Está en la página 1de 3

A L:.G:.D:.G:.A:.D:.U:.

S:.F:.U:.

R:.L:.S:.F:. U YAHAL LE KOLELOOB no. 91

Or:. De Mérida, Yuc., Marzo 23-2022, E:.V:.

M:.V:.M:. ROCIO DEL ALBA EUAN UC.


H:.PRIM:.VIG:. CIELO MARGOT CASTILLEJOS AVENDAÑO.
H:.SEG:.VIG:. INGRID SALAZAR CAUICH.
Q Q:.HH:. Todas

LA PIEDRA CUBICA DE PUNTA

Uno de los simbolismos que ha tenido gran repercusión en mi mente es la piedra, en mi


carácter de aprendiz asimilé mis imperfecciones así como el trabajo espiritual que debo
realizar para ir puliendo mi piedra, mi ser completo es esa piedra que se irá puliendo a
medida que el conocimiento vaya moldeando mi carácter, mis pensamientos, mis
sentimientos y no se tratará de decir, sino de actuar, todo lo que soy es por lo que hablan mis
acciones.
En el grado de aprendiz mi piedra se presenta como una piedra tosca, y durante mi ceremonia
de aumento de salario, me fueron entregadas mis herramientas: el Cincel como emblema de
la constancia en la perfección. El compás como emblema de la regularidad en el trabajo. La
Palanca como emblema del Poder de la razón para dominar las pasiones y la Escuadra como
símbolo de la igualdad que ha de reinar entre todas las personas. Emplear mis herramientas
darán forma a mi Piedra Cúbica de Punta que ahora representa el angular de mi propio
edificio. Ella representa mi progreso en esta Institución y la forma como respeto a mis
Hermanas. Siendo el cubo el sólido más perfecto, entiendo que la Piedra Cúbica es la piedra
angular del Templo elevado a la filosofía, a la virtud y a la ciencia.
La pirámide con que termina simboliza el fuego y para tallarla debo hacer uso del compás, de
la escuadra, del nivel, de la plomada. Cada instrumento representa mi imaginación, el estudio
de las ciencias cuya perfección viene de arriba, por lo que esta piedra es el símbolo del grado
de Compañera.
Se conoce al Cubo como una de las formas más perfectas que haya creado la abstracción
mental del Ser Humano, y se ha dicho que sobre él se pueden trazar todas las figuras y formas
de la Geometría. Dentro del Arte Real, la Construcción de un Ser más perfecto se expresa
simbólicamente en una puesta de acción que transforme la Piedra en Bruto de nosotros
mismos en una Piedra Cúbica (la «Piedra Filosofal»), porque la Obra somos nosotros mismos
a partir de ideas y valores morales.
Desde el punto de vista morfológico, cosmológico y numérico, el número de sus caras (6) y sus
aristas (12) se relaciona con la Numerología masónica por ser múltiplo de Tres, y en el caso
de las aristas, con los Doce Signos Zodiacales.
En un plano tridimensional, la representación se podría asimilar a un Cuerpo Piramidal
tomando en cuenta cuatro vértices en su base (correspondientes simbólicamente a las Cuatro
Materias de los Antiguos, las Cuatro Virtudes Fundamentales, los Cuatro Puntos Cardinales de
la Tierra y el Universo y los Cuatro Vehículos del Ego humano), lo que recuerda a la famosa
Gran Pirámide de Keops o Khufu, símbolo que abarca a toda la Creación de la Tierra y de gran
riqueza cosmológica.
La Pirámide también podría representar grandes conocimientos adquiridos en una época
histórica (nos referimos a la Gran Pirámide), pero el Cubo es en realidad el símbolo de todos
los Conocimientos que están destinados a ser alcanzados por el Hombre.
La Piedra Cúbica es el emblema de los conocimientos humanos y del total desarrollo de
nuestro Ser precedido por una correcta Instrucción. Tomándola como punto de referencia,
sobre ella se ejercitan las cualidades y se adquieren lecciones de las experiencias cotidianas
que me permitan corregir mis defectos y errores propios. El Trabajo de la Iniciación Masónica,
o el tallado de la Piedra en Bruto primordial con vistas a lograr una Piedra Cúbica, es una
experiencia que no requiere más condición que un buen ánimo, ya que cualquiera podría
realizarlo con éxito si lo deseara.
En la Masonería el simbolismo de la Piedra Cúbica se remonta a antiguos mitos de la época de
la construcción del Templo de Salomón (o quizá más antiguos) y de la tarea operativa de las
Corporaciones de albañiles libres de la Edad Media.
Se dice que en dichos tiempos los grados de estos artesanos se reflejaban en la destreza y en la
especialización que tenían para tallar las piedras que servirían para construir los Santuarios y
Edificaciones. Los Aprendices (que no estaban listos en el Arte de la Construcción) daban los
primeros toques y forma a la piedra; los Compañeros, que ya poseían más experiencia y
colaboraban en la instrucción de los aprendices perfeccionaban la obra de aquéllos y la
terminaban; por último los Maestros controlaban la calidad del trabajo sobre la piedra, y de
ser necesario le daban los últimos retoques o, para el caso que no sirviera, la desechaban.

Enriquecidas en el transcurso de los siglos las Corporaciones de Libres Masones con la


participación de miembros de diversos Círculos y Sociedades Iniciáticas, la Piedra Cúbica
adquirió el carácter de Símbolo Filosófico y pasó a representar una de las enseñanzas más
preciadas de la Masonería especulativa. La Piedra Cúbica se convirtió por fin en el Símbolo del
Hombre Perfecto y plenamente realizado por el Trabajo espiritual efectuado sobre sí mismo.

Entre los emblemas a representar en el Cuadro de Pr.: Gr.: la P.: C.: ocupa el tercer lugar,
evidente relación con el número 3 característico del Gr.: de Ap.:. En el R.: E.: A.: y A.: se ubica a
la derecha de la Columna J.:. La P.: C.: tiene un significado trascendental porque indica desde el
inicio a la Ap.: cuál será el fin último de su Trab:. en la Ord.: y a través de los GGr.: que le toque
acceder en el futuro por su propia persona y por el Mundo que le rodea.

Como la Piedra Bruta e informe que nos brinda la Naturaleza, así el Alma encuentra falta de
lineamientos que definan los rasgos de su personalidad, esclavizada por sus instintos y los
arrebatos de las pasiones irracionales, ningún Ser Humano nace en estado de Perfección;
trabajar la Piedra Bruta de su Espíritu para transformarle en una Piedra Cúbica de un Ser
enteramente realizado será una obra de su exclusiva responsabilidad y voluntad. Sólo ella
podrá convertirse a sí misma.

ES CUANTO.
“EL RESPETO AL DERECHO AJENO ES LA PAZ”
C:. M:. MARIA DE LOS ANGELES PECH LUNA

Bibliografia:
El segundo Paso. Melina Pirrone.
Liturgia grado Compañera Masón.
https://www.diariomasonico.com/planchas/sobre-la-piedra-cubica/

También podría gustarte