Está en la página 1de 2

No sabes lo agradecido que estoy con el destino por haberme permitido

encontrarte en el camino, pues haberte conocido ha sido, es y será lo mejor


que me ha pasado.
Tú eres todo lo que siempre había soñado y lo que creía imposible, y
apareciste como un rayo de luz en la oscuridad, que iluminó mi vida y me hizo
entender que el amor es real.
Tú eres la magia que hace increíbles mis días y la pasión que enciende mis
noches, y no hay nada que quiera más que tenerte por siempre entre mis
brazos, suspirando palabras de amor.
Por eso, te entrego mi corazón, todo lo que tengo y lo que soy, esperando
estar contigo para toda la vida, y así amarnos y acompañarnos, sin límites, sin
medidas, mi gran amor prohibido.
Porque te amo, querida, y quiero demostrártelo para llenar tu mundo de
alegría.
Nunca me imaginé estar enamorado y mucho menos escribiendo cartas ni
mensajes románticos, pero ha cambiado tanto dentro de mí, que ahora parezco
un hombre nuevo; y es que eso hace el amor cuando es puro y sincero, cambia
a las personas y las hace mucho mejores de lo que un día creyeron poder ser.
Hoy, tengo la suerte de decir que estoy enamorado y que me siento muy
afortunado por tenerte a mi lado, pues contigo he sentido algo que jamás me
había ocurrido, y ahora me encuentro escribiendo este texto, lleno de romance
y de amor eterno.
Gracias por ser mi motivo para ser mejor y para abrirle al amor las puertas de
mi corazón.
Te amo.