llamar a cuentas a George W. Bush por los miles de muer-
tos que están regados en estos momentos en Irak.
México, seguramente, asumirá la posición de la mayor parte
de los mexicanos, votará porque se castigue a estos criminales de
guerra.
Y lo esperamos así, porque no estamos de acuerdo con la sumi-
sión del Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Ernesto Derbez,
015.Irak.F.201-212 27/11/94 10:19 PM Page 211

¿HASTA CUÁNDO? 211

que hizo un llamado a no continuar recriminando a Estados Unidos


por el ataque contra Irak, pues afirmó que se le ha “juzgado de ma-
nera injusta” toda vez que esta nación “aboga por el multilateralis-
mo y no por el unilateralismo”.
No creemos lo anterior, porque la realidad es otra muy a pesar de
la guerra mediática impuesta en los medios masivos de comunicación
como CNN y Telemundo, que quedaron prácticamente bajo el man-
do y control de Estados Unidos, país que pretende la unipolaridad
del mundo.

DESDE AQUÍ DEMANDAMOS:

1. Que la ONU, si es que le queda un poco de dignidad, declare ile-


gal la invasión en contra de Irak y decrete un cese al fuego de ma-
nera urgente.
2. Que declare criminal de guerra al presidente de Estados
Unidos, George W. Bush, y a sus aliados en la irracional invasión.
3. Que Estados Unidos sea expulsado de la ONU y se le desarme.
4. Que se restablezca el derecho internacional.
5. Que Estados Unidos pague la reconstrucción sin ningún car-
go al petróleo iraquí.
6. Que la ONU asuma su papel y no permita que Estados Uni-
dos imponga una junta militar. Que vigile y promueva un gobier-
no popular.
7. Que no permita más invasiones sin el voto del Consejo de
Seguridad, pues al parecer quienes siguen son Irán, Siria, Corea del
Norte, Libia, Sudán y Cuba, considerados por Estados Unidos co-
mo parte del llamado “Eje del mal”, patrocinadores del terrorismo
internacional.
Concluimos que el mundo es rehén de una locura que se llama
George W. Bush, que puede ser factor del desencadenamiento de
una Tercera Guerra Mundial por su fundamentalismo capitalista,
que ha conducido a la humanidad hacia una crisis por el reparto de
la riqueza en el mundo.
Condena unánime en contra de la masacre de civiles y de re-
porteros que cubren los excesos de una invasión anunciada e ilegal.
Incorporémonos a formar la conciencia mundial por la paz.
015.Irak.F.201-212 27/11/94 10:19 PM Page 212

212 JUAN CERVANTES GÓMEZ

BIBLIOGRAFÍA

La Carpeta Guerrerense, número 149, 15 de abril de 2003.


Revista Día siete, número 143.
El Universal, 20 de marzo al 8 de abril de 2003.
Revista Proceso, número 1 379, primera semana de abril de 2003.
LA CRISIS DE LAS INSTITUCIONES DEMOCRÁTICAS.
(EN LA ANTESALA DE LA TERCERA
GUERRA MUNDIAL)

J OSÉ G ILBERTO G ARZA G RIMALDO

Me tomo muy en serio a Bush, no porque sea un genio,


sino por su determinación religiosa, lo más peligroso que
puede haber en política.
Felipe González.

INTRODUCCIÓN

En el presente conflicto bélico podemos corroborar que las insti-


tuciones forjadas en la democracia están deterioradas y, por ende,
faltas de credibilidad, lo que nos conduce a vivir en un desorden
internacional.
El poder de la fuerza, que fue el principio a través del cual se
movían o construían las organizaciones políticas del ayer, cedió an-
te el principio de la racionalidad, poniendo como eje de todas las
instituciones al hombre.
Empero, la involución o regresión de hoy nos lleva a la incerti-
dumbre; es como volver al pasado, si me lo permiten, a una especie
de reencarnación o clonación del Imperio Romano en el siglo XXI.
De ahí el nombre de este seminario: Irak: causas e impactos de una
guerra imperialista.
El presente trabajo está dividido en tres puntos: analiza la institu-
ción de la representación política, la soberanía y el Estado laico co-
mo principios fundamentales del Estado de Derecho Democrático.

I. LOS CONSTRUCTORES DEL ESTADO DE DERECHO

André Hauriou, en su obra Derecho constitucional e instituciones po-

213
214 JOSÉ GILBERTO GARZA GRIMALDO

líticas, plantea que “por considerables que hayan sido las aporta-
ciones de Grecia y Roma al encuadramiento jurídico de los fenó-
menos políticos, lo que se puede llamar el ‘Derecho Constitucional
clásico’ comienza en la época moderna”. Posteriormente, nos di-
ce que los países que contribuyeron a la creación del Estado Cons-
titucional fueron Gran Bretaña, cuyo momento coincide con el
final de la Edad Media, y Estados Unidos y Francia al final del si-
glo XVIII”.
Parece paradójico que los países que diseñaron el Derecho
Constitucional Moderno con el objeto de “organizar, en el marco
del Estado-Nación, una coexistencia pacífica del poder y de la li-
bertad”, sean los destructores de lo que ellos crearon como princi-
pio fundamental de toda civilización.
El mismo autor, André Hauriou, sostiene que “El Derecho
Constitucional de la época moderna se organiza a partir del fenó-
meno representativo y en torno al mismo”. Karl Loewestein, en su
obra Teoría de la constitución, afirma que si esta institución ærepre-
sentación políticaæ no hubiera aparecido, las sociedades estarían
viviendo aún bajo gobiernos monolíticos.
Considero que la fórmula representante-representado es im-
portante en el funcionamiento del Estado moderno; no creo que
alguien pueda decir lo contrario; claro, estoy refiriéndome a la fór-
mula pura de la representación política.
Para nadie es desconocido cómo llegó al poder el presidente
George W. Bush: a través de una elección altamente competitiva
—por cierto, otro principio de la democracia—, vía el sufragio —por
cierto, un valor de la democracia—; y de acuerdo a la fórmula de la
representación política: representa al pueblo de Estados Unidos
de Norteamérica.
Empero, en el libro El futuro no es lo que era, de Felipe Gonzá-
lez y de Juan Luis Cebrián, el ex presidente español se hace una
pregunta sin responderla, y creo que es una prueba irrefutable de la
crisis de una institución democrática, como es la representación
política. Pero, además, nos muestra el verdadero interés que está
detrás del conflicto bélico; es decir, el verdadero rostro del impul-
sor de la guerra.
Felipe González se plantea la pregunta en la siguiente narración:
“Antonio Garrigues me espetaba el año pasado, durante un almuer-
zo-debate: ‘No me discutirás que EU manda en la globalización’, y
LA CRISIS DE LAS INSTITUCIONES DEMOCRÁTICAS 215

yo le contesté: ‘no lo discuto, mi única duda es quién manda en EU’ ”.


Más adelante, en la conversación con Juan Luis Cebrián, nuevamen-
te, Felipe González se vuelve a preguntar: “De todas maneras, sigue
siendo una preocupación sustancial saber quién manda en Washing-
ton. Si un presidente puede ser sometido a una crisis por un caso
como el de Lewinsky, es evidente que el poder no está en la Presi-
dencia. Tampoco lo veo, a estos efectos, en el Congreso”.
Los poderes fácticos se han impuesto en Estados Unidos, In-
glaterra y España, convirtiendo al poder formal, como en la Edad
Media a través del feudalismo, en una simple figura decorativa o en
una marioneta.
Cuando se sostiene que los poderes fácticos se han impuesto al
poder formal, se quiere decir, en el fondo, que esta invasión no es
por una disposición libre y soberana de un pueblo a través de sus
instituciones y mecanismos democráticos, sino las del poder fáctico
que, montándose en las instituciones democráticas del Estado
Constitucional —poder ejecutivo-legislativo—, ha dispuesto la in-
vasión, no por seguridad de un pueblo —guerra preventiva— sino
por expansión geoestratégica de un imperio.
La poliarquía de Roberto Dahl se ha impuesto sobre la demo-
cracia, y eso es lo que está detrás del poder público norteamerica-
no: la fuerza de la poliarquía sobre el poder formal o institucional
(la industria armamentista, las grandes empresas trasnacionales, la
religión, etcétera).

II. LA SOBERANÍA

Una cualidad o característica del Estado Moderno es la soberanía, a


la que, entre otros, Nicola Matteuci considera eclipsada al decir que
“en nuestro siglo el concepto político–jurídico de la soberanía ha
entrado en crisis tanto en el plano teórico como en el práctico. En el
plano teórico, con el predominio de las teorías constitucionalistas;
en el plano práctico, con la crisis del Estado moderno, incapaz de ser
un centro de poder único y autónomo, el sujeto exclusivo de la polí-
tica, el único protagonista en el área internacional”.1 Se ha impues-
to, amigos todos, un estado global sobre nuestro Estado-Nación; en

1 Diccionario político.
216 JOSÉ GILBERTO GARZA GRIMALDO

el libro de Noan Chomsky y Heinz Dieterich: La sociedad global, dan


cuenta con una gran claridad y profundidad de lo anterior.
Recordemos algunos principios de la teoría sobre la soberanía.
a) Soberanía interna. Esta soberanía proviene del término super
omnia: poder sobre todas las cosas. Lo que convertía al Estado-na-
ción en la entidad jerárquicamente superior de la comunidad política.
Empero, esa potestad de todo pueblo de autogobernarse o auto
administrarse sin ninguna injerencia del exterior, ha sido suprimi-
da, y los Estados, como sostiene Julio María Sanguinetti, han deja-
do de ser la entidad jerárquicamente superior de una sociedad, para
convertirse en un coordinador de los esfuerzos de la comunidad; en
otras palabras, el Estado ha perdido su esencia en manos del poder
fáctico internacional: la globalización.
La soberanía interna era una expresión de la independencia de
los pueblos, la que se traducía en un proyecto de nación o proyecto
de vida común, como se afirmaba en Francia.
b) La soberanía externa no se basaba en el principio de super om-
nia, o poder sobre todas las cosas, sino en el principio de igualdad; es
decir, en la comunidad internacional todos los Estados son iguales,
tienen los mismos derechos y las mismas obligaciones; y, como un sí-
mil de la teoría del pacto social que creó el Estado, de igual manera,
a través de un pacto de los Estados se creó la Organización de las
Naciones Unidas, una especie de super-Estado encargado de dirimir
las controversias internacionales para garantizar la paz internacional.
Más del 90% de la población mundial condena la invasión de
Estados Unidos sobre Irak, porque ha violado los principios de la
soberanía interna y externa al pueblo iraquí.
Por cierto, la institución de la soberanía ha sido vejada por Es-
tados Unidos en diversas ocasiones, en donde únicamente ha que-
dado en una mera denuncia pública, y de igual manera, como hoy,
las Naciones Unidas no han cumplido con su noble fin.
Pareciera que se está construyendo una nueva teoría sobre la
soberanía, en la que diremos: Juan Bodino sostenía que la soberanía
residía en el monarca; Juan Jacobo Rousseau consideró que la sobe-
ranía residía en el pueblo; los integrantes del estado global sostie-
nen que la soberanía reside en el poderío económico y militar;2 en
síntesis, reside en el imperio. Ésta es la real polítik.

2 Molina Piñeiro, Luis, Estructura del poder y reglas del juego político en México,
LA CRISIS DE LAS INSTITUCIONES DEMOCRÁTICAS 217

Por si alguien tiene duda de que el conflicto bélico no sea una


invasión imperialista, permítanme transcribirles las siguientes líneas
del ya citado libro de Felipe González y Juan Luis Cebrián: “Años
después, durante una reunión de la OTAN en Madrid, estaba cenando
con Lord Carrington y el Secretario de Estado y hubo un encon-
tronazo a propósito de Noriega, el general panameño por cuya de-
tención se produjo la terrible intervención americana, más tarde.
Le dije que nunca había confiado en este personaje, al que conocía
como Torrijos, y que ellos lo habían usado, primero, y ahora iban
tras de él. Se irritó y, cuando acabamos la cena, Carrington comen-
tó con su fina ironía: ‘ustedes y nosotros hemos sido países con im-
perios, y sabemos que a los imperios se les respeta porque se les
teme. Pero esos americanos son muy raros. Son un imperio, pero
además desean que les quieran’ ”. La anterior cita se reproduce en
muchos países con los mismos hechos; por ejemplo, en Afganistán
con Osama Bin Laden y en Irak con Saddam Hussein.
Para terminar con esta segunda institución, permítanme hacer
los siguientes comentarios acerca de la Organización de las Naciones
Unidas: esta noble institución nunca ha estado al nivel de las circuns-
tancias históricas, y hoy, al no condenar moral y jurídicamente la
invasión, sus integrantes están contribuyendo a enterrar a esta insti-
tución; son una especie de incondicionales lacayos del imperialismo.
Fueron pocos los Estados que se han manifestado en contra de
esta invasión; los que lo han hecho, ha sido más a título personal que
con las formalidades que se requieren.
Existe la idea, dentro de Estado-nación, que la ley se aplica sólo
a los pobres y no a los ricos; misma idea existe en la comunidad in-
ternacional: el Derecho Internacional se aplica sólo a los Estados
UNAM, México, 1980, p. 19: “El Estado, anuncia Schelsky, será soberano en la me-
dida que disponga de la mayor efectividad de los medios técnico-científicos apli-
cados en una sociedad, quedando así caducos los conceptos que lo consideraron
como expresión de la voluntad general, o encarnación de la nación, o creación di-
vina, o destinatario de una misión filosófica, o instrumento de la humanidad, ya
que la técnica moderna no necesita legitimación alguna; con ella se domina mien-
tras funcione y, sobre todo, mientras funcione óptimamente… En este Estado
técnico-científico, la soberanía popular se convierte en una ilusión, pues las deci-
siones políticas de la conducción del Estado se toman de acuerdo con legalidades
adjetivas científicamente controladas, convirtiéndose el gobierno en un órgano
de administración de las necesidades objetivas y el parlamento en un órgano de
control de la corrección objetiva”.
218 JOSÉ GILBERTO GARZA GRIMALDO

pobres, no así a los Imperios; si no, vean la siguiente reflexión de


Madeleine Albright: “Estados Unidos actuará de manera multilate-
ral cuando pueda y unilateralmente cuando deba”.
Jacqueline Peschard afirma que, “a pesar de lo antigua que es la
noción de cultura política, el concepto propiamente dicho fue acu-
ñado por la ciencia política norteamericana a mediados de los años
cincuenta del presente siglo, en cierta medida como alternativa al
concepto de ideología dominante de la escuela marxista y, por lo
tanto, a su enfoque particular sobre la incidencia de las creencias,
referentes simbólicos y actitudes sobre la política”.
Tres valores supremos de la cultura política democrática son la
libertad, la tolerancia y la legalidad. Estos principios los hizo a un
lado Estados Unidos y actuó bajo el principio nazista de la Razón
de Estado.
La teoría de la guerra justa del siglo XVI ha quedado atrás; por
ello, los hombres libres piden sanción a Estados Unidos; empero,
este imperio ha sostenido que juzgará como criminales de guerra a
los agredidos: ¿quién juzgará a Estados Unidos de genocidio?

III. EL ESTADO LAICO

El surgimiento del Estado moderno se da a partir de la transición


de un mundo teocrático a un mundo antropocéntrico; es decir, se
abandona la idea de que todo poder proviene de la divinidad, para
sostener que el hombre es el centro de todas las cosas.
Se afirmaba que mientras una comunidad viviera bajo la idea teo-
crática, no podía considerársele como Estado moderno, independien-
temente de que tuviera algunos elementos del Estado constitucional.
En el presente conflicto bélico ambos Estados, el agresor y el
agredido, imprimen en sus discursos argumentos religiosos;3 am-

3San Mateo: Señales antes del fin. 3 Estando él en el Monte de los Olivos,
los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: —Dinos, ¿cuándo serán estas cosas
y qué señal habrá de tu venida y del fin del siglo? 4 Respondiendo Jesús, les dijo
—Mirad que nadie os engañe, 5 porque vendrán muchos en mi nombre, dicien-
do: “Yo soy el Cristo”, y a muchos engañará. 6 Oiréis de guerras y rumores de
guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca,
pero aún no es el fin. 7 Se levantará nación contra nación y reino contra reino; y
habrá pestes, hambres y terremotos en diferentes lugares. 8 Pero todo esto es sólo
LA CRISIS DE LAS INSTITUCIONES DEMOCRÁTICAS 219

bos se apoyan en su Dios; estamos en presencia de otra regresión


del Estado constitucional democrático; cuando se le adjetiva a Bush
de Baby Hitler, lo hacen con base en que tiene una estrategia, igual
que Hitler, para dominar el mundo.
Hay mucha gente especializada sobre este tópico, que afirma
que George W. Bush supone que su misión responde al Plan Maes-
tro de Dios: Bob Woodward.4
Jaime Avilés, en su columna “El Desfiladero”, que se publicó en
el periódico La Jornada del sábado 5 de abril del presente año, na-
rra las ideas religiosas de Bush, basadas en el fundamentalismo de
los cristianos renacidos: “En 1987, el evangelista Billy Grahm, ami-
go de Bush padre y famoso por sus prédicas en televisión, conven-
ció a Bush hijo de que debía dejar el alcohol y la cocaína, y lo
convirtió en un cristiano nacido otra vez. Al dar testimonio del mi-
lagro que Cristo operó en él, WC escribió en su libro titulado A
Charger Too Sep (Una misión que cumplir): ‘En 1999, al escuchar un
sermón del reverendo Mark Craig, comprendí que Dios me llama-
ba para que aceptara ser presidente de Estados Unidos’. Dos años
después, cuando se derrumbaron las Torres Gemelas, declaró a Ti-
me Megazine: ‘por la gracia de Dios yo estoy gobernando en estos
momentos’. Entonces, el subdirector de Relaciones Públicas de la
Casa Blanca, Tim Goeglein, afirmó que: ‘el Presidente Bush es el
elegido de Dios en este tiempo, y lo digo con mucha humildad
(Word Megazine)’ ”.
Jaime Avilés, narra otra prueba de las ideas religiosas de Bush:
“en otro pasaje de su autobiografía espiritual, WC relató su pere-
grinación a Tierra Santa. Recuerda que un día de 1998, después de

principio de dolores. 9 Entonces os entregarán atribulación, os matarán y seréis


odiados por todos por causa de mi nombre. 10 Muchos tropezarán entonces, y
se entregarán unos a otros, y unos a otros se odiarán. 11 Muchos falsos profetas se
levantarán y engañarán a muchos; 12 y por haberse multiplicado la maldad, el
amor de muchos se enfriará. 13 Pero el que persevere hasta el fin, éste será salvo.
14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo para testimonio a
todas las naciones, y entonces vendrá el fin. 23 Entonces, si alguno os dice: “Mi-
rad, aquí está el Cristo”, o “Mirad, allí está”, no lo creáis, 24 porque se levantarán
falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán,
si es posible, aun a los escogidos.
4 Véanse Krauze, León, El Mesías de Midland, pp. 34-34, y Gitlin, Todd,

“Imperio, Mesianismo y Miopía”, Letras Libres, abril 2003, año V, número 52, pp.
14-17.
220 JOSÉ GILBERTO GARZA GRIMALDO

cenar, él y su esposa Laura, en compañía de un grupo de mormo-


nes, metodistas, bautistas y judíos, se metieron en el Mar de Gali-
lea, cerca del cerro de Megiddo y, tomados de la mano, se hincaron
a rezar dentro del agua. De pronto, añade, una voz interior le dictó
las siguientes palabras: ‘ahora el tiempo se acerca/nombrado por
los profetas desde hace tanto/cuando todos conviviremos juntos/un
pastor y un rebaño/ahora judío y gentil se encuentran/de muchas
tierras lejanas/arrodillados ante el mismo altar/adorando al mismo
señor’”.5
El martes 8 de abril, el periódico La Jornada publica un trabajo
del conocido articulista Molly-Ivins, con el título “Extrañezas de
un país en guerra”. El citado articulista, entre otras extrañezas, co-
menta: “La Austrialian Broadcasting Corporation informa que a
los soldados estadounidenses en Irak se les está pidiendo que re-
cen por Bush. A miles de marines se les repartió un panfleto, publi-
cado por In Touch Ministries (Ministerios en contacto), titulado:
‘El deber de un cristiano’. Es un mini libro de oraciones que inclu-
ye una tarjeta desprendible que puede ser enviada a la Casa Blanca
asegurando que el soldado que firma está rezando por Bush. ‘He
jurado rezar por usted, por su familia, por su equipo y por nuestras
tropas durante estos tiempos de incertidumbre y tumulto…’ Que la
paz de Dios sea su guía’ ”.
Desde que inició la invasión, Bush funda sus discursos en Dios.6
Debemos señalar que Felipe González informa en su libro, El futu-
ro no es lo que era, del apoyo del poder fáctico religioso a los hom-
bres de derecha (Opus Dei), entre ellos a José María Aznar; recuerda

5The Guardian, enero 26 de 2003.


6“En los últimos meses, en su intento de congregar a sus seguidores más vo-
ciferantes, ha venido pulsando una tecla hasta ahora sorda: el mesianismo cristia-
no. Veamos los siguientes pasajes de su informe presidencial de enero: Repito:
este país y todos nuestros amigos somos lo único que hay entre un mundo de paz
y un mundo de caos y alarma constante. Insisto: estamos llamados a defender la
seguridad de nuestra población y las esperanzas de toda la humanidad. Y acepta-
mos esta responsabilidad… La libertad que atesoramos no es el don de Estados
Unidos al mundo, sino el don de Dios a la humanidad. No conocemos, porque no
pretendemos conocer todos los designios de la Providencia, pero confiamos en
ella, y depositamos nuestra confianza en el Dios amoroso que está detrás de toda
la vida y de toda la historia” (Véase Gitlin, Todd, “Imperio, mesianismo y mio-
pía”, Letras Libres, abril 2003, año V, núm. 52, p. 15).
LA CRISIS DE LAS INSTITUCIONES DEMOCRÁTICAS 221

así mismo la religiosidad con la que Bush padre se conducía en reu-


niones privadas.7
Todo lo anterior, nos lleva a afirmar que, de ser cierto, como así
parece ser, que no solamente es su fundamentalismo democrático
el que argumenta Bush sobre su intervención sobre Irak, sino, y
quizás lo más peligroso, también un fundamentalismo religioso, el
de los cristianos renacidos, que habrá de convulsionar al mundo
durante mucho tiempo.
La política laica8 es un aspecto importante en el marco teórico
del Estado de Derecho, y hoy está en entredicho, por la neopolítica
teocrática de George W. Bush, que puede llevarnos a un mundo
cuya característica fundamental sea la intolerancia.

IV. CONCLUSIONES

Coincido con el admirable e incansable Premio Nobel, José Sarama-


go, en la necesidad de una revisión y reconstrucción de la democra-
cia, pues como hemos visto, sus instituciones están en profunda crisis.
Se habla de un nuevo orden internacional, pero si no está sus-
tentado en el hombre, como eje de todas las cosas, estaremos en
presencia de una dictadura global.
Soy seguidor de la soberanía de Juan Jacobo Rousseau, el poder
reside en el pueblo; a través de la historia así se ha demostrado; lo
estamos viendo a través de los millones de seres humanos que se
han y están manifestando en contra de la guerra.
Termino irónicamente: también la historia nos ha demostrado
que la última víctima de todo tirano ha sido su propia persona; los
tiranos Blair, Aznar y Bush, independientemente de ser juzgados en

7 González, Felipe y José Luis Cebrián, El Futuro no es lo que era, Editorial

Aguilar, Madrid, 2001, p. 110: “Sí, el viejo Bush sólo me invitó a rezar en cenas
privadas, no en las oficiales”.
8 “La defensa del laicismo frente a los discursos fundamentalistas es hoy más

que nunca determinante. Sólo basta escuchar los del presidente de Estados Uni-
dos, George W. Bush, para justificar el genocidio que lleva a cabo en Irak, o los
de Saddam Hussein. Cada uno, con un discurso fundamentalista, cree tener la
verdad absoluta, y en ese contexto el liberalismo sigue siendo una ideología vi-
gente en defensa de los derechos de todos a creer o no, en tal o cual religión”.
Historiadora Patricia Galeana, La Jornada, 9 de abril de 2003.
222 JOSÉ GILBERTO GARZA GRIMALDO

el reino celestial, como diría San Agustín, en su obra La Ciudad de


Dios, deberán ser juzgados en el paraíso terrenal por el hombre, por
la humanidad.9
¡Que así sea!

EPÍLOGO

Al escribir estas líneas, estamos en el día 29 de abril de 2003; el im-


perio ha triunfado sobre Irak, lo han destruido en toda la extensión
de la palabra; las miles de muertes de iraquíes están quedando en el
olvido, pues las Naciones Unidas siguen con actitud solapadora y
simuladora.
No han encontrado las armas biológicas de destrucción masiva
en Irak, que fue el argumento original para invadir a esta nación.
La reconstrucción se ha convertido en un botín de las grandes
empresas constructoras de Estados Unidos; se han apoderado de los
pozos petroleros; empero, sigue sosteniendo el imperio que el pue-
blo de Irak es dueño de su petróleo y de su futuro; como una prueba
de ello, le han impuesto un gobierno.
Sin embargo, las imágenes dantescas de la guerra siguen apa-
reciendo en la televisión y medios escritos: un niño iraquí a quien
le amputaron sus brazos y destruido su vientre, ha exclamado: ¡Quie-
ro que me devuelvan mis brazos para trabajar. Ni en la montaña
más grande se puede imaginar lo que estoy sufriendo, aquí, en la
cama!
Hay una canción del compositor argentino Leonardo Favio
que, al recordar la muerte de sus seres queridos, lo lleva a decir en
una estrofa de su canción: ¡Hoy no puedo cantar, no se puede
cantar!

9“La perversión no tiene límites; pero dices orar por Dios y te crees un pre-
destinado para la humanidad. Lo mismo pensaba Hitler al desatar la locura y que-
rer dominar el mundo. El Dios de la vida te pedirá cuenta de tus crímenes. Eres
responsable de crímenes de lesa humanidad y serás juzgado por tantas muertes y
dolor contra el pueblo de Irak y otros…” “Hablas de Dios y reniegas de él. Ha-
blas de libertad y la destruyes. Hablas de democracia y dignidad, y no vacilas en
sacrificarlas en el altar del Dios Molok, tu Dios de destrucción y muerte. Hablas
de los derechos humanos, violándolos sistemáticamente”. Pérez Esquivel, Adolfo,
Carta a Bush: detén la matanza, Buenos Aires, abril 9 de 2003.
LA CRISIS DE LAS INSTITUCIONES DEMOCRÁTICAS 223

Lo mismo digo yo: retumba constantemente en mi cerebro la


imagen de ese niño iraquí sufriendo desconsoladamente: ¡Y así, no
se puede escribir, no puedo escribir!
Sus ojos aterrorizados son la mirada de la humanidad que ve en
el horizonte la antesala de la tercera guerra mundial. ¡Ojalá, ojalá
me equivoque!
224 JOSÉ GILBERTO GARZA GRIMALDO
017.Irak.F.225-230 27/11/94 10:22 PM Page 225

MUNDO HEGEMÓNICO:
¿REALIDAD TRASCENDENTE?

Z OILA FAJARDO E STRADA

La llegada del milenio trajo consigo esperanzas para algunos, desen-


cantos para otros, lo rutinario para la mayoría. Junto a un paradigma
de valores establecido, otro que pujó por nacer y hacerse valer y que
sólo resultó por medio de un modelo social que se implantó como
antítesis del ideal más genuino, en términos de emancipación social
en contraposición con los axiomas valorativos constituidos como le-
gítimos por la marcha de la historia.
Acudir a un análisis de nuestro tiempo resulta poco eficaz si no
tenemos en cuenta lo pasado. Se torna imprescindible tomar en
cuenta aquello que representó lo verdaderamente trascendente
en la historia de la civilización humana. Siguiendo un viejo prover-
bio africano según el cual “cuando no sepas adónde vas, vuélvete a
ver de dónde vienes”, podríamos encontrar el medio precursor de
los objetivos finales, del “a dónde” conduce sus pasos la civilización
mundial.
Ante paradigmas valorativos impuestos socialmente como váli-
dos, el mundo moderno abrió sus puertas y trajo consigo un abani-
co de dudas y aciertos, que sembraron pautas en torno a problemas
cardinales que alcanzan matices optimistas o pesimistas, elabora-
dos o prácticos sobre cuestiones cardinales que abarcan problemáti-
cas sobre el sentido de la vida, la organización de la sociedad sobre
la base de la racionalidad, lo moral, lo religioso, lo necesario y lo
imprescindible, lo válido y lo manipulable, lo real y lo aparente.
Verdades inmutables abren el camino a las verdades razonables.
Lo trascendental se vuelve hacia lo realmente necesario, esta
última categoría se establece con un nuevo diapazón de análisis y
de definiciones. Nuevas ofertas teóricas sembrarían la incertidum-

225
017.Irak.F.225-230 27/11/94 10:22 PM Page 226

226 ZOILA FAJARDO ESTRADA

bre en el camino por buscar verdades universales. Modelos de


poder abren el camino político, al buscar salidas loables a los presu-
puestos teóricos que legitiman las estructuras sociales propuestas.
Al proclamarse a favor de determinado modelo de poder, los
gobiernos disputan su existencia entre lo legítimo y lo coactivo,
mientras en pleno ejercicio de sus funciones, las ya establecidas so-
ciedades civiles dilatan sus discusiones sobre qué es lo considerable
como moral o como arbitrario, lo legítimo, lo dictatorial o lo de-
mocrático. Lo verdaderamente cierto, es que estas sociedades se es-
tablecen bajo modelos de apropiación de la realidad, aceptados de
manera consensual, al establecerse en la conciencia colectiva como
directrices que expresan el paso del mundo de los súbditos a la era
de los ciudadanos.
El mito que otrora alimentaba la existencia individual de la so-
ciedad de oportunidades, hoy sirve de acicate para algunos y de
desilusión neurótica para otros. Para los países subdesarrollados
resultados de la huella demoledora impuesta por las potencias co-
loniales que aportaron un sentido de la vida dependiente, la acep-
tación de este criterio existencial, constituye una fuerza ilusoria y
compensatoria a su vida desgarrada por la ausencia de fuerzas de
creación, que muevan a los hombres hacia una vida terrenal con la
presencia de principios que cohesionen el presente y el pasado
hacia un futuro menos accidental y más predecible.
Para las potencias establecidas como históricas, el camino pue-
de ser otro, aunque de igual manera de lo que se trata es de romper
los prejuicios del pasado para lanzarse al futuro con algo nuevo que
mostrar.
La impostergable solución a los problemas que agobian a la hu-
manidad, aún tiene que esperar una posible vía de acceso. La hege-
monía, categoría que encierra desde las más simples relaciones
humanas hasta las relaciones entre Estados, aún como en tiempos
pasados cala el gran hoyo que divide a los individuos, en su eterno
quehacer por ser dueños y líderes de todo lo que se engloba dentro
de lo que es llamado mundo.
La condición egoísta del individuo, motivo de grandes debates
y del surgimiento de teorías y doctrinas sociales, se vuelve en algo
más que una reflexión teórica y, se constituye como un “yo y siem-
pre yo” generalizado, sobre el cual se debate nuestra existencia a
favor o en contra de este postulado pero siempre alrededor de él.
017.Irak.F.225-230 27/11/94 10:22 PM Page 227

MUNDO HEGEMÓNICO: ¿REALIDAD TRASCENDENTE? 227

Las guerras, las dictaduras, los sistemas totalitarios, las demo-


cracias burguesas, entre otras formas del poder, son manifestacio-
nes del cómo gira la idea de dominación. La actitud especulativa de
los gobiernos hace que éstos expresen sus mecanismos hegemóni-
cos de una manera absurda, que puede ilustrarse desde la extermi-
nación del planeta en el que vive y del que indiscutiblemente es
parte, hasta la desaparición como especie, sin la cual, no hay pro-
longación de eso que llamamos vida.
La agonía de la vida, no es una frase romántica que expresa un
discurso literario. Es la idea que abarca en forma totalizadora, la ac-
tividad de los hombres, donde impera como nos explicara el famoso
hombre de ciencias Carlos Darwin, la lucha del más fuerte sobre el
más débil, cuyo final todos conocemos. Las relaciones hegemónicas
interestatales, se extrapolan a la vida mundana de las relaciones in-
dividuales. El individuo se percibe a sí mismo superior y crea en su
irreflexivo status una forma de vida, de relaciones humanas, de co-
municación, donde sus demás congéneres lo aceptan en esta condi-
ción. Esta panorámica es llevada a los campos raciales, étnicos,
sexuales, familiares, laborales, entre muchos otros. En el mundo
moderno donde todo es resultado de las circunstancias que lo hicie-
ron aparecer, surgen teorías que avalan esta condición de los suje-
tos, Estados, razas, machos sexuales, padres, jefes, entre otros.
La preponderancia de formas de autoridad preconcebidas, per-
mite a la hegemonía establecer sus rutas de juego. Ante la presen-
cia de organizaciones internacionales de poder se lanzan al mundo
nuevos consensus de sometimiento. Por eso no resulta extraño la
participación de éstas en conflictos políticos, militares o económi-
cos. Aún y ante la presencia de mecanismos creados para hacer uso
del poder concedido, en el seno de estas organizaciones, otras
razones guían su actuar, lo que hace evidente la primacía de una
jerarquía en término de dominación que refleja los desniveles de
poder, riqueza y cultura; parámetros indispensables, si de fuerzas
superiores se trata.
No resulta extraño entonces, que asistamos en este milenio a gue-
rras de expansión territorial con verdaderas muestras expositivas de
superioridad militar. Es por eso que organizaciones internacionales
se muestran indefensas ante el predominio de una mentalidad béli-
ca sin aparente objetivo, pero con un dominio de lo que lograría de
considerarse juez superior de todas las conductas.
017.Irak.F.225-230 27/11/94 10:22 PM Page 228

228 ZOILA FAJARDO ESTRADA

Un lugar de significativa importancia, en la aceptación de cual-


quier postulado de superioridad lo juega la cultura. Entendida esta
última en sus determinaciones más amplias, ella crea el medio ideal
necesario para ensalzar o empequeñecer la labor de los individuos,
los pueblos o naciones en su paso por la historia. Para muchos sería
por ejemplo racional y válida la teoría del choque de civilizaciones
que nos propone el notable pensador estadunidense Huntington,
en su propuesta de regionalización. Según dicha teoría, las grandes
civilizaciones abonadas por los pueblos que se conforman hoy
como países del primer mundo, asimilarían las otras culturas si-
guiendo sus territorios geográficos. De esta manera, no son con-
sideradas como culturas de alto calibre la maya o la azteca, por sólo
citar algunas, quienes se fundirían a las culturas consideradas “fuer-
tes” en el continente, perdiendo su particularidad y por demás su
propia esencia.
La hegemonía cultural, también encuentra una forma de mani-
festación en la aceptación por la conciencia individual y colectiva
de patrones concebidos como expresión de la cima de lo creado por
el hombre. Resulta positiva la supervaloración de la cultura de las
naciones del primer mundo, mientras el arsenal del mundo menos
favorecido en términos de poderes y de dominación se desconozca
o apenas se conozca, al subvalorarse los aportes que han brindado
a la sintonía diversa que constituye el universo.
Este enfoque discriminatorio influye de manera determinante
en el subconsciente colectivo, al crear una sicología social que rinda
culto a los paradigmas establecidos y enraizados como univer-
salmente válidos. Se establece una asimilación depresiva, para los
países subyugados y dependientes del “ABC”, que regule su pensa-
miento y actuar, consecuencia de un modelo de apropiación ajeno
pero impuesto.
Para los países de modelo de poder dominante, su seguridad se
deriva de la forma en que se asimilan y se reproducen sus esquemas
de sometimiento. Adoptan una sicología de euforia y consideran
sus verdades trascendentales porque trazan las directrices del com-
portamiento universal.
Las guerras, las muertes de seres humanos por hambre, el índi-
ce de desempleo y de miseria, la quiebra de las economías naciona-
les, la emigración, la degradación de la vida en sentido general en el
planeta, entre otros, son fenómenos que se hacen típicos en la vida
017.Irak.F.225-230 27/11/94 10:22 PM Page 229

MUNDO HEGEMÓNICO: ¿REALIDAD TRASCENDENTE? 229

cotidiana, mientras la humanidad permanece sin darle respuesta e


impotente por la dicotomía hegemónica del poder. Un poder mun-
dial y otro imperial que juega según su conveniencia con el prime-
ro, dictándole formas y estilos de actuación, que en ocasiones salen
de la norma del universo de lo posible para acudir al absurdo.
Un modelo social trató de emerger como opción diferente. El
socialismo real no cumplió con las expectativas de su paradigma
ideal. En el camino quedó el tránsito hacia una realidad diferente.
El ideal quedó frustrado pues los medios para lograrlo dieron al
traste con el objetivo propuesto. Atrás quedó la simulación de la
emancipación. Al futuro está destinado el despertar de la concien-
cia individual y su paso hacia un actuar colectivo por las vías de la
integración de lo verdaderamente necesario y lo posible a hacer, al
atender al estado del pensamiento, la acción y la realidad mundial.
Desde lo ya creado, lanzarse al futuro puede ser un camino. Se
hace imposible caminar, sin volver la vista atrás. Transformaciones
revolucionarias resultarían infructíferas si no tenemos en cuenta el
estado de la conciencia social. El tránsito de ésta hacia su emanci-
pación es un proceso que necesita de algo más que de una voluntad
desde el poder. Para la realización de este sueño se requiere de la
coincidencia de los fines y los medios. Sólo por esta vía es posible
romper con la idea de que este es un sueño irrealizable.
Hacia la realización de la hegemonía se imponen todos las vías
de acceso. Hoy puede contarse con medios mucho más elaborados
que reelaboran la información y le dictan al pensamiento lo que es-
te debe aceptar y asimilar. Una sola verdad sin discusión viaja y se
convierte en el único recurso apelable. Como en tiempos pasados
el señorío de la razón condicionada se establece y traza su plan de
acción. No puede esperarse un discurso que niegue esta primacía,
sin la existencia de hechos que abonen como elementos de fuerza
mayor la negación de lo que está constituido.
Sólo queda a la civilización humana acudir en emergente llama-
do a aquellos ideales que entrañan la validez de su propia existen-
cia. En tiempos en que el peligro acecha, es necesario cambiar el
andamiaje que hace funcionar la rueda social del que todos somos
parte. Decidir si desde nuestra realidad es posible arrancar de raíz
los males que pueden convertir a la humanidad en algo menos que
en una historia para contar, pues la degradación o el triunfo de lo
humano serían las rutas más próximas de la marcha civilizatoria.
017.Irak.F.225-230 27/11/94 10:22 PM Page 230

230 ZOILA FAJARDO ESTRADA

Al lado de las verdades sagradas, es necesario anteponer las


verdades humanas nacidas del ejercicio de las virtudes, en contra-
posición a los odios resultados de las costumbres hegemónicas
mundiales. Acudir, por ejemplo, a la propuesta martiana podría ser
el medio para salir del planeta de las tinieblas. “La mente, puesta
a obrar, no cesa; el dolor, puesto a bullir, estalla; la palabra, puesta a
agitar, se desordena; la vanidad, puesta a lucir, arrastra; la esperan-
za, puesta en acción, acaba en el triunfo o en la catástrofe”.1 De
cumplirse esta máxima, el curso de los años no será sorprendente y
la llegada del milenio lejos de traer rutina para muchos, será fuente
de creación de humanidad al superar las expectativas de lo hegemó-
nicamente permisible.

1
Martí, José, Obras Completas. Edit. Ciencias Políticas, La Habana, 1963, to-
mo II, p. 337.
018.Irak.F.231-246 2/12/94 8:36 PM Page 231

LA ONU Y EL PROBLEMA DE LA PAZ

R AMÓN E SPINOSA C ONTRERAS

No debe de considerarse como válido un tratado de paz


que se haya ajustado con la reserva mental de ciertos mo-
tivos capaces de provocar en el porvenir otra guerra.
E. Kant

Los problemas del mundo, la codicia, el hambre, la gue-


rra, son los síntomas de la confusión del hombre
J. Krishnamurti

El siglo XX ha sido denominado como el siglo de la barbarie, de la


guerra de todos contra todos, de destrucción y muerte. De acuer-
do con Eric Hobsbawn, “el siglo XX fue el más sanguinario del que
la historia tenga registro. El número total de muertes causadas o
asociadas a sus guerras se estima en 187 millones, el equivalente a
más de 10 por ciento de la población mundial en 1913. Si situamos
su inicio en 1914, fue un siglo de guerra casi ininterrumpidas, y hu-
bo pocos y breves periodos en los que no hubiera algún conflicto
organizado en alguna parte” (La Jornada, 20/03/02).
La barbarie, el viejo siglo XX la heredó al naciente siglo XXI
con los acontecimientos del terrorismo el 11 de septiembre del
2001 y los aviones bomba que destruyeron las Torres Gemelas en
Nueva York donde murieron aproximadamente 5 mil personas.
La contestación inmediata fue la intervención militar en Afganis-
tán y hoy, la invasión a Irak por parte de los imperios estadouni-
dense e inglés, supuestamente para terminar con el terrorismo
internacional.
Ante estos acontecimientos bárbaros y el horror de la nueva
barbarie que se instala en el mundo, ¿cuál ha sido el papel de las
Naciones Unidas frente al problema de la paz? Porque el problema

231
018.Irak.F.231-246 2/12/94 8:36 PM Page 232

232 RAMÓN ESPINOSA CONTRERAS

de la guerra y de la paz sigue siendo la preocupación de la humani-


dad, como lo fue a lo largo de la historia.

LAS DOS GUERRAS MUNDIALES Y LA SDN

El siglo XX empezó con la Primera Guerra Mundial, también lla-


mada la Gran Guerra que inició en 1914 a consecuencia de los
conflictos imperialistas entre las grandes potencias europeas y la
determinación alemana de lograr un nuevo reparto colonial, con
la finalidad de disminuir el poderío francés e inglés. Este conflicto
tuvo un costo sangriento: ocho millones de soldados muertos en los
campos de batalla y siete millones de civiles perdieron la vida en las
poblaciones atacadas, más varios millones de heridos, inválidos y
desaparecidos.
La guerra modificó la geografía política mundial, establecién-
dose un nuevo orden internacional al terminar con el triunfo de la
Triple Entente, compuesta por Rusia, Francia y Gran Bretaña; la de-
rrota de la Triple Alianza de Alemania, el imperio de Austria-Hun-
gría e Italia y con la firma del Tratado de Paz entre Rusia y
Alemania en 1918. Estos hechos tuvieron como resultado la Firma
del tratado de Versalles en 1919, impulsado por Woodrow Wilson,
presidente estadounidense, junto con la propuesta de crear la So-
ciedad de Naciones (SDN) cuyo propósito fundamental sería salva-
guardar la paz y el orden internacionales. Organización que fue
fundada el 10 de junio de 1920 por los países vencedores de la Pri-
mera Guerra Mundial. Los Estados Unidos de América y la Unión
Soviética no se incorporaron a dicho organismo.
Considerando que para resolver las controversias entre los paí-
ses y garantizar la paz, el único método es la política a través de la
diplomacia como forma inteligente de evitar las acciones violentas
que nacen del deseo del poder, del odio y de las trabas mal entendi-
das que se oponen a la marcha de la civilización, la Sociedad de Na-
ciones diseñó un marco constitucional formado por 26 artículos
que estableció el pacto de no recurrir a la guerra con la finalidad de
mantener las relaciones internacionales fundadas en la justicia, res-
petando los pactos de no agresión y las normas del Derecho inter-
nacional. Todo ello con la finalidad de fomentar la cooperación
entre las naciones y para garantizar la paz y la seguridad mundial.
018.Irak.F.231-246 2/12/94 8:36 PM Page 233

LA ONU Y EL PROBLEMA DE LA PAZ 233

La Sociedad de Naciones sostenía como ideal que la garantía de la


paz solamente se da mediante la seguridad colectiva y que su cons-
trucción pasa por la cooperación de todas las naciones; de lo con-
trario, la paz sería inalcanzable. Además, subrayaba en los artículos
23 al 25 la solidaridad y la cooperación internacional, como premi-
sas para poder alcanzar las metas propuestas para la paz, mediante
tratados de paz y pactos firmados no sólo por las grandes potencias,
sino también por los pueblos.
Como lo afirmara Kant en su tiempo, “la paz entre los hombres
no puede asentarse y firmarse como no sea mediante un pacto en-
tre los pueblos. Tiene, pues, que establecerse una federación de
tipo especial, que pueda llamarse federación de paz —foedus pacifi-
cus—, la cual se distinguiría del tratado de paz que acaba con una
guerra y aquella que pone término a toda guerra” (Kant, 1985;
226). En ese sentido, Kant prevenía las malas intenciones y manio-
bras de algún país o países que no estuvieran convencidos de los
tratados y de los pactos pacificadores, porque en ellos existía el
egoísmo y el deseo del poder. Ésta era la utopía de los fundadores
de la Sociedad de Naciones y del propio Wilson.
Para llevar a feliz término los trabajos de la construcción de la
paz, la Sociedad de Naciones formó el Consejo y la Asamblea, espa-
cios donde se tenían que discutir todas las controversias y los pro-
blemas de las naciones que afectaban a la paz del mundo. El
Consejo lo conformaban Francia, Gran Bretaña, Italia y Japón; des-
pués se sumarían Alemania y la Unión Soviética como miembros
permanentes y otros asistirían como no permanentes. La Asamblea
era la instancia donde acudía la gran mayoría de las naciones para
analizar y discutir los conflictos en forma democrática, pero no te-
nía el poder para resolverlos, solamente el Consejo de Seguridad.
El objetivo central de la Sociedad de Naciones quedó claro en
sus catorce puntos elaborados por Woodrow Wilson: era la paz en
el mundo. En el preámbulo de su propuesta, Wilson sostiene lo si-
guiente:

Será nuestro deseo y propósito que los procesos de paz, una vez se
hayan iniciado, se hagan de manera totalmente transparente, y que
ellos no involucrarán ni se permitirán en el futuro acuerdos secretos
de ninguna naturaleza. Los días de conquista y de engrandecimiento
han pasado; así también los tiempos de pactos secretos celebrados en
018.Irak.F.231-246 2/12/94 8:36 PM Page 234

234 RAMÓN ESPINOSA CONTRERAS

el interés de gobiernos particulares, y con probabilidades de que en


un momento inesperado trastornen la paz mundial. Es este hecho fe-
liz, ahora claro ante los ojos de cualquier hombre, los objetivos que
tengan en vista.
El primer punto precisa:
Abrir convenciones de paz, a las que llegue abiertamente, después
de las cuales no haya entendimientos internacionales privados de nin-
guna naturaleza sino que la diplomacia siempre procederá francamen-
te a la vista del público (Mortentau, 1986; 622).

De este planteamiento se desprende que todos los conflictos


bélicos en el futuro y el problema de la paz en el mundo debían de
plantearse y resolverse públicamente en el seno del organismo in-
ternacional a través de la política y la diplomacia y no por conducto
de las armas. El problema es que los esfuerzos y los logros de paci-
ficación de la Sociedad de Naciones y del propio Wilson fueron
obstaculizados casi desde el inicio de su fundación en el momento
en que el propio Senado estadounidense no ratificó el Tratado de
Versalles del 28 de junio de 1919 y lo peor fue la supeditación de la
SDN a la voluntad de las grandes potencias triunfantes de la guerra
que eran las que resolvían las disputas, los problemas de pacifica-
ción y la distribución del mapa político mundial.
Lo anterior está en relación con las violaciones a los tratados y
pactos de no agresión. Ejemplo de ello es la fuerza impuesta en
1923 por Italia en Corfú o por Francia en la región de Ruhr, la ocu-
pación militar japonesa a Manchuria en septiembre de 1931, impo-
niendo un gobierno manipulable de acuerdo a sus intereses, la
invasión de Italia por parte del gobierno de Benito Mussolini a
Etiopía en 1935, trayendo como consecuencia que tanto Italia co-
mo Japón y Alemania abandonaran por cuenta propia la SDN, po-
tencias mundiales que iban a ser aliadas en la Segunda Guerra
Mundial. La SDN fue incapaz de impedirlo y frenar dichos conflic-
tos violentos.
Posteriormente, el organismo internacional entró en crisis
cuando no pudo resolver ni la Guerra Civil española iniciada en ju-
lio de 1936, ni los campos de concentración y los crímenes estali-
nistas, tampoco la nueva agresión japonesa contra China en 1937.
Por último, sufrió una terrible traición interna, la de su Secretario
General, Joseph Avenol, quien fraguó en 1940 poner la organiza-
ción en manos en Hitler mediante un organismo puramente euro-
018.Irak.F.231-246 2/12/94 8:36 PM Page 235

LA ONU Y EL PROBLEMA DE LA PAZ 235

peo “bajo los auspicios germanos” (Sepúlveda, 2002; 291). Fue in-
capaz de impedir las agresiones a Rusia y a otros países por parte del
Eje Berlín-Roma encabezado por Hitler y Mussolini, ni pudo parar
en 1939 la barbarie más salvaje que la historia de la humanidad haya
experimentado en el supuesto apogeo de la modernidad que fue la
Segunda Guerra Mundial. A partir de ello, las naciones acordaron
renunciar en forma explicita a la SDN de acuerdo con el artículo 16
de sus estatutos, disolviéndose la organización en 1946, año en que
fue remplazada por la Organización de las Naciones Unidas.
La Segunda Guerra Mundial terminó en 1945 con las dos pri-
meras bombas atómicas arrojadas por Estados Unidos, una el 9 de
agosto en Hiroshima con un saldo de 129,558 personas muertas, la
segunda lanzada en Nagasaki dejando 66,000 muertos, los cuales se
sumaron al Holocausto nazi.
El holocausto, concepto que viene del griego holo “total” y kaio
“quemar”; hacía referencia originalmente a un rito religioso practi-
cado en muchas sociedades de la tradición en el que se incineraba
una ofrenda. Entre los judíos, era un sacrificio religioso en el que la
víctima era totalmente consumida por el fuego. En la actualidad,
remite a cualquier desastre humano de gran magnitud y especial-
mente cuando se emplea como nombre propio, se refiere a la polí-
tica de exterminio de los judíos residentes en Europa llevado a cabo
por Alemania gobernada por el nacionalsocialismo. Tanto el Holo-
causto como las bombas arrojadas en Hiroshima y Nagasaki no tie-
nen parangón alguno en la historia de la humanidad: éste es el sello
que ha impreso la modernidad a la civilización moderna.
Estos actos criminales y bárbaros, muchos creen que son irracio-
nales y que están fuera de toda lógica. No son racionales en términos
humanos pero lo son de acuerdo con la racionalidad instrumental ya
que fueron planeados racional, técnica y científicamente, como lo
fueron posteriormente las guerras en Vietnam, luego en el Golfo
Pérsico en 1991, en Afganistán en 2001 y en Irak en 2003. En estos
tres últimos casos, se utilizó la tecnología militar más moderna para
eliminar al enemigo sin sufrir grandes pérdidas de vidas y de equipo.
Como lo subraya genialmente Zygmunt Bauman en “Moderni-
dad y Holocausto,”en ningún momento de su larga y tortuosa realiza-
ción llegó el Holocausto a entrar en conflicto con los principios de
la racionalidad. La “Solución Final” no chocó en ningún momento
con la búsqueda racional de la eficiencia, con la óptima consecuen-
018.Irak.F.231-246 2/12/94 8:36 PM Page 236

236 RAMÓN ESPINOSA CONTRERAS

cia de los objetivos. Por el contrario, surgió de un proceder autén-


ticamente racional y fue generado por una burocracia fiel a su esti-
lo y a su razón de ser… El Holocausto no resultó de un escape
irracional de aquellos residuos todavía no erradicados de la barba-
rie premoderna. Fue un inquilino legítimo de la casa de la moder-
nidad, un inquilino que no se habría sentido cómodo en ningún
otro edificio” (Bauman, 1997; 22-23).
También fueron planeados racionalmente con técnicas moder-
nas los campos de concentración estalinianos. Como lo escribiera
Michel Foucault, en el fondo de la modernidad subyacen “dos som-
bras gigantescas”, esas dos “herencias negras” que han marcado la
historia del ser humano, el fascismo y el estalinismo, dos caras de
la misma moneda, la barbarie (Foucault,).
Esto significa que el carácter bárbaro e inhumano del extermi-
nio de millones de seres humanos en la etapa culminante de la mo-
dernidad es parte de la esencia misma de su racionalidad que ha
sido capaz de desarrollar la ciencia y la tecnología basándose en el
cálculo frío del número y de la eficiencia, pero el costo ha sido dra-
mático en términos de deshumanización y barbarie.
Datos asombrosos de esta barbarie son los miles de seres huma-
nos privados de la vida en los campos de la muerte en Kulmhof, Bel-
zec, Sobibor, Treblinka, Lublin y Auschwitz. Por ejemplo, el campo
de Kulmhof contaba con furgones de gas y el número que allí per-
dieron la vida fue de unas 150,000 personas. Belzec disponía de cá-
maras de gas de monóxido de carbono en las que fueron asesinados
600,000 judíos aproximadamente. En las cámaras de gas de Sobibor
murieron 250,000 personas y en las de Treblinka, de 700,000 a
800,000. En Lublin, murieron en las cámaras de gas o fusilados
otros 50,000 judíos. En Auschwitz, más de un millón. En suma, más
de 5 millones de judíos fueron asesinados: unos 3 millones en cen-
tros de exterminio, 1,400,000 en fusilamientos masivos y más de
600,000 en los ghettos.
Fueron actos criminales y “experimentos científicos” realizados
en seres vivos, ideados por Hitler, proyectados y planificados cien-
tífica y técnicamente por “grandes expertos”: ingenieros, técnicos,
físicos y obreros que fabricaron las cámaras de gas, médicos, quími-
cos y biólogos que experimentaron con niños hasta llevarlos a la
muerte, justificados por algunos científicos de las ciencias exactas y
sociales. Lo peor es que fueron justificados por la Iglesia católica,
018.Irak.F.231-246 2/12/94 8:36 PM Page 237

LA ONU Y EL PROBLEMA DE LA PAZ 237

encabezada por el Papa Pío XII, porque consideraba que fueron los
judíos los responsables de la muerte de Cristo y de los sufrimientos
de la humanidad.
La Segunda Guerra Mundial costó 60 millones de muertos y
duró seis años. Éste fue el precio de la lucha de las grandes poten-
cias por el reparto del mundo.

LA ONU Y LA GUERRA FRÍA

A partir de este hecho, las potencias mundiales triunfantes replan-


taron la urgencia de transformar la Sociedad de Naciones en lo que
sería la Organización de Naciones Unidas. Antes de su constitu-
ción formal, se reunieron en San Francisco el 26 de junio de 1945
más de 50 países para discutir, analizar y firmar un estatuto jurídico
para normar el funcionamiento de la ONU. Este nuevo organismo
internacional se fundó el 12 de octubre de 1945 y se planteó el mis-
mo propósito que su antecesor: la paz en el mundo y las nuevas re-
laciones internacionales, declarando en su Carta como finalidades:

Preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra que


dos veces durante nuestra vida ha infligido a la Humanidad sufri-
mientos indecibles, haciendo referencia a las dos guerras mundiales.
Reafirmar la fe en los derechos fundamentales, en la dignidad y
en el valor de la persona humana, en igual derecho de los hombres y
mujeres y de las naciones grandes y pequeñas.
Crear las condiciones bajo las cuales pueda mantener la justicia y
el respeto a las obligaciones emanadas de los tratados y de otras fuen-
tes de derecho internacional.
Promover el progreso social y elevar el nivel de vida dentro de un
concepto más amplio de libertad.

Para que esos propósitos se lleven a cabo, deben de ir acompa-


ñadas, subraya la Carta, de las siguientes premisas:

Practicar la tolerancia y convivir en paz como buenos vecinos.


Unir nuestras fuerzas para el mantenimiento de la paz y la seguri-
dad internacionales.
Asegurar, mediante la aceptación de principios y la adopción de
métodos, que no se usará la fuerza armada sino en servicio del interés
común.
018.Irak.F.231-246 2/12/94 8:36 PM Page 238

238 RAMÓN ESPINOSA CONTRERAS

Emplear un mecanismo internacional para promover el progreso


económico y social de todos los pueblos.

Uno de los propósitos y principios fundamentales de Naciones


Unidas, lo establece con claridad el artículo 1º: es el de “mantener
la paz y la seguridad internacionales”. Para ello, se hace necesario
prevenir la paz y la no agresión, en ese tenor las naciones deben de
resolver sus controversias por medios pacíficos mediante la diplo-
macia. El artículo 2º en su fracción 3º afirma lo siguiente: “Los
miembros de la Organización arreglarán sus controversias interna-
cionales por medios pacíficos de tal manera que no se ponga en pe-
ligro ni la paz y la seguridad internacionales, ni la justicia”.
En la defensa de estos objetivos, la Organización de Naciones
Unidas no pretendía en ningún momento convertirse en un Estado
Mundial. Como la Sociedad de Naciones que la había precedido,
su Carta establece con claridad el respeto a la soberanía de sus
miembros. Su artículo 2º, fracción 7 a la letra afirma: “Ninguna
disposición de esta Carta autorizará a las Naciones Unidas a inter-
venir en los asuntos que son esencialmente de la jurisdicción in-
terna de los Estados.”
Sin embargo, en lo que se refiere al mantenimiento de la paz
y la seguridad internacionales, el primer artículo de la Carta per-
mite la adopción de un conjunto de medidas colectivas encamina-
das a “prevenir y eliminar amenazas de la paz y para suprimir
actos de agresión u otros quebrantamientos de la paz; y lograr
por medios pacíficos, y de conformidad con los principios de la
justicia y el derecho internacional, el arreglo de controversias o
situaciones internacionales susceptibles de conducir a quebranta-
mientos de la paz”.
Estas medidas solamente deben de ser llevadas a la acción mul-
tilateralmente y ser aprobadas por el Consejo de Seguridad. Este
poder se lo concede la ONU, de acuerdo con lo que estipula el ar-
tículo 24: “A fin de asegurar acción rápida y eficaz por parte de las
Naciones Unidas, sus miembros confieren al Consejo de Seguridad
la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad in-
ternacionales, y reconoce que el Consejo de Seguridad actúa en
nombre de ellos al desempeñar las funciones que le impone aquella
responsabilidad”. En esa orientación queda claro que las operacio-
nes de mantenimiento de paz de Naciones Unidas son responsabi-
018.Irak.F.231-246 2/12/94 8:36 PM Page 239

LA ONU Y EL PROBLEMA DE LA PAZ 239

lidad exclusiva del Consejo de Seguridad, siendo éste el encargado


de establecer las mismas y no la Asamblea General.
Mientras la Asamblea General “formula recomendaciones”, se
le adjudica al Consejo de Seguridad la capacidad de “adoptar deci-
siones” (artículos 25, 27, 39, 41, 44 y 48) que se refieren a cuestiones
de importancia vital. En otros términos, el Consejo de Seguridad
posee el poder legal de imponer sus decisiones y, si fuera necesario,
mediante el uso de las fuerzas armadas, como lo hizo en el caso de
la guerra del Pérsico, cuando invadió Irak a Kuwait en 1991 y co-
mo lo que pretendían los gobiernos Estados Unidos y Gran Breta-
ña con la invasión a Irak. Con esta finalidad, todos los miembros de
las Naciones Unidas “se comprometen a facilitar al Consejo de Se-
guridad, a su pedido y según acuerdos especiales, fuerzas armadas y
recursos adecuados” (artículo 43, fracción 1).
A pesar de los propósitos y principios nobles de la paz estableci-
dos en la Carta de San Francisco, la naciente Organización de Na-
ciones Unidas se enfrentó a los grandes desafíos del nuevo orden
internacional en torno a los problemas de la posguerra, época lla-
mada guerra fría. Esta etapa tampoco significó la existencia de un
mundo en paz. Dejó una herida profunda a la humanidad que toda-
vía no ha cerrado.
Desde 1945 hasta nuestros días, el mundo no ha vivido en paz:
los conflictos bélicos y las guerras no han cesado, con sus inevita-
bles destrucciones y muertes. Golpes de Estado, revoluciones, inva-
siones, enfrentamientos bélicos, disturbios sangrientos, asesinatos
en masa, guerrillas y terrorismo han sido la constante en la llamada
civilización moderna. La barbarie sigue su curso. “La nueva barba-
rie de nuestro siglo, tan patente, (…), es parte de la civilización, de
una civilización, la nuestra, que se despierta periódicamente con la
pesadilla de que vuelve a haber barbarie allí donde ya no debería
haber bárbaros” (Fernández, 1995; 30). Ninguna de estas guerras
ha sido formalmente declarada, ni hay definiciones para poder ex-
plicarlas, ésta fue la lógica durante la guerra fría.

¿CUÁNTAS GUERRAS HAN ESTALLADO DESDE 1945?

Robert S. McNamara, antiguo secretario de Defensa de Estados


Unidos declaró a la prensa en 1966 que en los ochos años anterio-
018.Irak.F.231-246 2/12/94 8:36 PM Page 240

240 RAMÓN ESPINOSA CONTRERAS

res se produjeron en el mundo no menos de 165 estallidos de vio-


lencia importantes contra autoridades legales, como consecuencia
de los cuales fueron derribados ochenta y dos gobiernos. El soció-
logo americano Henry Eckstein registró de 1946 a 1959 más de
1,200 “conflictos internos”, guerras civiles, luchas guerrilleras, dis-
turbios locales, tumultos, terrorismo, sedición y golpes de Estado.
El famoso Institute for Strategic Studies de Londres señaló, entre
1945 y 1967, un total de ochenta conflictos militares. El sociólogo
y periodista alemán Herbert von Borch se refiere a esta posguerra
llamándola una época de “paz a pesar de la guerra”. Y según Zent-
ner, la tendencia de la agresión describe una curva ascendente a
partir de 1945” (Zentner, 1975; 8).
Durante la guerra fría, la humanidad estuvo en peligro de sufrir
una Apocalipsis con el estallido de una Tercera Guerra Mundial nu-
clear de mayor magnitud que la segunda, que estaban por provocar
las dos potencias nucleares, Estados Unidos y la Unión Soviética.
Afortunadamente, lograron evitar el conflicto directo. Estas dos po-
tencias mundiales hegemónicas en esta época de modernidad fueron
las más agresivas, las que más invadieron. Por ejemplo, la Unión So-
viética en Grecia, Corea, Indochina, Tibet, Hungría (1956), Laos,
Vietnam, Praga (1967) y Afganistán en 1979.
Por su parte, Estados Unidos se ha caracterizado por el ser el
país más agresivo y bárbaro de la historia, el que ha provocado más
golpes de Estado, guerras e invasiones. Por ejemplo en América La-
tina, México fue el primer país que sufrió los embates del imperio
norteamericano. En 1847 fue agredido, invadido y despojado de
más de la mitad de su territorio. Luego le siguió la invasión a Gua-
temala en 1954, 1969 y 1976, Cuba 1959-1960, Perú 1965, Granada
1966, Nicaragua 1981-1982, El Salvador 1985, Panamá 1989 y Hai-
tí en 1994. Así como también lo sufrieron Asia, el Medio Oriente,
África y Europa: China en 1945-1946, Corea 1950-1953, Laos
1964-1973, Vietnam 1961-1973, Indonesia 1958 y Camboya 1969-
1970; Congo; 1964, Somalia 1992 y Sudan 1998; Libia 1986, Afga-
nistán 2001 e Irak 1991-2003; y en Europa, Yugoslavia en 1999.
Podemos agregar a esta lista de invasiones las múltiples guerras de
baja intensidad en estas regiones del mundo, promovidas por el im-
perialismo norteamericano. Todas estas invasiones armadas tuvie-
ron lugar sin el acuerdo multilateral del Consejo de Seguridad de
la Organización de Naciones Unidas.
018.Irak.F.231-246 2/12/94 8:36 PM Page 241

LA ONU Y EL PROBLEMA DE LA PAZ 241

Estos hechos sangrientos son la prueba evidente de la unilatera-


lidad de las potencias mundiales para quienes la paz no es un valor.
Ignoran no solamente las resoluciones del Consejo de Seguridad
sino a la propia ONU violando la Carta de Naciones Unidas, la De-
claración Universal de Derechos Humanos aprobada por la Asam-
blea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948 y
el Derecho internacional.
Desde 1989, con el derrumbe del llamado socialismo real y la
destrucción del muro de Berlín, hechos históricos que terminan
con la guerra fría, Estados Unidos de Norteamérica se erige como
potencia única y hegemónica tanto económica, política como mili-
tarmente. Potencia que de hecho ha manipulado y controlado a la
Organización de las Naciones Unidas.
Terminada la guerra fría y la bipolaridad, en la presentación de
la Agenda para la Paz del Consejo de Seguridad en enero de 1992,
el Secretario General de la ONU, Boutros-Ghali y su predecesor,
Javier Pérez de Cuellar, plantearon con optimismo la necesidad de
renovar la estructura de la ONU, comenzando por el Consejo de Se-
guridad, para revitalizarla y construir un nuevo orden internacional
más pacífico.
En su Conferencia celebrada en Washington el 19 de octubre
de 1999, los Estados miembros de la ONU reconocieron claramente
la lucha por la paz y la seguridad humana. En dicha conferencia,
dieron a conocer la cantidad de “cinco millones y medio de perso-
nas muertas a consecuencia de la guerra en el decenio de 1990.”
Señalaron que la gran mayoría de estos conflictos ocurre en países
en vías de desarrollo, y muchos de éstos, con la intervención de al-
gunas potencias mundiales. Además se subrayó que “durante los úl-
timos nueve años, se han firmado tres veces más acuerdos de paz
que en las tres décadas anteriores”. Acuerdos que han sido violados,
principalmente por Estados Unidos e Israel, su hijo predilecto.
(ONU, 1999).
En su Informe del milenio 2000, presentado ante la Cumbre de
los jefes de Estado y de Gobierno que se celebró en Nueva York del
6 al 8 de septiembre de 2000, Kofi A. Annan, Secretario General de
las Naciones Unidas, habla en la primera parte de “los nuevos retos
del nuevo siglo”. En el punto 11, dice que, terminada la guerra fría,
“ahora, la Cumbre del Milenio ofrece a los líderes mundiales una
oportunidad única de reestructurar las Naciones Unidas para el si-
018.Irak.F.231-246 2/12/94 8:36 PM Page 242

242 RAMÓN ESPINOSA CONTRERAS

glo XXI, de modo que pueda contribuir a mejorar efectiva y percep-


tiblemente la vida de los pueblos”. Para la renovación de las Nacio-
nes Unidas, propone “reformar el Consejo de Seguridad para que
cumpla con más eficacia sus responsabilidades y tenga más legiti-
midad ante los pueblos del mundo”. No dice en qué consiste esa
reforma, si se va ampliar el Consejo de Seguridad con la incorpora-
ción de Alemania, Japón e Italia u otra potencia mundial, o elimi-
nar el derecho de veto, o darle más poder a la Asamblea General.
Tampoco dice si la normatividad de la Carta, tanto sus finalidades
como sus principios y sus articulados, son funcionales o no de
acuerdo con el nuevo orden internacional y la nueva geopolítica
que se está perfilando. En este sentido, no habla de reforma alguna.
Pero la propuesta, los Estados Miembros no la han hecho suya.
En el documento, se reconoce que durante los últimos diez
años se han desarrollado una multiplicidad de guerras regionales,
conflictos sangrientos que no han cesado, tanto en África como en
el Medio Oriente, por ejemplo Israel y Palestina. Pero desgraciada-
mente ese ideal pacificador que viene desde la fundación de la ONU
especificada en la Carta no se ha logrado por los propios intereses
de las grandes potencias. (ONU, 2000a).
De acuerdo con el Informe del Grupo sobre las Operaciones Unidas
de Paz de las Naciones Unidas del 20 de octubre de 2000, las Nacio-
nes Unidades fueron fundadas, como se declara en la Carta, para
“preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra”. és-
ta es la función más importante de la Organización y, en considera-
ble medida, el criterio con el que juzgan los pueblos a cuyo servicio
está dedicada. En el último decenio, en reiteradas oportunidades,
las Naciones Unidas no han estado a la altura de este desafío, ni
puede estarlo hoy en día, subraya el informe. En ese sentido, se ha-
ce referencia a los acontecimientos de Sierra Leona y la República
Democrática del Congo, así como a los conflictos violentos en Bos-
nia, Kosovo y Herzegovina, siendo éstos últimos controlados por la
Organización del Tratado del Atlántico del Norte (OTAN) y no por
la ONU. Esto se ha evidenciado más cuando la propia organización
mundial fue incapaz de impedir a Estados Unidos y a Gran Bretaña
invadir a Irak, levantar las sanciones impuestas desde 1991 y decidir
por cuenta propia cuáles empresas serían las encargadas de la re-
construcción, ignorando al propio Consejo de Seguridad, a la ONU
y a la comunidad internacional. Reafirma el Informe que, sin un
018.Irak.F.231-246 2/12/94 8:36 PM Page 243

LA ONU Y EL PROBLEMA DE LA PAZ 243

cambio institucional significativo, mayor apoyo financiero y un com-


promiso renovado de los Estados Miembros, las Naciones Unidas
no podrán ejecutar las tareas críticas de mantenimiento y consoli-
dación de la paz. Efectivamente, la crisis se ha ido agudizando, tal
y como lo señaló en su momento el mencionado Informe (ONU,
2000b).
El propio Kofi Annan, actual Secretario General de la ONU,
sostuvo el 31 de marzo de 2003 que dicho organismo internacional
está pasando uno de los momentos más críticos, refiriéndose a la
incapacidad de Naciones Unidas de frenar la guerra ilegal en Irak,
reduciendo su acción ya no al mantenimiento de la paz mundial, si-
no a la ayuda humanitaria, una especie de Cruz Roja Mundial.
Si a los 112 millones de muertos al derrumbe del socialismo real,
agregamos los 5.5 millones que se registraron durante los años no-
venta, sumamos un total hasta la fecha de 117.5 millones. Esto sig-
nifica que la paz en el mundo no ha llegado. Además, debemos
incluir la violencia estructural de la pobreza extrema de más 1 200
millones de habitantes en el mundo y los innumerables conflictos
religiosos, culturales, ideológicos y políticos a la sombra de los cua-
les está el poder de las potencias mundiales, ávidas de controlar
áreas estratégicas económicas y políticas. Estos conflictos han salido
del control de la ONU y de los parámetros que establece la norma-
tividad de la Carta. Aunque, desde el punto de vista occidental, no
se puede minimizar el papel que ha jugado el organismo interna-
cional en materia de pacificación de algunas regiones, por ejem-
plo la descolonización y la democratización de varios países en
África y en otros países del mundo, la reducción de los armamen-
tos y así como la firma de convenios de paz en varias de las regio-
nes en conflicto.
A pesar de contar con múltiples instancias encargadas de man-
tener la paz y prevenir la guerra, como son el propio Consejo de
Seguridad, el Comité Especial de Operaciones de Mantenimiento
de la Paz y el personal de los departamentos que se ocupan de cues-
tiones de paz y seguridad en la sede de la ONU en Nueva York y en
Ginebra, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas
para los Derechos Humanos y la Oficina del Alto Comisionado de
las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Tribunal Pe-
nal Internacional (TPI), le ha sido imposible parar los conflictos y
conservar la paz.
018.Irak.F.231-246 2/12/94 8:36 PM Page 244

244 RAMÓN ESPINOSA CONTRERAS

Pero tampoco se ha reducido a esa misión, ha abarcado otras es-


feras de la vida social como son la humanitaria y cultural a través de
sus propios organismos como: el Programa de las Naciones Unidas
para el Desarrollo (PNUD), la Organización de las Naciones Uni-
das para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Fondo de las
Naciones Unidas para la Población (FNUAP), la Federación Interna-
cional para la Planificación Familiar (FIPF), la Organización para la
Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la Organización
de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (UNIDO), la Or-
ganización Mundial de la Salud (OMS), el Consejo Económico y So-
cial de las Naciones Unidas (ECOSOC), el Acuerdo Multilateral de
Inversiones (AMI), la Organización Internacional del Trabajo (OIT),
las Organizaciones No Gubernamentales (ONG), la Organización
de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO), el
Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Lo que se
trata aquí es investigar cada uno estos organismos para tener cono-
cimiento de sus logros a favor de la humanidad.

EL FUTURO DE LA ONU

Nos preguntamos: ¿Se puede rescatar el papel de la ONU para la


cual fue creada? Nuestra posición es que sí, siempre y cuando se
haga un reforma radical de toda la estructura de la ONU, esto impli-
ca la transformación de la Carta o en su defecto elaborar un nuevo
Estatuto jurídico que regule a todas las naciones de acuerdo a los
desafíos de la sociedad actual y del nuevo orden internacional que
sirva de freno a la violencia bélica para no caer en la lógica patoló-
gica de Georg W. Bush y los halcones del Pentágono para quienes
la ONU “ya es inservible”. Consideramos la necesidad de la reforma
estructural de la ONU y de su Carta que es su fundamento filosófi-
co-jurídico.
Mientras que el Consejo de Seguridad sea el único organismo
que autorice el uso de la fuerza y no la Asamblea General de la ONU
y siga bajo el control hegemónico de Estados Unidos, mientras que
la Asamblea General no asuma su responsabilidad y no funcione en
casos de conflictos bélicos y el propio organismo internacional no
se democratice, si finalmente Naciones Unidas no frena la prepo-
tencia, la soberbia, el chantaje y el unilateralismo norteamericano
018.Irak.F.231-246 2/12/94 8:36 PM Page 245

LA ONU Y EL PROBLEMA DE LA PAZ 245

con sus llamadas guerras “preventivas”, no se le sancione y lo obli-


gue a respetar la Carta, la Declaración Universal de Derechos Hu-
manos y el Derecho internacional, la paz mundial nunca llegará y
seguirá la barbarie de la guerra su marcha como es el caso con Irán,
Siria, Libia, Corea del Norte y Cuba.
La bestia anda suelta, ya tiene las presas en la mira para cazar-
las. No existe en el mundo ninguna potencia mundial, ni la ONU, ni
la comunidad internacional que la frene. Ahí está como ejemplo
Irak, no le importó los millones de seres humanos que se manifes-
taron a nivel internacional en contra de la crueldad de la guerra.
Surge entonces otra pregunta: ¿Es suficiente el cambio de es-
tructura de la ONU? No, no lo es. Ya el documento de la fundación
de la UNESCO enfatiza “que las guerras comienzan en las mentes de
los hombres”. Eso significa que el problema tiene su origen en ca-
da uno de nosotros y somos nosotros los que actuamos en contra
de lo humano y trabajamos en la destrucción de nuestra propia es-
pecie. “Hemos creado una sociedad que es violenta –dice Krishna-
murti– y nosotros, como seres humanos somos violentos, el
ambiente, la cultura en que vivimos son producto de nuestro es-
fuerzo, de nuestra lucha, de nuestro dolor, de nuestras espantosas
brutalidades. De modo que hemos de preguntarnos: ¿Es posible
poner fin a esta tremenda violencia en uno mismo?” (Krishnamur-
ti, 1999; 77). Sostiene que sí es posible, porque nosotros somos los
violentos, esto se debe a que en nuestro interior existe lo animal y lo
bárbaro conformado por la envidia, la codicia, el egoísmo, el odio,
el apetito de poder y de dominación, las ideologías y las creencias.
Todos estos componentes son los que llevan a los conflictos más
violentos del ser humano y la barbarie de las guerras.
Las cambios y las reformas en la ONU, los tratados, los conve-
nios y los pactos de paz por sí solos no resuelven el problema de los
conflictos violentos. Los cambios y las reformas deben de darse
primero en la mente de los hombres, como premisa fundamental.
“Sólo así el hombre llegará a tener una mente sin conflictos y podrá
llevar una vida llena de “compasión, belleza y, por lo tanto, de or-
den”, escribe Krishnamurti.
Los millones de seres humanos que se han manifestado y pro-
nunciado en todo el mundo en contra de la guerra y en favor de la
paz representan este sector de la humanidad con un mayor nivel de
conciencia. Y esta nueva comunidad internacional ofrece una alter-
018.Irak.F.231-246 2/12/94 8:36 PM Page 246

246 RAMÓN ESPINOSA CONTRERAS

nativa para frenar la locura de los conflictos bélicos en el mundo.


Estamos convencidos que con el tiempo la conciencia se generali-
zará en el ser humano, llegará a comprender la importancia del
respeto a la vida y el amor por la paz, ya que la violencia engendra
más violencia; y la violencia no es más que muerte y destrucción.
Hoy por hoy, la ONU no es más que el reflejo del nivel de con-
ciencia de la sociedad moderna, regida por el valor del poder eco-
nómico y político cuya razón práctica, sin ética, ha destruido los
valores humanos más esenciales, como son el valor mismo de la vi-
da y la persona humana, la paz, la dignidad, la libertad, la justicia, el
respeto mutuo, la solidaridad.
El reto para el siglo XXI es la recuperación de estos valores para
construir un nuevo orden mundial basado en una cultura de paz
entre los seres humanos y las naciones, con una nueva Organiza-
ción de Naciones realmente Unidas.

BIBLIOGRAFÍA

Barman, Zygmunt (1997), Modernidad y Holocausto, Ed. Sequitur, Madrid.


Fernández Buey, Francisco (1995), La barbarie, Ed. Piadós, Barcelona.
Foucault, Michel (2002), Defender la sociedad, Ed. FCE, México.
Hobsbawn, Eric, (2002), La guerra y la paz en el siglo XXI, en La Jornada,
20-03-02.
Kant, Emanuel (1985), La paz perpetua, ed. Porrúa, México.
Krishnamurti, J. (1999), Más allá de la violencia, Ed. Troquel, Buenos Aires.
Mortentau, Jans J. (1986), Política entre las naciones, Grupo editor Latinoa-
mericano, Buenos Aires.
ONU (1946), Carta.
ONU (1999), El desarrollo es la mejor forma de prevenir los conflictos, Was-
hington D.C., 19 de octubre de 1999, www.un.org/spanish/docs/de-
sarrollo/htm.
ONU (2000a), Informe del milenio del 2000:Kofi Annan, www.
ONU (2000b), Informe del Grupo sobre las Operaciones Unidas de Paz de las
Naciones Unidas, www.un.org/spanish/peace/operations_report/docs-
/part1.htm.
Sepúlveda, César (2002), Derecho internacional, Ed. Porrúa, México.
Zentner, Christian (1975), Las guerras de la posguerra, Ed. Bruguera, Bar-
celona.
019.Irak.F.247-252 2/12/94 8:40 PM Page 247

EMBESTIDA IMPERIALISTA
CONTRA LA ONU

A DELA R OMÁN O CAMPO

La evolución histórica del mundo comienza desde el comunismo


primitivo, en donde las sociedades vivían de la caza y de la recolec-
ción de frutos; cuando éstas se convierten en agrícolas y ganaderas
hay un excedente de producción que las hace más complejas, dando
nacimiento al estado esclavista para garantizar el poder económico,
social, político, religioso e ideológico de los unos sobre los otros.
Con el paso de los siglos el esclavismo dejó de ser determinan-
te para el desarrollo de las fuerzas productivas, por lo que los po-
derosos le concedieron la libertad a los esclavos. Los esclavistas
pasan a ser los grandes hacendados y latifundistas, explotadores de
una clase de siervos, los que ya no eran propiedad de nadie y tenían
la obligación de trabajar hasta dieciséis horas diarias para tener de-
recho a un mendrugo. Esta fase se conoce como el feudalismo.
Con la evolución de la ciencia y la técnica, a partir de la gran re-
volución industrial conocemos el advenimiento del capitalismo, con
su sistema de dejar hacer y dejar pasar; pronto la humanidad cono-
cerá el florecimiento de la economía, la cultura y las artes, a costa
del sacrificio y de la sangre de las grandes mayorías de obreros en las
fábricas y los talleres, en las grandes extensiones de tierra y en los
grandes yacimientos mineros.
El capitalismo, al igual que el esclavismo y el feudalismo, como
sistemas de explotación del hombre por el hombre, desde su naci-
miento fue cruel y sanguinario; el estado esclavista perfeccionó su
aparato de dominación, su religión y cultura enajenantes; sus fuer-
zas represoras para mantener su preeminencia a costa del martiro-
logio de las grandes mayorías; una democracia dirigida y controlada
por las élites en el poder; una educación e ideología a través de sus
colegios, instituciones universitarias y medios masivos de comuni-

247
019.Irak.F.247-252 2/12/94 8:40 PM Page 248

248 ADELA ROMÁN OCAMPO

cación para la farsa y el teatro, para la demagogia y el aplauso, para


las guerras de intervención y de exterminio.
Pero tenemos a la Organización de las Naciones Unidas para
garantizar la paz, y por eso México, con Vicente Fox, ingresó a
principios de marzo de este año al Consejo de Seguridad de las Na-
ciones Unidas, para detener cualquier intervención armada, garan-
tizar la autodeterminación de los pueblos y la no intervención, para hacer
valer el apotegma juarista: “Entre los individuos como entre las na-
ciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.
Aun cuando los medios masivos de comunicación manejados
por el imperialismo nos pinten al heredero del partido BAASSH,
Saddam Hussein, como el “Carnicero de Bagdad”, hijo de la tri-
bu Trikit, formado y apoyado por Estados Unidos de Norteamé-
rica, eso no le da el derecho al gobierno imperialista de lanzar
misiles sin una previa declaración de guerra y violentando la Car-
ta de las Naciones Unidas. ¿Cuál es la relevancia y autoridad de
este organismo?, el que debe hacer frente al hambre y a la desnu-
trición, a epidemias como el SIDA, a la criminalidad y al terrorismo
de Estado. Qué significado tuvo el veto de Rusia y Alemania, de
Francia y China, si al final de cuentas prevalece el chantaje, la ex-
torsión y la amenaza de Estados Unidos para llevar el terror, la
destrucción y la muerte con el eslogan “Libertad Irak” a todo el
Medio Oriente.
Estamos viviendo la descomposición del capitalismo en su fa-
se imperialista, llámese racionalismo económico, neoliberalismo
o globalización; ésta es la fase imperialista, hoy representada por
George Bush y sus lacayos Tony Blair y José Maria Aznar. ¿Qué,
Dios le ha dado el poder a Bush para proclamarse el Mesías es-
perado?
Sin una declaración previa de guerra, pisoteando los principios
de la ONU, el Contexto de los Derechos Humanos y el orden jurí-
dico internacional, el Hitler de la Casa Blanca está exterminando a
una población de 4 millones de niños menores de 5 años. Son mi-
les de mujeres, ancianos y periodistas caídos por las armas sofisti-
cadas de Estados Unidos. Son 18 millones de iraquíes los que
están padeciendo hambre y sed por la invasión estadounidense. En
Basora, Kirkuk, Mosul y Bagdad, ya izaron la bandera de barras
guindas y estrellas, y ya son cientos de miles los iraquíes emigran-
tes. ¿De dónde va a obtener los más de 100 mil millones de dólares
019.Irak.F.247-252 2/12/94 8:40 PM Page 249

EMBESTIDA IMPERIALISTA CONTRA LA ONU 249

el criminal Bush para sostener esa guerra de rapiña?, ¿de dónde va


a sacar Bush los 30 mil millones de dólares que ofreció a Turquía
por su colaboración?
Son miles de bombas guiadas con precisión, miles de misiles y
miles de hispanoamericanos que el Pentágono ha lanzado contra
un pueblo débil y pobre; el que solamente será salvado por la ope-
ración “Libertad Irak” y por un gobierno gringo y una democracia
gringa.
Hasta este momento de destrucción no hemos visto ninguna
bomba atómica, ni armas químicas de destrucción masiva del pue-
blo invadido, pero sí hemos visto poderosos misiles, bombas inteli-
gentes y un robot, predecesor del futuro humanoide que están
fabricando los gringos, para invadir a todos los pueblos andrajosos
y hambrientos y establecer el imperio más poderoso en este plane-
ta. ¡Qué justo y noble es el Dios de George Bush!
Son millones de hombres y mujeres pacifistas los que piden un
alto al holocausto y, sin embargo, la Organización de las Naciones
Unidas no tiene la fuerza jurídica y moral para detener una guerra
que avanza peligrosamente por el globo terráqueo.
Son millones de pacifistas de las iglesias católica, islámica,
hebrea, hindú, budista, brahma, kumaris, presbiteriana, sathya y
luterana, los que piden misericordia para los iraquíes y para to-
dos los hombres y mujeres de buena voluntad. Pero el dragón
avanza inmisericorde, arrollando todo a su paso sin temor de na-
da ni de nadie, porque la sangre de los humanos lo alimenta y lo
enardece; pisoteando el orden jurídico internacional, la doctrina
Estrada, el Convenio de Ginebra, la Declaración Universal de los
Derechos Humanos del 10 de diciembre de 1948 y todas las ple-
garias de la ONU.
Qué podemos hacer los tercermundistas ante este belicismo de
un dipsómano demente, que todo lo disfraza con el concepto esta-
dounidense de libertad, hasta su sed de sangre y de petróleo la encu-
bre con el manto purpurino de una falsa redención.
Detengamos al dragón imperialista, porque si hoy no somos ca-
paces de hacerlo lloraremos nuestra desgracia en el porvenir.
Los mexicanos tenemos mucho que perder: los Sentimientos de
la Nación, la Constitución de Apatzingán, las Leyes de Reforma y la
ideología de los liberales juaristas; la Constitución de 1857 y la par-
chada y remendada Constitución del 5 de febrero de 1917, pero que
019.Irak.F.247-252 2/12/94 8:40 PM Page 250

250 ADELA ROMÁN OCAMPO

aún conservan su espíritu soberano, de convivencia pacífica y de res-


peto a la dignidad del hombre y de los pueblos.
Los mexicanos tenemos mucho que perder y, por ello, tenemos
la razón al exigir a un presidente mediocre y pusilánime, que por
unos cuantos dólares pretende mancillar el vuelo infinito del águila
de Aztlán. No debemos permitir semejante afrenta al símbolo de
nuestra mexicanidad y, si es preciso, ante la inminencia de nuestra
deshonra, revocaremos el mandato a Vicente Fox y a toda su cama-
rilla de serviles e idólatras de George Bush.
Alertaremos desde este momento al pueblo de México, porque
hoy es Irak y sigue el Medio Oriente; porque mañana será Colom-
bia, Venezuela y toda esta América nuestra de Sucre y de Martí, de
Morelos, Guerrero y Bolívar.
Alertemos desde este momento a nuestro pueblo, para no caer
en la vergüenza y la deshonra; porque por la libertad y la honra
nos dice Don Quijote de la Mancha: “Se puede y debe aventurar la
vida”.
Unamos nuestras voces y nuestros corazones a los hombres y
mujeres de todo el mundo para condenar la invasión de los impe-
rialistas; para condenar a los genocidas del Pentágono por violacio-
nes al orden jurídico internacional, por crímenes de guerra y por
crímenes de lesa humanidad.
Unamos nuestras voces y nuestros corazones por el adveni-
miento de un mundo nuevo, de progreso y democracia, de justicia
y libertad; por un mundo de paz y dignidad.
Ahora que las fuerzas aliadas, o sea el Pentágono, ya consuma-
ron la invasión a Irak y plantaron en tierras extrañas la estatua esta-
dounidense de la libertad, la gente pensante y amante de la paz se
pregunta hasta qué época y por cuántos años esa descriptiva estatua
de los invasores vivirá en suelo Iraquí. Hasta cuándo la humanidad
disfrutará todo ese bienestar que los gringos bondadosamente han
llevado a Bagdad.
Ese terrorismo de Estado que los imperialistas están sembran-
do, ¿acaso es la cimiente que fructificará en el futuro y por todo el
mundo?, y entonces, ¿cómo podrán salvarnos de la violencia, del te-
rror y de la muerte?, porque para esa época George Bush habrá
dejado de existir.
La única forma de protegernos los países en vías de desarrollo,
es defendiendo nuestra independencia y soberanía, nuestra demo-
019.Irak.F.247-252 2/12/94 8:40 PM Page 251

EMBESTIDA IMPERIALISTA CONTRA LA ONU 251

cracia y tradiciones autóctonas. Luchar nosotros mismos, sin ayuda


de ningún impostor y enseñando a luchar a los niños, adolescentes
y jóvenes por la libertad y la justicia; porque solamente así, la hu-
manidad caminará erguida y sin vacilaciones los senderos de la feli-
cidad y de la paz universal.
019.Irak.F.247-252 2/12/94 8:40 PM Page 252

252 ADELA ROMÁN OCAMPO


020.Irak.F.253-264 2/12/94 8:43 PM Page 253

EL SISTEMA DE SEGURIDAD
COLECTIVA DE NACIONES UNIDAS: ORIGEN,
EFICACIA Y PERSPECTIVAS EN EL SIGLO XXI

M EDARDO R EYES S ALINAS

INTRODUCCIÓN

En el presente trabajo, queremos explicar el origen de la Seguri-


dad colectiva o Seguridad internacional; su eficacia en el sistema
de Naciones Unidas, así como las perspectivas en el nuevo milenio;
concepto que surge después de la Primera Guerra Mundial, como
una forma de ponerle coto a los actos unilaterales de las grandes
potencias, característica fundamental del Derecho Internacional
clásico o como lo denominaron los especialistas de esa época, De-
recho Internacional de los pueblos civilizados.
Este proceso estuvo acompañado de la creación de instituciones
para el establecimiento de mecanismos a nivel universal (Liga de
Naciones) y a nivel regional (Conferencias Interamericanas), en
nuestro continente el libertador Simón Bolívar se adelantó al pro-
poner la creación del Congreso de Panamá para contrarrestar los
planes hegemónicos de Estados Unidos con relación a los recién in-
dependizados estados latinoamericanos.
El proyecto de Bolívar fracasó debido a la gran cantidad de
conflictos territoriales heredados del periodo colonial en América
Latina —conflictos de fronteras— lo que significó la existencia de
guerras fraticidas en la mayoría de ellas, alimentadas por una po-
tencia europea para imponer su voluntad en las disputas territoria-
les —la guerra del Pacífico donde Bolivia perdió su salida al mar, la
del Chaco, etc.—, coyuntura aprovechada por los Estados Unidos de
América, que validaría años después con ayuda del panamericanis-
mo “América para los americanos” para recordarles de esa forma
a los europeos que en América Latina no habían territorios suscep-

253
020.Irak.F.253-264 2/12/94 8:43 PM Page 254

254 MEDARDO REYES SALINAS

tibles de ser colonizados, por lo que todas las riquezas del conti-
nente estarían predestinadas al gran imperio del norte.
El regionalismo surge como un complemento del universalismo,
con características propias de cada área geográfica para la solución
de problemas económicos, políticos y de seguridad, materializándo-
se a través de Acuerdos u Organismos regionales como los contem-
pla la Carta de Naciones Unidas, con precedentes previos a dicha
Carta en el caso de la OEA (Conferencias Panamericanas) y otros
pos-Carta de San Francisco, tales como la Organización para la Uni-
dad Africana (OUA) y la Liga de Países Árabes (LA); de los tres orga-
nismos regionales el que más ha contribuido al mantenimiento de la
paz a nivel regional ha sido la OUA, pues fue decisivo su papel en el
proceso de descolonización del continente africano, así como al evi-
tar guerras entre los países recién independizados al establecer en su
Carta mecanismos que permitieron a dichos países la solución de sus
controversias por medios pacíficos, evitando que las potencias colo-
nizadoras interfirieran en los asuntos internos de estos Estados.
En el caso de la OEA, la presencia de Estados Unidos en la Or-
ganización ha desnaturalizado los fines para los cuales fue creada,
ya que desde su creación hasta la actualidad ha servido como un
instrumento de legitimación de su política hegemónica en la re-
gión, violentando los principios y objetivos de la Carta de la ONU.
Con relación a la Liga de Países Árabes, su labor no ha sido
muy fructífera debido a dos razones: la primera de ellas a la hetero-
geneidad de los regímenes políticos de la región y, la otra, se debe
al papel que ha jugado el Estado sionista, a través del cual, Was-
hington ha mantenido convulsionado al Medio Oriente, pues re-
presenta una área estratégica para las Administraciones de la Casa
Blanca por las reservas petroleras con que cuenta la región.
El multilateralismo, sirvió de plataforma en las relaciones inter-
nacionales, como una respuesta a los actos unilaterales de las gran-
des potencias quedando reflejado en la Carta de Naciones Unidas,
al señalar que la organización serviría de centro para la cooperación
de los estados en el mantenimiento de la paz y la seguridad interna-
cionales.
Durante la guerra fría dicha figura (el multilateralismo) demos-
tró su poca efectividad, en los casos donde estaba involucrada una
potencia miembro del Consejo de Seguridad, dicho organismo se
paralizaba, pues con ayuda del veto, las propuestas de resolución no
020.Irak.F.253-264 2/12/94 8:43 PM Page 255

EL SISTEMA DE SEGURIDAD COLECTIVA DE NACIONES UNIDAS 255

obtenían la unanimidad tan necesaria de los cinco miembros per-


manentes.
Con la desintegración de la ex Unión Soviética el Consejo de
Seguridad cobró un activismo inusitado, a tal grado que ha aproba-
do resoluciones que no están contempladas en el Capitulo VII de la
Carta, como son: la creación de tribunales ad-hoc (Ruanda y para
la exYugoslavia), el establecimiento de Zonas de exclusión para “pro-
teger” a la población civil, etc, actos que son producto de los cabil-
deos de los Estados Unidos junto con sus aliados de Occidente, que
lograron imponer su voluntad al resto del Consejo (China y Rusia);
las razones son obvias, China está interesada en ampliar sus lazos co-
merciales con Estados Unidos y en el caso de Rusia su situación
económica cada día depende más de la oxigenación de los organis-
mos financieros Internacionales (FMI y BM), situación ésta que los ha-
ce más vulnerables a los chantajes del imperialismo norteamericano.
Después que la administración de George W. Bush decide
invadir a Irak al margen del Consejo de Seguridad, organismo cuya
función primordial es el mantenimiento de la paz y la seguridad in-
ternacionales, se hace imprescindible reformar la Carta de Nacio-
nes Unidas para que responda a la nueva realidad internacional.

ORIGEN DEL SISTEMA DE SEGURIDAD COLECTIVA

La cooperación de los Estados es un fenómeno comparativamente


nuevo, que data sólo de la segunda mitad del siglo XIX. El Derecho
Internacional tradicional fue básicamente un derecho para las condi-
ciones y el ajuste de las relaciones entre los Estados y fue un sistema
en el cual los Estados actuaban separadamente e individualmente.
No existían instituciones centrales dotadas de funciones, poderes y
personalidad jurídica propios.
El desarrollo de las Organizaciones Internacionales, según So-
rensen puede dividirse en tres periodos:
a) Entre el Congreso de Viena 1814-1815 y la primera guerra
mundial 1914.
b) El segundo es el que media entre las dos guerras, presenció
la creación de la Liga de las Naciones y también se estatuyó la Cor-
te Permanente de Justicia Internacional, poniendo fin a esta etapa
el comienzo de la segunda guerra mundial en 1939.
020.Irak.F.253-264 2/12/94 8:43 PM Page 256

256 MEDARDO REYES SALINAS

c) El tercer periodo que llega hasta el presente y que es de con-


tinua evolución, se inició con la fundación de las Naciones Unidas
en 1945.1
Se reconoce generalmente que la experiencia de la Liga de las
Naciones, no obstante el fracaso de su tarea primaria de mantener
la paz, constituye una fase importante en el desarrollo de las Insti-
tuciones Internacionales y proporcionó el precedente inmediato
para el Sistema de la Organización de Naciones Unidas.
El pacto de la Liga de las Naciones en su preámbulo, definió
como objetivos de la Liga los de fomentar la cooperación entre las
naciones y para garantizarles la paz y la seguridad, contempló un
sistema de seguridad colectiva basado en las ideas de reducción de
armamentos (Art. 8), solución pacífica de las disputas y limitaciones
al derecho de apelar a la guerra (Art. 11-15); garantía colectiva de la
independencia de cada miembro (Art. 10); sanciones contra el Es-
tado que recurra a la guerra en violación a sus compromisos con
respecto a una solución pacífica (Art. 16).
¿Que se entiende por seguridad internacional o Seguridad Co-
lectiva? En opinión de D’Estefano, Miguel A., consiste en: “la con-
vivencia de todos los estados, dentro del marco del respeto a los
principios y derechos de los mismos y del rechazo a la coerción y la
violencia en las relaciones entre si, con la finalidad última de lograr
el imperio de la paz, mediante la renuncia definitiva de la guerra,
salvo de legítima defensa individual o colectiva”.2
Elementos de la Seguridad Internacional o Seguridad Co-
lectiva:
• La obligación de resolver por medios pacíficos todas las dife-
rencias internacionales.
• La prohibición de recurrir a la fuerza sólo para el ejercicio de
la legítima defensa contra una agresión armada.
• La aplicación colectiva de sanciones contra el Estado que ha-
ya violado esas obligaciones internacionales.
En la Declaración de Moscú del primero de noviembre de
1943, las cuatro potencias —El Reino Unido, los Estados Unidos,

1
Sorensen Max, Manual de Derecho Internacional Público. Fondo de Cultura
Económica, México, 1994, pag. 99.
2 Miguel A. D’Estéfano, Esquema del Derecho Internacional Público. T. II, se-

gunda parte. Pueblo y Educación, La Habana, 1986, pag. 403.


020.Irak.F.253-264 2/12/94 8:43 PM Page 257

EL SISTEMA DE SEGURIDAD COLECTIVA DE NACIONES UNIDAS 257

la Unión Soviética y China— reconocieron la necesidad de estable-


cer en la fecha más temprana posible, una organización internacio-
nal para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional.
La. Cumbre de Yalta se encargó de configurar la estructura de los
órganos principales de Naciones Unidas, reconociéndole a las po-
tencias triunfadoras el papel de garantes de la paz y la Seguridad in-
ternacionales; desconociendo el principio de la igualdad soberana
de los estados miembros de la futura organización, lo que le dio vi-
da a lo que se conoce el día de hoy como Sistema de Seguridad Co-
lectiva encomendada dicha función al Consejo de Seguridad.
De acuerdo con la Carta de la ONU, son tres los órganos que es-
tán relacionados con la seguridad internacional: el Secretario Gene-
ral, la Asamblea General y el Consejo de Seguridad, pero es en éste
último en quien recae todo el peso de la responsabilidad al respecto,
ya que no solamente puede tomar decisiones, sino imponerlas. El
artículo 24 de dicha Carta, le confiere al Consejo de Seguridad “la
responsabilidad primordial de mantener la paz y seguridad interna-
cionales” lo que significa que los miembros de la Organización re-
conocen que dicho órgano actúa a nombre de ellos al desempeñar
las funciones que le impone aquella responsabilidad, teniendo como
única limitación los propósitos y principios de la Carta. Esta dispo-
sición está concebida con el fin de asegurar una acción rápida y
eficaz de las Naciones Unidas. Todas las decisiones que tome el
Consejo de Seguridad, de acuerdo con los términos de la Carta, se-
rían aceptadas y aplicadas por los miembros de las Naciones Unidas.
El Consejo de Seguridad, según el artículo 39 determinará la
existencia de toda amenaza a la paz, quebrantamiento de la paz o
acto de agresión y hará recomendaciones o decidirá que medidas
serán tomadas de conformidad con los artículos 41 y 42.
¿Como funciona el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas?
Las votaciones en el Consejo de Seguridad, de acuerdo al artícu-
lo 27 (3) se realizan de la siguiente forma: “las decisiones se adop-
tan por el voto afirmativo de nueve miembros, siempre que entre
ellos estén los “votos concurrentes”, de los miembros permanentes,
el derecho de veto a cada miembro permanente en toda materia
que no sea de procedimiento”
En la práctica, el sistema mencionado —sistema de votación del
Consejo de Seguridad—, ha supuesto la consagración del derecho
de veto de los cinco miembros permanentes en las cuestiones real-
020.Irak.F.253-264 2/12/94 8:43 PM Page 258

258 MEDARDO REYES SALINAS

mente importantes lo que resta gran parte de su eficacia a la acción


del Consejo. En los primeros tiempos de la ONU, la Unión Soviéti-
ca ejerció permanentemente su derecho de veto.
En la Carta de las Naciones Unidas se desea la prevalencía de la
igualdad jurídica de los miembros, mientras que en la estructura
del Consejo de Seguridad se plantea “una supremacía de los miem-
bros permanentes de dicho órgano”.3
En el Sistema de Seguridad Colectiva establecido por la Carta
es necesario que el Consejo de Seguridad determine la existencia
de una amenaza a la paz, un quebrantamiento de la paz o un acto de
agresión (artículo 39), para que se ponga en marcha la acción pre-
vista en el Capítulo VII (artículos. 39-51).
Cabe mencionar que la actividad del Consejo viene caracteriza-
da por un amplio margen de discrecionalidad, derivado tanto del
carácter eminentemente político de su función, en cuanto del pro-
ceso de conformación de la voluntad del Órgano —la necesaria
unanimidad de los miembros permanentes— y de la misma falta de
concreción de los tipos del artículo 39.
Esta falta de concreción de los preceptos que señala el artículo
39, se ha prestado a que en ocasiones donde se han cometido actos
de agresión por parte de una potencia hacia un país en desarrollo,
el Consejo de Seguridad de la ONU, no le haya merecido la elabora-
ción de una recomendación para poner fin a dichos actos, por
ejemplo la invasión de Estados Unidos a Panamá, el genocidio co-
metido por el gobierno ruso en Grozny; por otra parte en otras
ocasiones se haya extralimitado en la toma de resoluciones; tales
como la creación de zonas de exclusión para la protección civil caso
de Irak, así como la creación de tribunales ad-hoc (para la exYugos-
lavia y Ruanda), situaciones éstas no previstas en el Capítulo VII de
la Carta de Naciones Unidas, estas resoluciones han sido el resulta-
do de cabildeos de las administraciones de la Casa Blanca que ha
presionado a China y Rusia, desde luego contando con el apoyo de
sus aliados occidentales, “éste es un signo de los nuevos tiempos,
que arriesga con delirio los límites de la discrecionalidad calificado-
ra del Consejo”.4
3 Carlos Arellano García, Segundo Curso de Derecho Internacional Público. Po-

rrúa, México, 1998, pág. 591.


4 Cfr. Antonio Brotons Remiro et al. Derecho Internacional. McGraw-Hill,

Madrid, 1997, pág. 933.


020.Irak.F.253-264 2/12/94 8:43 PM Page 259

EL SISTEMA DE SEGURIDAD COLECTIVA DE NACIONES UNIDAS 259

La guerra fría existente entre el Este y Oeste, poco tiempo des-


pués de terminada la segunda guerra mundial, provocó a través del
mecanismo del derecho de veto, una falta casi completa de operati-
vidad del Consejo respecto a la adopción de medidas efectivas de
acción, llevando a dicho órgano a una completa parálisis “en los 15
primeros años de la Organización (1945-1960) una Unión Soviéti-
ca en minoría recurrió al veto más de 100 veces… los Estados Uni-
dos en los primeros 20 años de la Organización recurrió al veto 49
veces entre 1966-1985 y, 23 veces más entre 1986 y 1990”.5
Es necesario señalar que éste orden de cosas respondió durante
mucho tiempo a los intereses de los dos bloques, uno de ellos lide-
reado por los Estados Unidos de América y el otro por la ex Unión
Soviética, lo que impidió tomar medidas colectivas eficaces que
permitieran eliminar las amenazas a la paz y suprimir los actos de
agresión.

EFICACIA DEL SISTEMA Y PERSPECTIVAS EN EL NUEVO MILENIO

Con el derrumbe de la Comunidad Socialista quedó atrás el mundo


bipolar sustentado por el poderío militar de las dos superpotencias,
quedando como resultado un Sistema de Seguridad Colectiva en
crisis, pues el multilateralismo pensado para el periodo posbélico se
volvió obsoleto; entonces, se hace necesario revisar todos sus pos-
tulados con el objeto de que refleje la actual correlación de fuerzas
de la comunidad internacional; “Con la caída de la Unión Soviéti-
ca, Estados Unidos se convirtió en la única potencia capaz de pro-
yectar su fuerza militar globalmente… también se convirtió en la
potencia económica global dominante, en la primera fuente de
capital e innovación, estas dos fuerzas se combinaron para dotar a
Estados Unidos de un poder político abrumador y, con ello la habi-
lidad de modelar a su gusto el orden internacional”.6
Somos de la opinión que para lograr dicho propósito, se vuelve
ineludible recoger el sinnúmero de propuestas hechas por estadistas
y por la comunidad intelectual para reformar la Carta de Naciones

5 Antonio Brotons Remiro, op. cit., p. 935.


6 “El Imperio Americano. Una visión de Strategic Forecase”, traducción de
Jessica Juárez en Nexos, núm. 304, pág. 7.
020.Irak.F.253-264 2/12/94 8:43 PM Page 260

260 MEDARDO REYES SALINAS

Unidas, como el instrumento idóneo llamado a reglamentar la con-


vivencia pacífica de los sujetos del Derecho Internacional, de lo
contrario, prevalecerán los dictados del imperio norteamericano con
sus terribles consecuencias para los pueblos que se oponen a la su-
bordinación del gran capital trasnacional.
Compartimos la opinión del ex Secretario de Relaciones Exte-
riores de México, Bernardo Sepúlveda Amor, al señalar que la tarea
de la comunidad internacional en estos momentos es evaluar los
daños causados a Naciones Unidas y reconstruirla, como conse-
cuencia de la invasión norteamericana al pueblo iraquí al margen
del organismo internacional.7

RELACIÓN DEL CONSEJO DE SEGURIDAD


CON LOS ORGANISMOS REGIONALES

Otro componente del Sistema de Seguridad Colectiva de acuerdo a


la Carta de Naciones Unidas lo constituyen los Organismos Regio-
nales y los Acuerdos Regionales.
La Carta, acepta en principio, que dichas organizaciones y acuer-
dos regionales compartan con las Naciones Unidas su responsabili-
dad en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales,
pero a cambio de que su acción sea enteramente regional y no sea
contraria a los propósitos y principios de la organización mundial.
El artículo 52 de la Carta de Naciones Unidas señala que: “Nin-
guna disposición de esta Carta se opone a la existencia de acuerdos
de organismos regionales cuyo fin sea intervenir en los asuntos rela-
tivos al mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales y
susceptibles de acción regional, siempre que dichos acuerdos y or-
ganismos y sus actividades sean compatibles con los propósitos y
principios de las Naciones Unidas”.
Por organizaciones o acuerdos regionales es preciso entender
aquellos vinculados a las Naciones Unidas que tienen competencia
“en los asuntos relativos al mantenimiento de la paz y la seguridad
internacionales y susceptibles de acción regional, siempre que di-
chos acuerdos u organismos y sus actividades, sean compatibles con
los propósitos y principios de las Naciones Unidas”, (artículo 52/1

7 Ibid., pág. 17.


020.Irak.F.253-264 2/12/94 8:43 PM Page 261

EL SISTEMA DE SEGURIDAD COLECTIVA DE NACIONES UNIDAS 261

de la Carta). Estas organizaciones regionales tienen primacía en la


solución pacífica de controversias entre sus Estados miembros, sin
perjuicio de los poderes del Consejo de Seguridad, el cual puede
utilizarlas para aplicar, bajo su autoridad, si a ello hubiere lugar,
medidas coercitivas(artículo 53/1de la Carta). Y tales organizacio-
nes pueden, en suma, ejercer el derecho de legítima defensa colec-
tiva contra el ataque armado de uno de sus miembros.
Bajo el título de Organizaciones Internacionales Regionales es
preciso abarcar aquellas organizaciones de carácter regional, cuya
finalidad es la de tratar de resolver los problemas jurídico-políticos
de sus estados miembros antes de acudir a las Naciones Unidas.8
A partir de 1945, las organizaciones regionales se apoyaron en
el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, o sea más bien
como alianzas de legítima defensa colectiva que como acuerdos re-
gionales, en los términos del artículo 53, “les prohíbe aplicar medi-
das coercitivas sin autorización del Consejo de Seguridad”.
Cuando las organizaciones regionales cumplen las tareas auxilia-
res que les asigna la Carta de las Naciones Unidas, tanto en la solu-
ción pacífica de controversias como en el campo de la cooperación
internacional, sirven legítimamente los propósitos de la organiza-
ción mundial. Pero cuando esas organizaciones se convierten en ins-
trumentos de hegemonía política o en grupos de presión contra los
objetivos de las Naciones Unidas, como es el caso de la OTAN, o de la
OEA, entonces el regionalismo pierde su razón de ser.
Gómez Robledo incluyó como requisitos para la existencia de
una genuina Organización Regional: “los elementos necesarios y
suficientes para formar un acuerdo regional deben aparecer en un
tratado que tenga por objeto el mantenimiento de la paz; que esté
basado en una solidaridad sociológica particular; que las partes en
dicho tratado sean estados geográficamente contiguos o vecinos, y
que, por último, establezca entre los asociados instituciones de ca-
rácter permanente”.9
La noción de Acuerdo Regional, sobre la base de una zona de
contigüidad geográfica y una comunidad de intereses políticos o
socioeconómicos es jurídicamente un acuerdo regional que se fun-
da en un tratado multilateral y supone el establecimiento de los ór-
8 Pedro Pablo Camargo, Tratado de Derecho Internacional, T. II. Temis, Bogo-

tá Colombia, 1983, pág. 306.


9 Citado por Pedro Pablo Camargo, op. cit., pág. 310.
020.Irak.F.253-264 2/12/94 8:43 PM Page 262

262 MEDARDO REYES SALINAS

ganos, no supranacionales sino intergubernamentales, que aseguren


el cumplimiento de los fines de la institución.
Sin embargo, la experiencia histórica ha venido a demostrar to-
do lo contrario: los Estados latinoamericanos han encontrado ma-
yor apoyo para sus causas y mejores garantías en las Naciones
Unidas que dentro del sistema interamericano, el cual es utilizado
en beneficio exclusivo de los Estados Unidos.
El capítulo VIII de la Carta de las Naciones Unidas (artículos
52-54) contiene todo lo relacionado con los acuerdos regionales.
Conforme al artículo 52, “ninguna disposición de esta Carta se
opone a la existencia de acuerdos u organismos regionales cuyo fin
sea entender de los asuntos relativos al mantenimiento de la paz y a
la seguridad internacionales y susceptibles de acción regional, siem-
pre que dichos acuerdos u organismos, y sus actividades, sean com-
patibles con los propósitos y principios de las Naciones Unidas”.
El Consejo de Seguridad puede utilizar los Acuerdos u Orga-
nismos regionales, si a ello hubiere lugar, “para aplicar medidas
coercitivas bajo su autoridad”(artículo 53/1). Hasta ahora, sin em-
bargo, el Consejo de Seguridad no ha hecho uso de esta facultad
debido a su decisión política.
Ahora bien, la Carta de las Naciones Unidas prohíbe termi-
nantemente la aplicación de medidas coercitivas por acuerdos u or-
ganismos regionales sin autorización del Consejo de Seguridad
(artículo 53/1). Este precepto ha sido violado reiteradamente por
el Sistema Interamericano, el cual ha adoptado medidas coercitivas
sin el consentimiento del Consejo de Seguridad.
Y cuando la Carta de las Naciones Unidas prohíbe a los acuer-
dos u organizaciones regionales la aplicación de medidas coerciti-
vas sin su autorización, obviamente dentro de tal concepto quedan
comprendidas tanto las medidas que implican la fuerza armada, co-
mo también aquellas otras medidas que no significan el uso de ésta.
Conforme a la Carta, las Organizaciones o Acuerdos Regiona-
les tienen una doble función:
a) Lograr el arreglo pacífico de las controversias de carácter local
por medio de tales Acuerdos u Organismos Regionales, antes de so-
meterlos al examen del Consejo de Seguridad (artículo 52/2). En es-
te aspecto, los acuerdos u organizaciones regionales tienen primacía.
b) Los Organismos o Acuerdos Regionales pueden, al mismo
tiempo, ser utilizados por el Consejo de Seguridad para promover
020.Irak.F.253-264 2/12/94 8:43 PM Page 263

EL SISTEMA DE SEGURIDAD COLECTIVA DE NACIONES UNIDAS 263

“el desarrollo del arreglo pacífico de las controversias”. Esta fun-


ción puede ser ejercida, bien a instancia de los estados interesados,
o bien por el Consejo de Seguridad ex oficio (artículo 52/3).
La primacía regional en la resolución de controversias no afecta
la aplicación de los artículos. 34 y 35 de la Carta en el sentido de
que el Consejo de Seguridad puede en cualquier momento investi-
gar toda controversia o toda situación susceptible de conducir a
fricción internacional o dar origen a una controversia, a fin de de-
terminar si la prolongación de tal controversia o situación puede
poner en peligro la paz y la seguridad internacionales (artículo 34).
Todo Estado miembro de las Naciones Unidas puede, además, lle-
var cualquier controversia o situación susceptible de conducir a fric-
ción internacional o dar origen a una controversia, a la atención del
Consejo de Seguridad o de la Asamblea General (artículo. 35/1).
Por último, el artículo 54 de la Carta de las Naciones Unidas es-
tablece para los Organismos y Acuerdos Regionales la obligación de
“mantener en todo el tiempo al Consejo de Seguridad plenamente
informado de las actividades emprendidas o proyectadas de confor-
midad con Acuerdos Regionales o por Organismos Regionales con
el propósito de mantener la paz y la seguridad internacionales”.
Generalmente los bloques regionales agresivos, como la OTAN
y el TIAR, pretenden escapar al control del Consejo de Seguridad y
se amparan, para la ilícita aplicación de medidas coercitivas, en el
artículo 51 de la Carta, o sea en la legítima defensa colectiva, sin
que existan los presupuestos legales de ésta.
Si las Organizaciones Regionales cumplen tareas propias rela-
cionadas con la solución pacifica de controversias entre sus estados
miembros o actúan como mecanismo de cooperación económica,
social y cultural, no hay objeciones. Pero si pretenden actuar al
margen de las Naciones Unidas, como bloques hegemónicos, en-
tonces deberán ser enjuiciadas y declaradas contrarias a la Carta de
las Naciones.

CONCLUSIONES

La Carta de Naciones Unidas reflejó a través del Consejo de Segu-


ridad quienes habían triunfado en la Segunda Guerra Mundial, al
asignarse el derecho de hacer uso de la fuerza a nombre de la Co-
020.Irak.F.253-264 2/12/94 8:43 PM Page 264

264 MEDARDO REYES SALINAS

munidad de estados, para ello, se partió de dos premisas: la primera


de ellas, la unanimidad de las grandes potencias en acciones sobre
la paz y la seguridad internacionales y la otra, lo eficaz de las medi-
das llevadas acabo por este órgano, la práctica se encargó de de-
mostrar lo equivocado de estos planteamientos.
Recién concluido el conflicto bélico se hicieron notar las fisu-
ras de la alianza antifascista, y al no conseguir la unanimidad de las
grandes potencias miembros permanentes del Consejo de Seguri-
dad sus medidas no fueron eficaces.
Las acciones unilaterales de la actual administración norteame-
ricana le han causado un enorme daño a la organización universal, lo
que ha significado un retroceso en la normatividad internacional, se
hace imprescindible una reforma a la Carta, tomando en cuenta que
los países en desarrollo son el único instrumento con que cuentan
para hacer prevalecer los principios fundamentales del Derecho In-
ternacional Público tales como: la soberanía nacional, autodeter-
minación de los pueblos, no ingerencia en los asuntos internos, la
integridad territorial, solución pacífica de las controversias interna-
cionales, entre otras.
La invasión a Irak por parte de las tropas angloamericanas, es
una tragedia que debe llamar a la reflexión a la Comunidad Inter-
nacional; para la búsqueda de mecanismos que permitan castigar a
los genocidas por los crímenes cometidos contra el pueblo Iraquí y
evitar así futuras acciones que ponen en entredicho la legalidad in-
ternacional.
021.Irak.F.265-278 2/12/94 8:46 PM Page 265

TRAGEDIA DE LA ONU: “LA RAZÓN DE ESTADO


ES LA RAZÓN DEL PODER”

M AURO B ETANCOURT C HÁVEZ

… si mata por una idea, puede igualmente hacerse ma-


tar por ella; en los dos casos, tirano o mártir es un mons-
truo. No hay seres más peligrosos que los que han sufrido
por una creencia: los grandes perseguidores se reclutan
entre los mártires a los que no se ha cortado la cabeza.
Lejos de disminuir su apetito de poder, el sufrimiento lo
exaspera.
Emil M. Ciorán

ANTECEDENTES

Al preguntarnos sobre esta guerra, más que respuestas encontra-


mos demasiadas dudas; por ello, me parece conveniente que al
menos intentemos darle un cierto orden a algunas de nuestras
apreciaciones.
El 11 de septiembre de 2001, a las 8:45 hrs. del este de Estados
Unidos, un Boeing 767 de American Airlines se estrella en una de las
torres del World Trade Center de la ciudad de Nueva York. Aproxi-
madamente 18 minutos más tarde, otro Boeing 767 con 65 personas
a bordo se incrustó en la otra torre gemela. Posteriormente, un
avión se arroja en picada a las instalaciones del Pentágono, un co-
che-bomba explota cerca del Departamento de Estado en el corazón
político estadounidense y, finalmente, un avión cae en Pittsburgh.
El sorpresivo ataque cobró miles de vidas humanas y los daños
materiales ascienden a varios millones de dólares. Los casos más
cercanos fueron el ataque japonés a Pearl Harbor, en el que falle-
cieron 2 mil 403 personas, y la explosión en Oklahoma que cobró
168 vidas.

265
021.Irak.F.265-278 2/12/94 8:46 PM Page 266

266 MAURO BETANCOURT CHÁVEZ

El siglo XXI quedará marcado para siempre por esa imagen


del impacto del avión y la bola de fuego que traspasó la estructu-
ra del rascacielos. Es una imagen imborrable en la mente colectiva
de la aldea global. El mundo ya dejó de ser el mismo; ha cambia-
do, pero no sabemos en qué sentido y con qué valores, entre la
globalización y el nacionalismo.
No existen aún respuestas a las principales interrogantes: ¿quié-
nes son los responsables de este atentado terrorista?, ¿la guerra
contra Irak es una medida del gobierno estadounidense para encon-
trarlos y castigarlos?, ¿cómo fue posible que fallaran sofisticados
aparatos de inteligencia?
Sin embargo, sí podemos afirmar que ésta es una guerra pro-
ducto de la globalización. Una globalización económica impuesta
por los países más fuertes, arroja como saldo la generación de mi-
llones de pobres y la concentración de la riqueza en pocas manos.
La caída del Muro de Berlín fortaleció el predominio mundial de
Estados Unidos, pero el desplome de las torres de Manhattan mos-
tró una gran falla de seguridad nacional y una grave crisis en la
confianza de dicho país en sí mismo.
Cuando ocurrió el ataque de Oklahoma en 1995, las primeras
conjeturas apuntaron hacia atacantes musulmanes, pero resultó que
los culpables eran ex combatientes estadounidenses. Hoy está claro
que ningún escudo protegerá a Estados Unidos de ataques alta-
mente destructivos. Por tanto, Bush encontró razones mucho más
poderosas y urgentes para incrementar gasto y despliegue militares.
El tamaño de este desafío y la recesión económica en marcha in-
centivaron una militarización de la economía como salida a la crisis.
Los atentados de septiembre 11 escalaron el problema de la
identidad fanatizada como una de las etapas negras de la globaliza-
ción. El punto clave de los atentados en Estados Unidos fue su papel
desestabilizador. La antigua lucha por la tierra y por las posiciones
políticas ha llegado ahora a los ataques a posiciones civiles, gene-
rando ya un gran dolor y la calificación generalizada de que se está
perpetrando un horrendo crimen.
El peso del conflicto en el Medio Oriente en sus diversas rami-
ficaciones está latente en Estados Unidos. El presidente George W.
Bush es hijo del ex presidente Bush que atacó al Irak de Hussein
con la Tormenta del Desierto. El secretario norteamericano de Esta-
do, Colin Powell, fue el jefe militar de ese operativo y su designa-
021.Irak.F.265-278 2/12/94 8:46 PM Page 267

TRAGEDIA DE LA ONU 267

ción envió el mensaje de un militar en el diseño de la política exte-


rior de Estados Unidos.
Sin dejar de condenar enérgicamente estos atentados, que son,
a su vez, también una vergüenza para la humanidad, la racionalidad
imponía que Estados Unidos evitara reacciones desproporcionadas
y fuera del marco del derecho internacional. Acciones unilaterales
militares de Estados Unidos o de sus aliados, no han venido a lo-
grar otra cosa que no sea el entierro de la ONU.
Ésta es la oportunidad de revisar a fondo el funcionamiento del
Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el único órgano inter-
nacional con autoridad para aprobar una acción en legítima defen-
sa. Es necesario continuar con los esfuerzos para impedir un
agravamiento, extensión y profundidad de la violencia, que sólo ati-
zaría el fuego del odio y de la discriminación. Un Estado totalmen-
te seguro, libre de atentados, nunca podrá subsistir en medio de la
xenofobia y la intolerancia.
Estados Unidos, al castigar a los criminales terroristas fuera del
marco de sus leyes internas y de las leyes internacionales, entró al
juego de hacerse justicia por propia mano.

EL PAPEL DE LA ONU EN LOS PREÁMBULOS DE ESTA GUERRA

Después de la Primera Guerra Mundial se formó la Sociedad o Li-


ga de Naciones “para impedir la Segunda Guerra Mundial”. No se
evitó. Entonces el presidente Wilson, inventor de la Liga, no pudo
convencer a los aislacionistas de su país de que fueran aprobadas las
instituciones del Tratado de Versalles. Wilson murió sufriendo esa
derrota y viendo cómo el Japón y la Italia fascistas destruían este ti-
po de proyectos. El totalitarismo incendió el mundo. De la Liga no
quedaron nada más que cenizas.
Ahora bien, eran grupos de presión estadounidense los que fue-
ron aislacionistas contra Wilson, son ahora los intervencionistas
con Bush. Por otra parte, la mayoría de los países del mundo han
ido dejando morir a la ONU y al Consejo de Seguridad al desposeer,
a la ONU, de todo valor ético-democrático. Ahora, después de la
guerra fría, la razón de Estado es la razón del poder, eso es lo que
está demostrando Bush en el 2003, como Chirac lo hizo en 1975 y
Rumsfeld en 1983.
021.Irak.F.265-278 2/12/94 8:46 PM Page 268

268 MAURO BETANCOURT CHÁVEZ

Chirac firmó con Saddam Hussein el pacto nuclear, en 1975,


para convertir a Irak en el primer país atómico del Oriente Medio.
Fueron mil 500 millones de francos de inversión y permaneció
completamente en silencio cuando la central fue destruida por la
aviación israelí en 1981. Rumsfeld, Secretario de Defensa de Bush
junior, guarda un total silencio sobre su viaje a Bagdad para entre-
vistarse con Saddam Hussein, en diciembre de 1983, con exaltante
carta de Reagan señalándole al presidente de Irak que “se le respeta-
ba mucho” y que deseaba ayudarle en todos los terrenos. Rumsfeld
sabe bien por qué razones se armó, ilegalmente, a Saddam Hussein.
Existen dos documentos que causan estupor: Death Lobby, How The
West Armed Iraq, de Kenneth R. Timerman, y The Secret History of
How the White House Illegally Armed Iraq, de Alan Friedman.
En los dos libros se cita a Rumsfeld. En el primero se dice —pá-
gina 140—: “Cuando Rumsfeld, embajador para el Oriente Medio
del presidente Reagan, llegó a Bagdad en diciembre de 1983, lleva-
ba una carta manuscrita, de Reagan, para Saddam diciéndole que
Estados Unidos necesitaba expandir las relaciones diplomáticas, mi-
litares, técnicas y comerciales con Irak”. En el segundo libro se am-
plían las referencias a Rumsfeld como el entusiasta embajador que
“armaría, por la Casa Blanca, ‘ilegalmente’, a Saddam Hussein”.
La aventura de esta agresión, así como la aventura nuclear y la
del armamento de Irak se explica, solamente, por la razón de Esta-
do, antítesis ética del Estado de derecho.
Cuando Jomeini, quien desde Francia planeó, con toda libertad,
el regreso a Irán para derrocar al emperador Pahlevi, reveló que la
revolución chiíta convertía a Occidente en el enemigo y a Estados
Unidos “en Satán”, Saddam Hussein, encontrándose en guerra con-
tra Irán, pasó a ser el héroe a armar y convertir en el peón de una
gran batalla.
La ONU, que junto con otras organizaciones multilaterales han
dirigido la reconstrucción en Afganistán y Kosovo, serán dejadas
de lado, de acuerdo con un documento confidencial de más de 100
páginas de la administración Bush que obtuvo The Journal. Las or-
ganizaciones no gubernamentales, por supuesto, también serán
eliminadas. La bolsa en Irak es importante, y el gobierno estadou-
nidense ya le ofreció a sus empresas obras por más de mil 500 millo-
nes de dólares. El general George Marshall, cuyo plan fue utilizado
para la reconstrucción de Europa y Japón, siempre se opuso a que
021.Irak.F.265-278 2/12/94 8:46 PM Page 269

TRAGEDIA DE LA ONU 269

las empresas de Estados Unidos operaran como aves de rapiña y


abusaran del desastre. Ese principio no parece estar siendo obser-
vado para Irak.

TERRIBLES EFECTOS DE LA SUPERPOTENCIA EN LA GLOBALIZACIÓN

Hegemonía “es el consentimiento ‘espontáneo’ que le dan las ma-


sas a la dirección impuesta por el grupo dominante”. Antonio
Gramsci, al preguntarse sobre quién inició esta guerra y por qué,
plantea una gran cantidad de dudas.
1. ¿Qué porcentaje de la población mundial es estadounidense?
6%. 2. ¿Qué porcentaje de la riqueza mundial tiene Estados Uni-
dos? 50%. 3. ¿Qué país tiene las mayores reservas petrolíferas? Irak.
4. ¿Cuál es el gasto mundial en presupuestos militares de los gobier-
nos? Más de un billón de euros. 5. ¿Qué porcentaje de esta cantidad
corresponde a Estados Unidos? 50%. 6. ¿Qué porcentaje del gasto
militar de Estados Unidos daría para cubrir las necesidades básicas
del tercer mundo, según la ONU? 10%. 7. ¿Cuánta gente ha muerto
en guerras desde la Segunda Guerra Mundial? 86 millones. 8. ¿Des-
de cuándo se supone que Irak tiene armas químicas y biológicas?
Desde comienzos de los años 80. 9. ¿Desarrolló Irak esas armas por
su cuenta? No, contó con material y tecnología proporcionada
por los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido, el Instituto
Pasteur y multinacionales privadas. 10. ¿Condenó el gobierno de
Estados Unidos el uso iraquí de gas contra Irán? No. 11. ¿Cuánta
gente gaseó Saddam Hussein en el pueblo kurdo de Halabja en
1988? 5 mil personas. 12. ¿Cuántos gobiernos occidentales conde-
naron ese acto entonces? Ninguno. 13. ¿Cuántos litros de “agente
naranja” usó Estados Unidos en Vietnam? Más de 35 millones de li-
tros. 14. ¿Cuál es la estimación de muertos civiles en la Guerra del
Golfo? 35 mil. 15. ¿Cuántos años lleva Estados Unidos incursio-
nando en ataques aéreos contra Irak? 11 años. 16. ¿Cuántas resolu-
ciones de la ONU ha incumplido Israel hasta 1992? Más de 65. 17.
¿Cuántas resoluciones de la ONU ha vetado Estados Unidos entre
1972 y 1990? Más de 30; 18. ¿Cuántos países tienen armas nuclea-
res? Ocho. 19. ¿Cuántas cabezas nucleares tiene Irak? Ninguna. 20.
¿Y cuántas tiene Estados Unidos? Más de 10 mil. 21. ¿Cuál ha sido
el único país que ha utilizado armas nucleares? Estados Unidos.
021.Irak.F.265-278 2/12/94 8:46 PM Page 270

270 MAURO BETANCOURT CHÁVEZ

En 1991, año de la primera guerra del golfo Pérsico, fue también


el de la desaparición de la Unión Soviética, dando por terminada la
confrontación de las superpotencias que había durado 46 años. La
Unión Soviética se desplomaba en medio de una crisis económica y
política, a pesar de haber sido durante décadas un contrapeso a los
intereses estadounidenses en el cercano oriente y de haber manteni-
do una estrecha relación con Saddam Hussein y su Partido Baath, de
ideología socialista. A 12 años de distancia, la unión internacional
que surgió con la alianza del Golfo parece desaparecer; Estados
Unidos es actualmente la única gran potencia internacional, y este
hecho es el factor relevante en el análisis de la presente tendencia.
Washington cuenta con una alianza para la guerra y tiene el
respaldo de muchas más naciones de las que se piensa comúnmen-
te: además del Reino Unido y España, están Italia, Portugal, Dina-
marca, la República Checa, Albania, la mayoría de los antiguos
países socialistas de Europa central y del este, Australia, Kuwait y
muchos más.
Paradójicamente, Francia ha dejado entrever que se uniría tam-
bién a la guerra si Irak usa armas de destrucción masiva, mientras
que Rusia ha guardado silencio y los españoles declaran que no en-
viarán militares a combate pero sí para tareas humanitarias. La
división en el Consejo de Seguridad no se está manifestando en el
campo militar. La Unión Europea y la OTAN están divididas. A
Estados Unidos se le percibe como el grandulón abusivo que hace
sentir su fuerza. Afganistán ha sido liberado, pero la ley y el orden
no se han establecido más allá de Kabul. De hecho, al presidente
Karzai lo tienen que proteger guardaespaldas estadounidenses. El
conflicto árabe-israelí sigue candente, etcétera.
No es ésta la primera vez que el mundo tiene una superpoten-
cia. Y la superpotencia siempre ejerce el poder en beneficio de sus
intereses, aun cuando afirme representar un principio superior. Así
sucedió en los tiempos del Imperio Romano y en los del Imperio
Británico. Ahora bien, la decisión de Francia de bloquear la nueva
resolución de guerra en el Consejo de Seguridad de las Naciones
Unidas parece más un deseo de equilibrar la influencia de la super-
potencia que una defensa de Irak.
La población del resto del mundo está apabullantemente en
contra de la guerra. La reacción sensata, la que se fundamenta en los
principios del derecho internacional, es que el camino que se debe
021.Irak.F.265-278 2/12/94 8:46 PM Page 271

TRAGEDIA DE LA ONU 271

seguir es el del multilateralismo. Pero la experiencia histórica nos


dice otra cosa: cuando existe una superpotencia, es ésta siempre la
que termina imponiendo su ley. Y esto no cambia sino hasta que
la superpotencia pierde su hegemonía. El presidente Jacques Chirac
ha sostenido que el meollo del asunto es decidir si los asuntos del
mundo se van a definir de manera multilateral, esto es, en las Na-
ciones Unidas u otros organismos multilaterales, o de manera uni-
lateral, o sea, por la decisión del presidente estadounidense. Bush
cree que las relaciones internacionales son relaciones de poder. El
aspecto que subraya es el poderío militar. Pero ningún imperio se
mantuvo jamás por el poderío militar exclusivamente.
Irak es la primera instancia en la que se está aplicando la doctri-
na Bush, que se basa en dos pilares. Primero, Estados Unidos hará
todo lo que esté en su poder para conservar su incuestionable su-
premacía militar. Segundo, Estados Unidos se arroga el derecho de
la acción preventiva.
La legalidad y la legitimidad son simplemente decorativas. Sin
embargo, la idea de que la fuerza es válida no se puede conciliar
con la de una sociedad abierta. Bush no tolera ningún desacuerdo.
Si no estás con nosotros, estás con los terroristas, afirma. Los prin-
cipios de la sociedad abierta están plasmados en la Declaración de
Independencia, y las instituciones de la democracia estadounidense
están protegidas por la Constitución. Sin embargo, la doctrina
Bush podría provocar enormes daños antes de que sea abandonada.
La administración Bush llegó al poder con una ideología basada
en el fundamentalismo de mercado y la supremacía militar; sin em-
bargo, sus políticas ya han causado una serie de consecuencias no
buscadas y están provocando una reacción alérgica de la mayoría de
la población mundial. La implementación de esa ideología hasta
antes del 11 de septiembre carecía de un claro enemigo definido. El
terrorismo les dio el enemigo ideal porque es invisible y no desapa-
rece nunca. Al declarar la guerra contra el terrorismo, el presidente
Bush obtuvo el motivo político interno que le hacía falta.

POR LA DEFENSA Y PROTECCIÓN DEL PUEBLO DE IRAK

Amnistía Internacional presentó un informe contra Saddam Hus-


sein, donde asegura que durante 2002 se detuvo a más de 700 per-
021.Irak.F.265-278 2/12/94 8:46 PM Page 272

272 MAURO BETANCOURT CHÁVEZ

sonas, “presuntos partidarios de la oposición política”, algunos de los


cuales eran sospechosos de mantener contactos con grupos de opo-
sición en el exilio. En el momento de cerrar el informe —el 4 de
marzo de 2003— se ignora la suerte y el paradero de la mayoría
de ellos, así como de muchos otros detenidos en años anteriores.
Además, se imponen largas penas de prisión a varias personas en
juicios manifiestamente injustos ante tribunales especiales.
Los detenidos y los presos políticos están sometidos sistemáti-
camente a torturas y malos tratos. Los dos partidos políticos kur-
dos que controlan el Kurdistán iraquí detuvieron a personas a las
que Amnistía Internacional consideró presos de conciencia y, se-
gún distintos informes, en esta región hubo secuestros y homici-
dios perpetrados por grupos políticos sin bandera y armados hasta
los dientes.
Pena de muerte. La conclusión a la que han llegado las distintas
investigaciones de Amnistía Internacional sustentadas en la observa-
ción sobre el terreno y en testimonios directos, es que “en Irak con-
tinuó aplicándose ampliamente en 2002 la pena de muerte”. En
noviembre, el Consejo de Mando de la Revolución, órgano ejecuti-
vo supremo del país, dictó un decreto por el que castigaba con la
muerte la prostitución, la homosexualidad, el incesto y la violación.
También establecía que quienes fueran declarados culpables de ofre-
cer alojamiento para ejercer la prostitución, serían decapitados con
un tajo de espada. Según diversas fuentes, en los últimos dos años se
ha decapitado a varios hombres y mujeres por prostitución y trata
de blancas, normalmente sin juicio formal y, a veces, por motivos
políticos.
Se ejecutó a decenas de personas, algunas de las cuales eran po-
sibles presos de conciencia, como afirma Amnistía Internacional.
Entre las víctimas había militares acusados de conspirar contra el
gobierno, o más exactamente, para derrocar a Saddam Hussein.
“Se les acusó también de mantener contactos con grupos de la opo-
sición, así como presuntos partidarios de la oposición política, en
particular musulmanes chiítas sospechosos de participar en activi-
dades en contra del gobierno”.
En marzo, tres miembros de las fuerzas aéreas, Saeed al-Majid
Abd Al-llah, Fawzi Hamed al-Ubaidi y Fares Ahmad al-Alwan, fue-
ron pasados por las armas. También en el mismo mes, “fue ejecuta-
do por criticar al gobierno el general de división Tariq Saadun.
021.Irak.F.265-278 2/12/94 8:46 PM Page 273

TRAGEDIA DE LA ONU 273

Asimismo, en mayo, tres religiosos musulmanes, Abd al-Satarr,


Abd al-Ibrahim al-Musawi y Ahmad al-Hasemi, fueron ejecutados
en Bagdad por acusar públicamente al gobierno de estar implicado en
el asesinato del ayatolá Sadeq al-Sadr en 1999. Al parecer, ambos
religiosos habían sido detenidos a finales de 2000.
En julio, los abogados Mohamed Abd al-Razzaq y Karim al-
Shamari, acusados de participar en actividades subversivas, fueron
condenados a muerte por un tribunal especial, según indican los in-
formes de Amnistía Internacional. Ambos formaban parte de un
grupo político que en junio había sido interrogado sobre la distri-
bución de folletos en los que se denunciaba la falta de independen-
cia del poder judicial. Al concluir el año se ignoraba si las sentencias
habían sido ejecutadas.
En octubre ejecutaron en la prisión de Abu Ghraib a 23 presos
políticos, en su mayoría musulmanes chiítas. Al parecer, tres de ellos
fueron acusados del asesinato de un agente de seguridad cometido
en junio en la zona de Bagdad conocida como “Ciudad de Saddam”.
Detenciones y reclusión. A lo largo del año se detuvo a decenas de
personas por sus “actividades subversivas” o, simplemente, por sus
lazos familiares con individuos buscados por las autoridades. Mu-
chos fueron recluidos e incomunicados durante meses sin cargos ni
juicio.
En abril, las autoridades detuvieron a Hussan Mohammad Ja-
wad, médico jubilado de 67 años, y a su cuñado, Iyyad Shams al-
Din, de 63, para —según las fuentes de Amnistía— ejercer presión
sobre la doctora Suad Shams al-Din, esposa de Hussan, con el fin
de hacerla regresar al país, pues había huido al extranjero después de
haber sido detenida y torturada en junio de 1999. De acuerdo con
los informes de Amnistía Internacional, los dos quedaron en liber-
tad en mayo.
En agosto, 221 personas fueron detenidas en Ramadi y Kut por
actividades “subversivas”. Al terminar el año se desconocía aún la
suerte que habían corrido y su paradero.
Juicios injustos. Los juicios ante tribunales especiales, celebrados
siempre a puerta cerrada, continuaron incumpliendo las normas in-
ternacionalmente reconocidas de justicia procesal. Los jueces eran
militares o funcionarios públicos recién estrenados, sin formación
adecuada ni independencia. El acceso a un abogado de oficio era
muy limitado, y a veces sólo estaba permitido el mismo día del juicio.
021.Irak.F.265-278 2/12/94 8:46 PM Page 274

274 MAURO BETANCOURT CHÁVEZ

En abril, un tribunal especial de Mosul condenó a cadena per-


petua a cuatro hombres —Issam Mahmoud, militar retirado; Basil
Sadi al Hadithi, profesor universitario; Kahiri Mohammed Hassan
e Imad Mohammed Hassan— acusados de constituir una asocia-
ción política. Amnistía Internacional no disponía de información
sobre el lugar donde éstos fueron encarcelados. También en abril
de 2002, otro tribunal especial condenó al científico nuclear iraquí
Hussein Ismail al-Bahadi a 31 años de prisión, por cargos que no se
hicieron públicos.
Tortura y malos tratos. Los detenidos y presos políticos —de
acuerdo al informe de Amnistía Internacional— padecen siempre
de torturas. Los cadáveres de muchas personas ejecutadas presen-
tan señales evidentes de haber sido maltratados.
“Entre los métodos de tortura física más comunes —añade Am-
nistía— figuran prácticas como aplicar a la víctima descargas eléc-
tricas o quemarla con cigarrillos en diversas partes del cuerpo,
arrancarle las uñas, violarla, colgarla sujeta por las extremidades de
un ventilador en el techo o de una barra horizontal durante largos
periodos, golpearla con cables, mangueras o barras de metal y gol-
pearla en las plantas de los pies. A esa técnica se le llama ‘falaga’”.
En marzo de 2002, Abd al-Wahad al-Rafai, maestro jubilado de
59 años de edad, fue ejecutado en la horca después de haber estado
encarcelado sin cargos ni juicio durante más de cuatro años. Lo ha-
bían detenido por mantener presuntos vínculos con la oposición a
través de su hermano, que vivía en el extranjero. Según el informe
de Amnistía Internacional, el cadáver, que fue recogido por su fa-
milia en la Comandancia de Seguridad de Bagdad, presentaba cla-
ras marcas de una larga tortura.
Miembros de los combatientes de Saddam —Fedayeen Sad-
dam—, milicia creada en 1994 por Uday Saddam Hussein, primo-
génito del presidente, le cortaron en julio la lengua a dos hombres
por difamar al presidente Saddam Hussein. La amputación tuvo lu-
gar en una plaza pública de la zona sur de Bagdad conocida como
“Ciudad Diwaniya”.
Amnistía Internacional recuerda que en el mes de abril de 2002,
la Comisión de Derechos Humanos de la ONU aprobó una resolu-
ción en la que se condenaban “las gravísimas violaciones sistemáticas
y generalizadas de los derechos humanos y del derecho internacio-
nal humanitario cometidas por el gobierno de Irak, que dan como
021.Irak.F.265-278 2/12/94 8:46 PM Page 275

TRAGEDIA DE LA ONU 275

resultado una represión y una opresión omnipresentes, sostenidas


mediante una amplia discriminación y un terror generalizado”.
Ahora bien, es un hecho contundente y se apoya en la concen-
tración del poder militar en Estados Unidos. A partir de ello, se ha
prefigurado el escenario que consiste en ofrecer la violencia orga-
nizada como un proceso de liberación y de exportación de la demo-
cracia.
Ahora en Irak se expresa en la abierta disposición a remover a
un régimen que incomoda mucho, aunque antes fue útil, pese a que
cometía las barbaridades que hoy parecen inaceptables. Ya pasó la
invasión de Afganistán, también sostenida por estas razones; hay
aún diez mil soldados estadounidenses en ese país y se está muy le-
jos de crear un entorno político distinto al que existió bajo el régi-
men talibán ya que el gobierno de Karzai está muy marginado.
El despliegue de la política exterior de guerra se basa en la su-
premacía militar y tecnológica; después de esta guerra, lo más pro-
bable es que las condiciones sean peores, de mayor inseguridad física
y económica para más gente, y muy probablemente para aquella que
se quiere proteger con la política de fuerza y dominio a escala global.
Nada se parece a la simple dicotomía entre buenos y malos que
aún se plantea desde muchas posiciones maniqueas; es difícil mati-
zar, pero es necesario hacerlo para que haya cuando menos la posi-
bilidad de alcanzar una sociedad que sea decente. Los humanos
tenemos hoy poco que mostrarnos a nosotros mismos en el terreno
de la superación de nuestro estado animal. Ese sigue siendo pri-
mordial y ensombrece las manifestaciones del espíritu y los logros
materiales de los que también somos capaces.

LA RESPONSABILIDAD Y EL LIDERAZGO
DE LA DIPLOMACIA MEXICANA

Ninguna relación externa puede suplir la reordenación interna en


todos los ámbitos de nuestra vida nacional. Ese es el principal reto
y parece ser que no estamos a la altura de las circunstancias. El go-
bierno mexicano ratificó y asumió en este caso valores y tradiciones
diplomáticas. Lo cierto es que la mayor parte de los mexicanos y
sus organizaciones civiles y religiosas, universidades e iglesias, parti-
dos y grupos políticos, expresaron su negación a la guerra. Ya se de-
021.Irak.F.265-278 2/12/94 8:46 PM Page 276

276 MAURO BETANCOURT CHÁVEZ

be actuar y pensar en la constitución y rescate de la Organización


de las Naciones Unidas o en la promoción de otros foros y luchas
para que el mundo no se quede sin posibilidades de frenar ésta y
otras barbaries.
En México este acuerdo nacional debe dar pábulo para encarar
las mil y una consecuencias del desastre devastador. El acuerdo an-
te la guerra podría ser anticipo de otros convenios, sobre todo para
encarar las pérdidas y ruinas que padece la República.
Por la paz, se hacen guerras. Por la democracia, se violan los
principios de la democracia de las Naciones Unidas. Podría tener
razón Fernando Escalante Gonzalbo, en su dramático y profundo
escrito o escritos La mirada de Dios, estudios sobre la cultura del sufri-
miento:1 “Precisamente porque sabemos que toda esta tierna compa-
sión gregaria no evitó un minuto de horror en Auschwitz: sabemos
que la moral del rebaño, consoladora doliente y redentora, organizó
el Gulag y decidió la destrucción de Hiroshima. Estamos comen-
zando a acostumbrarnos, incluso, a los bombardeos compasivos, a
las guerras por motivos humanitarios”.
El Secretario de Relaciones Exteriores mexicano, Luis Ernesto
Derbez, declaró que si se aprende la lección de lo ocurrido en el
Consejo de Seguridad, en el marco de la crisis iraquí, se podrá me-
jorar el funcionamiento de Naciones Unidas y emprender reformas
necesarias para que el multilateralismo vuelva a dominar en la dis-
cusión y, sobre esta base, lograr la reconstitución del organismo in-
ternacional; con otra estructura, en la que América Latina esté
representada de otra forma, descartó que se busque convertir a la
ONU en la Cruz Roja.
“Ejercer la presidencia del Consejo nos da una gran oportuni-
dad para que regrese el multilateralismo al seno de la ONU, que de-
bemos aprovechar para discutir la reconstrucción del organismo
tras el conflicto de Irak”, indicó. “Esta crisis permitirá fortalecer a
la ONU si sabemos aprovechar la ocasión”. España ejercerá la presi-
dencia del Consejo en junio próximo.
Con rezago, pero afortunada y francamente, se ha cabildeado
con el Senado de la República. Ante las maquinaciones para impo-
ner gobierno, para controlar el oro de los hidrocarburos, para fin-
car un enclave de poder en Medio Oriente, la restauración de las

1 Paidós, Biblioteca interamericana de ensayo, México, 2000.


021.Irak.F.265-278 2/12/94 8:46 PM Page 277

TRAGEDIA DE LA ONU 277

Naciones Unidas es necesidad no sólo de los países antibelicistas si-


no de los mismos invasores.
La invasión armada emprendida por las fuerzas aliadas contra
Irak sí debilitó a la Organización de las Naciones Unidas y en espe-
cial a su Consejo de Seguridad, que debería ser más representativo
y democrático. La decisión tomada unilateralmente sí dañó severa-
mente la viabilidad del organismo internacional, por lo que es ur-
gente una reforma que lo vuelva más representativo. Sin embargo,
reformar a este órgano de la ONU corresponde a los países miem-
bros que, hasta el momento, no se han puesto de acuerdo para
hacerlo, a pesar de que el propio Secretario General Kofi Annan ha
insistido en ello.

CONCLUSIONES

La bestia de la guerra engendra criaturas imprevistas. Cuando Bush


se lanzó a la guerra desató las frágiles cuerdas de la certidumbre in-
ternacional: lo que venga, será sorpresa.
Las primeras bombas sobre Irak lanzaron el rompecabezas de la
política mundial por los aires. Quienes decidieron el ataque ten-
drán poco que ver para definir el lugar en el que caerán.
La población civil, azotada durante décadas por las desdichas de
la dictadura, es ahora vapuleada por las salvajadas de los invasores; el
régimen aparece todavía como una estructura cohesionada y, lejos de
ser bienvenidas, las tropas ocupantes encuentran señales de repudio.
En realidad no está en duda el desenlace del conflicto, lo que
no sabemos son sus costos y sus efectos.
El polo más delicado de la incertidumbre es, sin duda, el que
originó todo este embrollo: el terrorismo. Si la guerra en Irak tiene
como justificación el combate al terrorismo internacional y como
objetivo la destrucción de los Estados que lo patrocinan, su efecto
puede ser exactamente el contrario al propuesto. Recientemente
lo expresaba el presidente egipcio: tal vez, cuando termine la gue-
rra, el terrorismo será más poderoso y estará más extendido.
No debemos caer en la ilusión de que los mexicanos nos hemos
convertido en protagonistas de la política mundial. En esa ilusión
nos ha hecho caer alguna expresión oficial: el país será factor de
paz, contribuiremos al restablecimiento de la concordia en Irak. Es
021.Irak.F.265-278 2/12/94 8:46 PM Page 278

278 MAURO BETANCOURT CHÁVEZ

muy dudoso que sea así. Lo que cuenta para nosotros es, más bien,
el modo en que el país sea capaz de enfrentar el desafío de un mun-
do envuelto en la confrontación.
Somos muchos ciudadanos de todo el mundo los que queremos
frenar la agresión ilegal e inmoral. ¡No la permitiremos! Podrán
ingeniarse motivos de todo tipo: que por la paz justiciera; que por
la preservación de ecologías; que por la defensa humanitaria. Y has-
ta pueden venir y decirnos: “yo no quería pero tú me obligaste”.
Qué gran desvergüenza.

BIBLIOGRAFÍA

Alponte, Juan María, “La guerra sin la ONU”, El Universal, marzo 19 de


2003.
Alponte, Juan María, “El Destino Manifiesto y la dramática muerte de las
Naciones Unidas”, El Universal, marzo 24 de 2003.
Amnistía Internacional, “El informe de Amnistía Internacional sobre Irak
durante 2002”, marzo 4 de 2003.
Bendesky, León, “Tablero”, La Jornada.
López Narváez, Froylán M., México preside ONU.
López Narváez, Froylán M., “Tragedia”, Reforma.
Riva Palacio, Raymundo, “Llegó Alí Baba”, El Universal, marzo 19 de
2003.
Sarmiento, Sergio, “Jaque Mate, Superpotencia”. Reforma.
Soros, George, “La supremacía de EU”, El Universal, marzo 19 de 2003.
022.Irak.F.279-286 2/12/94 8:48 PM Page 279

DE LOS AUTORES

AGUILAR MORA, MANUEL

Dirigente de la Liga de Unidad Socialista (LUS) de México. Profesor-


investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, au-
tor de diversos libros sobre problemas políticos y sociales como: El
escándalo del Estado: una teoría del poder político en México y coautor
entre otros del libro: Después del 11 de septiembre ¿A dónde va el
mundo?.

ALMEYRA, GUILLERMO

Profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana,


unidad Xochimilco en el Posgrado Integrado en Desarrollo Rural y
de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad
Nacional Autónoma de México en la cátedra de Problemas Políti-
cos Contemporáneos. Analista internacional y editorialista del pe-
riódico La Jornada.

ASTUDILLO MILLAR, MARÍA XÓCHITL

Doctorado en ciencias administrativas por la Universidad Autóno-


ma de Guerrero-Universidad de Québec en Montreal, Canadá.
Coordinadora de la Maestría en Administración en la Unidad de Es-
tudios de Posgrado e Investigación Universidad Autónoma de
Guerrero. Autora de La ciencia Universidad Autónoma de Guerre-
ro-U.Q.A.M. El análisis del cambio organizacional desde la perspectiva
de la metáfora de la complejidad y el caos, Revue Sciencies de Gestion,
ISEOR, Editeur, 2004, Francia. Coordinadora de la página especia-
lizada Paradigma Científico. Organizadora y ponente en diversos
congresos estatales, nacionales e internacionales. Coordinadora

279
022.Irak.F.279-286 2/12/94 8:48 PM Page 280

280 IRAK: CAUSAS E IMPACTOS DE UNA GUERRA IMPERIALISTA

del Capítulo: “Metodología de la Investigación” y Miembro del


Comité editorial de la Revista de la Academia de Ciencias Administra-
tivas, A.C. (ACACIA). Miembro del Comité Científico de la Revue
Sciences de Gestion, ISEOR. Francia.

BETANCOURT CHÁVEZ, MAURO

Maestro en Ciencias Sociales, profesor-investigador de la Univer-


sidad Autónoma de Guerrero en la Unidad Académica de Cien-
cias Económicas. Director de Investigación Científica. Premio
estatal de periodismo “Ignacio Manuel Altamirano”, 2000, Estado
de Guerrero.

BLANCO CONTRERAS, PAVEL

Dirigente político, Secretario de Relaciones y Solidaridad Interna-


cional del Partido de los Comunistas Mexicanos.

CERVANTES GÓMEZ, JUAN

Con estudios de Maestría en Ciencias Sociales, profesor de la Uni-


versidad Autónoma de Guerrero con adscripción a Radio Universi-
dad. Periodista y analista de problemas políticos, corresponsal del
Diario Universal. Secretario de Derechos Humanos, en la Delega-
ción XVII del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP).

CHÁVEZ GALINDO, RODOLFO

Dirigente del Partido de los (as) Trabajadores (as) de México. Con-


ferencista y ponente en eventos nacionales e internacionales en tor-
no a los Problemas de los Tratados de Libre Comercio, Medio
Ambiente y Desarrollo Social. Pertenece a la Cátedra “Carlos
Marx”.
022.Irak.F.279-286 2/12/94 8:48 PM Page 281

DE LOS AUTORES 281

DIETERICH STEFFAN, HEINZ

Doctorado en Ciencias Sociales y Económicas en la RFA, Miem-


bro del Sistema Nacional de Investigadores de México y profesor
en la Universidad Autónoma Metropolitana. Presidente del Foro
por la Emancipación e Identidad de América Latina. Autor y
coautor entre otros libros de: La sociedad global, Nueva guía para
la investigación científica, El Nuevo Proyecto histórico: identidad na-
cional y globalización, La tercera vía, La cuarta vía al poder: Venezue-
la, Colombia, Ecuador, Crisis de las ciencias Sociales y El socialismo del
siglo XXI. Ponente en seminarios, congresos, coloquios y conferen-
cias nacionales e internacionales. Forma parte de la Cátedra “Car-
los Marx”.

ESPINOSA CONTRERAS, RAMÓN

Maestro en Ciencias Sociales y candidato a Doctor por la Universi-


dad Iberoamericana. Profesor-investigador de la Universidad Au-
tónoma de Guerrero en la Unidad Académica de Filosofía y Letras,
Coordinador del Cuerpo Académico “Filosofía de la Cultura” y
Miembro del Consejo Directivo del Círculo Mexicano de Profeso-
res de Filosofía A.C. Ponente en coloquios, seminarios, congresos
y foros nacionales e internacionales. Ha cursado diplomados en Fi-
losofía Política y Educación Holista. Autor y coautor entre otros li-
bros de: La Universidad que Guerrero necesita, Los sentimientos de la
Nación (Contenido filosófico) y 11 de septiembre: las caras de la globa-
lización. Es integrante de la Cátedra “Carlos Marx”.

FAJARDO ESTRADA, ZOILA

Profesora-investigadora de la Universidad de la Habana, Cuba, en


la Facultad de Filosofía, Historia y Sociología. Ponente y conferen-
cista en eventos nacionales e internacionales. Es integrante de la
Cátedra “Carlos Marx”.
022.Irak.F.279-286 2/12/94 8:48 PM Page 282

282 IRAK: CAUSAS E IMPACTOS DE UNA GUERRA IMPERIALISTA

FAZIO, CARLOS

Analista y periodista de problemas internacionales, autor de ensayos,


artículos científicos y libros sobre cuestiones de América Latina.

GARZA GRIMALDO, JOSÉ GILBERTO

Doctor en Derecho, profesor-investigador de la Maestría en Dere-


cho Público de la Universidad Autónoma de Guerrero. Ex Director
del Instituto de Estudios Parlamentarios “Eduardo Neri” del H.
Congreso del Estado de Guerrero. Periodista y analista sobre pro-
blemas sociales, políticos y jurídicos. Autor y coautor entre otros
libros de: 11 de septiembre: las caras de la globalización. Ponente y con-
ferencistas en seminarios, congresos, foros y coloquios nacionales.

GONZÁLEZ RUIZ, JOSÉ ENRIQUE

Ex Rector de la Universidad Autónoma de Guerrero. Profesor-in-


vestigador de la Universidad Autónoma de México. Miembro de la
Cátedra “Carlos Marx”. Autor y Coautor de libros entre otros de:
El Chaparro y Yo: un Huachichil en el Corazón del Anáhuac y Diario de
la Huelga Rebelde (Editorial Uníos). Conferencista y ensayista sobre
temas económicos, sociales y políticos. Ha participado en semina-
rios, congresos, foros, simposios y encuentros nacionales e interna-
cionales. Maestro en Derecho y realiza estudios de doctorado en
Derecho Constitucional y Administrativo por la UNAM. En la ac-
tualidad es coordinador del Programa de Derechos Humanos de la
Universidad de la Ciudad de México.

KINOSHITA, DINA LIDA

Doctora, Profesora miembro de la Cátedra UNESCO de Educación


para la Paz, Derechos Humanos, Democracia y Tolerancia. Perte-
nece al Instituto de Estudios Avanzados, São Paulo, Brasil. Ponente
y conferencista en congresos, seminarios, coloquios y foros nacio-
nales e internacionales. Autora y coautora de libros entre otros: 11
022.Irak.F.279-286 2/12/94 8:48 PM Page 283

DE LOS AUTORES 283

de septiembre: las caras de la globalización. Forma parte de la Cátedra


“Carlos Marx”.

FOO KONG DEJO, HERMINIA C.

Docente investigadora de Tiempo Completo, Responsable del Pro-


grama de América Latina del Instituto de Investigación Científica,
Área Humanístico Social de la Universidad Autónoma de Guerrero.
Especialista en temas y problemas de América Latina y ponente en
eventos nacionales e internacionales. Autora y coautora de varios li-
bros, entre otros, de Perú: Una luz en el sendero. Ed. Fontamara. Mé-
xico. Sistemas Políticos: Poder y sociedad (Estudios de casos en América
Latina). Ed. Asociación Latinoamericana de Sociología (ALAS),
Centro de Estudios sobre América (CEA) y Editorial Nueva Socie-
dad. Caracas, Venezuela. El pensamiento de Marx en los umbrales del
siglo XXI. Ed. Comuna. México. Colaboradora de Estudios Latinoa-
mericanos, publicación periódica del Centro de Estudios Latinoame-
ricanos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la
Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de Acta Socio-
lógica, publicación periódica de la carrera de Sociología de la
Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Integrante de
la Cátedra “Carlos Marx”.

MORALES CARMONA, SERGIO

Secretario General del Comité Directivo Estatal del Partido Popu-


lar Socialista.

PÉREZ GÓMEZ, MARTA M.

Master en Ciencias Políticas, profesora-investigadora en la Univer-


sidad de la Habana, Cuba. Integrante de la Junta Directiva Nacional
de la Sociedad Cubana de Investigaciones Filosóficas. Ha participa-
do en eventos nacionales e internacionales. Especialista en cultura
política, ha escrito en revistas nacionales y extranjeras. Integra la
Cátedra “Carlos Marx”.
022.Irak.F.279-286 2/12/94 8:48 PM Page 284

284 IRAK: CAUSAS E IMPACTOS DE UNA GUERRA IMPERIALISTA

REYES SALINAS, MEDARDO

Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Guerrero


en la Unidad Académica de Derecho y Ciencias Sociales. Especia-
lista en Derecho Internacional Público por la Universidad Amistad
de los Pueblos Patricio Lumumba de Moscú, Rusia. Autor de va-
rios ensayos y artículos científicos sobre: Derechos Humanos de
los Pueblos Indígenas, Derecho Electoral, Principios del Derecho
Internacional Público, Estatuto Jurídico de las Personas Morales
en el Derecho Internacional Privado. Autor de dos monografías
inéditas: Medios Pacíficos para la Solución de Controversias Terri-
toriales en América Latina y Fundamentos del Derecho Interna-
cional Privado. Autor y coautor de varios libros entre otros de: 11
de septiembre: las caras de la globalización. Es integrante de la Cátedra
“Carlos Marx”.

ROMÁN OCAMPO, ADELA

Diputada, Coordinadora de la Fracción Parlamentaria del Partido


de la Revolución Democrática.

VALQUI CACHI, CAMILO

Doctorado en Ciencias Filosóficas en Cuba, profesor-investigador


de la Universidad Autónoma de Guerrero, en las Unidades Acadé-
micas de Ciencias Económicas y Filosofía y Letras (UAFYL). Coor-
dinador General de Posgrado (UAFYL), Coordinador de la Cátedra
“Carlos Marx” y del Cuerpo Académico “Teorías Económicas, Po-
líticas y Sociales de la Realidad”. Es especialista en Marxismo Clá-
sico y Contemporáneo y estudioso de problemas latinoamericanos
y caribeños. Ponente en coloquios, congresos y seminarios nacio-
nales e internacionales, autor y coautor entre otros libros de: Marx
vive: Fin del capitalismo y del socialismo real, Desde Cuba: el derrumbe
del socialismo eurosoviético, Filosofía de la praxis en México ante el de-
rrumbe del socialismo soviético, 11 de septiembre: las caras de la globali-
zación y El pensamiento de Marx en los umbrales del siglo XXI.
022.Irak.F.279-286 2/12/94 8:48 PM Page 285

DE LOS AUTORES 285

VILÁ BLANCO, DOLORES

Doctora en Ciencias Filosóficas. Profesora auxiliar de la Universi-


dad de La Habana. Miembro del Consejo Científico de la Facultad
de Filosofía e Historia. Profesora principal del Departamento de
Filosofía y Teoría Política para las Ciencias Naturales y Matemáti-
cas. Miembro del Comité Académico de la Maestría en Estudios
Marxistas. Especialista en Filosofía Política y Pensamiento Cubano,
posee más de 90 publicaciones en revistas y libros dentro y fuera de
Cuba. Ha participado en eventos nacionales e internacionales. Di-
rige el Proyecto de Investigación “Problemas Civilizatorios Con-
temporáneos”, es premio del Pensamiento Martiano, Almamater y
ostenta la Medalla por la Educación Cubana.
022.Irak.F.279-286 2/12/94 8:48 PM Page 286

286 IRAK: CAUSAS E IMPACTOS DE UNA GUERRA IMPERIALISTA


023.Colofn.F.287-288 2/12/94 8:50 PM Page 287

Irak: causas e impactos


de una guerra imperialista
se terminó de imprimir en noviembre de 2004
en los talleres de Corporación Industrial Gráfica, S.A. de C.V.,
Francisco Landino 44, Col. Miguel Hidalgo,Tláhuac, México, D.F.
Composición tipográfica: Literal, S. de R.L. Mi.
El tiraje consta de 1 000 ejemplares
más sobrantes para reposición.

287
023.Colofn.F.287-288 2/12/94 8:50 PM Page 288