Está en la página 1de 2

Kintsugi, la técnica que convierte tus heridas en obras de arte.

Dicen que las heridas dejan cicatrices, y es cierto. Y a pesar de que esas marcas te
recuerdan lo que has aprendido, a veces desearías no haberte caído. Pero con el Kintsugi
podrás darle la vuelta a la moneda y verás que hay otra forma de afrontar tus heridas que
es más bonita que nunca.

Normalmente tendemos a esconder el dolor y tapar las heridas cuando hay algo que nos
preocupa del pasado o no queremos dejar ver pero que hemos descubierto esta técnica
centenaria japonesa que se basa, no solo en mostrar esas grietas al mundo, sino en
maquillarlas y “ponerlas guapas”. Se llama Kintsugi y se ha convertido en una filosofía de
vida que da rienda suelta al dolor y te permite experimentarlo y transformarlo en algo bello.

Roto en mil pedazos y pegado con oro


Este concepto viene a decir que, en ocasiones, un jarrón se rompe pero lo importante no es
la rotura ni sus trozos sino que, “cuando lo reconstruimos, gracias a esas fisuras, ese jarrón
es único y diferente a cualquier otro".

La técnica japonesa consiste en coger los trozos de una pieza rota de cerámica y unir sus
fisuras con un barniz espolvoreado en oro, logrando que así resalten a la vista sus cicatrices
doradas. Si bien la cerámica recupera su forma original, esas marcas transforman su
esencia hacia una visión más profunda e irrepetible.

Kintsugi, llevado al campo terapéutico, es la metáfora que alude al afrontamiento y a la


unicidad, esa parte especial que tenemos cada ser humano gracias a nuestras fisuras y a
nuestras heridas. Sin ellas, "seríamos un jarrón más: con los mismos dibujos y formas que
el resto”.

La relación de la técnica Kintsugi con la resiliencia.

La resiliencia es un término habitual en el campo terapéutico. Es la propiedad mediante la


cual los cuerpos se oponen a la rotura por choque o percusión. Lo opuesto es la fragilidad.
Esta capacidad universal de recuperarse de las circunstancias adversas, la tenemos todas
las personas.

“Unas personas tienen más resiliencia que otras, pero se puede entrenar”.

Del mismo modo que el cuerpo soporta más situaciones extremas de las que puedes
imaginar (varios días sin beber, semanas sin comer etc), “la mente puede sobreponerse a
situaciones increíblemente adversas”. Lo que hace referencia al momento concreto en el
que tocas fondo y eliges que vas a salir adelante.

Es justo en ese instante donde el Kintsugi entraría en escena para transformar tu dolor en
cicatrices dignas de enmarcar. En definitiva, una buena manera de sobreponerse a la
adversidad y hacerle frente a cualquier obstáculo de la vida.

@reiki_evu
WhatsApp: https://wa.me/573008611749
Reiki Energía Vital Universal:
https://www.facebook.com/ReikiEVUGerardoDavid
https://www.instagram.com/reiki_evu?r=nametag

También podría gustarte