Está en la página 1de 26

Batalla de Pichincha

batalla de la guerra de independencia


ecuatoriana

Este artículo o sección tiene referencias, pero necesita más para complementar su verificabilidad.

La batalla del Pichincha ocurrió el 24 de mayo de 1822 en las faldas del volcán Pichincha, a más
de 3000 metros sobre el nivel del mar, cerca de la ciudad de Quito.
Batalla del Pichincha

Campañas del Sur: Independencia de Quito

Fecha 24 de mayo de 1822

Lugar Faldas del volcán Pichincha, Quito, Ecuador.

Coordenadas 0°13′09″S 78°31′38″O/ -0.21908888888889,


-78.527261111111 (http://tools.wmflabs.org/geoha
ck/geohack.php?language=es&pagename=Batalla_
de_Pichincha&params=-0.21908888888889_N_-78.
527261111111_E_type:event)

Resultado Victoria patriota decisiva, toma de Quito.

Beligerantes

 Gran Colombia
 Imperio español
[nota 1]
Provincia Libre de Guayaquil ​

Protectorado del Perú

República de Chile[nota 2] ​

Comandantes

Antonio José de Sucre


Melchor Aymerich 
Andrés de Santa Cruz

Unidades militares

Ejército Patriota Ejército Realista

Fuerzas en combate

2000[nota 3] [1]
​ ​-3500[2] ​patriotas
menos de 2000[6] ​-3500[2] ​realistas

(alrededor de 2971)[nota 1] ​ (probablemente menos de 3000)[7] [nota


​ 4]

1300-1500[3] ​
1500-2000[4] [5]
​ ​

+100

sin datos (incluidos en la División del


Perú)[nota 2] ​

Bajas

200 muertos y 140 heridos[nota 1] ​ 400 muertos, 190 heridos y 1260 prisioneros[8] [9]
​ ​

Mapa               

Batalla de
Pichincha

Lugar de ubicación de la Batalla de Pichincha en la actual Provincia de Pichincha en Ecuador


Mapa animado de la revolución hispanoamericana (1808-1825):

     Territorios bajo control realista.


     Territorios bajo control de movimientos independentistas.
     Territorios bajo control de la Gran Colombia.
     España bajo ocupación francesa.
     España durante la revolución liberal.
     Zonas sin un gobierno claro.

El encuentro, que ocurrió en el contexto de las guerras de independencia hispanoamericanas,


enfrentó al ejército independentista unido bajo el mando del mariscal venezolano Antonio José
de Sucre, conformado: por una División la de Gran Colombia, un batallón de guayaquileños y
otra División peruana bajo el mando de Andrés de Santa Cruz, coronel del ejército del Perú,
contra el ejército realista comandado por el comandante Melchor Aymerich. La derrota de las
fuerzas españolas condujo a la liberación de Quito y aseguró la anexión de las provincias que
pertenecían a la Real Audiencia de Quito, también conocida como la Presidencia de Quito, a la
Gran Colombia y de la jurisdicción administrativa colombiana finalmente emergió la que hoy
conocemos como República del Ecuador.

Antecedentes

Podría afirmarse que la campaña militar por la independencia de Quito se inició el 5 de agosto
de 1820, cuando la ciudad costanera de Esmeraldas proclamó su independencia de España
después de una rápida y casi incruenta revuelta contra la guarnición local. Los líderes de la
revuelta, una combinación de oficiales peruanos y venezolanos del Ejército colonial junto con
intelectuales locales y patriotas, formaron un consejo de gobierno y un ejército con el propósito
de defender la ciudad y extender el movimiento independentista a otras provincias de la
Presidencia.
Para entonces, el curso de las guerras de independencia en América del Sur había
cambiado en contra de España; la victoria de Simón Bolívar en la Batalla de Boyacá selló la
independencia del Virreinato de Nueva Granada, mientras que en el Sur José de San Martín, tras
haber desembarcado con su ejército en la costa peruana en septiembre de 1820, preparaba la
campaña para la independencia del virreinato del Perú.

Primeras campañas en la Real Audiencia de Quito

Mapa de la antigua República de Colombia.

Los primeros movimientos empezaron en 1809 con la rebelión de los Criollos contra el dominio
español conocida como El Primer Grito de Independencia Americana. Aunque hay otros
precursores como Eugenio Espejo, sabio criollo de origen mestizo que lanzó las primeras
proclamas por escrito en la publicación «El Nuevo Luciano de Quito». Los sublevados formaron
una Junta de Gobierno provisional el 10 de agosto de 1809 en Quito, sublevando el poder
español y gobernándose autónomamente; sin embargo los participantes acabaron siendo
encarcelados y asesinados en la Matanza del 2 de agosto de 1810. Este capítulo de la historia
ecuatoriana fue tomado como ejemplo en el inicio de varios procesos libertarios en América
Latina. En esa fecha los sublevados propugnaban el liderazgo de una junta autónoma de
gobierno, cambiar las autoridades en Quito, manteniendo su autonomía utilizando la estrategia
de las máscaras de Fernando VII, que consistía en jurar una falsa lealtad al cautivo rey
Fernando VII con el fin de mantener la autonomía.[10] ​La historiografía del Ecuador considera
este suceso como el Primer Grito de Independencia Hispanoamericana y el inicio del proceso de
emancipación de la región. Terminado el dominio francés y con la negativa del rey de España,
Fernando VII, de acatar la Constitución de Cádiz, se desencadenaron una oleada de
movimientos independentistas en la América Española.

Extensión territorial de la Provincia Libre de Guayaquil integrada posteriormente a la Gran Colombia.

En 1820 tras la independencia de Guayaquil. El gobierno independiente de Guayaquil formó un


ejército de hombres locales, de tal vez 1800 soldados, y en noviembre lo envió hacia la región
sierra, con el propósito de sumar adeptos a la causa independentista. Tras algunos éxitos
iniciales, como la declaración de independencia de Cuenca el 3 de noviembre de 1820, los
independentistas sufrieron una grave derrota ante el ejército realista en la batalla de Huachi,
cerca de Ambato, que les obligó a regresar a las regiones costeras.
En febrero de 1821 Guayaquil ya había recibido refuerzos, armas y provisiones de parte de
Bolívar, quien para entonces era Presidente de la República de Colombia, coadyuvado desde
Santafé por el Vicepresidente Francisco de Paula Santander. En mayo del mismo año, el general
de brigada Antonio José de Sucre, Comandante en jefe de la División Sur del ejército
colombiano y el subordinado de mayor confianza de Bolívar, arribó a Guayaquil. El debía asumir
la dirección del ejército Patriota, y empezar las operaciones con miras a la liberación de la
ciudad de Quito y todo el territorio de la Real Audiencia de Quito. El objetivo político de Bolívar
era incorporar todas las provincias de la Real Audiencia, incluyendo Guayaquil, a Colombia.
Guayaquil, por su parte, no había decidido si incorporarse a Perú o Colombia, y muchos de sus
ciudadanos querían establecer su propia República. El avance de Sucre a través de los Andes
empezó en julio de 1821. Al igual que en la primera campaña, tras tener algunos éxitos iniciales,
Sucre fue vencido por el ejército Realista el 12 de septiembre, coincidentemente en el mismo
lugar donde ocurrió la anterior batalla de Huachi. Esta segunda campaña terminó con un
armisticio entre los independentistas y los realistas el 18 de noviembre de 1821.

Orden de batalla
Orden de batalla
Ejército Patriota Ejército Real
Comandante en jefe Comandante en jefe
General Antonio José de Sucre
Mariscal de campo Melchor

División de Colombia Aymerich

Infantería:
Estado Mayor de división
Batallón ligero Aragón (expedicionario):[15] ​
General José Mires[11] ​comandante de división Coronel Valdez

Infantería Batallón Tiradores de Cádiz (expedicionario):


Coronel de Albal
Batallón Paya: 820 infantes; al mando del
teniente coronel José Leal. Batallón ligero Primero de Cataluña
(expedicionario): Bartolomé Salgado[16] ​
Batallón Alto Magdalena: 314 infantes; al
mando del coronel José María Córdova. Batallón ligero "Cazadores de la
Constitución:[17] ​Col Toscano
Batallón de Yaguachi: 260 infantes; al mando
del coronel Carlos María Ortega. Caballería:

Batallón Albión: 433 infantes; al mando del Dragones de S. M. la Reina Isabel, 1.er
teniente coronel John MacKinstosch. Escuadrón: Coronel Sáenz

Caballería, al mando del coronel Diego Ibarra. Dragones de Granada, 1.er Escuadrón: Coronel
Vizcarra
Escuadrón Lanceros, al mando del teniente
coronel Friederich Rach. Dragones de la Guardia Presidencial, 1.er
Escuadrón: Teniente coronel Mercadillo
Escuadrón Dragones: 142 caballería; al
mando del teniente coronel Gaetano Húsares Propios de S. M. el Rey Fernando VII,
Cestari.[nota 5] ​ 1.er Escuadrón: Coronel Allimeda

Artillería:
División del Perú
Batería de artillería : Coronel Ovalle

Estado Mayor de división

Andrés de Santa Cruz, comandante de división

Infantería:[12] ​

Batallón Nº 2 de Trujillo: 573 infantes; al


mando del coronel Félix Olazábal.
Batallón Nº 4 de Piura: 454 infantes; al mando
del teniente coronel Francisco Villa.[13] ​

Caballería:

Escuadrón Cazadores a Caballo de Trujillo:


100 caballería; al mando del coronel Antonio
Sánchez

Escuadrón Cazadores a Caballo de Paita: 100


caballería; también al mando del coronel Antonio
Sánchez

Escuadrón del Regimiento de Granaderos a


Caballo de los Andes de 96 jinetes,[14] ​al mando
del coronel Juan Lavalle[nota 6] ​

Artillería:

Batería de artillería: 83 artilleros; al mando del


capitán Adolfo Klinger

Planificación

Antonio José de Sucre


De vuelta en Guayaquil, el General Sucre concluyó que la mejor estrategia para la próxima
campaña sería evitar cualquier intento de avanzar directamente hacia Quito vía Guaranda, en
favor de un avance indirecto, marchando primero hasta Cuenca antes de redirigirse hacia el
Norte, a través de los Andes, en dirección a Quito. Este plan ofrecía numerosas ventajas: al
recapturar Cuenca se podría impedir las comunicaciones entre Quito y Lima, y le permitiría a
Sucre esperar por los refuerzos que entonces San Martín le había prometido enviar desde el
Perú. Además, un progresivo avance desde la costa y ascensión a través de las montañas le
permitiría a su ejército una gradual adaptación a los efectos fisiológicos del cambio altitud. Pero
fundamentalmente, era la única forma de evitar un combate directo en condiciones
desfavorables con las fuerzas Realistas que venían de Quito.

La campaña

Vista desde la cima del volcán Pichincha.

Para enero de 1822 Sucre ya había organizado la nueva campaña. Su ejército constaba de
aproximadamente 1700 hombres, entre veteranos de sus campañas anteriores y nuevos
reclutas.
Había hombres de las tierras llanas de la Provincia de Guayaquil y voluntarios que
provenían de la Sierra, como el héroe cuencano Abdón Calderón, cuyo padre había muerto
heroicamente en 1812, defendiendo al Estado de Quito. Los dos contingentes pronto fueron
organizados como el Batallón Yaguachi; también había soldados neogranadinos y venezolanos
enviados por Bolívar, unos cuantos oficiales y soldados españoles que habían cambiado de
bando, un batallón entero de voluntarios británicos e incluso unos cuantos irlandeses y
franceses. El 18 de enero el ejército Patriota se dirigió a Machala, en el llano. El 9 de febrero, tras
haber cruzado los Andes, Sucre entró en el pueblo de Saraguro, donde su ejército se juntó con
los 1300-1500 hombres de la División peruana, enviados por San Martín, al mando del Coronel
Andrés de Santa Cruz. Esta fuerza (Expedición Auxiliar de Santa Cruz a Quito) estaba
conformada en su mayoría por reclutas peruanos, existían también chilenos, argentinos y alto-
peruanos (bolivianos), tenía también oficiales argentinos, entre los que destacaban Félix
Olazábal, ambos de Infantería y Antonio Sánchez de Caballería y un escuadrón del Regimiento
de Granaderos a Caballo de los Andes (argentino) al mando de Juan Lavalle. Al enfrentar esta
fuerza multinacional de alrededor de 3000 hombres, el destacamento Realista de caballería, de
unos 900 hombres, que defendía Cuenca se retiró hacia el Norte, siendo perseguido a la
distancia por la caballería Patriota. Cuenca fue entonces recapturada el 21 de febrero de 1822,
sin que se disparara un solo tiro. Durante marzo y abril, los Realistas continuaron marchando
hacia el Norte, logrando con éxito evitar enfrentarse con la caballería Patriota. Sin embargo, el
21 de abril se produjo un feroz encuentro entre las fuerzas de caballería en Tapi, cerca de
Riobamba. Al final del día los Realistas nuevamente se retiraron, mientras que el ejército
principal de Sucre procedió a capturar Riobamba, quedándose ahí hasta el 28 antes de reanudar
su viaje hacia Quito.

Acercamiento a Quito

El 2 de mayo de 1822, la fuerza principal de Sucre había alcanzado la ciudad de Latacunga, 90


km al sur de Quito. Ahí Sucre procedió a reorganizar sus tropas, sumando voluntarios de los
pueblos cercanos, mientras esperaba refuerzos, en especial el Batallón Alto Magdalena (de
Colombia) y nuevos informes de inteligencia sobre el paradero del ejército Realista.

Mientras tanto, Aymerich alistó los puntos de resistencia y posiciones de artillería en los
principales pasos montañosos que dirigían a Quito. Sucre, empeñado en evitar un
enfrentamiento frontal en terreno desfavorable, decidió avanzar paralelamente a los flancos de
las posiciones Realistas, marchando por las laderas del volcán Cotopaxi para así poder llegar al
Valle de los Chillos, en la retaguardia de las posiciones defensivas Realistas. El 14 de mayo el
ejército Realista, intuyendo las intenciones de Sucre, comenzó a replegarse, llegando a Quito el
16. Dos días después, y tras una muy difícil marcha, el ejército de Sucre ocupó Sangolquí, siendo
recibidos por Rosa de Montúfar en la hacienda Chillo-Compañía, misma que había heredado de
su padre el marqués de Selva Alegre.[18] [19]
​ ​

Maniobras finales
En la madrugada del 23 de mayo de 1822, el ejército patriota, conformado por 2971 hombres,
empezó a ascender por las laderas del volcán Pichincha. En la vanguardia estaban 200
colombianos del Alto Magdalena, seguidos por el ejército principal de Sucre; en la retaguardia
estaban los británicos del Albión, protegiendo el tren de municiones. A pesar del enorme
esfuerzo de las tropas, el avance por las laderas del volcán fue más lento de lo que se esperaba,
y la llovizna que cayó durante la noche convirtió los senderos en ciénagas.

Cuando amaneció, para consternación de Sucre, el ejército no había logrado un avance


significativo, hallándose literalmente a mitad del camino, a 3500 metros sobre el nivel del mar y
a la vista de los centinelas Realistas en Quito. A las ocho en punto, ansioso por el lento avance
del Albión, y con sus tropas exhaustas y afectadas por la altitud, Sucre ordenó a su ejército
detener el avance para descansar, pidiendo a sus oficiales ocultar sus batallones como mejor
pudieran. Envió parte del batallón Cazadores del Paya en una labor de reconocimiento, seguidos
por el Trujillo, un batallón peruano. Una hora y media después, repentinamente, los hombres del
Paya fueron golpeados por una descarga, bien apuntada, de mosquetes. Esta acción dio inicio a
la batalla.

Desarrollo de la batalla
El uniforme de los granaderos, actualmente guardia de honor del palacio presidencial de Quito.

Cuando amaneció, los centinelas posicionados cerca de Quito avistaron a las tropas patriotas
ascendiendo por las laderas del Pichincha. Aymerich, entonces consciente de la intención de
Sucre de flanquearlo por medio del ascenso al volcán, ordenó a su ejército de 1894 hombres
ascender la montaña lo más pronto posible, para enfrentar ahí a Sucre. Al haberse encontrado
en un campo de batalla tan improbable, los dos comandantes no tuvieron otra opción más que
enviar gradualmente sus tropas a la batalla. Existía poco espacio para maniobrar en las
empinadas laderas del Pichincha, entre profundos barrancos y densos matorrales.

Los hombres del Paya, tras recuperarse de la conmoción inicial, se reposicionaron bajo el fuego
enemigo, esperando la llegada del batallón Trujillo. Sucre, esperando que los españoles estén
más cansados que sus propias tropas, envió también al batallón Yaguachi, conformado por
ecuatorianos. El batallón Alto Magdalena trató de hacer un movimiento de flanqueo, pero sin
éxito, pues el terreno no se lo permitió. Pronto, los batallones Paya, Trujillo y Yaguachi
(batallones patriotas), sufriendo muchas bajas y con pocas municiones, comenzaron a
replegarse.

Para entonces el destino de la batalla para los Patriotas parecía depender del Albión, que
transportaba las municiones tan necesitadas; y sin embargo se desconocía su paradero. A
medida que el tiempo pasaba, los Realistas parecían ganar el control de la batalla. El otro
batallón peruano Piura, fue obligado a retroceder. En medio de la desesperación, a los hombres
de reserva del batallón Paya se les ordenó cargar contra el enemigo con sus bayonetas. Ambos
bandos sufrieron grandes bajas, pero la situación más o menos se estabilizó para los Patriotas.
A pesar de esto, Aymerich, como parte de su estrategia, durante el ascenso al Pichincha separó
de su fuerza principal al batallón Aragón, ordenándole avanzar hasta la cúspide del volcán, para
así luego atacar a los Patriotas por la retaguarda, rompiendo sus líneas en el momento
indicado.[20] ​El Aragón era el mejor batallón del ejército realista; estaba conformado por
veteranos españoles que habían actuado tanto en Guerra de la Independencia Española como
en otras batallas en América del Sur, y en ese momento se hallaba sobre los Patriotas y listo
para atacar.

Afortunadamente para los Patriotas, cuando el Aragón estaba por cargar sobre la alicaída línea
Patriota, fue detenido en seco por el Albión, que entró inesperadamente en la batalla. Resulta
que el Albión consiguió avanzar a una posición más alta que la de los españoles. Pronto, el
Magdalena se unió a la batalla, y el Aragón tras sufrir fuertes bajas, se desintegró. Entonces el
Magdalena avanzó hasta la línea Patriota para reemplazar al Paya, y cargó contra la línea
Realista, que terminó por romperse.[21] ​

El sacrificio de Abdón Calderón

La batalla de Pichincha fue el escenario del sacrificio por la Patria de uno de los más
destacados héroes ecuatorianos, el cuencano de 18 años Abdón Calderón. Calderón, quien fue
hijo del coronel cubano Francisco Calderón, defensor del Estado de Quito de 1812, vivía en
Guayaquil y se enlistó en las tropas de origen ecuatoriano que combatieron en la Batalla.

Calderón, a pesar de haber recibido 4 heridas de bala, prefirió permanecer inamovible en la línea
de fuego, alentando a todo su batallón y levantando incansablemente la que es ahora la bandera
celeste y blanco de la ciudad de Guayaquil. Al terminar el feroz combate fue trasladado a la
ciudad de Quito, donde murió al cabo de catorce días, el 7 de junio de 1822. Antonio José de
Sucre en su escueto parte de la Batalla de Pichincha, fechado el 28 de mayo del aquel año dice:
" [...] hago una particular memoria de la conducta del Teniente Calderón, que habiendo recibido
sucesivamente cuatro heridas, no quiso retirarse del combate. Probablemente morirá, pero el
Gobierno de la República sabrá compensar a la familia los servicios de este oficial heroico".[22] ​

Cuando Simón Bolívar llegó a la ciudad de Quito y se enteró de estos hechos, ascendió
póstumamente a Calderón al grado de capitán y decretó que su sueldo fuera entregado a su
madre. La compañía del Batallón Yaguachi a la que perteneció Calderón no tendría capitán y en
las revistas, al mencionarse su nombre, la tropa habría de contestar: "Murió gloriosamente en
Pichincha, pero vive en nuestros corazones". La tradición se mantiene hasta la actualidad en el
Ejército ecuatoriano, pues al pasar lista a los batallones de caballería se nombra a Calderón tal
como dispuso Bolívar.

En la obra Leyendas del Tiempo Heroico del escritor Manuel J. Calle se narra la muerte de
Calderón con una serie de hipérboles, destacando que pese a las graves heridas sufridas en las
cuatro extremidades, se negó a abandonar el campo de batalla.

La Capitulación de Quito
Capitulación de Quito (1822), óleo sobre lienzo de Antonio Salas Avilés

1. A las doce del día bajo un sol resplandeciente, los soldados de la libertad en la cima del
Pichincha a más de 3000 metros de altura dieron el grito de victoria. La victoria fue de
Sucre, la cual fue completada con la capitulación que el jefe patriota concedió al mariscal
Aymerich el 25 de mayo del mismo año.

2. El fortín de El Panecillo sirvió de puesto de mando de los españoles, quienes inclusive


hicieron fuego de artillería contra los patriotas, que habían ascendido la falda del cercano
volcán Pichincha. Al ser derrotados, los españoles se refugiaron en el fortín.[23] ​Sucre, para
evitar el sangriento asalto al emblemático cerro, envió un emisario a Aymerich para que
capitulara, cosa que el capitán general español aceptó.

Según el acta de Capitulación del 25 de mayo de 1822,[24] ​los españoles, a las 14:00 de ese día,
arriaron su bandera y entregaron sus armas al Ejército de la Gran Colombia, en una ceremonia
especial que tuvo lugar en un puente del fortín colonial. De esta manera, en la cima del Panecillo
tuvo lugar el acto final del Imperio español en Ecuador.

La fortaleza permitía vigilar el norte y el sur, por lo que estaba provista de cañones. Al caer el
fuerte en manos del Ejército libertador de la Gran Colombia, en 1822, se tomaron a los
españoles catorce piezas de artillería.[23] ​

Con las operaciones cuyas acciones finales se produjeron en las faldas del Pichincha y en la
ciudad de Quito, Sucre decidió a su favor la vacilante y delicada situación de Guayaquil; dio
libertad al territorio que conforma hoy la República de Ecuador, y facilitó su incorporación a la
Gran Colombia.

El 18 de junio de ese año, Bolívar le asciende a general de división y lo nombra intendente del
departamento de Quito. Ese día, durante la entrada triunfal del Libertador a la Plaza de la
Independencia de Quito, una mujer le arroja desde su balcón una corona de laurel al rostro, lo
que llama vivamente la atención de Bolívar. Esta mujer fue Manuela Sáenz, quien participó
también en las luchas de la independencia y sería nombrada coronela por Bolívar, que la
convirtió en su amante y la llamó "La Libertadora del Libertador".

Al frente de los destinos de Ecuador desarrolla una positiva obra de progreso: funda la Corte de
Justicia de Cuenca y en Quito el primer periódico republicano de la época, El Monitor. Instala en
esa ciudad la Sociedad Económica. De su actividad personal es buena prueba que, el 6 de
septiembre de 1822 expidió y firmó en Quito 52 comunicaciones. Interesado por la educación,
se puede afirmar que en Cuenca halló 7 escuelas y dejó 20.

Mientras tanto en Guayaquil

Luego de la batalla, a los pocos días llegó la noticia a Guayaquil, siendo esta celebrada por los
cabildantes y autoridades máxima del Gobierno Provisorio. Esta fue plasmada en el principal y
único medio de comunicación oficial del Gobierno, que era el "Patriota de Guayaquil",
publicándose lo siguiente en conmemoración a la victoria conseguida por las tropas de varias
nacionalidades, entre ellas la Guayaquileña:”[25] ​

El Patriota de Guayaquil. del Sabado 15 de Junio de 1822. La Junta Superior de


Gobierno.

CONCIUDADANOS. Las fuerzas unidas del Perú, Colombia y Guayaquil han roto
al fin las pesadas cadenas que arrastraban nuestros hermanos en la segunda
capital de los Incas: y aunque los tiranos las habían afianzado en los enormes
montes y profundas quebradas de aquel país, ellas ahn sido deshechas á la
presencia de los hijos de la Libertad.

Las aguas del Plata, Magdalena, Rímac y Guayaquil, se reunieron formaron un


torrente, que escalando el Pichincha, ahogaron en su falda á la tiranía. Esas
aguas han hecho reflorecer el árbol de la Libertad, regando el 25 de Mayo á la
hermosa Quito, y confirmado que la AURORA DEL 9 DE OCTUBRE, que rayó en
nuestro horizonte. fué la aurora del brillante día en que la Libertad, con aire
magestuoso, debía pasearse sobre la orgullosa cima de Los Andes.

GUAYAQUILEÑOS. Cuando nos propusimos ser libres no podiamos dejar gemir


en la opresión á los pueblos que nos rodeaban: la empresa era grandiosa, y los
tiranos miraron con desdén nuestro noble arrojo... Ellos creyeron que vuestra
sangre, que tres veces corrió en Guachi y Tanisagua, debilitaría y extinguiría la
llama de vuestro amor pátrio: pero se hizo mas viva; y mientras vuestros hijos,
hermanos y amigos corrieron á las armas, doblamos los esfuerzos, y todos
nuestros recursos fueron empleados para conducir en nuestro auxilio a los
hijos de la inmortal Colombia...

GUAYAQUILEÑOS. Quito es ya libre: vuestros votos están cumplidos; la


Providencia os lleva por la mano al Templo de la Paz. á recoger los frutos de
vuestra constancia y de vuestros sacrificios... llenaremos la página que nos
toca en los fastos de la historia americana, y cimplirémos los grandes destinos
á que estamos llamados...

CONCIUDADANOS Y AMIGOS. En vuestra sola felicidad está el premio de las


fatigas que hemos sufrido por la PATRIA... Bajo los auspicios de la Libertad, y
con la protección de los grandes Estados que nos rodean, se abre una carrera
inmensa á la prosperidad de este hermoso y rico Pueblo, que será llamado por
todas las naciones de la tierra, LA ESTRELLA DE OCCIDENTE. Guayaquil junio
9 de 1822-3- OLMEDO-XIMENA-ROCA[26] ​

Resultado

Mapa de la Gran Colombia según Agustín Codazzi. El mariscal Sucre compartía la visión política de Bolívar y la unidad de
la "Patria Grande".

A pesar de que en el contexto de las Guerras de Independencia de Hispanoamérica la batalla de


Pichincha figura como un conflicto menor, tanto en términos de su duración como del número
de combatientes, sus consecuencias fueron bastante significativas. El 24 de mayo de 1822
Sucre entró con su ejército en la ciudad de Quito, donde aceptó la rendición de todas las tropas
españolas establecidas en el territorio que el gobierno de Colombia llamaba "Departamento de
Quito", al considerarlo como parte integral de la República de Colombia desde su creación el 17
de diciembre de 1819. Asimismo, cuando Sucre recapturó Cuenca el 21 de febrero, obtuvo de su
Consejo local un decreto en el cual se proclamaba la integración de su ciudad y provincia a la
República de Colombia. Entonces, con la rendición de Quito, que a su vez puso fin a la
resistencia realista en la provincia norteña de Pasto, y con la orden bajo amenaza de Sucre a
Santa Cruz para que la división peruana, de que no baje a la ciudad-puerto de Guayaquil. Bolívar
pudo entrar en la ciudad, como finalmente lo hizo el 16 de junio de 1822 con sus tropas. Entre el
entusiasmo general de la población, la antigua Provincia de Quito fue incorporada a la República
de Colombia. Por su parte Guayaquil, que aún no decidía su futuro, pero con la presencia tanto
de Bolívar como de su ejército Grancolombiano en su territorio, éste desconoce a la Justa local
de Gobierno y proclama forzosamente bajo presión la incorporación de Guayaquil a la Gran
Colombia el 13 de julio de 1822.[27] ​

El Templo de la Patria y otros monumentos


conmemorativos

En la ladera del monte Pichincha en donde tuvo lugar el combate, se levantó en 1922 un
obelisco conmemorativo del primer centenario de la Batalla. El Obelisco, ubicado en un paraje
andino a 3000 metros de altura, recuerda los nombres de los comandantes patriotas y también
tiene una placa dedicada al valor del soldado español.

Los Próceres, Caracas, Venezuela

En los años 70 del siglo XX, la dictadura militar que gobernaba Ecuador decidió construir en el
lugar un monumento de mayores proporciones que el modesto obelisco original.
En el sitio se levantó el llamado "Templo de la Patria" una estructura de hormigón armado con
varios salones cavados en la montaña. El Templo de la Patria, visible desde varias partes de la
ciudad de Quito, está decorado en el exterior con una torre y con un mural en mosaico de
Eduardo Kingman, que evoca los distintos episodios de la lucha por la independencia del
Ecuador, desde los tiempos de Eugenio Espejo, pasando por el Diez de Agosto.

El Templo tiene varios salones en los que se pueden apreciar algunas armas antiguas, que, si
bien no son en su mayoría de 1822, son de mediados y finales del siglo XIX. Otro salón muestra
los trajes de época de todas las guardias presidenciales y de honor de Sudamérica, y un
diorama que permite seguir las incidencias de la Batalla del Pichincha.

En sendos salones se encuentran estatuas en bronce del Libertador Simón Bolívar y del
Mariscal Antonio José de Sucre, así como un homenaje simbólico a la heroína ecuatoriana
Manuela Sáenz, amante de Bolívar que, aunque no participó en el combate, está enterrada
simbólicamente en el lugar. Otra sala contiene los restos de un soldado desconocido.

El Templo de la Patria integra en su conjunto el antiguo obelisco de 1922 y permite una vista
panorámica del Centro Histórico de Quito.

En el Centro Histórico, se levanta el Monumento a los Héroes Ignotos del Pichincha, una
columna con un cóndor de bronce, en el paseo "24 de Mayo" construido también al pie de la
montaña con ocasión del primer centenario del combate.

Acto cumplido al pie del monumento al Soldado Ecuatoriano con motivo de la recordación de la Batalla del Pichincha

Notas y referencias
1. Cuando Sucre tomo Guayaquil el 9 de octubre de 1820 lo hizo con 700 hombres pero la
aristocracia de la ciudad le negó su apoyo (Carlos Lasso Cuevas, La batalla de Pichincha (htt
p://the.pazymino.com/C_Lasso-BatallaPichincha.pdf) , pp. 1), aun así logro juntar en la
ciudad unos 2000 reclutas (La Guía 2000: La batalla de Pichincha (http://www.laguia2000.co
m/ecuador/la-batalla-de-pichincha) ). El 9 de febrero de 1821 llegaron 1200 refuerzos
enviados por San Martín al mando de Santa Cruz. Posteriormente se les unieron batallones de
colombianos (Lasso, pp. 2). En total alrededor de unos 2971 hombres pelearon por el bando
patriota en la batalla de Pichincha (Ibíd.)

2. El historiador chileno Gonzalo Bulnes en su obra "Historia de la Expedición Libertadora del


Perú: 1817-1822", pág. 401, basándose en la nota muy reservada que el general chileno
Francisco Antonio Pinto, dirigió a su gobierno con fecha 28 de febrero de 1823, señala la
presencia de elementos de tropa chilena que habrían sido enrolados en el batallón N° 2 del
Perú y la caballería de Trujillo para completar sus efectivos. Asimismo refiere la existencia de
soldados chilenos en el Regimiento de Granaderos de los Andes desde la campaña de Chile
en 1818

3. Emancipación de la Presidencia de Quito, del Virreinato de Lima y del Alto Perú. Francisco
Antonio Encina, Editorial Nascimento, 1954.

En julio de 1822 no disponía de los 5000 a 6000 hombres que, aún contando
con el concurso de San Martín, (...) Sucre libró la batalla de Pichincha con
2000 soldados de infantería y 400 jinetes. Deducidos los 200 muertos y los
140 heridos (...)

4. José Manuel Restrepo. Diario político y militar. Impr. Nacional, Bogotá, 1954, pp. 154. Entre
San Juan de Pasto y Riobamba sólo había 3500 a 4000 soldados realistas.

5. Gaetano Cestari, originario de Italia, arribó a Venezuela en el año 1816 para participar
diferentes campañas, fue nombrado en 1818 teniente coronel ayudante general en Angostura.
Murió en combate en la campaña del Sur de Colombia. Italia y los italianos en la historia y en
la cultura de Venezuela, por Marisa Vannini de Gerulewicz

6. Unidad no incorporada al ejército del Perú que portaba estandarte propio según se indica:
Tenemos el honor de haber recibido los restos del Ejercito de los Andes, conducidos desde el
Perú por el coronel de granaderos a caballo D. Félix Bogado (...) si, a esos que han conducido
en triunfo el pabellón argentino hasta Quito y que han sabido derramar su sangre por la
libertad de la patria en Junín y Ayacucho (...) Gaceta Mercantil de Buenos Aires, 17 de enero
de 1826.
Referencias
1. Batallas de Venezuela, 1810-1824. Edgar Esteves González. El Nacional, 2021, pp. 169-170.

(...) antes de coronar la meseta, las tropas de 3200 efectivos hacen alto para
poder descansar y tomar el rancho

2. Campaña de Atahualpa contra el Cuzco. Luis Andrade Reimers, Edit. Casa de la Cultura
Ecuatoriana, 1985, pp. 7.

Sin embargo, bien sabemos todos que la batalla de Pichincha se dio sólo
entre 3500 combatientes de parte y parte, siendo la inmensa mayoría de los
soldados a órdenes de Sucre oriundos del Perú, Colombia, Venezuela y
hasta de la (...)

3. La iniciación de la República: contribución al estudio de la evolución política y social del Perú.


Jorge Basadre, UNMSM, Lima, edición de 2002 (original de 1929-1930), pp. 153.

Santa Cruz al mando de 1300 a 1500 soldados llevó a esta campaña, que
culminó con el triunfo libertador de Pichincha, (...)

4. Documentos referentes a la creación de Bolivia: con un resumen de las guerras de Bolívar.


Volumen 1. Vicente Lecuna, Comisión Nacional del Bicentenario del Gran Mariscal Sucre
(1795-1995), 1995, pp. xci.

En la acción se distinguió por su extraordinario heroísmo, sorprendiendo a


los más aguerridos soldados, (...) incorporaron en dos divisiones el 23 de
mayo, víspera de la batalla de Pichincha, 1500 hombres, casi todos
cundinamarqueses.

5. Cartas apócrifas sobre la Conferencia de Guayaquil. Vicente Lecuna, Academia Nacional de la


Historia, 1945, pp. 184.

A los dos días de recibir la noticia de la batalla de Pichincha, es decir el 24


de junio, el Protector dirigió un despacho al general Sucre "pidiéndole que
regresara la división Santa Cruz con otra de 1500 o 2000 bravos
colombianos, para terminar la guerra de América ".1 5o - También se
equivoca el (...)
6. Boletín de la Academia Puertorriqueña de la Historia, Números 27-28. Academia
Puertorriqueña de la Historia, 1982.

En las batallas decisivas de la independencia, la llegada de unos centenares


de hombres podían ser decisivos al reforzar (...) En Carabobo fueron
alrededor de 5000 los combatientes españoles, en Pichincha menos de 2000,
en Ayacucho 9000 y (...)

7. Academia Nacional de la Historia (Venezuela). Boletín de la Academia Nacional de la Historia.


Volumen 56, Números 221-224. 1973

Y el 24 de Mayo de 1822, en las laderas del imponente volcán Pichincha,


frente a Quito, Sucre derrotó a 3000 (...)

8. Colombia: siendo una relación geográfica, topográfica, agricultural, comercial, politca, &c. de
aquel pays, adaptada para todo lector en general, y para el comerciante y colono en particular.
Alexander Walker, Baldwin, Cradock, y Joy, 1822, pp. 554.

Los resultados de la batalla de Pichincha son, la ocupación de esta ciudad y


de sus fortificaciones por la tarde del 25, la tranquilización de todo el
departamento, y la captura de 1100 soldados, 160 oficiales, 14 piezas de
artilleria, (...)

9. Bolívar y el arte militar formada sobre documentos: sin utilizar consejas ni versiones
impropias ; conclusiones de acuerdo con hechos probados, y la naturaleza de las cosas.
Vicente Lecuna, Colonial Press, 1955, pp. 159.

La batalla de Pichincha. Los españoles subieron rápidamente a impedir el


movimiento de Sucre. (...) la posesión de todo el departamento y la toma de
1100 soldados y 100 oficiales no heridos, y 190 heridos de los españoles con
todas sus (...)

10. Diputados de Quito (1809). «Acta del 10 de agosto de 1809» (https://web.archive.org/web/20


090813191755/http://www.fmmeducacion.com.ar/Historia/Documentoshist/1809independe
nciaquitoecuador.htm) . Archivado desde el original (http://www.fmmeducacion.com.ar/Hist
oria/Documentoshist/1809independenciaquitoecuador.htm) el 13 de agosto de 2009.
Consultado el 2007.
11. Biografía José Mires (http://halshs.archives-ouvertes.fr/docs/00/10/41/93/PDF/Vannini.pd
f)

12. Historia de San Martín y de la emancipación sud-americana. pp. 22-23. Autor: Bartolomé
Mitre. Editado en 1907

13. Francisco Villa era sargento mayor de origen rioplatense y teniente coronel graduado

14. Los Granaderos a Caballo al igual que los Cazadores del Perú habían completado sus
vacantes con tropas chilenos.

15. Se trata de un cuerpo refundido de los restos del primero de Victoria, que embarcó a
Venezuela con Pablo Morillo en 1815 y que en 1818 se renombra como Aragón. Tras la
retirada de Santa Fé, el Aragón sigue combatiendo en Pasto y consigue replegarse hasta
Quito. Allí se reúnen el Aragón y el Talavera primero. En realidad se trata de la reunión del
primero y segundo de Victoria. Tras Pichincha ambos cuadros reembarcan a España. El
tercero de Victoria (Talavera segundo) sigue combatiendo hasta Ayacucho.

16. Este batallón esta bloqueado por el general Cestaris(...) Revista Historia Militar vol 1,pag27.

17. Batallón formado con milicias del país originario de Quito creado en 1821 Luqui-Lagleyze,
Julio Mario. Por el rey, la fe y la patria: el Ejército Realista del Perú en la independencia
sudamericana, 1810-1825.

18. Costales Samaniego, Alfredo; Costales Peñaherrera, Dolores (2008). Insurgentes y Realistas,
la revolución y la contrarevolución quiteñas (1809-1812) (https://web.archive.org/web/20180
522132508/http://www.patrimonio.quito.gob.ec/index.php/centro-documental/fondo-editoria
l?id=348) (Primera edición). Quito: FONSAL. pp. 158-166. ISBN 978-9978-300-99-2.
Archivado desde el original (http://www.patrimonio.quito.gob.ec/index.php/centro-documenta
l/fondo-editorial?id=348) el 22 de mayo de 2018. Consultado el 3 de junio de 2015.

19. «El camino hacia la libertad: la ruta hacia la batalla del 24 de mayo.» (http://especiales.elcom
ercio.com/2015/05/24-mayo-batalla/) . Diario El Comercio. Consultado el 3 de junio de
2015.

20. «Batalla de Pichincha» (https://web.archive.org/web/20080713090143/http://www.midena.go


v.ec/sitios_wrapper/fuerzas_armadas/historia/ecuadorgrancolombia1822.htm) . Archivado
desde el original (http://www.midena.gov.ec/sitios_wrapper/fuerzas_armadas/historia/ecuad
orgrancolombia1822.htm) el 13 de julio de 2008.

21. «La Batalla de Pichincha» (https://web.archive.org/web/20121001102858/http://mira.ec/pagi


nas/Novedades/Mayo/batpichincha.aspx) . Archivado desde el original (http://www.mira.ec/
Paginas/Novedades/Mayo/batpichincha.aspx) el 1 de octubre de 2012.

22. EL UNIVERSO. «La muerte del héroe Abdón Calderón» (http://www.eluniverso.com/2011/06/0


7/1/1446/muerte-heroe-abdon-calderon.html) . El Universo.

23. «Resumen de la historia del Ecuador desde su orijen hasta 1845» (http://books.google.com.e
c/books?id=VkYIAAAAQAAJ&pg=PA153&lpg=PA153&dq=Fort%C3%ADn+del+Panecillo&sourc
e=bl&ots=uybGpJ1KV_&sig=C7PPvvpDv8Ee3R3QCEBlxvxVH0I&hl=es&ei=HmVgTua1E4-gtwfI1
Qw&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=6&ved=0CD0Q6AEwBQ#v=onepage&q&f=fals
e) .

24. «Melchor Aymerich - coterraneus - el blog de Francisco Núñez del Arco Proaño» (https://coterr
aneus.wordpress.com/tag/melchor-aymerich/) .

25. Castillo, Abel (1987). El Patriota de Guayaquil y otros impresos, recopilación por Abel Romeo
Castillo Volúmen II: 1822. Guayaquil: Talleres Gráficos del Archivo Histórico del Guayas.
p. 119.

26. «El Patriota de Guayaquil y otros impresos/ Abel Romeo Castillo» (https://gestionbiblioteca.ua
rtes.edu.ec/cgi-bin/koha/opac-detail.pl?biblionumber=49543) (web). Consultado el 1 de
septiembre de 2021.

27. Irama Iglesias. «Error» (https://web.archive.org/web/20080714043504/http://www.efemeride


svenezolanas.com/html/pichincha.htm) . efemeridevenezolana. Archivado desde el original
(http://www.efemeridesvenezolanas.com/html/pichincha.htm) el 14 de julio de 2008.
Consultado el 26 de diciembre de 2007.

Bibliografía
Salvat Editores (Eds.), Historia del Ecuador, Vol. 5. Salvat Editores, Quito, 1980. ISBN 84-345-
4065-7.

Enrique Ayala Mora (Ed.), Nueva Historia del Ecuador, Vol. 6. Corporación Editora Nacional,
Quito, 1983/1989. ISBN 9978-84-008-7.

BENCOMO BARRIS, HECTOR (1995). «Batalla de Ayacucho». Diccionario Multimedia de Historia


de Venezuela. Caracas, Fundación Polar.

BIBLIOTECA NACIONAL DE VENEZUELA, UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA Y SENADO


DE LA REPUBLICA (1995). Sucre época épica 1795 – 1995. Biblioteca Nacional de Venezuela,
Caracas.
PRESIDENCIA DE LA REPUBLICA Y BANCO PROVINCIAL. 1995: Documentos en honor del Gran
Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre. Marvin Klein Editor. Caracas - Venezuela.

LARREA ALBA, L. 1995: Sucre alto conductor político militar. Homenaje de la Presidencia de la
República. Caracas - Venezuela.

LECUNA, VICENTE. 1995: Documentos referentes a la creación de Bolivia. Comisión Nacional


del Bicentenario del Gran Mariscal Sucre. (1795-1995). Caracas – Venezuela.

MANGIN, CHARLES. 1982: La independencia de la América del Sur y la batalla de Ayacucho.


Revista Bolívar. 1(1):29-45.

OROPESA, JUAN. 1995: Sucre. Homenaje de la Presidencia de la República. Caracas -


Venezuela.

PINILLA, SABINO. 1995: La cremación de Bolivia. Comisión Nacional Bicentenario del Gran
mariscal Sucre. Caracas - Venezuela.

ROMERO MARTÍNEZ, VINICIO. 1987: Mis mejores amigos 110 biografías de venezolanos
ilustres. Editorial Larense, C. A. Caracas-Venezuela.

RUMAZO GONZÁLEZ, ALFONSO. 1995: Sucre biografía del Gran Mariscal. Homenaje de la
Presidencia de la República. Caracas - Venezuela.

MANGIN, CHARLES. 1982: La independencia de la América del Sur y la batalla de Ayacucho.


Revista Bolívar. 1(1):29-45.

SALCEDO, JOSÉ LUIS. 1995: Antonio José de Sucre. En: Diccionario Multimedia de Historia de
Venezuela. Fundación Polar. Caracas – Venezuela.

SUCRE, ANTONIO JOSÉ. 1981: De mi propia mano. Fundación Biblioteca Ayacucho. Caracas –
Venezuela.

Enlaces externos

Batalla de Pichincha - Orden de batalla (http://www.magweb.com/sample/seld/s72quitb.ht


m) (en inglés) - enlace roto

Poema La Batalla del Pichincha (https://web.archive.org/web/20110713140315/http://www.kari


nagalvez.com/attachments/056_LA%20BATALLA%20DEL%20PICHINCHA.pdf) por la poetisa
ecuatoriana Karina Gálvez.

24 de mayo de 1822 los ejércitos libertarios de Sucre lucharon contra la dominación española
(https://www.youtube.com/watch?v=XngDk05JYVQ) (video)
Datos: Q1402751

Obtenido de
«https://es.wikipedia.org/w/index.php?
title=Batalla_de_Pichincha&oldid=143784452»


Última edición hace 5 días por InternetArchiveBot

También podría gustarte